AGLI

Recortes de Prensa   Domingo 14 Agosto 2011

 

Más herencias de ZP: la otra ETA (2)
Editorial www.gaceta.es 14 Agosto 2011

La única baza que le queda a Rubalcaba para la campaña electoral es el terrorismo de ETA. El peligro hoy procede más de un ayuntamiento que del ‘aparato militar’ de la banda criminal

Seguimos con el legado que Zapatero –y su ex ministro y ex vicepresidente Rubalcaba– van a dejar a los españoles. El candidato socialista intenta alejarse para la campaña electoral de su otrora espejo político, pero ese es un ejercicio de difícil consecución. Los potenciales votantes socialistas cuando se dispongan a introducir el voto en las urnas, en la que después de 25 años desaparecerá de las papeletas el nombre de ZP –¡el diputado más joven de España!–, seguirán mirando con el rabillo del ojo el espectro del todavía presidente. Algo parecido le sucedió a Mariano Rajoy en las elecciones de 2004. Los españoles votaron en clave Gobierno Aznar, del que también había formado parte Rajoy. La guerra de Irak y el 11-M se llevaron por delante al entonces cartel electoral de los populares.

Por tanto, cuando hablamos del legado ZP también hay que estudiarlo desde una perspectiva interna a los intereses de Ferraz. Los datos son tozudos. La realidad es que Zapatero es el presidente peor valorado del PSOE, incluso por encima del González de los años del oprobio felipista. ZP deja a los suyos un partido descompuesto territorialmente y sin apenas presencia en las instituciones. Tras las últimas elecciones municipales y autonómicas, el PSOE sólo conserva dos comunidades –Andalucía y País Vasco– que puede perderlas en la próxima cita electoral y quedarse a cero zapatero. Con respecto al poder municipal, sólo conserva nueve diputaciones provinciales y unos pocos ayuntamientos de los de más de 100.000 habitantes. Con ese panorama organizativo es con el que Rubalcaba se presenta a las elecciones del 20-N, el aniversario de las muertes de Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera. Unos datos que equiparan al PSOE con los mejores resultados electorales de los populares en los años de la Alianza Popular de Manuel Fraga.

¿Cómo van a reaccionar los españoles ante un Gobierno que lleva meses a la deriva, en el que nadie se hace responsable de nada y toma las decisiones que necesita el país? ¿Cómo van a reaccionar los votantes ante un candidato que, en plan Houdini, propone para el futuro soluciones políticas cuando no lo ha hecho estando en el Gobierno y cuando su partido sigue gobernando y con la llave del BOE? Es una situación esquizoide. No es de extrañar que, al margen de los resultados que le interesa filtrar a Ferraz, el PSOE haya perdido el 11% de sus votantes incondicionales y los jóvenes se alejen cada vez más de sus posiciones. De ahí que Rubalcaba, desde que encendió el motor de su coche electoral, haya tomado dirección hacia la bolsa de votos de la izquierda –también de la extrema izquierda– y de los jóvenes. Es la explicación a sus coqueteos con el 15-M y los indignados. Pero la herencia ZP coloca al PSOE en una situación de alarma total. Dos indicadores nos dan la razón: la política educativa de sus Gobiernos ha elevado el fracaso escolar hasta el 31% y la falta de medidas sobre el empleo juvenil ha situado la tasa de desempleo de los jóvenes en un 40%. ¿Qué significan esas cifras? Pues que toda una generación de jóvenes españoles con aspiración a encontrar un primer puesto de trabajo ha quedado marcada por la gestión socialista. ¿Creen ustedes que esos jóvenes, por muy de izquierdas que sean, van a dar un voto de confianza a un Gobierno que los ha llevado a la cola del Inem?

Si a eso añadimos la corriente de descofianza hacia el sistema y hacia los partidos políticos que se recrudece entre los jóvenes, el candidato Rubalcaba va a tener que mover mucho las manos para convencerles. Y ante esa tesitura ya no valen dóbermans, memorias históricas, espectros guerracivilistas o progresismo barato y enlatado. Me lo comentaba el otro día un analista político, muy escorado hacia el PSOE: “El voto de la izquierda y la extrema izquierda socialista se va a atomizar en las próximas elecciones. Ya no vale el discurso de Ferraz de que viene la derechona porque, tras el 15-M y las medidas económicas conservadoras adoptadas por el Gobierno de Zapatero y Rubalcaba, más propias de un gobierno de derechas, para los jóvenes, el PSOE ya no es una opción de izquierdas”. Para el analista, esa desintegración del voto más radical, la caída de Izquierda Unida y el empuje de los grupos nacidos tras las concentraciones populares puede provocar la entrada en el Congreso de diputados de formaciones minoritarias, lo que radicalizaría el hemiciclo en las sesiones de las próxima legislatura. “El peligro acecharía –me comenta– si el PSOE rebajara los resultados de los tiempos de Almunia –lo que parece muy probable– y la izquierda quedara desintegrada en grupitos de uno o dos congresistas, más Sortu/Bildu/Batasuna. El Congreso se convertiría en algo incontrolable”.

