AGLI

Recortes de Prensa   Lunes 27 Junio 2011

 

Indignados y ofendidos
J. J. ARMAS MARCELO ABC 27 Junio 2011

UNA de las virtudes del llamado Movimiento de los indignados está en habernos llamado la atención sobre cosas y asuntos de nuestra incumbencia ciudadana. Y hasta tal punto ha llegado el golpe que son pocos los escritores y periodistas que no han escrito y publicado ya comentarios, artículos, y hasta ensayos, que critican o aplauden las manifestaciones de los indignados. Hay muchas razones para que muchos ciudadanos de España y de toda Europa (y mucho más los que peor lo pasan en este estado de crisis aparentemente perenne) se sientan indignados. Hace tiempo que las clases dirigentes de nuestros países iniciaron por su cuenta un lamentable divorcio con la calle, con la gente en general, con el pueblo en cuyo nombre tantos políticos de todo pelaje se llenan la boca. Hace tiempo que nuestros mundos políticos, y nuestro mundo dirigente en general, no hacen exactamente aquello para lo que fueron elegidos en las urnas por todos los que seguimos creyendo en este sistema democrático e imperfecto, pero con todo más democrático que imperfecto. De manera que no hay por qué asombrarse de que los indignados, una minoría no despreciable (algunos comentaristas han dicho todo lo contrario), estén en la calle, tomen las calles y traten de sembrar esa misma indignación en una ciudadanía adormecida por una televisión del peor gusto estético y, desde luego, con ningún sentido ético. El resto debe ser examinado con lupa.

Muchos «expertos» en nuestra Historia más reciente han hecho paralelos, rayanos en el despropósito, con el Mayo francés del 68 y con la última primavera árabe. Pero no es lo mismo soplar que hacer botellas. Quiero decir que las comparaciones son ociosas (y odiosas) y que este movimiento indignado de ahora es nuevo en España y hay que tenerlo en cuenta como lo que es: una revuelta más o menos pacífica —aunque el caballo de Troya de la violencia esté lleno de insurrectos antisistema— a la que hay que atender en la medida de sus razones. Al final, todo el mundo hace su petición en una asamblea más o menos organizada, y quienes tenemos un poco de experiencia y de memoria sabemos cómo se hace esto o aquello según quienes lo organicen y den forma y sentido.

Ahora bien, ¿pueden los indignados tomarse la ley por su cuenta, ocupar espacios públicos sine die, y hasta que les dé la gana de levantar el campamento?, ¿pueden hacer eso, y saltarse además las leyes del orden público sin que nadie se ofenda, sin que el Estado de Derecho, a través de sus autoridades institucionales, tomen las medidas adecuadas para impedirlo?

El Movimiento de los indignados amenaza ahora con ganarse más enemigos que amigos. Sus varias derivas (la inicial y pacífica lucha por no ahogarse entre los gritos de otras «indignaciones» poco benéficas para la sociedad) no son todas buenas. Mucha gente se siente perjudicada por la ocupación arbitraria de los espacios públicos. Mucha gente se siente ofendida por algunos desmanes, no atribuibles en verdad a los indignados (pero pongamos que sí a los que «los acompañan» encantados de haberse conocido), y de ahí es seguro que saldrán voces de líderes ciudadanos que pongan la ofensa por delante de la indignación de los sublevados el 15-M.

Algunas coincidencias hacen sospechar futuros muy complicados en las calles de España. No solo ciertos medios informativos cultivan el fuego sagrado de la indignación como si fuera el suyo propio, cuando hasta hace poco y todavía apoyaban a calzón quitado cuantos disparates y ocurrencias ha venido inventando el Gobierno de Zapatero en los últimos años. Ahora han llegado los populares a los ayuntamientos y comunidades y, presumiblemente, más temprano que tarde, llegarán el Gobierno de España. Zapatero y su Gobierno llegaron con un trágico estruendo y pueden marcharse dejando en la calle no sólo a más de cinco millones de parados, sino a un país en plena indignación, ofendido con medio mundo e incapaz (como han sido el propio Zapatero y su Gobierno) de ponerle la brida exacta al caballo enloquecido y salvaje de esta crisis interminable.

Lo más curioso es ver a fulleros, perejiles de todas las salsas (figurines que no son sino que están: por eso quieren hacerse notar en todas las salsas), trileros, hipócritas históricos y gentes que se han pasado la vida entre las élites de este sistema ahora tan denostado por ellos mismos, fungiéndose indignados de primera hora contra un «régimen que», según ellos, «hace agua por todos lados». A la vejez, ciruelas. No vamos a negar que hay en el fondo no solo un grave problema económico en nuestra sociedad, y en nuestro sistema, sino una crisis de valores democráticos, una falta total de respeto por las instituciones, no solo por parte de quienes deben cumplir las leyes, sino por quienes —élites políticas y económicas, al fin y al cabo— deben hacerlas cumplir. De modo que vale la pena indignarse, pero sin que llegue la «fiesta sangrienta» al río. De manera que hay que entender, y tanto como a los indignados, a los ofendidos por la situación y por el abuso que en cualquier instante hayan podido cometer y cometerán los llamados indignados.

