AGLI

Recortes de Prensa   Viernes 24 Junio 2011

 

En descomposición
José Antonio VERA La Razón  24 Junio 2011

Estamos ante un Ejecutivo al que no le importa sacrificar competencias del Estado por lograr unos meses de permanencia agónica en el poder. La última de este Gobierno en descomposición ha sido la cesión al PNV de la prerrogativa que permitirá a los convenios laborales de las autonomías prevalecer sobre los del Estado. O sea, algo insólito y fuera del sentido común, más propio de una Confederación de Estados que de una Federación de Autonomías. Erkoreka no salía de su asombro al comprobar lo fácil que le había sido lograr algo que de ninguna manera pensaba pudiera suceder. «Nunca conseguí tanto con una mera abstención». La sorpresa del portavoz abertzale era propia, pero también de los demás. Estamos ante un Ejecutivo al que no le importa sacrificar las competencias del Estado por lograr unos meses más de permanencia agónica en el poder. La irresponsabilidad es manifiesta, pero no nueva. Se acumulan los casos de decisiones tomadas desde el Gobierno central, sacrificando dinero y competencias estatales, con el único fin de mantenerse en la Moncloa, aunque sea por unas semanas.

Claro, el resultado no puede ser más lamentable. Hemos montado un engendro autonómico ingobernable que da miedo. Diecisiete autonomías gastando sin parar y endeudándose hasta las cejas para mantener administraciones paralelas, empresas públicas ruinosas, televisiones y radios deficitarias, pesebres diversos en todos los sectores y una legión de cargos y asesores que marea. Las autonomías no tienen competencias en política exterior, pero hubo un momento en que en una misma semana coincidían viajando por el mundo diez presidentes regionales con séquitos de cincuenta o cien personas pagadas por el erario público. De manera que el vasco estaba en Buenos Aires, el catalán en Brasil, el riojano en California y el murciano en China. O bien hermanándose con aquella o esta región o ciudad, lo que propiciaba una estancia de una semana de los gestores de turno en las Scheichelles o en Honolulu, pues casi siempre se buscaban destinos fabulosos para tales hermanamientos. Y por su puesto, las embajadas. Las catalanas y las vascas, las oficinas en Bruselas y en Nueva York, el cacao de lobbys pagados con dinero público, la orgía de informes innecesarios e inservibles elaborados sólo con objeto de favorecer a los enchufados.

Hemos creado un monstruo y afortunadamente ahora algunos se empiezan a dar cuenta de ello. La primera, Cospedal, que anunció esta semana drásticos recortes de hasta el 60 por ciento en cargos, amén de la supresión de servicios que se pueden desarrollar desde la Administración Central. Chapó por Cospedal. Aunque ahora hay que llevarlo a efecto. E ir más allá. No se trata de gestos heroicos en Castilla La Mancha o Madrid, sino de que sea la norma en todo el Estado. Hace falta reconducir el sistema hacia el sentido común, y eso sólo se puede lograr con un acuerdo PSOE-PP. Si se comprometen los gobiernos de ambos partidos habremos logrado que afecte al 90 por ciento del Estado. Más que suficiente para empezar a cambiar la imagen de unas Administraciones que se han instalado en el derroche y la ineficacia. O lo hacemos nosotros mismos ya, o nos lo harán de manera brusca desde Bruselas, como está ocurriendo con Grecia.

El precio del balón de oxígeno
Editorial GCT  24 Junio 2011

Del pleno del pasado miércoles en el que la abstención de PNV y CiU permitió a Zapatero sacar adelante un tibio decreto ley de negociación colectiva que no contenta a nadie, cabe sacar tres conclusiones.

Del pleno del pasado miércoles en el que la abstención de PNV y CiU permitió a Zapatero sacar adelante un tibio decreto ley de negociación colectiva que no contenta a nadie, cabe sacar tres conclusiones. De una parte, la debilidad de un Gobierno que agoniza y de un presidente que, a pesar de tener fecha de caducidad, se aferra al poder como un niño a un caramelo y es capaz de hacer todo tipo de concesiones con el fin de prolongar unos días su permanencia en La Moncloa. Esa es y no otra, la cruda realidad, porque lo que se llevó Zapatero debajo del brazo para enseñar al Consejo de Europa es papel mojado. Hay que reconocer que los contenidos del decreto son susceptibles de ser mejorados en el Parlamento, pero el texto tal y como está en estos momentos no vale para nada y no responde a lo que el FMI está pidiendo, que no es otra cosa que abaratar el despido, acabar con la ultraactividad de los convenios, indexar los salarios a la productividad y dar preeminencia a los convenios de empresa.

En segundo lugar, la cesión de Zapatero a los nacionalistas que, supuestamente hace prevalecer los convenios colectivos en el ámbito de las comunidades sobre los estatales, supone una nueva concesión que puede amenazar muy seriamente la unidad de mercado y en un momento extraordinariamente delicado ya que todos los países de la periferia, y España es uno de ellos, están bajo sospecha de contagio de Grecia. La concesión impulsa los convenios regionales que, hasta la fecha, eran prácticamente inexistentes y hace que prevalezca, en caso de conflicto, el convenio colectivo autonómico frente al estatal. Un error letal, ya que no sólo no introduce la flexibilidad que pide a gritos el mercado de trabajo, sino que, además, va a producir una fragmentación de la legislación laboral que incapacitará a los mercados para que se establezca una sana competencia autonómica.

La cesión de este presidente noqueado y a punto de caer en la lona dota de un mayor poder a los sindicatos autonómicos, estimula la proliferación de los convenios de ámbito regional, que tendrán la llave para permitir o no que se descuelguen las empresas, que es, en definitiva, de lo que se trata. La flexibilidad queda al margen y se multiplican los obstáculos y las rigideces en función de en qué autonomía se opere. En definitiva, un fiasco que, sin duda, prolongará la desconfianza sobre la capacidad de nuestra economía para salir de la crisis.

Por contra, las aportaciones logradas por CiU, si pueden ser del agrado de empresarios y de la UE, ya que arrancaron que el preámbulo recoja la conveniencia de que sea la productividad y no la inflación la referencia a la hora de fijar los salarios. También los catalanes se aseguraron de introducir en la ley que las mutuas tengan un papel en el control del absentismo. De todas maneras, no se pueden echar las campanas al vuelo porque el preámbulo no es vinculante y habrá que esperar a ver cómo evoluciona la tramitación del proyecto de ley. La tercera conclusión es la imposibilidad de conocer la dimensión real de las concesiones realizadas por Zapatero. ¿Cuál es, de verdad, la factura que tendremos que pagar los españoles? La introducción de la prevalencia de los convenios autonómicos parece una concesión de poca monta como para que sea la razón que les motivó a abstenerse.

