AGLI

Recortes de Prensa   Martes 7 Junio 2011

 

Rajoy
¿Y después de Rubalcaba, qué?
José García Domínguez Libertad Digital  7 Junio 2011

Palabras, ésas que vengo de escucharle a Anibal Cavaco Silva, imposibles entre nosotros, la estirpe íbera de Caín, refractaria por instinto a la más elemental concordia, siempre presta a anteponer la cerril miopía partidista al interés general, por asilvestrado atavismo incapaz de concebir otra política que no sea la de tierra quemada. Así, apenas saber de la victoria de los suyos, el presidente portugués ha postulado una gran coalición con democristianos y socialistas para, juntos, alejar al país del precipicio. En verdad inimaginable, decía, asistir aquí a empeño remotamente parecido. Entre otras razones, porque a este lado del Miño no concedemos distraer energías en asuntos ajenos a las graves cuestiones que ahora mismo acucian a la Nación.

A saber, el expediente masónico del Capitán Lozano y la muy sesuda pesquisa académica a propósito de si un tal Francisco Franco ejerció de dictador o de enfermera de la Cruz Roja, amén de parejas urgencias. Ocurre que, de hoy en diez meses, cuando Rajoy herede la Presidencia, no podrá cumplir ninguna de aquellas grandes promesas suyas que, ¡ay!, ya duermen el sueño de los justos en la indiscreta trastienda de Google. Porque ni el Parlamento va a rescatar competencia alguna a fin de implantar una política educativa que pudiera decirse nacional sin rubor. Ni un Gobierno del PP podrá garantizar por ley el derecho a usar el español en todos los niveles de la red de instrucción pública.

Ni los retoques cosméticos del marco institucional irán más allá de lo que permita una escuálida mayoría relativa con los sindicatos amotinados en la calle. Ni se exonerará a la Justicia de continuar sometida a la custodia política. Ni la elefantiasis administrativa dejará de constituir la madre de las ineficiencias de la sociedad española. Ni la Ley Electoral, en fin, habrá de ser cosa distinta a la que siempre fue. Nada de eso sucederá porque únicamente un Gobierno de concentración podría pasar a limpio en el BOE tal ramillete de buenas intenciones regeneracionistas. Única y exclusivamente. Pero, ¿a quién le importa? Al cabo, lo único que galvaniza a la afición doméstica, igual a la de un lado que a la del otro, es que manden los nuestros. Lo demás, es sabido, resulta zarandaja baladí. Qué lejos Portugal.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Para temblar
José Antonio VERA La Razón  7 Junio 2011

Tiene gracia que venga ahora Rubalcaba pidiendo regeneración de ideas. El vice-one lleva instalado en el poder desde los gloriosos tiempos de Felipe González. Con un currículo como el suyo, se supone que a nuestro hombre las ideas le dan un poco igual, con tal de seguir mandando. Le valían las de FG tanto o igual que después las de ZP, porque ambas las ha defendido con el mismo entusiasmo.

Ha estado 22 años o más ejerciendo cargos, dirigiendo Ministerios, organizando eventos, ideando estrategias, celebrando cumbres y asesorando a presidentes, en momentos clave de la vida española como los de la corrupción felipista, el apogeo del Gal, la manipulación de la jornada de reflexión del 14-M, la crisis económica, la negociación con ETA o el chivatazo del Faisán.

Tiempo más que sobrado para haber demostrado que era capaz de regenerar y de regenerarse. Si no lo ha hecho no será por falta de oportunidades o de medios. Ha tenido de todo en abundancia y ha sido colaborador necesario de unas políticas nefastas que se han demostrado equivocadas. Por todo ello, no sé muy bien por qué motivo habla ahora «llámame Alfredo» de regeneración ni a qué se refiere cuando lo manifiesta. Si la regeneración de ideas que él propone equivale directamente a asumir las suyas es como para no creer en nada. O para echarse a temblar.

El plan educativo de Rajoy, ¿una tirita o un bisturí para un tumor?
Pascual Tamburri www.elsemanaldigital.com  7 Junio 2011

Rajoy ya ha anunciado las medidas educativas básicas del PP. En sus autonomías empezará lo que luego seguirá en La Moncloa. ¿Bastará señalar la ruina de décadas de socialismo?

Cuando se habla de educación en España es costumbre, en los últimos tiempos, hablar mal de José Luis Rodríguez Zapatero y de sus ministros, y de la herencia que van a dejar en las aulas. Pero es bastante injusto quedarse en eso: no sólo tenemos ante las pizarras las consecuencias del zapaterismo. Zapatero y los suyos han llevado a sus últimos extremos en algunos puntos ideas, metas y principios que están presentes en la legislación y en los ideólogos de la enseñanza hace muchas décadas. Ideas en gran medida ligadas al socialismo, y como tales denunciadas desde siempre por el PP; pero sólo en parte y embrionariamente desmontadas entre 1996 y 2004.

El plan de mínimos de Rajoy
Mariano Rajoy ha hecho público ya antes de su última Junta Directiva Nacional un bloque de medidas educativas que el PP considera urgentes y que aplicará desde el poder. No sólo el poder central cuando gane las elecciones generales y forme Gobierno, sino en lo posible y desde ahora el poder autonómico allí donde lo tiene el PP. Asunto importante porque estas competencias, excepto en las normas centrales, están completamente transferidas.

Rajoy quiere el reconocimiento del profesor como autoridad pública. Considera necesarias tanto las evaluaciones externas como concretamente el establecimiento de pruebas de nivel de carácter general al final de cada etapa educativa. Para las familias, desea la libertad de elección de centro educativo, incluyendo la aparición de centros bilingües. Desea cambiar los criterios con los que se conceden las ayudas públicas. Y a la vez buscará un calendario unitario de pruebas de acceso a la Universidad y la coordinación académica a todos los niveles entre las Universidades. Es evidente que la izquierda en general y el PSOE en particular se van a oponer a esto: no porque crean que lo existente funciona, sino porque, acertadamente, ven que las medidas de Rajoy señalan a la vez los grandes tumores del sistema actual y los puntos desde los que la izquierda ha impuesto a través de la educación su modelo social y cultural.

