AGLI

Recortes de Prensa   Sábado 9 Julio 2011

 

El jefe de la jauría
editorial www.gaceta.es 9 Julio 2011

Puede que a alguno le sorprendiera que ayer, un día antes de ser proclamado candidato, el ministro Rubalcaba anunciara que dejaba el Gobierno para, transmutado en Alfredo, dedicarse a preparar la cruzada electoral. Pero nadie podrá negarle que es “coherente”.

Puede que a alguno le sorprendiera que ayer, un día antes de ser proclamado candidato, el ministro Rubalcaba anunciara que dejaba el Gobierno para, transmutado en Alfredo, dedicarse a preparar la cruzada electoral. Pero nadie podrá negarle que es “coherente”. Coherente no con la ética, la lógica o la democracia, sino consigo mismo.

Basta reparar en los tiempos, esos que según Zapatero tanta importancia tienen en una democracia, para adivinar el guión esbozado por Rubalcaba. El anuncio se produce la misma semana en que han caído dos prebostes etarras y que Garitano ha dicho que ETA “ha dejado las armas” (¿?), de forma que el hasta ahora ministro del Interior se cuelga las medallas de esa histórica paz –falsa e injusta– en el País Vasco. Para dejar todo atado y bien atado, podría sustituir en Justicia a Caamaño por Camacho, su delfín de Seguridad del Estado y hombre que sabe demasiado del caso Faisán y trata de evitar que Zapatero coloque a Chacón. Es decir, se va del Gobierno, pero lo hace con las espaldas guardadas.

También se produce el anuncio la misma semana en la que el Gobierno ha multiplicado los guiños burdamente demagógicos a la izquierda, demonizando a la banca o anunciando subidas de impuestos a los ricos. Ya podemos imaginar por dónde van a ir los tiros en la campaña que hoy mismo inicia simbólicamente Rubalcaba, despojándose de la corbata de ministro y embutiéndose el mono mitinero. La idea es resucitar la vieja pinza de la época de Anguita pero al revés: los socialistas jaleando a la izquierda, los sindicatos, los antisistema y otros aledaños catalizados en torno a Sol, todos contra el PP. La idea es hacerle la guerra sucia en una campaña electoral de infarto, por el procedimiento de calentar la calle y desviar contra ellos el malestar social, cuando su único responsable no es otro que Zapatero.

Comoquiera que la situación económica y social va a deteriorarse aún más en los próximos meses –y así lo señalan diversos y adversos indicadores– Rubalcaba tendrá materia prima de sobra para convertirla en arma arrojadiza contra sus rivales.

Un experto en agit-prop y perito en maniobrerismo como Rubalcaba es perfectamente capaz de darle la vuelta como un calcetín a la realidad y convertir a Rajoy, asociado a plutócratas de caricatura con puro y chistera, en diana nacional de los dardos por el desempleo, las hipotecas, y hasta el hambre. Es un genio de la comunicación y ya se le vio el plumero la semana pasada cuando él –el creador del dóberman en 1996– quiso poner a todo el mundo en guardia frente a los insultos y ataques del PP.

En este contexto, lo de menos será el programa que presente Rubalcaba o el discurso que haga. Ni renovación ni listas abiertas ni ofertas para recoger el clamor de regeneración democrática. Al pirómano bombero le toca esta vez ponerse el disfraz de salvador de los muebles para que el batacazo socialista en las generales no llegue a hecatombe. Y toda su estrategia, desesperada y cortoplacista, tiene como objetivo la yugular del enemigo.

El dóberman Rubalcaba arriesga mucho. Deja el Gobierno y se lo juega el todo por el todo en su apuesta electoral. Lo tiene francamente difícil, pero le sobran recursos. Si consigue una derrota dulce y el PP no logra la mayoría absoluta, Alfredo podría articular un Gobierno de perdedores, mercadeando con los apoyos de los nacionalistas e IU, y cerrando el paso a Rajoy. No sería aconsejable menospreciarle.

La auténtica mascarada del 11-M
EDITORIAL Libertad Digital 9 Julio 2011

La versión oficial del 11-M, ésa que presuntamente resuelve todas las incógnitas del mayor atentado terrorista de nuestra historia, se construyó sobre tres elementos: el Skoda Fabia, la furgoneta Renault Kangoo y la mochila de Vallecas. El primero de ellos tenía tan poca base que incluso el instructor juez del Olmo decidió prescindir de ella; sobre el segundo pesan muy serias sospechas de que sea una prueba falsa; y en cuanto a la tercera, por si no se hallara lo suficientemente desacreditada hasta el momento, las últimas revelaciones han terminado por enterrarla.

La famosa mochila de Vallecas, que sirvió de base para inferir el contenido del resto de mochilas que sí explotaron en los trenes, estaba formada básicamente por tres componentes: metralla, un teléfono móvil y explosivo. Del explosivo hay poco que añadir, pues ya hemos constatado en numerosas ocasiones que resulta altamente improbable que lo que explotara en los trenes que fuera Goma 2 ECO. La metralla, por su parte, ya sabíamos que era un elemento que chirriaba sobremanera, pues no se encontraron restos de la misma en ninguna de las víctimas del 11-M.

