AGLI

Recortes de Prensa   Jueves 25 Agosto 2011

 

España: el 20 de noviembre elegiremos a nuestros amos
Francisco Rubiales Periodista Digital 25 Agosto 2011

Se acercan las elecciones y conviene reflexionar sobre lo que podemos hacer ante las urnas abiertas. En una auténtica democracia, cuando el pueblo elege a representantes que le rinden cuentas y defienden sus criterios y deseos, votar tiene sentido, pero no lo tiene en España, donde el pueblo sól elige a sus amos. En esas condiciones, con el voto, únicamente afianzamos nuestra condición de esclavos sometidos.

El 20 de noviembre elegiremos a nuestros amos. En democracia, cuando los cargos electos rinden cuentas a los ciudadanos, se eligen representantes, pero en las dictaduras de partidos sólo se eligen amos. En España, son los partidos los que controlan a los diputados y senadores, los que elaboran las listas y los que disfrutan de la lealtad de los representantes. El pueblo está ajeno y ni siquiera conoce a los que dicen representarle.

El sistema español es tan desequilibrado, injusto y corrupto que cada vez que los ciudadanos acuden a las urnas no eligen a sus representantes o gobernantes sino a sus amos, a gente que carece de controles democráticos, que ni siquiera representan a los ciudadanos y que disfrutan de una práctica impunidad que los convierte en dictadores. Cada 4 años acudimos a las urnas para cometer uno de los mayores errores que un ser humano lleva a cabo en su vida: escoger a tus parásitos, a los amos que te gobernarán sin cautelas ni garantías. La auténtica verdad es que cada cuatro años actuamos como borregos y nos convertimos en esclavos de gente que muchas veces ni siquiera merece nuestro respeto.

La democracia española no cumple ni uno sólo de los requisitos básicos exigibles a un sistema democrático: no existe separación de poderes; la ley no es igual para todos; los políticos y sus partidos carecen de suficientes controles ciudadanos y legales; las elecciones, con listas cerradas y bloqueadas, no son realmente libres, ya que los que eligen realmente no son los ciudadanos sino los políticos que hacen las listas; los representantes elegidos no conocen a sus electores, ni se relacionan con ellos y su lealtad y obediencia son para los partidos políticos que les han incluido en las listas; la sociedad civil, que debe ser independiente y fuerte para servir de contrapeso al poder político, está "ocupada" y "sometida" por los partidos políticos; la mayoría de los medios de comunicación han sido comprados por el poder y carecen de la libertad necesaria para fiscalizar a los poderosos, una misión imprescindible en democracia; los ciudadanos no cuentan, ni son consultados por unos políticos que han expulsado a la ciudadanía de los procesos de toma de decisiones y que ejercen la política como monopolio; la corrupción infecta el sistema y los políticos no rinden cuenta, ni dimiten porque disfrutan de una obscena impunidad...

En esas circunstancias, votar equivale a elegir a los amos y a sostener un sistema injusto que no merece llamarse democracia sino dictadura de partidos y de políticos profesionales.

¿Qué vas a hacer en las próximas elecciones? Mientras tu dudas, unos políticos estarán frotándose las manos y otros estarán nerviosos. Es la fiesta del reparto del poder, en la que los ciudadanos demuestran con toda su cruda dureza su condición de esclavos felices que eligen a sus amos para los próximos cuatro años, cuando en realidad deberían elegir a representantes controlados y obligados a cumplir la voluntad popular soberana.

Ten en cuenta que el único poder que te otorga el sistema es el del voto. Eres poderoso mientras las urnas están abiertas, pero al cerrarse volverás a ser un desposeído de su derecho a decidir, sin capacidad de ejercer su voluntad política o de influir siquiera en las grandes decisiones que condicionan tu vida y tu futuro. Al votar en un sistema injusto y antidemocrático, como el español, cedemos nuestro poder de decisión y parte de nuestras libertades a otras personas que ni siquiera se relacionarán con nosotros y que sólo obedecerán a sus partidos políticos.

Ante cada ciudadano se abren tres opciones:
A) Votar al partido político elegido.
B) Votar, pero a nadie en particular (voto en blanco).
C) Abstenerse de votar.

Para los españoles, frustrados por la baja calidad de su democracia y el fracaso de sus políticos, existe una cuarta opción: votar al partido contrario para castigar al gobernante.

Votar a uno de los grandes partidos que controlan el sistema, ya sea porque gusta o por venganza,, significa siempre alimentar la injusticia y el abuso. Votar en blanco significa aceptar la democracia y el sufragio universal, pero rechazar a todos los partidos y candidatos porque no cumplen con las exigencias de la democracia. Abstenerse es despreciar el sistema y manifestar expresamente el desprecio ciudadano.

El voto es una fórmula para delegar todos los poderes y derechos políticos que poseemos, entregándolos a alguien que nos merece confianza. Cuando esos candidatos que se presentan no merecen nuestra confianza y han demostrado su incapacidad para gobernar, como podría ser el caso de España, donde un partido nos ha conducido hasta la ruina y el fracaso, mientras una oposición sin fuelle ni ideas espera a que le toque su turno de gobernar y disfrutar del poder, votarlos es una insensatez carente de sentido alguno.

El gran desafío para los españoles demócratas y decentes no es sustituir a un amo por otro, sino cambiar el sistema para que en lugar de amos tengamos servidores públicos, representantes honestos y políticos bajo control de las leyes y de la ciudadanía. Votar a uno de los dos grandes partidos, que entienden que al elegirlos les extiendes con tu voto un cheque en blanco y que le autorizas a que tomen cualquier decisión, incluso en contra de la voluntad mayoritaria, es una locura y, además, una indecencia antidemocrática.

Voto en Blanco

Las trampas de la anunciada reforma constitucional
Carlos Ruiz Miguel Periodista Digital 25 Agosto 2011

Todo parece indicar que la anunciada reforma constitucional es el pago a la UE por la compra de la deuda pública española. Aunque, más que de la UE, parece que debiera hablarse con más precisión del Banco Central Europeo y la famosa "carta" del mismo al gobierno español. Y yendo más lejos, parece que esta reforma ha sido dictada por Merkel a Rodríguez Zapatero. Ocurre que, a mi juicio, es muy posible que Rodríguez Zapatero haya aprovechado esta situación para hipotecar a Pérez Rubalcaba y a Rajoy... y para engañar a Merkel.

I. EL CONTROL DEL DÉFICIT PÚBLICO: DE LA LEY A LA CONSTITUCIÓN
La crisis económica general ha sido especialmente grave en España. Nuestra economía que, según el delirio de Rodríguez, iba a superar a la de Francia y a pisar los talones a Alemania ha estado a punto de acompañar a Grecia, Irlanda y Portugal en su necesidad de ser rescatada "oficialmente".

Una de las causas de este desastre ha sido que el gobierno Rodríguez se cargó la política de estabilidad presupuestaria que emprendió Aznar. Fue gracias a esa política del gobierno Aznar, ejecutada exitosamente con ayuda del profesor José Barea, se consiguió frenar el déficit de las cuentas públicas y conseguir superávit.
Rodríguez, al llegar al poder, hizo todo lo contrario que Aznar... y eso suponía, en economia, disparar el déficit. Los resultados están a la vista.

En la época de Aznar se había aprobado una ley de estabilidad presupuestaria. Pero esa ley quedó vaciada de contenido cuando Rodríguez aumentó el "techo de gasto" que se preveía en la misma.

De ahí que la UE, y en particular Merkel, consideren que no basta con que se limite el gasto público por "ley ordinaria" y hayan pensado que es necesario impedir el aumento del gasto público por una norma, teóricamente, más rígida, la Constitución. Se trata de evitar que ante la llegada de un "zapatero" a la presidencia del Gobierno pueda volverse a disparar el déficit público. Al fin y al cabo, la propia Alemania ha establecido un techo de gasto, estableciendo que tanto la Federación como los Estados federados, no pueden tener un déficit en la relación entre ingresos y créditos que supere el 0'35% (artículo 108.3 de la Ley Fundamental de Bonn).