Ese es el testamento que nos han redactado ZP y RB y el panorama al que se enfrenta el PSOE y –lo más preocupante– España. De ahí que al candidato socialista sólo le queda para hacer ruido electoral una bala en la recámara: la baza del terrorismo de ETA. Rubalcaba insiste en que nos acercamos al primer periodo electoral sin atentados de la banda terrorista. ¿Y le sorprende? Es una boutade. ¿Acaso no se ha preocupado él lo suficiente en la última legislatura desde el Ministerio del Interior para que esto sucediera? ¿Acaso, desde el chivatazo a ETA, la nueva política carcelaria sobre los presos etarras y la legalización de Bildu ya estaba todo programado para que llegáramos a las urnas con esa escenografía? Lo que sucede es que RB valora demasiado el silencio de la banda terrorista en sus cálculos electoralistas. Hoy día, hace mucho más daño una manifestación a favor de los presos de ETA, propiciada por Bildu –por muy legal que sea, gracias al Constitucional– que un comunicado de ETA ratificando su tregua indefinida.

Dentro de una estrategia política, se han modificado los parámetros antiterroristas, gracias al propio PSOE. A los españoles los encabrona más una declaración de Garitano o del alcalde de San Sebastián, con ese tono camorrista y prepotente que les caracteriza, que una amenaza de ETA. Paradójicamente, ha sido el propio Rubalcaba quien le ha quitado a la banda el pedigrí de años atrás y el factor del miedo. Ahora, los españoles coinciden al señalar que el peligro procede más de un ayuntamiento y de unas juntas generales que del aparato militar de la organización armada. Nos vamos a enterar cuando comiencen a boicotear la línea del AVE a Euskadi o las políticas de Estado. Esa ha sido la propia trampa que se han labrado Rubalcaba y Zapatero y otra de las herencias que nos va a tocar soportar a los españoles durante años, con gente como Garitano en la Carrera de San Jerónimo. Todo gracias al binomio ZP-RB. Esa situación, más que de legado, la podríamos definir como la maldición de ZP.

50 años de muro, y 85 de Castro
EDITORIAL Libertad Digital 14 Agosto 2011

Puede ser fácil olvidar las consecuencias de las ideas. Pasan las generaciones, y aquellos que no las sufrieron en primera persona pueden acabar por repetir los errores de sus mayores, sucumbir a los cantos de sirena de ideologías que prometen el cielo en la tierra, pero acaban por traer el infierno.

Hace cincuenta años que se construyó el muro de Berlín, y los herederos ideológicos de aquella aberración intentan equipararlo con otros muros, otras barreras que mantienen en sus fronteras algunos países democráticos, pero la diferencia es tan abismal que sólo un intelectual "comprometido" podría obviarla. Como los muros de un castillo, las barreras que construimos países como Israel o España sirven para protegernos, ya sea de la violencia terrorista o de una avalancha inmigratoria. El de Berlín, en cambio, era el muro de una cárcel, construido para evitar que los alemanes que sufrían la tiranía del comunismo pudieran huir hacia la libertad.

Durante el siglo XX se pusieron en práctica varias ideologías totalitarias, que pretendían centralizar todas las decisiones relevantes de las vidas de sus súbditos en el Partido y el Estado. Desechando la libertad como mero prejuicio burgués, pretendieron sacrificar al individuo en el altar de un bien común, ya fuera el beneficio de una raza o una clase social. Sólo trajeron guerra, hambre y miseria. Y, sobre todo, una subordinación completa de la persona a los designios de unos pocos.