A estas alturas, algunos de los lectores de este comentario me dirán que estoy poniéndole una vela a Dios y otra al diablo, que me mojo poco y que, en todo caso, nado y guardo la ropa. No es eso: quisiera que cambiaran muchas cosas en esta democracia. Quisiera que en la calle se restituyera el respeto ciudadano que hemos perdido en desprecio de nosotros mismos. Quisiera que nuestros políticos, en lugar de enredarse en desastrosas peleas goyescas, se dieran de una vez cuenta del problema que tiene toda España en estos momentos y del que parece que ellos no forman parte. Quisiera que la mayoría de los políticos, de cualquier partido e ideología, se indignaran y ofendieran porque en sus filas, o en las de sus contrarios, hay una minoría de evidentes estafadores, de corruptos y robaperas. Se indignaran, se ofendieran y los expulsaran de la política activa condenándolos ejemplarmente al ostracismo social al que, por lo menos eso, deben ser condenados.

Me gustaría que los hipócritas que han aplaudido con su pluma, en los periódicos donde escriben y en los ambientes donde se mueven, a Zapatero y sus gobiernos durante estos últimos años, tuvieran un poco más de decencia y no pasaran ahora en tropel, después de la fiesta ruinosa y la peor de las resacas, al carro de fuego de los indignados. De otros que otrora se mostraban tan indignados por los errores de los gobiernos de Aznar no espero nada: están demasiado ocupados con sus películas, sus programas de televisión, sus juegos tribales, su desprecio en fin por la sociedad a la que dicen defender desde cualquier bar de copas durante el mayor tiempo posible del día y de la noche, a ser posible todos los días de la semana. Y, finalmente, me lo sigo preguntando en público y en privado: ¿por qué no puedo yo, o cualquier otro ciudadano, elegir al número cinco de la lista de IU, al tres del PSOE, al ocho del PP y al uno de UpyD, y tengo que votar entera una lista cerrada y bien cerrada, que solo me ofrece dudas de conciencia, sospechas y arrepentimiento posterior?

J. J. ARMAS MARCELO ES ESCRITOR Y DIRECTOR DEL FORO LITERARIO «VARGAS LLOSA»

Un Gobierno moribundo, desnortado y felón
@Roberto Centeno. El Confidencial 27 Junio 2011

Mientras en Grecia el Gobierno hace esfuerzos ímprobos para recortar el gasto y cumplir con la UE, en España un Gobierno moribundo, desnortado y felón no piensa recortar nada, ni tomar medida alguna, mientras destruye la unidad nacional entregando la soberanía nacional a jirones a los separatistas, y el control efectivo de una provincia entera, Guipúzcoa, a una banda de asesinos. Jamás en la historia no solo de España, sino del mundo civilizado, ningún Gobierno había perpetrado tamaña felonía.

El miércoles pasado, y al objeto de que no fuera rechazada la chapuza redactada por Valeriano Gómez y los dos sindicatos comisionistas, siguiendo las instrucciones de Rubalcaba, lo que hubiera dejado KO a Zapatero y obligado a convocar elecciones, el Gobierno entregó la soberanía nacional en materia de reglamentación laboral a los separatistas del PNV, para comprar su mera abstención. “En toda mi trayectoria no he conocido un caso semejante”, se jactaría un Erkoreka exultante al haber conseguido la rendición del Estado en materia laboral, de forma que cuando exista un conflicto entre un convenio colectivo estatal y otro autonómico, solo tendrá validez el último. Zapatero y Rubalcaba están desguazando España solo por ganar unos meses, y están dispuestos a cualquier infamia para ello.

ZP y Rubalcaba entregan a ETA el Gobierno y la hacienda de Guipúzcoa
Pero si lo ocurrido el miércoles es gravísimo, es el chocolate del loro comparado con lo ocurrido en Guipúzcoa, donde el Partido Socialista ha entregado la Diputación Foral de Guipúzcoa a una banda de asesinos. Es decir, mientras en Madrid pactan con el PNV una parcela indelegable de la soberanía nacional, en Guipúzcoa hacen lo contrario, y en lugar de pactar con el PNV lo hacen con ETA. Zapatero y Rubalcaba entregan el Gobierno y la hacienda de toda una provincia con más de 700.000 habitantes. Realmente no existen palabras ante tamaño latrocinio. ¡Les han entregado el poder político y económico una de las provincias más ricas de España!

A partir de ahora, ETA recaudará todos los IVA de los bienes y servicios vendidos dentro y fuera de la provincia por empresas residentes en la misma, es decir, en la totalidad de España. Una vez en ingresados, cuando se trata de empresas no demasiado grandes, se quedan con la totalidad y punto. Cuando se trata de empresas grandes en teoría debe aplicarse el principio de “cifra relativa de negocio”, es decir, los impuestos se dividirían en función de la proporción de la cifra de negocios en cada sitio: los generados en Guipúzcoa irían a la hacienda foral y el resto a la denominada “hacienda común”, que es un chiringuito adosado a la gigantesca hacienda foral, donde unos inspectores de la hacienda española, arrinconados y muertos de miedo, le piden por favor que si tienen a bien darles los datos de la cifra relativa de negocio, porque la hacienda foral, a partir de ahora ETA, es la única que los tiene.

