AGLI

Recortes de Prensa   Jueves 9 Junio 2011

 

El delfín expósito
ÁLVARO DELGADO-GAL ABC  9 Junio 2011

HACE un año entró en liquidación instantánea el zapaterismo clásico, un centauro compuesto de dos piezas: gasto social de un lado, y militancia y bulla progresista del otro. La crisis y la pobre gestión del Gobierno deterioraron las cuentas nacionales y el centauro hubo de resignarse a ser solo una cosa, no importa si caballo u hombre. Quiero decir con esto que Zapatero no tuvo más remedio que echar el freno en materia social mientras seguía dándole al manubrio del progresismo en materia de igualdad, derechos de última generación, et alia. Las elecciones del 22 de mayo han dejado claro que el zapaterismo incompleto no funciona. El PSOE ha obtenido los resultados peores que se recuerdan, unos resultados verdaderamente estremecedores. Puede hablarse por consiguiente de una tercera fase: la descomposición integral. Descomposición porque Zapatero no va a repetir como candidato, y descomposición porque los españoles están hartos de zapaterismo, según se colige del sufragio. Estar moribundo, con todo, no equivale a estar muerto. Los moribundos son capaces de acciones defensivas y ofensivas, o, lo que es lo mismo, los moribundos se hallan todavía en grado de influir en el curso de los acontecimientos. El presidente continúa siendo presidente, conserva el cargo de secretario de partido, y dispondrá de amplísimos poderes de aquí al instante en que se celebren las próximas elecciones. Ello suscita algunas cuestiones obvias. La primera es si Zapatero va a permitir que, en el entretanto, Rubalcaba mande más que él. La segunda es si el candidato y el todavía presidente cultivan intereses conciliables. La tercera se inspira en lo que los ingenieros denominan «resistencia de materiales»: ¿logrará el partido soportar las tensiones que la recién inaugurada bicefalia está destinada a originar? Salta a la vista que estas preguntas son esenciales, en el sentido de que apuntan a factores que determinarán la suerte de los socialistas en las legislativas que vienen.

Persistiremos sin embargo en movernos en el vacío, en tanto no hayamos analizado con un mínimo de precisión un asunto previo, tanto en el orden lógico como moral: ¿por qué demonios no solo perdió, sino que se vino aparatosamente a tierra el PSOE el día 22 de mayo del año en curso?

La tesis de que el electorado de izquierdas ha castigado el recorte social es insuficiente. La caída en desgracia del partido gobernante deriva de una causa más honda. Obedece, más que al recorte en sí, al hecho de que Zapatero imprimió a su política un giro repentino del que no quiso hacerse responsable. Oficialmente, se nos dijo que la enorme rectificación se debía a la crisis, un acontecimiento cósmico y tan fatal en su trayectoria como la rotación de la Tierra alrededor del sol.

Oficiosamente se divulgó el mensaje, mucho más letal, de que Obama, Merkel y compañía —unos señores a los que no hemos votado— habían conminado al presidente unas medidas que este estimaba incompatibles con su programa. A partir de ese instante, Zapatero dejó de gobernar en nombre de los españoles. El gran contencioso, por consiguiente, no pivota sobre la alternativa izquierda/derecha. Brota de una consideración infinitamente más grave: la de quién da las órdenes y con qué títulos. A esto, en filosofía del Derecho, se le llama «legitimidad». Zapatero se deslegitimó frente a los suyos —y no solo frente a los suyos— al asumir una política en que aparentemente no creía y que venía forzada por instancias sustraídas a todo control democrático. No se desprende de aquí, por supuesto, que existan alternativas a dicha política. Lo que sí existen son alternativas a un gobernante que carece de credenciales para aplicarla. Zapatero debió dimitir y convocar elecciones, que con suerte habría ganado una figura congruente con las exigencias que el nuevo momento reclama. Pero no dimitió. A la postre nos encontramos con que nadie nos ha representado desde hace un año. Los comicios del 22 han sido la respuesta popular a un dirigente que había ocultado su rostro tras una máscara adquirida en el baratillo internacional.

El déficit de legitimidad de Zapatero salpicará inevitablemente a Rubalcaba. El proceso sucesorio ha acusado los espasmos, fealdades e incoherencias que acompañan a las intrigas de palacio, sin que una sola idea, una sola noticia sugerente para los españoles, atenuara la sordidez de la refriega entre la vieja y la nueva guardia. Antes de que se produjese el batacazo, Zapatero había anunciado la celebración de unas primarias. La propuesta no gustó al vicepresidente. Rubalcaba deseaba desempeñarse como jefe de la oposición —su destino más probable— al frente de un partido compactado, y no como caudillo de la parte victoriosa en una lucha entre facciones. Es más: el vicepresidente solicitó el control del partido, y, por consiguiente, vara alta en la secretaría general. Sabemos más o menos en qué han ido a parar estas disidencias. Zapatero ha conseguido retener la secretaría sacrificando a Carme Chacón y dando sus bendiciones a unas primarias trucadas que, si Dios no lo remedia, Rubalcaba ganará por incomparecencia del contrario. La prensa ha hablado de dedazo. Y lo hay, aunque el dedo no lo ha estirado el presidente, sino el aparato del partido. Pero este matiz pesa poco moralmente. Delante de la opinión, y por la fuerza de las circunstancias, Rubalcaba es el candidato de Zapatero. Por lo mismo, Rubalcaba es el delfín de un monarca tronado que la nación quiere lejos de sí lo más pronto posible. Rubalcaba baja a la arena contagiado por la anemia perniciosa de su presunto valedor. No cabe arrancar… con peor pie.

