AGLI

Recortes de Prensa   Domingo 24 Julio 2011

 

Acabemos
Santiago Rey Fernández-Latorre La Voz 24 Julio 2011

Asistimos impotentes a una bajada a los infiernos. Es un descenso a cámara lenta. Comenzó hace cinco años y continuamos en caída libre. La crisis que iba a pasar de largo, esa que muchos se negaron a reconocer para mantener al país en un estado de letargo placentero, va a provocar efectos devastadores en nuestra sociedad. Que la próxima generación viva peor que la generación de sus padres tiene culpables: los que no escuchan.

El euro, el optimismo enfermizo de los responsables políticos, la avaricia del sector inmobiliario y los excesos de la banca con su barra libre de préstamos levantaron un país de ricos de cartón piedra. El temporal financiero internacional lo derrumbó como la corriente de aire tira un castillo de naipes. Empresas que se iban a comer el mundo han entrado en barrena y aquellos bancos que eran, decían, los mejores del planeta tienen estrangulada la línea de crédito a familias, autónomos y empresas. Y así estamos; enfangados. Al norte de los Pirineos, de los Apeninos y del monte Olimpo, las economías de la otra Europa comienzan a desperezarse, mientras aquí seguimos en nuestra particular bajada a los infiernos, por acción, por omisión y por la sordera de quienes gestionan la vida pública.

No escuchan las alarmas que proceden de la calle. ¿Por qué no visitan los comedores sociales que vuelven a estar abarrotados? ¿Por qué no ven las colas a las puertas de las oficinas de empleo? ¿Por qué no leen los letreros de cierre en escaparates desnudos? ¿Por qué no acuden a pedir un crédito para una furgoneta sin el aval del sueldo de diputado? ¿Por qué no prueban a pasar unos meses sin ingresos, como les ocurre a miles de proveedores de organismos públicos? O ¿por qué tampoco oyen el silencio de las fábricas vacías?

No escuchan, ni escucharon. Quienes hace ya más de cuatro años alertamos de la crudeza de la depresión fuimos acusados entonces de alentadores del desánimo y portavoces del pesimismo. Una regla del periodismo anglosajón viene al caso: las opiniones son libres; los hechos, sagrados. Aquellas denuncias eran hechos, no opiniones. Pero se perdió un tiempo precioso y se malgastó el dinero que ya no quedaba en la caja para aparentar que no pasaba nada, para simular que seguíamos siendo una potencia. La ausencia de honestidad para reconocer los hechos ante quienes pagaremos los platos rotos ya ha sido sentenciada el 22 de mayo.

El inaplazable adelanto de las elecciones generales desencadenará un nuevo intento por confundir a la opinión pública con un baile de máscaras durante una campaña interminable y costosa. Como la realidad es ingrata y ni los que gobiernan ni la oposición escuchan las alarmas de la calle, lo importante será justo lo que no se diga en los mítines. Sin embargo, son momentos de excepción. El tiempo corre en nuestra contra. Y ahí les aseguro que me encontrarán, como he hecho siempre, dispuesto a denunciar que los hechos se disfracen.

Los agentes políticos y también los sindicales se resisten a escuchar que el hartazgo, la indiferencia y hasta la indignación crecen cada día a nuestro alrededor por su cortoplacismo miope, por la contaminación partidista de los estamentos del poder judicial o por el amiguismo y la corrupción que tiñen cada mañana los titulares de prensa. Sobre todo, la desafección es consecuencia del temor fundado a que en los próximos meses nos enfrentaremos a más recortes y a perder conquistas sociales que nos han hecho más justos y un poco más humanos, como la sanidad pública.

Los recortes de gasto en las Administraciones no sirven para nada si solo en eso consiste la primera y la última medida. Son los impuestos de los contribuyentes los que tienen que proveer los obesos presupuestos de un entramado de instituciones, organismos y entes públicos que se pisan las competencias y apenas aportan más que laberíntica burocracia, lentitud y dificultad.

Es más rápido trasladarse a la Europa de tradición luterana, aprender lo básico del idioma y allí crear una empresa que hacerlo en la maraña de papeles y ventanillas de los organismos nacionales. ¿Dos millones y medio de funcionarios, más de 150.000 de ellos solo en Galicia, para esto?

La hipertrofia, la duplicidad de Administraciones y la multiplicación de sociedades de capital público a través de las cuales huyen de los estrictos controles del derecho administrativo han servido para fomentar la ineficiencia y generar hartazgo social.

Se equivocarán los que crean que superada la crisis todo seguirá igual. Para dejarla atrás y reconstruir una economía que cada día que pasa es relegada un poco más por el empuje de países asiáticos y sudamericanos es necesario y urgente ponerlo todo en revisión. Todo para así salvaguardar las conquistas de una transición cuyos protagonistas tenían una calidad humana y unas aptitudes que se echan en falta en el presente, donde la política se ha convertido en una profesión -la única de muchos- en vez de un servicio a los demás. El Senado, las diputaciones, los chiringuitos, que sean trescientos quince los municipios en Galicia, que sean ocho mil en toda España, los cinco millones de euros al día que cuestan las televisiones autonómicas, un millar de diputados en nómina en diecisiete Parlamentos o Cortes regionales. ¿Para qué abundar en la lista?