Lo que el PP señala
Autoridad pública o no, es cierto y verdad que hace falta orden en todo el sistema educativo. Porque la mal entendida autonomía de los centros y la carnavalización de su vida interna han derivado en el desorden. Ahora bien, señalado el problema su solución puede ser mucho más extensa (y algo esbozó el PP en su anterior etapa). Pueden aparecer nuevos cuerpos docentes y gestores, cualificados por su acceso y jerarquizados en sus funciones, como los hay en muchos países. Pueden reordenarse los órganos y puestos de los centros educativos. Y puede darse un contenido efectivo a las normas internas. Todo eso después de volver a un sistema de selección de docentes que garantice la calidad, no lo que hemos visto durante el zapaterismo y padeceremos en décadas por venir.

Calidad.
Pueden realizarse, es verdad, evaluaciones con verdadero contenido. Y será aún mejor que sean obligatorias, y universales para todos los alumnos (y quizá también para los docentes: quizá sea popular y permita reducir gastos volver a evaluar conocimientos, ¿no?). Justamente, será necesario que se sepan cuáles han de ser los contenidos nacionales únicos de esas evaluaciones, y por la misma razón habrán de ser nacionales las evaluaciones mismas, que garantizarán que todos los alumnos tengan acceso a la misma educación y que ésta sea evaluada por tribunales externos y cualificados. Igualmente, qué mejor que basar en esas evaluaciones objetivas el acceso a superiores niveles educativos, la adquisición de títulos y las calificaciones de los mismos. Educación de calidad para todos, y para cada uno al nivel que pueda.

Libre elección.
En un país de libertades y con una enseñanza de calidad, es indispensable que aparezcan nuevos modelos educativos, respetando los patrones nacionales comunes. Y esos modelos, incluyendo los lingüísticos, deben ser elegidos por las familias y proporcionados por las instituciones con arreglo a las capacidades, y atenderán la diversidad de todo tipo (porque demostrado está que la uniformidad sólo iguala en ignorancia y en apatía) .

Subsidiariedad.
¿Ayudas públicas, más o mejores? Aquí, en todo lo relativo a la financiación, van a darse los mayores choques a poco que el PP pretenda solucionar las cosas. Para empezar, España es un país que ha gastado lo que no tiene, se ha permitido lujos que hay que pagar ahora. Ni las becas, ni las ayudas, ni el gasto educativo en general podrán tener ni el volumen ni la forma que han adquirido. Pero hay muchos tabúes latentes: por qué es más justa una beca a alguien más capaz que a alguien solamente con menos ingresos; por qué una menor ratio (y un mayor número de docentes) no ha significado más calidad, se mida ésta como se mida; por qué más centros (creados a veces con criterio populista, o pueblerino) no han creado españoles mejor formados, excepto estadísticamente; y así sucesivamente (hasta llegar a poder nombrar el cheque escolar).

Excelencia.
Y por lo mismo, ¿la mejora de nuestra calidad universitaria ha sido proporcional a la multiplicación de Universidades, de funcionarios, de alumnos y de presupuestos? Habrá mejorado, qué duda cabe, pero ¿no se puede hacer de otro modo, sin que nos atornillemos la boina en vez del birrete y pidamos a la vez un centro universitario en Milagro y otra Facultad de Medicina en Pamplona? Rebasamos ya las siete decenas de Universidades pero ¿significa ser universitario lo que el país necesitaba que significase, algo diez veces mejor que antes de empezar esto? No estoy muy seguro, con más de un 10% de graduados en paro, quizás otros tantos pensando en emigrar y sobre todo en torno a un 40% subempleados o desclasados.

El tipo humano que no podemos permitirnos
Enrique de Diego, en su Historia clara de la España reciente, ha hecho un retrato del español que quiso fabricar la LOGSE y del que se ha beneficiado hasta ahora el PSOE: "El ignorante ilustrado era suficientemente pacifista, convenientemente ecologista, básicamente feminista, estéticamente antinorteamericano, furibundamente antimilitarista y exhibía una vaporosa conciencia social que le permitía tenerse por solidario, sin ninguno de los componentes de exigencia de las éticas tradicionales. Ese conjunto de ideas insustanciales, que normalmente se movían en un nivel de intensa emotividad refractaria a la racionalidad, funcionaban… como sólidos y arterioescleróticos implantes mentales, que provocaban respuestas inmediatas en forma de opiniones coincidentes con las consignas marcadas por el partido socialista".

Desgraciadamente las consecuencias del desastre educativo al que se enfrenta el PP no son sólo ni esencialmente las políticas que señala de Diego. Con unos retoques breves y superficiales se corregirán algunas de las consecuencias más sangrantes, evidentes y urgentes, y se encauzarán quizás las elecciones. Pero Rajoy y el PP en la próxima Conferencia Programática tienen la oportunidad de curar a fondo las heridas que con acierto señalan. No bastan tiritas.

Lo importante y lo superfluo  
Nota del Editor  7 Junio 2011

Lengua única, educación única, mercado único y ya puestos, políticos fuera.

Mientras no se vuelva a la razón y al sentido común y se anulen todas las leyes, normas y demás desvaríos contra la lengua española, no hay nada que hacer.

Es indispensable que los alumnos comprendan y para ello necesitan la lengua lengua materna. Si el sistema educativo no puede, por razones de economía, proveer la enseñanza en otras lenguas (sean regionales o extranjeras), los alumnos (del sistema público o concertado) deberán recibir toda la enseñanza en lengua española.

Cuando los alumnos puedan elegir estudiar alguna lengua extranjera, deberán tener ya un profundo conocimiento de la lengua española.