Los propios nacionalistas reconocían que la modificación no va a posibilitar una mejora de la competitividad de la economía española ni va a favorecer la creación de empleo. Entonces, ¿cómo se entiende que el portavoz del PNV, Josu Erkoreka, se jactara de haber conseguido tanto por tan poco? Tiempo habrá para saberlo, pero ya hay quienes especulan con la posibilidad de que la factura del balón de oxígeno pudiera ser la gobernanza del País Vasco. Parece una locura, pero de este zombi que hoy es Zapatero cabe esperarlo todo. Al tiempo.

¡Basta de concesiones "irresistibles"! ¡GOBIERNO DISOLUCIÓN!
Vicente A. C. M. Periodista Digital  24 Junio 2011

La última traición a España que está haciendo el Gobierno del Sr. Zapatero es la de mantenerse en el poder a costa de concesiones a los partidos secesionistas vascos y catalanes, véase PNV y CiU. Con cada medida presuntamente correctora se esconde el único objetivo de ganar tiempo para el aspirante Rubalcaba. España tiene un Gobierno incapaz de gobernar sin recurrir a la concesión y a realizar contrapropuestas "irresistibles". Tal y como reconoció el Sr. Erkoreka con una satisfacción indisimulada, "nunca había conseguido tanto por tan poco esfuerzo". Y ahora, toda España queremos saber cual ha sido el precio que Zapatero ha pagado por cada minuto de supervivencia.

Esta sangría no debe continuar y mucho menos, dejar que España siga desmembrándose con leyes tan incoherentes como la relativa a los convenios, donde se permitirá que los acuerdos a nivel autonómico prevalezcan sobre los de nivel nacional. El único consuelo es que el PP derogue esa nueva Ley y se dedique a desmontar toda la parafernalia de leyes absurdas, guerra civilistas y sectarias que ha ido imponiendo Zapatero durante sus dos legislaturas. Los Estatutos de Autonomía han sido el cáncer que ha corroído la Unidad y el espíritu de igualdad y Justicia para todos los españoles. Pero quien ha sido el mayor cómplice y avalista no es otro que el Tribunal Constitucional, fiel servidor del Poder Ejecutivo.

España necesita una reforma en profundidad de todas y cada una de las Instituciones del Estado, empezando por la Cámara legislativa, el Congreso de los Diputados y la del sistema electoral, que es el que determina su composición. No puede un Gobierno ser rehén del chantaje de partidos minoritarios nacionalistas que además tienen como objetivo la destrucción del Estado y la secesión de sus territorios. El Congreso de los Diputados debe ser un espejo de la verdadera democracia, donde no se premie a formaciones que solo tienen representatividad limitada en una Autonomía concreta y no en todo el territorio nacional español.

Y debo matizar lo de territorio nacional español, porque para esos nacionalistas, España es un concepto de Estado invasor que empieza en la frontera de sus pretendidas naciones y cuyos gobiernos provincianos actúan como si así fuera, imponiendo la exclusividad de su lengua y de su cultura, aunque no sean mayoritarias en esa zona de España. Un odio y una revancha que ha ido erosionando a la sociedad que reside en esas comunidades, y que, como sucede en la Comunidad de El País Vasco, se han apoyado en algún momento o se apoyan en actividades y organizaciones terroristas, como lo fue Terra Lliure y lo es ETA.

España no se merece pasar la agonía de un Gobierno que es un cadáver político que ha comenzado su proceso de descomposición y que se resiste a abandonar, comprando minutos de vida a cambio del expolio del Estado por parte de los carroñeros nacionalistas. No debemos permitir que esta situación siga ni un momento más. Si no se van, habrá que pedir en la calle que se vayan. Una oposición leal a España debería encabezar la protesta ciudadana y no dejar que este grupo de irresponsables condenen a España a la miseria e hipotequen a generaciones de españoles.

El timo de los trileros
Alfonso Merlos La Razón  24 Junio 2011

No nos llevemos las manos a la cabeza. Que Zapatero priorice las trampas que puedan tapar sus vergüenzas sobre la explicación diáfana de la marcha de la economía ya no puede sorprender. Tampoco su desconocimiento sobre las grandes cifras de recaudación: los valores relativos al IVA, el IRPF y los impuestos de sociedades no son los esperados porque el PSOE nos ha llevado al colapso. Digámoslo claramente.

Hoy España no tiene un gobierno soberano que merezca tal nombre. Tenemos a un partido que ocupa el poder ejecutivo en una carrera electoral loca, y a algunos ministros escribiendo al dictado de los mercados los días pares y de la fracasada Merkel los impares. Y estas agónicas circunstancias explican muchas cosas. Explican, por ejemplo, que al presidente le sigan faltando valentía y grandeza. Valentía para batirse con Rajoy y defender una gestión ruinosa. Grandeza para asumir que esta vieja nación se desmorona ante la inoperancia dolosa y la enfermiza inercia hasta la que nos han arrastrado los socialistas. Explican, por ejemplo, que el presidente siga encomendándose a sus viejos trucos.

Pero los españoles no estamos ya para adivinar dónde está la bolita de los ingresos y los gastos. Queremos transparencia. Total, de quienes ha llevado a triplicar la prima de riesgo en un año, de quienes ha logrado que nuestra economía sea ya menos competitiva que la de Chipre, Puerto Rico y Estonia podemos esperar cualquier cosa. Dígannos dónde están los daños y váyanse cuanto antes que otros vengan a repararlos.

@marodriguezb en twitter
Zapatero, extorsionado; pero hay que callarse
El espectáculo circense que vimos en el Congreso, con la vicepresidente Salgado negociando en mitad del hemiciclo, más los portavoces de CiU y PNV entrando y saliendo del despacho del presidente con rango de ex presidente, llevó a la indignación a buena parte de este planeta creativo.
Miguel Ángel Rodríguez La Razón  24 Junio 2011

Lo resumió @almudenanegro: «El PNV admite que nunca había logrado tanto a cambio de una mera abstención. ZP nos va a arruinar a todos», y @cristina_pardo profundizó en la herida: «El PNV podía haber presumido de sentido de Estado.Y ha presumido, sí. Pero no de eso». Créanme que pregunté si alguien de la parte izquierda del escenario podía informarme sobre qué cosas habían pactado. No hubo respuesta, así que colegí que Zapatero ha sido extorsionado una vez más para mantenerse en el poder. Eso sí: hay que callarse, porque, de lo contrario, te llaman antipatriota.