Si no se trasciende de una sucesión de recortes, las medidas de ajuste solo servirán para empobrecernos más.

En cambio, para salvaguardar verdaderamente lo importante, para evitar que las hojas de las tijeras corten el tuétano del Estado del bienestar, la sanidad y la educación, es una obligación histórica racionalizar la estructura administrativa, repensarla con criterios de eficacia y corregir los despropósitos provocados durante lustros por ansias partidistas, localistas y personalistas.

Europa no está ni se la espera en esta travesía. En el precipicio al que nos asomamos en distinto grado los países mediterráneos, la UE se está demostrando incapaz una vez más de ser una institución a la altura de las circunstancias. Las tensiones en la política interna de sus países y los votos que ganará o perderá su partido fijan los criterios en política internacional de los líderes europeos. No deciden en función de los intereses colectivos de la UE, sino de los suyos. A diferencia de la etapa anterior a la implantación de la moneda única, ahora tenemos cedida la autonomía monetaria del Estado a una institución espectral, reflejo de la talla de los actuales líderes del Viejo Continente. El euro existe; la unidad europea, no.

En los mapamundis del Oriente emergente, Galicia está en la esquina en el extremo oeste, porque la centralidad pertenece a los países del Índico y el Pacífico. En los mapas del continente europeo, Galicia cae al sur, alejada de la Europa rica. En la Península, es el extremo noroeste de una España hemipléjica, dividida por una línea invisible en la que la desigualdad de oportunidades entre Este y Oeste resulta ofensiva. Somos la esquina, además, de una España ausente del mapa de Europa desde la primera revolución industrial. Periferia para los acontecimientos innovadores y para otros trágicos, caso de las dos guerras.

Las dificultades para Galicia y para España son aterradoras, y los riesgos de caer en una depresión social son altos. Tenemos que actuar ya si no queremos acabar como Islandia, donde su primer ministro ha sido procesado por la gestión de la crisis, o como Grecia, empeñada hasta la ruina y azotada por la violencia.

Todos sabemos -también lo saben aquellos a los que no les interesa escucharlo- que urge actuar y acometer una refundación inspirada en la cultura del consenso de la transición para lograr unas Administraciones eficientes. Una refundación que sitúe al ciudadano donde debe estar: en el centro de la acción política de un país que, además, sea capaz de ofrecer oportunidades a los millones de parados que hoy no las tienen y a las futuras generaciones. Pero para que todo eso pueda empezar, la agonía actual debe terminar o nos sepultará. Emprendamos la reconstrucción.

Un proyecto para España: las propuestas (V)
La reconstrucción de la Nación (2ª parte)
 www.gaceta.es 24 Julio 2011

Antonio Dagnino nos muestra una serie de propuestas para llevar a cabo la reconstrucción de la Nación.

Como señalábamos en la anterior tribuna, la cuestión nacional representa, a nuestro modo de ver, uno de los grandes problemas por los que atraviesa España. Un problema que se vive con especial confusión e incertidumbre, y, al propio tiempo, con dolor y sufrimiento si tenemos en cuenta que va acompañado de la lacra del terrorismo.

Tales tensiones en torno a la idea de nación y cuanto la rodea, tienen hoy diversas manifestaciones, por ejemplo, la preconizada crisis del llamado Estado-Nación, debido a la conjunción de factores de diverso sesgo, como la internacionalización por un lado y la descentralización del poder político en el territorio por otro; también la globalización, que junto a sus aspectos positivos, depara el riesgo de arrastrar la pérdida de las identidades culturales de nuestras comunidades históricas y con ellas de valores morales y espirituales imprescindibles para el hombre; y muy especialmente en nuestro caso, el auge de los nacionalismos exacerbados, con los que, como reacción a procesos históricos de centralización, se pretende justificar el egoísmo colectivo, el odio, la exclusión, la insolidaridad y, en algunos casos, la violencia, así como la progresiva pérdida de la identidad de España, cuya existencia como comunidad histórica es cuestionada y con ella el bien moral de su unidad y su herencia cultural y espiritual.

RETOS Y DESAFÍOS
Ante estos desafíos, los españoles no podemos eludir la responsabilidad de expresar en los diversos planos, social, histórico, cultural, político y cultural la identidad de España como Nación, tratando, desde una actitud que debe ser de servicio desinteresado a la comunidad de la que formamos parte, de aportar luz y propuestas para resolver la actual situación, que es motivo de honda preocupación.
Desde esta perspectiva, lo prioritario sería emprender una tarea de reconstrucción nacional, que pasaría por afrontar, entre otros, los siguientes retos:

1. La reconstrucción de España como Nación, patria común e indivisible de todos los españoles.

2. La recomposición jurídico-política del Estado, mediante la reforma del sistema de organización territorial , garantizando la unidad política y a partir de ella, la unidad fiscal, jurisdiccional y de mercado, así como la cohesión interterritorial.