De unos ingresos anuales de 4.300 millones de euros, gestionan directamente 838 millones, devuelven al Estado ¡122 millones! y el resto al Gobierno vasco y ayuntamientos. De los ingresos totales, casi 1.500 millones corresponden a IVA y Sociedades de las empresas con sede social en Guipúzcoa, y si casi el 80% de su cifra de negocios se realiza fuera de la provincia, ¿cómo narices devuelven solo esa cantidad ridícula? El resultado final es un expolio de proporciones épicas. Los ciudadanos vascos pagan los mismos impuestos o más que el resto de los españoles, pero de ese dinero la parte que va a la “hacienda común” es ocho veces menos que si tributaran en el régimen general. Y ahora, en Guipúzcoa ese dinero lo administra ETA. No es de extrañar que los etarras denominen a esta increíble rendición del Estado “nueva era histórica”. De la misma forma que es ya avalancha las personas físicas y jurídicas que está abandonando su domicilio fiscal en Guipúzcoa, creo que las empresas guipuzcoanas importantes como Eroski, Fagor y otras, que realizan el grueso de sus ventas fuera de la provincia, deberían analizar seriamente los pros y los contras del cambio de su sede social para evitar suspicacias y malos entendidos respecto al destino final de los IVA por ellos recaudados en el resto de España.

O bien el Gobierno tiene una enorme deuda con estos asesinos y la están devolviendo, o bien ETA hará un simulacro de entrega de armas antes de las elecciones generales para tratar de cambiar el sentido del voto a favor del PSOE

En todo caso, lo perpetrado por Zapatero y Rubalcaba, con la colaboración necesaria de los seis magistrados, que no jueces, del Constitucional, es presuntamente no solo colaboración con banda armada. Es alta traición. El día que en éste país haya un gobierno digno, es de esperar que los ocho y quienes más sean responsables deban responder por ello. Y la pregunta del millón, ¿por qué lo han hecho? Solo hay dos posibles respuestas. O bien el Gobierno tiene una enorme deuda con estos asesinos y la están devolviendo, o bien ETA hará un simulacro de entrega de armas antes de las elecciones generales para tratar de cambiar el sentido del voto a favor del PSOE. Se trataría de una especie de Plan Renove. Con el río de dinero que van a recibir, los etarras pueden perfectamente entregar todo lo viejo, y dotarse después del armamento ultramoderno que deseen.

Y cuando uno creía que era imposible ir más allá en la vileza y la felonía, pues resulta que no, que si es posible ir más allá. Por imposición de Zapatero y Rubalcaba, se ha realizado un convenio de la Agencia Tributaria con la hacienda foral de Guipúzcoa, que incluye el “acceso directo” de la banda terrorista “a la base de datos de Hacienda”. Es decir, Zapatero y Rubalcaba ponen a disposición de esta banda de asesinos los datos fiscales de todos los españoles, tal y como suena.

Y mientras el FMI apremia, Alfredo resucita a la banda del gasto
Al lado de lo que los hechos relatados suponen, todo lo demás, incluso la intervención de España, resultan triviales, pero hay que explicarlos también. El martes pasado, el Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó un alarmante informe sobre la economía española que nos ha colocado de nuevo en el ojo del huracán, dado que ha tenido una considerable repercusión en la prensa económica internacional. Y en ella se apremia al Gobierno para redoblar los esfuerzos en las reformas económicas, y más en concreto se pide un nuevo recorte del gasto en 23.000 millones de euros, y el cierre de algunas cajas que son manifiestamente inviables, mientras MAFO despilfarra nuestro dinero como si fuera escombro.

Y cuando desde todos los ángulos, y no solo desde el FMI, se nos apremia para acometer urgentemente las reformas imprescindibles para evitar la quiebra, Rubalcaba recupera nada más y nada menos que a la banda del gasto: a Jesús Caldera y a Cristina Narbona, la izquierda más rancia y radical del Partido Socialista, para redactar su programa de actuación económica. Realmente D. Alfredo ha perdido el norte, el sur el este y el oeste. Esto significa que mas allá de la filfa de Zapatero, según la cual quiere agotar la legislatura para realizar las reformas que España necesita, no va a hacerse absolutamente nada. Todo lo contrario, la filosofía de Rubalcaba, que es el que manda, parece resumirse en no recortar ni reformar nada. Y con su mendacidad sin fronteras, acusar de la crisis a la banca y a la ley del suelo del Aznar, porque ellos, que han gobernado España siete años, no son culpables de nada.

Pero de todas formas, los deseos son una cosa y las realidades son otra. Si la prima de riesgo supera los 300 que es límite que los mercados consideran señal inequívoca de la necesidad de intervención, y el viernes cerramos en 286, se puede desatar una tempestad terminal para el Gobierno. Los test de stress del sistema financiero quieren incluir ahora los riesgos en deuda pública, lo que de llevarse a cabo haría imposible la supervivencia de la mayoría de las cajas. Y por supuesto, el resultado de las auditorias en CCAA y ayuntamientos que realice el PP cuyas cifras prometen ser de infarto.

Y para terminar, las grandes cifras del Presupuesto 2012, que simplemente no hay por donde cogerlas. Recorte de gasto, sí, pero solo para el Estado. Un despropósito tanto económico como político. Económico porque si de reducir se trata, no se le ocurre ni al que asó la manteca recortar solo de un 20% del mismo, y dejar intocado el 80% restante. Político, cuando el gasto que queda para financiar España es tan exiguo que ya no es posible garantizar el correcto funcionamiento de la nación por falta de medios, los socialistas deciden reducirlos aún más, deciden destruir aun más España, si es que tal cosa es posible, porque la parte que queda para financiar la Justicia, las Fuerzas Armadas, los Cuerpos de Seguridad, el Servicio Exterior, las Instituciones, las Infraestructuras, la Agricultura, la Industria, etc. no llega ya ni a 50.000 millones de euros, menos de lo que gasta una gran autonomía más sus ayuntamientos, algo que no ocurre en ningún lugar del planeta. Esta gente se ha vuelto literalmente loca. ¿Cómo van a reducir 4.600 millones de euros de los gastos ministeriales si ya no tienen ni para pipas? ¿Cómo en su lugar no empiezan a reducir, por ejemplo, los 32.000 millones de despilfarro solo por duplicidades entre Administraciones?

