AGLI

Recortes de Prensa   Jueves 14 Julio 2011

 

Cuándo acabará la crisis
Cuando cambie el modelo y tengamos un Gobierno eficaz, lo contrario que este.
Ramón Tamames www.gaceta.es 14 Julio 2011

En mayo de 2009 publiqué un primer libro sobre la situación económica que aún perdura: Cómo salir de la crisis. Análisis y soluciones (Edaf). Dos años después, llega un segundo trabajo que he titulado ‘Cuándo y cómo acabará la crisis. Tractatus Logicus Economicus’, que edita Turpial, inaugurando una colección de libros, con diseño y dirección de Mariano Martínez y Javier Barbero. Mi nuevo libro me lo planteé como un esquema rápido de las cuestiones principales de la segunda fase de la crisis, en una secuencia lógica lo más hilvanada posible. Y de ahí el subtítulo del escrito, Tractatus Logicus Economicus, inspirado en el formato que Ludwig von Wittgenstein adoptó para su Tractatus Logicus Philosophicus (1921). Si bien es cierto que, en la fase final de elaboración, el efecto Tractatus se perdió en pro de una prosa más legible.

El libro se contextualiza con el escenario internacional, en su doble círculo de globalización (con EE UU y China como principales protagonistas), y del ámbito europeo; en una cierta situación de Veintisiete países en busca de un proyecto común, al modo de Pirandello con sus Seis personajes en busca de autor. Esos dos contextos suscitan la cuestión de los problemas de productividad y competitividad que padece España. La peseta se marchó en 1998, y desde entonces siempre tenemos un ojo puesto en el euro, sobre todo últimamente en lo que concierne a la prima de riesgo, por los posibles contagios de Grecia, Irlanda, Portugal… y lo que venga.

En cuanto a la dinámica de la crisis, digamos que nuestro Gobierno no supo apreciar la gravedad de la burbuja inmobiliaria y financiera, al pasar de 300.000 viviendas iniciadas anualmente a más del doble (650.000 en 2007), con una ulterior caída en picado hasta 60.000 en 2010. Vanamente se dijo que la industria y los servicios sustituirían a la construcción y que en ningún caso se llegaría a los tres millones de parados. Sin apreciar que el gran avance de esos dos sectores había sido resultado del propio boom inmobiliario. De manera que se pasó del 7% al 21% de paro sobre población activa, con 2,5 millones más de desocupados; y toda una serie de elementos a tener en cuenta que se explica en el libro: caída de la demanda global; reducción de los ingresos fiscales; aumento de la emisión de deuda pública para pasar del 34% al 60% del PIB; disminución de las inversiones; drástica contracción del crédito; y crisis de todo el sistema de Estado de bienestar y autonómico, por los recortes para atender los requisitos impuestos por el Eurogrupo, el BCE y el FMI.

La crisis ha sido y está siendo grave. La que más desde 1959, cuando con el Plan de Estabilización España se incorporó a la economía tipo OCDE; después de tres décadas de depresión, Guerra Civil y autarquía. Y, si la crisis iniciada en 2008 ha sido grave, su gestión por el Gobierno ha sido pésima. No se realizaron reformas en la época de bonanza por razones electoreras y el Gobierno ignoró la crisis durante más de un año. Las primeras medidas adoptadas no tuvieron ningún sentido y se retrasó la disciplina presupuestaria hasta el último momento, ya al borde del contagio en la Eurozona. Se hizo todo a medias: reforma laboral, convenios colectivos, pensiones. Siempre en connivencia con unos sindicatos retardatarios, con el resultado de prolongar la agonía económica. No se acometió con decisión una crisis que todavía presenta serias dificultades, como lo demuestra la sequía de créditos. No se hizo nada para ir reduciendo el stock de viviendas sin vender, que mantiene deprimido el sector de la construcción. Se recortaron inversiones, en tanto que se mantuvo el derroche público y no se planteó la reforma de las Administraciones públicas y la plétora de empleados en ellas. El Gobierno no se planteó seriamente la lucha contra la corrupción, así como para acabar con los derroches e inversiones en infraestructuras de bajísima rentabilidad. Y la carga de prestaciones por paro, nunca se intentó metabolizar en creación de empleo.

La cuestión es cuándo acabará la crisis: el PSOE espera el milagro de una recuperación internacional en la que creyeron, y que no llega por un EE UU con serios problemas de deuda, paro y lenta recuperación, y una China al borde de la burbuja inmobiliaria, con inflación y problemas sociales. La verdadera salida de la situación en que nos encontramos sólo cabe plantearla con un radical cambio de modelo, como sucedió en las mayores crisis anteriores: 1959, con la liberalización económica; 1977, con la democratización de las instituciones merced a los Pactos de La Moncloa; 1986, a base de la primera euroglobalización; y 1998, con el euro y la nueva cultura financiera de Maastricht: bajo déficit público, menor inflación, intereses bancarios menores y amortización de deuda.

Ahora, más que nunca, el modelo tiene que cambiar: flexibilización laboral, freno a la desagrarización y la desindustrialización, reforma del Estado autonómico, mayor incidencia en el espíritu de empresa y un Gobierno más eficaz y eficiente. Precisamente lo contrario de la alternativa Rubalcaba: pseudoizquierdismo táctico, fantasías morunas varias, etc.

*Ramón Tamames es economista y catedrático de Estructura Económica.

Por dignidad, dimisión
Editorial www.gaceta.es 14 Julio 2011

El auto de procesamiento de la cúpula policial de Rubalcaba, director general incluido, por el caso Faisán es una alentadora noticia tanto desde el punto de vista de la Justicia, como de la democracia, y del Periodismo. De la Justicia, porque es un trascendental paso adelante para esclarecer uno de los mayores escándalos de la historia reciente: el chivatazo de la Policía a una banda con casi mil muertos encima; de la democracia, porque pone contra las cuerdas a los superiores políticos de unos mandos policiales que no pudieron tomar tan grave decisión por su cuenta y riesgo; y también es un éxito periodístico, porque la noticia procesamiento la adelantó LA GACETA que, junto con Intereconomía TV, ha informado durante los últimos años sobre el Faisán, mientras la vía judicial permanecía atascada y la parlamentaria era tomada a chacota por el entonces ministro Rubalcaba.

Que un juez de la Audiencia Nacional, como Ruz, acuse a la cúpula policial, director general incluido, de un presunto delito de colaboración con banda armada y revelación de secretos, debería implicar en un Estado de derecho digno de tal nombre la dimisión automática del jefe de Seguridad del Estado –y, desde hace 48 horas, ministro del Interior–, responsable jerárquico de quienes dieron el chivatazo; y también la inhabilitación como candidato del PSOE de quien estaba en el vértice del ministerio, Rubalcaba. No lo harán, pero hay motivos de sobra. En primer lugar, porque el hecho de que el juez no haya imputado a Camacho no implica que el caso esté cerrado: la Sala de lo Penal podría imputar al actual ministro si encuentra nuevos indicios. No hay que olvidar que el número de su móvil fue uno de los que recibió llamadas de los imputados. Y, en segundo lugar, porque la relación del director general de Policía o el jefe superior en el País Vasco con Camacho y Rubalcaba era algo más que de dependencia jerárquica cuando se produjo el chivatazo: eran su equipo de confianza en un frente estratégico. Y tan estratégico: el aviso a los pistoleros se produjo en mayo de 2006 en el marco de una negociación con ETA, decisión que nadie puede creerse que tomaran por libre los policías imputados. El propio chivatazo fue exhibido por los interlocutores gubernamentales como una prueba de buena disposición del Ejecutivo, tal como consta en las actas de la banda.

Las piezas del puzzle encajan si recordamos la sospechosa desidia de Garzón a la hora investigar el chivatazo; o el empeño de la Fiscalía por echar tierra sobre el asunto, mientras el Gobierno concedía un blindaje de servicios especiales a Camacho para cuando deje la política y regrese a su profesión de fiscal. Todo lo cual se inscribe en el encaje de bolillos que ha permitido el regreso de ETA a las instituciones.

Pero al margen de que la investigación judicial siga su curso, se desprenden unas responsabilidades políticas que Rubalcaba y Camacho deben asumir. Como dijo Sáenz de Santamaría, el rompecabezas forma la cara del actual candidato socialista. Y Gil Lázaro dejó claro en una entrevista a LA GACETA que “en términos políticos hay indicios de que Rubalcaba es la X del Faisán”. Pero, como en el caso GAL, de momento los únicos que van a saldar cuentas con la Justicia son los cabezas de turco policiales.

¿Será capaz Antonio Camacho de seguir haciendo chistes malos, como su antecesor, ante los requerimientos del tenaz Gil Lázaro en la sesión de control? Después del procesamiento del juez Ruz sería tentar al diablo, parafrasear al plagiario de Amaral, porque está claro que ni Pamiés ni Ballesteros ni García Hidalgo son nada sin Camacho, y este no es nada sin Rubalcaba.

