AGLI

Recortes de Prensa   Lunes 20 Junio 2011

 

Quosque tandem Zapatere abutere patientia nostra?
@Roberto Centeno. El Confidencial  20 Junio 2011

“¿Hasta cuándo Catilina, abusaras de nuestra paciencia?”. El 22 de octubre del año 63 a.C., Marco Tulio Cicerón pronunciaría esta frase inmortal en el Senado de Roma contra Lucius Sergius Catilina, un conspirador que intentaba hacerse con el poder sin importarle los medios, pero que moriría con valentía y con honor frente a las legiones de Marco Antonio. No voy a equiparar a Catilina con Zapatero porque sería un insulto imperdonable a Catilina, un conspirador sí, pero un auténtico patriota, un comandante capaz al frente de sus legiones, un excelente gestor como pretor de la provincia de África, aunque venal, como todos los romanos. Fue acusado de apropiarse de parte de los rendimientos, pero hoy sería considerado un bonus: frío, resuelto y decidido ante el peligro, un hombre que se lanzaba el primero delante de sus hombres contra el enemigo en la vanguardia, donde murió peleando bravamente. Salvadas las distancias, la frase puede aplicarse perfectamente a nuestro jefe de Gobierno. Aunque no es un patriota ni un jefe capaz, hay un punto común: los dos dañaron gravemente a su patria.

Después de siete años en los que ha destruido moral, social, cultural y económicamente España -a la que ha traicionado de todas las formas posibles: aniquilando las raíces de la creación de riqueza, dividiendo a la nación, destrozando el Estado de Bienestar, el sistema de pensiones, la enseñanza pública o el sistema nacional de salud, que tanto sudor y esfuerzo costaron a varias generaciones de españoles-, ha decidido prologar la agonía de todo un pueblo que le ha rechazado masivamente en las urnas. Mientras, ejecuta la estrategia electoral de Rubalcaba, que ya expliqué aquí hace dos semanas y que consiste en culpabilizar a la banca, a los empresarios y a Aznar del paro y de la crisis.

En línea con dicha estrategia, 24 horas antes de la Junta del Santander, el fiscal Anticorrupción, con el visto bueno de su jefe Conde-Pumpido, presenta una denuncia “preventiva” contra Botín y su familia por una cuenta bancaria abierta en Suiza en 1936 y ya regularizada con Hacienda por los ejercicios no prescritos más un recargo, con un total a pagar de unos 200 millones de euros. Los cargos por este tipo de evasiones están siendo de entre el 8 y el 10% de la cantidad no declarada; en Francia, que facilitó la lista de 658 implicados, son de entre el 15 y el 20%. Por ello, es absolutamente pésimo que aparezca una “denuncia preventiva” por si queda algún pico por pagar, solo porque Zapatero y Rubalcaba, en su deriva no ya populista sino izquierdista radical, hayan decidido poner el primer banquero del país en la picota -aunque D. Emilio diga “no creerlo”- sin importarles un pimiento las desastrosas consecuencias para la credibilidad de España. ¿Pero no era Zapatero tan “amigo” de Botín, a quien consultaba y ponía de ejemplo?

Zapatero, desaparecido mientras la prima de riesgo llega a máximos históricos
A día de hoy, Zapatero ¿qué es?; ¿es presidente del Gobierno? Evidentemente, no. Se ha conformado con el papel de figurante al que le ha relegado Rubalcaba. ¿Es secretario general del PSOE? En el partido no lo quieren ver ni en pintura. Solo es una desgracia para España y para los españoles, que tenemos que soportar las vilezas de este cadáver político andante, que ha decidido prolongar nuestra agonía no se sabe bien para qué. El país está en quiebra y el Gobierno ha dejado de existir. Lo único positivo es que el tiempo juega en su contra y cuanto más tiempo permanezca, mayor será la debacle electoral del partido socialista.

El país está en quiebra y el Gobierno ha dejado de existir. Lo único positivo es que el tiempo juega en su contra y cuanto más tiempo permanezca, mayor será la debacle electoral del partido socialista

Zapatero ha desaparecido de la vida pública. Su presencia ha pasado a ser meramente testimonial, y como ya no tiene agenda, no tiene problemas para ir a pasar el día para comer en un pueblo de Zamora con unos amigos. Rubalcaba, después de haber cometido la felonía histórica de legalizar a los amigos de los asesinos, sigue de gira de primarias, mientras el devenir de España le importa una higa. Y, entre tanto, preguntado Zapatero si estaba preocupado por la deriva violenta de los ‘indignados’, el presidente responde con un seco “no”, mientras nosotros, el pueblo, seguimos pagando muy cara la incompetencia de estos irresponsables.

El BdE afirma en su último informe que la caída de la renta disponible real de las familias en 2010 ha sido la mayor en décadas (en 50 años para ser exactos), pero lo que no dice es que será mayor en 2011 y 2012. Acto seguido tiene la desvergüenza de afirmar que hay que subir el IVA y los impuestos sobre la vivienda, es decir, los que más afectan a parados, jubilados, trabajadores y clase media. Y como guinda del pastel, propone reducir más aún el sueldo de los funcionarios. El BdE no se ha enterado, al parecer, de que las duplicidades entre Administraciones suponen 32.000 millones de euros año de puro despilfarro, como ha cuantificado un estudio de UPyD, más del doble de los que se sacarían con las subidas de impuestos y la reducción de salarios. Y eso sin contar los 30.000 coches oficiales, la ruina de las televisiones locales, las 175 embajadas, los 800.000 empleados públicos nombrados a dedo, las inversiones delirantes y mil cosas más hasta completar un despilfarro de 100.000 millones año. MAFO es, realmente, un desastre sin paliativos.

Pero hay otro parámetro del daño que Zapatero está ocasionando. Cada día vemos la prima de riesgo subir más y más. Ha llegado a tocar los 290 puntos básicos la pasada semana y, en línea con ello, los intereses de la deuda no cesan de subir. ¿Qué significa esto? Para quienes tienen bonos a 5 años y obligaciones a 15 o 30 años, que son los más expuestos a una eventual quita, si comparamos los intereses pagados en abril de 2010 (2,9 % bonos a 5 años y 4,44 % obligaciones a 15) con la situación actual (bonos a 4,7% y obligaciones a 6,027%) observamos que, si hoy vendieran lo comprado hace 14 meses, los bonistas perderían un 38% y los obligacionistas un 26%. Pueden no vender, pero se arriesgan a perder hasta la camisa.

Como dice Goldmann Sachs, en referencia a que los grandes fondos ya no quieren correr riesgos y se están deshaciendo de deuda española, “España está de moda”. Y ocurre que bancos y cajas españolas acumulan el grueso de los bonos y obligaciones en circulación, y la pérdida de valor de estos activos es de muchos miles de millones, por mucho que el BdE les permita ocultarlo. Roubini evalúa el agujero del sistema financiero en 160.000 millones de euros en el peor de los casos. Pues bien, si contamos la pérdida de valor de la deuda del Estado, CCAA y Ayuntamientos en sus carteras, estamos peor que en el escenario más desfavorable.

El resumen es claro: España navega a la deriva y Zapatero ya no está en condiciones de llegar al 27 de noviembre. ¿Hasta cuándo Zapatero, abusarás de nuestra paciencia? Al igual que Catilina debería ser declarado hostis, hostil o traidor en la acepción romana, y sin duda así será recordado por la Historia.

Rubalcaba, ¿cobarde o malvado?
Es coautor de la LOGSE, un sistema diseñado por cretinos para enseñar nada a todos, sinónimo hoy de ruina de la enseñanza pública; es codestructor de la Universidad española, sustituyendo el sistema de oposiciones que la habían hecho grande por los concursos de “méritos” en los que amistad y filiación política representan el 90%, lo que ha provocado que el 70 % del profesorado sea manifiestamente incapaz. Maravall, antiguo jefe de Rubalcaba, confesaría en privado al periodista Jiménez Losantos que lo que intentaban era convertir la enseñanza en un gran refugio para ocultar a los parados, objetivo que cumplirían de lejos. Ministro del GAL y ministro del Faisán, Rubalcaba está dispuesto a todo con tal de hacerse con el poder.

Sabedor de que le es imposible ganar las próximas elecciones por las buenas, ha decidido ganarlas por las malas. Su estrategia, como ya expliqué, es la deriva hacia la izquierda más radical buscando el enfrentamiento total con la derecha, para tratar de movilizar y recuperar el voto perdido. Para ello, intenta controlar el movimiento de los ‘indignados’ -el PP le acusa en privado de ser el iniciador a través de tres agentes del CNI de toda su confianza- y movilizarlo contra todo excepto contra los culpables de su ruina, así como enfrentar de nuevo a las dos Españas desenterrando a Franco del Valle de los Caídos, mientras se desentiende por completo de cualquier reforma económica.

La primera obligación de un ministro del Interior es hacer cumplir las leyes y defender los derechos y libertades de los ciudadanos, pero Rubalcaba se ha fumado un puro con este deber sagrado. Con la increíble excusa de evitar males mayores, ha alentado y engordado este movimiento izquierdista radical, dejando a los antisistema, batasunos, delincuentes fichados, okupas y perro flautas, que se apoderen de calles y plazas, que corten las calles, cerquen los parlamentos y que agredan impunemente a los cargos electos. Su estrategia no es cobardía, es cálculo frío y perverso, pensando que estas algaradas van a proporcionarle los votos que necesita para empatar con Rajoy y vencerle después con la ayuda de separatistas y terroristas. El domingo intentaron colapsar Madrid (1). Si con ésto espera ganar las elecciones, está delirando.