¿Saben lo que hacen los socialistas con 5 millones de parados, una España hundida y aislada?: criticar a Aznar. Pues vale. Antes de la polémica «negociación», –mejor, denominarlo trapicheo oculto–, este universo soltó algunas críticas para tener en cuenta. Por ejemplo, @isaacj: «Trinidad Jiménez concede 30 millones de euros en alimentos a países ‘‘sin determinar”». Inopinado. Andaba con enfado @ildepg: «Política de calzoncillos caídos en el PSOE, votarán a favor de que el nombre oficial de las provincias vascas sea únicamente el vascuence». ¿Parte de la extorsión? También @lolacuencas: «Vaya! Ahora resulta que “Invictus” Tomás Gómez y Maru Menéndez además de Diputados serán senadores y cobrarán mas que @EsperanzAguirre!», lo que le dio pie a @IDaizAyuso para proponer: «Tomás Gómez cobrará más que Esperanza Aguirre. Tendrá dos sueldos. Los del 15-M podrían pasarse por Callao unos días, gran plaza peatonal».

Con estas y otras cosas vino bien el chiste de @vicentelozano: «Según Save the Children, España es uno de los mejores países del mundo para nacer. El problema es que tienes que seguir viviendo...». Se acumula aquí la tensión sobre lo de Extremadura. Desde el partido de Cayo Lara, @iunida envió oficialmente: «La Presidencia de IU pide a sus diputados extremeños que voten en contra del candidato del PP», pero el presidente en funciones, @GFVara parece que da por hecha la votación: «Le he ofrecido a quien será Presidente de Extremadura todas las reuniones que sean necesarias para una transmisión de funciones modélica». No sabemos lo que va a pasar, por eso subrayo el espontáneo mensaje de @moncrespo: «Me siento un poco ingenua…pero estoy convencida que IU de Extremadura va a dar su apoyo a Monago (espero no arrepentirme de este tuit)».

El español, lengua de enseñanza
MIGUEL ÁNGEL GARRIDO GALLARDO ABC  24 Junio 2011

DIVERSAS circunstancias electorales, en España y fuera de España, han traído a la actualidad una vez más la importancia del castellano o español en la educación básica y secundaria. Entre los dimes y diretes acerca de tan candente interrogante, hay uno que aparece más o menos tácitamente y que, no obstante, es de la máxima importancia, la cuestión del español como lengua de enseñanza.

El mes pasado nos reunimos en el Congreso sobre «El Español y sus Culturas», celebrado en Trujillo, profesores de veinte países (casi todos los que tienen el español por lengua oficial, más Brasil y Estados Unidos), dedicados al estudio de la lengua española, su literatura y su cultura, y analizamos una vez más la línea que separa el bilingüismo (o dominio simultáneo de dos lenguas) de la diglosia (o manejo de dos lenguas, una prestigiosa y otra subalterna). Me parece que las conclusiones que expuse allí y que fueron aprobadas por unanimidad pueden tener un alcance universal que conviene dar a conocer.

Hubo en la reunión un convencimiento generalizado acerca tanto de la innegable importancia del español, que permanece constante, como del deterioro que, por distintos motivos, está produciendo su eliminación como lengua de enseñanza («vehicular») en muy diversos y amplios sectores del mundo hispánico. Sin embargo, podemos afirmar que una lengua que no se usa en el sistema educativo termina por ser una lengua de segunda, termina por instaurar la diglosia y no el bilingüismo.

Venimos hablando de la eliminación del español, pero, sensucontrario, es evidente, por ejemplo, que la práctica del castellano como única lengua de enseñanza en Cataluña durante el franquismo produjo unos resultados tremendamente negativos para el catalán. Los que aprendían historia, geografía, matemáticas… ¡todo! en castellano, y solo en castellano, terminaron muchas veces como semianalfabetos del catalán, incluso en casos de personas cuya primera lengua era de forma inequívoca la catalana. Convendría aprender de la experiencia, que en esta ocasión, como en otras, se nos muestra de manera inequívoca y contundente.

Pero el caso del español en Cataluña no es ni muchísimo menos el único que plantea interrogantes. Creerlo así supondría un eurocentrismo intolerable y actualmente anacrónico. Son muchos los lugares y diversos los hechos que amenazan con desplazar el uso del español como lengua de enseñanza, lo que llevaría a la consecuencia indeseable que venimos evocando.

Las conclusiones del Congreso de Trujillo, que empiezan recordando la importancia del español, ponderan la importancia de su uso como lengua de enseñanza en las diversas circunstancias:

1. El español como lengua común de más de 450 millones de hablantes es una de las mayores riquezas, tanto en el orden cultural como en el económico y social, de las que disponen las personas de nuestras comunidades hispanohablantes.

2. El uso simultáneo de otras lenguas no debe ir nunca en detrimento del pleno dominio del español. Para conseguir ese pleno dominio se requiere su empleo como lengua de enseñanza, y no solamente como materia enseñada.

3. Deben ser consideradas también como lenguas de enseñanza aquellas que compartan el carácter de cooficiales. Nunca se deberá considerar como menoscabo para el español la utilización en igualdad de condiciones de una segunda lengua materna.

4. La adquisición del bilingüismo en inglés que tienen actualmente como ideal determinados grupos sociales hispanohablantes no debe consentir programas de inmersión que adopten el inglés como única lengua de enseñanza, ya que, como demuestra ampliamente la experiencia, eso produce un deterioro del dominio óptimo deseable para la lengua o las lenguas propias. Resulta paradójico encontrarse con hispanohablantes con alto dominio del inglés y semianalfabetos en la propia lengua.

5. La adquisición, junto con el español, de una segunda o de más lenguas, así como su utilización como lenguas de enseñanza, deberá programarse en la educación de acuerdo con las exigencias psicológicas y las capacidades de los alumnos, evitando que el deseo de enriquecimiento lingüístico conduzca a prácticas contraproducentes para la capacidad comunicativa que se procura.

6. Es de fomentar el interés por los dialectos, hablas, lenguas indígenas en peligro de extinción y demás supuestos lingüísticos, pero nunca se debe olvidar que las lenguas sirven a la comunicación y, por consiguiente, su extensión y viabilidad no deben ser propiedades indiferentes para la atención que se les otorgue.