Y luego los ingresos. Dicen que recaudaran un 16% más sin subir impuestos, y ya puestos ¿por qué no un 160%? Total, puestos a decir memeces. Pero vamos a ver, si comparando ingresos antes de las subidas de impuestos 2010, con ingresos después de la subida, estos han crecido solo un 4% en el primer cuatrimestre. ¿Cómo van a subir un 16% con el consumo y la renta disponible en caída libre y sin subir impuestos? Pero pronto lo veremos, en los próximos meses los datos de recaudación se van a hundir cuando se comparen con las enormes subidas de IVA a partir de junio 2010, veremos entonces que nos cuenta Doña Elena, aunque lo más probable es que a no mucho tardar, se encuentre muy atareada buscando trabajo.

Bono ningunea a las víctimas de la banda y les impide que hablen en el Congreso
Alega razones protocolarias para no dar la palabra. La mayoría de asociaciones no estarán hoy en el acto de la Cámara baja. Pedraza: “Es la gota que colma el vaso para no acudir al acto”.
Á. León / S. P. Barcelona/ Madrid www.gaceta.es 27 Junio 2011

El presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, ha desairado a las víctimas al negarles la posibilidad de intervenir en el acto institucional de homenaje, con carácter de sesión solemne, que se celebrará hoy en la Cámara baja con motivo del Día de las Víctimas del Terrorismo.

En una carta remitida a Maite Pagazaurtundúa, presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, a la que ha tenido acceso LA GACETA, Bono le comunica que se ha organizado “un acto sobrio pero emotivo en el que pronunciaré unas palabras en recuerdo de las víctimas, guardaremos un minuto de silencio y escucharemos una breve pieza musical”. Con esta decisión, el presidente del Congreso descarta que las víctimas puedan tener voz propia en el acto a través de Maite Pagaza, que debía ser su portavoz, según se acordó por todas las organizaciones de víctimas el pasado mes de mayo.

Conocida la postura de José Bono, algunas de las asociaciones más representativas, como la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Dignidad y Justicia, Voces contra el Terrorismo (VCT), Covite, Miguel Ángel Blanco y –en un primer momento– la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT) rechazaron acudir al acto del 27 de junio.

Sin embargo, en declaraciones a Radio Intereconomía en Barcelona, el presidente de ACVOT, José Vargas, matizó su posición, ya que desde la presidencia del Congreso se les ha insinuado posteriormente la posibilidad de intervenir en una sala contigua al hemiciclo, donde tendrá lugar una pequeña recepción. La Secretaría de la Cámara baja alega que el reglamento no permite que nadie, salvo el Rey y el presidente del Congreso, pueda hablar en el hemiciclo durante las sesiones solemnes de las Cortes. Si se confirma esta alternativa, Vargas no descarta acudir al acto de homenaje porque “lo esencial es que las víctimas hagan oír su voz, con independencia de cuál sea el lugar escogido”, ha dicho el presidente de ACVOT.

No obstante, esta postura no es compartida por otras asociaciones de víctimas, como la mayoritaria AVT, cuya presidenta, Ángeles Pedraza, afirma que la decisión de negarles la voz en el Congreso ha sido “la gota que ha colmado el vaso para no acudir al acto institucional organizado por Bono”. Pedraza ha calificado de “incoherente” la postura del presidente del Congreso al no permitirles hablar en el pleno tratándose de un homenaje a las víctimas del terrorismo. La presidenta de la AVT, que ha asegurado que no acudirán a menos que José Bono acceda a su petición, se ha mostrado inflexible al considerar que el único lugar adecuado para que puedan hacer oír su voz es el hemiciclo de la Cámara baja –sede de la soberanía nacional–, ya que, según Pedraza, “cualquier otro escenario supone rebajar el discurso de las víctimas”.

La decisión de impedirles hablar en el Congreso ha indignado aún más a las víctimas, que ya se habían sentido ultrajadas por la presencia, tras las elecciones municipales, del entorno etarra en las instituciones vascas y navarras a través de la coalición Bildu, legalizada por el Tribunal Constitucional. Para la AVT, los actos de homenaje a las víctimas “deben ir acompañados de una política antiterrorista firme de derrota de los terroristas”.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Alcaraz y Bildu... en Murcia
César VIDAL La Razón 27 Junio 2011

El viernes por la noche, en la ciudad de Murcia, tuvo lugar la entrega de la primera edición de los premios Rufete en Lorca y Camachuelo trompetero. La iniciativa, que arranca del programa que dirijo en la cadena «Es.Radio», pretende que los oyentes y telespectadores elijan a la mayor calamidad del año y, a la vez, a un ejemplo de valor cívico. De manera comprensible, el premio Rufete en Lorca fue a parar a ZP y el Camachuelo trompetero a Francisco José Alcaraz. Hasta ahí, todo normal.

