AGLI

Recortes de Prensa   Lunes 26  Septiembre 2011

 

Contando los días
Opinión  www.gaceta.es  26 Septiembre 2011

Los problemas creados personalmente por ZP son tan incontables como graves.

Mientras le terminan el chalete en León, el presidente saliente ha empezado a despedirse. Ay, qué adiós tan sentido. El PP, los demás grupos políticos y las gentes le tratan con una singular delicadeza. ¡Salve, ZP, los que van a restaurar el país te saludan! Lástima que nadie le suelte alguna ironía cervantina o algún sarcasmo quevedesco. Merecido se lo tiene. Pero parece que el presidente antisistema, el falso patriota, padre de la nación antinacional, feroz guerracivilista, inventor del terrorismo pacifista, aliado de dictadores, feminista de salón, gurú del tontismo y publicista sin lecturas se nos va sin despeinarse.

Interesante desmarque el de sus cofrades más reciclables (Salgado, Sebastián, Bono, Gabilondo, Sinde, Garmendia), mientras que los comisarios políticos (Chaves, Pepiño, Pajín, Chacón, Valenciano, Jáuregui, Trini y Valeriano Gómez) acompañarán a Rubalcaba en la ruda senda hacia el 20-N. Como ZP debía de ser el gracioso de su colegio leonés, no puede evitar esas bufonadas que ya ni nos inmutan. Estamos de vuelta. Sólo queremos despertar de esta pesadilla de una vez. Quienes creíamos que el 20-N era su última broma, sin embargo, nos hemos equivocado. Todavía le quedan trucos en el saco. Va a dejar un sobre con cinco consejos para su sucesor, cinco cosas que sugiere no hacer, cinco equivocaciones que confiesa haber cometido. ¿Cinco? Ya quisiera. Cinco mil suena más convincente.

Todo lo deja ZP peor que estaba. Los problemas creados personalmente por él son tan incontables como graves. En su haber tiene la demolición de la izquierda, cosa dramática en un país civilizado. Además, deja a sus espaldas una hecatombe nacional: terrorismo consentido y financiado, justicia cohecha, nacionalismo endémico, vampirismo autonómico, listón político ínfimo, sindicatos blindados, estancamiento educativo, patética imagen internacional. Y el hombre se va a supervisar las nubes, dice. Mucha nube, me temo, para tan poco supervisor.

¿Cómo se arregla España? (y II)
Roberto Centeno. El Confidencial  26 Septiembre 2011

En medio de un inicio de recesión exterior y brutal ajuste interior –el PIB está cayendo entre en el 5 y el 7 %, estimado por variables correlacionadas o por sus componentes; ya dan igual las mentiras de MAFO y el INE – resulta que estamos sin Gobierno hasta enero. La última canallada de Zapatero es alargar cuatro meses nuestra agonía; la situación empeora día a día, por lo que si con el país a la deriva llegamos a enero, rayará lo milagroso.

He explicado que nuestro primer problema es el modelo de Estado, un océano de corrupción y despilfarro, pero existe otro que puede ser incluso mayor: el sistema financiero. Y puede serlo porque la manipulación y las mentiras masivas de MAFO y de las propias entidades sobre el valor de sus activos no tienen parangón en el mundo civilizado.

Un sistema financiero insolvente
El pasado mes de julio, a raíz del camelo de los stress test, la señora Salgado, una mentirosa con denominación de origen, afirmó que ni bancos ni cajas necesitarían ayuda adicional alguna. Dos meses después, la Caja del Mediterráneo, que había dado beneficios el primer trimestre con el visto bueno del MAFO, resulta que tiene un agujero de 20.000 millones y necesita avales por otros 18.000.

Pero esto es sólo la punta del iceberg. ¿A qué tiene que hacer frente la banca, que tiene un capital de unos 170.000 millones y unas provisiones de 90.000? Primero a la morosidad, que no para de crecer: 147.000 millones oficiales y 250.000 millones estimados como reales. Luego la subprime española, la deuda de promotores y constructoras: 500.000 millones, donde no se podrán recuperar ni la mitad.

En la CAM un 51 por ciento de esta deuda esta impagada y otro 15 por ciento casi igual- substandard-. La deuda soberana, 330.000 millones, hoy vale un 35 por ciento menos. La deuda con CCAA, ayuntamientos y empresas públicas, casi 200.000 millones, de la que no recuperan ni la mitad. Y luego tienen que devolver 700.000 millones al exterior, 45.000 de ellos hasta fin de año y ¡120.000 millones en 2012!. Ahora sumen.

Impagos probables de morosos, 100.000. Impagos probables de promotores y constructoras, 250.000. Pérdidas potenciales en deuda soberana, 60.000. Pérdidas potenciales en deuda periférica, 100.000. Total, 510.000 millones, el doble del capital más las provisiones; y lo más grave, todo está yendo a peor y a velocidad acelerada. ¿Cómo van a poder devolver la deuda si no es refinanciando con aval del Estado? Les hemos avalado ya 89.000, ¿quién va a pagar esta fiesta?, ¿los españoles o los culpables, que se han hecho “banqueros” con sueldos de escándalo?.

Añadan el capital adicional para cumplir Basilea II y el agujero de bancos y cajas se asemeja a la fosa de las Marianas. Puede que la mitad o casi sean insolventes, por lo que el FMI pide un auditor externo ya para evaluar la situación de la banca española, igual que se hizo en Irlanda. Los depósitos de los clientes los están utilizando para devolver deuda, lo que significa que ese dinero ha desaparecido, y el crédito no volverá a fluir en años.

En resumen, el saneamiento del sistema financiero es prioritario y España ya no tiene dinero para ello. Por tanto, los que vengan tendrán que averiguar la verdad primero, cerrar lo inviable y procesar a los culpables, empezando por MAFO por “incumplimiento grave de sus obligaciones”.

España debe estar preparada para una situación similar a la griega o peor
Estamos al borde del abismo y el tiempo se ha acabado. Hacemos agua por todos lados. O se toman medidas drásticas o en cuestión de meses estaremos igual que Grecia. Todos están jugando a tomar medidas parciales y esperar que escampe, pero no va a escampar, todo irá a peor. Los ingresos fiscales están cayendo un 24% frente a una previsión de subida del 9%.

Ya no podemos andarnos por las ramas, la única medida que puede sacarnos de la crisis y hacer viable España es clara: la supresión del estado autonómico excepto en Cataluña, País Vasco y Navarra. Estas regiones tendrían una autonomía económica similar a un Länder alemán o un Estado norteamericano. El ahorro sería del orden del 16% del PIB y España funcionaría mucho mejor, pero sobre todo sería viable, porque hoy ya no lo es.

Y eso es sólo el coste directo; ¿cuánto cuesta un mercado roto en 17 taifas?, ¿cuánto la corrupción masiva?, ¿cuánto el no respetar la Ley ni las garantías jurídicas?.

Ahora bien, la casta política parasitaria jamás lo aceptará, el sistema autonómico es la clave de su poder y del reparto de pesebres a su gente. Pero, ¿para qué narices necesita Madrid una autonomía?; o Murcia, o Castilla la Mancha, o Andalucía… Recortan sanidad, educación, servicios básicos, todo menos los pesebres. CiU no pagará a las farmacias, bajará sueldos a médicos, suspenderá consultas, pero no recorta un euro en embajadas, en la ruina de TV-3, en los sueldos de los 90.000 enchufados de las empresas públicas o a familiares como la señora Montilla , que sigue con 12 sueldos. No tienen vergüenza.

