AGLI

Recortes de Prensa   Martes 9 Agosto 2011

 

Los otros responsables
El PSOE es responsable de haber elegido y mantenido a sus cabecillas.
Óscar Elía www.gaceta.es  9 Agosto 2011

Desde que Zapatero llegó a la Secretaría General del PSOE en el año 2000, ni ha engañado a nadie ni ha pretendido hacerlo: desde el principio, a izquierda y derecha, cualquier atento espectador podía darse cuenta de que su proyecto político se basaba en una ingeniería social profunda y en un desinterés por los asuntos económicos. No ha buscado en estos casi ocho años mejorar la economía, no lo ha pretendido y no lo ha ocultado. La consecuencia en 2011, una sociedad convulsa en temas esenciales –terrorismo, cristianismo, tradición, nacionalismo– y económicamente en la ruina, no sólo no es una sorpresa: era algo previsible.

El PSOE es responsable de haber elegido y mantenido como cabecillas a Zapatero, Pajín, Chacón o Blanco: a fin de cuentas, un partido es una despiadada maquinaria de poder, no precisamente virtuosa en cuestiones morales e intelectuales. Pero más allá del partido, gran parte de la intelligentzia izquierdista española ha consentido y defendido a capa y espada un experimento iletrado, imprudente y zarrapastroso que corría paralelo a un proyecto económico suicida para la Nación.

Los lodos que hoy enfangan el bolsillo de los españoles no son repentinos, ni misteriosos: son la consecuencia última de un proyecto al que periodistas, intelectuales o profesores universitarios se sumaron con entusiasmo, defendiendo majaderías como la Alianza de Civilizaciones, locuras como el laicismo y el revanchismo histórico, y ocultando y disculpando ignorancias económicas considerables. Estos son los otros responsables: los que han cobijado y apadrinado el desastre, y que ahora miran hacia otro lado como si el caos no fuese con ellos. Prisa y el resto de damas ultrajadas progresistas acusan ahora a ZP de haber conducido al país y a la izquierda al borde del precipicio. Pero en verdad, son ellos tan responsables del caos generado como su propio muñeco roto, al que ahora tratan de sustituir por otro, como si Rubalcaba tampoco tuviese nada que ver.

Memoria económica
José Luis Requero La Razón 9 Agosto 2011

Un proyecto de ley o de reglamento exige lo que se llama «memoria económica». Sirve para saber cómo se financiará la futura norma. Esto se exige para proyectos de ley y de reglamento pero no para una Constitución. Así cuando se elaboró la Constitución no hubo memoria económica alguna, como tampoco cuando se trata de un estatuto de autonomía. Ahora bien, es aconsejable reflexionar sobre tales extremos porque el pueblo soberano que se dota de esas normas básicas debe saber si tiene capacidad económica para sostenerlas, luego para que se apliquen.

Probablemente de haberse elaborado una memoria económica de lo que en su momento era el proyecto de Constitución, los españoles nos habríamos dado cuenta de que nos iba a regir un texto bastante caro; nos dimos un sistema constitucional que iba a exigir a todos un importante esfuerzo económico para que buena parte de sus previsiones se hiciesen realidad, lo que se acentúa en los últimos estatutos de autonomía que tiran la casa por la ventana.

Proclamar derechos y libertades está muy bien, pero se necesita una Justicia ágil y eficaz para hacerlos realidad, como también tiene su coste crear un Tribunal Constitucional o el sistema parlamentario bicameral o la Casa Real o que haya un Defensor del Pueblo, etc. Y no digamos que se dote de autonomía a provincias y municipios o surjan de la nada las Comunidades Autónomas, órganos en los que se descentraliza la acción política, clonando la organización estatal.

Pero lo que encarece la Constitución es atribuir a los poderes públicos el deber de crear y mantener un abanico de servicios y competencias que concretan el Estado del Bienestar. Se prevé así que «los poderes públicos» procurarán la tutela de la salud, del medioambiente, una vivienda digna y adecuada, la gratuidad de la enseñanza, unas pensiones dignas y así un largísimo etcétera al que se añaden los aún más largos etcéteras de las leyes que desarrollan la Constitución. Repito: todo esto exige gran capacidad financiera.

En 1978 tiramos la casa por la ventana y aprobamos una Constitución de lujo: nos compramos un deportivo, un yate, un chalet en la playa y reformamos la casa. Todo a la vez y gracias al préstamo que nos dio la Historia. ¿Podíamos mantener ese tren de vida? Afortunadamente, al poco vino la Unión Europea y luego los Fondos de Cohesión, lo que nos permitió mantener ese tren de vida al que nos subíamos: las infraestructuras se modernizaron, los pueblos y ciudades se embellecían y se hacían «sostenibles»; el medioambiente se empezaba a cuidar, etc. lo que permitió destinar recursos para colegios, pensiones, etc.

