AGLI

Recortes de Prensa   Martes 12 Julio 2011

 

PSOE
El legado de Rubalcaba
Ignacio Cosidó Libertad Digital 12 Julio 2011

La herencia que deja Rubalcaba en el Ministerio del Interior no puede ser más desastrosa. Rubalcaba deja Interior sumido en una profunda crisis, con las ofertas de empleo públicas más bajas de la historia del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil, recortes presupuestarios que están poniendo en riesgo la operatividad de las fuerzas de seguridad, un profundo malestar en el seno de ambos cuerpos y una política de personal permanentemente cuestionada por los tribunales.

Lo peor de la herencia de Rubalcaba en Interior es sin embargo el haber permitido la vuelta de ETA a las instituciones democráticas. Nunca los terroristas y sus cómplices han tenido mayor poder en el País Vasco para intentar imponer su proyecto totalitario. Las victimas del terrorismo se han visto particularmente humilladas por esta rehabilitación política de los terroristas. Reconociendo los éxitos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que han reducido en los últimos años la capacidad criminal de la banda terrorista, la política antiterrorista de Rubalcaba resulta moralmente inaceptable, estratégicamente equivocada y políticamente inaceptable. Un próximo Gobierno del Partido Popular deberá corregir tanto despropósito. Y no será fácil.

En materia de seguridad ciudadana, el balance no es mucho mejor. El número de grupos de crimen organizado en nuestro país se ha multiplicado por dos desde que Rubalcaba es ministro y ha aumentado su peligrosidad. A pesar de las constantes mentiras y manipulaciones de las estadísticas de criminalidad realizadas por Rubalcaba, lo cierto es que la delincuencia ha crecido casi un 30% en este periodo y que los robos en el campo han generado una especial alarma en el mundo rural.

Los escándalos se han sucedido además en el ministerio del Interior, empezando por el caso Faisán del chivatazo a ETA que mantiene imputado al anterior director general de la Policía. Pero hay muchos otros escándalos que están pendientes de investigaciones judiciales en curso. El ministro puede haber favorecido además a policías corruptos o condenados por diferentes delitos.

Lo peor de Rubalcaba en el Ministerio del Interior ha sido su absoluta falta de escrúpulos, su carencia de principios democráticos y la utilización de las instituciones al servicio de sus intereses de partido. Se ha politizado a la policía y utilizado a las fuerzas de seguridad para perseguir a sus adversarios, se ha ocultado y mentido al Parlamento, ha incumplido numerosas resoluciones judiciales y ha hecho de la manipulación y la propaganda sus principales armas políticas. Con esta gestión en el ministerio del Interior la elección de Rubalcaba como presidente del Gobierno sería un claro retroceso democrático para nuestro país. Por fortuna, no creo que los españoles lo permitan.
Ignacio Cosidó es diputado del Partido Popular por Palencia.

El gobierno huele a cadaverina
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 12 Julio 2011

Zapatero dice seguir empeñado en aguantar hasta final de legislatura. Pero cada vez lo dice menos y las señales son cada vez más evidentes apuntando a un adelanto electoral. La obligada remodelación del Ejecutivo por la salida de Rubalcaba no hacen más que confirmar esas impresiones. El Presidente se ha limitado a una recolocación. Camacho, número dos de Interior, pasa a hacerse cargo de la cartera que puede ser una de las más efímeras de la historia. Blanco cumple otra ambición en su ahora declinante deriva a la sombra de su amigo y jefe y actuará de portavoz de un Consejo que ya tiene muy poco que comunicar. Elena Salgado, al desaparecer don Alfredo se limita a ascender en el escalafón sin que desde luego vaya a aportar nada. En realidad lo que desaparece en su sentido político es la vicepresidencia primera como se entendió y percibió tanto con Fernández de la Vega como con Rubalcaba.

Todo apunta, pues, a una decisión que cada vez parece más inevitable tanto por lo que internamente está sucediendo en el PSOE como por la creciente demanda de una sociedad cada vez más harta de ese continuo despedirse y esas puestas en escena, como la del sábado, de advenimiento del redentor Rubalcaba. La situación se vuelve cada vez más insostenible, con el Gobierno en estado cataléptico y el Partido y el Candidato ya decididamente a lo suyo y en abierta contradicción, haga Elena Valenciano los juegos malabares que quiera, con su propio discurrir.