3. La defensa y protección del castellano como lengua oficial del Estado y lengua común de todos los españoles.

4. La revitalización del patriotismo como sentimiento y como virtud cívica y social

5. La recuperación de la identidad histórica, cultural y política de España y con ella, toda una tradición cultural y espiritual patria.

REFORMA CONSTITUCIONAL
Entre las medidas que cabría eventualmente plantear, se encuentra la de promover la iniciativa de una reforma constitucional que permita superar la apertura e indeterminación del modelo de organización territorial del Estado, y de este modo garantizar y reforzar la existencia y unidad de la Nación española y, por ende, del Estado. No se nos ocultan los problemas que una eventual iniciativa de esta índole plantea a los efectos de poder articular su viabilidad, pero al margen de los problemas de estrategia que una posible reforma constitucional de este sesgo puede objetivamente suscitar, no parece descabellado reflexionar sobre los términos en que dicha reforma podría plantearse y en que habría de incidir.

En este orden de consideraciones, cabría esbozar los siguientes aspectos, que serán objeto de ulterior desarrollo:

1. La superación de la apertura inicial del modelo de descentralización política.

2. La consagración del principio de indisponibilidad unilateral por las comunidades autónomas de sus propios ámbitos competenciales.

3. El reforzamiento de la existencia y unidad de la Nación española.

4. El reforzamiento de los principios generales de la relaciones de las comunidades autónomas con el Estado, en particular, los principios de solidaridad e igualdad.

5. La redefinición y racionalización del esquema constitucional de reparto de competencias entre el Estado y las comunidades autónomas, con determinación expresa de las competencias del Estado, que no son susceptibles de transferencia ni de delegación, la modificación o derogación del artículo 150.2 de la Constitución.

6. El reforzamiento de la unidad jurisdiccional, fiscal y de mercado.

7. El reforzamiento del castellano como lengua oficial de España.

8. La adopción de medidas de garantía de sujeción de las propuestas de reforma de los Estatutos de Autonomía a la Constitución, tales como el reforzamiento del quórum exigido para la aprobación de los Estatutos, así como de sus reformas o modificaciones, o la restauración del control previo de inconstitucionalidad de los Estatutos de autonomía.

9. La modificación del sistema electoral, a fin de evitar la sobrerrepresentación de las minorías nacionalistas en las Cortes Generales.

10. El reforzamiento de las medidas de excepción frente a las comunidades autónomas que no cumplan con las obligaciones que les impone la Constitución y las leyes o que actúen atentando gravemente al interés general de España.

El nacionalismo también quiere acabar con las pensiones
Los datos de 2010 sobre la Seguridad Social encierran alguna sorprensa
carlos ruiz miguel / santiago ABC Galicia 24 Julio 2011

NO, no es casualidad que hayan votado juntos tantas veces. El zapaterismo y el nacionalismo parecen tener una obsesión contra las pensiones y el Estado social que cínicamente dicen defender. Dos noticias coincidentes en apenas una semana, resultan reveladoras a este respecto. Por un lado, la aprobación con los votos de PSOE y CIU de la ley que reforma las condiciones de jubilación; y por otro, la publicación de las cuentas cerradas de la Seguridad Social que demuestran la incompatibilidad del nacionalismo con el mantenimiento de las pensiones. Lo he dicho muchas veces y lo repito: más Estado autonómico significa menos Estado social. Y sólo puede haber más del segundo si hay menos del primero. Y eso resulta cierto cuando la situación es de una gravísima crisis económica. El caso de la Seguridad Social es ilustrativo.

La Seguridad Social en España se gestiona con una caja única. Esto significa que todas las cotizaciones (de empresarios y trabajadores) van a una caja única nacional y que de esa caja única nacional sale el dinero para pagar a todos los pensionistas. Y, claro, precisamente porque esa caja es nacional y común para todos los españoles, los nacionalismos han considerado imprescindible dividirla. Es conocida la obsesión de los nacionalistas vascos por romper la caja única de la seguridad social, entre otras cosas porque ese tributo no lo recaudan sus diputaciones forales. Y, claro, cuando se aprobó el nuevo Estatuto catalán de 2006 también se intentó romper la caja única. Y el galleguismo (que, obviamente, no está solo en el BNG) inmediatamente quiso imitar la aventura estatutaria catalana.

