AGLI

Recortes de Prensa   Domingo 3 Julio 2011

 

27 de noviembre, ¡cuidado Rajoy!
Carlos Dávila www.gaceta.es 3 Julio 2011

“Esto se acaba y ya se percibe que, desde el primer momento en que Rajoy llegue a La Moncloa, toda la izquierda se le lanzará a la carótida. Sólo ellos tienen derecho a gobernar; a la derecha que se la coman los leones; ellos”

El 27 de noviembre de 2011 hará treinta y cinco años y siete días que se murió Franco. Este día, muy probablemente se celebrarán las décimas elecciones generales libres. En todo este tiempo ha gobernado mucho más la izquierda, la oscilante de Felipe González y la absolutamente radical de Rodríguez Zapatero, que la derecha, si es que la etapa de Suárez puede adscribirse a esta posición ideológica, algo que a él personalmente no le hacía ninguna gracia. Bueno, ni a él ni a casi nadie; ese mundo ideológico se disfrazaba, con mayor o menor virtud, de centro, porque pesaba un complejo histórico franquista cercano que entonces, para los que nunca comulgaron con aquel régimen, resultaba comprensible.

Hoy, a estas fechas de nuestra historia, parece absolutamente ridículo. Por tanto, y por las claras: lo que se va a dilucidar ese día es una confrontación en toda regla entre dos posturas ya testada porque las dos han tenido la oportunidad de gobernar, ya tienen balance. De entrada, todo el mundo coincidirá en una apreciación: el resultado económico de esta disputa es muy positivo para la derecha y negativo para la izquierda. Las dos veces en las que el PSOE ha construido una estrategia propia en este campo se han saldado con dos fiascos indudables: 1996 y 2011. Como este país es así, tan tontorrón, tan enormemente desmemoriado, a lo peor habría que recordar los destrozos que produjeron en la economía real española las sucesivas devaluaciones del dúo González-Solchaga (siempre con el inane Solbes de estrella invitada), ni la ruina que nos ha creado este indigente intelectual que todavía nos malgobierna.

Síntomas inequívocos
Emplear alguna línea más en demostrar estos daños no contribuiría más que a aumentar la irritación que gran parte de los españoles sentimos ante la clamorosa, y encima fatua, inutilidad de los citados y sus secuaces, alguno de los cuales, con un desahogo rayano directamente en la desvergüenza, se están colocando en puestos adjuntos de la Administración para que cuando cambie el ciclo, no se queden, como se merecen, en la calle. ¿Se acuerdan de Carlos Ocaña, hasta hace poco secretario de Estado de Hacienda? Pues bien: a este funcionario, persecutor implacable y sectario de cualquier contribuyente que no tuviera en su mano el carné del PSOE, ya se le ha situado en la Fundación de las cajas de ahorros. No hará más de un año que en el despacho de LA GACETA recibí la inquietante visita de un técnico fiscal no ajeno desde luego a la Administración; bien, él me dijo sin ambages: “A ti, por orden superior, te miramos hasta en los calzoncillos”. Un síntoma y una prueba inequívoca de cómo el poder zapaterista maneja el teléfono.

El 27 de noviembre, si por fin acertamos en LAGACETAque, sin humildad alguna, creemos que sí, de una porción muy significada de los paniaguados que han seguido a este presidente sin rechistar –aunque ahora, de rondón y por lo bajo, dicen algo tan miserable como: “Yo ya lo advertí”– no quedará piedra sobre piedra. Tampoco de ese tropel de diputados llorosos que esta semana pasada han ovacionado con sus palmas, que sonaban a tango, la despedida parlamentaria de su jefe Zapatero. Y, ¿qué habrá que hacer entonces? Sería tan estúpido como inútil (los medios de comunicación no tenemos, dígase lo que se quiera decir, la menor influencia en el poder) recomendar a Mariano Rajoy una pléyade de medidas para que este nuestro país vuelva a ser medianamente decente y aceptado por el mundo. En consecuencia, y tras apiadarme del jefe del Partido Popular (porque ningún otro presidente, ni Calvo Sotelo siquiera, va a heredar un desastre parigual), sugiero únicamente dos iniciativas: la primera, de cajón, que lo que tenga que hacer lo haga pronto, y pronto es en su primer Consejo de Ministros; la segunda, que esta vez no se ande con contemplaciones, que no caiga en el error que cometió ingenuamente su correligionario Aznar, porque la mayor parte de los ganapanes que han servido a Zapatero ni le van a valer a Rajoy para nada, ni le van a ser mínimamente leales. Si Rajoy alberga al respecto alguna duda, le envío gratuitamente esta pregunta: ¿o no se acuerda de lo que hicieron con el citado Aznar y con Acebes los policías, los agentes y personal así, antes y después del 11 de marzo del 2004? Los traicionaron vilmente.

Aluvión de jetas
Si alguien se quiere tomar esta apreciación como un regreso a los cesantes de la época de Cánovas y Sagasta, pues con su pan se lo coman, pero esa es la verdad: o Rajoy aparta de sus alrededores a toda esta cohorte choricera que durante ocho años ha vivido de la adulación a un bodoque, o este colectivo, que diría mi admirado Bono, le apuñalará a la vuelta de la primera esquina, en cuanto se le presente la primera oportunidad, en cuanto pillen despistado al jefe. Para este trayecto que va a emprender el Partido Popular se precisan individuos aguerridos que se apresten, con toda celeridad, a buscar soluciones para la terrible y quíntuple crisis que nos deja Zapatero: institucional, territorial, social, económica y moral.

Ahora, de aquí a las elecciones, y después, a las diez de la noche del día en que Zapatero, caprichosamente, se decida a abrir las urnas, un aluvión de jetas que ha permanecido durante estos años o escondidos o, peor aún, en comandita culpable con el autor de esta canallada política que aún nos asuela, se van a intentar subir al carro de los nuevos gobernantes. ¡Allá Rajoy si los admite a su vera!, pero sépase esto: nunca como hoy, porque la crisis aprieta hasta la asfixia, van a aparecer peores y más abyectos candidatos para la adulación y para la conversa e interesada complacencia.

