AGLI

Recortes de Prensa   Domingo 19 Junio 2011

 

La línea roja
CARLOS RUIZ MIGUEL ABC 19 Junio 2011

DICEN que se ha traspasado la «línea roja». Ahora que los «indignados» han protestado violentamente contra los diputados autonómicos que iban a debatir los recortes sociales previstos por la Generalidad de Cataluña. Pero ¿qué significa esto de la línea roja? Hay indicios para pensar que, entre otras cosas, esta es la línea que separa la ilusión de la realidad política.

En los últimos decenios la opinión pública española ha sido sistemáticamente engañada por los intelectuales orgánicos del régimen, fundamentalmente profesores universitarios y periodistas. Éstos se han dedicado a introducir la idea de que el régimen autonómico era el «no va más». Si algo había bueno y valioso en España estaba en las autonomías. Si algo había malo y regresivo estaba en lo que llaman el «Estado».

El modelo era Cataluña (sin eñe en la fase de máxima exaltación o imaginación de lo particularizado). El ilusionismo político se proyectó sobre el pasado tratando de falsificar la historia para hablar de una «nación», de una «confederación catalano-aragonesa» medieval o de una Cataluña como la región más «liberal» y «moderna» históricamente de España. Y sobre el presente «desarrollando» la autonomía de esta región.

Es lógico que haya sido el zapaterismo el que impulsó el nuevo Estatuto catalán de 2006. Cataluña era el espejo de todas las demás regiones deseosas de ser como ella. Algo particularmente visible en los sectores políticamente más paletos de Galicia (curiosamente más frecuentes en el birrete que en la boina).

Y ahora el espejo se ha roto. «Catalunya afronta un recorte del gasto sin precedentes» en el que «Sanidad, educación y bienestar social serán las partidas más afectadas» titulaba el 16 de junio un diario zapaterista.

La realidad es que, para afrontar la crisis económica, la Generalidad de Cataluña no va a centrar sus recortes (si es que los hay) en gastos para financiar la «normalización lingüística». La realidad es que la Generalidad no se dispone a eliminar el agujero negro económico del aparato de propaganda nacionalistas (las ruinosas radios y televisiones de la autonomía). La realidad es que la Generalidad no va a suprimir alguno de los órganos (eficientes y baratos) que previamente existían en la Nación española (el «Estado español» dicen ellos) y que han duplicado para crear el embrión (ineficiente y caro) de un Estado independiente. La realidad es que, contra lo que decían los intelectuales orgánicos del régimen, la autonomía no garantiza los servicios sociales. Sí, se empieza a traspasar la línea roja entre la ilusión y la realidad política.

Los verdaderos indignados
Vicente A. C. M. Periodista Digital 19 Junio 2011

Hoy Madrid, como otras tantas ciudades de España, va a ser ocupada por un numeroso grupo de manifestantes que van a bloquear la ciudad partiendo desde siete localizaciones diferentes. La marcha más parece un ataque coordinado en plan "bolsa" que culminará en la plaza de Neptuno. Esta marcha de los supuestos indignados va a tener como lema "" Hay que pararles los pies. La crisis que la paguen los capitalistas". Sabiendo que los convocantes pertenecen a grupos de izquierda e extrema izquierda, el lema no nos puede extrañar.

Porque la primera pregunta es ¿a quienes hay que pararles los pies? ¿Y cómo piensan poner esa acción en marcha? En un sentido coloquial, "parar los pies" significa detener el modo de actuar de alguien. Pero lo que no se explica es quien o quienes son los que deben ser parados ni el modo en que piensan que deben ser parados. Y eso es algo bastante difuso y confuso que creo que deberá ser aclarado en el final de la manifestación. A mí me suena más bien a una amenaza más que un deseo vehemente.

La otra parte del lema de la marcha dice que la crisis que la paguen los capitalistas. Esta expresión tan ambigua y tan demagógica tampoco aclara nada. Porque ¿a quienes consideran "capitalistas"? La interpretación más general del término "capitalista" es que se refiere a aquél que posee o controla los medios de producir riqueza. Esta expresión lleva más de cien años siendo usada por la izquierda para imponer el capitalismo de Estado que es la base del comunismo, que definió al capitalista como la "clase opresora", véase a los empresarios, bancos, etc. Sin embargo, en su acepción correcta, el primer empleador capitalista es el Estado con más de tres millones de funcionarios.

La crisis es algo que afecta a toda la sociedad y el culpable de no haber reconocido su gravedad, ni su existencia, ni de haber tomado a tiempo las medidas correctoras, es exclusivamente el Gobierno del Sr. Zapatero. En cuanto a las causas de por qué en España seguimos en un tobogán que nos lleva a una tasa de paro inasumible y a una deuda del sistema financiero y privado que no para de crecer, se ha analizado por diversos expertos cuya conclusión es que se debe a las propias características estructurales de la Economía española y a una gestión suicida del sistema financiero con asunción de riesgos desmesurados.

La bancarrota era previsible y estamos entrando en una espiral de desconfianza de la que solo se podrá salir si se adoptan medidas correctoras drásticas e impopulares. Pero lo que parece claro es que este Gobierno del Sr. Zapatero no está dispuesto a adoptarlas ni a imponerlas a las Autonomías,. Al contrario, para mantenerse en su agónico estado y llegar al final de la legislatura, ha pactado los apoyos con las fuerzas nacionalistas cuyo objetivo es obtener la independencia de España y mientras, sacar todo el dinero posible que se sume a su estado actual de privilegios.

Lo insólito de esta marcha, no es ya quien la convoca y apadrina, sino su lema que es revolucionario pero en el peor sentido. Por otra parte, la forma del desarrollo de la manifestación solo tiene como objetivo provocar el caos circulatorio y condicionar la libertad de los ciudadanos a su libertad de movimiento. Nunca debió ser aprobada esta manifestación por la Delegada del Gobierno Dª maría Dolores Carrión, ya que incumple el primer requisito de minimizar el impacto en la vida ciudadana de Madrid.

Solo espero que esta hidra de siete cabezas no sea el monstruo que da la impresión de ser, que la manifestación transcurra con normalidad y que las Fuerzas de Seguridad impidan cualquier acto de violencia, porque los realmente indignados somos los madrileños por tener que soportar esta alteración casi constante de nuestra paz ciudadana y nuestra libertad.

Análisis de riesgos
La política transcurre entre palabrería inane y pintorescos intentos de disfrazar la realidad.
Arturo Moreno www.gaceta.es 19 Junio 2011

Produce asombro, sonrojo y rechazo la supeditación, por parte de la clase gubernativa, de los intereses nacionales al desquiciante juego político. La vida política transcurre entre palabrería inane, escaramuzas políticas banales, pintorescos intentos de disfrazar la realidad desnuda, políticas de mínimo alcance y cuantiosos daños, y un desprecio al profundo contenido ético y democrático de la representación política al servicio público y a la finalidad del bien común. Ni rastro de la coherencia política, de hacer lo que se promete, de las políticas de las cosas concretas, ni de la lealtad al principio de la realidad.

Si todavía siguieran vigentes las palabras de Balzac y el servir a la verdad, a la justicia y al honor anidaran en el fondo de la conciencia, se exigirían los mismos que ostentan la responsabilidad política de dirigir nuestra nación, el tener la gallardía de reconocer sus flagrantes errores y, en un desconocido acto de nobleza póstumo, convocar a los españoles a unas elecciones generales, para que estos puedan recobrar el timón del destino nacional. Pero no parecen ir por allí las cosas, sino más bien el otorgar primacía a rocambolescos calendarios partidistas, a continuar hechizados en sus contubernios de diseño ajenos al latido nacional o a seguir rindiendo culto monoteísta al poder.

España, en estas manos, será más débil en marzo del 2012 que ahora. Por ello, no sería leal con la institución democrática y carecería de honradez política pretender entregarle al Partido Popular el poder en las peores condiciones posibles, o poniéndole en la diana de los grupos antisistema como parte del problema, sumiendo a España en una crisis institucional sin precedentes. Conviene no olvidar ni ignorar que nada de lo que se hace en política es neutro, todo tiene efectos políticos.

Mientras tanto, la España real, distante de la oficial, ve cómo avanza la crisis dejando a su paso una creciente huella de descomposición política, social y de desesperación vital ante la ausencia de esperanzas y perspectivas de futuro. En este escenario el riesgo político es el populismo. El clamor popular de esa España responsable debería hoy ser sólo uno: elecciones generales en octubre. Esa es la única respuesta a la situación, lo otro es caer en una intensa y tupida enredadera tejida por los profesionales del poder y sus intereses personales. Hay que evitar perder el tiempo, dejando pasar la oportunidad política, evitando el riesgo de verse atrapado en la posible espiral autodestructiva que puede vivir nuestro país hasta marzo de 2012.