Pero hay dos actitudes para tener ese tren de vida. O la responsable y consciente de que se precisa una economía fuerte y saneada o la inconsciente del que gasta sin medida; no le basta el yate o el deportivo, encima los llenan de accesorios y monta una televisión autonómica, su propia policía, clona órganos estatales, etc. El médico es gratis y somos tan buenos que invitamos a otros y surge la España del turismo sanitario; se dan subvenciones a propios y extraños y los abuelos viven cada vez más años a costa de una menguante población de nietos hechos a la buena vida de sus padres.

Mientras la economía iba bien esto tenía un pase, pero se estropea; la financiación europea mengua, pero la frivolidad gubernativa lo ignora, suprime los topes de gasto y en el país del Lazarillo se dice que lo progre es el déficit; los hijos, acostumbrados al tren de vida de sus padres, se indignan: ni pueden llevarlo ni, quizás, el que tenían esos padres cuando eran más modestos pero sensatos. Se indignan, se autodenominan «indignados», pero no se les censura y unos políticos frívolos y descerebrados les adulan asegurándoles más vida fácil.

El Estado del Bienestar es caro, exige esfuerzo, disciplina y un sistema económico capaz de sostenerlo, que genere riqueza, lo que depende de un empresario incentivado, no demonizado ni machacado. En vez de perder el tiempo en memorias históricas, aunque tarde, quizás sea hora de hacer la memoria económica de nuestro sistema constitucional. Así sabremos lo que cuesta, si podemos financiarlo y si estamos dispuestos a esforzarnos para hacerlo viable.

Crisis
El colapso del intervencionismo cerril
Juan Ramón Rallo Libertad Digital 9 Agosto 2011

Por supuesto a nuestros políticos les sale muy a cuenta endilgarles la responsabilidad de su muy defectuosa gestión a entes externos: "los mercados", "los especuladores", "la desregulación", "la avaricia", "la codicia", "el Tea Party" y ahora, también, las agencias de calificación que, como Standard and Poor’s (S&P), no arriman el hombro. Nunca, claro, a su propia incompetencia, a su incontenible apetito por el gasto, a su sola receta de subir impuestos y monetizar los déficits, a su renuencia a liberalizar los mercados. Carlos Rodríguez Braun lo ha resumido muy acertadamente en una de sus máximas más populares: "El mejor amigo del hombre no es el perro, sino el chivo expiatorio".

Retrospectivamente nos intentarán hacer creer que la marcha de la economía se torció cuando S&P osó rebajar el rating de EEUU o incluso cuando los republicanos más ultraderechistas pusieron en jaque el acuerdo para elevar el techo de deuda. También nos vendieron la moto de que la crisis de 2008 se debió a la torpe decisión de dejar quebrar a Lehman Brothers, cuando en marzo de ese año había caído Bear Stearns (el quinto banco de inversión del país) y una semana antes los dos gigantes hipotecarios semipúblicos de Fannie Mae y Freddie Mac. Vamos, que la economía iba viento en popa a toda vela. Pero no nos dejemos engañar: durante la semana pasada, habiéndose suscrito la elevación del techo de deuda, la bolsa estadounidense ya se desinfló un 8% debido a las crecientes señales de la debilidad económica del país (mínimos de actividad fabril y del volumen de negocios de los servicios y revisión a la baja del crecimiento del PIB) y a la incertidumbre procedente por el cada vez más probable estallido de la Eurozona.

El desastre de este lunes, uno de los peores días del mercado de valores en su historia, no se debe a la degradación de S&P, ¿cómo iba a hacerlo? Los efectos de rebajar el rating sobre la deuda soberana, de momento, han sido beneficiosos para las finanzas del Tesoro: el bono a 10 años de EEUU, lejos de encarecerse, se abarató un 5% (como algunos, por cierto, ya habíamos pronosticado al decir que la deuda de EEUU sigue siendo, de momento y pese a todo, el activo más seguro del mundo y que todo pánico de mercado tendería a traducirse en compras generalizadas de la misma).

Al contrario, los problemas son otros: la monetización masiva de bonos españoles e italianos por parte del BCE no resuelve a medio plazo los problemas de solvencia de Eurozona, los sucesivos Quantitative Easings de Bernanke han sido del todo inútiles para propiciar un crecimiento sostenible de EEUU, y Obama, lejos de estar dispuesto atajar los auténticos problemas de fondo de su economía (los desproporcionados gastos sociales que se incrementarán exponencialmente en el futuro) está jugueteando con agresivas subidas de impuestos que sólo descapitalizarán más a los ahorradores y a las empresas privadas.

Después del fracaso de todo tipo de intervencionismo, los inversores han perdido toda confianza en que nuestros políticos vayan a tomar alguna medida acertada que no se base en el más pauperizador de los populismos cortoplacistas. Para muchos, no obstante, el dirigismo estatista con el que nos han estado aplastando estos tres últimos años se ha quedado corto. Es lo que tienen los fanatismos y las fes ciegas: si el cien milmillonario plan de estímulo de Obama no ha funcionado, es porque no se duplicó su cuantía (Krugman dixit); si las billonarias monetizaciones de deuda de Bernanke no han surtido efectos, es porque no continúa indefinidamente con ellas (Scott Sumner dixit). Se llama disonancia cognitiva y es un trastorno psíquico perfectamente recogido por la Psicología.