Aún sobreviven en el mundo algunos de estos regímenes. Uno de ellos, el más cercano a los españoles, es el cubano. Fidel Castro nació también un 13 de agosto, hace 85 años. Cuando en Berlín construyeron el muro, ya se había convertido en el dictador de Cuba. Tuvo una suerte de la que carecieron sus homólogos alemanes: su tiranía es una isla, y su muro de la vergüenza el mar. Aun así, centenares de miles de cubanos han arriesgado sus vidas intentando alcanzar la libertad y la esperanza de una vida digna. Dos millones viven hoy en Florida, donde han prosperado tanto que su riqueza supera a la de los once millones que permanecen bajo la bota de los Castro.

Alemania ha homenajeado a las víctimas directas del muro, aquellos que murieron intentando huir de la dictadura comunista, al menos 136 personas. Pero a muchos más el muro les hurtó la posibilidad de vivir en libertad, como otros muros, aunque no estén hechos de piedra, se lo sigue impidiendo a millones de personas. Es a ellos a quienes recordamos hoy.

ANUNCIO DE ALCARAZ EN ESRADIO
Voces Contra el Terrorismo premiará a Carlos Iturgáiz, Carlos Cuesta y Hazte Oír
Francisco José Alcaraz ha hecho públicos en el programa 'Sin Complejos' de esRadio los ganadores de este año de los premios Voces Contra el Terrorismo.
LIBERTAD DIGITAL 14 Agosto 2011

El presidente de la asociación Voces contra el Terrorismo, Francisco José Alcaraz, ha anunciado este domingo los nombres de los tres españoles que recibirán este año el premio que anualmente otorga a personas que, en su trayectoria profesional o personal, se han destacado en la defensa de la Memoria, Dignidad y Justicia de las víctimas del terrorismo.

Los tres premiados en esta ocasión son el europarlamentario popular Carlos Iturgáiz; el periodista de Unidad Editorial y colaborador de esRadio, Carlos Cuesta, y la asociación Hazte Oír "por toda la ayuda que nos ha prestado a Voces Contra el Terrorismo".

Alcaraz ha adelantado también que los premios se entregarán en una ceremonia que se celebrará el próximo 25 de noviembre y que tendrá lugar, por primera vez, en la ciudad de Madrid, con lo que se pretende facilitar las cosas a las personas que "de toda España que quieren estar presentes en la entrega", tal y como ha explicado el presidente de VCT en el programa Sin complejos de Luis del Pino.

España
Rajoy: “No puede haber 17 normas diferentes para crear una empresa”
El candidato ‘popular’ a la cita electoral del 20N asegura que aprobará una ley de “unidad de mercado” para toda España y creará una “Comisión Nacional del Mercado” que velará para que España sea un solo mercado económico y empresarial.
Redacción www.vozbcn.com 14 Agosto 2011

Todo indica -las encuestas, en realidad- que Mariano Rajoy (PP) será el próximo presidente del Gobierno. Una de las cuestiones a resolver, entonces, es si el PP podrá llegar a la mayoría absoluta en el Congreso o tendrá que pactar con partidos minoritarios nacionalistas -CiU y PNV, sobre todo- o, incluso, si la suma da, con UPyD.

En cualquier caso, Rajoy tendrá que hacer una serie de reformas estructurales, en la línea de las iniciadas ya por José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE), para situar España, de nuevo, entre los países más productivos y rentables de occidente. En una entrevista, que publica este domingo el Diari de Girona, el líder popular da pistas de las reformas de Estado que se deben abordar lo antes posible.

“Reforzar la cooperación entre administraciones”
“No creo que [devolver competencias de las CCAA al Estado] sirva para solucionar alguna cosa en este momento. Lo que sí es importante es que las Autonomías no gasten lo que no tienen y no aumenten sus aparatos administrativos, como ha sucedido en los últimos años”, ha indicado Rajoy, como punto de partida. Y ha añadido: “Lo que hay que hacer es reforzar la cooperación entre administraciones”. El objetivo no es otro que el ahorro en la gestión de determinadas gestiones comunes, tanto entre CCAA como entre ayuntamientos, que deberán compartir “servicios comunes”.

Pero Rajoy va más allá y ha recordado algo que ya manifestó meses atrás: “No puede haber 17 normas diferentes para crear una empresa. Quiero aprobar una ley de unidad de mercado y crear una Comisión Nacional del Mercado, en la que estén representados el Gobierno de España y las 17 CCAA”. Parece sensato, lo ha explicado: “Si en Europa hay normas que afectan a todos los países socios, me gustaría que en España, para no perjudicar el crecimiento económico, haya normas comunes para todas las Autonomías”.