Los datos de 2010 sobre la Seguridad Social encierran alguna sorpresa. Sólo en cinco comunidades autónomas las recaudaciones de la Seguridad Social son superiores a los gastos que en las mismas hace la Seguridad Social: Madrid, Canarias, Baleares, Murcia y Navarra. Esto significa que en el resto, incluidas por tanto, la comunidad autonómica vasca, Cataluña y Galicia; el gasto de la Seguridad Social es mayor que los ingresos que se obtienen. O lo que es lo mismo, que si se rompiera la caja única en estas regiones, para mantener las pensiones que proporciona España, como Estado unitario, no bastarían las cotizaciones cobradas sólo en la región. Y no creo que nadie pueda creer que esas regiones iban a recortar gastos autonómicos para mantener las pensiones. Quien lo dude, sólo tiene que ver el recorte en la sanidad catalana.

La indignidad sin fin de Rubalcaba
EDITORIAL Libertad Digital 24 Julio 2011

Cuando creíamos que Alfredo Pérez Rubalcaba no podía llegar más bajo en su escaso respeto a los valores democráticos, el candidato del PSOE nos sorprende con una nueva declaración que agranda su ya legendaria trayectoria, en esta ocasión a cuenta de la tragedia provocada por el doble atentado ocurrido en Noruega.

Su intervención ante las juventudes socialistas, en las que ha ofrecido una valoración demencial por sectaria de los asesinatos ocurridos en Oslo y Utoya, sería calificada de escasamente afortunada si el protagonista fuera un bisoño de la política, pero tratándose de un personaje que lleva treinta años en las zahúrdas de la izquierda no cabe considerarla fruto de la ingenuidad o a la improvisación, sino toda una declaración de intenciones de lo que es capaz el candidato del PSOE en términos de ética política y ciudadana.

Así que a Rubalcaba "le duele más" lo sucedido en Noruega porque las víctimas son parte de su "familia política", de tal forma que si los asesinados hubieran pensado de forma distinta el dolor del candidato sería más llevadero. Semejante canallada descalifica por completo a Rubalcaba, si es que a estas alturas tuviera algún rédito democrático que exhibir, y al partido al que representa de cara a las próximas elecciones, cuyos integrantes, a juzgar por el silencio cómplice con que ha sido recibida la andanada verbal de su candidato, parecen compartir esta enfermiza asimetría moral.

Pero Rubalcaba no ha querido quedarse simplemente en la impudicia y, a continuación de su penoso exabrupto, ha pasado a impartir doctrina democrática en ese dudoso estilo que los españoles, por desgracia, conocemos ya sobradamente. El portavoz del Gobierno de los GAL y, más recientemente, ministro del chivatazo a la ETA, ha explicado sien rubor aparente a los cachorros socialistas que "contra la violencia política no hay otro remedio más que la firmeza democrática". Podría haberles instruido al respecto utilizando su ejemplo personal en los dos casos mencionados en que precisamente el PSOE, con él en lugar preeminente, actuó exactamente al contrario, pero la desvergüenza de unos y otros les lleva a aplaudirse mutuamente cuando se travisten con unos ropajes democráticos que jamás utilizaron con sinceridad.

"Sabemos bien lo que es la violencia política, sabemos bien lo que es el odio", ha insistido Rubalcaba. Desde luego, él lo sabe perfectamente.

"CASO DE MIGUEL"
El hijo de Arzalluz adjudicó contratos falsos a la trama corrupta del PNV
Asier Arzalluz, hijo del ex presidente del PNV, dio fondos a la trama corrupta encabezada por el número dos del PNV alavés.
Destapan una trama corrupta de dirigentes del PNV
libertad digital  24 Julio 2011

La trama corrupta del PNV parece no tener fin. Asier Arzalluz, el hijo del ex presidente del PNV, adjudicó contratos falsos a la trama controlada por el ex número dos del grupo en Álava, Alfredo de Miguel.

Según informa El Mundo, Arzalluz -según investigaciones policiales- habría adjudicado contratos a la red corrupta a través de la presidencia de Mendibile Jauregia, la asociación que gestiona la denominación de origen del vino Txakoli de Vizcaya, en la que el Gobierno vasco, la Diputación de Vizcaya y el ayuntamiento de Lejona tienen participación.

La trama pudo haber falsificado e hinchado facturas, según la Policía, que sugiere también que otras adjudicaciones tienen irregularidades. La empresa encargada de explotar la asociación Mendibile Jaureguia era Errexal, cuyo objeto es la promoción cultural y para la que De Miguel colocó como administrador al ex concejal en Lejona Iñaki San Juan.

Según el diario, los contratos eran adjudicaciones directas, como las del 1 de diciembre de 2006; o después de un concurso de varias empresas que también tenían relación con la trama, como la del 30 de julio de 2008. El responsable de Dosuve, una de ellas, era Juan Antonio Bilbao, que trabajó para Errexal y también para Nekalur –todas ellas en el concurso-. Nekalur, además, está domiciliada en la vivienda particular de Iñaki San Juan, lo que demuestra el nivel de organización de la trama. En ambos casos Errexal fue la beneficiada del contrato.