La tortuosa y oscura legalización de Bildu para que formase parte de las instituciones democráticas, incluso ahora puede gobernarlas, con acceso a datos sobre la vida y la hacienda de la gente, muestra bien a las claras la profundidad del deterioro y abre el camino de un desafío al Estado, de insospechadas consecuencias, aprovechándose de su debilidad. La colaboración de los dos grandes partidos tenía que haber existido antes de producirse esta deriva, pero la concepción del Partido Socialista de España ha estado condicionada por el pacto con los nacionalistas e incluso con los independentistas para acceder o mantenerse en el poder.

Para reconstruir España definitivamente hace falta una renovación del crédito político, seguir así es agravar las cosas. En el ámbito económico-social, asistimos a un súbito agravamiento del cuadro clínico que gravita sobre el eje paro-endeudamiento, cuya onda expansiva debilita aún más las constantes vitales de la sociedad. La singularidad de la tipología de nuestro desempleo y la imposibilidad de que nuestro débil crecimiento sea capaz de generar recursos para pagar deudas públicas y privadas hace que se agudice nuestro declive. También la crisis ha acentuado alguna tendencia positiva, como la apertura a los mercados exteriores y la internacionalización de nuestra economía a través del incremento de las exportaciones. Aunque estas representan el 18% del PIB frente al 40% de Alemania, a rebufo de las mismas se pueden construir otras políticas de penetración comercial muy positivas.

La sociedad española necesita un cambio de mentalidad tanto en su adecuación a los nuevos límites de actuación, que ya no son exclusivamente locales o nacionales sino mundiales, como por la necesidad de incorporar innovación y conocimiento de forma permanente al proceso productivo y así poder obtener ventajas competitivas. Un profundo cambio basado en las reformas de las políticas educativas, con especial atención a la formación profesional, así como una profundización en el proceso de cambio tecnológico y en el apoyo a los avances científicos, impulsarían nuestro desarrollo. En un terreno así abonado, las reformas estructurales producirían mayores beneficios.

Vienen tiempos duros, pero no empezamos desde cero. El proceso de modernización producido en España a lo largo de más de 30 años nos deja un amplio capital social, muy visible en la dotación de infraestructuras o en las políticas de bienestar. Ahora es tiempo de una digestión flexible e inteligente de los excesos cometidos.

Pero por encima de todo, España necesita articular un proyecto nacional integrador, definir unos objetivos claros, tener un Gobierno serio y prestigioso, potenciar toda la energía de la sociedad civil, escuchando sus propuestas y sus preocupaciones, y mirar siempre al futuro, porque ensimismándonos en nuestras desdichas no saldremos de esta.

*Arturo Moreno es abogado.

Un proyecto para España: las propuestas (I)
El futuro de España dependerá de la decisión que tengamos los españoles. La regeneración pasa por afirmar la moral en la vida de la democracia. Urge una verdadera educación, en libertad y al servicio del hombre.
Alfredo Dagnino. Consejo Editorial de Intereconomía www.gaceta.es

Llegados este punto, resulta inevitable hacerse una pregunta apremiante. ¿Qué podemos hacer? ¿Qué debemos hacer para superar la situación a la que se ha llegado y qué debemos hacer para superar los riesgos de este momento?

A mi modo de ver, el primer paso tiene que ser el convencimiento sobre la realidad de las cosas. Y si estamos convencidos de que las cosas son así, la consecuencia debe ser la asunción lúcida del problema y la determinación serena, pero firme, de hacer frente a la raíz de los problemas. Y en esto no puede haber medias tintas. El futuro de España dependerá de la lucidez y de la decisión que tengamos los españoles y los verdaderos amantes de la libertad y de la democracia.

En esta coyuntura, urge emprender un proyecto de regeneración para España que me propongo esbozar en las próximas entregas y cuyas líneas fundamentales, entre otras, habrían de ser las siguientes:

1º) La regeneración moral de la sociedad. Una regeneración que pasa por afirmar las bases morales del bien común; por el reconocimiento de unos principios antropológicos, morales y jurídicos que impliquen la valoración incondicional de la dignidad de la persona humana y que asienten, firme e irreversiblemente, los fundamentos morales, pre-políticos del Estado, del orden jurídico y del ejercicio de la autoridad, que se saben sometidos a las exigencias de un derecho superior y universal: el derecho natural, llamado a garantizar la dignidad personal del hombre, así como a la realización de la paz y la justicia; y por el reconocimiento de las raíces cristianas de España y la herencia espiritual, moral y religiosa de su historia desde una sana y positiva laicidad.

2º) La regeneración moral de la política. Una regeneración que pasa por afirmar la moral en la vida de la democracia, por una concepción de la democracia que contemple la referencia a fundamentos de orden moral, pre-políticos y, por tanto, inmutables, en los que la dignidad de la persona humana y el pleno y efectivo reconocimiento de los derechos fundamentales que le son propios están en el centro del orden político, porque forman parte del patrimonio ético de la humanidad.

3º) La restauración de la Nación española y la recomposición jurídico-política del Estado. Algo que pasa por una defensa y reforzamiento de la identidad y de la unidad de la Nación española, profundamente debilitadas, lo que exige una reforma constitucional positiva que restaure y fortalezca los principios sobre los que debe cimentarse nuestra convivencia política, que cierre definitivamente la estructura de organización territorial del Estado y que configure el poder del Estado, respecto a las comunidades autónomas, con el peso específico que debe tener y tiene en cualquier sistema comparado. Y por un fortalecimiento de la conciencia nacional de los españoles, como expresión de un sentimiento de orgullo de pertenencia.

4º) La regeneración de la democracia y de la vida pública. Una regeneración que obliga a plantear y proponer medidas de regeneración de la vida política, tales como la reforma de un sistema electoral que ofrece constantes motivos de insatisfacción y que ha llevado a una divergencia entre voluntad popular y representación política, lo que, unido al progresivo papel predominante de los partidos políticos, ha erosionado notablemente el concepto político de representación hasta el punto de convertirse en una pura ficción y una concepción partitocrática del propio sistema democrático.

5º) La regeneración institucional, que pasa por sanear y fortalecer las instituciones básicas y fundamentales del Estado, muy especialmente del Poder Judicial, preservando la independencia y el principio de unidad jurisdiccional, evitando todo condicionamiento político del Ministerio Fiscal y de la magistratura, así como del máximo órgano de gobierno de esta última, el Consejo General del Poder Judicial, y del resto de órganos constitucionales del Estado, en especial, el Tribunal Constitucional. Y que pasa por garantizar y hacer real y efectiva la división de poderes.

6º) La regeneración de los partidos políticos. Una regeneración que exige, de una vez por todas, que la estructura interna y el funcionamiento de los partidos sea verdaderamente democrático, y así atenuar los efectos de la partitocracia, en la que los partidos reclaman para sí el monopolio de la participación política y extienden sus pretensiones de influencia sobre las instituciones y hasta sobre la sociedad civil. Y que pasa también por la dignificación de la vida política y el servicio al bien común de quienes se consagran al bien de la cosa pública y aceptan el peso de las correspondientes responsabilidades. Ese servicio al bien común y la vocación que debe llevar implícita es el fundamento del valor y de la excelencia de la vida pública y política. Ello exige un replanteamiento de la vida y la organización de los partidos políticos y una apertura a la sociedad, que propicie y despierte auténticas vocaciones al servicio del bien común.

7º) La regeneración social, que pasa, inexcusablemente y de forma prioritaria, por el fortalecimiento y la vertebración de la sociedad civil y, muy especialmente, por el fortalecimiento de los cuerpos intermedios como expresión de la soberanía social; por el fomento de la participación de la ciudadanía en los asuntos públicos, no sólo por medio de sus representantes, sino directamente, a través de los partidos y formaciones, pero también a través de otros cauces, individualmente y de manera organizada.

8º) La regeneración social, que pasa también por la defensa y la protección prioritaria de la familia en todos los órdenes, jurídico, social y económico, concebida como escuela humana y de virtudes y como célula fundamental de la sociedad, y muy especialmente, por la protección de la infancia y de la juventud frente al inmenso deterioro que las rodea.

9º) La regeneración del panorama de los medios de comunicación, y que pasa por una verdadera democracia de opinión, esto es, por replantear la existencia y mantenimiento de los medios de comunicación social de titularidad pública o, al menos, por establecer las adecuadas garantías de neutralidad de tales medios, y por garantizar unas condiciones de pluralismo real y efectivo entre los medios de comunicación de iniciativa privada, liberándolos de formas inadecuadas de intervención administrativa que puedan condicionar la libertad de expresión y de comunicación, y garantizando unas condiciones de competencia leal.