(1) Servidor estuvo en Neptuno a la 14:20 de ayer. La marcha ha sido un rotundo fracaso, quien diga que había más de 10.000 personas miente como un bellaco. Nada que ver con las gigantescas manifestaciones contra el terrorismo. Los aledaños, Recoletos, Gran Vía, etc, estaban desiertos. El paseo del Prado a 200 metros de Neptuno, con pequeños grupos que volvían, y la propia plaza vacía en sus dos tercios, había menos de 5.000 personas. Ambiente festivo, pancartillas caseras escritas a mano contra Botín, la Banca y el euro. Rubalcaba tendrá que idear algo mejor.

Izquierda rota e indignada
El Editorial La Razón  20 Junio 2011

La profunda crisis que padece la izquierda política y social española quedó ayer nítidamente reflejada en dos episodios muy diferentes: la manifestación de los «indignados» en Madrid y en otras ciudades como Barcelona, Valencia y Sevilla, y la decisión de Izquierda Unida de Extremadura de no apoyar un Gobierno socialista al frente de la comunidad, lo que supondría el punto final a casi treinta años de régimen unipartidista. Este cambio vendría a sumarse al acaecido en Castilla-La Mancha, otra comunidad históricamente gobernada por el PSOE.

El relevo en Extremadura, de culminarse, no sería una cuestión menor cuyos efectos se limiten al ámbito regional. Sería, ante todo, el diagnóstico inapelable de la escombrera ideológica en la que se han convertido el socialismo y la izquierda radical, incapaces de afrontar los tiempos de crisis con una mínima garantía de éxito y credibilidad. Más aún, el caso extremeño expresa el coletazo agónico de IU para preservar su identidad y su autonomía frente al hermano mayor socialista.

Después de ocho años actuando como sumisa comparsa, muchos dirigentes provinciales de la formación comunista han decidido terminar con la pleitesía como única forma de sobrevivir, pues ¿de qué sirve votar a IU si, a la postre, sus representantes se entregan servilmente al PSOE? Todo apunta, por tanto, a que la izquierda radical ha optado por romper amarras con los socialistas, como hizo Julio Anguita en los años 90, y reivindicar su propio camino sin hipotecas ni traiciones. Lo cual obligará al PSOE a reinventar un nuevo discurso y a apostar entre la moderación o la radicalidad.

En este dilema contará muy mucho el movimiento de los «indignados», que ayer volvió a ofrecer en Madrid una demostración de fuerza nada desdeñable. Y, también de nuevo, se puso de manifiesto que se trata de una movilización de la izquierda sociológica que se siente huérfana y desasistida por quienes son sus dirigentes políticos naturales.

Resulta muy elocuente que una de las protestas más coreadas ayer fuera contra el Pacto del Euro, al que los «indignados» tachan de injusto y discriminatorio. Pacto, por otra parte, que el Gobierno del PSOE apoya, sostiene y secunda con el elenco de reformas que ha puesto en marcha. Por lo demás, tampoco conviene caer en espejismos ni perder la perspectiva ante las movilizaciones «indignadas». Las cifras oficiales apuntaron que se manifestaron en toda España 125.000 personas. Sin embargo, no es ocioso recordar que el 22 de mayo fueron 20 millones los ciudadanos que se movilizaron para votar a sus representantes legítimos. Entre los deseos de los primeros y la voluntad de los segundos no hay comparación posible ni equiparación democrática.

Lo «misterioso» es que los «indignados» no dirijan su irritación hacia el Gobierno y el partido que han llevado a España a la situación actual, y diluyan las responsabilidades de éstos metiéndolos en el mismo saco con el PP. Pues bien, si las elecciones en las que participaron 20 millones de votantes han decidido confiar en el PP, los pocos miles de «indignados» tienen la obligación de respetar la voluntad popular, verdadera democracia real. Y las reclamaciones, al maestro armero de la izquierda.

La ‘Spanish Revolution’ tendrá que esperar
El Trasgo www.gaceta.es  20 Junio 2011

Extraños ‘indignados’ que, como en las marchas de Marruecos, se manifiestan contra la oposición. Es curioso verles despotricando de los mercados desde móviles que los mercados han hecho posibles. El análisis estrella del diario de Roures corresponde al juez imputado Baltasar Garzón, ‘Indignadanos'.

Como ‘revolution’, la ‘spanish’ deja bastante que desear, a juzgar por la marcha sobre Madrid que vivimos ayer. Imagino que unos tipos que niegan representatividad a las urnas no esperen que, en un país de 50 millones, se la demos a unos 50.000 (seamos más generosos con los números que el propio Ignacio Escolar). Por otra parte, el mensaje trataba de abarcar tanto y las pancartas y los gritos más coreados contradecían de forma tan palmaria los supuestos fines de aséptica ‘regeneración democrática’ que, aun cuando hubieran sido millones y hubieran tomado Las Cortes, seguiríamos sin saber qué pretenden y contra quién se manifiestan. A juzgar por los cánticos, son un trasunto de las manifestaciones marroquíes, es decir, se manifiestan contra la oposición. Todo muy raro, muy posmoderno, muy virtual.

¡Fusilemos a los mercados!
Si hemos de hacer caso a la Cadena SER, “Los ‘indignados” toman Madrid contra la Europa de los mercados’, y uno tiene que tomar aliento ante la cantidad de tonterías que se acumulan en tan pocas palabras. Intentemos analizarlas.

La primera es que “la Europa de los mercados” es una perfecta sandez que pueden repetir aquí y allá medios pretendidamente serios por la sencilla razón de que nadie les pide que se expliquen. Dicen que quieren “la Europa de los ciudadanos”frente a la “Europa de los mercados”, como si fueran distintas, como si los mercados no dependieran de las decisiones libres de millones de ciudadanos. Si cualquiera esbozara ante nuestros mandarines mediáticos una teoría de la conspiración, estoy seguro, levantarían una ceja despectiva ante semejante paranoia ignorante. Sin embargo, esa forma cuasi mística de hablar de ‘los mercados’ es la más descerebrada de las paranoias y la más evidentemente falsa: los mercados financieros dependen de los otros mercados que, a su vez, dependen de las decisiones libres de producción y consumo de millones de ciudadanos, de usted, de mí y de los indignados.

Por supuesto, hay profesionales de los mercados que pueden explotar lagunas de información aquí y allá y especular legal y legítimamente. A eso, por ejemplo, se dedica el propietario del grupo Prisa, Liberty Acquisition Holding, y no es ajeno a los movimientos de los mercados financieros el imperio Mediapro. “Una vez más la mano invisible del mercado haciéndonos un corte de manga”, reza una pancarta en el reportaje de ‘Público’ “El 15-M se juega su futuro”. Manda narices. Los Gobiernos de Occidente, que controlan casi la mitad del PIB, han hecho mangas y capirotes con la riqueza producida por el resto y nos han llevado a una crisis de deuda sin precedentes, pero la culpa la tiene “la mano invisible”, esa misma que les ha proporcionado los iPod y teléfonos móviles con los que han retransmitido y coordinado la ‘revolución’.

En segundo lugar, es más que dudoso que los ‘indignados’ se manifiesten contra eso. Uno de los supuestos ‘cocos’ de la manifestación, sí, es el Pacto del Euro, pero en unos 100 metros que he acompañado a la columna de Plaza de Castilla nadie ha sabido explicarme qué es eso del Pacto del Euro.

De hecho, parecía ‘la manifestación misteriosa’, en el sentido de que es difícil determinar qué querían conseguir y a quién se lo estaban pidiendo. Público, más aún que ‘El País’ –pero no más que la Cadena SER– sigue jaleando el movimiento, tanto que en su edición de ayer antetitulaba el reportaje sobre la manifestación #19JSINVIOLENCIA, ¡oh, tan joven y tuitero!. Si es un deseo, sobra en una información; si es una noticia, que nos presten la bola de cristal, que debe ser estupendo saber lo que va a pasar y hacer el periódico de adelanto. En mi redacción habría bofetadas por algo así.

El análisis estrella del diario de Roures corresponde al juez imputado Baltasar Garzón, ‘Indignadanos’. El diario que se indigna de que haya imputados en las listas electorales les presta sus páginas. Coherencia. El caso es que el magistrado con complejo de niño en el bautizo y novia en la boda no podía dejar de subirse a este carro de los indignados, y se marca una interminable tribuna aunque no tenga nada que decir. Hay cosas curiosas, como esta: “Es la indignación que sintieron los ciudadanos de todo el mundo cuando el 19 de junio de 1953 fueron ejecutados en la cárcel de Ossining en Nueva York, tras ser condenados sin pruebas convincentes, Julius y Ethel Rosenberg. Aquellos supuestos espías fueron víctimas de la cruel caza de brujas que encabezó el senador McCarthy”. Afortunadamente cayó el Muro, se abrieron los archivos soviéticos y ningún historiador tiene ya que poner en entredicho que el matrimonio Rosenberg fuera una pareja de espías al servicio de los soviéticos, todo sin el menor rastro de duda, o sea que seguir llamándoles “supuestos espías” es prueba de la ceguera ideológica, de la ignorancia o de ambas cosas en don Baltasar. “Es más evidente que nunca que la democracia real no puede limitarse a la mera consulta electoral cada cuatro años”. Evidente... ahora, claro, no hace cuatro años.

Indignación selectiva
Gabriela Bustelo www.gaceta.es  20 Junio 2011

El origen de su indignación es la catástrofe general del Gobierno socialista.