Mercado laboral y educación
Por otro lado, el candidato del PP ha adelantado que es partidario de “una negociación colectiva más flexible” entre la patronal y los sindicatos, en materia de salarios y reformas laborales. “Es necesario un gran convenio nacional por sector y después convenios de empresas, pero no provinciales”, ha indicado.

Finalmente, se ha mostrado partidario de “reforzar la autoridad del profesor” en las aulas de los colegios e “introducir estímulos en la carrera educativa”, puntos que no ha concretado durante la entrevista publicada en el diario del grupo Prensa Ibérica aunque sí ha señalado que los padres “tienen derecho a saber qué colegios son mejores que otros”, con el objetivo de que profesores y directores se esfuercen más.


Rajoy: creador de empleo; Cospedal: prevaricación.
Nota del Editor 14 Agosto 2011

Como no hay funcionarios suficientes, ahora Rajoy va a crear una comisión para coordinar los 17 tinglados autonómicos, así que como los funcionarios de esos
17 tinglados están muy ocupados con los idiomas, las pegatinas, las embajadas, y demás gilipolleces, tendrán que convocar nuevas oposiciones para nuevos funcionarios que deberán asistir como representantes de sus compadres en la comisión de coordinación y otros cuantos más para tramitar, traducir, publicar y controlar la ejecución de los acuerdos de la comisión. Con lo fácil y barato que resultaría anular todo el tinglado sin más, y de paso la primera ley del mercado que debe ser el idioma, derogar todas las leyes y normas autonómicas relacionadas con las lenguas regionales, identidades y demás zarandajas. Unidad de mercado con el tinglado de las lenguas regionales es imposible..

Tiene suerte Cospedal de que los farmacéuticos estén pillados y no la denuncien por prevaricación (a ver si Manos Limpias le da un susto), pues obligarles a despojarse de su propiedad es claramente una prevaricación. Más sobre esto en el oportuno y documentado artículo de Alfonso de la Vega.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Italia, La Mancha y Galicia

http://alfonsodelavega.com/  14 Agosto 2011
Debería ser evidencia de razón para cualquier persona lúcida que observe nuestra realidad sin pasiones ni intereses sectarios el que nuestro sistema político autonómico no resuelve los verdaderos problemas de la gente.

La pluriempleada Cospedal en los ratos libres que le dejan sus numerosas ocupaciones amenaza a los farmacéuticos manchegos con expedientarles. Los malvados boticarios paisanos de Don Quijote tienen la arrogante, insólita y estúpida pretensión que la Administración autonómica les pague las medicinas que les debe, porque en algunos casos ya no pueden hacer frente con su propio patrimonio a los retrasos.

Es verdad que la Cospedal, tras fechorías como la de la Caja autóctona en la que era directivo su marido o el aeropuerto para buitres planeadores de Ciudad real o el AVE deshabitado, se ha encontrado la caja vacía sin siquiera telarañas que empeñar o vender a un zoo. También que en vez de cerrar su TV la potencia. Pero no es menos cierto que todas estas fechorías contra el españolito pagano sin distinción de patria chica se han producido por una casta política descomunal, manirrota y liberticida convertida en verdadera plaga que, como la langosta, no deja crecer la yerba allá donde cae.

Mientras la Merkel se impacienta por la irresponsabilidad de los países mediterráneos, en la Italia del prócer feminista Berlusconi dicen que se va a proceder a una importante reforma administrativa. Se pretende reducir el número de ayuntamientos y de provincias italianas. Una iniciativa de gran interés tanto por lo político como por lo técnico. Veremos en qué queda tan buen propósito pero debería ser modelo de las que habría que realizar en la pobre España que se desangra con diecisiete hemorragias irreducibles.

En la Galicia subvencionada y apuntalada paradójicamente por el malvado Madrid que crece y crea algo de empleo, tenemos también nuestra tele y nuestros pistas para buitres carroñeros como la llamada ciudad de la cultura, mega monumento del galleguismo despilfarrador, las subvenciones a la culturilla autóctona, la imposición de la neolingua administrativa y demás carísimas y enmucetadas, cuando no liberticidas gaitas.

Cuando estudiaba agronomía nos explicaban que la vecería de los frutales se combatía con la poda. Si las ramas crecen demasiado no hay savia para criar frutos. No debe haber tanta yema de madera si queremos que progresen las de flor y fruto.