El sucio ejemplo del zapaterismo en desbandada
Francisco Rubiales Periodista Digital 14 Julio 2011

El zapaterismo agoniza ofreciendo a los españoles ejemplos deplorables de egoísmo, elitismo y desprecio al bien común. En lugar de otorgar prioridad absoluta a la búsqueda de soluciones para el drama de España, un país que cada día se acerca más al abismo de la quiebra y el fracaso, los gobernantes socialistas están obsesionados por mantenerse en el poder, agrupar a los suyos, disputarse el control del partido y recuperar la identidad como fuerza de izquierda, demostrando que para el PSOE e más importante el poder que España, el partido que la sociedad.

Cuando la convocatoria de elecciones anticipadas se ha convertido ya en un clamor de la mayoría de los ciudadanos, ellos están en otra onda. Cuando resulta evidente que los mercados no confían en el gobierno de Zapatero, se apalancan en el poder, rechazando la única salida democrática y decente al problema, que es dar la palabra al pueblo soberano para que hable en las urnas y elija a los que deben dirigir el país en el proceso de recuperación. Hasta se aprecian ya roces y enfrentamientos entre Zapatero y Rubalcaba, luchas que, en las actuales circunstancias de emergencia nacional, son obscenas.

Están en desbandada y buscan acomodo en las instituciones españolas y mundiales. Casi todos los organismos reguladores españoles están en manos de socialistas. Bibiana Aido se ha colocado en la ONU, quitando el sitio a profesionales mejor preparadas y con mejor curriculum. Moratinos, tras haber fracasado como ministro de exteriores, ha fracasado también en su asalto a la FAO.

Ni siquiera han pedido perdón por sus errores, por haber conducido a la sociedad española hasta la pobreza y el descrédito mundial. Para colmo de males, someten los destinos de España a una inoperante y absurda bicefalia, sin que nadie sepa a ciencia cierta si el que manda es Zapatero o Rubalcaba.

España es un juguete roto en manos de estos socialistas en desbandada, aterrorizados ante la terrible travesía del desierto que se les avecina. Se niegan a anticipar las elecciones, pero resistir hasta la primavera de 2012 en el gobierno, hundiendo al país cada día un poco más, significa, con seguridad, el hundimiento final del socialismo, que conseguiría menos de cien escaños en el Congreso.

El futuro del socialismo español es casi tan terrible como el de España bajo su gobierno. Un partido que ha renunciado a las ideas para convertirse en una oficina de reparto de puestos de trabajo y de privilegios entre los suyos carece de resistencia y solvencia ante la escasez y la crisis. ¿Cómo va a sobrevivir el PSOE sin poder gobernar ni repartir dinero público entre los suyos, cuando ese reparto de dinero y privilegios ha sido la columna vertebral del partido en los últimos siete años?

Hay quien dice que resisten en el poder, en contra de la voluntad popular, sólo para situar a los suyos en puestos de supervivencia y para llenar bien las alforjas para que la travesía del desierto sea más llevadera, pero esa actitud, si fuera cierta, sería de una vileza que ni siquiera sus enemigos más acérrimos podrían imaginar.

La excusa de que permanecen en el poder para culminar el proceso de reformas es falsa e hipócrita porque en realidad las reformas que hacen son tan suaves que no surten efecto alguno. La reforma laboral no ha generado empleo; las medidas de austeridad no han detenido el hundimiento de la economía, los recortes no han convencido a los mercados, ni la supresión de servicios y ventajas sociales ha tranquilizado a los inversores internacionales. Lo de Zapatero es puro teatro en espera de un milagro exterior que haga retornar al mundo por la senda de la prosperidad. Toda la filosofía del zapaterismo en estos momentos es esperar hasta que Alemania, Francia, China y Estados Unidos tiren del carro y España vuelva a ser una economía viable. Si eso ocurriera, veríamos a un Zapatero fatuo afirmar que sus medias han dado resultado y que su lucha contra la crisis ha sido un éxito.

La sociedad española, acobardada y miedosa, debería rebelarse y exigir a los sátrapas que abandonen el poder y que dejen de causar más daño a la nación, abrigando a Zapatero y a su banda a que devuelvan el poder al pueblo, que debe pronunciarse con urgencia en las urnas para resurgir o, al menos, para corresponsabilizarse de la catástrofe.

Voto en Blanco

A Rubalcaba sólo le quedan los nacionalistas para evitar la debacle
José Antonio Gundín  El Semanal Digital 14 Julio 2011

El candidato del PSOE arranca lastrado por el Gobierno de Zapatero, la herencia de las autonomías socialistas y la corrupción de la "ceja" agrupada en la SGAE.

Todo el pescado está vendido y ya sólo resta esperar a septiembre para que las maquinarias electorales echen a rodar con frenesí. Zapatero ya ni se molesta últimamente en desmentir un adelanto electoral, tal vez porque es una decisión que no depende de él, sino de Rubalcaba. Y el candidato socialista no parece dispuesto a ser arrastrado a las profundidades del abismo por un Gobierno que ni culmina las reformas ni calma los mercados ni devuelve el ánimo a los votantes socialistas. Es un Gobierno ni-ni y el proceso de descomposición se está acelerando tan vertiginosamente que un día parece una semana y una semana es como seis meses. No hay más que observar las mandíbulas sedientas de los especuladores para saber dónde está el cadáver.

La última carta que para ganar tiempo esperaba jugar Rubalcaba era la del desgaste de las comunidades autónomas gobernadas por el PP, enfrentadas a la dramática tarea de recortar gasto social, echar a miles de contratados y adoptar otras medidas igualmente impopulares. El mensaje a difundir desde Ferraz era de libro: "Veis lo que están haciendo en las autonomías, pues eso harán en toda España si ganan". Pero lo que está aflorando bajo las alfombras de Castilla-La Mancha y de Extremadura en estos primeros compases es demoledor para las expectativas socialistas: muchas más deudas y más enjuagues de los que nadie de buena fe podía suponer y que el Gobierno de la nación tenía la obligación de fiscalizar con rigor. Al igual que ya sucedió en Cataluña, donde el socialista José Montilla dejó un déficit tres veces mayor que el divulgado oficialmente, la credibilidad de los dirigentes regionales del PSOE que han gobernado durante décadas es tan desastrosa que Génova tiene muy fácil replicar a Ferraz: "¿También el Gobierno de la nación nos estará ocultando las cuentas reales?"

Tampoco podrá contar Rubalcaba con esa peculiar camarilla de la "ceja" que tan eficientes servicios prestó a Zapatero en sus dos elecciones generales. El basural de corruptelas en el que según los indicios ha devenido la SGAE ha desactivado de un plumazo a esos profesionales de la subvención que se enfangaron en una batalla partidista sin precedentes. Desde luego, al PP le sopla el viento de cara y ni en sueños pudo imaginar una baza tan importante como el hundimiento de la SGAE cejijunta por dar cobijo y mando a vulgares chorizos. Tres años acosando sin misericordia a Camps por dos trajes y resulta que los adalides de la honradez ignoraban u ocultaban lo que sucedía en su propia finca.

¿Y qué decir del comunicado de ETA reivindicando la legalización de Bildu? No era ese el comunicado que esperaba Rubalcaba, ni mucho menos.

Llegados a este punto, la baza principal que le queda al candidato socialista, aparte de esos siete millones largos de votantes fieles que siempre votarán al PSOE así truene o nieve, es el nacionalismo. PNV, CiU, BNG y CC serán los grandes aliados de Rubalcaba porque persiguen un mismo y único objetivo: que Mariano Rajoy no obtenga mayoría absoluta. En este envite, el dirigente del PSOE se juega su propia continuidad al frente del partido. Si el PP arrasa y consigue mayoría absoluta, a Rubalcaba no le quedará más salida que la bien merecida jubilación. Pero si logra su propósito y Rajoy se ve obligado a pactar con los nacionalistas, Alfredo P. habrá salvado a su partido de la catástrofe y será investido como líder indiscutible con la misión de recuperar el Gobierno en cuatro años.

Pero de todo esto se hablará, si antes los mercados financieros no nos llevan al abismo, cuando llegue septiembre.

Patada al diccionario
«El juicio sesgado sobre las más de 40.000 biografías del magnífico “Diccionario Biográfico Español” nace de una sola de sus entradas —la referida a Franco—, que ha enfurecido a algunos pirómanos mentales que ignoran las demás entradas desde la manipulación de la realidad»
POR JUAN VAN-HALEN ABC 14 Julio 2011

LAS Juventudes Socialistas están prohijando una campaña que responde al título, nada académico, de «Dale una patada al Diccionario», contra el monumental «Diccionario Biográfico Español» elaborado por la Real Academia de la Historia. Exigen la retirada de los 25 volúmenes editados, la paralización editorial de los restantes 25 y la dimisión de Gonzalo Anes, director de la Academia y uno de nuestros más prestigiosos historiadores; un lujo. En este desnortado asunto padecemos un disparate sobre otro.