¿Será cierto que la furia nos saca la sinceridad? Algunas personas llevamos indignadas toda la vida, guiadas por el sentido común de Paine, ora vistiendo la ira de escepticismo, ora de ironía autocrítica. De acuerdo, tal vez la ironía como filosofía pueda parecer insincera. Sincerísima, sin embargo, peligrosamente sincera incluso, es la doctrina socrática basada, ay, en la ironía.

Estos días los políticos han comprobado en directo que tras los votos no hay una masa atocinada, sino personas de carne, hueso y sangre caliente. Pero ¿son sinceros los indignados del 15-M? En vez de encauzar su furia tardía hacia algo eficaz, la dispersan en acciones violentas que parecen buscar el efectismo. Dicen ser apolíticos, pero sus confusos portavoces delatan su raíz logsera de izquierdas. El origen de su indignación es, lo acepten o no, la catástrofe general del Gobierno socialista de Zapatero. Los mismos cachorros progres que dieron la victoria al PSOE, engañados entonces por el hoy vicepresidente-ministro-portavoz-candidato Alfredo Pérez Rubalcaba, están ahora tan indignados que atacan las sedes parlamentarias nacionales. Es decir, que tras el 2004 y el 2008, los Manipulados del 14-M prefieren hacerse llamar los Indignados del 15-M.

¿Y acaso hacen responsable del fiasco a Zapatero, el hombre que lleva siete años eternos (y sigue) “disfrutando con la democracia”? No. ¿Culpan tal vez a su lugarteniente Rubalcaba, el hombre que prefiere los proyectos políticos a las personas? Tampoco. Asombrosamente, ignoran a este Gobierno. Como si no existiera. Todos somos ignorantes, decía Einstein. Pero no todos ignoramos las mismas cosas.

Me pregunto cuántos de los indignados del 15-M habrán visto morir a su padre de un tiro en plena calle, en una ciudad que hoy tiene un alcalde cómplice del asesino. Suena exagerado, pero sucedió en España. Le pasó a Rubén Múgica. No todos ignoramos las mismas cosas. La indignación es selectiva, sí. Y también se perfecciona con los años.

Cualquier anónimo
La voz es sólo eco multiplicado, que no viene de ninguna parte. Viene de todas: ¡Bye, Bye, Rubalcaba!
GABRIEL ALBIAC ABC  20 Junio 2011

LO malo de lo nuevo es lo deprisa que envejece. Por eso Beau Brummell, que inventó al dandy, no se ponía jamás ropa que no hubiera sido previamente estrenada por alguno de sus criados. Lo nuevo apesta. Porque se pudre muy deprisa. Y deja la melancolía de lo que pudo ser: lo que no fue, porque nunca pudo serlo.

El 15 de mayo de 2011 tuvo lugar una movilización inesperada. No un movimiento. En eso está su belleza. Eso hizo que todo aquel que quiso abrir los ojos quedara entre estupefacto y fascinado. Ni lo uno ni lo otro —asombro o fascinación— son conocimiento. Pero, en esta jodida caída continua en lo más gris que es la vida española, uno busca agarrarse a lo que sea para no morirse de asco antes de que el estampido final contra el fondo del abismo nos mate a todos de ruina. Yo —como tantos de mi edad— hubiera dado media vida por tener los años —y las neuronas nuevas— de quienes, desde la red, fulguraron la jugada de vértigo informático que puso, sin organizaciones sindicales ni políticas mediando, a una muchedumbre de desconocidos en la calle. Lo otro, la acampada de Sol y su posterior descomponerse, ya me lo sabía: era cosa de aquel viejo mundo que se extingue conmigo y con los de mi edad. Me eran simpáticos. En buena parte, porque ni se daban cuenta de lo viejos que eran. La progresiva degradación de la asamblea, la podía prever cualquiera con un mínimo de experiencia en eso. Afortunadamente, los más inteligentes se replegaron en la noche del 22 de mayo, justo después de las elecciones. Para retornar a la red, que es el único lugar en el cual ningún Fouché pueda meterles mano. Y desde donde podrán emerger súbitamente siempre que tiempo y circunstancias les sean propicios.

No se les debe confundir con el residuo muerto que quedó varado en la Puerta del Sol. Aún menos con los pequeños comandos que actuaron en Barcelona hace diez días, como habían venido actuando desde hace, al menos, un par de decenios, al abrigo de una autoridad municipal que siempre los consideró parte del arsenal sociológico que, convenientemente infiltrado, nunca plantearía problemas de fondo insolubles.

Interior actuó… No contra los que incomodaban al vecindario en Sol o se liaban a tortas en Barcelona. Contra Anonymous, esa no-organización que a ningún ciudadano de a pie ha incomodado en lo más mínimo. Uno rara vez yerra al elegir al enemigo. Rubalcaba sabe que el coste electoral de los que acampan o de los que le atizan al político catalán es, para él, cero. En el peor de los casos. Rentable incluso, si la infiltración sabe moverlos del modo más adecuado: léase el aleccionador Agente secreto de Conrad. Lo de la red es otra cosa. Y el ministerio, al servicio de la candidatura Rubalcaba, pudo experimentarlo a las 24 horas de «descabezar» a Anonymous: la mayor serie de ataques DDos desencadenada por los «cualquiera» que adoptaban un nombre —un no-nombre— tras el cual no hay organización a la cual golpear. Sólo un deseo difuso de ser libre. Lo único que —por ser tan deliciosamente antiguo— no envejece. Anonymoussonríe. Como Odiseo, es Nadie. Y nadie se ríe tras la careta. La voz es sólo eco multiplicado, que no viene de ninguna parte. Viene de todas: ¡Bye, Bye, Rubalcaba!

«Caso Otegi»: Inconsecuencia de Estrasburgo
«Estrasburgo no ha sido consecuente con varios aspectos de su precedente jurisprudencia y, en particular, con aquel que hacía inexcusable analizar el contexto verdadero de esas declaraciones para luego decidir lo que estimara procedente»
POR JESÚS MARÍA SANTOS VIJANDE ABC  20 Junio 2011

EL TS condenó en su día a Arnaldo Otegi a 12 meses de prisión por las siguientes injurias al Rey: «…es el Jefe supremo del ejército español, es decir, el responsable de los torturadores y quien ampara la tortura e impone su régimen monárquico a nuestro pueblo por medio de la tortura y de la violencia». El TC confirmó la condena porque tales manifestaciones no eran ejercicio lícito de la libertad de expresión. Sin embargo, el pasado día 15 de marzo, el TEDH ha estimado lo contrario. Otegi tenía derecho a decir lo que dijo, pese a resultar hiriente y hostil, por ser una personalidad política que hablaba de un asunto de interés general —la polémica visita del Rey al País Vasco— en un contexto determinado: el cierre del periódico «Egunkaria», la detención de sus responsables y sus quejas por malos tratos. Además, los ataques de Otegi se habrían limitado al ámbito institucional, pues no imputó ningún delito concreto al Rey ni menoscabó su honor personal.

Hasta aquí el TEDH da una aparente sensación de coherencia con su jurisprudencia precedente —vgr., asunto Castells—: la libertad de expresión reviste la máxima amplitud, con la consiguiente restricción de los delitos de opinión, cuando el condenado es un responsable político y el afrentado es, en el seno de un debate público, un adversario.

Ahora bien, el Tribunal afirma que la alocución enjuiciada, pese a su hostilidad, «no exhorta al uso de la violencia, y no se trata de un discurso de odio, lo que es elemento esencial digno de consideración». Tan esencial es este extremo que el Tribunal reconoce que cabría una condena penal, sin vulnerar la libertad de expresión, si un discurso político incitase al odio o a la violencia. Para decirlo con las palabras de la propia Corte: «…una pena de prisión inflingida por una infracción cometida en el ámbito del discurso político no es compatible con la libertad de expresión garantizada por el art. 10 del Convenio sino en circunstancias excepcionales, singularmente cuando otros derechos fundamentales han sido gravemente lesionados, como en la hipótesis, por ejemplo, de la difusión de un discurso de odio o de incitación a la violencia». Aquí radica la principal inconsecuencia de esta sentencia.

El Tribunal de Estrasburgo asevera que el discurso de Otegi no incitó al odio ni a la violencia, pese a su hostilidad, y lo hace de un modo axiomático —sin la debida justificación—, y «desconociendo» —asombrosamente— su propia jurisprudencia.

¿Cómo es posible que la Corte Europea no haya reparado en el contexto de violencia terrorista por entonces —y aún hoy— imperante en el País Vasco? El TEDH ha afirmado siempre que tiene que enjuiciar los hechos en su contexto. Determinar si el discurso de Otegi incitaba a la violencia o al odio exigía analizarlo teniendo en cuenta su contexto inmediato —el viaje real, el cierre de «Egunkaria»…—, pero también otro contexto, más general y notorio, que fue totalmente ignorado por el Tribunal Europeo: la violencia de ETA y las claras conexiones con ella del orador y de su partido. Las declaraciones de Otegi tienen lugar cuando el proceso en que resultaron ilegalizados HB, Batasuna y Euskal Herritarrok había culminado y estaba sólo pendiente de sentencia. Era inminente, pues, la ilegalización de esos partidos; ilegalización que, por cierto, más tarde sería confirmada por los tribunales Constitucional y de Estrasburgo, nada menos que por considerar que esas organizaciones políticas formaban parte del entramado de ETA.

