AGLI

Recortes de Prensa   Miércoles 7 Septiembre 2011

 

La imprescindible reforma de las autonomías
EDITORIAL Libertad Digital  7 Septiembre 201

Más de 30 años después de recuperar la democracia, el modelo de Estado sigue sin estar cerrado en España. El chantaje de los nacionalistas ha conseguido que el Gobierno central no deje de transferir recursos y competencias a unas autonomías que se han convertido en unos reinos de Taifas que ya gastan y despilfarran mucho más de lo que lo hace el Estado central.

España tiene pendiente cerrar y racionalizar este sumidero de recursos en el que se ha convertido el Estado autonómico. Si en las épocas de prosperidad no tenía ningún sentido que despilfarráramos los recursos –en lugar de devolverlos allí de donde nunca debieron salir: el bolsillo de los ciudadanos–, en tiempos de crisis, cuando carecemos de esos recursos y hay que pedirlos prestados a altísimos tipos de interés, no es que no tenga sentido, es que resulta suicida mantener unas estructuras tan costosas como ineficaces.

De ahí que haya que celebrar que, según González Pons, una de las primeras reformas que acometerá el PP sea la de las autonomías, buscando eliminar todas aquellas duplicidades, ineficiencias y funciones espurias que ni nos podemos permitir ni convendría que se dieran aun cuando pudiéramos. No olvidemos que cada año se dilapidan 26.000 millones de euros en duplicidades e ineficiencias autonómicas: casi un tercio de nuestro déficit público.

Desde luego, los cambios anunciados por Pons a preguntas de Federico Jiménez Losantos no supondrán la solución definitiva que nos permita levantar cabeza en medio de esta grave crisis, pero sin duda son uno de los requisitos esenciales para que este país recupere algo de cordura y sensatez, tanto en el terreno económico como, sobre todo, en el político.

Que es el idioma, ¡despistado!
Nota del Editor  7 Septiembre 201

Ya he avisado con la debida antelación y repetido en muchas ocasiones que  la medida imprescindible y más barata no es el desmantelamiento de las autonomías, sino la elevación del español como lengua común y la derogación de todas las leyes de lenguas regionales.

La segunda medida si debe ser el desmantelamiento de las autonomías, pero esta ya tiene un coste elevado en aumento temporal del desempleo (profesionales de la política, funcionarios con lengua propia y enchufados varios), que deberán esperar a que la reducción de los gastos, la desaparición de la corrupción y demás enfermedades de la pseudodemocracia española, permitan aumentar enormemente la eficacia de aplicación de los recursos públicos, dejar de esquilmar a los ciudadamos de la clase media y por tanto aumentar el consumo, relanzar la economía y crear empleo.

Y eso que todavía puede empeorar la situación, nuestro turismo está aguantando porque hay un ambiente bélico o guerra civilista en los países competidores.

"España, de facto, país federal"
El 'Informe Aguirre' sobre el "insostenible" modelo autonómico
Esperanza Aguirre asegura que es "modificable" el sistema autonómico y remite a su informe en FAES. En él denunció "un país, de facto, federal".
Pablo Montesinos Libertad Digital  7 Septiembre 201

Una redefinición de la nación española, vía reforma de la Constitución, a fin de corregir el inviable modelo autonómico. Es una de las conclusiones del 'Informe Aguirre' sobre el mapa de las comunidades que planteó la propia presidenta este verano en la Campus FAES, y al que se remitió este miércoles una vez el Partido Popular, en voz de Esteban González Pons o Ana Mato, volvió a llevar a la arena pública un asunto que reconocen espinoso.

"Todo es modificable", sentenció la jefa del Ejecutivo autonómico tras su primer Comité de Dirección del curso político, añadiendo que una de las pocas "ventajas" que tiene una situación de crisis es que se puede llegar a un consenso entre las diferentes fuerzas públicas. Lo que está claro, destacó, es que "las duplicidades y triplicidades existentes" en las administraciones "no pueden continuar ni un minuto más".

No puede ser, en su opinión, que comunidades, diputaciones y ayuntamientos aborden una misma necesidad pública, y de ahí que las negociaciones se tengan que abrir lo antes posible.

Un melón, el de las autonomías, que abrió en canal la propia Aguirre hace pocos meses, en colaboración con un implicadísimo José María Aznar en esta materia. "Es urgente", dijo, un acuerdo PP-PSOE porque en caso contrario "continuará la carrera más o menos desenfrenada de transferir competencias estatales a las comunidades, seguiremos modificando estatutos que cada vez se parecerán más a constituciones de pequeños Estados y la política nacional pasará a ser una sierva de las comunidades".

Una firmeza en el discurso que vino acompañada de una detallada política de acción:

Devolver competencias al Estado para el mejor funcionamiento de los servicios.
Restaurar el cuerpo de funcionarios nacionales.
Abordar reformas constitucionales para cerrar el proceso descentralizador.

"¡Sentido de la responsabilidad!", imploró, haciendo mención a la "grandeza de miras que tuvieron los hombres de la Transición". Y es que no vaciló al advertir de que España "es, de facto, un país federal"

Esto no significa, recalcó -por si pudiera molestar a Mariano Rajoy-, una "enmienda a la totalidad" del marco autonómico ya que "indiscutiblemente, las CCAA han demostrado aspectos positivos". Extremo éste en el que también hacen hincapié los portavoces autorizados de Génova, a fin de no dar armas electorales al PSOE.

Desde sus responsabilidades, Aguirre ya aportó su granito de arena al abanderar una "lucha contra el despilfarro". En este sentido, anunció que en la reunión de su núcleo duro se planteó un "compromiso contra la austeridad" que incluye un apartado de "sugerencias" externas. De hecho, se plantea, incluso, mandar una carta al cuerpo de funcionarios para preguntarle "por dónde podemos ahorrar". El esfuerzo, esgrimió, debe ser conjunto.

España
El Gobierno, totalmente perdido en el debate sobre la inmersión obligatoria
El ministro de la Presidencia asegura que los padres que lo deseen pueden exigir la educación en castellano para sus hijos; el secretario de Estado de Educación cree que el Constitucional ha avalado la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán; y el ministro de Justicia considera que las sentencias no afectan al modelo escolar actual.
Redacción www.vozbcn.com  7 Septiembre 201

El Gobierno ha demostrado este martes que está totalmente perdido en el debate sobre la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán -aplicada desde hace décadas por la Generalidad-, y que ha recobrado actualidad gracias a diversas sentencias que obligan a la Consejería de Enseñanza a restaurar el bilingüismo escolar.

En una entrevista en Telemadrid, el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, se ha mostrado partidario de la inmersión obligatoria porque, en su opinión, “es buena, ha funcionado bien” y “permite que los ciudadanos en Cataluña conozcan el catalán”. Pero inmediatamente ha matizado que “lo que el Gobierno [autonómico] de Cataluña tiene que asegurar es el derecho de cualquier persona que reclama ser educada en castellano a poderlo hacer“. “Ese derecho yo creo que el Gobierno [autonómico] de Cataluña tiene que respetarlo, [ya que] la sentencia dice: aquella familia que reivindica que su hijo sea educado en su lengua materna tiene derecho a hacerlo, y eso es lo que tiene que cumplir el Gobierno de la Generalitat”, ha añadido.