Nos damos cuenta de que estas reflexiones afectan a la llamada «lengua materna» con la que cada hablante mantiene una relación muy especial. Probablemente cada uno tiene la conciencia de que aprenderla ha sido el primer y principal esfuerzo de nuestra vida y de que, aprendida, llega a constituir una parte importante de nuestra personalidad. La lengua materna se constituye así como una parcela intocable de «lo propio» y da lugar a una actitud sentimental, irracional, que hasta hace mirar con aprensión las innovaciones y el cambio. Como dicen Francisco Marcos y Amando de Miguel en Se habla español, «incluso los escritores miran con suspicacia la incorporación de nuevas palabras que, condescendientemente, consideran como “préstamos” de otras lenguas. Los neologismos aparecen muchas veces como barbarismos pedantes y a menudo son objeto de algunas chanzas».

Nada tiene de extraño que un fenómeno de tal calado emocional repercuta en numerosas iniciativas de los políticos a la busca del voto y que un dato, lingüístico en sí mismo, ofusque a veces el juicio de personas preclaras. Los supuestos que clasifican los hechos lingüísticos como lenguas o idiomas, dialectos, hablas, etc., generan, más allá de su inevitable indefinición de límites, un sinfín de apasionadas polémicas.

En todo caso, en el último tercio del siglo XX millones de personas volvieron sus ojos hacia el estudio del español, que se convierte así en un bien económico para ciertos países que tienen la posibilidad de tratarlo como propio. La demanda de enseñanza del español ha aumentado de tal manera, que se ha podido decir (con evidente exageración) que en los países donde el inglés es lengua oficial el español es la segunda lengua más demandada, y en aquellos cuya primera lengua no es el inglés ni el español este es la tercera lengua preferida, inmediatamente detrás del inglés.

El crecimiento en todos los sentidos de la población hispana de Estados Unidos reclama también nueva atención a la lengua, que no siempre se percibe ya como un bagaje que es preciso abandonar para no ser discriminado. Los candidatos a presidente de Estados Unidos se ven obligados a atender más y más el voto hispano (y su lengua). El tratamiento que se deba dar al español en Estados Unidos es un problema político de no poca importancia.

De todas maneras, los puntos expuestos no tienen carácter político alguno. Van dirigidos a la reflexión de la comunidad educativa, padres, hijos, profesores, y a la sociedad en general. Los poderes públicos deberían limitarse a cubrir las necesidades que a este respecto manifiesten las personas, aceptando que son estas (las personas) y no los territorios los que tienen lengua propia que hay que respetar, lo cual habrá que aceptar también en aquellos casos de hablantes para quienes nuestra razones a favor del cultivo del español no resulten convincentes.

MIGUEL ÁNGEL GARRIDO GALLARDO ES PROFESOR DE INVESTIGACIÓN DEL GRUPO DE «ANÁLISIS DEL DISCURSO». CCHS/CSIC.

El español como lengua materna: derechos y obligaciones
Nota del Editor  24 Junio 2011

Quien en España tenga el español como lengua materna no tiene obligación alguna respecto a ella, salvo el deber constitucional de conocerla y por tanto el Estado debe garantizar la existencia de centros educativos donde pueda estudiar utilizandola como lengua de enseñanza, lengua vehicular, y esto es por tanto un derecho.

Quien es España tenga el español como lengua materna no tiene obligación alguna respecto a las lenguas regionales, no tiene deber de conocerla y menos estudiar en ellas para garantizar su supervivencia.

El Estado (las Comunidades Autónomas) no tienen derecho alguno para obligar a estudiar lengua regional alguna.

Mientras no cambie la constitución española, que permite a las Comunidades Autónomas establecer lenguas regionales cooficiales, el Estado sólo debe garantizar la posibilidad de estudiar, en las regiones corresppondientes, las lenguas regionales en los primeros cursos, junto con la obligatoria española, hasta que el conocimiento de ésta sea suficiente para poder pasar al currículum general de lengua de enseñanza española en todos los niveles educativos siguientes.

El Estado no puede garantizar la enseñanza en lengua materna de lenguas extranjeras de alumnos con tal origen familiar, y por tanto debe proceder a establecer planes de enseñanza de la lengua española para tales alumnos hasta que puedan incorporarse al nivel  educativo que les corresponda, con objeto de evitar que la presencia de alumnos sin capacidades de comprensión suficiente, retrase la educación de los demás alumnos.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

PSOE
Derrota
Agapito Maestre Libertad Digital  24 Junio 2011

Todos esperamos un adelanto de las elecciones, pero, mientras llega ese anuncio, una sensación de derrota domina la vida de los españoles más sensatos. El tiempo juega a favor siempre del Gobierno y contra la Nación. Rodríguez Zapatero está muerto. El Gobierno desgobierna, y el candidato socialista, Pérez Rubalcaba, persiste en tratar con guante de seda a su principal fuerza de choque para su campaña electoral; es comprensible que el ministro del Interior, un tipo curtido en mil batallas, mime al grueso del 15-M, porque será su principal clave para recuperar votos o, al menos, para no perder aún más de los que se perdieron el 22-M.

Sin embargo, creo que no debemos de entrar en esa situación de desánimo individual y colectivo, porque sería, en mi opinión, darle la razón a Rodríguez Zapatero, que sólo tuvo un objetivo desde que llegó al poder el 11-M de 2004: romper la nación y, de paso, darle todo el poder al PSOE, que gobernaría eternamente un Estado Confederal y Asimétrico con la ayuda de los nacionalistas. Romper, en fin, la espina dorsal a quien no comulgara con su totalitario proyecto fue, es y, por supuesto, sigue siendo el objetivo de Rodríguez Zapatero.

Creo que Zapatero, por un lado, ha conseguido llevar a cabo en buena parte su "designio" tan político como cruel; por eso, no me extraña que los mejores españoles estén deprimidos, por ejemplo, al ver a los etarras dirigir instituciones, o mejor, cómo se utilizan estas instituciones para ejercer el terror sobre el resto de la población. Pero por otro lado, si tenemos que hacer de la necesidad virtud, diría que Rodríguez Zapatero ha fracasado, primero, porque el actual candidato socialista, a pesar de sus perversidades, nunca llevaría tan lejos el proyecto de destrucción de la nación española que mueve a Zapatero; en segundo lugar, porque ya ha perdido, y por más votos de los que él mismo creía, las elecciones del 22-M, algo que hace prever un nuevo revolcón en las próximas generales. Algo es algo. Es la esperanza, al fin, rescatada de la fatalidad de un Gobierno traidor a la propia idea nacional. Esperemos que, al menos, el PP corrija alguna de estas perversidades.