Ayer, gracias a las declaraciones de uno de los Tedax ante la juez Coro Cillán, conocimos nuevos datos que todavía dejan en peor posición este vestigio. Para empezar, el declarante ha manifestado que el jefe de los Tedax, Sánchez Manzano, lo apartó de la investigación después de que se negara a alterar su informe pericial en el que afirmaba que los tornillos de la mochila de Vallecas no tenían nada que ver con los recogidos por los funcionarios judiciales en Mina Conchita o con los encontrados en el foco de explosión de los trenes. Asimismo, hemos conocido que el teléfono Movistar de la mochila probablemente no fuera liberado, tal como afirma la versión oficial, pues no funcionó con una tarjeta prepago Vodafone pero sí con una Movistar.

En definitiva, las declaraciones del Tedax no sólo ponen de relieve el extraño interés de Sánchez Manzano por que el contenido de la mochila de Vallecas se adaptara a una particular teoría preconcebida, sino que arrojan nuevas y serias dudas sobre la principal prueba que condujo el propio 12 de marzo a Zougam y, de ahí, a todas las turbas populares que acusaron al Gobierno popular de estar manipulando lo que a todas luces era un atentado islamista en represalia por la guerra de Irak.

Al final, se produjo el cambio de Gobierno al grito de "queremos saber la verdad", pero no hemos quedado sin la verdad. Lo único que parece evidente hasta el momento es que ha habido personajes dedicados a falsificar pruebas y a desviar el foco de la investigación para provocar un giro político copernicano. Si todavía alguien sigue creyéndose una versión oficial que sólo ha servido para obstaculizar el esclarecimiento de los hechos, va siendo hora de que, tras estas nuevas evidencias, vuelva a preocuparse por saber la verdad.

Muralla de mentiras
Luis del Pino. Libertad Digital 9 Julio 2011

Editorial del programa Sin Complejos del sábado 9 de julio de 2011

Seguro que han oído ustedes eso de que la Gran Muralla china es la única obra del Hombre que se ve desde la Luna. Bueno, pues no se lo crean: es una leyenda urbana. La Gran Muralla no se ve tampoco desde la Luna. De hecho, ni siquiera puede verse desde las naves espaciales en baja órbita terrestre, como tuvo ocasión de comprobar Yang Liwei, el primer astronauta que China mandó al espacio.

Pero, se vea o no desde la Luna, lo que es indudable es que la Gran Muralla es una impresionante obra de ingeniería. Aunque, más que de Muralla, deberíamos hablar de murallas. En primer lugar, porque la Gran Muralla actual está formada por numerosos tramos distintos, que abarcan una longitud de unos 8000 kilómetros. Y en segundo lugar, porque lo que ahora podemos ver en los catálogos turísticos son secciones de murallas construidas en el siglo XV por la dinastía Ming, pero antes de eso las murallas del norte de China fueron construidas y reconstruidas, con diferentes trazados, en numerosas ocasiones, desde el siglo V antes de Cristo.

Los sucesivos emperadores chinos dedicaron una ingente cantidad de recursos - y de vidas humanas - a construir, a lo largo de los siglos, esas murallas que pretendían defender las civilizadas y fértiles planicies de China de los ataques de las diversas tribus nómadas que habitaban las tierras esteparias situadas más al norte, como los uigures y los mongoles.

Y, sin embargo, todo aquel esfuerzo de ingeniería fue completamente inútil para evitar tanto los continuos pillajes cometidos por aquellos nómadas guerreros, como la posterior conquista de China por el mongol Genghis Khan.

Porque, por muy fuerte que sea una muralla, nunca puede resistir una sucesión eterna de ataques, que van minando la fortaleza de la defensa hasta que los atacantes se abren paso por uno u otro lado. La única forma de que la muralla resista los asaltos continuos es seguir dedicando recursos ingentes a la conservación y refuerzo de la muralla. Y todos los imperios se ven abocados, antes o después, a atravesar por épocas en las que se agotan los recursos o la propia voluntad de defensa.

Ayer tuvo lugar, en el juzgado dirigido por Coro Cillán, una declaración que puede tener una enorme trascendencia de cara a la investigación del 11-M. La Unión de Oficiales de la Guardia Civil había solicitado que se interrogara como testigos a dos tedax y ambos ratificaron lo que hasta ahora ya sabíamos: que las muestras recogidas en los trenes del 11-M se llevaron a la Unidad Central de Tedax, donde ya no se volvió a saber nada más de ellas.

Pero, además, uno de esos Tedax efectuó una serie de afirmaciones realmente explosivas, tal como cuenta Angela Martialay en Libertad Digital.

En primer lugar, dijo que realizó diversos informes periciales en los que hizo constar que no existía ninguna similitud entre los clavos encontrados en la mochila de Vallecas, los clavos recogidos por los funcionarios judiciales en Mina Conchita y los clavos encontrados en un foco de explosión de los trenes. ¿Qué importancia tiene eso? Pues es otro indicio más de que el artefacto encontrado en la comisaría de Puente de Vallecas dieciocho horas después de la masacre del 11-M no tiene nada que ver ni con las bombas de los trenes, ni con esas minas asturianas de donde nos dicen que salió el explosivo para la masacre.

Siempre según la declaración de ese tedax, al ex-jefe de los artificieros, Sánchez Manzano, no le gustó lo categórico de uno de sus informes periciales, por lo que quiso que se modificara, a lo que el perito se negó. Como consecuencia, Sánchez Manzano lo apartó, para poner a alguien de su confianza.

