AGLI

Recortes de Prensa   Domingo 25  Septiembre 2011

 

El cambio empieza por no escuchar sus promesas, no hacerles caso y explicárselo en la calle.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 25 Septiembre 2011

Resulta simplemente indignante e inadmisible el comportamiento de los dos principales partidos nacionales PP y PSOE. Lejos de mostrar un mínimo de disimulo y de empatía hacia la dramática situación de crisis y el nivel de paro en los que está España, su principal preocupación sigue siendo no perder su cuota de poder. Sin ninguna clase de pudor han sorteado la propia ley electoral que ellos mismos modificaron para limitar el dispendio de la propaganda y se han dedicado durante estos pasados meses a apabullar a la audiencia con anuncios publicitarios y de precampaña, alabando las excelencias de sus candidatos.

Y con ese talante esperan que los ciudadanos estemos convencidos de que ellos nos van a sacar de nuestra penuria y de la quiebra económica y moral a la que han llevado a España. Estos miserables elitistas quieren hacernos creer que los mismos que han llevado a España a este desastre son los que dicen tener la solución para volver a levantarla. Y mientras tanto, ellos se dedican a incumplir sus propias leyes y a derrochar el dinero público de forma escandalosa. Porque no debemos olvidar que los Presupuestos Generales del Estado subvencionan a estos dos partidos de forma muy generosa.

Hay un grupo de ciudadanos que se dicen "indignados", pero no he visto que ninguno denuncie esta nueva farsa y tomadura de pelo. La avaricia por acumular poder y la soberbia de estos líderes no tiene medida. Su empeño es figurar en la Historia, aunque sea a nivel local, como grandes personajes. Desde luego hay algunos como el Alcalde de Madrid Sr. Gallardón, que lo ha conseguido, eso sí, a costa de endeudar a millones de madrileños por décadas. Obras faraónicas cuyo coste está siendo repercutido en los impuestos de los contribuyentes de Madrid, bajo la excusa del "bien común" .

Hoy, el diario El Mundo titula este tema como "PSOE y PP: que ahorren los demás", y eso es inexacto, debería haber dicho "PSOE y PP: convergencia de intereses". Desde su fundación, los dos partidos se han dedicado a esquilmar las arcas públicas, a engordar las Administraciones y a ejercer su poder contaminando todos los resortes del Estado de Derecho. Durante todos los años desde la transición, que algunos quieren llamar democracia, estos dos partidos se han limitado a escenificar una farsa de supuestos enfrentamientos, cuando en lo fundamental han llegado a grandes acuerdos para conseguir una alternancia y perpetuarse.

Esta moneda está amañada y presenta la misma imagen en las dos caras. Mucho han de cambiar las leyes que blindan a estos impresentables y miserables. Una Ley Electoral justa y con listas abiertas. La anulación de subvenciones a los partidos políticos, sindicatos, patronal y organizaciones varias para que se financien de sus propios afiliados. Supresión de competencias repetidas a nivel autonómico en asuntos como Justicia, Sanidad, Educación y Fuerzas de Seguridad. Supresión de las "embajadas" autonómicas y subvenciones de ayudas al exterior. Renovación completa de la Justicia y sus Instituciones para que sea independiente de las influencias y manejos de los partidos políticos y del Gobierno.

España necesita un cambio y no una alternancia. El Sr. Pérez Rubalcaba va diciendo en su propaganda lo de "escuchar, hacer, explicar". Para alguien que solo se escucha a sí mismo, hace todo tipo de actuaciones censurables y condenables y que se abstiene de dar explicaciones sobre los asuntos como el caso Faisán, resulta bastante grotesco. Por el otro lado tenemos al Sr. Rajoy, con su lema de "Empieza el cambio", pero él mismo ya lleva años con su propio cambio desde su derrota en las elecciones del 2004.

Como siempre, los ciudadanos nos veremos forzados a tomar una decisión en la que las dos alternativas son abiertamente rechazables. Ambos mienten, aunque por distintos motivos. El cambio empieza por no escuchar sus falsas promesas,no hacerles caso y explicárselo en la calle

La agonía
Carlos Dávila www.gaceta.es 25 Septiembre 2011

“Hay miedo de que de nuevo Rubalcaba ingenie algún acontecimiento que pueda cambiar la historia de España, son gentes que musitan: ‘No despertéis a la fiera; callaos, que son capaces de todo”.

Díganme ustedes: ¿era preciso esperar hasta el 20 de noviembre para acudir a las urnas? Adelanto esta información: el sonsonete, más que el rumor, que viene corriendo por Madrid desde que allá en julio Zapatero anunció la convocatoria de elecciones, es que el presidente y el que espera serlo, Mariano Rajoy, convinieron en un pacto, más explícito que tácito, la conveniencia de fijar para cuatro meses después –algo insólito en la historia de cualquier nación occidental– los comicios, probablemente una de las citas más trascendentes en la reducida trayectoria de nuestra democracia.
Zapatero ganaba, en su análisis –y desde luego en el de su candidato Rubalcaba– tiempo para asentar el aspirantazgo del hasta entonces su vicepresidente, y Rajoy esperaba que en todo este tiempo el presidente concluyera las reformas impuestas por el eje Berlín-París. Sobre este trueque de intereses se ha venido justificando una convocatoria a tan largo plazo, y lo cierto es que el Partido Popular no ha hecho sangre de tan torpe e inconveniente iniciativa, lo cual apunta hacia este consenso inicial del que luego, con toda seguridad, se han venido arrepintiendo en los órganos de Gobierno del todavía partido más grande de la oposición.

Una pérdida de tiempo
En todo caso, regreso a la pregunta inicial: ¿era necesario someter al país a esta agonía? Esta semana que acaba me confesaba una joven corresponsal de una publicación francesa que si en su país no estuvieran sorprendidos por lo que pasa en general en España, con el solo hecho de que unas elecciones se anticiparan en su fecha con más de cuatro meses de adelanto, bastaría para que por ahí las gentes más sensatas se dijeran: “España, desde luego, es diferente”. Veamos para qué se ha aprovechado este tiempo que va desde aquel día de julio en que Zapatero justificó el drástico recorte de la legislatura hasta hoy mismo.

Bien: ni la tímida y melindrosa reforma laboral que ha presentado el PSOE y sobre la cual ha pasado de puntillas, sin romperse ni mancharse, el Partido Popular, ni la inacabada modificación del sistema financiero ni, por supuesto y mucho menos, la alocada y fracasada de antemano reposición del malhadado Impuesto sobre el Patrimonio han justificado la espera; más bien lo contrario.

Pensándolo un poco más: puede ser que Rajoy haya hecho un buen cálculo; a saber: que su oponente, lejos de reforzar su candidatura, iba a sufrir una sangría de crédito durante todo este largo lapso. Y así ha sido en verdad. Cuesta creer, sin embargo, que el presidente del PP aceptara el retardo previniendo lo que al final está pasando, pero desde luego ha sido así. En todo caso, nadie hay que entienda este emplazamiento a largo plazo.

Fíjense: hasta Juan Luis Cebrián, el propio consejero delegado de Prisa, el grupo de comunicación que durante décadas, también con Zapatero, ha sostenido las estupideces, la inanidad y hasta las múltiples irregularidades del Partido Socialista, se ha despachado calificando literalmente de “desastre” la decisión de Zapatero de esperar hasta el 20 de noviembre para abrir los colegios electorales.

Cebrián y su grupo son culpables como pocos en España de que un individuo tan incapaz, tan pernicioso como el todavía jefe del Gobierno, llegara al poder montando en trenes devastados y luego escondidos, y contra todas las luces de la razón, ahora dice miserablemente que España no puede estar sin Gobierno hasta ese día de noviembre. Bueno, ¿y qué es lo que ha hecho el grupo de Cebrián para mantener a este sujeto tanto tiempo en el poder? Mucho: desde organizar el aprovechamiento, compinchado con Rubalcaba, del enorme atentado del 11 de marzo de 2004, hasta sostener a quien, sin capacidad alguna pero con un enorme afán de revancha, ha dejado a este país directamente para el tinte. De forma que ahora las quejas ya no valen.