Todo el sistema de enseñanza deberá ajustarse a ley
Sin embargo, las sentencias del Tribunal Supremo -cuya ejecución inmediata exige ahora el TSJC-, no hablan de poder elegir la lengua en la que ser educado, sino que establecen que la Generalidad debe adoptar ‘cuantas medidas sean precisas para adaptar su sistema de enseñanza a la nueva situación creada’ por la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto en la línea de que ‘el castellano sea reintroducido como lengua vehicular de forma proporcional y equitativa en relación al catalán en todos los cursos del ciclo de enseñanza obligatoria’. Es decir, que debe reajustar todo el modelo para aplicar lo que se conoce como conjunción lingüísica o bilingüismo integral a todos los alumnos.

Por otra parte, el secretario de Estado de Educación, Mario Bedera, tampoco parece estar muy informado, ya que en una entrevista en RNE ha asegurado que el sistema de enseñanza de la Generalidad, esto es, la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán, está avalado por el Tribunal Constitucional (TC), lo que no es cierto. Mas bien, al contrario. El TC ha recordado, al menos, tres veces en los últimos 30 años que el castellano no puede dejar de ser lengua vehicular escolar.

Estas muestras de desconocimiento, se suman las declaraciones del ministro de Justicia, Francisco Caamaño, que este sábado aseguró que las citadas sentencias solo se referían a “casos concretos” y que no afectaban a todo el sistema escolar.

Cataluña
Hay muchos colegios donde la clase de lengua castellana te la imparten en catalán.
Redacción www.vozbcn.com  7 Septiembre 201

Javier Cárdenas, periodista, este martes (http://www.europafm.com/audios-online/levantate-y-cardenas/programa/levantate-cardenas-septiembre-2011_2011090600040.html) en el programa radiofónico que dirige y presenta en EuropaFM, Levántate y Cárdenas, en relación a la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán:

“Es un cachondeo, de verdad. Además, en lo más importante, que es lo que afecta a la educación de los peques. A mí me parece, de verdad, tremendo que un padre no pueda decidir en qué lengua quiere que enseñen a su hijo, o sea, que sea el Estado el que le imponga al padre en qué [la lengua] va a ser instruido su hijo. Me refiero a que, si un padre quiere que su hijo sea instruido en catalán y en castellano, ¿por qué no puede conseguirlo? Y lo gracioso es que en inglés sí que puede. A mí me parece indignante, de verdad, que el Estado esté por encima de un padre que diga, oiga, yo quiero que mi hijo sepa castellano, catalán también, por supuesto, pero castellano también. Y me parece increíble que sea el Estado, en este caso la Generalitat, el que diga: no, va a ser solo en catalán. ¿Pero tú quién eres?

[...] Hay un problema enorme, de verdad. Tú vives todavía en Barcelona, pero fuera de Barcelona, y mis sobrinas viven fuera de Barcelona, hay un problema enorme. Y es que incluso la asignatura de Lengua Castellana se la imparten en catalán. ¿Eso lo sabías? Hay muchos colegios donde la clase de lengua castellana te la imparten en catalán. Es que es de locos. Y no olvidemos que ahora, por ejemplo, la alcaldesa de San Pol dice que quiere que la única lengua oficial de San Pol sea el catalán. Hay un problema, de verdad, muy grave.

[...] ¿Por qué tenemos que ir al radicalismo? ¿De verdad cuesta tanto que en un colegio se impartan las clases en catalán y en castellano? ¿Cuesta tanto? ¿No es evidente que hay dos lenguas oficiales, el catalán y el castellano, en Cataluña? ¿Por qué no se cumple? Porque no se cumple. Los niños no estudian las mismas horas en catalán que en castellano, es mentira. Es un 80 y un 90% en catalán y un poquito en castellano. Y hay colegios que ni eso. Y cuando algunos padres se han dirigido y han denunciado esta situación, les han hecho la vida imposible y no han conseguido que su hijo pueda estudiar también en castellano y que sepa también castellano perfectamente en el colegio.

Esta es la vergüenza. La vergüenza de que ningún Gobierno central haya tenido los huevos, y voy a hablar claro, ni el PP con Aznar, que estaba cogido por los bemoles por Convergència, ni el PSOE, de coger y decir: disculpen, ni en el País Vasco ni en Cataluña, ni en Valencia, ni donde fuera. Si hay dos lenguas oficiales, a partes iguales. Lo que no ocurre en Cataluña”.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Obediencia a los tribunales
El Editorial La Razón  7 Septiembre 201

La Generalitat catalana está dispuesta a prolongar la polémica lingüística hasta donde la ingeniería procesal le permita, algo que, por lo demás, es lo que ha ocurrido en las últimas tres décadas.

La jurisprudencia del Tribunal Supremo y la doctrina del Tribunal Constitucional han sido favorables a que el castellano fuera lengua vehicular, pero a día de hoy el modelo de inmersión lingüística de Cataluña discrimina a los castellanohablantes sin atender a las resoluciones judiciales.

Asistimos ahora a otro nuevo capítulo de una polémica endémica derivada de un fallo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que ha dado dos meses al Ejecutivo nacionalista para equiparar el castellano y el catalán en el sistema educativo de la comunidad. El Tribunal apremiaba a la administración a cumplir una sentencia concluyente del Supremo que había sido desobedecida.

El conflicto con la lengua en Cataluña afecta de lleno a fundamentos nucleares del Estado de Derecho, por lo que cuesta creer que en pleno siglo XXI se mantengan actitudes maximalistas y resistentes por parte de la mayoría de los políticos catalanes, a excepción del PP. Que ayer mismo el portavoz de la Generalitat, Francesc Homs, asegurara, en tono desafiante, que, digan lo que digan los tribunales, se mantendrá el modelo de inmersión lingüística en las aulas es una respuesta antidemocrática e irracional. Homs, como el resto de la Generalitat, no puede desconocer que en un Estado democrático y de derecho el sometimiento a la Ley no es cuestionable y que las decisiones de los tribunales no son interpretables, sino que son de obligado cumplimiento.

Nadie está por encima de la Ley, ni siquiera los nacionalistas. El recurso a la resolución del TSJC es legítimo, así como la defensa del modelo que entienden mejor para la sociedad, pero ir más allá es situarse en una posición de desobediencia que no es propia de políticos rigurosos.

La polémica lingüística no tendría recorrido en ningún país de nuestro entorno. Los nacionalistas, que han instrumentalizado históricamente el catalán en favor de su estrategia, que no de los ciudadanos, han manejado como un dogma que los idiomas tienen derechos. No es así, los ciudadanos son sus titulares y, en este caso, los padres son los poseedores del derecho a elegir en qué lengua deben ser educados sus hijos. Y, mal que les pese a los nacionalistas radicales, la realidad es que el castellano es la lengua oficial del Estado y Cataluña es una parte de España.