El único factor que hoy se me ocurre, y no es baladí, para intentar resistir hasta marzo es el flanco ETA y la cada vez más clara negociación o como quiera llamársele para poder presentar como final algo que a mucho les parece una salida falsa y tramposa. El Gobierno espera un comunicado de la banda que le permita vender como positivo lo que hoy hiere a tantos: que los cachorros etarras gobiernas Guipuzcoa y San Sebastián y que han vuelto a mandar en las calles vascas. De esa opinión es Jaime Mayor Oreja, ese señor que siempre nos anuncia lo que no queremos creer pero que en buena parte acaba teniendo la razón. Y el tiempo dándosela.

Pero ni siquiera esto y la predicción de don Jaime parece hoy suficiente. El Gobierno desprende ya un tufo a cadaverina que con los calores del estio se está volviendo verdaderamente insoportable. ¿O es que alguien piensa que en esta situación Zapatero puede tomar ya alguna decisión trascendental?. Solo le queda una. Marcharse de una vez, aunque esta vez no se despida. Al fin y al cabo ya lo ha hecho media docena de veces.

PD.- Mientras la situación económica supera todas las lineas rojas de alarma: La prima de riesgo supera los 330 puntos (eso significa que pagamos más del 6% por nuestra deuda. De mantenerse supondría el aumento mas de 7.000 millones de euros), la confianza en la marca España se derrumba y el Gobierno terminal asiste paralizado a la escena.

Cómo desmontar la “lección profesoral” de Rubalcaba desde ‘El País’
Gil Calvo desmontaba los argumentos del discurso del candidato que tanto cautivaba a otros compañeros suyosl En apoyo a Rubalcaba, el jefe de ‘Opinión’ de ‘Público’ recurría a los “siete prohombres del régimen fascista”. Saco hablaba de “edad oscura” en la RTVE de Aznar pero olvidaba el reinado de las productoras del zapaterismo.
El Trasgo www.gaceta.es 12 Julio 2011

El candidato socialista a las elecciones generales, elevado a los altares como uno y trino, Alfredo Pérez Rubalcaba, con sus pros y sus contras, ha conseguido alinear a la izquierda mediática con su discurso del pasado sábado. Qué remedio, claro. Como suele repetir el director de este papel basándose en cierta anécdota gaditana: “Margarita, esto es lo que hay...” Y como es lo que hay, allá que nos vamos, a dar un paseíto empezando por las páginas de ‘El País’, el más entusiasta de los diarios con el candidato. El turno en la cola de las profesiones de fe le tocaba a Joaquín Estefanía desde las páginas de Economía: “Después del movimiento de los indignados, el discurso de Alfredo Pérez Rubalcaba como candidato a la Presidencia supone otro soplo de aire fresco en el infectado ambiente de la política española”. Fresquísimo, el aire ese. Es tan fresco como las gambas de algunos restaurantes dignos de olvido.

Discurso “fresco”
Pero para desmontar el discurso “fresco”, la “lección profesoral”, no hacía falta más que recurrir al propio periódico de Liberty. En sus páginas, Enrique Gil Calvo escribía los que probablemente sean los párrafos más demoledores al respecto, cargándose una por una las propuestas del candidato: “Reimplantación del impuesto al patrimonio de las grandes fortunas (hoy blindadas en las intocables Sicav), Recuperación del empleo por medio de una nueva tasa al beneficio financiero (aunque los impuestos no puedan crear puestos), Remodelación alemana del sistema electoral (prohibida por el artículo 68.2 de la CE) y Registro preventivo por parte del Estado de los planes urbanísticos (reservados a las comunidades autónomas por el artículo 148.3 de la CE)”.
Y proseguía con una valoración del discurso y de la política del Partido Socialista: “Un relato creíble que hoy no existe en absoluto, pues lo que hay sólo parece un cuento narrado por un idiota, lleno de ruina y de miseria, que carece de sentido (dicho sea parafraseando a Macbeth). Y un rumbo que se perdió hace bastante tiempo, cuando la brújula socialista se rompió con la irrupción de la crisis hace ya tres años, mucho antes del desastroso naufragio del 9 de mayo del año pasado”.

Todo para concluir que el discurso de Rubalcaba “sólo deja una frustrante sensación de marasmo, de navegar en círculos a la deriva, de seguir permaneciendo al pairo”. No todos están convencidos de la “lección profesoral”.