La “herencia envenenada”
Ocurre además que este tipo de izquierdistas de salón están que se comen las uñas porque el efecto Rubalcaba –una denominación tópica que en este país suele durar lo que un caramelo a la puerta de una escuela– se ha deshecho al parecer sin posibilidad de retorno. Rubalcaba se presenta ahora mismo como un personaje desmadejado, inseguro, incapaz de convencer de que alguna de sus propuesta o es buena o tiene posibilidad de convertirse en realidad. Rubalcaba camina de radio en radio amiga, de televisión en televisión afecta más doblado físicamente que nunca, con permanente faz de cansancio crónico, con sus dejes excitados al máximo –“mire...”, “créame si le digo”, “aquí no está todo perdido...”–. O sea, con facha de perdedor, lo cual confirma la impresión que muchos anticipábamos cuando Zapatero renunció a presentar a Chacón –ahora vuelta de nuevo al soberanismo catalán, pero todavía ministra de Defensa de la Nación española– de que el entonces vicepresidente era, lo ha sido siempre, un segundo de la fila, nunca el predestinado a poner orden en el corral. El lugar de la casa de Rubalcaba es la cocina, el humo nebuloso de los pucheros y las bolsas malolientes de basura, nunca el salón de estar donde se agasaja y se anima a los invitados. Por eso está fracasando.

El pasado miércoles, Mariano Rajoy miraba a Zapatero y le echaba en cara, como no podía ser menos, la “herencia envenenada” que ya le estaba dejando. Esta no es la “difícil herencia recibida” que Felipe González reprochaba a Calvo Sotelo y a la UCD en sus primeros tiempos de gobernación. Tampoco la doble crisis, económica y de corrupción generalizada que Aznar tuvo que afrontar apenas llegó, casi por los pelos, a la Moncloa; no, ahora se trata de una séxtuple, por lo menos, conmoción de la que nos va a costar años salir, si es que al fin –lo dudo– salimos. La crisis económica que padecemos no puede disfrazar ni ocultar la territorial, la institucional, la social, la exterior y la moral, que nos lega el peor presidente que ha padecido nunca nuestra democracia.

Hoy las instituciones del Estado o están destrozadas –caso del Tribunal Constitucional o más recientemente la Audiencia Nacional tras el caso Faisán– o sencillamente en almoneda, para venderse por inútiles, como el Senado. Hoy también hay peligro cierto, nada remoto, de que dos regiones clásicamente entronizadas en España se fuguen después, eso sí, de haber esquilmado al resto del país. Hoy la sociedad está enfrentada en dos mitades reviviendo el choque que tan malos resultados ha producido históricamente en España. Hoy, finalmente, se han subvertido los valores morales que han sido nuestro santo y seña al punto de que ni siquiera se respetan los cimientos mismos de la antropología.

Miedo a la fiera
Y esto es lo que hay. O sea, un desastre. Curiosamente, estos días corre por el espinazo de mucha gente que sociológicamente se reconoce “de derecha”, o sea, incapaz de comulgar con las ruedas de molino de la socialdemocracia o, lo que es aún peor, con el socialismo radical de este zapaterismo que se cree moderno y ha terminado abandonándose al PSOE corrupto de Felipe González, un pavor, pavor más que miedo, a que de aquí al 20-N Rubalcaba y su cuadrilla ingenien algún acontecimiento que, de nuevo, pueda cambiar la historia venidera de España. Son los que, de rondón, casi inaudiblemente, musitan: “No despertéis a la fiera, callaos, que son capaces de todo”. Es el temor pusilánime de los que no se terminan de creer que, como ellos mismos proclaman: “esto puede cambiar”. Una lástima.

Antipáticos
Alfonso USSÍA La Razón 25 Septiembre 2011

Me altero cuando leo u oigo a un nacionalista catalán haciendo uso magistral del victimismo. Que si el anticatalanismo, que si el españolismo, que si patatín, que si patatán. Nada de eso. Los nacionalistas catalanes, socialistas incluídos, llevan muchos años cerrados a la libertad de expresión y abiertos a la antipatía con el resto de los españoles. Todo lo que dicen resulta antipático, distante y pegado a la aldea. Lo de los toros, mayúscula equivocación y atentado cultural contra centenares de miles de catalanes, no supera la simpleza del cinismo más tosco. Lo del idioma va mucho más allá. En España se prohibe hablar en español. En España se multa por rotular en español, y en España se le llama fascista a quien solicita que sus hijos estudien en español. Así de sencillo. La lengua catalana, rechazada durante siglos por las altas clases de Cataluña, es una lengua viva y moderna que no transcurre por peligro alguno. Su literatura es formidable y no ha sido necesario reiventarlo, como han hecho los nacionalistas vascos con el «batúa» para que se puedan hablar y entender de valle en valle. Los vascos redujeron la fuerza de sus siete dialectos en el siglo XII, arrinconándolo en los espacios rurales y las nostalgias pastoriles. En el siglo XII no había nacido todavía Franco, al que culpan de su limitada expansión. En Cataluña, con Franco o sin Franco, siempre se ha hablado el catalán, escrito en catalán y comerciado en catalán. Su gran pujanza se ha debido al uso natural del bilingüismo, ese tesoro que los nacionalistas catalanes, socialistas incluídos, desean enterrar.

En veinte años, Barcelona ha pasado de ser la ciudad más avanzada y acogedora de España a una inmensa y bellísima aldea que recela de todos los que del resto de España acuden a visitarla. Y Barcelona es la primera y fundamental tarjeta de visita y prestigio de Cataluña. Vargas Llosa lo explicó muy bien hace años y le cayeron barretinas del cielo. Todo ello, nace de una nueva y reciente antipatía imprescindible para defender lo catalán de la infectada influencia de lo español. Parece que ningún nacionalista catalán, socialistas incluídos, ha leído a Maragall, a Espriú o al gran Josep Pla, el payés brillante, irónico y escéptico. Otro, y más profundo, es el problema de los vascos. Los autores que se pueden leer los han escondido, con Unamuno y Baroja a la cabeza. La Literatura catalana de los siglos XVIII y XIX es moderna y palpitante, mientras que la vasca se reduce a una serie de poetas infantiles que no sabían de la existencia de la metáfora.

En España no hay anticatalanismo. Hay hartazgo de la antipatía de los nacionalistas hacia lo que también es suyo. Por defender unas peculiaridades muy respetables, como también lo hacen los vascos, están renunciando a una maravilla cultural e histórica compartida durante mil años. Y lo están haciendo mediante gestos y posturas manifiestamente antipáticas, vejatorias e inimaginables años atrás, cuando Cataluña representaba la avanzadilla cultural de España. Eso es lo que se me pasa por la cabeza y así lo escribo, a vuela pluma, herido porque quieren hacerme extranjero de una parte de España que amo con locura. Como en Vasconia. ¿Por qué tan antipáticos?

Las plumas y el faisán
Mario Conde www.gaceta.es 25 Septiembre 2011

La decisión del Pleno de la Audiencia Nacional ha desencadenado un aluvión de declaraciones políticas interesadas. Conviene claridad. Garzón quiso archivar por ausencia de delito, apoyado por un fiscal que parecía seguir órdenes del Gobierno.

El juez Ruz apreció delito, identificó por indicios a sus autores, calificó los hechos como colaboración con banda armada y dictó auto de procesamiento. El fiscal, ahora, coincidió con el juez, pero negó la colaboración con banda armada. Gómez Bermúdez elevó al Pleno de la Sala el asunto para decidir, “dada la complejidad jurídica del caso” si existía o no colaboración con banda armada. La elevación resultaba insólita porque esa decisión era competencia de la sala juzgadora tras el juicio correspondiente. La Sala publicó un fallo en el que no entró a decidir sobre la colaboración con banda armada, que era el motivo esencial por el que se reunía. Dijo que existía delito, pero entendió que los autores señalados por Ruz –y ratificados por el fiscal– carecían de indicios suficientes para ser considerados tales. Le ordenó seguir investigando. Y todo ello por unanimidad. ¿Tiene sentido?

Las posiciones estaban divididas: los conservadores decían sí a banda armada; los progresistas, que no. Mi interpretación: cualquier decisión sobre este punto en el Pleno jurídicamente resultaría insólita y políticamente comprometida a un par de meses de las elecciones. Los magistrados debieron de entenderlo. Los políticos profesionales también. Decidieron un camino: no entramos en el asunto y posponemos. Ruz puede seguir investigando y su competencia afecta sólo a delitos de terrorismo... Si el PP de aquí a las elecciones no pide diligencia de prueba será imposible que no se piense en pacto de políticos y jueces.