Ha causado también perplejidad cómo los políticos nacionalistas y socialistas se han lanzado en tromba contra el PP en este asunto con el falso victimismo y la retórica trasnochada habituales. Es evidente que toda esa sobreactuación contra los populares responde a un interés electoral. El PSOE y su candidato quieren pescar en este río revuelto con la esperanza de que el globo se hinche y la mayoría absoluta del PP se complique. Los populares no han aparcado ni la moderación ni el buen criterio en un debate que algunos quieren abordar de forma visceral. La posición del PP se ciñe al cumplimiento de las decisiones judiciales y al respeto al derecho constitucional de los padres. Una actitud equilibrada y, sobre todo, justa.

Lenguas: «La ley se acata, pero no se cumple»
Roberto Blanco Valdés. LaVoz   7 Septiembre 201

A lgo tiene que ir decididamente mal en un país cuando, no ya los ciudadanos, sino las autoridades, se niegan a dar cabal cumplimiento a los pronunciamientos judiciales.

Hace medio año, el Tribunal Supremo dictó varias sentencias (de 9, 13 y 16 de diciembre) anulando otras del Tribunal Superior catalán que negaban a varias familias el derecho a que sus hijos fueran educados también en castellano. Tal anulación era obligada, vista la doctrina del Tribunal Constitucional en la sentencia que resolvió el recurso del PP contra el Estatuto catalán. Ahí afirmaba, entre otras cosas, el TCE que el carácter del catalán como lengua propia «no puede suponer un desequilibrio del régimen constitucional de ambas lenguas en perjuicio del castellano» (F. J. 14), que «como principio [...] el castellano, no puede dejar de ser también lengua vehicular y de aprendizaje en la enseñanza» (F. J. 14), y que la previsión estatutaria del catalán como lengua vehicular era constitucional si no privaba «al castellano de la condición de lengua vehicular y de aprendizaje en la enseñanza» (F. J. 24).

Es verdad que una mayor coherencia del TCE, anulando lo que el mismo entendía inconstitucional, nos hubiera ahorrado un montón de problemas, pero también que su doctrina fija rotundamente que la inmersión se opone a la cooficialidad lingüística prevista en la Constitución. Eso es lo que en diciembre reconoció el Supremo, desdiciendo a todos los que sostienen lo contrario.

Sin embargo, su doctrina nada importa a la Generalitat que, en un desafío inadmisible al Estado de derecho, ya ha anunciado que seguirá, como si nada, con la inmersión, incumpliendo tanto las sentencias del Supremo como el reciente auto del Tribunal Superior catalán ordenando darles inmediato cumplimiento: ese órgano reconoció el lunes que el Supremo no dispone que su decisión quede limitada a las partes y no pueda significar su aplicación a toda la enseñanza en Cataluña. Ni parece importarle, lo que es mucho más grave, si tal cabe, al ministro de Justicia, que, defendiéndose a sí mismo, cuando sostuvo que era constitucional lo que el TCE declaró que no lo era, afirma ahora, contradiciendo también al Tribunal Superior de Cataluña, que la sentencia del Supremo solo afecta a los casos objeto de sus pronunciamientos: no sabe el ministro que la doctrina de aquel en casación persigue la defensa del derecho objetivo y es, en este caso, la directa consecuencia de la doctrina del TCE.

La Generalitat y, quién lo diría, ¡el ministro de Justicia!, nos han devuelto a tiempos ya pasados, cuando era frecuente que en la América española se emplease, en relación con las órdenes del rey, la fórmula «la ley se acata pero no se cumple». Por desgracia para el país y los derechos de sus ciudadanos, ahí estamos otra vez.

Menos lobos
maría antonia prieto ABC Cataluña  7 Septiembre 201

Se supone que la Generalitat tiene un plazo de dos meses para renunciar a la inmersión lingüística —la joya de la corona de la nación catalana— e introducir el castellano en los colegios como lengua vehicular de la enseñanza, junto al catalán. Se supone que en dos meses el Ejecutivo de Artur Mas debe desmantelar un sistema educativo implantado hace treinta años que —a diferencia de lo que sucede en otros ámbitos, donde la realidad social ha acabado por imponer su propia ley— ha permitido a los sucesivos gobiernos de la Generalitat aplicar el monolingüismo con total libertad de movimientos. Se supone también que antes de proceder a la destrucción de su bien más preciado, CiU jurará odio eterno al PP por defender el uso del castellano en la escuela y, en justa respuesta, el PP se comprometerá a olvidarse para siempre de CiU, aquí y en Madrid. Pero nada de eso sucederá.

Aún es pronto para saber cómo ocurrirá, de qué forma se las ingeniarán unos y otros para dar esquinazo a la resolución del TSJC que concede a la Generalitat un plazo de dos meses para equiparar castellano y catalán, pero el dictamen judicial —incómodo para todos— tiene menos futuro que un caramelo a las puertas de un colegio. De momento, toca rasgarse las vestiduras, que para eso las elecciones están a la vuelta de la esquina. El Govern dice que no lo permitirá, que no se moverá ni un milímetro y que si hace falta se rompe con el PP y punto pelota; el PP insinúa que bajo ningún concepto puede tener tratos con un gobierno que incumple las sentencias, incurre en desacato y promueve la insumisión civil; y, como si no tuviera bastante con lo suyo, la izquierda se ofrece para organizar un frente común.

El dictamen del TSJC no constituye ninguna amenaza para un acuerdo CiU-PP. Al fin y al cabo, la Ley de Política Lingüística —que consagró la inmersión— vio la luz en 1998, cuando nacionalistas y populares intercambiaban favores bajo el manto de los acuerdos del Majestic. De no haber sido por la tozudez de Alberto Fernández, entonces máximo dirigente popular en Cataluña, el PP se habría abstenido durante la votación de la ley en el Parlament para no ofender a sus socios nacionalistas.

Así que al final se lo apañarán entre ellos, pero lo que unos y otros digan por el camino —unos por no callar, otros por convicción y los más por interés electoral— pondrá más distancia entre Cataluña y el resto de España.

«Big Stick»
maría jesús cañizares ABC Cataluña  7 Septiembre 201

LA casualidad ha querido que la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) en el que se insta a la Generalitat a cumplir las sentencias favorables al bilingüismo escolar en un plazo de dos meses, se haya hecho pública justo 110 años después del famoso discurso sobre el «big stick» pronunciado por el presidente de Estados Unidos Theodor Roosevelt: «Habla en voz baja, pero lleva contigo un gran garrote». El paralelismo entre el imperialismo americano con el nacionalismo catalán es algo forzado, pero hay mucho deje dominante en las actitudes de todos los hombres y mujeres del presidente Artur Mas, tanto en la primera línea de batalla patriótica, liderada por la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, como en la retaguardia, capitaneada por Oriol Pujol.