Menos normal fue que la puerta de acceso al local donde se entregaban los premios fuera cercada por los indignantes, que algunos de ellos se infiltraran en el acto para estudiar la mejor manera de reventarlo y que incluso apareciera algún fotógrafo de un medio local porque les habían avisado de que se iba a armar la marimorena. Como el público que atestaba la sala estaba entusiasmado con el programa, como las fuerzas de orden público realizan su labor a la perfección cuando las dejan y como Alcaraz estuvo muy elocuente no sucedió nada en el interior e incluso me dicen que algunas de las indignantes acabaron dando palmas al final del acto acompañando a un coro Gospel que cantaba «Oh Happy Day!».

Hasta ahí, lo que podía haber sido anormal también se encauzó normalmente. Señaló Alcaraz –y nos puso a todos un nudo en la garganta– que se sentía derrotado viendo a Bildu en las instituciones, agradeció vivamente emocionado el premio y quiso dedicárselo a un guardia civil, también víctima del terrorismo, fallecido recientemente. El testimonio de Mamen, su mujer, subrayó de manera conmovedora lo que habían sido años de lucha en pro de las víctimas del terrorismo.

Una hora y media después se produjo lo verdaderamente anormal. Al concluir el programa, los indignantes seguían acechando en la calle y comenzaron a gritar: «¡Gora ETA! ¡Gora Euzkadi askatuta!». No contentos con jalear a una banda de asesinos que ha quitado la vida a un millar de españoles, también se pusieron a increpar a Alcaraz por haberse manifestado contrario a Bildu e incluso le preguntaron chulescamente cómo se podía haber opuesto a la segunda fuerza política vasca.

Y lo más surrealista es que todo esto sucedía no en Mondragón, no en Elgoibar y no en San Sebastián, sino en Murcia. Hace años que llegué a la conclusión de que los nacionalismos son un cáncer capaz de destruir el orden constitucional. Temo que, por desgracia, han comenzado su metástasis.

El drama no ha comenzado esta semana con Bildu. Se inició cuando Pujol implantó la inmersión lingüística y un Tribunal Constitucional de socialistas y nacionalistas la dio por buena. Continuó cuando Maragall quitó los retratos del Rey de las comisarías de Barcelona –como los concejales de Bildu– y casi nadie protestó. Dio un salto cuando gente del gobierno nacional-socialista de Cataluña pactó con ETA en el sur de Francia y nadie fue a la cárcel. Lo que ha venido después –nuevo estatuto de Cataluña, PCTV y ANV, Bildu…– han sido sólo pasos de un sendero terrible que se inició hace años. Muy cerca debemos de estar de la defunción cuando unos canallas pueden gritarle a una víctima del terrorismo y lo hacen no en sus territorios naturales sino en lugar tan encantador y sosegado como es Murcia.

Lágrimas de cocodrilo
No valen lágrimas de cocodrilo: nadie se puede extrañar ahora de que Bildu bildee ni de que Batasuna batasunee
IGNACIO CAMACHO ABC 27 Junio 2011

NADIE se puede extrañar ahora de que Bildu bildee ni de que Batasuna batasuneea sus anchas en sus recién conquistadas y amplias parcelas de poder en el País Vasco. La legalización no les ha concedido patente de corso pero sí capacidad suficiente para desafiar y poner en tensión a un Estado en el que no creen y al que consideran una prioridad combatir. No valen las lágrimas de cocodrilo: es ese mismo Estado el que ha abierto la puerta para que pasen sus enemigos en un ejercicio incomprensible de democracia estúpida. Y lo ha hecho antes de que ETA deje las armas, premisa esencial que sostenía la política antiterrorista cuyo incumplimiento permite a la banda erigirse en garante tutelar del poder recién ganado por sus continuadores y/o herederos.

El cúmulo de errores de cálculo, negligencias y egoísmos que ha abierto paso a Bildu lo vamos a pagar todos aunque no hayamos participado en él. Lo pagará en primer lugar el Partido Socialista de Euskadi, vapuleado en las urnas y basureado por los nacionalistas en sus negociaciones directas con Zapatero y Rubalcaba. Patxi López es ya un lendakari provisional, sin autoridad ni crédito, al que el PNV trata sin tapujos como un vulgar okupatransitorio de su feudo histórico. Y lo pagará, lo ha pagado ya, el Tribunal Constitucional, herido de gravedad por las consecuencias de su veredicto contemporizador que lo sitúa ante la opinión pública como causa primera —aunque sólo sea el instrumento—del catastrófico avance de los batasunos.

Pero también el PNV tendrá que hacer frente a la factura de su tacticismo. La idea de dejar gobernar a Bildu para que se queme con sus delirios hasta que los votantes soberanistas vuelvan al tradicional redil hegemónico constituye una apuesta suicida que traiciona su supuesta vocación de fuerza estabilizadora. El nacionalismo ha decidido hacerse corresponsable de la entrega parcial del poder a ETA, y eso equivale a volverse rehén de ésta. Ya les ha ocurrido dos veces y sólo una terquedad ciega, rayana en el instinto de autodestrucción, puede explicar la tercera.

La cuenta del fracaso recae además sobre las biempensantes élites sociales vascas que creyeron en la operación de maquillaje de Batasuna como una esperanzadora vía hacia la pazdefinitiva. Su seducción ante el enésimo canto de sirena del zapaterismo ha terminado en otro desastre del que ahora se lamentan cuando las ven las manos de Bildu en sus negocios y su Hacienda mientras las escoltas que el presidente les prometió innecesarias continúan vigilando sus vidas como sombras trágicas. Y, por último, vamos a pagar nuestra parte del siniestro escote los ciudadanos españoles, sujetos finales de la derrota que acaba de sufrir el Estado democrático. Sólo que la mayoría somos, junto a las víctimas nuevamente burladas, los únicos paganos de este fracaso que no tenemos en él parte de responsabilidad ni de culpa.