Hoy, como ayer, cuando de cuestiones con repercusión política se trata, las decisiones judiciales no se basan sólo en el Derecho A veces juega eso que llaman Razón de Estado, que es equivalente a razón –sinrazón– de político, esto es, de sistema.

¿Lastre o zaborra?
Es verdad, España es el lastre del País Vasco, pues es el peso o masa que lo sujeta a una realidad más amplia y que le garantiza así una existencia fructífera. Sin el lastre que es España, el País Vasco habría sido y seguiría siendo inviable
J.M. RUIZ SOROA www.diariovasco.com|  25 Septiembre 2011

Parece ser, según declaraciones de Urkullu, que el Partido Nacional Vasco ha encontrado una 'metáfora creativa' que justificaría la exigencia de una nueva relación política entre el País Vasco y España, una relación que 0bviamente sería más distante y lejana que la actual de autonomía. Esta metáfora argumental que se lanza a la opinión pública es la de «España es un lastre para Euskadi», España es un peso muerto que impide nuestro despegue y progreso, es un freno para nuestras posibilidades como sociedad libre. Y si España es un lastre, el cometido del Partido de la Nación Vasca es soltarnos de él.

La metáfora está tomada del mundo de la mar, que ha sido siempre una fuente inagotable de imágenes literarias para quienes, en el fondo, desconocen casi todo de su realidad. Porque de nuevo en este caso se demuestra esa ignorancia de lo marítimo, desde el momento que se malinterpreta flagrantemente lo que es el lastre. El lastre de una embarcación no es una parte de su armamento de la que se pueda prescindir, sino todo lo contrario: es un peso de agua, arena o piedra que se coloca en sus tanques o fondos para dar asiento al buque, para permitirle navegar con mínima seguridad. Un buque sin lastre es un buque inestable, que está a merced del viento y las corrientes, propenso a dar la voltereta a la primera ocasión. El lastre no es por ello un estorbo, sino todo lo contrario, es el peso necesario que estabiliza al buque y lo asienta en la mar.

Pues bien, interpretada en este su correcto sentido, la metáfora de Urkullu es de una certeza aplastante: es verdad, España es el lastre del País Vasco, pues es el peso o masa que lo sujeta a una realidad más amplia y que le garantiza así una existencia fructífera. Sin el lastre que es España, el País Vasco habría sido y seguiría siendo inviable.

Esta afirmación puede corroborarse fácilmente en la historia, siempre que la miremos sin anteojeras ideológicas: el régimen foral vasco sólo pudo subsistir gracias a su integración en el conjunto de la monarquía hispana, en la que se hizo un nicho de oportunidad privilegiado: sin aquella, el ámbito foral era imposible de sostener. Puede corroborarse también en el ámbito económico, tanto el pasado como el presente: el desarrollo moderno de las Vascongadas no hubiera podido despegar de no haber contado con un mercado cautivo para su producción industrial y con un trato fiscal de excepción para sus empresas. Y, sin necesidad de irnos tan lejos, puede también afirmarse que la bonanza comparativa actual se debe en mucho a la transferencia implícita de recursos que garantiza el Concierto, a una exitosa reconversión industrial que en su mayor parte financió y soportó el conjunto español, y a una reconversión urbana que también financió ese conjunto. Por no hablar de nuestra participación en un esquema de Seguridad Social con masa suficiente como para sostener nuestro déficit inevitable.

Pero, donde más cierta resulta ser la metáfora, por mucho que ello parezca sorprendente, es precisamente en el campo político: pues sin el lastre español (es decir, si no hubiera estado inmersa y sujeta dentro de la más amplia realidad política española) la sociedad vasca se hubiera autodestruido hace bastante tiempo en el campo político, y no es necesaria mucha perspicacia para entenderlo así.

Basta reflexionar un poco contrafácticamente sobre cuál hubiera sido el resultado del intento terrorista de imponer por las bravas una homogeneización etnocultural y revolucionaria a la sociedad vasca si esa sociedad no hubiera estado políticamente integrada en España. ¿La guerra civil? ¿Un totalitarismo de afirmación nacional? ¿Unos decenios de Albania/Corea? Seamos honrados, al terrorismo no lo ha vencido la propia sociedad (como algunos aduladores gustan de proclamar), sino los recursos del Estado de Derecho soportado por el conjunto español. Si no hubieran sido guardias civiles o grises los que morían, ¿cuántos muertos hubiera soportado el régimen vasco antes de rendirse? ¿Cuántos ciudadanos vascos hubiéramos estado dispuestos a sacrificar en aras de defender la pluralidad de esa sociedad? España ha sido, guste o no, la válvula de descarga de la negatividad anidada en un sector relevante de la sociedad vasca.

Naturalmente, dirá alguno, pero es que si no hubiera estado España no habría existido «el conflicto» y por ende no habría habido terrorismo. O sea, que sin España la sociedad vasca hubiera sido armónica e integrada, una nación tranquila y satisfecha en su identidad. Este argumento, que sin duda el propio Urkullu subscribiría, es precisamente la mejor prueba del error básico del nacionalismo al caracterizar como 'zaborra' (término que viene del latino 'saburra' que significaba precisamente 'lastre') lo que para la mitad de la ciudadanía es su manera de representarse a sí mismos. El error es pensar que la pluralidad vasca es una anomalía o defecto generado por la presencia de una dominación externa, y que si no fuera por esa sujeción a lo exterior los vascos seríamos uniforme y armónicamente vascos.

Por otra parte, pensar la realidad social en esos términos (unos son un lastre para los otros, el sur para el norte, mi vecino idiota para mí, Grecia para Europa, los pobres para los ricos, España para Euskadi) no es, en el fondo, sino el modelo del darwinismo aplicado a la sociedad humana tal como lo defendió hace ya un siglo Herbert Spencer: la vida es lucha, y los fuertes deben abandonar a su suerte a los débiles, porque ésa es la regla de selección natural. Estremece que todavía hoy este tipo de pensamiento siga encontrando ocasiones para encarnarse, aunque se vista con los ropajes augustos de la autodeterminación nacional: como la Padania con el Mezzogiorno, lo que se defiende en el fondo es que los fuertes y exitosos poseen sin más el derecho a librarse de los débiles porque éstos amenazan su más feliz existencia. ¿De verdad se cree en todo lo que va implícito en el argumento? ¿No sería mejor repensar una tan pobre metáfora?

Lo veíamos venir
Irene VILLA La Razón 25 Septiembre 2011

Que la Audiencia Nacional evitara archivar el caso del chivatazo que impidió descubrir la trama de extorsión de ETA fue un gran paso. Después fueron diligencias, nuevas pistas y hasta filmaciones las que nos dieron la esperanza de que, por fin, varios años después, dejaría de ser un caso sin resolver. Como aquel soplo que favoreció a la banda terrorista tuvo lugar, casualmente, en plena etapa del mal llamado proceso de paz, no queríamos impunidad para los que tiraron por tierra el trabajo de tantos años que puso tantas vidas en juego. Más aún si lo hicieron quienes tienen que defendernos respetando las reglas del juego. Quisieron archivarlo, pero el juez Ruz lo sacó a la luz procesando a tres personas que dependían del Ministro del Interior, Rubalcaba en aquel momento, quien «ni sabía, ni contestó». Nadie asumía la responsabilidad ante la injusticia de que policías que luchaban contra ETA fueran procesados por seguir las órdenes de quienes no sólo no dieron la cara por ellos, sino que además se lavaron las manos. Se ha demostrado que existen indicios suficientes contra los tres acusados para considerar los hechos como un delito de colaboración con banda armada aunque, lógicamente, no compartiesen sus fines terroristas. Aun así, el presidente de la Sala Penal de la Audiencia Nacional y otros jueces no ven colaboración con ETA. Lo triste es que lo veíamos venir.

