AGLI

Recortes de Prensa   Jueves 15 Septiembre 2011

 

Para los miserables políticos españoles, la televisión es más importante que el bien común
Francisco Rubiales Periodista Digital 15 Septiembre 2011

Las autonomías españolas, arruinadas y sin dinero para financiar servicios vitales como la sanidad, exigen más dinero a Zapatero, que también está arruinado y que, para encontrar fondos, va a recuperar un impuesto tan injusto y confiscatorio como el del Patrimonio, pero ninguno de esos políticos de baja estofa es capaz de cerrar sus ruinosas televisiones públicas, imprescindibles para seguir manipulando y engañando a los ciudadanos.

Las comunidades autónomas españolas están arruinadas por la crisis y el despilfarro y en peligro real de quiebra. Algunas incumplen la ley porque no pagan a sus proveedores y ni siquiera tienen dinero para abonar los sueldos de sus funcionarios. Para salir del drama, exigen al gobierno de Zapatero el dinero que el frívolo de la Moncloa les prometió un día, ya en plena crisis. Ante la negativo del gobierno a darles dinero, amenazan con acudir a los tribunales.

Lo que ninguno dice es que parte del problema se solucionaría privetizando las ruinosas televisiones públicas autonómicas, para las que no falta nunca dinero. Son tan antidemocráticos y miserables que prefieren suprimir derechos y servicios fundamentales antes que prescindir de esas televisiones autonómicas que sólo sirven para mentir, manipular y controlar las mentes de los votantes.

No existe ni una sóla televisión´autonómica que sea necesaria. Todas ellas son juguetes del poder, armas para ganar votos, manipular y embrutecer a la audiencia. La mayoría de ellas son ruinosas y con el dinero que cuestan podrían solucionarse muchos problemas. Pero ningún político parece dispuesto a privatizarlas, con los que conseguiría un doble objetivo: dinero fresco para el presente y ahorro para el futuro. Lo de las televisiones públicas españolas en estos tiempos de crisis constituye la prueba más evidente de que el bien común ha quedado olvidado en la política española, donde las prioridad absoluta es el control del poder. ¡Antes morir que prescindir de la televisión!

Los gobiernos autonómicos, acosados por la crisis, no saben ahora qué hacer con sus televisiones públicas, empresas tan ruinosas como inútiles e imposibles de mantener en tiempos de escasez. Muchas han dejado de pagar a sus proveedores, algunas regulan plantillas y todas pierden dinero porque el gasto publicitario se ha hundido, pero los políticos prefieren eliminar la calidad en servicios públicos necesarios, como la sanidad, reducir los programas sociales, restar presupuestos a la educación y suprimir subvenciones para innovación antes que perder sus costosas cadenas de televisión, gracias a las cuales han podido manipular, narcotizar y someter a sus ciudadanos.

Lo único bueno de la gran depresión que acosa a España es que está logrando que algunas verdades reluzcan: las televisiones autonómicas son costosos e inútiles instrumentos de influencia y dominio al servicio de los gobiernos regionales, que no cumplen misión social, cultural o política alguna que justifique su existencia. Son caprichos costosos al servicio de la casta, instrumentos de dominio y lujos superfluos que la decencia aconseja eliminar ahora, cuando España está obligada a transitar por la dura ruta del ahorro y la austeridad.

Lo que aportan las autonómicas está más que cubierto por las televisiones privadas. ¿Es que esas cadenas públicas se dedican a difundir cultura, formación, vertebración y valores o más bien compiten con las cadenas privadas en difundir basura, violencia y chabacanería para ganar raiting y share? Si se realiza un examen imparcial de la programación de las televisiones autonómicas, ni una de ellas justifica su existencia por su aportación a la información o la cultura ciudadana.

Aunque el coste ruinoso, la frivolidad y el carácter superfluo de las televisiones autonómicas están más que probado ¿algún ciudadano ha escuchado a político alguno plantear en España el cierre de una de esas inútiles televisiones al servicio de la propaganda para contribuir así al ahorro y austeridad que exigen los tiempos? Se resisten como gatos a perder sus juguetes y se sienten inseguros sin esas herramientas para dominar y engañar al pueblo.

La existencia de las televisiones autonómicas no está justificada en esta etapa de la Historia de España, como tampoco lo están los viajes innecesarios de políticos costeados por el erario público, las tarjetas visa que tienen los políticos sin límite de gasto y otros privilegios y abusos que los españoles ya no pueden costear.

La casta política española es incapaz de renunciar a sus ilegítimos privilegios, que nunca han sido democráticos y que ahora, en estos tiempos de crisis, son un claro reflejo de indecencia, opresión y dominio.

Los únicos movimientos importantes de los políticos españoles para afrontar el ahorro han sido a costa de los ciudadanos, sin tocar ni uno sólo de sus múltiples y escandalosos privilegios. Prefieren retrasar la jubilación, eliminar el cheque bebé y ampliar el tiempo de cotización que tocar sus pensiones de lujo, a las que acceden con sólo siete años de cotización, mientras que el resto de los ciudadanos necesitan casi 40.

¿Cómo se pueden justificar esas desigualdades si no es desde la opresión y el abuso de poder? ¿Hay alguien que pueda aportar algún argumento sólido que justifique los privilegios de "la casta"?

La existencia de lujos y caprichos como las televisiones autonómicas, con cuya supresión España ahorraría muchos miles de millones de euros, así como la persistencia de los políticos en mantener intactos sus privilegios mientras las calles de España se llenan con 5 millones de parados y ocho millones de pobres, es pura opresión, injusticia ostentosa y arrogancia antidemocrática.

España se hunde, señores políticos, y son ustedes los que autores del drama.

Voto en Blanco

La extraña pareja
Opinión www.gaceta.es 15 Septiembre 2011

Este déficit de democracia, impuesto por una insaciable minoría, que va de Arzallus a Artur Mas, pasando por Otegui, sólo se ha hecho posible por la complicidad permanente de la izquierda española.

Se estudia en las universidades que el poder político debe estar sometido al control jurisdiccional, pero los catedráticos cada vez tienen más problemas para explicar a sus alumnos que en España también rige esta condición fundamental del Estado de derecho. Y es que la política de monte arriba y trabuco en ristre, tan utilizada por los nacionalismos en esos desplantes permanentes a la ley y a los jueces, se ha ido asumiendo como una enfermedad crónica de la democracia española, y no ha existido –de momento– nadie que acabe con esa inaudita impunidad.

Este déficit de democracia, impuesto por una insaciable minoría, que va de Arzallus a Artur Mas, pasando por Otegui, sólo se ha hecho posible por la complicidad permanente de la izquierda española, que se ha unido con entusiasmo al debilitamiento de la nación y de sus tres poderes, como si en vez de partidos democráticos aún fuesen asociaciones clandestinas con el objetivo principal de subvertir el Estado. Al menos eso parece cuando en la España de Zapatero se contempla como normal el ataque permanente e impune al patrimonio de todos –ya sea la bandera, la monarquía o la lengua–, y se permiten unas performances más propias de guerrillas latinoamericanas o subsaharianas, y que sin embargo siguen contando con las simpatías de buena parte de la clase política.

Precisamente una de las peculiaridades más extravagantes –y dañinas– de nuestro país es esa férrea alianza entre nacionalistas liberal-conservadores con toda la amalgama de la izquierda, ya sea de carácter socialdemócrata y nacional o la más extremista, la que ha justificado o amparado 50 años de terrorismo.
Esta extraña pareja –probablemente imposible en cualquier otra parte del mundo– es la que acaba de protagonizar su último saludo en el escenario, proclamando una vez más que sus políticas están por encima de la ley y de los magistrados, y que no están dispuestos a acatar jurisdicción ninguna que se atreva a contradecirles.

El modelo de inmersión lingüística impuesto en Cataluña es –según los tribunales– “contrario al espíritu y a la letra de la Constitución”, y preocupa que ahora el cinturón sanitario ya no sea contra el PP, sino contra la mismísima Carta Magna, traicionada por enésima vez, y por ello mismo cada día más inservible. Claro, que tanta radicalidad empieza a pasar factura, porque se vislumbra una mayoría amplia que no haga necesario su chantaje.

Si de verdad los nacionalismos pretenden un proyecto distinto al común para sus regiones, deben extirpar para siempre las innumerables conexiones con el mundo de la violencia terrorista, con el que tantas veces han pactado y compartido objetivos. Los socialistas, por su parte, si aspiran a consolidar un proyecto socialdemócrata para España, no pueden permanecer en posiciones subversivas, propias de minorías extraparlamentarias, y mucho menos alinearse con insumisiones a la ley.

Y unos y otros, el próximo 20-N, deben explicar qué motivo les une tan estrechamente, por qué aúnan sus esfuerzos para evitar que una familia catalana pueda escolarizar a su hijo en su lengua, es decir, en español. Porque es la defensa de esa libertad, que debiera ser indiscutible, la que ha movido a los jueces a descalificar el modelo de educación catalanista. Los tribunales no están promoviendo una defensa del español por ser la lengua de todos, sino que están protegiendo dos libertades fundamentales hoy conculcadas en Cataluña: la libertad de educación y la libertad de hablar en tu propia lengua.

El PSOE, contra la legalidad. De nuevo.
Alfredo Casquero www.elsemanaldigital.com 15 Septiembre 2011

Falsedades de la memoria histórica aparte, se puede decir sin temor a equivocarse que la historia del Partido Socialista no es para dar saltos de alegría. Sólo con recordar los desatinos de su fundador, Pablo Iglesias y su innata querencia al desorden y al atentado personal como vía para conseguir objetivos, bastaría para mirar con lupa cada movimiento de este partido. Ya, ya se qué muchos se echarán las manos a la cabeza y me situarán, si no me tienen situado ya, en su cuaderno particular de fachas, enemigo público número n de su particular democracia, y sujeto indeseable, fascista y bla bla bla.

Lo que para ellos, para los instalados, para la ceja y lo sindical es el muro de la vergüenza, para mí es la cima de la gloria. Así que, por ello, continúo diciendo que el PSOE ha protagonizado las peores historias de la Historia reciente española. Las más sangrientas. Las más deleznables. Las que más han perjudicado al bien común, a la sociedad española y la nación España. Como muchos son los historiadores que las han relatado, a ellos me remito y apenas diré más sobre estos hechos, conocidos por todos, y que demuestran la verdad de mis palabras.

Viene este lamento anti PSOE por la gravedad de la declaración propuesta por los radicales independentistas de la ultraizquierda catalana y por el apoyo de este partido a un texto golpista, que subvierte la legalidad, pisotea el sentido común y agrava sobremanera el descenso a la gruta de los llamados nacionalistas moderados, que ya no son ni lo uno ni lo otro, al haber cruzado la línea de la moderación hace bastante tiempo. Viene a proclamarse, por parte de los representantes políticos en el Congreso de los Diputados, que los tribunales están por debajo de las cámaras legislativas y que a éstas les corresponde no sólo legislar, sino también interpretar las leyes. Viene a proclamarse en definitiva que las sentencias judiciales sólo deben cumplirse cuando coincidan con los planteamientos de los nacionalistas (ya independentistas) o de la izquierda. Viene, para nuestra desgracia, a retrotraernos a los tiempos en los que el PSOE utilizaba las armas o la revuelta social o el incumplimiento legal, cuando le era necesario para sus objetivos. "Mi partido está en la legalidad mientras ésta le permita adquirir lo que necesita; fuera cuando ella no le permita alcanzar sus aspiraciones". Esto decía el totalitario Iglesias, ejemplo inequívoco de antidemócrata consumado.

En el Congreso de los diputados, el PSOE ha insinuado que las leyes están para saltárselas, que el desacato es justificable, y que los tribunales no pueden corregir las desviaciones inconstitucionales. La declaración firmada por el PSOE supone negar la cooficialidad del español en Cataluña. Y como el Partido Socialista Obrero Español se ha plegado en Madrid, y también en la comunidad autónoma catalana, a los desvaríos nacionalistas, y puesto que no hay asomo ni sombra de su vuelta a la legalidad, es necesario su hundimiento en las elecciones, y el renacer de un nuevo líder que asuma los destinos socialistas y lo haga sin ese complejo antiespañol que persigue a la izquierda española y en particular al PSOE. Muchos pensarán que peco de ingenuo, y puede que sea más fuerte mi deseo por ver en esta formación a un partido verdaderamente nacional que mi sentido de la realidad. Y sí, mi deseo sobrevuela la realidad, así como la ilegalidad bucea en la historia del PSOE. Un PSOE hundido puede que sea un PSOE salvado. Así que ciudadanos de España entera, ¡hundamos al PSOE!

Inmersión
Tontos útiles
José García Domínguez Libertad Digital 15 Septiembre 2011

Acaso ningún otro personaje tan patético habrá generado el animalario político del siglo XX como la figura del tonto útil, aquellos pobres monigotes que los partidos comunistas gustaban manejar entre bambalinas. El tonto comprometido, por norma general algún artista célebre henchido de su propia bobería, se presentaba ante la opinión rodeado de un aura de radiante autenticidad. Un aura genuina, urge añadir. Y es que la tontería del tonto útil acostumbraba a resultar incuestionable, sin mácula, pura. El tonto útil era en verdad tonto, de ahí el inconfundible tono beatífico de sus deposiciones tanto públicas como privadas.

Debo confesar que, en mi ingenuidad, yo lo suponía una criatura difunta y enterrada en el fondo del baúl de la memoria sentimental de la izquierda. Pero resulta que no estaba muerto, que estaba de parranda. Y helo ahí, grotesco como en sus mejores tiempos, avalando la prohibición del castellano en Cataluña desde su escaño del Congreso de los Diputados. Alegre aliado de sus sepultureros, al modo de esos espectros humanos que se arrastran por las novelas de Kundera. Es de sobra sabido, por lo demás, que su émulo contemporáneo, el tontito socialdemócrata, sufre una compulsiva reacción pavloviana ante voces tales como "diversidad", "segregación" o "cohesión social". Para él, oír cualquiera de esos términos y colocarse en situación de firmes, todo es uno.

Tal que así, andan ahora persuadidos de que se impone demoler los fundamentos mismos del Estado de Derecho, comenzando por las sentencias del Supremo, como tributo a la cohesión social catalana. Aunque lo coherente entonces sería prohibir el uso del español no solo dentro de las aulas, sino también fuera. Sobre todo, fuera. ¿O tal vez la cohesión social de Liliput no se resiente gravemente cada vez que los herejes farfullamos el castellano en calles, bares y comercios? A fin de cuentas, la Albania gramática que siempre soñaron los catalanistas de todos los partidos ya está casi al alcance de la mano. Un pequeño esfuerzo más, unos cuantos tenderos amenazados y multados, otra conferencia de Francisco Caja o de Vidal Quadras reventada, el enésimo auto judicial exhibido en los retretes de la Plaza de San Jaime, y la autarquía fonética dejará, por fin de constituir una utopía medieval. Y los tontos de Madrit, felices.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Inmersión
¡Uy!, la segregación
Cristina Losada Libertad Digital 15 Septiembre 2011

Los tribunales han ordenado que el sistema educativo de Cataluña se modifique a fin de incluir, como lengua docente, el español. Ante esa osadía, los diputados socialistas y nacionalistas han aprobado una moción en defensa de aquel sistema tal y como está. No caben acrobacias retóricas. La mayoría del Congreso se ha pronunciado por desobedecer las sentencias de los más altos tribunales. Un suceso escandaloso en una democracia, éste de un legislativo contrario a cumplir las decisiones judiciales, si no fuera por el callo que hace la costumbre.

La moción por la insubordinación tiene su miga. Agita un espantajo que el nacionalismo y sus asociados instalan siempre para ahuyentar críticas: el peligro de la segregación. Así deslizan la especie de que separar a los alumnos por lengua es una aberración análoga a la de segregar por raza. Díganle a la democracia británica que las Gaelic Medium Units de Escocia, que en escuelas que utilizan el inglés alojan a los alumnos que desean recibir clase en gaélico, son el apartheid. Pero los tribunales no mandan que se separe a los alumnos ni sus sentencias implican tal cosa. Han dictado que se integre el español como lengua vehicular. La Generalidad se jacta de no segregar, pero resulta que ha segregado previamente. Si todos los que están en el sistema son "blancos", dentro de él no hay segregación, pero sólo porque los "negros" han quedado fuera.

La segregación es pirotecnia semántica destinada a sobrecoger a los incautos con imágenes de encapuchados del Ku Klux Klan. Es gente impresionable que aplica a las lenguas el criterio ecológico –"salvemos a las pobres y perseguidas ballenas"- y olvida que las ballenas son los derechos de las personas. Pero ya puestos en la analogía racial, recuérdese que los partidarios de la segregación en las escuelas de los Estados sureños se negaron a cumplir las sentencias de los tribunales. Rabiosamente. El presidente Eisenhower tuvo que enviar tropas de la 101 Airborne Division para proteger el ingreso de nueve niños negros en un instituto de Arkansas. Y Kennedy a los U.S. Marshals para escoltar la entrada del primer estudiante negro en la Universidad de Mississippi. En realidad, Kennedy se resistió cuanto pudo a hacer ejecutar las sentencias contra la segregación. No quería incomodar a sus huestes del Sur, a las que debía la victoria. Sí, él también tenía su PSC, pero al final cumplió. El PSOE incumple hasta el final.
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

TSJC
Sentencias, aplicación de la ley y derechos individuales
Ramón Villota Coullaut Libertad Digital 15 Septiembre 2011

Con el reciente auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que obliga a que los alumnos que lo deseen puedan utilizar como lengua vehicular el castellano, no se hace más que instar al cumplimiento de la sentencia del Tribunal Supremo de 13 de diciembre de 2010, una sentencia que recoge la posibilidad de que el castellano sea lengua vehicular de Cataluña, de la misma forma que el catalán, una elección que corresponde no a la administración, si no a los ciudadanos de Cataluña. Ello nos lleva a distinguir primeramente entre la letra de ley y la práctica, puesto que la Ley 7/83 del Parlamento Catalán reconoce esta situación de bilingüismo, lo que se mantiene en la actual Ley 1/98, de Política Lingüística. Así, se dice en la citada Ley: "En Cataluña todas las personas tienen derecho a: Conocer las dos lenguas oficiales, expresarse en cualquiera de las dos lenguas oficiales, oralmente y por escrito, en las relaciones y actos públicos y privados, ser atendidas en cualquiera de las dos lenguas oficiales en los términos que la presente Ley establece, utilizar libremente cualquiera de las dos lenguas oficiales en todos los ámbitos y no ser discriminadas por razón de la lengua oficial que utilizan", según su artículo 4º.

Sigue diciendo el artículo siguiente que "La Generalidad ha de garantizar los derechos lingüísticos de los ciudadanos y ciudadanas, el uso normal y oficial del catalán y del castellano, la enseñanza de las dos lenguas a toda la población, la capacitación y habilitación lingüísticas del personal al servicio de las Administraciones y la igualdad plena de los ciudadanos y ciudadanas en cuanto a derechos y deberes lingüísticos, en todos los ámbitos. La Generalidad ha de realizar actuaciones de amparo, protección y promoción y fomento del uso de la lengua catalana en todos los ámbitos, con adopción de las medidas necesarias y el destino de los recursos suficientes".

Es decir, el Gobierno catalán está utilizando su discrecionalidad, vía este último párrafo, para impedir los derechos, de naturaleza constitucional, pero amparados también por una norma autonómica, que recoge la prohibición de discriminar por la lengua dentro de Cataluña, puesto que ambas lenguas son cooficiales y tienen los mismos derechos. A partir de ahí vamos al caso concreto, puesto que indicar, como se ha dicho desde el Gobierno catalán, que el reciente auto del Tribunal Superior de Justicia no es extrapolable a otras situaciones similares es no ver la realidad. Todo ello porque vía ejecución de la sentencia del Tribunal Supremo o vía nuevos procedimientos judiciales, lo cierto es que el criterio de la administración catalana para relegar el castellano de la enseñanza queda sujeto a la cantidad de reclamaciones que los padres realicen en defensa de los derechos educativos de sus hijos, algo que puede originar una catarata de procedimientos administrativos y posteriormente judiciales cuyo fin sea respetar los derechos lingüísticos de los castellano parlantes o de los que simplemente prefieren que el castellano sea la lengua vehicular de sus hijos, un derecho constitucionalmente garantizado, de conformidad con el art. 27 de nuestra Constitución, dentro de nuestros derechos fundamentales, cuando recoge "la educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales", como el artículo 149 de la citada norma constitucional, la "regulación de las condiciones de obtención, expedición y homologación de títulos académicos y profesionales y normas básicas para el desarrollo del artículo 27 de la Constitución, a fin de garantizar el cumplimiento de las obligaciones de los poderes públicos en esta materia".

Ramón de Villota Coullaut es abogado, puede contactar con él aquí.

Cuestión de derechos
Opinión www.gaceta.es 15 Septiembre 2011

El poder que han tenido los nacionalistas con Zapatero les lleva a creerse más importantes.

Los partidos están tan ocupados en cuestiones relevantes, que las asociaciones que defienden el derecho de los españoles a poder educar a sus hijos en castellano en cualquier rincón del país han elaborado ellas mismas un “proyecto de ley orgánica de derechos lingüísticos”. No está de moda reivindicar el derecho a utilizar el castellano. El PSOE ha apoyado en el Congreso a quienes niegan a los ciudadanos ese derecho, que legalmente tienen, y el PP lo defiende con la boca pequeña, para no molestar demasiado a quienes reivindican con contundencia la exclusión de una de las dos lenguas oficiales del sistema educativo de Cataluña. No vaya a ser que luego haya que contar con CiU para gobernar.

El poder que han tenido los partidos nacionalistas durante los Gobiernos de Zapatero les ha llevado a creerse más importantes que los demás. Como si sólo ellos tuvieran derechos y del resto únicamente se tuvieran en cuenta sus obligaciones. El Ejecutivo ha dado a los nacionalistas un plus que no resulta justo para los ciudadanos que, sin identificarse con ellos, tienen que convivir con quienes se creen dueños exclusivos de sus territorios.

Quienes han redactado el “proyecto de ley orgánica de derechos lingüísticos” denuncian que “en cinco comunidades autónomas de España se está produciendo una grave discriminación por razón de lengua” que perjudica la formación de sus hijos y restringe su libertad. Y esos ciudadanos han resultado más civilizados que los políticos que les quieren imponer el catalán obligatorio. En su documento se propone que sean tratados con el mismo respeto quienes quieren utilizar cualquiera de las lenguas oficiales que coexisten en las distintas comunidades autónomas. Explican que la propuesta está inspirada en la legislación de las democracias con más de una lengua oficial, que van por delante de nosotros y que han resuelto ya esta cuestión de la única forma justa: respetando los derechos de todos.

Menos iguales y xenofobia pura y dura
Nota del Editor 14 Septiembre 2011
(para no repetirlo)

Admiración a los socialistas
Juan Vicente Santacreu Estrella Digital 15 Septiembre 2011

Bien es sabido -y si no te lo cuento- que no tengo ninguna simpatía por los socialistas, por lo menos tal como están constituidos hoy en día. Eso no quita que sienta admiración por los dos bandos de sociatas que componen el abanico del puño y la rosa: los de arriba y los de abajo.

Los de arriba son dignos de admiración porque defendiendo unas ideas progresistas viven a todo tren y todos, sin excepción, se han enriquecido a costa de la nación. Desde Felipe González, pasando por la Carmen Chacón, hasta llegar a Rubalcaba, sin olvidar a Bono, Chaves o su hermana. Me da lo mismo lo que declaren en sus rentas, sólo los de abajo se creen lo que cuentan y si no, es que son imbéciles de profesión por apoyarlos y encima votarlos en cada ocasión. ¿No es digno de admirar que unos charlatanes de feria vendiendo igualdad se hayan forrado en unos años nada más?

Pero, ¿y los de abajo? Currantes y obreros, parados de profesión, vividores de miserias, explotados y multados por todo, oprimidos y sin poder fumar y pronto, sin poder comer. ¿Por qué votan a los de arriba? ¿Es que realmente son imbéciles de profesión?

Los de arriba le tienen pillado el tranquillo a la Masa Borreguera y cuando el ganado se tambalea, sale Rubalcaba o su prima hermana, gritando consignas ‘adoctrinantes’ para calmar al rebaño alterado: “Los del PP son fachas, son la ultra derecha, os quieren quitar los derechos, son franquistas...” y no se cuánta gilipollez trasnochada más. ¡Hay que ser gilipollas para creerse esta publicidad!

¿No me diga que no son dignos de admirar los dos grupos de la sociedad? Los de arriba porque son unos artistas. Son capaces de vender abrigos a los Beréberes o bañadores a los esquimales. De hecho, y esto no es suposición, le venden la cabra a las bases de la nación. Pero ¿qué leches hace la masa borreguera con una cabra? Sólo pueden hacer el cabrón.

Los de abajo también son acreedores de tal admiración, porque viviendo peor que los Saharauis, siguen creyendo que un día los de arriba les sacarán de la miseria de cada día. Y es que los de abajo aun se creen que votan a un Partido, que además dice ser Socialista, por supuesto Obrero y lo de Español, eso me da risa.

Despierta pueblo mío que estás dormido y mientras tanto, tus calles tranquilas se llenan de borregos y cabras vagando sin rumbo sin saber ni qué hacer ni a dónde ir.

Entretanto los pastores, que están de comida como cada día, os tienen abandonados. Están todos mezclados, no se distinguen entre ellos, porque son todos iguales, desde Llamazares a Rajoy, pasando por Bono y Chacón, todos iguales, corrupción en sus cuarteles, buenos coches y buen chalet. Todos exactamente iguales y todos con los mismos trajes.

Ya me lo dijo el otro día un vecino, ¿es que el comunista Llamazares no puede tener un millón de euros? Claro imbécil, y un pacifista una metralleta.

Ya te lo he dicho, son todos iguales, chorizos los de arriba e imbéciles los de abajo. Y tú “sociata”, ¿dónde estás? ¿Arriba o abajo?

Si es cierto que la inteligencia media de un país se mide por la cantidad de votantes de grupos izquierdas, entonces en España tenemos medio país imbécil y el otro medio está de parranda o está dormido.

Así lo pienso y así te lo cuento.

Totalitarismo disfrazado, ataque a la pluralidad
Toni Cosano www.vozbcn.com 15 Septiembre 2011

Como maestro de Primaria, castellanohablante desde que tengo memoria, bilingüe desde hace algo menos, y respetuoso con los que se dirigen a mi en un idioma de conocimiento común, no pensaba que el comienzo del curso escolar fuese a empezar con un tema tan candente como la igualdad entre castellano y catalán en las aulas de Cataluña. Este tema da para mucho.

Tantas son las opiniones y tantos los sentimientos personales al respecto, poco o nada basados en criterios pedagógicos y/o humanos, que últimamente cuesta hacerse entender y que te entiendan en cualquiera de los medios de difusión masiva de los que disponemos. Las vísceras están superando a la razón, y aunque no pretendo convencer a nadie de nada, ni que me convenzan a mí, la falta de argumentos de los que defienden la inmersión lingüística obligatoria en catalán y la consiguiente exclusión de facto del castellano en las aulas de Cataluña es preocupante y ejemplificadora de lo que realmente está sucediendo.

Como decía, trabajo como maestro de Primaria desde hace cinco años, tres de ellos como funcionario de carrera en las afueras de Barcelona, y mi asombro respecto a este tema no deja de crecer día a día. La empatía es fundamental en toda relación humana y cuando sucede algo a nuestro alrededor que no acabamos de entender es fundamental ponerse en la piel del otro para intentar entender cómo piensa o cómo siente. Así pues, si nos ponemos en el papel de un maestro que esté a favor de la inmersión lingüística obligatoria en catalán y pensamos que del global de horas que se dan en un colegio de Primaria, únicamente dejamos de hablar en catalán en tres sesiones (no horas) de castellano y dos de inglés, que todas relaciones internas entre compañeros “deben” ser en catalán ya que es la única lengua vehicular: ciclos, claustros, charlas informales (doy fe) y demás momentos comunicativos. Si, además, la Consejería de Enseñanza de la Generalidad se dedica, últimamente, a mandar a toda una serie de lacayos, pagados con los impuestos de todos, que nos enseñan a los maestros una cosa llamada PIL (Proyecto de Inmersión Lingüística) cuyo objetivo primordial es mejorar el nivel de utilización social del catalán a través de increíbles estretegias pedagógicas como hablarles en catalán siempre a padres inmigrantes que desconocen completamente el idioma en todas y cada una de las reuniones que tengamos con ellos, y en caso de necesitarlo, recurramos al… ¡lenguaje corporal! o las herramientas digitales como los power-points, todo ello argumentado en la hipótesis de que llevan aquí el suficiente tiempo como para haber aprendido el idioma. La verdad es que si estuviera a favor de la inmersión lingüistica obligatoria creería que el catalán no ha faltado estos años en la escuela. Si todas estas situaciones de exclusión absoluta del castellano en las aulas, y en lo que no son las aulas, no son suficientes para calmar las ansias de este profesorado monolingüe defensor de la inmersión, no entiendo nada y mi capacidad de empatizar se vuelve esquiva y empieza a cavilar que hay gato encerrado en todo esto.

Pues bien, hace unos días, algo llamado Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), ha ordenado a la Generalidad que regule (vehicularmente hablando), el nivel de castellano/catalán en las aulas en el plazo de dos meses. Ha faltado tiempo para que todo el entramado nacionalista se rasgue las vestiduras, difame, mienta descaradamente, tergiverse, engañe, menosprecie la inteligencia de la ciudadanía y se haga valer de todos los medios a su alcance, que no son pocos, para desprestigiar, acusar, machacar o señalar a todo aquel que se le ocurra pensar que una decisión judicial no es opinable, que la división de poderes es esencia democrática e impide en sí misma el absolutismo y que en este caso es evidentemente justa por su carácter integrador y no excluyente.

En la escuela no se iba a ser menos y, pese a la presión absoluta recibida por todos aquellos abanderados de la inmersión, algunos locos, maestros de segunda o incluso fachas, como se nos tacha en algunos foros de internet, creemos que ya basta, que ya está bien de justificar un sistema completamente unidireccional, intolerante y excluyente aludiendo motivos de cultura o bandera. Ya basta de pensar que por el mero hecho de hablar castellano en casa se tiene el suficiente conocimiento del mismo como para volcar todas las energías en el catalán, pese a que los niños a nivel gramatical, ortográfico, etc., sean un desastre utilizándolo. Aquí nadie quiere eliminar a nadie ni a nada. La sentencia del TSJC pretende igualar ambos idiomas oficiales. Ninguno se merece mejor ni peor trato, sino el mismo. Pero no. Ya están aparenciendo iluminados en internet escribiendo mensajes (en catalán, claro) en Facebook como que:

‘La inmersión lingüística es la única esperanza para la superviviencia del catalán y la única vía para asegurar la cohesión social del país [por Cataluña]. Si ahora acatamos, estaremos firmando la sentencia de muerte a más de 1.000 años de lengua y cultura catalanas. Es la hora de ser libres. Y tenenmos prisa, ¡mucha prisa! Pegalo en tu muro si tú tampoco acatarás la sentencia del TSJC’.

‘Superviviencia’, ‘país’, ‘sentencia de muerte’, ‘hora de ser libres’. Todo esto empieza a ser cada vez más preocupante. Ya está bien de usar la educación como la puta de turno de radicales independentistas que más que unir al pueblo y hacer coexistir en ambas lenguas a sus ciudadanos, quieren levantar barreras y fomentar el odio contra todo aquel que no piense igual que ellos.

El totalitarismo está delante nuestro y es hora de que le hagamos frente, con la educación no se juega, es el alma de una sociedad , el futuro de un país, en lo que depositamos nuestras esperanzas y energías para un futuro mejor. Y en estos momentos está en manos de gente peligrosa para la pluralidad intrínseca de nuestra sociedad, que antepone sus obsesiones personales al interés de todos, sus sueños pueriles a los sueños de la mayoría de la sociedad de un futuro mejor, en paz, harmonía y equilibrio. El fin no justifica los medios y en este caso, menos si cabe.

Toni Cosano es profesor de Primaria

CONVOCA EL I CONGRESO DE LA SOCIEDAD CIVIL
La derecha del PP también se 'indigna': Mario Conde lidera un nuevo movimiento de protesta
José L. Lobo. El Confidencial 15 Septiembre 2011

"Hay que evitar que los partidos tengan el monopolio del debate y de la representación política. La democracia no puede reducirse a depositar un voto cada cuatro años, otorgando un cheque en blanco a los políticos elegidos". La máxima podría suscribirla cualquier activista del Movimiento 15-M, pero está sacada del manifiesto promovido por el ex banquero Mario Conde para movilizar a los indignados que se sitúan ideológicamente a la derecha del PP. Mañana se presenta en Madrid.

El ex presidente de Banesto será la cara más visible del I Congreso de la Sociedad Civil, que se celebrará el próximo 30 de septiembre. Además de Conde, intervendrán como ponentes Alberto Recarte, ex asesor en el Gobierno de José María Aznar y apóstol del ultraliberalismo económico; José Merino Merchán, letrado de las Cortes y del Consejo de Estado y ex director de la Asesoría Jurídica del Senado; Lorenzo Abadía, empresario, consultor y autor del libro Mando a distancia: herramientas digitales para la revolución democrática, y Enrique Álvarez Conde, catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

El congreso pretende ser "el punto de partida de un amplio movimiento" cuyo principal objetivo, según sus organizadores, es "estimular la participación de los ciudadanos en la política" para que éstos "tengan acceso y control sobre los órganos de poder del Estado, que se ha dotado de una estructura excesivamente compleja y repetitiva en funciones y competencias".

Coincidencias con el 15-M
El manifiesto de estos nuevos indignados tiene muchos puntos de conexión con el ideario que sacó a miles de ciudadanos a las calles de toda España la pasada primavera, con epicentro en la madrileña Puerta del Sol, para expresar su rechazo a la clase política y exigir reformas democráticas de calado. Entre ellas, "limitar el tiempo de permanencia en cargos electivos", acabar con el "estatuto jurídico privilegiado de los parlamentarios" o sustituir el actual sistema electoral por otro "mayoritario de doble vuelta, con circunscripciones más pequeñas que las provincias para posibilitar la elección directa de los representantes".

Los impulsores del I Congreso de la Sociedad Civil también propugnan modificar "urgentemente el sistema de elección de los órganos de gobierno del Poder Judicial para garantizar su independencia", así como "asegurar la imparcialidad de la Fiscalía General del Estado". En su opinión, "es necesario endurecer las leyes penales que sancionan los comportamientos irregulares de jueces, fiscales y servidores públicos en general".

Bajo el lema Tomamos la palabra. Pasamos a la acción, el congreso debatirá también una ponencia que aboga por la reforma del sistema financiero "para que se ajuste a la función social del crédito", con el objetivo primordial de "financiar, con el ahorro de la sociedad, la puesta en marcha de proyectos capaces de crear riqueza y empleo de modo estable y duradero. Las leyes fiscales y financieras deben orientarse de modo prioritario a esta finalidad".

"No es admisible que los políticos dejen a las corporaciones públicas endeudadas durante años o quizá décadas", sostiene el manifiesto, "pues al final son los propios ciudadanos a través de sus tributos, y no aquéllos, quienes tienen que soportar los desvaríos de quienes nos gobiernan".

En colegios de élite
Los hijos de CIU se escapan de la inmersión
El colegio Aula, en el que estudiaron Mas y sus hijos, emplea castellano y catalán como lenguas vehiculares.
LIBERTAD DIGITAL  15 Septiembre 2011

Mientras la Generalidad se muestra insumisa frente a las sentencias que le obligan a que el castellano sea también lengua vehicular en al escuela pública, su máximo responsable elige otro camino para sus hijos. Los retoños de Artur Mas cursaron estudios en el mismo centro en que lo hizo su padre, uno de los más elitistas de Barcelona. Fundado y dirigido por el pedagogo Pere Ribera, quien falleció hace dos años, el colegio Aula ofrece a sus selectos clientes una educación con el catalán y castellano como lenguas vehiculares y una apuesta por el inglés y el francés como tercer y cuarto idioma.

En febrero de 2006, el entonces líder de la Oposición catalana declaraba lo siguiente en un foro de El Mundo: "Que monten un colegio en castellano para el que lo pague, igual que montaron uno en japonés". Sin embargo, no es necesario que eso ocurra para que los vástagos del nacionalismo reciban una educación en castellano, vedada a los alumnos de los centros públicos. En un artículo en La Vanguardia el catedrático de Derecho Constitucional Francesc de Carreras (uno de los fundadores de Ciudadanos) se refiere a la web de Aula para dar cuenta de la doble moral que en el terreno lingüístico practica la Cataluña oficial. En la página oficial del colegio hay un apartado titulado Plurilingüísmo donde se explica que para los alumnos de entre tres y seis años se fomentará el aprendizaje y uso del castellano, catalán, inglés y francés pero priorizando la lengua materna. En Primaria se cursarán materias en las dos lenguas oficiales de Cataluña, por ejemplo las matemáticas.

En el citado Foro de El Mundo, Mas aseguraba que no se podían atender determinadas reivindicaciones por eso sería "montar escuelas con lengua vehicular en castellano, y ese no es el sistema". Sí lo es para los que pueden costear a sus hijos una educación privada, sin salir de Barcelona.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El país de las ‘jennifers’
Román Cendoya www.gaceta.es 15 Septiembre 2011

Han pasado demasiadas horas desde el comentario sexista y denigrante de Pujol y sigo esperando a que una sola de las feminista de cámara de este país levante la voz. Pujol utiliza palabras como “choni” o “Jennifers” para definir a “una chica joven del mundo castellano parlante, como la Juani del Bigas Luna”. Si esa frase la hubiera dicho cualquier persona vinculada al centro derecha español se habría montado un gran escándalo además de una pertinaz persecución. La Bardem, con Almudena Grandes, la sección femenina de la ceja y Zerolo –que no sé qué pinta en las concentraciones de mujeres– estarían haciendo actos de desagravio a las chonis y exigiendo todo tipo de renuncias, ceses y dimisiones. No pararían de criticar el concepto que tiene de la mujer la derecha machista y sexista. Pero como lo ha dicho Pujol, derecha rancia con porciento pero nazionalista, todas calladas.

Aunque a Pujol se le aplicara la eximente de que el molt finanzable está mayor, nadie podría obviar las risotadas del respetable que retratan esa sociedad burguesa, decadente, nazionalista que se ríe de esas chicas que además tienen la desgracia de venir del “mundo castellanoparlante”.

El nazionalismo suele ser muy sentido con sus cosas y perfectamente despreciativo con las de los demás. Si para celebrar el Día de la Hispanidad a alguien se le ocurriera quemar señeras y fotografías de Pujol o Mas tendríamos –con razón– un lío institucional extremo. Si un político se hubiera referido a un colectivo de chicas de Cataluña con el mismo tono que Pujol, diciendo que las montsetas son esas chicas con tono nasal que inundan Madrid desde el AVE y …”, se habría armado la de Dios. A muy poco de las elecciones hay que tomar nota de que el PSOE de Rubalcaba apoya –en un acto de insumisión– estas políticas nazionalistas de discurso rancio totalitario como la inmersión lingüística. Así los pujoles aceptarán a las jennifers y a las chonis como animalillos de compañía de Castefa. Serán país. Un país muy enfermo.

El TSJC cede al chantaje y suspende el ultimátum sobre la imposición del catalán
Deja sin efecto el plazo de dos meses hasta que se resuelva el recurso interpuesto por la Generalitat
Europa Press www.lavozlibre.com 15 Septiembre 2011

Madrid.- El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha suspendido de oficio el plazo de dos meses que se dio a la Consejería de Enseñanza de Cataluña para cumplir la sentencia del Tribunal Supremo (TS) sobre la imposición lingüística en catalán, hasta que se resuelva el recurso interpuesto por la Generalitat.

Así, la efectividad del auto dictado el 28 de julio por el TSJC, en el que se establecía un plazo de dos meses para que Enseñanza estableciera las medidas necesarias para incluir el castellano "como lengua vehicular" en el sistema educativo, ha quedado sin efecto hasta que se resuelva el recurso.

Según ha informado el TSJC en un comunicado, esta suspensión del plazo no debe interpretarse en ningún caso "como un indicio de la futura resolución del TSJC al recurso presentado por la Generalitat". Las dos familias que de momento han pedido al TSJC la ejecución de la sentencia del Supremo han sido informadas de la suspensión, y tienen ahora un plazo de cinco días para recurrirla.

En el auto cuya ejecución ha quedado ahora suspendida momentáneamente, el TSJC estima que la nueva jurisprudencia del Tribunal Constitucional establece el castellano "como lengua vehicular de la enseñanza en Cataluña junto al catalán", por lo que pide a la Consejería que adopte las medidas necesarias para su cumplimiento y que informe de las mismas.

Este auto coincide con las sentencias del TS del pasado mes de mayo en las que daba la razón a dos familias catalanas que reclamaban su derecho a la escolarización en castellano, representadas por Convivencia Cívica Catalana (CCC).

RECURSO DE LA GENERALITAT
El Gobierno catalán presentó el día 7 el recurso para defender que la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatut no tumbó el modelo educativo ni tampoco otras sentencias anteriores del Alto Tribunal.

También alegaba que en Cataluña está vigente la Ley de Educación de Cataluña (LEC) que avala este modelo, así como que los niveles de conocimiento del castellano en Cataluña está por encima en relación a otras comunidades autónomas donde no hay inmersión lingüística.

El TSJC suspende el ultimátum a la Generalitat mientras resuelve el recurso
El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha suspendido el ultimátum de dos meses que dio al Departamento de Enseñanza para implantar el castellano como lengua vehicular en las escuelas, mientras resuelve el recurso de la Generalitat contra el mismo.
Barcelona - Efe La Razón 15 Septiembre 2011

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha suspendido el ultimátum de dos meses que dio al Departamento de Enseñanza para implantar el castellano como lengua vehicular en las escuelas, mientras resuelve el recurso de la Generalitat contra el mismo.

En una providencia, la sala contencioso-administrativa del alto tribunal catalán ha decidido suspender temporalmente, de oficio, el ultimátum dado a la Generalitat, dado que el gobierno catalán no lo había solicitado expresamente en su recurso, en el que se limita a defender que el modelo de inmersión lingüística es acorde a la ley.

El plazo de dos meses que el TSJC dio a la Generalitat estará paralizado mientras el alto tribunal resuelva el recurso de Enseñanza contra la ejecución del fallo del Tribunal Supremo (TS), que establece que el castellano debe ser lengua vehicular en las escuelas, en base a la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut.

No obstante, la suspensión del ultimátum al gobierno catalán puede ser a su vez recurrida por las familias que llevaron al Tribunal Supremo (TS) el modelo de inmersión lingüística en la educación catalana.

El TSJC tendrá que resolver ahora si considera suficientes los informes que el Departamento de Enseñanza la he remitido para tratar de demostrar que la inmersión lingüística es acorde a la sentencia del Tribunal Supremo y, en consecuencia, deja definitivamente sin efecto el ultimátum fijado a la Generalitat.

En su recurso, el gobierno catalán alega que con su actuación para garantizar el conocimiento de ambas lenguas oficiales a los escolares, está "debidamente ejecutada" la sentencia del Supremo y cumplida la legislación vigente y la doctrina del Tribunal Constitucional (TC).

Frente al criterio de la sección quinta de la sala contencioso-administrativa del TSJC de que la sentencia del Supremo puede afectar al modelo de inmersión lingüística, la Generalitat insiste en que dicho fallo se refiere exclusivamente a la situación de las familias recurrentes, a los que ya se ofreció atención lingüística personalizada.

El recurso mantiene que el régimen lingüístico de la educación catalana es plenamente respetuoso con la cooficialidad y persigue que los alumnos alcancen las plenas competencias en ambas lenguas, por lo que prevé instrumentos de verificación, análisis y control.

Para demostrarlo, la Generalitat adjunta a su recurso informes del Consejo de Evaluación del Sistema Educativo que acreditan que la competencia de los alumnos en castellano y catalán es objeto de revisiones periódicas y que, de acuerdo con las evaluaciones de PISA, está por encima de las medias española y de la OCDE.

Además, el Departamento de Enseñanza argumenta en su recurso que, para garantizar el pleno dominio de las lenguas oficiales catalana y castellana en la enseñanza obligatoria, es necesario mantener actualmente un trato diferenciado del catalán como lengua vehicular, dado el "déficit de conocimiento y utilización cotidiana de la lengua catalana" entre los alumnos.

El TSJC suspende el plazo de dos meses para cumplir la sentencia sobre inmersión
Dívar advierte a Mas: las sentencias «deben ser respetadas por todos»
Hoy comenzó oficialmente el nuevo año judicial, con la ausencia de Su Majestad el Rey, en el que fue también la última intervención de Cándido Conde-Pumpido como fiscal general del Estado en este tipo de acto. Pumpido se mostró muy orgulloso de su labor al frente de la Fiscalía y denunció las "presiones" que desde sectores políticos se han pretendido ejercer contra la Fiscalía Anticorrupción en la investigación de determinadas causas que afectan a cargos públicos.
F. Velasco / R. Coarasa La Razón 15 Septiembre 2011

El presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, Carlos Dívar, lanzó hoy un claro mensaje al Gobierno de la Generalitat de Cataluña, presidido por Artur Mas, sobre su rechazo a ejecutar la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que obliga a que el castellano sea tambien lengua vehicular en la enseñanza. Y lo hizo en la apertura del año judicial, que no pudo persidir Su Majestad el Rey al encontrarse convaleciente de su úiltima intervención, delante de toda la magistratura, Ministro de Justicia y demás autoridades. Sin citar expresamente esta cuestión, sí fue lo suficientemente claro para despejar cualquier duda al respecto: "Sus decisiones -las de los tribunales- deben ser respetadas por todos, en particular por las instituciones públicas, y la disconformidad con ellas canalizada por la vía de los recursos, de los que nuestras leyes procesales ofrecen un abundante número, pues el Estado de Derecho exige el cumplimiento de las resoluciones judiciales firmes". Era un claro mensaje a la negativa de la Generalitat a cumplir la citada sentencia.

También se refirió Dívar a los conflictos surgidos en los últimos años entre el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional, lo que, señaló, puede deberse a la carencia de "contornos nítidos" en la actuación o ámbitos conmpetenciales de esos tribunales. Para acabar o "suavizar" esas "zonas de fricción", apuntó varias soluciones, entre ellas la de fijar "legalmente el marco estricto de actuación de cada tribunal". Sin embargo, reconoció que esa tarea "resulta extremadamente difícil, dada la naturaleza de los derechos fundamentales en juego".

La "apreciable" reducción de los asuntos pendientes en el Tribunal Supremo, las consecuencias de la crisis económica en la Justicia y el agradecimiento a Su Majestad el Rey por el apoyo que siempre ha mostrado a al Poder Judicail, fueron otros de los temas abordados por Carlos Dívar.

El TSJC suspende el plazo de dos meses para la sentencia del Supremo
De manera casi simultánea al discurso de Dívar, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) suspendía de oficio el plazo de dos meses que se dio a la Consejería de Enseñanza para cumplir la sentencia del Tribunal Supremo (TS) sobre la inmersión ling~ística, hasta que se resuelva el recurso interpuesto por la Generalitat.

Así, la efectividad del auto dictado el 28 de julio por el TSJC, en el que se establecía un plazo de dos meses para que Enseñanza estableciera las medidas necesarias para incluir el castellano "como lengua vehicular" en el sistema educativo, ha quedado sin efecto hasta que se resuelva el recurso.

Según ha informado el TSJC en un comunicado, esta suspensión del plazo no debe interpretarse en ningún caso "como un indicio de la futura resolución del TSJC al recurso presentado por la Generalitat".

Polémica lingüística en osakidetza
Diez meses de espera para una colonoscopia hasta ser atendido en euskera
EA lleva al Parlamento vasco la historia de un vecino de Oñati que, desde hace años, pelea con Osakidetza para reivindicar médicos y enfermeras bilingües
MARÍA JOSÉ CARRERO | BILBAO. El Correo 15 Septiembre 2011

6 de junio de 2010. El médico de familia de Kepa Elortza Odriozola, un vecino de Oñati, le da un volante para que acuda cuanto antes al especialista de Digestivo, tras haberle detectado sangre en las heces. Diez meses después, el 13 de abril de 2011, el paciente se somete a una colonoscopia en el hospital Alto Deba, que atiende a la población de la comarca de Arrasate-Mondragón.

No es un caso de demora incomprensible por colapso de la lista de espera, ni se debe a que se traspapelara la petición. Nada de eso. La única razón que explica los diez largos meses que Kepa estuvo sin ser visto por un especialista es que exigía comunicarse en euskera con el facultativo. Al no haber ninguno bilingüe en su centro de referencia, los meses fueron pasando. «El 5 de noviembre, el hospital le envía dos opciones de consulta: una para el día 8 en Mondragón con un médico castellanoparlante y otra para el 15, en Vitoria, con uno euskaldun», relata el diputado de EA Juanjo Agirrezabala, quien ha trasladado esta historia al Parlamento vasco con el fin de pedir al consejero de Sanidad que explique «cómo va garantizar los derechos lingüísticos de este y otros muchos ciudadanos».