II. LA REFORMA CONSTITUCIONAL: UNA TRAMPA PARA RAJOY Y RUBALCABA
La propuesta (aún no concretada) de reforma constitucional en materia de límites al déficit público deja en una situación desairada a Rajoy y a Rubalcaba que son los dos adversarios políticos a los que Rodríguez más desea dañar en este momento.

La trampa de Rodríguez a Rajoy no es otra sino la de hacerle cómplice de que esta reforma constitucional no se someta a referéndum.

Es cierto que, de acuerdo con el artículo 167 de la Constitución(que es el que se piensa aplicar) no es obligatorio someter la reforma a referéndum. Pero que no sea obligatorio no significa que no sea posible jurídicamente... y mucho menos que no sea políticamente conveniente.

Jurídicamente, la Constitución establece que si 1/10 de los diputados o 1/10 de los senadores así lo solicitan, la aprobación final de la reforma dependerá del pueblo español. Por tanto, un referéndum es constitucionalmente posible.

Políticamente, después de haber asistido antes de las elecciones municipales y autonómicas al movimiento del "15 de mayo" es una burla al sentir mayoritario de la ciudadanía no someter una decisión tan importante al referéndum de la Nación Española. Si Rajoy no solicita someter a referéndum esta reforma quedará hipotecado para cuando inicie su gobierno. Habrá quedado "marcado" como alguien que no quiere "más democracia" y quiere que todo siga "como antes", o sea, de modo que los representantes actúen de espaldas o en contra a ese pueblo al que dicen "representar" y que está inerme ante las decisiones de sus supuestos "representantes".

La posibilidad de sanear nuestro sistema político habrá quedado abortada. Rodríguez, después de demoler la Constitución, habrá dinamitado las posibilidades de regenerar la democracia española. ¿Será tan irresponsable Rajoy como para caer en esa trampa tan burda?

La trampa de Rodríguez a Rubalcaba es más mezquina. Se ha recordado que no hace ni un año que Rubalcaba se burló la propuesta de Rajoy de reformar la Constitución para introducir un límite al déficit.

Ahora parece que "en una noche" Rodríguez le ha "convencido" de que aquello de lo que se burlaba resulta muy bueno. Y una de dos: o Rubalcaba no fue un político serio antes o no lo es ahora o no lo ha sido ni antes ni ahora.

Con esta propuesta de reforma Rodríguez deja completamente desautorizado y desprestigiado a Rubalcaba. Su objetivo: que Rubalcaba fracase en las elecciones y que el PSOE llame de nuevo a Rodríguez como "salvador" de un PSOE derrotado. Rodríguez entonces presumirá de que él ganó unas elecciones que Rubalcaba perdió. Y pretenderá volver a un poder que nunca ha querido abandonar.

III. LA REFORMA CONSTITUCIONAL: UNA TRAMPA PARA MERKEL Y SARKOZY
El proyecto de reforma constitucional, sin embargo, también es en el fondo un engaño hacia Merkel y la UE.

Parece claro que Merkel y Sarkozy "aconsejaron" al Banco Central Europeo que salvara a España comprando los títulos de la deuda pública española.
Y parece claro que a cambio exigieron a Rodríguez poner fin al déficit de las administraciones públicas españolas.
Por lo que acabamos de ver, parece claro que Rodríguez aceptó la condición impuesta por Merkel de reformar la Constitución para limitar el déficit público.

Ahora bien, hasta ahora sólo he leído a un comentarista advertir la trampa de la propuesta zapateril. Ha sido Emilio J. González quien a mi juicio ha dado en el clavo:
¿qué credibilidad puede tener semejante limitación constitucional cuando en este país llevamos ocho años dando patadas y más patadas a la Carta Magna, a conveniencia del Gobierno y con el respaldo de un más que politizado Tribunal Constitucional...?

IV. UNA REFORMA CONSTITUCIONAL CON MUCHOS INTERROGANTES
- ¿se va a obligar constitucionalmente a limitar el déficit de municipios y comunidades autónomas?

- en caso de que lo anterior sea cierto: ¿quien garantiza que si una comunidad autómoma o municipio supera el déficit, violando la Constitución, esa medida va a ser recurrida ante el Tribunal Constitucional?

No hay más que recordar las numerosas violaciones de la Constitución que han protagonizado las comunidades autónomas vasca y catalana... sin que el gobierno central dependiente de sus votos haya recurrido ante el Tribunal Constitucional sus excesos.

- en caso de que, para salvar la cara ante Europa, sí que se recurra ante el Tribunal Constitucional el incumplimiento constitucional del déficit permitido: ¿quien garantiza que el Tribunal Constitucional va a dictar una sentencia rápida?

A este respecto, valga con recordar lo que ha tardado el TC en resolver los recursos de inconstitucionalidad contra el nuevo Estatuto catalán de 2006... y que hay leyes recurridas ante el TC que llevan sin ser resueltas mucho más tiempo que el que ha llevado conocer del nuevo Estatuto catalán.

- y, en última instancia, incluso habiendo una sentencia: ¿quien garantiza que se va a cumplir?

No me refiero sólo al caso, escandaloso, del incumplimiento de la normativa constitucional en materia lingüística.
La cuestión va más allá. ¿Qué ocurriría si el TC resuelve que unos presupuestos son inconstitucionales?

Muchas, muchas interrogantes que llevan a mirar, con extraordinaria prevención, la última propuesta del presidente Rodríguez.

Cara factura para España y el PSOE
Editorial www.gaceta.es 25 Agosto 2011

Zapatero excusaba su pasividad ante el colapso, alegando que admitió la crisis en septiembre de 2008.

Zapatero excusaba su pasividad ante el colapso, alegando que admitió la crisis en septiembre de 2008, cuando la caída de Lehman Brothers constituyó la primera alarma seria. Falso. Medio año antes, en el debate televisivo Pizarro-Solbes, el candidato popular dejó bien claro que si no se hacían reformas quirúrgicas la economía se iría al garete. Pero media España se rió del aguafiestas y este perdió el debate de acuerdo con el axioma del show bussines: lo importante no es tener razón sino dar bien en la tele. La que salió perdiendo fue España, ya que la cigarra de La Moncloa desperdició un tiempo precioso. Europa le impuso luego, a la fuerza, lo que su interesada miopía no había querido ver: en mayo de 2010 el mayor recorte de los derechos sociales de la democracia, y en agosto de 2011, el déficit cero presupuestario, reforma constitucional mediante.

El miedo de Zapatero a ser impopular nos ha hecho pagar a los españoles una astronómica factura. Lo indignante es que Zapatero tuvo margen y lo desperdició miserablemente. Basta calcular la reducción del déficit que hubiera supuesto la reforma laboral gracias al ahorro de decenas de miles de euros de subsidio de desempleo; o lo que habríamos ahorrado si Zapatero no hubiera tirado con pólvora de rey en la reforma de la financiación autonómica de 2009 (en plena crisis que supuso untar a las autonomías a cuenta de unos supuestos ingresos futuros... que nunca llegaron; o el dinero que no habríamos tirado sin el contraproducente Plan E y que hubiera supuesto un ahorro ocho veces superior al de la supresión de las diputaciones que propone Rubalcaba; o las sumas que han derrochado las Administraciones autónomas en duplicidades inútiles; por no hablar del despilfarro de las subvenciones a lobbies ideológicos, tiranuelos internacionales varios o a las más pintorescas y discutibles causas.