José Antonio Alonso
¿Separación de poderes? Otra paletada de tierra sobre la tumba de Montesquieu.
 www.gaceta.es 25 Septiembre 2011

Esta Legislatura ha terminado tan ignominiosamente como empezó, con la aprobación de la ley que reforma la Jurisdicción Social, tras recoger el Congreso las últimas enmiendas introducidas en el Senado. La cosa no tendría nada de afrentoso si no fuera porque una de esas enmiendas reforma varios artículos de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) en materias totalmente ajenas al objeto de esa ley. No es la primera vez que se usa esta pésima técnica legislativa para colar por la puerta de atrás un acuerdo político que los partidos quieren hurtar al debate no sólo público, sino incluso parlamentario.

La enmienda en cuestión establece la supresión de todas las cautelas y limitaciones que en su día se introdujeron para los casos de jueces y magistrados que se pasan a la política y después quieren reincorporarse a la función judicial. Esas limitaciones se introdujeron a raíz de lo que ocurrió con el juez Baltasar Garzón, que fue de número 2 en las listas de Felipe González en 1993 y poco después volvió a su juzgado de la Audiencia Nacional y activó el caso Filesa, que fue la tumba del felipismo. Aquel episodio fue entendido por todos (menos por él, por lo visto) como su venganza porque González no lo hizo ministro.

Pues bien, el BOE del viernes publicaba la Ley Orgánica que establece que los jueces y magistrados en situación de excedencia por dedicarse a la política “serán considerados, cuando así lo soliciten, en situación de servicios especiales desde la fecha de su nombramiento o aceptación del cargo, computándose como servicios efectivos en la Carrera Judicial el tiempo que hayan permanecido en dicha excedencia voluntaria”. Esto significa que conservarán su antigüedad y tendrán reservada la plaza de cuando estaban en servicio activo.

Nótese que esta norma tiene efectos retroactivos, pues alcanza a todos los que abandonaron la judicatura en unas condiciones y ahora podrán regresar en otras mucho más favorables, porque resultará que no estaban en excedencia, sino en “servicios especiales”. Esta alcaldada vergonzosa merecería que los focos se hubieran concentrado sobre el que introdujo esa enmienda clandestina en la ley de la Jurisdicción Social; pero resulta que esa enmienda ¡la firmaron todos los grupos parlamentarios del Senado! Por eso no he tenido más remedio que dirigir los focos hacia el más relevante y notorio ejemplo de posible beneficiado, aunque no haya tenido más protagonismo aparente que el de verse favorecido de este modo: José Antonio Alonso Suárez, leonés de 51 años, aún diputado socialista, ex portavoz en el Congreso, ex ministro del Interior y de Defensa, que se ha quedado en política sin su amigo Zapatero.

Es, por su notoriedad, el paradigma de los destinatarios de esta ley. Aunque hay otros que se lucrarán: son los partidos, que así podrán tentar a los jueces que les convengan, asegurándoles un regreso cómodo a la toga cuando pinten bastos en la política. ¿Separación de poderes? Otra paletada de tierra sobre la tumba de Montesquieu.

OPINION publicada por El Mundo 
Deslealtad
www.ciudadanos-cs.org 25 Septiembre 2011

En Cataluña deberían tomarse medidas políticas y si fueran necesarias judiciales para que no se desmorone el sistema constitucional

Cuando se aprobó el capítulo octavo de la Constitución se dejaron las puertas abiertas al futuro desarrollo del estado autonómico. Pero, la falta de sentido de estado, la inacción y, en definitiva, la irresponsabilidad política, principalmente de los partidos que han gobernado nuestro país, ha hecho que aquella fórmula abierta, transitoria y en construcción, se haya convertido en el germen de la crisis política que hoy sufrimos.

El estado de las autonomías se ha desarrollado a golpe de pacto entre partidos nacionalistas y PSOE y PP, derivando en un estado fragmentado y descoordinado, pero que sobre todo sufre una grieta inasumible para un país descentralizado: la quiebra del principio de lealtad institucional.

No hay empresa que se sostenga si parte de sus sucursales están dirigidas por directivos que trabajan cada día con el objetivo de hundir la empresa para montarse la suya propia. Tampoco hay nación que perdure si aquellos que forman parte de las instituciones del estado o gobiernan incluso órganos del propio estado trabajan cada día para dinamitar ese estado desde dentro y construirse otro.

Alfons Lopez Tena, portavoz de SI, ha explicado de forma nítida que los independentistas quieren estar en el Congreso para trabajar contra los intereses españoles y para reventar España desde dentro. Es posible que a más de uno le hayan escandalizado las palabras del que fuera miembro del Consejo General del Poder Judicial propuesto por CIU, pero la única novedad es que ha explicitado lo que otros partidos nacionalistas, sin decirlo, hacen cada día para intentar alcanzar su objetivo político que no es otro que levantar fronteras y separar a una parte de españoles del resto para construirse su estado. Eso sí, sentándose mientras en escaños, alcaldías, consejerías o incluso presidencias de comunidades autónomas para ejecutar su plan desde dentro.

Artur Mas ya ha proclamado que esta legislatura Cataluña debe seguir su camino al margen del conjunto de España, lo que él ha llamado transición nacional. Y buena prueba de ello es la insumisión judicial del gobierno autonómico contra la obligación que el Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo han establecido para que la escuela sea bilingüe en Cataluña. Que quien, según la propia Constitución, es el representante ordinario del estado en Cataluña diga abiertamente que no piensa adaptar el sistema educativo a lo que la justicia, constitucional y ordinaria, requiere es un claro ejemplo de deslealtad institucional.

El estado autonómico se basa en la confianza de que quien gobierne o legisle una comunidad autónoma lo hará gestionando sus competencias pero respetando el marco constitucional, la justicia y la lealtad con el estado al que no solo pertenece sino además representa. Quebrado este principio esencial, en Cataluña deberían tomarse medidas políticas y si fueran necesarias judiciales para que no se desmorone el sistema constitucional.

Pero, la irresponsabilidad de PSOE y PP hace que un gobierno autonómico, instalado en la insumisión, lejos de tener inmediatamente la oposición conjunta de los dos partidos nacionales mayoritarios tenga el sostén parlamentario de PSOE-PSC, para la investidura, y del PP para los presupuestos autonómicos recién aprobados. Si los dos partidos que representan a más del 80 por ciento de españoles no quieren ver ni arreglar el agujero en la línea de flotación que supone para un estado descentralizado la quiebra de la lealtad institucional por parte de una autonomía, no nos extrañemos que algún día este barco llamado España se hunda.

En sus primeros cien días de gobierno
Rajoy anuncia leyes sobre austeridad, regeneración institucional y unidad de mercado
 www.gaceta.es  25 Septiembre 2011

Mariano Rajoy ha anunciado hoy que, si vence el 20-N, aprobará de forma inmediata una serie de medidas para la regeneración institucional e impulsará un pacto territorial por la austeridad.

El líder del PP, Mariano Rajoy, ha desvelado hoy que en sus primeros cien días en el Gobierno aprobaría una ley de transparencia y cambios en los organismos reguladores, endurecería las responsabilidades de los políticos que gasten sin aval presupuestario y propiciaría un pacto por la austeridad.

Estas son algunas de la decena de medidas que aplicaría si vence el 20-N y que ha desgranado en la clausura del foro sobre la reforma de las administraciones públicas que ha celebrado su partido en Zaragoza.

Un decálogo que tiene como objetivo la regeneración institucional y que "cuando se hable de los políticos se piense en honradez, respeto al interés general y servicio al bien común".

Todas las reformas ha subrayado que han de tener como meta la creación de empleo, reducir gastos y aumentar ingresos, y ha advertido de que las administraciones se apretarán el cinturón como lo han hecho las familias.

A partir de esa máxima, ha pormenorizado sus propuestas. La primera, que en los cien días iniciales en el Gobierno aprobará la ley orgánica de estabilidad presupuestaria, ya que ha dicho que las administraciones han de ser responsables y, con ellas, los cargos que gestionan los recursos.

"No se pueden dejar facturas en los cajones sin que nadie responda por ello", ha avisado al tiempo que ha asegurado que su Ejecutivo reforzará los controles previos y endurecerá las responsabilidades exigibles para garantizar que los gestores no asumirán compromisos de gasto sin respaldo presupuestario.

De la misma forma, ha asegurado que demostrará que el servicio público puede hacer más con menos, algo que ha dicho que empieza por exigir que en cada competencia gaste sólo una administración.

