AGLI

Recortes de Prensa   Jueves 23 Junio 2011

 

El PP, si quiere ser creíble, debería clausurar sus televisiones públicas
Francisco Rubiales Periodista Digital 23 Junio 2011

El PP tiene un profundo problema de credibilidad. Muchos españoles les han entregado su voto para castigar al inepto y dañino Zapatero, pero siguen desconfiando del PP, un partido que se parece demasiado al PSOE, que se financia del mismo modo ilegal, que conviven fácilmente con la corrupción, que cree más en la partitocracia que en la democracia, que despilfarra al mismo rítmo y que se encuentra tan lejos del ciudadano como el socialismo de Zapatero.

Su gobierno en la autonomía valenciana, donde la corrupción está presente y se practican vicios tan socialistas como la arrogancia del poder, el despilfarro, el endeudamiento y el acoso al idioma español, resta a la derecha mucha credibilidad y siembra el futuro de España, gobernada por el PP, de inquietud y zozobra.

Para ganar credibilidad y demostrar ante los ciudadanos que es un partido distinto y mejor que la charcutería de Zapatero, está obligado a realizar grandes y significativos gestos, los cuales, en política, tienen más fuerza que las palabras.

Uno de esos gestos, acorde con sus promesas y críticas emitidas en el pasado, cuando eran pura oposición y ni siquiera se les contemplaba como una opción real de gobierno, debe ser el cierre o privatización de las televisiones públicas en las autonomías donde ellos mandan.

Las televisiones autonómicas no cumplen ninguna misión vertebradora, educativa o informativa que resulte imprescindible. Su oferta no se diferencia en casi nada de las emisoras privadas y cuestan una millonada al Estado. Los socialistas las han utilizado para domesticar a los ciudadanos, mentir y ganar votos. Algunas autonomías de la derecha le han dado un uso similar. Ahora, cuando España necesita grandes gestos de ahorro y austeridad, desprendese de esos juguetes para políticos, verdaderos flagelos engañadores y manipuladores del pueblo, cerrar o privatizar esas cadenas seria una medida que aportaría solvencia y credibilidad a una derecha que pronto ganará la Moncloa.

Pero hay dos formas de llegar al poder en España. La primera, indigna y degradante, es gobernar como consecuencia del castigo popular a Zapatero; la segunda, digna y decente, es gobernar porque se ha convencido y sabido despertar la ilusión de los ciudadanos.

Si el PP no quiere que dentro de cuatro u ocho años le expulsemos del poder con la misma saña que lo estamos haciendo con el PSOE, debe convertirse en un partido democrático, acercarse al ciudadano, reformar las leyes inicuas de España, acabar con el abuso y los privilegios, limpiar el país de corrupción y despolitizar la Justicia, hoy prostituida por los partidos.

Acabar con las televisiones públicas autonómicas sería un buen comienzo en esa larga y difícil ruta de España hacia la regeneración y la esperanza.

Voto en Blanco

Mercado persa
Editorial ABC 23 Junio 2011

RECHAZADO en las urnas por los ciudadanos y humillado en el Congreso de los Diputados. Esta es la creciente situación de desamparo del Gobierno de Rodríguez Zapatero, sometido a la presión y el chantaje de los nacionalistas. Antes pagaban apoyos, pero hoy compran abstenciones, lo que, en el colmo del sarcasmo, llevó ayer al PNV a jactarse de sacar tajada de una debilidad parlamentaria que pone de manifiesto la incapacidad de los socialistas para legislar con la coherencia y la libertad de movimientos que exige la crisis actual.No es posible ejercer el poder ni un día más en estas condiciones, porque no se puede entregar el Estado para mantener el Gobierno unos meses.

El Ejecutivo agoniza, preso de sus propias contradicciones y sometido al chantaje de unos «socios» que ni siquiera se molestan ya en apoyar —a estas alturas se admite la abstención como moneda de cambio— iniciativas de la talla de la reforma de los convenios colectivos, sometidos a una suerte de virreinato autonómico donde los territorios priman sobre el Estado para configurar una ley caótica que rompe el principio de igualdad de mercado y establece diferencias perversas entre empresas, según se asienten en una u otra Comunidad. Se rompen principios inviolables con la misma facilidad con que funciona el trueque en un mercado persa y se abdica groseramente a las primeras de cambio.

Todo vale, hasta sobrepasar las líneas rojas, convirtiendo a los españoles en ciudadanos desiguales ante la ley. Todo por cumplir el calendario fijado por el PSOE y sus intereses electorales, marcados por la carrera de Alfredo Pérez Rubalcaba en una estrategia contraria a la necesidad nacional. Zapatero se justifica con el argumento de que se queda hasta el final para culminar las reformas, que son meros parches con los que trata de tranquilizar a los mercados. Gana tiempo para su huida hacia adelante y no repara en medios.

Es la hora de la responsabilidad y ya ha causado demasiado daño como para seguir mercadeando, entre otras cosas porque el interesado apoyo del PNV no le garantiza su objetivo de acabar la legislatura a toda costa. Haría bien, en un último arrebato de dignidad, en observar el paisaje y comprobar que su soledad es total. Y si se empecina en seguir tapando fugas de agua en esta España al borde del naufragio, la historia demostrará hasta qué punto los españoles le pedirán cuentas el día que apague la luz y cierre la puerta de una etapa funesta.

De nuevo los nacionalismos al rescate de Rodríguez Zapatero

@Federico Quevedo. El Confidencial 23 Junio 2011

Hubo un momento a lo largo de la mañana de ayer que hizo pensar en el final de esta legislatura. No es que yo crea que va a durar mucho más porque, de hecho, cada vez son más las señales, los gestos que abundan en la idea de que habrá anticipo de las generales para noviembre como muy tarde, si no es en octubre. Pero la posibilidad de que el Gobierno no consiguiera ayer aprobar en el Parlamento la convalidación del decreto de reforma de la Negociación Colectiva hizo creer por unas horas en la posibilidad de un adelanto incluso al mes de septiembre, al verse obligado el Ejecutivo a dimitir.

No pasó, es verdad, gracias a la abstención cómplice de los partidos nacionalistas, PNV, CiU, CC y UPN. Estos dos últimos gobiernan sus comunidades gracias al apoyo del PSOE, lo cual hace lógico que le devuelvan al Gobierno el favor. Pero el caso de PNV y CiU empieza a resultar chocante, sobre todo porque en ese juego de permanente chantaje al que someten a un Ejecutivo débil, éste siempre acababa cediendo y admitiendo cosas que ya no es que vayan contra la integridad del modelo territorial, es que van contra el sentido común: pero, vamos a ver, ¿cómo puede ser que en un conflicto sobre negociación colectiva prevalezca el acuerdo autonómico sobre el estatal? Eso es lo mismo que garantizar por ley el agravio comparativo y condenar cada proceso de negociación colectiva a un permanente reajuste en función de lo que se pacte en cada comunidad. Vamos, un caos.

Si hace nuevas reformas va a seguir sufriendo una hemorragia imparable en su electorado y, si no las hace, va a sufrir una presión brutal que puede conducirnos a la intervención

Pero da igual. El Gobierno cede a todo aquello que le piden los nacionalistas, con tal de seguir ganando un tiempo inútil aunque eso implique romper cualquier resquicio de unidad de mercado que quede en este país. Y eso que, encima, el Ejecutivo consiguió sacar adelante la reforma en medio, eso sí, de un mar de críticas dado que no hubo un solo portavoz parlamentario que dijera algo bueno de la reforma, una reforma contestada por lo tanto en el Parlamento y en la calle, lo cual debería hacer reflexionar al Gobierno sobre el camino que ha emprendido. Pero pedirle a este Gobierno y, sobre todo, a su presidente, que reflexionen sobre algo es como pedirle peras a un olmo.