Veremos cuál es la próxima barbaridad con la que buscan robarnos la cartera. Pero desde luego, así no se restituye ninguna confianza en el sistema de mercado y en la creación de un marco jurídico estable en el que apetezca invertir y generar riqueza a largo plazo. Sobre todo porque si personas como Obama o Zapatero están gobernando es porque millones de personas los auparon al poder y aun hoy continúan sin darse cuenta de sus muy profundos errores.
Juan Ramón Rallo es doctor en Economía, jefe de opinión de Libertad Digital y profesor en el centro de estudios Isead. Puede seguirlo en Twitter o en su página web personal. Su último libro es Crónicas de la Gran Recesión (2007-2009).

Navarra, la pieza que falta en el puzzle autonómico
Pascual Tamburri El Semanal Digital 9 Agosto 2011
Aunque los españoles son iguales en derechos no todas las regiones son iguales. La Constitución creó unas autonomías de primera, otras de segunda y reconoció algún caso excepcional.

El mapa autonómico no sólo es complicado, es que además está lleno de variantes y matices a veces muy difíciles de explicar. Si nuestra organización regional la hubiese trazado Napoleón Bonaparte tendríamos un número explicable de regiones uniformes en superficie, recursos, población, provincias y ciudades; y lo que es más, esas regiones tendrían una organización administrativa homogénea con una autonomía igual entre ellas. Pero nuestros "padres de la Patria" son los escribidores de 1978, y por varias razones a la vez resultó y resulta que nuestras autonomías son heterogéneas desde casi cualquier punto de vista que se quiera considerar.

Parece llegado el momento, en torno a las elecciones del 20 de noviembre, de rehacer nuestra autonomía. Hay una serie de razones de tipo ético que explican esta necesidad. Tiene algo más que un resto de ironía la curiosa circunstancia de que personajes que se llenan la boca, y a veces los bolsillos, hablando de la igualdad entre los españoles, viven casi profesionalmente de afirmar la desigualdad entre ellos. O no son conscientes de lo que hacen o su cara dura es digna de mejor causa. Pero estamos en tiempo de recordar la otra serie de razones que desacreditan las actuales autonomías: dicho brevemente, es que no funcionan, y se han convertido en otras tantas causas de ruina individual y colectiva para los españoles.

Necesitan ser reformadas, enderezadas, corregidas, enmendadas, mejoradas, todo lo cual implica su recorte, su poda, su disminución. Y hay gentes de derechas, de izquierdas y mediopensionistas unidas en torno a esta necesidad.

Por eso mismo (porque el coro es amplio y cualificado) es el momento de recordar que Navarra es diferente. La autonomía de Navarra no nace de que entre 1978 y 1983 le "diesen" una autonomía, como se les dio a otras regiones de España, algunas de las cuales incluso se inventaron más o menos en semejante tesitura (aunque ahora digan otras cosas más o menas divertidas). La Navarra que es autónoma hoy es una parte vertebral de la España medieval, es ininterrumpidamente la Pamplona romana, visigoda, vikinga, carolingia e íñiga y el reino pamplonés alzado como tal e incorporado gloriosamente a la lucha contra el Islam en 905. Tal Navarra es la que recibe y conserva sus fueros, testimonio de su identidad española y cristiana y de su personalidad jurídica, y en muy complejas vicisitudes conservó tal personalidad en 1512, en 1714, en 1808, en 1841 y finalmente en 1936.

Puede y seguramente debe enmendarse una larga serie de errores del siglo XX sobre la configuración autonómica. Ahora, la crisis ha marcado el momento. Pero como un error no corrige otro, no es quitando a Navarra la autonomía que la configura como se soluciona el problema de la autonomía. Una cosa son las autonomías creadas por y para los nacionalismos, y sus consecuencias de desorden y ruina para España que estamos viviendo. Y otra cosa, con otra naturaleza, otro origen, otras dimensiones y otro futuro, es la autonomía foral de Navarra. Sin nada que ver con el resto, puesto que esta autonomía es parte necesaria de la unidad y de la identidad de la nación; recordemos siempre, en estos tiempos de cambio, la especial posición de Navarra y de los navarros, que no niega ni enmienda ninguno de los pasos que hayan de darse en cuanto al resto.

Es la hora de la política
José Luis González Quirós*. El Confidencial 9 Agosto 2011

El ideal inconfesable de una buena mayoría de políticos consiste en acceder al poder, sin mayor esfuerzo y en administrarlo de manera perdurable, sin apenas dificultad. El PSOE ha gozado por dos veces en España de algo muy parecido a ese paraíso: tanto en la época de Felipe González, que llegó a parecer inextinguible, como en la primera etapa de Zapatero hasta finales de 2007. El PP, por el contrario, ha pagado bastante más caro su acceso al poder, y se ha mantenido menos tiempo, hasta la fecha.