Últimas felonías
La etapa Zapatero se ha terminado y todo el mundo sabe cómo ha sido. Es curioso cómo retrata el interesado su paso, el que nunca debió obtener, por la Presidencia del Gobierno. Todo su interés es definir como sus grandes éxitos los proyectos, las iniciativas que más han hecho para dividir el país, para devolvernos a épocas pretéritas, las iniciativas, convertidas ya en ley, que sólo eran urgentes en sus vesánicos afanes de venganza. El país se ha desangrado interiormente y exteriormente y únicamente nos queda un erial ya nada patrio con serias dificultades para permanecer unido.

Las últimas felonías de Zapatero están siendo estas de engrasar financieramente a quienes, como los nacionalistas catalanes de Convergencia o los peneuvistas, no tienen la menor intención de seguir con nosotros mucho rato. A ambos les llena los bolsillos un día para que le permitan seguir en el sillón y, al día siguiente, ya le están recordando que es un inútil y que si quiere más apoyo será a cambio de más dinero. Un espectáculo de indignidad que no sé si los españoles estamos considerando seriamente. Pero, bien, esto se acaba: habrá elecciones en noviembre y ya se percibe un aviso: desde el primer momento en que Rajoy llegue a La Moncloa, toda la izquierda del país se le lanzará vorazmente a la carótida. Y es que toda esta izquierda parte de su certeza políticamente asquerosa: sólo ella, ellos, tienen derecho a gobernar. La derecha está para que la coman los leones; ellos.

Las propuestas de Rajoy
El Editorial La Razón 3 Julio 2011

Aunque la propaganda socialista esté volcada en repetir como un mantra que Mariano Rajoy no tiene un programa de gobierno de cara a las próximas elecciones generales, la verdad se impone y lo cierto es que el PP ya ha concretado el corpus programático que presentará a los españoles.

La austeridad, los ajustes del gasto público y la preservación y potenciación de las políticas sociales serán los ejes vertebradores de este programa. Uno de los objetivos primordiales será invertir los recortes con los que el Gobierno socialista ha castigado a las familias, a los pensionistas, a los dependientes y a todos los trabajadores. Para ello, pondrá en marcha un ambicioso Plan Social para combatir la pobreza y se restablecerían las prestaciones por hijo a cargo para menores de tres años con una cuantía de 500 euros anuales.

También se abordará la dependencia con medidas realistas y sensatas, ya que se prevé que la Administración General del Estado garantice la financiación del 50% del gasto realizado en función de la prestación y el servicio. Rajoy también recoge una demanda de miles de españoles que no es otra que la recuperación de la deducción por adquisición de vivienda habitual en el IRPF con el fin de dinamizar el mercado inmobiliario.

En el programa del líder del PP la reactivación de la economía pasa por un apoyo decidido a los emprendedores, pymes y autónomos con distintas actuaciones como la simplificación administrativa, la unificación de la normativa autonómica –que es uno de los grandes lastres que sufren estos colectivos– e incentivos fiscales, como que pymes y autónomos no tengan que pagar el IVA de las facturas no cobradas o la aplicación de una deducción de 3.000 para la contratación del primer trabajador que lo sea por contrato indefinido y por tiempo de dos años.

Porque una de las obsesiones de los populares y del propio Rajoy es articular una batería de fórmulas para potenciar la contratación indefinida. La estabilidad presupuestaria será otra de sus prioridades y ésta pasa por la austeridad. A Rajoy no le temblará el pulso para reducir al menos un 25% de los altos cargos, un 50% del personal eventual y un plan de ahorro del gasto corriente. En definitiva su programa es realista, consecuente con la situación económica que vive España y, sobre todo, perfectamente ejecutable. No hay cantos de sirena ni fuegos de artificio con medidas estrella que luego no se puedan llevar a cabo.

El espíritu del programa responde al gran conocimiento que tiene el líder del PP sobre los problemas del país y sus iniciativas para abordarlos. Muchas de estas propuestas ya han sido presentadas en el Congreso y no han sido puestas en práctica porque el PP esta en minoría y el resto de los partidos no las han apoyado. Pero la mejor prueba de que son perfectamente aplicables la encontramos en la gestión de los gobiernos económicos del PP. Castilla-La Mancha, la Comunidad de Madrid o la Generalitat Valenciana son ejemplos precisos de la buena gobernabilidad, con severas medidas de austeridad institucional y programas de eficiencia que deducen costes y plazos. Lo deseable es que, más pronto que tarde, se puedan aplicar al conjunto del Estado.

Ingresos, inversiones, gastos corrientes, gastos financieros
Nota de Editor 3 Julio 2011

Está claro que las cuentas no cuadran, pero voy a centrarme en una medida que no tiene coste: la unificación de la normativa autonómica. Esta medida no tiene coste, sólo hay que anularlas todas, empezando por el uso e imposición de las lenguas regionales. Pero desgraciadamente está claro que Rajoy, el PP, al fin y al cabo, no tiene intención de hacerlo, de otro modo lo habría hecho ya en las regiones donde detentan el gobierno, por ejemplo Galicia, Valencia, etc.

No habrá dias en el calendario para perdonar lo que han hecho los políticos españoles
Francisco Rubiales Periodista Digital  3 Julio 2011

Hablamos de rojos y azules, de derechas y de izquierdas, de los míos y de los tuyos, pero no hablamos de lo que realmente es importante para los españoles: la necesidad de acabar con la sucia impunidad de los políticos, ese derecho que se han autoatribuido de destrozar un país sin que tengan que pagarlo con la vergüenza pública, la inhabilitación perpetua o la cárcel. Ese es el verdadero gran problema de España, el de una masa despreciable de borregos que se deja esclavizar y aplastar por la chusma que le gobierna.

En el reciente debate sobre el Estado de la nación, casi todos los grupos acusaron a Zapatero por sus estragos y desmanes, pero la única diputada que puso el dedo en la llaga fue Rosa Diez, al escupir al rostro del presidente la dura sentencia de que "No habrá días en el calendario para perdonar lo que ha hecho" y, refiriéndose a los que gobiernan, remato: "Han dado sentido al crimen".