En la situación en la que está este país, esa reforma no va a servir para nada porque ni camina en la dirección de mejorar las garantías de seguridad para los trabajadores, ni en la de facilitarles a los empresarios modelos más flexibles de contratación, y por esa razón la reforma es contestada por unos y por otros, y en este caso no vale decir que en el medio está la virtud, porque en este caso lo que hay en medio es el vacío más absoluto y la incapacidad de adoptar decisiones valientes como sería, por ejemplo, la eliminación de todas las modalidades de contrato para dejar un único contrato fijo o indefinido con una cláusula de rescisión de 20-25 días por año trabajado. ¿Quién no se tiraría en plancha hoy en día para firmarlo, cuando la mayoría de los jóvenes con trabajo firman contratos precarios con ocho días de indemnización?

El Gobierno ha perdido cualquier capacidad de reacción, no tiene ideas ni ganas de hacer las cosas. Es más que probable que en las próximas semanas se vea obligado por la presión de Bruselas a anunciar nuevas medidas de ajuste pero, ¿será capaz de asumir el reto de llevarlas a cabo? Si lo hace, sabe que va a seguir sufriendo una hemorragia imparable en su electorado y, si no lo hace, va a sufrir una presión brutal que puede conducirnos a la intervención, y Europa no se puede permitir que detrás del nuevo rescate a Grecia venga el rescate de España. Luego tiene pocas alternativas. De hecho, solo tiene una: convocar elecciones. Y no es una salida para el Gobierno, sino que es la única salida que le queda a este país. Lo curioso del caso es que si hablas con los portavoces nacionalistas también opinan lo mismo, y ya ni siquiera en privado, sino que lo dicen abiertamente en entrevistas y declaraciones ante los medios, pero luego mantienen esa especie de entubamiento terminal al Gobierno como si temieran que su caída les prive de nuevas prebendas obtenidas a cambio de muy poco, como ayer mismo reconocía Josu Erkoreka. Y tan poco, tan solo a cambio de una abstención. Hasta ese punto de pérdida de dignidad ha llegado este Gobierno. Que pena.

Sígueme en http://twitter.com/Federicoquevedo y en Facebook
#rebelate

¿Qué hace usted leyendo a un cretino y a un cabrón?
Un paseo por la izquierda. www.gaceta.es  23 Junio 2011

Para los ideólogos de la izquierda y los amantes roñosos, lo importante es la intención. Magnánimo, ‘El País’ ha acabado perdonando a Russian Red con un: “Vete y no peques más”. En Euskadi los indignados han impedido una detención, porque allí otro mundo no es posible.

No es sólo un papel: pienso de verdad que la izquierda es una pésima idea. No pienso, en cambio, que todos los rojos sean descerebrados o malvados, por la sencilla razón de que no pocos de ellos son grandes amigos. No niego que, cuando la conversación con ellos se acerca a la cosa política, acabo siempre preguntándoles cómo pueden aferrarse a una doctrina política que jamás ha dado pie con bola o, para ser históricamente más precisos, que sólo ha traído pobreza, opresión y mentiras. De sus respuestas he deducido que para muchos izquierdistas es una cuestión de superioridad moral o, por decirlo con las inmortales palabras del cantante Nacho Vegas, porque “cualquiera que se declare de derechas ha de ser un cretino o un cabrón”. No importa mucho que la izquierda no dé lo que promete, lo importante es que, como dicen de los regalos los amantes roñosos, “lo importante es la intención”.

Cometer un 'desliz'
Si pudiéramos salir dos minutos de la matriz progre en la que estamos sumidos y no notamos, como el pez no nota el agua, veríamos extraordinariamente peregrino que una cantante sea noticia por declararse de derechas. En un mundo razonable, ni siquiera se preguntaría a los cantantes por sus ideas políticas, como no se les suele pedir a los políticos que se marquen un aria, pero, ya declarado, quedaría el dato perdido en un cuestionario Proust.

Sin embargo, ES noticia, y lo es porque hemos asumido que ser artista y de izquierdas no hay que explicarlo, y serlo desde la derecha, sí. Eso lo traiciona el redactor de ‘El País’ cuando, en una entrevista por lo demás amable a la cantante, comienza diciendo que “Lourdes Hernández [...] ha provocado una animada controversia mediática al admitir [...] que ella se decanta por la ideología de derechas”. Pero ella no ha ‘provocado’ nada. Es el redactor el que se considera provocado ante semejante ‘desviación ideológica’. También es significativo el verbo “admite”; ser de derechas no se proclama o declara; como mucho, se “admite”, como se admiten debilidades y pecados. También el reportaje (¡un reportaje en ‘El País’!), “Tocar con la derecha”, que empieza: “Cuidado con los cuestionarios: parecen inofensivos, pero cualquier desliz puede desatar un pequeño maremoto mediático”. Confesarse de derechas es un ‘desliz’. ‘El País’, magnánimo, lo perdona, con un “vete y no peques más”. Pero no yerra el redactor de Prisa. Es así como está planteado el panorama.

Esa es su realidad.
Pero la realidad ‘real’ es terca (y de derechas), y por eso uno de los lemas favoritas es “otro mundo es posible”; más les vale, porque en este sus fórmulas sientan como un tiro. Otro mundo es posible, y de él informan, al parecer. Manel Fontdevilla, por ejemplo, vive en ese otro mundo paralelo, y lo representa en sus viñetas en Público.

En la de ayer aparece una crátera griega en la que aparecen representados dos obreros con casco que ofrecen a un capitalista que ya era cliché pasado en el XIX (gordo, con chaleco y puro) millones, aviones y fábricas. “Y pensar que nosotros inventamos la democracia...”, musitan los oferentes, a lo que contesta el deleznable patrón: “Tranquilos... ¡Por mí os la podéis quedar toda!”.

Uf, vaya. Lo primero que se me ocurre es que si el griego medio llevara casco de obra, probablemente Grecia no se vería en estos apuros; el problema es que tendría que llevar manguitos y visera, como prototipo icónico del burócrata: Grecia tiene un número desproporcionado de empleados del sector público, ese que no produce.

Del rinconcito de Jesús Maraña en ‘Público’, “Cospedal como ejemplo”, no hablaré. Tan previsible que el lector puede reproducirlo solo. Baste decir que de la izquierda puede esperarse que pida para el vencedor de unas elecciones los famosos 100 días de gracia, pero no de conceder uno solo al ‘enemigo’.

Las cuadrillas
Es el mundo al revés, la ley de la inversión. Hoy he tenido el privilegio de no me hiciera falta pasear por la izquierda porque una parte de la izquierda ha tenido la amabilidad de venir a pasear por esta casa. Era un grupo de ‘indignados’ que venían a saludarnos al grito de “¡Hijos de puta!” y coreando su ferviente deseo de que nos cierren. Ahora, yo aborrezco genuinamente a la izquierda y la temo más que a un Miura al frente de mi país, pero no deseo que desaparezca ‘Público’, y no sólo porque vivo de criticarlo. Mi Twitter está lleno de peticiones de cierre para esta casa, como lo estaba el 19-J de pancartas pidiendo otro tanto. Y sin embargo, ellos son, extrañamente, los tolerantes oficiales.