Mendibile Jauregia ingresó un total de 173.941,43 euros. Otra firma de San Juan que ordenó constituir De Miguel es Altzatebaita, ya vendida, pero que entonces gestionó el restaurante d ela asociación. Kataia Consulting, que es la que centra la investigación, es considerada la "empresa pantalla (...) para canalizar las comisiones", ha ingresado más de 2.000 euros injustificadamente.

Según El Mundo, hay correos electrónicos de De Miguela su hermana Aintzane en las que manifiesta no saber si aumentar las facturas. Aintzane es la persona a la que el político empodera para controlar sus negocios y que tenía en su ordenador toda la contabilidad de la operación. En otro correo, es la propia Aintzane la que informa a Aldredo: "Más malas noticias, Mendibile no tiene un duro y no me puede pagar, q hacemos? (sic)?". Todos ellos evidencian la existencia de pagos ajenos al contrato de explotación, pese a no señalar cantidades concretas.

‘CASO DE MIGUEL’
Dirigentes del PNV cobraban comisiones del 4% en la concesión de obras públicas
La trama corrupta se dio entre exdirigentes del PNV de Álava. El caso se destapó cuando una empresaria denunció el chantaje.
LIBERTAD DIGITAL   24 Julio 2011

La trama de corrupción en Álava giraba en torno al ex número dos del PNV en la provincia, Alfredo de Miguel, que cobraba un 4 por ciento en comisiones tras adjudicar obras públicas a empresarios afines. De hecho, el informe realizado por la Ertzaintza afirma que los beneficiarios de estos contratos ingresaban este dinero en cuentas corrientes de una serie de empresas "pantalla" del dirigente nacionalista.

Los investigadores encontraron la prueba fundamental en el cuaderno incautado a otro de los imputados, Koldo Ochandiano, otro ex dirigente del PNV alavés. En el bloc aparecían dos anotaciones "Obra 4% Kataia".

Según El Mundo, Kataia Consulting es una mercantil con apenas actividad creada por De Miguel, Ochandiano y por otro miembro de la Ejecutiva del PNV en la provincia, Aitor Tellería, que además será juzgado por espiar a rivales políticos.

El conocido como "caso De Miguel" saltó a la luz en marzo de 2010 cuando la abogada y empresaria, Ainhoa Alberdi, denunció que De Miguel y Tellería la extorsionaron cuando se negó "a pasar por caja". Asegura que la red de extorsión le exigió una comisión de 100.000 euros por un contrato de 441.000 que percibió su empresa para la ampliación del parque tecnológico de Miñano.

El juez Roberto Ramos asegura que este no fue un caso aislado y que los exdirigentes del PNV se valieron de pequeñas empresas para crear esta trama y cobrar comisiones. Y es que los agentes consideran que la falsificación de facturas no ha sido la única fuente de financiación, sino que De Miguel también alquiló en varias ocasiones fincas rústicas de su propiedad a empresarios con los que mantenía relaciones comerciales, e hizo que un constructor le pagase en su nombre unas reformas particulares en su domicilio.

Además, también se ha descubierto que tres de las empresas de la trama obtuvieron adjudicaciones menores firmadas por el exdirector de Juventud del Gobierno de Ibarretxe por valor de 200.000 euros por unos trabajos que nunca realizaron.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La supervivencia de España en el futuro
Ernesto Ladrón de Guevara Minuto Digital 24 Julio 2011

Si ustedes se fijan bien la problemática vasca va ligada al derrumbe de las posibilidades futuras de España.

Las elecciones municipales y forales últimas han reflejado una Euskadi desvertebrada, un “país” –desarrollemos la teoría nacionalista- con realidades territoriales dispares y hasta antagónicas. Mientras que Guipúzcoa –me niego a admitir la nomenclatura acordada en las Cortes Generales por ser ahistórica- tiene un dominio perfectamente identificado con el independentismo (controla la situación la órbita proetarra) y Vizcaya tiene una preponderancia jeltzale (el PNV de Sabino Arana sigue siendo el partido más votado), Alava es españolista, con un claro voto mayoritario no nacionalista y, por tanto, tendente a continuar participando del proyecto común de todos los españoles (el verdaderamente histórico, no el inventado por la farsa sabiniana). Ello a pesar de la constante colonización vizcaitarra programada desde la tenida nacional-socialista, a la sombra del gobierno vascongado. Con lo cual, se confirma la idea foralista de los tres territorios con desarrollos independientes entre sí, solo unidos por un común denominador cultural, si bien las realidades antropo-culturales no tienen demasiados puntos comunes.

Próximamente se debatirá la idea socialista, largamente destilada en el laboratorio donde se preparan las pócimas del social-nacionalismo destructor del destino común de todos los españoles, de la desaparición de las diputaciones forales. El contexto lo favorece, pues desde un punto de racionalidad del gasto no tiene sentido que existan tantas instituciones con solapamientos competenciales y una macro-administración formada por el tinglado institucional que desangra el poder financiero vasco.
Si así sucediera habría un problema de origen constitucional pues las instituciones comunes: Gobierno Vasco y Parlamento, tienen su legitimación en los derechos históricos forales, y suprimidas las instituciones desde donde radican esos poderes quedaría eliminada su fundamentación y la raíz de donde captan la sabia jurídico-política. Sin duda ello obligaría a una reforma constitucional, si bien el bloque nacionalista-izquierdista ha demostrado con creces su habilidad para lograr una ingeniería política flagrantemente desbordadota de las lindes constitucionales.