Condescendiente, el director de ‘El Siglo’, José García Abad, escribía en su revista: “La tarea del candidato es casi misión imposible después de que ZP dejara su partido centenario hecho unos zorros”. Porque lo que apuntaba era a un intento desesperado por salvar los muebles del partido: “Es poco probable que gane las elecciones pero, al menos, podría evitar daños mayores y que la depresión que exterioriza el PSOE alcance extremos insoportables”. Casi como los de Enric Sopena en la misma publicación: “¿O es que los españoles han de soportar que los ayuntamientos, las comunidades autónomas y el Gobierno central estén en manos de la derecha, o sea en manos de Rajoy?”. Que si lo están será porque les habrán votado, que es lo que suele hacerse en democracia.

En ‘Público’, donde el entusiasmo tampoco parecía excepcional, a su jefe de ‘Opinión’, Marco Schwartz, sólo se le ocurría, para exculpar el giro de Rubalcaba tras haber sido el vicepresidente del Gobierno de Zapatero, recurrir al ‘y tú más’: “Siete prohombres del régimen fascista que, muerto Franco, descubrieron de repente su vocación de demócratas y fundaron Alianza Popular, formación de la que nació el Partido Popular”. En la misma saca entrarían Su Majestad Don Juan Carlos, Adolfo Suárez, la UCD y hasta algunos destacados voceros mediáticos del Partido Socialista.

La ‘melonada’ del día la proporcionaba en el mismo diario Manuel Saco en el que escribía: “Nuestra televisión pública también sufrió su edad oscura de ocho años, cuando los dos Gobiernos del hombrecillo insufrible la asaltaron y tomaron sin pudor para empezar a disparar doctrina desde ella, y no información”. La gestión de Informativos de algunos que hoy se suben a la telebasura o las maniobras del insultador Alfonso Guerra contra Pilar Miró nunca existieron, ¿verdad? No para Manuel Saco, a quien lo que de verdad le preocupaba era que el Partido Popular “espera alcanzar una mayoría holgada en las próximas elecciones para volver a sumir a la televisión pública en una nueva edad oscura”. El reinado del magnate Jaume Roures y las productoras amigas del zapaterismo o las colocaciones familiares de Alberto Oliart y otros son una ‘edad de oro’ de la televisión pública española. ¡El Renacimiento!

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Un cobarde mató a Miguel Ángel Blanco y otros lo harían hoy
Pascual Tamburri El Semanal Digital 12 Julio 2011

Catorce años después, no ha muerto el "espíritu de Ermua". Pero una parte importante de la clase política no lo comparte. Ellos permitieron Bildu, ellos se rendirían a ETA.

Es probable que hoy Miguel Ángel Blanco Garrido estuviese en paro. Tenía estudios superiores y era más o menos de la generación de Carlitos Alcántara de "Cuéntame"; hoy tendría cuarenta y dos años y sería –salvo que hubiese tenido que emigrar, como muchos lo hacen para buscar trabajo- vecino de Ermua, Guipúzcoa. Nos ha tocado vivir una España libre, democrática, rica y en paz. Con la excepción temporal de esta crisis y la permanente de la ETA; la misma ETA que ha impedido que Miguel Ángel Blanco conozca la España de 2011 porque lo mató hace catorce años.

La ETA mató a Miguel Ángel porque su simple presencia representaba a España en el corazón de aquella provincia, y porque el Gobierno de entonces se negó a las concesiones –a la rendición- que se exigió a cambio de su liberación. Un gusano llamado Francisco Javier García Gaztelu disparó dos tiros en la cabeza a un Miguel Ángel Blanco que no podía defenderse. Enormemente torpe o inconcebiblemente cruel, Txapote –un caballero, un valiente como Arnaldo Otegi, sin duda- hizo que Miguel Ángel agonizase entre el 12 y el 13 de julio de 1997.

España entera salió a la calle. Desapareció la división entre partidos. Ser abertzale pasó a estar mal visto, al menos unas horas. La "rebelión cívica" dejó de ser cosa de unos pocos. Y con el tiempo Egin y los instrumentos políticos de ETA fueron ilegalizados. "Espíritu de Ermua", lo llamaron. No, Miguel Ángel no murió en vano: murió por sus ideas pero éstas quedaron mejor defendidas tras su muerte.

