AGLI

Recortes de Prensa   Martes 13 Septiembre 2011

 

Decir al pueblo la verdad
Francisco Rubiales Periodista Digital 13 Septiembre 2011

Los verdaderos demócratas españoles y la gente decente de este país están fatalmente obligados a votar en blanco o a abstenerse en las próximas elecciones generales del 20 de noviembre, ante la ausencia de ofertas electorales fiables, en especial la de los dos grandes partidos con opción a gobernar, el PP y el PSOE, víctimas de defectos semejantes: alejamiento de los ciudadanos, más fe en la partitocracia que en la democracia, tendencia a la mentira y a la manipulación y fácil convivencia con el despilfarro y la corrupción.

Aunque millones de ciudadanos votarán al PP y le convertirán en victorioso para castigar al PSOE, un partido que, bajo el mandato de Zapatero, ha traspasado todas las lineas rojas de la indecencia, la corrupción y el mal gobierno, el único partido político español que merecería el voto de la gente demócrata, honrada y libre española sería aquel que dijera al pueblo las verdades ocultas del lamentable y degradado sistema político español, sobre todo la "gran verdad" de que España no es viable sin enormes esfuerzos, sacrificios y privaciones.

La verdadera revolución hoy consiste en decirle a los ciudadanos las verdades que los políticos ocultan porque temen perder votos. Los políticos han antepuesto su poder y sus intereses al bien común y, en consecuencia, han ocultado las verdades más duras por miedo a perder popularidad, una actitud que les desacredita como líderes.

La primera verdad que hay que revelar es que, para salir de la crisis, harán falta sacrificios, sudor y lágrimas. La segunda es que España no es una democracia. La tercera es que el país está corrompido hasta la médula y que el foco principal de corrupción es, precisamente, el poder político. La cuarta verdad oculta es que la mentira se ha instaurado como política de gobierno y que los ciudadanos han sido engañados y manipulados de forma reiterada e indecente, durante las últimas décadas. Otra de las verdades que el poder tiene que reconocer es que la Transición fue un fraude y que entonces no se quiso instaurar una democracia sino una partitocrcia.

Pero hay muchas más verdades ocultas que necesitan salir a la luz paraque España pueda iniciar su durísima ruta hacia la regeneración:

Los partidos políticos y sus líderes son prácticamente impunes e inmunes y disfrutan de fueron y privilegios que en el pasado nunca tuvieron los sectores más privilegiados: nobleza, clero, milicia...

El dinero público se ha utilizado en España de manera delictiva y ha servido para comprar votos, ganar poder, castigar al adversario, premiar al amigo, comprar voluntades y silencios y sostener un Estado injusto y tiránico, basado en el premio y el castigo.

Que la Justicia no es independiente en España.

Que la Fiscalía y la policía han sido utilizadas por el gobierno en su propio beneficio, incluso para aplicar la ley con distinto criterio: una ley feroz para el adversario y una ley benigna para los nuestros.

Que la Constitución es un documento sin valor real, permanente violado por los políticos, que nos priva de la libertad de autogobernarnos; pero promete, mintiendo y sin cumplir, vivienda, trabajo y otros derechos jamás otorgados.

Que hay cientos de miles de personas, casi en su totalidad amigos o familiares de políticos, cobrando del Estado sin que sus servicios sean necesarios. Esos vicios de clientelismo, nepotismo y amiguismo han convertido el Estado español en inviable e insostenible.

Que los nacionalismos vasco, catalán y gallego son enemigos o adversarios de España y que aprovechan cualquier oportunidad para debilitar, dividir y destruir la nación. Jamás han hecho un favor u otorgado un voto sin cobrarlo y su mayor miedo es que los grandes partidos de ámbito nacional obtengan mayorías absolutas o pactos, lo que les resta importancia y les impide utilizar el chantaje.

Que la actual Ley Electoral es injusta por muchas razones, la principal de las cuales es que premia a los partidos nacionalistas y devalúa a los partidos nacionales pequeños, especialmente a aquellos que se presentan en muchas provincias y diluyen su voto, como IU y UPyD.

Que los ciudadanos españoles están privados de ejercer el derechos a votar libremente, esencia de la democracia, ya que en el sistema español quien elige es el partido político, que es el que elabora las listas.

Que los parlamentarios españoles (diputados y senadores), teóricos representantes de los ciudadnaos, a quien únicamente representan es a sus propios partidos, que son los que los colocan en las listas electorales. Es a los partidos y no a los ciudadanos a quienes obedecen, respetan y son leales, consumando así una de las peores carencias de la mal llamada democracia española.

Que los veerdaderos culpables de la actual crisis no son los banqueros, ni los financieros locos de Wall Street, ni los espaculadores, como afirman los políticos, sino la clase política, que no ha cumplido con su deber de regular la actividad financiera y ha permitido que se otorguen hipotecas basura, que se comercialicen fondos contaminados y que se falseen las cifras y datos. Los políticos han gastado más de lo que debían y han guardado un silencio cómplice ante los abusos y vilezas del sistema, úncamente porque ellos se beneficiaban de la prosperidad artificial.

Que la compra de sectores y estamentos de la sociedad cuya independencia, libertad y limpieza eran vitales para la democracia, como la prensa, los sindicatos, la patronal, una parte de los grandes empresarios y otros muchos, ha sido un vicio constante de los políticos, que así han envilecido el sistema y liquidado todo resto de democracia en la atribulada España.

Que el mayor problema de España y la causa del mayor rechazo ciudadano es la clase política, por delante de la situación económicsa y el desempleo, problemas estos creados por esa clase política española que carece de altura y solvencia, inmerecedora de respeto o reconocimiento ciudadano alguno por sus fechorías y daños causados a la nación.

Que existen muchos movimientos y pactos inconfesables del poder político español, explícitamente ocultados a los ciudadanos, porque su vileza y espíritu delectivo causaría escándalo y rechazo. Son acuerdos y decisiones que entregan instituciones y empresas como pago de favores, que destruyen puestos de trabajo, que venden poderes españoles al exterior, que financian iniquidades y otras muchas suciedades, todas ellas pertenecientes a las sucias cloacas del Estado, desconocidas por un pueblo español que, en democracia, debe disfrutar del inalienable derecho a informar y a ser informado con plenitud y veracidad.

Voto en Blanco

España, ¿por el camino de Grecia?

EDITORIAL Libertad Digital 13 Septiembre 2011

La evolución de la crisis griega debería servir de reflexión para los gobernantes españoles. Es verdad que España está aún muy lejos de llegar a esta situación, pero no es menos cierto que casi nadie, hace dieciocho meses, habría previsto que el Gobierno de Atenas se iba a encontrar en estos momentos al borde del precipicio del impago. Por poner un ejemplo, la prima de riesgo hispana está ahora mismo por encima de los 350 puntos, un nivel similar al que presentaba la helena hace poco más de un año.

Si hay algo que pueda salvar a nuestro país de caer en esa dinámica es el compromiso de nuestros políticos en aplicar planes de ajuste realistas y contundentes, que eviten los mismos errores que han llevado a Grecia al límite de su aguante. Y en esto no podemos ser demasiado optimistas.

El jueves de la semana pasada, mientras el huracán heleno iba tomando forma en los mercados europeos, conocíamos que las comunidades autónomas prácticamente habían alcanzado en junio el límite de déficit previsto para todo el ejercicio. Esto hace casi imposible que las regiones vayan a cumplir con el objetivo al que se había comprometido el Gobierno y este incumplimiento puede llevarse por delante las cuentas del conjunto del Estado. En su análisis sobre España, la Comisión Europea ha recalcado la necesidad de controlar el gasto de "los gobiernos regionales". Es todo un aviso para navegantes y que pone la lupa allí donde tantas veces hemos alertado: en los Ejecutivos autonómicos y en su falta de compromiso real para reducir los números rojos que su irresponsabilidad ha generado.

España tiene que demostrar de forma inequívoca que no cometerá los errores de Grecia y lo tiene que hacer desde ya. En esta cuestión no hay prórrogas. El Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero se comprometió a reducir el déficit del conjunto de las administraciones públicas hasta el 6% este mismo año. Cumplir con este objetivo es un mínimo que permitiría recuperar algo la credibilidad perdida en nuestras cuentas públicas.

De hecho, un Gobierno verdaderamente responsable ya habría presentado nuevos planes de reducción del gasto y reformas económicas liberalizadoras. Es imposible pedirle eso al actual Ejecutivo, pero al menos hay que exigirle que cumpla y haga cumplir aquello a lo que se comprometió. De su capacidad para hacerlo puede depender que España tenga una oportunidad de seguir su propia ruta o se vea abocada a recorrer el camino que lleva hasta Atenas.

Ríase de (o con) LA GACETA
La ‘Liada’ de Cataluña
Javier Quero www.gaceta.es 13 Septiembre 2011

En una pequeña región, la única preocupación es su idioma local. España no podrá emular nunca a Estados Unidos.

El ministro de Finanzas griego debería llamarse Nonosqueda Niparapapas. Grecia, tan apreciada por sus ruinas es repudiada por su ruina. Toda Europa, el mundo entero, asiste con preocupación al desarrollo de los acontecimientos. ¿Toda? ¡No! En una pequeña región de un país con otras 17 regiones, perteneciente a una Unión Europea con otros 27 países y centenares de regiones, dentro de un continente con 45 países y miles de regiones, y todo ello en un planeta con cinco continentes, 200 países y decenas de miles de regiones, la única preocupación es su idioma local. Sí, me refiero a Cataluña, claro. La odisea helena huele a quiebra y la Diada a chamusquina. Se dedicaron unos insensatos a quemar banderas de España y retratos del Rey, que bastante quemado estaba ya como para aguantar esta afrenta, con la mala pata que tiene últimamente. Los políticos independentistas son aquellos que dependen de la independencia para mantener su dependencia del dinero público. La puesta en escena de los líderes de conveniencia y desunión consiste en una vuelta de tuerca más al antiespañolismo. De seguir así, llegará un momento en el que en lugar de conmemorar la Diada celebrarán la Liada.

Decía ayer LA GACETA que Artur Mas pronunció “un discurso abiertamente independentista en LOOR de multitudes”. Un loor es un elogio, pero si lo que se intenta es precisar que la comparecencia del president contó con la admiración de muchas personas debe decirse en olor de multitud, tal y como indica la Real Academia. Se ha difundido la idea de que es erróneo decir en olor de multitud, cuando lo inapropiado es loor de multitud. Como en la Historia reinventada en Cataluña, el error sustituye al acierto y se instala en la generalidad.

No me digan que no sienten algo de envidia ante una mínima comparación entre los Estados Unidos y la España dispersa. Este país, o sea, esta nación, quiero decir el Estado español... En fin, en el lugar este en el que vivimos se da todo lo contrario al aroma a patriotismo y unión reinante en la conmemoración del 11-S, donde se dejan a un lado las diferencias políticas para encontrar las afinidades humanas. Bush y Obama, que son como agua y chocolate, se mostraron unidos por la tragedia y frente al terrorismo.

Un acto de ese estilo aquí sería imposible de celebrar por las insalvables discusiones sobre los detalles. A saber. Qué banderas y en qué posición se izarían. En qué lenguas cooficiales se leerían los discursos. Paridad del público con igual número de espectadores que de espectadoras. Elección de un lenguaje no sexista para las alocuciones. Servicios mínimos para la huelga de transportes que con toda seguridad se convocaría coincidiendo con la fecha de la conmemoración. Operativo policial para controlar a los indignados que protagonizarían un acto paralelo y espontáneo a pocos metros del oficial. Qué televisión amiga del Gobierno gestionaría los derechos de retransmisión. Qué intelectual –de izquierdas, por supuesto– sería el encargado de leer el manifiesto consensuado por todos los grupos políticos. Quién tendría que pagar a la SGAE por la interpretación de los himnos... Conclusión: España no podrá emular nunca a Estados Unidos porque aquí es imposible estar dos unidos.

Crisis griega y déficit español
El Editorial La Razón 13 Septiembre 2011

Los atormentados mercados financieros arrancaron ayer otra semana de infarto ante las señales de alarma que emite Grecia sobre su solvencia. La petición de auxilio lanzada por Atenas para que el FMI y el BCE liberen los 8.000 millones correspondientes al sexto tramo del rescate, so pena de no pagar en octubre las pensiones y los sueldos de los funcionarios, golpeó la cotización de la mayoría de los bancos europeos. Y todo apunta a que nos aguardan días aún más turbulentos. Será importante el informe que los inspectores comunitarios emitan tras la visita de mañana miércoles a Atenas, pues si confirman que el Gobierno de Papandreu está haciendo los deberes y obteniendo resultados, se relajará el clima de crispación, se continuará con el proceso de rescate y se habrá conjurado la quiebra del país, amén de otros riesgos subsiguientes para el euro, como el acoso de los inversores a la deuda española e italiana.

Tanto Alemania como Bruselas confiaban ayer en que Grecia superará el trance porque seguirá apretando las clavijas a su desmedido déficit. En este sentido, se ha juzgado muy positiva la tasa inmobiliaria anunciada por el ministro de Economía griego para recaudar unos dos mil millones.

Pero no sólo Grecia está en el ojo del huracán. También el déficit de España preocupa a Bruselas y, en especial, el de las comunidades autónomas. Es comprensible que nuestros socios europeos desconfíen de nuestras cuentas públicas porque hay casos muy ilustrativos de cómo se ha enmascarado un déficit astronómico y una deuda galopante. Ayer mismo, la Sindicatura de Cuentas de Castilla-La Mancha reveló que la deuda heredada por Cospedal del anterior Gobierno regional es superior a lo calculado inicialmente porque, y esto es lo más grave, se bloqueó selectivamente el programa de gestión y contabilidad para no registrar gastos sin acomodo presupuestario.

Estas ocultaciones y triquiñuelas, que también han aflorado en otras comunidades a raíz de los cambios de gobierno, como es el caso de Cataluña, Baleares o Extremadura, son las que arruinan el crédito de España y merman credibilidad a sus políticas de austeridad. Y, en este caso, no puede acusarse solamente al Gobierno de la nación de no hacer bien las cosas, sino que es responsabilidad compartida con los gobernantes autonómicos. No es de recibo, por ejemplo, que la pasada semana algunos de estos gestores regionales reaccionaran ante el alto déficit de sus comunidades echándole la culpa a Madrid y asegurando que no cumplirían el objetivo fijado si el Estado no les daba más dinero.

Como es natural, Bruselas no emite juicios de valor sobre la organización territorial y fiscal de España, simplemente se limita a constatar el hecho de que nuestro país no ofrece todas las garantías sobre la reducción del déficit acordado y que, por tanto, necesitará realizar ajustes adicionales en el gasto. Creer que estas recomendaciones sólo afectan al Gobierno de la nación o que se deben tomar a beneficio de inventario es un grave error. Los inversores y quienes pueden financiar nuestra deuda soberana son los que más atención prestan a los toques de atención de la CE y del BCE por razones obvias: suelen elevar la prima de riesgo.

Un paseo por la izquierda
La ley es para los tontos
Si va a ganar el PP, cualquier asamblea callejera tiene más legitimidad que el voto. Mientras hablan de ‘anticatalanismo’, ignoran completamente el desafío al Estado de derecho. ‘El País’ nos explica por qué una victoria arrolladora del PP sería una catástrofe para la democracia.
El Trasgo www.gaceta.es 13 Septiembre 2011

“El PP se instala en la expectativa de una mayoría absoluta holgada”. No lo digo yo, que lo dice ‘El País’, a partir de una cuenta realizada por la empresa demoscópica de Prisa. Y esa es la noticia que subyace a todas las noticias aparecidas hoy en la Prensa de izquierdas.

La relación de la izquierda con la democracia y sus normas ha sido históricamente turbulenta. Las urnas están bien –qué digo: son sacrosantas– para poner a los nuestros en el poder. Cuando, en cambio, el pueblo parece harto de sus tejemanejes y trapacerías y se halla dispuesto a encargar el gobierno a los otros, todo vale. De repente, un puñado de jóvenes marchando por varias ciudades españolas resultan de algún modo más ‘legítimos’ que los propios votos, como nos hemos cansado de leer en el diario de Roures.

Y no es la única queja. Manuel Saco expone la suya: “La más sutil de las trampas de los sistemas democráticos es el habernos convencido de que los ciudadanos tenemos el derecho a elegir en libertad a nuestros representantes políticos”.

Es llamativo cómo la izquierda se ha aliado insensiblemente con los peores nacionalismos periféricos. También lo es que su Prensa prefiera darle palos al inexistente muñeco del ‘anticatalanismo’ de la derecha y haga de ello noticia, ignorando una que en cualquier tierra de garbanzos lo sería de primera página: las autoridades desafiando la ley.

Uno se acostumbra a todo, como a pensar que las leyes están para saltárselas, después de tantos años de gobierno de un partido que ha recurrido a la guerra sucia y a la negociación secreta con terroristas o ha alertado a estos mismos terroristas para evitar que los detenga su propia Policía, como en una historia especialmente macabra de Gila. Por eso es imposible ver indignación alguna, y apenas mención, de la grave quiebra del Estado de derecho por parte de la izquierda, lo que nos confirma lo que decíamos en el primer párrafo: la ley es sólo un instrumento de poder, perfectamente prescindible cuando conviene.

Banderas ardiendo
“La derecha española –nos explica Manuel Rico en su billete de ‘Público’– sigue atizando una catalanofobia que sólo puede incrementar la brecha entre ambos pueblos”. ¿Ambos pueblos? Admitamos que Cataluña es un pueblo. Perfecto, pero como lo es el vasco, el gallego o el asturiano, no como el español, porque de este forma parte, aunque lo ignore el señor Rico. Del desprecio por el Tribunal Constitucional, por supuesto, ni una palabra. De la quema de banderas españolas, tampoco. Las únicas banderas que en España se llevan con respeto y sin miedo son las de sus regiones. Asombroso.

“Impuestos de campaña” es el engañoso titular del editorial de ‘El País’. Digo “engañoso” porque podría entenderse que va a hablar de la reforma a la desesperada que propone el nuevo Robin Hood del PSOE, Alfredo Pepunto. Pero no, más bien se trata de descalificar al PP, como ya estaban ustedes imaginando: “El mito ha seguido formando parte del discurso del PP: reducir la carga fiscal es la condición para estimular la iniciativa empresarial, y además contribuye a reducir el déficit”. Es curioso que la izquierda llame “mito” a lo que ha funcionado invariablemente y considere, en cambio, realista un keynesianismo que es puro trilerismo político y coartada del político ambicioso, además de haber fracasado estrepitosamente.

Como ejemplo de mitología aplicada, también ‘El País’ nos cuenta en ese espacio electoral pro PSOE en que ha convertido sus páginas de ‘Política’, que “El PSOE apuesta por más energías renovables y menos energía nuclear”. Aquí cambien consonantes, porque en vez de mito deberíamos hablar de timo, lisa y llanamente.

José María Ridao nos explica pacientemente en el diario de Liberty el desastre que supondrá la victoria del PP, pero ‘sin acritud. “Con un PP controlando los grandes municipios, casi todas las autonomías y el Gobierno central, y un creciente porcentaje de ciudadanos afectados por la crisis más grave desde 1929, las tensiones sobre el sistema político pueden resultar de inusitada intensidad. Mucho más si, retomando sus formas de gobernar entre 1996 y 2004, el PP opta por ejercer el mando en lugar del liderazgo”.

¿Se acuerdan de cuando el PSOE controlaba todo eso mismo? Pues esta Prensa no vio ningún problema. Pero es que lo suyo, imaginamos, se trataba de liderazgo, no de mero mando. Así estamos de bien.

Ganar, o no
Juan Carlos Escudier ironiza sobre el buen pasar de nuestros representantes en su columna “Ser político no está pagado”. “Nuestros diputados y senadores cobrarán poco pero lo compensan con una extraordinaria capacidad de ahorro o con abultadas herencias, hasta el punto que es imposible encontrar a un representante de la soberanía popular con dificultades para llegar a final de mes”. Y concluye: “No es verdad, por tanto, que no nos representen. A la mayoría de nosotros nos gustaría vernos reflejados en sus mismos espejos de abnegación y ahorro. Estaríamos dispuestos a tener varias casas y unos paquetes de acciones, aunque ganásemos tan poco como ellos”.

Cataluña
Un informe de la Generalidad constata que el fracaso escolar entre los niños castellanoparlantes es el doble que entre los niños catalanohablantes
‘Según la materia evaluada, el 10,5-11,4% del alumnado de familias que hablan catalán se encuentra en los niveles más bajos de calificación, mientras que en el caso del alumnado de familias que hablan castellano o bien un idioma extranjero estos porcentajes se incrementan hasta el 20,4-24,4% y el 45,2-48,7%, respectivamente’.
Redacción www.vozbcn.com 13 Septiembre 2011

(Cuadro del informe, elaborado por el CTESC de la Generalidad, en el que se muestra los porcentajes de fracaso escolar por distintos aspectos, entre ellos el motivo lingüístico en lengua materna de los alumnos.) http://www.vozbcn.com/2011/09/13/85348/informe-fracaso-escolar-generalidad/

Ni legal ni da un resultado académico aceptable para los castellanoparlantes. Ese es el resumen de la combinación de la inmersión lingüística obligatoria en las escuelas de Cataluña tras un análisis jurídico, que viene repitiendo el Tribunal Supremo desde 1994, y un informe de la Generalidad, que confirma que el fracaso escolar entre los alumnos castellanoparlantes es mayor que entre los alumnos catalanoparlantes.

El estudio, titulado Informe sobre el riesgo de fracaso escolar en Cataluña, se publicó el pasado mes de junio pero la Administración autonómica no le ha dado mucha relevancia pública porque desmonta uno de sus argumentos para mantener, contra las sentencias judiciales, la inmersión lingüística obligatoria: que el sistema escolar catalán beneficia a todos los alumnos por igual, sean catalanoparlantes o castellanoparlantes. No es así. El fracaso escolar entre los niños castellanoparlantes es el doble que entre los niños catalanoparlantes.

El informe, elaborado por el Consejo de Trabajo, Económico y Social de Cataluña (CTESC), organismo de la Generalidad, no deja lugar a dudas:

‘La lengua hablada en casa sí que tiene que ver con el riesgo de fracaso escolar: según la materia evaluada, el 10,5-11,4% del alumnado de familias que hablan catalán se encuentra en los niveles más bajos de calificación, mientras que en el caso del alumnado de familias que hablan castellano o bien un idioma extranjero estos porcentajes se incrementan hasta el 20,4-24,4% y el 45,2-48,7%, respectivamente’.

Los catalanoparlantes no son inmersionados
Si bien es cierto que el motivo lingüístico no es el factor principal del fracaso escolar entre los alumnos de Cataluña, no es menos cierto que los castellanoparlantes están en condiciones de inferioridad escolar en relación con los alumnos catalanoparlantes, que en realidad no son inmersionados, al recibir la enseñanza en su lengua materna, el catalán. Algo que no ocurre con los alumnos castellanoparlantes, que son inmersionados en catalán, obligatoriamente, sin tener los conocimientos básicos de su lengua materna, el castellano, imprescindibles para una correcta escolarización.

Otros aspectos que el informe destaca, además del lingüístico, para valorar el fracaso escolar de los alumnos son los relativos a las escuelas: el aula, las infraestructuras, el sistema educativo, la inmigración, la habilidad del profesorado o las inversiones en I+D+i; la familia: el nivel económico o el nivel social; y las variables psicológicas de cada niño: el nivel psicoafectivo, las habilidades personales, la voluntad de esfuerzo, el sexo del alumno, los transtornos del desarrollo o el nivel intelectual.

Los datos del informe de la Generalidad (de 331 páginas, disponible en la web del CTESC y de la Administración autonómica) se basan, entre otros documentos, en el informe PISA de 2006 (que evalúa las matemáticas, las ciencias y la lectura), en 26 entrevistas a especialistas en la materia educativa y política -que responden a la situación actual en las aulas y plantean posibles soluciones a los problemas actuales-, y varios análisis, entre ellos: un informe del propio CTESC encargado a la Universidad de Barcelona sobre políticas educativas. Entre los objetivos del informe, según consta en el propio texto, destacan ‘la aproximación conceptual al fracaso escolar’, ‘el análisis de las características principales del alumnado en riesgo’ o ‘el análisis y la priorización de los factores explicativos del riesgo de fracaso escolar en la ESO, individuales, sociales e institucionales’.

Sorprende, sin embargo, que pese a que el propio informe aporta los datos de la gran diferencia existente entre el fracaso escolar de los castellanoparlantes y el de los catalanoparlantes, más de 10 puntos porcentuales, no se aporta ninguna solución (y hay 68 propuestas de actuación) para reducir este fracaso más allá de reforzar la ‘formación en lengua catalana durante las vacaciones de verano’. Nada se dice de las sentencias judiciales que, desde 1994, inciden en que el español también debe ser lengua vehicular en las escuelas de Cataluña. O en que la inmersión lingüística no puede ser obligatoria y solo voluntaria si antes se tiene la base de un idioma previo.

El resultado de este informe que la Generalidad no ha dado a conocer vendría a confirmar lo manifestado hace unos días por la entidad Convivencia Cívica Catalana que, tras la reciente interlocutoria del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, ha acusado al Gobierno autonómico de falsear los datos sobre el nivel de conocimiento de la lengua española entre los alumnos de las escuelas de Cataluña.

En los centros privados, también hay diferencias
Otro de los aspectos que produce grandes diferencias del fracaso escolar entre los alumnos es la educación recibida en una escuela pública o en una concertada o privada. ‘En los centros públicos el porcentaje de alumnos de baja cualificación es aproximadamente el doble que en los centros privados concentrados y casi el triple que en los centros privados independientes’. En estos últimos, generalmente, se aplican métodos educativos de bilingüismo (español/catalán) o trilingüismo (español/catalán/inglés u otra lengua extranjera) que son permitidos por el Ministerio de Educación y la Consejería de Enseñanza.

Cabe recordar que el Consejo de Trabajo, Económico y Social de Cataluña (CTESC), es, según consta en el Estatuto de Autonomía, artículo 72.2: ‘El órgano consultivo y de asesoramiento del Gobierno [autonómico] en materias socioeconómicas, laborales y ocupacionales’, y está regulado por una ley del Parlamento autonómico de 2005 y un decreto de 2007. Consta de su propio reglamento interno. Es, por lo tanto, una institución de la Generalidad de Cataluña, incluida en el Capítulo V del Título II del Estatuto de Autonomía: ‘Otras instituciones de la Generalidad’. Su actual presidente es Josep Maria Rañé (PSC), consejero de Trabajo e Industria entre 2003 y 2006 con el Gobierno autonómico de Pasqual Maragall (PSC).

Cataluña
El Gobierno confiesa estar buscando cómo hacer “compatible” la inmersión con las sentencias que la prohíben
Por su parte, el líder del PP, Mariano Rajoy, insiste en advertir al presidente de la Generalidad, Artur Mas, que las sentencias “hay que cumplirlas”, y le pide “sentido común y sensatez”.
Redacción www.vozbcn.com 13 Septiembre 2011

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, ha protagonizado este lunes una rueda de prensa más propia de una película de los Hermanos Marx que de un miembro del Gobierno. Difícilmente se puede caer en más contradicciones durante la escasa media hora en que se ha sometido a las preguntas de los periodistas, aunque, es cierto que no tenía un papel fácil, ya que ha intentado defender, a la vez, la continuidad del sistema de inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán y el estricto acatamiento de las sentencias que obligan a la Generalidad a restablecer el bilingüismo en los colegios públicos de Cataluña.

“Yo voy a continuar diciendo lo que decía, porque decía lo que pensaba y no he cambiado de modo de pensar, porque no tengo costumbre de cambiar de modo de pensar según el mes que hace, y mi modo de pensar ha sido siempre no utilizar las lenguas como arma arrojadiza, defender el modelo lingüístico vigente en el sistema educativo catalán como un elemento de cohesión y de igualdad de oportunidades, y también defender la plena competencia lingüística y el aprovechamiento de todo el alumnado. Nuestro modelo lingüístico está en la Constitución, que habla del derecho y del deber, del derecho a usar la lengua [española] y el deber de conocerla. Y según los datos de que disponemos, los estudios comparativos que evalúan la calidad del sistema educativo catalán hablan de que los resultados no son peores en Cataluña que en el resto de España”, ha indicado en su primera respuesta.

“Pedimos, expresamente, que se cumpla la sentencia”
“Nosotros sí pedimos, expresamente, que se cumpla la sentencia. Es que ha habido una sentencia, y lo que sí es cierto que el hecho de que se utilice normalmente el catalán como lengua vehicular y de aprendizaje, así lo dice la jurisprudencia constitucional, nos parece muy adecuado, y también nos parece muy adecuado que garanticemos el conocimiento de la lengua castellana. Incluso que, de acuerdo con un modelo de conjunción lingüística, se apoye y se refuerce, si es necesario donde sea, para que todos tengan derecho a este apoyo especial. La sentencia del TC deja en manos del Gobierno de la Generalidad organizar y desarrollar en los centros educativos este modelo de acuerdo con la realidad sociolingüística de cada centro, y así ha de hacerse. Por tanto, en cumplimiento de la sentencia, lo que le corresponde al Gobierno de la Generalidad es adoptar las medidas necesarias para garantizar que en el modelo establecido actualmente de inmersión lingüística se conozca también y se imparta también el castellano en el modo en que la sentencia lo ha establecido. Ahora, a mí me gustaría, comprendo que estamos en tiempos que estamos y también sé que eso incide en el modo en que nos posicionamos, pero a mí sí que me gustaría que no utilizáramos la lengua como arma arrojadiza, que no hagamos de un factor de convivencia, un elemento de división. Cúmplase la sentencia y hágase de acuerdo a como se establezca por el Gobierno de la Generalidad”, ha añadido.

Pero no ha quedado ahí. Ante la insistencia de los periodistas, que querían saber con mayor claridad su opinión sobre si el español debe ser o no lengua vehicular junto al catalán, y si el Gobierno hará algo al respecto, Gabilondo ha indicado:

“Nosotros llevamos muchísimo tiempo hablando con Cataluña de estos asuntos porque, como saben, este asunto ahora se habla de él, pero de este asunto llevamos dos años y pico hablando, del modelo de inmersión, si era adecuado o no. Recuerden que hablamos de esto muy despacio con ocasión de la Ley de Educación catalana, que se abrió un debate muy intenso sobre si debía recurrirse o no. Algunos partidos políticos recurrieron, el Gobierno no recurrió. El Gobierno buscó el establecimiento de un espacio para encontrar un consenso para el cumplimiento de lo que la legislación vigente exige. Y ahí llegamos al establecimiento de ese espacio. Luego la sentencia insiste en una dirección, que es en la dirección de ese debate y, desde luego, nosotros hemos vuelto a reiterar exactamente nuestra posición, que es la misma de entonces, la misma que hubo con el Estatuto, la misma que hubo con la Ley de Educación, y la misma que hay ahora. Y, desde luego, no hemos tenido negociaciones recientes o concretas sobre este asunto sobre ninguna Comunidad dado que nuestra posición es la misma. También sé que estos días hay una interpelación urgente sobre medidas de reconocimiento de la identidad y lengua catalana en el Congreso de los Diputados, y se está trabajando para nuevamente encontrar una propuesta transaccional que nos permita establecer y consensuar la posición que tenemos. Ese será un buen lugar para ver cuál es nuestra posición”.

Dos lenguas vehiculares cuya proporción de uso establezca la Generalidad
“Nosotros entendemos que tal como está dicho una y otra vez, el Congreso de los Diputados en la transaccional, más bien, lo que va a hacer es apoyar el modelo lingüístico vigente en el sistema educativo catalán. Nuestra voluntad de trabajar empieza por el apoyo al modelo, lo cual no quiere decir que esto sea una sentencia que afecta a unos o a todos. Esto es un debate abierto y es un debate jurídico de mucho alcance que yo no soy quien para zanjar aquí“, ha reconocido.

Y ha concluído:
“Otra cosa es que al apoyar ese modelo estamos diciendo que se cumpla la sentencia, que se cumpla de acuerdo a como establece. Le corresponde al Gobierno de la Generalidad determinar cómo ha de cumplirse para garantizar lo que dice esa sentencia, que puede ser la lengua vehicular el castellano o el catalán, pueden ser las dos, han de ser las dos, y hay que ver en qué proporción. Pues el Gobierno catalán tendrá que decir en qué proporción la Generalidad cumple esa sentencia. No estamos cuestionando el modelo de inmersión lingüística, lo que estamos viendo es cómo se hace eso dentro y de modo compatible y riguroso con lo que la Constitución dice y lo que la sentencia dice”.

Rajoy insiste en advertir a Mas que las sentencias “hay que cumplirlas”
Por su parte, el presidente del PP, Mariano Rajoy, ha advertido este lunes al presidente de la Generalidad, Artur Mas, que las sentencias de los tribunales sobre bilingüismo escolar “hay que cumplirlas”, y le ha reclamado “un poco de sentido común y de sensatez” para hacer que “lo que es normal en la calle, sea lo normal también en la educación y en la administración”.

Es la segunda vez en una semana que el líder popular y candidato de su partido a la Presidencia del Gobierno en las elecciones generales del 20N le insta a acatar los dictámentes de la Justicia, aunque no ha desvelado qué medidas adoptará si esto no ocurre. De hecho, el presidente autonómico ha asegurado en reiteradas ocasiones que la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán es “una línea roja que no se puede atravesar”.

“Es un principio básico de un Estado de Derecho y una democracia”
“Yo, que he ido mucho, por la calle no existe ese problema [con la lengua], es decir, cada uno habla [lo que quiere] y yo, desde luego, no sé hablar catalán, y allí jamás he tenido el más mínimo problema a la hora de manejarme en cualquier sitio. Ahora, dicho esto, si eso es lo normal en la calle, ¿por qué no hacemos un esfuerzo entre todos para que eso sea lo normal también en la educación y en la administración? Yo, todo lo que sea darle libertad a una madre o a un padre para que le dé a sus hijos la educación que quiera, me parece bien. Es que yo quiero que mis hijos se eduquen como a mí me gusta, porque yo soy el que más quiero a mis hijos, y mi mujer, como es natural, ¿no? Entonces, todo lo que sea darle libertad a la gente es bueno”, ha declarado Rajoy en una entrevista en TeleCinco.

“Las sentencias de los tribunales hay que cumplirlas, porque eso es un principio básico de un Estado de Derecho y una democracia. Porque si una administración no quiere cumplir una sentencia, ¿cómo le puede decir esa administración a cualquier particular que cumpla una sentencia de un tribunal? Quedas deslegitimado, ¿no? Por tanto, creo que hay que echarle un poco de sentido común y de sensatez en estos temas”, ha añadido.

La quema de banderas de España es cosa de “minorías”
En la misma entrevista, Rajoy también se ha referido a la quema de banderas de España y de una foto del Rey durante la manifestación secesionista celebrada este domingo en Barcelona con motivo de la Diada. En esta cuestión, el presidente del PP ha preferido restar importancia a los sucedido. “Eso son minorías, ¿no?, y eso puede pasar en Cataluña y en cualquier otro lugar; por otra razón distinta puede pasar algo similar. Yo viajo muy a menudo a Cataluña, he estado en muchos sitios de Cataluña muy emblemáticos… he estado en la Sagrada Familia, he estado en Poblet, he estado en el propio Parlamento [autonómico] de Cataluña, donde me recibió la Mesa del Parlamento [autonómico], que eran miembros de todos los partidos, y Cataluña es una parte muy importante de España. El 20% de la riqueza está allí, hay gente muy emprendedora, trabajadores muy cualificados”, ha señalado.

Hace solo unos días, el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, fue más conciliador al asegurar que su partido no hará “nada” que les pueda “distanciar” de CiU, a pesar de que desacate las sentencias sobre bilingüismo escolar. Y el viernes pasado, la presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, avanzó que, si los populares llegan al Gobierno, “hablarán” con CiU sobre un concierto económico para la Generalidad.

***********+


LA LEY OBLIGA A TODOS
http://alejoresponde.com/  13 Septiembre 2011

En 2008 y 2009 el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña desestimó los recursos de los padres que solicitaban que sus hijos recibieran enseñanza no sólo “de” español, sino “en” español, con el argumento de que el modelo de inmersión lingüística es constitucional. Después de la sentencia del Alto Intérprete de la Carta Magna sobre el Estatuto de 2006, ya sabemos que de constitucional, nada, y que la Generalidad viene obligada a utilizar ambos idiomas como vehiculares en las aulas.

El Tribunal Supremo, por su parte, ha emitido sentencias en el mismo sentido. Ahora que ha llegado el momento de ejecutarlas, a la máxima autoridad judicial de Cataluña, Miguel Ángel Gimeno, le tiemblan las piernas y se permite comentarios públicos absolutamente inadecuados además de técnicamente erróneos.

Los nacionalistas siempre van por el mundo amedrentando y coaccionando. Si uno no se acomoda a sus tesis excluyentes y totalitarias es un mal catalán y un fascista, y si con el estigma infamante no basta, se suelta a las juventudes radicales para que insulten, escupan, arrojen huevos y quemen retratos del Rey o sedes de partidos insumisos.

Las decisiones de los tribunales hay que cumplirlas y nadie tiene bula para ignorarlas, ni siquiera los inventores de naciones. Este asunto será crucial para comprobar dos cosas: la primera, si España es todavía un Estado de Derecho y la segunda, si el Partido Popular de Cataluña es fiel a sus compromisos electorales y a sus convicciones. En caso de desobediencia de la Consejería de Educación, la responsable del departamento debe ser procesada y, si resulta culpable, inhabilitada y multada, como está mandado. Por supuesto, en tales circunstancias la honorable señora Rigau no será una mártir de la patria catalana, sino una simple delincuente que ha recibido su merecido.

En cuanto al PPC, su firmeza ha de ser total, hasta el punto de retirar cualquier apoyo parlamentario al gobierno minoritario de Artur Mas si éste persiste en su actitud subversiva. La solución es muy sencilla y no implica separar a los alumnos como repiten machaconamente los nacionalistas. Basta impartir algunas asignaturas en español y otras en catalán para que las sentencias del Constitucional y del Supremo se cumplan. Los nacionalismos identitarios son un lujo que no nos podemos permitir en estos tiempos de crisis galopante. Son un incordio que nos hace desviar la atención de los temas verdaderamente prioritarios y salen carísimos. Basta ya de perder el tiempo intentando integrarlos, apaciguarlos y domesticarlos. Ha llegado la hora de meterlos en vereda. Si la Constitución no ha servido para pararles los pies, apliquémosles directamente el Código Penal. Una vez comprobado que no existe zanahoria suficientemente grande para calmar su voracidad, quizá unos cuantos palos de legalidad vigente los vuelvan mansos como corderos.

©Aleix Vidal-Quadras

Respuesta a Antonio Robles
Nacho Corredor www.vozbcn.com 13 Septiembre 2011

¡Qué malo y atrevido es el paternalismo! Y encima, Antonio, dices ser liberal. ‘Me ha enternecido comprobar cómo una buena persona, con buena fe, ha expuesto con nítida claridad la eficacia de la Formación del Espíritu Nacional (FEN) implantado por el fascismo postmoderno de factura catalanista’, dice el ex diputado autonómico Antonio Robles respondiendo a mi última nota a favor de la inmersión lingüística.

No sé si, como cuentas, el nacionalismo tiene, o no, sus mantras. Probablemente, todos aquellos que lo practicáis, aunque creáis que no lo hacéis, y sea el que sea, tenéis los vuestros. De hecho, Antonio, hace casi tres años que te invité a la Universidad a debatir con Sixte Moral (PSC), secretario de política lingüística en el primer Gobierno autonómico de Pasqual Maragall (PSC), sobre política lingüística y lo hiciste con la libertad que quisiste. Y, sin embargo, pese a que el empirismo demuestra lo contrario, hay quienes seguís denunciando que en las universidades catalanas no se puede hablar en castellano y, menos aún, poner en duda y criticar cualquier cosa vinculada a la política lingüística del país donde he crecido. ¡Eso sí es un mantra!

Antonio, si de verdad fuera víctima de un ‘fascismo postmoderno de factura catalanista’, insisto, ni se me hubiera pasado por la cabeza fomentar ese debate (¿para qué?) y, ni siquiera, hubiera invitado a la formación de la que eras candidato a un mediático debate electoral, hace poco más de medio año (¿en cuántos debates electorales participó UPyD en Cataluña?) en la misma Universidad Pompeu Fabra. Debe ser que la buena fe con la que tu condescendencia paternal me describe, entiende que, seas o no favorable al nacionalismo catalán, seas o no nacionalista español, tienes el mismo derecho a opinar que cualquier otro.

Me puedes acusar de muchas cosas, si se trata de insultar podrías llamarme impúber niño Corredor que, incluso, es gracioso, pero aquellos que llamáis fascista a todo lo que no casa con vosotros, hacéoslo mirar. El fascismo mató gente, como hizo Franco (que, por cierto, también prohibió el uso del catalán), pero lo que expuse con mi nota es la defensa de un modelo que, avalado por instituciones de todo el mundo -y la propia Unión Europea- no hace sino garantizar el conocimiento de todos los niños tanto del castellano, como del catalán, y que garantiza una cohesión social que en otras sociedades plurilingües envidian.

En nombre de la libertad pides poder elegir la lengua en la que estudian tus hijos. Pero en nombre de la libertad podrías también pedir el derecho a decidir de las personas, de la suma de sus voluntades individuales hasta ser colectivas, de poder elegir qué estudian tus hijos (si la teoría de la evolución o el creacionismo) o de cualquier otra cosa que puedas imaginar. Libertad y fascismo, ¡qué palabras tan pervertidas!

Nacho Corredor es presidente del centro de reflexión DEBA-T

Cohesión social
Nota del Editor

Tiene tantos disparates que tendré que dejar que e.

 Sr. Robles le tumbe todos los párrafos, puen no hay uno que se sostenga desde cualquier punto de vista racional o legal; como ejemplo un poco del principio.

¿ Malo el paternalismo ?; ¿ Malo ser liberal ?; ? falso que los sistemas educativos de los nacionalistas indoctrinan ? ¿El nacionalismo no tiene mantras ? (cohesión social, bilingüismo, inmersión, política lingüística, discriminación positiva, etc.); ¿ Se puede defender la inmersión lingüística  machacando los derchos constitucionales y humanos de los español hablante ?.

Y lo más llamativo eso de la cohesión social: a mi me gustaría tener una casa en La moraleja y un Ferrari entre otras cosas, para sentirme dentro del grupo social afín a mis deseos. Llaman cohesión social al tinglado que han montado para vivir del cuento a costa de la libertad y derechos de los demás.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

La paz de ETA

Oscar Elía www.gaceta.es 13 Septiembre 2011

La cuestión no es la paz, sino el tipo de paz que el enemigo trae consigo y nos impone.

“El enemigo quiere la paz –escribió Clausewitz– pero el problema es que también quiere nuestro territorio”. Afirmación que explica el surgimiento de la guerra: esta nace de la resistencia, porque, de poder, el invasor “ocuparía nuestro territorio sin disparar un solo tiro”. Así que la cuestión no es la paz –concepto vacío– sino el tipo de paz que el enemigo trae consigo y que nos impone. Que ETA quiere la paz es una evidencia desde que comenzó a poner bombas y firmar comunicados. El problema no es ese, sino cuál es esa paz: la de la Gran Euskalherria socialista, del Anschluss sobre Navarra y de la depuración lingüística, ideológica y aun racial. Ante un proyecto estrictamente totalitario –que ETA reafirmó tras 1978–, ha sido la resistencia de la España constitucional, del País Vasco estatutario y de la Navarra del amejoramiento la que ha llevado durante décadas a ETA al método del terrorismo como instrumento político.

Hoy, por un lado resulta clara la debilidad estructural de los comandos de ETA, fruto de la acción de las fuerzas de seguridad; y por otro resulta igualmente clara la satisfacción de todos los que defienden, justifican o disculpan la violencia etarra, así como la de los miembros de la banda. La pérdida de su guerra no está teniendo como consecuencia la pérdida de su paz, sino precisamente su consecución. Ello es posible porque el PSOE de Loyola y el Estatut le ofrece algo muy cercano a esa paz, y el sentido común invita a ETA a aceptar la generosa oferta socialista. Siendo Bildu la continuación de los comandos etarras por otros medios, y avanzando a buen ritmo y sin resistencia su proyecto, no tiene sentido por ahora utilizar el instrumento violento. El problema surgirá cuando un Gobierno consciente de sus obligaciones institucionales, vuelva a resistirse a la paz de ETA. Entonces reactivará su criminal maquinaria. Pero a estas alturas, Zapatero y Rubalcaba han situado al partido más cerca de esa paz que de la del PP.

Son irrecuperables
*Maite Nolla www.gaceta.es  13 Septiembre 2011

Para compensar sus carencias, el PSC tiene que ser el que más acuse al PP de anticatalán.