¿Entonces? Entonces el interés personal de Rubalcaba pasa por apagar la fosforescencia infausta, el fuego de san Telmo, que en torno de su cabeza ha suscitado el presidente al imponerle las manos y sacramentarlo. ¿Se prestará Zapatero a la cancelación de sí mismo que conviene a su sucesor? Esta es, en realidad, la gran pregunta. A la postre, nadie puede obligar a Zapatero a no hacer uso de los instrumentos orgánicos y democráticos de los que aún es propietario. A nadie se le oculta que el presidente acumula mil razones para intentar mitigar el fracaso de su segundo mandato mediante alguna iniciativa redentora, espectacular. Estoy pensando, cómo no, en ETA, con la que nunca ha dejado de negociarse y que podría no ser ajena al lamentable y reciente episodio que ha dado matarile al Constitucional. Zapatero disfruta todavía de margen para cometer disparates. Rubalcaba, su subalterno y truchimán en los secreteos por la zona oscura, sería, si el asunto saliera mal, uno de los principales perjudicados.

En resumen: tanto la salud de Rubalcaba, como la del PSOE, como la de la nación, aconsejan un adelanto de las elecciones. Los argumentos para instar los comicios son abrumadores. Se reduciría la infinita capacidad de Zapatero para equivocarse, se expondría una superficie menor de los intereses comunes al chantaje nacionalista y se podría gobernar con superiores garantías. El naufragio de la negociación sobre la ley laboral ha demostrado lo insostenible de la situación. Un Gobierno virtualmente cesante transmite su interinidad a los agentes sociales y provoca la necesidad del decreto-ley, una medida que por definición reclama lo que no hay: un Ejecutivo fuerte y con capacidad de influencia moral sobre la población. Así no vamos a ninguna parte. Cuanto más se dilate la convocatoria a urnas, mayores son los estragos potenciales. Esto lo comprende cualquier socialista. Y, lo que es más importante, cualquier español, sea socialista o no.

ÁLVARO DELGADO GAL ES ESCRITOR

se tuvo que basar en fotos
Las inconsistencias del informe pericial sobre los restos de los vagones
CARLOS SÁNCHEZ DE RODA Libertad Digital 9 Junio 2011

El Magistrado Juez del Juzgado Central de Instrucción n° 6, ordenó, en resolución de 16 de marzo de 2.005, que dos miembros de cada una de las Unidades Centrales de Desactivación de Explosivos, del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil, realizasen un Informe Pericial sobre, entre otros aspectos de los atentados del 11-M, los siguientes:

1) Material y carga explosiva que supuestamente se utilizó para cada uno de los focos de las explosiones.

2) Individualización de cada uno de los focos de los atentados de los trenes, en orden a si en todos ellos se utilizó el mismo material o carga explosiva, o si existen variaciones entre un foco y otro.

2) Atendiendo al artefacto explosivo que fue recuperado y desactivado, si puede señalarse que en los focos de los atentados de los trenes del 11 de marzo, se utilizó similar tipo de artefacto en cuanto a tipo, cantidad de carga explosiva, composición del artefacto y características del mismo.

4) Si consideran necesario, al objeto de contestar con la adecuada precisión a las anteriores cuestiones, reproducir o simular, utilizando vagones de idénticas características a los que sufrieron los atentados, las explosiones que pudieron realizarse.

Para la elaboración del Informe Pericial, fueron nombrados peritos, el 27 de abril de 2005, los funcionarios de la Guardia Civil con TIPs números Y40036P y M96780Y, y del Cuerpo Nacional de Policía, con carnes profesionales números 19.568 y 66.646,

El informe fue emitido con fecha 24 de junio de 2005.

Vemos, ante todo, que la orden de realizar el informe es un año posterior a la fecha del atentado, cuando lo único que quedaba de los trenes era el coche explotado en Santa Eugenia, que ya estaba en la fase final de su reparación en los talleres de Tafesa en Villaverde Alto. Así que para la realización de tan importante informe ya no se disponía de los elementos sobre los que había que informar: los trenes. Es decir, el Magistrado Juez que ordenó realizar tan trascendental informe no impidió que se procediese a su destrucción poco después del atentado, ni tampoco ordenó la realización de ese informe policial cuando mejor podía hacerse, es decir, cuando todavía existían los trenes.

No pudiendo pues disponer de los trenes para elaborar el informe, el Magistrado Juez facilitó a los peritos material fotográfico y videográfico tomado poco después de las explosiones, material que los peritos devolvieron al juzgado junto con el informe. En el informe se incluyen fotografías extraídas de ese material.