Hoy está de moda, en cambio, ser una rata o al menos sonreír cuando y donde defecan los asesinos. Cualquier concesión a ETA, mate o no, implica dar la razón a aquellos asesinos. La tentación de hacer concesiones a cambio del éxito político de que desaparezca la banda sigue viva. Hay quien piensa, sobre todo en el PSOE pero no sólo, que París bien vale una misa. Pues bien, si sus interlocutores son gusanos ellos son alimañas. Y cuando la tentación o las dudas les asalten deben tener presente que la gente, a veces, se enfada y reacciona. Porque muertes como la de Miguel Ángel Blanco exigen justicia, y la justicia es incompatible con la victoria de los asesinos.

ETA
El juicio y la candidatura de Otegi
Guillermo Dupuy Libertad Digital 12 Julio 2011

Ya he señalado en un artículo anterior lo absurdo y ficticio que me parece plantear discrepancias entre ETA y Arnaldo Otegi mientras la banda terrorista mantenga su estratégico "alto el fuego" y el batasuno siga sin condenar ni pedir la inmediata disolución de la organización terrorista. Ha bastado, sin embargo, que el batasuno dijera durante el juicio por el caso Bateragune que la "estrategia militar" "estorba y sobra" para que muchos olviden la cantidad de veces que la banda terrorista también lo ha considerado así, cada vez que ha declarado treguas, ya fuesen territoriales, para no "entorpecer", por ejemplo, el estatuto soberanista en Cataluña, o treguas generales como la de ahora o las destinadas a no "estorbar" durante el estatuto de Guernika o desarrollar lo pactado en Estella. La historia de ETA es también la historia de las muchas veces que la organización terrorista ha considerado que la violencia podría entorpecer u obstaculizar temporalmente la consecución de los objetivos por los que ha practicado la "lucha armada".

No se acaba aquí, sin embargo, mi sensación de farsa ante el caso Bateragune que trata de enjuiciar a Otegi y sus compinches por intentar reconstruir el brazo político de ETA, algo que la banda terrorista ha conseguido, no con Bateragune, sino con Bildu y con el visto bueno del Tribunal Constitucional. ¿Qué valor otorgar a la petición de 10 años de cárcel que reclama el fiscal, cuando este pertenece jerárquicamente a la misma Fiscalía General del Estado que consideró probado que los proetarras han burlado la ilegalización de Batasuna a través de Bildu?

Para colmo, el tribunal de la Audiencia Nacional que enjuicia a los batasunos lo preside Ángela Murillo, la misma juez que juzgó y condenó a Otegi a dos años de cárcel por enaltecer a ETA durante el homenaje al preso de la banda, José María Sagarduy "Gatza". El Supremo, sin embargo, anuló el juicio y ha obligado a repetirlo con la impresentable excusa de que Murillo no tuvo, durante el juicio, la necesaria imparcialidad por responder con un "ya lo sabía" a la negativa de Otegi a condenar la violencia. Así las cosas, no me extrañaría nada que ahora, en caso de condena por el caso Bateragune, los abogados defensores de los batasunos recurrieran también la sentencia alegando esa "falta de imparcialidad" de la magistrada. Eso, sin olvidarnos de la repugnante sentencia de legalización de Bildu por parte de los magistrados "progresistas" del Constitucional, cuyas consecuencias van más allá del hecho de que Otegi pueda vanagloriarse de que "empezamos siendo cuatro o cinco y ya somos 313.000".

Con todo, no iría yo tan lejos como ha ido recientemente Mayor Oreja al asegurar que veremos a Otegi como candidato a lehendakari en las próximas elecciones autonómicas. Y eso por dos razones: la primera, porque, si bien todo este anestesiante y silenciado "proceso de paz" en el que estamos inmersos apunta hacia la futura impunidad de quien Zapatero ya calificó de "hombre de paz", el Gobierno necesita, por otra parte, llevarlo de manera encubierta, sin caras tan conocidas como Otegi, cuya condena por Bateragune bien puede venir a encubrir la condescendencia con Bildu. Pero es que aun en caso de absolución de Otegi por este asunto, al proetarra aun le quedaría pendiente la repetición del juicio por el enaltecimiento a ETA durante el homenaje a Sagarduy. A ello hay que sumar la vista oral por la supuesta financiación de la organización terrorista a través de las herriko tabernas, sin fecha todavía fijada.

