AGLI

Recortes de Prensa   Martes 27  Septiembre 2011

 

España
¿Qué hacer con las autonomías?
José García Domínguez Libertad Digital 27 Septiembre 2011

Igual que las camisas a cuadros, las recurrentes proclamas sobre el "definitivo cierre" del estado autonómico constituyen otro clásico de la moda que también
vuelve, más o menos, cada cuatro años, en su caso coincidiendo con los periodos de celo electoral. Así, como ordena la costumbre, asistimos estos días al
preceptivo revival. Un déjà vu que tratándose del Partido Popular remite a un par de propósitos programáticos, a cual más vago. Por un lado, y tal como acaba
de enunciar Cospedal, se postula una muy imprecisa reforma del Senado. Más brumosa aún, la incierta "reestructuración" de las competencias regionales sazona
los desahogos mitineros de los principales dirigentes conservadores.

Algo que, en el fondo, responde a la necesidad de dar satisfacción retórica a una fantasía ingenua. A saber, la quimera según la cual un Estado
recentralizado hubiese logrado evitar la efervescencia secesionista en Cataluña y el País Vasco. Como si fuera factible viajar en el tiempo hasta las
vísperas de 1898 y reescribir la historia sentimental de España, extirpando el influjo disolvente de los micronacionalismos decimonónicos. Y es que, se
acepte o no, con esa lacra apenas cabe la conllevancia, el orteguiano paliar los estragos más virulentos de una enfermedad crónica para la que no existe
terapia conocida. Mejor no obsesionarse, pues, y tratar en cambio de dotar de identidad gramática al Estado. Esto es, afírmese de una vez su carácter
federal. Asunto que, por cierto, habría de enfurecer a los catalanistas.

A fin de cuentas, desde Almirall y Prat de la Riba hasta Artur Mas, si alguna constante los ha retratado es el repudio del federalismo. Y con poderosas
razones, conviene conceder. Al cabo, nada hay más ajeno a su afán particularista que el irrenunciable propósito igualitario que inspira las estructuras
federales. Cierre efectivo del modelo, ese broche federal, para el que habría resultar determinante la cacareada reforma del Senado. Una reforma que
ambicionara convertirlo en verdadero órgano de representación territorial. A imagen y semejanza del Bundesrat, transformándolo en un foro integrado de modo
exclusivo por presidentes y consejeros autonómicos. Mutación que socavaría el siempre alicorto particularismo de la provincia, haciendo corresponsables de
los intereses comunes de la nación a los poderes territoriales. ¿Algo que ver acaso con el proyecto de Génova?
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Lobos de una misma camada.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 27 Septiembre 2011

Cuando en otro escrito hablaba de alternancia en el poder y de partitocracia en vez de democracia, me refería a que los dos grandes partidos nacionales PSOE
y PP están de acuerdo en el fondo y solo escenifican discrepancias para mantener la farsa de una diferente concepción ideológica. El último gran acuerdo ha
sido la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial por la que los antiguos ex Ministros y Consejeros, podrán volver a su antiguo puesto de trabajo sin
mayor problema al contemplarse el acceso a esos cargos en el Gobierno como si hubiera sido haciendo uso de una excedencia voluntaria, cosa que antes no se
contemplaba en la Ley y que ahora tiene carácter retroactivo.

Esto demuestra que existe una gran coincidencia entre ambos partidos a la hora de premiar o garantizar el futuro de sus más directos colaboradores y de
allanarles su obligada o voluntaria vuelta al mundo laboral de la Judicatura. Y es que lo que no puede ocultarse por la podredumbre que apesta es la total
dependencia de los Órganos e Instituciones Judiciales de las codiciosas manos de los dos principales partidos políticos PSOE y PP. Una Justicia que ve como
su forma de gobierno, elección de candidatos, y normas laborales son manipuladas por medio del poder legislativo Congreso y Senado donde ambos partidos
cocinan las leyes adaptándolas a sus propios intereses.

Cambiar las leyes para beneficiar a determinadas personas afines o colaboradores de alto nivel, se podría calificar de conducta deshonesta, ventajista y de
posible prevaricación. Será por eso que la Asociación Profesional de la Magistratura ha denunciado esta reforma de la Ley que fue aprobada el pasado jueves,
pocos días antes de la disolución de las cámaras y de la pérdida de condición de Diputados y Senadores. Un hecho que casi ha pasado desapercibido por la nula
publicidad que se le ha dado en los medios.