Pero, ¿en qué consistía ese material fotográfico y videográfico? Pues lo aclaran los propios peritos en su informe:

- En soporte informático, fotografías aportadas por RENFE, otras de las inspecciones oculares de Santa Eugenia y Téllez, y fotografías aportadas por el servicio de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid

- Películas grabadas por el Servicio de Helicópteros del Cuerpo Nacional de Policía el día 11 de marzo (5 DVD)
- Cinta nº 2 de las cámaras de seguridad de la estación de Atocha (2 DVD)
- Película del Servicio de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid en Atocha, C/ Téllez, El Pozo y Santa Eugenia (1 DVD)

Es decir, las fotografías y los videos del interior de los trenes que se utilizaron fueron tomados, principalmente, por bomberos y personal ferroviario, salvo las denominadas "otras de las inspecciones oculares de Santa Eugenia y Téllez" que habrá que suponer fueron tomadas por policías. Por otra parte, si las fotografías facilitadas por Renfe son las del informe de daños sufridos en su patrimonio, es decir, las empleadas por la Fiscalía en su estrambótica prueba documental presentada en el juicio, hay que recordar que esas fotografías estaban tomadas con los trenes ya retirados de los lugares de las explosiones y con sus focos muy manipulados y limpios, por lo que serían inútiles para esta prueba pericial. Pero ¿es que no había un completo reportaje fotográfico "oficial" realizado por los cuerpos policiales?

En todo caso, de todo ello se deduce que el Magistrado Juez conocía perfectamente que los trenes ya no existían en marzo de 2005.

Veamos ahora algunos aspectos del informe.
En él, tras aclarar el tipo de material ferroviario de los trenes, lo primero que se dice al entrar en el asunto de las explosiones es lo siguiente:

Todas las explosiones produjeron, en torno al punto donde estaba colocado cada artefacto, una zona en la que los efectos fueron devastadores, tanto en las personas que allí se encontraban, como en el mobiliario de los vagones (asientos, revestimientos interiores, ventanas, puertas...). El estudio de estos efectos, junto con los resultados de los análisis químicos realizados, es determinante para establecer la cantidad y tipo de explosivo utilizado en cada artefacto.

Es decir, el informe afirma que, para establecer el tipo y cantidad de explosivo ES DETERMINANTE, junto con los análisis químicos, el estudio de los efectos de las explosiones. Y esto lo dicen los especialistas de la Policía y de la Guardia Civil. Si era tan determinante, ¿cómo es posible que esos mismos, u otros, especialistas policiales contemplasen, sin impedirlo, que el día 12 se destruyesen sistemáticamente los focos de las explosiones, como demuestran las abundantes fotos tomadas aquel día? Si tan determinante era, ¿cómo es posible que esos especialistas contemplaran como en los días siguientes se destruían los trenes sin impedirlo? Si era tan determinante ¿cómo es posible que, dada la falta de concreción en la naturaleza de los explosivos no sólo no se acudiera a los trenes para complementar esos estudios, sino que se consintiera su destrucción? Si era tan determinante ¿cómo es posible que, al ya no existir los trenes, hubiese que recurrir a fotografías tomadas por bomberos y ferroviarios? ¿No parece poco serio el asunto? ¿Qué habría pasado si ni los bomberos ni los ferroviarios hubiesen tomado fotografías? Si era tan determinante ¿cómo es posible que no sólo se permitiese que los trenes se destruyesen a la vista de la policía, sino que ni siquiera ésta tomase las fotos que, desde el punto de vista de los expertos, mejor ayudarían al estudio de las explosiones?

Pero claro, siempre cabe suponer que las fotografías tomadas por bomberos y ferroviarios estarían hechas con el rigor apropiado para el informe pericial. Para comprobarlo, fijémonos en el tren de Santa Eugenia, en el que precisamente se contaba también con fotos de "inspecciones oculares"

La única explosión de ese tren la sitúa el informe en la bandeja portaequipajes, e incluye en el informe estas dos únicas fotos:

Y el correspondiente texto dice:
El artefacto había sido colocado en el portaequipajes del costado derecho del tren, sobre la zona de asientos ubicada entre las puertas 2 y 3.

El área de estragos máximo ocupó una zona de aproximadamente seis metros en la longitud del vagón, entre las puertas 2 y 3.

La onda explosiva arrancó parte de la cubierta del vagón, en la zona donde había sido colocado el artefacto, produciendo, además, el abombamiento de ambos costados entre las citadas puertas, de mayor grado en el derecho, coincidiendo con la colocación del artefacto.

Y eso es todo. Por lo tanto, en el informe no se hace referencia alguna al cráter que apareció en el suelo del coche, bajo los asientos, en la vertical del foco de la explosión. En las fotos del informe no se ve el cráter, pero sí se le ve en esta otra:

Y claro, cabe preguntarse: ¿dispusieron los peritos de la foto de ese cráter? ¿La tenían pero la ignoraron? De haber dispuesto de ella ¿habrían mantenido que la bomba se colocó en la bandeja portaequipajes? Y es que, cuando el informe se ocupa del coche 4 de Atocha los peritos sí mencionan expresamente la existencia de un cráter similar al de Santa Eugenia, diciendo: "En el punto donde había explosionado el artefacto se localizó un cráter irregular de, aproximadamente, 80 cm de diámetro", y en ese caso de Atocha sitúan la bomba en el suelo, en el lugar del cráter, e incluyen la foto de éste.