10º) Y, en fin, una regeneración que pasa por algo de importancia capital: la educación. Una verdadera educación, en libertad y al servicio del hombre. Una educación que empieza en el hogar, en las familias. Una educación basada en una formación exigente, en el rigor y en la formación humanística, que rompa con los prejuicios, sectarismos y concepciones ideológicas que han inspirado las políticas públicas educativas en España en los últimos años. Y una educación que garantice de manera real y efectiva la libertad de enseñanza.

Sobre los puntos expresados anteriormente, y sobre otros que derivan de los mismos, nos proponemos articular, a partir de la próxima semana, un conjunto de propuestas que entendemos imprescindibles para afrontar con solidez el futuro de nuestra Nación y que conforman eso que hemos querido llamar Un proyecto de regeneración para España.

Fundación Intereconomía, un proyecto cultural al servicio de la sociedad
Un compromiso con la inviolable dignidad de la persona y en la defensa de España. Apoya la iniciativa privada, la libertad y la búsqueda de la excelencia. Quiere implicar a muchos en la defensa de la libertad.
Redacción. Madrid www.gaceta.es 19 Junio 2011

En el contexto de emergencia educativa y cultural al que asistimos, y que está viviendo nuestra sociedad, y en un momento de urgencia para España, nace la Fundación Intereconomía. Un proyecto impulsado por el grupo de comunicación que le da nombre y cuya misión principal es la difusión de los principios y valores que conforman el Ideario del Grupo, su identidad y su misión, concebidas al servicio de la sociedad y al servicio de España, con la pretensión de hacerlos presentes en los diversos campos de la vida social y pública.

La Fundación Intereconomía asume como propio el Ideario del Grupo y con él toda una concepción de la vida, de la visión y de la valoración del hombre y del mundo, y del sentido de la propia historia, enraizada en la tradición del humanismo cristiano.

Ideario
Un compromiso con la dignidad innata e inviolable de la persona humana y con el respeto efectivo a los derechos fundamentales que le son propios, en el marco de una sociedad libre, justa, solidaria y democrática. Un compromiso con las raíces cristianas de la civilización, desde las cuales se debe contribuir a la construcción de la convivencia sobre los valores de la moral y del derecho natural, inscritos en la común naturaleza humana que todos compartimos por igual, como son la libertad, la justicia, la paz y todos los derechos humanos innatos, con especial estima del derecho a la vida, desde la concepción hasta la muerte natural, de la libertad religiosa y de conciencia de persona, de la protección de la infancia y la familia fundada en la unión matrimonial entre el varón y la mujer, y de la libertad inalienable de los padres a la educación de sus hijos.
Identidad española

Un compromiso con la defensa de la identidad y la unidad de España, concebida como una realidad histórica, un bien común y un patrimonio vivo, transmitido entre generaciones, así como con el conocimiento, defensa y difusión del rico patrimonio cultural y espiritual de España y de la América Hispana. Y, en fin, un compromiso con la libertad de las personas y de la sociedad civil, manifestando su apoyo a la libre iniciativa privada y a un modelo social y económico que, puesto al servicio de las personas, procure la justicia, la solidaridad y la consecución del bien común.

La difusión de este Ideario –unido a la vocación de apertura a la sociedad, la búsqueda de la excelencia, el compromiso y la presencia en la vida pública y la implicación de personas e instituciones de prestigio de la vida civil española– es un fin que se propone la Fundación Intereconomía.
Conferencias

Los directivos empresariales son una parte esencial de la sociedad y deben estar bien formados y cualificados. A nuestras Conferencias, asisten los primeros ejecutivos de los diferentes sectores de nuestra economía, para que a través de su experiencia compartan con los asistentes los más exitosos modelos de gestión. Participar en ellas es una plataforma única para poder intercambiar información con otros profesionales de su sector e, incluso, conocer qué está haciendo la competencia.

Además de este tipo de conferencias para directivos, desarrollamos desayunos de trabajo bajo el epígrafe de Apuntes de Actualidad. A ellos invitamos a personajes relevantes del mundo empresarial o de las Administraciones. Las principales conclusiones quedan recogidas en los medios de comunicación del Grupo Intereconomía y en todos aquellos que acudan a través de nuestra convocatoria de prensa.
Finanzas

En línea con la especialización en materia económica y bursátil, que ha sido la base del crecimiento del Grupo Intereconomía, disponemos de una Escuela de Finanzas. La Escuela ofrece las mejores prácticas para operar en los mercados bursátiles y obtener las máximas rentabilidades en sus inversiones. Para ello, contamos con los analistas financieros más prestigiosos que forman parte del amplio programa académico de la Escuela.

El hundimiento socialista
“Zapatero va empeorando día a día la herencia que pueda dejar a su sucesor”
Quinta entrega de la encuesta que LA GACETA está llevando a cabo entre personalidades de la sociedad civil. Todos coinciden en señalar que la inseguridad es máxima.
J. Sedano. Madrid www.gaceta.es 19 Junio 2011

“Cada día que Zapatero permanece en el Gobierno tiene graves consecuencias por la falta de credibilidad que va acumulando. Cada día que pasa, el presidente va emputeciendo la herencia que puede dejarle a su sucesor”. Son palabras de Arturo Vinuesa, escritor y ex agregado militar en las Embajadas de Bagdad e Islamabad y una de las 10 personalidades de la esfera civil que hoy traemos a nuestras páginas en esta encuesta diaria que, en exclusiva, está elaborando LA GACETA y que, jornada tras jornada, está consolidando una necesidad evidente: el adelanto electoral y la inmediata salida del poder del presidente del Gobierno. Como experto en política internacional, Vinuesa afirma contundente que las potencias occidentales ya toman a Zapatero “a chufla”.

“No lo consideran un regidor medianamente serio y su permanencia produce un daño monstruoso. Además, se atreve a tomar medidas que empeoran por momentos la situación”, añade. Arturo Vinuesa va más allá y afirma que las reacciones del movimiento 15-M y de los llamados indignados le recuerdan a los movimientos inmediatamente anteriores a la Guerra Civil. En este sentido, clama, “ni Zapatero se impone porque ya ha entregado todos los bártulos a Rubalcaba ni el ministro del Interior actúa porque no quiere aparecer ante la opinión pública como un represor”.

Sin abandonar el ámbito de la Defensa, Mariano Casado, secretario general de la Asociación Unificada de Militares Españoles –AUME–, señala que los comicios deberían adelantarse cuanto antes porque, fundamentalmente, el tejido empresarial demanda ilusión y expectativas que en la actualidad no tienen. “Hace falta un Gobierno fuerte que transmita confianza a la sociedad en su conjunto”, señala Casado.

“Dejadez”
Para el abogado Fernando Vizcaíno la convocatoria inmediata de elecciones es básica para evitar el desgaste. “Existe una absoluta dejadez en todas las instituciones, en la economía y en todos los ámbitos de la sociedad. Tenemos a un zombi como presidente”, afirma con el gracejo habitual el hijo del gran escritor, periodista y abogado laboralista Fernando Vizcaíno Casas. “Ha sido un Gobierno de deshacer, no de gobernar. Zapatero ha aplicado la política más antieuropea que se conoce desde que Europa es continente”.
Lo más grave y difícil para el ex defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Pedro Núñez Morgades, será recuperar la ruptura de la convivencia entre los españoles. “Los que hemos estado implicados en la Transición española vemos con enorme preocupación que España está dividida y que se vuelve a hablar de rojos y fachas. Este Gobierno ha dado voz a resentidos y revanchistas, cuando Zapatero debería haber gobernado para todos”, señala Morgades, que incide en la idea de que los valores en los que todos coincidíamos se están viendo deteriorados. Y termina: “Me preocupa que la regeneración será más difícil cuanto más tarde empecemos, aunque afortunadamente los españoles tenemos capacidad para superar nuestras adversidades”.

Francisco José Alcaraz, presidente de Voces Contra el Terrorismo, concluye categórico que hay que adelantar las elecciones para posibilitar la ruptura del proceso de negociación con ETA y “evitar que las concesiones pactadas puedan consumarse”. “Si no se adelantan las elecciones, de nuevo los terroristas marcarán el rumbo de España”, señala Alcaraz, irreductible en la lucha contra el terrorismo.