Hablando de los ‘indignados’, presumen de que el movimiento está “más vivo que nunca”, pero en la práctica parecen desaparecidos en combate. Quedan bandas exiguas pero envalentonadas por la impunidad y la adulación mediática, como la que nos visitó ayer, o los que seleccionan desahucios o detenciones que impedir (en este último caso, en colaboración con jóvenes ‘abertzales’, que ahí en el norte sí que no es posible otro mundo).

Jáuregui y Anasagasti : socialismo fascistón, nazi_onalismo fascistón
Teresa Puerto  Minuto Digital 23 Junio 2011

Por la edad senil de estos dos analfabetos personajes y la burricie histórica que demuestran con sus afirmaciones sobre el Valle de los Caidos (“es un símbolo fascista” ) , no podemos calificarles de ESOentontecidos ya que ambos tuvieron ocasión de formarse en los muy respetables ambientes intelectuales del bachillerato y universidad FRANQUISTA .

Claro que, el que uno tenga medios a su alcance para rebozarse de sabiduría no quiere decir que , al final, acabe sabio. Y el mejor ejemplo son las enloquecidas declaraciones de estos dos chiripitiflaúticos del “lumpen intelektual” presente : el socialista fascistón Ramón Jáuregui y del nazi_onalista fascistón Iñaki Anasagasti .

La inopia mental de estos bárbaros de la idiocia escupe inútilmente sobre la HISTORIA (con mayúscula) y sobre la sabiduría de aquellos que la documentan de manera imbatible . Es lo propio de los iletrados.
A estas dos “perlas del destarifo” ambulante hay que recordarles millones de veces que el FASCISMO es SOCIALISTA y de IZQUIERDAS:

El FASCISMO lo inventó Mussolini, nº 2 del PARTIDO SOCIALISTA ITA- LIANO , que era SOCIALISTA radical . Mussolini cogió a los socialistas más radicales del PSI y a los desencantados del ejército por la 1ª Guerra Mundial y formó el Fascio di Combatimento”= SOCIALISMO PURO y DURO. Técnicamente el FASCISMO es = Socialismo radical+ nazionalismo ( o sea, Jáuregui y Anasagasti )

Y, técnicamente, FRANCO nunca pudo ser fascista porque ODIABA EL SOCIALISMO en cualquiera de sus tres versiones (= SocialismoFascista, Nazionalsocialismo y Socialismo Real/Comunismo) .

TODA la MODERNA BIBLIOGRAFÍA INTERNACIONAL rigurosa nos define a Franco como “Un monárquico bonapartista, NO totalitario, que implantó en España un régimen autárquico bajo la protección de los Aliados (USA y U.K.)” . Así está definido por lo asesores de la BBC tv , entre ellos el conocido Profesor (Catedrático) of Modern History de la Universidad de Oxford Norman Stone y su equipo , junto al excelente hispanista de USA , Stanley Payne que asesoraron la producción de reportaje “Franco: behind the Myth “ , producido por Anthony Geffen en el centenario de Franco . Y en cuyo programa estos expertos de la Universidad de Oxford desmontaban muchas de las trolas de la “Leyenda Negra” contra Franco , inventada por la izquierda.

Franco , que era un gran estratega, aceptó el pacto con los Aliados porque era ANTICOMUNISTA FURIBUNDO y le encantó la idea de estar de parte de los ALIADOS : SABIA QUE ESO LE GARANTIZARÍA SU PERPETUIDAD tras la guerra, como así fue . Lo realmente importante fue SU COMPROMISO DE LEALTAD con los ALIADOS (U.K. y USA). El no entrar en la II Guerra Mundial fue decisión exclusiva de Franco cuando ya había firmado, encantado, su compromiso de lealtad a Churchill , U.K. y a U.S.A. para expulsar de España toda la barbarie comunista/socialista que querían imponer en España una DICTADURA STALINISTA de la órbita SOVIET.

El Valle de los Caidos JAMÁS fue “símbolo fascista” como dicen los bárbaros de la Historia. Fue concebido como un Monumento a la Reconciliación de TODOS los españoles caidos en la Guerra inCivil española y a los ilustres INDOCUMENTADOS conviene refrescarles estos datos:

i) Fueron 2000 obreros entre libres y prisioneros VOLUNTARIOS (la mayoría obreros LIBRES- alrededor de 200 prisioneros convictos) los que construyeron el monumento LOS CAIDOS DE AMBOS BANDOS

ii) Según la LEY Franquista no existían trabajos forzados sino que los presos podían trabajar VOLUNTARIAMENTE , para redimir penas y cobrando un pequeño sueldo. La redención era DOS DÍAS por cada UNO trabajado

iii) La MAYORIA de quienes había sido condenados a prisión perpetua o conmutados de la pena de muerte (por delitos de sangre) estaban LIBRES a los SEIS MESES o, incluso, a los 4 años.

iv) El monumento , según el Abad , “cobija a 35.000 caidos identificados la MAYORÍA del BANDO REPUBLICANO , más otros tantos hasta completar los 100.000 ,procedentes la mayor parte de las fosas comunes abiertas en los frentes de batalla cuyas identidades se desconocen y sería hoy muy difícil su identificación” (El Mundo. 16.09.2006) .

TODAS ESTAS son LA VERDAD DEMOSTRADA y DEMOSTRABLE que los ilustres analfabetos desconocen por falta de cultura y de lectura de ARCHIVOS.
Como contraste , .. la Ex_paña ZaPaterina , tras cargarse la Constitución de la Concordia, aprobando Estatutos Catalanes TOTALITARIOS y violando leyes constitucionales, lleva a España hacia una DICTADURA de caudillines-déspotas-FEUDALES, regionalizados.

Como lo ilustres bárbaros.
www.teresafreedom.com

Promesa cumplida
La recuperación de la "L" en La Coruña es un primer paso hacia la erradicación de las prohibiciones lingüísticas de los bipartitos
alfredo aycart ABC Galicia 23 Junio 2011

ES un símbolo nada más, y nada menos. Y por ese carácter alegórico es de mayor importancia aún la decisión del Ayuntamiento de La Coruña de recuperar la «L» perdida en los vericuetos del descarrilamiento del pasado bipartito. A la primera ocasión, la corporación que ahora preside Carlos Negreira ha decidido añadir al gallego el topónimo castellano, prohibido en los últimos cuatro años. Pone así fin de forma radical a la indignante situación de anormalidad generada por los talibanes de la lengua, empeñados en impedir que los coruñeses apelen a su ciudad como les parezca oportuno.

No es más que un primer paso, menor, pero imprescindible para recuperar el topónimo castellano que se perdió en una de esas trágalas absurdas soportadas por la mayoría para aproximar a la minoría de radicales a la vía de la concordia democrática. Como era de esperar la claudicación no produjo otro efecto que el de enardecer las ansias prohibicionistas de ese grupúsculo que se agrupa en torno a la Mesa por la Normalización Lingüística y su brazo parlamentario, el inquisidor Bieito Lobeira.

La normalidad democrática de la mayoría absoluta conseguida por el PP debería llevar a corto plazo a solicitar al Gobierno gallego que se resuelva el entuerto readmitiendo la «L» como parte oficial de la denominación de la bella ciudad herculina, tal y como desean la mayor parte de los ciudadanos, incluidos muchos de los que votaron históricamente al PSOE, antes de la rendición de Javier Losada. Contarán sin duda con el aplauso del socialista Francisco Vázquez, sensato en esa cuestión, y de muchos de sus seguidores .