Y no se puede decir que ese cráter y la posición de la bomba no tengan importancia. Las dos testigos que declararon en el juicio reconociendo a Zougam como la persona sospechosa que vieron en el tren, manifestaron que, estando en el coche 5, le vieron pasar al 4, el de la explosión, cargado con una mochila, entre las estaciones de San Fernando y Coslada (las siguientes estaciones eran Vicálvaro y Santa Eugenia). El que esa persona haya sido la colocadora de la bomba, no es igual de verosímil con la bomba colocada en el portaequipajes que colocada bajo un asiento en el que el terrorista tenía que haberse sentado. En ese punto del recorrido el tren va ya bastante lleno, con todos sus asientos ocupados, y se bajan muy pocas personas en Coslada y en Vicálvaro. No parece probable que ese posible terrorista que accediese al coche 4 poco antes de Coslada, cargado con su mochila y disponiendo de poco tiempo para colocar su bomba y huir, tuviese la suerte de encontrar un asiento libre y en el lado de la ventanilla, con lo que el acceso a él era algo más difícil que en el lado del pasillo, se sentase en él, colocase su bomba bajo el mismo y se volviese a levantar casi inmediatamente para salir del tren.

Por cierto, la primera declaración de la testigo J-70, en la que reconoció a Zougam como la persona que vio en el tren de Santa Eugenia cargada con una mochila, se realizó el 12 de abril de 2005. Por otra parte, el 16 de marzo de 2005 el Magistrado Juez ordenó la realización del informe pericial, y el 27 de abril de 2005 fueron nombrados los peritos.

Volvamos ahora a lo que dicen los peritos en el comienzo de su informe:

El estudio de estos efectos, junto con los resultados de los análisis químicos realizados, es determinante para establecer la cantidad y tipo de explosivo utilizado en cada artefacto.

Es decir, hay un segundo elemento determinante, cuya calidad podría compensar las evidentes carencias del primero. Se trata de los resultados de los análisis químicos realizados. Y efectivamente, de esos resultados se ocupa el informe, y así, al hablar del foco de Santa Eugenia que hemos tomado como ejemplo en el asunto de las fotos, los resultados de los análisis son:

Foco único: se comprueba la presencia de componentes de Dinamita
Y nada más, eso es todo: "componentes de dinamita"

Pues en esas fotografías de bomberos y ferroviarios que ignoran la presencia de un importante cráter en el suelo bajo una de las explosiones, y en esos análisis tan minuciosos que detectan componentes de dinamita, que constituyen los elementos determinantes para establecer la cantidad y tipo de explosivo, se basa el informe pericial conjunto de Policía y Guardia Civil, el único informe que, sobre ese asunto, al parecer se realizó y existe en el Sumario. Creo que huelga cualquier otro comentario.

Y los trenes destruidos....
Y las muestras desaparecidas...

Más tarde, el 2 de octubre de 2006, Manos Limpias presentó una querella, ante el Tribunal Supremo, contra el Magistrado titular y la Fiscal del Juzgado Central de Instrucción número 6, por, entre otros hechos, la destrucción de los trenes del 11-M.

En el auto por el que se rechazaba la querella, el Supremo afirmaba:
en el tomo 145 del sumario "obra un completísimo informe conjunto de expertos de Tedax y Guardia Civil, sobre los restos de los vagones.

Pues bien, ese "completísimo informe" que, según el Supremo, puede sustituir a los propios trenes y justificar su destrucción, hemos visto que está basado en unas fotografías tomadas, fundamentalmente, por bomberos y personal ferroviario. Y también hemos visto que en ese "completísimo informe" no aparece mención alguna a la existencia de un importantísimo cráter en el suelo del coche que sufrió la explosión de Santa Eugenia, y que, al no tener en cuenta la existencia de ese cráter sitúa la bomba en la bandeja portaequipajes. Esta circunstancia se produce precisamente en el lugar de colocación de la bomba por la única persona condenada como autor material, y condenada sobre la base de testimonios contradictorios cuya veracidad se hace más discutible si se considera que la bomba fue colocada en el suelo, bajo un asiento fijo. Y ese completísimo informe tiene como segundo elemento fundamental y determinante para establecer la cantidad y tipo de explosivo unos análisis químicos que detectan nada más y nada menos, aunque parezca una broma macabra, que componentes de dinamita.

¿Qué credibilidad, qué fiabilidad, puede darse a un informe que, por muy completísimo que sea, incurre en tales lagunas?
Pues bien, parece que eso es todo lo que nos queda de los trenes: ese completísimo informe.

En resumen:
1.- En la instrucción del atentado era fundamental determinar las características de los artefactos y del propio explosivo.

2.- Según los expertos policiales, para establecer la cantidad y tipo de explosivo utilizado en cada artefacto es determinante el estudio de los efectos en el mobiliario de los vagones (asientos, revestimientos interiores, ventanas, puertas...).

3.- A pesar de ello, el día siguiente al atentado, el 12 de marzo, se inició una destrucción masiva de los focos de las explosiones, haciendo desaparecer con destino desconocido multitud de esos asientos, revestimientos interiores, ventanas, puertas..., destrucción que se llevó a cabo con presencia de agentes policiales y sin que el juez tomara medida alguna conocida para impedirlo.