En 1991 se publicó un antecedente del actual «Diccionario Biográfico Español» que ahora ha causado esta polémica artificial y bobalicona: el «Diccionario Biográfico» dirigido por Miguel Artola, reconocido historiador y miembro de la Real Academia de la Historia. Este «Diccionario» fue financiado por el Ministerio de Cultura siendo ministro Jorge Semprún, y presidente del Gobierno Felipe González. En la entrada, «Franco» no se dice que fuera «dictador» ni siquiera «autoritario». No se produjo entonces ninguna polémica. ¿Por qué ahora sí? Está claro: el presidente Zapatero ha desbocado la llamada «memoria histórica» y cualquier despropósito se cobija bajo su bien subvencionada sombrilla.

La Real Academia de la Historia se fundó en 1738 por Real Cédula de Felipe V. Desde entonces, en sus cerca de trescientos años de rica trayectoria, nunca se había producido una polémica como esta. Al menos por ello el hecho no debe ser tomado a la ligera.

Recientemente la Comisión de Educación del Senado debatió una moción, defendida por el senador Joan Saura, dirigente de ICV y ex consejero de Maragall y de Montilla, en la que se pedía, en la senda de los cachorros del PSOE, la retirada del Diccionario, su paralización editorial y, además, que la Academia hiciese pública una rectificación por «manipular la Historia, ensalzar la valentía del caudillo y ocultar la represión del régimen franquista». Nada de eso es cierto en el sentido que se le quiere dar.

Es obvio que ni los jóvenes socialistas ni el defensor de la moción senatorial han leído el Diccionario. Porque si conociesen la obra y no hablasen de oídas se trataría sencillamente de una burda manipulación para engañar a los incautos o desinformados.

Jorge Semprún, al que recientemente hemos perdido, que tenía buenos motivos para saberlo, denunció hace tres décadas en su «Autobiografía de Federico Sánchez» la memoria sesgada: «Te asombra una vez más cómo funciona la memoria de los comunistas. La desmemoria, mejor dicho. Te asombra una vez más comprobar qué selectiva es la memoria de los comunistas. Se acuerdan de ciertas cosas y otras las olvidan. Otras las expulsan de su memoria. La memoria comunista es, en realidad, una desmemoria, no consiste en recordar el pasado, sino en censurarlo. La memoria de los dirigentes comunistas funciona pragmáticamente, de acuerdo con los intereses y los objetivos políticos del momento. No es una memoria histórica, testimonial, es una memoria ideológica».

Joan Saura, defensor del alegato senatorial contra el «Diccionario», inició joven su vida política en el Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC). Por su trayectoria personal es seguro que el senador conoce, probablemente haya asumido y, por su moción, parece que sigue asumiendo, aquella consideración de la Historia que denunció Semprún, que consiste en que los hechos históricos no fueron como en realidad fueron sino como se desea que hubiesen sido. Según Semprún, lo que no responde a ese patrón se manipula, se censura, se denuncia y se persigue. Es la apuesta totalitaria.

Ya en el I Congreso del PSUC, celebrado en Francia en 1956, se aprobó «la política de reconciliación nacional». Pero ya sabemos que el cielo está empedrado de buenas intenciones. La hermosa idea de la reconciliación supone respeto a las ideas ajenas y a la libertad de creación, y es una posición diametralmente opuesta a la manipulación de la verdad y de la opinión de los demás. «Tu verdad no; la verdad / y ven conmigo a buscarla. / La tuya guárdatela», que aconsejó don Antonio Machado.

Querer dar clases de Historia a los académicos de la Historia resulta al menos chocante. Pedir la desaparición de la Academia porque es «una institución vieja», como han hecho algunos radicales hueros, nos llevaría, por ejemplo, a derribar las murallas de Ávila, el acueducto de Segovia, la Alhambra de Granada, o a quemar los jugosos recuerdos del pícaro Guzmán de Alfarache.

La resurrección de un nuevo «Index Librorum Prohibitorum», creado en el siglo XVI por la Sagrada Congregación de la Inquisición, desde un canon distinto pero canon al fin, es una memez o algo peor. El juicio sesgado sobre las más de 40.000 biografías del magnífico «Diccionario Biográfico Español» nace de una sola de sus entradas —la referida a Franco—, que ha enfurecido a algunos pirómanos mentales que ignoran las demás entradas desde la manipulación de la realidad. El «Diccionario» es una obra sinfónica, no un solo de trompeta.

Por ejemplo, estos nuevos inquisidores silencian, porque no les conviene recordarlo o porque lo ignoran, que la biografía de Marcelino Camacho la firma José Balbino Mora, de la Fundación 1º de Mayo; que la de Nicolás Redondo Urbieta es obra de Rubén Vega, de la Fundación 1º de Mayo; que de la de Felipe González es autor el ex director de «El País» y reconocido amigo del ex presidente; que la de Buenaventura Durruti la firma el historiador anarco-sindicalista Diego Camacho Escámez; que la de Domingo Malagón Alea se debe a Victoria Ramos Bello, directora del Archivo Histórico del Partido Comunista de España; que la de Pablo Iglesias la firma Joan Serrallonga, autor del libro «Pablo Iglesias. Socialista, obrero y español»; que la de Tarradellas se debe a Josep María Bricall, consejero del primer Gobierno provisional de la Generalitat; y que Susanna Tavera, experta en anarquismo y autora de una monografía de Federica Montseny, firma su biografía... Y así podrían seguirse citando biografiados y biógrafos, pero solo podrían hacerlo quienes conozcan realmente el «Diccionario Biográfico Español» y no solo referencias ignorantes o intencionadas. O ambas cosas.

En el «Diccionario» escriben las biografías autores competentes en los biografiados. Por ello el autor de la entrada dedicada a Franco, que ha resultado polémica, es el reputado historiador Luis Suárez Fernández, al que se debe la obra «Franco y su tiempo». Tal ocurre con las biografías de Marcelino Camacho, Nicolás Redondo Urbieta, Felipe González, Buenaventura Durruti, Domingo Malagón, Pablo Iglesias, Josep Tarradellas, Federica Montseny y tantos otros personajes. Pero ese conocimiento cercano, incluso esa afinidad entre biógrafos y biografiados, no ha causado ninguna inquietud ni ha movilizado ninguna patada al «Diccionario».

He escrito media docena de biografías para el «Diccionario» sobre personajes liberales del siglo XIX. Como conocedor del mecanismo seguido en su laboriosa confección considero injusta y desproporcionada la generalización de ataques de trazo grueso que está recibiendo. Lo que procede en justicia es felicitar a la Real Academia de la Historia y a Gonzalo Anes, su director, por la decisión de afrontar un enorme esfuerzo que se ha visto coronado por el éxito. Es una obra elogiada por los historiadores, que conocen su dificultad, y denostada en su conjunto y sin matices por quienes no asumen la Historia y solo se emplean en el ejercicio inútil de reescribirla a su gusto. Pero por las páginas de la Historia no se puede pasar impunemente una goma de borrar.

Amenazar con patadas para impedir el conocimiento de la Historia y fomentar su confusión es usar las extremidades y no la cabeza, que puede resultar propio de las cuadras o de los rifirrafes tabernarios, según los casos, pero no de supuestas iniciativas intelectuales. Y que se dé carta de naturaleza a tal despropósito desde las Juventudes Socialistas, organización juvenil de un partido responsable nada menos que del Gobierno del país, resulta frustrante y como mínimo produce tristeza.

Hay que leer más y huir de la manipulación y de la mentira. No se debe utilizar la Historia desde la frivolidad.

JUAN VAN-HALEN ES ACADÉMICO CORRESPONDIENTE DE LA HISTORIA

La lengua-herida
Jesús Royo Arpón www.lavozlibre.com 14 Julio 2011

La inefable Pilar Rahola, tan locuaz ella, es una mina inagotable, da para muchos artículos. Con locuaz quiero decir que habla más que piensa, que se nutre de tópicos desecados y liofilizados hace muchos años, y que sus argumentos parece como si los trajera preparados ya desde casa, y los suelta al buen tuntún, tal como salen, “tal com raja”. Su artículo “La lengua herida”, en La Vanguardia del pasado 8 de julio, es un resumen, otro más, del infinito y cansino bucle melancólico del nacionalismo, siempre lo mismo: Cataluña y España, David y Goliat, el dragón y Sant Jordi, el Estado depredador y la resistencia tenaz de un pueblo sabio, orgulloso y tozudo que “no vol morir”. Y la lengua, la pobre lengua, es la flor delicada y sublime a punto de ser pisoteada por las pezuñas de los bárbaros, las altivas mesnadas castellanas. Es la lengua herida, menospreciada y masacrada por la sinrazón. No exagero. Véanlo, textualmente: ”los catalanes vivimos en un Estado que ni quiere ni garantiza la normalidad en el uso de los idiomas que lo configuran, eternamente preocupado por la idea de que el imperio territorial se basa en el imperio de la lengua”… “España desprecia las lenguas diferentes al castellano”, “pone en jaque su supervivencia”, “potencia su degradación”… “(Sólo da un) papel residual a las otras lenguas del Estado, sin aceptar ni entender que se trata de un patrimonio cultural extremadamente valioso”… “España siempre se ha concebido como un estado-lengua y de la mano del idioma ha impuesto una manera de entender el mundo”…“Este idioma-Estado se ha impuesto por la violencia en las épocas tiránicas…pero las lenguas han sobrevivido de manera tozuda y resistente a la dictadura”…“Lingüísticamente hablando, España es un país depredador…un Estado que desprecia los otros idiomas que no sean el del imperio. Los desprecia tanto que no le importa que desaparezcan.”