Teniendo en cuenta que las próximas elecciones autonómicas son en 2013, muchos son los obstáculos que se le tendrán que levantar a Otegi de aquí hasta entonces y bajo un Gobierno que ya estará presidido por Rajoy. Es verdad que, bajo un Ejecutivo del PP, y en unos tiempos en los que ETA también consideraba que la "estrategia militar" "entorpecía y estorbaba" lo pactado en Estella, recuerdo ver salir excarcelada a la mesa nacional de HB. En esos tiempos en los que, al igual que ahora, ETA consideraba que su actividad criminal podía "entorpecer", también vi a un presidente del Gobierno autorizar "contactos con el MLNV"; recuerdo a Aznar y a Iturgaiz (sí a Aznar y a Iturgaiz) pedir "generosidad" a las víctimas del terrorismo. Más recientemente he leído a los etarras vanagloriarse de lo mucho que ha favorecido su estrategia de "alto el fuego" para hacer avanzar el proceso nacional en Cataluña. Aunque habrá que vigilar al Gobierno de Rajoy, espero no volver a presenciar tan prevaricadora estupidez como para pensar que Otegi se presentará de candidato a lehendakari en 2013. Y, en tal caso, espero que ningún futuro ministro del Interior encubra esa estupidez culpando a los criminales de hacernos trampas.

Organismos decorativos
No es el Valedor la única institución redundante e ineficaz, pero Benigno López carece de la astuta discreción de otros comisionados
alfredo aycart ABC Galicia 12 Julio 2011

CON el enorme desconocimiento de la realidad social que acostumbra, el actual Valedor do Pobo, Benigno López, se permitía asegurar en una entrevista a Europa Press que no importa lo que cueste su institución, que lo único relevante son sus resultados. Poco más cabe añadir a su alegato para la desaparición de un organismo redundante e ineficaz, como muchos otros de los que transitan su gravosa levedad por los aledaños de la Administración autonómica.

No hay mayor contradicción que la proliferación de entes supuestamente encargados de defender a una sociedad que nunca ha sido más maltratada en democracia que en las actuales circunstancias. La alarmante carencia de recursos que padece Galicia, en parte provocada por el estrangulamiento político decretado por el Gobierno Zapatero, no justifica de ninguna manera la permanencia de instituciones más decorativas que prácticas.

Se multiplica el dispendio mientras la ciudadanía se ve sometida a una crisis agravada por la incompetencia de su Gobierno. Los administrados son obligados a padecer la injusticia de la lentitud de la Justicia, tienen que soportar el incumplimiento de las normas por parte de los encargados de velar por su aplicación, y se muestran asqueados por la impunidad con que suelen saldarse conductas más próximas a las corruptelas de todo tipo que a la adecuada gestión de los fondos públicos.

No es la del Valedor la única institución prescindible. La nómina es tan extensa como demostraba el documentado informe publicado ayer en estas páginas por Evaristo Amado, uno de esos nuevos periodistas que despejan con su rigor informativo los nubarrones de la manipulación. El problema es que Benigno López necesita apuntalar con proyección pública su permanencia en el cargo, e ilustra sus deficiencias con excesiva persistencia. Su acentuado afán de protagonismo contribuye a ponerle en un punto de mira del que se escabullen otros altos comisionados, más astutos cuanto más discretos.

Porque para presumir de resultados es necesario en primer lugar haberlos obtenido, y no parece el camino solicitar a los ayuntamientos un informe para aclarar su sospecha de que pudiera haber menores en los botellones. Para completar el desconcertante panorama de ignorancia inhabilitante, anuncia el Valedor López un nuevo estudio sobre la relación de los jóvenes con Internet, en el absurdo de esperar encontrar en la adolescencia gallega características diferenciales respecto a la del resto de España, analizada ya hasta la extenuación.

Para ese viaje no son evidentemente necesarias las alforjas llenas de una institución en la que se cuadriplican los gastos, al sumar al salario del titular los de los tres vicevaledores creados en una de las últimas reformas desesperadas para encontrar alguna utilidad a un invento redundante sobre la figura del defensor del Pueblo, cuyas competencias duplica, y sobre la propia Administración judicial, en cuyas funciones se entromete.

Como tampoco parecen de gran utilidad, por situar otras instituciones frente al espejo de su incompetencia, los informes del Consello de Contas, un organismo en el que se escurren cerca de 8 millones de euros para publicar con años de retraso informes irrelevantes e inservibles ya por la demora sobre los números que tienen a bien facilitarle las diferentes administraciones. Para controlar la labor impecable de los muy estrictos interventores debería bastarse Hacienda.