En segundo lugar, el testigo también contó que participó en los análisis periciales iniciales del teléfono Trium encontrado en el artefacto explosivo de Vallecas. Y dejó caer una serie de datos que no constan en el sumario instruido por el juez Del Olmo y que desvelaron nuevas contradicciones en la versión oficial del atentado.

De ser cierto lo que ese Tedax declaró ante la juez Coro Cillán, casi todos detalles que nos contaron desde el principio acerca de ese artefacto que apareció misteriosamente en una comisaría de Puente de Vallecas serían falsos. Es decir, se corrobora una vez más que esa prueba fundamental del caso del 11-M, esa prueba que sirvió para empezar a detener a una serie de musulmanes en plena jornada de reflexión de las elecciones de 2004, no sería otra cosa que una prueba falsa. Una prueba colocada para orientar las investigaciones en un determinado sentido.

Son muchos los datos que estamos conociendo gracias a la querella interpuesta contra Sánchez Manzano y su jefa de laboratorio por la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M. Son tantos los indicios de falsedad en todo lo relativo a la famosa mochila de Vallecas, que parece casi imposible que no lleguemos a conocer quién ordenó fabricar esa prueba "plantada". Y a partir de ahí, estaremos en condiciones de tirar del hilo de los falsificadores de pruebas.

Como sucedió con la Gran Muralla China, ha habido quien ha dedicado cantidades ingentes de recursos a construir una versión oficial mentirosa con la que frenar cualquier intento de averiguar lo que sucedió aquel fatídico 11 de marzo en que fueron asesinadas casi 200 personas, tres días antes de unas elecciones.

Pero todo ese esfuerzo sobrehumano ha sido completamente inútil. Porque la versión oficial se está demostrando incapaz de resistir el goteo incesante de datos, de contradicciones, de testimonios, que estamos viviendo desde hace siete años.

No hay muro de mentiras que resista el embate permanente de la lógica, de la insistencia en ceñirse a las pruebas y del deseo de saber la verdad.

Y por mucho obstáculo que se intente levantar, antes o después los jinetes de la verdad terminarán conquistando y saqueando el corazón de la versión oficial, tal como Gengis Khan hiciera con Pekín en 1215, demostrando así que de nada había servido todo el esfuerzo invertido en erigir aquella orgullosa, e inútil, Gran Muralla.

Lenguas de trabajo e idiomas necesarios
juan julio alfaya http://juanjulioalfaya.blogspot.com 9 Julio 2011

«Nos guste o no, no todas las lenguas pueden gozar del mismo estatus dentro la Unión Europea ni en las relaciones internacionales»

Leonard Orban (Rumanía, 1961) fue comisario de la Unión Europea responsable de multilingüismo. El 6 de febrero de 2008 participó en el foro «Multilingüismo ? Usted tiene la palabra» en el que hubo de responder a numerosas preguntas relacionadas con el multilingüismo en este organismo supranacional.

Nos guste o no, no todas las lenguas gozan ni pueden gozar del mismo estatus dentro la Unión Europea ni en las relaciones internacionales. Además de su capacidad de comunicación en función tanto del número de hablantes como de la distribución geográfica de los mismos, en materia lingüística también pesan ciertas tradiciones como, por ejemplo, la que hace que el francés fuese hasta hace unos años el idioma diplomático por excelencia. Ahora, aunque ocupa el número 12 entre los idiomas más hablados del mundo, con 77 millones de hablantes como lengua materna (Ethnologue 1999), ?por cierto, muy por debajo del español?, el francés es una de las seis lenguas de trabajo de la ONU, una de las dos lenguas de su secretariado, una de las dos lenguas oficiales del Comité Olímpico Internacional, de la OTAN, de la OMC (Organización Mundial del Comercio) y de los servicios postales, una de las dos lenguas principales de la Unión Africana y una de las tres lenguas de trabajo en la UE (junto al inglés y al alemán) y en la Organización de la Conferencia Islámica.

Le preguntan a Leonard Orban:
?¿Pueden llegar a tener todas las lenguas que se hablan en Europa el mismo estatus dentro de instituciones de la UE?

L.O.: El multilingüismo tiene sus propios límites en el seno de las instituciones europeas y en las publicaciones. Por mucho que queramos, no podemos traducir todo a las veintitrés lenguas oficiales. Estamos condicionados tanto por la cantidad de recursos humanos disponibles como por el presupuesto asignado a la traducción. La legislación se traduce a las veintitrés lenguas oficiales, pero otros documentos (como los intercambios con las autoridades nacionales, las decisiones dirigidas a personas físicas o jurídicas determinadas o la correspondencia) sólo se traducen a los idiomas necesarios.

?¿Qué entiende usted por «idiomas necesarios»?
L.O.: Son los idiomas que la mayoría de los ciudadanos europeos entiende. La traducción requiere tiempo, por lo que concentramos nuestros recursos en poner en línea en tiempo real la información urgente en los idiomas que la mayoría de los ciudadanos europeos entiende, más que en la publicación tardía en todas las lenguas.