Sin el conocimiento profundo de la lengua materna, no se puede pretender que los alumnos valoren la calidad, el esfuerzo, la excelencia (tanto propia como de sus profesores).

Déficit autonómico
Moody's y el "desafío" catalán
Guillermo Dupuy Libertad Digital  7 Junio 2011

¿Sabrán en Moody’s que la investidura del presidente de la Generalidad, Artur Mas, fue favorecida por el PSC bajo el compromiso público y expreso de CiU de hacer caso omiso a la sentencia del Tribunal Supremo que obliga a considerar también al castellano como lengua vehicular de la enseñanza en Cataluña? ¿Sabrán en Moody's que el Gobierno catalán ha respaldado e impulsado ilegales referéndums de autodeterminación en Cataluña? ¿Sabrán en Moody's que el propio presidente de la Generalidad ha votado sí a la independencia en uno de esos referéndums ilegales?

Aunque una agencia de calificación de riesgo no tenga por qué estar al tanto de estas cuestiones –o tal vez, sí–, no me he podido dejar de planteármelas al leer que Moody's denuncia que la Generalidad catalana "desafía" al Estado con sus Presupuestos de 2011, que prevén un déficit que duplica al fijado por el Gobierno central y las comunidades autónomas. No digo yo que saltarse a la torera este tope, ya de por sí poco exigente, en unos momentos en que el déficit y el endeudamiento autonómico son denunciados en todos los ámbitos como una de las principales rémoras para nuestra recuperación económica, no tenga su importancia; pero ojalá fuera ese el único "desafío" de la Generalitat. De hecho, el Gobierno de Cataluña, y de cada vez más comunidades autónomas, no ha consistido en otra cosa que en desafiar –más bien, hacer caso omiso– a la legalidad constitucional supuestamente vigente.

Claro que lo de la palabra "desafío" tampoco es que sea apropiada, pues implica resistencia u oposición en el desafiado. Y de eso, nada de nada. Menos aun ahora, con un Zapatero dispuesto a pagar lo que sea, precisamente, a CiU y al PNV con tal de posponer unos meses su acta de defunción.

No muchas más esperanzas me despierta Rajoy, por mucho que aplauda su compromiso con la austeridad, en general, y con un techo de gasto autonómico en línea con el de los Presupuestos Generales del Estado. Y es que si Rajoy ha sido incapaz hasta ahora de embridar el gasto de muchas autonomías y ayuntamientos gobernados por el PP (como es el caso de la Comunidad Valenciana o el Ayuntamiento de Madrid), ¿nos creemos que el futuro presidente del Gobierno, por mucha mayoría absoluta que tenga, se va atrever a obligar al Ejecutivo catalán a que cumpla con ese futuro techo de gasto así como con el resto de la actualmente burlada legalidad vigente?

No olvidemos que buena parte de la crisis que padecemos y de nuestras escasas posibilidades de recuperación económica se deben a que España se está disolviendo como Estado de Derecho. Esa es una de las principales primas de riesgo que tenemos que pagar y de las que cuelgan muchas de las demás.

Recuperar España como Estado de Derecho, en el que las leyes y normativas se cumplan y se hagan cumplir –muy especialmente a las comunidades autónomas– es realmente el auténtico "desafío" para superar una crisis que, en nuestro caso, es mucho más que económica.

El gran charlatán
Ningún líder en ejercicio de poder está en condiciones de contagiar a ningún otro la enfermedad del despilfarro
MANUEL MARTÍN FERRAND ABC 7 Junio 2011

EL Estado español pierde su fuerza por los agujeros que horadan en sus respectivos Presupuestos las diecisiete autonomías que lo integran y, por si quedara algún remanente, contribuyen al despilfarro con especial entusiasmo los cabildos, diputaciones y ayuntamientos —muchos, demasiados— que configuran el mapa administrativo de la Nación. En esto no hay «buenos» y «malos». Con matices meramente anecdóticos la conducta es pareja, independientemente de su coloración política, en todas las circunscripciones del poder. Cuando nos encontramos frente a un caso sangrante, como el que protagoniza José María Barreda a la hora de entregarle los trastos —y las cuentas— a María Dolores de Cospedal se ve, como en el viejo chiste contable, que debe de haber, pero no hay. José Bono, pionero en la forja del déficit y la deuda castellano-manchega, trata de salvar tan relevante y significativa circunstancia, santo y seña del modelo socialista de gestión pública, y dice que Barreda es el hombre más honrado que ha conocido. Y, ¿qué? No hablamos —todavía— de honradez, sino de rigor administrativo. La honradez es condición necesaria para quien ejerce la función pública, pero no es suficiente si no va acompañada de rigor, eficacia, buen sentido y el equilibrio y el orden propios de un buen padre de familia.

El inconmensurable Bono, perejil en todas las salsas que se guisan los sucesores, principal y secundarios, de José Luis Rodríguez Zapatero y que es gran maestro nacional del sofisma, hincha el pecho para, en defensa de su sucesor autonómico, decir con la gravedad propia de quien enuncia un postulado incontrovertible: «Con los 1.122 millones que debe Canal Nou se pagan las deudas de Castilla-La Mancha». Eso es verdad, pero no va más allá que afirmar que con un cachito del presupuesto de la NASA se llegaría al mismo resultado. Lo del Canal Nou, en cuyo desastre económico Francisco Camps ha continuado la obra de Eduardo Zaplana, no es distinto de lo que ocurre en las demás televisiones públicas españolas, incluida la de CLM que él mismo fundó. De lo que debiera tratarse no es de demostrar que «los otros» gastan más, sino de que todos reducen el gasto público a los mínimos que exige la difícil circunstancia presente. Para nuestra desgracia colectiva, aquí ningún líder en ejercicio de poder está en condiciones de contagiar a ningún otro la enfermedad del despilfarro porque todos son despilfarradores en parecida intensidad. Solo Alberto Ruiz-Gallardón y las ministras que viajan a Bruselas en escuadrilla pueden aspirar con fundamento a campeones nacionales de tan costosa especialidad del disparate.