La relación obligatoriamente incompleta incluye el Instituto Gallego de Calidad Alimentaria, de cuyas en el que se sumen (de sumidero) 2,7 millones de euros de la Xunta, complementados por el Gobierno de España y la UE, o el Consorcio de Estudios Turísticos, que se solapa con Turgalicia para duplicar el entramado burocrático destinado a la promoción de la Comunidad con resultados deudores de la proyección del Camino y lo poco que queda de la mágica naturaleza, el folclore y la rica gastronomía, utilizados aún como únicos reclamos turísticos en la desmandase e inconexas campañas diseñadas con redundancia estéril.

Llegó a decir que los etarras "en el fondo, eran revolucionarios"
La Iglesia vasca, años de plomo y Setién
María San Gil ha sido valiente una vez más al denunciar la actitud del entonces obispo de San Sebastián, José María Setién, hacia las víctimas del terrorismo, sobre todo en comparación a su comportamiento con los etarras. Lo cuenta en ALBA Carmelo López-Arias.
Carmelo López-Arias. www.gaceta.es 12 Julio 2011

Lo que cuenta María San Gil sobre José María Setién en sus memorias (En la mitad de mi vida) no habrá sorprendido a nadie. Pero cada dato aportado escuece todavía, ahora que la Iglesia vasca, en otras manos, comienza a ser parte de la solución en vez de parte del problema.

La expresidenta del PP vasco nos muestra a Setién pasando en 1996 por delante de los hijos de José María Aldaya, concentrados para pedir el fin del secuestro (341 días duró), sin dirigirles ni una palabra de ánimo: “No se dignó mirarles”.

Y cuando un día de 1998 la dirigente popular le explicó la permanente inquietud de su madre ante la posibilidad de ver caer a su hija bajo las balas, la respuesta fue sorprendente: “¿Cómo voy a saber que tu madre sufre si no me lo cuenta?”.

El obispo le espetó después que “dónde está escrito que hay que querer a todos los hijos por igual”. Hablaba de su feligresía, claro, dividida en nacionalistas y no nacionalistas, en verdugos y víctimas.
Él tenía claro quiénes eran los suyos y quiénes no. En la única vez que visitó el cuartel de Inchaurrondo se lo dejó muy claro, con su displicencia habitual, al teniente coronel Enrique Rodríguez Galindo: “Ustedes ya tienen su obispo”. El castrense, claro.

Presión del ministerio
Con todo, lo fácil es convertir a Setién en único responsable de sí mismo. Pero en los veintiocho años que fue obispo de los guipuzcoanos (1972-1979 como auxiliar, 1979-2000 como titular), vio pasar tres papas, cuatro nuncios, cuatro prefectos de la Congregación para los Obispos, tres secretarios de Estado…
Y solo en el año 2000, ante el cambio total de circunstancias políticas en España y de actitud en la Iglesia española, dirigida desde 1999 por Antonio María Rouco Varela, se forzó su dimisión por razones de salud.

En el documento Valoración moral del terrorismo en España, de sus causas y de sus consecuencias, señaló por primera vez al “nacionalismo totalitario” como semilla del terrorismo y negó todo fundamento al llamado “derecho de autodeterminación”. Los obispos nacionalistas empezaban a dejar de ser una piedra en el zapato.

El cardenal Rouco vencía así por fin un pulso que comenzó en 1972, según acaba de desvelar el general Armando Marchante, miembro entonces del Seced, los servicios secretos españoles, precedente inmediato del Cesid. Aquel año, explica en un artículo publicado en el último número de Razón Española, un agente de Salamanca informó de que en el seno de la Universidad Pontificia había un grupo de sacerdotes vascos, capitaneados por José María Setién, que “mantenían una posición de ‘comprensión’ del terrorismo etarra”, de donde había salido “la consigna, luego utilizada por los obispos vascos, de condenar la violencia ‘venga de donde viniere’, que ponía a la misma altura al Estado y a ETA”.

El ministro de Justicia, Antonio María de Oriol y Urquijo, ordenó a Marchante tomar cartas en el asunto. El militar se reunió en un lugar reservado, a medio camino entre Salamanca y Madrid, con Rouco, a la sazón vicerrector de la Pontificia, y Olegario Fernández de Cardedal, decano de Teología. Una “supuesta presión” del ministerio, que financiaba a la universidad, serviría para justificar el alejamiento de los responsables, para bien de la actividad académica del centro y de su prestigio internacional, que se veía comprometido. Pero ¿sirvió de algo esa pequeña derrota de Setién en su reducto helmántico?