Y con este tipo de comportamientos ¿podemos esperar algún cambio real cuando el PP llegue a gobernar? Sinceramente no lo creo. De lo que sí que estoy
profundamente convencido es de la falta total de escrúpulos a la hora de aplicar aquello de la igualdad ante la Ley. De lo que estoy absolutamente seguro es
de que ambos partidos llegarán siempre a acuerdos para mantener su cuota de poder y salvaguardar a su gente, dotándose de prebendas, blindajes, y toda clase
de beneficios personales, como son las generosas indemnizaciones totalmente compatibles con la vuelta garantizada al mundo laboral mediante leyes ad hoc.

Es simplemente vergonzoso que en una situación de paro descomunal, los únicos que nunca van a sufrir de la ansiedad de ver peligrar su futuro, sean estos
ventajistas y oportunistas que no dudan en adecuar las leyes a sus fines. Mientras el Gobierno y el Congreso decretaban la congelación de pensiones y la
rebaja del sueldo de los funcionarios, Sus Señorías se habían subido el sueldo y han gozado de toda clase de beneficios y complementos con una total falta de
empatía y de desprecio por la situación desesperada de millones de ciudadanos.

El PSOE con Rubalcaba promete ahora lo contrario a lo que días antes consideraba como indispensable y acertado. El PP propugna el cambio, pero la pregunta es
¿qué cambio?¿En qué va a cambiar la actitud de colaboración con el PSOE en temas como el de esta reforma de la LOPJ?

Estamos en una batalla por el poder en la que los ciudadanos somos simples peones valorados por nuestra opción al votar en el día crucial de las elecciones.
Todos hablan de responsabilidad y de ejercer el derecho al voto. También se apela al escoger el mal menor. Pero lo que nunca consentirán es que exista el
voto de castigo, que no la abstención. Un voto que debería contabilizar con papeletas de color negro o rojo, como identidad inequívoca de un rechazo por el
actual sistema al que llaman democracia.

Constitución
¿Para qué la reforma?
Juan Morote Libertad Digital 27 Septiembre 2011

Con gran pompa y ostentación se ha procedido al acto de firma de la segunda reforma constitucional: este ha durado la friolera de dos minutos. El paso al
frente para conseguir que nuestro difunto texto constitucional sea cada vez más abstruso se consumó. Cuando tras la aprobación del estatuto de autonomía de
Cataluña alguien me invoca la constitución y la necesidad de su reforma, me siento como si un cirujano sostuviese, en un foro solvente, la bondad de operar a
un muerto.

Lo cierto es que viendo la foto de José Luis Rodríguez, Pascual Sala, José Bono y demás ilustres incompetentes, uno se hace cargo de la nimiedad del objeto
de la firma. Si miramos las caras de los asistentes, todos ellos mejor alineados que las copas en una buena mesa, parecen estar pensando si el Rey será capaz
de estampar la firma, o que está firmando algo que no entiende ni quien lo redactó. En cualquier caso, oscilan entre la duda y la incredulidad. Para colmo,
su Majestad decidió firmar de pie. Siempre que uno firma más o menos erguido trasluce o la falta de importancia de lo firmado o que, a él al menos, le
importa un carajo. En este caso creo que confluían ambas razones.

Es una real tomadura de pelo la reforma constitucional sancionada en el día de ayer. No es relevante que en la misma subyazca una exigencia de la Unión
Europea, ni que el gobierno tenga que demostrar que en España se quiere abordar un esfuerzo de contención del gasto. Del texto aprobado se infiere que "mucho
perrito, pero pan poquito", ya que no ha venido acompañado de una sola medida seria para reducir el gasto público y ayudar al reequilibrio presupuestario.

Cuando nuestros gobernantes sean capaces de decirnos la verdad de las cuentas públicas, de contarnos la ruina en la que nos han sumido, de anunciarnos cómo
van a conseguir que todos los españoles seamos más iguales ante la ley y más libres, de despolitizar la justicia (instrumento indispensable en la reforma
constitucional por la vía de hecho que supuso la aprobación del estatuto de Cataluña)... Y junto a lo anterior nos anuncien qué medidas van a adoptar y cuál
es el importe de gasto que se va a reducir y, por supuesto, cómo van a aumentar los ingresos sin saquear más a los ciudadanos. Ese día me tomaré en serio las
reformas. Hasta entonces ¿para qué?