El manifiesto natural
La Revolución de la Puerta del Sol ha dado a la imprenta un manifiesto natural que parece propio de «Manolito Gafotas»
IGNACIO RUIZ QUINTANO ABC 7 Junio 2011

La Revolución de la Puerta del Sol ha dado a la imprenta un manifiesto natural (supongo que se le puede llamar así) que por su sencillez parece redactado por la autora de «Manolito Gafotas», quien, después de todo, no ha ocultado su solidaridad con el pensamiento campamental de los revolucionarios de Sol, llamados «perros flautas», y a mucha honra. Quejábase el gran Cocteau del público francés porque es, decía, casi insoportable: porque ante un cuadro se cree que entiende más que el pintor; ante un poeta, que sabe más que él de poesía; ante un actor, que conoce mejor el teatro. «¿Sabe usted -dice Cocteau a Ruano- lo único que el público francés respeta? Al que toca la flauta, por ejemplo, porque él no sabe tocar la flauta». Desde julio de 1789, todos los meses de julio los franceses hacían una Revolución para volver al Antiguo Régimen, pero un día les pusieron el «Tour» para que mataran el mes de julio, y la verdad es que no han vuelto a dar la lata. Se sientan en el televisor y ven pedalear a Contador o ven tocar la flauta a los desheredados de Sol patrocinados por Rubalcaba, el Fouché comprado en los chinos.

Me gusta el manifiesto natural de Sol porque es natural como el agua que llega corriendo alegre desde el manantial, que decía Emilio José. «Vivimos porque somos seres vivos», arranca el documento solariego, que abreva en la filosofía natural de la imponente Bibiana Aído, que un día dijo: «El feto es un ser vivo, pero no es un ser humano». ¿Y dicen que Barreda tritura documentos? ¿Qué clase de documentos? Desde luego, yo no veo a Barreda triturando el Manifiesto Natural de Sol. Barreda es un conde de la calle del Arenal, no un acomplejado escritor sin lectores como Azaña, el Gran Triturador: prometió triturar al Ejército desde el Gobierno, y lo hizo, con las consecuencias conocidas. Como dicen los revolucionarios de Sol: «Hemos antropizado el medio». Pues eso.

Economía
El desafío fiscal de Cataluña lastra la imagen de España, según Moody's
«Demuestra que el Gobierno no tiene instrumentos» para controlar a las autonomías
MARÍA JESÚS CAÑIZARES / BARCELONA ABC 7 Junio 2011

El «desafío fiscal» de Cataluña, que prevé concluir este año con un déficit de 2,66% del PIB frente al máximo del 1,3% fijado por el Gobierno , es un lastre para España. Así opina la agencia de calificación Moody's, que ha publicado un análisis sobre las consecuencias de la decisión del ejecutivo catalán de romper el techo de gasto marcado por el Ejecutivo. Asimismo, la agencia reprocha al Gobierno español que no sepa hacer cumplir a las comunidades autonómas los límites establecidos, algo que no beneficia la imagen de España en los mercados financieros y ha puesto en estado de alerta a los inversores.

«La posición de Cataluña muestra claramente que el Gobierno no tiene instrumentos eficaces para garantizar el cumplimiento fiscal en los gobiernos regionales», afirma Moody's. Según vaticina, el Ejecutivo de Zapatero volverá a intentar reducir su propio déficit por debajo de sus previsiones, como hizo el año pasado. «Una reducción del déficit más allá de la meta original podría ser posible, pero es una solución a corto plazo a un problema estructural», advierte Moody's, que alerta de un posible empeoramiento de la liquidez catalana, así como del aumento de los retrasos en el pago a proveedores.
Mas rebate el dictamen

Por todo ello, considera que «el Gobierno central y las autoridades regionales han de trabajar juntos para hacer frente a las presiones de gasto estructural en los presupuestos de los gobiernos regionales, algo que requiere un consenso nacional sobre cuestiones delicadas en las áreas de salud y educación». Finalmente, indica que, de no reducirse de forma contundente el gasto autonómico «será muy difícil para el Gobierno español alcanzar sus ambiciosos objetivos presupuestarios este año y en el futuro».

Tras conocer el dictamen de Moody's, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, negó que el déficit de su comunidad ponga en riesgo la solvencia de España e instó a la agencia a «no crear alarmas innecesarias». Mas afirmó que los presupuestos de la Generalitat no pueden reducirse más allá del 10% —se trata de la primera vez en tres décadas que Cataluña aprueba unas cuentas restrictivas— porque, de lo contrario, servicios esenciales como la sanidad y la educación se verían seriamente afectados.

«Nosotros estamos comprometidos con el ahorro del presupuesto y con la contención, lo estamos demostrando, somos el gobierno que hemos tenido más contestación pública por hacer lo que estamos haciendo, de momento no lo ha hecho nadie más», añadió Mas desde Bruselas.

El informe de esta agencia llega apenas una semana después de que el consejero catalán de Economía, Andreu Mas-Colell, presentara unos presupuestos de la Generalitat que doblan el límite de gasto marcado por el Ejecutivo español. Según Mas-Colell, si Zapatero pagara a Cataluña los 1.450 millones que le adeuda del fondo de competitividad e hiciera una lectura generosa del Estatuto, esta comunidad podría reducir su déficit. «Se trata del esfuerzo que tenía que hacer la Generalitat en base al déficit del 3,86% de 2010. No se puede obligar a cumplir un objetivo cuando venimos de un pasado en el que no se cumplió», dijo el consejero, en alusión a los efectos de la gestión socialista heredados por CiU.

Hace tres meses, Moody's rebajó la nota de solvencia de la deuda de Cataluña, Castilla-La Mancha, Murcia y Valencia debido a las «amplias desviaciones» detectadas sobre los límites de déficit fijados para el año pasado. Asimismo, S&P rebajó el mes pasado el «rating» de Cataluña debido a la deuda acumulada y el incumplimiento de los objetivos de déficit registrados.