Esto ya no es que la lengua esté herida, sino que la lengua es la herida. Herida no como adjetivo, sino como substantivo. Es la herida que nos permite dar lástima, como la amputación que exhibe impúdicamente el pordiosero, con la que se gana el sustento diario. Es una herida-negocio, que nos da derecho a la subvención permanente, a la prioridad institucional, a la excepción merecida. Como diría el castizo Pujols: nos da derecho a ir por el mundo sin tener que pagar en los restaurantes ni en los hoteles. ¿Usted habla una lengua minoritaria o en peligro? Pues nada, no se apure, el mundo está en deuda con usted, y en consecuencia la plaza es suya, la subvención es suya, puede usted saltarse las normas de equidad impunemente.

Sinceramente creo que otro discurso es posible. Un discurso racional, igualitario, sin mitos, sin trampas. España quizá es un estado depredador, pero los catalanes lo hemos sido con él, y en primera línea: acordémonos del tradicional comercio de esclavos de los mercantes del Maresme, del exterminio de los indios de Rapanui, a cargo de un marino del Masnou, del acopio de capital amasado con sangre negra en los ingenios de Cuba y Puerto Rico. Acordémonos de que, vía comercio, y vía concesiones estatales, los industriales catalanes se han hecho con las plusvalías generadas en la “atrasada España”. Es cierto que la lengua catalana fue perseguida, pero a menudo por los propios catalanes. Y en todo caso, eso no autoriza a pedir una pensión vitalicia. Ni a reclamar una patente de corso con la que negar los derechos lingüísticos a los castellanohablantes.

No concibo que el discurso de Pilar Rahola, el más común entre nacionalistas, sea tenido como un honor de la lengua catalana. No me entra en la cabeza. Al revés, creo que es un discurso ofensivo para el catalán. La excepción, la prioridad, el uso preferente, no es la gloria del catalán. Ni de ninguna lengua. Lo honorable es la igualdad, y la libertad. La cooficialidad que define la Constitución es más respetuosa con el catalán que la excepción y la prioridad que reclama el nacionalismo.

Españoles por el mundo
Juan Vicente Santacreu Periodista Digital 14 Julio 2011

Hoy no voy hablar de política, ni del Gobierno, ni del PP ni del PSOE, ni de cómo los sindicalistas de una sentada se gastan en una comida el presupuesto de vacaciones de toda una familia. Hoy sólo voy hablar de las vacaciones típicas de un español cuando tiene arrestos para salir por Europa a conocer otras cosas al margen de sus señas de identidad y de sus raíces profundas. Porque españoles profundos, haberlos “haylos”. Nosotros, es decir; mi mujer, mi hija y yo, todos los veranos cogemos el coche y os prometo que sin preparar ni reservar nada, enfilamos para el norte y no paramos hasta llegar a Europa. Porque hoy más que nunca, Europa empieza en los Pirineos, eso os lo puedo garantizar.

Si viajas por libre sin que nadie te organice la vida, es cuando descubres la verdadera idiosincrasia del Europeo; su forma de pensar, sus libertades, costumbres, tradiciones, etc. Ahora bien, si lo que te gusta es que te organicen la vida, para eso vas a una agencia de viajes o te quedas en España. Aquí tienes expertos en organización, Rajoy y el perezoso Rubalcaba están obsesionados en dirigir y controlarte tu vida desde que te levantas hasta que te acuestas y qué lengua tienes que utilizar, cuándo y cómo puedes mear.

Yo sé que es complicado lanzarse a la aventura por Europa. No todos tienen el coraje y no todos tienen la preparación, porque imaginaos a un gallego profundo con su portugués mal hablado intentando recabar información en una oficina turística. No es coña, lo he visto, lo he vivido. El verano pasado, estando en la oficina de Turismo de Brujas. Delante de nosotros se encontraba una pareja de españoles intentando aclararse con la “oficiala” Belga.

¿Cómo supe que eran españoles? Muy sencillo, llevaban gorrita, camiseta de publicidad, con su bolsito de bandolera y su mariconera respectivamente, y por supuesto con unos “piratas” homologados por la federación de horteras de España. Y para certificar su sello de identidad, llevaban sus correspondientes “chancletas”. La cola se estaba alargando, el tema se estaba liando y teniendo la seguridad de que eran españoles, me acerqué para ayudarles, pues aunque no hablo gallego, ni vascuence, ni catalán, hablo inglés y soy bilingüe en francés.

Pero no hizo falta mi demostración lingüística, la traductora hablaba perfecto español y sólo tuve que traducir a la “traductora” lo que esta pareja quería saber. Mi sorpresa fue que eran españoles pero no ejercían, eran gallegos y su español daba pena. Eran hijos de la “sodomización lingüística” de Feijoo y compañía.

La pareja, Benxamin y Antoñina, eran encantadores y rezumaron gratitud al sentirse ayudados. Todo su problema era encontrar el hotel Vanges de Brujas. La “oficiala” de turismo les enseñaba el mapa con el nombre en Flamenco de “Brugge” y ellos que lo tenían anotado en francés, insistían en que querían ir a “Bruges”. No había forma de aclarase, todo lo que preguntaban con su portugués hispánico, la traductora no alcanzaba a entender ni comprender.

Una vez aclarado el entuerto y ya relajados sabiendo que Brujas, Brugge o Bruges era lo mismo, nos sentamos a tomar unas cervezas en la plaza Markt o plaza Mayor. Lo cierto es que disfruté mucho en compañía de unos maravillosos imbéciles que no entendían como un topónimo podía llamarse de tres formas distintas. Mucho menos comprendían cómo la traductora de la Oficina no les entendía y menos aún, que no supiera gallego, pues el gallego es una lengua muy importante y gallegos los hay en los cinco continentes.

Yo no me suelo callar ni con mi padre, pero cuando estoy con mi mujer, que me domina y reprime mis aspavientos viscerales, me suelo contener y por ello, simplemente nos limitamos a asentir con la cabeza mostrando solidaridad con su queja.

Pero, ¿cómo podía explicarle a esta pareja que el gallego no sirve para nada?, que es una lengua pijama que sólo sirve para ir por casa. Además, imposible transmitirles que lo que hablan no es español ni es gallego y mucho menos portugués. Respecto a los topónimos -que no sabían lo que eran- tienen delito porque en “A-Galicia” no queda un solo topónimo sin mutilar. Y encima estos sujetos, llegan las elecciones y votan. Claro, votan lo que votan.

La historia podía terminar aquí, pero no, Murphy existe y lo dejó patente ese 22 de Agosto.

Estando los cinco sentados en la terraza, aparecieron en escena una pareja de españoles que venían paseando por la plaza. Éstos también llevaban el uniforme reglamentario; piratas, chancletas y un mapa en la mano. Al pasar por nuestro lado y oírnos hablar español, se detuvieron para solicitar ayuda, pues llevaban 6 horas buscando el coche que lo habían dejado al lado de un canal y no lo encontraban. Estos pavos no sabían que a Brujas se le conoce como la Venecia del norte.

Yo que soy muy abierto y el ofrecerme me cuesta poco, les dije que no hay problema, sé francés y sólo tenían que decirme alguna referencia que se acordaran cuando dejaron el coche. Les invitamos a sentarse un momento para aclarar la situación y al presentarse, ella lo hizo como Agnés y él como Agoztar. Mis niveles de tolerancia autonomista estaban rebasando los límites.

Tranquilamente les empecé a averiguar la vida y tras comprobar que ella hablaba catalán y él, vasco radical, les comenté que tenían mala suerte, sabiendo tres idiomas no les servía de nada. A todo esto, los gallegos sólo miraban, creo que hablábamos un español muy avanzado para ellos.

Por el desarrollo de la conversación y mi actitud pasotista con esta banda tribal, mi mujer que me conoce bien, puso punto final recordando que teníamos que visitar a unos amigos y debíamos irnos.

Al ponernos en pie, el Agotzar me dijo que si podíamos ayudarle antes de irnos, a lo que respondí que era muy tarde, pero seguro que pasaría por ahí algún vasco-francés y le ayudaría. Otra opción era buscar la Embajada Catalana y así justificar la millonada gastada.

Nos pusimos en pie, nos despedimos alejándonos viendo el espectáculo nacionalista formado por dos pares de dos. Una perfecta camada de imbéciles que jamás serán conscientes de sus limitaciones.

Como las paranoias autonomistas se curan viajando, posiblemente estos “Charlys”, cuando vuelvan a su ombligo del mundo cambien de actitud nacionalista y se curen, o posiblemente sigan igual, pensando que el mundo es demasiado complicado para ellos.