La alternativa es la propuesta de Jürgen Stack el economista jefe dimisionario del BCE: si los gobiernos no pueden o no quieren controlar el gasto, y señala a España entre ellos, deben sustituirse por gestoras que supervisen las finanzas e implementen los recortes. Y, si no, salir del euro.

Las partes: voy a explicar las principales partes a desmontar, pero ya no hay tiempo para ello. Esto es como el nudo gordiano, era imposible desatarlo nudo a nudo, hay que cortarlo de un tajo o arruinarse en el camino.

Duplicidades: representan 34.000 millones de despilfarro puro y duro. No podemos reducirlas poco a poco, tienen que cortarse en seis meses: 600.000 empleados públicos a la calle. El coste salarial de los empleados públicos es un 16% del PIB, y eso es insostenible. Además los salarios medios de los funcionarios superan los 40.000 euros, un 35% más que los del sector privado. Si alguien piensa que hay que pagar a la gente por no hacer nada, que lo pague él.

Empresas públicas autonómicas y municipales: creadas exclusivamente para colocar parientes, amigos y correligionarios, todos han entrado a dedo sin control alguno. No dan cuenta a nadie de nada, ni siquiera a los Parlamentos autonómicos. Salario medio 46.000 euros, entre el 15 y 20 por ciento más que los funcionarios. Hay que cerrar el 90 por ciento y el resto contratarlo con terceros, que cuesta la mitad. 555.000 enchufados a la calle.

La administración del Estado tiene 541.000 funcionarios y ha transferido 821.000, total 1.362.000, ¿de donde han salido los más de dos millones más incluyendo asesores y similares? El 80% a dedo. Sobran del orden de 1,6 millones de empleados digitales, los mejor pagados, con un coste del orden del 9 % del PIB. España no puede permitirse este despilfarro, este nepotismo y esta injusticia.

Cupo vasco-navarro: Se trata de un privilegio arcaico pensado para una sociedad rural y que supone que el País Vasco y Navarra recaudan sus impuestos como no fuera un país soberano, pero mucho mejor. Como venden el 80 por ciento de su producción en el resto de España, la mayoría de impuestos así generados, IVA y Sociedades, se los quedan las Diputaciones forales.

De esa cantidad ingresan en el Tesoro una miseria, menos de 1.000 millones de euros, cuando deberían ingresar 10.000 si estuvieran en el régimen común. Es un privilegio inaceptable que tiene que desaparecer. Más aún, si cabe, desde que Zapatero y Rubalcaba entregasen la recaudación de Guipúzcoa a una banda de asesinos.

Además, entre tres meses y un año. Ayuntamientos: reducidos a la mitad y su personal a la tercera parte: ahorro 36.000 millones. Diputaciones, Cabildos y Senado: supresión. Ahorro de 4.000 millones. Coches oficiales para políticos: 20.000, el triple que en EEUU. Reducción del 95%. Teléfonos móviles: 300.000, con un costo de 1.500 millones de euros año. Reducción del 95 %. Televisiones autonómicas: 13, con un coste de 1.900 millones año. Deben privatizarse o cerrarse. Embajadas: 175, con un coste de más de 1.000 millones. Supresión. Subvenciones a sindicatos, CEOE, partidos y titiriteros. 3.000 millones. A cero. Oficinas de lujo, viajes de cine, estudios inútiles… el ahorro son miles de millones. Liberados sindicales: cuestan 1.500 millones. Que no quede ninguno. Absentismo laboral, 20%, frente a un 3% en Alemania. Debe perseguirse y acabar con él.

Y luego todo lo demás. Desde la reforma de la enseñanza a la de la Justicia, la sanidad, el mercado de trabajo y el sector energético. Y esto no se arregla con memeces como “España es un gran país y saldremos de la crisis”. No saldremos, y ya no somos un gran país, solo un rebaño de borregos que hemos permitido que la dictadura partitocrática vampirice la nación, destruya las raíces del sistema productivo y destruya el futuro de nuestros hijos. Han destruido la enseñanza pública, la sanidad, la industria y las pensiones y arruinado España para varias generaciones.

El Gobierno que salga del 20-N debe actuar con total contundencia, pero no lo hará. Recortes del 10 o el 20% son una broma, mantendrán el déficit y profundizaran nuestra ruina. Sólo el hundimiento obligará al cambio; por ello, la conclusión es clara: cuanto peor, mejor, antes nos intervendrán y antes empezará nuestra recuperación. En esta hora decisiva, España no tiene líderes capaces ni con el coraje necesario para sacarnos de la crisis, sólo mediocres o traidores.

El cambio empieza por no escuchar sus promesas, no hacerles caso y explicárselo en la calle.
Vicente A. C. M. Periodista Digital  26 Septiembre 2011

Resulta simplemente indignante e inadmisible el comportamiento de los dos principales partidos nacionales PP y PSOE. Lejos de mostrar un mínimo de disimulo y de empatía hacia la dramática situación de crisis y el nivel de paro en los que está España, su principal preocupación sigue siendo no perder su cuota de poder. Sin ninguna clase de pudor han sorteado la propia ley electoral que ellos mismos modificaron para limitar el dispendio de la propaganda y se han dedicado durante estos pasados meses a apabullar a la audiencia con anuncios publicitarios y de precampaña, alabando las excelencias de sus candidatos.

Y con ese talante esperan que los ciudadanos estemos convencidos de que ellos nos van a sacar de nuestra penuria y de la quiebra económica y moral a la que han llevado a España. Estos miserables elitistas quieren hacernos creer que los mismos que han llevado a España a este desastre son los que dicen tener la solución para volver a levantarla. Y mientras tanto, ellos se dedican a incumplir sus propias leyes y a derrochar el dinero público de forma escandalosa. Porque no debemos olvidar que los Presupuestos Generales del Estado subvencionan a estos dos partidos de forma muy generosa.

Hay un grupo de ciudadanos que se dicen "indignados", pero no he visto que ninguno denuncie esta nueva farsa y tomadura de pelo. La avaricia por acumular poder y la soberbia de estos líderes no tiene medida. Su empeño es figurar en la Historia, aunque sea a nivel local, como grandes personajes. Desde luego hay algunos como el Alcalde de Madrid Sr. Gallardón, que lo ha conseguido, eso sí, a costa de endeudar a millones de madrileños por décadas. Obras faraónicas cuyo coste está siendo repercutido en los impuestos de los contribuyentes de Madrid, bajo la excusa del "bien común" .

Hoy, el diario El Mundo titula este tema como "PSOE y PP: que ahorren los demás", y eso es inexacto, debería haber dicho "PSOE y PP: convergencia de intereses". Desde su fundación, los dos partidos se han dedicado a esquilmar las arcas públicas, a engordar las Administraciones y a ejercer su poder contaminando todos los resortes del Estado de Derecho. Durante todos los años desde la transición, que algunos quieren llamar democracia, estos dos partidos se han limitado a escenificar una farsa de supuestos enfrentamientos, cuando en lo fundamental han llegado a grandes acuerdos para conseguir una alternancia y perpetuarse.

Esta moneda está amañada y presenta la misma imagen en las dos caras. Mucho han de cambiar las leyes que blindan a estos impresentables y miserables. Una Ley Electoral justa y con listas abiertas. La anulación de subvenciones a los partidos políticos, sindicatos, patronal y organizaciones varias para que se financien de sus propios afiliados. Supresión de competencias repetidas a nivel autonómico en asuntos como Justicia, Sanidad, Educación y Fuerzas de Seguridad. Supresión de las "embajadas" autonómicas y subvenciones de ayudas al exterior. Renovación completa de la Justicia y sus Instituciones para que sea independiente de las influencias y manejos de los partidos políticos y del Gobierno.