11-M
Aritmética para una democracia
Gabriel Moris Libertad Digital 27 Septiembre 2011

"La democracia es un medio y una forma mientras que la libertad es una esencia y un fin" (Salvador de Madariaga).

Como yo me crié y formé en tiempos de la "democracia orgánica", cuando en el año 1978 aprobamos una Carta Magna que restauraba la "democracia perdida", creí
que en España habíamos dado con la clave para convivir en paz, armonía y bienestar. No soñaba con la arcadia, no, soy consciente de que la vida del hombre
comporta riesgos y dificultades además de algún atisbo de placer y de felicidad. Yo esperaba sinceramente algo más de racionalidad, de tolerancia, de respeto
mutuo, de transparencia y de honradez en nuestra convivencia; incluso algo más de libertad y de justicia. Tres décadas después de aquella esperanzada fecha,
me atrevo a hacer un balance, que sin incurrir en el pesimismo y la desesperanza, he de confesar que no alcanza en absoluto las expectativas puestas en
muchos aspectos esenciales de nuestra vida en común.

Yo manejo un concepto de democracia algo rudimentario, creo que la democracia es una de las formas de gobierno perfectas, según los helenos, o menos
imperfectas, según Churchill, que consiste en la participación del pueblo en la organización de la vida sociopolítica. Esto que, a priori, suena bien, hay
que articularlo de forma que las corrientes de opinión y de pensamiento tengan sus cauces de representación. Los modelos de representación de las democracias
occidentales se basan no en la representatividad de la voluntad popular, tampoco lo hacen en la racionalidad o el sentido común, sino en las decisiones e
intereses de los elegidos en listas cerradas entre los militantes de los partidos políticos que, con frecuencia, no tienen el mínimo nivel de
representatividad en la sociedad. Todo ello regulado por la aritmética de las urnas y la de las conveniencias y pasteleos post electorales. La importancia de
los porcentajes de representación a veces queda contrarrestada por componendas ajenas o contrarias a la verdadera voluntad popular. El respeto debido a las
minorías se convierte a veces en una dictadura de las minorías a cambio de conservar el poder o de imponer decisiones irracionales, e incluso de obtener
beneficios dinerarios al margen de todo principio de solidaridad.

La España anterior a la masacre del 11M, y especialmente los años derivados de aquel crimen masivo e indiscriminado contra el pueblo liso y llano, del que se
nutre el granero de votos que otorga la representatividad formal a los que nos representan en las instituciones, pueden suministrarnos algunos ejemplos para
ilustrar mi tesis sobre la disfunción que la simple aplicación de la aritmética puede introducir en la voluntad popular manifestada en las urnas o en los
movimientos cívicos. En ocasiones, las mayorías llevan a tomas de decisiones o a legislar asuntos desde la irracionalidad más absoluta.

No creo descubrir nada al afirmar que el hecho más relevante y grave ocurrido en la España del siglo XXI es el citado anteriormente. Todo lo sobrevenido
desde aquel fatídico once de marzo de 2004, en mi opinión, deriva de aquel crimen de lesa humanidad y del tratamiento dado al mismo por nuestras
instituciones, bien entendido, con la aquiescencia o el dejar hacer del pueblo objeto del crimen y sujeto votante en el aparente sistema democrático y de
"libertades" que nos dimos en 1978.

El primer deber de cualquier Estado de Derecho es salvaguardar la vida de sus ciudadanos, los mantenedores del sistema; pues bien, en el asunto que nos ocupa
ha habido un fallo estrepitoso o algo mucho peor que un fallo; las instituciones han incumplido con sus deberes desde la prevención (inexistente), la
investigación policial y judicial (errónea, insuficiente u orientada por intereses inconfesables), la investigación parlamentaria (cerrada en falso por la
aritmética de la cámara), el juicio (con TV de plasma, falsa apariencia de impartir justicia y poco más) y la sentencia que puso en evidencia la capacidad de
un tribunal para atrapar una angula con una almadraba. Sin autores y permitiendo la presencia de pruebas y testimonios falsos.