La falta de análisis de ese contexto resulta tanto más grave y sorprendente cuando se repara en una reiterada doctrina del TEDH, a saber: cabe restringir la libertad de expresión persiguiendo el fin legítimo de preservar la seguridad del Estado, especialmente cuando la restricción tiene lugar en un ambiente de actividad terrorista o, simplemente, favorable o predispuesto a la violencia, y cuando las manifestaciones restringidas sean capaces de provocar especial impacto, haciendo temer un incremento de los disturbios, porque procedan de personas que desempeñan un papel relevante en la actividad política (SSTEDH asuntos Zana, Incal, Sidiropoulos, etcétera). Es paradigmático el caso Zana (STEDH 25-11-97): en una situación de violencia entre la seguridad turca y los miembros del Partido de los Trabajadores Kurdos (PKK), el señor Zana, conocido activista político, declaró «defender el movimiento de liberación nacional del PKK», pero sin estar a favor de las masacres, que calificó como «errores que todo el mundo puede cometer». En este caso, Estrasburgo estimó que su condena a 12 meses de prisión no vulneraba la libertad de expresión dado «el derecho de las sociedades democráticas a protegerse de las organizaciones terroristas», y dado que la naturaleza de las declaraciones y su procedencia de una personalidad política «podían agravar una situación ya explosiva en la región». En consecuencia, apreció que la pena impuesta respondía a una «necesidad social imperiosa», como exige el Convenio de Roma.

No se trata sólo, pues, de que el TEDH haya ignorado un parámetro de enjuiciamiento que su propia jurisprudencia le obligaba a considerar: el contexto general y notorio de violencia terrorista en que se insertaban las injurias proferidas por Otegi. Se trata también de que la Corte Europea no ha reparado en un aspecto sustancial de su doctrina sobre la libertad de expresión de los representantes políticos: el que entiende que las declaraciones de las personalidades de la actividad política, si bien han de gozar de la máxima amplitud para preservar la entraña misma del sistema democrático, por esa misma razón han de ser enjuiciadas con singular rigor, cuando, en un ambiente de terrorismo, puedan poner en peligro el orden democrático, negándole su legitimidad. Se busca, en definitiva, que el político no pueda prevalerse de las libertades que la democracia le otorga para subvertir desde dentro el sistema democrático.

Consciente —sin decirlo— de que el político ha de ser muy cuidadoso cuando hace declaraciones provocadoras en un contexto de terrorismo, Estrasburgo da una razón añadida para mitigar la responsabilidad de Otegi por unas manifestaciones de pésima incidencia sobre la paz social: el Tribunal advierte «que se trataba de afirmaciones orales pronunciadas durante una conferencia de prensa, lo que ha hurtado al recurrente la posibilidad de reformularlas, completarlas o retirarlas antes de que sean hechas públicas».

Sólo dos objeciones a este argumento exculpatorio. La primera, para negar su valor en las circunstancias del caso: no se enjuiciaban declaraciones improvisadas, como cuando alguien responde en directo a preguntas inopinadas, sino de manifestaciones emitidas en una rueda de prensa convocada con antelación por el propio político. La segunda objeción hace hincapié, de nuevo, en la omisión por el Tribunal Europeo de cualquier alusión a un precedente perfectamente aplicable: para valorar, como era obligado, la repercusión social de las declaraciones de Otegi, el Tribunal debió atender, y no lo hizo, a la naturaleza del medio o medios de difusión empleados, teniendo presente su reiterado criterio de que los medios audiovisuales tienen un impacto y efectos muy superiores a los de la prensa escrita (asunto Jersild; asunto Purcell y otros c. Irlanda, D.R., 70; y, mutatis mutandis, asunto Hertel).

En conclusión: si es razonable pensar que las manifestaciones de Otegi, por su naturaleza hostil y provocadora —que el mismo TEDH reconoce— y por quien las emitía —representante político estrechamente vinculado con ETA—, podían incitar a la violencia, he de insistir en que Estrasburgo no ha sido consecuente con varios aspectos de su precedente jurisprudencia y, en particular, con aquel que hacía inexcusable analizar el contexto verdadero de esas declaraciones, tantas veces examinado en casos similares, para luego decidir lo que estimara procedente.

JESÚS MARÍA SANTOS VIJANDE ES CATEDRÁTICO DE DERECHO PROCESAL

Indignados
Y no hubo nada
Emilio Campmany Libertad Digital  20 Junio 2011

La megamanifestación de los indignados ha quedado en nada. El fracaso, siquiera relativo, no se ha debido tanto a que los españoles no compartan la indignación respecto a la conducta de los políticos como al hecho de que el movimiento ha sido acaparado, capitalizado y monopolizado por la extrema izquierda. No se trata sólo de comunistas y republicanotes de vieja escuela, marginales y antisistemas, sino también de votantes socialistas desencantados con un Zapatero que supusieron radical y que creen domesticado por los mercados. No son insignificantes, pero es obvio que no son decisivos en las urnas.

Esto significa varias cosas. La primera es que, tuviera o no las soluciones a la crisis, los españoles no confían en las que pueda aportar la extrema izquierda ni su máscara, el movimiento 15-M. La segunda es que el PSOE de Rubalcaba, que creía que desligarse del Zapatero supuestamente derechizado del último año a través de hacer guiños a los del 15-M podía serle rentable electoralmente, resulta que no lo es. La tercera es que los españoles perciben como única posibilidad de regeneración, por poco entusiasmante que sea, la que representa Rajoy. Resumiendo, si no pasa nada, el PSOE, haga lo que haga, perderá y Rajoy, sin necesidad de hacer nada, ganará.

Así pues, ni un PSOE entregado a las exigencias de los mercados ni otro lanzado hacia las propuestas más radicales tiene, no ya posibilidades de vencer, sino legitimidad moral para hacer ninguna propuesta que deba ser considerada. La dirección de un incapaz como Zapatero está lanzando al votante socialista de centroizquierda en brazos de UPyD y al socialista radical al seno de IU. Ambos tienen la oportunidad de mejorar extraordinariamente sus resultados y saben que, para lograrlo, lo esencial es evitar pringarse con el PSOE tanto como se pueda. Es lo que está haciendo UPyD en los municipios donde son decisivos y es lo que está haciendo también IU, no en todos sitios, pero sí en algunos, como el muy relevante de Extremadura.

Paradójicamente, el único dispuesto a llegar acuerdos con los socialistas es el PP, que parece estar cuidando al PSOE de Zapatero como miman los matadores a esos toros bravos que embisten una y otra vez, pero que andan flojos de fuerza, para ver si les sacan una treintena de buenos muletazos.

El caso es que el número de indignados es limitado. Para IU son bastantes, pero para el PSOE son claramente insuficientes al objeto de compensar la sangría de votos que padece. De forma que si ya ni a los indignados puede recurrir Rubalcaba, ¿qué otro as guardará en la manga? No lo sé, pero sospecho que no le queda ninguno. Si es verdad que se le han acabado, el costalazo puede ser espectacular.

Indignados
El PP y la política de orden público
Agapito Maestre Libertad Digital  20 Junio 2011

Las manifestaciones de ayer fueron más o menos normales. Los lemas que se gritaban eran los esperados. Todas las consignas tenían un tinte anti institucional y, a veces, un poco rancio como el tipo de izquierda que lidera la "cosa"; incluso, según me cuentan algunos manifestantes, hay gente que ha abandonado IU y el PCE, por ejemplo, Ninés Maestro, para pasarse a "militar" en este movimiento del 15-M. Es obvio que todo está controlado ya por la izquierda.

A la hora que escribo esta crónica no se conocen altercados relevantes. Las ediciones digitales de los periódicos nacionales, a las cinco de la tarde, destacaban el carácter festivo de la reivindicación. Las cifras de manifestantes, en Madrid, eran en torno a las 50.000 personas. No es un dato despreciable, aunque cualquier manifestación de víctimas del terrorismo sobrepasó con creces tales dígitos. En todo caso, nadie sensato puede despreciar estas manifestaciones por el número de concentrados. El asunto es demasiado importante como para que el PP no le preste un poco más de atención y, sobre todo, evite caer en ciertas contradicciones a la hora de valorar la respuesta policial, según se hable de Barcelona o Madrid, tal y como sucedió la semana pasada.

Un dato parece inamovible: este "movimiento" callejero será duradero ¡mantenerlo será asunto clave y, por supuesto, delicado del PSOE!–, rozará permanente la violencia y le pondrá las cosas difíciles al PP, si es que este partido llega al poder. No nos engañemos: habrá, sin duda alguna, violencia callejera. Violencia. Si esta gente del 15-M no cree en absoluto en las instituciones, ni tampoco respetan los resultados electorales, entonces no veo otra salida al conflicto que el enfrentamiento entre quienes creen, mejor o peor, en las instituciones y, por supuesto, las defienden por un lado, y quienes las atacan por el otro lado. Este tipo de "planteamientos", insisto, no sólo rozan el enfrentamiento anti político, sino que derivan normalmente en violencia física.

Ese precipitado de izquierda sembrará las calles de desorden, agresividad y violencia. Las manifestaciones, saltos y todo tipo de movidas callejeras serán generalizadas. El PSOE desaparecerá del poder, pero dejará un país incendiado. Mantener su poder en la calle, es decir, mostrarle músculo al PP, será toda la preocupación del PSOE. Así fue siempre la política del PSOE en la Oposición: nunca abandonar la lucha, incluso violenta, fuera de las instituciones. El precipitado pseudopacifista del 15-M no parará. Es un fenómeno estrictamente español. Las luchas callejeras serán dominantes en los próximos meses y, seguramente, en los próximos años. Por todo eso, es menester que el PP, más pronto que tarde, defina de modo claro y contundente su política de orden público. No es fácil, lo sé; pero tendrá que intentarlo ya, porque, de lo contrario, le estallará como una bomba de relojería, cuando esté en el poder.