Me dice un amigo que lo lógico sería promover desde un amplio movimiento social la vuelta a las provincias como núcleo de articulación de una España posible para superar esta España inviable. Y su razonamiento tiene toda la lógica del mundo. La actual estructuración de la España de las autonomías, tal como ha sido el devenir político desde el demencial Título VIII de la Constitución, es una losa que va a imposibilitar la salida de la crisis económica y el control de ese caballo desbocado que es el déficit que lastra cualquier posibilidad de poner remedio a este desmadre que nos ha llevado a la ruina. Cualquier cataplasma que tanto el PSOE como el PP pongan para reestructurar la deuda no será más que un mero parche que no resolverá la problemática de fondo. El sobredimensionamiento de las administraciones públicas, el exceso de la carga de los gastos corrientes, y sobre todo los de personal, por un crecimiento absurdo y alocado del tamaño de las plantillas designadas a dedo en la función pública, impedirá adoptar decisiones estratégicas de calado para revertir la situación y ponernos en posición competitiva para salir de la crisis.

Es obvio que durante estos más de treinta años se han hecho las cosas mal y se ha alimentado a un gigante que ha vaciado la despensa.

Al igual que en el País Vasco lo racional sería volver a la recuperación de los entes forales, a las antiguas provincias aforadas, respetando la personalidad e idiosincrasia de cada territorio, en el conjunto de España no podemos permitirnos el sostenimiento de diecisiete administraciones autonómicas, una red irracional de ayuntamientos y sus organizaciones mancomunadas, con una dimensión en muchos casos insostenible para una gestión efectiva, y de unas diputaciones provinciales en muchos casos sin competencias que lo único que sirven es para alimentar la avaricia de unos políticos de poco nivel, etc. Se requiere una reestructuración basada en el sentido común y una refundación de España que permita la solidaridad interterritorial. Hoy existen muchas más diferencias entre las tierras de España en su desarrollo y en la prestación de servicios que hace unas décadas, con la destrucción de la cohesión entre los españoles y una radical desigualdad. Nada más antitético e incoherente con el espíritu con el que nos dicen que se fraguó la Constitución Española, lo que impide el equilibrio demográfico y económico de España como nación.

¿Por qué nadie se pone a cuestionar en serio este nefasto funcionamiento del Estado, para dejar a nuestros hijos y nietos unas posibilidades de vida basadas en las fuentes de la riqueza y el progreso real?

Rubalcaba y los muertos socialistas
Luis del Pino Libertad Digital 24 Julio 2011

Editorial del programa Sin Complejos del domingo 24/7/2011

En la tarde del viernes, una explosión sacudía el centro de Oslo, al estallar un coche bomba junto a un edificio oficial. Dos horas después, un pistolero abría fuego contra los adolescentes que se encontraban en un campamento de verano organizado por el Partido Laborista de Noruega. El balance de víctimas del doble atentado, por el que ha sido detenido un noruego de 32 años vinculado a grupos de extrema derecha, es de casi cien víctimas mortales.

El hecho ha causado una enorme conmoción no sólo en Noruega, que jamás había vivido una tragedia semejante en el último medio siglo, sino en toda Europa. Líderes y gobernantes de todos los partidos ha hecho ya llegar sus muestras de solidaridad al gobierno del país nórdico. Entre esos líderes que han expresado sus condolencias al pueblo noruego se encuentra el candidato del PSOE a la presidencia del gobierno español, Alfredo Pérez Rubalcaba, que no ha podido evitar, sin embargo, volver a dejar clara su catadura moral.

En un acto con las Juventudes Socialistas, Rubalcaba dejó caer ayer que el atentado de Oslo "duele más" porque los muertos pertenecen a un partido de la misma familia política que el PSOE.

Esas declaraciones han provocado una avalancha de críticas en Internet, debido al sectarismo implícito en sus palabras. ¿Qué quiere decir el señor Rubalcaba? ¿Que si los muertos hubieran pertenecido al Partido Conservador noruego le habrían dolido menos? En otras palabras: ¿está diciendo el señor Rubalcaba que a él no le duelen los muertos en cuanto seres humanos, sino dependiendo de su adscripción ideológica y que, por tanto, no todos los muertos son iguales? ¿Debemos deducir de eso que los crímenes y los asesinos son más o menos repugnantes, dependiendo de cuál sea el color político de los objetivos elegidos?

Y, sin embargo, yo creo que esas críticas están errando el tiro.