No se trata de marginar a las lenguas minoritarias, pues precisamente el trabajo del Comisario Europeo por el Multilingüismo consiste en todo lo contrario, pero la realidad acaba imponiendo sus condiciones ineludibles tales como los recursos humanos y los límites presupuestarios. Lo mismo que yo tengo que aceptar mis límites (no ser tan inteligente como Albert Einstein, tan atractivo como George Clooney, tan millonario como Bill Gates o tan joven y buen deportista como Rafa Nadal), las sociedades también tienen que aceptar los suyos.

No hay nada más español que la no aceptación de los límites que la realidad nos impone. Creo que esta condición nuestra, intuida por el genio de Cervantes, es la que hizo posible el nacimiento de una de las obras más importantes de la literatura universal y la creación del arquetipo del idealista loco que confunde sus sueños imposibles con la realidad siempre limitada y limitante.

Mayorías cualificadas
El mayor fracaso es la incapacidad para plantearnos siquiera la reforma de la Constitución
JAVIER PÉREZ ROYOEl País  9 Julio 2011

La mayoría que se exige para la designación de los magistrados del Tribunal Constitucional, de los miembros del Consejo General del Poder Judicial, del Defensor del Pueblo, de los consejeros del Tribunal de Cuentas y del director de RTVE es la misma que se exige para la reforma de la Constitución, tres quintos del Congreso de los Diputados y del Senado. Dichas mayorías vienen exigidas unas veces por la propia Constitución y otras por la legislación de desarrollo de la misma.

El constituyente español primero y el legislador después han establecido una relación muy directa entre la reforma de la Constitución y todas estas instituciones. A través de todas ellas tiene que hacerse visible la renovación del consenso constituyente que está en el origen de nuestro sistema político y ordenamiento jurídico. La reforma es la institución a través de la cual tiene que hacerse visible la voluntad de renovar el pacto constituyente originario cuando las circunstancias así lo exijan. Ahora bien, como la reforma es una institución de la que no debe hacerse uso con frecuencia, el constituyente aprovecha la renovación frecuente de estos órganos constitucionales para exigir de las Cortes Generales que actúen como deberían actuar en el caso de que tuvieran que reformar la Constitución, es decir, para que expresen esa voluntad de consenso que presidió el momento fundacional del Estado democrático.

Cada tres años, en el caso del Tribunal Constitucional, cada cinco, en el caso de los demás órganos, hay que alcanzar un acuerdo del que tienen que ser parte los dos grandes partidos de gobierno del Estado, aunque en la mente del constituyente posiblemente no se pensara exclusivamente en ellos. Pero, en todo caso, ambos tienen que ser necesariamente parte del pacto. La Constitución es el suelo común que hace posible que el conflicto inevitable en toda sociedad, y cuanto más democrática más, sea un conflicto político y no derive en un conflicto civil. Esto es lo que supuso el pacto constituyente. Esto es lo que tiene que hacerse visible periódicamente. Para eso está la exigencia de las mayorías cualificadas.

La evidencia empírica de que disponemos indica que estamos fracasando en el cumplimiento del mandato constitucional. El mayor fracaso es, sin duda, la incapacidad para reformar la Constitución. Para plantearnos siquiera la posibilidad de hacerlo. La reforma de la Constitución es una institución que está en desuso, a diferencia de lo que ocurre en los demás países de nuestro entorno. Es un problema que ha tenido España a lo largo de toda su historia constitucional y que sigue teniendo tras la aprobación de la Constitución de 1978, con base en la cual hemos solucionado la mayor parte de los problemas constitucionales que hemos tenido en el pasado, pero no este. Esta incapacidad está en el origen de que la renovación de los órganos para los que se exige la misma mayoría que para la reforma se esté convirtiendo en una fuente de conflictos cada vez más frecuentes y cada vez más intensos. Las últimas renovaciones del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Constitucional han sido y continúan siendo -ya que está pendiente la renovación de los magistrados por el Congreso de los Diputados- las más traumáticas de todas las que ha habido que hacer desde la entrada en vigor de la Constitución.

Del Defensor del Pueblo y del Tribunal de Cuentas se habla menos, pero no porque no se esté incumpliendo la Constitución y la ley, sino porque su incidencia en el funcionamiento del sistema político es menor. Lo que pueda ocurrir con la renovación del director de RTVE, tras la dimisión de Alberto Oliart, todavía está por ver, pero es más que probable que la intensidad del conflicto se asemeje a la de la renovación del Consejo del Poder Judicial o del Constitucional.

No se trata de un problema de normas. La exigencia de las mayorías cualificadas es razonable. Al ser órganos que no tienen ni pueden tener legitimación democrática directa, pero cuya actuación va a incidir de manera muy significativa sobre la actuación de órganos que sí disponen de dicha legitimación, tiene que reforzarse mucho la legitimidad de origen alcanzada por vía indirecta y eso solo puede conseguirse por la vía de la mayoría cualificada. El problema es que si las mayorías cualificadas no se pueden alcanzar en unos términos que sean razonables y que puedan ser entendidos por la opinión pública, se produce una quiebra en el sistema político, que no impide por completo su funcionamiento de manera inmediata, pero que sí amenaza su viabilidad futura. En esas estamos.