Seis años antes de que la Exposición Universal Sevilla 1992 abriera sus puertas, en 1986, el equipo gestor del gran evento realizó un estudio sobre los tesoros y rasgos que España poseía, dignos de ser exhibidos ante el mundo. Lógicamente, surgieron monumentos impresionantes, como la Alhambra y varias catedrales, pero nos sorprendieron dos, de carácter inmaterial, que fueron las cajas de ahorro y la organización de los ciegos. Según aquel análisis, ningún país del mundo tenía un mejor sistema que España para tratar con dignidad a los ciegos (ONCE), ni un sistema bancario popular y social, original, pujante y adaptado a las necesidades de las clases más humildes, como las cajas de ahorro, que por entonces todavía eran boyantes y representaban más del 40 por ciento de la actividad bancaria del país.

Hoy, poco más de dos décadas después, la ONCE resiste como puede, pero el magnífico sistema financiero popular de las cajas de ahorro ha sido arruinado y destrozado por los políticos y sindicalistas que entraron a saco en esas organizaciones, se sentaron en sus consejos e impusieron la arbitrariedad, el sectarismo y el abuso en su comportamiento.

¿Quien pagará por ese crimen? ¿Por qué no están sentados ante el banquillo, llorando y pidiendo perdón, gente como el castellano manchego Moltó, alto cargo socialista, que destruyó la caja de ahorros manchega, o Miguel Blesa, que hizo trizas aquella joya de la corona llamada Caja Madrid, por entonces compitiendo con la Caixa catalana y hoy de rodillas y humillada ente el mercado?

El verdadero drama de España y su peor pesadilla no es el mal gobierno, sino la impunidad de la casta política, el derecho bastardo que se han atribuido de gobernar contra la voluntad popular, con impunidad y sin miedo alguno a que el sometido pueblo les haga pagar sus abusos y desmanes. El mal gobierno es sólo la consecuencia de esa impunidad antidemocrática y criminal.

El presidente Zapatero se marcha entre sonrisas, después de haber destrozado a España y haber convertido a sus habitantes, antes prósperos y confiados, en una legión de aterrorizados ante el presente y el futuro que les espera. Ha llenado España de desempleados, de nuevos pobres y de gente cargada de tristeza y desesperación, pero le espera como premio un retiro lujoso, probablemente en León, cobrando casi 160.000 euros del erario público, pagados precisamente con los impuestos de esos españoles a los que ha hecho más podres y desgraciados.

Pero no sólo ha arruinado a España sino que, además, ha estimulado el independentismo, que ahora está más fuerte que nunca, y ha utilizado el dinero público para fines ilícitos y antidemocráticos como comprar los votos que necesitaba para seguir mandando, financiar los puestos de trabajo y las carreras de sus amigos, como son los casos de Moratinos y Bibiana Aido, entre otros muchos.

El balance de Zapatero es sobrecogedor y digno de que sea juzgado públicamente en el Santiago Bernabeu, un estadio que se llenaría de indignado, aunque las entradas costaran 1.000 euros. Ha desprestigiado a España en el mundo, ha endeudado al país para varias generaciones, ha despilfarrado como un loco, ha sido parcial y arbitrario con los fondos públicos, beneficiando a los suyos y castigando a los que piensan distinto, ha introducido a los amigos de ETA en las instituciones, ha mentido decenas de veces a los ciudadanos, ha impuesto leyes y decretos en contra de la voluntad popular y ha dañado, quizás de manera irreversible, la imagen de la política, de la democracia y del liderazgo en España.

A cambio de todo eso, para vergüenza y escarnio de la masa bobina española, recibirá una pensión y tendrá un futuro de lujo como ex presidente y miembro del Consejo de Estado.

Zapatero no es más que la punta de lanza de una clase política deplorable, una de las de peor calidad en todo el mundo, que, para desgracia de los españoles, ha tomado el poder en este pobre país. Detrás de Zapatero están los cientos de miles de corruptos que se han enriquecido con la política y la función pública, partidos políticos que son verdaderas mafias de poder, el urbanismo prostituido de los últimos años, el apoyo a los nacionalismos que odian a España, el enchufismo, el amiguismo y el nepotismo que ha beneficiado a cientos de miles de paniaguados, todos ellos amigos del partidos, concursos públicos trucados, oposiciones a funcionarios falseadas, concesiones arbitrarias, abusos de poder, sindicatos cuya traición a la clase obrera fue comprada con fondos del Estado y mil tropelías y fechorías más que los borregos acobardados que integran la ciudadanía española soportan sin dignidad ni decencia.

Hasta que los españoles no se impongan y consigan que la Justicia castigue a esos miserables que han destruido la nación, la regeneración no será posible. Sin una ciudadanía indignada, rebelde y dispuesta, contra viento y marea, a que los canallas paguen sus culpas, España carecerá de democracia, de futuro y de decencia.

El único debate que hoy merece la pena en España, cuando Zapatero ya es un cadáver apestoso, es cómo evitar que otro Zapatero pueda llegar en el futuro y destruir lo poco que nos queda. Esas reformas nunca va a hacerlas el Partido Popular, cuya financiación y funcionamiento interno son casi idénticos a los del socialismo, un partido que, como el PSOE, milita en la partitocracia, no en la democracia, que se cree con el mismo derecho a tomar las medidas que considere conveniente, en contra de la voluntad popular y más en beneficio propio que del bien común. La verdadera naturaleza del PP, el partido que, probablemente, heredará el poder de Zapatero, ya quedó demostrada en tiempos de Aznar, un tipo tan arrogante, alejado del ciudadano y autoritario que ni siquiera pudo ganar las elecciones del 2004, a pesar de su impresionante éxito económico.