Pero no es más que un primer escalón. Mucho más que en el ejecutivo autónomo, donde la celeridad con que los gallegos expulsaron a los integrantes del bipartito evitó males mayores, los ayuntamientos gallegos en los que han gobernado PSOE y BNG se han convertido en territorios de exclusión, donde la normativa que exige la utilización de las dos lenguas oficiales de la Comunidad ha sido conculcada con extraordinaria visceralidad por la expulsión deliberada del castellano del ámbito administrativo.

Se trata de una maniobra premeditada y sistemática de unas formaciones —el BNG en mayor medida— convencidas de que la exclusión del castellano favorecía sus intereses electorales. De ahí la virulencia de las campañas nacionalistas contra la lengua que comparten con todos los españoles, respaldada por una muy interesada industria editorial que también apoyó de forma decidida la aproximación paulatina del gallego normativo al portugués.

La recuperación de la normalidad lingüística en el ámbito municipal debe ser norma de conducta del PP en las instituciones que dirige desde los pasados comicios, sin acritud y con el empeño de impedir que la lengua sea usada, de nuevo, como arma política partidista, en lugar de como instrumento de comunicación y herramienta de convivencia.

COMPARÓ LA COMPAÑÍA CON LOS NAZIS
Joan Puig condenado a pagar 300.000 euros a Air Berlin
 www.lavozlibre.com 23 Junio 2011

La Justicia considera ahora que la reacción de Puig fue desmedida. Ante un artículo en el que el director general de la compañía, Joachim Hunold, denunció la discriminación del español en España y criticó la petición del Gobierno autonómico de las Islas Baleares de que Air Berlin se dirigiera a los pasajeros en catalán, Puig traspasó la línea de la legalidad al comparar a una empresa alemana con el régimen nazi.

La Audiencia Provincial de Gerona ha condenado al ex congresista y dirigente de ERC Joan Puig, por intromisión ilegítima en el derecho al honor y la propia imagen de la compañía aérea Air Berlin. Puig deberá pagar 30.000 euros en concepto de daños morales por asegurar que la compañía aérea tenía relación con los nazis. Puig protestaba así por la decisión de Air Berlin de utilizar el idioma que quisiera en sus vuelos.

Puig incluyó en sus blogs varias entradas sobre el asunto, que tras las críticas públicas y la denuncia de la empresa retiró. En una de ellas titulada Air Goebbels, en referencia al ministro de propaganda nazi, además de pedir un boicot a Air Berlin, reclamaba que difundieran un logo manipulado de Air Berlin que incluía una esvástica. Algunos, como el entonces director de la ACN, en la órbita de ERC, Saül Gordillo, respaldó esta campaña difamatoria y ahora penada. También el empresario y ex trabajador de TVE Vicent Partal.

‘La identificación de la compañía actora con uno de los mayores crímenes de la humanidad y la solicitud de su divulgación a través de su blog sobrepasan los límites que el derecho de expresión permite‘, se afirma en la sentencia.

Y critica las formas empleadas por Puig: ‘El recurrente podía expresar de cualquier otro modo, incluso con una elevada carga de crítica, ironía, o con cualquier otro adjetivo valorativo o recurso expresivo, o cualquier otra figura retórica, su rechazo a la actuación de la compañía actora en relación al catalán y hacerlo público e incluso recabar apoyos a sus valoraciones y opiniones, pero no en la forma en que lo hizo, en que el texto tiene un contenido de un insulto de una elevada entidad, ya que suponen el desmerecimiento en la consideración ajena al ser tenidas en el concepto de la opinión pública por afrentosas, con el consiguiente descrédito o menosprecio para la entidad actora’.

La sentencia obliga al ex congresista de ERC, además de a pagar la indemnización, incluir esa frase, junto al resto de la sentencia, en los blogs en los que arremetió contra Air Berlin. Aunque los posts fueron borrados.

El PSOE llama 'antimallorquín' a Bauzá por suprimir Política Lingüística
Los socialistas, que apuntalaron la normalización lingüística, dicen que 'va en contra' del idioma autonómico
Europa Press www.lavozlibre.com 23 Junio 2011

Madrid.- El portavoz del PSM-IV-ExM en el Parlamento balear, Biel Barceló, criticó ayer la decisión del presidente José Ramón Bauzá de eliminar la Dirección General de Política Lingüística porque dice que supone el "primer paso de los ataques que ya esperábamos de este nuevo Ejecutivo hacia nuestra lengua y cultura".

En los pasillos del Parlament, Barceló recordó que ésta era una de las direcciones generales "históricas, que todos los Governs fueran de derechas o izquierdas habían tenido", teniendo en cuenta que es "evidente que nuestra lengua no está al nivel de normalización lingüística que tendría que requerir".

Por tanto, consideró "lógico" que este departamento se mantuviera durante "muchos años" en lugar de suprimirlo, decisión que, a su juicio, supone un "ataque y un menosprecio a nuestra lengua".

"Es la primera muestra de lo que denuncié en el debate de investidura, donde anuncié que habrá unos ataques clarísimos de menosprecio y de intento de arrinconamiento de nuestra lengua", recalcó Barceló, quien estimó "muy significativo" que los presidentes anteriores, como los 'populares' Gabriel Cañellas y Jaume Matas y el socialista Francesc Antich mantuvieran este departamento, que era "producto de una Ley de Normalización Lingüística nacida por unanimidad de todos los grupos parlamentarios".

Finalmente, insistió en que con la eliminación de Política Lingüística, se comienzan a ver los "primeros pasos" del nuevo Govern "antimallorquín y antiibicenco porque va en contra de nuestra lengua".

******************* Sección "bilingüe" ***********************

¿Por qué le tienen tantas ganas a Intereconomía?
Cuando el toro se revuelve

La historia del desarrollo del negocio televisivo español en los últimos 30 años es alucinante. En medio de ese panorama, un grupo, Intereconomía, ha decidido que es hora de cambiar el modelo y pedir el apoyo de su audiencia. A cambio, sólo ofrece calidad, independencia e ideario.
José Antonio Fúster. www.gaceta.es 23 Junio 2011

La historia del desarrollo del negocio televisivo español en los últimos 30 años es alucinante. Ilegalidades, amiguismo, clientelismo, despilfarro y malversación... Su lectura no desdice nada del actual panorama de corrupción política en el que malvive lo que en tiempos era el buen nombre de España. En medio de ese panorama, un grupo, Intereconomía, ha decidido que es hora de cambiar el modelo y pedir el apoyo de su audiencia. A cambio, sólo ofrece calidad, independencia e ideario.

Durante los primeros años de la democracia española, sólo había dos canales, La Primera y el UHF. Con la negociación para la creación del Estado de las autonomías, los nacionalistas pusieron sobre la mesa la reivindicación de un canal autonómico que fuera el vehículo de reconocimiento y promoción de la lengua autóctona.

La Ley del Tercer Canal, que así se llamaba el proyecto, era una coartada diseñada por el PSOE en favor de las llamadas comunidades históricas: País Vasco, Cataluña y Galicia. Sin embargo, aquello era un ardid, una maniobra para acabar transfiriendo, a modo de concesión, el servicio a unos entes que se llamaron televisiones autonómicas. El primero en emitir fue, a los dos meses de llegar al poder el PSOE, la televisión pública vasca, ETB; un año después, la catalana, TV3; y más tarde, la gallega TVG. La cobertura legal era la normalización de la lengua autóctona.