Después de todo ello se impuso la aritmética sumatoria y el consenso para dar por cerrado y olvidar el mayor ataque perpetrado contra una mal llamada
democracia coincidiendo con las bodas de plata de la "carta magna" que nos debía reconciliar a todos los españoles. Eso sí, el crimen se cometió contra el
pueblo que paga, vota y limpia sus lágrimas sin tener derecho a recurrir ante nadie la ineficiencia y la injusticia desplegada por el Estado para que el olor
fétido a putrescina y cadaverina que sale del 11M no llegue a la pituitaria de los que prefieren seguir consignas o mirar en dirección contraria a la de la
verdad y la justicia pendientes.

Todo lo derivado del 2004, crisis económica, aborto a discreción, acercamiento a ETA y distanciamiento de las víctimas, paro, fin de la división de poderes,
restricción de libertades individuales etc. son ramificaciones de una hiperplasia maligna sin extirpar ni en la forma ni en el tiempo debido. Un mal
colectivo de difícil reparación pero del que siempre recordaremos cómplices con nombres propios.

La legislatura que se avecina, con los mismos protagonistas de las dos anteriores, no vaticina cambios como para regenerar un sistema en el que el principal
problema es la clase política. Sólo en deporte brilla la nación más antigua de Europa.

Las víctimas del terrorismo, a pesar de remar a contracorriente, seguiremos trabajando porque la verdad, la memoria, la dignidad y la justicia se vayan
abriendo camino en el lodazal de nuestra sociedad. Y todo ello sin ánimo de revancha sino por la lógica de los valores que debe propiciar una sociedad sana y
una sociedad libre. Respecto a nuestros asesinos y sus encubridores, sin excluirlos de los beneficios que ello comporte, sólo recordarles que cualquier
momento es bueno para el reconocimiento de su culpa y reparar el mal causado. ¿Creen acaso que el setenta por ciento de la población somos incapaces de
intuir los motivos del atentado y de su ocultación hasta el día de hoy? Si algún día se desvelara la verdad seguro que veríamos una héjira de personas con
sus maletas repletas de monedas (como Judas) e incluso de medallas.

Acuerdo y mentira, otra ofensiva abertzale contra España
Pascual Tamburri www.elsemanaldigital.com 27 Septiembre 2011

ETA y sus presos lanzan una nueva trampa contra la España democrática. No hay ninguna posibilidad de que la paz pueda venir de concesiones a los terroristas. Sólo la victoria es admisible.

Anda revuelto el nacionalismo vasco, en particular el más sangriento, y anda sobre todo con la intención de que el resto de españoles compartamos y paguemos sus inquietudes. Mal negocio para todos los que no nos creemos sus patrañas, malo primero porque el negocio que manejan se fundamenta una vez más en la mentira, y muy malo después porque los teóricos defensores de la unidad, la grandeza y la libertad de España, o sea los que la gobiernan, o no saben qué decir o lo que dicen no deja de ser un aplauso a los manejos de la ETA y de sus criaditos.

Proceso de paz, diálogo, presos por la paz, antiguos presos, acuerdo de Guernica, partidos y sindicatos unidos por el odio pero firmando lo mismo. Muy bien envuelto mediáticamente, muy bien vendido, pero al final la ETA está consiguiendo colocar en el mercado, en año electoral, su producto de siempre: "yo te perdono la vida y te hago el favor de dejar de matar y a cambio, en medio de mucha palabrería, tú me reconoces el derecho a la independencia, a la que llamaremos autodeterminación o como sea, y de hecho me das la victoria". Lo que nos están vendiendo tiene 10 puntos o claves, y conviene saber por qué no son aceptables, y por qué de hecho quien los dé por buenos procede a colaborar con los jefes de Arnaldo Otegi.

Uno. La declaración de ETA de un alto el fuego permanente, unilateral y verificable por la comunidad internacional como expresión de voluntad para un definitivo abandono de su actividad armada. Los criminales no pueden vender como un favor empezar a cumplir la ley, ni pueden pedir nada a cambio de cumplir sus obligaciones legales. ETA no tiene derecho a existir ni a actuar, y por tanto pagar cualquier precio porque lo haga es traicionar a las víctimas y a la nación.

Dos. El levantamiento de las medidas restrictivas y/o prohibitivas en su actividad política impuestas a militantes y organizaciones independentistas, es decir de la Ley de Partidos. Los derechos fundamentales, constitucionales y preconstitucionales, no sólo no son vulnerados por la limitación de la acción política de los independentistas armados, sino que limitarla es una garantía necesaria de tales derechos.