Ahora puede parecer que ocurre lo contrario, porque casi todo el mundo da por descontada la victoria de Rajoy, pero hay que matizar doblemente ese diagnóstico, en primer lugar con el debido respeto a la incertidumbre política, pero, sobre todo, con la evidencia de que, en el caso de triunfar, Rajoy no se encontrará, precisamente, en las vísperas de un gozo, sino, más bien, en puertas de una especie de suplicio. Si Rajoy gana las elecciones, incluso con mayoría absoluta, heredará una situación bastante peor que la de 1996, y con las fuerzas adversas, los sindicatos y la izquierda, bastante enteras como consecuencia de un largo período de sesteo, adormecidas por un combinado de subvenciones y halagos que suele tener efectos paralizantes en los afanes movilizadores.

Hay un sector bastante importante del electorado, aquel que tiene una mayor capacidad para cambiar su voto y que, por ello mismo, tiene una influencia decisiva en los tramos finales del proceso electoral, que tal vez no esté demasiado convencido de que merezca la pena apostar decididamente por el cambio político. Para este tipo de votantes, puede parecer bastante obvio que una prórroga al PSOE sea casi impensable, pero muchos de ellos pueden sentir la tentación de abstenerse en la contienda, considerando que ni Rajoy ni el PP han dado garantías suficientes de que vayan a abordar los problemas con decisión y vigor.

Con verdad, o con mala intención, que es tema muy discutible, se ha acusado repetidamente al PP de no enseñar sus bazas, y eso, aunque pueda tener algún efecto positivo, conlleva consecuencias letales para el PP. Si el PP no enseña sus cartas porque carece de ellas, malo, y si no las enseña porque teme hacerlo, peor. Hay argumentos de todo tipo para elegir entre una conducta política ambigua y otra clara, pero el PP tiene que afirmarse cuanto antes en una línea coherente, porque si le va a resultar difícil hacer reformas de fondo, las que ha evitado Zapatero poniéndonos al borde de la bancarrota, será imposible que haga nada sin un mandato explícito.

La coherencia del PP tiene, además, que ser doble, en sus propuestas y en sus políticas. Rajoy ha impuesto una serie de políticas de austeridad en las CCAA del PP, pero debe permanecer atento porque la tentación, como en la película de Billy Wilder, vive arriba, y es muy atractiva. No tendría ningún sentido que cuando se hace necesario un ajuste severo de las políticas de gasto de las CCAA y de los ayuntamientos, siga habiendo notables del PP que crean que la cosa no va con ellos.

Hay un factor muy relevante en esta crisis casi universal del que hay que saber sacar el fruto político, y eso no puede hacerse con una actitud reservona, hay que mojarse, me parece a mí. La izquierda no cesa de echar la culpa de cuanto pasa a los banqueros y al capital, es su papel y seguramente sería peligroso que no lo hiciera. Pero la derecha no puede jugar con las cartas marcadas por la izquierda, no puede hacer como si no hubiese que pagar las deudas, como si el llamado gasto social no debiera limitarse, como si le pareciese extraordinariamente bien vivir a costa de los esfuerzos que habrán de hacer los que nos hereden.

Hay que repetir por activa y por pasiva que engrosar los gastos públicos a costa de la deuda es dejar a nuestros hijos una herencia insoportable, es ser tremendamente injustos con las generaciones futuras. Esa actitud, se da, por cierto, de bruces con la conducta común de la gente, de derechas o de izquierdas, tanto da, que no duda en sacrificarse por hacer que sus hijos puedan tener una vida mejor que la que ellos han tenido, pero el éxito de la izquierda en hacer creer que incrementar la deuda es siempre defendible ha obnubilado al público, seguramente porque las grandes cifras son difíciles de entender. No es sostenible, sin embargo, que cerca de las dos terceras partes de los ingresos del IRPF se nos vayan a pagar los intereses, una deuda que sale cada vez más cara a medida que los que nos prestan ven el cobro más en riesgo.

Un político valiente tiene que decir a los españoles que solo saldremos de esta situación envenenada con más trabajo, con menos gasto inútil, con mucho más sacrificio, y que eso es incompatible con más subsidios, más puentes o más jeribeques. El coro de los indignados lleva meses ensayando, pero son muchos más los que quieren oír una melodía de esperanza, la promesa de una política seria, decente, y sin engaños.

José Luis González Quirós es analista político

Despilfarro
¿Seguirá Fabra el mal ejemplo de Camps?
Guillermo Dupuy Libertad Digital 9 Agosto 2011

Aseguraba Francisco Camps en su discurso de dimisión estar "harto" de que el caso Gürtel hubiera ocultado en los medios de comunicación muchas cosas positivas de la Comunidad Valenciana. La verdad es que el asunto de los trajes ha eclipsado muchas cosas, no sólo elogiables sino también censurables de la gestión del PP valenciano. Cosas como el insaciable centralismo autonómico, que ha seguido vampirizado a las provincias de Alicante y Castellón en beneficio exclusivo de la ciudad de Valencia; cosas como la politización de las cajas de ahorros que ha terminado por arruinar a una de las otrora más prosperas entidades financieras de nuestro país, como era la Caja de Ahorros del Mediterráneo. Sólo dos días antes de su intervención por parte del Banco de España, la entidad financiera alicantina tuvo que renovar un préstamo de 200 millones al Gobierno valenciano, que, desde 2006, ya era el destinatario de tres de cada cuatro euros de las operaciones de crédito, aval o garantía que la entidad había realizado con las instituciones públicas de la Comunidad.