Al aprendiz de brujo le estallan todos los calderos
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 27 Junio 2011

El aprendiz de brujo, cuya osadía era aún más grande que su ignorancia, al verse dueño de la alquimia, se creyó el más grande de los magos y comenzó a mezclar pócimas y a salmodiar conjuros que ni conocía ni dominaba. Acabaron por estallarle todos los calderos, desatarse monstruos y fantasmas y terminar por saltar todo por los aires hecho añicos.

La fabula es el anillo que encaja a la perfección en lo que ha sido la actitud y resultados de este ahora cataléptico gobernante que padecemos y su insensata camarilla de ayudantes. Están estallando todos los calderos y los monstruos que tanto esfuerzo costó domeñar campan a sus anchas.

El aprendiz de brujo heredó una botica pujante y prestigiosa, con la caja llena y los ungüentos muy solicitados. Mientras todo fue bien por el mercado los siguió vendiendo sin esfuerzo pero en cuanto afeó la cosa el aprendiz negó primero la dificultad, la ocultó miedosamente luego, la afrontó con la receta contraria a la debida después y solo se vino a razones-aunque las rechace en su fuero interno-cuando el consejo de brujos le obligó a hacer lo que no quería. Y que sigue sin querer hacer en el fondo.

El, creído de su fuerza e inteligencia clarividentes, se lanzó a probar redomas y conjuros. La primera fue la de un nuevo Estatuto para Cataluña donde su irresponsabilidad solo ha hecho que descoser aún más y desvertebrar Estado. Esa fue su primera gran apuesta. Su No Nación iba a ser el bálsamo de Fierabrás para coser las heridas. Su fórmula de unir descosiendo ha dado lógicamente los resultados lógicos de tan alucinada cataplasma.

Destruido por la economía tras desgarrar lo que nos unía supuso que su innata sabiduría y baraka le permitía utilizar el atajo para acabar con el monstruo terrorista de un plumazo y a base de alimentarlo con leche y miel. La primera intentona saltó en sangre y fuego en la T-4. Esta de ahora, tras haber legalizar a los ayudantes de la bestia ha logrado increíbles objetivos: el feroz animal afila uñas y pistolas en su cubil, mientras que sus voceros han tomado ayuntamientos y diputaciones y sus reanimados matones se hacen dueños de calles, plazas y fiestas, amedrentando a todo aquel que osa oponérsele. La infamia de dar todas las bendiciones a los liberticidas para que pisoteen la libertad pasará a los anales de la historia española de la infamia donde ZP y los seis súbditos suyos del Tribunal Constitucional han escrito su nombre en las más refulgentes letras de la felonía. Que cada día que pasa se muestra más como tal y como todos los que querían ver veían excepto los que la perpetraron. Penoso y patético ayer Rubalcaba diciendo ahora que Bildu se desacredita (¡vaya estupidez cuando esta ahíta de triunfo y poder ante su inacción absoluta!) y que el PNV es leal a Zapatero. Lealtad que cobra según proclama el mismo al precio más alto contra España.

Todos los calderos estallan, los económicos hierven y amenazan con derramarse, los políticos hace tiempo que se derramaron, los internacionales están vacios. Zapatero y su Gobierno solo existen declamatoriamente hablando, porque para lo demás no cuentan ni actúan, el cadáver no enterrado se descompone y de él comen todos los carroñeros a quienes conviene que se mantenga todo el tiempo posible en este estado. Este Gobierno que tanto ha irritado a los españoles, que desde el primer momento, ya en la bonanza intentó dividirlos y enfrentarlos, insiste en una agonía que ha demostrado ser letal para todos. Que a sus propios seguidores ha arrojado a las tinieblas exteriores y a todos nos amenaza. Daría pena el aprendiz de brujo si no fuera porque todo lo que ha destruido era de todos nosotros y lo que en común teníamos ganado y porque además tanto él como su insensata cuadrilla se siguen considerando la maravilla de la sabiduría y el progreso y que los culpables somos quienes a ello nos opusimos. Daría lastima si al menos tuviera la dignidad de marcharse de una vez por todas en vez de arrastrarse y arrastrarnos por sus ruinas y escombros. Hasta en ese último acto sigue siendo lo que siempre fue en toda su trayectoria, lo que ahora se despeja hasta para aquellos que quisieron seguir vendados: un insensato alucinado y un sanedrín de ineptos a quienes las batallas de los brujos mayores entregaron la botica y a quien circunstancias aciagas y la conmoción del 11-M otorgaron un poder para el que nunca estuvieron capacitados. En cuanto la cuesta se empino lo han demostrado con la claridad más meridiana.

P.D. Que el programa del que pretenden vender como nuevo alquimista del PSOE, el revenido Rubalcaba, lo estén aderezando Cristina Narbona-quien cuenta como máximo haber la liquidación de la idea nacional del agua- y Jesús Caldera, el inventor del “papeles para todos” es prueba de que el virus de zapaterismo sigue siendo la peor amenaza del socialismo. España, aunque la han dejado en estado tan calamitoso que vamos a tardar en recuperarla, parece estar curada ya de ellos.

La paz en Andoain
JORGE M. REVERTE El País 27 Junio 2011

Ane Carrere es alcaldesa de la localidad de Andoain. Se presentó a las elecciones encabezando la lista de Bildu, la candidatura abertzale heredera de Herri Batasuna que goza de la simpatía de ETA.