4.- Al parecer, esa destrucción se hizo sin que ni siquiera se tomasen por la policía fotos del estado de los focos o, si se tomaron, veremos más adelante que se ocultaron posteriormente a los peritos que estudiaron las explosiones.

5.- A partir del día 17 se completó esa destrucción convirtiendo en chatarra lo que quedaba de los vehículos explotados, salvo uno de ellos que, más tarde, se reparó. Tampoco se conoce que existiera medida alguna tomada por el juez para impedirlo.

6.- Un año después, el juez instructor ordenó que, por parte de expertos en explosivos de la Policía y de la Guardia Civil, se realizara un informe pericial sobre, entre otras cosas, los explosivos y artefactos empleados en el atentado.

7.- Al no existir ni rastro de los trenes, el juez facilitó a los peritos fotos y videos de los mismos, fotos que, en lo que respecta al interior de los trenes, estaban realizadas principalmente por bomberos y personal de Renfe.

8.- Los peritos manifiestan en su informe que el estudio de los efectos, junto con los resultados de los análisis químicos realizados, es determinante para establecer la cantidad y tipo de explosivo utilizado en cada artefacto

9.- El estudio de los efectos, al no existir los trenes, hubo de hacerse sobre el mencionado material fotográfico proporcionado por Bomberos y Renfe. Fotos de cuya idoneidad cabe dudar cuando se comprueba que los peritos ignoraron en su informe la existencia de un importantísimo cráter en el suelo del tren de Santa Eugenia, lo que les hace situar la bomba en la dudosa posición de la bandeja portaequipajes.

10.- En cuanto a los análisis químicos utilizados, realizados en el laboratorio Tedax, sus carencias son evidentes, pues se limitan a detectar "componentes de dinamita".

11.- Pues bien, esas fotografías de bomberos y ferroviarios, y esos análisis químicos fueron los elementos determinantes utilizados por los peritos para realizar su informe.

12.- Como colofón de todo lo anterior, el Tribunal Supremo se refiere a ese informe con el siguiente texto:
en el tomo 145 del sumario "obra un completísimo informe conjunto de expertos de Tedax y Guardia Civil, sobre los restos de los vagones

Sobra todo comentario.

 

 



CAUSA CONTRA MANZANO por el 11-M
La juez pregunta a la Audiencia si Del Olmo ordenó destruir los trenes
La magistrada Coro Cillán pide a la AN que le aclare si el juez instructor del sumario del 11-M ordenó la destrucción de los vagones.
ÁNGELA MARTIALAY Libertad Digital 9 Junio 2011

La titular del Juzgado de Instrucción Número 43 de Madrid, Coro Cillán, está decidida a averiguar qué ocurrió con las toneladas de restos de los atentados del 11-M. En un providencia, a la que ha tenido acceso Libertad Digital, la magistrada ha preguntado a la Audiencia Nacional si consta que el titular del Juzgado de Instrucción Número 6 que investigó la masacre de Madrid, el juez Juan del Olmo, ordenó que se destruyesen los trenes del 11-M.

Desde el julio del año 2009, Cillán instruye el procedimiento donde se encuentra imputado el exjefe de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, y la jefa de los laboratorios de los artificieros por los delitos de falso testimonio, ocultación de pruebas y encubrimiento en relación con su actuación en los atentados.

Las acusaciones querelladas contra Manzano sostienen que durante los días posteriores a la masacre, los Tedax recogieron "todo" tipo de pruebas en los cuatros escenarios de los brutales atentados (estaciones de Atocha, Santa Eugenia y El Pozo, junto con la madrileña calle Téllez) para que se pudiera esclarecer qué material explotó en los trenes y quiénes fueron sus autores. Esos "kilos y kilos" de muestras que estaban a cargo del ahora comisario policial, posteriormente, desaparecieron.

En aras de aclarar qué se hizo con los vestigios del 11-M y después de que un ingeniero especializado en Mecánica enviara de forma voluntaria un escrito ante los juzgados de Plaza de Castilla (Madrid) diciendo que el día 12 de marzo de 2004 vio cómo se trasladaban los restos de los vagones de los atentados, la magistrada pide ahora a la Audiencia Nacional que le informe sobre si Del Olmó ordenó destruir los restos de los trenes.

Dicho testigo, que declarará ante la juez el próximo lunes día 13, manifestó que los trenes del 11-M se pudieron llevar para su destrucción a "alguno de los desguaces situados en el Polígono Industrial Aymair de la cercana población de San Martín de la Vega (Madrid)", especializado en el aprovechamiento de material ferroviario de desecho, o a "la fundición cercana denominada según sus conocimientos de Aceralia- Aristrain", situada en la carretera de Toledo.

En tanto continúa avanzando a ritmo acelerado la investigación de los hechos, Sánchez Manzano sigue poniendo trabas a la actuación de la Justicia al haber denunciado ante el Consejo General del Poder Judicial a la juez Cillán por dilaciones indebidas en la instrucción de la presente causa. Además, el exjefe de los Tedax ha denunciado recientemente estar sometido a un "escarnio mediático continuo y constante".