Está por ver que el asunto de los trajes haya acabado definitivamente con la carrera política de Francisco Camps. Pero, desde luego, si queremos que la victoria electoral del PP sirva para establecer las bases de la recuperación económica, lo que ya ningún representante popular con responsabilidad de gobierno debería poder hacer es seguir el mal ejemplo de Camps en lo que a gasto y endeudamiento público se refiere. La Comunidad Valenciana –por no hablar del Ayuntamiento de Valencia– es una de las instituciones públicas de nuestro país que más y a mayor velocidad se ha endeudado y una de las principales corresponsables de las elevadísimas primas de riesgo que está pagando la deuda española.

Es verdad que, en una reciente entrevista concedida a El Mundo, el nuevo presidente de la Generalidad, Alberto Fabra, hacía público un compromiso con la austeridad que parecía un punto de inflexión frente a la rienda suelta que el gasto publico ha gozado en Valencia. Sin embargo, ya entonces ese compromiso del nuevo presidente me pareció demasiado vago y no suficientemente consciente del radical cambio de mentalidad que es exigible en los políticos en lo que a privatizaciones y recorte de gastos se refiere. Así, que Fabra se limitara a decir respecto a Canal 9 –uno de los cuatro canales de televisión pública que hay en la Comunidad Valenciana, cuya deuda asciende a los 1.500 millones de euros–, que lo que pretende es "garantizar el pluralismo", debe resultar hasta ofensivo para cualquier persona mínimamente consciente de la realidad financiera que los políticos deben de una puñetera vez de afrontar. Y es que la solución no pasa ni siquiera por reducir los déficits de las televisiones públicas, sino proceder a su inmediata puesta en venta y reducir con lo que se obtenga con ella la deuda que han generado estos pozos sin fondo.

No le echaré en cara al recién llegado presidente algo que ahora se ha sabido como es el hecho de que durante 2010 cada diputado valenciano gastara una media de 650 euros al mes en teléfono, pero desde luego sí que haya nombrado 83 asesores –entre 6 y 8 por consejería- con un coste de 4,45 millones de euros anuales.

Espero, no obstante, poder equivocarme con Fabra. Si es así, gustoso haría una recolecta para regalarle dos o tres trajes.

"La prensa extranjera ve al lider socialista como alguien capaz de cualquier cosa, porque vive en un mundo imaginario"
El historiador Kamen presenta a ZP como un completo irresponsable

Afirma que su incapacidad para generar respuesta alguna a dos de los mayores quebraderos de cabeza de España, es manifiesta
Redacción, Periodista Digital 9 Agosto 2011

No es un tertuliano, de esos que hablan de todo y a todas horas en radios y televisiones. Tampoco un columnista, de los que reparte palos cada mañana en los diarios nacionales. Ni siquiera está implicado en la batalla política cotidiana, que divide en banderías a la sociedad española.

Es un veterano historiador británico, se llama Henry Kamen, ha escrito libros memorables sobre España -el último "Poder y gloria. Los héroes de la España imperial"- y hace una semblanza devastadora del hombre que durante los últimos siete años ha gobernado este país.

Dice Kamen, en un artículo titulado "Tocando el violín mientras la ciudad arde" que publica el diario 'El Mundo', que la prensa extranjera ve a Zapatero como alguien capaz de cualquier cosa, "porque vive en un mundo imaginario".

Por su interés, reproducimos los fragmentos esenciales del artículo:
La inminente desaparición de Zapatero de la escena política ha sido recibida en España con un profundo suspiro de alivio, no menor entre los miembros de su propio partido.

La opinión casi unánime en la prensa española ha compartido tres rasgos principales: regocijo porque Zapatero abandonará el cargo y no buscará la reelección como diputado; satisfacción de que el PSOE está, a pesar de su reciente debacle el 22-M, aún en forma suficiente para desempeñar un papel en la política nacional; y la extrema preocupación por la dura medicina que el próximo Gobierno tendrá que administrar al electorado a fin de rescatar a España de la ruina.

En los dos últimos años de crisis, los españoles han tenido sus propias opiniones sobre el líder del PSOE y su política. ¿Pero qué han pensado los extranjeros sobre Zapatero? Inevitablemente, sus observaciones se han concentrado en la crisis económica de España.

El blog de un asesor de la agencia financiera Robinson Hambro no dudaba en comparar al líder socialista con el emperador Nerón, de quien se dice que tocaba el violín felizmente mientras Roma ardía ante sus ojos.