España necesita un cambio y no una alternancia. El Sr. Pérez Rubalcaba va diciendo en su propaganda lo de "escuchar, hacer, explicar". Para alguien que solo se escucha a sí mismo, hace todo tipo de actuaciones censurables y condenables y que se abstiene de dar explicaciones sobre los asuntos como el caso Faisán, resulta bastante grotesco. Por el otro lado tenemos al Sr. Rajoy, con su lema de "Empieza el cambio", pero él mismo ya lleva años con su propio cambio desde su derrota en las elecciones del 2004.

Como siempre, los ciudadanos nos veremos forzados a tomar una decisión en la que las dos alternativas son abiertamente rechazables. Ambos mienten, aunque por distintos motivos. El cambio empieza por no escuchar sus falsas promesas,no hacerles caso y explicárselo en la calle.

Chivatazo
Ante el enemigo, despertad
Pedro de Tena Libertad Digital  26 Septiembre 2011

El enemigo llegaba desde lejos, llamaba a la puerta y, a pesar de las súplicas, no perdonaba. Venía a matar. Sólo una cosa podía hacerse frente a aquel destino: despertarse. Borges lo profetizó. Hay enemigos ante los que nada cabe sino la recuperación de la consciencia. Lo hemos visto estos días de asco y vergüenza de la política cuando nos hemos cerciorado, si es que la certeza no era absoluta aún, de las manos en las que España está. El Estado de Derecho y sus valores derivados no existen para estos enemigos de la democracia que o bien matan terroristas desde el Estado o bien colaboran con ellos desde las instituciones. ¿Hay diferencia? Sólo aparente. Se trataba y se trata de la supervivencia del partido, aunque sea a costa de la desintegración moral del Estado y de la democracia. En un caso, matando, y en el otro, chivatando.

El espectáculo del asco tenía otros actores. Independientemente de la consideración que nos merezcan los autos del juez Ruz, es evidente que quien manda en la Policía española ordenó cometer un delito de colaboración con banda armada. Delito hay, pleno de la Audiencia dixit. Nadie puede negar ya que alguien ordenó a alguien que les dijera a los terroristas de ETA y a sus socios del PNV que salieran pitando porque había una redada tendida y que iban a ser detenidos. Esto es un hecho reconocido por los jueces reunidos en aquel desgraciado pleno. Pero, para vergüenza común, reconocieron un hecho de una extrema gravedad y fuéronse, y no hubo nada. Bueno, sí, que no había indicios para unos. ¿Y quiénes son los otros? Ante un hecho de tamaña envergadura, el poder judicial en España, ¿es todo lo que puede hacer? ¿Dar el cante de algunos defensores de tesis -no hay delito-, de tesis que desaparecieron como por arte de magia en dicho pleno, al parecer envolvente universal de la infamia?

Y luego está la propia policía, con minúscula, como le corresponde. Desde 2006 hasta aquí, ¿nada ha podido hacerse? ¿Otro 2011, con destrucción de pruebas, que no las hubo ni las habrá? La obediencia debida no exime. Desde la prudencia por conservar los traseros, pueden hacerse muchas comprobaciones, muchas pesquisas, muchas averiguaciones. No. Lo que tenemos es una parte de la policía diciendo que no han sido ellos, sino otro personaje. Por si fuera poco, en un cambalache peor que el tango de Santos, los subordinados, al parecer conocedores de la responsabilidad de sus superiores, les chantajean públicamente, pero no se van al juzgado de guardia a denunciarlos. Asco y vergüenza de la política.

Estos enemigos de la democracia han venido a matarla cantando: "Hoy resulta que es lo mismo/ser derecho que traidor,/ignorante, sabio o chorro,/generoso o estafador./¡Todo es igual!/¡Nada es mejor!"

Si en España quedan aquellos que laboran noche y día como un buey, que no viven de los otros, que no matan ni están fuera de la ley, no queda más que despertarse. Despertarnos.

Inmersión lingüística y sistema educativo
Carmen Leal www.vozbcn.com  26 Septiembre 2011

Estos últimos días se oye en boca de nuestros políticos el concepto de inmersión lingüística aludiendo al sistema de educación único que se utiliza en Cataluña y que afecta a centros educativos públicos y concertados. Pues bien, la inmersión lingüística es solo, y exclusivamente, un método específico de conocimiento de una segunda lengua (L2). Es un procedimiento muy empleado en todo el mundo que consiste en introducir al niño o adolescente en esa segunda lengua que desconoce e impartir los conocimientos a través de esa lengua. Cambio de lengua hogar/escuela. Ni es la única forma de aprendizaje de una segunda lengua (L2), ni es el mejor método para todos los niños en todas las circunstancias.

El método nació ligado a la pólitica. En Quebec en 1976 subió al poder el Partido Quebequés que tenía como prioridad reivindicar la cultura y lengua francesas en la región canadiense. En ese ambiente de reivindicación política y cultural hay que encuadrar los estudios sobre bilingüismo de Lambert que fue el primero que lo utilizo en Montreal. Inmersionó a niños anglófonos en francés y dio muy buenos resultados, aprendieron francés y su nivel de razonamiento lógico y verbal aumentó. Su método fue imitado en EEUU con los chicanos y fue un fracaso.

Las comunidades lingüísticas con lenguas minoritarias en Europa como Cataluña protestaron, ya que sus hijos estaban inmersionados en la lengua del Estado, en este caso en español, y por ello el razonamiento lógico y verbal de los niños catalanohablantes inmersionados en español no era mayor. Lambert fue muy receptivo a estas acusaciones y propuso unas condiciones sociológicas para que el método fuese exitoso. Dependía de que el conocimiento de la L2 fuese ‘aditivo’ o ‘sustractivo’, que daba lugar a un método de ‘enriquecimiento lingüístico y cultural’, el primero, y el segundo pretendía una ‘sustitución lingüística’ de una lengua por otra.

El caso del bilingüismo ‘aditivo’ ocurre cuando los niños incorporan una nueva lengua sin que la suya resulte perjudicada, entonces la actitud ante esa nueva lengua y cultura resulta positiva y los aprendizajes de ambas se refuerzan mutuamente; o bien porque ambas lenguas tienen la misma presencia en la escuela o en los programas de inmersión en los que un alumnado perteneciente a un grupo etnolingüístico de alto prestigio participa en ellos de una manera voluntaria -caso de los anglófonos en Canadá-. El bilingüismo ‘sustractivo’ se da en grupos etnolingüísticos de bajo prestigio (castellanohablantes en Cataluña a los que se les denomina inmigrantes) en los que la adquisición de una segunda lengua va
acompañada de una trasmisión de valores superiores hacia esa nueva lengua y cultura (la nació catalana, su cultura, su historia) y a la vez se denigra sus propios valores socioculturales (rechazo social e institucional de todo lo español: lengua, toros, costumbres, historia, etc.). En estas condiciones, la adquisición de la segunda lengua tiene lugar en detrimento de la lengua materna provocando su sustitución por la de mayor prestigio y generando sentimientos de ambigüedad e inseguridades que coartan el desarrollo adecuado de las lenguas y los progresos cognitivos del niño, como el caso de las minorías étnicas en EEUU, y de castellanohablantes en Cataluña.