La Asociación Lengua Común lamenta que la Universidad se pliegue a políticas de imposición lingüística
www.lenguacomun.es  admin  9 Junio 2011

La Asociación Lengua Común quiere mostrar su profunda preocupación tras la iniciativa presentada hoy por el Campus de la Universidad de Huesca de instaurar “un curso de posgrado que pretende la preparación a maestros y profesores para la enseñanza del aragonés y ofrecer formación que facilite el acceso a puestos de trabajo en la administración, medios de comunicación, instituciones o medios culturales, a partir del desarrollo de esa norma aragonesa”.

Entendemos que esta medida está encaminada a consolidar políticas de imposición lingüística que empobrecerán a todos los aragoneses, al obligarles innecesariamente a adquirir unos conocimientos de dudosa utilidad y a dilapidar unos recursos en un momento en que estos son preciosos.

Aprovechamos para recordar que desde la Asociación siempre hemos entendido como incorrecta la denominación de “Lengua Aragonesa” a las variedades dialectales que se daban en los diversos valles del pirineo, y entendemos que entre ellas la diferenciación era lo suficientemente marcada como para que su normalización en una lengua moderna suponga una remarcable pérdida cultural y etnográfica.

Asimismo, entendemos que desde la Sociedad Civil ya se ofrecen suficientes medios culturales para aquellos que tengan interés en conocer o aprender estos dialectos del pirineo.

Denunciamos, por último, que el origen de estas medidas es profundamente ideológico y con una clara voluntad de fractura civil, y en ningún caso puede la Universidad plegarse a semejantes intenciones, que suponen de forma total lo opuesto a lo que esta institución debería representar.


******************* Sección "bilingüe" ***********************
Papel quemado, tierra quemada
Editorial www.gaceta.es 9 Junio 2011

Primero fue el cordón sanitario y ahora el cordón del traspaso. El PSOE demuestra su escaso sentido de la lealtad no sólo al dejar las arcas locales esquilmadas, sino también al repartir subvenciones, despilfarrar dinero público o “quemar papeles” mientras apura los últimos momentos de su presencia en Gobiernos y Administraciones.

Esto último demuestra que no estamos únicamente ante una mala gestión, sino también ante una intencionalidad política de dejar tierra quemada a su paso.

No es únicamente un problema de quiebra de ayuntamientos (el 30% de los de Castilla-La Mancha) o de liquidez (como las que tiene esa comunidad para pagar las nóminas), aspectos sobre los que su presidente, José María Barreda, no ha sido claro. Es, además, una actitud de quien considera la Junta que han gobernado durante casi tres décadas como un cortijo particular. Eso explica que destruya documentos alegando que son privados. O que se despida repartiendo subvenciones a jóvenes artistas, cuando un mínimo decoro democrático exigiría esperar a la formación del nuevo Gobierno.

Hoy da cuenta LA GACETA de otro capítulo de un serial interminable. Un juez ha impedido la destrucción de facturas del Consistorio de Aranjuez (Madrid) gobernado por los socialistas durante los últimos 12 años.

Pretendían “quemar” papeles antes del traspaso municipal de este sábado. Todo indica que el de Castilla-La Mancha no es un caso aislado y que la destrucción de documentos en las Administraciones socialistas es un fenómeno generalizado que obedece a una consigna: que no caigan en manos del Partido Popular.

La política de tierra arrasada es una vieja táctica de los Ejércitos en retirada para destruir todo lo que pueda ser útil para el enemigo, comenzando por las cosechas. Precisamente con las cosas de comer –las cuentas– es con lo que están jugando las Administraciones socialistas para no dejar ni los restos a sus sucesores.

Los casos de Castilla-La Mancha o Aranjuez son paradigmáticos. O del alcalde de León que ocultó al Consejo de Cuentas 3,8 millones en contratos. Además, el despilfarro de última hora en ayuntamientos, diputaciones y comunidades autónomas constituye un campo de minas que le van a ir estallando a sus sucesores del PP. Una versión local de la actitud del zapaterismo en el ámbito nacional, que deja dos grandes herencias envenenadas: los cinco millones de parados y la presencia de Bildu en las instituciones.

Por esa razón, resultan hipócritas las acusaciones de “falta de sentido de Estado” lanzadas por el portavoz socialista José Antonio Alonso contra el PP por sus reproches a la opacidad de Castilla-La Mancha.

Acusaciones que el buque insignia de Prisa lleva a la caricatura, al invocar nada menos que un Pacto de Estado en un editorial. Para el diario de la vieja guardia socialista (y del mandamás Rubalcaba), el PP es desleal “porque siembra la sospecha” sin aportar pruebas del déficit oculto de Castilla-La Mancha” y debe dejar de lado “las acusaciones irresponsables” .

Quienes no tienen sentido de Estado ni la más mínima decencia democrática son gobernantes como Barreda al no poner al descubierto las entrañas financieras de Castilla-La Mancha, o los responsables del Ayuntamiento de Aranjuez. Por lealtad no ya al partido que les va a suceder en el poder, sino sobre todo al ciudadano que, a la postre, es el gran estafado por una Administración manirrota, fraudulenta y partidista.