A mí también me parecen repugnantes las palabras de Rubalcaba. Pero no porque sean sectarias, sino porque son mentira. Porque no creo que a Rubalcaba le duelan ni poco ni mucho los muertos socialistas.

El 6 de febrero de 1996, dos pistoleros de ETA asesinaban en San Sebastián, de un tiro en la cabeza, a Fernando Múgica Herzog, dirigente histórico del PSOE vasco y hermano del ex ministro de Justicia Enrique Múgica. Pero Rubalcaba no ha tenido reparo en negociar con aquellos que utilizan ese y otros asesinatos para conseguir sus fines políticos.

El 22 de febrero de 2000, ETA asesinaba en Vitoria, mediante un coche-bomba con 20 kilos de explosivo, al portavoz socialista en el Parlamento vasco, Fernando Buesa, y a su escolta, el ertzaina Jorge Díez. Pero Rubalcaba ha hecho cuanto estaba en su mano para que el brazo político de los asesinos de Fernando Buesa sea legalizado.

El 29 de julio de 2000, el socialista Juan María Jáuregui Apalategui, ex-gobernador civil de Guipúzcoa, murió tras ser tiroteado en el café del frontón Beotibar, de Tolosa. Pero Rubalcaba ha permitido que Bildu controle la diputación foral de esa provincia de la que el socialista Jáuregui fue gobernador.

El 21 de noviembre de 2000, ETA asesinó el ex ministro socialista Ernest Lluch en el garaje de su domicilio en Barcelona, de dos tiros en la nuca. Pero Rubalcaba ha consentido que Bildu maneje un presupuesto superior a los 2000 millones de euros, tras las últimas elecciones municipales.

El 20 de marzo de 2001, ETA asesinaba de otro tiro en la nuca al socialista Froilán Elespe Inciarte, teniente de alcalde de Lasarte. Pero Rubalcaba no ha movido un dedo para evitar que Bildu esté hoy presente en tantos ayuntamientos en los que los no nacionalistas llevan años jugándose la vida.

El 21 de marzo de 2002 el concejal socialista en el Ayuntamiento de Orio, Juan Priede Pérez, fue asesinado de un tiro en la cabeza por dos terroristas de ETA. Pero Rubalcaba no ha sido capaz de hacer nada para castigar a los culpables de un chivatazo que dio al traste con una operación dirigida a desarticular el aparato de extorsión de ETA.

El 7 de marzo de 2008, Isaías Carrasco, ex-concejal del PSE en Mondragón era asesinado en plena campaña de las elecciones generales. Pero tres años después, y gracias a la política impulsada por Rubalcaba, la organización criminal que asesinó a Isaías Carrasco se jacta en su último boletín interno de haber ganado la batalla de la ilegalización.

¿Que a usted le duelen los muertos socialistas, señor Rubalcaba? ¡No fastidie, hombre! Si le dolieran lo más mínimo, habría hecho algo para evitar que sus asesinos triunfaran.

O al menos no habría hecho tanto para ayudar a esos asesinos a conseguir su triunfo.

Usted no es que sea sectario, señor Rubalcaba. Usted lo que es, es un hipócrita.

EL FORO ERMUA DENUNCIA LA EXTREMA POLITIZACIÓN DE LA JUSTICIA
Foro Ermua 24 Julio 2011

La Audiencia Nacional ha realizado una interpretación del proceso penal injustificadamente excepcional y favorable a Otegi, que si fuera aplicada a los presos comunes, impediría toda condena en España

El Gobierno mercadea con la justicia, vendiendo impunidad a cambio del golpe de efecto que necesita de ETA antes de las próximas elecciones generales.

Bilbao, 23 de julio de 2011. La Audiencia Nacional absolvió ayer a Arnaldo Otegi del delito de "enaltecimiento del terrorismo" del que fue acusado por el Foro Ermua y Dignidad y Justicia por participar en un acto a favor del terrorista José Mará Sagardui, "Gatza", en 2005. Otegi ha sido juzgado por segunda vez el pasado 12 de julio por un tribunal presidido por el juez Javier Gómez Bermúdez, aunque había sido condenado previamente en 2010.

1. La Audiencia Nacional considera, en este caso, que realizar un acto a favor de un preso terrorista, que los propios organizadores califican como homenaje, comparar a los presos de ETA con Nelson Mandela y decir que gracias a ellos y a su lucha el pueblo vasco podrá recuperar hipotéticos derechos conculcados, no es enaltecer el terrorismo y a los terroristas.

2. La Audiencia Nacional ha realizado una interpretación del proceso penal injustificadamente formalista, excepcional y absolutamente favorable a Otegi, que si fuera igualmente aplicada a los presos comunes, impediría prácticamente ninguna condena en España. Estamos convencidos que si fuera otro el “momento político” habría sido otra la Sentencia.