El método de inmersión lingüística en catalán solo para los niños castellanohablantes e inmigrantes como única forma de escolarización y aprendizaje de la lengua catalana entra dentro del bilingüismo ‘sustractivo’. No hay ningún prestigio del español ya que está ausente de las funciones altas de la sociedad: Parlamento autonómico, Administración pública, escuela… El grueso de la población castellanohablante en Cataluña no es la más culta ni la más adinerada. Los métodos pedagógicos dejan mucho que desear a tenor de los resultados PISA y no existe voluntariedad porque no hay capacidad de elección. El método de inmersión se ha convertido en el único sistema educativo posible si la familia no tiene una economía altamente saneada.

El resultado es que los niños castellanohablantes inmersionados en catalán tienen un fracaso escolar el doble de los catalanohablantes. Lo curioso es que el aprendizaje de la lengua catalana para los castellanohablantes se realiza exclusivamente por método de inmersión, pero el aprendizaje de la lengua española para los catalanohablantes no se realiza por inmersión en castellano en las situaciones de entorno social y familiar exclusivo en catalán. En el sistema educativo actual en Cataluña de inmersión forzosa tampoco tiene en cuenta las investigaciones de Cummins, y sus hipótesis.

Cummins, desde 1978, analiza la propia estructura del aprendizaje lingüístico. Sostiene que el niño debe haber llegado a un conocimiento determinado de su propia lengua para introducir la otra L2 con éxito y sin daño cognitivo para el niño, de tal manera que la lectoescritura se inicie en la lengua propia del niño, y no en la del territorio siempre que eso sea posible. Por ejemplo: que la lengua del niño no sea solamente oral como muchas lenguas africanas. Ningún niño castellanohablante tienen las habilidades lingüísticas desarrolladas a los 3 años en el que inicia su exposición total en la escuela a esa segunda lengua que desconoce. La inmersión no solo es obligatoria sino que también es precoz, desde que el niño pisa la escuela maternal a los 3 años y aun antes en las guarderías.

Posteriores trabajos de Taukaoma y Skutnabb-Kangas (1977 ) se añadieron a los trabajos de Cummins. Hay un primer umbral de competencia lingüística que es necesario haber adquirido para que la transferencia entre las dos lenguas ocurra sin daño cognitivo para el niño y que este se pueda comunicar en las dos lenguas a un cierto nivel básico: Basic Interpersonal Comunicative Skills (BICS), que representa una capacidad básica de comunicación interpersonal. Para este conocimiento se necesita el aprendizaje de elementos como la pronunciación, el vocabulario y una mínima gramática que permita la expresión y comprensión con un soporte contextual.

Pero se necesita un segundo umbral o nivel de otro orden: el cognitivo-conceptual y académico llamado Cognitive Academic Language Proficency (CALP), que está basado en aspectos cognitivos, lingüísticos y metalingüísticos en un lenguaje descontextualizado y que son necesarios para procesar una información abstracta y descontextualizada. Este segundo nivel es imprescindible para las habilidades académicas y explica muy bien el fracaso académico de muchos niños castellanohablantes que reciben toda la enseñanza en catalán. Pensemos en un niño castellanohablante que le presentan un problema sencillo en la clase de matemáticas en catalán y no ha adquirido el segundo umbral lingúístico.

No hay un solo país del mundo en el que el aprendizaje de una L2 se realice como en Cataluña, inmersión de forma precoz, total y obligatoria. La conclusión es que a la comunidad castellanohablante en Cataluña, nada menos que el 55% de la población, se la trata como si fuese un grupo lingüístico inmigrante (marroquí, subsahariano, rumano, chino, etc.) que ha de adaptarse a otra lengua, el catalán. Aunque son ciudadanos españoles, su lengua es tan oficial como la catalana en Cataluña y pagan los mismos impuestos sin gozar de los mismos derechos: la utilización de su lengua -el castellano- como lengua vehicular en la escuela.

Hace muchos años que la educación en Cataluña se ha utilizado como herramienta para la consecución de la nació catalana, esa Cataluña virtual que preconizan nuestros gobernantes: “Una lengua, un país, una nación, un Estado”. No hay más que ver los textos escolares: la hiper valoración de aspectos culturales catalanes, himnos, banderas, gastronomía, música, junto con la ínfima presencia en las escuelas de la materia de Lengua Española y la nula presencia como lengua de aprendizaje. Por medio de una sustitución lingüística y de la ideologización nacionalista desde la escuela, Cataluña va camino de ser un ente distinto y distante de España.

Nunca ningún tribunal avaló la inmersión lingüística (lo han recordado Francesc de Carreras y Antonio Robles) y tampoco la UNESCO. Lo que se propicio fue la conjunción lingüística. Y la palabra conjunción supone el concepto de igualdad y equilibrio entre una y otra lengua. Distintas asociaciones civiles impugnaron desde 1983 decretos y reglamentos. Obtuvieron la callada por respuesta. Ahora los tribunales les dan la razón, la escolarización solo en catalán es inconstitucional. Pero con el recurso presentado por la Generalidad que deja en suspensión el auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que obliga a utilizar el español como lengua vehicular, ¿hasta cuando tendremos inmersión? El fracaso escolar de los niños castellanohablantes pobres esta garantizado.

Aún hay más, la política lingüística de Cataluña ha sido imitada por otras CCAA, como País Vasco, Galicia, Comunidad Valenciana y Baleares que gozan de otra lengua oficial ademas del castellano, única oficial y común en toda España, de tal manera que se van repitiendo de forma escalonada los problemas lingúísticos, educativos, legales y sociales. La inmersión lingúística se ha convertido en un problema de Estado.

Carmen Leal es profesora de Lengua y Literatura españolas

La sombra que planea
La mera existencia de ETA encierra una amenaza potencial que sólo se eliminará si desaparece
Florencio Domínguez www.lavanguardia.com 26 Septiembre 2011

En pocos días se han juntado una serie de acontecimientos que giran en torno a la pervivencia de ETA. Lo último ha sido la condena impuesta a Arnaldo Otegi y Rafa Díez en el caso Bateragune y el rechazo que ha suscitado en las fuerzas nacionalistas vascas. Casi al mismo tiempo se han conocido las alegaciones del ministerio público y de la abogacía del Estado ante el Constitucional contra la legalización de Sortu. Estas alegaciones han estado acompañadas en el tiempo por las manifestaciones del fiscal general, Cándido Conde-Pumpido, contra la legalización de Sortu mientras persista la sombra de ETA. El jefe de los fiscales apostó decididamente por el proceso del año 2006, pero de aquel fracaso ha sacado la lección de que no se puede facilitar otro engaño de los terroristas y que rechazar la mano tendida de las instituciones tiene que tener consecuencias.

La fiscalía de la Audiencia Nacional, por su parte, afirma en su última memoria que ETA mantiene intacta su estructura organizativa y que sigue manteniendo comandos en territorio español y francés "que pueden actuar en cualquier momento en función de que su estrategia no surta los efectos deseados". No muy distinto es el análisis que la semana pasada ofrecía en París el máximo responsable de la subdirección antiterrorista francesa, que advertía que ETA sigue utilizando el territorio galo como base logística "para robar coches, aprovisionarse de explosivos, constituir escondites y recuperar material informático". Resumió su análisis indicando que la banda estaba "adormilada", aunque mantenía su actividad.