El mismo autor comenta:
«Se ha impuesto la austeridad fiscal, y la reforma laboral y de las pensiones, pero la falta de impulso político detrás de las necesarias medidas significa que las dos últimas se han hundido sin dejar mucho rastro. España es el siguiente en la línea de fuego si los mercados pierden confianza».

La línea de pensamiento de este asesor la comparten la mayoría de los comentarios extranjeros. No hay ni un solo comentarista que diga algo positivo sobre Zapatero, un fenómeno interesante que subraya su completa marginación en el escenario internacional.

Los telespectadores que sólo han visto al presidente en TVE pueden no ser plenamente conscientes de ese aislamiento. Han visto cientos de imágenes de él estrechando manos y charlando con personas poderosas de Europa y del mundo.

Las imágenes estaban, naturalmente, manipuladas, y sería sin duda más revelador ver la posición que ocupaba en las pantallas catódicas de otros países.

He aquí ejemplos que he podido ver: un reportaje francés sobre una conferencia en Bruselas le mostraba sentado aparte, solo, mientras otros líderes europeos charlaban entre sí en inglés o francés, idiomas que Zapatero no domina. Un informe ruso de una conferencia en San Petersburgo le mostraba al margen de los participantes, que hablaban entre ellos en ruso e inglés.

Un reportaje de un desayuno religioso en Washington le mostraba sonriendo a todo el mundo pero sin hablar con nadie. En el pasado, al menos podía conversar con el presidente Bush, que hablaba español... Zapatero era el hombre solitario de Europa, presente en todas partes pero sin realmente participar.

En España, la mayoría de los comentaristas cree que la decisión de celebrar elecciones en noviembre es buena para el PSOE y tal vez incluso para el país.

Los analistas de Barclays Capital están de acuerdo en que los mercados podrían considerar positivo el adelanto de los comicios, ya que un nuevo Gobierno abriría la posibilidad de una segunda ronda de reformas.

Sin embargo, no todo el mundo de fuera de España opina lo mismo.
«El mercado de deuda español necesita esta elección como un tiro en la cabeza», dijo Nicholas Spiro de la consultoría Spiro Sovereign Strategy.
«En el actual entorno cualquier cosa que dirige el foco sobre España o Italia proporciona una inyección adicional de riesgo político».

Sus palabras parecen justificadas a la luz de las últimas noticias financieras. La celebración de comicios en noviembre podría verse por los mercados como un truco desesperado del PSOE para conservar cierto poder.

Esta impresión podría verse reforzada con el anuncio de Zapatero de que no preparará ningún presupuesto para 2012.
Algunas medidas se anunciarán en agosto, pero no se propondrán reformas a largo plazo. En otras palabras, se niega a tomar decisiones urgentes y echa el muerto al siguiente inquilino de La Moncloa, abocado a tan colosal desbarajuste que necesitaría contar con los socialistas para los grandes pactos.

A principios de julio The Economist publicó un artículo criticando al Gobierno español por su incapacidad para llevar a cabo más de un puñado de reformas fundamentales. Ese fracaso ha sido principalmente responsabilidad de Zapatero, que ha proclamado una y otra vez que España estaba saliendo de esa crisis que él negó en un primer momento.

Su breve carrera política ha consistido en exageraciones optimistas e irresponsables a las que, afortunadamente, los periodistas extranjeros nunca han prestado atención.

La prensa europea está más interesada en la realidad económica y la cuestión principal por la que los expertos europeos siguen criticando a Zapatero es por su incapacidad para generar respuesta alguna a dos de los mayores quebraderos de cabeza de España: la continua bajada en el mercado de la vivienda y el continuo aumento del desempleo (los últimos datos positivos son totalmente estacionales, debido a la temporada turística). En ningún momento los ministros han demostrado éxito alguno en su gestión de estos temas.

Los comentaristas extranjeros han contrastado los fallos de España con los éxitos de Alemania. Es lógico que las críticas se hayan centrado en la negativa del Gobierno a tomar las decisiones correctas.

El fracaso de Zapatero es más estridente entre la opinión estadounidense, principalmente porque se le ve a menudo manteniendo lo contrario de la verdad.

A finales de 2010, el presidente español afirmó públicamente ante las cámaras de CNBC que todas las cifras existentes de una depresión de la vivienda eran falsas, y que sólo él tenía los números reales.

La pregunta que le hizo la periodista Maria Bartiromo, así como su respuesta, fueron las siguientes:
P.- ¿Espera que los precios del sector inmobiliario sigan bajando?
R.- Creo que el precio de la vivienda ha tocado fondo. No bajará más. [...] En general los precios han sido estables recientemente, e incluso han aumentado.

Al ver esta increíble declaración, un periodista financiero estadounidense comentó:
«Si Zapatero se cree eso, se creerá cualquier cosa».

Y esa, de hecho, es la impresión que Zapatero ha dado al mundo exterior: que puede creer cualquier cosa, porque vive, como Nerón, en un mundo imaginario de su propia creación.