Así las cosas, no persistamos en lamernos las heridas, o peor, buscar más defectos de los que tiene la oposición, sino en apoyar el único proyecto que, hoy por hoy, es sensato, a saber, es menester que los socialistas no ganen las elecciones. Digo esto, porque mucha gente, especialmente en el PP, da por hecho que las elecciones las perderá el PSOE. Quizá. Pero, en mi opinión, todavía hay mucho trecho que andar. Es necesario ser muy realista y, sobre todo, agarrarnos como a un clavo ardiendo a lo que hay. Lo contrario nos llevará a la depresión y la melancolía.

ETA toma Guipúzcoa
El Editorial La Razón  24 Junio 2011

La libertad y la democracia dieron ayer un paso atrás de gran trascendencia en el País Vasco. Bildu, el proyecto de ETA, logró la Diputación General de Guipúzcoa, en la que estará al frente Martín Garitano, conocido adalid de las posiciones más extremas en el entramado proetarra. Fue una jornada aciaga, otra más de las acontecidas desde que los seis magistrados del Tribunal Constitucional propuestos por el PSOE atropellaran al Supremo y permitieran que la franquicia batasuna concurriera a las elecciones.

Desde ese momento hasta ayer mismo, el retroceso del Estado de Derecho en el País Vasco ha sido incesante. Una secuencia en la que el brazo político de ETA ha conquistado más poder que nunca en su historia y en la que su acceso a la Diputación ha puesto en sus manos no sólo información delicada para la seguridad, sino el devenir político, económico y fiscal de miles de personas. El pleno que se desarrolló en las Juntas Generales de Guipúzcoa para la elección del diputado general fue la constatación de que el proyecto desarrollado y tutelado por ETA ha triunfado.

El discurso-programa de Martín Garitano se enmarcó en la ortodoxia proetarra. Defendió una solución al «conflicto vasco» en la que «todos salgamos ganando», reclamó un diálogo entre el Gobierno y ETA, habló de «hacer frente al sufrimiento de todas las víctimas» y pidió una solución para los presos de la banda, además de comprometerse a trabajar por la desaparición de la «detención y la tortura» y a avanzar hacia la independencia.

Ni una mención de condena a los asesinatos terroristas ni a la desaparición de ETA. Esta nueva Bildu que nos anunciaron, y que el Tribunal Constitucional vio tan alejada de la mafia etarra, equipara a las víctimas de ETA con los familiares de los terroristas y sólo contempla un final en el que los pistoleros salgan ganando y los asesinos salgan de las cárceles. Ése es el escenario de Bildu, ésas han sido siempre las condiciones de ETA. ¿En qué han cambiado entonces la banda y la izquierda abertzale? Absolutamente en nada, más allá de un enorme montaje al servicio de una estrategia política que buscó el regreso a las instituciones.

Obviamente, la democracia nunca aceptará ese final repudiado por todos los españoles de bien y que supondría una tropelía moral. La toma del poder de Bildu en Guipúzcoa ha tenido unos responsables claros. Además del PNV, con sus acuerdos vergonzantes con los proetarras en varias instituciones, tampoco puede relativizarse el papel de los socialistas. Lo expresó ayer el popular Juan Carlos Cano: «Los egoísmos y las aspiraciones propias han pesado más que los intereses de la ciudadanía».

El PSE y el lendakari Patxi López pudieron hacer mucho más para que la Diputación no cayera en manos de Bildu y fuera para el PNV. Habría sido un mal menor, pero un revés serio para los planes de ETA. Ayer, Bildu terminó de capitalizar los cientos de asesinatos de ETA. Fue una jornada ignominiosa en una democracia que parece haber bajado los brazos. Pero hay que reaccionar. El Estado de Derecho dispone de resortes suficientes y ya es hora de que el Gobierno actúe o de que el PP le apremie si vacila.

El parque temático
La conquista del poder político por Bildu valida y da sentido a medio siglo de violencia de ETA
IGNACIO CAMACHO ABC 24 Junio 2011

CONSUMATUM est. Ni en el más delirante de sus sueños podían los terroristas vascos imaginar que les iba a resultar tan fácil la conquista del poder político. Sin dejar las armas, sin arrepentirse y sin que medie siquiera una condena explícita de los crímenes producidos en medio siglo de coacción sangrienta. El triunfo de Bildu valida y da sentido a esa cruel experiencia de administración del dolor ajeno. Guipúzcoa se ha convertido en un parque temático del independentismo radical, un territorio extraestatal en el que los continuadores de ETA podrán ensayar toda clase de desafíos institucionales. Desde subir los impuestos que les apetezcan a retirar las banderas que no les gusten; desde negociar el cupo fiscal a prohibir el paso en los ayuntamientos a los escoltas que testimonian la persistencia de la amenaza. Como garantes tutelares de esa hegemonía inesperada, los etarras tienen hoy derecho a pensar que la violencia merecía la pena.

Porque ETA no ha matado solamente por el mero impulso elemental y primario de aniquilar a sus enemigos. Ni siquiera sólo por odio. Ha matado —nothing personal, only business— para hacerse con el poder, y eso es exactamente lo que ha empezado a lograr desde el 22 de mayo. Aunque se diese el improbable caso de que el flamante dominio institucional de sus legatarios serenase el instinto asesino de los pistoleros y los convenciera de que no es necesario seguir ejerciéndolo, ya se ha cumplido la premisa elemental que sostenía su criminal propósito. Ya pueden sostener que el suyo no era un desvarío de psicópatas, sino el camino brutal hacia una victoria política.

Ese proceso, que supone el correlato de una derrota del Estado, tiene responsables dentro y fuera del País Vasco. Y no son sólo la media docena de magistrados que dio luz verde a Bildu fingiendo no ver su evidente vinculación con la Batasuna (y por tanto con ETA) que se ha personado con arrogancia en las tomas de posesión institucionales. Son también responsables quienes urdieron desde el poder la estrategia de abrir paso al brazo civil del terrorismo con la esperanza de arrastrar a la banda hacia la autodisolución, lo que equivale a concederle por adelantado parte de las reivindicaciones que ha efectuado sobre los cadáveres de sus víctimas. Y lo son también quienes, en la propia Euskadi, han dado el visto bueno a esa presunta normalizaciónde la que ahora han empezado a arrepentirse. Empresarios, políticos, profesionales, periodistas; élites sociales y de opinión pública no necesariamente vinculadas con el nacionalismo que respaldaron el paso suicida de la legalización y ahora se dan cuenta, ante las dimensiones del éxito filoetarra, de que «se les ha ido la mano». No es exacto: se les ha ido de las manos.