Después ZP ha tenido que ir rectificando, llevado de la oreja por potencias extranjeras, haciendo ceder jirones de soberanía a España y señas de identidad ideológicas al PSOE. El líder socialista que iba a salvar a la formación en el Congreso del 2000, la está desfigurando (¿no fue un tal Zapatero quien dijo que “la salida de la crisis será social o no será”?), y la está sumiendo en el ridículo (Alfredo tragándose sus chanzas contra Rajoy por proponer el techo de gasto mediante reforma constitucional).

Felipe González proclamaba la buena nueva del pragmatismo: “Gato blanco, gato negro, lo importante es que cace ratones”. La tragicomedia de Zapatero es que el PSOE de la crisis ni lo uno ni lo otro: no sólo renuncia a sus principios sino que ni siquiera es eficaz. Su harakiri ideológico es completamente vano, porque llega tarde y no sirve para nada. Lo cual está provocando la deserción de conspicuos socialistas, que se avergüenzan de Zapatero. Desde Guerra a Chaves, pasando por Bono, Borrell o el ex líder de CC OO, Antonio Gutiérrez. Lo patético del caso es que no está claro si lo hacen por el rechazo que les provoca la incoherencia de un proyecto marcado por los bandazos o más bien por temor a que les salpique el batacazo en las urnas. El caso de Salgado, que dice que si Rubalcaba gana puede ficharla como ministra, no ofrece dudas: si es para tocar poder pueden contar con ella, pero que se olviden si es para inmolarse en las elecciones. ¿Y esta ha sido la número dos de Zapatero en el Gobierno?

Al PP se le pueden reprochar muchas cosas, pero su electorado tiene claro que siempre ha sostenido las mismas recetas en materia económica y que no le pueden acusar de incoherencia. Ni color con el PSOE.

Una reforma chapucera pero necesaria
Jorge de Esteban El Mundo  25 Agosto 2011

El autor critica las prisas con las que se aborda una cuestión tan importante como la revisión de la Constitución
Cree no obstante que es el momento apropiado para realizar cambios, dada la predisposición a pactar de PP y PSOE el acuerdo al que llegaron ayer los dos grandes partidos nacionales nos demuestra una vez más que estamos en el país de las chapuzas. En efecto, cuando el presidente del Gobierno hizo el surrealista anuncio de que se celebrarían las elecciones generales el 20 de noviembre, previa disolución de las Cortes Generales el 26 de septiembre, no se cayó en la cuenta entonces de que con ese plazo, que funciona como una guillotina, habría que reformar la Constitución. Ni más ni menos.

Cuando el 25 de junio del año pasado el presidente del PP, Mariano Rajoy, propuso, como ya había hecho Alemania, reformar la Constitución para introducir un límite al déficit de las administraciones, nadie tomó en serio su propuesta. Ahora, como la canciller Angela Merkel ha ordenado la inclusión de esa cláusula en las constituciones de los países de la Eurozona, resulta que el presidente Zapatero se dispone a realizar dicha reforma constitucional, cuando la locomotora del tiempo no permitirá que esa modificación se haga de forma sosegada. Se ha perdido, en este caso como en otros muchos, la oportunidad de hacer las cosas bien.

Es curioso a este respecto que, de llevarse a cabo esta reforma de la Constitución, será la segunda que se haga en los 33 años de vigencia de nuestra Norma Fundamental, merced a impulsos europeos pero no nacionales. Dejando al margen la eficacia de esta medida en un Estado tan complicado administrativamente como es la España de las autonomías, que habría que reorganizar de nuevo, surge la duda de si conviene llevar esta medida ahora a la práctica.

Todos sabemos que, sea cual sea el resultado de las próximas elecciones, no habrá mas remedio que entablar un periodo semiconstituyente, porque nuestra Constitución exige que se cambien y se perfeccionen muchos de sus artículos, empezando por los que componen el Título VIII. No podemos seguir modificando la Constitución al margen del procedimiento que se establece para su reforma.

Durante los últimos años hemos asistido a una verdadera mutación constitucional a través de las actuaciones del legislador o incluso del propio Tribunal Constitucional, lo cual es una verdadera anomalía. Un ejemplo reciente de esta forma de actuar nos la señalan las últimas declaraciones del candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, diciendo que un consejo de alcaldes debería sustituir a las diputaciones provinciales. En otras palabras, Rubalcaba se quiere convertir en el poder constituyente, aunque la propuesta no encaje con lo que dice la Constitución.

Hace unos meses, durante la ocupación de la Puerta del Sol por los famosos indignados, uno de sus líderes afirmó durante una entrevista en televisión que no estaban de acuerdo con la democracia actual, porque ellos no habían aprobado la Constitución. Su respuesta fue sorprendente porque no tenía y sí tenía la razón. Se equivocaba porque el Derecho se basa en la permanencia de las normas por encima de las generaciones, salvo que se modifiquen. Porque igualmente podría haber afirmado que tampoco su generación participó en la elaboración de nuestro centenario Código Civil.

Pero al mismo tiempo, y en cierto modo, acertaba. Porque no es de recibo que los nuevos españoles no hayan participado en la reforma de nuestra Constitución precisamente cuando es urgente su puesta al día. Que no se haya modificado nuestra Constitución en 33 años, como digo, es una auténtica anomalía. En este sentido, cambiarla ahora con las prisas que ya he denunciado podría ser útil, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, a fin de alcanzar un objetivo que es absolutamente necesario para la democracia de nuestro país.

Ya he mantenido anteriormente en esta página que el mayor defecto de nuestra Constitución es que es prácticamente irreformable. Si ahora se va a modificar es por dos motivos: primero, porque así lo requiere la política interdependiente europea. Y segundo, porque estando de acuerdo el PSOE y el PP, esta modificación que podría incluirse en el tercer apartado del artículo 135 de la Constitución se realizaría por el procedimiento establecido en el artículo 167, según el cual los proyectos de reforma constitucional deberán ser aprobados por una mayoría de tres quintos de cada una de las Cámaras. Por consiguiente no existe, salvo que se complique la cuestión, la dificultad para hacerlo a tiempo.

ahora bien, si los dos grandes partidos nacionales, con el apoyo de otros grupos parlamentarios, tuviesen un halo de inspiración divina, podrían resolver el gran problema que bloquea nuestro régimen constitucional. Me refiero a la urgente necesidad de derogar el artículo 168 que impide cualquier reforma en profundidad de nuestro actual sistema constitucional. Si desapareciese este artículo, se podrían llevar a cabo por el procedimiento del citado artículo 167 todas las reformas que se necesitan urgentemente en España.

La ocasión la pintan calva, porque sería el momento adecuado para suprimir el artículo 168, con un procedimiento que exige el acuerdo de dos tercios de cada Cámara para disolverlas cuando ya se hayan anunciado las elecciones para el 20 de noviembre. Después, las nuevas Cortes deberán ratificar esa decisión, aprobándola nuevamente por dos tercios de cada Cámara y procediendo luego a convocar un referéndum nacional para su ratificación.

Entonces, y sólo entonces, se podrá conseguir la reforma de nuestro Estado, que no sólo exige Europa sino la gran mayoría de los españoles, de una u otra generación.

Jorge de Esteban es catedrático de Derecho Constitucional y presidente del Consejo Editorial de EL MUNDO.

Rubalcaba quiere un techo de gasto con goteras.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 25 Agosto 2011

Esta cosa de la reforma constitucional del déficit cero que quieren convertir en bálsamo de Fierabrás va a dar mucho juego a todos los equipos que compiten por llevarse el gato al agua. Les veremos estas próximas semanas dar todo lo que llevan dentro, y solo por eso ya merece la pena aunque no valga para nada.

Porque como bien dicen en El País respecto a los argumentos que dio Zapatero, “defendió la reforma constitucional como la fórmula “menos agresiva” entre todo lo que “se puede hacer””, abundando en el detallito de que ese “todo lo que se puede hacer” venía en una carta que le envió al pirómano ZP el Banco Central Europeo explicándole como jugar ahora a ser bombero.