Pero el Gobierno nacionalista vasco de Garaicoechea (hoy integrado en Bildu-Batasuna) no estaba satisfecho. La programación en euskera la veían tres gatos y en 1985 lanzaron -ilegalmente- un segundo canal (ETB2) en español. Aquella ilegalidad fue un éxito.

Aquel éxito enseñó el camino a los socialistas de las enormes posibilidades inherentes al control político de una televisión autonómica y en 1989 lanzaron TM3 (Telemadrid) y Canal Sur, saltándose a la torera la exposición de motivos para la concesión de canales autonómicos basados en la lengua.

Siempre González
Pero a Felipe González jamás le detuvieron los detalles legales. Lo volvió a demostrar cuando su Gobierno parió la Ley de la Televisión Privada de 1988, que concedió tres licencias: Antena3, Telecinco y una tercera al imperio Prisa, que creó una televisión de pago (Canal+) que no estaba en el pliego del concurso y que dejó fuera al Grupo Zeta de Antonio Asensio. Como decimos: simples detalles que se resolverían tres años más tarde, cuando se produjo el llamado “antenicidio”, o la compra ilegal por parte de Prisa de la participación mayoritaria del conde de Godó, dueño de La Vanguardia, de la sociedad Antena 3 Radio (líder de audiencia e hipercrítica con González). Al mismo tiempo, el Grupo Zeta, el gran excluido en la concesión, se hacía con el mando de Antena 3 TV. Su homónima en radio fue convertida, al final de un rápido proceso, en una emisora de música clásica (Sinfo Radio).

Mientras tanto, en el espacio exterior, Prisa abanderaba una nueva revolución televisiva: la creación de una plataforma de pago que se llamaría Canal Satélite Digital (CSD). La operación tenía sus complicaciones legales, pero el Gobierno de Felipe González (de nuevo) las hizo desaparecer con la aprobación de la Ley de Televisión por Satélite, que eliminaba la consideración de “servicio público”, lo que evitaba el proceso de concesión pasando al mejorado sistema de la simple autorización administrativa. Telefónica, con el resto de los operadores, se lanzó a la creación de otra plataforma con una codificación de mayor calidad. Para que resultara atractiva, se contaba con los derechos de retransmisión deportivos que atesoraba el Grupo Zeta (Antena 3 TV). Sin embargo, en el llamado Pacto de la Nochebuena de 1996, Prisa, Zeta y la televisión autonómica catalana acordaban crear el monopolio del fútbol en España.

En respuesta, Telefónica siguió adelante con su plataforma (Vía Digital). Aquello supuso grandes pérdidas para los dos operadores, aunque mucho más graves para Prisa, por lo que las dos compañías se plantearon su fusión. Por sorpresa, Vía Digital se dejaba absorber por CSD. Como ya hemos dicho, lo que estaba pasando en España era un espejo del fenómeno de concentración de los grupos mediáticos en Estados Unidos, aunque con mucha menos participación política. Lo que allí se urdía en despachos de abogados aquí se negociaba en La Moncloa.

La TDT como amenaza
Durante las dos legislaturas de Aznar, y al margen de fusiones y de la venta precipitada de Antena 3 TV a Telefónica y de esta al Grupo Planeta (su actual propietario), poco o nada relevante ocurrió en el panorama de los medios. Todo lo que ocurría era por debajo de la visión del gran público, como las concesiones digitales (TDT) para todo el mundo, incluidos dos nuevos operadores, o la llegada de la televisión a través de internet (Imagenio, Jazztel TV), que paralizaron definitivamente el negocio del cable en España.

La TDT suponía una amenaza notable en el futuro para los grandes grupos de comunicación que se habían ido formando. Acostumbrados a repartirse un pastel de audiencias y publicidad de en torno al 20 por ciento, la llegada de nuevos canales atomizaría el sector, lo que supondría un recorte en el margen de beneficios de los operadores de referencia. No quiere decir eso que aquellas grandes empresas estuvieran obligadas a competir en igualdad de condiciones. El Estado ya se había encargado de proporcionar a cada una de esas empresas los canales suficientes (múltiplex: la división del medio en múltiples canales) para asegurar que su tajada seguiría siendo la parte del león.

Pero cuando llegó Zapatero al poder, en 2004, la TDT todavía era algo que tenía que llegar (hasta ahora, la única experiencia en TDT había sido la de Quiero TV, que acabó quebrando). Zapatero tenía por lo menos un amigo íntimo: Miguel Barroso, al que nombró secretario de Estado de Comunicaciones. Su encargo era único: poner en marcha una “Ley de Medidas Urgentes para el Impulso de la TDT y el Fomento del Pluralismo” (como lo leen) y que se aprobó en julio de 2005.
En esa ley, Zapatero dejaba en mantillas a González y lanzaba a los poderes autonómicos a crear más canales, permitía que Canal+ se transformara en Cuatro y, además, convocaba un concurso para un nuevo canal analógico nacional (al que se le daría también un múltiplex de TDT (faltaría más). Al frente de ese nuevo canal, La Sexta, estaba un íntimo de Barroso, José Miguel Contreras, que formaba parte del círculo de amigos de Zapatero que, a falta de bodeguilla, jugaba con él al baloncesto.

El Gobierno maniobró para evitar a La Sexta la competencia de los otros operadores, llegando hasta el extremo de apaciguar a los grandes medios montando una supuesta comisión de expertos para que dictaminara que TVE debía renunciar a la publicidad. Pero no era bastante. Las multimillonarias inversiones de La Sexta con la compra por cantidades desorbitadas de los derechos del fútbol precisaban un canal de pago para poder rentabilizarlas. Para ello había que modificar por las bravas las concesiones, algo que se hizo con la oposición de Cuatro y de Telecinco. Al Gobierno esa oposición le entró por un oído y le salió por un real decreto, por si había dudas de la vocación de respaldo al pluralismo del Gobierno Zapatero. Y entonces llegó el apagón. Apenas un año después, lo que Barroso llamaba el fomento del pluralismo se convirtió en una carrera de los cuatro principales operadores por conservar su cuota de pantalla, lo que implicaba que sólo podían quedar dos. Simple cuestión de negocio. En medio de esa escena, junto a los grandes, únicamente estaban los canales públicos, decenas de ellos, autonómicos y nacionales, que tiraban de dinero público y elevaban sus déficits anuales hasta niveles de alarma social.

Y en cuanto a los canales comerciales nacionales (no temáticos), sólo cuatro operadores se arrojaron al juego de la televisión en España: Intereconomía, Veo7 (Unedisa), La 10 (Vocento) y 13 TV (Conferencia Episcopal). De todas ellas, números cantan, la única que ha logrado sacar la cabeza para respirar ha sido la cadena del Grupo Intereconomía.

Y sacar la cabeza en un mar de tiburones que se devoran mientras suspenden pagos o se venden a fondos extranjeros es hacer oposiciones a que te la partan. Cuando el resto de los grandes se dio cuenta de que Intereconomía superaba el uno por ciento de share, del desprecio se pasó a la inquina. Cuando ese uno por ciento comenzó a rozar el dos por ciento, de la inquina se pasó al ataque. Así, mientras altas autoridades del Gobierno y del Estado tachaban a este Grupo de “ultraderechista”, en la mayoría de los medios se instalaba la burla constante. Sólo una muestra: en una emisora musical de Prisa, M-80, un sábado por la mañana se pudo oír a un supuesto cómico locutar la siguiente noticia acompañada de risas: “Intereconomía busca al tipo más asqueroso de España para ofrecerle el cargo de director de antena”.