Tres. No a las amenazas, detenciones, persecuciones y torturas. No toda la violencia es comparable. El Estado y sus órganos despliegan la violencia necesaria y justa en defensa de la paz pública, como es su deber. ETA no tiene derecho a privilegios frente a esa violencia legítima, si viola la ley, ni tiene derecho a ejercer ninguna violencia, jamás. No son dos cosas comparables.

Cuatro. El cese de la política penitenciaria, incluyendo traslado de presos terroristas. La política penitenciaria y el cumplimiento por los delincuentes de las penas no es motivo de negociación con los delincuentes mismos ni con sus socios.

Cinco. En definitiva, como siempre, se trata de una amnistía para los asesinos etarras. Y como siempre, a la petición etarra de amnistía sólo hay una posible respuesta política, salvo que uno se incluya entre los socios políticos de ETA: no.

Seis. Derogación de la legislación antiterrorista y de jurisdicciones, legislaciones y tribunales especiales. Y la revisión de los procesos judiciales contra personas y estructuras organizativas derivados de su actividad política. En suma, una nueva excepcionalidad legal para premiar a los criminales que dejen de serlo, sin ni siquiera pedir perdón a las víctimas y, además, pretendiendo ponerse a la par del Estado y sus servidores.

Siete. Derecho a decidir, o sea autodeterminación nacional vasca, nada menos. Una violación en toda regla de la convivencia nacional española, que se fundamenta en la existencia de una sola nación libre, unida y soberana. ¿Derecho a la secesión para premiar sus crímenes o sólo para pagar su fin?

Ocho. Se pide una negociación política "a ETA y al Gobierno español" para abordar en su integridad las causas y consecuencias del conflicto, siguiendo además los llamados Principios Mitchell. Para entendernos, el Estado soberano y los asesinos marxistas deberían negociar de igual a igual sobre el pasado y el futuro. Nada menos. ¿Cómo evitan carcajearse cuando los politiquillos les toman en serio?

Nueve. Respeto a la voluntad popular, con negociaciones multipartitas, así como recurrir solo a métodos exclusivamente democráticos y pacíficos para tratar de modificar cualquier aspecto de esos acuerdos. Esto es tanto como afirmar y reconocer que hasta este teatro no ha habido democracia ni respeto a la voluntad popular, y que además voluntad popular válida es sólo la del pueblo vasco, sólo cuando responde a la definición abertzale, y sólo cuando respalda el proyecto nacionalista. ¿Y la voluntad e identidad del pueblo español, soberano?

Diez. Un reconocimiento, reconciliación y reparación de todas las víctimas, originadas por el "conflicto político y la realidad de las múltiples violencias". ¿Todas las víctimas son iguales? ¿Todas las violencias son iguales? Realmente con todo esto ETA consigue una victoria política en su peor momento organizativo, y los responsables van a tener nombres y apellidos que no olvidaremos.

RELIGIÓN DE PAZ
Centros de menores en España, principal foco de adoctrinamiento y reclutamiento islámico
Minuto Digital 27 Septiembre 2011

Los centros de menores que acogen a jóvenes musulmanes se están convirtiendo en focos de creación de islamistas, según afirman administraciones como las de Cataluña y Andalucía, dos de las comunidades más afectadas por este fenómeno, en una información recogida por ‘ABC’. Dichas administraciones regionales suelen delegar la gestión de estos centros a fundaciones que son las encargadas de contratar a los educadores y, en muchos casos, a los directores.

Gran parte de los muchachos que suelen acabar en estos centros son marroquíes, menores de edad, que carecen de documentación y que hablan el acento dariya. Todos estos factores, habitualmente, suelen provocar que, a la hora de elegir profesores, primen más la nacionalidad y el dominio del dariya que las titulaciones. El problema es que los monitores y profesores contratados suelen buscar al nuevo personal en ambientes islamistas frecuentados por ellos.

Tanto las administraciones regionales como el Ministerio del Interior ya se han percatado del problema y admiten que muchos de los educadores transmiten mensajes islamistas, aunque no llegan a llamar abiertamente a la ‘yihad’. No obstante, si se ha detectado que algunos de estos jóvenes han acabado uniéndose a los talibanes en Irak y Afganistán.

Un ejemplo de estos centros es ‘Los Molinos’, en Almería. El local fue escenario de una pelea entre jóvenes gitanos y marroquíes, ya que los primeros se quejaban de que los segundos recibían un trato de favor. La dirección optó por dar a los marroquíes el beneficio de la duda.