La "sombra de ETA" de la que habló el fiscal general en la apertura del año judicial sigue planeando sobre la vida pública, aunque sea desde el silencio de la tregua y desde la debilidad estructural provocada por la actuación policial. La mera existencia de ETA, una organización con armas y militantes dispuestos a usarlas, encierra una amenaza potencial que sólo se eliminará cuando la banda desaparezca definitivamente. Esa sombra se proyecta, a buen seguro, sobre decisiones de la Audiencia Nacional como la relativa al caso Bateragune que ha concluido con la condena de relevantes líderes de la izquierda abertzale.

Esta sentencia ha provocado el rechazo político del nacionalismo vasco. Un rechazo similar obtuvo en su día la ilegalización de Batasuna, aunque esa medida haya forzado una evolución de la izquierda abertzale al tomar distancias de ETA, pero sin dar el paso de pedir a la banda que desaparezca. Quienes destacan la importancia de los movimientos de la izquierda abertzale no son capaces de reconocer cuál fue el factor principal que los ha provocado. No fue la buena voluntad de los protagonistas, ni su repentina caída del caballo de la violencia, sino la firmeza del Estado democrático que les cerró cualquier camino que no pasara por el desmarque del terrorismo.

Rejón de muerte a... Cataluña
EDITORIAL Libertad Digital  26 Septiembre 2011

Si el Tribunal Constitucional o el próximo Gobierno –declaración de Bien de Interés Cultural mediante– no lo remedian, la corrida que se ha celebrado esta tarde en la Monumental de Barcelona habrá sido la última fiesta de la Fiesta Nacional en Cataluña, para regocijo de los odiadores de España, que al aprobar la prohibición sin vergüenza esgrimieron el bienestar del toro: meses después blindarían los correbous, en que al mismo animal se le puede prender fuego, tironear con sogas o arrojar al mar... Porque de lo que se trataba era de España, de darle el enésimo puyazo en el terreno simbólico.

Este domingo, en la Monumental han tocado a difuntos por una tradición catalana que se remonta, cuando menos, seis siglos –hay documentado un correbous en Cardona en el año 1409–; es decir, que en el Principado iban a los toros trescientos años antes de que Rafael Casanova vivara a España en aquel 11 de septiembre (1714) que el establishment catalán conmemora como si de una insurrección independentista se hubiera tratado, y medio milenio antes de que la plaga nacionalista empezara a asolar aquellas tierras.

Con la proscripción de la Fiesta –que no sería la misma sin toreros como Mario Cabré o Joaquín Bernadó, condecorado en 1988 con la Medalla de Oro de Barcelona, ahora oficialmente Ciudad Antitaurina; y sin las pañoladas con las que el respetable pide las orejas, la primera de las cuales tuvo lugar en el coso barcelonés de Las Arenas–, el nacionalismo ha vuelto a demostrar que lo suyo no es el fomento de lo catalán, la preservación de lo tradicional, el amor a Cataluña. Nada más lejos de la realidad: su permanente manipulación de la historia, su fobia al español –lengua materna de más de la mitad de los catalanes–, su obsesión por separar a los catalanes del resto de sus compatriotas revelan que Cataluña no les gusta, que Cataluña les irrita, que Cataluña necesita mordazas, decretos y golpes de hoz –como pide su manipulado himno oficial– para ser como debiera.

"El catalanismo ha castrado a Cataluña", dijo el padre Orlandis el siglo pasado. Hoy, desde la Monumental de Barcelona, y entre gritos de "¡Libertad! ¡Libertad!" de tantos catalanes humillados y ofendidos por sus representantes, podemos asegurar que el nacionalismo la está matando.

“Desde Santurce a Bizancio”
Ed. Encuentro  26 Septiembre 2011

Como promotores de la iniciativa, Primitivo Prieto y Ernesto Ladrón de Guevara, se complacen en invitarles a la presentación del libro de Jesús Laínz, “Desde Santurce a Bizancio”, editado por Ed. Encuentro.

“Desde Santurce a Bizancio” ha recibido críticas muy positivas por notables intelectuales como Amando de Miguel o Pascual Tamburri, entre otros, y es un ensayo que sigue el análisis del Víctor Klemperer sobre el valor de la manipulación del lenguaje en los procesos de aculturación nacionalista, comparando los principales hitos de la historia europea a lo largo de su geografía con las experiencias nacionalistas en España. Tema de gran actualidad.

Jesús Laínz ha escrito diferentes ensayos de gran calado como “Adiós España”, “La nación falsificada”, “Escritos reaccionarios”, entre otros.
La presentación se realizará en el Salón de Actos de la Casa de la Cultura en Vitoria (Parque de la Florida), el día 3 de octubre, lunes, a las 19 horas.

XVII Premio a la tolerancia
Asociación por la Tolerancia  26 Septiembre 2011

Os recordamos que el próximo viernes día 30, a las 20h, en el Hotel Tryp Apolo (Av. Paralelo 57-59) tendrá lugar la entrega del XVII Premio a la tolerancia a
Regina Otaola, exalcaldesa de Lizarza.

Si queréis asistir a la cena que seguirá al acto, por favor, reservad cuanto antes vuestras plazas para poder ajustar con el Hotel, so pena de quedaros sin lugar. Método de reserva, ingreso o transferencia (35 euros) en la cuenta de La Caixa: 2100 1337 27 0200033503.

Al hacer la operación, no olvidéis hacer constar vuestro nombre.
¡Dadle difusión, por favor!
Gracias

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Más ‘cornás’ da el nacionalismo
Opinión  www.gaceta.es  26 Septiembre 2011

Ayer se consumó el ‘tauricidio’ en Barcelona.

“La fiesta de la Mercé será, a partir de ahora, más cívica”, ha dicho Jordi Portabella, después de liquidar varios siglos de arte con la supresión de los toros en Cataluña. Además de incultos –por esa regla de tres, la Generalitat debería prohibir la tauromaquia de Goya o censurar los vasos cretenses–, no saben lo que dicen. Si el de ERC se hubiera tomado la molestia de consultar el Diccionario de la Real Academia, sabría que en su segunda acepción, “civismo” es el “comportamiento respetuoso del ciudadano con las normas de convivencia pública”. ¿Dónde está el respeto del Govern con los aficionados al toro, o con el legado cultural que deja tras de sí la Fiesta en un coso como La Monumental, que durante 60 años fue una de las primeras plazas del mundo y donde resuenan el eco de las ovaciones a los más grandes, desde Belmonte a José Tomas, pasando por Manolete, El Viti, Bienvenida o Dominguín? ¿No es la libertad la primera norma de convivencia pública? Al menos en una democracia.

Pero el tauricidio perpetrado en Cataluña es la constatación de que importan poco las normas democráticas en una sociedad dominada por esa nueva forma de despotismo ilustrado que es el soberanismo. Ninguna razón –cultural, económica, ecológica ni social– asiste a quienes se empeñan en dar el descabello a una antiquísima tradición –que en Cataluña se remonta no al franquismo como cree ERC, sino a 1387, en tiempos del rey Juan I el Cazador– y a una fiesta que forma parte sustancial del acervo de un pueblo. Ninguna razón... excepto la fijación identitaria. Porque en la puntilla a la Fiesta confluyen el ultranacionalismo y el prohibicionismo, dos cánceres de la libertad, ante los que sólo cabe luchar mediante la Iniciativa Legislativa Popular que se está promoviendo para declarar al Toro bien de Interés Cultural.