Para ello, impulsará un pacto territorial por la austeridad y la eficiencia, que fije una estrategia nacional que ponga fin a duplicidades y solapamientos entre administraciones y para el que contará con la Conferencia de presidentes autonómicos y con la Federación Española de Municipios y Provincias.

En defensa del dinero público, reformará la ley de subvenciones para hacerla más exigente y objetiva y acabar con "las subvenciones con nombre propio y sin causa justificada".

Rajoy ha calificado de "imprescindible" garantizar la independencia y profesionalidad de los organismos reguladores y del Banco de España.

Después de una legislatura en la que cree que se ha dañado gravemente la independencia de estos organismos, ha lamentado el "espectáculo de la fuga de cargos del Gobierno que están instalándose en los mismos buscando en ellos nómina y cobijo".

Se ha comprometido a erradicar esa práctica y ha anunciado que reducirá la proliferación de organismos reguladores, cambiará su sistema de nombramientos y reforzará las mayorías necesarias en el Parlamento para su elección.

"Los organismos reguladores no pueden ser organismos recolocadores de personas que van a cesar en sus responsabilidades y no es serio que altos cargos del Gobierno se estén colocando en la Comisión Nacional de la Energía o en la de la Competencia", ha puntualizado.

Asimismo, ha adelantado que aprobará una ley de transparencia, buen gobierno y acceso a la información pública.

Más anuncios: establecerá por ley una cartera de los servicios públicos básicos comunes para todos los ciudadanos y que incluirá la educación, la sanidad y los servicios sociales.

También aprobará una ley de unidad de mercado que, en colaboración con las Comunidades, elimine obstáculos que dificultan la libre circulación de bienes y servicios, e impulsará un sistema de reconocimiento mutuo de autorizaciones y licencias para facilitar la labor de los emprendedores

Rajoy ha señalado que se necesitan menos normas y mejores, y, por ello, se ha comprometido a que cada ley que se apruebe -que ha avanzado que "serán muy pocas"- llevará una completa memoria de impacto regulatorio.

El objetivo es eliminar burocracia y hacer posible constituir una empresa en veinticuatro horas.

Se ha referido también a la privatización del Organismo Nacional de Loterías y Apuestas, que ha dicho que va a suponer al Estado perder unos ingresos de casi mil millones de euros anuales

"Pido que no se tomen más decisiones precipitadas de esta manera, que por lo menos se consulte, y, desde luego, algunas cosas como éstas que estamos viendo, son revisables", ha añadido.

Rajoy ha aprovechado para defender la existencia de las Diputaciones Provinciales porque son vitales para garantizar los derechos de los vecinos de pequeños municipios.

La unidad de mercado vista por el PP
Nota del Editor 25 Septiembre 2011

Si no fuera cierto que las leyes de imposición lingÚística en Galicia fueron aprobadas por el PP (Fernández Albor), mantenidas por Fraga,
aplicadas por PSOE-nacionalistas, podríamos confiar en que el PP tiene algo que decir respecto a la unidad de mercado, pero con tal premisa, es como prometer la cuadratura del círculo. Estando el tal Núñez en la Junta de Galicia, miserable mentiroso, tampoco podemos confiar en el PP.

Lo más lamentable, es que todavía hay mucha gente que confía en que los profesionales de la política que nos pastorean sereán capaces de
hacer algo bueno para España y los españole: esperanzas vanas.

La barbarie nacionalista pone fin a un siglo de toreo en La Monumental
Durante 60 años fue la primera plaza del mundo. Chamaco se convirtió en el ídolo barcelonés por excelencia. José Tomás cierra el círculo de las figuras.
J. Sedano. Barcelona www.gaceta.es 25 Septiembre 2011

En diciembre de 2010, la Plataforma Difusión y Defensa de la Fiesta hizo público el Manifiesto por la libertad: “... Lo que está en juego es la misma libertad, es una fracción más de libertad, de la libertad de todos, que con su voto pueden borrar o no de nuestro entorno, y que todos nosotros aquí y ahora podemos perder”.

Pues, definitivamente, la hemos perdido. Hoy, alrededor de las ocho de la tarde, se echará el cierre a 100 años de toreo en La Monumental, a siglos de tauromaquia en Cataluña y a mucho de lo que ha conformado la cultura y la historia catalana. Y hasta aquí ha llegado también el interés partidista, el odio interesado, la excusa ecologista y el frenesí nacionalista.

Manolete
Porque el arraigo de los toros en Cataluña, como citan Ángel Arranz y el catalán Jordi Grau en su libro ¿Torturadores?, es tan demostrable como ancestral: fue protagonista de hechos históricos trascendentes, cobijó las plazas más cómodas de cada época y La Monumental se convirtió en la primera plaza del mundo durante 60 años.

Gaona, El Gallo, Joselito, Belmonte, Sánchez Mejías, Granero, Lalanda, Chicuelo, Cagancho, Armillita o Manolo Bienvenida se anunciaron repetidamente en los albores del coso barcelonés, que cuenta en su cronología con momentos para la historia, como la presentación de novillero de Domingo Ortega un 28 de octubre de 1930, cuando La Monumental pasa a ser plaza imprescindible, o como cuando, 10 años más tarde, el coso barcelonés es testigo de las majestuosas faenas de Manolete.

Pepe Luis Vázquez, Antonio Bienvenida, Pepín Martín Vázquez, Dominguín, Parrita, Manolo González o Rafael Ortega pasearon sus triunfos por la Ciudad Condal. Sin embargo, el fenómeno más genuino que produce la afición barcelonesa en esos años cincuenta es Antonio Borrero Chamaco, por siempre unido a la fecunda historia de La Monumental.

Puerta, Paula, Camino, El Viti, El Cordobés, Palomo, Paquirri, Ruiz Miguel o Ángel Teruel. Eran los años sesenta. Muchos estuvieron y pocos faltaron. Barcelona no rechazaba el cetro taurómaco y todos los que querían ser hacían acto de presencia. Pero despuntaban los años setenta y, como reza la sentencia: “Entre todos la mataron y ella sola se murió”.

La irrupción de un nuevo modelo empresarial, la muerte de dos toreros en la plaza y la aparición masiva del turismo desplazaron, por un lado, a los indecisos y, por otro, echaron a miles de aficionados y espectadores asiduos.

Manzanares, Capea, Robles, Ortega Cano, Esplá, Rincón, Espartaco, Jesulín, Ponce, Finito, Morante o El Juli nunca llegaron a despertar el interés necesario para atraer al público imprescindible y es justo decir que en los últimos años, salvo con las apariciones de José Tomás, la plaza presentaba un desértico aspecto, aprovechado por los antitaurinos y excusa perfecta para los políticos.

La Monumental es ejemplo y a la vez metáfora de lo que puede devenir. Mientras, nadie nos impedirá que hoy, a partir de las ocho de la tarde, contemplemos el ruedo en la penumbra y evoquemos los sonidos de tantos aplausos, de tantos silencios, de tantas alegrías y de tantas penas.

¡Viva la tauromaquia!

ÚLTIMA CORRIDA EN LA MONUMENTAL
El torero Serafín Marín: "Lo prohíben porque huele a español, es un símbolo"
El diestro catalán está triste por la prohibición de los toros en Cataluña y arremete contra los independentistas.
LIBERTAD DIGITAL 25 Septiembre 2011

Serafín Marín será uno de los toreros que este domingo protagonice la última faena en Cataluña. Natural de esta tierra asegura que siente "rabia por lo que ves que te han quitado".

En una entrevista en ABC afirma que la prohibición de los toros en Cataluña es un tema político. "Está más claro que el agua", afirma por lo que apunta a que "en el Parlament tenemos un sector independentista que por desgracia está gobernando y que no quieren símbolos españoles.

Sin embargo, Marín asegura que "no podemos tirar la toalla" y tiene claro que "no es la última corrida de la historia en Cataluña, no señor. Es la última corrida de la temporada".

El diestro catalán tiene todavía puestas bastantes esperanzas en que se evite el cierre y habla de tres puntos: el recurso del PP ante el Tribunal Constitucional, la Iniciativa Legislativa Popular que se está promoviendo para pedir que los toros sean declarados Bien de Interés Cultural. Por último, confía en un cambio de Gobierno en España, "gracias a Dios".