Cadáveres escondidos
En septiembre de ese mismo año la Santa Sede le nombró auxiliar de la diócesis donostiarra. Vicente Enrique y Tarancón presidía la Conferencia Episcopal Española. Luigi Dadaglio era nuncio en España. Comenzaron al poco tiempo los llamados “años de plomo” del terrorismo, no solo por la cifra brutal de asesinatos, sino por la humillación añadida a las víctimas y a sus familiares y compañeros.

Era cuando los gobernadores civiles escondían los cadáveres de quienes habían muerto a sus órdenes y los párrocos de Setién prohibían que los féretros de militares, policías y guardias civiles asesinados entrasen en la iglesia envueltos en la bandera.

El cumplimiento de la orden era inflexible. En 1983 un policía fue asesinado en Oyarzun. El funeral, en la catedral del Buen Pastor, contaba con la presencia del obispo de San Sebastián. A un coronel le pudo la indignación y cubrió al caído con la enseña nacional. El sacerdote oficiante interrumpió la ceremonia, que no continuó hasta que fue arrancada de nuevo de su lugar natural.

Sobra decir, porque todos lo vimos una y otra vez, que para los etarras y la ikurriña no estaba vigente esa norma.

Condenado a 30 años de cárcel el etarra que asesinó a Gregorio Ordóñez
La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado a 30 años de cárcel al etarra Juan Ramón Carasatorre por ser uno de los autores materiales del asesinato del dirigente del PP vasco Gregorio Ordóñez, perpetrado el 23 de enero de 1995 en un restaurante del centro de San Sebastián.
Madrid - Servimedia La Razón 12 Julio 2011

Los magistrados de la Sección Primera de lo Penal, presididos por Javier Gómez Bermúdez, han encontrado a Carasatorre culpable de un delito de asesinato en concurso ideal con un delito de atentado y con la concurrencia de la agravante de premeditación.

La sentencia hecha pública hoy por la Audiencia Nacional señala que Carasatorre y sus compañeros de comando causaron “intencionadamente la muerte de una persona a traición, cogiendo desprevenida a la víctima y sin posibilidad alguna de defenderse por su parte”. La resolución señala que, “aunque no se puede determinar con exactitud si fue él quien disparó sobre la víctima”, si se ha probado que Carasatorre intervino en “la ideación, en la decisión y en la ejecución” del asesinato, una acción terrorista que los etarras planificaron “con frialdad”.

Los magistrados de la Audiencia Nacional consideran probado que Carasatorre, junto con el que más tarde se convirtió en máximo dirigente militar de la banda terrorista Francisco Javier García Gaztelu, alias “Txapote”, y el etarra Valentín Lasarte, ambos ya condenados por estos hechos, decidieron asesinar al concejal del PP de San Sebastián.

Para preparar la acción terrorista, Lasarte estuvo vigilando los movimientos del concejal durante el mes de enero de 1995, anotando sus horarios de entrada y salida en el Consistorio donostiarra, y comunicó a sus compañeros del “comando Donosti” que la mejor hora para atentar contra el dirigente del PP vasco era a mediodía.

El 23 de enero de 1995, Lasarte observó sobre las 14.00 horas cómo Ordóñez abandonaba el Ayuntamiento y entraba en el restaurante “La Cepa”, acompañado por María San Gil, Enrique José Villar e Icíar Urtasun.

Lasarte se dirigió hasta el piso franco que el comando tenía en la ciudad y comunicó a “Txapote” y Carasatorre que en ese momento podían “ejecutar la acción”. Los tres terroristas se desplazaron hasta el restaurante.

Sobre las 15.15 horas, “Txapote” y Carasatorre entraron en el restaurante cubriéndose las caras y uno de ellos –los magistrados no pueden determinar cual- disparó a bocajarro a la nuca de Ordóñez, causándole la muerte. Los etarras huyeron del local a la carrera.

A la hora de condenar al etarra, el tribunal ha tenido en cuenta la declaración prestada por Lasarte tras ser detenido, en la que inculpó a Carasatorre en el asesinato.