En este sentido, la estocada a la Fiesta discurre paralela con otros liberticidios análogos perpetrados en Cataluña, como el acoso al castellano. Se trata de problemas de diferente calado, pero que responden al mismo mecanismo: la entrada de la clase política como un elefante en una cacharrería en ámbitos sociales; el intento de modificar, de forma artificial, las costumbres del pueblo. ¿Puede un Parlamento legislar sobre la Fiesta o el arte? ¿Puede un Gobierno ir contra el sentir de la ciudadanía, a decretazo limpio, o coartar la libertad, a golpe de sanciones por rotular en castellano? ¿Es democrática una policía lingüística...? ¿No evoca, más bien, el perfume intervencionista de tiempos pasados?

La lengua sirve, por definición, para tender puentes, comunicarse, crear… Pero deviene en Babel cuando los políticos tratan de instrumentalizarla para sus fines. No se puede violentar el curso natural de las cosas, imponiéndola por decreto. El impetuoso auge del castellano en Norteamérica no obedece a políticas de diseño, sino que es fruto de una expansión demográfica, natural. Nada que ver con el experimento in vitro del Gobierno catalán, que desafía al Supremo y confunde la cooficialidad con el submarinismo, al convertir la normalización en inmersión, creando así ciudadanos de segunda.

En este contexto, la supresión de las corridas no es una anécdota, sino una categoría. Es una excusa más para la confrontación. Un arrogante órdago de quienes suprimen la Fiesta, alegando argumentos propios de la sociedad protectora de animales, pero permiten los correbous. Verde y con asas.

No me dan ninguna pena
Antonio Pérez Henares Periodista Digital  26 Septiembre 2011

Estos días de despedidas- Zapatero lleva ya unas 20-empieza a generarse una suerte de tierna pena en los medios de comunicación sobre los que se marchan, aunque aún les queden para nuestra desdicha meses y otros no tengan ninguna voluntad de hacerlo. Salen ellos diciendo que se sienten orgullosos de la tarea realizada y debemos nosotros como que agradecérselo. ¡Y una leche!.

Se van porque no pueden quedarse, se van justo antes de que los echemos, se van porque han dejado al país hecho unos zorros, a la Nación desencuadernada y a la población angustiada por su presente, que para cinco millones es de paro, y por su futuro que todos presumimos difícil y duro. Y este gobierno y el partido que lo ha sustentado tienen buena parte de culpa en ello.

Cierto que la crisis mundial no es cosa suya en origen. Pero es su total responsabilidad su ocultación, su disparatada reacción y su despilfarro cuando tanto necesitábamos ahorrar. Pero el daño ocasionado por el zapaterismo y por el partido, que sumisa y entusiásticamente ha aplaudido su insensata deriva, va más allá de la penosa situación de paro y ruina económica. El daño al propia Nacion, que dijo discutida y discutible, con sus apuestas como el Estatut catalán y su secuela desvertebradora es la herencia más nociva a la que hay que añadir el habernos traido de vuelta a ETA a las instituciones y cuando más derrotaba estaba darle como salida su mayor triunfo político. Si se añade como colofón el haber removido el odio entre españoles con apelaciones a la memoria guerracivilista y como postre haber hecho una verdadera dejación de sus deberes como gobernante en el mantenimiento de la convivencia y orden publico tolerando espectáculos tan bochornosos como la agresión a los peregrinos de la JMJ podemos tener el resumen de esa labor de la que dicen sentirse orgullosos.

Los españoles hemos sufrido con Zapatero el peor de los gobiernos de la democracia y, más allá de sus intenciones, al peor presidente. Todavía peor por el momento que le tocó atravesar y donde su perfil de iluminado y de optimista patológico se añadió a su incapacidad para afrontar los problemas y su capacidad para crearlos allá donde no existían. Y en ese gobierno no solo está la Salgado, o la Pajin o estuvo Bibiana Aido o Narbona o Montilla o Blanco. En ese Gobierno mandaba más que nadie, hasta más, en los últimos tiempos, que el propio presidente, un tal Alfredo Perez Rubalcaba que ahora se nos pretende vender como solución tras haber sido unos de los principales muñidores de nuestras desdichas.

No me da pena alguna este gobierno. Me da pena la sociedad española y la lástima la guardo para los que habrán de administrar tan nefasta herencia. Desde luego , que al país que recogió Zapatero en 2004 si que ahora no lo reconoce ni la madre que lo parió

Terrorismo
Tres falacias sobre ETA
José García Domínguez Libertad Digital  26 Septiembre 2011

Un mito exculpatorio y un par de axiomas apriorísticos. Tres falacias. Apenas nada más. He ahí el trípode de taras morales sobre el que se ha sustentado la pervivencia de ETA a lo largo de los últimos treinta años. Una leyenda romántica que aún habita atrincherada en lo más profundo del inconsciente de la izquierda. Y dos premisas tan fatalistas como erradas. La segunda de ellas, por cierto, presente hoy mismo en la trastienda retórica de todas las declaraciones partidarias a cuenta del último comunicado de los presos. Así, risueño, el señor Rubalcaba habla de "gesto inédito" y de "paso importante". A su vez, Basagoiti, otro que también está esperando a Godot, dice no conformarse "con algo que no sea la disolución".

Léaseles bien entre líneas: la gran cuestión, la indiscutida, es que ha de ser ETA quien guste concedernos la gracia de extinguirse. En el bien entendido de que es a ETA –y solo a ETA– a la que corresponde fijar los plazos que marquen el final de su propio tiempo. Pues, como alguna vez ha enunciado José María Ruiz Soroa, en el fondo, el paradigma dominante considera accesorios los éxitos policiales frente al nacionalismo armado. De ahí ese anhelo recurrente, obsesivo, el de reclamar –"exigir" dicen los más airados– que certifique de modo formal y por escrito el compromiso de deponer las pistolas. Como si fuera imposible, o muy arriscada temeridad, simplemente despreciar cuanto opine o deje de opinar ETA al respecto.

Un prejuicio igual de absurdo, por lo demás, que aquella otra premisa imperante hasta la llegada de Aznar en 1996. A saber, la fantasía entonces tan extendida que quiso presumir imbatible al terrorismo euskaldún. En cuanto al mito, no es otro que el de tener a ETA por última rémora de la dictadura. Una coartada intelectual que, a ojos de buena parte de la izquierda, dotaría de legitimidad de origen a los carniceros vascos. Y una burla que únicamente requirió obviar la generosa amnistía que, allá a inicios de la Transición, abarcaría a la totalidad de los convictos etarras. ¿Por qué entonces nuestra democracia insiste en que ETA la avale rindiéndose? ¿Porque como el propio Ruiz Soroa ha apuntado no está completamente segura de su propia causa? Cualquiera diría que sí.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.
 

CATALUÑA
Por el arco de triunfo
Por Eduardo Goligorsky revistalibertaddigital.com  20 Septiembre 2011

He subrayado en dos artículos (éste y éste)
http://revista.libertaddigital.com/estan-borrando-la-linea-roja-1276239257.html
http://revista.libertaddigital.com/la-linea-roja-esta-destenida-1276239158.html

la tozudez con que las autoridades políticas de Cataluña destiñen, borran y trasponen la línea roja que separa lo legal de lo ilegal. Ahora no me queda otro recurso retórico que el de destacar la obstinación con que dichas autoridades se pasan las sentencias judiciales por el arco de triunfo.

El presidente de la Generalitat lanzó, en vísperas de la Diada, una advertencia que, aunque tenía por destinatarios a los indignados, parecía dirigida contra él mismo y sus acólitos: "No siempre el que más grita tiene más razón". Lo dijo precisamente cuando arreciaba el guirigay por la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña a favor de la enseñanza bilingüe.