Y en lo que intenta ser una representación de la sociedad civil suficientemente significativa no pueden faltar, como se refleja aquí día a día, las opiniones de expertos en el ámbito económico. En esta ocasión, Fernando de la Torre, secretario general de la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado, señala con máxima preocupación que los próximos Presupuestos Generales del Estado de 2012 “van a ser los más duros de la historia de la Democracia y, desde luego, quien los elabore tiene que ser el encargado de gestionarlos”.

Tampoco podían faltar, una vez más, personalidades del ámbito de la cultura. El escritor Gonzalo Santonja, director del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, afirma que la situación se está deteriorando día tras día y apunta que un cambio de Gobierno y una perspectiva electoral bastaría para “frenar e introducir confianza en círculos que ahora están dominados por la inseguridad”. Lo peor, afirma Santonja, es que “Zapatero ha gobernado con ocurrencias, ajeno a los problemas reales e inventándose gran parte de los que padecemos, creando una espiral de enfrentamientos y creyendo que generando dos bloques irreconciliables podría aislar a sus rivales”. El polifacético Pedro Ruiz afirma: “En un paso de cebra no se vive bien, y estamos en un paso de cebra”. “Hay que despejar esta situación cuanto antes porque el país está en bancarrota ética”. Para el presentador Carlos Lozano la sociedad está pidiendo a gritos la convocatoria. “La imagen que hemos dado ante el mundo es terrible”.

Los comunistas de siempre
Enrique de Diego www.gaceta.es 19 Junio 2011

Madrid será tomado hoy por una marcha fascista-comunista (el fascismo siempre fue una escisión nacionalista del socialismo), que de manera torticera manipula, como mero camuflaje, el discurso regenerador que algunos venimos propugnando desde hace años, y que ellos simplemente utilizan para edulcorar y hacer creíbles sus mensajes totalitarios.

No engañan a nadie, son los comunistas de siempre, son los huérfanos de Marx y de Zapatero, del socialismo, la ideología más nefasta de la Historia de la Humanidad, que no ha generado más que miseria, de modo que aman tanto a los pobres que siempre los crean por millones.

Yendo contra el Capital van contra la libertad y apuestan por el hambre de la población, porque el capitalismo no es otra cosa que la libertad en ejercicio y nuestros males vienen del socialismo, de la intervención, no de la libertad. Así que algunos vamos a seguir propugnando una regeneración basada en la libertad.

Así plantean estos piqueteros “la mejora del sistema público de pensiones, la defensa de lo público y la recuperación de la banca pública, bajo control social y democrático, una reforma fiscal progresiva o, incluso más allá, la reducción del tiempo de trabajo y el reparto de todo el trabajo”. Todo esto no sólo son un conjunto de estulticias propias del biotipo que denomino el ignorante ilustrado, sino que todo eso es precisamente lo que ha fracasado y nos ha llevado al desastre, junto a la corrupción, que algunos llevamos años denunciando, o a un sistema electoral nefasto, que también llevamos años propugnando ir hacia el sistema mayoritario.

No van a manipular a una población desesperada, porque somos muchísimos más en España los que amamos la libertad, los que estamos por la libertad y por la regeneración de una democracia deficitaria profundizando en la libertad. No van amedrentar a nadie, por mucho que cuenten con el tácito respaldo del incompetente y negligente de Rubalcaba.

Esto es lo que hay
Mario conde www.gaceta.es 19 Junio 2011

Aprendió a no creer en quienes quienes se dedicaban a administrar la cosa pública.

Se situaba en la segunda mitad de su veintena cuando escuchó por primera vez a los políticos de todo signo basar sus discursos enfatizando en tres ejes argumentales: ante todo, la regeneración democrática. A continuación, el rearme ético, Y para concluir, la austeridad en el gasto. Se sintió reconfortado consigo mismo y con su país. Creyó firmemente en que los postulados de la recién aprobada Constitución se traducirían en normas de conducta real, para los que gobiernan y para los gobernados. Creyó alcanzada su mayoría de edad como ciudadano de un país que pasaba a merecer el atributo de europeo. Pasó el tiempo y comprobó que en cada una de las elecciones cuatrienales, los políticos, casi siempre las mismas personas, repetían los tres ejes de manera cansina y reiterativa. Pero lo peor no residía en la reproducción sistemática, sino en el terrible dato de que ni se produjo rearme ético ni regeneración democrática ni austeridad en el gasto. Mas bien todo lo contrario. Comprobó de este modo doloroso, a base de experiencia insoportable, como las palabras se rellenaban de una inerte nada. Comprendió que algo se alzaba entre la Constitución y la vida. Y decidió no volver a escucharlos. Porque la vida, su vida, le enseñó algo tan duro de aceptar como el no poder creer en quienes se dedicaban a administrar la cosa pública, entendiendo por tal su hacienda y libertad.

Trató de indagar las causas del desperfecto y preguntó a sus mayores. Sólo obtuvo una respuesta: es lo que hay. La esencia de la explicación residía en un componente de resignación. Querían convencerle de que eso que era debía seguir siendo porque no se podía cambiar. Pero él no comulgaba con semejante entrega. Así que escribió, habló, gritó y trató de convencer. Inútil: es lo que hay, le decían. Y un día se juntaron algunos pocos y decidieron convertir esa frase en esta otra: ya no es lo que hay, sino lo que había. Nunca supo si se trató de una historia real o de un sueño. Quizás sólo fuera poesía.

La fiesta del español
Editoriales ABC 19 Junio 2011

La influencia y el prestigio del español crecen a día de hoy en todo el mundo

La influencia y el prestigio del español crecen a día de hoy en todo el mundo. Nuestra lengua es un vehículo de cultura de alcance universal que se ha convertido también en un tesoro social y económico que los poderes públicos deben impulsar al servicio del interés general. Ayer, quinientos millones de hablantes celebramos el Día E, una fiesta para todos los que sentimos el orgullo de utilizar la segunda lengua de comunicación internacional. En este contexto, es lamentable que en algunas regiones españolas existan trabas a la enseñanza en castellano, en contra de la realidad social y del más elemental sentido común.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Éxodo
Asesores financieros vascos han comenzado a recibir de sus clientes instrucciones de desempadronamiento fiscal
IGNACIO CAMACHO ABC 19 Junio 2011

A un simple teclazo, a un click de ordenador. El simple acceso de Bildu a la Diputación Foral de Guipúzcoa —en la que además puede gobernar si el PNV no lo impide— ha dejado la información fiscal de cualquier ciudadano vasco al alcance de los continuadores de Batasuna. La interconexión de las haciendas forales permitirá a cualquier juntero de la coalición, o a sus asesores y colaboradores, asomarse a los datos de IRPF, IVA e Impuesto de Sociedades, un retrato financiero completo de los habitantes de la comunidad vasca, convenientemente cruzado con el correspondiente perfil personal, domiciliario y familiar. Y todo el mundo sabe en Euskadi lo que significa quedar expuesto a ese escrutinio.

Ha cundido el pánico. Empresas de asesoría financiera han comenzado ya a recibir de sus clientes, empresarios y profesionales, instrucciones para proceder al desempadronamiento fiscal. Algunos han optado por solicitar el traslado de sus expedientes a Vizcaya con la esperanza de que el PNV establezca en sus dominios cortafuegos a la fuga de información; otros prefieren tributar fuera del País Vasco aun a costa de renunciar a los beneficios del concierto. De lo que nadie duda es del potencial de riesgo que supone la irrupción de Bildu en las instituciones con una ETA agazapada aunque sea en paro técnico. (Una inactividad relativa; acaban de detener a un tipo cargado de material para la fabricación de bombas-lapa). En un territorio en el que todos se conocen, los casuismos jurídicos sobre la falta de relación demostrable entre la banda y su nueva y tuneada franquicia política son irrelevantes. Don Pascual Sala y sus cinco colegas del Constitucional podrán decir lo que quieran; a efectos prácticos, los vascos saben que quienes acaban de adquirir el derecho a administrar y escudriñar sus datos confidenciales son los herederos de Batasuna. Los amigos más o menos cercanos —más bien más— de ETA.

Como mínimo, la hegemonía guipuzcoana de Bildu supone un repliegue territorial del régimen de libertades, un éxodo interior cargado de desesperanza. «He ido a comer a San Sebastián para despedirme de ella», me confesaba esta semana un empresario vizcaíno con un rictus de ironía amarga. Pero la sensación de retroceso general es patente incluso para los más esperanzados: el reloj de la normalización ha retrocedido quince años. El Gobierno constitucionalista se ha convertido en un espejismo. Y ya no es un problema de principios, de haber entregado el poder sin contrapartidas, de haber pasado por encima de las víctimas en una nueva quimera de estrategia fallida. Se trata de una pragmática y desagradable realidad: los continuadores de ETA están ahí, con las manos en los botones del tablero de mandos. Y eso no ha ocurrido por casualidad. Es un dramático error que tiene responsables, dentro y fuera del País Vasco, aunque algunos se resistan todavía a nombrarlos.