Resintonización
Esta presión a los anunciantes y a la audiencia no tiene paralelismo posible con persecución alguna sufrida por un medio en la historia democrática española desde la Transición y sólo es posible hallarla en los manuales que cuentan cómo los frentepopulistas republicanos persiguieron hasta el cierre a los medios de derechas.
A este seguimiento implacable se le unió, hace unas semanas, el episodio de la resintonización de ciertos canales, con Intereconomía como la gran perjudicada de las imprevisiones gubernamentales. Ese fue el momento elegido por el Grupo Intereconomía para cambiar el modelo y pedir a la sociedad civil su apoyo a cambio de seguir ofreciendo calidad y un ideario coherente.

El círculo vicioso
Unos accionistas crean una cadena de televisión y esos mismos accionistas crean centrales de compras que buscan anuncios para esa cadena. Los anuncios los crean unas agencias de publicidad en las que participan los mismos accionistas que poseen la cadena y las centrales de compras. El precio de esos anuncios que crean las agencias y que las centrales de compras ofrecen a las cadenas está determinado por la cantidad de espectadores que vean la cadena. Por lo tanto, hay que medir esa audiencia, y los mismos accionistas que tienen la cadena, la central de compras y la agencia se unen para desarrollar unos audímetros que, sin decir dónde los colocan, son los que dan los datos, en régimen de monopolio y sin posibilidad de contrastar, sobre la audiencia de... Intereconomía. Parece increíble, pero así es. La empresa que mide las audiencias, Sofres, tiene como accionista al holding WPP, que es accionista de las mayores agencias internacionales como Young & Rubicam (de la que es CEO en España el amigo íntimo de Zapatero), así como de agencias y centrales de medios españolas y, además, es accionista de La Sexta.

El único modelo: el informativo
Con la Ley de Telecomunicaciones en la mano, los medios comerciales estadounidenses creían que estaba prohibido pedir donativos a su audiencia porque era una opción reservada a las organizaciones sin ánimo de lucro que dirigían canales “de interés público”.

Pero los medios comerciales se equivocaban. Un tribunal dio la razón a un equipo de abogados que litigó en contra de la Agencia Federal de Comunicaciones al sentenciar que los medios comerciales podían pedir apoyo a la audiencia siempre que el dinero fuera empleado en las operaciones propias del medio. Para cientos de cadenas de radio y televisión de todos los estados de la Unión, aquella sentencia era la posibilidad de un maná.

Clinton, la izquierda americana, cambió en 1996 la Ley de Comunicaciones con el objetivo de relajar las restricciones para ser propietario de un medio y así mejorar la competitividad en el sector. Pero ocurrió lo contrario. La ley impulsó la concentración de medios en unas pocas manos. Para hacernos una idea, donde antes había siete grandes grupos, sólo quedaron cuatro. De las más de 11.000 emisoras de radio, cuatro mil fueron vendidas. De los cincuenta estados de Norteamérica, tres grupos pasaron a dominar más del 50 por ciento de la audiencia y en 23 de esos estados, esos tres grupos controlaron más de 80 por ciento de la audiencia. Los grandes siempre querían más cuota y los pequeños preferían ser cola de león...

Todos esos grupos encargaron informes sobre la posibilidad de acceder a las donaciones de la audiencia. Los departamentos de Comunicación de las mejores universidades se volcaron en la tarea de identificar el mensaje que debía llegar a un potencial filántropo de un medio comercial.

La primera conclusión fue que para pedir dinero, antes se debía elevar el nivel de la audiencia. Un certero estudio de la Universidad de Columbia aseguró que la única posibilidad era a través de la información. Para ello, lo primero era alejar al departamento de Marketing y al Comercial de las redacciones de los programas informativos y ceder el control a los periodistas. Sólo de esa manera una cadena comercial con un ideario perfectamente identificable, independiente y que no fuera de pago (que no entrara en los contenidos llamados “del cable”) y cuya apuesta principal fuera la información de calidad, no la rentabilidad, podía tratar de enviar a su audiencia un mensaje para obtener su apoyo económico.

Con ese panorama, parece fácil identificar qué cadena nacional española cumple esos requisitos

Están crecidos
José Antonio VERA La Razón 23 Junio 2011

El choteo de Bildu con la democracia es permanente y sin límite. Impiden que se detenga a los proetarras, ilegalizan el castellano en los ayuntamientos, retiran la bandera de España, eliminan los retratos del Rey y prohíben a los concejales del PSOE y el PP ir acompañados por escoltas, entre otras lindezas. Todo eso amén de lo ya habitual y conocido: proclamas en favor de los presos y promoción de desórdenes en contra del Estado y en sintonía con la banda.

Tal retahíla de siniestros era más que previsible y se ha producido de forma abierta y descarada, desde el primer día en que llegaron a sus respectivos consistorios. Pero parece que algunos no lo quieren ver o prefieren no enterarse. Particularmente los ministros de Interior y Justicia, en teoría comprometidos con una norma que iba a permitir actuar contra quienes vulnerasen la ley de partidos con sus actos o expresiones.

Pura entelequia normativa, como se ve, pues no hay ningún interés en actuar contra quienes cada día demuestran que no han roto con ETA ni tienen intención de hacerlo. No sólo es que hayamos retrocedido y vuelto a lo de antes, sino que ahora no hay nadie en el poder dispuesto a hacer cumplir la legislación a quienes cada dia la vulneran. Lo hizo Aznar otrora, pero ni Zapatero ni Rubalcaba muestran voluntad alguna de plantarse ante los hoy crecidos seguidores del mundo de ETA.

Batasuna se crece
Editorial La Razón 23 Junio 2011

No ha habido que esperar mucho tiempo para que se confirmara lo que LA RAZÓN avanzaba en su portada de ayer: que ETA utilizará los métodos y tácticas de los «indignados» para presionar y excarcelar a sus presos. En efecto, lo sucedido ayer en la localidad francesa de Bayona viene a darnos plenamente la razón.

Decenas de batasunos frustraron la detención de una de sus líderes, Aurore Martín, sobre la que pesaba una orden judicial española de busca y captura dictada en octubre de 2010 por delitos de terrorismo. Los hechos no tienen precedentes y son de tal gravedad que, además de poner en entredicho la actuación de la Policía francesa, revelan el grado de envalentonamiento del brazo político de ETA tras la irrupción arrolladora de Bildu en los ayuntamientos vascos.

Según las distintas versiones, a media tarde de ayer agentes antiterroristas franceses proceden a arrestar a la prófuga de la Justicia, la cual está acompañada en ese momento por varios periodistas, como si aguardaran a la intervención policial. Al resistirse a la detención, los agentes la inmovilizan y proceden a su traslado, pero lo impide un grupo de personas que, previamente advertido, bloquea la salida del edificio.

La Policía francesa, sorprendida y desbordada, desiste de cumplir la orden de detención y deja en libertad a Aurore Martín «para evitar un problema de orden público». La noticia se propaga rápidamente por foros de internet habituales del brazo político etarra y la festejan como un gran éxito de los militantes batasunos.

Parece evidente que esta extraña «operación rescate» no fue improvisada y que contó con información interna de los organismos públicos franceses. Desde luego, no es una actuación que la Policía francesa quiera inscribir con letras de oro en su historia y no estaría de más que investigara las causas de su bochornoso fracaso. Pero no es esto lo más relevante.