El de Can Vilana, en Barcelona, también se está convirtiendo en un foco de preocupación. De los 26 muchachos magrebíes que residen en este centro, 24 son originarios de Tánger y muchos de ellos residían en el mismo barrio, con lo que muchos se conocen desde niños. Hablan con los monitores en acento dariya. Uno de ellos, denuncia el Departamento de Acción Social, es Omar El Idrisi y se sabe que adoctrina a los chavales en el integrismo islamista.

A eso hay que sumar el hecho de que cuando alcanzan la mayoría de edad, a los chavales se les contrata para trabajar en establecimientos dirigidos por islamistas, en los que se continua el adiestramiento en el islamismo radical.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

España lo pagará caro

Editorial www.gaceta.es 27 Septiembre 2011

Es dificilísimo encontrar una palabra que lo defina mejor que la que utiliza Esperanza Aguirre: traición.

Cuando ha caído el telón sobre esta segunda legislatura del zapaterismo el patio de butacas ya estaba desierto, el público ni siquiera se ha quedado para abuchearle. La situación política y económica es tan grave, y hay tanto que hacer, que ciudadanos, mercados e instituciones están descontando con impaciencia el tiempo que aún queda hasta el 20-N, una cita que llega demasiado tarde, un retraso que nos va a costar demasiado caro.

Pero precisamente tanto tiempo perdido juega a favor de Rodríguez Zapatero, porque ya no queda ni un momento para hacer un balance detallado de lo que ha hecho con España. No es cuestión de enumerar la lista de despropósitos de un Gobierno cuyas líneas, a veces, parecían diseñadas en el cuaderno de un preadolescente, pero resulta muy revelador el contraste entre el último saludo en el escenario de Aznar –al que casi ahorcan entre las bambalinas– y la forma tranquila de marcharse de Zapatero, que todavía sigue convencido de que ha ampliado “los derechos” de los españoles, y que lamenta que su triunfo haya quedado algo deslucido por la crisis económica, exterior, por supuesto.

¿Ampliación de derechos? Nada más lejos de la realidad –excepto, quizá, la propia percepción del presidente–. Lo cierto es que se han pulverizado todos los récords negativos de nuestra democracia, desde la cifra de parados hasta los recortes a funcionarios y pensiones. A pesar de las trampas y el maquillaje de las cuentas, España ha experimentado un retroceso histórico en el Estado del bienestar, y todos coinciden en que lo peor está todavía por llegar, porque vendrán más recortes según vayan apareciendo facturas de lujos de paleto en los cajones de la Administración.

Zapatero todavía se siente un héroe juvenil por haber retirado a las tropas de Irak (lo que supuso un descrédito internacional que todavía no hemos superado, ni siquiera con la llegada de Obama); cree que hay más democracia porque se entregó a las banderas más extremistas de su partido, las del matrimonio homosexual o el aborto libre, que sólo han contribuido a crear polémica, división y a que siga aumentando la cifra de víctimas del holocausto intrauterino. Abonarse al feminismo radical tampoco ha conseguido que se reduzca el número de muertes por violencia doméstica, de la misma manera que la criminalización de las corbatas o el regalo de bombillas de su ministro Sebastián no van servir para salvar el planeta.

Y ojalá, a la hora del balance, pudiéramos detenernos en estas facetas pueriles de sus legislaturas. Sin embargo, la herencia del zapaterismo es mucho más que un concurso de cursiladas –“la tierra es del viento”–, peor incluso que un empeño enfermizo en resucitar el pasado desenterrando el cadáver de su abuelo para ponerlo encima de la tribuna del Congreso –que de eso, de restos de odio, trata la Ley de Memoria Histórica–. Por combatir lo que en su visión infantil él consideraba “franquista”, Zapatero quiso hacer una nueva transición dejando a un lado a media España; eso era el cordón sanitario. Para lograrlo era necesario rescatar a ETA y a Batasuna, acorraladas cuando llegó a La Moncloa y que ahora disfruten del momento más popular de su historia, con Bildu en las instituciones, los presos tratados como hombres de paz y altos miembros de Interior bajo sospecha de haber colaborado con la banda. Es dificilísimo encontrar una palabra que lo defina mejor que la que utiliza Esperanza Aguirre: traición. Parece seguro que los terroristas le harán otro regalo antes de irse, quizá en forma de comunicado. Los muertos de la T-4 ya sólo son un recuerdo ominoso, algo de lo que no se habla, como el Plan E, donde se dilapidaron las últimas reservas para hacer frente a esa crisis que no existía. Porque el desastre económico del zapaterismo no es sólo el fruto de negar la realidad. Su apuesta irresponsable por el Estatut, por ejemplo, ahondando en el desequilibrio territorial de España, constituye ahora un problema casi más grande que los propios números rojos. Y es que hoy sí que España es una Nación discutida y discutible. Incluso hay quien afirma que hace tiempo que estamos intervenidos por Europa, que es allí donde se toman todas las decisiones sobre nuestra economía, o más, que es Alemania la que está en condiciones de dictar el contenido de nuestra Constitución, como si fuera el nuestro un país más que económicamente intervenido, militarmente ocupado.