El hijo del principal instigador de la ley de política lingüística —génesis del actual embrollo que nadie se ha atrevido a recurrir ante el Tribunal Constitucional (TC)—, defendió ayer la obra de su patriarca genético e ideológico, Jordi Pujol, convirtiendo el monolingüismo escolar en «casus belli». Todavía es pronto para saber en qué se traduce ese belicismo, en caso de que las alegaciones del ejecutivo autonómico contra el «ultimatum» judicial no prosperen, pero ya hay llamamientos del poder ejecutivo a la ciudadanía para que defienda al poder legislativo de las embestidas del poder judicial. Algo que ya ocurrió con la sentencia del TC sobre el Estatuto, pero ahora hay Diada Nacional de Cataluña de por medio y unas elecciones generales a celebrar poco después de que expire el plazo fijado por el TSJC.

De esas proclamas callejeras poco hay que temer, pues éstas suelen quedar eclipsadas por la pugna entre nacionalistas y/o independentistas por capitalizarlas.

A lo que hay que tener miedo es al adoctrinamiento ideológico que hay detrás de esa furibunda oposición a que en las escuelas se introduzca una hora o dos más de castellano, que a fin de cuentas, no deja de ser una simple propina bilingüe. Una propina que la consejera Rigau interpreta como un ataque al sistema de inmersión lingüística y como una excusa para practicar ese imperialismo interior —del pancatalanismo ya hablaremos otro día— que Convergència aplica en voz baja. Lo de recurrir al «big stick», más allá de los ramalazos autoritarios de la titular de Educación —defensa del uniforme, críticas al buenismo escolar— es menos probable. CDC no suele cumplir sus amenazas y el ejemplo más reciente es su abstención en la reforma constitucional. Si Mas necesita pactar de nuevo en esta legislatura con una «integrista bilingüe» como Alicia Sánchez-Camacho (PPC), no les quepa duda de que volverá a hacerlo.

Ese inmenso barullo del idioma catalán
Fernando Ónega. La Voz  7 Septiembre 201

Voy a intentar explicar (y explicarme a mí mismo) qué diablos pasa con el idioma catalán, porque esto parece la jaula de los locos. Ocurre lo siguiente: 1) Que esto del idioma vehicular no es nuevo, aunque lo parezca, sino que tiene 28 años: en 1983 se aprobó la Ley de Normalización Lingüística. 2) Que el Constitucional ha sido confuso en sus sentencias. En 1994 se limitó a exigir que el castellano no sea excluido y «quede garantizado su conocimiento y uso». 3) Pero en el 2010 (Estatut) sentenció que el castellano «no puede dejar de ser también lengua vehicular». 4) El Supremo proclamó «el derecho a que el castellano se utilice también como lengua vehicular». Y 5) Hace días, un auto del TSJ obliga a utilizar el castellano como vehicular «en la proporción que proceda». Y se armó el lío, porque en el resto de España solo se ha visto el plazo (dos meses), y no el matiz de la proporción.

Con ello, esto parece un combate de sordos. Artur Mas se puso en guardia ante el invasor. Rajoy replica al Gobierno catalán que no hay democracia sin cumplir la ley. Los nacionalistas se atrincheran más, amenazan con la desobediencia, y hubo quien sumó ese auto judicial a la reforma constitucional para descubrir una conspiración jacobina para volver al centralismo. Como Duran i Lleida había hablado de choque de trenes, ahí estaba el choque entre la Justicia (Estado) y el victimismo nacionalista. Échenle ustedes algo de salsa electoral y les saldrá el diagnóstico: el conflicto existe, pero el olor a urnas lo distorsiona y exagera.

¿Cuál es, a mi juicio, la esencia del problema? Por parte catalana, una defensa legítima de lo avanzado en la inmersión lingüística. Casi 30 años después, no se puede venir con recortes. Por parte española, tenemos una prensa que exacerba los sentimientos, transmite que el castellano está perseguido e incita a los partidos conservadores a seguirles en la reconquista idiomática. Al margen de estos focos de tensión, los dos idiomas conviven bien, la gente se expresa normalmente en ambos y la prensa se edita y se vende allí en castellano.

¿Y qué pasa en la enseñanza? Que solo veinte familias han reclamado judicialmente que sus hijos no estudien en catalán. Si, según el Supremo, es un derecho, hay que dárselo. Por ahora, solo a veinte familias. Y si esa es la realidad, habría que pedir a mucha prensa que no excite los ánimos, que el castellano no está pisoteado. A los jueces, que el miedo no oscurezca su lenguaje. Y a los nacionalistas, que no hagan electoralismo con material tan sensible. Y permítanme un testimonio de envidia: lo bien que todos los políticos catalanes hablan su idioma. En otras nacionalidades (no quiero señalar) no lo hablan, lo destrozan.

Y sigue el barullo o mas bien intoxicación
Nota del Editor  7 Septiembre 201

Vaya con la defensa legítima de Cataluña, como si en tal lugar no hubiera ciudadanos español hablantes y existiera únicamente la lengua regional.

Vaya miserable intoxicador desde La Voz de Galicia, defensora de la inmersión en su lengua regional, a cambio de sustanciosos ayudas para material y
contratos de proopaganda institucional (del dinero de todos, bueno de los que no podemos escapar de hacienda).

Y a ver si no olvidamos que el bilingüismo, además de una falacia, es claramente anticonstitucional, puesto que sólo hay deber de conocer el español y no hay deber de conocer lengua regional alguna, por muchas vueltas que el tribunal anticonstitucional le haya dado a la constitución española.

Galicia Bilingüe le pide a Feijoo que impida que los padres gallegos también tengan que acudir a los tribunales
http://juanjulioalfaya.blogspot.com  7 Septiembre 201

Agotados los recursos ante la Xunta, los padres que reclamaron enseñanza en lengua materna hace ahora un año acudirán a los tribunales apoyados en sentencias sobre Cataluña.

En los próximos días se cumplirá un año desde que un grupo de padres asesorados por Galicia Bilingüe presentaron ante la Xunta una solicitud para que se respetase el derecho de sus hijos a recibir la primera enseñanza en lengua materna. Tal solicitud inició un proceso por vía Administrativa ante la Xunta que, ahora que han transcurrido todos los plazos legales, desembocará en un recurso contencioso ante los tribunales ordinarios si la Xunta no accede a lo solicitado. Por ello, Galicia Bilingüe se dirigió hoy al presidente de la Xunta para pedirle que recapacite, ya que recientes sentencias del Tribunal Supremo en relación a padres de Cataluña crean una jurisprudencia que permite pensar que las posibilidades de que el recurso de los padres gallegos prospere son grandes. La Ley de Normalización Lingüística garantiza el derecho a que la primera enseñanza ha de ser en lengua materna y, con una legislación similar en Cataluña, el TS ha sentenciado que tal derecho existe y que abarca el primer ciclo de Primaria. Recientemente y, confirmando una sentencia anterior, 3 sentencias del Alto Tribunal en relación a la enseñanza en Cataluña, han respaldado todavía con más solidez las demandas de los padres gallegos, ya que confirman y aclaran la doctrina requiriendo, además, que por parte de la Administración se proporcione a los padres un impreso de pre matriculación en el que figure una casilla en la que los padres consignen la lengua materna de sus hijos que cursan primer ciclo de Primaria.