Y todavía queda lo peor. El poder en sí mismo no era el único fin de los terroristas. Lo querían, y lo vamos a ver, para ejercerlo.

Día estelar de asesinos y cómplices
Desde hoy, las decisiones en una provincia española las tomarán miembros de Bildu, de Batasuna y de ETA
HERMANN TERTSCH ABC  24 Junio 2011

DE unos años a esta parte son muchos los días en que este país nuestro da vergüenza. Da vergüenza fuera donde por desgracia se nos juzga a todos por lo que hacen nuestros representantes. Lo que no es del todo injusto ya que a esos gobernantes que nos representan los hemos elegido nosotros. Y en el caso que nos ocupa, el de los actuales, en dos ocasiones. Los que no colaboramos en llevar al poder a esta gente no tenemos mayor consuelo que los arrepentidos que sí lo hicieron con su voto. Y a la postre todos nos deberíamos sentir un poco culpables por no haber podido evitar de una forma u otra lo que desde un principio fue un error pero pronto se convirtió en una auténtica maldición.

Ahora, en las postrimerías agónicas de estas dos negras legislaturas, el balance de daños produce consternación, angustia y vértigo. Es difícil hacerle tanto daño a un país en tan poco tiempo incluso adrede. Ni con un plan diseñado con toda la mala fe es imaginable una labor tan eficaz de destrucción general y desmoralización completa. No se la presupongo a nuestros gobernantes, la mala fe. Todo lo contrario, el origen de nuestra catástrofe debe de estar en demasiadas buenas intenciones. Tan buenas todas ellas que justificaban el desprecio a los medios y a los costos porque la felicidad al culminarse los grandes fines haría olvidarlos con facilidad. No será así por supuesto, pero ahí está el daño, ya hecho.

Pero toda la destrucción económica, política, institucional y moral perpetrada por esta gente, queda eclipsada por el dolor de la herida que nos han abierto a millones de españoles con su mayor infamia que ayer se consumó en San Sebastián. Y aquí estamos, con profunda náusea, después de ver a los enemigos declarados de España y la democracia tomar todo el poder en una de sus provincias, la de mi madre, Guipúzcoa. Desde hoy Bildu, y a través de ella ETA, tiene el control de toda su administración, de todos sus habitantes y empresas.

Desde hoy, Bildu tiene todos los medios oficiales para imponer en Guipúzcoa la verdad de ETA que se convierte en la verdad oficial. ¡Y ay del que la desafíe! Todas las demás, incluida la historia real de una Guipúzcoa siempre española, serán proscritas. Desde hoy, las decisiones en una provincia española, las tomarán miembros de Bildu, de Batasuna y de ETA, muchos de ellos implicados y condenados en actos terroristas, y todos colaboradores en un grado u otro con la banda asesina. Los guipuzcoanos conocidos por su militancia en partidos constitucionalistas o por su lealtad a España se convertirán automáticamente en ciudadanos de segunda clase.

Y comenzará el acoso implacable contra ellos, con todos los instrumentos con que, gracias al Gobierno de Zapatero y a la indignidad de muchos otros, cuentan. El terror que se sembraba con las armas ahora se difundirá por cauces oficiales. Ahora comienza el choque frontal con la odiada España desde dentro. Y con rehenes. Porque prioridad de la diputación es ya la independencia y el retorno de los presos terroristas. Que serán recibidos como héroes y como ejemplo para todos los niños y jóvenes. La bandera de España ya ha desaparecido. Pronto no habrá ni memoria. ¿Cómo es posible que hayamos llegado a esto? Zapatero los ha llevado al triunfo. Ha entregado al terror parte de España. A cambio de una paz cobarde, sin libertad. Que no será paz sino terror. Quería entrar con ETA en los libros de historia. Lo ha conseguido. Pero la tragedia de los traicionados comienza ahora. Espero que no quede impune.

Orgía Batasuna
Editorial ABC  24 Junio 2011

LA caída de las instituciones guipuzcoanas en manos de Bildu cumplió ayer otro capítulo con la elección de Martín Garitano como diputado general de Guipúzcoa. Pese a que el Tribunal Constitucional consideró que las pruebas que ponían a ETA en directa relación con Bildu eran «conductas ajenas» a esta coalición abertzale, los hechos demuestran el error del alto tribunal y la implicación de esta formación en la estrategia política de la organización terrorista. Para que quedara claro con quién está Bildu, Martín Garitano portaba una chapa con el número de preso asignado a Arnaldo Otegui, candidato probable de la izquierda proetarra a la presidencia del Gobierno Vasco. Quien piense que esto no será posible no tiene más que fijarse en el Ayuntamiento de San Sebastián y en la Diputación Foral de Guipúzcoa. Y a mayor abundamiento, contumaces proetarras como Rufino Etxeberria y Joseba Permach apoyaron al nuevo diputado general en su exitosa jornada.

El retroceso en la deslegitimación de ETA es incalculable. Cada cual deberá asumir sus responsabilidades ante el acceso de la izquierda proetarra a la mayor cuota de poder político nunca antes obtenida. Garitano y demás dirigentes de Bildu lo saben y se dedican a expandir desde las instituciones democráticas el discurso de la independencia, la «solución del conflicto», el rechazo a «todas» las violencias, la confusión de «víctimas», sin concretar su verdugo, y la cuestión de los presos. No hay ahora más pruebas contra Bildu que antes de que el TC decidiera su legalización. Solo se han hecho más visibles. Y si, entre tanto, el Parlamento vasco, con el voto socialista, y sin esperar a que Bildu condene a ETA y solo a ETA, aprueba bienintencionadas mociones contra la tortura, que, en el fondo, hacen coro a las críticas a la detención incomunicada, Bildu seguirá contando con el inapreciable apoyo de la torpeza de algunos demócratas.

Más Bildu
Germán Yanke Estrella Digital  24 Junio 2011

No acabo de entender bien –o, digamos, no me gusta lo que entiendo- ese entusiasmo que, sobre Bildu, palpo, y no precisamente en los lugares en los que la coalición ha obtenido sus mejores resultados. En otros foros, a kilómetros de distancia, me encuentro (o vienen a mi encuentro, a veces al encontronazo) con personas que, ante cualquier crítica a Bildu, reaccionan subrayando que, por ejemplo en Guipúzcoa, representan a la mayoría de los votantes, que, tras la sentencia del Tribunal Constitucional, son una formación perfectamente democrática, que contribuirán a “la paz”, etc. Pasmoso.