Para los unos, del PP, esto les viene de perlas porque ya tienen madera para quemar en la pira que harán a Rubalcaba, pues ellos propusieron esa reforma hace un año y Alfredo Pe Punto se cachondeó y mucho de ellos, viéndose ahora en la tesitura de andar vendiendo esa burra que le causó tanta risa.

Para los otros, que son muchos, es llegada la hora del enésimo rasgado de vestiduras por aquello de que estamos esclavizados por los mercados, y de que ahora nos imponen desde fuera cambios en la Constitución, cuando la realidad es ZP primero nos esclavizó y ya lleva diciendo “si bwana” a los de fuera desde mayo.

El problema que le suponía al candidato Alfredo esta decisión de Zapatero, intenta obviarlo y convertirlo en un tanto a favor proponiendo que el techo de gasto tenga goteras, y por supuesto que serían goteras con fines sociales, solo faltaría. Imaginen la situación, el PP pidiendo déficit cero puro y duro, pase lo que pase, y Rubalcaba pidiendo déficit cero siempre que no se precise que sea mayor que cero, para evitar la pérdida de conquistas sociales o vaya usted a saber que otras necesidades.

Y aquí todos jugando a engañar a los mercados sin saber que los mercados son muy cucos y muy aviesos y no se la dan con quedo. Saben, porque eso lo saben hasta los críos de teta no destetados, que los techos de gasto en España no valen un ardite (PL), si está en la Constitución basta llamar a los miembros del Tribunal Constitucional y decirles qué tienen que hacer en caso de que las goteras del techo de gasto sean cataratas y así de fácil se convierte en constitucional la voladura del techo de gasto constitucional, que está ya todo inventado.

Valer no vale para nada esa cosa de la reforma constitucional, pero reconozcamos que nuestros políticos se van a divertir cantidad, y mejor que se diviertan así que usando las tarjetas de crédito oficiales para ir a lugares de mala nota.

Solo 35 Diputados tienen la llave del referéndum.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 25 Agosto 2011

La Constitución, ese engendro de Ley que surgió de una transición vigilada y temerosa. Una Ley que ha marcado los últimos 34 años desde que se aprobó. Una Ley que ha fomentado la desunión de los pueblos de España y su conversión en taifas de aprovechados, arribistas y políticos corruptos. Una Ley que ha supuesto el resurgimiento y el fortalecimiento de posiciones separatistas de todo signo. Una Ley que ha sido violada y prostituida por una Justicia politizada y doblegada a las exigencias de los diferentes Gobiernos. Una Ley que debería significar todo para la sociedad española y que se ha convertido en papel mojado e inservible.

Pero aún con todo eso, esa Ley fue sometida a la aprobación por todos los españoles vía referéndum. Porque la soberanía reside en el pueblo español y aunque los diputados y los senadores sean sus portavoces elegidos democráticamente, la soberanía no puede nunca ser objeto de chalaneo y de apaños entre facciones políticas y si se va a ver alterada, es exigible que se presente a referéndum. Y eso es lo que tanto el Gobierno como el PSOE y el PP nos quieren escamotear por la vía de los hechos consumados.

Lo que diga Rajoy o Zapatero sobre lo innecesario de someter a referéndum la cuestión del límite de gasto, no deja de ser una opinión personal y no avalada por el Tribunal Constitucional. En principio, el camino apropiado para modificar la Constitución viene recogido en la misma y el referéndum será obligatorio si así lo exige el 10% de los miembros de cualquiera de las dos Cámaras. Es decir, bastaría con la firma de 35 diputados. Lo malo es que ningún diputado del PSOE o del PP se rebelará para unirse a una hipotética inicativa de IU, por ejemplo.

Es una farsa esta democracia que padecemos en España. Llegado el momento decisivo, a ninguno de los políticos le interesa llevar las cuestiones de Estado decisivas al juicio de las urnas. Un referéndum puede salir o no, como ya se demostró cuando el ingreso de España en la OTAN. En aquél momento, la transformación del mensaje del PSOE ha sido muy parecida a la que hoy tenemos con Zapatero. De un "a la OTAN, de entrada NO", se pasó a pedir el "SI" rotundo.

La pena es que no nos den el gusto de opinar, no ya sobre este aspecto de pérdida real de Soberanía, sino también sobre otros como el tema del modelo de Estado. Ya puestos, podemos opinar sobre si queremos que la dinastía Borbónica siga dedicándose a no se sabe muy bien qué, o preferimos un Estado Federal, Confederado y República con su Presidente y todo. Personalmente, creo que la Constitución está hace tiempo sobrepasada y no sirve ya para nada. Así que mejor que nos propongan otra y a ver si esto se aclara de una vez, que se queden los que quieran y se vayan también los que quieran.

Si los Diputados no fuesen unos meros números en una lista cerrada y fieles servidores del Partido que les acoge y les provee de lo necesario. Si los Diputados fueran ciudadanos con la suficiente independencia ética para dejar a un lado su adocenamiento sumiso a lo que dictamine el Partido. Si los Diputados fueran verdaderos representantes de los ciudadanos que les eligieron, entonces no dejarían que asuntos de esta trascendencia para España no fueran sometidos a la aceptación del pueblo español.

Desgraciadamente los Diputados reales no existen.

Una oportunidad histórica para reformar la Constitución
Carlos Martinez Gorriaran http://carlosmartinezgorriaran.net  25 Agosto 2011

Cuando decidimos fundar UPyD en el verano de 2007, tuvimos claro desde el principio que el nuevo partido iba a trabajar por un eje triple de reformas
básicas: de la Ley Electoral, de las instituciones (regeneración democrática) y de la Constitución. Lo de reformar la Constitución era una idea recibida
entonces con, en el mejor de los casos, escepticismo incluso entre quienes también estaban convencidos de sus muchas deficiencias. Lo más corriente era la
displicencia, la burla o la abierta hostilidad, especialmente entre quienes pensaban que esta era la mejor Constitución posible para un país con nuestra
penosa historia constitucional. Pero cuando un problema de la magnitud del constitucional existe, como pensábamos los fundadores de UPyD, se puede ocultar o
negar durante un tiempo, e incluso se puede ridiculizar y ningunear a quienes lo han diagnosticado, pero inexorablemente acaba saliendo a la superficie. A
veces mediante lo que Hegel llamó “una astucia de la Razón”, como es el caso: la crisis financiera de la deuda, la intervención alemana, las reformas
administrativas italianas y el BCE han obligado a los viejos partidos a entrar en un asunto bloqueado por su inmovilismo y su espesa red de intereses creados
(cuya expresión más ruidosa está en el follón organizado a propósito de reformar o suprimir las Diputaciones provinciales, órganos superfluos pero que
emplean a miles de “funcionarios de partido”).

En fin: lo que no han conseguido los análisis más sensatos ni las propuestas políticas más oportunas e imaginativas lo han hecho posible el Banco Central
Europeo y las exigencias francoalemanas. El BCE es el más que probable autor de una carta al presidente Rodríguez Zapatero con el siguiente mensaje: o España
modifica su Constitución para prohibir el endeudamiento excesivo de las administraciones públicas, o el BCE deja de comprar deuda pública española con el
riesgo real de quiebra que esto comporta, más la consiguiente salida de España del euro. Pero ni España puede permitirse ese horizonte –tener que volver a la
vieja peseta sería todo un fracaso simbólico de la modernización del país, además de un desastre económico-, ni al núcleo de Europa liderado por Alemania le
interesa arriesgar la desaparición de una moneda de la que depende en alto grado su competitividad económica.