Galicia Bilingüe estima que, en las democracias, los poderes públicos han de actuar de buena fe procurando evitarles a los ciudadanos procesos costosos y largos para reclamar sus derechos cuando se prevé que la justicia vaya a darles la razón. Si en lo que resta del mes de septiembre no se recibe una respuesta favorable, los padres acudirán a los tribunales. Galicia Bilingüe inició en su momento una campaña para recaudar los fondos necesarios para costear el proceso, lo que ya se ha conseguido. Ya que el Presidente Feijoo no ha cumplido su promesa electoral de elección de lengua en las asignaturas troncales, la asociación velará porque, al menos, la Xunta cumpla la legislación. Lo logrado por estos padres beneficiaría a todos los alumnos gallegos, ya que el actual Decreto habría de ser modificado.

galiciabilingue.es

NUEVO JUICIO EN EL HORIZONTE
Los dirigentes internacionales de Batasuna, al banquillo
MELCHOR SÁIZ-PARDO | MADRID. El Correo  7 Septiembre 201

Nuevo juicio en el horizonte contra la izquierda abertzale. El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha procesado a cinco de los dirigentes del supuesto aparato internacional de Batasuna, Askapena, acusados de estar a las órdenes de ETA y de trabajar para dar «proyección internacional» a la banda a través de conferencias, encuentros y viajes.

Ruz sienta en el banquillo acusados de pertenencia o colaboración con organización terrorista al máximo dirigente de Askapena, Walter Wendelin, quien también es el delegado para América Latina, y a los también responsables del colectivo David Soto Aldaz, Aritz Gamboa de Miguel, Gabriel Basañez Ruiz y Unai Vázquez Puente. Todos ellos fueron capturados el en una operación desarrollada septiembre de 2010. El magistrado retira las acusaciones para los otros siete activistas de la izquierda abertzale que se encontraban imputados hasta ahora en este sumario.

Según detalla Ruz, la principal prueba de cargo contra los cinco dirigentes imputados, a los que el próximo jueves se les comunicará su procesamiento, es un documento incautado al ex jefe político de ETA Francisco Javier López Peña, 'Thierry', en mayo de 2008 denominado 'Mapa de la estructura 83', en el que se desvela el papel de cada uno de ellos en el denominado Grupo de Trabajo Internacional.

El juez asegura que todos ellos seguían «directrices previamente establecidas por los responsables de ETA» y que «intervenían» de «forma personal y directa» en el desarrollo de esas órdenes», «asumiendo responsabilidad y funciones concretas» dentro de la organización armada, más allá de «la mera afinidad ideológica con los planteamientos» de la banda terrorista.

De acuerdo con el auto del juez, Askapena pasó de ser un «movimiento de masas» a formar parte del entramado terrorista a partir de 1999, cuando entró en una «estructura mancomunada» ya «bajo el control de EKIN», el aparato político de ETA. Ya en 2005 -explica Pablo Ruz- Askapena se encargaba en exclusiva de las relaciones internacionales de la banda a través de cuatro campos de acción diferentes: comités de solidaridad en Europa, participación en foros internacionales, puesta en marcha de seminarios y «organización de 'bridagak' que se desplazan cada año a distintos países».

El juez desvela los contactos de Askapena con las FARC y sitúa a este colectivo internacional en el epicentro de las relaciones con los huidos de ETA en Venezuela.
La otra prueba que exhibe Ruz contra Askapena para demostrar su dependencia de la ilegal Batasuna son sus cuentas. El juez tiene un informe de la Policía que revela que esta organización se financió entre 2005 y 2007 de la «caja común» que las ahora ilegales ANV y EHAK crearon y compartieron con la coalición que lideraba Arnaldo Otegi.

LANZA UNA ADVERTENCIA AL PP
Mas: "¿Por qué a los catalanes nos tienen que tocar las narices con nuestro idioma?"
El presidente de la Generalidad ha advertido al PP sobre las consecuencias que tendrá su oposición a la inmersión.
LIBERTAD DIGITAL Libertad Digital  7 Septiembre 201

El presidente de la Generalidad, Artur Mas, ha defendido este miércoles la discriminación positiva para el catalán, ha lanzado un aviso al PP para que dé "un paso atrás" en cuanto a la inmersión y se ha preguntado indignado: "¿Por qué a los catalanes nos tienen que tocar las narices con nuestro idioma?"

En declaraciones a RAC 1 recogidas por Efe, Mas ha advertido al PP de que es "un gravísimo error" enredarse ahora en un "conflicto innecesario desde el punto de vista lingüístico entre el catalán y el castellano", porque la "prioridad" es la lucha contra el paro. "Aún están a tiempo de corregirlo, de dar un paso atrás y de no convertir algo que no existe en la calle en un problema estrictamente político", ha apuntado.

Mas ha instado al PP a "tomar nota" de que, para el Gobierno catalán y para CiU, "hay unas líneas rojas" que no piensan traspasar, entre ellas el modelo educativo de Cataluña: "Según qué cosas quiera hacer el PP cuando gobierne España, con CiU y con el actual gobierno de la Generalitat habrá poca cosa a hacer. Deberán elegir", ha dicho.

Sin embargo, no ha descartado buscar el apoyo del PP para aprobar los próximos presupuestos de la Generalidad si la izquierda "da la espalda" a su Gobierno.

Mas no ha escondido su enojo por la polémica generada en torno al auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que da un plazo de dos meses para que también el castellano sea lengua vehicular: "Con el tema de la lengua no se juega", ha afirmado.

"Nadie les toca las narices a los españoles con el castellano, ni a los franceses con el francés, ni a los alemanes con el alemán. ¿Y por qué a los catalanes nos tienen que tocar las narices con nuestro idioma?", se ha preguntado, ostensiblemente irritado.

Desde el resto de España, ha denunciado, "llevan muchos siglos tocándonos las narices con el tema del catalán -ha aseverado-, intentan que el catalán vaya a menos porque configura nuestra identidad colectiva".

El Gobierno regional presentará este miércoles su recurso contra el auto del TSJC y Mas tiene la convicción de que prevalecerán los argumentos favorables al mantenimiento de la inmersión lingüística en las escuelas catalanas.

"Tenemos mucha fortaleza jurídica", ha asegurado Mas, que ha recordado que, por ejemplo, la Ley de Educación de Cataluña es una ley vigente que "no está recurrida" en este tema de la inmersión.

Según Mas, el Tribunal Supremo "no puede pretender cambiar un modelo educativo general" a partir de casos de familias concretas. Mas ha destacado el papel que juega la inmersión en la integración de los nuevos inmigrantes en la sociedad catalana.

El modelo de inmersión es "irrenunciable" porque la lengua propia de Cataluña "necesita una especial atención, protección y discriminación positiva", para que la nueva inmigración pueda aprenderla, ha reflexionado.