Apoyo a D. Antonio-Francisco Ordóñez Rivero
Internet  9 Julio 2011

http://www.firmasonline.com/peticion/apoyo-a-don-antonio-francisco-ordonez-rivero/465

El Ayuntamiento de Barcelona veta el uso del español en los dispositivos digitales de teléfono. Antonio-Francisco Ordóñez Rivero, alto funcionario del Consistorio, ha presentado un recurso contencioso administrativo contra el Instituto Municipal de Hacienda por bloquear el uso del español en los nuevos telefónos de los funcionarios y obligar al uso exclusivo del catalán, en contra de la legislación actual.

ignacio astarloa, en faes
"El final, según Zapatero y Rubalcaba, es que ETA tenga votos y bombas"
"ETA no ha tenido nunca una mejor base de partida para imponer su modelo de país", denunció Astarloa, que dio los nombres y apellidos de los culpables.
P. Montesinos Libertad Digital 9 Julio 2011

El principal problema en la lucha contra ETA es el Gobierno y su política antiterrorista. Es el diagnóstico de Ignacio Astarloa, quien fuera secretario de Estado de Seguridad y hombre tanto de José María Aznar como de Mariano Rajoy en estas lides, hasta el cambio de rumbo que supuso el Congreso de Valencia.

Astarloa dibujó un Estado de Derecho tocado de muerte y un único culpable: el Ejecutivo, al que acusó de "destruir" su legitimidad a tenor de que la banda terrorista "ha alcanzado unos objetivos que hasta hace poco tiempo eran impensables".

"Cuando oigo al presidente del Gobierno y al ya ex ministro de Interior diciendo ‘estamos ante el final’ mi reflexión es ‘¿o sea que el final era esto?’", arrancó el ahora diputado raso, y que fue el encargado de clausurar el curso de política institucional del Campus FAES.

Fue, sin duda, el discurso más firme de los escuchados en la cita del laboratorio de ideas de los populares, y el auditorio se lo agradeció con una cerrada ovación. Y es que Astarloa dio nombres y apellidos, José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba, al solemnizar que para ellos "el final" es que "a despecho de lo que dice la ley y de lo que ellos mismos anunciaban, ETA volviese a tener conjuntamente votos y bombas".

En otras palabras, "partidos para elegir, estar en las instituciones y financiándose con el dinero de los ciudadanos", pero sin condenar el terrorismo. Por ello, añadió no sin pesadumbre, ETA "no ha tenido nunca una mejor base de partida para presionar sobre los pasos siguientes, para imponer su modelo de país a velocidad de vértigo y para negociar con las pistolas encima de nuestras cabezas".

"Esto que Alfredo Pérez Rubalcaba y Zapatero llaman obsesivamente ‘estar más cerca del final’. Es la papeleta que están dejando este par de irresponsables irredentos al Gobierno siguiente", remató, en una intervención durísima a la par que "brillante" según miembros de FAES, consultados por este diario. "Lástima que no estuviera Rajoy para escucharle", destacó uno de ellos, si bien el líder del PP, precisamente también en FAES, aseguró sobre Bildu que no es "irreversible" su presencia en organismos públicos.

Siguiendo con Astarloa, atizó nuevamente al Gobierno acusándole de "neutralizar una de las leyes que más daño ha hecho al terror, que es la Ley de Partidos, a través de algo que ha dado la impresión de que era inevitable pero que estaba perfectamente calculado". Y es que, al hilo de lo denunciado en no pocas ocasiones por Jaime Mayor Oreja, el diputado popular también cree que el Ejecutivo está negociando con los asesinos.

Hecho el diagnóstico, llegó el turno de poner deberes. "El próximo Gobierno deberá dibujar una nueva política antiterrorista con los viejos principios, que siguen siendo válidos, y con un nuevo instrumental para llevar a cabo tres propósitos", que dijo son "nuevos procesos de ilegalización de partidos, instrumentos que permitan sacar a los electos de las instituciones una vez que se ilegalicen y poner todos los medios para ejecutar todo lo anterior".

"Son complejos", admitió Astarloa, cuyo conocimiento de las leyes nadie discute. Y precisamente en clave judicial cerró su discurso llamando, visto lo visto con el Tribunal Constitucional con Bildu, a "una nueva división de poderes" porque hoy "el que gana las elecciones detenta el poder ejecutivo, el legislativo y el control del poder judicial".

"El edificio constitucional está llenándose de grietas y tiene riesgo de venirse abajo. Poner en riesgo la Constitución es poner en riesgo el punto de acuerdo que los españoles han encontrado para sí en este momento histórico", concluyó.

Sobre la mochila de vallecas
Manzano relevó a un tedax por negarse a alterar informes periciales del 11-M
La declaración del agente, a la que ha tenido acceso Libertad Digital, añade más dudas sobre la mochila de Vallecas, el móvil y la metralla.
ÁNGELA MARTIALAY Libertad Digital 9 Julio 2011

La titular del Juzgado de Instrucción Número 43 de Madrid, Coro Cillán, continúa tomando declaración a los Tedax que participaron en la recogida y posterior examen de las muestras del 11-M.

Este viernes ha sido el turno de dos de los agentes de la Unidad Central -dirigida por el comisario Juan Jesús Sánchez Manzano. Sus testimonios fueron solicitados por la Unión de Oficiales de la Guardia Civil (UO) –acusación popular- al entender que éstos podían ser claves para el esclarecimiento de los hechos.