Podemos seguir con más citas de esa entrevista:
P.- Ha podido detener la hemorragia del malestar en la economía en España. ¿Puede caracterizar el estado de la economía de hoy?
R.- Hemos logrado controlar la situación. Hemos conseguido cambiar los puntos de vista del mercado. La gente tiene un punto de vista muy exagerado de cómo es la situación en España.

La entrevista es surrealista, sobre todo si tenemos en cuenta que esta semana el mercado ha seguido expresando serias dudas sobre la deuda española.

Los comentarios de Zapatero eran como tocar el violín mientras la ciudad ardía, y deberían leerse en su totalidad para comprender por qué la prensa extranjera piensa así de él. No todos los países, es cierto, pueden tener la suerte de poseer buenos líderes.

Pero España ha sufrido más que la mayoría. Podemos cerrar estos comentarios con una cita de una opinión expresada la semana pasada en el periódico español que más le ha apoyado a él y a toda su política.

El periodista escribía:
«Sabemos que dijo que no nos decepcionaría. Sabemos que nos decepcionó (quizá que se decepcionó a sí mismo)».

******************* Sección "bilingüe" ***********************
La bipolaridad de Bildu
Carmen Gurruchaga La Razón 9 Agosto 2011

Bildu tiene más de un 50% de Batasuna en su composición, por lo que como coalición puede llegar a comportarse de manera bipolar e, incluso, tripolar. Ayer por ejemplo, la parte de EA y Alternatiba sí asistió al acto que se celebró en Zumaia, en memoria del ex presidente de la patronal guipuzcoana, Joxe Mari Korta, asesinado por ETA hace 11 años.

Pero no lo hizo el diputado general de la provincia, Martín Garitano, vinculado a la izquierrda abertzale de toda la vida y que prefirió dejar su representación en manos de dos diputadas de EA. Sin embargo, sí acudió la alcaldesa en funciones del municipio, del sector independiente de Bildu. Y es que Garitano está más preocupado por la vuelta a casa de los presos de ETA que por las víctimas de la banda; y por la negociación de los terroristas con el Gobierno que por las necesidades de los guipuzcoanos.

Sin embargo, sabe que si se le ve el plumero exigiendo las reivindicaciones perennes de la banda y sólo muestra su apoyo a los reclusos etarras y a sus familiares, la coalición que posibilita a la izquierda abertzale el acceso a las instituciones puede ser finalmente ilegalizada. Por ello, a Batasuna le viene bien la bipolaridad pues aunque la verdad sea vox populi y ya no engaña a nadie, ¿cómo se demuestra jurídicamente que no condenan la violencia cuando una parte de Bildu acude al homenaje de una víctima?

Españoles, a fastidiarse
*Maite Nolla www.gaceta.es 9 Agosto 2011

En Cataluña, el nacionalismo está representado por encima de la realidad.

El independentismo en Cataluña es un valor constante. Los años de pujolismo en su máxima pujolidad, con una TV3 continuamente a toda máquina, no han conseguido que la cifra de independentistas supere un número aproximado del 20% de los que pueden votar en Cataluña. Así lo demuestran los presuntos resultados de los referéndums alegales e ilegales apoyados por la Generalitat, muchos ayuntamientos, la televisión pública y por la mayoría de partidos. Y ello, pese a haber sido convocados en pleno superagravio estatutario. Otra cosa es su representación.

El nacionalismo está representado por encima de la realidad debido a la gran traición de los socialistas y a la eterna ambigüedad de CiU; Don Juan, de lunes a viernes, y Juana la Loca los fines de semana. Por eso tienen un buen número de independentistas en sus filas, pero también señores de Huesca. En cambio, la representación independentista depende de varios factores: del vaso comunicante con CiU, de que Zapatero asumiera todos sus postulados o de la excesiva fragmentación.

El número de votos es parecido, pero su representación no. Eso les ha permitido gobernar siete años en Cataluña e incluso, en sus buenas épocas, haber sido socios preferentes de Zapatero. Pero, cuando el viento les viene en contra, aunque no se pierdan muchos votos, la cosa cambia. Así, en poco tiempo y elección tras elección, ERC se ha visto reducida a lo mínimo. Han perdido votos a costa de CiU, de sus antiguos dirigentes repartidos en Reagrupament o en Solidaritat, y, en las municipales, a manos del auténtico Bildu catalán, que son las CUP. Este efecto visual explica los movimientos que pretenden dar cierta unidad al asunto. Así, ERC puede pasar de los ocho diputados que tuvo en 2004, a los tres que tuvo en 2008 y puede que a uno o ninguno en 2011. Son más o menos los mismos, pero sin diputados. Por eso, la idea de algunos es batasunizar el movimiento, promover la abstención y apropiársela; y que se fastidien los españoles.

*Maite Nolla es abogada.