Cataluña
Las películas dobladas en catalán siguen perdiendo espectadores
Los datos oficiales de la Generalidad muestran que la Administración autonómica ha gastado (entre doblajes, subtitulaciones, promociones, festivales y en películas para cines y para televisión, únicamente en catalán) más de 11,9 millones de euros, en 2010.
Redacción www.vozbcn.com

La realidad es tozuda, cada vez hay menos espectadores en las salas con películas dobladas en catalán. Sin embargo, el descenso de ‘títulos exhibidos en catalán, por versión’ en Cataluña en los últimos años no es significativo. Por contra, las subvenciones siguen premiando la producción, realización y distribución de los metrajes solo en catalán, y las majors estadounidenses no parecen dispuestas a aceptar una ley autonómica que está en manos del Tribunal Constitucional (TC).

El informe de Política Lingüística 2010, que este miércoles ha presentado el consejero de Cultura, Ferran Mascarell, contiene entre otros los datos relativos a las subvenciones que la Generalidad entrega a los productores de metrajes en catalán, discriminando a los autores, cineastas y productores que prefieran utilizar el español, lengua oficial en Cataluña, como lengua de sus películas.

Evolución del número de espectadores de películas de producción extranjera dobladas y subtituladas en catalán (fuente: Generalidad de Cataluña).

Poder escoger en el ámbito privado pero no en el público
Este tipo de ayudas al cine en catalán tiene como objetivo, según la propia Administración autonómica, ‘garantizar de manera efectiva el derecho de opción lingüística de la ciudadanía de Cataluña en este ámbito’ -argumento que no utilizan las autoridades autonómicas para el ámbito escolar, por ejemplo-, ya que, desde el punto de vista de la Generalidad, no existe una oferta suficiente para los ciudadanos que prefieren ver las películas en catalán. Sin embargo, el número de espectadores de películas dobladas al catalán desciende, mientras que el número de espectadores de películas grabadas originariamente en catalán asciende, gracias, sobre todo, al efecto Pa Negre.

La autonómica Ley del Cine de Cataluña está recurrida ante el Tribunal Constitucional (TC) y ha recibido el rechazo tanto de las majors estadounidenses (queja recogida en medios de Estados Unidos y de Alemania, por ejemplo, y estudiada su legalidad en la Unión Europea) como de las distribuidoras catalanas. El motivo: es obligatorio que todas las películas (no españolas, ni del resto de Europa si se distribuyen menos de 16 copias) estén dobladas o subtituladas, al menos, en un 50% en catalán. La queja parece lógica. Si no hay espectadores con la oferta actual, las empresas que producen y distribuyen metrajes consideran que más oferta en catalán no aumentará el número de espectadores en las salas de cine.

Casi 12 millones de euros en subvenciones
Según consta en el informe de la Generalidad, la Administración autonómica ha gastado (entre doblajes, subtitulaciones, promociones, festivales y en películas para cines y para televisión, únicamente en catalán) más de 11,9 millones de euros. Estas ayudas públicas se han otorgado, principalmente, a través de la Dirección General de Política Lingüística y el Instituto Catalán de las Industrias Culturales (ICIC). En 2010, en Cataluña se estrenaron 14 películas extranjeras en catalán (11 dobladas y tres subtituladas) y ocho documentales (subtitulados).

Evolución del número de espectadores totales de películas exhibidas en catalán por versiones (fuente: Generalidad de Cataluña).
En 2010, acudieron a ver películas en catalán 752.300 espectadores. Más que en 2009 y 2006, pero menos que en 2008, 2007, 2005 y 2004 (años comparados en el informe de la Generalidad). Si bien el número de espectadores de películas grabadas originariamente en catalán aumenta (aunque el efecto Pa Negre hará, casi con toda seguridad, que en 2011 el número descienda notablemente), el número de espectadores de películas dobladas en catalán desciende año tras año. En 2010, 288.928 espectadores; en 2009, 367.901; y en 2008, 612.993.

Las majors advierten: si hay cuotas no hay cine en Cataluña
Esta es la situación natural que la Administración autonómica pretende cambiar con sanciones económicas a las productoras, distribuidoras y salas de cine si no proyectan al menos un 50% de las copias cada metraje que quiera distribuirse en Cataluña. Esta norma, la Ley del Cine de Cataluña, puede quedar anulada si, tras la sentencia del Tribunal Constitucional de 2010 sobre el Estatuto de Autonomía de 2006, se cumple lo dictado por el Alto Tribunal que establece que en una relación privada (como los comerciantes) la Administración pública no puede fijar el idioma, de los dos oficiales, en los que se han de comunicar las partes implicadas.

Evolución del número de espectadores en películas de producción extranjera dobladas o subtituladas en catalán (fuente: Generalidad de Cataluña).
Y es que la proyección de películas dobladas en catalán no ha descendido notablemente: en 2010 fueron 68 cintas, diez menos que en 2009. Muchas menos que en 2008 (98) y 2007 (92), pero solo nueve menos que en 2006. Sin embargo, de 2006 a 2010 el descenso del número de espectadores es de alrededor de 250.000. Así, sin demanda real suficiente para ver películas dobladas en catalán pero con una ley que obliga a la distribución de las películas dobladas, parece lógico que las majors hayan considerado la posibilidad, incluso, de no distribuir películas, ni en español ni en catalán, en Cataluña. Algo que de momento no ocurrirá el próximo año.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Las ratas en campaña. Habrá que vacunarse contra la rabia
Pepe Álvarez de las Asturias www.elsemanaldigital.com 25 Septiembre 2011

Siempre es lo mismo. Están en permanente campaña de acoso y derribo contra todo aquel que se mueva un milímetro de la delgada línea roja. Dispara al facha se llama, el juego.

Y empezó la campaña electoral. Al más puro estilo socialismo de la vieja escuela, o sea: "Combatiremos sus ideas dentro y fuera de la legalidad, e incluso justificaremos el atentado personal" (Pablo Iglesias, fundador del PSOE y la UGT, a Antonio Maura, presidente del gobierno legalmente constituido) o "Quiero decirles a las derechas, que si triunfan, tendremos que ir a la guerra civil declarada (…) La democracia es incompatible con el socialismo." (Largo Caballero, enero de 1936). La cosa no es que haya empezado ahora, pues, sino que ha estado siempre con un paréntesis forzado de 40 años.

Sucedió también con Suárez y, especialmente, con Aznar. Lo del doberman y todo eso, el "¡que viene la derecha!" de Alfonso Guerra, el pacto del Tinell y el cinturón sanitario, el Prestige, la guerra de Irak, la ultraderecha, la caverna mediática, el ataque a las sedes del PP, los ataques a los católicos, la profanación de iglesias, los insultos desde la calle y los púlpitos progres, el 11M, las manifestaciones contra el gobierno de la Comunidad de Madrid, las huelgas contra el gobierno de la Comunidad de Madrid, los acosos sindicales contra el gobierno de la Comunidad de Madrid…

Siempre es lo mismo. Están en permanente campaña de acoso y derribo contra todo aquel que se mueva un milímetro de la delgada línea roja. Dispara al facha se llama, el juego. Lo bueno que tiene la izquierda en España es que es muy izquierda, por un lado; no se cortan en presumir de las consignas totalitarias que aniquilaron la libertad y a millones de personas en medio mundo; lo hacen sin complejos, con el puño amenazante bien apretado y bien alto, como Marx manda.

Y por el otro lado, es envidiable que andan todos como una piña, todos a una Fuenteovejuna, como una masa única y aterradora (la bestialis turba) que se mueve con espectacular eficacia multipropagandística. Ya se han puesto todos a ello: empezando por los de la zeja, que nunca defraudan (con los tolerantes Sabina, Almodóvar, Aranda y Grandes a la cabeza), siguiendo por los indignados y su nonagenario farsante, continuando por los sindicatos –of course-, los liberados, los profesores, las series de TV y los programas de ´entretenimiento´, Bildu-ETA, RTVE y otros medios afines, las universidades (muy fuerte lo de la Universidad de Castilla-La Mancha, que incluyó un texto vejatorio contra Esperanza Aguirre en una prueba de selectividad), la fiscalía, los jueces (¡menuda entrada en campaña la de Gómez Bermúdez!)… todos contra el PP, como hace unos años era todos contra el fuego (y hace unos años más, todos contra la derecha con fuego).