En el dilema entre reconocer el fracaso del euro por la falta de unidad fiscal y de un gobierno económico genuino, y el de dar pasos en esta dirección,
parece que se abre paso la segunda opción, y sencillamente porque es la más realista. Puede chocar que la reforma constitucional española sea un paso en este
sentido, pero tiene una lógica mayor de la que parece. En la exigencia del BCE hay sin duda un interés político muy primario: se trata de que Merkel pueda
tranquilizar a su partido y al electorado alemán con la idea de que la Constitución española obligará al Estado a dejar de gastar más de lo que ingresa, de
modo que podrá pagar la deuda pública en manos alemanas y del BCE. Ahora bien, esa condición, de dudosa o nula eficacia económica –el Tratado que abrió paso
al euro ya prohibía déficits fiscales anuales de más del 3% del PIB, incumplido por casi todos los Estados de la zona euro en algún momento-, es lo que en
lenguaje político tradicional se llamaría un recorte de soberanía por otros países. Porque España es, de hecho, un país intervenido como ya lo ha sido Italia
y antes, en condiciones más duras, Irlanda, Portugal y Grecia. Por supuesto, España podría rechazar la condición exigida por el BCE, pero eso casi
equivaldría a renunciar a formar parte de la UE, siquiera como socio menor e intervenido (otro de los grandes logros de la política de Zapatero). Y en
España, salvo una minoría, nadie quiere jugar esa insensata carta nacionalista. Como además se trata de una reforma constitucional de efectos más simbólicos
que otra cosa –una muestra de sumisión a las exigencias de nuestros tutores financieros-, al PP y al PSOE no les ha costado nada ponerse de acuerdo en
aceptar esa auténtica humillación política.

Pero, a diferencia de otros pactos PP-PSOE anteriores, debido a su naturaleza éste no puede ser inmovilista aunque se pretenda. Sea cual sea la intención del
BCE o las condiciones políticas de Merkel y Sarkozy, la exigencia de limitar constitucionalmente el déficit público –cuyos detalles seguimos desconociendo-
muerde de modo irreversible e irrevocable en el fruto prohibido: la reforma de la Constitución de 1978. Porque una vez aprobada esa mini-reforma sobre el
déficit público mediante procedimiento de urgencia –injustificable: un fraude sobre otro fraude-, ¿qué impide debatir reformas mucho más importantes y
trascendentales, como la del régimen electoral, la estructura territorial del Estado, su laicidad, la independencia de la Justicia y la separación efectiva
de poderes, la supresión de los falaces “derechos históricos” y otros defectos de la actual Constitución? Nada, salvo la cerrazón de los partidos viejos, su
inmovilismo y la profunda incapacidad que han demostrado al gestionar una crisis anunciada, de tal forma que su incapacidad para la reforma política ha
obligado a intervenir a Estados socios de la UE en nuestros asuntos domésticos.

Naturalmente, la reacción nacionalista de rechazar toda “intervención extranjera” sería una estupidez gravísima. Ni los europeos son ya para nosotros “el
extranjero”, sino socios y conciudadanos en muchos aspectos, ni se puede salir de nuestra crisis doble, política y económica, con recetas aislacionistas y
del pasado. La salida es obvia y puede resumirse de nuevo en términos hegelianos: frente a la tesis de una Constitución desfasada y la antítesis de la
exigencia del BCE para reformarla en un punto económico, la síntesis de una reforma de verdad de la Constitución que no venga impuesta por agentes económicos
externos, sino por la libre voluntad de la ciudadanía española. Esta es la oportunidad: aprovechemos la exigencia europea de reforma constitucional para
imponer a PP y PSOE y sus socios menores un debate de reforma constitucional a fondo, sin reservas y con amplitud de miras. Con toda la calma que se quiera,
pero con un objetivo firme y claro: adecuar la Constitución a las necesidades políticas del siglo XXI. UPyD ya tiene un programa de reforma constitucional
que, por descontado, no se trata de imponer a nadie, sino que se ofrece como una propuesta para un debate que no debe ser partidista ni, sobre todo,
partitocrático.

Si se abre paso esta idea, el Parlamento surgido de la convocatoria electoral del 20N se convertiría, como debe ser de acuerdo con las reglas básicas de la
democracia, en un Parlamento constituyente que debata y apruebe, y someta a referéndum, la Constitución española para el siglo XXI. Hay un modo de hacerlo
muy fácil y barato: que el 20 N haya una tercera urna para que podamos votar la mini-reforma constitucional pactada por PSOE y PP a finales de agosto,
iniciando así un procedimiento general de reforma debatida a fondo.


EL PARTIDO DE NIEVES CIPRÉS
Derecha Navarra y Española insta a UPN, PSN y PPN a que exijan la derogación y supresión de la Transitoria Cuarta de la Constitución
 Minuto Digital 25 Agosto 2011

El acuerdo entre el PP y PSOE para la apresurada reforma de la Constitución sigue generando respuestas por parte de numerosas formaciones políticas. Es el caso de Derecha Navarra y Española, formación liderada por Nieves Ciprés, que ha instado a UPN, PSN y PPN a ir más allá y que exijan la derogación y supresión de la Transitoria Cuarta de la Constitución.

Según afirma Nieves Ciprés, “los navarros llevamos más de 30 años con esta disposición que, por su carácter transitorio, debería estar ya suprimida. Es la disposición que abre la puerta de entrada de Navarra en Euskadi. Es una traición para el pueblo navarro”.

Desde Derecha Navarra y Española afirman que “Navarra es Navarra por sí misma, Navarra es y ha sido España. No merecemos vivir con la amenaza de esta ‘espada de Damocles’ en cuyo filo lleva inscrito que Navarra puede ser Euskadi, de ahí que los nacionalistas vascos sean tan incesantes y persistentes con Navarra”.

El comunicado finaliza afirmando que “Navarra no merece estar en esta tesitura ni por pasadas o futuras prebendas económicas o políticas. El Sr. Del Burgo, que se ha proclamado autor y fiel defensor de esta Transitoria Cuarta, tiene ahora la oportunidad de enmendarlo. UPN por su parte siempre se ha manifestado a favor de la supresión, incluso nació como partido político navarro a consecuencia de esta disposición”.

Del carné por puntos al PIRME
Es sorprendente el empeño que pone CiU en desmarcarse públicamente del PP en inmigración cuando a la hora de la verdad no le tiembla la mano en esta materia
MARIA ANTONIA PRIETO ABC Cataluña 25 Agosto 2011

Artur Mas incluyó en su programa electoral para 2006 el carné por puntos. La cosa consistía en hacer entrega (voluntaria) al recién llegado de una cartilla que, una vez cumplimentada a base de demostraciones inequívocas de voluntad de arraigo e integración, le daría acceso a determinados servicios sociales. Eran tiempos de bonanza económica y para los guardianes de las esencias el gran problema derivado de la inmigración era el previsible deterioro lingüístico-cultural, así que el carné por puntos contemplaba como mérito extraordinario el aprendizaje del catalán. El caso es que aquello apestaba a adoctrinamiento por lo que resultó imposible darle media vuelta a lo que de bueno podía contener la propuesta. Dado que CiU no llegó a gobernar, el carné pasó a mejor vida.

Un año y medio después, con la vista puesta en las generales de 2008, el PP de Mariano Rajoy —que había calificado de «disparate» la iniciativa nacionalista— recuperó la idea y la hizo llamar «contrato de integración». Alberto Fernández, líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, llevaba tiempo preconizando casi en solitario la «tolerancia cero» y la implantación de un contrato de convivencia. La crisis económica asomaba la cabeza y los populares proponían un visado (obligatorio) para controlar a los inmigrantes. En aquél momento las encuestas del CEO y del CIS ya hablaban de la inmigración como la principal preocupación de los ciudadanos y no precisamente por las implicaciones lingüísticas.