España / declarada la guerra idiomática
Mas advierte al PP que no les «toquen las narices con el catalán»
Declara su insumisión a la sentencia del TSJC, contra la que el Gobierno catalán presenta hoy un recurso. Para CiU, el «modelo de inmersión lingüística es irrenunciable»
efe / barcelona ABC  7 Septiembre 201

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha defendido hoy la discriminación positiva para el catalán, ha lanzado un aviso al PP para que dé "un paso atrás" en su ofensiva contra la inmersión y se ha preguntado indignado: "¿Por qué a los catalanes nos tienen que tocar las narices con nuestro idioma?".

En declaraciones a RAC 1, Mas ha advertido al PP que desde el punto de vista lingüístico entre eles "un gravísimo error" enredarse ahora en un "conflicto innecesario catalán y el castellano", porque la "prioridad" es la lucha contra el paro. "Aún están a tiempo de corregirlo, de dar un paso atrás y de no convertir algo que no existe en la calle en un problema estrictamente político", ha apuntado.

Mas ha instado al PP a "tomar nota" de que, para el Gobierno catalán y para CiU, "hay unas líneas rojas" que no piensan traspasar, entre ellas el modelo educativo de Cataluña: "Según qué cosas quiera hacer el PP cuando gobierne España, con CiU y con el actual gobierno de la Generalitat habrá poca cosa a hacer. Deberán elegir", ha dicho.

El apoyo le sirve para los presupuestos
Sin embargo, no ha descartado buscar el apoyo del PP para aprobar los próximos presupuestos de la Generalitat si la izquierda "da la espalda" al Gobierno catalán.

Mas no ha escondido su enojo por la polémica generada en torno al auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que da un plazo de dos meses para que también el castellano sea lengua vehicular: "Con el tema de la lengua no se juega", ha afirmado. "Nadie les toca las narices a los españoles con el castellano, ni a los franceses con el francés, ni a los alemanes con el alemán. ¿Y por qué a los catalanes nos tienen que tocar las narices con nuestro idioma?", se ha preguntado, muy irritado.

Desde el resto de España, ha denunciado, "llevan muchos siglos tocándonos las narices con el tema del catalán -ha aseverado-, intentan que el catalán vaya a menos porque configura nuestra identidad colectiva".

El Gobierno catalán presentará hoy su recurso contra el auto del TSJC y Mas tiene la convicción de que prevalecerán los argumentos favorables al mantenimiento de la inmersión lingüística en las escuelas catalanas. "Tenemos mucha fortaleza jurídica", ha asegurado Mas, que ha recordado que, por ejemplo, la Ley de Educación de Cataluña es una ley vigente que "no está recurrida" en este tema de la inmersión. Según Mas, el Tribunal Supremo "no puede pretender cambiar un modelo educativo general" a partir de casos de familias concretas.

Mas ha destacado el papel que juega la inmersión en la integración de los nuevos inmigrantes en la sociedad catalana.

El modelo de inmersión es "irrenunciable", porque la lengua propia de Cataluña "necesita una especial atención, protección y discriminación positiva", para que la nueva inmigración pueda aprenderla, ha reflexionado.

«¿Por qué a los catalanes nos tienen que tocar las narices con nuestro idioma?»
Mas advierte a Rajoy de que no habrá acuerdos con el PP si toca la inmersión
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha lanzado este miércoles una dura advertencia al PP y ha asegurado que, si Mariano Rajoy trata de legislar en contra de la inmersión lingüistica desde el Gobierno español, «poco se podrá hacer», en relación a eventuales acuerdos entre populares y CiU en Cataluña y en Madrid.
Barcelona - Ep/Efe La Razón  7 Septiembre 201

"Con el tema de la lengua no se juega", ha declarado Mas en declaraciones a Rac1 recogidas por Europa Press, añadiendo que el modelo lingüístico educativo no cambiará siempre que haya una mayoría catalanista en el Parlamento catalán, cámara en la que se decide sobre este tema ya que es la Generalitat y no el Estado quien tiene las competencias.

Ha añadido que su Gobierno catalán va a mantener la inmersión lingüística pase lo que pase en los tribunales y ha emplazado al PP a centrarse en las cuestiones importantes, como son la economía y el fracaso escolar, y no en la lengua catalana, sobre la que existe un amplio consenso en Cataluña y que no genera problemas sociales.

Mas ha defendido la discriminación positiva para el catalán y se ha preguntado indignado: "¿Por qué a los catalanes nos tienen que tocar las narices con nuestro idioma?".

En declaraciones a RAC 1 recogidas por Efe, Mas ha advertido al PP de que es "un gravísimo error" enredarse ahora en un "conflicto innecesario desde el punto de vista lingüístico entre el catalán y el castellano", porque la "prioridad" es la lucha contra el paro.

"Aún están a tiempo de corregirlo, de dar un paso atrás y de no convertir algo que no existe en la calle en un problema estrictamente político", ha apuntado.

Mas no ha escondido su enojo por la polémica generada en torno al auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que da un plazo de dos meses para que también el castellano sea lengua vehicular:

"Nadie les toca las narices a los españoles con el castellano, ni a los franceses con el francés, ni a los alemanes con el alemán. ¿Y por qué a los catalanes nos tienen que tocar las narices con nuestro idioma?", se ha preguntado, ostensiblemente irritado.

Desde el resto de España, ha denunciado, "llevan muchos siglos tocándonos las narices con el tema del catalán -ha aseverado-, intentan que el catalán vaya a menos porque configura nuestra identidad colectiva".

El Govern presentará hoy su recurso contra el auto del TSJC y Mas tiene la convicción de que prevalecerán los argumentos favorables al mantenimiento de la inmersión lingüística en las escuelas catalanas.

"Tenemos mucha fortaleza jurídica", ha asegurado Mas, que ha recordado que, por ejemplo, la Ley de Educación de Cataluña es una ley vigente que "no está recurrida" en este tema de la inmersión.

Según Mas, el Tribunal Supremo "no puede pretender cambiar un modelo educativo general" a partir de casos de familias concretas.

A falta de argumentos, sal gorda en la persecución de los castellanohablantes
Mas ejerce de víctima: "¿Por qué a los catalanes nos tienen que tocar las narices con nuestro idioma?"
EFE. Periodista Digital  7 Septiembre 201

Nadie les toca las narices a los españoles con el castellano, ni a los franceses con el francés, ni a los alemanes con el alemán

Artur Mas ha vuelto a ejercer de patriota catalán con el victimismo antiespañol como técnica. En otra calculada pataleta de cara a los suyos se ha mostrado rotundo a la hora de volver a defender el actual modelo de inmersión lingüistica en Cataluña y ha lanzado un aviso al PP para que dé "un paso atrás" en su ofensiva contra dicho sistema educativo. ¿Quién le colgará a Mas el cartel de 'hasta aquí llegamos'?

El president catalán, incluso, ha lanzado una pregunta cargada de victimismo al aire: "¿Por qué a los catalanes nos tienen que tocar las narices con nuestro idioma?"