El episodio demuestra que el entramado político de ETA, neutralizado hasta hace pocos meses gracias a la aplicación cabal de la Ley de Partidos y de la Ley Electoral, ha renacido gracias a que seis magistrados del Tribunal Constitucional legalizaron Bildu, y que ha logrado hacerse con el control de un centenar de ayuntamientos, entre ellos el de San Sebastián.

Tal inyección de moral ha llevado a la euforia a los militantes batasunos, hasta el punto de que no dudan en enfrentarse a la Policía francesa para impedir el arresto de una de sus dirigentes. Así se explica también que alcaldes proetarras como la de Andoain haya prohibido la entrada a las dependencias municipales de los escoltas que protegen a los concejales del PP y PSE. Y no es extraño tampoco que otros consistorios controlados por Bildu, como el de Ibarra, exhiban abiertamente en el balcón municipal la foto de una terrorista. Están crecidos y dispuestos a imponer su ley, incluso por encima de la autoridad judicial. La nueva estrategia etarra no ha hecho más que empezar.

¿Qué piensa hacer el ministro del Interior para contrarrestarla? Convendría que Rubalcaba hiciera un hueco en su agenda de candidato socialista y explicara cómo hará frente a los nuevos desafíos que batasunos plantean en la calle y en las instituciones.

Desde que tomaron posesión, los abertzales han impuesto el ideario de Batasuna en las calles vascas
Los 11 mandamientos de Bildu
Ha llegado al poder y ya se ha traído consigo sus propias normas. Desde la prohibición de entrada de los escoltas a los consistorios a la eliminación de la bandera española en sus fachadas, pasando por la petición sin tabúes del acercamiento de los presos etarras. Once días lleva la coalición Bildu en las instituciones y ya ha dejado once claves de cómo será su Gobierno a partir de ahora.
Madrid - F. Cancio / C. Castro La Razón 23 Junio 2011

1. Fuera las banderas
Fue habitual en todos los ayuntamientos gobernados por ANV, y con Bildu, se ha retomado esta fea costumbre. En Mondragón, Hernani, Oyarzun, Lequeitio, Lizarza... y sobre todo en San Sebastián, ya no ondea la bandera nacional en sus respectivas fachadas. En el caso de la capital donostiarra, la medida se ha extendido incluso a la sala de recepciones de la casa consistorial.

2. Veto a los escoltas
La alcaldesa de Andoain (Guipúzcoa), Ana Carrere, adoptó como una de las primeras medidas impedir el acceso a «cualquier dependencia municipal» de los escoltas que llevan los concejales de partidos amenazados por ETA, o lo que es lo mismo, a los del PSOE y PP. Se trata de una estrategia que la coalición abertzale podría extender a otras corporaciones las próximas semanas.

3. Apoyo a los presos
En algunos ayuntamientos como el de Lizarza, Bildu aprovechó para colocar en el balcón principal un cartel a favor del acercamiento de presos etarras. Ayer, un juzgado de San Sebastián autorizó la celebración de varios actos previstos para este fin de semana en Hernani a favor de los encarcelados y «represaliados» de la banda terrorista.

4. Homenajes a ETA
Dos fotos de la integrante de ETA, Maite Aranalde, expuestas en el balcón del Ayuntamiento de Ibarra. La etarra huyó en junio de 2009 tras ser excarcelada por un error burocrático en su extradición. Una sentencia del Supremo establece que la exhibición de fotografías de etarras supone enaltecimiento del terrorismo.

5. Ataques al PP
Carlos García, concejal del PP en Elorrio, tuvo que sufrir los insultos, amenazas y coacciones por parte del entorno abertzale en la constitución del Ayuntamiento vizcaíno en el que fue elegido. El edil popular daba su apoyo a la candidata del PNV, Ana Otadui, lo que impedía que Bildu se hiciera con la alcaldía. Bautizado como el gudari de Elorrio, se convirtió en la imagen de la resistencia.

6. Sin condenas
Ni en una sola ocasión, Bildu ha condenado «todos los asesinatos de ETA» y ha pedido «su disolución incondicional». La coalición se limita a condenar la violencia en términos generales. Por ello, tanto PP como PSOE registrarán mociones en los ayuntamientos de Bildu.

7. Guiños a ANV
La coalición abertzale no ha dudado en buscar como asesores a ex miembros de las ilegalizadas Batasuna o ANV. Así, por ejemplo, en el programa para las fiestas de Hernani saluda a los vecinos como alcaldesa, Marian Beitialarrangotia, quien fuera regidora de la localidad con ANV (actualmente el alcalde es Luix Intxauspe) y, además, juzgada por enviar un saludo afectuoso a los etarras de la T-4 en un mitin, aunque fue absuelta por ello.

8. Arcos de seguridad
Los controles de seguridad en los accesos a edificios públicos de los consistorios en los que gobierna Bildu se han suavizado o directamente se han eliminado. Es el caso del Ayuntamiento guipuzcoano de Lasarte, donde de la noche a la mañana se suprimieron el arco de seguridad y el escáner de la entrada.

9. Laicidad
El primer episodio de la coalición a favor de la laicidad se ha registrado en la localidad guipuzcoana de Mondragón, donde el alcalde confirmó ayer que ningún miembro de Bildu participará en los actos religiosos que se celebran desde hoy con motivo de las fiestas de San Juan. Una localidad esta que cuenta con un calendario de festejos religiosos muy amplio.

10. Boicot al TAV
Una de las reivindicaciones clásicas de Batasuna y de la banda terrorista ETA ha sido el rechazo al Tren de Alta Velocidad vasco, el TAV. El alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre, ya avisó de que no es una prioridad pues supone una elevada inversión.

11. Acoso lingüístico
Una de las primeras denuncias llegó ayer a través de la Asociación Nacional por la Libertad Lingüística (ANLL), que criticó que ya hay ayuntamientos, como el de Andoain, que han comenzado a enviar documentación o invitaciones para diferentes actos escritos exclusivamente en euskera.

Marcha en defensa de la prófuga Martin
El pasado martes conseguían impedir la detención de la dirigente batasuna, Aurore Martin, y por si fuera poco, se manifestarán el próximo sábado día 25 en Bayona por los derechos civiles y políticos, así como para continuar defendiendo a la dirigente batasuna. La marcha fue convocada ayer por el Colectivo contra la Euroorden, que hizo un llamamiento masivo a continuar con la defensa de Martin, así como a denunciar «el episodio de violencia» cuando un centenar de individuos impidió su arresto.

El Ayuntamiento proetarra de Mondragón contrata un seguro para protegerse de la ‘kale borroka’
Juan E. Pflüger. Madrid www.gaceta.es 23 Junio 2011

El consistorio, en el que gobernaba ANV, suscribió el 7 de junio las pólizas. La anterior alcaldesa, Inocencia Galparsoro, fue procesada y pasó por la cárcel en 2008 por colaboración con banda armada

El pasado 7 de junio la todavía alcaldesa en funciones de Mondragón, Inocencia Galparsoro Markaide, de Acción Nacionalista Vasca (ANV), firmó la adjudicación de un seguro de amplio espectro que cubrirá hasta el año 2015 la responsabilidad civil del nuevo consistorio que gobernará Bildu, la nueva franquicia política de ETA de acuerdo al Tribunal Supremo.