Decidido a no asumir más riesgos de los estrictamente necesarios, Artur Mas descartó volver a incluir el carné por puntos en su último programa electoral. No sólo eso; el pasado mes de mayo, una vez instalada en el gobierno, CiU rechazó discutir en el Parlament el contrato de integración de los populares —inspirado en la filosofía del carné por puntos— porque, según la federación nacionalista, la proximidad de las elecciones municipales desaconsejaba el debate. Sin embargo, en los últimos meses Mas ha anunciado que su gobierno limitará las ayudas a las familias que acrediten cinco años de residencia legal y, recientemente, hasta le ha metido mano al PIRMI —casi la mitad de los beneficiarios de la renta mínima de inserción son inmigrantes— para evitar fraudes.

Es sorprendente el empeño que ponen los dirigentes de CiU en desmarcarse públicamente del PP en materia de inmigración cuando, por lo que parece, a la hora de la verdad ni les tiembla la mano ni se andan con chiquitas. Cuentan algunas crónicas que el alcalde de Badalona, el popular Xavier García Albiol, retirará las ayudas municipales a quienes cometan delitos. Lógicamente, si llega a aplicarse la medida afectará a algún que otro inmigrante. Veremos entonces cuánto tardan en poner el grito en el cielo algunos dirigentes nacionalistas.

El tocomocho de ZP, Rbcb y los sindicatos
Isabel Durán Periodista Digital 25 Agosto 2011

Zapatero ha protagonizado en España el timo del tocomocho a gran escala jamás conocido. Corona sus siete años en La Moncloa con una reforma de la Constitución para imponer el techo de gasto, precisamente una de las primeras medidas que eliminó tras llegar al poder. Una reforma urgente e impuesta por Merkel y Sarkozy que constituye la puntilla de un país intervenido silenciosamente por la catastrófica gestión del dirigente socialista y su equipo.

En este negro septenato el presidente socialista ha perpetrado el mayor ataque al estado de bienestar y se ha quedado tan pancho. Metió un hachazo a las pensiones ganadas por cada uno de los jubilados con el sudor de su frente y redujo el salario de los funcionarios como primeras medidas para reducir el desmedido déficit provocado por su errónea política despilfarradora e irresponsable. Y lo hizo engañando a los españoles diciendo que se lo había impuesto Bruselas. Ahora que vemos cómo Italia ha tenido que acometer una reducción del déficit similar y lo ha hecho recortando burocracia y ayuntamientos pero sin tocar las pensiones y los sueldos, los socialistas han quedado en evidencia más aún si cabe.

Instalados en la improvisación permanente
EDITORIAL Libertad Digital 25 Agosto 2011

En medio de la descomposición interna del PSOE, los responsables de Economía de este Gobierno cesante sólo son capaces de perseverar en ese rasgo que tanto los ha caracterizado durante estas dos legislaturas: su improvisación permanente. Después de llegar al poder negando la existencia de la crisis, sólo han sabido mantenerse en él ocultando la imperiosa necesidad de ejecutar profundas liberalizaciones y enérgicos planes de austeridad. Por eso, toda su política económica ha consistido en una chapuza tras otra: hemos perdido cuatro preciosos años para acometer un reajuste integral de nuestro sistema productivo por culpa de la obstinación socialista por bloquear la reforma laboral y el ajuste presupuestario.

En lo que claramente son los últimos coletazos de un equipo económico cuya cabeza, la vicepresidenta Salgado, ni siquiera piensa concurrir en las listas socialistas para las generales, ayer el Gobierno se sacó dos nuevos conejos de la chistera. El primero, y aprovechando las misivas que varios multimillonarios han remitido a sus respectivos Ejecutivos en EEUU y en Francia a favor de que se les suban los impuestos, ha sido el de anunciar que este viernes se aprobará un incremento de la tributación sobre los más ricos. Una medida meramente populista que en nada contribuirá a reducir el déficit –pues la práctica totalidad de la tributación de este y de cualquier otro país recae sobre la sufrida clase media– y que como mucho estimulará la fuga de capitales, agravando todavía más la crisis.

El segundo no es más que el enésimo parche a una legislación laboral tremendamente rígida que nos ha terminado convirtiendo en la economía europea con una mayor tasa de paro. En lugar de liberalizar a fondo las relaciones laborales, el Gobierno optó por un simulacro de reforma del contrato de trabajo y otro simulacro de reforma de la negociación colectiva. Ahora, vistos los pobres resultados alcanzados, propone suspender durante dos años la limitación para encadenar contratos temporales e implantar un nuevo contrato de formación y aprendizaje. En vez de optar por la liberalización, se elige la precarización.

Sólo ha faltado que en medio de este despropósito que suena más bien a un "sálvese quien pueda", haya aparecido el consejero de Economía catalán, Andreu Mas-Colell, para reclamar la creación de unos hispabonos respaldados por el Estado central con el propósito de rescatar a las comunidades autónomas. Nueva improvisación, pues, pero ésta proveniente de los nacionalistas catalanes: en lugar de empezar con la reforma del insostenible modelo autonómico que nos ha abocado a la crítica situación actual, Mas-Colell reclama que el Estado central se endeude para tapar los agujeros regionales.

Con estos gobernantes tan irresponsables y cortoplacistas, lo extraño sería que estuviésemos en la senda de la recuperación.

Déficit
Traspaso de poderes
Maite Nolla Libertad Digital 25 Agosto 2011

Podemos discutir sobre la necesidad de la reforma sorpresa de la Constitución, sobre su justificación, su eficacia o sobre si es mejor y más conveniente que sean los diputados que salgan elegidos el día 20 de noviembre los que lleven a cabo el cumplimiento de la obligación impuesta desde fuera. Pero al margen de todo ello, lo que se vivió el martes en el Congreso fue un auténtico traspaso de poderes, pactado, ordenado y sorprendentemente civilizado. El Gobierno por salir entrega el poder al Gobierno por entrar. Zapatero, obligado –eso sin duda–, señala públicamente a Rajoy y lo reconoce ya como el próximo presidente del Gobierno que debe llevar a cabo ésta y otras muchas reformas. En el último momento deja a un lado su proceder habitual de hacer y deshacer no sólo sin el PP, sino contra la mitad de España que el PP representa, y convierte en un mero trámite las elecciones de noviembre. Por eso Rubalcaba estaba que no daba pie con bola. Se acabó para él, si es que alguna vez tuvo alguna opción. El pacto no es entre el Gobierno, el PP y el PSOE: es entre el Gobierno actual y el que vendrá; que no es lo mismo. Y Rubalcaba no puede ni quejarse.

La cara de Rubalcaba sólo era comparable a la de Duran i Lleida. Aunque veremos en qué se concreta la reforma de la Constitución, los nacionalistas han entendido perfectamente de qué va esto. Casi al mismo tiempo en el que Duran saltaba al ruedo para dar una de sus habituales lecciones de equilibrismo tramposo, el portavoz de la Generalitat daba la auténtica opinión del nacionalismo: el nacionalismo es lo primero, así que no cuenten con nosotros para autolimitar nuestro autogobierno. Vaya, el nacionalismo catalán que siempre ha pretendido entroncar con la Unión Europea sin pasar por la España profunda, se comporta de manera, digamos, gamberra. Y es que ni que sea de forma moderada y de momento sin concretar, la crisis y la Unión Europea han producido un leve efecto loapizante que es de agradecer. Tanto tiempo avisando de la llegada del lobo centralista, es más, algunos viven sólo de eso, y resulta que el orden y la armonización se imponen desde la misma Europa que les debía dar cobijo. Vamos, que si quieren quejarse, que vayan a Merkel y a Sarkozy con ese rollo. Al fin y al cabo, el promotor de la reforma, ni que sea su autor mediato, que se dice, es el mismo tipo que en su momento se puso a su servicio, pensando que el pacto con el nacionalismo era una de las vías de exclusión de la derecha. Y es que Zapatero ha preferido en estos siete años a cualquiera antes que al PP. Ha confraternizado con ERC, con el PNV, con los nacionalistas canarios, con Mas y con Duran, por no hablar de sus relaciones extraparlamentarias. Pero, lo que es la vida y la política, el poder se lo entrega a Rajoy con los taquígrafos dándole a la tecla.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Los ertzainas se denuncian
ÓSCAR B. DE OTÁLORA | BILBAO. El Correo 25 Agosto 2011

La central nacionalista aduce en su querella que el otro sindicato ha acusado a uno de sus miembros de colaborar con banda armada
Erne se solidariza con un afiliado al que ELA ha demandado por injurias

El miembro de ELA denunció un rumor que le situaba en un acto de LAB cuando en realidad era una marcha de condena por un asesinato de ETA

La tensión laboral sigue viva dentro de la Ertzaintza, donde el último conflicto de las centrales sindicales con la consejería de Interior y los viejos agravios -existentes en el Cuerpo desde los años en que se registró la violencia más cruda de ETA contra la Policía vasca- todavía originan enfrentamientos internos. La muestra más reciente es una guerra de denuncias y comunicados abierta por ELA y Erne cuyo detonante radica en una supuesta conversación entre varios agentes en el comedor de la comisaría de Bergara.