Andoain es un pueblo donde ETA ha asesinado a siete personas en las últimas décadas. Personas cuyo común denominador era el de ser españolas. Entre esas víctimas había dos muy significativas: el periodista José Luis López de la Calle y el policía municipal Joseba Pagazaurtundua.

A las elecciones municipales se han presentado candidatos del PP y del PSOE. Dos de ellos son Asunción Guerra y José Luis Vela, que gozan de protección policial porque ETA les ha amenazado con sufrir el mismo destino que ellos: el tiro en la nuca.

Bildu, y por tanto la alcaldesa de Andoain, todavía no ha pedido a ETA que se disuelva ni que deje de matar. Ni Bildu ni su organización antecesora han hecho ningún gesto que permita intuir que se pide perdón por las víctimas causadas por el terrorismo y aplaudidas por su entorno.

Si se juntan todos los datos, algún lector suspicaz podría llegar a la conclusión de que los concejales españoles de Andoain se la juegan cuando acuden a su puesto.

La alcaldesa ha impedido que los dos concejales de partidos españoles (y democráticos) pasen a las instalaciones municipales con sus guardaespaldas. ¿Por qué? Es muy sencillo, porque ella asume lo que pueda pasar, asume su seguridad. Lo que quiera decir que la asume no lo sabemos del todo: ¿está segura de que no corren ningún riesgo? ETA no se ha disuelto, no ha anunciado que deja de matar. Entonces, ¿cómo se atreve la alcaldesa a asumir eso? Dado que no hay ningún nexo probado, según el Tribunal Constitucional, entre Bildu y ETA, no puede tener la menor seguridad de que no les va a pasar nada. O sea, que la asunción de responsabilidades queda, en realidad, en la nuca de los dos concejales a los que no se deja ser escoltados. Y la alcaldesa, eso sí, se puede llevar un disgusto por haberse equivocado.

Así está ahora mismo el País Vasco. Los concejales de los partidos españoles son amenazados por la calle, como lo fue el representante popular en Elorrio cuando impidió con su voto que Bildu se quedara con la alcaldía. El beneficiado fue el PNV, pero el PNV no ha ido a Andoain a protestar por la decisión de la alcaldesa ni a Amurrio a afear la brutal conducta de los electos de Bildu y sus electores.

Así está ahora el País Vasco. Nos complace leer que Txeroki, uno de los más certeros asesinos de la banda, hace un gesto tan humano como declarar que la lucha armada no procede ahora. O sea, que procedió. Lo que quiere decir que puede pasar que proceda de nuevo. Y en ningún caso quiere decir que aquellos casi mil asesinatos han sido muertes injustas, criminales y muestras de lo peor que ha elaborado el ser humano, con Hitler, con Milósevic o con otros nacionalistas más cercanos.

Asunción Guerra y José Luis Vela, como muchos otros cientos de demócratas españoles, reciben cada día noticias así. Quienes les amenazan por la calle pero ahora afirman que no quieren que les maten, gobiernan en una disparatada cantidad de municipios. Y su obligación, porque así lo deseamos en Barcelona, en Madrid y en muchos otros lugares de España, es sonreír y afirmar que la paz está más cerca.

La paz. Han ganado, por el momento al menos, los discursos de quienes han hecho la guerra. Nos hemos dejado aplastar por el mentecato mensaje de que allí, en el último reducto del nazismo social en Europa, en Euskadi, lo que hace falta es consolidar la paz.

Y la lucha no era por la paz. La lucha era por la libertad. La paz es lo que consiguió Franco. La libertad lo que conseguimos a su muerte. Una diferencia gigantesca entre una cosa y otra.

Tienen razón los bondadosos, como Jesús Eguiguren y otros, que han trabajado por la paz, en que está cercana la renuncia de ETA. Pero tenemos que saber que si su discurso y su trabajo dan los frutos que esperan (ya les salió una vez mal, con la T-4), si consiguen esa paz, la libertad todavía no habrá llegado a Euskadi.

A José Luis Vela y Asunción Guerra la alcaldesa les va a perdonar la vida cada día. Les queda mucho tiempo de mirar debajo de su coche, de comprobar que nadie les sigue y de poder decir en un bar, en voz alta, lo que piensan sin jugarse un botellazo en la cabeza. Claro que del botellazo al tiro en la nuca hay una gran diferencia. Del primero a veces se sale con vida.

Andoain es hoy un pueblo en el que la paz está garantizada por su alcaldesa. A la libertad le queda un rato para llegar.

Jorge M. Reverte es periodista y escritor.

ETA reactiva la ‘kale borroka’ tras el desafío de Bildu de reducir la presencia policial
Cuarenta radicales tratan de impedir la detención de un acusado de enaltecimiento del terrorismo. Rubalcaba afirma que cada día en que la coalición no pide la disolución de la banda, “pierde credibilidad”.
M. L. Alonso. / Agencias. Madrid/ Vitoria La Razón 27 Junio 2011

ETA vuelve a la carga y reactiva la violencia callejera. LA GACETA ya alertó sobre los planes de la banda asesina hace días y ahora el entorno proetarra está demostrando de nuevo su poder con la espalda cubierta por la llegada a las instituciones de Bildu. La mejor muestra de esa actitud de superioridad que invade a los radicales quedó patente el sábado, cuando la ex líder de la ilegalizada Batasuna, Aurore Martin, desafió a la Justicia al liderar una manifestación en la que se protestaba por la euroorden de detención que pesa sobre ella.