El somatén mediático
Antonio Robles lo dejó claro en su artículo "¡Mienten!", donde desmenuzaba implacablemente la trama de embustes, 13 en total, sobre la que descansa la escandalera de los nacionalistas:

Mienten cuando publican que el auto del TSJC que da un plazo de dos meses para habilitar al castellano como lengua vehicular en el sistema escolar catalán, tal como ha sentenciado el TS y ha fallado en sentencia el TC, creará dos escuelas separadas por idioma. Mienten, porque la conjunción lingüística consagra la impartición de las materias en los dos idiomas, pero no en clases separadas.

(...)
Mienten cuando alarman a la sociedad con la quiebra de la cohesión social si se permitiese estudiar también en castellano. A finales de los setenta, en plena democracia, y principios de los ochenta, así se hacía y nunca como entonces hubo tanta libertad y paz social.

¡Si incluso se pasan por el arco de triunfo la obligación legal de dictar tres horas de clase en castellano!

Los secesionistas denuncian que los maltrata algo que ellos llaman la Brunete Mediática. Es revelador comprobar cómo jalea estos actos de insumisión lo que podríamos llamar el Somatén Mediático nacionalista, encarnado en la información tendenciosa de La Vanguardia (que leo en su versión en castellano para metecos, o sea, ciudadanos de segunda categoría) y en las rabietas de sus colaboradores privilegiados.

El cronista militante
Informa, por ejemplo, LV (12/9/2011) de que, cuando exhibió su ingenio lanzando la consigna capicúa Català a l'atac!, su colaborador Marius Serra "conectó con el sentimiento más extendido y muy mayoritariamente expresado en todos los actos de conmemoración o protesta que se celebraron ayer". Lo que no aclara el cronista militante Jordi Barbeta es que, según los cálculos más optimistas del Somatén, hubo 5.000 personas en la conmemoración, y 10.000 revoltosos en las protestas, donde se quemaron banderas españolas y retratos del Rey en presencia de un emisario de Bildu. El diario también nos endilga un titular catastrofista (7/9): "El Supremo, epicentro de la ofensiva contra el catalán". Aunque debe aclarar, más abajo, volviendo a la realidad:

Lo que persiguen sus resoluciones es que el castellano tenga mayor presencia en el sistema educativo y que no se quede en una asignatura de la que se imparten dos horas semanales, sino que, en tanto que lengua vehicular, se use como idioma en el que se imparten enseñanzas.

Una verdad como un pino, que no debería dejar espacio para las provocaciones rupturistas. Porque, como explicó el profesor Joaquim Arnau, en medio de la ofensiva monolingüista de la Generalitat (LV, 11/9), una enseñanza en dos lenguas consigue mejores resultados académicos que las de los países monolingües.

Más veraces son, en cambio, las transcripciones de los exabruptos que desgranan los dirigentes secesionistas, convencidos de que para ellos no rige aquello de "No tiene más razón el que más grita". El pasado día 7 Artur Mas avisó a Mariano Rajoy de que "la lengua no se toca", y añadió que para la Generalitat el catalán es "una línea roja infranqueable". El día 13 Mas anunció, en castellano y en la Residencia de Estudiantes de Madrid, "la ruptura del consenso de1978" y sentenció:

Tres puntos serán innegociables para la Generalitat, pase lo que pase el día 20 de noviembre: la identidad catalana (la tradición cultural y el idioma), el autogobierno y la reclamación de una mayor equidad en el reparto de las cargas solidarias.

Flojos en matemáticas
El mismo día, en Barcelona, el consejero de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, hablaba de la viabilidad económica de una Cataluña independiente. Y también ese martes, 13, el Congreso de España aprobó que el catalán sea "el centro de gravedad en la escuela catalana, sin exclusión del castellano". El PSOE votó a favor de ese galimatías, y el PP en contra. La diputada del PP Dolors Montserrat expuso el modelo por el que apuesta su partido:

Para pacificar esta cuestión sería razonable que algunas asignaturas se impartan en castellano y en inglés.

El portavoz del gobierno de la Generalitat ya había proclamado (LV, 7/9), apenas conocida la sentencia del TSJC, que para el Ejecutivo catalán la inmersión lingüística es una "línea roja" infranqueable, por lo que defenderá ese modelo "caiga quien caiga". Homs afirmó que se siente avalado en su postura por "la mayoría de los catalanes".

Confieso que al leer el "caiga quien caiga" se me puso la piel de gallina, porque esta era la frase favorita de Juan Domingo Perón, quien la esgrimía antes de cometer alguno de sus muchos desafueros. Y en cuanto al aval de la mayoría de los catalanes, es archisabido que los secesionistas son muy flojos en matemáticas: consideran que el 36,5% del censo que aprobó el tan trajinado Estatut representa a la mayoría, y que el 18% que se dice que apoyó, sin control fiable alguno, el referéndum independentista representa al pueblo catalán.

La ministra insumisa
En medio de este rifirrafe, también el Gobierno de España y el PSOE se pasan la legalidad por el arco de triunfo. Ya hemos visto cómo los diputados oficialistas votaron a favor del galimatías de apoyo a la inmersión lingüística. El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, practicó esa fricción tantas veces que ya tiene el arco gastado, lo mismo que el ministro de Justicia, Francisco Caamaño. Y el candidato Rubalcaba promete más de lo mismo (LV, 19/9). Pero hay otro caso más aberrante. Informa LV (12/9):

La ministra de Defensa, Carme Chacón, destacó la importancia de que los alumnos de lengua materna castellana aprendan catalán para luego tener igualdad de oportunidades en el mercado laboral.

Decir esto cuando la movilidad laboral –uno de los salvavidas en tiempos de crisis– puede llevar al trabajador de Lérida a Zaragoza, o de Barcelona a Madrid, o de Gerona a Málaga, es un insulto no sólo a la razón, sino, peor aún, a la dramática encrucijada de ese trabajador. Un insulto, además, lanzado desde la privilegiada poltrona del poder. Y por si esto fuera poco la señora Chacón tiene bajo su mando a numerosos jóvenes latinoamericanos que, sin necesidad de aprender catalán, van a combatir, y muchas veces a morir, en defensa de nuestra civilización, dentro de la cual, mientras no triunfen los secesionistas, se encuentra la totalidad de España. "No hay precedentes –clamó el parlamentario autonómico Albert Rivera– de una ministra que llame a la insumisión".

El Somatén no se limita, por supuesto, a filtrar, manipular y tergiversar la información, sino que cuenta con un equipo de columnistas que, con muy pocas y meritorias excepciones, contribuye a caldear el ambiente. En este trance, el pasado día 4 se les sumó un colaborador estrella, nada menos que Jordi Pujol, quien después de reiterar su viejo sueño balcanizador de que Cataluña emule a países tan ejemplares como Estonia, Eslovaquia y Eslovenia, y de afirmar que "ahora ya tiene sentido pensar que la independencia sería la solución lógica", amenazó:

Es muy posible que se produzca otra situación crítica en el tema lingüístico. En el del catalán en la Administración y sobre todo, especialmente grave, en la escuela. Y eso sería un casus belli.

Un casus belli: me pareció oír el repicar de campanas convocando al somatén, la milicia paramilitar catalana, o a los curas trabucaires carlistas, para repeler la invasión de los afrancesados y los heterodoxos modernistas. En verdad, la mayoría de las diatribas que los secesionistas lanzan contra la implantación del bilingüismo en las escuelas tiene este aire de oscurantismo carpetovetónico.