No importan las razones, ni los métodos. Todos contra el PP porque es el PP. No importa el estado agónico en que nos ha dejado el indigente intelectual de la sonrisa perenne. Todos contra el PP y punto. No importa que el juego democrático se base en la alternancia. La derecha no tiene derecho a gobernar, como defendían los insignes socialistas Iglesias y Caballero (¡paradójicos apellidos donde los haya!). En realidad, no tiene derecho ni a ser. Y los progres de pro harán todo lo posible "dentro y fuera de la legalidad" para echarlos a las fieras. Ya Ortega y Gasset, que no era precisamente facha, los identificaba con "la violencia, la arbitrariedad partidista y el radicalismo". Y hasta hoy.

Lo que pasa, en el fondo, es que rabian cuando pierden. Porque no sólo pierden el poder, pierden la pasta, el estatus capitalista que tanto denigran y que tan bien ejercen. Los políticos, los ´artistas´, los sindicalistas, las feministas… todos (y todas) se quedan sin manduquen subvencionado, sin prebendas millonarias, sin áticos y cruceros, sin coches oficiales, sin viajes, sin visa oro, sin sueldazos a cuenta de los empobrecidos contribuyentes. No saben vivir sin la pasta del estado, por eso se agarran al puesto con uñas y colmillos, lanzando dentelladas como ratas asustadas y rabiosas. No saben retirarse con dignidad, porque no han sabido estar con dignidad. En realidad, no saben ser con dignidad.

En estos momentos, la izquierda radical (y no tanto) se está revolviendo como ratas atrapadas contra la pared. Prestas a saltar sobre los ojos de quienes, simplemente, pretenden limpiar de mugre un país en ruinas, sin paredes ya que lo sostengan. Otras, en desbandada, huyen del barco que ellas mismas han contribuido a hundir. Todo esto me recuerda al pasaje final de aquel oscuro relato de H. P. Lovecraft, Las ratas de las paredes: "Era la eterna desbandada de millares de ratas infernales, en busca de nuevos horrores y decididas a que las siguiera hasta aquellas intrincadas cavernas del centro de la tierra, donde el enloquecido dios sin rostro aúlla a ciegas en la más tenebrosa oscuridad, a los acordes de dos necios y amorfos flautistas (…). El viscoso, gelatinoso y voraz ejército que se cebaba en los vivos y en los muertos (…) cuyo constante arañar nunca me dejaría ya conciliar el sueño; las ratas demoníacas que ellos nunca podrían oír; las ratas, las ratas de las paredes".

Ha empezado la campaña electoral. Habrá que vacunarse contra la rabia.

Ni amnistía ni perdón: la ley
Editorial www.gaceta.es 25 Septiembre 2011

El Gobierno socialista tiene un problema acuciante de votos y ETA un problema acuciante de caja y, por terrible que pueda parecer, ambos se necesitan.

En un siniestro juego de espejos el Gobierno de Zapatero y ETA están escenificando un final de etapa de la banda terrorista y del conflicto vasco. No porque objetivamente se vaya a terminar el endiablado contencioso, sino por los intereses creados de cada una de las partes. El Gobierno socialista tiene un problema acuciante de votos y ETA un problema acuciante de caja y, por terrible que pueda parecer, ambos se necesitan. No lo decimos nosotros, sino implícitamente ellos mismos. De ahí que el Ejecutivo multiplique los mensajes de que a la banda le quedan dos telediarios (Rubalcaba ve “cerca el final de ETA”), y que los del otro lado no disimulen sus deseos por cambiar la cartuchera por la americana de concejal, sin pasar, eso sí, por el traje a rayas (desde la caída del caballo de Txeroki en El País, a comienzos del verano, hasta el comunicado de los presos etarras en el que tienen la inmensa caradura de pedir “una amnistía completa”).

Pero no es un final de etapa, como quisieran los zapateristas en apuros y los etarras cansados de la dura vida del zulo y la clandestinidad, sino final de legislatura socialista, que no es lo mismo; y el candidato Rubalcaba necesita como el comer la foto de una falsa paz; y ETA y su entorno necesitan de forma no menos imperiosa aliviar la presión de sus reclusos y reciclar su ejército de pistoleros y escuderos del terror en diputados de Sortu y Bildu. De suerte que la siniestra componenda vendría a resumirse –en trazo grueso– de esta guisa: tú me ayudas a no perder las elecciones por goleada, o por lo menos a que el anunciado batacazo tenga mullido airbag, y yo te facilito las cosas para que te vayas de rositas, ora con amnistía, ora con blanqueamiento del TC para colar proetarras en las listas electorales.

Una urgencia mucho más difícil de satisfacer para los proetarras con el PP en el Gobierno que con un PSOE que, hasta la fecha, les ha dado casi todo lo que han pedido. Maquiavélicos planteamientos que no tienen encaje en un Estado de derecho. Así lo han denunciado las Víctimas del Terrorismo, hartas de la tomadura de pelo de la era zapaterista. No caben atajos para María José Rama, viuda de un guardia civil asesinado hace nueve años en Leiza, que en el homenaje celebrado ayer dijo: “No pararé hasta que los asesinos de mi marido paguen su culpa”. Y para Ángeles Pedraza, presidenta de la AVT, “no puede haber aministía, porque eso ya terminó en la dictadura”, en alusión a las pretensiones de los presos. Lo único que puede y debe haber es el cumplimiento de la ley.

Nada de eso aparece ni en los comunicados de ETA, que no renuncian ni a la violencia ni a sus delirantes objetivos de siempre –independencia y territorialidad–, ni tampoco en el comunicado de los presos. Estos últimos, con decenas de víctimas en su haber, tienen el atrevimiento de exigir el reconocimiento de un “estatus político”, porque, dicen, “somos imprescindibles” para “lograr una solución al conflicto que sufre nuestro pueblo”.

Sería para tomárselo a chiste, si no fuera porque el propio Gobierno socialista le ha reído las gracias al entorno etarra y dado alas a sus órdagos, mediante la negociación y la tregua-trampa. LA GACETA revela hoy el enésimo indicio del obsceno conchabeo. El ahora candidato Rubalcaba se reunió con un mediador entre el Gobierno y ETA antes de dejar la cartera de Interior. Se trata del israelí Spektorowski, vinculado al grupo del sudafricano Brian Currin y que mantiene excelentes relaciones con el diplomático Shlomo Ben Ami, que colaboró en la negociación soterrada entre Gobierno y ETA

El bunker chabolero del corralito valenciano
Teresa Puerto. Minuto Digital 25 Septiembre 2011

El pasado dia 14 la senadora catalana de Convergencia , Montserrat Candini, insultó , a través de su blog, a todos aquellos padres que, en ejercicio de su derecho constitucional, habían pedido el cumplimiento de las leyes en Cataluña y la aplicación de la ley para que el castellano se equipare al catalán en los colegios de Cataluña …

Pero el tono de la deslenguada senadora fue in crescendo al manifestar su enrabietada impotencia porque “el bunker de chabola, que en el País Valenciano encontró la manera de aniquilar la lengua, no lo ha podido hacer en Cataluña.” …

Estas cacicuelas catalaneras de medio pelo, con ambiciosas ínsulas baratarias lingüísticas , no se conforman con lanzar su enfurecido puño de hierro -infectado de dialecto barcelonino- a sus pobres charnegos y habitantes locales de la Comunidad Catalana , sino que también aspiran, desde hace tiempo, a hacerlo extensivo a los pasotas `meninfots´ del Regne de Valencia.

Pero los chaboleros del Regne -los pasotas regnícolas valencianos-, parece ser, no han sucumbido a lo que el escritor Blasco Ibañez denominaba la invasora “lepra catalana” y le han salido respondones : de ahí los tronantes insultos de tan descalabrada senadora que no “converge” ni une, sino que lanza enrabietados aullidos de impotencia.