El incidente se produjo en julio. Según la demanda presentada por uno de los implicados, y a la que ha tenido acceso este periódico, unos ertzainas se dirigieron a un representante de ELA que estaba en ese momento en el comedor para contarle que, presuntamente, otro sindicalista -en este caso, de Erne- había propagado el rumor de que había sido visto en una concentración del sindicato afín a la izquierda abertzale LAB. Según esa versión, el afiliado de ELA se encontraba junto con una persona que posteriormente huyó de una operación policial contra ETA. El aludido interpretó que en esos rumores se insinuaba que él había puesto sobreaviso a esa persona para que se fugara.

Al parecer, el agente de ELA decidió poner esas informaciones en conocimiento de los responsables de su sindicato y denunciar los rumores al considerar que «atentan contra el honor y la seguridad personal» y dejaban entrever presuntamente una acusación de «colaborar con la banda armada». Añadió que en la puerta de su domicilio había aparecido una pintada con una diana y la palabra 'zipaio' en su interior. Desmintió también que el acto en el que fue visto se tratara de una concentración de LAB, ya que en realidad era una marcha de denuncia por el asesinato del empresario Inaxio Uria a manos de ETA.

Erne, por su parte, ha hecho pública una nota entre sus afiliados en la que acusa a ELA de mentir y asegura que este tipo de querellas forma parte de una campaña de desgaste iniciada en su contra por la central nacionalista, en la que incluso «se han difundido boletines con fotos de miembros» de Erne. Esta organización se reafirma en la versión de su afiliado. «Además de hacerla nuestra, le trasladamos nuestro apoyo», remacha su comunicado.

«Derechos de los agresores»
Pero la central mayoritaria va más allá. Según el escrito enviado a las comisarías, la postura de ELA «históricamente ha sido la de defender los derechos de aquellos que han amenazado o agredido a los ertzainas, estando sus postulados más cerca de los agresores que de sus compañeros de la Ertzaintza».

Erne se refiere así a una de las cuestiones que tradicionalmente han supuesto un foco de tensión en la Policía vasca. A finales de los 90, ELA firmó con LAB un acuerdo de unidad de acción sindical. Este pacto se produjo en un momento en el que el Cuerpo estaba en la diana de la violencia callejera y de las acciones de la banda terrorista. Además, la izquierda abertzale había iniciado una campaña de desprestigio hacia la Ertzaintza.

En 1998, esta tensión interna se incrementó después de que ETA afirmara que había declarado una 'tregua secreta' que sólo afectaba a la Ertzaintza y que era conocida por ELA. Todas las centrales exigieron explicaciones al sindicato nacionalista, que se limitó a responder que la afirmación de la banda armada «carecía de transcendencia». En los diferentes conflictos sindicales de la Policía vasca, estas cuestiones del pasado siguen saliendo a la luz. De hecho, la última disputa entre ELA y Erne se inició precisamente cuando esta última organización cerraba, el mes pasado, un acuerdo laboral con la consejería de Interior que el sindicato nacionalista rechaza sin ambages.

Su verdadera cara
Bildu convoca una manifestación a favor de los presos de ETA en Berriozar
La coalición Bildu sigue ofreciendo muestras de cuál es su verdadera cara. Rubrica los carteles en los que se llama a los ciudadanos a acudir a la marcha.
Alberto Lardiés. Madrid www.gaceta.es 25 Agosto 2011

La coalición Bildu sigue ofreciendo muestras de cuál es su verdadera cara. Hasta ahora los batasunos disimulaban, pero ya están perdiendo la vergüenza. Las calles de Berriozar (Navarra) están llenas de carteles que convocan a la ciudadanía a una manifestación que se celebrará el próximo sábado a favor de los presos de ETA. Bildu rubrica el anuncio, como se puede ver en la imagen adjunta.

El cartel anuncia que la marcha tendrá lugar en la plaza Eguzki de la localidad a partir de las ocho de la tarde. Se da la circunstancia de que las fiestas patronales de Berriozar empiezan el próximo miércoles, 31 de agosto. Es decir, los batasunos utilizan el fin de semana de las prefiestas para recordar a los terroristas encarcelados y exigir, como puede verse en el cartel, su regreso a las cárceles de la presunta Euskal Herria. El lema de la protesta reza: “A favor de los derechos civiles y políticos. Los presos políticos a casa”. Es decir, la consigna habitual de ETA y sus satélites.
Hace dos años, en las fiestas de 2009, Berriozar también fue noticia después de que los proetarras de ANV urdieran un curioso ardid -utilizaron a un miembro de la comparsa de gigantes y cabezudos- para lanzar el chupinazo con la anuencia del alcalde, Javier Lasa, de Nafarroa Bai. El caso incluso llegó a los tribunales, dado que en el momento del chupinazo se portaron banderas a favor de los reclusos etarras, por lo que el Ejecutivo foral denunció los hechos.

Nafarroa Bai gobierna en Berriozar gracias a los apoyos de Bildu. Entre ambos suman mayoría absoluta, ya que NaBai aporta cuatro concejales y los batasunos, otros tres. Durante la pasada legislatura, gobernaba igualmente NaBai con el apoyo de Acción Nacionalista Vasca (ANV), anterior máscara electoral de ETA que fue ilegalizada por los tribunales, y con el voto de Izquierda Unida. Ahora, NaBai y Bildu –curiosamente, con los mismos concejales que tenía ANV–, no necesitan a IU y manejan los designios del municipio a su antojo.

Tres ediles
Es normal que Bildu de Berriozar homenajee a los presos de ETA si se tiene en cuenta que uno de los tres concejales de la coalición es hermano de uno de los terroristas más buscados hoy por las Fuerzas de Seguridad. Se trata de Roberto Prat Urzainqui, edil cuyo hermano Ernesto forma parte presuntamente de la banda criminal, algo que no fue tenido en cuenta por los magistrados del Tribunal Constitucional que ampararon a todas las listas de esta formación el pasado mayo.
Ernesto Prat Urzainqui, que ahora cuenta 33 años, se fugó a Francia en septiembre de 2008, justo cuando los agentes iban a registrar su domicilio. Pese a su juventud, posee una amplia experiencia en las diferentes máscaras políticas de ETA. Así, en las elecciones municipales de 2007 concurrió como tercero en la lista que Acción Nacionalista Vasca (ANV, partido ilegalizado en 2008) presentó en la localidad navarra de Baztán.

En Francia
Antes, en 2004, ya había intentado entrar en las instituciones a través de Herritarren Zerrenda (HZ), otra marca de la banda que fue tumbada por los tribunales. Las Fuerzas de Seguridad ubican a este personaje en Francia, encuadrado en el aparato militar de la banda criminal. Según ha podido saber LA GACETA por fuentes de la lucha antiterrorista, ha estado a punto de ser arrestado en varias ocasiones, pero siempre ha conseguido marcharse a tiempo.