El como de la desgracia y la prueba definitiva de la esclavitud bovina de los españoles es haber admitido, sin garantía de reforma alguna de una sistema podrido y prostituido, como sucesor de Zapatero a un personaje como Rubalcaba, al que los suyos quieren reciclar como "Alfredo", criado y crecido en las cloacas del Estado, manipulador, mentiroso, elitista, falso y cómplice proactivo de los peores desmanes y abusos del socialismo español moderno, en tiempos de Felipe González, cuando España abrazó la corrupción y el crimen de Estado como política oficial, y en los nefastos tiempos de Zapatero, cuando España fue dinamitada y fue llenada de desempleados, pobres, desahuciados y gente triste y sin futuro.

Voto en blanco

Telecinco y el 11M
Luis del Pino Libertad Digital 3 Julio 2011

Editorial del programa Sin Complejos del domingo 3 de julio de 2011

Como probablemente sepan ustedes, la cadena de televisión Telecinco comenzará a emitir mañana una miniserie sobre los atentados del 11-M.

La película, que ha costado un millón y medio de euros, está dirigida, según la propia web de Telecinco, por Daniel C. Torallas. En realidad, esa C. quiere decir Cebrián, y el director de la película no es otro que el hijo de Juan Luis Cebrián, hombre fuerte de ese grupo de comunicación que inventó, en la noche del 11 al 12 de marzo de 2004, el concepto de los terroristas suicidas rasurados e inexistentes con tres capas de calzoncillos.

La productora de la película es la empresa Plural Entertainment que, como no podía ser menos, es una compañía fundada por el Grupo Prisa en el año 2001. Todo queda en casa.

Por si fuera poco, para la producción de la serie se ha contado únicamente con la asociación presidida por Pilar Manjón. A las otras dos asociaciones de víctimas del 11-M - entre ellas a esa asociación que está librando la batalla jurídica por ver quién manipuló las pruebas en el mayor atentado terrorista de nuestra historia - tan sólo se las invitó después de hecha la película a un pase privado.

Según El Mundo de hoy, el Departamento de comunicación de Telecinco confirmó a ese periódico oficialmente que el juez Gómez Bermúdez había asesorado en persona a los guionistas de la serie, aunque luego Telecinco se desdijo y atribuyó dicha información a "un malentendido".

Con esos mimbres, Telecinco ha pretendido presentar la serie como un intento de narrar lo que según la productora serían los hechos probados del 11-M.

Sin embargo, conociendo lo que se ha publicado del guión y los testimonios de aquellos que han visto la película, podemos afirmar sin ningún género de dudas que la miniserie que Telecinco va a emitir no es sino un nuevo intento de hacer que la sociedad trague con una versión oficial radicalmente falsa. Y podemos afirmar también que los guionistas de la serie distorsionan de forma grave las sentencias emitidas por la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo.

Y eso es así por una sencilla razón: en la miniserie, se atribuye la ideación, organización, planificación y ejecución de la matanza a ese grupo de musulmanes que aparecieron muertos en Leganés semanas después del 11-M y cuyos nombres les sonarán a ustedes: el Chino, el Tunecino, Allekema Lamari...

Sin embargo, lo cierto es que la sentencia del Tribunal Supremo estableció, con toda claridad, que nada podía afirmarse acerca de la participación de esos muertos de Leganés en la masacre, puesto que en el juicio de la Casa de Campo ni siquiera se permitió analizar los indicios incriminatorios o exculpatorios que contra ellos hubiera.

Tan es así, que la propia Fiscalía General del Estado se vio obligada a aclarar públicamente, tras la sentencia del Supremo, que las víctimas del 11-M no tenían derecho a reclamar nada por vía civil a los herederos de esos muertos de Leganés.

Es decir, fíjense ustedes en lo que se hace con las víctimas del 11-M: a la hora de hacer películas para seguir vendiendo a la opinión pública la mentira islamista oficial, los muertos de Leganés son culpables; pero a la hora de que las víctimas del 11-M puedan reclamar por vía civil a sus herederos, los muertos de Leganés son inocentes, por sentencia firme.

No sé qué les parecerá a ustedes. A mi, personalmente, me parece una canallada que se juegue de esa manera con las víctimas de aquella masacre.

Claro que tampoco esperaba mucho más, a la vista de quiénes están detrás de esta nueva manipulación.

No esperen ustedes ver en la serie de Telecinco, por supuesto, ninguna mención a las querellas por manipulación de pruebas y falso testimonio que una de las asociaciones de víctimas presentó en su día contra dos mandos policiales presuntamente responsables de la desaparición de las pruebas originales del caso, querella a la que se han sumado ya como acusación dos sindicatos de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Tampoco esperen ustedes ver en la serie ninguna mención a las sentencias judiciales que han validado las investigaciones de los medios de comunicación independientes, que llevamos años poniendo sobre la mesa dato tras dato acerca de las falsedades clamorosas de la versión oficial del 11-M.

De lo que se trata es de seguir agitando el espantajo islamista en relación con el 11-M, aunque para ello se requiera retorcer incluso las sentencias en las que la propia versión oficial se basa.

Y, sin embargo, a pesar de todo, les invito a ver esa serie que empezará a emitir mañana Telecinco. Por una razón muy sencilla: cuanto más familiarizados estén ustedes con la versión oficial de aquella masacre que cambió la Historia de España, más fácilmente podrán entender los argumentos de quienes sostenemos, con datos en la mano, que esa versión oficial es falsa de principio a fin.

El martes, después de la proyección del primer capítulo de esa miniserie de Telecinco, tendremos la oportunidad de comentar largo y tendido acerca de este nuevo ejercicio de manipulación de quienes, desde el minuto uno, no dudaron en intoxicar a la opinión pública española para convencerla de un atentado islamista que nunca fue tal.

Un atentado, el del 11-M, que lo único que perseguía en realidad era abrir la puerta al proceso de descomposición en el que se España se sumergió hace ya casi ocho años. Con las consecuencias que todos conocemos.

VIOLENCIA ISLÁMICA
Alarma en Guadalajara: musulmanes agreden a vecinos que se manifiestan contra la apertura de una mezquita
 Minuto Digital 3 Julio 2011

La asociación de vecinos del barrio de los escritores de Guadalajara ha denunciado al menos seis agresiones por parte de jóvenes musulmanes encapuchados durante las concentraciones en contra de la apertura de una mezquita.