Así que si decides ir de vacaciones por Europa, no te olvides de los “pirata” y las “chancletas”, te imprimirá seña de identidad con buenas dosis de horterada. Todos sabrán que eres español y aunque no lo hables, algún compatriota te podrá salvar de algún entuerto. Y si además del Español sabes una lengua de verdad, te podrá ayudar más que tu lengua tribal.

Iguales y desiguales
¿Son iguales todas las víctimas? No siendo empíricamente iguales, como no lo son, las víctimas de la violencia ilegítima deben ser tratadas igualmente, es decir, son iguales por relación a sus derechos
J.M. RUIZ SOROA /www.diariovasco.com  14 Julio 2011

No puedo dejar de comprender a los dirigentes del Partido Popular cuando se rebelan contra la idea de que las víctimas del terrorismo sean igualadas con las víctimas de los abusos policiales o del contraterrorismo practicado durante años desde los aledaños del Estado. Porque tienen razón, sin duda, cuando alegan que ciertas fuerzas políticas reclaman esta igualación sólo para diluir la responsabilidad de los terroristas en un 'totum revolutum' en el que cualquier sufrimiento humano valga políticamente lo mismo y, de esta forma, la historia vasca de los últimos cuarenta años se escriba como un desencuentro desgraciado del que todos serían responsables. Y la responsabilidad de todos, es sabido, es la responsabilidad de nadie.

Pero comprender no significa estar de acuerdo: no puede aceptarse como correcta la división del universo moral vasco en víctimas del terrorismo y victimarios, excluyendo de toda consideración a las otras víctimas, a todos aquellos que han sido objeto de violencia ilegítima por parte de servidores del Estado. Entre otras razones, porque una tal exclusión cuestionaría de raíz los mismos valores sobre los que nos fundamos todos los que condenamos el terrorismo, incluidos los populares. La superioridad ética del Estado de Derecho se manifiesta, precisamente, en que no permite hacer diferencias cuando se habla de violaciones de la dignidad humana, ni justificarla en razones utilitarias de clase alguna, incluso las de combatir el terrorismo.

¿Son iguales todas las víctimas? Esta es la manzana de la discordia, y para salir de su negativo influjo quizás sea conveniente reflexionar un poco sobre la complejidad del concepto mismo de igualdad, que es un término cuya aparente simplicidad extravía fácilmente a quien lo utiliza. Porque la igualdad nunca es absoluta (dos cosas absolutamente iguales serían la misma cosa), sino relativa a algo.

La pregunta correcta no es ¿son iguales?, sino ¿son iguales respecto a qué? Y en este punto, se comprueba de inmediato que la igualdad puede significar dos cosas muy distintas: igualdad descriptiva e igualdad performativa. Un ejemplo: cuando las Constituciones proclaman que todas las personas somos iguales a pesar de ser distintas en nuestro sexo, raza, nacionalidad, condición y cultura, están afirmando algo que sólo puede entenderse desde esta distinción; puesto que están diciendo que las personas somos descriptiva y empíricamente desiguales, radicalmente desiguales, y sin embargo debemos ser tratadas de manera igual. Desigualdad en sentido descriptivo (ser), igualdad en sentido performativo (deber ser).

Pues bien, lo mismo sucede con la idea de igualdad aplicada a las víctimas: que no son descriptivamente iguales, que no son iguales los asesinados por ETA y los torturados por la policía, no son iguales los muertos por saltarse un control y los muertos por salir a tomar café, los muertos porque estorbaban a un proyecto político totalitario y los muertos porque había que combatir a ese proyecto como fuera, los muertos de los trenes de Atocha y los muertos en su refugio de Pakistán.

Hay un mundo de diferencias entre ellos, que es legítimo subrayar cuando se describe la realidad y cuando se actúa desde la política. Aunque también es cierta una cosa: que las víctimas de los excesos de los servidores del Estado nos interpelan a nosotros, a quienes defendemos a ese Estado de Derecho, con más acuciante exigencia que nuestras propias víctimas: porque, eso es lo terrible, son víctimas de una violencia ejercida torcidamente pero en nuestro nombre o en nuestro interés.

Pero no siendo empíricamente iguales, como no lo son, las víctimas de la violencia ilegítima deben ser tratadas igualmente, es decir, son iguales por relación a sus derechos. Todas tienen los mismos derechos, y no sólo en el plano de la justicia represiva o sancionadora. Todas tienen derecho a su reconocimiento, a ser restauradas en su dignidad mancillada, a la verdad pública de lo sucedido, al respeto a su memoria. Sólo con quienes además de víctimas son victimarios habrá que restringir ese derecho a la igualdad de trato, pues su propia doble condición no permite su reconocimiento genérico.

Y es que, al final, la diferencia esencial entre quienes asumen los valores del Estado de Derecho (pero los asumen 'en serio') y quienes viven en los valores de su tribu, su etnia o su ideología, radica precisamente en su diversa disponibilidad para reconocer la ilegitimidad de la violencia arbitraria y para acudir a los actos de reconocimiento a favor de sus víctimas. Sea Otegi sea Martín Garitano, ambos nos muestran la cara de quienes sólo reconocen a sus muertos o sus dolientes, los que no pueden condenar la violencia terrorista porque es 'la suya'. Nosotros, en cambio, no podemos sin contradecirnos hacer nuestra ninguna violencia ilegal. Todas las víctimas merecen el mismo trato igual. Es así de inevitablemente simple.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El riesgo de dar ventaja a ETA
Editoriales ABC 14 Julio 2011

ETA no desaprovecha ninguna oportunidad, ni el «proceso de paz» ni la sentencia del Tribunal Constitucional, para llevar su estrategia política a sus últimas consecuencias

EL comunicado de ETA publicado por «Gara» es un ejercicio práctico de la teoría de vasos comunicantes de la banda terrorista con la izquierda abertzale. Por este procedimiento, a menor capacidad operativa de los terroristas, mayor es el protagonismo de la izquierda abertzale; y a mayor intensidad de la violencia, menor presencia de Batasuna. Ahora toca la primera opción, porque, en efecto, ETA está débil, pero por esto mismo ha transferido el peso de su estrategia a Bildu, jugándoselo todo a la carta del Constitucional. Y como ganó Bildu, gana ETA, reforzada por los efectos diferidos de un «proceso de paz» que alcanza su mayor grado de indignidad al conocerse el auto que procesa al ex director general de la Policía, al jefe superior de la Policía en el País Vasco y un inspector —dependientes todos del actual ministro de Interior, Antonio Camacho, y del candidato socialista, Pérez Rubalcaba— de los delitos de colaboración con banda terrorista, revelación de secretos y encubrimiento.

Tras beneficiarse de las trampas de un «proceso de paz» cuyos detalles tendrá que aclarar la Justicia, los terroristas consideran que en las elecciones del 22 de mayo se «ha ganado la batalla política e ideológica de la ilegalización». Con la sentencia del TC sobre Bildu, y sin necesidad de atribuir a sus magistrados juicios políticos de intenciones, la estructura legal construida sobre la Ley de Partidos Políticos se ha venido abajo. ETA se jacta de lo mismo que denunciaban los informes policiales y el anterior ministro del Interior: Bildu está en su estrategia. Por tanto, ETA no dijo ayer nada que no hubiera manifestado en los meses previos a la creación de Bildu. De hecho lo reconoce en su comunicado, al relatar todas las iniciativas de la izquierda abertzaley de la propia ETA que han desembocado en este escenario. Pero el problema es que para el TC lo que ETA dijo y ahora vuelve a decir sobre Bildu no es más que «conductas ajenas» a esta coalición, que el Supremo calificó como mera prolongación de ETA/Batasuna. El blindaje legal dado por el TC a Bildu es inexplicable.

ETA no da un paso más en su último comunicado, porque no necesita darlo. Bildu controla Guipúzcoa, es la primera fuerza municipal vasca y lidera el nacionalismo. Y todo esto lo ha conseguido ETA al mismo tiempo que la Ley de Partidos Políticos se venía abajo y el Estado dejaba escapar la oportunidad de acabar, esta vez sí, con la banda terrorista. Su comunicado omite cualquier referencia a un cese definitivo e incondicional de la violencia. Tampoco menciona a las víctimas para pedir su perdón. Por el contrario, no fue casualidad que el comunicado se diera a conocer en el aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco. Como si fuera un aviso para incautos y tontos útiles, ETA se ha presentado como tutor del éxito de Bildu y se ríe de todos los españoles.

Los éxitos de ETA
Editorial www.gaceta.es 14 Julio 2011

Lo que desconocíamos es que en Madrid estaba camuflado el equipo del Constitucional.