Fotos de etarras
EDITORIAL El Correo 9 Junio 2011

Una sentencia del Supremo conocida ayer ha establecido que la exhibición de fotografías de presos de ETA supone «un ensalzamiento de las conductas ilícitas cometidas por los condenados por delitos de terrorismo», por lo que tal acción debe calificarse y condenarse como delito de enaltecimiento previsto en el artículo 578 del Código Penal. Frente a la sentencia, el magistrado Martín Pallín cree que la sola exhibición no ha de ser delito en aras de la libertad de expresión, y con esta tesis ha emitido un voto particular. Esta decisión judicial tendrá en la práctica gran relevancia ya que, como es conocido, la exaltación festiva de los etarras mediante carteles y pancartas ha sido una constante en las fiestas veraniegas de numerosas localidades vascas; incluido el caso que ha merecido la mencionada sentencia y que tuvo lugar durante la Semana Grande de Bilbao de 2008. El Supremo justifica argumentalmente su postura, ya que en estos actos lúdicos «personas y grupos inicialmente ajenos a la propia actividad ilícita contribuyen a ella, reforzando su actuación mediante mensajes de justificación y claro apoyo». En efecto, no cabe trivializar en lo más mínimo el terror que tanto sufrimiento ha causado.

con un voto particular en contra
El Supremo sentencia que la simple exhibición de fotos de etarras es delito
MELCHOR SÁIZ-PARDO | MADRID. El Correo 9 Junio 2011

Ares asegura que el fallo «da la razón a quienes sostenemos que esas conductas son delictivas»
El Supremo dicta doctrina: la simple exhibición de fotos de presos de ETA constituye en sí un delito de enaltecimiento del terrorismo, al margen de las intenciones que persigan las personas que muestren las imágenes. El alto tribunal rectifica así la interpretación que hasta ahora hacía la Audiencia Nacional, que consideraba que mostrar esas instantáneas no era un ilícito si lo que se persigue es reclamar el acercamiento de los reclusos a cárceles del País Vasco o criticar la aplicación de la 'doctrina Parot'. Una postura que también había expresado el Tribunal Superior vasco en varias ocasiones, la última en septiembre de 2009. El fallo del Supremo cuenta con un voto particular disconforme.

La Sala de lo Penal, a pesar de su nueva doctrina, confirma la absolución de los cuatro responsables de la comparsa bilbaína Txori Barrote, que durante la Semana Grande de Bilbao en 2008 exhibió en su txosna 95 fotografías de presos de la banda. No hay condena porque no han sido identificadas las personas que colocaron las imágenes ni a los individuos que en la web del colectivo justificaron la exhibición de las fotos de los reclusos, a los que tildaron de «represaliad@s polític@s vasc@s» que «son un parte de este pueblo».

La resolución, conocida ayer aunque firmada en abril, certifica que el hecho de mostrar las imágenes es en sí mismo un «ensalzamiento de las conductas ilícitas cometidas por los condenados por delitos de terrorismo y de sus autores». Esa exhibición es «un claro comportamiento de enaltecimiento de unos terroristas y de las graves actividades delictivas que, en su día, llevaron a cabo».

La sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Francisco Monterde Ferrer, explica que el «propio carácter del fenómeno terrorista justifica ampliamente» que el legislador haya penalizado cualquier acción que, incluso «ajena a la propia actividad ilícita, contribuye a ella reforzando su actuación mediante mensajes de justificación y claro apoyo». Y hace una definición mínima de lo que se debe entender como exaltación del terrorismo a partir de ahora: «Enaltecimiento es la opción directa de quienes deciden de forma inequívoca ensalzar o alabar, a mayor honra y gloria, a quienes han cometido actos delictivos terroristas y precisamente por haberlos cometido».

«Evidente ensalzamiento»
A partir de esa base, la sala concluye que Txori Barrote incurrió en ese ilícito porque hizo una «exposición estática de imágenes al alcance del público», y en su web «reivindicó» la «presencia» de los «presos políticos». Y todo ello en el «contexto de las fiestas patronales», lo cual «tiene un evidente significado de ensalzamiento de las conductas ilícitas cometidas por los condenados por delitos de terrorismo, y de sus autores».

Se trata de una interpretación idéntica a la que suele hacer la Fiscalía y muy diferente al criterio hasta ahora utilizado por la Audiencia Nacional, que el pasado octubre absolvió a los responsables de la comparsa porque, aunque pudieron «herir la sensibilidad pública», no había un «dolo específico» de exaltar a ETA, sino de defender una serie de reclamaciones como la amnistía o el fin de la política de dispersión.

El magistrado del Supremo discrepante , José Antonio Martín Pallín, se suma a esta interpretación y cree que no hay delito porque la exhibición de fotos solo era una forma de reclamar «el acercamiento de los presos y su amnistía». En su opinión, esa petición «implica que, de alguna manera (a esos presos), se les considera responsables de hechos delictivos, ya que solo se puede aplicar la amnistía a quien previamente ha incurrido en responsabilidad criminal». Este magistrado, además, recuerda la reciente sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que condenó a España por vulnerar el derecho a la libertad de expresión de Arnaldo Otegi, castigado con un año de cárcel por «injurias» al Rey al llamarle «jefe de los torturadores».

La propia sentencia rebate esos argumentos de Martín Pallín, pues sostiene que «la opción independentista puede y tiene cabida y legitimidad dentro del pluralismo político (...) Cuestión distinta es, al socaire de una legítima opinión independentista, tratar de imponerla con el indisimulado propósito de exterminar el pluralismo político mediante los más graves actos de aterrorización social», como sería la muestra de fotografías.