Durante su declaración en la vista oral, celebrada el pasado 18 de mayo, Lasarte, etarra arrepentido que ha abandonado la disciplina de la banda terrorista, dijo no recordar ningún detalle de la acción terror

Círculo Balear denunciará al conseller de Educación por los hechos del IES Porreres
Según la fundación, el 90% de la enseñanza en las islas se imparte en catalán
 www.lavozlibre.com 12 Julio 2011

Madrid.- La Fundación Círculo Balear (FNCB) ha anunciado que presentará una denuncia contra la Consellería de Educación “para que abra una investigación y depure responsabilidades, tanto de los anteriores titulares educativos, como de la inspectora de la zona Carme Martorell, y el jefe de inspección, Miquel Sbert”.

La denuncia se produce después de saberse que Martorell ignoró hasta tres informes de docentes del Instituto Porreres que denunciaban haber recibido presiones y amenazas de alumnos y otros profesores por impartir asignaturas en castellano. Martorell no sólo hizo caso omiso de los informes, sino que además pidió a los denunciantes que tradujeran los textos de denuncia al catalán. Uno de ellos se encuentra de baja por depresión y ansiedad, provocadas por la presión de la inspectora.

De acuerdo a FNBC, estos hechos prueban que “el adoctrinamiento nacionalista está presente en la mayoría de los centros educativos de Baleares” y que es “alentado principalmente desde los departamentos de catalán con el respaldo necesario del sindicato pancatalanista STEI, y todo ello avalado por una normativa que vulnera los derechos y las libertades de padres, alumnos y profesores no catalanistas”.

La FNCB acusa a este sindicato y la Consellería de “actuación antidemocrática” y “dejación de funciones”, particularmente de sus dos último titulares Barbara Galmés y Bartomeu Llinás.

Desde la Fundación confían que el nuevo conseller, Rafael Bosch, del PP, “tome cartas en el asunto e inicie las actuaciones correspondientes”, que pasarían por poner fin a la actual normativa y, más concretamente, “el decreto de mínimos de 1997” que, según la FNCB, “impone la inmersión lingüística en catalán e infringe al reiterada jurisprudencia del Tribunal Supremo que establece que el español debe ser lengua vehicular en la etapa educativa”.

Según la FNCB “la inmersión lingüística en catalán es utilizada como medio político para adoctrinar en el odio y la discriminación” y afirma que “en el 90% de los centros educativos se imparte obligatoriamente toda la enseñanza en catalán” y que “la situación denunciada en el IES Porreres se repite en otros institutos y centros educativos”.

LA LUCHA CONTRA ETA
Localizados en Francia tres zulos de ETA con gran cantidad de armas y explosivos

Se encuentran en la región de los pirineos atlánticos
EFE La Voz 12 Julio 2011

La Policía francesa ha localizado tres zulos de ETA en la región de los Pirineos Atlánticos, en los que la organización terrorista podría esconder explosivos y otro material para la comisión de atentados, han informado a Efe fuentes de la lucha antiterrorista.

La localización de estos tres nuevos zulos de ETA en Francia ha sido fruto de la información recabada en anteriores operaciones contra la dirección de la banda, que la Guardia Civil ha facilitado a las fuerzas de seguridad francesas.

Tras la ubicación de los escondites en el suroeste francés, cerca de la frontera con España, los agentes galos han procedido a inspeccionar el interior de los zulos.

A la espera del análisis del material que se encuentre, una de las posibilidades con las que trabajan los investigadores es que estos zulos estuvieran «abandonados» y que la organización terrorista ya no utilizara los escondites.

Con estos tres nuevos zulos, ya son cinco los encontrados en Francia el último año.

Los pasados días 4 y 16 de enero fueron descubiertos dos almacenes más en las localidades de Toulousse y Dramelay que guardaban unos bidones, tres contenedores de plástico, dos armas largas y munición.

No obstante, el principal arsenal de explosivos hallado en el país galo fue descubierto el 6 de abril de 2009, cuando se localizaron 500 kilos de amonitrato o nitrato amónico y polvo de aluminio, que estaba en una cochera supuestamente utilizada por ETA en la localidad de Grenoble.

En España, la incautación de explosivos más importante llevada a cabo este año tuvo lugar el pasado mes de abril en dos caseríos de Legorreta (Guipúzcoa) y en tres zulos en la localidad guipuzcoana de Zegama y Azpiroz y Baraibar, ambos en Navarra.

En total, la Guardia Civil intervino en esta operación contra el comando «Erreka» 1.600 kilos de explosivos.

Recortes de Prensa   Página Inicial