Pasmoso porque ser la lista más votada, como ocurre entre otros sitios en San Sebastián o en las Juntas Generales de Guipúzcoa, no significa haber sido votada por la mayoría y, en un sistema como el nuestro, es perfectamente legítimo que otras formaciones establezcan mayorías alternativas con plena legitimidad democrática.

Pasmoso porque el TC no da carta de naturaleza democrática ni hace una valoración elogiosa políticamente, sino que establece que, a su juicio, no hay motivos para denegar el derecho al sufragio pasivo. Es más, añade que las sospechas, que reconoce, no son suficientes porque, como se sabe, termina tomándolas una a una. Y pasmoso porque, quien quiera detenerse en una sólo superficial lectura de la prensa y de sus documentos, puede reparar en que el “cambio” de la Izquierda Abertzale es “estratégico”, en que los líderes de Batasuna –que está ilegalizada- utilizan, lógicamente, el “nosotros” al hablar de Bildu y en que esa táctica exitosa implica no ya no dar un paso para terminar con ETA sino utilizarla y utilizar “el marco de la tregua” para forzar un cambio institucional que, por mucho que se quiera negar, no tiene nada de democrático. El plan no es otro que obligar de forma continuada a la identificación o a la confrontación.

Por todo ello, y por mucho más complementario y derivado, me parece una muy mala noticia que Bildu, después de conseguir la alcaldía de San Sebastián, obtenga ahora el gobierno de la Diputación Foral de Guipúzcoa. Algunos ingenuos, que no quieren enfrentarse al fondo del asunto, esgrimen ahora, como si ahí estuviese el problema, que la Izquierda Abertzale está en contra del puerto exterior de Pasajes o de la llegada del AVE a San Sebastián. Pareciéndome proyectos importantes no constituyen, desde luego, mi oposición al poder de Bildu, sino un concepto de la democracia que se pone en peligro con él. Tampoco coincido, precisamente por lo mismo, con los que, despectivamente, afirman que allá los guipuzcoanos, que ya se enterarán, etc., que es lo que algunos bienpensantes decían cuando Hitler llegó al poder.

Porque, por cierto, Hitler llegó al poder no por obtener en las urnas la mayoría, como Bildu, sino porque, ante sus buenos resultados, los partidos democráticos no articularon fórmulas alternativas y de dejaron el paso expedito con la murga de que se moderarían, serían controlados por los demás o fracasarían entre alfombras y políticas concretas…

Les duele la lengua
Jesús Royo Arpón www.lavozlibre.com  24 Junio 2011

La desigualdad, como lenguas oficiales, entre el castellano y el catalán en Cataluña es palmaria, evidente y sangrante: toda la escuela es en catalán, toda la administración pública, todos los carteles. Pero el castellano es la primera lengua materna de los catalanes (el 55 por ciento), y la primera lengua de consumo privado (libros, cine, televisión: un 70 por ciento). Entonces, ¿a qué se debe esa marginación del castellano? ¿No les parece raro? De hecho, le parece raro a todo el mundo, desde Madrid a Canberra, pero aquí no nos enteramos. El caso de Cataluña es único en el mundo. Ni en el Quebec (los angloparlantes, sin llegar al 20 por ciente, tienen escuela en inglés), ni en Finlandia (la minoría suecoparlante tiene todos los derechos lingüísticos como lengua oficial), etcétera. Pero aún es más raro que en Cataluña nadie impugne esa desigualdad, que todos los partidos del poder la aplaudan como cosa justa y necesaria. ¿Cómo es posible? ¿Hay alguna razón oculta que dé coherencia a esa postura tan poco coherente?

¿La persecución franquista? No cuela: una persecución no autoriza a otra persecución. ¿El peligro de desaparición en el inmediato futuro? Tampoco cuela: hay miles de lenguas más amenazadas que el catalán, y no por eso son incompatibles con la libertad. ¿La cohesión social? Si de eso se trata, el castellano es mucho más cohesionante, de hecho es la lengua común de los catalanes. Hay otras razones poderosas, pero me temo que no son compatibles con la decencia democrática: que es la lengua de la tierra, que expresa la supremacía necesaria de los catalanohablantes, que garantiza la perpetuación de la estructura social (catalanes arriba, castellanos abajo). Hasta ahora la argumentación más tontaina -en especial, entre la izquierda- se solía refugiar en la definición de 'lengua propia' que da el Estatut. Pero la estocada del TC fue certera: la cualidad de 'lengua propia' no puede significar ninguna prioridad de una lengua oficial sobre la otra. Pero eso es inaceptable para el consenso catalán actual.

¿Por qué? Pongámonos en su lugar. ¿Por qué los catalanohablantes -o al menos sus mentores ideológicos- piensan que no se puede escoger la lengua de la escuela, no debe haber carteles en castellano, la administración pública debe ser solo en catalán? Hay una razón irracional, si se me permite la paradoja: el miedo. Si las dos lenguas estuvieran en igualdad de condiciones, el catalán sería barrido del uso público. Si en el régimen actual de fuerte presión a favor del catalán su uso es minoritario, ¿qué pasaría si no hubiera esa presión? Si hablar catalán no significara una ventaja, ni un mérito, si sólo fuera una lengua, una hermosa lengua, sin duda, pero nada más, entonces se transformaría en una rémora, un peso muerto, una pesada herencia que sería mejor abandonar. El catalanohablante ve alarmado que él debe ser bilingüe para sobrevivir, pero el castellanohablante puede sobrevivir perfectamente sólo con el castellano. Los catalanohablantes son bilingües al cien por cien, pero los castellanohablantes no lo son todos ni totalmente.

Mi pregunta es: ¿y qué? Eso es lo normal cuando se encuentran una lengua digamos internacional con una lengua de ámbito reducido. Es un proceso que siempre ha sucedido desde que el mundo es mundo, y está sucediendo ahora mismo en todos los sitios bilingües del planeta. ¿Eso justifica las políticas de desigualdad -es decir, racistas- entre los ciudadanos? En el caso de una sociedad bilingüe, como es Cataluña, el bilingüismo oficial ya es un correctivo de las leyes del mercado, que favorecen a la lengua más poderosa. La cooficialidad ya es una discriminación positiva. Comprendo que algunos tengan ese 'dolor de lengua' instalado en su corazón, que entonen elegías por la muerte de su amada lengua. Pero no puedo entender que nadie lamenten aún más la pérdida de derechos de los castellanohablantes, y con ello la libertad de todos los catalanes. La lengua no es un valor supremo. La libertad, sí.