3. Mientras tanto, la llamada “izquierda abertzale” se felicita por la absolución de Arnaldo Otegi, elogia al Juez Gómez Bermudez, reclama el mismo tratamiento “para diferentes sumarios en los que están pendientes de juicio centenares de personas”, denuncia la crueldad de años de prisión y exige el fin de la “persecución política”, cuando se está refiriendo a la banda terrorista con casi mil asesinatos, un centenar de secuestros, seis mil mutilados y 250.000 desterrados.

4. El desprestigio institucional es gravísimo: el Tribunal Constitucional, la Fiscalía, la Justicia, etc. están deslegitimándose a ojos vista. Resulta cada vez más urgente un proceso profundo de regeneración democrática.

5. Lamentamos la permeabilidad de la justicia con el poder político que ha alcanzado cotas inauditas: es casi imposible que se condene a ningún miembro de Batasuna cuando el ejecutivo está negociando con ETA. En estas circunstancias resultaría absurdo recurrir la sentencia: sólo supondría distraer nuestros esfuerzos y malgastar y despilfarrar nuestros escasos recursos. Por este motivo, no recurriremos la Sentencia y dedicaremos nuestro trabajo a cohesionar a una mayoría de ciudadanos dispuestos a denunciar la falta de independencia de la justicia, porque sin ella no hay democracia.

La absolución de Otegi sólo es comprensible en un contexto de fragante NEGOCIACIÓN DEL GOBIERNO CON ETA, que sin embargo el Gobierno niega contra un alud de evidencias, a cual más lamentable, que ha devuelto a ETA a las instituciones con un poder jamás logrado. El Gobierno mercadea con la justicia, vendiendo impunidad a cambio del golpe de efecto que necesita de ETA antes de las próximas elecciones generales. Desde el Foro Ermua llamamos a los ciudadanos a no desfallecer en la exigencia de responsabilidades y de regeneración moral de nuestras instituciones.

Más Información:
Inma Castilla de Cortázar, presidente FORO ERMUA 686 652 710
Fernando García – Capelo, portavoz 607 660 931
Iñigo Martinez de Pisón, secretario 646 539 600
Humberto Vadillo, vocal de la junta, 615 692 669

Entidades públicas
Seis de cada diez gallegos piden la supresión de Administraciones

Los partidarios de cerrar diputaciones y unir concellos son el 70 % en las urbes
santiago / la voz 24 Julio 2011

Los gallegos consideran que Galicia tiene un problema de sobredimensionamiento administrativo. El 62,6 % se declaran partidarios de aplicar fórmulas para corregir esa situación, con medidas como el cierre de diputaciones o la fusión de ayuntamientos. Así lo pone de manifiesto una encuesta elaborada por Sondaxe para La Voz, que revela además que los partidarios de eliminar administraciones crecen entre los consultados en las siete principales ciudades, donde alcanzan el 68 %, y menguan entre los que habitan en municipios más pequeños, hasta situarse en un 53 % en los que tienen menos de 5.000 vecinos. Solo el 18,4 % de los entrevistados se muestran en contra de la supresión.

En pleno debate sobre la conveniencia de reducir en tiempo de crisis el abultado gasto público que generan unos organigramas con muchas administraciones y entes dependientes de ellas que duplican sus funciones, la apuesta por meter la tijera para racionalizar esa factura suscita una opinión mayoritaria en la sociedad gallega, con independencia de la provincia y las simpatías políticas de los encuestados.

Con todo, en el trabajo de Sondaxe afloran los matices. No solo el porcentaje de los que se posicionan a favor de suprimir administraciones es mayor en la Galicia urbana, sino que esa circunstancia influye en el hecho de que la proporción de voces críticas crece en las provincias más pobladas, A Coruña (65,5 %) y Pontevedra (65,3 %), y se modera en Lugo (56,3 %) y Ourense (51,7 %). En consecuencia, la proporción de personas consultadas que se declaran en contra o totalmente en contra de eliminar administraciones sube en las dos provincias del interior respecto a las del corredor atlántico.

Electores progresistas y críticos
Los posicionamientos en favor del recorte alcanzan el 80 % entre los ciudadanos consultados que aseguran que votaron a Izquierda Unida (IU) en las autonómicas del 2009. De los electores que respaldaron a alguno de los tres partidos con representación parlamentaria, los más críticos son los socialistas. El 74,7 % se declaran totalmente a favor (26,2 %) o a favor (48,5 %) de medidas como la supresión de diputaciones y la fusión de concellos.

El porcentaje baja al 63 % entre los consultados que dicen haber apoyado al PP, y cae hasta el 57 % entre los que se decantaron por la papeleta del nacionalista en los comicios del 2009. Aunque el BNG es la única de las tres fuerzas parlamentarias que propugna abiertamente la supresión de las diputaciones, sus electores no muestran tanto entusiasmo como los de PSOE y PP por una medida consolidada en el discurso del Bloque.

La proporción más alta de contrarios a los ajustes se da entre los que dicen que votaron al partido que controla la mayoría de diputaciones y concellos, el PP, con un 23,9 %.

Recortes de Prensa   Página Inicial