También existía el dilema económico: “o cañones o mantequilla”.
Ahora está llegando el día de actualizar reformulada la cuestión: o Autonomías o Estado de Bienestar. Es decir, o pagar las medicinas o tener parlamentillo propio, una docena de ministrillos y una gruesa bien medida de directores generales con sus despachos, prebendas, canonjías y coche oficial. Pero no se preocupe el saqueado y asqueado lector: No le van a dejar elegir.

En todo caso, como me decía un alto funcionario de la Xunta: “Que desaparezcan las autonomías está bien para otros sitios pero no para Galicia que somos una nacionalidad histórica”.

Debe ser que Castilla, ese islote de hombres libres en la Europa feudal, o el viejo reino de León, de donde proviene el de Galicia, no son históricos.

España: tres años de derrumbe
Lo peor de la crisis es el deterioro de la confianza de los ciudadanos, de las expectativas y la incapacidad institucional. Zapatero se aferra al mito de «la ciudad alegre y confiada», pero se extiende el miedo, el paro y la deuda
FERNANDO G. URBANEJA ABC 14 Agosto 2011

Al comenzar este verano, el PIB español vuelve a la cota que alcanzó cinco años atrás, en verano de 2006. Cuatro años de crisis son años perdidos desde el punto de vista del crecimiento, con costes sociales muy apreciables, ya que el reparto de la crisis es muy desigual. Desde 2006 a 2011, la población residente en España ha crecido en dos millones de personas —de 45 a 47 millones—, de manera que la renta por persona ha disminuido en cuatro años un 5 por ciento: un retroceso sin precedentes, desconocido para las actuales generaciones.

Un empobrecimiento que explica otro fenómeno decepcionante: la pérdida de expectativas, la desesperanza de buena parte de los ciudadanos, que piensan que lo que viene no será mejor; y además se percibe la carencia de diagnóstico y de propuestas por parte del gobierno. Todo lo cual complica la salida de la crisis.

Con una perspectiva ampliada, la situación es aún más decepcionante. La sociedad española protagonizó durante el último medio siglo, desde 1958, una de las historias de éxito más interesantes de la historia reciente, tanto desde el punto de vista político —salida pacífica de un régimen dictatorial y una guerra civil—, económico —crecimiento anual de más del 3 por ciento acumulado del PIB— y social —ciudadanos más libres y solidarios que nunca—.

Una historia de éxito que devolvió a España la hora de Europa —ese fue el gran objetivo de la transición—, Pero que a partir del 2008, esa España se dio de bruces con una crisis más profunda y más intensa que la que sufren los demás países europeos y que solo es comparable con la que padecen los otros europeos del sur —Grecia, Italia y Portugal—.

Las cifras
Para traducir en hechos la crisis, el más relevante se refleja en el empleo, medido por cualquiera de sus variantes. La más lacerante es la cifra de parados: de 1,76 millones de personas desempleadas en verano de 2007, cuando empezó el declive, a casi cinco millones ahora. Añadir 3,2 millones de parados significa desperdiciar buena parte de la capacidad productiva del país a lo largo de la crisis, el 20 por ciento de la potencia laboral no utilizada.

Visto desde otra perspectiva, la de las personas con empleo, el dato es menos espectacular pero igual de desolador: de 20,5 millones de empleos en el verano del 2007 pasamos a 18,3 ahora, que significan 2,2 millones de puestos de trabajo —con sus nóminas, cotizaciones y retenciones fiscales— desaparecidos.

Datos similares registra la afiliación a la Seguridad Social y sus cotizaciones y, en sentido contrario, el número de personas acogidas al subsidio de paro, que de una financiación ortodoxa, con cotizaciones, del orden 15.000 millones de euros al año, para 1,5 millones de personas (2008) ha pasado a otra que requiere créditos presupuestarios y que cuesta más de 30.000 millones de euros a favor de 2,7 millones de personas. Y además otros 8.000 millones para políticas activas de empleo que no consiguen sostener la ocupación.

Para rematar este sombrío panorama del empleo otro dato preocupante: casi medio millón de personas —el dato crece cada mes— han agotado el plazo de su subsidio de paro y tienen que acogerse a subvenciones extraordinarias de subsistencia, a la ayuda familiar o al socorro de Cáritas y organizaciones similares, que han multiplicado su acción social de último recurso.