Escrito por un charnego barcelonino, lei un curioso graffiti callejero en una de las paredes de una avenida de Barcelona: “ Tus hijos en catalán.Los nuestros en inglés y castellano. Así, mañana, los nuestros mandarán sobre los vuestros.. Firmado: Mas, Pujol, Durán y sus políticos” . El descarado graffiti era la prueba testimonial de ese 65% de niños castellanoparlantes , víctimas castigadas del neofeudalismo nazi_onalista catalán que les niega la libertad de poder elegir en qué idioma prefieren educarse.

Los efectos devastadores de la totalitaria política lingüística del monolingüismo-facha en Cataluña han quedado recogidos , ya desde el año 2000 (“Escuela española”), en ese 60% de fracaso escolar , concentrado en el “cinturón rojo” de la Barcelona inmigrante, y en ese 40% de chavales barcelonís que ni siquiera obtienen el Certificado de ESO . Casualmente, localizado en los barrios donde viven esos casi 3 millones de inmigración andaluza y charnega que tienen el español de lengua materna y para quienes la imposición del “dicalecte barceloní (=neocatalaní) en su aprendizaje es una losa infinita que los arrastra al mundo del trabajo marginal y a les condena al analfabetismo más sectario.

Y… , mientras, como reza ese luminoso graffiti, , los hijos de la derechona burguesa catalana irán formándose en inglés y en español para descollar como “supercasta” dirigente que tendrá a los fracasados charnegos incultos como ciudadadanos tercerones:

en esta categoría también nos quieren englobados a los ciudadanos del Regne, los valencianos, pobladores de ese degradado “bunker chabolero” del muy inventado “pastís valenciá” .

Quieren …, pero haremos por que NO LO CONSIGAN . Pero el fracasado BUNKER BARRETINA sí que habrá enterrado nuestra histórica LENGUA VALENCIANA .

El señor Rubalcaba se reunió con un mediador entre el Gobierno y ETA antes de dejar Interior
El candidato del PSOE habló el 18 de junio con el israelí Alberto Spektorowski, del grupo de Currin. Aplaude el comunicado etarra como “paso importante” hacia el final de la violencia. Este interlocutor contactó con etarras en Venezuela.
Alberto Lardiés. Madrid www.gaceta.es 25 Septiembre 2011

Cuando aún era ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba se reunió con uno de los mediadores internacionales del grupo que comanda el abogado sudafricano Brian Currin. En concreto, el hoy candidato del PSOE se encontró el pasado 18 de junio con el profesor israelí Alberto Spektorowski, según explican a LA GACETA fuentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). La cita se celebró en la sede del ministerio, sita en el madrileño paseo de la Castellana.

Alberto Spektorowski es uno de los cinco “facilitadores” –así se hacen llamar– que conforman el Grupo Internacional de Contacto (GIC), auspiciado por Currin en noviembre de 2010 y cuyos representantes, incluido Spektorowski, visitaron el País Vasco la pasada semana. El interlocutor del ex ministro del Interior es un profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Tel Aviv.
Este prestigioso docente también impartió clases en otras Universidades israelíes y norteamericanas. Y mantiene unas relaciones excelsas con Shlomo Ben Ami, ex embajador de Israel en España y conocido por su trabajo a favor de la paz entre su país y Palestina. Durante los negociaciones de Camp David entre israelíes y palestinos celebradas en el año 2000, Spektorowski era asesor de Ben Ami.

Uruguay
Este verano LA GACETA publicó que Ben Ami estaba colaborando en una negociación soterrada entre el Gobierno y ETA con encuentros celebrados con veteranos etarras residentes en Venezuela. El famoso diplomático negó ese extremo con varias misivas enviadas a esta redacción. Las citadas fuentes del CNI no descartan que sea Spektorowski quien se reuniera con etarras en el país que gobierna Hugo Chávez. Adoba esa posibilidad el hecho de que este mediador tiene familia en Uruguay. Curiosamente, el día del encuentro entre Spektorowski y Rubalcaba, este último fue nombrado oficialmente– y por Twitter– candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno. Por la mañana, el entonces ministro del Interior –dejó el cargo en julio– viajó a Valladolid, donde impartió una suerte de mitin que centró se en materias de Educación. Por la tarde, volvió a Madrid para verse con el mediador israelí, aseguran desde el CNI.

Junto a Currin y Spektorowski, forman parte del GIC el británico Raymond Kendall, que fue secretario general de la Interpol entre 1985 y 2000; la irlandesa Nuala O’Loan, miembro de la Cámara de los Lores y ex defensora del Pueblo de Irlanda; y el suizo Pierre Hazan, profesor universitario y periodista que ha colaborado con la ONU. Ellos no son los únicos con experiencia en negociaciones, ya que el propio Rubalcaba, que pilotó todo el mal llamado proceso de paz, llegó a reunirse a principios de 2007 con mediadores del centro suizo Henri Dunant, que amparó el diálogo entre ETA y el Gobierno.

“Esperanzados”
El máximo colaborador del GIC en España es Paul Ríos, coordinador de Lokarri, red ciudadana por el acuerdo y la consulta. En conversación con LA GACETA, Ríos aseguró: “No me consta esa reunión, aunque hay muchas cosas de las que hacen que no me constan”. Aparte del encuentro, Ríos comenta que los mediadores están “esperanzados” porque la tregua de ETA “se ha afianzado”, “preocupados” por lo que ocurra con Sortu en el Tribunal Constitucional y “decepcionados” por la sentencia condenatoria del caso Bateragune. Un fallo de la Audiencia Nacional que ha llevado a la cárcel a Arnaldo Otegui, interlocutor de Currin.

El GIC tiene su génesis en la Declaración de Bruselas, auspiciada por el propio Currin y presentada ante el Parlamento Europeo el 30 de marzo de 2010. En una breve nota, los mediadores, con la firma de cuatro premios Nobel de la Paz incluida, pedían a ETA la declaración de una tregua y exigían al Gobierno una “respuesta adecuada” a la misma. Ya en noviembre, el abogado sudafricano, que ya tomó parte en el proceso de paz, presentó el GIC.

“Inaudito”
Rubalcaba, por su parte, calificó ayer el comunicado de los presos de “inaudito”, “paso adelante” y “buena noticia”, palabras a las que siguió su tesis habitual: “Hoy estamos más cerca del final que ayer”. Sin embargo, intentó reducir la euforia de “la prensa cerca a la izquierda abertzale”, que cree que con este gesto todo “se acabó”, y azuzar a quienes insisten en que no tiene valor y “no ha pasado nada”: “Ha pasado, ni se acabó ni no ha pasado nada”.

Dignidad y Justicia rechaza la «venta de humo» del comunicado de presos de ETA
La asociación Dignidad y Justicia ha rechazado hoy la "venta de humo" del comunicado del colectivo de presos de ETA (EPPK) y ha subrayado que lo único que verdaderamente tendrá interés es que ETA se disuelva, entregue las armas, y pida perdón individualizado a cada víctima.
Madrid - Efe La Razón 25 Septiembre 2011

"Cualquier otra 'venta de humo' no hace mas que convertir 850 asesinatos en un conflicto que nunca ha existido porque unos pusieron sus nucas mientras otros dispararon sus balas", asegura la asociación que preside Daniel Portero.

Asimismo, denuncia que el comunicado del EPPK, que anuncia su adhesión al Acuerdo de Gernika, sólo responde a un debate de los presos de ETA de las cárceles de Zuera, Villabona y Nanclares de Oca, según dice haber confirmado esta asociación.

Dignidad y Justicia asegura que cerca de 600 presos etarras aun no se han pronunciado sobre su adhesión al acuerdo de Gernika, por lo que no entiende cómo se puede hacer extensivo a todos los reclusos el comunicado del EPPK "que exclusivamente corresponde a un centenar de ellos que precisamente se han acercado al País Vasco por haber firmado un supuesto arrepentimiento nunca hecho público".

Por último, califica de falsas informaciones las reuniones 'cara a cara', que según informa hoy el diario El País, se han producido entre algunas víctimas del terrorismo y miembros de ETA.

En este sentido, señala que solamente una única víctima se ha visto con el asesino de su familiar, ya que el resto de miembros de ETA no tenían que verse directamente con la víctima.
"No podemos más que denominar manipulación a lo que se ha publicado porque nunca un miembro de ETA ha pedido perdón a su víctima directa", concluye.

Recortes de Prensa   Página Inicial