El socialismo en España es irrecuperable para eso que se llama el constitucionalismo. Como la cosa viene de lejos, no hay que llevarse las manos a la cabeza por lo que ha sucedido este domingo en Cataluña, aunque las declaraciones de Carmen Chacón o la actitud del PSC ante ese delito de lesa catalanidad que es poner la bandera española en un edificio oficial según reza la normativa vigente, no hacen más que alejar al PSOE –no sólo al PSC– de cualquier idea constitucional de España. Carmen Chacón es un juguete roto y está obligada a volver a Barcelona para llevarse una castaña pilonga donde hace tres años y poco consiguió 1.600.000 votos y 25 diputados. La estafa de la que ha sido víctima y que le hizo creer que podía llegar a ser presidenta del Gobierno deja sus secuelas lógicas en estos casos, y a la pobre mujer le toca volver a Cataluña a hacer de Montilla: ni son nacionalistas ni sienten ni respetan el catalán, aunque sólo sea porque no es siquiera su lengua propia y que casi ni la hablan.

Pero para compensar sus carencias de origen tienen que ser los más nacionalistas entre los nacionalistas, los que más acusen al PP de anticatalanes y los que muevan más los labios con el playback de Els segadors, aunque ni se sepan la letra ni entiendan su significado. Dice la ministra de La Sexta que acepta ahora la fórmula de dos listillos que dicen que el PSC no debe tener grupo propio en el Congreso, pero sí poder votar diferente al PSOE. Claro, no vaya a ser que el PSC se tenga que presentar al margen del PSOE y entonces no tengan nada propio: ni grupo ni votos.

Lo que dice Chacón pone los pelos de punta, pero no es nuevo. Es el reflejo de la traición del socialismo a la Constitución. Es haber hecho nacionalismo con votos no nacionalistas. Es haber pensado que cualquier cosa, por absurda que resultara –como multar a los que rotulan en castellano en España–, era justificable si con ello se podía arrinconar a la derecha. Son irrecuperables.

*Maite Nolla es abogada.

Conspiradores y enemigos
Joan López ABC Cataluña 13 Septiembre 2011

Ha pasado la Diada, parafraseando la publicidad de TV3, «la seva», dado que si no eres muy independentista catalán y te sientes muy anti-todo lo demás, no estás invitado a su fiesta, excepto para pagarla vía impuestos. Este año ha triunfado la idea de que existe una conspiración y un ataque contra el catalán y contra Catalunya. En el fondo, nada nuevo; viene siendo lo mismo desde siempre.

El 11-S —en este caso sí, el nuestro— lejos de ser un día anecdótico tiene mucho de inquietante. Desde el poder político, la mayoría de los medios y el «món benpensant» imponen la línea de pensamiento único basada en que hay que defenderse de los ataques contra Catalunya y el catalán.

Bien, prestemos atención al tema: ¿De quién hay que protegerse? De los miles de catalanes que no somos nacionalistas, supongo. ¿Nadie se acuerda (o sí) de que no todos pensamos como la oligarquía del poder político-cultural-empresarial que nos gobierna? ¿Cómo se va a defender esa oligarquía de quienes estamos en desacuerdo? ¿Cómo se denomina a quienes creen que el entorno conspira en su contra? ¿Paranoicos, quizás? ¿Cómo tratar a las familias que quieren una educación bilingüe o trilingüe para sus hijos? ¿De quién son enemigos? ¿Qué castigo infringirles? ¿A qué proceso de reeducación someternos? ¿Qué garantías tenemos los ciudadanos cuando desde el poder se nos tacha de conspiradores, traidores y enemigos por no pensar como ellos?

Ellos llaman a la insumisión. Vale. ¿Y a los que solo les pedimos que cumplan la ley y no se comporten como «trinxeraires» en coche oficial qué recurso nos queda? Un lugar donde el poder cree que hay una conspiración constante contra sus ideas y descalifica a todos los conciudadanos que no piensan como ellos necesita hacérselo mirar.

No se cuanta gente se reúne cada mañana en la Calle Serrano y en la Castellana pensando en cómo fastidiarnos y ultrajarnos, pero sí tengo claro que cada día, en un montón de sedes oficiales y pagadas con mis impuestos, un montón de gente se dedica a insultarme, a descalificarme por mis opiniones no suficientemente independentistas y a jalear a los que queman fotos o no ponen banderas. Y es que citando al gran Gila: «Agáchate, que vienen los nuestros».

Joan López es profesor de la Universidad Abat Oliba CEU.

Cataluña
El acto de Òmnium Cultural contra el bilingüismo escolar se convierte en un alegato independentista
Una treintena de entidades subvencionadas reúnen a 1.500 personas en el centro de Barcelona para reclamar a la Generalidad que mantenga la prohibición del español como lengua vehicular escolar junto al catalán, a pesar de las sentencias de los tribunales.
Redacción www.vozbcn.com 13 Septiembre 2011

La plaza de San Jaime de Barcelona ha acogido este lunes por la tarde la mayor de las concentraciones convocadas en múltiples ciudades de toda Cataluña por la plataforma Som Escola, que agrupa a una treintena de asociaciones subvencionadas por la Generalidad lideradas por Òmnium Cultural, para alabar la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán, rechazar las sentencias de los tribunales a favor del bilingüismo y exigir al Gobierno autonómico que mantenga la prohibición del español como lengua vehicular en los colegios públicos.

Miembros de estas entidades, que se autodenominan representantes de la sociedad civil, se han presentado en público bajo el lema Por un país de todos, la escuela en catalán, y han arropado a un padre, a una profesora y a un alumno que se han turnado en la lectura de un manifiesto con sus demandas ante los alrededor de 1.500 asistentes -según la Guardia Urbana de Barcelona-, cuyas consignas a favor de la independencia de Cataluña y de la insumisión frente a los tribunales han sido unánimes.

Carteles contra el español en los colegios públicos
El acto ha sido presentado por el periodista de Catalunya Ràdio Xavier Grasset, y entre los asistentes más conocidos se ha podido ver al alcalde de Barcelona, Xavier Trias; al presidente de CiU en el Parlamento autonómico de Cataluña, Oriol Pujol; al diputado autonómico del PSC Daniel Font; al líder de ICV-EUiA, Joan Herrera; a la presidenta de Òmnium Cultural, Muriel Casals; al líder de CCOO de Cataluña, Joan Carles Gallego; al máximo responsable de UGT de Cataluña, Josep Maria Àlvarez; o al concejal de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona Jordi Portabella.

Por otra parte, decenas de colegios públicos de toda Cataluña han colgado en sus instalaciones este lunes, primer día del curso escolar, carteles con el lema de la plataforma Som Escola (Por un país de todos, la escuela en catalán), como muestra de apoyo a la campaña contra la reintrodución del castellano como lengua vehicular escolar junto al catalán, a pesar de las sentencias de los tribunales.

Recortes de Prensa   Página Inicial