Martín Garitano apuesta por un diálogo con ETA «donde todos ganan» y por la independencia vasca
Bildu asalta Guipúzcoa y equipara a las víctimas con los terroristas

No hubo sorpresas. Los 22 junteros que la coalición abertzale alcanzó en las elecciones del 22 de mayo, unido al apoyo de Aralar, dieron ayer la Diputación de Guipúzcoa a Bildu. Los demás partidos no lograron el consenso. El PNV no se mostró en disposición de llegar a ningún acuerdo ni con el PSE ni con el PP, que pretendía frenar que la coalición abertzale cayera en manos de los herederos de Batasuna.
24 Junio 11 - Madrid - C. S. Macías Libertad Digital  24 Junio 2011

Pero los nacionalistas dieron un «portazo» a este ofrecimiento de «tejer complicidades y acuerdos» y optaron por votarse a sí mismos. Así, Martín Garitano, líder de Bildu, se hizo con su feudo más codiciado. El nuevo diputado general trató de escenificar su cara más «amable» haciendo guiños al PNV, al que mostró su «total voluntad» de lograr una «relación preferencial» con su formación para alcanzar pactos, así como con el partido que lidera Patxi López. «Podremos lograr acuerdos puntuales y concretos con el PSE», dijo.

También hubo ofrecimiento para Aralar para formar parte de un Gobierno foral entre «abertzales, de izquierdas e independentistas». Al PP le reclamó que «no haga política de consigna» y asuma la responsabilidad de «enrolarse en la paz» y «valentía» para sumarse a la nueva era. Por su parte, Juan Carlos Cano, portavoz del PP en las juntas de Guipúzcoa respondía a Garitano: «¿Y encima nos pide valentía? Sea usted valiente y pida a ETA que se disuelva». Pero no obtuvo respuesta a esta petición. Desde las gradas, dos históricos miembros de Batasuna; Rufi Etxeberría y Joseba Permach mostraron su apoyo al nuevo diputado general de Bildu.

Garitano prosiguió su discurso haciendo alusión a las tradicionales reivindicaciones de la izquierda abertzale. Por un lado se comprometió a hacer una «apuesta firme» para construir una solución al «conflicto político» vasco en el que «todos salgamos ganando». Eso sí, sin entrar en si hay vencedores y vencidos, asesinados o asesinos. La apuesta de Garitano pasa por «construir una solución política» en la que «cada una de las partes gane», porque así, «en nuestro pueblo, ganaremos todos», dijo.

También abogó por un diálogo entre ETA y Gobierno, ya que, según explicó, les corresponde «dar los pasos para superar definitivamente las consecuencias del conflicto». En su opinión, es necesario «hacer frente al sufrimiento de todas las víctimas que ha generado el conflicto» y abordar el tema de los presos de la banda. Sin corbata y con un pin con el número de recluso del ex portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi, Garitano intervino ayer en las Juntas Generales de Guipúzcoa, con un discurso casi en su totalidad hecho en euskera. Allí estableció como su «primera prioridad» impulsar desde la Diputación la construcción de una situación que permita «la paz, la normalización y el reconocimiento de todos».

Como diputado general aseguró que trabajará por la desaparición de «cualquier violencia, amenaza, presión, persecución, detención y tortura», informa Ep. El líder de la coalición abertzale subrayó que con la llegada de Bildu se ha iniciado «una nueva era» y promete que los ciudadanos serán el eje de sus políticas. No se olvidó de la independencia y aseguró que realizará planteamientos para la «resolución del conflicto», promoviendo «los cambios políticos y jurídicos necesarios» para que el País Vasco pueda optar por la independencia. También abogó por dar una «salida social» a la crisis económica mientras reiteró su desacuerdo con algunas infraestructuras.

Martín Garitano, con el número de preso de Otegi en la solapa
Antes de convertirse oficialmente en nuevo diputado general de Guipúzcoa, Martín Garitano quiso rendir su particular homenaje a Arnaldo Otegi. Y lo hizo de un modo un tanto peculiar, con un pin en la chaqueta en el que figuraba el número de recluso del ex portavoz de Batasuna. Garitano está considerado como un «duro entre los duros» dentro del mundo independentista radical vasco, que tiene claro que los procesos judiciales contra el entorno de ETA no servirán en el nuevo «escenario». «No son más que decisiones políticas que son ilegítimas. Además de inútiles, como el tiempo acabará por demostrar», escribió en 2008 en un artículo publicado en Deia.

Presidente del PP de Guipúzcoa
ANÁLISIS. ¿Otra vuelta de tuerca?
Borja Semper La Razón  24 Junio 2011

¿Qué consecuencias tiene que Bildu controle Guipúzcoa?
–Existe el riesgo fundamental de que se le dé una vuelta más de tuerca a la rosca de la boina guipuzcoana, que nos convirtamos en un territorio más encerrado en sí mismo, más aislado de España y de Europa. Guipúzcoa perderá atractivo para los inversores de Europa y España. A ver quién decide invertir con Bildu gobernando... Guipúzcoa corre el riesgo de quedarse atrás en todo.

¿Por qué los demás partidos no han llegado a un acuerdo?
–La responsabilidad exclusiva ha sido del PNV, que no se ha querido sentar para garantizar un gobierno sensato. El PNV ha decidido ya cuál es su verdadera cara. La gran contribución del PNV ha sido condenarnos a salvar a Zapatero en el Congreso día sí y día también; y luego castigar a los vascos por meter a Bildu en el País Vasco.

¿Cómo se interpreta que Etxeberria y Permach estuvieran entre los invitados?
– Garitano es la cara «amable» de Bildu, pero los verdaderos son los que están entre bambalinas, los que van a diseñar la política. Hay una Bildu que da la cara y otros que aparecen en los momentos clave y que son los que controlan la política de Bildu.

¿Cómo interpreta el discurso de Garitano, que habla de reconocer el dolor causado a las víctimas en general?
–Es una retórica insufrible que se diluye en la nada. Rechazan tanta violencia en el mundo mundial que se concreta en nada. Quieren construir un relato que oficialice que aquí nadie mató y nadie murió. Es la actitud miserable de Bildu, intentar reconstruir el pasado para no tener que retratarse. Ésa es su paz y su concepto y es mezquino e intolerable.

Recortes de Prensa   Página Inicial