El diputado Durán i Lleida utiliza en estos días la palabra «ruina» para resumir el estado de la economía española, que puede parecer excesivo a algunos, pero que se ajusta bastante bien al significado que otorga la Real Academia Española a esa voz: «Pérdida grande de los bienes de fortuna» o «destrozo, perdición, decadencia y caimiento de una persona, familia, comunidad o Estado».

No hay precedentes —salvo guerras o catástrofes— para un fenómeno semejante de empobrecimiento relativo de los españoles. La actual es la recesión más intensa, más profunda y más extensa en el tiempo de la historia reciente de España, en la que caben comparaciones mínimamente significativas.

La destrucción de empleo que esta crisis ha provocado en España no tiene comparación con la conocida en otras economías del euro o de otros países del mundo, incluso con mayores retrocesos de su PIB. Un hecho que, sorprendentemente, no ha llevado a acelerar la urgente reforma de un modelo laboral agotado, destructivo, pero que cuenta con una articulada trama de intereses para sostenerlo, incluidos los sindicatos. Una trama de intereses y además la miopía o cobardía —tanto da— de un Gobierno incompetente e incapaz de hacer frente al principal problema de los españoles.

El origen
Las raíces de esta crisis, a la que a nivel global llaman la Gran Recesión, —que tiene causas externas e internas, que empezó el verano del 2007 y que ahora amenaza con una recaída— tienen que ver con excesos financieros que han llevado a un desmedido endeudamiento público y privado, que resulta insoportable y obliga a recortes de gasto y ajustes en las familias, en las empresas, pero también en las cuentas públicas.

En el caso español esas raíces tienen que ver con la insuficiencia del ahorro local para financiar el crecimiento de varias décadas, fenómeno recurrente en la historia de España, que también está en el origen de recesiones anteriores, pero ahora más agudizado y crítico.

El año de la sima de la crisis, 2009, cuando el PIB retrocedió en España el 3,7 por ciento (en la Europa del euro la caída fue del 4,15), el déficit público alcanzó el 11 por ciento del PIB (el doble del registrado en la zona euro) y deterioró la reputación del Reino de España en los mercados internacionales, condujo a una degradación de las calificaciones y a un encarecimiento del servicio de la deuda. Y ese espectacular déficit tiene un responsable destacado: el Gobierno, encabezado por su presidente, que se negó a aceptar la crisis, a anticiparse a sus efectos, y mantuvo una política de gasto, de cheques, que en vez de actuar contra el ciclo sirvió para acelerar la caída.

Un déficit insostenible
A lo anterior hay que añadir un severo quebranto de la balanza de pagos, con un déficit exterior que alcanzó el 10 por ciento del PIB el 2009: el mayor del mundo, comparable solo a los de Estados Unidos y Gran Bretaña, que son economías con otras capacidades y recursos.

Ambos déficits y otros factores internos —desgravaciones— y externos —tipos de interés muy baratos— crearon la burbuja inmobiliaria que engordó el crecimiento durante la primera mitad de la década pero también la recesión en la segunda. Ni el gobierno, ni el banco de España retiraron el ponche de la fiesta de un crecimiento desaforado, y a la hora de pagar las rondas no hay suficiente y hay que seguir tomando préstanos, ahora en circunstancias mucho más complicadas.

España protagonizó un proceso extraordinario entre 1958 y 2008, cincuenta años de crecimiento que se traducen en un avance del 3,7 por ciento al 9,4 por ciento de peso específico sobre el PIB de las economías de los países del euro, pero los tres años siguientes, (2009-2011) son de retroceso, con pérdida de posición y de expectativas.

El dedo acusador de Madoff al mundo de las finanzas
El mayor estafador de la historia, Bernard Madoff, encarcelado en EE.UU. desde 2008 por su responsabilidad en un fraude estimado en unos 80.000 millones de dólares (unos 60.000 millones de euros) cargó en una reciente entrevista concedida al New York Times contra la «ceguera voluntaria» del sistema mundial de bancos y fondos de inversión. El ex empresario y creador de un fabuloso esquema piramidal de inversiones —que duró 16 años— estima que los bancos «tenían que saber» del fraude que llevaba a cabo.