Después de leer el comunicado de ETA, pasé todo el día esperando, con pocas esperanzas, la dimisión de Pascual Sala y la banda de los cinco. ETA atribuye los éxitos del nuevo momento político de Euskadi a “la ejemplar lucha que ha mantenido este país durante tantos años”. Y Pascual Sala, con su carne de gallina, sin dimitir. ETA, para mayor vergüenza de muchos otros, dice que ha tenido una iniciativa unilateral para abrir un nuevo tiempo: “Ahí se sitúan las propuestas, las movilizaciones populares, las iniciativas emprendidas por ETA o las alianzas tejidas… en estos últimos meses”. ¿Qué más necesitan que les diga ETA para reconocer que Bildu es una estrategia y un proyecto de ETA? ¿Pueden ser más caraduras y no dimitir? El Supremo sentenció que Bildu era una “estrategia de ETA”. La Policía y la Guardia Civil lo denunciaron y lo documentaron. Lo que desconocíamos es que en Madrid estaba camuflado el equipo del Constitucional, con Pascual Sala y cinco más que iban a atentar contra la memoria, la dignidad y la justicia de las víctimas, abriendo las puertas de los ayuntamientos y las diputaciones siguiendo “las iniciativas emprendidas por ETA”, como reza el comunicado.

Ayer fue un día de éxito para ETA. Emitió el comunicado en el que celebra sus éxitos mientras sigue armada hasta los dientes y en el que se dirige a la base social y a la militancia abertzale para que “siga trabajando con firmeza, con su habitual generosidad y con el aliento que dan los avances producidos”. Ahí siguen “trabajando” Pascual Sala y sus cinco laguntzailes o los procesados por colaboración con banda armada Víctor García Hidalgo, Enrique Pamiés y José María Ballesteros. ¿Asumirán su responsabilidad política Rubalcaba y Camacho? Nadie nunca se pudo imaginar que desde algunas instituciones se iba a causar un daño para el Estado, la democracia, la libertad y las víctimas del terrorismo mucho más lesivo que el que hacían los comandos Madrid con la Goma 2 y las 9 mm parabellum.

ETA en el poder
ETA celebra el triunfo electoral de Bildu como un claro paso adelante en su proyecto de conquista del poder
IGNACIO CAMACHO ABC 14 Julio 2011

EL peor legado del zapaterismo no van a ser los casi cinco millones de parados, que al fin y al cabo no constituyen una herencia voluntaria por más que sean en gran medida fruto de la incompetencia y del mal gobierno. El lastre más grave de esta etapa desdichada lo constituye la legalización de Bildu, siniestra consecuencia del llamado Proceso de Paz que ha entregado el poder a los representantes de ETA, ha retrocedido una década la lucha antiterrorista y ha acercado el horizonte de la secesión vasca. Por no hablar de la humillación de las víctimas, equiparadas ahora a sus verdugos en el hipócrita lenguaje de estos falsos apóstoles de una reconciliación equidistante que pretenden hacer pasar por apostasía de la violencia. Y todo ello sin que la banda haya hecho siquiera amago de disolución, de rendición o de renuncia, ufanándose por el contrario del indiscutible éxito de su estrategia política.

Por primera vez en catorce años, ETA se ha permitido ocupar el primer plano del aniversario de Miguel Ángel Blanco con una declaración triunfalista y jactanciosa superpuesta a la dolorosa conmemoración del más repudiado de sus crímenes. En su lógica de repugnante pragmatismo la banda celebra el triunfo electoral de Bildu como un paso adelante en su proyecto de conquista del poder y reivindica el papel de la amenaza armada como respaldo de su brazo político. La aquiescencia de la coalición abertzale, incapaz de marcar distancias o señalar la apropiación indebida de su causa, muestra su subordinación estratégica respecto a quienes se proclaman los verdaderos artífices y garantes de su victoria. Más aún, al valorar positivamente el comunicado sus portavoces respaldan de forma implícita la trayectoria de sangre sobre la que se han encaramado a las instituciones vascas.

Porque lo grave de la cuestión es la claridad sobrecogedora con que las dos ramas del conglomerado etarra admiten formar parte de una comunidad de intereses definida por un proyecto de poder. ETA transmite, y Bildu acepta, que la violencia criminal ha sido necesaria para alcanzar sus objetivos, y se reserva la posibilidad de administrarla como garantía de avance en su delirante proceso. Es decir, que los 860 muertos le han servido para obtener una recompensa política con la que en modo alguno están dispuestos a conformarse. De este modo blasonan sin tapujos de aquello que los defensores de la legalización insisten en negar: que el libre acceso a la vía política constituye una contrapartida por el cese temporal de la actividad terrorista, conclusión que desbarata el entramado moral que ha sostenido hasta hoy la resistencia democrática. Porque para llegar a este punto sobraba tanto dolor y tanto luto, y para terminar cediendo de este modo Miguel Ángel Blanco podía haber llegado a ser un aceptable batería de su grupo musical.

ETA, muerta de risa
Consuelo Sánchez Vicente Estrella Digital 14 Julio 2011

El tiempo todo lo archiva y suaviza el dolor, pero la infeliz coincidencia de las últimas declaraciones de Otegi sobre lo dura que es la cárcel con el aniversario del asesinato por ETA de Miguel Ángel Blanco hace que este catorce aniversario no sea uno más. Creo que la fiscal del juicio a Otegi hizo lo que debía al contestarle que más duro es el cementerio que la cárcel. Para los 558 asesinados por ETA, simbolizados ayer, cada uno de los 558, por la imagen del joven concejal de Ermua maniatado y de rodillas ante el etarra que le descerrajó a sangre fría un tiro en la nuca mientras España entera pedía clemencia para las víctimas, "el hombre de paz" (Otegi, según Zapatero) no tuvo más palabras que las que autoriza a sus "bildus" el libro de estilo de los verdugos etarras.

La democracia es tan exquisita en sus procedimientos que a Otegi ha habido que juzgarle por enaltecer al mismo etarra una segunda vez después de que el Tribunal Supremo anulase el primer juicio porque la jueza no se mostró imparcial al responderle al reo que ya sabía ella que no iba a condenar a ETA. A mi esta exquisitez no me parece criticable, cosas así son las que avalan la superioridad moral de la democracia sobre cualquier otro sistema de gobierno. Que no se sea igual de exigente con los "malos" cuando burlan la ley es lo irritante.

Lo indignante es que Bildu está quitando impunemente la bandera española de los ayuntamientos que gobierna gracias al Tribunal Constitucional español, y sus votantes, dueños de nuevo de las calles, vuelven a amedrentar impunemente a los concejales y vecinos que no les ríen las gracias proetarras en los plenos consistoriales en los que eluden condenar a ETA. Esto es ilegal. Atenta contra la modificación del PP y del PSOE a la 'ley de partidos' para que, si se llegaba a comprobar que algún proetarra se había colado en las listas electorales, el Gobierno pudiera pedir de inmediato en los Tribunales a través de la Abogacía y la Fiscalía del Estado la ilegalización y posterior expulsión de las instituciones del "polizón".

Motivos ya hay de sobra en casos como los citados y en otros como la negativa de los "bildus" a votar las mociones de condena a ETA y reconocimiento a las víctimas que están presentando en PSE y el PP en los ayuntamientos vascos. ¿Han oído ustedes que el presidente (el dice que no "en funciones") Zapatero esté en ello, o que "el candidato" lo pida...? Yo tampoco. Natural que ETA no pueda aguantar la risa y se dé por vencedora "ideológica y política" en el comunicado con que celebró ayer que hace catorce años nos mataron a Miguel Ángel Blanco.

Deshaciendo el Estado
Editorial www.gaceta.es 14 Julio 2011

Los intereses se desbocan pero nuestro presidente culpa a Alemania.

El juez procesa por encubrimiento y colaboración con banda armada a la cúpula de la Policía y la única reacción del PSOE es que el nombre de su candidato no aparece en el auto. ¿Responsabilidad política al menos? Ni se menciona. ¿Existe acaso en España? ETA se jacta de haber ganado la batalla al Estado de derecho en el aniversario de uno de los asesinatos más viles de su sangrienta y macabra trayectoria y el ministro del Interior no lo comenta porque no les quiere dar publicidad. Olvida –o quiere olvidar– que el que le ha dado la cartera llamaba hombres de paz a alguno de sus más viles pistoleros hace bien poco. En los mercados, los intereses de nuestra deuda se desbocan amenazando con hipotecar seriamente nuestro futuro y las Bolsas se desploman, pero nuestro presidente culpa a Alemania. Lo de las agencias de calificación financiera está muy manido y lo de los especuladores, aunque buena parte hay de especulación, ya lo ha gastado de tanto usarlo. Y, en Cataluña, el portavoz del grupo que gobierna en esa comunidad amenaza con la insumisión fiscal. Nadie parece tener nada que decir.

¡Y todo en menos de una semana! ¿Qué nos quedará por ver de aquí al domingo? La imagen es la de un régimen que se desmorona a velocidad de vértigo arrastrando a todo el país. Pero lo peor no son las consecuencias de los desmanes de Zapatero, lo peor es que con sus políticas ha dejado vacío el arsenal de herramientas del Estado para luchar contra ellos. Con el goteo de transferencias a las regiones que se inició en la Transición y que este Ejecutivo ha rematado, los instrumentos del Gobierno central para luchar contra la crisis económica han quedado reducidos a la mínima expresión. Más grave es la presencia de Bildu en las instituciones. Ha sido el propio Tribunal Constitucional el que ha volado, en unas horas, toda la arquitectura jurídica construida durante años para impedir su acceso. Y lo más grave es la moralina de la historia: hemos pagado por la paz un precio.