Indignado con los 'indignados'
Manuel Cerdán www.gaceta.es 19 Junio 2011

Me consta que el CNI ha infiltrado agentes y colaboradores en el movimiento 15-M. A muchos policías les sorprende la pasividad con la que está reaccionando Interior. Estoy indignado con los ‘indignados’, pero también con algunos políticos. Entre todos no reúnen los votos que se introdujeron en las urnas de cualquier distrito. ¿Se identifican los 20 millones de votantes con quienes tomaron la Puerta del Sol o agredieron a Lara?

Los periodistas tenemos gran facilidad para incorporar al lenguaje de la información el vocabulario que otros nos imponen. Actuamos como autómatas y nos dejamos abducir por los políticos y otros protagonistas de la sociedad. Por tanto, no es de extrañar que escribamos “impuesto revolucionario” cuando queremos decir extorsión; “guerrillero” cuando nos referimos a terroristas; “tránsfuga” cuando se trata el retrato de un vil traidor; “juez progresista” cuando posiblemente sólo sea un estómago agradecido del poder y un rescoldo de la gauche divine en vías de extinción; “daño colateral” cuando se ha incurrido en un crimen de lesa humanidad; “ayuda humanitaria” cuando asistimos a una guerra en toda regla; o “fascista” y “ultraderechista” para definir a toda persona que no esté de acuerdo con nuestras ideas. Ahora, desde el nacimiento del movimiento 15-M, nos hemos sacado de la manga la palabra “indignados” para referirnos a todos aquellos que se manifiestan en calles y plazas contra el sistema. Y yo me opongo a esa dejación de funciones en la que incurrimos los periodistas cuando nuestra obligación es defender el buen uso del lenguaje, aunque Bárbara Pastor en su obra Las perversiones de la lengua se muestra más permisiva con nuestro trabajo: “Los medios de comunicación son un termómetro del lenguaje, pero no son responsables de la corrupción de la lengua. Al periodista no hay que pedirle que escriba literariamente, sino con rigor informativo”. Bueno, si son las dos cosas mejor.

Recuerdo cuando en la facultad de Ciencias de la Información el profesor José Luis Martínez Albertos nos invitaba a los futuros periodistas a alejarnos del lenguaje didascálico, anfibológico, eufemístico y confuso. Años después sigo resistiéndome a que otros me impongan un español castrado y siempre políticamente correcto. El periodista Julio Somoano en su libro Deslenguados también se preocupa por lo políticamente correcto y destaca el caso de la palabra “trasvase”. De cómo el Gobierno de Zapatero se negó a llevar el agua del Ebro a las comunidades de Valencia y Murcia, pero cuando se vio obligado a construir un conducto para trasvasarla a Barcelona, su equipo de asesores se exprimió el cerebro para utilizar cualquier palabra menos repetir trasvase: “toma”, “pinchazo”, “transfusión”, “minitrasvase”, “captación puntual de agua”, “captación de excedentes”, “transferencia de sobrantes de agua”... fueron algunas de esas acepciones. Lo mismo ocurrió con el término crisis, que durante meses el ministro Solbes y su equipo sustituyeron por algo tan eufemístico como “desaceleración económica”. Por todo ello, los profesionales de la información tenemos la obligación de mantenernos vigilantes. Y no resulta tan difícil si seguimos a pies juntillas la definición de nuestro trabajo que hizo Eugenio Scalfari, director del diario italiano La Repubblica: “Gente que le dice a la gente lo que le pasa a la gente”. Así de sencillo. Sin intermediarios ni lenguajes adulterados.

Arthur Sulzberger Jr., propietario y ex editor de The New York Times, tiene igual de claro cuál debe ser el papel de la prensa: “Divulgar la información que permite a la democracia sobrevivir y a los ciudadanos tomar las decisiones en las urnas”. Y en esa tarea no valen ni medias tintas ni cuellos de avestruz. Hay que apostar por la verdad y la sinceridad.

Por eso mantengo que estoy indignado con los indignados. ¿Indignados de qué? Es cierto que en España se respira una atmósfera contaminada por un cabreo generalizado sobre nuestros políticos, que se refleja en las encuestas del CIS, sin duda alguna motivado por la crisis económica que afecta a la mayoría de los españoles. ¿Pero, representan a todos esos ciudadanos encolerizados los descerebrados que hace unos días asaltaron a los diputados catalanes y valencianos? ¿Se identifican los más de 20 millones de españoles que acudieron a las urnas en la última convocatoria electoral con quienes tomaron la Puerta del Sol o agredieron a Cayo Lara? Una cosa es la indignación popular por las múltiples imperfecciones de nuestro sistema democrático, los cinco millones de parados y los efectos de la crisis económica, y otra muy distinta es convertir el sistema de partidos en un movimiento asambleario en el que cada uno se atribuye una representatividad que no tiene. Tras unas palabras mías defendiendo los referendos, me recriminaba la otra noche Rafa Rubio: “¿Te imaginas un sistema en el que, porque los sindicatos tienen capacidad para reunir un millón de firmas, se pueda convocar un referéndum para aprobar o rechazar una reforma laboral? ¿Tendrías dudas sobre el resultado?”. Y cuánta razón tenía el compañero. El resultado estaría cantado.

Pero a falta de consultas populares, España necesita consensos entre las diferentes fuerzas políticas para redactar una versión remasterizada de los Pactos de La Moncloa. Tenemos la experiencia de que la estabilidad política la aseguran los grandes acuerdos de Estado entre los partidos mayoritarios, no los rodillos parlamentarios, vengan de donde vengan. Pensar ahora el entendimiento resultaría imposible al encontrarnos, como en los partidos de la NBA americana, en los minutos de la basura de la legislatura. Cualquier iniciativa para alcanzar un pacto resultaría esquiva e infructuosa. Sólo serviría para echar más leña a la fuego. O se adelantan las elecciones o habrá que esperar al nuevo Gobierno que salga de las urnas del próximo mes de marzo para acordar pactos. Ahí sí se podría plantar las semillas para recoger brotes verdes pero de los de verdad, no de la marca Salgado, que se han marchitado antes de enlatarlos. En el arranque de una nueva legislatura las fuerzas políticas tienen en blanco el carné de baile. Y ese es un gran momento para llegar a consensos.

¿Indignados? ¿Indignados de qué? Han convertido una palabra que no existe en nuestro diccionario en una especie de zurrón en el que cabe todo tipo de especies de las tribus urbana: pacifistas, insumisos, camorristas, borrokas, okupas, perroflautas, gamberros, antiglobalización, seguidores del 15-M, estudiantes universitarios, antisistemas, ácratas, seguidores del Cojomanteca, hare krishnas, moteros, hippies, antinucleares, inadaptados... Un sinfín de movimientos minoritarios y marginales que, entre todos, no reúnen los votos que se introdujeron en las urnas de cualquier distrito de las últimas elecciones municipales. En todo caso, tendríamos que acudir a otras acepciones del diccionario de la RAE: indignante, indignidad e indigno. Indignante, porque la violencia injustificada de unos pocos nos ha irritado a la mayoría de los españoles. Indignidad, porque las algaradas callejeras son reprobables e impropias de una sociedad del siglo XXI e indigno, porque los sublevados no tienen “ni mérito ni disposición”.

Les recomiendo el libro La palabra es poder de Frank Luntz, en el que su autor profundiza en los giros que da el lenguaje en el tiempo. Luntz, un especialista norteamericano en sondeos de opinión, mantiene que “lo importante no es lo que dices, sino lo que la gente entiende”. ¿Y qué entienden los españoles por indignados? No tengo ninguna duda de cuál es su lectura de la situación: existe un movimiento pacífico, minoritario, que lucha por cambiar el sistema pero que, en la manifestaciones claves, ha sido suplantado y superado por los violentos.

Los líderes del 15-M ya asumen el error de haber permanecido demasiado tiempo en la Puerta del Sol. Espero que el Ministerio del Interior no tenga que lamentar también el desliz de haber autorizado cinco manifestaciones en Madrid a la misma hora, a la que están convocadas más de 50.000 personas. Aunque se haya establecido un fuerte dispositivo policial, los profesionales de la violencia harán todo lo posible por obtener tajada de tan importante concentración de masas.