Según ha podido saber Libertad Digital, el artificiero C. M. con número 80.938 ha señalado que fue relevado de sus funciones y sustuido por la mano derecha de Sánchez Manzano, el tedax Fernando Blázquez, tras negarse a alterar su informe pericial sobre las muestras de tornillos que fueron obtenidas de la mochila de Vallecas, de Mina Conchita y del foco de la calle Téllez.

Tal y como consta en su declaración, el agente realizó tres informes periciales con los restos de clavos procedentes de esos tres lugares y llegó a la conclusión de que "no había ninguna coincidencia" entre ellos. Así se lo hizo saber al jefe de los Tedax cuando se produjo el 11-M, Juan Jesús Sánchez Manzano, quien le ordenó modificar su veredicto para obviar que no se había encontrado nada en común en la pericial llevada a cabo con esas muestras.

Manzano lo relevó
Al negarse a cumplir las órdenes de su superior, Manzano le dijo que los informes periciales los haría a partir de entonces otro tedax porque él era "muy categórico en sus conclusiones" por lo que "ya no lo necesitaba". Y así fue, fue sustituido por la mano derecha de Sánchez Manzano, su hombre de confianza, el artificiero Fernando Blázquez. El testigo ha declarado que no le consta si sus pericias se rehicieron finalmente.

Por su parte, Blázquez ha sido citado a declarar en calidad de testigo el próximo 8 de septiembre por la juez Coro Cillán a petición de la asociación de guardias civiles al entender que él fue el tedax responsable de la custodia de los vestigios del 11-M.

Asimismo, el tedax -que ha declarado por videoconferencia al encontrarse destinado en Almería- ha subrayado que en el complejo policial de Canillas no se redactó ningún acta con la relación de los restos recopilados tras los atentados, aunque "allí estaba llegando mucho material" y lo habitual hubiera sido hacerlo.

La mochila de Vallecas
Por otro lado, durante el interrogatorio, ha explicado que él actuó el 12 de marzo de 2004 en la desactivación de la famosa mochila de Vallecas, manipulando el teléfono que apareció en su interior. Sobre este asunto, el tedax ha revelado un dato que contradice la versión oficial ofrecida en la sentencia del 11-M.

Según sostuvo la Audiencia Nacional, dicho móvil de la compañía Movistar estaba liberado por lo que podía funcionar con una tarjeta prepago de cualquier compañía telefónica. En cambio, según este agente un día después de la masacre de Madrid introdujeron una tarjeta telefónica marca Vodafone en el mismo y el terminal no funcionaba. Minutos después comprobaron que con la tarjeta Movistar del tedax sí que podía utilizarse el mismo. Según el sumario, el teléfono tenía una tarjeta Amena.

El policía nunca fue llamado a declarar durante el juicio del 11-M en la Audiencia Nacional. Junto a él, este viernes ha testificado en el Juzgado 43 de Plaza de Castilla otro tedax, R. F. con número 27.789, que ha sostenido que a él también le consta que las muestras recogidas en los focos de las explosiones se llevaron a la sede de la Unidad Central Tedax del complejo de Canillas. Posteriormente, desaparecieron sin que de momento se conozca quién dio la orden de hacerlo.

En este procedimiento se encuentran imputados el exjefe de los Tedax, Sánchez Manzano, y la perito jefa del laboratorio de los artificieros por los delitos de ocultación de pruebas y falso testimonio a raíz de la querella interpuesta por la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M.

Exito judicial de Convivencia Cívica Catalana
Convivencia Civica 9 Julio 2011

convivencia.educacion@gmail.com
Estimado/a amigo/a,

Os comunicamos un nuevo éxito de Convivencia Cívica Catalana en los tribunales.

En este caso, hemos conseguido la anulación del Reglamento lingüístico del Ayuntamiento de San Pol de Mar por no respetar el principio de cooficialidad
al excluir el uso del español a nivel oficial.

El referido Reglamento disponía en su artículo 5 que toda la documentación debía hacerse exclusivamente en lengua catalana, lo que, para el Tribunal
Superior de Justicia de Cataluña es contrario a derecho por cuanto “excluye totalmente el uso de la otra lengua cooficial”, el castellano.

Convivencia Cívica Catalana, que ha impulsado este proceso, junto con el entonces concejal del Ayuntamiento de San Pol de Mar, Enrique Abad, vuelve,
una vez más, a obtener razón en los tribunales de justicia respecto a sus reivindicaciones de un bilingüismo efectivo por parte de las Administraciones catalanas, tal como prescribe la Constitución española y el Estatuto de Autonomía.

CONVIVENCIA CÍVICA CATALANA reitera su compromiso con la libertad de lengua y la exigencia de que todas las administraciones públicas en Cataluña usen con normalidad ambas lenguas cooficiales, el único modo de que la libertad de lengua de los catalanes sea efectiva.

Por último, recordar que estamos trabajando en otros casos presentados con relación a otras administraciones, ayuntamientos y diputaciones. Y por supuesto, si en vuestra ciudad la administración local, provincial o autonómica incumple el principio de cooficialidad, estamos a vuestra disposición para analizar las acciones a emprender.