El ex portavoz de Batasuna Pernando Barrena es uno de los vecinos tristemente ilustres de esta localidad. Lo mismo ocurre con varios presuntos etarras que ya no están entre rejas. Otro vecino de la localidad era el subteniente del Ejército Francisco Casanova. El 10 de agosto de 2000 los etarras le asesinaron cobardemente a las puertas de su vivienda. Dejó viuda y dos hijos. Etarras de la localidad, esos mismos a los que ahora homenajea y recuerda Bildu, colaboraron en el crimen.

Los vascos económicamente más acomodados son los principales baluartes del filoterrorismo de Bildu y del nacionalismo radical de Aralar
Raúl González Zorrilla. San Sebastián. Euskadi Información Global.   25 Agosto 2011

La última encuesta del Gabinete de Prospección Sociológica del Gobierno vasco, que investiga la percepción que los ciudadanos de Euskadi tienen sobre su
propia situación económica, demuestra algo que algunos veníamos manteniendo desde hace tiempo: que la exuberancia de recursos materiales actúa como uno de
los principales y más poderosos agentes de narcotización de las voluntades y que, consecuentemente, las colectividades que alcanzan elevados niveles de
opulencia corren el riesgo de desarrollar de forma paralela una portentosa capacidad para interceptar y cauterizar todos aquellos elementos capaces de poner
en peligro los pilares básicos sobre los que se asienta su prosperidad.

Solamente de este modo se explica que, por ejemplo, y tal como se refleja en el estudio citado, en el territorio histórico de Guipúzcoa, donde casi el 40% de
los ciudadanos ha querido que el gobierno de la provincia quede en manos de los proetarras y de individuos éticamente miserables como Martín Garitano, el 75%
de la población reconozca que su situación económica personal es "buena o muy buena", siendo, además, los votantes de Aralar y Bildu, con valores del 76% y
74%, respectivamente, los más optimistas respecto a la valoración de su posición monetaria.

No sería preciso ni justo afirmar que toda comunidad que alcanza unas elevadas y generalizadas cotas de renta se sitúa de inmediato en condiciones de aceptar
acríticamente las felonías más insospechadas y las más obtusas aberraciones éticas, pero sí resulta innegable que si al abotargamiento de las conciencias que
indefectiblemente provoca el dinero fácil se le añade la laxitud moral, la desidia del compromiso y la apatía de la sensibilidad provocada por el relativismo
moral y la carencia de referentes que define a nuestra época, nos hallamos ante una ciudadanía que no solamente es incapaz de proteger valores esenciales
como la democracia o la libertad, sino que también resulta radicalmente incompetente para salvaguardar los fundamentos más elementales sobre los que se
asientan la integridad y la dignidad de las personas. El periodista José María Calleja ya lo advirtió hace unos cuantos años: con el estómago repleto de
"kokotxas" y con el champagne en la nevera, resulta muy difícil luchar contra cualquier tipo de totalitarismo. No sea que vaya a terminarse la fiesta.

Elecciones españolas
Bildu irá a las generales sin más pedagogía que la confianza en el respaldo de su base a lo que decidan los jefes
Florencio Domínguez La Vanguardia  25 Agosto 2011

En el 2008, a un portavoz de la izquierda abertzale se le ocurrió decir al término de una manifestación que tenían unas "elecciones en ciernes, las
elecciones al Congreso y a las Cortes generales". Desde la clandestinidad en Francia, una de las actuales dirigentes de ETA, Iratxe Sorzabal, Ezpela, rugió
por escrito enviando una carta a los entonces jefes de la banda en la que criticaba, en primer lugar, que ese portavoz no hubiera hablado de "elecciones
españolas" y luego que se le hubiera ocurrido la posibilidad de participar en esos comicios.

El brazo político de ETA tomó parte en todas las elecciones generales celebradas entre 1979 y el 2000. Sus electos iban a las Cortes, tomaban posesión del
cargo, recogían la correspondiente credencial y ya no volvían a pisar las cámaras. En el año 2000, una ETA que había decidido avanzar hacia la independencia
por la vía de los hechos consumados, estableció que no había que participar en las elecciones generales por ser un asunto de los españoles, no de los vascos.
Si no participaban en las elecciones de Dinamarca ¿por qué habrían de hacerlo en las de España?

Se impuso el veto a las generales en el 2000, aunque cuatro años más tarde el veto se lo impusieron a ellos con la ilegalización de Batasuna. ETA y su
entorno han desarrollado durante la última década un discurso contra los comicios generales.

En el 2008, algunos dirigentes de ETA estuvieron considerando la posibilidad de intentar participar y eso provocó una reacción furiosa de sus militantes que
parecían ignorar la de veces que se habían presentado a ese tipo de votaciones. Documentos internos de la banda de ese año revelan la dureza de las
posiciones de los terroristas en respuesta a la insinuación de concurrir a esos comicios.

Ezpela abogaba por "romper esas elecciones" y precisaba que "cuando hablo de romper, lo digo en el sentido literal pero amplio también: realizado por todos
los tipos de lucha". Xarla, otro etarra ahora encarcelado, reclamaba "robar las urnas, quemarlas, altercados en los colegios electorales, acciones de la
Organización...". Un tercer terrorista pedía "papeletas (de voto) incendiarias con retardo" y apostillaba que esos artilugios "¡ya los teníamos preparados
para las elecciones pasadas!". Otro más reclamaba atentados contra el PP y el PSOE. El resultado de las presiones internas de ETA fue el asesinato del ex
concejal socialista de Arrasate, Isaías Carrasco, en vísperas del día de la votación.

Ahora, tres años después del asesinato de un militante socialista como muestra de rechazo a las elecciones, la izquierda abertzale prepara su presentación a
unos comicios generales, tan españoles como los anteriores, como si la última década nunca hubiera existido. Sin hacer una autocrítica, sin explicar a su
propia gente porque antes no y ahora sí, sin más pedagogía que la confianza en el respaldo incondicional de su base a lo que decidan los jefes, sea para ir
adelante o hacia atrás.

Cataluña
Medio millón de euros más para la ‘normalización lingüística’ de las universidades de Cataluña
Parte de ese dinero será destinado a los cursos y exámenes para que los profesores acrediten un nivel alto de conocimiento del catalán, tal y como establece un decreto aprobado en septiembre de 2010 que está recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.
Redacción www.vozbcn.com 25 Agosto 2011

La Generalidad, a través de la Consejería de Economía y Conocimiento y del departamento de Política Lingüística, destinará el próximo curso 560.000 euros a proyectos de normalización lingüística en las universidades de Cataluña, según ha avanzado este miércoles Europa Press.

Entre estos proyectos destacan las aulas de autoaprendizaje del catalán, actividades para potenciar la acogida lingüística de los alumnos extranjeros, y los cursos y exámenes de acreditación del nivel C para el Profesorado Docente Investigador (PDI).

Los nuevos profesores deben acreditar un nivel alto de catalán
En septiembre de 2010, el Ejecutivo autonómico aprobó el Decreto sobre la acreditación del conocimiento lingüístico del profesorado de las universidades catalanas, que obliga a los aspirantes a profesores universitarios en Cataluña -con algunas excepciones, como visitantes, eméritos u honorarios- a acreditar un nivel C de catalán, o similar, el segundo máximo nivel de los cinco existentes. CiU ha anunciado su intención de mantener esta normativa.

Curiosamente, solo se realizará un examen de español a los futuros profesores universitarios extranjeros. A los españoles se les supondrá su conocimiento, aunque hayan estudiado bajo un régimen de inmersión lingüística en otra de las lenguas cooficiales.

En febrero de este año, Convivencia Cívica Catalana recurrió el decreto ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que todavía no ha sentenciado al respecto, y en cuyo proceso también se ha personado Plataforma per la Llengua.



Recortes de Prensa   Página Inicial