O el PP empieza a delinear una política de orden público, asunto decisivo para un Estado fracturado institucionalmente, o cuando llegue al poder, he ahí su gran riesgo, será demasiado tarde. O se enfrenta ahora seria y contundentemente al PSOE o le sorprenderá, en el futuro, ver la calle en llamas.

La 7ª columna tomará Madrid
Santiago González El Mundo  20 Junio 2011

Ayer, la página web de El País traía el mapa de la Marcha sobre Madrid, así como una detallada convocatoria, una hoja de ruta en sentido estricto para cada una de las columnas que habían de confluir en el Congreso de los Diputados. En este detalle se nota que España ha progresado mucho desde la guerra civil. Entonces eran cuatro las columnas que trataban de tomar la capital.

El general Mola -¿no iba a molar siendo general? (perdonen, pero si no cuento el chiste, reviento) fue preguntado por un periodista con cuál de las cuatro columnas que avanzaban hacia pensaba tomar la capital, a lo que Mola respondió que con la quinta columna, que era la integrada por los franquistas que vivían en el Madrid republicano.

Ahora son seis las columnas, aunque ‘el director’ de este plan piensa que esta capital que tanto se le resiste (Madrid qué bien resiste, mamita mía, los bombardeos./ De las bombas se ríen, mamita mía, los madrileños) caerá en manos de la séptima columna, que acampa en Castellana, 5, sede del Ministerio del Interior y tiene, como segundo comandante a un juez suspendido por el CGPJ y en espera de las tres causas que le aguardan en el Tribunal Supremo.

El periódico de PRISA y Rubalcaba, más que informar, convocaba ayer a las marchas, describiendo itinerarios y horas ciudad por ciudad, con el fin de evitar en lo posible el despiste de indignados.

Quizá para no quedarse atrás, el diario del Presidium publicaba una de las más alucinantes piezas que han salido del alma y de la pluma de Baltasar Garzón cuyos autos judiciales admiro profundamente, aunque ninguno llega a ser la sombra de este artículo, uno de los artículos de opinión más insustanciales que he leído nunca, incluidos en la muestra los del propio Garzón. ‘Indignadanos’, ha titulado la obra:

la evolución de la sociedad suele ir por unos cauces diferentes a los de la oficialidad de las reglas que nos rigen…[La tarea de los jueces consiste precisamente en aplicar las reglas que nos rigen]

La indignación popular que venía fraguándose desde hacía tiempo cristalizó en este movimiento que, representándonos a todos, [Yayo, cámbiale a tu tron el desayuno; que tome café con leche, como todo el mundo] despedía la fragancia de lo nuevo, la convicción de la razón y el civismo de su demostración. Era un plante surgido de una sociedad que cuestionaba y cuestiona muchos de los clichés que el mundo de la política tiene establecidos. [Esos clichés conforman algo que hemos convenido en llamar 'legalidad']

Pero el movimiento tenía enemigos:
El desenlace se preveía inminente, como también lo era la acción de los que habían aprovechado el movimiento para reventarlo desde dentro. Los de siempre, los mismos que unas veces actúan bajo la marca de violencia callejera, otras de los neonazis o de los “radicales antisistema”, o de quién sabe qué. (…) La escenificación de la actuación de unos y de otros se desarrolla en una forma perfectamente previsible y por eso demasiado sospechosa. El cebo de las concentraciones ante las instituciones de representación democrática ha sido tan evidente como burdo, y los componentes del movimiento, incluidos los verdaderos paladines, han sido cazados. [¿Cómo creerá este Roy Bean al sur del Mazanares que puede haber la menor esperanza de solución en unos tipos que pican en el cebo que les pone cualquier Cojo Manteca, los de la kale borroka, los neonazis y los radicales antisistema, que se han confabulado para meter en un callejón sin salida al Movimiento 15-M y fortalecer el sistema, impidiendo que los muchachos de Sol nos ofrezcan su alternativa?

Les han puesto un cebo con las concentraciones ante las instituciones de representación democrática y, claro
"Ahora todo vuelve a ser como antes. Hay que acabar con la revuelta; no se puede consentir que se cuestione el sistema, como si este fuera inalterable. De nuevo se elude la respuesta y el hacer frente a la situación denunciada." [Esto lo escribe un tipo que se ha ganado la vida como juez, cuya tarea era defender el sistema, con el fin de que éste no fuera cuestionado más que a través del mecanismo que contempla el propio sistema: elecciones, reformas de las leyes elaboradas por esos parlamentos cuya representatividad niega ese movimiento que en opinión de Garzón "nos representa a todos". ¿Con qué herramienta lo mide?¿Quién es él para representar a nadie?¿Por qué cree que me representan a mí o a los tenderos de Sol, por no incurrir en generalizaciones lamentables como las suyas?]

Bueno, pues así es todo. Hoy lo he comprendido: Garzón es el juez ideal en un país que todavía tiene por presidente del Gobierno a José Luis Rodríguez Zapatero, que se muere de ganas de bajar a la plaza, y por ministro del Interior a Alfredo Pérez Rubalcaba, que también simpatiza con el movimiento. Él ha descubierto que puede encaminar la indignación de los marchosos contra el Tribunal Supremo, a ver si le condenan con la mara de apoyo tras de sí. Al fin y al cabo, después de negarle representatividad democrática al Legislativo, qué de malo hay en dar un meneo al TS? Téngase en cuenta que ya lo han hecho los catalanes.

Lo que es impresionante es que el único poder inmune para ellos es el Ejecutivo. Ni una sola concentración ante un Ministerio, una delegación del Gobierno, en fin… No sé si está suficientemente claro.

El templo de Adashino
Luis del Pino Libertad Digital  20 Junio 2011

Editorial del programa Sin Complejos del domingo 19/6/2011

Adashino Nembutsu es un templo budista situado en la ciudad japonesa de Kyoto, antigua capital de Japón durante la era Heian. El templo fue construido en el año 811, aunque sería reconstruido con su forma actual cuatro siglos después.

Allí, junto a impresionantes bosquecillos de bambúes, el visitante se topa con una inmensa explanada en la que, al lado de una pagoda, se agolpa una impresionante formación de más de 8.000 antiquísimas estatuas de Buda, talladas en piedra y ya muy desgastadas por los siglos transcurridos desde que fueron esculpidas.

En los primeros años de existencia del templo de Adashino, muchas personas que no podían costear una tumba para sus seres queridos acostumbraban a abandonar sus cadáveres a las puertas del templo, expuestos a la intemperie. Y las estatuas de Buda que los visitantes pueden contemplar hoy en día fueron construidas por los propios monjes, para honrar precisamente la memoria de esos muertos sin nombre que la gente abandonaba.

Durante muchos siglos, las estatuas estuvieron distribuidas por todo el recinto del templo de Adashino, pero en 1913 fueron agrupadas y trasladadas a la explanada que hoy ocupan.

Tal como cuenta Yasunari Kawabata en una de sus novelas, los japoneses tienen una frase para designar a los muertos que ya no cuentan con ningún pariente vivo y de los que, por tanto, nadie se acuerda: los llaman "los muertos por los que nadie reza".

Esos muertos olvidados, por los que nadie intercede, no pueden acceder al paraíso. Y por eso los japoneses se acuerdan de ellos durante la Fiesta de Obon, que guarda una cierta similitud con nuestro Día de Todos los Santos. En la Fiesta de Obon, además de recordar a sus parientes fallecidos, los japoneses suelen elevar una plegaria por esos otros muertos que ya no tienen nadie que rece por ellos.

Ayer conocimos que otros cuatro militares españoles han sido heridos al estallar una mina bajo su blindado en Afganistán. Dos de ellos han sufrido la amputación de una pierna.

Los heridos de ayer se suman a los varios centenares de heridos anteriores y a los 93 muertos que llevamos ya en la que es, con diferencia, la misión exterior que más bajas ha causado a nuestro ejército.

A pesar de lo cual, la Guerra de Afganistán parece casi no existir en nuestro país. Es como una especie de exótico conflicto que de vez en cuando nos deja algún nuevo herido o muerto que sólo ocupa los titulares durante un día. A lo sumo, dos. La estrategia de silenciamiento marcada por el Gobierno se ha impuesto con claridad, con la aquiescencia de la Oposición y aprovechando el desinterés de unos medios de comunicación siempre dispuestos a cumplir con el papel que el Gobierno espera de ellos.

Un papel que no es otro que contribuir a retorcer la realidad, para que la opinión pública no salga de su letargo. En el exterior, participamos en guerras mientras buscamos desesperadamente alguna excusa que nos permita negar que son guerras. En el interior, combatimos a grupos terroristas implorando constantemente argumentos que nos permitan no llamarlos terroristas.

Y como vivimos en esa perpetua ficción, los muertos nos molestan. En lugar de honrarlos, en lugar de mostrarlos como ejemplo, tratamos desesperadamente de olvidarlos. Porque los militares caídos en combate nos dicen a la cara que sí que estamos en guerra y las víctimas de ETA nos muestran con toda su crudeza que sí que hay terrorismo.

Así que intentamos, como sea, ocultar a esos muertos y silenciar a sus deudos.

Mientras que los japoneses tratan, durante la Fiesta de Obon, de acordarse incluso de esos muertos por los que nadie reza, en España nosotros intentamos olvidarnos incluso de aquellos muertos por los que sí que hay gente que reza, o que reclama justicia o que exige, al menos, un reconocimiento.