El caso es que al fin tendremos la segunda transición que quiso abanderar José Luis Rodríguez Zapatero. El régimen de 1978 no ha soportado el envite de un iluminado que ha presionado a los jueces del Constitucional hasta desprestigiarlo por completo, que ha reabierto heridas de una guerra que tiene tres cuartos de siglo, que ha arruinado la mejor herencia económica jamás recibida por un presidente o que ha hecho recortes sociales inéditos y que ponen en peligro la cohesión nacional. La buena noticia es que al menos no está invitado a participar en este futuro convulso y próximo; la mala consiste en saber que toda su gestión quedará impune –excepto, quizá, el Faisán– porque España no es Islandia, donde por muchísimo menos han sentado en el banquillo al primer ministro.

Al revés, Rodríguez Zapatero se marcha a León con las peores cifras de la democracia, en plena encrucijada histórica, pero asegurándose un sueldo vitalicio cercano a los 150.000 euros anuales. Y eso parece lo de menos, ojalá podamos decir que tanto despilfarro lo pagaremos caro, porque significará que lo hemos podido pagar. Y ya ni siquiera eso está claro.

‘Operación amnesia’
Opinión www.gaceta.es 27 Septiembre 2011

Tengo una sensación extraña, como si alguien me estuviera engañando, y no es que yo sea singular en esta historia pero, como ciudadano de este país, tengo derecho a saber qué es lo que hace mi Gobierno con los temas importantes, y dudo que exista algo más trascendente que un eventual fin del terrorismo en España.

Hasta ahora ya conocemos los resultados de algunas de las acciones políticas y judiciales realizadas: Bildu ha impuesto su ley y su lenguaje mafioso allá donde gobierna, unos cuantos y destacados terroristas han huido de sus obligaciones con la Justicia y están en paradero desconocido, después de chivatazo del bar Faisán, al que Felipe González llama “supuesto caso”, todo parece encaminado para quedar en agua de borrajas y los presos de ETA están escribiendo cartas a sus mayores pidiéndoles que el cese de la violencia sea definitivo.

Al parecer ha llegado el momento de reconocer que los asesinos encarcelados de la banda terrorista no ya no son tan malvados porque les están pidiendo a sus colegas, que aún no están detenidos, que apuesten por las vías políticas no violentas. A cambio, exigen una amnistía, que se derogue la ley de partidos, que no haya vencedores ni vencidos y que se reemprendan conversaciones para ver hasta dónde consiguen doblegar el Estado de derecho. Así que pelillos a la mar, borrón y cuenta nueva, y a otra cosa, mariposa. El tema es muy sencillo: nos olvidamos de todo lo que ha pasado en estos 40 años, en los que han quedado en el camino casi mil españoles muertos a manos de los terroristas, y emprendemos una nueva etapa sin pedir perdón a nadie, basada en el olvido y en el desprecio a la dignidad de las víctimas.

Un cierto aire de satisfacción contenida flota estos días en el ambiente y aparecen noticias de “etarras buenos” que, en privado, les han pedido perdón a sus víctimas. Se acerca el 20-N y todo el mundo espera un nuevo comunicado de los encapuchados con boina hablando de lo de siempre. A mí todo eso me huele muy mal porque no estamos hablando de un fin de la violencia sin condiciones, sino de un aplazamiento condicionado, y, mientras que algunos se preocupan de llevar al buen camino a los asesinos, casi nadie tiene una palabra para las víctimas, que son las únicas que no sufren amnesia.