Este tipo de marchas tienen el mismo desenlace que los escándalos: “Una vez producido el estallido social, ni las fuentes ni los periodistas ni los implicados en las denuncias pueden contener los efectos de la información; el desarrollo de los acontecimientos escapa a la voluntad de los protagonistas del caso”. Eso es lo que mantiene el profesor de Cambridge John B. Thompson, en su libro El escándalo político.
¿Y frente a todo este guirigay cómo están respondiendo nuestras autoridades de la Seguridad del Estado? Con tan extremada laxitud que a algunos nos provoca un cierto desconcierto. A muchos policías le sorprende la pasividad con la que está reaccionando el Ministerio del Interior. ¿Se debe a una política inteligente de contención o, más bien, a una estrategia política para no enemistarse con el voto de izquierdas en las próximas elecciones? Creo que el discurso de Rubalcaba está diseñado en la siguiente dirección: “Izquierda Unida ha perdido toda autoridad desde que entregó el poder al PP en municipios y comunidades autónomas, mientras nosotros somos la única izquierda responsable que queda y que puede frenar la llegada de los populares a La Moncloa”. Tomen nota de lo que escribo porque dentro de unos meses nos podemos encontrar con ese mensaje electoral. Edward Bernays en su ensayo Propaganda señala: “Quien pueda ejercer la influencia necesaria, al menos durante un tiempo y con un objetivo en concreto, podrá liderar sectores enteros del público... Los líderes que alcanzan el poder tienen que lograr la aprobación de las masas, por lo que recurren a la propaganda”. Y, en esa materia, como lo demostró entre 1993 y 1996, Rubalcaba es una eminencia.

Estoy indignado con los indignados, pero también con algunos políticos que cobran del erario público, tienen a su mano el BOE y demuestran una dejación de funciones. Lo mismo que está ocurriendo con Bildu. Los batasunos han colocado el automóvil abertzale en el carril bus y no hay ya quien los pare. Ahí sí existen motivos para sentirnos indignados.

Peligro de quiebra total
Pablo Mosquera La Voz 19 Junio 2011

T ras mayo, ni autocrítica, ni dimisiones, ni propósito de enmienda. Prietas la filas en y desde Ferraz, con candidato dispuesto para el sacrifico de las generales. De esta manera, salvada la tentación del congreso extraordinario que pondría en peligro casi un año de nóminas y privilegios ministrables, se puede dar la sensación de que algo cambia para que todo siga igual.

Mientras, lo que han hecho algunos es evitar pasar por los centros de las ciudades en las que se han formado los movimientos del 15-M. ¡Qué pesadez, ya se cansarán!, parece haber sido el pensamiento de la partitocracia, con las excepciones de algún preboste que no pudo reprimir las ganas de sacudirles como lo hacían aquellos grises de la oprobiosa por orden de Gobernación.

Claro que ahora existe Internet. ¡Maldita sea! No solo vemos que están, es que llegan las propuestas de los indignados que una vez más las encuestas del CIS señalan como récord histórico.

El tercer sumando hacia la tormenta perfecta es la alarma sobre las cuentas públicas. ¡Cuidado con lo que hay debajo de las alfombras! Cada comunidad es un fragmento de Estado, y como su hermano mayor ha seguido la senda del déficit presupuestario y el endeudamiento. Se le debe dinero a tanta gente que han hecho saltar la lista de proveedores y deudores. Peligro de quiebra en más de una institución, con peligro de no poder pagar nóminas.

También es verdad que con la que está cayendo, me imagino al líder de la oposición levantándose por la mañana y recibiendo la noticia de que se han disuelto las Cortes. Le puede dar un pasmo. Y desde luego, los plácidos veraneos en Sanxenxo los puede dar por finiquitados.

No hay razones para ser optimistas con la puesta en escena de los nuevos ayuntamientos. Puede que a alguno, viendo las cuentas, le entren ganas de devolver el bastón de alcalde, sobre todo si de la Xunta no llegan ayudas.

"COMPORTAMIENTO ofensivo"
Pastor: "Hubo incidentes en muchos ayuntamientos y Bildu se ha callado"
El portavoz del PSE ha desvelado que "en muchos ayuntamientos hubo insultos, carteles de presos de ETA, se increpó a concejales no nacionalistas, que no han trascendido a la prensa"
EFE | BILBAO El Correo 19 Junio 2011

El portavoz de los socialistas vascos, José Antonio Pastor, ha asegurado hoy que en la constitución de los ayuntamientos vascos hubo incidentes en muchos consistorios, ante los que Bildu "ha permanecido callado".
El portavoz del PSE ha desvelado que, además de los incidentes conocidos en lugares como Elorrio, Basauri y Lasarte, "en muchos ayuntamientos -que no ha detallado- hubo insultos, carteles de presos de ETA, se increpó a concejales no nacionalistas, que no han trascendido a la prensa pero han existido".

Según Pastor, sin ser general, en muchos lugares "el comportamiento de los concejales de Bildu o del público que acompañaba la sesión fue ofensivo, bastante chulesco y en algunos casos agresivo. Hubo espectáculos muy poco edificantes y Bildu se ha callado. Esa es la triste realidad, la dirección podía haberse desmarcado y no ha sido así".

El dirigente socialista ha augurado que habrá que "convivir un cierto tiempo con actitudes que suenan mucho al pasado", ante lo que ha advertido de que si los ediles de Bildu no normalizan la situación "es probable que empiecen a aparecer voces en Euskadi y el conjunto de España que empiecen a dudar seriamente del pedigrí democrático de Bildu".

"Si incurren en ilegalidad, es posible retirarles las actas de concejales"
"La ley electoral establecía una cautela: si los comportamientos de cargos electos incurren en ilegalidad, es posible retirarles las actas de concejales, por eso deberían ser ellos los más exigentes con sus cargos públicos para que su comportamiento sea escrupulosamente democrático", ha añadido Pastor.

A ello "ayudaría mucho que hicieran una petición expresa a ETA de disolución definitiva", ha señalado el portavoz del PSE en el Parlamento Vasco, que ha recordado que Sortu, el partido impulsado por la izquierda abertzale, "ya expresó" su rechazo a la violencia.

Ha dicho que el PSE intentará durante el verano un consenso en torno a la moción que el PP ha comenzado a presentar en los ayuntamientos vascos para condenar todos los asesinatos de ETA, que busca que Bildu se "retrate" ante el terrorismo. Dado que no hay plenos ordinarios hasta septiembre, hasta entonces no se debatirán estas mociones.

Los socialistas ven bien la moción de condena pero creen que "es posible mejorar el texto" del PP y, sobre todo, buscar durante el verano una moción "compartida" por la mayor parte de los partidos, incluido el PNV, ha expresado Pastor.

Relaciones con el PNV y con Zapatero
Respecto a las relaciones con este partido, Pastor ha admitido que "están muy deterioradas; se mantienen los cauces institucionales, pero el PNV ha tenido un comportamiento deleznable" al repartirse con Bildu las alcaldías de Lasarte y Trapagarán, donde ganaron los socialistas.

Por ello, ha subrayado que los socialistas no apoyarán la candidatura de Markel Olano (PNV) en la Diputación de Guipúzcoa, lo que permitirá que el diputado general sea Martin Garitano (Bildu).
Pastor ha dicho que no ha habido llamadas del PSOE para presionarles y que apoyen al PNV en Guipúzcoa, "y si se produjeran, no las tenemos ningún miedo. El PSOE sabe que la política de pactos la hace el PSE y ya la ha fijado", ha afirmado Pastor.

Sobre esta sintonía con el PSOE, Pastor ha asegurado que las relaciones con el presidente Zapatero "son buenas; es verdad que hubo un momento de tensión cuando el lehendakari planteó un congreso extraordinario, pero se ha reconducido, se planteó la conferencia política con un apoyo casi unánime y eso ha reforzado las relaciones entre el lehendakari y el presidente del Gobierno".
Desde entonces "se han intensificado los contactos y las llamadas son permanentes ente Zapatero y el lehendakari", según Pastor.

La coalición abertzale impone sus reglas en Lizarza, una aldea que ensalza a los terroristas
La trinchera de Bildu
Las campanas de la Iglesia rompen con cada golpe la sedación de este lugar sin tiempo. Un onírico cuadro de casas, fresnos y hayas: Lizarza, a 31 kilómetros de San Sebastián, en el valle Araxes.
El ayuntamiento ha cambiado la bandera española por la ikurriña y un cartel en favor de los presos
Lizarza - Aurora G. Mateache La Razón 19 Junio 2011

Un municipio de escasos 12 kilómetros cuadrados y 600 habitantes, el fondo recóndito de un cuenco en el que la sensación de atrincheramiento se refuerza por la altitud de las montañas que lo rodean. Y no sólo por eso. «Éstos son españoles, pasando». Dos vecinos asentados en la treintena pasean delante del Ayuntamiento. Igual por salir a tomar el aire después de comer, igual no. Las caras quietas mirando a través de las ventanas evidencian que la visita ha suscitado, como poco, curiosidad. E incomodidad. «Podría hablar contigo. Otra cosa es que quiera». A pesar de la contundencia, un comentario le provoca. «No perdona, aquí no se ha montado nada. Aquí la han montado manipulando completamente la información».