Un informe reúne 52 pruebas para la ilegalización de Bildu
El sindicato denuncia a la coalición por cometer presuntos delitos de enaltecimiento, apología y colaboración con la banda armada. Reclama a la Abogacía del Estado que inicie ya el expediente.
Diego Carrasco. Madrid www.gaceta.es 14 Agosto 2011

Todavía no se han cumplido los 100 días de gracia, que se conceden a los políticos autonómicos y locales, tras la constitución y toma de posesión de sus respectivos Gobiernos, y ya hay pruebas contundentes para sospechar que la coalición proetarra Bildu ha traspasado los límites del Estado de derecho.

Así se desprende del demoledor informe que el Colectivo de Funcionarios Públicos Manos Limpias presentó el viernes pasado en la Fiscalía General del Estado con 52 pruebas para ilegalizar Bildu. También se denunció a la coalición proetarra por un presunto delito de “enaltecimiento, apología y colaboración con la banda terrorista ETA. Un tipo delictivo que encaja en el artículo 578 del Código Penal. Al mismo tiempo, Manos Limpias también ha pedido a la Abogacía del Estado que “inicie el correspondiente procedimiento administrativo para ilegalizar la formación política Bildu”.

Los denunciantes no tienen ninguna duda de que “Bildu está dando muestras evidentes en el sentido de que sus postulados, comportamientos y objetivos son los mismos que los de la banda terrorista ETA y su brazo político Batasuna”. Una vez más, un colectivo, que forma parte de la sociedad civil, ha tomado la iniciativa ante la pasividad del Gobierno socialista, que sólo se limita a meras declaraciones redundantes y vacías de contenido.

Según se desprende del escrito de denuncia, “Bildu ha demostrado sin ningún rubor ni complejos apoyo, cobertura, colaboración, aplausos, homenajes e incluso nombramientos en las instituciones a dirigentes batasunos y miembros de la izquierda abertzale que hacen gala de formar parte o de identificarse con la banda terrorista ETA”.

En este sentido, las pruebas que Manos Limpias ha presentado ante la Fiscalía se refieren a los siguientes hechos, entre otros: “Aumento de las subvenciones para que los presos etarras viajen a las cárceles; en las fiestas de los pueblos gobernados por Bildu se han colocado pancartas de apoyo a los etarras y ha desaparecido la bandera española; Martín Garitano ha exigido el cese de los juicios políticos; 10 municipios de Navarra y el País Vasco mantienen el callejero etarra; en el Proyecto San Sebastián se iguala a víctimas y verdugos; Bildu quiere eliminar la aportación vasca al sostenimiento del Ejército, Fuerzas de Seguridad y Jefatura del Estado; la coalición se niega a condenar el terrorismo de ETA e invita a familiares de presos de la banda al chupinazo de Vitoria; o Garitano convierte las fiestas de Loyola para exigir el fin de la dispersión de los presos.

Menosprecio
Todos los hechos narrados anteriormente están tipificados en el artículo 578 del Código Penal, que dice: “El enaltecimiento o la justificación por cualquier medio de expresión pública (...) o de quienes hayan participado en su ejecución o la realización de actos que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares de castigará con la pena de prisión de uno a dos años”.

En este contexto, la jurisprudencia del Tribunal Supremo es clara, al entender como apología “la manifestación pública de alabanza, elogio o exaltación de actos delictivos o de sus culpables”. Además, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha declarado por vía de principios, que “en una sociedad democrática determinadas restricciones a la libertad de expresión son legítimas y necesarias ante conductas que pueden incitar a la violencia o que pueden provocar especial impacto dentro de un contexto terrorista”.

Indagación
Así las cosas, la Fiscalía General del Estado, que dirige Cándido Conde-Pumpido, deberá pronunciarse en las próximas semanas sobre la denuncia presentada. “Lo más razonable es que la admita y constate que los hechos que se denuncian son ciertos. Para ello, deberá solicitar informes a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Ertzaintza, Policía Foral de Navarra sobre los actos denunciados”, explican fuentes jurídicas. Por el contrario, si Conde-Pumpido decidiera rechazar el escrito deberá motivarlo. Es cierto que cada día que pasa hay manifestaciones más contundentes de Bildu que pueden traspasar la línea roja de la legalidad.

Con los mismos hechos por Miguel Bernad, secretario general de Manos Limpias, la Abogacía del Estado puede abrir un expediente de ilegalización de la formación política. Esto es posible gracias a la última reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, que prevé la posibilidad de declarar fuera de la ley a los partidos que incidan en comportamientos antidemocráticos, delictivos o que apoyen a grupos terroristas.

Recortes de Prensa   Página Inicial