A partir de ahí, la sentencia es contundente con la semántica que usa la izquierda abertzale. Asegura que hay una «confusión entre la opción independentista y el exterminio del disidente» que «tiene una de sus manifestaciones más claras en la atribución a los terroristas de ETA de la condición de presos políticos». Hablar de «presos políticos», afirma el fallo, es «una burda manifestación de la reinvención del lenguaje que constituye uno de los símbolos de la dinámica terrorista».
El consejero de Interior, Rodolfo Ares, expresó ayer su satisfacción por la resolución, ya que «da la razón a quienes desde el Gobierno vasco hemos sostenido siempre que este tipo de conductas son delictivas» y «avala la política de retirada de carteles, pintadas y pancartas que pusimos en marcha hace dos años».

El TS absuelve a una comparsa de loar a ETA e impone las costas a Portero
«Me condenan por denunciar fotos de los asesinos de mi padre; es delirante»
Exhibir fotografías de etarras en lugares públicos es un delito. Así lo ha ratificado el Tribunal Supremo (TS) en una sentencia en la que, sin embargo, confirma la absolución de cuatro miembros de una «txozna» (comparsa) bilbaína, «Txori Barrote», porque no hay pruebas de que colocaran las instantáneas de presos de la banda terrorista en su caseta de las fiestas de Bilbao de 2008.
Madrid - R. Coarasa La Razón 9 Junio 2011

En la misma resolución, el Alto Tribunal condena a pagar las costas del juicio al recurrente, Daniel Portero, presidente de Dignidad y Justicia (DyJ), que fue quien impulsó la denuncia en julio de 2009 tras descubrir in situ, en la citada «txozna», las instantáneas de los asesinos de su padre, el fiscal jefe de Andalucía Luis Portero. El Supremo corrige a la Audiencia –que no vio delito al no apreciar en los acusados una intención de enaltecer a ETA ni de vilipendiar a las víctimas– y ve en la exhibición de fotos de presos etarras «un claro comportamiento de enaltecimiento de unos terroristas por el hecho de serlo».

No obstante, confirma la absolución de los integrantes de la «txozna» porque en la sentencia de la Audiencia Nacional «en ningún momento» se establece que fuesen ellos quienes colocaran los carteles o subieran esas imágenes a su página web. La resolución cuenta con el voto particular del magistrado José Antonio Martín Pallín, que en este caso no aprecia delito en la exhibición de las fotografías dado que iban encaminadas «a solicitar el acercamiento de los presos y su amnistía». Para Portero resulta «delirante que tenga que pagar por denunciar las fotos de los asesinos de mi padre». Según él, la resolución del Supremo propicia «un ámbito de impunidad absoluto» porque, «nadie va a ser condenado por enaltecimiento del terrorismo si no es pillado in fraganti colocando las fotos de etarras». «No voy a pagar, lo tengo claro. Que me embarguen lo que quieran, pero yo no pago a abogados que han defendido a gente del entorno de ETA», se rebela.

Otra marcha bajo sospecha
Dignidad y Justicia ha solicitado a la Audiencia Nacional que prohíba la manifestación convocada en Bilbao el próximo domingo a favor del acercamiento de los presos etarras al País Vasco. Según la asociación que preside Daniel Portero, aunque la marcha está respaldada formalmente por el colectivo «Egin dezagun bidea» (Hagamos el camino), quienes están detrás son las ilegalizadas Gestoras Pro Amnistía/Askatasuna, quienes –subraya DyJ– se sirven de otras organizaciones «a modo de pantalla» para convocar estas manifestaciones. Para la asociación denunciante este acto «no es más que una excusa para el reconocimiento y homenaje» a miembros de ETA.

CiU lleva la enseñanza en valenciano en Bruselas
http://politica.e-noticies.es  9 Junio 2011

Ante la ofensiva del Gobierno valenciano en detrimento del uso de la lengua

El eurodiputado de CiU en el Parlamento Europeo, Ramon Tremosa, ha preguntado a la Comisión Europea qué medidas piensa tomar ante "la eliminación completa de la inmersión lingüística en la Comunidad Valenciana", ante la ofensiva del Gobierno valenciano en detrimento del uso de la lengua catalana / valenciana escuela.

Tremosa, que ha presentado la pregunta con la colaboración del Bloc Nacionalista Valencià y la Escuela Valenciana, pregunta a la Comisión "qué medidas piensa tomar para que los ciudadanos valencianos siguen disfrutando de las mismas garantías y facilidades de acceso a las lenguas minoritarias que el resto de ciudadanos europeos ".

Igualmente, el eurodiputado de CiU pregunta a la Comisión si cree que el retroceso en el uso del valenciano / catalán en la enseñanza dela Comunidad Valenciana "respeta el espíritu de la Carta Europea de lenguas regionales y minoritarias".

Según expone Tremosa en su pregunta, el proyecto de decreto presentado por el consejero valenciano de educación supone "una clara reducción del porcentaje de enseñanza en valenciano a un máximo que nunca podría superar el 50% ", lo que supone la práctica eliminación de la inmersión lingüística en la Comunidad Valenciana.



Recortes de Prensa   Página Inicial