Se refiere a los altercados producidos durante la constitución del nuevo consistorio el pasado 11 de junio, día en que siete concejales de Bildu relevaron a otros tantos del Partido Popular. El etarra Aimar Altuna impidió la entrada de los periodistas al Pleno. En las fotografías del suceso se puede reconocer, escoltando a Altuna, a los interlocutores. «Aquí la carta de presentación se analiza entera», se carcajea uno de ellos.

El bar «Ostatu» corrobora las declaraciones. En la puerta, un recorte de periódico da la bienvenida: «Lizarza veta a los medios de comunicación por manipulación». Detrás de la barra, un camarero joven sirve una cerveza. La publicidad de Amstel en el tirador ha sido sustituida por una pegatina de «Presoak, Etxera». En la pared, la misma petición de liberar a los etarras de las cárceles se refuerza con imágenes de ellos. Dos están tachados. «Es que ya han salido, pero uno no puede volver de Francia». ¿Algún familiar? «No, pero son todos amigos del colegio». Junto a ellos, la fotografía de Peio Olano, condenado por atentar contra José María Aznar en mayo de 2001. «Estamos contentos con el nuevo alcalde, porque la otra no nos representaba. Llegaba rodeada de escoltas y se iba. Nunca se implicó con nosotros».

«La otra» es Regina Otaola, la ex alcaldesa del PP que rompió con un monopolio de liderazgo abertzale desde las elecciones democráticas de 1978. En 2007, al no poderse presentar dos ilegalizadas marcas electorales de Batasuna, Otaola se convirtió en el primer político de Lizarza que sustituyó la ikurriña del Ayuntamiento por la rojigualda y que cambió el nombre de la plaza, Txirrita, en homenaje a un etarra, por el de Libertad. «Queremos que el alcalde nos devuelva a los presos a casa», informa el camarero. «Los traslados para visitarlos son muy caros y hay muchos accidentes». Las familias de los asesinados por la banda no tienen que costearse esos viajes. «Ojalá esto cambie algún día. Pero tanto el País Vasco como el Estado español tendrían que ceder mucho para llegar a un acuerdo».

Al salir del bar, los carteles colgados de los balcones pidiendo la liberación de los terroristas o las fotos de Ignacio de Juana de Chaos en una parada de autobús hablan por sí solas. Los niños, ajenos a todo, juegan por las calles después de salir del colegio. María Luisa, de 80 años, recuerda nostálgica su niñez mientras espera a sus amigas para echar la matutina partida de cartas. «Nosotras teníamos una profesora que si hablábamos en vasco te obligaba a ir todo el día con un letrero a la espalda». María Luisa no invierte su tiempo en «Bildus». «Hija, a mí me da igual, yo no tengo familia en la cárcel.

Se dedican todos a “limpiar” la tierra». Y es que las laderas marcan el escalonado de las generaciones. «El alcalde se llama Aitor, ¿no?», pregunta por su parte Hilario, dueño de un caserío. «A mí me da igual la política, aquí estamos retirados. El movimiento está ahí abajo, donde la gente joven». El dedo de Hilario abarca la plaza del pueblo, hasta detenerse en el parque. Allí, una escultura homenajea a la etarra Ignacia Cebeiro Arruabarrena, abatida por la Policía durante la desarticulación del «comando Vizcaya» en 1998. Con una ikurriña en ella. Allí. En el fondo del cuenco de Lizarza.

España
Tres lenguas mejor que una
Frente a la inmersión catalana, triunfa el bilingüismo y el trilingüismo en Galicia, Madrid y algunos colegios vascos. A partir del año que viene, Valencia implantará el modelo trilingüe
P. ABET, E. ARMORA, M. A. RUIZ Y F. ROJO ABC 19 Junio 2011

La mochila de Santiago parece una pequeña Babel. En ella lleva libros en castellano, gallego, inglés y también en francés, aunque estos últimos podrían haber sido de alemán. «Elegí francés porque el alemán es un poco duro —explica—, pero la mitad de mis compañeros de curso lo estudian y están contentos, más que nada por las profes, que lo hacen muy fácil».

Este es el primer año que Santi y sus compañeros reciben la materia de Ciencias Sociales en inglés, una novedad derivada de la implantación del nuevo decreto de plurilingüismo en la comunidad gallega que al principio causó diversas reticencias entre algunos padres. «Pensaban que eso podía bajar el nivel de la clase», reconoce el vicedirector del centro, Juan José Raíces, pero en la práctica no ha sido así.

Santi lo confirma. «A mí no me cuesta nada cambiar de idioma de una hora a otra. Desde que la profesora entra en clase hasta que sale sólo hablamos inglés, con ella y también entre nosotros. Sólo cambia cuando hay expresiones difíciles de entender; entonces ella nos entrega fichas con vocabulario».
Ya acostumbrados

¿Y los exámenes? «Ah, también en inglés —repone Santi—. Al principio costaba mucho pero ahora ya estamos acostumbrados y nos sale mejor. Además, eso nos ayuda mucho en la clase de lengua inglesa». La experiencia ha calado tan bien entre el alumnado de este centro, con cerca de 1.500 alumnos, que el año que viene las materias de Educación física y Ciencias naturales se impartirán en lengua francesa.

De lo mejor de la experiencia, una lectora neoyorquina llamada Alison que les cuenta cosas de su país, «como historias sobre el río Misisipi». El recreo finaliza y Santi regresa al aula con sus amigos. A la profesora se la recibe con un «hello, teacher». El objetivo del gobierno de la Xunta es que la carga lectiva de los alumnos se distribuya al 33 por ciento entre las dos lenguas cooficiales y los idiomas extranjeros.

Un sistema, el del 33 por ciento, que lleva muchos años impartiéndose en nueve colegios del Grupo Educativo COAS y que a partir del año que viene lo va a hacer suyo el Gobierno vasco en colegios públicos y concertados de esa comunidad. En lugar de avanzar hacia el modelo de inmersión que se ha impuesto en el País Vasco (hasta ahora, en la mayoría de los colegios la lengua vehicular es el euskera) apostaron por la enseñanza trilingüe. «Partíamos de una mentalidad de padres y profesores monolingües y ahora ya estamos en el plurilingüismo», asegura Ana Pérez Saitua, coordinadora pedagógica de esta entidad educativa. Sin embargo, los comienzos fueron duros: «Había mucho miedo —admite— a no formar bien a los alumnos, a que se perdieran contenidos o a que se terminaran confundiendo entre unas lenguas y otras—. Pero nada de eso ha ocurrido. De hecho, están por encima de la media en las distintas evaluaciones incluso cuando se examinan de una materia en una lengua distinta a la que se usa para impartirla. También son buenos los resultados en Selectividad: las primeras promociones de chavales que llevan estudiando desde Educación Infantil a partes iguales en castellano, euskera e inglés ya cursan una carrera universitaria.

Para lograr tamaño éxito, hubo que realizar una auténtica reconversión entre el profesorado. «La formación es muy importante, pero también la metodología. Es fundamental que haya mucha participación en el aula y ayudar al alumno a comprender más que a memorizar», afirma Pérez Saitua, para quien el trilingüismo y el plurilingüismo (ya están introduciendo el francés) es una carrera de fondo en la que «es imprescindible que los padres apoyen y valoren todas las lenguas por igual y que promocionen lecturas y videos en todas ellas. Al final, hemos conseguido que las tres lenguas tengan el mismo estatus».

Prueba palpable de lo conseguido en los centros COAS es Patricia. Se expresa con soltura en castellano —la lengua que se habla en casa—, en euskera y en inglés. Y en todas las asignaturas ha sacado sobresalientes.

«Desde pequeña me han inculcado hablar en todos los idiomas, y de hecho el que mejor se me da es el inglés», afirma esta alumna que acaba de terminar primero de la ESO con un pleno de sobresalientes.
Más problemas en Cataluña

No ocurre eso en la inmensa mayoría de las aulas catalanas. El de Carlos Peró es un caso muy descriptivo. Desde que tenía sólo tres años ha sido educado íntegramente en catalán, aunque su lengua materna es el castellano. Alumno de La Salle de Tarragona, Carlos, que ahora cursa primero de ESO, considera que el actual sistema educativo está desequilibrado desde el punto de vista lingüístico y eso, según afirma, «perjudica a muchos alumnos».