TOMÁS Y RECARTE EN LDTV
Cinco medidas para sacar a España del agujero
Los dos expertos piden en Noticias en Libertad una reforma laboral en profundidad y una reducción drástica del gasto autonómico.
LIBRE MERCADO Libertad Digital 7 Junio 2011

¿Qué se puede hacer para sacar a España de la postración económica en la que se encuentra? Desde hace dos años los periódicos se llenan de columnas y reportajes con propuestas de reformas sobre éste o aquél aspecto de la economía. Para responder a la pregunta con la que se abre este artículo, Dieter Brandau planteó un reto a los dos expertos de cabecera de Noticias en Libertad: Carmen Tomás y Alberto Recarte.

El pasado lunes 30 de mayo les propuso que presentasen a los espectadores las "cinco medidas" que tomarían nada más llegar a La Moncloa en el hipotético caso de que mañana fuesen elegidos como presidentes del Gobierno o ministros de Economía: algo así como cinco reformas que hay que aprobar de forma inmediata para sacar a España del agujero económico en el que se encuentra.

Los dos expertos han llegado este lunes con los deberes hechos y han enseñado a la audiencia un esquema que contiene los aspectos clave que la economía española necesita cambiar. No hay constancia de que los miembros del Ejecutivo estén interesados en acometer las reformas, pero por si acaso, éstas son sus propuestas:

Alberto Recarte:
1. Hay dos reformas en el mercado laboral imprescindibles para que se empiece a crear empleo. En primer lugar habría que acometer un cambio en el sistema de los convenios colectivos, eliminando la ultraactividad (es decir, la prórroga automática de los convenios colectivos) y permitiendo las cláusulas de descuelgue.

2. En segundo lugar, habría que aprobar una reforma legislativa que instituyese un único contrato laboral: sería indefinido, con una indemnización de 20 días por año con un máximo de un año. Además, esto llevaría a la eliminación de la financiación sindical-patronal.

3. También habría que encarar una reforma fiscal que permita a la economía española crecer, manteniendo la presión fiscal (para no disparar la deuda pública). De esta manera, se podrían rebajar cinco puntos las cotizaciones sociales y los impuestos de los autónomos (hasta el 15% en este caso), lo que se podría compensar subiendo el IVA dos puntos.

4. También habría que enfrentarse a dos medidas imprescindibles para evitar la suspensión de pagos. La primera es la recapitalización del sistema de cajas de ahorros. Ésta hay que hacerla inmediatamente, no hay que esperar. Eso llevaría a la nacionalización de todas las cajas en problemas y la sustitución de sus consejos directivos.

5. Por último, habría que limitar el gasto de las autonomías. No hace falta un cambio constitucional, pero si se quiere hacer, pues mucho mejor. Estas cinco decisiones habría que tomarlas simultáneamente. Si se hace, la prima de riesgo y los tipos bajarían rápidamente. También sería más barato abrir una empresa; además, los costes de contratar y los impuestos a las compañías bajarían.

Carmen Tomás:
1. Lo primero es coger el presupuesto con la mano derecha y la tijera en la izquierda: tiene que haber un fuerte recorte del gasto y que no quede ni una partida de la que no sabemos nada. Por una parte, conseguiríamos pagar menos de intereses (quitando deuda pública) y otra parte iría dirigida al pago de proveedores (hay que recordar que más de 225.000 empresas han quebrado en los últimos años por los impagos de las administraciones).

2. Reformar el sistema financiero para que haya más financiación. Esto tiene dos objetivos, que las empresas puedan pedir más crédito y, a la vez, cobrar más fácilmente las deudas de sus acreedores.

3. Reforma laboral: tienen que modificarse las fórmulas de contratación y reformar el sistema de negociación colectiva.

4. Hay que impulsar una legislación en la que la unidad de mercado sea fundamental. No puede ser que las empresas tengan que contratar un despacho de abogados cuando vienen a España porque desconocen la legislación autonómica. Y esto tiene que ir acompañado de una justicia más ágil.

5. En la lado de las reformas a medio y largo plazo, está la de la energía (para reducir los costes que pagan empresas y familias), la de la educación, la sanitaria (también para rebajar el gasto público),...

Primera medida: ¿ tijera o guillotina  ?
Nota del Editor 7 Junio 2011

Está claro que cualqueir subida de impuestos es una vuelta mas en la espiral del desastre.

Está claro que hay que reducir gastos y aumentar inversiones, tanto a nivel familiar (ya lo hacemos) como insitutucional (no saben hacerlo).

Está claro que si se recortan los gastos y el control lo tienen los políticos que tenemos en lo que queda de este país, no podemos esperar nada bueno, por eso hay que ver si tijera o guillotina.

Está claro que la primera medida debe ser volver a la lengua española y dejarse de estupideces con las lenguas regionales y menos con la enseñanza multilingüe (quien esté interesado en ello, no tiene límite alguno, salvo la edad, a partir de los 40 resulta más difícil aprender otra lengua).

La enseñanza multilingüe es interesante para los camareros y vendedores de las zonas turísticas, pero los médicos, ingenieros, científicos en general, con la suya propia y otra secundaria de uso internacional, tienen bastante, su especialidad no son las lenguas sino la ciencia.

Los  párrafos anteriores también sirven para la nota anterior (educación).

Está claro que con diecisiete tinglados regionales y sus miles de empresas camufladas, con miles de ayuntamientos y sus empresas, millones de funcionarios, millones de enchufados, mercado partido, normas repetidas o incompatibles, somo el mejor ejemplo de la más alta estupidez humana

La sociedad de la ignorancia y los estúpidos
José Luis González Quirós*. El Confidencial 7 Junio 2011

Se acaba de publicar un interesante libro titulado La sociedad de la ignorancia que discute la idea de que la abundancia de información conduzca a una sociedad del conocimiento, un marbete que se repite sin ton ni son, mientras no disminuye visiblemente el número de estupideces que unos y otros cometemos. Al leerlo me acordé del magnífico libro de Carlo Cipolla Allegro ma non troppo, en el que se contenía un análisis muy interesante y divertido de los riesgos y tipologías de la estupidez.

Cipolla afirma que siempre se subestima el número de tontos, y que la probabilidad de que alguien sea estúpido es independiente de cualquier otra característica personal, lo que muestra que los estúpidos apenas encuentran dificultades para llegar a la cumbre. Para el economista italiano, lo que define al estúpido es la capacidad de causar daño sin obtener ningún provecho personal, algo que hace que sea muy peligroso asociarse con cualquier estúpido, porque tienen el don de destrozar, sin razón aparente, cualquier buena iniciativa así que ponen las manos en ella.

Los políticos se merecen frecuentemente una altísima calificación en su nivel de estupidez porque suelen seguir una regla muy peligrosa, a saber, la de que hay que decir algo tan pronto como se pueda

Estos días hemos visto conductas muy notables a las que cabe adjudicar el análisis cipolliano, por ejemplo, lo que ha hecho la responsable de sanidad de Hamburgo, que ha arruinado la exportación española acusando a nuestros humildes y salutíferos pepinos de causar una epidemia mortífera. Los políticos se merecen frecuentemente una altísima calificación en su nivel de estupidez porque suelen seguir una regla muy peligrosa, a saber, la de que hay que decir algo tan pronto como se pueda. Esto lo hacen porque confunden, si son muy necios, el interés general con su presencia ante las cámaras, y la verdad con lo que ellos gusten decir.

Afortunadamente, el control de las epidemias está todavía en manos de los científicos, de modo que la hamburguesa ha sido desautorizada relativamente pronto, pero como buena estúpida ha dicho que había un peligro y hubo que atajarlo, y se ha quedado tan ancha, segura de que la solidaridad alemana frente a los juerguistas españoles constituirá un parapeto suficiente de su dañina memez. Pero no siempre los científicos pueden salir al paso de las necedades políticas: hay que imaginar lo que hubiera pasado con los pepinos, y con todos nosotros, si el asunto hubiera quedado exclusivamente en manos de según qué periodistas y/o televisiones, siempre dispuestos a desollar vivo a los sospechosos habituales, en Alemania los españoles, la gente del sur.

Las estupideces, se dicen y se hacen, y es frecuente que se hagan, precisamente por lo que se dice. Me referiré a otro caso reciente. El gobierno de Castilla la Mancha ha acusado al PP de exagerar las dificultades económicas, el nivel de desastre financiero, en que se encuentra la autonomía. Hasta aquí puede que haya cualquier bellaquería, o que no la haya, pero no hay, en principio, estupidez. La majadería comienza cuando para probar la irresponsabilidad del contrario se niega la información, y se procede a eliminar sacas de documentos con cierta celeridad. Se trata de una conducta ejemplarmente estúpida, porque nada bueno para ellos se va a derivar de este estrafalario sistema, y, además, nos causan un mal enorme a todos los demás. La prensa internacional, siempre dispuesta a encontrar un pepino en mal estado, ya ha dicho que Castilla la Mancha es la Grecia de las autonomías españolas. Habrá o no habrá agujeros contables en las cuentas de Barreda, pero su estúpida manera de reaccionar ante acusaciones supuestamente infundadas ha encendido todas las alarmas. Me parece que tampoco han andado muy finos los del PP a la hora de pegar sus gritos, porque, de tener fundamento, más eficaces habrían sido en el momento en que, tranquilamente y sin dar cuartos al pregonero, se pudiera denunciar el entuerto… y anunciar la solución.

Esto nos lleva, por derecho, a un tercer considerando. Los acampados y/o indignados parecen estar en fase de desconcierto, aunque nunca se sabe en qué pueda acabar un motín, pero un mensaje que han emitido con toda nitidez es que los partidos no se ocupan con interés de los problemas reales, los que padecen los jóvenes, y otros muchos más. El caso de Castilla la Mancha parece inventado para demostrar la rotunda verdad del diagnóstico. ¿Acaso no han terminado ya las elecciones? ¿Qué razones pueden tener los partidos para seguir enzarzados en lugar de ponerse a trabajar? De acuerdo con Cipolla, quien causa daño a un tercero, sin obtener beneficio, es un estúpido integral. La única manera de negar que los partidos hayan actuado de manera estúpida es suponer que tenga sentido continuar en campaña y, en este caso, los responsables de esta prolongación nada fácil de entender, estarían siendo los mayores estúpidos. Según Cipolla, los que están dispuestos a obtener un beneficio aunque sea a costa de causar daño a terceros no son estúpidos, sino malvados, de manera que tenemos dónde escoger.

*José Luis González Quirós es analista político

Luz y taquígrafos sobre el despilfarro
EDITORIAL Libertad Digital 7 Junio 2011

Hace bien el Partido Popular de Castilla-La Mancha al denunciar las turbias maniobras de José María Barreda en estos sus últimos días al frente del poder autonómico. María Dolores de Cospedal no puede permitirse el lujo de ceder ni un solo milímetro si pretende llevar al terreno de la práctica sus promesas regeneracionistas. Castilla-La Mancha no ha conocido más Gobierno que el socialista, primero con José Bono y luego con José María Barreda. A lo largo de los últimos 28 años, casi tres décadas de mayorías absolutas encadenadas, el PSOE de Castilla-La Mancha ha forjado un régimen de partido único en el que, según los indicios y la propia denuncia del PP, todo desafuero ha encontrado acomodo.

Ahora que ha llegado el momento del cambio, ahora que volverá a circular el oxígeno en el sobrecargado ambiente de una Junta de Comunidades que los socialistas creyeron de su propiedad, el PP no puede ni debe mirar hacia otro lado. Y no por una cuestión de venganza, sino de simple y llana higiene democrática. Sería, además, la mejor de las credenciales que el Partido Popular puede ofrecer a la ciudadanía de cara a las próximas elecciones generales.

Una vez denunciado el despilfarro, las irregularidades y los disparates en la gestión de la cosa pública, la nueva presidenta de la comunidad debería poner todo su empeño en reflotar la maltrecha economía local, devastada por los sucesivos Gobiernos socialistas. El desempeño económico de Castilla-La Mancha no es precisamente un ejemplo. El gabinete Cospedal tiene por delante una tarea titánica de saneamiento que debiera empezar por reducir drásticamente un desbocado gasto público que imposibilita de raíz cualquier tentativa de recuperación.

Ganar las elecciones era sólo el principio y acaso lo más sencillo. Ahora viene lo difícil. Cospedal, que es también secretaria general del PP, no puede fallar a sus electores y confiarse a un falso consenso que los votantes no terminarían de entender.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Regeneración y memoria
Los soldados vemos, callamos, sufrimos, pero no dejamos de pensar, vivir y amar a España.
Vicente Díaz de Villegas y Herrería www.gaceta.es 7 Junio 2011

La asistencia reciente a un foro sobre un Proyecto de Regeneración para España me hizo recordar alguna vivencia personal. Cuando hablaron de las ikastolas, recordé que en España ya existían al menos desde el 1970, cuando yo era teniente en Vitoria (Franco murió en 1975). Cuando hablaron de la internacionalización del conflicto, recordé a mi abuela Aramburu que se refería a los “aldeanos”, y a su hermana Avelina la gudari (por su parentesco con el lehendakari Aguirre), y recordé aquella rendición de los gudaris independentistas en Santoña (mi pueblo) pretendida y fallida ante Italia.

Cuando hablaron de ETA recordé a tantos militares, policías, niños, mujeres y, entre ellas, aquella mujer embarazada de un policía nacional asesinada a sangre fría a principios de los setenta. Al hablar de Bildu, recordé mi tiempo en la Compañía de Operaciones de Bilbao cuando, bien acogidos en Vera de Bidasoa, impermeabilizamos la frontera desde Endarlaza a Zugarramurdi. Recordé a mis conocidos asesinados. Se asesinaba a los “fascistas militares y a los fieles de Franco” hasta que los nuevos empresarios, periodistas y políticos se sumaron a policías y militares de la democracia.

Durante años no se ha declarado la guerra al terrorismo y no se han empleado todos los recursos legales, humanos y materiales para ganarla. Declarar la guerra podía suponer reconocer al otro como contendiente y darle posibilidad de sentarse en una mesa. Pero a lo largo del tiempo esta teoría ha resultado falsa, pues las sucesivas treguas han sentado a terroristas sin arrepentimiento en las negociaciones.

Las víctimas del terrorismo totalitario superan a los terroristas muertos y, ni las víctimas, ni los desplazados fuera de las provincias vascongadas españolas, que superan a los votantes de Bildu, se sientan en la mesa a poner condiciones.

Los militares valoramos la paz pero con dignidad, o sea, libre y justa. Las víctimas parecen perdedoras como los mártires, como lo parecía Juan Pablo II roto por los disparos y la enfermedad, pero es sólo una etapa. Fracasado sí es aquel Sabino Arana, pues lo que hoy triunfa en Vascongadas no es el espíritu cristiano del que presumía.

Se habló en aquel foro del incumplimiento de la ley al no aplicar la sentencia sobre el uso del castellano. En 1978, en Seo de Urgel, insté el cambio de unidad donde no se obligara a mis hijos a estudiar catalán. Entonces nuestros amigos catalanes, se quejaban y decían: “Ascolti el catalán ya lo aprenden en casa”. Preferían el inglés, el ruso o el francés. Recordé que en la Academia General Militar los cadetes hablaban mallorquín en 1966 (vivía Franco). Y que, estando al frente de la Brilat en Pontevedra, a mi hija le dijo una profesora que si se creía que por ser de Madrid no iba a estudiar gallego.

Divide y vencerás. Ya antes de aprobar nuestra Constitución, los costes nos los anunciaron los alemanes, divididos y con el sistema federal de los landers y aún ocupados por los aliados. Después, su transición modélica fue para unificar Alemania. En España confiábamos en una nueva etapa que, aprovechando todo lo bueno de la anterior, corrigiera los fallos que hubiera, sacando el máximo partido de cada uno.

Lo que parece ser el centro de gravedad del problema es la Ley de Partidos. Se ha escrito que el miedo por la sobrevaloración de ciertas tendencias y la negociación con los partidos independentistas hizo que los votos valieran diferente. Recordé entonces otros interesados procesos que viví, como Sáhara, Bosnia-Herzegovina, Kosovo y Congo.

Hacen falta valores ya desde la familia, decía Arantza Quiroga, y tenía razón, pero se necesita una generación al menos para rectificar y regenerar empezando ya. Quizás la política politicista deba transformarse en política servicio-sacrificio sin arrogancias ni vicios. Requero habló de Justicia Poder, no Justicia Servicio. Creo que la razón de todos los poderes es el servicio a la nación, al individuo y su sociedad, que son las generaciones pasadas, presentes y futuras.

Varios presentes en el foro mencionaron a Ortega y Gasset, y yo añadiré que en La rebelión de las masas, citando a Köhler decía que lo que diferencia a los hombres de los animales es la memoria, que les permite evolucionar y no revolucionar para empezar de nuevo cada vez con los mismos errores y terribles costes. Pero Ortega también decía: “Ser de derecha o ser de izquierdas es una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser imbécil, ambas son formas de hemiplejia moral”.

Dentro de lo efímero, y ahora que la canción ha entrado en la política, conviene recordar: “Nos pasarán la cuenta y tú tendrás que pagar y yo tendré que pagar también. ¡Jaén levántate brava!”, cantaba Paco Ibáñez. Yo diría: ¡España despierta, eres bienvenida!