Gracias al nuevo contrato adjudicado por la edil saliente, la nueva corporación quedará cubierta totalmente en su responsabilidad civil. Del mismo modo quedan amparados por los nuevos seguros los 25 vehículos municipales y los 220 empleados, además de los 21 concejales, de los que 11 corresponden al nuevo brazo político de los terroristas.

Las cláusulas se completan con una “Extensión de garantías 100%” que incluyen “Actos de vandalismo o malintencionados, acciones tumultuarias,...”. O lo que es lo mismo, las acciones de terrorismo callejero o kale borroka. Una curiosa paradoja si tenemos en cuenta que quienes contratan las coberturas desde el ayuntamiento son los mismos que provocan este tipo de daños en los municipios del País Vasco.

El coste total del seguro asciende a 121.352 euros y una duración total de cuatro años con lo que Mondragón tendrá que gastar 485.408 euros en un contrato que incluye también la defensa jurídica de concejales y empleados municipales y la cobertura de infidelidades laborales.

Además, el importe de los bienes asegurados –el patrimonio inmobiliario de Mondragón– asciende a 80 millones de euros y el continente supera los 5,3 millones. El municipio, que en el último año ha visto como su presupuesto caía desde los 37,5 a los 33 millones de euros, no ha escatimado en gastos para garantizar su seguridad.

El nuevo alcalde de la formación Bildu, Ignacio Azcárraga-Urízar Larrea, se encuentra así un ayuntamiento blindado gracias a los nuevos contratos.

Alcaldesa en prisión
Hasta el traslado de poderes el pasado día 11 de junio, la alcaldesa de Mondragón era Inocencia Galparsoro, de la ilegalizada formación ANV, que junto a sus compañeros de partido formaba la corporación en calidad de “concejal no adscrito”, el modelo que eligieron los probatasunos para burlar la ilegalización del partido vinculado a la banda terrorista ETA.

De esta manera consiguieron gobernar en minoría hasta las últimas elecciones siendo la fuerza más votada, pero solamente con 7 de los 21 concejales.

En abril de 2008 el juez Baltasar Garzón ordenó prisión incondicional para Galparsoro, acusada de delitos de colaboración con banda armada y quebrantamiento de la suspensión de actividades decretadas contra la formación separatista. La Fiscalía de la Audiencia Nacional pidió para ella 10 años de cárcel, pero en julio de ese año el juez Santiago Pedraz le concedía la libertad bajo fianza, que estableció en 30.000 euros.

Desde entonces la alcaldesa ha seguido al frente de la corporación en un municipio que no ha hecho más que radicalizarse y en el que, gracias al fallo del Tribunal Constitucional, Bildu obtuvo el 43,6% de los votos emitidos.
En la actualidad, y tras la salida bajo fianza, Inocencia Galparsoro se encuentra a la espera del juicio en la Audiencia Nacional a causa de sus actuaciones como representante de la ilegalizada ANV.

Proamnistía
El nuevo alcalde de Mondragón tiene, como muchos de los miembros de Bildu, un claro pasado vinculado al entorno de ETA. En las alegaciones que los abogados de la franquicia etarra presentaron ante el Tribunal Supremo dicen de él: “cuando vivía en Elorrio, participó en algunos actos organizados por gestoras pro amnistía”.

Dos de sus compañeros de lista, Iraia Sola Arregui y Omer Arregui Biain, también tuvieron que justificar su pasado para no caer en incompatibilidades derivadas de la Ley de Partidos Políticos en base a la que se pretendía que no se presentase ninguna formación vinculada a ETA a las elecciones municipales del pasado mes de mayo.

Sola justificó no haber acudido al Gudari Eguna, una celebración de los independentistas vascos en la que se suelen leer comunicados de ETA; y Arregui reconoció haber sido interventor de formaciones separatistas en dos ocasiones.

¿PARO, VIOLENCIA...?
La casta a lo suyo: lo más importante para el Senado es que las provincias vascas pasen a llamarse Bizkaia, Gipuzkoa y Araba
 Minuto Digital 23 Junio 2011

El Senado ha aprobado, con el voto a favor de todos los partidos excepto del PP, que la denominación oficial de las tres provincias vascas adopte la grafía en euskera. El acuerdo será vinculante para todo el país. Se trata del último trámite administrativo. La medida entrará en vigor en un par de semanas, según fuentes parlamentarias, cuando la resolución salga publicada en el Boletín Oficial del Estado. A partir de entonces, los tres territorios pasarán a llamarse Bizkaia, Gipuzkoa y Araba/Álava.

La iniciativa ya ha dado todos sus pasos en el Congreso de los Diputados y sólo restaba el refrendo de la Cámara alta, que se producirá hoy. El cambio de denominación de las tres provincias se enmarca dentro de la negociación que PNV y PSOE mantuvieron el año pasado para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado de 2011. Los socialistas se habían negado hasta entonces de forma sistemática a hacer oficial en todo el país la grafía en euskera -que sí habían adoptado las tres diputaciones, en manos de los jeltzales- y prefería mantener la castellana.

Tras su paso por el Congreso, la propuesta ha sido abordada por la comisión territorial del Senado, que no ha visto ningún motivo para variar la normativa emanada de la Cámara baja por lo que la votación de hoy será definitiva, y la cuestión no deberá regresar al Congreso. El cambio de nombre estará avalado por los socialistas y los partidos nacionalistas. El Partido Popular ya ha expresado su decisión de votar en contra.

Los tres territorios se unirán así a otras comunidades, provincias y municipios que han modificado de manera oficial su nomenclatura en Cataluña, Galicia y Baleares como, por ejemplo, Lleida.

Los vigilantes del idioma
A Mesa pola Normalización reclama que el alcalde le exponga su política sobre el idioma gallego y que utilice el topónimo oficial
JOSÉ MANUEL GUTIÉRREZ | A CORUÑA La Opinión 23 Junio 2011

Sólo 11 días más tarde de que tomase posesión como alcalde, Carlos Negreira cuenta ya sobre su mesa con una petición de entrevista de los dirigentes de A Mesa pola Normalización Lingüística, cuya actitud en estos inicios de la legislatura hace prever que mantendrá una atenta mirada sobre la actuación del Gobierno local en relación con el idioma gallego, ya que esta misma semana denunció un uso incorrecto del topónimo de la ciudad en la web municipal. Tras entregar ayer la solicitud de la reunión en el registro municipal, el presidente de A Mesa, Carlos Callón, explicó que pretenden que se les explique qué iniciativas en defensa del gallego se realizarán desde el Concello, en cumplimiento de los mandos constitucionales y estatutarios que obligan a desarrollar esta labor.

El colectivo exigirá además a Negreira que emplee la forma oficial del topónimo, aunque admitió que el Concello varió el utilizado en su web tras la denuncia de A Mesa. "Están brotando como setas por todas partes usos de topónimos no oficiales", advirtió no obstante Callón, quien expresó su deseo de que el alcalde "no llegue a ser un delincuente", en relación con el respeto al topónimo oficial.

Mientras Negreira se pronunciaba ayer de nuevo a favor de hacer cooficial el nombre La Coruña al considerar que su uso en la calle "es normal y corriente", Callón calificó esta iniciativa de "despropósito", ya que estima que generará "crispación". El presidente de A Mesa rechazó que se pueda cambiar un topónimo cada cuatro años y relacionó además la supresión de la Concejalía de Normalización Lingüística con la política estatal del PP en contra de la diversidad lingüística.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial