AGLI

Recortes de Prensa   Viernes 16 Septiembre 2011

 

Cataluña
Lo peor es la costumbre
Juan Morote Libertad Digital  16 Septiembre 2011

En España, hace ya mucho que estamos curados de espanto en lo que atañe a disparates legales. Los socialistas nunca han entendido que las leyes están para cumplirse siempre, cuando gustan y cuando disgustan. Tras la victoria electoral de Felipe González se aprestaron a convertir en un órgano político lo que debía ser el órgano de gobierno de los jueces. Aquello se amparó en una interpretación torticera de la Constitución al más puro estilo de Alfonso Guerra. Otra vuelta de tuerca fue la promoción a Fiscal General del inefable Eligio Hernández, conocido como "El Pollo del Pinar", ilegal a todas luces pero que, para cuando fue revocado su nombramiento, ya había hecho todas las tropelías para las que había sido designado.

Después fueron y volvieron Bacigalupo y Garzón, Bermejo y Cándido, y así se fue politizando la administración de justicia al ritmo de la mayoría socialista, sin demasiada oposición por parte del PP. Nuestros políticos de izquierdas no se dan por enterados de que cualquier norma, de la Constitución hacia abajo, puede reformarse mediante un procedimiento idéntico al que condujo a su aprobación. Lo que no es admisible y vulnera la esencia del Estado de Derecho es que los poderes públicos vulneren las normas cuando su aplicación no les conviene. La mayor tropelía jurídico-política cometida en este ámbito ha sido la reforma de la Constitución por la vía de la aprobación de un Estatuto de Cataluña abiertamente inconstitucional. Pese a lo cual, el Tribunal Constitucional, cuya composición es reflejo de la mayoría política del Parlamento, lo declaró acorde a la Carta Magna, introduciendo una vara con mucho palo en la maltrecha España.

El desafío al sistema constitucional que supuso la aprobación de dicho Estatuto, plasmó la carencia de una idea de la nación española como sujeto político único. Si bien ya conocíamos lo que pensaban los nacionalistas, ignorábamos que el PSOE estuviera, como de hecho está, en la misma página. Ahora, unos y otros se buscan y encuentran para desafiar la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que ha cometido la osadía de intentar garantizar el derecho de un niño castellanohablante a ser escolarizado en castellano. No conformes con la rebeldía, han aprobado una resolución en el Congreso de los Diputados invitando y amparando la desobediencia. Lo más repugnante es que no va a pasar nada. El Estado de Derecho hace años que no rige en determinadas comunidades autónomas, y lo peor es que ni siquiera nos llama la atención, porque ya nos hemos acostumbrado.

Cataluña
Fraude, cobardía y nacionalistas
Agapito Maestre Libertad Digital  16 Septiembre 2011

En Cataluña dominan los amos y los súbditos. Los ciudadanos están perseguidos. Los amos de Cataluña son los nacionalistas y los socialistas, que una vez más le han retorcido el brazo a los ropones del TSJC. Normal. La justicia en Cataluña está al servicio del mesogobierno de CiU. No hay ni poca ni mucha justicia, sencillamente, no existe, porque no son independientes. Los jueces en Cataluña están a las órdenes de los nacionalistas y socialistas. El resto son bobadas.

Nunca me hice ilusiones por la sentencia del TSJC sobre la situación del español en Cataluña. Nunca se ejecutará... ¿Cómo van a permitir los amos que se ejecute una sentencia que cuestiona el centro de su poder?, ¿cómo van a permitir que los niños de Cataluña estudien en la lengua oficial de España? Hoy, los jueces del TSJC, sin duda alguna, al servicio directo del gobierno regional de Cataluña, dicen que de momento no se ejecutará la sentencia; la añagaza argumental es, sencillamente, un fraude procesal. Pero, ese fraude, por desgracia, será un juego cuando mañana, es decir, dentro de un año o más, monten otro aquelarre "político-procesal", si es que no cambian antes la sentencia, para que los niños catalanes no estudien jamás en el idioma oficial de España.

Los nacionalistas y los separatistas de Cataluña tienen un poder absoluto sobre sus súbditos. Nadie se engañe. Vivan la realidad y no de ilusiones. No preveo rebelión alguna en Cataluña contra esta panda de amos sin escrúpulos. Si España es un país lleno de cobardes, cosa que está a la vista, me parece que en Cataluña se llevan la palma. A pesar de que quedan héroes-ciudadanos, la ciudadanía en esa zona de España desapareció hace tiempo; aunque es menester reconocer que, en los últimos siete años, Rodríguez Zapatero le dio un golpe casi definitivo al ciudadano español. El TSJC no se salva de ese diagnóstico, pero, con un agravante, a los jueces les va más la marcha del vasallaje. Estos siervos quieren seguir siendo siervos. No hablamos de esclavitud sino de servidumbre voluntaria; es el fundamento de las sociedades cerradas y totalitarias.

A los jueces del TSJC, dicho llanamente, les gusta vivir arrastrándose ante los nuevos amos. ¿Por qué iba a ser esta gente menos que Rodríguez Zapatero? Los nacionalistas y los socialistas catalanes actúan, desde hace tiempo, como si Cataluña fuera un estado independiente, y para ello han contado con la colaboración imprescindible de Rodríguez Zapatero, ¿por qué no justificar que el TSJC promociona no sólo el desacato de la Generalidad sino la independencia de Cataluña? El TSJC, en fin, con esta suspensión de ejecución de sentencia se pone al servicio de los nacionalistas e impide que se satisfaga la demanda de los ciudadanos de escolarizar a sus hijos en castellano o español.

Hacia un verdadero regeneracionismo de indignados
http://alfonsodelavega.com/   16 Septiembre 2011

Parece que se mueve algo además de las ratas que buscan un lugar donde acomodarse en las listas cerradas, bloquedas y blindadas por si acaso en algún momento vuelve a funcionar la Justicia y las fechorías perpetradas por ciertos protagonistas del Régimen no quedan impunes.

En 30 de setiembre se va a celebrar el I Congreso de la sociedad civil que, según sus promotores, está impulsado por dos millones de personas pertenecientes a sesenta asociaciones cívicas. Destaca entre ellos la personalidad de Don Mario Conde, uno de los talentos más notables de la segunda mitad del siglo XX en España. Uno de esos gallegos esclarecidos que a veces ofrece Galicia, lástima que fuera expulsado extramuros, como Curros Enríquez, por un sistema con vocación de burla, humillación y abuso de la llamada, no sin evidente exageración, ciudadanía y que pone en evidente riesgo la continuidad histórica de España.

No sabemos qué pasará, ni si existe alguna remota esperanza de superar el desastre espiritual, cultural, social, económico, ecológico, financiero e institucional en el que chapoteamos provocado en gran parte por una clase política lamentable, inútil, corrupta que o bien pretende acabar con la vieja nación española o, al menos, no se opone a ello.

Parece que ninguna solución cabe esperar de los mismos políticos que están destruyendo España o que, cuando han podido no se han atrevido por cobardía o docilidad a ciertas consignas institucionales, a enfrentarse a los problemas causados en buena medida por el parasitismo de esa casta política egoísta, embrutecida, autista, soberbia, amparada en un sistema constitucional incoherente, inestable, insostenible, en la falta de la independencia de la Justicia y de verdadera libertad de prensa.

En el Manifiesto entregado a la prensa se propugna la educación. Es la misma sabia tradición humanista que desde nuestro siglo de oro se preocupa no solo por los sistemas políticos sino por los hombres que los crean, los perfeccionan y mantienen. Se trata, como en todo lo que tiene que ver con el saber de buscar restablecer una cierta aristocracia del mérito, sin la cual ningún sistema político ni civilización puede sobrevivir en el tiempo.

La más eficaz manera de degradar a la condición de esclavos, piezas ciegas de un sistema despótico, es con la amputación de la dimensión sagrada del hombre. Para ello es preciso restaurar una espiritualidad humanista, no confesional, libre de las ingerencias e intereses patrimoniales de ninguna religión positiva.

Otras tareas urgentes citadas son posibilitar reales cauces de participación ciudadana en la Política, usurpada hoy por la partidocracia del Régimen y por la degradación de la Justicia.

Desde una de estas naciones, nacionalidades, regiones, regionalidades o lo que sea ahora Galicia, nos tememos que la crisis nunca tendrá solución mientras se mantenga el actual tinglado autonómico con toda su comedura de coco. Con la educación en manos de los nacionalistas y la comunicación en la ruinosa telegaita.

Bienvenida sea la España de las ideas, de la sociedad civil abierta frente a la España embrutecida por los intereses de la casta política que padecemos.

Cataluña
La hora del poder judicial
Antonio Robles Libertad Digital  16 Septiembre 2011

El martes quedó patente en el Congreso de los Diputados que el problema de España no son los nacionalistas, sino el PSOE, y por extensión, la desidia demostrada por esta generación de españoles "capaos" por el miedo al fantasma del franquismo, que somos incapaces de preocuparnos por lo común de tanto preocuparnos por "lo propio".

Los nacionalistas debían revalidar la mentira sostenida durante estos últimos veinte años sobre la constitucionalidad de la inmersión, y el PSOE se la ha firmado en el Congreso. No sé si por complicidad, por estupidez o por las dos cosas a la vez.

En el apartado e) de la enmienda presentada por ERC y CiU, y apoyada también por PSOE, IU e ICV, recurren al fundamento jurídico de la sentencia del TC 337/1994 para falsearlo y utilizarlo como aval constitucional de la inmersión. Torticeramente se extrae y se elimina el apéndice: "siempre que ello no determine la exclusión del castellano como lengua docente", así como la provisionalidad temporal a un mayor apoyo al catalán en aras de su normalización. Si mal está que el legislativo desprecie la separación de poderes y el partido que gobierna España vote contra su lengua común, es de trileros legislativos manipular el texto del Constitucional. Así dejaron y votaron el apartado e) en el Congreso de los Diputados: "de acuerdo con lo dicho reiteradamente por el Tribunal Constitucional, es plenamente legítimo que el catalán sea el ‘centro de gravedad’ en la escuela catalana, sin exclusión del castellano, de forma que se garantice su conocimiento y uso en Catalunya". Reparen en el texto real de la sentencia del TC 337/1994: "Al igual que es legítimo que el catalán, en atención al objeto de la normalización lingüística en Cataluña, sea el centro de gravedad de este modelo de bilingüismo, siempre que ello no determine la exclusión del castellano como lengua docente de forma que quede garantizado su conocimiento y uso en el territorio de la Comunidad Autónoma".

Es precisamente la cuestión en conflicto la que se elimina de la moción aprobada en el Congreso, es decir, la legitimidad del castellano como lengua vehicular o docente, y no la garantía del conocimiento de ambas al final de la etapa educativa que nadie cuestiona; y la que permite una vez más repetir las mentiras sobre la constitucionalidad de la inmersión en las portadas de la prensa afín en Cataluña. La Vanguardia: "El Congreso respalda la inmersión escolar en catalán"; El Punt Avui: "El Congreso avala la inmersión". Suficiente para seguir con el dominio mediático de la sociedad catalán, e incumplir el auto del TSJC con el fervor de la tribu.

A sabiendas que la mentira está interiorizada, confunden a propósito "conjunción lingüística" que es el modelo avalado por el TC y que consagra como vehiculares a las dos lenguas sin que ninguna de ellas sea exclusiva ni excluyente, con "la inmersión", modelo que excluye al castellano como lengua docente, modelo claramente rechazado desde la sentencia 337/1994, pero camuflado con mentiras y complicidades gubernamentales desde entonces.

En ese carrusel de caraduras, trileros y golpistas legislativos en que se ha convertido todo lo que rodea a la polémica, Duran i Lleida declaraba en esRadio: "la Constitución avala ese sistema [la inmersión]; porque políticamente está avalado por la Unión Europea; y científicamente por Unesco". Ni el TC ha avalado nunca la inmersión, ni la Unión Europea ha sostenido que el castellano debe ser excluido como lengua vehicular, ni la UNESCO ha dicho ninguna otra cosa distinta a lo sentenciado en 1951: "Es axiomático que el mejor medio para enseñar a un niño es la lengua materna", esa que precisamente el nacionalismo exigió tanto y consideró imprescindible para lograr una buena educación y el respeto a los derechos humanos. Hay que ser caradura y sinvergüenza para mentir con tanto descaro. Y después va de meapilas y catolicón. Supongo que a imagen y semejanza de Monseñor Sistach.

Ha llegado la hora del poder judicial. Sin estridencias ni aspavientos, forman parte de los fundamentos del Estado Democrático y tienen la legitimidad para poner en su sitio a estos sinvergüenzas que han tomado la ley en vano. No puede ser que mientras los ciudadanos corrientes y molientes hemos de cumplir a rajatabla las leyes y las sentencias de los tribunales, los políticos tribales que nos dirigen y a los que les pagamos se la pasen por el 23-F.

De momento han empezado mal (TSJC). Acaban de suspender de oficio el plazo de dos meses para que la Generalidad normalice al castellano como lengua vehicular en espera de la resolución del recurso de ésta.

La pena de Bélgica
Tras un año y medio de administración en el aire, Bélgica no ha perecido.
Ignacio Peyró www.gaceta.es  16 Septiembre 2011

La incomodidad de la identidad belga es constatable en sus mismos prohombres, todos ellos –de Michaux a Folon, de Magritte a Simenon o Hergé– partícipes de una misma tendencia a la huida, sea por los vericuetos de la mente, sea poniendo directamente tierra de por medio. Quizá ese malestar sea lo propio de un país cuyo mayor elogio –el emotivo Le plat pays, de Jacques Brel– parece más bien un reproche, y cuya gran novela nacional lleva como título nada menos que La pena de Bélgica, pieza magistral de Ugo Claus. Una presencia tan intensa en la sensibilidad contemporánea como es Charles Baudelaire cargó de modo atroz contra el viejo “Estado tapón”, alimentando así su mala prensa de leyenda: su libro lleva el título atroz de ¡Pobre Bélgica!, y sus invectivas –de la rapiña colonial a la inferioridad frente al omnipotente vecino francés– son de una crueldad irreproducible. En fin, en otra novela, Una danza para la música del tiempo, el personaje principal es consciente de que ha llegado a Bélgica cuando una pelea entre dos belgas le hace despertar en el coche cama.

Sin duda, esa reciedumbre en la sangre es una constante entre los belgas: así lo escribe –fortissimi sunt Belgae, “los belgas son los más aguerridos de todos”– el Julio César de nuestro Bachillerato al tratar sobre los pueblos de la Galia. Valones y flamencos, flamencos y valones: la fracción es tan intensa que el escritor Anthony Powell trazaría todavía otra línea divisoria entre sus habitantes, entre demacrados tipos Memling y mofletudos tipos Teniers. A modo de compensación, el mismo Powell también observó que los belgas, al menos, nunca han tenido esa voluntad de causar buena impresión que suelen tener las naciones pequeñas. Claro que es tradición seguir la vieja recomendación de que, a la hora de analizar la situación de los belgas, lo mejor es no preocuparse por lo que los unos dicen de los otros. Es sabio consejo en un país de dos regiones hostilmente antagónicas –Flandes y Valonia–, con un esqueje alemán y una ciudad como Bruselas, a la que todas las banderas del mundo no le quitan su delicioso aire de provincias.

Precisamente entre los intentos de rearmar desde la sentimentalidad una noción de Bélgica como nación de todos los belgas, Christopher Gérard, en Aux armes de Bruxelles –nombre asimismo de uno de los restaurantes bruselenses más típicos– lamenta lo mal conocido que es el país, “incluso por sus propios habitantes”. En ese rearme sentimental tan infructuoso están presentes hasta los nombres de las grandes calles bruselenses, todos alusivos a abstracciones de corte unitivo y monárquico, del Trono al Cincuentenario o la Regencia.

Ese es un esfuerzo también visible en la prodigalidad incomparable de los llamados “reyes de los belgas” a la hora de repartir títulos de nobleza –Mortier, director de nuestro Teatro Real, es barón– a fin de seducir voluntades en pro de la causa nacional. Pero esa tinta malva que usa la casa real belga, ya tan típica como los mejillones con patatas fritas o la cerveza de abadía, apenas logra ocultar el hecho de que las manifestaciones a favor de una Bélgica común a flamencos y valones no consiguen convocar ya ni a un puñado de entusiastas.

Como país, Bélgica ha venido siendo escenario de privilegio y laboratorio de pruebas del poder articulatorio de una monarquía constitucional que ha tenido hombres de la talla del venerado Balduino y que, sin embargo, ha constatado una y otra vez aquella verdad –”Sire, hay flamencos y valones, pero no hay belgas”– que tuvo que oír otro monarca. Un ejemplo de hoy: si en el primer tercio del XIX, la ópera La muda de Portici fue responsable de detonar la revolución que hizo posible Bélgica, apenas semanas atrás una nueva representación de dicha pieza ha tenido que migrar a París para poder llevarse a cabo. En los últimos años, con el conflicto lingüístico enquistado ante todo en el multiproblemático distrito Bruselas-Halle-Vilvoorde, los flamencos prefieren recurrir al inglés o al español para entenderse con los turistas.

Durante un tiempo fue de uso común afirmar que la corrupción administrativa –como en países más sureños– servía para unir no poco de lo que quedara del país. Véase, de hecho, que tras un año y medio de administración en el aire, lo cierto es que Bélgica no ha perecido. El análisis más preciso radica en que entre los belgas ha habido políticos de cintura excepcional, e incluso tipos tan astutos como un Van Rompuy que alivió en buena medida las tensiones y que ahora se maneja como puede en la crisis institucional y económica de la Unión Europea. El papel de negociador a la hora de desbloquear el tapón gubernamental belga le ha correspondido ahora al perfil, tan oblicuo, de Elio di Rupo. Eso, de momento, en poco tranquiliza a una opinión pública europea que ve un recrudecer de las ofensivas nacionalistas y lingüísticas, de Bélgica a España. Es la paradoja de que la capital de Europa, Bruselas, pueda dejar de ser capital de aquel Estado nación que más solidaridades convocó en todo el continente cuando –con “la violación de Bélgica” en la Segunda Guerra Mundial– Hitler tomó un país que ahora puede desaparecer sin necesidad de terceros.

*Ignacio Peyró es periodista.

Cataluña
El PP considera “un éxito” la inmersión lingüística obligatoria y asegura que “no toca” hablar de ello
El candidato ‘popular’ por Barcelona anuncia que la prohibición del español como lengua vehicular escolar “no es una prioridad” para la campaña electoral y “no es una competencia que radique en el Congreso de Diputados y sobre la que el Gobierno del Estado tenga que tomar decisiones”.
Redacción www.vozbcn.com  16 Septiembre 2011

Jorge Fernández Díaz, candidato del PP por Barcelona en las próximas elecciones generales, y uno de los colaboradores más cercanos del presidente del partido, Mariano Rajoy, ha alabado este viernes la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán que hace décadas se aplica en los colegios públicos de Cataluña, a pesar de las múltiples sentencias que establecen que el castellano también ha de ser lengua vehicular.

En una entrevista para TV3, Fernández Díaz, ha subrayado que la inmersión obligatoria “en esta campaña para las generales, no es una prioridad”. Según el dirigente popular, “la política lingüística se fija en el Parlamento [autonómico] de Cataluña y el Gobierno de la Generalidad de Cataluña; no es una competencia que radique en el Congreso de Diputados y sobre la que el Gobierno del Estado tenga que tomar decisiones“.

La prohibición del español en las escuelas “no es una prioridad” para el PP
“Es el Gobierno de la Generalidad y el Parlamento [autonómico] de Cataluña el competente para tratar de la política lingüística”, ha insistido, y ha asegurado que “no es una prioridad porque no estamos ante unas elecciones al Parlamento [autonómico] de Cataluña, sino de unas elecciones generales”. “En estos momentos, esto no será un eje de mi campaña porque no es el momento, como diría el [ex] presidente [autonómico] Pujol, no toca en estas elecciones hablar de inmersión lingüística“, ha añadido.

Además, Fernández Díaz, hermano del líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona y vicepresidente primero de la Diputación de Barcelona, ha considerado que la inmersión, “como técnica de aprendizaje de un idioma, es una técnica extraordinaria“, que él mismo utilizaría si tuviese que aprender alemán o chino, por ejemplo.

La inmersión obligatoria “ha sido un éxito”
“Treinta años después de una política de aprendizaje basada en la técnica de la inmersión, podemos decir que el balance de la inmersión, sin duda, ha sido un balance exitoso. Porque, hoy en día, gracias a dios, el catalán es una lengua con gran vitalidad, es una lengua bastante conocida por toda Cataluña y de un uso social desigual, según los ámbitos, pero es una lengua conocida”, ha subrayado.

El dirigente popular ha matizado que, la inmersión obligatoria, “como toda técnica, tiene sus límites: los límites legales correspondientes, y esto le corresponde, en lo que se refiere a hacer las leyes, al Parlamento [autonómico], y en lo referido a la interpretación de las mismas leyes, a los tribunales de justicia. Y, después, defender los derechos de las personas y los derechos y libertades individuales”.

“Treinta años después de una política lingüística basada en la técnica de la inmersión, que ha sido un éxito, que ha sido un éxito, tengo que decir que tal vez es el momento de abrir una nueva etapa, abrir una reflexión, no una confrontación, para, teniendo en cuenta cómo ha cambiado el mundo y la sociedad catalana en particular en estos treinta años, no sería conveniente continuar con la técnica de la inmersión con el catalán como lengua vehicular pero también, para que no hubiesen problemas, en castellano y, sobre todo, en inglés”, ha concluido.

España
Lecciones de catalanidad
Redacción www.vozbcn.com  16 Septiembre 2011

Dolors Montserrat, congresista y edil del PP en San Sadurní de Noya (Barcelona), en su intervención parlamentaria este martes durante el debate de una propuesta pactada por el PSOE, CiU, ERC e ICV-EUiA que respalda el modelo de inmersión lingüística de la Generalidad, en contra de lo que han dictado los tribunales, y en respuesta a Joan Ridao, portavoz de ERC en el Congreso, que había asegurado que el PP quiere “exterminar” la lengua catalana:

“[...] Señor Ridao, en un debate parlamentario no se deben hacer referencias personales, pero hay cosas inaceptables. Como diputada del Partido Popular, como concejal de Sant Sadurní de Noya, como persona que pienso y siento en catalán, es ofensivo para mi partido y para mi persona las barbaridades que usted ha dicho de que queremos exterminar el catalán y que queremos dividir las aulas… No le quepa la menor duda de que si esto que usted dice fuera cierto no estaría en el Partido Popular, porque no puedo ir contra lo que soy. No. Si fuera contra Cataluña iría contra mí misma, contra mi persona, contra mi ser. Y no se vale, todo no se vale, por cuatro votos, por un puñado de votos. [Aplausos]

Lecciones de catalanidad no las acepto ni de usted ni de nadie. Tenemos una ministra [Carme Chacón] que por la mañana pasa revista a las tropas españolas y por la tarde se declara nacionalista catalana. Solo pido coherencia en el debate. [Aplausos] Simplemente, ustedes y nosotros tenemos una idea diferente de Cataluña, la nuestra es integradora y firmemente comprometida con España y la suya es independentista y excluyente de España. [Aplausos]“.

EN PALAMÓS
La otra cara del PP: un concejal ‘popular’ vota a favor de la inmersión lingüística
 Minuto Digital  16 Septiembre 2011

El concejal del Partido Popular en Palamós, Ricardo Fontanet, votó a favor de la moción de apoyo a la inmersión linguística en el pleno del martes por la noche.

“El catalán es nuestra lengua, del PP de Palamós. Somos Palamós y somos catalanes. La utilizamos siempre “, afirmó en el pleno Fontanet, ante el asombro de más de un concejal.

El portavoz de Esquerra, Dani Reixach, aplaudió el posicionamiento de Fontanet. “Si todos los del PP fueran como usted, ahora no discutiríamos eso. Gracias por su valentía “, dijo Reixach, que añadió, “quizá se ha equivocado de partido “.

Fontanet, que dice que no abandonará el PP porque comulga “con el 99,9% de su ideario”, ha añadido que “la mayoría de los concejales del PP son catalanes y hablan catalán”. Por este motivo cree que habría más electos que votarían a favor de la inmersión, pero que no lo hacen por “miedo a la discrepancia”. “No rectifico, me ratifico porque creo que he hecho lo que tenía que hacer”, ha remarcado.

LA REACCIÓN DE OTROS CONCEJALES DEL PP
El catalán debe seguir siendo lengua vehicular, pero el castellano, también. Hay que acatar la resolución
MANEL ESCOBAR
CONCEJAL DE ROSAS
Desconozco el caso de Palamós, pero hay que exigir respeto a las resoluciones judiciales
MARIA ÁNGELES OLMEDO
CONCEJALA DE FIGUERES
Ahora mismo no votaría ni a favor ni en contra, me abstendré por la manipulación que veo “
JOAN PONS
CONCEJAL DE CALONGE
En catalán en primer lugar y después en castellano, pero siempre en igualdad de condiciones
JÚLIA SALA
CONCEJALA DE OLOT
Respeto lo que ha hecho Fontanet en Palamós. Yo ya me pronunciaré en el pleno cuando toque
LAURA GALIANA
CONCEJALA DE PALAFRUGELL
Soy partidario de que el catalán esté presente en la educación, pero apuesto por el bilingüismo
PETER KOSIDLO
CONCEJAL DE CASTELL-PLATJA D’ARO
No apoyaré a ninguno moción. Los idiomas vehiculares serán el catalán y el castellano en la misma medida
ENRIQUE MARTÍNEZ
CONCEJAL DE LLORET DE MAR
En el PP todo el mundo es libre, yo votaré contra la moción, no porque me lo diga el partido sino porque lo creo “
ANDRÉS NAVARRETE
CONCEJAL DE TORROELLA DE MONTGRÍ


******************* Sección "bilingüe" ***********************

La hipocresía lingüística
Francesc de Carreras La Vanguardia  16 Septiembre 2011

Catedrático de Derecho Constitucional de la UAB

Quien conoce poco la Catalunya política no suele entender lo que aquí sucede cada año en torno al 11 de septiembre, nuestra fiesta nacional. En los días previos el ambiente se caldea, siempre hay alguna excusa para el victimismo. En la Diada la emoción sube de tono: estamos al borde de la independencia. Trascurridos unos días todo se medio olvida y la Catalunya política y mediática deja de sobreactuar, se alcanza un clima de precaria tranquilidad hasta encontrar otra ocasión para escenificar de nuevo el tantas veces anunciado "choque de trenes". Entre la gente de la calle, gracias a Dios, reina la calma, a lo más se habla de Mourinho, el placebo hoy más de moda.

El tema estrella del año pasado fue la "agresión"del Tribunal Constitucional contra el Estatut; este año le ha tocado al Tribunal Superior de Justícia de Catalunya. Para los nacionalistas, el derecho, las normas jurídicas, son un mero instrumento para lograr sus fines, no el marco en el que estos pueden alcanzarse. Como no han comprendido, o no quieren comprender, el significado del Estado de derecho, sólo respetan la ley si les da la razón. Por eso los jueces son molestos: a veces les hacen cumplir las leyes.

Pues bien, el Tribunal Superior catalán ha dictado un auto que establece un plazo de dos meses para que las autoridades educativas de la Generalitat cumplan unas sentencias del Tribunal Supremo que, en aplicación de la Constitución, recordaban que las lenguas vehiculares de la enseñanza son el catalán y el castellano. En realidad, lo que reconocen las sentencias es que la legislación catalana, desde hace muchos años, vulnera la Constitución.

Hasta la aprobación del Estatut del 2006 este reconocimiento no fue posible porque se había logrado, gracias a la astucia de Jordi Pujol, que tal legislación nunca fuera enjuiciada por el Constitucional. El error estratégico de los nacionalistas fue incorporar esta legislación al texto del nuevo Estatut sabiendo que el asunto acabaría siendo resuelto por dicho tribunal. Este, en su sentencia del año pasado, se limitó a aplicar la doctrina que ya había establecido la STC 337 de 23 de diciembre de 1994: en la enseñanza primaria y secundaria tanto el catalán como el castellano deben ser lenguas vehiculares, es decir, lenguas en las que se imparte la docencia.

Hasta ahora era opinión común entre los políticos y los medios de comunicación catalanes que esta sentencia 337/1994 establecía que la "política de inmersión" –expresión generalizada, aunque incorrecta, de que la única lengua vehicular de la enseñanza es el catalán– había sido declarada conforme a la Constitución. Ello no era cierto en absoluto, la sentencia decía precisamente lo contrario, bastaba con leerla para saberlo. Naturalmente, muchos de los que así se expresaban no la habían leído. Pero otros sí la habían leído y callaban. Por esto Jordi Pujol movió cielos y tierra, es decir, Gobierno y oposición, para que el Defensor del Pueblo no interpusiera un recurso de inconstitucionalidad contra la ley catalana de Política Lingüística de 1998: sabía que el TC la declararía en este punto inconstitucional. Los redactores del nuevo Estatut no fueron tan inteligentes. La STC del año pasado dejó claro que catalán y castellano son lenguas vehiculares, algo que, por otro lado, es moneda corriente en muchos centros de enseñanza de Catalunya.

Y ahí está, a mi modo de ver, el aspecto más escandaloso del asunto: una cosa es la ley y otra la práctica; la Catalunya oficial, una vez más, no se corresponde con la real, vivimos en un país de ficciones y apariencias. Porque la realidad es que quien busca, y tiene dinero, encuentra: en muchos colegios catalanes privados y concertados las lenguas vehiculares son catalán, castellano y una lengua extranjera. E incluso en algunos colegios e institutos públicos, debido a la sensatez y sentido de la responsabilidad de sus profesores, también se imparten clases en castellano. Todo el mundo lo sabe pero la Catalunya oficial lo oculta y la emprende contra los tribunales para hacerse la víctima de una España opresora.

Entren, por ejemplo, en la web del colegio Aula, uno de los más prestigiosos de Barcelona, fundado y dirigido por el eminente pedagogo Pere Ribera, fallecido en el 2009, al que se le otorgó la Creu de Sant Jordi en 1992 y en el que estudiaron tanto Artur Mas como sus hijos. De forma clara allí se dice que en esta escuela el catalán y el castellano son lenguas vehiculares desde la más tierna infancia y que, más adelante, también lo son el francés y el inglés. Es un ejemplo, hay muchos más, todos los sabemos.

La "política de inmersión" (sic) como norma general es, pues, una pura hipocresía: se aplica cuando conviene y por ello es discriminatoria. Quienes tienen recursos económicos suficientes pueden encontrar colegios bilingües o trilingües, y además mandan después a sus hijos al extranjero. Quienes no los tienen están obligados a estudiar en catalán como única lengua vehicular. A quienes critican esta política se les tacha de anticatalanes, pero a quienes muy sabiamente la incumplen se les concede la Creu de Sant Jordi.

Apaga y vámonos
La Justicia no es independiente; los políticos son corruptos y los que no, cobardes.
Ketty Garat www.gaceta.es  16 Septiembre 2011

Cuando ayer Carlos Dívar, se congratulaba porque los juicios pendientes se hayan reducido hasta los 24.225, no pude evitar la siguiente reflexión. El ideal de una sociedad sería esa en la que sus ciudadanos no tuvieran que recurrir a los jueces para disfrutar de sus libertades y derechos fundamentales. Pero no es menos cierto que la Justicia ideal no es la que carece de litigios –una utopía–, sino aquella que los resuelve. Y en el menor tiempo posible. Ayer, en la apertura del año judicial, quedó de manifiesto el histórico enfrentamiento que acarrean Tribunal Constitucional y Tribunal Supremo. Se vio con Bildu y ahora con la inmersión catalana. Dívar recordó al Constitucional y a “las instituciones públicas” que las “sentencias firmes del Supremo “deben ser respetadas”. Durante el acto, conocimos la suspensión del plazo que daba el TSJC a la Generalitat y, gracias al amable Fernando de Rosa, conocí a Miguel Ángel Gimeno, presidente del TSJC. Me aseguró que la decisión “es procedimental y no afecta al fondo del asunto”. Pero, como siempre, los corrillos dan otra perspectiva. No sólo hay quien defiende, como Chacón, que los tribunales no deben legislar, sino que algunos sostienen que esta supuesta marcha atrás es un intento de dilatarlo hasta el 20-N porque Rajoy, como presidente, no querrá tener a mal a CiU. En resumen, que la sentencia podría no ejecutarse nunca.

Y me acuerdo de Consuelo, la madre que presentó el recurso ante el TS: “Si después de todo me dicen que no, hago las maletas y me marcho”. Y tras ver el ultraje terrorista de Alsasua, me acuerdo de Ana Iríbar, la viuda de Gregorio Ordóñez: “Si estos son demócratas, yo me borro”. Y pide Rosa Díez reformar el Código Penal para inhabilitar a los políticos que incumplan la Ley. ¿Para qué? ¿Para que no se cumpla? La verdad duele y esta es que la Justicia no es independiente. Los políticos son corruptos y los que no, cobardes. Perdonen el pesimismo, pero realmente dan ganas de decirlo: apaga y vámonos.

*Ketty Garat es periodista.


El siniestro carnaval de Bildu
Editorial www.gaceta.es  16 Septiembre 2011

Desde que Bildu ha accedido al poder en diversas instituciones vascas y navarras, no ha cesado un solo día en su empeño de burlar la ley.

Desde que Bildu ha accedido al poder en diversas instituciones vascas y navarras, no ha cesado un solo día en su empeño de burlar la ley para establecer un régimen político al margen de cualquier control que no sea el de ETA, y someter, empleando toda clase de recursos, a una férrea dictadura cultural y simbólica a las poblaciones en las que gobierna para desgracia de la libertad política y escarnio de cualquier atisbo de pluralismo y libertad personal.
El aberrante teatrillo escenificado días atrás en la localidad Navarra de Alsasua no puede considerarse simplemente como un divertimento de mal gusto, que lo es, porque es, también y clarísimamente, un paso más en esa tarea de deslegitimación del Estado que, tras la infausta legalización de Bildu, se está llevando a cabo usando los medios y los caudales que el mismo Estado les proporciona.

Quienes siempre hemos sostenido que la legalización de este grupo constituyó un error político de enorme alcance, no podemos consolarnos pensando en que tuvimos razón, porque el conjunto de actos y manifestaciones que estos sujetos están protagonizando sobrepasa en mucho lo que una sociedad que no sea masoquista puede soportar. No basta tampoco con afirmar, faltaría más, que ni uno solo de los soldados de España van a abandonar ese territorio. Hay que revisar con lupa cada uno de estos actos y aplicar diligentemente la ley. La cobardía y la aparente indiferencia de las instituciones democráticas se puede convertir en un acicate para que estos elementos continúen en su escalada agresiva y en una muestra desoladora de falta de dejación para cuantos tienen que soportar las actuaciones de estos payasos, metidos a políticos por la candorosa ingenuidad, si es que no ha sido algo mucho peor, de una sentencia gravemente desafortunada.

Está muy bien que el Gobierno navarro proteste de manera oficial de los actos de Alsasua, pero si se queda todo en una protesta lo que haremos es certificar que lo que hacen no nos gusta, cuando lo que hay que impedir es que, con recursos que pagamos entre todos y no sólo sus militantes, se burlen de las instituciones, de la libertad, de la democracia, de las fuerzas armadas, de las fuerzas de seguridad, de los símbolos nacionales y de la persona del Rey. No se trata de que no nos guste, sino de que no se puede consentir que instituciones públicas apadrinen y promuevan tratamientos vejatorios. Y no podemos ponernos una venda en los ojos para dejar de advertir que todo eso, como la quema de la bandera nacional y de un retrato del Rey en la Diada catalana, constituyen agresiones programadas a las que hay que poner freno para que los españoles podamos seguir viviendo en libertad.

Los hechos de Alsasua dejan la evidencia de que Bildu está desarrollando un plan de agitación, bajo la batuta de ETA, al que hay que poner coto. Para ello, lo primero que debiera pasar es que no se cometiese error sobre error legalizando a Sortu, pero eso tampoco basta.

Es necesario que el Gobierno establezca un plan de acción que garantice el pleno respeto a los símbolos e instituciones de la democracia y de la patria, y a la persona del Rey, en todo el territorio nacional. No hay excusa para no hacerlo cuanto antes. Junto a la crisis económica, este desafío constituye una gravísima amenaza a nuestro futuro y hay que actuar sin falsas excusas. El Gobierno, que no ha dudado en reformar la Constitución por necesidades económicas, no puede contentarse con mirar a otra parte, porque, tampoco en este caso, sus previsiones sobre el escenario están siendo las que imaginaron.

Las obsesiones de Lobeira
alfredo aycart ABC Galicia  16 Septiembre 2011

A medida que se reduce su papel político por la defección ciudadana, el BNG tiende a reforzar sus posturas radicales, en un movimiento retrógrado e involucionista que retroalimenta su alejamiento de la sociedad a un ritmo cada vez más acelerado. La actual dirección es radicalismo en estado puro y tiene en el patetismo dialéctico de Bieito Lobeira uno de sus portavoces más representativos.

Cada vez que abre la boca con su peculiar agresividad, o firma una de esas ridículas iniciativas parlamentarias para excluir el español de Galicia, Bieito Lobeira hace perder unas cuantas decenas de los mermados votos de su coalición, que no son más por el escaso eco que encuentran unas mociones que serían despreciadas como irrisorias si no estuviesen impregnadas del más rancio totalitarismo. En la medida en que pretende impulsar su mensaje dictatorial, resulta incomprensible la obsesión del nacionalsocialista por acallar a ABC. Se trata sin duda del periódico que con más amplitud detalla sus actitudes y comportamientos, para solaz de sus lectores gallegos, que han duplicado su difusión en la Comunidad en sólo cuatro años.

Ya es conocido que al talibán le resulta extremadamente difícil articular un discurso basado en la realidad. Atribuye al actual Gobierno gallego el mismo tipo de comportamiento que llevó al bipartito social-nacionalista a primar entidades tan marginales como la Mesa por la Normalización Lingüística con millonarias subvenciones para fines injustificados.

Y no es cierto. ABC no ha firmado ningún convenio con la Xunta en materia de normalización lingüística, pese que, como saben sus lectores, mantiene una página diaria redactada en la bella lengua que enriquece la cultura de esta comunidad española. Lo hace ahora y lo hizo, también sin respaldo institucional, mientras el bipartito repartía decenas de millones a diferentes medios de la comunidad, aunque bien es cierto que dejó muchas de esas facturas sin pagar.

Pero lo de menos son ciertamente sus mentiras. Son tan gruesas que le retratan en su zafiedad. El problema del pobre Bieito Lobeira es que el sistema dictatorial en el que se sentiría cómodo, el régimen arbitrario de Corea del Norte, porque ni siquiera los totalitarismos de Cuba o Venezuela llenarían sus apetencias, tiene escasas posibilidades de repetirse en Galicia. Ahí le duele.

No es probable siquiera que consiga con sus diatribas acobardar a la Xunta para que reduzca aún más la inversión que realiza en ABC, el diario nacional que mejor refleja los intereses de Galicia, y que lo seguirá haciendo, animado por los torpes exabruptos de los necios.

Conflicto
Gloria Lago (Galicia Bilingüe):
'La imposición lingüística en Cataluña es casi la misma que en Galicia'

HÉCTOR SALAZAR www.lavozlibre.com  16 Septiembre 2011

Madrid.- Cinco plataformas de defensa de la libertad lingüística han decidido unirse para hacer un frente común contra lo que consideran "una marginación del español, la lengua de todos". Para ello han presentado una ley que, de una vez por todas, solucione un problema que afecta a varias autonomías españolas. Gloria Lago, lucha, desde Galicia Bilingüe, asociación que preside, por que los padres puedan elegir en libertad la lengua en la que quieren que estudien sus hijos.

.- ¿Cuándo surgió la idea de unir a varias plataformas para hacer un frente común ante la imposición lingüística?
.- Esto es una inactiva que hemos planteado cinco asociaciones [Galicia Bilingüe, Fundación Círculo Balear, Plataforma Valenciana por la Libertad Lingüística, Asociación por la Tolerancia-Cataluña y Libertad de Elección Lingüística-País Vasco], que habíamos colaborado conjuntamente y nos pasábamos información, luchando por la libertad de elección de lengua. A partir de ahora, el que quiera sumar será bienvenido. Cualquier fundación, organización o partido político, que le parezca bien lo que estamos haciendo, nos parecerá muy bien que se sume. Lo mejor es que seamos los máximos posibles.

.- ¿Cuántas firmas han acumulado en estos primeros días desde que está operativa la página web http://unaleyparatodos.com/?
.- No hemos tenido tiempo de consultarlo. No hemos parado de atender a los medios. No obstante, iremos informando puntualmente. Seguramente en un mes tendremos los primeros datos de adhesiones.

.- La Generalitat de Cataluña ha dicho en numerosas ocasiones que no piensa cumplir las sentencias judiciales. ¿Creen que se cumplirán estas amenazas?
.- Dependerá de lo que el Gobierno central quiera hacer. El Estado tiene recursos para obligar a cumplir una ley o por lo menos para tomar las medidas oportunas ejemplarizantes para la persona física o jurídica que se salta la Ley cargue con las consecuencias de su actuación, aunque sea un funcionario o autoridad. Se supone que estamos en un estado de derecho, algún mecanismo habrá para hacer cumplir las leyes.

.- Si al final la Generalitat cumple con su amenaza. ¿Qué medida debería tomar el actual Gobierno o el que salga de las próximas elecciones?
.- Hay quien apunta a que Artur Mas debería ser inhabilitado. Está claro, que al final, aunque las autonomías tengan un gran margen de maniobra, el Estado tiene que estar por encima de eso.

.- Existen voces que piden aplicar directamente el artículo número 155 de la Constitución y suspender la autonomía de Cataluña si finalmente se produce el desacato a la Justicia.
.- No creo que eso sea lo más adecuado. Creo que si el Gobierno quiere que se cumplan las sentencias judiciales lo puede conseguir. Los partidos políticos tienen los mecanismos suficientes para presionar y consensuar para que así sea.

.- ¿Cómo valoran la actitud del Partido Socialista Obrero Español en lo referente a la imposición lingüística durante los últimos días?
.- Si hablamos en concreto de Alfredo Pérez Rubalcaba, el candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, no me puedo creer que una persona inteligente y formada esté de acuerdo con la inmersión lingüística.

.- El drama de la imposición lingüística lleva muchos años sin resolución. Partido Popular y PSOE han tenido amplias mayorías y no han querido abordarlo seriamente. ¿A qué creen que es debido?
.- Durante un tiempo se debió a la pasividad de los propios padres que no nos dábamos cuenta de que nos teníamos que organizar ante un problema tan serio como es el de la imposición lingüística. Los partidos que deberían de ser de ámbito nacional tienen un nacionalismo transversal, que existe tanto en el PSOE como en el PP. El PSC es un partido nacionalista, el Partido Socialista de Galicia tiene grupos nacionalistas dentro. En el Partido Popular ocurre exactamente lo mismo. Hay sectores dentro del PP de Galicia que son nacionalistas. Estos partidos tienen que entender que esto tiene un coste político y de imagen. El señor Bauzá no tiene nada que ver con el señor Feijóo. Bauzá es mucho más coherente y respeta lo prometido a los ciudadanos, al menos en principio. Bauzá eliminó la Secretaría de Política Lingüística, al menos es un gesto.

'EL PRESIDENTE DE LA XUNTA, ALBERTO NÚÑEZ FEIJÓO, ES UN SEÑOR QUE NO TIENE PALABRA'
.- Galicia también vive un problema de imposición lingüística, con la diferencia de que el gobierno autonómico lo ostenta el Partido Popular. ¿Qué diferencias existen en este tema entre Cataluña y Galicia?
.- Galicia está gobernada por un señor que ha demostrado que no tiene palabra. El presidente de Baleares, Bauzá ha sido mucho más respetuoso con sus promesas.

.- ¿Confían en que el presidente de la Xunta cumpla antes de las próximas elecciones autonómicas con su programa electoral? En caso de que no sea así. ¿Qué acciones tienen pensado llevar a cabo?
.- Los gestos hechos hasta ahora no son nada positivos. Tendremos que esperar a ver qué pasa. Eso demostraría que cuando se quieren hacer las cosas se pueden hacer. Núñez Feijóo ni cumple ni ha cumplido. Desde que gobierna los cursos escolares han comenzado con imposición. No ha cambiado nada respecto de lo hecho por el Partido Socialista de Galicia y el BNG. A nivel autonómico lo más que podemos conseguir es pequeños logros y acciones muy concretas. El problema se resuelve en Madrid y es algo que tenemos que arreglar todos juntos. Es necesario puentear a las comunidades autónomas.

.- ¿Qué diferencias existen en lo referente a la imposición lingüísticas entre Cataluña y Galicia?
.- En muchísimos aspectos en nada. En Galicia son tres horas obligatorias en lengua española y en Cataluña son dos. La diferencia está en una o dos asignaturas más que en Galicia se estudian en español.

.- ¿Cuál sería el sistema educativo ideal que debería implantarse a nivel nacional?
.- El que está propuesto en la Ley que hemos hecho pública. Se puede aplicar porque nos hemos encargado de que el apartado referente a la enseñanza se pueda llevar a cabo sólo con un poco de sentido común. Algo similar a lo que se está aplicando en el País Vasco pero sin trampas, bien aplicado.

caso bateragune'
La Audiencia Nacional condena a 10 años a Otegi y Usabiaga por pertenencia a ETA
El tribunal también condena a 8 años de cárcel a Miren Zabaleta, Arkaitz Rodríguez y Sonia Jacinto
EFE | MADRID El Correo  16 Septiembre 2011

La Audiencia Nacional ha condenado hoy al exportavoz de Batasuna Arnaldo Otegi y al exdirigente del sindicato LAB Rafael Díaz Usabiaga a diez años de prisión por un delito de integración en ETA por intentar reconstruir la formación ilegalizada a través del grupo Bateragune.

En la sentencia, la sección cuarta de la Sala de lo Penal también condena a 8 años de cárcel a Miren Zabaleta, Arkaitz Rodríguez y Sonia Jacinto. Además, absuelve a los otros tres procesados, Txelui Moreno, Amaia Esnal y Mañel Serra, para quienes la Fiscalía retiró la acusación durante el juicio.

El tribunal considera acreditado que los cinco formaban parte de un grupo escogido dentro de las filas de la izquierda abertzale que "en plena connivencia y siguiendo las superiores directrices de ETA, en la que se hallaban integrados, diseñaban una estrategia de acumulación de fuerzas soberanistas".

"Papel relevante"
Durante el juicio, el fiscal Vicente González Mota, que solicitaba inicialmente 10 años de cárcel para los ocho acusados, mantuvo su petición de pena para Arnaldo Otegi y Díez Usabiaga, a los que elevó a la categoría de "dirigentes" de ETA por el "papel relevante" que asumieron en Bateragune, que fue definido por varios testigos como "el comité de dirección de la izquierda abertzale".

Además, el representante del Ministerio Público resaltó que ninguno de los dos "ha renunciado a los fines y métodos" de la organización terrorista. También acusó de un delito de integración en organización terrorista tanto a Miren Zabaleta, a la que rebajó la petición de pena de 10 a 9 años de cárcel, como a Arkaitz Rodríguez y Sonia Jacinto, para los que finalmente pidió 8 años de prisión.

La acusación popular, ejercida por la asociación Verde Esperanza-Voces contra el Terrorismo, elevó a definitiva su pertición de 14 años de cárcel contra todos los acusados, al entender que "Bateragune es ETA", según afirmó su abogado, Juan Carlos Rodríguez Segura. Las defensas, por su parte, pidieron la libre absolución de sus representados argumentando que el procedimiento respondía a un "juicio político".


Recortes de Prensa   Página Inicial