Parece que no hay nada nuevo bajo el sol. Los soldados vemos, oímos, callamos, sufrimos, pero no dejamos de pensar, vivir y amar a España.

*Vicente Díaz de Villegas y Herrería es general del Ejército.

El nacionalismo exporta problemas
La conflictividad provocada por la Generalitat empeora la percepción sobre la capacidad del Estado para enderezar el rumbo del déficit
ABC  7 Junio 2011

EL desafiante conflicto fiscal que el Gobierno catalán tiene planteado al Estado con su déficit público para no rebajarlo sin ayudas —con el objetivo de un concierto similar al vasco— ha llevado a la agencia Moody's a describir un sombrío panorama para la economía catalana y, por extensión, la española. Tampoco sería prudente tomarse los criterios de Moody's como un dogma de fe, porque estas agencias de calificación no siempre han acertado en sus pronósticos. Pero sus evaluaciones marcan el mercado financiero y la advertencia sirve como medidor de la imagen que transmite al extranjero el desajuste autonómico, en general, y el enfrentamiento del Ejecutivo catalán con el Estado, en particular.

Junto a una más que comprensible y necesaria política de restricción y ajuste, el Gobierno de Artur Mas ha emprendido una dinámica de conflictos que fuera ya no se interpreta sólo como un problema del Estado autonómico, sino como un problema de Cataluña consigo misma. En un tiempo de crisis que exige homogeneidad fiscal, soluciones comunes y decisiones colectivas, la conflictividad provocada por el nacionalismo mueve a la perplejidad y empeora la percepción sobre la capacidad del Estado para enderezar el rumbo del déficit de las administraciones. No es gratuito que Moody's dude de que el Ejecutivo central tenga «instrumentos eficaces para garantizar el cumplimiento fiscal en los gobiernos regionales» y que pida «techos de gasto obligatorios». La puesta de este mensaje en circulación por los mercados financieros es una pésima noticia para la economía española, y peor aún para la catalana, porque previene de falta de liquidez y retrasos en los pagos a proveedores por parte de la Generalitat. Claramente, no es el momento para estrategias nacionalistas de corto alcance, sino para políticas nacionales de Estado.

Este toque de atención es coherente con la suma de actitudes insolidarias del Ejecutivo de Mas. Negarse a cumplir las sentencias del Supremo sobre bilingüismo o cuestionar la llegada del AVE a Extremadura son torpes y graves síntomas de desafección con la realidad española. Poco sentido tiene pedir la solidaridad de Bruselas con sus multimillonarios fondos de rescate si la organización autonómica del Estado es una excusa para promover la insolidaridad entre territorios y gobiernos autonómicos.

LA COALICIÓN SE QUITA LA CARETA
Bildu amedrenta al único concejal del PP en Elorrio y señala a Libertad Digital
LIBERTAD DIGITAL 7 Junio 2011

La decisión del Tribunal Constitucional de contradecir al Supremo y permitir que Bildu esté en las instituciones comienza a tener sus primeras consecuencias visibles. La coalición que esconde a Batasuna ya está utilizando las mismas tácticas que utilizaba en el pasado, sobre todo en sus tradicionales feudos.

Es lo que está ocurriendo por ejemplo en la localidad vizcaína de Elorrio, donde el popular Carlos García ha conseguido un acta de concejal. En Libertad Digital, el nuevo edil contó su experiencia y sus intenciones de evitar por todos los medios que Bildu consiguiese la alcaldía puesto que su voto se torna decisivo para la formación del Consistorio.

Esta decisión le está costando caro. El presidente de los populares vascos, Antonio Basagoiti, ha denunciado el "acoso" de Bildu en Elorrio a ediles del PNV y PP a través del reparto de un escrito "plagado de términos y reflexiones que se alejan de la actitud de una formación con actitudes democráticas"

El dirigente popular asegura que, durante el pasado fin de semana, Bildu de Elorrio ha repartido un panfleto entre los vecinos de la localidad, "en el que pretende amedrentar a Partido Popular y Partido Nacionalista Vasco para impedir que una posible y legítima suma de escaños evite que la alcaldía caiga en manos de quienes aún no han condenado ni uno sólo de los 900 asesinatos cometidos por ETA". De esta forma alude al anuncio de Carlos García de sumar su voto a los del PNV y otorgar, así, la alcaldía a los nacionalistas, que cuenta con los mismos concejales que Bildu (6).

Basagoti asegura que, en el panfleto, que denomina "extrema derecha española" al Partido Popular, "se pretende insultar al concejal del PP Carlos García diciéndole que viene a hacer su guerra". El escrito le calificaría también de "paracaidista" o "infante Don Carlos", y denominan "novia de García" a la candidata a la alcaldía del PNV Ana Otaduy. Además, los proetarras presionan al PNV para que elija entre "esos fachas que desayunan todos los días con el yugo y las flechas" o con Bildu.

En su panfleto, Bildu no se olvida de los medios que han dado voz al popular de esta localidad y que han denunciado cómo ETA se encuentra detrás de esta marca, tal y como refrendó el propio Supremo. De este modo, señalan directamente a varios medios de comunicación, entre ellos Libertad Digital, que no dudó en dar cobertura a Carlos García en su lucha por la libertad en Elorrio.

Basagoiti afirma que el texto "está plagado de términos y reflexiones que se alejan de la actitud de una formación con actitudes democráticas" ya que aseguran que "se pretende "arrebatar la alcaldía, sin vergüenza ni dignidad a Bildu", y "se cita textualmente a los medios de comunicación Veo7, Intereconomia, Libertad Digital, ABC y COPE".

"Este tipo de hechos, acosando a concejales de PP y PNV, y apuntando a medios de comunicación demuestra una vez mas que no ha habido ninguna conversión real a la democracia de los máximos integrantes de Bildu, que no son otros que la tradicional Batasuna, como algunos jueces y políticos han planteado en las últimas semanas", agrega.
 



Recortes de Prensa   Página Inicial