En paralelo a esa algarada, Bildu exigía la reducción del número de efectivos del Ejército, la Policía y la Guardia Civil y tan sólo un día después, ayer, la Ertzaintza tenía que arrestar a tres jóvenes proetarras en Vitoria cuando intentaban marcar con sus sprays un furgón policial con un Gora ETA militarra.

Lejos de amedrentarse ante la actuación policial un grupo de 40 personas que rodeaba a los arrestados intentó evitar sus detenciones provocando un grave incidente al zarandear el furgón en el que los ertzainas iban a trasladar a los detenidos. Uno de los jóvenes que intentó pintar el furgón de las Fuerzas de Seguridad tiene antecedentes por kale borroka.

El suceso se produjo en torno a las ocho de la mañana, cuando una dotación de la Ertzaintza realizaba labores de protección de los servicios de limpieza durante la retirada de pancartas y lavado de pintadas en favor de los presos de ETA y de la organización juvenil ilegalizada Segi. Horas más tarde, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, mantenía un encuentro con militantes del PSOE vasco en Bilbao a los que prometió no dar ni un paso desde Madrid sin consultar al lehendakari Patxi López. Ajeno a las protestas de los proetarras en las calles de varios municipios vascos, Rubalcaba mantenía su discurso de cal y arena ante las manifestaciones de los representantes de Bildu. “La credibilidad de la coalición disminuye cada día que no pide la disolución de ETA”, aseguró para volver a repetir una de las frases que en más ocasiones ha pronunciado en el último año: “Estamos viendo el final”. apostilló que el “peor error” sería “relajar la política antiterrorista”.

El candidato socialista a la presidencia del Gobierno también quiso lanzar un mensaje positivo a Bildu al asegurar que la formación batasuna debe comprender que tiene la obligación de “defender” las reglas democráticas y la primera regla es que “con las pistolas no hay nada que hacer”, salvo erradicarlas. Para el también vicepresidente primero del Gobierno, “hay mucha gente que les votó (a Bildu) pensando que votaban eso, la disolución de ETA”.

Por su parte Patxi López, también presente en el acto con los socialistas vascos, afirmó que su Gobierno “garantizará que se cumpla la legalidad” y no permitirá que los nuevos alcaldes de Bildu retiren las banderas españolas o el retrato del Rey de las casas consistoriales.

“La democracia en sí misma es respeto a las normas y a las leyes”.

“No podemos volver a tiempos en que, mirando para otro lado, aquí se cometía cualquier tipo de acto ilegal porque ETA está más débil que nunca”, sentenció el líder del PSOE vasco.

El vicesecretario de comunicación del Partido Popular, Esteban González Pons, respondió ayer a las palabras del vicepresidente primero del Ejecutivo pidiendo al “ministro del Interior que cumpla y haga cumplir la ley”.

Según el dirigente popular, “Bildu está mostrando claramente quiénes son: Batasuna pero con más poder” y por ese motivo “lo único que el titular de Interior no puede hacer en estas circunstancias es relajarse”. González Pons considera que ya no estamos en el momento de los juegos de palabras: “Ni una buena palabra, ni un intento de conciliación en el juicio de Otegui.

Radicales intentan impedir la detención de un joven acusado de enaltecer a ETA
Un hombre y una mujer han sido detenidos esta mañana por la Ertzaintza en Vitoria acusados de enfrentarse a agentes de la Policía Autonómica, que previamente habían arrestado a una tercera persona por hacer una pintada en una furgoneta policial, según informó ayer el departamento vasco de Interior.
Madrid - C. S. M. La Razón 27 Junio 2011

Los altercados se produjeron pasadas las 7:45 de la mañana cuando una dotación de la Ertzaintza se encontraba en la calle Sefarad del barrio de Judizmendi de la capital alavesa, que se encuentra en fiestas, para proteger a los servicios de limpieza durante las labores de retirada de pancartas y lavado de pintadas en favor de los presos de ETA y de la organización radical juvenil ilegalizada Segi.Entonces, un joven de 24 años, y con antecedentes de «kale borroka» se aproximó a una furgoneta de la Ertzaintza y pintó en ella la frase «Gora ETA militarra» (Arriba ETA militar), por lo que tras una breve persecución fue detenido acusado de un delito de enaltecimiento del terrorismo.

Sin embargo, cuando los policías se disponían a conducir al arrestado a dependencias policiales un grupo de 40 radicales rodearon la furgoneta e intentaron evitar que se llevaran al detenido mediante empujones, insultos, lanzando piedras y botellas. Tras la llegada de refuerzos de la Ertzaintza, finalmente lograron disolver a los radicales y detuvieron a dos de ellos: una joven de 22 años y un menor de 17, también con antecedentes por violencia callejera. A ambos se les imputa un delito de atentado contra la autoridad. Por la tarde, los tres detenidos fueron puestos en libertad, según informó el departamento vasco de Interior, informa Efe.

Según indicó el portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda, los radicales «están envalentonados. Lo vemos en las actitudes políticas y lo están trasladando a la calle. Va a haber chispazos de un sitio a otro». Barreda indicó que «no hay que dejar pasar ni una, porque si les vamos dejando lo van a hacer día tras día». Además, destacó que ahora que Bildu «ha roto amarras cada vez va a batasunizarse más». Prueba de ello está en cómo tratan de mantener el control de todo.



Recortes de Prensa   Página Inicial