Atentamente, Convivencia Cívica Catalana
www.convivenciacivica.org

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Lento estorbo
Alfonso Ussía La Razón 9 Julio 2011

Pretender que todos los estorbos se adapten a la misma velocidad es una quimera. Hay estorbos rápidos y fugaces, y estorbos lentos y parsimoniosos. En su lecho de muerte un conocido banquero agonizaba mientras su mujer y sus hijos rezaban un rosario detrás de otro. El banquero, con plena lucidez, sintió un atisbo de pereza cuando su familia inició el tercer rosario. «Dejadlo ya, que nos estáis estorbando a mí y a la muerte». El empresario era persona profundamente cristiana, pero en el umbral del Más Allá las voces plañideras y estridentes estorban, y a su mujer se le conocía en la sociedad de Madrid como «la Cacatúa», no por la belleza y exotismo de su plumaje, sino por su perforante y destemplada voz.

Estorbar es de mala educación. Hay gente que estorba en los lugares menos indicados para tan desagradable acción. En el aeropuerto de Barajas, Terminal 2, a las cuatro de la mañana hay asientos de sobra para aguardar la llamada de embarque a los aviones. Está demostrado. Siempre aparece un pasajero que con excesivo equipaje de mano se sienta al lado de otro, agobiándole, estorbándolo, cuando tiene a su disposición hileras completas de asientos sin ocupar. Es lo que se conoce como el «estorbador de aeropuertos», especie muy abundante en España.

Otegui, Arnaldo, formó parte del comando que intentó asesinar a Gabriel Cisneros. Gaby superó un balazo en el hígado que entorpeció su vida, y que al cabo de los años, resultó determinante para acelerar su muerte. Arnaldo Otegui, como dirigente máximo de Batasuna y demás engendros del terrorismo, jamás lamentó la muerte de los más de novecientos inocentes asesinados por la ETA. No le estorbó la sangre derramada en torno a los cuerpos de los niños, ni las nucas abiertas en los militares, guardias civiles, policías, y mujeres y hombres de la calle caídos por la barbarie terrorista. No le estorbó la angustia de los secuestrados, muchos de ellos torturados y finalmente asesinados. No le estorbó durante décadas el éxodo de centenares de miles de vascos que hicieron las maletas y se instalaron en otros lugares de España para disfrutar del derecho a la vida y la tranquilidad. Si no le estorbaron las bombas, las balas y las tragedias de los familiares de los muertos y de los heridos y mutilados, menos podían estorbarle los insultos, las amenazas y las coacciones. En ese aspecto, hay que reconocer que Otegui ha sido un individuo que ha vivido sin conocer la molestia del estorbo.

Hasta ahora.
En el juicio del «caso Bateragune» ha manifestado que le «sobra y estorba la violencia». No que le repugna. Tan sólo le sobra y estorba. Su abogado, Iñigo Iruin, ha ensalzado el mérito de Otegui atribuyéndole la falta de atentados en los dos últimos años. El reconocimiento de ese mérito conlleva la responsabilidad de haber permanecido callado y cómplice durante los años más sangrientos y estremecedores de la banda estalinista vasca. Tiene suerte, mucha suerte Otegui por haber encontrado al fin la sombra del estorbo después de tantos años de espera. De tantos años de complicidad. De tantos años de dolor. De tantos asesinatos.

La vida es así. Uno crece con la perversidad libre, se forma en la maldad insaciable y se reúne y colabora con la cobardía más sanguinaria y menos estorbada, y después de casi mil muertos el estorbo llama a su puerta. Muy lento ese estorbo. Muy falso ese estorbo. Muy mentiroso y cínico ese estorbo. Pues que se estorbe. Pero en la cárcel.

El lanzamiento de Alfredo P. como candidato a jefe de la oposición
Luis Miguez Macho El Semanal Digital 9 Julio 2011

Nadie puede pensar razonablemente en estos momentos que el PSOE con su flamante candidato Alfredo P. tenga posibilidades de ganar las próximas elecciones generales. Ni siquiera el cálculo de que, si lograse evitar una mayoría absoluta del PP, podría llegar a un pacto con los grupos nacionalistas que lo mantuviese en el poder tiene verosimilitud alguna. Por consiguiente, Alfredo P. no es el candidato del PSOE a presidente del Gobierno, sino a jefe de la oposición.

Los indignados, punta de lanza de la futura oposición socialista
Este punto de vista ayuda mucho a entender los últimos movimientos políticos del Gobierno, en general, y de su vicepresidente y ministro del Interior, en particular. Con razón se acusa al Ejecutivo de haber renunciado a cualquier tentativa de adoptar medidas con perspectiva de futuro: a lo que se está dedicando principalmente es a dejar preparada la labor de oposición al inminente Gobierno de Mariano Rajoy.

En el plano económico, se limita a llevar a cabo las reformas mínimas para no irritar a nuestros socios de la Unión Europea y aparentar que hace algo frente a la crisis. Con ello la situación económica no mejora sustancialmente, con el agravante de que, cuanto más se tarda en tomar medidas efectivas, más duras serán que las que haya que aplicar después. Le deja así en herencia al PP un panorama casi imposible, en el que tendrá que asumir en solitario todas las decisiones dolorosas e impopulares que ahora se están eludiendo.

Pero no se trata únicamente de una estrategia de inacción. A través del movimiento de los llamados "indignados", que tan profundamente ha calado en la opinión pública con su mensaje deslegitimador del poder público y, en fondo, nihilista, queda preparada la contestación en la calle a la política que se verá obligado a llevar a cabo el nuevo Gobierno.