Tal como cuenta Rodrigo Gavilán en La Gaceta, el mes pasado se supo que la asociación musulmana de Guadalajara había comprado por 100.000 euros un local en la calle Leopoldo Alas Clarín para instalar definitivamente la mezquita de la ciudad. La asociación de vecinos del barrio se movilizó en contra y organizó una concentración, donde recibieron la visita de encapuchados que les arrojaron piedras causando lesiones al menos a seis vecinos La preocupación de los vecinos aumentó este miércoles al saber que de los 10 congresos salafistas celebrados en España en 2010, ocho se celebraron en Cataluña, uno en Vizcaya y el último en Guadalajara.

El salafismo es una corriente radical derivada de los Hermanos Musulmanes, muy extendida en el norte de África, a la que pertenecían los autores materiales de la masacre del 11-M y el grupo Al Qaeda del Magreb Islámico.

Alarma en la Policía
Fuentes policiales han manifestado que el objetivo principal de la Policía consiste en evitar que el imán de Guadalajara, imitando el caso de Lérida, consiga propagar su mensaje extremista por el Corredor del Henares, donde hay una nutrida comunidad musulmana. Pero se lamentan de “que la única función de las brigadas de información consiste en trasladar al subdelegado del Gobierno en la provincia la información sobre las actividades y riesgos, para que sea ella quien decida”. “En todo caso, desde la Policía no tenemos capacidad de decisión”, concluyen.

José María Benito, portavoz del SUP, denuncia que la implantación de la mezquita de Guadalajara podría crear un ambiente próximo al salafismo radical, cuyas primeras víctimas serían los propios musulmanes moderados.

En la misma dirección se explica el experto en Relaciones Internacionales de la UNED, Florentino Portero, quien denuncia que la realización de un congreso salafista en Guadalajara sólo se puede interpretar de dos formas. La primera, que se quiere organizar a la comunidad salafista en el Corredor del Henares: Le segunda, que se quiere intensificar la presencia salafista en la zona. La manifestación celebrada el miércoles arrancó a las 20.00 en la calle Leopoldo Alas Clarín 1, y continuó con normalidad por la calle Julián Besteiro. Cuando alcanzaba la avenida del Ejército, los organizadores alertaron de un hecho insólito: un magrebí había salido del interior del parque y provisto de una cámara de vídeo se había puesto enfrente de la manifestación y había comenzado a grabar a los vecinos que concurrían a la misma.

Finalmente, la cabecera llegó a la plaza del ayuntamiento, donde se leyó un manifiesto.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Capital del agravio
La lucha antiterrorista no contemplaba incentivos ni contrapartidas. Mucho menos, premios por adelantado
IGNACIO CAMACHO ABC 3 Julio 2011

SI siguen acumulando premios y prebendas por adelantado, los etarras no van a encontrar ninguna razón para dejar las armas cuando tan bien les va sin hacerlo; no sólo han conseguido un poder institucional sin precedentes para sus representantes políticos sino que el Gobierno se desvive por hacer que se sientan cómodos. Les permite con alegre tolerancia que incumplan la ley de banderas y retiren los símbolos del Estado, los colma de buenas palabras esperanzadoras y encima les regala sinecuras como la capitalidad cultural europea para que enseñen al mundo cómo el terrorismo puede lograr sus objetivos sin arrepentirse ni disolverse. Que no les falte de ná.

Eso no es una vía de pacificación, sino una rendición entreguista que humilla al Estado y vilipendia la memoria de las víctimas. Las bases de la lucha antiterrorista consensuadas en treinta años de resistencia y sufrimiento no contemplaban incentivos ni contrapartidas. La simple existencia de ETA debería haber obrado como elemento de inhabilitación de la candidatura donostiarra; basta recordar la mala uva con que el recién casado Alberto de Mónaco utilizó la amenaza del terror para boicotear las aspiraciones de Madrid ante el Comité Olímpico. Sin embargo, el Gobierno ha mostrado con prístina claridad su simpatía con el experimento de Bildu al otorgar a San Sebastián una prima decisiva de compromiso y legitimación que sella la alianza del Estado con sus enemigos bajo la advocación exhibicionista de una pazzzzzzzficticia. La capitalidad cultural refuerza la condición de parque temático del independentismo violento que el zapaterismo y los batasunos reconvertidos han diseñado para el territorio guipuzcoano. Un grave agravio para las demás ciudades candidatas que no sólo no necesitaban apostar verbalmente por una paz que jamás han cuestionado, sino que a menudo han puesto algunos de los muertos sobre los que se cimenta el triunfo del brazo político de ETA.

Este perverso legado moral de Zapatero es mucho más negativo que el fracaso económico, la quiebra social y los cinco millones de parados. Representa una alianza de facto con los continuadores del terrorismo que insiste en los perniciosos errores de la negociación de la primera legislatura, con el agravante de los estímulos expresos a su conquista del poder. La estrategia gubernamental ha destrozado la principal premisa de la unidad antiterrorista, que consistía en no permitir que ETA obtenga por dejar de matar lo que jamás había podido obtener matando. Ha resultado aún peor: lo está obteniendo sin renunciar siquiera a la amenaza, erigida en garante tutelar de su propio éxito. Por este camino incluso puede resultar probable que en 2016 se haya disuelto —ojalá— tan siniestra custodia, pero será por haber alcanzado sus aspiraciones. Quién sabe si esa orgullosa capitalidad no la inaugurará un lendakarillamado Otegi con Txeroki como consejero de Cultura.

Sobre Bildu otra vez, que no será la última
JOSÉ ANTONIO PORTERO La Opinión 3 Julio 2011

JOSÉ ANTONIO PORTERO MOLINA ES CATEDRÁTICO DE DERECHO CONSTITUCIONAL DE LA UNIVERSIDAD DE A CORUÑA

Leo que la Audiencia Nacional absolvió a Otegui del delito de enaltecimiento del terrorismo en el mitin de Anoeta de 2004, el fiscal recurrió la sentencia y ahora el Tribunal Supremo ha desestimado el recurso. No se han probado las acusaciones. Esta semana la AN ha absuelto al etarra Txeroki de intento de asesinato por la misma razón. Nada extraordinario en el funcionamiento de los tribunales de justicia.