El Parlamento catalán blinda sus sueldos por encima de 100.000 euros
La Cámara regional tumba una moción para rebajar los salarios un 20%. Los diputados de Barcelona perciben 21.000 euros por desplazamientos. Los responsables de las delegaciones territoriales de la Generalitat, también beneficiados.
Miguel Maristany. www.gaceta.es 9 Agosto 2011

El Gobierno catalán encabezado por Artur Mas no ha dejado de vanagloriarse del drástico adelgazamiento al que han sometido a la Administración Pública. La vehemencia con que han defendido, por ejemplo, los recortes en la sanidad pública, ha acabado por esterilizar la oposición popular y sindical. Sin embargo, a pesar de la precariedad de las arcas catalanas y contradiciendo su discurso electoral, el Ejecutivo de CiU está llevando a cabo una desmesurada mejora de los salarios de sus empleados, hecho que se ha desbordado también con subidas de sueldos de los nuevos alcaldes tras el 22-M.

Así, los responsables de las oficinas de los delegados territoriales de la Generalitat pasan a cobrar 10.000 euros más anuales de complementos específicos. Este aumento es, en realidad, muy superior, ya que al complemento específico hay que sumarle el nivel y el grupo. Ahora cobrarán 74.644 euros anuales en total, casi el doble de lo que han percibido hasta ahora. Joan Raventós Pujadó, responsable de Seguimiento de Relaciones con el Territorio, ha ascendido a la categoría de trabajador eventual, hecho que comporta el aumento específico de retribución en más de 13.000 euros. Según publica el Diario Oficial de la Generalitat (DOGC) del 27 de abril, gracias a este cambio Raventós obtendrá “retribuciones de este puesto de trabajo, correspondientes a un puesto de funcionario/a del grupo A, nivel de complemento de destinación 30 y complemento específico de 38.916,72 euros anuales”. El DOGC del 16 de marzo le otorgaba 25.813,80 euros; así pues, en menos de dos meses ha aumentado su categoría laboral y mejorado ostensiblemente su salario.

Alfons López Tena, diputado de Solidaritat, presentó en el Parlament una moción para bajar un 20% el sueldo de los diputados catalanes, denunciando que “se recorte el Estado de bienestar pero la remuneración de la casta política sea intocable”. El salario de los parlamentarios va desde los 37.143,12 euros hasta más de 100.000 anuales. El sueldo medio es de 75.000 euros anuales. Además, se cobran suplementos por cargos adicionales, así como complementos de más de 25.000 euros por desplazamientos, libres de impuestos. Se da el caso que los diputados residentes en Barcelona perciben 21.605,22 euros por desplazarse hasta el Parlamento; mientras que, por ejemplo, un diputado del Valle de Arán sólo cobra 9.000 euros más que los de Barcelona, a pesar de encontrarse a 315 kilómetros del Parlament. La moción presentada por López Tena fue rechazada por 104 votos en contra (CiU, PSC y PP), 23 abstenciones (ERC, ICV y Ciudadanos) y los votos a favor de SI.

Otro caso llamativo es el del presidente de la Diputación de Barcelona, que cobra 128.581 euros brutos al año, uno de los salarios más altos de la administración catalana. El nuevo presidente, Salvador Esteve (CiU), nombrado hace 15 días, se comprometió a rebajarse el sueldo, pero a día de hoy sigue sin hacerlo.

Conflicto
La Guardia Civil multa el 'CAT' y el PP quiere 'regularizarlo'
Polémica con el distintivo de Cataluña en las matrículas de los vehículos
 www.lavozlibre.com 9 Agosto 2011

Madrid.- A un conductor de Lérida le ha salido caro llevar el ‘CAT’ en la matrícula de su vehículo, concretamente 200 euros, al considerar la Guarda Urbana que no se trataba de una placa reglamentaria. Esta sanción, que ya sufrió en su día el hijo de Jordi Puyol, se produce sólo unos días después de que la Generalitat de Cataluña, en boca del portavoz del Gobierno, Francesc Homs, animara a utilizar este distintivo autonómico, sustituyéndolo por la ‘E’ de España, y asegurando que jurídicamente no se puede impedir.

En medio de esta polémica, se ha conocido que el PP catalán está dispuesto a negociar con CiU la inclusión del ‘CAT’ siempre y cuando no se tape la ‘E’. Así, según publica este martes el diario ‘ABC’, al acuerdo presupuestario entre ambos partidos podría seguirle en breve otro sobre la famosa pegatina. No obstante, pese a que el portavoz del PP en el Parlamento catalán, Enric Millo, ha dejado la puerta abierta a una negociación, aún no se han iniciado las conversaciones entre la líder del PPC, Alicia Sánchez Camacho, y el presidente autonómico, Artur Mas.

El decreto que regula las características que deben tener las matrículas en España lleva en vigor desde al año 2000 y, en lo referido a este asunto, dice textuamente: “En la parte izquierda de la placa de matrícula se incluirá, sobre una banda azul dispuesta verticalmente, el símbolo de la bandera europea, que constará de 12 estrellas de color amarillo, y la sigla distintiva de España representada por la letra E de color blanco".

Recortes de Prensa   Página Inicial