Costumbres atrabiliarias
Pilar Rahola, que si no es la estrella del Somatén Mediático sí es, por lo menos, el asteroide, se desgañita (LV, 13/9) propalando la falacia de que "la reacción a favor del idioma ha sido unitaria y ha recorrido la espina dorsal del país" [¿como el 18% que apoyó el referéndum?], en razón de lo cual "la línea roja, pues, no se puede pisar". En ese mismo artículo acusa a Alicia Sánchez Camacho de émula de Lerroux, y a García Albiol de hooligan porque no se ciñe al ritual de la Diada. En otro artículo (LV, 8/9) intenta desalentar a Sánchez Camacho fraguando una imagen execrable de su partido: banderas ultramontanas, derroteros radicales, partido marginal, vocación de trinchera, micrófonos mesetarios, planteamientos abiertamente fascistas, facherío incluido. Y a Mariano Rajoy le reprocha (LV, 15/7) que Luisa Fernanda Rudi quiera derogar la ley que protege el chapurriau que se habla en la franja oriental de Aragón. Es, alega la tradicionalista contumaz, "el idioma que hace 900 años que hablan [sic] sus antepasados (...) un patrimonio cultural milenario". Esos antepasados que hablaban, y no hablan, un dialecto que no sirve para comunicarse fuera de la tribu, forman parte del pasado mítico que Rahola idealiza sin detenerse a pensar que ella, precisamente, no soportaría sus costumbres atrabiliarias, una de las cuales era el maltrato y el desprecio a las mujeres, y otra era la afición fanática a los pogromos.

De regreso en el sigo XXI, Pilar Rahola elogia al PSC y a la UGT, "dos organizaciones que han sido fundamentales en el consenso histórico del catalán", que es "la herramienta más eficaz en la construcción de un solo pueblo". La frase me suena. ¿Una, Grande y Libre, como enseñaban en la Formación del Espíritu Nacional? La UGT, por cierto, cedió su local de Barcelona (que todos subvencionamos) a los organizadores del fallido referéndum independentista.

El airbag reventado
A diferencia de Rahola, Antoni Puigvert intenta atrvesar el espacio trasnochado del nacionalismo por la cuerda floja de la moderación y la racionalidad. Si bien escribe que a veces a los catalanistas moderados "no les queda más remedio que entrar en liza" (LV, 5/9), por otro lado acepta la realidad tal como es (LV, 12/9):

En las aulas el catalán tiene preeminencia, en los patios sucede al revés. La escuela no puede revertir las corrientes sociales: el castellano avanza con revitalizada fuerza en las calles catalanas.

Y, en lugar de regocijarse por la sumisión del PSC, advierte (LV, 9/9):
CiU reacciona con un discurso esencialista, romántico. La lengua, nervio de la patria (...) Ahora bien, ¿es suficiente relato para dirigir un país en el que el 70% no la tiene como primera? (...) O CiU propone un relato para ambas comunidades y penetra en la Catalunya [sic] metropolitana o, con el airbag del PSC reventado, el PP lo tendrá fácil para lograr sus objetivos estratégicos.

Visto lo visto, ¿acaso es el amor atávico por su lengua lo que mueve a estos secesionistas a convertirla en un casus belli, caiga quien caiga, si alguien cruza la línea roja de la enseñanza monolingüe, que es la que el TSJC impugna? Categóricamente, no. Los secesionistas sólo explotan las lenguas y las culturas como fermentos de agitación para conquistar el poder. Su amor va por otros derroteros, como explicó sintéticamente Pedro J. Ramírez (El Mundo, 11/9):

Había que hacer el menor ruido posible en una sociedad acomodaticia y enemiga de aventuras, pero había que ir creando las condiciones para que el único proyecto colectivo imaginable terminara siendo la independencia. Ése ha sido durante tres décadas el papel de la política lingüística.

Más claro, imposible.
 

España
La inmersión catalana aumenta el fracaso escolar inmigrante
Varios informes resaltan que las peores notas se sacan en comunidades con lengua propia
ESTHER ARMONA / BARCELONA ABC  26 Septiembre 2011

La inmersión lingüística no sólo discrimina a los castellanohablantes en la escuela sino que limita el aprendizaje de los alumnos inmigrantes que llegan a esta comunidad, disparando el riesgo de fracaso escolar. En un momento de máxima sensibilidad lingüística tras la lluvia de sentencias que instan a la Generalitat a cambiar el modelo de enseñanza para que el castellano sea lengua vehicular, las estadísticas demuestran que la inmersión lingüística supone un «handicap» para los alumnos inmigrantes, paradójicamente también para los de origen latinoamericano (un 44% de los extranjeros) que topan con un idioma desconocido que dificulta su aprendizaje. El gobierno catalán conoce esta realidad, aunque ha mantenido durante años el modelo de inmersión como el modo que permitirá a los recién llegados prosperar social y laboralmente.

Informes consultados por ABC, entre ellos los PISA 2006 y 2009, constatan notables diferencias en el rendimiento de estos alumnos con respecto a los autóctonos. Cataluña, junto al País Vasco, ocupa los puestos de cabeza en cuanto a desigualdad educativa entre escolares inmigrantes y autóctonos. El importante impacto de la inmigración en la escuela catalana ha hecho también que en estos últimos años merme el nivel competencial general en las pruebas europeas, donde los alumnos con problemas de aprendizaje aumentan. Según el último informe PISA, las diferencias entre estudiantes nativos y no nativos son especialmente importantes en Cataluña, con una comunidad escolar inmigrante del 12,9%.

El análisis de la OCDE revela que la diferencia de rendimiento entre nativos y no nativos es de 82 puntos en el caso de Cataluña y de 71 en el del País Vasco, frente a los 49 de diferencia registrados en Cantabria, los 36 de Baleares o los 15 de Canarias. Si atendemos al apartado de comprensión lectora, la diferencia de puntos en Cataluña entre alumnado de fuera y de la comunidad es de 86. En el anterior informe de la OCDE, de 2006, la distancia en competencias entre los dos grupos de alumnado era incluso más alejada. Un 48,6% de los alumnos inmigrantes eran incapaces de adquirir unos mínimos conocimientos —datos elaborados por el CTESC en base a PISA 2006—, frente a un 15,5% de autóctonos que estaban en esta misma situación.
Se ceba con las chicas

En base a este informe, tanto los chicos como las chicas de origen inmigrante presentan malos resultados, aunque en el caso de las chicas son especialmente preocupantes. Un 55% corren riesgo elevado de fracaso escolar, frente al 16% de alumnos que presentan una situación tan delicada.

Otro estudio de la Fundación Jaume Bofill, basado en datos de la OCDE, constata las «preocupantes» desigualdades entre el alumnado catalán y el no nativo. En base a estos datos, los inmigrantes obtienen 70 puntos menos —38 puntos equivale a un curso escolar— que los autóctonos en todas las áreas de competencia, lo que confirma la desigualdad de oportunidades según el lugar de nacimiento.

Por último, un informe de la Universidad de Girona revela que se necesitan seis años de escolarización para que el alumno inmigrante llegue a tener el mismo dominio de la lengua en la que es educado que sus compañeros de clase no nativos. El mismo trabajo cuestiona la eficacia de las aulas de acogida, a las que llevan a los inmigrantes antes de inmersionarlos.


Recortes de Prensa   Página Inicial