A los militares los enterramos aprisa y corriendo, como a las víctimas del terrorismo. Y procuramos sacarlos de la memoria colectiva a toda velocidad. Porque quienes nos gobiernan no pueden permitir que los muertos arruinen su ficción y condicionen su política.

Si algún alma caritativa hubiera erigido estatuas de Buda en honor de nuestros muertos en combate o a manos de los terroristas, nuestro gobierno sería capaz de agrupar esas estatuas, pero no para que los visitantes las honraran en una inmensa explanada sagrada, sino para encerrarlas en algún sótano y evitar que estuvieran a la vista.

España es un concepto discutido y discutible. O al menos eso es lo que llevan años intentando inculcarnos. Y los muertos por España deben ser, por tanto, eliminados de la memoria colectiva. Por si acaso a alguien le da por preguntar cómo es posible que tanta gente haya dado su vida por un país que sus propios gobernantes están empeñados en que deje de existir.

500 padres por el bilingüismo
Convivencia Cívica Catalana  20 Junio 2011
En total, en 90 colegios, escuelas y centros educativos de Cataluña se ha solicitado por parte de padres la introducción de una enseñanza bilingüe: 55 en la provincia de Barcelona, 14 en Tarragona, 13 en Gerona y 8 en Lérida.

Estimado/a amigo/a:

Como sabes, este viernes Convivencia Cívica Catalana ha entregado en la Consejería de Educación del gobierno catalán las solicitudes de 500 familias de toda Cataluña que desean que sus hijos reciban una educación respetuosa con el bilingüismo, es decir, una educación en la que exista un trato “equilibrado y proporcional” de nuestras dos lenguas oficiales.

En total, en 90 colegios, escuelas y centros educativos de Cataluña se ha solicitado por parte de padres la introducción de una enseñanza bilingüe: 55 en la provincia de Barcelona, 14 en Tarragona, 13 en Gerona y 8 en Lérida.

En 34 localidades de Cataluña se han efectuado solicitudes de enseñanza bilingüe vehiculadas a través de CONVIVENCIA CÍVICA CATALANA. Entre ellas destacan Barcelona, Hospitalet, Badalona, Sabadell, Tarrasa, Castelldefels, San Cugat, Molins de Rei, Ripollet, Premiá de Mar, Lérida, Cervera, Mollerusa, Gerona, Figueras, Blanes, Begur, Tarragona, Valls y Cunit.

En Convivencia Cívica Catalana agradecemos a todos ellos su apoyo a nuestras iniciativas pero sin perder un ápice de nuestra independencia política.

Convivencia Cívica Catalana es una asociación absolutamente políticamente independiente donde caben todos aquellos ciudadanos, voten a quien voten, que defiendan el respeto a los valores de la Constitución, que luchen por las libertades y los derechos de los ciudadanos frente a las imposiciones y los excesos del nacionalismo excluyente.

Por último, señalar que el número de solicitudes firmadas sigue creciendo y, por supuesto, te rogamos que sigas difundiendo esta campaña entre aquellas personas que creas que puedan estar interesadas en firmar y sumarse a ella. Cuantos más seamos, más cerca estaremos de nuestros objetivos de una enseñanza bilingüe.

Atentamente.
Convivencia Cívica Catalana
www.convivenciacivica.org

Caos en el Constitucional
El TC desbloquea la Ley de Consultas catalana en plena crisis institucional
CiU quiere reformar la ley para que se puedan celebrar referéndums sin la autorización del Gobierno
 Libertad Digital  20 Junio 2011

En medio de la mayor crisis de su historia, con la negativa del presidente Pascual Sala a aceptar la renuncia de tres de los miembros del TC, en plenas negociaciones entre el PP y el PSOE para renovar la composición del tribunal, al Constitucional le ha dado tiempo para levantar la suspensión que pesaba sobre la Ley de Consultas que aprobó el tripartito con el apoyo de CiU.

La resolución, emitida el viernes, no implica una decisión final sobre la constitucionalidad de la ley, pero los nacionalistas catalanes lo han celebrado como un gesto de cordialidad institucional tras los episodios generados por el Estatuto.

Con esta ley, tanto el tripartito como CiU pretendían forzar una consulta sobre el pacto fiscal, objetivo al que no han renunciado, pero que en las actuales circunstancias económicas ha sido aplazado. También se planteó como la palanca legal con la que desarrollar la campaña de consultas ilegales que comenzó en Arenys de Munt. Quien se opuso entonces como abogada del Estado, Pilar Fernández Bozal, es ahora la consejera de Justicia del gobierno nacionalista catalán que pretende dotar a la Generalidad de un instrumento para forzar la independencia.

Según los nacionalistas, la ley sobre la que se ha levantado la suspensión es insuficiente porque cualquier consulta debería contar con la luz verde del Gobierno, lo que a su juicio se contradice con la aplicación del artículo del Estatuto sobre consultas populares.

El guiño, según la interpretación de CiU, del Constitucional no ha suscitado, de momento, ninguna reacción por parte del PP o del PSOE.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El 15-M, expresión y camino de la "otra izquierda".
Antonio Pérez Henares Periodista Digital  20 Junio 2011

Una cierta izquierda mucho tiempo encovachada ha salido la luz, encontrado su camino y echado a andar. Eso es el 15-M esencialmente. Un movimiento de izquierda heterogénea, radical, con raíces y tics en el marxismo, el comunismo, el ecologismo, el feminismo, el republicanismo y en general todos los ismos que caben en ese cajón roji verde que desguazado el PCE buscan un cauce. Son, como no podía ser de otra manera, jóvenes, no se instalan en los ya viejos conceptos de clase obrera y vanguardia revolucionaria pero los sustituyen por muy conceptos similares en modos y actuación. Son sin duda sus referentes y en origen sus cuerpos doctrinales. La propia marcha sobre Madrid sonaba en el imaginario a aquella “Larga marcha” de los maoístas y así, confluyendo desde todos los puntos de la geografía española (y hasta plantado huertos a su paso, no es broma sino propuesta) era como se imaginó al principio aunque luego se ajustó a recorridos más cercanos y urbanos.

A la luz de este análisis es cuando pueden comprenderse algunos elementos que pueden resultar incomprensibles si, como se ha hecho, se pretende entender como algo magmático, espontaneo y con apenas ideología y cuerpo de doctrina. Al contrario: es pura ideología. Y la ideología se impone a la realidad.
Es por ello que en un mes entero de actividad, asambleas y discusiones asuntos absolutamente perentorios para el conjunto de la sociedad española apenas si hayan tenido reflejo o este ha supuesto una salida a través de recetas que pueden sonar y a veces lo sean a puro desvarío. Si un problema tiene España y tenemos todos, los que conviven con su tragedia y toda la estructura económica y social a la que afecta, es el paro. Pues bien esos cinco millones de desempleados tan sólo parecen como una parte de una retorica revolucionaria, pero en absoluto como el objeto de la acción inmediata. Y por ello, ni asi hace una mención al Gobierno ni a quienes han gestionado con tan malos resultados la crisis, ni se pretende una descalificación contra ellos, que encima tienen cierto parentesco en origen. Se eleva el tiro hasta el infinito, al sistema, al mundo, y si en algo se concreta es en la propia democracia y sus instituciones. El ataque del 15-M ha tenido como objeto precisamente a los representantes democráticamente elegidos y a las instituciones, concejales y diputados, Parlement o Congreso, como diana. Aprovechando su descrédito, como pretexto, pero en realidad negando casi y sin casi su legitimidad.

Gritan como consigna esencial que “No nos representan”. Y en efecto son muy pocos sus representantes. Pero van más allá. Niegan que los otros representen a nadie, porque ellos se han proclamado “el pueblo” y la soberanía no emana de las urnas, donde bien recientemente se ha expresado, sino de sus asambleas. Los millones de votos no significan nada ante unos centenares de manos alzadas en una plaza. O ante unas decenas de miles de manifestantes que se consideran ungidos para refundar la democracia bajo sus baremos, “tomar” las instituciones y configurar el estado y la economía bajo sus particulares deseos.
Se ha puesto mucho énfasis en los brotes violentos. Existen, proliferarán crecientemente (siempre es así en estos movimientos de esta “otra” izquierda), pero lo significativo es la negación de todo lo que no sean ellos y su “derecho” a vulnerarlo. Tienen una “sagrada” misión , aunque les repugne el concepto, que supera cualquier norma, ley o legitimidad. Para que lo entendamos todos: lo grave no fue que unos grupos ejercieran la violencia física en Barcelona, sino que todos la ejercieran intentado impedir a los representantes de los catalanes que se pudieran reunir como lo habían intentado contra los concejales. No aceptaban ni su representación ni su legitimidad. No aceptan que el voto es el origen, aunque no sea el final, de la democracia. El voto de todos digo. Solo cuentan el suyo.

El Gobierno y el PSOE sumidos en un KO que los lleva tropezando de cuerda a cuerda, se intentan pegar un arrimón. Perciben que les dan un respiro al no atacarle de manera directa y sentirlos presuntamente próximos. Y desde luego la deriva de culpar a las conspiraciones universales del capitalismo y exculpar a los gobernantes inmediatos de todos los males puede venirle bien coyunturalmente al atribulado Zapatero. Pero quizás no comprendan que la piedra rompe aún más su propio tejado. Porque este 15-M contribuye aún más a la diáspora del voto socialista, resucita la “otra” izquierda, y más allá de los quebraderos de cabeza que pueden convertirse en algo muy doloroso para todo nuestro país por la inacción de los responsables, se suma a un conjunto de imágenes y hechos que nos están convirtiendo en el payaso de las bofetadas.