La sentencia del TC sobre Bildu está sirviendo para una doble descalificación, la del propio TC y la del gobierno por haber consentido o promovido el acceso de Bildu, de ETA se insiste, a las instituciones. Y, ya puestos, otra del gobierno por apoyar, pacto mediante con ETA leo que dice Iturgaiz, la capitalidad cultural para San Sebastián. De todo ello se extrae una conclusión tajante y tremenda: ETA ha vencido finalmente al Estado de Derecho sin haberse disuelto ni pedido perdón. No comparto la interpretación de los hechos ni la conclusión. Con el comienzo de esta columna he querido poner de manifiesto que, al igual que la Audiencia Nacional y el TS, el TC entendió no probada la vinculación de Bildu con Batasuna/ETA y le otorgó el amparo para concurrir a las elecciones; y que, al igual que a otras candidaturas victoriosas, fueron los votantes y los pactos partidarios quienes dieron a Bildu presencia institucional. ¿Arremetemos contra todos los tribunales por no darnos la razón? Lo de la capitalidad cultural en premio al proyecto del socialista Elorza, prefiero pensar que, torpemente o no esa es otra cuestión, el jurado ha tenido en cuenta, con la mejor intención de contribuir a mitigar sus efectos, la violencia terrorista sufrida en el País Vasco, algo que quizás se hubiera aplaudido de haberse premiado a Sarajevo, a Belfast o a cualquiera otra ciudad sacudida por la violencia. Acaso un pago más al PNV, pero no a Bildu ¿Es realmente una afrenta incomprensible y mayúscula?

Punto y aparte merece la disparatada conclusión. ETA no ha vencido a la democracia española y a su Estado de Derecho. Por el contrario, la banda terrorista está perdiendo a sus apoyos de siempre que encauzan, parece que de modo irreversible, sus demandas independentistas, sus odios y miserias también, por las vías políticas establecidas para todos. Ha sido la contundencia policial y la firmeza del Estado la que ha forzado ese cambio. ETA no ha conseguido nada para el País Vasco que no hayan conseguido sin violencia Cataluña o Andalucía, Valencia o Galicia: autogobierno, reconocimiento identitario y democracia representativa dentro del Estado, dentro de España. El Congreso rechazó en su día el plan soberanista de Ibarreche; el concierto económico ventajoso e insolidario, no ha visto negada su constitucionalidad; las condenas de los etarras se ajustan al Código Penal, como sus permisos y acercamientos, visados por un juez, se ajustan a la legislación penitenciaria; las competencias conseguidas por el PNV, como todo lo que recibe Coalición Canaria, son el pago de apoyos a los gobiernos democráticos. ETA sólo ha conseguido causar dolor a las víctimas, envilecer a parte de la ciudadanía vasca y arruinar la vida a miles de jóvenes vascos fanatizados. Para ellos una hazaña, para el resto una barbarie.

El PP exige ya la ilegalización de Bildu pero las prisas son malas consejeras. Como la inmensa mayoría deseo un final con ETA vencida, sin importarme un bledo su arrepentimiento, tanto si es en busca del perdón y la generosidad de las víctimas como si los pretende inmerecidamente de la sociedad, los políticos o los jueces. Hubiera preferido una democracia más contundente y eficaz contra ella desde el principio. No se hicieron bien las cosas y el final de ETA ha tardado mucho y deja un independentismo indeseable. En todo caso, ahora que está cerca no parece lógico tirar piedras contra nuestras instituciones y nuestra democracia, contra nuestro propio tejado.

El precio de Zapatero por seguir en el poder
El Gobierno promete a los grupos soberanistas más infraestructuras y transferencias en el tramo final de la legislatura. Las actuaciones serán incluidas en la letra pequeña de los próximos.
S. Sanz. Madrid www.gaceta.es 3 Julio 2011

El Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero va a dejar la caja vacía con tal de contentar las aspiraciones soberanistas de quienes le han salvado en votaciones clave de la legislatura, como la del tijeretazo social o los Presupuestos Generales de este año. Aunque los nacionalistas han exprimido al máximo la condescendencia de un Gobierno sujeto a su debilidad parlamentaria, intentarán arrancarle en los próximos meses hasta el último céntimo o competencia. Sus intenciones han quedado reflejadas en las propuestas de resolución del Debate sobre el Estado de la Nación. La mayoría ya han recibido el visto bueno del PSOE y el resto todavía pueden ser negociadas.

Aunque cada vez es más probable un adelanto electoral, habrá tiempo suficiente para que el Ejecutivo socialista incluya exigencias nacionalistas en materia de infraestructuras en la letra pequeña de las cuentas estatales para el próximo año. Asimismo, los partidos tomaron buena cuenta de la maniobra de CiU en la tramitación de la reforma de pensiones, donde arrancó al Gobierno que la Generalitat de Cataluña se convierta en la propietaria de la red de hospitales, y presentaron más propuestas en la misma línea. De momento, el apoyo del PNV y de CC para sacar adelante los presupuestos lo tiene prácticamente asegurado, pero ambos esperan que en los próximos meses se dé cumplimiento a los acuerdos alcanzados y jugarán con ello para tensar la cuerda.

De entrada, el PSOE aceptó esta semana buena parte de las propuestas. Los nacionalistas vascos han conseguido que el Ejecutivo se comprometa a transferir las infraestructuras de las líneas ferroviarias de interés estrictamente local, desarrollar los proyectos estratégicos relativos al corredor atlántico, ampliar el aeropuerto de Bilbao o remodelar la estación del AVE en San Sebastián.