Victoria de ETA
Al Gobierno no le interesa que ahora se frene la estrategia de los terroristas.
Mª Luisa García-Franco www.gaceta.es 14 Julio 2011

ETA nos dice ahora, en su primer comunicado tras las elecciones del 22 de mayo, que Bildu era lo que parecía. Ya lo sabíamos. También el Tribunal Constitucional, del que se ríe la banda terrorista. Y el Gobierno, y el PNV, que colaboraron activamente, según contó en público Íñigo Urkullu, para que Bildu pudiera presentarse a las elecciones. Nadie se molesta, siquiera, en sorprenderse. Nadie se siente engañado. Los que dejaron que ETA ganara la batalla lo hicieron con conocimiento de causa. Puede que les incomode que los terroristas alardeen de su victoria, pero creo que también contaban con ello.

Con lo que no contamos nadie, en estos momentos, es con que haya reacción alguna del Gobierno ante el hecho de que ETA reconozca que Bildu es un instrumento a su servicio. Desde el PP se ha pedido que se pase a la “acción” al encontrarnos con “una prueba más” de que Bildu forma parte del proyecto de ETA, pero la oposición sabe que el Ejecutivo no va a hacer nada para frenar la estrategia de los terroristas.

El Gobierno de Rodríguez Zapatero, que pasará a la historia por su actitud errática en casi todo, no ha dado bandazos en su relación con ETA. Apenas se movió en momentos dramáticos, como el atentado contra la T-4 en Barajas que rompió el alto el fuego de la banda, pero no el diálogo con el Ejecutivo. ETA ha jugado con los socialistas, a los que ha utilizado a su antojo, despreciándoles siempre. Pequeños gestos, como la alianza de Bildu con el PNV en el Ayuntamiento de San Sebastián para desplazar al PSE de la comisión organizadora de la capitalidad europea de la cultura, después de las lágrimas de Elorza al celebrar como suya la victoria del equipo municipal de Bildu, lo dicen todo. Entre los socialistas y ETA hay una relación enfermiza de sometimiento. Tendremos que esperar a que se produzca un relevo en la Moncloa para que nuestro Gobierno deje de bajar la cabeza ante asesinos.

*M. Luisa García-Franco es periodista.

Las X del Faisán
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 14 Julio 2011

(Rubalcaba: “ETA sabe que Bildu no es exactamente ETA”. Cierto : los de Bildu no llevan capucha en las ruedas de prensa)

El juez Ruz de la Audiencia Nacional ha procesado a tres mandos de la Policía Nacional entre ellos el jefe superior en el Pais Vasco, con acceso directo y contacto continuo con el entonces secretario de estado y hoy ministro, Antonio Camacho, en aquel tiempo de autos, segundo de Alfredo Perez Rubalcaba, ahora candidato del PSOE a las próximas elecciones y lider maximo del PSOE.

Los cargos son de colaboración con ETA, revelación de secretos e impedir la detención de los extorsionadores y la incautación del dinero por este medio obtenido. Los indicios, las pruebas, las conversaciones y los documentos son precisos y claros. Los policías avisaron a ETA de que no se moviera porque estaban a punto de ser detenidos. El “gesto” quedo documentado en las propias notas de la banda cuando el enviado gubernamental lo esgrimió como prueba de buena voluntad en la negociaciones de aquel llamado “Proceso de Paz”.

El juez Ruz se detiene ahí. No va más allá. Pero la evidencia y el razonamiento más simple y diáfano lleva a la conclusión de que los policías actuaron así porque alguien se lo ordenó y este alguien solo pudo ser el responsable político, o sea Camacho y Rubalcaba, pues tan sólo ellos tenían esa autoridad para hacerlo.

Cuando Rubalcaba fue portavoz del Gobierno en los tiempos de González y del GALlas investigaciones llegaron a demostrar que un ministro y un secretario de Estado, Barriounuevo y Vera, dieron las órdenes. Ambos tuvieron que pasar, aunque efímeramente por prisión. La X del máximo responsable todos sabíamos en la frente de quien estaba. Hoy la X del chivatazo del Faisan, de la ofrenda a la banda terrorista para engrasar el proceso de Paz sabemos sin duda alguna en que frente colocarla: Camacho y Rubalcaba y no supone una temeridad señalar también que el máximo responsable , el presidente Zapatero, bien pudiera estar informado. Puede en ello haber algún reparo, pero que Camacho y Rubalcaba estaban al corriente y autorizaron el asunto es blanco y en botella.

La gravedad de lo descrito por el auto es terrible. Pero lo es aún más la consecuencia. O mejor, la no consecuencia. El desarme del Estado, que comenzaba su andadura por entonces, es tal que la reacción es mínima. En realidad es lógico, si hoy y de aquellos lodos hemos entrado en los barrizales de un vocero de ETA gobernando la Diputación de Guipuzcoa y más de un centenar empuñando las varas de mando de los ayuntamientos ¿qué importancia tiene esta “cosita” de colaborar con la banda?. Si, en el fondo, aquello era para alcanzar esta meta. Como va a tenerla si todo se despacha, tras el auto dictado y al dictado del Constitucional, con un “ETA sabe que Bildu no es exactamente ETA”. En efecto, estos no llevan capucha en las ruedas de prensa.

La presión proetarra, su invasión de todo el espacio vasco avanza incontenible. El Estado retrocede y es cada día acosado. Los envalentonados voceros y parroquianos de ETA-HB-Bildu campan a sus anchas e imponen su propia ley en plaza y calles. Tanto es así que ahora ya acosan a la Guardia Civil intentando impedir controles, amenazándolos y aliados con los cargos políticos conseguidos pretendiendo expulsarlos del territorio que consideran conquistado. Ese es el nuevo hecho. En esa parte del camino estamos. El chivatazo del Faisan, la colaboración con la banda solo hacía que iniciar el Proceso. El desarme moral y ético de la Nación es tal que Rubalcaba, uno de sus máximos responsables, aspira con tales precedentes a ser presidente del Gobierno. Y apenas parece inmutarse nadie.

¿Hacia partidos de barones?
Francesc de Carreras www.lavanguardia.com 14 Julio 2011

Catedrático de Derecho Constitucional de la UAB

La Constitución obliga a los partidos políticos, en su artículo 6, a dotarse de estructuras internas democráticas, lo cual implica, entre otras cosas, que quienes mandan deben ser elegidos por los afiliados al partido. Así, en virtud de unos estatutos, se conforman unos órganos de dirección, de carácter colegiado o unipersonal, algunos más deliberativos y otros más ejecutivos que, en todo caso, directa o indirectamente, siempre son elegidos por los afiliados, desde el máximo dirigente estatal al último dirigente local.

Los titulares de estos órganos, en sus niveles superiores son, pues, quienes mandan en el partido. Dicho de manera formalmente correcta, aunque poco coincidente con su funcionamiento real, los afiliados dirigen las formaciones políticas a través de estos órganos electivos. En sentido despectivo, este núcleo dirigente suele ser denominado "aparato" del partido.

Sin embargo, desde hace ya unos años, y de manera acentuada en los últimos tiempos, en los partidos de ámbito estatal se han instituido órganos, unas veces informales o fácticos, es decir, no previstos en los estatutos; otras veces formalmente estatutarios, que se interfieren o suplantan de hecho a los órganos regulares centrales. En ocasiones, se trata de órganos colegiados de ámbito autonómico, con su jefe territorial al frente, que pueden tomar decisiones políticas de alcance limitado pero con repercusiones en el ámbito de todo el Estado. En otras ocasiones, estos jefes territoriales –llamados, en sentido peyorativo, "barones"– se reúnen de manera informal y, en connivencia con los máximos dirigentes del partido, sin tener competencias estatutarias para ello, toman decisiones que condicionan de forma determinante a los órganos previstos en los estatutos.

Hay ejemplos recientes que ilustran perfectamente lo que estamos diciendo. En la reciente elección del presidente de Extremadura, el grupo parlamentario de Izquierda Unida (IU) en aquella comunidad ha discrepado de la dirección central radicada en Madrid y ha otorgado dicha presidencia al PP. En este caso, los estatutos de IU respaldaban la competencia del grupo extremeño en dicho asunto. Se trata de una decisión acertada según una mayoría de los afiliados de IU de Extremadura, pero no compartida por la dirección central de IU y, probablemente, tampoco es entendida por muchos afiliados y votantes de dicha coalición en otras partes de España.

Por tanto, los intereses regionales de una fracción del partido se han impuesto a sus intereses en el ámbito estatal. Ello no es nuevo para IU: la participación de Esker Batua y de Iniciativa per Catalunya en los gobiernos del PNV o en el tripartito catalán, respectivamente, muy probablemente ha contribuido a su creciente debilitamiento electoral de los últimos años. Lo que es considerado acertado en el ámbito local puede ser perjudicial en otros ámbitos.