P.D. Dado ese cuerpo de doctrina que amalgama todo el movimiento no debe sorprender tampoco que sean ya no ajenos sino hasta complacientes con algunos acontecimientos de nuestro reciente devenir político. Ahí no oirán nada contra el terrorismo etarra, ni el islámico y que nadie piense que sobre Bildu tengán otra actitud que la de compañeros de viaje.

El País predica que ETA está derrotada y ya son buenos chicos.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital  20 Junio 2011

Ya está todo arreglado. El País dedicó ayer un gran artículo al asesino etarra Txeroki que se ha caído del caballo, ha visto la luz y se ha convertido en un buen y pacífico muchacho que abomina del terrorismo. El asesino dice que “la lucha armada ya no procede” y la paz se ha hecho ETA certificando que Bildu es trigo limpio.

En el artículo dominical de El País se nos presenta una ETA adorable, que se hace querer, pacífica a ultranza. Ese es el mensaje que toca propalar y la rueda de molino con la que toca comulgar. Si un jefe militar de ETA, que lo fue hasta no hace mucho, dice que ETA tiene que “ceder la lucha armada a favor de la lucha política”, eso significa “que asistimos a la derrota de la ETA de Txeroki”. Ya solo nos falta saber qué puñetas es eso de la ETA de Txeroki.

Si se lee detenidamente al artículo de beatificación de Txeroki, queda claro que su ETA es la responsable de la ruptura del proceso de paz de 2006, y vaya proceso de paz. También esa ETA es la responsable del atentado de la T4 en Barajas, es la que se enfrentó con la chulísima y súper pacífica izquierda abertzale que criticó a esa ETA que es la que apostó por la continuidad del terrorismo y los asesinatos. O sea que la ETA de Txeroki es la ETA en su misma mismidad.

La santificación laica de la izquierda abertzale, Bildu incluida, y la beatificación de ETA toda, la realiza El País de esta maravillosa manera:

“Al ser el principal jefe militar de la nueva hornada de ETA que se manifiesta en contra de la continuidad del terrorismo, su testimonio demuestra que también entre los nuevos etarras ha prendido la convicción de que la violencia terrorista no tiene futuro y que la izquierda abertzale tiene razón en su apuesta por las vías pacíficas y políticas. Se puede decir, en conclusión, que asistimos a la derrota de la ETA de Txeroki.”

Una vez santificados los unos y beatificados los otros, los perversos, malvados, aviesos, deseosos de que ETA mate y favorables al terrorismo seremos ya todos los que sostenemos que la victoria regalada a ETA es como poco alta traición y que eso no es más que otra trampa más de ETA. Y además supone que ni se comente la realidad manifestada por el propio beato Txeroki en ese artículo:

“Lo mismo que hemos estado cincuenta años con la estrategia de la lucha armada, ahora toca cambiar de estrategia, quizá por otros cincuenta años”.

Dicho en puro y duro román paladino, lo que Txeroki dice es que toca cambiar de estrategia, pero que nada de que ETA se disuelva, nada de que ETA entregue las armas con las que asesina, nada de que ETA desaparezca, es más de lo mismo, ETA seguirá teniendo la pistola para meter en vereda a quien tenga que meter en vereda. Es otra tregua trampa más y nada más y hasta el mismo etarra beato Txeroki manifiesta que es una trampa más. Y eso colar colará, porque toca creer ahora en ETA y demonizar a quienes no quieren caer en esa trampa.

Contra los neutrales
Rosa Díez http://rosadiez.net  20 Junio 2011

Tengo amigos que me recomiendan que no insista tanto de las consecuencias que tiene la entrada de los testaferros de ETA en las instituciones democráticas.
Me dicen que, puesto que no tiene arreglo, no pierda el tiempo hablando de “esas cosas tan desagradables”, que en el fondo preocupan mucho menos que el paro
o la crisis económica a la inmensa mayoría de españoles.

Advierto que voy a desoír el consejo y no voy a ser nada neutral en esta cuestión. Cierto es que todo lo que tiene que ver con la libertad y las libertades
parece no preocupar demasiado a millones de españoles que cada día se enfrentan con la angustia perentoria de llenar la nevera, pagar la hipoteca y las
letras que han suscrito para el coche, el viaje de estudios de sus hijos o las clases particulares de inglés, música o cualquier otra actividad
complementaria. Pero no estamos en política para seguir la rueda; la obligación de los políticos es anticiparse, señalar el camino y las consecuencias de
tomar determinadas decisiones; y en esta cuestión tenemos la obligación de denunciar que la presencia de los testaferros de ETA en las instituciones es
incompatible con la democracia; y que si falla el estado democrático de derecho no habrá manera de solucionar ninguno de los problemas cotidianos.

Lo que ha ocurrido en estas elecciones municipales nos retrotrae al año 1987, sólo que ahora es mucho peor. No sólo porque repetir la historia es siempre
algo decepcionante, cansado y tremendamente peligroso; también porque los testaferros de ETA llegan a las instituciones democráticas empujados por un
discurso legitimatorio recurrente que se ha hecho de forma irresponsable y estúpida desde tribunas y portavoces “democráticos”.

Un discurso legitimatorio destinado a hacer creer a los ciudadanos que “la paz” dependía de que los testaferros de los terroristas entraran en las
instituciones y fueran tratados como iguales por aquellos a los que han querido asesinar para tener el camino libre. Un discurso legitimatorio destinado a
hacer olvidar a los ciudadanos que ETA es enemiga mortal de la democracia y que lleva toda la vida intentando conseguir, con el crimen, lo que ahora les han
dado los magistrados, los periodistas y los políticos corruptos. Sí, corruptos, porque no hay mayor corrupción democrática que abrir la entrada a las
instituciones democráticas a los enemigos mortales de la democracia, a quienes se sabe forman parte de la estrategia de la organización terrorista ETA.

Los testaferros de ETA han llegado bravucones y amenazantes apoyados por más de trescientos mil ciudadanos que han “comprado” alegremente la buena nueva de
que con esto llegaría la paz. Los corruptos no son quienes han votado la nueva marca de ETA; esos son los corrompidos. Los corruptores tienen nombre y
apellidos: el primero de ellos, como muy bien señaló Rubén Múgica en su carta al Presidente, se llama José Luis Rodríguez Zapatero. Él inició este camino
durante su primera legislatura y lo ha culminado ahora, cuando él mismo y ETA estaban agonizantes. Se han juntado dos moribundos para que uno de ellos pueda
vivir; y lo han conseguido.

Pero José Luís Rodríguez Zapatero ha tenido como cómplices imprescindibles a todos los barones del partido socialista. Todo el PSOE calló cuando empezó a
perpetrarse la traición, nada más llegar al Gobierno de la Nación. Quienes desde dentro levantamos la voz y dimos argumentos para que no se rompiera el
pacto antiterrorista, para que no se legitimara la historia de ETA, tuvimos que marcharnos ante el silencio y/o el desprecio de quienes desde sus atalayas de
poder institucional le aplaudían las gracias al presidente fallido. Todos le jalearon (tiene baraka, decían), todos le dejaron hacer; entre todos
construyeron el discurso de que quienes no estábamos de acuerdo con Zapatero (incluidas las víctimas) éramos los auténticos enemigos de la paz. Así hemos
llegado a esto.

Zapatero tuvo también poderosos cómplices mediáticos, todos esos que en el fondo siempre creyeron que ETA “tiene sus razones”. Todos esos que, fracasado el
intento la pasada legislatura, han aplaudido el aparente cambio de rumbo del Gobierno en esta, mientras mantenían viva la llama del discurso legitimatorio
hacia ese mundo de tinieblas que han conseguido colar en las instituciones. Y claro, en un país como España en el que no hay separación de poderes, los
magistrados del Constitucional han aprovechado la actual mayoría socialista para dar el último empujón y entregarle a ETA el poder que los terroristas
llevan persiguiendo decenas de años utilizando balas y explosivos. Ahora ya pueden imponer su modelo totalitario desde el poder político.

Y aquí estamos, como en el 87 pero peor. Los terroristas y sus cómplices coyunturales, los que están de acuerdo y los malditos neutrales, han ganado esta
batalla. Ha quedado demostrado que les ha sido muy útil asesinar a 858 ciudadanos, dejar viudas, madres, hijos huérfanos en toda España. Mataron para esto,
para imponer su modelo de sociedad, para “normalizarnos” a todos. Nos persiguieron para esto, para que llegara un día en que pudieran gritarnos chulesca e
impunemente, desde un pueblo remoto hasta en el centro de Bilbao:”Gora Euskadi ta askatasuna”, y reírse a continuación a carcajadas; mataron para esto, para
que los testaferros de ETA se confundieran en el paisaje con los demócratas, para que los asesinos merecieran el mismo trato que las víctimas. Mataron para
esto, para que llegara un día en que pudieran conseguir sus objetivos sin tener que arriesgarse a ir a la cárcel.

Ya están pisando alfombra roja. Ya se pavonean ante las víctimas. Ya han quitado los símbolos del orden constitucional de todas las instituciones; ya están
logrando que el Estado abandone a los vascos que quisieran seguir resistiendo.

Me dicen que no hable ni escriba de esto. Que por la paz un avemaría. Pues va a ser que no. No dejaré de denunciar que la paz sin libertad no vale nada. Y
que entre los daños colaterales de esta porquería que nos han vendido como paz está la democracia. Y que no me da la gana ser neutral, que no lo voy a ser
mientras viva. Y que no olvidaré nunca quienes son los culpables y quienes los responsables de que estemos en esta situación. Y que yo tampoco les voy a
perdonar.