Si bien el portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados, Josep Antoni Duran i Lleida, ha reiterado en más de una ocasión que su grupo no va a apoyar las cuentas generales, los socialistas esperan que haya un replanteamiento de aquí al momento de apretar el botón. El Ejecutivo es consciente de que las conversaciones entre CiU y PP son cada vez más fluidas, pero no piensa escatimar en lanzar guiños a los nacionalistas. En este sentido, los socialistas han abierto la puerta al traspaso a la Generalitat de Cataluña del pleno ejercicio de la gestión de las becas, con cargo a los Presupuestos Generales del Estado. También hubo acuerdo para acelerar la construcción del corredor ferroviario del Mediterráneo. De igual modo, el Gobierno dio su palabra de que “siempre y cuando la disponibilidad presupuestaria lo permita” se impulsará la finalización del Cuarto Cinturón de Barcelona y se afrontará la finalización del tramo de la A-7.

Competitividad
El desarrollo del Estatuto catalán también estuvo presente en las conclusiones del Debate sobre el Estado de la Nación. El Gobierno mantuvo su compromiso de otorgar a los tribunales superiores de justicia nuevas competencias y de crear los consejos de justicia autonómicos. Sin embargo, uno de los puntos que distancia más a CiU y PSOE, y que ahora esgrimen los convergentes para avanzar que no secundarán las cuentas del Estado es el relativo al fondo de competitividad. Los diputados del PSC en el Congreso rechazaron las propuestas que había presentado CiU, ERC e ICV para que el Estado haga efectivo el pago del fondo de competitividad este ejercicio.

El otro socio principal del Ejecutivo, Coalición Canaria, vio cómo los socialistas le validaban sus cuatro propuestas, entre las que sobresalen la culminación de traspasos en materia de Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social. El cupo nacionalista lo cerró el BNG, al que también se le garantizó “avances en el desarrollo del autogobierno en Galicia” y “abordar la transferencia de la gestión de las autopistas AP-9 y AP-53”. Con toda esta suma de concesiones, el Gobierno no sólo está retrasando el final del “cadáver político”, sino que está consintiendo también que España se desangre en sus cuentas.

ESQUERRA REPUBLICANA (ERC)
-Adoptar, las medidas necesarias para evitar la introducción del copago sanitario.-Creación de un Fondo Estatal de Lucha contra la Pobreza.

-Determinar la liquidación de la Disposición Adicional Tercera del Estatuto de Autonomía de Cataluña, relativa a inversiones en infraestructuras.-Respetar el principio constitucional de autonomía financiera de las autonomías.

-Acelerar la tramitación del corredor mediterráneo ferroviario, incluyendo los accesos a los puertos de Tarragona y Barcelona.

-Impedir que los nuevos gobiernos de la Comunidad Valenciana e Islas Baleares minoricen el uso de las lenguas propias en el sistema educativo.

CONVERGÈNCIA i UNIÓ (CiU)
-Proceder, con carácter urgente, al traspaso a la Generalitat de la gestión de las becas.

-Incrementar anualmente el número y cuantía de las becas y ayudas al estudio de nivel superior.

-Iniciar aquellas obras incluidas en el Plan de Cercanías 2008-2015 y acelerar la construcción del corredor ferroviario del Mediterráneo.

-Impulsar la finalización del Cuarto Cintu-rón de Barcelona (B-40) y afrontar con urgencia la finalización del tramo de la A-7 entre l'Hospitalet de l'Infant y l'Almadrava.

-Estudiar una mayor participación de comunidades y ayuntamientos en los aeropuertos de Madrid y Barcelona.

-Otorgar a los tribunales superiores de justicia las nuevas competencias en materia de casación y creación de los consejos de justicia de ámbito autonómico.

-Mejorar el acceso de las policías integrales autonómicas a todas las bases de datos estatales e internacionales.

COALICIÓN CANARIA (CC)
-Deducción para la creación de empleo en Canarias. Se establecerá una deducción en el Impuesto sobre Sociedades y en el IRPF.

-Deducción para el impulso de la actividad económica y la diversificación de la inversión productiva.

-Impulsar convenios de colaboración entre las autoridades canarias responsables de política de financiación y el ICO.

-Incentivos específicos para fomentar la internacionalización de la economía canaria y la atracción de inversiones productivas.

-Agilizar la obtención de las pertinentes autorizaciones comunitarias en aquellos casos en que resulte necesario.

-Mejorar de la subvención al transporte de mercancías, especialmente del plátano.

-Ajustar las tarifas de pasajeros en los aeropuertos canarios y ampliar las bonificaciones.

-Analizar la optimización del espectro radioeléctrico en el ámbito de Canarias, desde la óptica del dominio público.

PARTIDO NACIONALISTA VASCO (PNV)
-Transferir las infraestructuras de las líneas ferroviarias de interés estrictamente local y con servicios de cercanías o regionales.

-Liberalización del transporte de viajeros por tren, al menos en los servicios regional y de cercanías.

-Aprobación de una ley que atribuya a las comunidades autónomas las competencias en materia de crédito, banca y seguros.

-Desarrollar los proyectos estratégicos relativos al corredor ferroviario atlántico, tanto para mercancías como para viajeros.

-Definir el monto y la secuencia temporal de la ampliación del aeropuerto de Bilbao y remodelación de la estación del AVE vasco en San Sebastián.

-Evitar masificaciones de menores extranjeros no acompañados en zonas como los Territorios Históricos Vascos frente a la ausencia total en otras comunidades.

-Aportar transparencia de las cantidades que el Ministerio de Defensa destina a la compra de armamento.

-Mejora de la competitividad de la energía eléctrica y de los almacenamientos subterrá-neos del gas natural.

BLOQUE NACIONALISTA GALEGO (BNG)
-Avanzar en el desarrollo del autogobierno en Galicia, procediendo a ejecutar los acuerdos pendientes sobre traspasos de competencias y a articular nuevas transferencias.

-Convocar la Comisión Bilateral de Cooperación Galicia-Estado con el fin de adoptar decisiones respecto al traspaso de funciones relativas a Inspección de Trabajo.

-Preparar transferencias en materia de becas y ayudas al estudio no universitario, museos y bibliotecas de titularidad estatal.