El comportamiento de IU de Extremadura ha sido ya muy comentado. Pero otro caso reciente de gran relieve ha pasado más desapercibido: la designación de Rubalcaba como candidato del PSOE. Si recuerdan, tras la repentina retirada de Carme Chacón, se desarrolló la siguiente secuencia. Primero se reúne Zapatero con los barones territoriales del PSOE y deciden que Rubalcaba sea propuesto como candidato, decisión que inmediatamente se hace pública y nadie pone en duda que es definitiva. A los dos o tres días, se reúne formalmente el comité federal del PSOE y un par de días más tarde la comisión ejecutiva, que ratifican formalmente el acuerdo tomado en la reunión informal de Zapatero con los barones territoriales.

Por tanto, en una decisión muy importante, los órganos previstos en los estatutos del partido para designar al candidato fueron relegados: el secretario general buscó primero el acuerdo de los barones territoriales, un simple poder fáctico interno, en detrimento del comité federal y de la ejecutiva del PSOE, los órganos competentes legitimados democráticamente. Otros ejemplos recientes podríamos aducir, entre ellos el caso de Álvarez-Cascos en Asturias y las muy diversas tensiones entre los aparatos de los partidos y sus secciones locales en el nombramiento de alcaldes.

Los problemas que todo ello plantea son, principalmente, dos. Primero, la cuestión de la democracia en los partidos. ¿Quién manda ahí: los órganos elegidos democráticamente o las reuniones públicas de los notables territoriales que suplantan de hecho la voluntad de estos órganos? Este es el caso de la designación de Rubalcaba. Segundo, una cuestión de funcionalidad. ¿Es acertado dejar en manos de los comités regionales y locales decisiones que afectan a la estrategia y a la imagen de un partido en ámbitos más amplios? Es el caso de IU en Extremadura.

Si esta tendencia tiende a crecer y a consolidarse, las direcciones de los partidos estatales se convertirán en meras coordinadoras de representantes de los intereses autonómicos en perjuicio de los intereses generales. Aquí el problema no será ya si esta estructura perjudica o beneficia a cada partido sino si beneficia o perjudica, si hace gobernable o ingobernable, al mismo Estado.

Cataluña
La Generalidad amplía la red de centros públicos bilingües en catalán y francés, pero mantiene la prohibición al español
A partir del próximo curso, once centros de secundaria de toda Cataluña (nueve de ellos públicos) ofrecerán a los alumnos que lo deseen cursar el doble bachillerato, español y francés, y contarán con ‘al menos, un tercio del horario lectivo en francés’. Sin embargo, la Generalidad sigue negándose a cumplir las sentencias del Tribunal Supremo que obligan a reintroducir el castellano como lengua vehicular de forma ‘proporcional y equitativa’ al catalán.
Redacción www.vozbcn.com 14 Julio 2011

La Generalidad amplía la red de centros públicos bilingües en catalán y francés pero mantiene la prohibición de introducir el castellano como lengua vehicular junto al catalán, a pesar de las reiteradas sentencias del Tribunal Supremo.

Así lo ha anunciado, este jueves, la Consejería de Enseñanza que, en una nota de prensa, ha indicado que el próximo curso pasará a haber once institutos en toda Cataluña donde los alumnos que lo deseen podrán cursar y obtener la doble titulación de bachillerato español y el baccalauréat francés.

Durante el curso 2010-2011 esta opción estaba disponible en cuatro centros de secundaria (el Instituto del Bajo Penedés, de Vendrell; el Vicenç Plantada, de Mollet del Vallés; el Gabriel Ferrater Soler, de Reus; y el Collège Bon Soleil, de Gavá), en cuyo programa bilingüe catalán-francés se inscribieron 32 alumnos, y a partir de septiembre se les unirán otros siete institutos (el Santiago Sobrequès, de Gerona; el de Llansá; el Samuel Gili Gaya, de Lérida; el Pons d’Icart, de Tarragona; el Moisès Broggi, de Barcelona; el Montserrat, de Barcelona; y el CIC, de Barcelona). Todos ellos son centros escolares públicos, excepto el Bon Soleil, de Gavá, y el CIC, de Barcelona.

‘Al menos, un tercio del horario lectivo en francés’
Originalmente, el programa se había puesto en marcha pensando en los institutos cercanos a la frontera con Francia, pero finalmente se aplicará por toda la geografía catalana.

Estos centros impartirán ‘al menos, un tercio del horario lectivo en francés en el conjunto del bachillerato’, además de ‘los contenidos esenciales para el conocimiento de la realidad histórica, social y política de Francia’. Algo realmente sorprendente, sobre todo cuando desde la Generalidad se ha rechazado repetidamente cumplir con la ley y con las sentencias que obligan a utilizar el castellano como lengua vehicular junto al catalán justificándolo con que ello sería “un ataque” contra la lengua catalana.

Alianza independentista entre catalanes, flamencos y escoceses
Frente común internacional para luchar "por el derecho universal de autodeterminación"
http://politica.e-noticies.es  14 Julio 2011

Promotores flamencos, catalanes y escoceses firman en Bruselas la 'Alianza Europea por la Independencia' presentada el martes en el Presidente del Parlamento Flamenco Mr. Jan Peumans. El Presidente del Parlamento Flamenco se reúne con los representantes independentistas flamencos, catalanes y escoceses que conforman la Alianza Europea para la Independencia.

El encuentro se siguió con gran expectación en Flandes y Valonia "en unos momentos marcados por la incertidumbre política del no-Gobierno Belga". Después de meses de colaboraciones entre las diferentes delegaciones, la Alianza Europea para la Independencia 'realiza su primer encuentro en Bruselas para firmar su constitución.

El objetivo amplio de la Alianza es "conformar un escenario desde donde trabajar coordinadamente un frente común internacional que garantice el avance en el ejercicio del derecho universal de autodeterminación y la independencia de las naciones históricas que así lo deseen".

Cataluña forma parte de la alianza con el nombre de 'Welcome Mr.Presidente ', que responde "a una actitud positiva y proactiva, que se contrapone a la situación de sumisión que vive el territorio Catalán, estamos sometidos administrativamente, política y económicamente en España, que es el único que recibe los altos cargos mundiales, este nombre representa la bienvenida a una situación normalizada: la Cataluña Estado".

EL SOCIALISMO ABRE LAS PUERTAS AL ISLAM TAMBIÉN EN EL PAÍS VASCO
Ridículo musulmán: regalan a Patxi López un Corán en euskera
 Minuto Digital 14 Julio 2011

El islam avanza de manera alarmante en el País Vasco. Así lo demuestra el encuentro que tuvo lugar el pasado 28 de junio entre una delegación del Consejo Musulmán Vasco / Eusko Musulman Kontseilua (CMV/EMK) y el Lehendakari Patxi López.

A la reunión acudieron siete representantes del CMV/EMK procedentes de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa. Por parte del Gobierno Vasco, además del Lehendakari, Patxi López, asistió la Consejera de Justicia, Idoia Mendia y la Directora de Derechos Humanos Ines Ibáñez de Maeztu. El Lehendakari , según afirma la web radical islámica WebIslam, se mostró abierto, sincero e interesado en todos los temas abordados. Los musulmanes, en un alarde del ridículo que protagonizan los seguidores del profeta, le regalaron un Corán en Euskera con unas tapas de cuero en las que se podía ver el árbol de Gernika con el palacio de los fueros.

El lehendakari, en su tónica constante, afirmó que el obsequio le gustó mucho y bromeó sobre la posibilidad que tienen los consejeros, a partir de ahora, de jurar su cargo sobre el Corán.

Una plataforma acusa a CiU de costear la "imposición" del catalán con subvenciones a la prensa
 www.gaceta.es 14 Julio 2011

La Asociación Nacional por la Libertad Lingüística considera que estas subvenciones demuestran la política de "despilfarro" de CiU, y de desacato a las sentencias judiciales, como la dictada sobre el Estatut, que impide la preferencia de una lengua cooficial sobre otra.

La Asociación Nacional por la Libertad Lingüística (ANLL) ha acusado este jueves a CiU y a la Consejería de Presidencia de la Generalitat de costear la "imposición" del catalán al destinar 6,8 millones de euros a diferentes subvenciones para medios de comunicación.

En un comunicado, la plataforma considera que estas subvenciones demuestran la política de "despilfarro" de CiU, y de desacato a las sentencias judiciales, como la dictada sobre el Estatut, que impide la preferencia de una lengua cooficial sobre otra, según un comunicado.

"El Gobierno catalán mantiene como su primera prioridad la imposición del catalán, se cierran quirófanos y hospitales enteros, y se reducen las partidas presupuestarias para temas esenciales, pero se sigue dilapidando el dinero público en este tipo de subvenciones", ha criticado la entidad.

Recortes de Prensa   Página Inicial