«Me negué a ir a Vitoria. Si mi hospital es el de Mondragón, ir al de Txagorritxu me parecía aceptar un chantaje», comenta el propio Elortza a EL CORREO. Así que respondió a Osakidetza con un doble escrito. De un lado, denunciaba que las dos citaciones se hubieran redactado solo en castellano y, además, insistía otra vez en ser visto por un especialista euskaldun y en Mondragón.

El 17 de enero de este año, Osakidetza le vuelve a dar cita en este hospital comarcal con un médico no bilingüe, lo que originó una nueva queja del vecino oñatiarra. Ya en marzo, su médico de cabecera demanda con urgencia una consulta. Por fin, el 4 de abril, Kepa acudió al especialista de Mondragón porque antes le garantizaron que habría servicio de traducción. Eso sí, por vía telefónica.

«Fue tremendo. A un lado de la mesa, el médico; al otro yo. En medio un teléfono móvil y un cable con dos auriculares, uno para cada uno. Yo hablaba y alguien traducía al castellano; hablaba el médico y traducía al euskera, pero el traductor lo hacía fatal, con continuos errores en los dos idiomas. Continuamente yo le tenía que corregir», comenta Kepa, quien salió de la consulta con dos cosas muy claras. La primera, que tenía que hacerse una colonoscopia cuanto antes. El 13 de abril se la realizó con resultado satisfactorio. La causa de la sangre en las heces no era un tumor, sino hemorroides internas.

La segunda, superada la prueba médica, Elorza escribió una nueva reclamación -«la decimonovena» que envía a Osakidetza desde 2005- para reiterar su derecho a ser atendido por médicos y enfermeras vascoparlantes, «y que en el caso de que no lo sean -y solo si es imprescindible el uso de un sistema de traducción- que el traductor o traductora se encuentre física y personalmente en la consulta».

«Iba a la huelga de hambre»
Y es que este guipuzcoano no ceja en su empeño. «No entiendo que en una comarca como el Alto Deba, en el que el 61% de la población es euskaldun, la gente no pueda dirigirse en su lengua a los médicos. No entiendo que el plan de euskaldunización de Osakidetza sea muy voluntario después de un cuarto de siglo. No entiendo que los inmigrantes tengan derecho a que les atiendan con traductores y no se haga lo mismo con los euskaldunes, cuando la lengua vasca es oficial», se lamenta.

Por todo lo anterior, no parece dispuesto a tirar la toalla y, además, porque «siempre he sido muy peleón». Por eso, estuvo incluso dispuesto a ponerse en huelga de hambre para conseguir ser atendido en Mondragón y en euskera. «La víspera de empezar la huelga me llamaron para decirme que me pondrían traducción».
- Kepa, la gente puede pensar que usted es un cabezota.
- Lo que soy es euskaldun. Nada más. Hasta los cinco años, cuando fui a la escuela, no sabía ni una palabra en castellano.
- ¿Y en su entorno qué le dicen?
- Me suelen decir : «vaya cojones que tienes»... pero no es eso. Soy euskaldun y la ley me reconoce el derecho a que me atiendan en mi lengua materna, que es oficial. Pero la ley se incumple.

Miedo o gilipollez
Nota del Editor 15 Septiembre 2011

Yo creo que con lo que asusta un proceso de tales características, sangre en las heces, a mucha gente les entra un pánico terrible que son incapaces de dominar y por ello buscan cualquier resquicio para evitar el susto.

Si ese no era el caso, entonces tenemos al típico sujeto incordiante que no le importa el perjuicio que causa a la sociedad (aumento descomunal de gastos de personal tanto burocrático como sanitario) y a los demás contribuyentes (listas de espera, aumento de sus impuestos), porque no quiere cumplir su deber constitucional de conocer el español, según se establece claramente en su artículo 3.

En cualquier país civilizado lo habrían juzgado y enviado a la cárcel, a la zona de psiquiatria terminal, que es donde debería estar.

Solicitan a Youtube la retirada del video
Gobierno navarro: "Bildu cede espacios públicos para comparar a la policía con el régimen nazi"

 www.gaceta.es 15 Septiembre 2011

Este acto se produjo el pasado 3 de septiembre en el edificio municipal de Alsasua, donde se realizó una parodia del Rey y las fuerzas de seguridad, incluida la Policía Foral. Ligaron a estos cuerpos y al monarca con el régimen nazi. La parodia de Alsasua

El Gobierno de Navarra ha lamentado "profundamente" que los responsables del Ayuntamiento de Alsasua, gobernado por Bildu, "utilicen espacios y recursos públicos para denigrar a la Policía Foral y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, comparándolos con el régimen nazi".

El Ejecutivo foral ha recordado, a través de un comunicado, que este acto se produjo el pasado 3 de septiembre en el edificio municipal de 'Gure Etxea' de Alsasua, donde se realizó una parodia del Rey y las fuerzas de seguridad, incluida la Policía Foral, y "se ligó a estos cuerpos y al monarca con el régimen nazi esgrimiendo banderas esvásticas".

Según ha explicado el Gobierno navarro, la Policía Foral ya está analizando e investigando estos hechos por si pudieran ser constitutivos de algún tipo de delito. Los agentes también están trabajando por descubrir la autoría del video y solicitará a Youtube la inmediata retirada del video por difundir imágenes "ofensivas y denigrantes" de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Asimismo, el Gobierno de Navarra solicita al Ayuntamiento de Alsasua que "deje de utilizar espacios y recursos públicos para realizar actos que ofendan y denigren a unos profesionales que trabajan diariamente por proteger y mantener la seguridad de todos los ciudadanos navarros y que, en muchos casos, han dado sus vidas en esta misión".

En este sentido, el Ejecutivo foral, "en nombre de todos los navarros", quiere mostrar su "agradecimiento" y transmitir "todo su apoyo" a los miembros de todos los cuerpos y fuerzas de seguridad que trabajan en Navarra, "así como a la labor que realizan diariamente el cumplimiento de su servicio".

Conflicto
Bauzá asegura que habrá libre elección de lengua en las escuelas
El presidente de Baleares aseguró hace unos días que “no se plantean incumplir la ley”, en referencia a la sentencia del TSJC
 www.lavozlibre.com 15 Septiembre 2011

Madrid.- José Ramón Bauzá, presidente de Baleares, ha vuelto a insistir en que los padres podrán elegir la lengua en la que quieran que sus hijos estudien. Bauzá, que inauguró ayer un nuevo centro escolar en el municipio de Sóller, ha reiterado su intención de permitir la libre elección de lengua, pocos días después de asegurar que “no nos planteamos incumplir la ley”, en referencia a la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que obliga a la Generalitat a cambiar el modelo de inmersión lingüística, vigente en las aulas.

Bauzá explicó entonces que “el castellano es nuestro idioma y el catalán es una lengua cooficial. En Baleares también y nos planteamos dejar de cumplir la ley. Si queremos ser España tenemos que cumplir la ley porque la ley es de todos”.

José Ramón Bauzá ya expresó el pasado mayo su voluntad de impedir que los colegios de primaria no impongan a sus alumnos un idioma, sino que sean los padres los que elijan libremente, y que, por tanto, no habrá “predominio” de ninguna de las dos lenguas oficiales de la comunidad.

Recortes de Prensa   Página Inicial