En declaraciones a RAC 1, Mas ha advertido al PP de que es "un gravísimo error" enredarse ahora en un "conflicto innecesario desde el punto de vista lingüístico entre el catalán y el castellano", porque la "prioridad" es la lucha contra el paro.

"Aún están a tiempo de corregirlo, de dar un paso atrás y de no convertir algo que no existe en la calle en un problema estrictamente político", ha apuntado.

RESPETO AL CATALÁN
Mas ha instado al PP a "tomar nota" de que, para el Govern y para CiU, "hay unas líneas rojas" que no piensan traspasar, entre ellas el modelo educativo de Catalunya: "Según qué cosas quiera hacer el PP cuando gobierne España, con CiU y con el actual gobierno de la Generalitat habrá poca cosa a hacer. Deberán elegir", ha dicho.

Sin embargo, no ha descartado buscar el apoyo del PP para aprobar los próximos presupuestos de la Generalitat si la izquierda "da la espalda" al Govern.

Mas no ha escondido su enojo por la polémica generada en torno al auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que da un plazo de dos meses para que también el castellano sea lengua vehicular: "Con el tema de la lengua no se juega", ha afirmado.

"Nadie les toca las narices a los españoles con el castellano, ni a los franceses con el francés, ni a los alemanes con el alemán. ¿Y por qué a los catalanes nos tienen que tocar las narices con nuestro idioma?", se ha preguntado, ostensiblemente irritado.

Desde el resto de España, ha denunciado, "llevan muchos siglos tocándonos las narices con el tema del catalán -ha aseverado-, intentan que el catalán vaya a menos porque configura nuestra identidad colectiva".

El Govern presentará este miércoles su recurso contra el auto del TSJC y Mas tiene la convicción de que prevalecerán los argumentos favorables al mantenimiento de la inmersión lingüística en las escuelas catalanas.

"Tenemos mucha fortaleza jurídica", ha asegurado Mas, que ha recordado que, por ejemplo, la Ley de Educación de Cataluña es una ley vigente que "no está recurrida" en este tema de la inmersión. Según Mas, el Tribunal Supremo "no puede pretender cambiar un modelo educativo general" a partir de casos de familias concretas.

Mas ha destacado el papel que juega la inmersión en la integración de los nuevos inmigrantes en la sociedad catalana. El modelo de inmersión es "irrenunciable" porque la lengua propia de Cataluña "necesita una especial atención, protección y discriminación positiva", para que la nueva inmigración pueda aprenderla, ha reflexionado.

De narices y desastres.
Nota del Editor  7 Septiembre 201

Si por cuestión de idioma, yo quisiera tocar las narices a algún grupo, por aquello del número, me dedicaría a incordiar a los chinos, pero tengo otras cosas más interesantes que hacer, lo mismo que todos los no nacionalistas del planeta.

Nosotros no tocamos las narices a nadie, y menos a los catalanes. Nosotros, lo único que queremos es poder ser ciudadanos de tercera (primera: monarquía, segunda: profesionales de la política), sin que inoculen lenguas regionalales a nuestros hijos.

Si en vez de lengua regional, tuviesen trufa blanca, seguro que no querrían compartirla, por eso, tampoco queremos que "compartan" su lengua regional, que se la queden enteramente, que no nos interesa en absoluto.

Si quieren conservar su lengua regional, que la inoculen a sus hijos y que dejen tranquilos a los hijos de los demás; y si no es suficiente, pueden tambien guardar una copia en una cajita.

Y mientras los profesionales de la política se dedican a estas idioteces, sigue aumentando el paro y el desastre económico, sin querer darse cuenta de
que la primera medida para abrir camino a una mayor productividad debería ser eliminar el impacto de las lenguas regionales en la economía, y utilizar el español como lengua común para eliminar al menos las barreras lingüísticas.

Es una pena que los asesores de Merkel y Sarko anden tan despistados sobre los verdaderos problemas de España.

El PP afirma que la lengua «no está al servicio de la Generalitat»
Soraya Sáenz de Santamaría ha pedido hoy que se «proteja por igual» a los que optan por el catalán que a los que quieren el castellano en el colegio.
Madrid - Ep La Razón  7 Septiembre 201

La portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados de España, Soraya Sáenz de Santamaría, ha pedido que se proteja por igual al padre que quiere el catalán que al que quiera el castellano como la lengua vehicular de su hijo en el colegio, con motivo del auto del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) que obliga al Govern a incluir el castellano como lengua vehicular en el sistema educativo.

En una entrevista ofrecida al programa 'Espejo Público' de Antena 3, recogida por Europa Press, Sáenz de Santamaría, ha reclamado que "se protega por igual" tanto a los padres que quieren que la lengua vehícular de sus hijos en el colegio sea el catalán y a los que quieran que sea el castellano. En este sentido, ha señalado que los partidos políticos "deben centrarse en el bienestar y los derechos de los ciudadanos y en su capacidad de elegir".

Asimismo, ha manifestado su deseo de que "la normalidad y naturalidad" con la que se emplean ambas lenguas en las calles de Cataluña se viva también en los ámbitos de la educación. "Se debe dar el mismo estatus a ambas lenguas" y por ello, "el PP pide que el castellano también pueda ser lengua vehicular", ha sentenciado.

Por último, ha asegurado que la lengua "no está al servicio de la Generalitat" y que tener dos lenguas supone una "gran riqueza". En relación a esto, ha recalcado que todas las fuerzas políticas "tienen la obligación de cumplir las resoluciones judiciales y acatar las sentencias" al igual que no hacer de la lengua "un discurso o un instrumento a seguir por lo fines políticos".

Javier Cárdenas: 'No respeto a los que obligan a mis hijos a aprender todo en catalán'
El periodista compara el tratamiento de la Generalitat al español con el dado por Franco al catalán
Héctor Salazar www.lavozlibre.com  7 Septiembre 201

Madrid.- Javier Cárdenas ha vuelto a pronunciarse este miércoles sobre la imposición lingüística que el Govern de Artur Mas no está dispuesta a modificar, tal y como le obliga un auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). El locutor de Europa FM ha vuelto a elegir su programa ‘Levántate y Cárdenas’ para volver a mostrar su indignación por lo que considera “cosas de burros, de tarugos, con orejas grandes”.

Javier Cárdenas ha dado las gracias por el tratamiento que LA VOZ LIBRE hizo de la noticia de sus manifestaciones de ayer martes: “Doy las gracias por el tratamiento de la información, por no quitar ni una coma de las palabras que dije”. Cárdenas, igual de directo, claro, conciso y contundente ha manifestado su “indignación y rechazo” a las políticas frentistas de los políticos catalanes cuyo objetivo es desmarcarse de todo lo referente a España. “Yo soy catalán, y me siento tremendamente orgulloso de ello, pero también soy español, y me siento igual de orgulloso. Es una vergüenza como intentan timarnos los políticos”, aseguró.