Poco queda ya por decir sobre esta supuesta oleada espontánea de indignación que se ha acabado revelando como una verdadera mascarada dirigida exclusivamente a obstaculizar la alternancia política democrática. El que Alfredo P. y otros miembros del Gobierno estén asumiendo explícitamente su discurso despeja cualquier duda que pudiese quedar: quien se presenta a unas elecciones generales con ese mensaje demagógico es porque sabe perfectamente que no va a ganar y que cuenta con los "indignados" -indignados contra todo, menos contra el PSOE de Jose Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo P.- para hacerle la vida imposible al Gobierno del PP que venga y prepararse un rápido regreso al poder.

¿Tiene un plan el PP?
En realidad, nada de esto debería sorprendernos. Es la misma estrategia (diseñada, además, por el mismo estratega) que el PSOE siguió durante el segundo mandato de José María Aznar y que tan espléndido resultado dio una vez que se combinó con las circunstancias que todos conocemos. Lo que hay que preguntarse es si el PP ha aprendido la lección y tiene preparada una respuesta o camina como cordero al matadero hacia otra mayoría absoluta que acabe en absoluta frustración.

Para evitarlo sólo hay dos vías: dar una respuesta en la calle a la movilización de la izquierda, porque la derecha también tiene base social y algún medio de comunicación afín, y renovar profundamente las estructuras del Estado con el fin de que los adeptos al actual orden de cosas no frenen desde dentro el cambio. Con todo lo bueno que tuvieron los Gobiernos del PP entre 1996 y 2004, no fueron capaces de conseguir ni una cosa ni la otra, y bien caro lo pagó el partido y, sobre todo, el país en su conjunto.

Porque no es sólo el futuro político del PP lo que está en juego; también lo está, y es mucho más importante, el futuro del país, que se ve abocado a una nueva frustración de las esperanzas de lo que se podría alcanzar con un Gobierno que, con sentido patriótico e impulso reformista, quisiese sacar fruto de nuestras potencialidades como nación, en vez de limitarse a gestionar la triste mediocridad de las luchas intestinas y del decadente nihilismo progre.

La herencia envenenada de ZP y Alfredo P.
La otra herencia premeditadamente envenenada que José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo P. le dejan a Mariano Rajoy es la reversión de los avances que se habían obtenido en la lucha antiterrorista. El PSOE nunca ha creído en la Ley de Partidos Políticos, la pieza clave de esos éxitos, y no ha parado hasta neutralizarla.

Deshacer el mal realizado exige no sólo volver a aplicar esa ley, sino seguir avanzando por el camino que la misma ha abierto. Y el primer paso adicional que hay que reclamar es que ser nacionalista deje de otorgar en España una patente de corso para incumplir las leyes.

Todas las instituciones públicas de cualquier parte del país han de cumplir la Constitución y las leyes. Los Ayuntamientos gobernados por Bildu, o por cualquier otra fuerza nacionalista, tienen que ser requeridos al estricto cumplimiento de las normas jurídicas vigentes y, si se niegan, deben ser disueltos y sustituidos por gestoras.

Además, es ya el momento de abordar la desarticulación de la vertiente económica del entramado etarra, y que no incluye sólo la financiación a través de sus representantes electos. Sin presencia política y sin base económica, lo único que les quedaría es una subcultura, muy difícil de atacar desde un régimen democrático, pero al menos privada de medios para seguir sembrando el terror.

Menos preocupante me parece, en cambio, otra de las partes de esta herencia envenenada de los ocho años de zapaterismo y que afecta también a la articulación territorial del Estado, la derivada de los nuevos Estatutos de Autonomía. Por supuesto que habría que reformar la Constitución para dejarlos fuera de juego de manera definitiva, pero, aunque ello no se haga, si el Estado no colabora y se afirma en el ejercicio de las competencias que tiene constitucionalmente atribuidas, las cláusulas insolidarias de los mismos quedarán en la práctica desactivadas.

A estas alturas de régimen democrático, lo que habría que plantearse de una vez es seguir adelante prescindiendo de los nacionalistas o, lo que es lo mismo, otorgándoles el grado exacto de importancia en la gobernación del país que les corresponde democráticamente en función de la representación que ostentan en el total nacional.

No era Bambi, sino un peligroso sectario
A la vista del panorama descrito (y no me he referido a todas la medidas de ingeniería social progre que quedarán ahí y cuyos efectos disolventes de la cohesión social se irán apreciando a medio y largo plazo), es difícil de entender cómo hay quien sigue viendo a Rodríguez Zapatero como un inocente Bambi que, movido por elevadas aunque quizá equivocadas iluminaciones ideológicas, ha gobernado más como un idealista que como un pragmático.

Llegó al poder a través de una estrategia política que es cualquier cosa menos inocente y transparente y deja detrás una herencia diseñada para hacer imposible la labor de gobierno de su sucesor. Un comportamiento semejante sólo se puede explicar en alguien que desconoce por completo lo que significa el patriotismo y que sólo se mueve por la pasión sectaria, pero ¿a quién le puede extrañar si ha dejado claro que no entiende lo que significa España como nación histórica y política, algo totalmente distinto al concepto de nacioncilla hija de un dios menor de sus aliados nacionalistas?


Recortes de Prensa   Página Inicial