«Si las asignaturas —considera Carlos— no se impartieran sólo en catalán, muchos alumnos, entre ellos yo, podríamos aprender con más facilidad y sacaríamos mejores notas». Él y todos los alumnos escolarizados en centros públicos y concertados de Cataluña reciben casi todas las materias en catalán (Matemáticas, Naturales, Sociales, Catalán, Música, Educación Física, Religión y Tecnología); todas, excepto castellano e inglés.

Para este adolescente tarraconense, que garantiza no tener problemas para expresarse en catalán, el sistema de inmersión lingüística es contraproducente, ya que sólo refuerza una de las dos lenguas oficiales de la Comunidad. «Lo lógico sería que estudiáramos algunas asignaturas en catalán, otras en castellano y otras en inglés», apunta el estudiante. Su opinión, según dice, es la de otros muchos compañeros de su clase. «Hay muchos que están de acuerdo con la inmersión lingüística pero otros muchos no, y eso debe respetarse porque hay dos lenguas oficiales en Cataluña», denuncia.

Algunas materias como las Matemáticas le resultarían, según dice, «mucho más fáciles de aprender si las explicaran en castellano porque es la lengua que hablo con mi familia y muchos de mis amigos». La asignatura más difícil, «con diferencia», es para él la de Catalán. «Me cuesta mucho la ortografía y también algunas expresiones», confiesa Carlos, hijo de una familia numerosa, en la que todos los hermanos afrontarán o han afrontado ya el reto de la inmersión.
Valencianos en pruebas

En la vecina Comunidad Valenciana, muchos nacionalistas habrían querido que se implantara un sistema similar al catalán. Pero el gobierno que preside Francisco Camps ha optado por el trilingüismo. Los colegios e institutos que se acojan al Programa Avanzado impartirán un tercio de las asignaturas en castellano (entre ellas, Lengua y Literatura Española, Matemáticas, y Física y Química), un tercio en valenciano (entre ellas, Conocimiento del Medio) y el resto en inglés. En el caso de la Educación Artística, Educación Física o Religión, los centros podrán elegir si las imparten en valenciano o en inglés.

Jaime es uno de esos chavales que se verán afectados por el nuevo modelo. Estudia 1º de la ESO en el colegio salesiano Don Bosco, un centro concertado de Alicante en el que la mayoría de las asignaturas se imparten en castellano, salvo dos.

«En casa hablamos en castellano, pero he estudiado valenciano desde Primaria, así que no me supone ningún problema que nos enseñen en esa lengua Conocimiento del Medio. Es la asignatura que mejor se me da, como la informática y Educación Física», explica Jaime. Eso sí, reconoce que a veces le supone una dificultad añadida hacer los examénes escritos de esa materia en valenciano.

Aunque es la lengua de uso común en muchos pueblos de interior de Alicante, como Alcoy, no ocurre así en la capital de la provincia, donde la gran mayoría de la población es castellanoparlante.

La familia de Jaime es un buen ejemplo de ello. Su padre es alicantino, entiende sin dificultad el valenciano pero no lo habla. Su madre, que trabajaba de pedagoga en un centro, está estudiando actualmente valenciano por motivos profesionales.

A Jaime no le asustan estos cambios, aunque reconoce que a muchos de sus compañeros al principio les costará adaptarse. «He estudiado la asignatura de Inglés desde 1º de Primaria, así que creo que no tendré muchos problemas para entenderlo», afirma.

«Además, el inglés es el idioma del futuro, el que nos puede abrir más puertas para encontrar un trabajo, tanto dentro como fuera de España. Y eso ahora mismo es muy importante, tal como están las cosas...»

Tres lenguas mejor que una: gilipolleces al caldero
Nota del Editor 19 Junio 2011

Si, con tres idiomas, gilipolleces al cubo (los gallegos normativos, en esa lengua de laboratorio, dirían gilipolleces al caldero). Pero vayamos al grano: ¿ porqué no tres sino veintisiete ? En primer lugar, hay una conculcación de los derechos constitucionales de los alumnos pisoteados porque no hay deber de conocer lengua regional alguna. En segundo lugar, ¿ porqué  inglés y no alemán o chino ? Si queremos camareros, necesitarán muchas mas
lenguas, como muestran los vendedores de los zocos, que con las oleadas de turistas aprenden los rudimentos necesarios para venderles hielo o alfombras.

Ahora están obligados estudiar en lengua regional para que se conviertan en zombies transmisores de tal lengua al futuro, y de paso entrar en el montón de los analfabetos funcionales al no haber podido aprender en su lengua materna española, base indispensable de su conocimiento.

También quieren que aprendan inglés, como si el inglés fuera la lengua del futuro, como ha podido ser en el pasado reciente, y si se van a dedicar a las letras, recuerden que los grandes pensadores se inician en ese campo, tendrán que estudiar latín y griego.

Total que con tantos idiomas, menos libertad (nula libertad si se trata de la lengua regional), menos educación, menos matemáticas, física, filosofía, literatura, sentido común.

Pide un papel en castellano y le custodian tres 'mossos'
Estuvo retenido en la Consejería a la espera de la traducción
LEONOR MAYOR / Barcelona El Mundo 19 Junio 2011

Zapatero embustero
Manuel Aguilella es secretario de acción sindical de SIPcte-Usoc. El jueves se fue al Departamento de Salud de la Generalitat catalana a pedir unos documentos traducidos al castellano. Los necesita para interponer un recurso ante la Dirección General de Correos en Madrid. Parecía una misión fácil, pero no lo era. Tras varias peripecias, Aguilella acabó custodiado por tres mossos en la Consejería durante hora y media.

El sindicalista llegó a la sede de Salud a eso de las 11.50 h. Cuando formuló su petición, el empleado público le contestó: «Esto es Cataluña y aquí se habla catalán», según relata.

Aguilella quiere dejar claro que su demanda no obedecía a una cuestión de principios: «Necesito los documentos traducidos, porque el abogado del Estado en la Dirección General de Madrid me exige que estén en castellano. Si le presento papeles en catalán, me pide una traducción y entonces el procedimiento se alarga. Y no puedo permitirme el lujo de esperar, porque de la resolución del recurso depende que le den la baja médica a dos compañeras de Correos que están trabajando, pese a padecer cáncer», explica.

Según Aguilella, trasladó esta historia al funcionario, pero éste insistió en que «en Cataluña se habla catalán». Así que el sindicalista pidió una hoja de reclamaciones para dejar constancia por escrito de que no estaba de acuerdo con el trato que le habían deparado.

Los empleados de Salud le facilitaron el impreso de queja, pero resultó que sólo estaba en catalán. A estas alturas de la mañana, confiesa Aguilella que ya estaba mosqueado, por eso pidió que se le entregase el formulario en castellano. Algo a lo que tiene derecho de acuerdo con el artículo 33.1 del Estatut: «Los ciudadanos tienen el derecho de opción lingüística. En las relaciones con las instituciones, las organizaciones y las administraciones públicas en Cataluña, todas las personas tienen derecho a utilizar la lengua oficial que elijan».

Como no había impresos en castellano, los funcionarios le ofrecieron a Aguilella la posibilidad de que redactase su queja en una hoja en blanco, que hubiera tenido el mismo valor, según explican fuentes de la Consejería. Pero el reclamante se mantuvo en sus trece y exigió de nuevo el impreso en lengua castellana.

Entonces entraron en acción los servicios de traducción de la Conselleria, a los que se encargó que elaborasen una hoja de reclamaciones en castellano idéntica a la que ya existía en catalán, añaden las mismas fuentes del Departamento. Ésta no es una tarea que se haga de un momento para otro y Aguilella ya estaba visiblemente «nervioso», según el relato de la Conselleria.

Por eso, llamaron a los mossos. Dos agentes se presentaron en el lugar y pidieron al sindicalista que les acompañara. Éste se negó a encerrarse solo con los policías en una habitación. Tras un cierto rifirrafe, pidió a una compañera del sindicato, Blanca Rey, que le había acompañado a hacer las gestiones, que no se separase de él. Los dos mossos, los dos sindicalistas, la jefa de recursos humanos, el jefe del servicio y el escolta del conseller Boi Ruiz permanecieron encerrados en una dependencia del Departamento desde las 14.40 horas hasta las 16.00 horas. Tras la larga espera, Aguilella logró presentar su reclamación en castellano. Pero, de momento, no ha vuelto a saber nada de los papeles traducidos que necesita para su recurso.



Recortes de Prensa   Página Inicial