Para el director de ‘Levántate y Cárdenas’, el tratamiento que en la actualidad otorga la Generalitat al catalán, negando al español su derecho a ser lengua vehicular en la enseñanza, es el mismo que el dado al catalán en la época de Franco. “Están haciendo lo mismo que se hacía con Franco”, aseguró Cárdenas.

Javier Cárdenas ha mostrado su rechazo hacia las posiciones radicales, tanto para el tema de la lengua, como para la situación política en general: “El catalán no es radical, el radical es tonto, independientemente de que sea catalán o americano”. El periodista de Europa FM ha entrado en varios ámbitos relacionados con la imposición lingüística que padece Cataluña. El idioma en el que se pasan las películas de estreno en los cines, otro caballo de batalla del nacionalismo. “La gente no va a ver el cine en catalán. No va ni el Tato. Las distribuidoras dicen que es una ruina. Van cuatro, a los que respeto. A los que no respeto es a los otros”, dijo Cárdenas refiriéndose a los dirigentes que también intentan imponer el catalán en los cines.

A la pregunta de una contertulia animándole a ir al programa de debate político ’59 segundos’, Javier Cárdenas ha vuelto a mostrarse contundente: “No tienen narices a llevarme a 59 segundos”. Cárdenas ha criticado también “el doble discurso” de algunos defensores de la imposición del catalán, caso de Pilar Rahola, habitual de tertulias en cadenas tan antagónicas como Telecinco o Intereconomía. “Pilar Rahola no me aguantaría ni un minuto, ni un asalto. Ella tiene dos discursos diferentes, dependiendo si está en Madrid o en Cataluña. Depende de la chequera”, aseveró el periodista de Europa FM.

EL PSC EXIGE A MAS QUE NO PACTE EL PRESUPUESTO CON LOS POPULARES
CiU y PP se tiran el castellano a la cabeza pero alejan el fantasma de una ruptura
Antonio Fernández. El Confidencial  7 Septiembre 201

Amor y odio. Así es la relación de Partido Popular (PP) y Convergència i Unió (CiU) en Cataluña. Y todo por culpa del debate sobre la inmersión lingüística en las escuelas. Ambos mantienen posturas contrarias en el tema del debate lingüístico y de las sentencias de los tribunales que obligan a la Generalitat a que el castellano sea también lengua vehicular en las escuelas. CiU agita el fantasma de la secesión, el PP exige que se cumpla ya la ley y el PSC, que no termina de creerse esta sobreactuación, pide a Artur Mas que rompa con los ‘populares’.

La última sentencia sobre la ‘inmersión’ lingüística fue dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) la pasada semana. Y los populares, junto a Ciudadanos, exigen su cumplimiento inmediato. “Nuestra estrategia no variará. Lo primero es la crisis económica, la generación de empleo, la política de austeridad... pero la lengua forma parte de nuestro ideario y defenderemos nuestra postura en el Parlamento. Es más, sacaremos el tema en el debate de política general, porque seguiremos exigiendo que el Gobierno de Artur Mas cumpla las sentencias de los tribunales respecto a la inmersión”, señalan fuentes populares a El Confidencial.

El PP es el socio preferente de los convergentes para aprobar los presupuestos de este año. Ambas formaciones crearon incluso comisiones mixtas para estudiar los números y pactar lo que hubiese que pactar. Pero el PP tiene interpuesto un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la Ley de Educación y además exige ahora que se cambie urgentemente el modelo lingüístico y que se acate la última sentencia del TSJC.

Pero el Ejecutivo que preside Artur Mas no está dispuesto a romper con los populares. El portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, quitó hierro a los enfrentamientos. “Este Gobierno está abierto a cualquier tipo de colaboración. No tiene pactos estables con nadie, sino un programa y un proyecto y buscará todos los apoyos puntuales que necesite para llevar adelante su proyecto”, dijo.

Pero dejó la peloa en el tejado de los populares. “Honestamente, nos sorprendería que relegase otros temas como el del paro o la crisis para centrarse en el tema de la inmersión lingüística, que además, no es un problema que exista en la calle. La cuestión de la inmersión es una línea roja insalvable para quien sea. Cada uno es libre de enfocar sus prioridades. Y si el PP quiere hacer de ello la gran prioridad, por encima de la estabilidad presupuestaria, de la economía, del paro, etcétera, ellos sabrán . Pero el Gobierno no se moverá ni un milímetro de la política de inmersión lingüística”.

La mano tendida del PP
En el PP, se hace oídos sordos a los mensajes que le llegan desde el Gobierno catalán. “Homs rebajó el tono de las declaraciones que hace unos días había hecho Oriol Pujol [presidente del grupo parlamentario de CiU], que había dicho que, de seguir así, sería difícil hablar con el PP. Ayer, Homs matizó que el Gobierno no excluirá a nadie para hablar”, dicen las fuentes del PP. Y se muestran convencidas de que la tensión generada por la lengua “no supone una ruptura. De todos modos, el Gobierno ya verá qué hace y con quién ata los pactos para aprobar los presupuestos del 2012 o para sacar adelante sus leyes”. En otras palabras, que si el Ejecutivo catalán quiere, el PP le echará una mano. “No nos cerramos a nada”, escenifican las fuentes consultadas.

Críticas de la oposición
El portavoz socialista, Miquel Iceta, declaró a El Confidencial que el debate suscitado “es eminentemente político, pero se agita por intereses partidistas. Además, está cerca la Diada Nacional de Cataluña [es el próximo domingo día 11] y por eso se agita el tema”. El dirigente del PSC reconoce también que muchos sectores de la sociedad son sensibles a este debate, pero que “no afectará a la convivencia, a menos que se complique mucho”.

Sin embargo, a pesar de situarse junto al Gobierno catalán a la hora de plantear el recurso, los socialistas echan en cara a CiU que siga manteniendo los pactos con los populares. “Lo que pedimos es que el Gobierno se desmarque de una vez del PP, ya que son sus principales socios y los que tienen presentado el recurso en el Constitucional y los que se manifiestan contrarios a la inmersión lingüística”.

La tensión entre socialistas y convergentes ha ido aumentando en estos días. Homs apuntó a que el origen de todo el debate de la lengua está en la posición del PSOE y en el decreto del Gobierno central que obliga a realizar una tercera hora de castellano a la semana “Generó confusión. Constato que si alguna decisión ha enrarecido más el tema de la inmersión lingüística ha sido ese decreto”, subrayó Homs. Y eso sentó mal en las filas del PSC.

“No es el momento de que el Gobierno [catalán] nos meta el dedo en el ojo. Le exigimos que sea coherente y responsable y que evite todos los pactos políticos y parlamentarios con el PP. Que el presidente Mas convoque a la presidenta del PP en Cataluña a su despacho para exigirle que retire el recurso contra la Ley de Educación”, manifestó ayer la portavoz adjunta socialista, Laia Bonet. Y ello porque “no es hora de tirarnos los platos a la cabeza, sino de sumar esfuerzos y de que todos defendamos nuestro modelo de escuela catalana, nuestro modelo de inmersión”.


Recortes de Prensa   Página Inicial