Vivimos tiempos oscuros o confusos. Estábamos preparados para luchar contra los malos; pero nunca creímos que tendríamos que luchar –además de contra “los
que se dicen buenos”–, contra aquellos que considerábamos “de los nuestros”. Pero lo haremos porque nos va la vida en ello; y no es retórica, es pura
constatación de la realidad. Porque no nos basta con que no nos maten: tenemos derecho a que nos dejen vivir en libertad. Hasta que pongamos a cada cual en
su sitio, hasta que derrotemos a los malos, a los tibios, a los estúpidos, a los egoístas, a los neutrales, seremos radicalmente parciales.
¡Pásalo!:

PIDEN "RESPETO" EN UN COMUNICADO
Las víctimas del terrorismo defienden a los escoltas ante el acoso de Bildu
Asociaciones de víctimas han emitido un comunicado en defensa de los escoltas ante las medidas que se quieren tomar contra ellos en el País Vasco.
LIBERTAD DIGITAL  20 Junio 2011

Un total de diez asociaciones de víctimas del terrorismo han firmado el 'Manifiesto 2011' hecho público por la Asociación de Escoltas en Activo del País Vasco y ASP/92 de Navarra, con el objetivo de pedir "respeto" para los escoltas.

La Asociación de Escoltas en Activo del País vasco y Navarra y ASP/92 de Navarra han editado este manifiesto, abierto a toda la sociedad civil, en el que se reivindica el trabajo de los escoltas en el País vasco y Navarra.

El manifiesto recoge, en cinco puntos, el apoyo de las entidades que lo firman. Así, los firmantes hacen público su apoyo al colectivo de escoltas que desarrollan su trabajo en el País Vasco y Navarra y consideran que la labor de protección de los escoltas "frente al terrorismo etarra ha sido fundamental a la hora de garantizar la vida de numerosos cargos públicos, empresarios, periodistas y miembros de movimientos cívicos durante todos estos años".

Asimismo, afirman que los escoltas han sido "una pieza fundamental del engranaje democrático, al posibilitar con su trabajo que los cargos públicos constitucionalistas hayan podido desempeñar aquellas labores para las que fueron elegidos democráticamente por los ciudadanos".

Además, consideran que los escoltas han realizado "una valiosa misión en defensa de los principios constitucionales, precisamente allí donde su vulneración ha sido más que evidente".

Por ello, piden "respeto para estos hombres y mujeres que han desarrollado su trabajo como escoltas en el País Vasco y Navarra, y sensibilidad por parte de las instituciones a la hora de tomar medidas unilaterales sobre su futuro".

El portavoz de la asociación, Alberto Velasco, ha asegurado que el colectivo atraviesa "momentos complicados tras la entrada de Bildu en los ayuntamientos", ya que "los escoltas vemos como se nos quiere sacar por la puerta de atrás después de muchos años de servicio en defensa de la libertad".

Para Velasco "el apoyo de las víctimas es mucho más que un reconocimiento" y ha afirmado que "tan solo por su adhesión a este manifiesto ha merecido la pena todos estos años de servicio".

Por otro lado, Velasco ha recordado que "mientras las víctimas del terrorismo, sociedad civil y partidos políticos van mostrando su apoyo a los escoltas", el consejero de Interior, Rodolfo Ares, "continúa manteniendo silencio, lo que es un absoluto desprecio hacia los escoltas".

Las asociaciones firmantes son la Asociación Catalana de Victimas de Organizaciones Terroristas, Asociación Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado Víctimas del Terrorismo, Asociación Dignidad y Justicia, Asociación por la Tolerancia, Asociación de Victimas del Terrorismo de la Comunidad Gallega, Asociación Víctimas del Terrorismo en la Región de Murcia (AMUVITE), Asociación Víctimas del Terrorismo Verde Esperanza, Fundación Círculo Balear, Fundación Gregorio Ordóñez, Vecinos de Paz de Berriozar y Voces Contra el Terrorismo.

HOMENAJE A EDUARDO PUELLES
Josu Puelles: “La democracia es más débil que hace diez años”
 Minuto Digital  20 Junio 2011

La familia de Eduardo Puelles, junto a diversos representantes políticos, se ha concentrado este domingo en Arrigorriaga en el lugar donde hace dos años fue asesinado por ETA, con una bomba lapa, el policía nacional y ha negado que “con la legalización de Bildu estemos más cerca de la paz”.

“No entendemos que se afirme que con la legalización de Bildu estamos más cerca de la paz. En cualquier caso, de ser así, será una paz negativa, amnésica, basada en la ocultación y el olvido, y no una paz positiva, es decir, basada en el rescate de lo ocurrido”, ha señalado el hermano del policía nacional, Josu Puelles, quien ha leído un comunicado una vez realizada una ofrenda floral.

Junto a la familia de Eduardo Puelles, encabezada por su viuda, Paqui Hernández, a sus hijos, Rubén y Asier, y sus hermanos, han estado presentes, entre otros, la presidenta del Parlamento vasco, Arantza Quiroga, el consejero de Interior, Rodolfo Ares, así como la directora de Atención a las Víctimas, Maixabel Lasa, el portavoz de los socialistas vascos, José Antonio Pastor, y el líder del PP vasco, Antonio Basagoiti.

El homenaje, celebrado en el aparcamiento de Santa Isabel de Arrigorriaga, lugar donde ETA asesinó al inspector de Policía Nacional, ha arrancado con una ofrenda floral de la viuda, Paqui Hernández, acto al que ha seguido quince minutos de silencio tras una pancarta con el lema “Edu gogoan zaitugu. Eta Kanpora” (Edu te recordamos. fuera ETA).

“La legalización no servirá para la desaparición de ETA”
“Sabíamos quiénes eran y por lo que apostaban. Esa legalización no servirá para acelerar ninguna desaparición de la organización terrorista no servirá para condenar ni rechazar sus asesinatos”, ha señalado el hermano de la víctima Josu Puelles durante el acto de homenaje.

Para la familia Puelles, la legalización de la coalición soberanista tampoco va a servir para “desistir en las coacciones y amenazas de su brazo civil, ni para desistir en sus objetivos etno-nacionalistas en pos de un estado vasco socialista totalitario”.

“Es decir conculcando los derechos fundamentales de la persona pues todo ello forma parte de manera táctico estratégica de su tipo de lucha”, han señalado.

“Democracia más debil”
Asimismo, Josu Puelles ha lamentado que en la actualidad “la democracia es más débil que hace diez años por los instrumentos legales de los que nos dotamos para luchar contra lo que es el proyecto totalizador etarra”.

Por último, la familia de la víctima ha lamentado el hecho de que pese a que hace un año el Consistorio de Arrigorriaga aprobó otorgar una plaza a Eduardo Puelles, el compromiso sigue sin materializarse.

La policía que dirigía Joseba Pagazaurtundua, asesinado por ETA en 2003, impide ahora entrar en la casa consistorial de este ayuntamiento proetarra a los escoltas de los concejales no nacionalistas
www.paisvasco-informacion.com  20 Junio 2011

Euskadi Información Global. Redacción. San Sebastián. Joseba Pagazaurtundua, asesinado por la banda terrorista en 2003, dirigía la policía municipal de
Andoain, la misma policía municipal que hoy ha impedido el acceso al edificio consistorial de esta localidad gobernada por los proetarras de Bildu a los
escoltas de los concejales no nacionalistas. La banda terrorista ETA, además de a Joseba Pagazaurtundua, también asesinó en esta población al periodista José
Luis López de la Calle.

La edil del PP, Asunción Guerra, ha explicado que ha acudido esta mañana a las 11:00 al Ayuntamiento con la intención de registrar la moción que su partido
está presentando en todos los consistorios para exigir la condena de todos los asesinatos de ETA. En la puerta del Ayuntamiento, de la que la semana pasada
se retiraron el arco detector de metales y el escáner, se ha encontrado a un agente de la Policía Municipal que ha identificado al escolta y le ha impedido
pasar.

Definitivamente, quizás los demócratas vascos debamos comenzar a organizarnos para empezar a dejar de pagar nuestros impuestos a las instituciones vascas
gobernadas por Bildu

Asunción Guerra ha registrado la moción y ha salido del edificio, momento en el que se ha encontrado con un edil del PSE con el que se ha dirigido al
despacho del Jefe de la Policía Municipal de Andoain para pedirle explicaciones. El responsable de la Policía local les ha explicado que el agente ha
cumplido el mandato de la alcaldesa de Bildu, que ha sido avalado por un informe jurídico redactado por el secretario del Ayuntamiento.

Los dos ediles han regresado a la Casa Consistorial, en cuyo acceso había dos agentes de la Policía Municipal, quienes de nuevo han impedido el paso a los
escoltas de ambos cargos municipales. Uno de los escoltas ha explicado que su labor era garantizar la seguridad de los ediles, por lo que ha pedido al
policía que los acompañase dentro del edificio consistorial, a lo que el agente ha accedido.

Los dos concejales se han reunido con el secretario para conocer de primera mano el informe jurídico emitido sobre la orden dictada la semana pasada por la
alcaldesa, que impide el paso de los escoltas privados en todos los edificios municipales de Andoain.

Definitivamente, quizás los demócratas vascos debamos comenzar a organizarnos para empezar a dejar de pagar nuestros impuestos a las instituciones vascas
gobernadas por Bildu.

Recortes de Prensa   Página Inicial