-Avanzar en el desarrollo de otros traspasos en cuanto a seguro escolar y sanidad penitenciaria.

-Abordar la transferencia de la gestión de las autopistas AP-9 y AP-53.

-Dar inicio a las negociaciones para proceder al traspaso de las líneas ferroviarias que quedarán en desuso al finalizar la construc-ción del AVE.

-Traspaso de los servicios intrarregionales, que permitan implantar un transporte ferroviario de proximidad en Galicia.

-Garantizar una financiación estable y suficiente a las comunidades autónomas de manera que permita mantener la actual cobertura educativa y sanitaria.

ETA admite que la “agresión islamista” del 11-M favoreció su negociación con los socialistas
La banda aseguró en un documento interno de 2009 que la masacre “trajo el cambio del Gobierno de España”. Consideró que la victoria de Zapatero “echó al suelo el muro del PP que parecía insuperable”.
Alberto Lardiés. Madrid www.gaceta.es 3 Julio 2011

La banda terrorista ETA reconoce en su documentación interna que el 11-M favoreció que se articulase su negociación con el Gobierno socialista presidido por José Luis Rodríguez Zapatero. En la ponencia Mugarri, elaborada por ETA y sus comisarios políticos de EKIN en octubre de 2009, se deja claro que la organización criminal atribuye a la masacre “el cambio del Gobierno de España”. Un cambio que sirvió para “echar al suelo el muro del PP que parecía insuperable”, según reza el documento que obra en poder de LA GACETA.

En el epígrafe 1.5 del citado texto, titulado “2001-2005: reflexión renovada y Propuesta de Anoeta”, los pistoleros vinculan la ilegalización de su brazo político con los atentados del 11-S de 2001 contra las Torres Gemelas de Nueva York. “En la línea de los sucesos del 11 de septiembre, el Estado extrajo provecho al recorte de los derechos habidos a nivel mundial para dar un paso importante: dejar fuera de la ley a Herri Batasuna-Euskal Herritarrok-Batasuna y, de paso, para profundizar en la apuesta de sacar a la Izquierda Abertzale de las elecciones y las instituciones”, explican.

“Sin embargo –continúan–, aun siendo dura la represión, la Izquierda Abertzale no cayó en la tentación de marginarse y ocultarse. No se perdió por esa vía. Tras forzar la cohesión interior, aceleró la iniciativa política y en las elecciones vascas de 2003 demostró que aguantó la ofensiva”. En esta interpretación de los hechos queda claro, como siempre han asegurado las fuentes de la lucha antiterrorista, que la Ley de Partidos de 2002 fue un instrumento básico para debilitar al entramado terrorista.

“Obstinado”
Pero, según el relato de los etarras, llegó el atentado del 11 de marzo de 2004 para cambiar la situación. “La agresión islamista habida en Madrid el 11 de marzo de 2004 trajo el cambio de Gobierno en el Estado español”, afirman. “En aquella época, el que el PP estuviera obstinado en anular el movimiento de lucha de Euskal Herria y el que estuviera ciego le llevó a su pérdida. En las elecciones, imprevistamente, ganó el PSOE”, sostienen.

Las palabras de los terroristas demuestran que estaban sufriendo bastante cuando el Ejecutivo se centró en intentar la derrota de la banda a toda costa. Tildan de “insuperable” el escenario al que se enfrentaban antes del 11-M. “La nueva situación [con Zapatero en el poder] echó al suelo el muro del PP que parecía insuperable [...] esos resultados electorales volcaron el panorama político”.

Los contactos
El análisis de la negociación por parte de ETA se hace más explícito en el siguiente punto de la ponencia Mugarri. Dicho epígrafe, numerado como 1.6 y titulado “2005-2007. Proceso de negociación”, detalla los pormenores del mal llamado proceso de paz. “Antes de que el PSOE ganara las elecciones y mientras firmaba el Pacto Antiterrorista con el PP, se efectuaron las primeras reuniones entre representantes de Batasuna y del PSE”, afirman, en referencia a las ya conocidas conversaciones entre Otegui y Eguiguren.

Y en este punto los terroristas vuelven a incidir en el impacto positivo que tuvo para el diálogo con el Estado la masacre del 11-M. “En el año 2004, tras la acción de los islamistas de Madrid del 11-M y como consecuencia de los resultados electorales, el cambio de Gobierno se convirtió en razón para realizar una reflexión sobre la situación y la línea”, argumentan los pistoleros.

“La Organización abrió la línea de contactos con el Gobierno de España en 2005. Entre tanto, las reuniones entre Batasuna y el PSOE se aceleraron”, confirman. “En octubre de 2004 –prosiguen–, el enemigo llevó a cabo una gran operación policial. En ese momento, cuando se estaban dando los primeros pasos para desarrollar un proceso de negociación con el Gobierno de España, la lectura de esa operación policial no se hizo a fondo, así como a los objetivos que quiso alcanzar el enemigo ni al análisis del calado de los mismos”. Con este extraño tono de autocrítica, los etarras se refieren, naturalmente, al arresto, en 2004, de los jefes de la banda Mikel Albizu, alias Mikel Antza, y Soledad Iparraguirre, Anboto.

El debate
La ponencia Mugarri, que contiene todos los datos expuestos, fue elaborada por ETA y los sectores más ortodoxos de Batasuna –injertos en EKIN– en octubre de 2009 como documento opuesto a la ponencia elaborada por los posibilistas encabezados por Otegui. Estos días, en el juicio por el caso Bateragune, en que se juzga a Otegui, Usabiaga y otros seis batasunos, los propios acusados, los abogados y sus testigos arguyen que el hecho de que el documento Mugarri no fuera debatido por las bases de la izquierda abertzale demuestra la valía de su “apuesta estratégica” por las “vías exclusivamente políticas”.

Sin embargo, los informes policiales y los documentos incautados a Otegui y sus compinches apuntan a que ETA sí conocía y aprobaba los pasos de su brazo político.

Recortes de Prensa   Página Inicial