ETA nunca dice adiós
José Antonio Álvarez Gundín La Razón 27 Septiembre 2011

Aguardan en vano quienes esperan que ETA se levante un día de buen humor y anuncie que, como le aburre matar, entrega la ferralla y desguaza el coche bomba. Que los etarras nos perdonen la vida por falta de munición no significa que se consideren unos fracasados por haber asesinado a 857 personas. Están orgullosos de lo que han hecho, no les disgusta el balance y en sus planes de jubilación no figura contar a sus nietos la historia de una derrota. Jamás dirán adiós, todo lo más un hasta luego, como quien va al baño a lavarse las manos después del tajo.

Así que hágannos la caridad los señores nacionalistas y los socialistas acomplejados de no sobar los comunicados de ETA como si fueran higadillos de oca en los que palpita un futuro esplendoroso. Al alimentar expectativas y ensoñaciones ponderando la paz de los Soprano, a los de Urkullu y Eguiguren les deben de sudar las manos de la ansiedad, tal vez porque así justifican negociaciones humillantes y se ponen al fin una medalla, aunque sea de latón. Pero si ellos se conforman con que los etarras se quiten la capucha, los demás aspiramos a que sean los policías los que puedan ir a cara descubierta sin temor a represalias. Y para eso queda mucho, sobre todo desde que los batasunos han reconquistado las calles con mando en plaza.

Una vez aseguradas la financiación y la propaganda desde los ayuntamientos, los próximos objetivos de ETA son volver al Congreso y, en un par de años, agarrar al Gobierno de Ajuria Enea por donde más pecado hay, agostando la primavera constitucional de López y Basagoiti. Ante sus halagüeñas perspectivas, que Gobierno y Tribunal Constitucional han alentado, ¿qué necesidad hay de rendirse? ¿A qué capitular? Al contrario, en vez de salir de la madriguera con los brazos en alto como es de ley, los etarras han logrado que les extiendan la alfombra y les hagan el pasillo, con el comisionista Currin de «cheerleader». Eso sí, los Heraldos de la Paz están analizando las últimas arrugas de la capucha de ETA para averiguar si la alfombra tiene que ser roja o con motivos florales, no sea que por un fallo de diseño se irriten los gudaris. Con tal de no exigir la derrota de los malvados, nos abruman con una retórica pringosa de manual de autoayuda cuyo próximo consejo será darle las gracias a los pistoleros por el receso.

El canalla firmante
Alfonso Ussía La Razón 27 Septiembre 2011

De no ser por los presumiblemente marginales pantalones a media pantorrilla que ya no corresponden a su avanzada edad, parecía un otoñal honorable. Pelo blanco y barba cana , la expresión tranquila y una camiseta gris con un mensaje que no se leía bien, afortunadamente. Más que camiseta, un niqui. Los pijos, como son definidos por el lugar común de la retroprogresía, llevan en sus polos el cocodrilo de «Lacoste» o el petiso de «Ralph Laurent».

Los progres llevan mensaje o una variación de la imagen del «Che» que ya no resulta nada original. Como el «Presoak Kalera» de los proetarras, cuyas letras jamás se destiñen porque no se lavan. Algo tienen las concentraciones en espacios cerrados de los batasunos que recomiendan la mascarilla antigás o antipolución. Ganas dan de instalar en el exterior del recinto donde se reúnen un servicio de duchas obligatorio. No se pretende que una bilduetarra deje a su paso un ambiente de lavanda o de Chanel número 5, lo cual sería muy de agradecer, pero de ahí a la mugre media largo trecho con muchas posibilidades higiénicas. Y lo mismo se puede decir de los varones inmediatos al terrorismo. El pendiente en la oreja, el niqui con mensaje y hasta los pantalones a media pierna son perfectamente compatibles con el agua y el jabón.

Pero no se trata de eso. Intento escribir que podía pasar por una persona honorable. Fue el encargado de firmar en nombre del llamado «colectivo de presos» la adhesión al pacto encabezado por «Bildu» en el que se pide que no haya vencedores ni vencidos en la lucha del Estado de Derecho contra el terrorismo, y que todos los presos comunes de la ETA –en España no existe la figura del preso político–, sean perdonados. Él, Jon Aguirre Aguiriano, el que podía parecer venerable melancólico, fue el encargado de firmar el acta mientras los que llenaban el salón de actos de Guernica aplaudían a rabiar y vitoreaban a los etarras.

Con toda seguridad, eligieron a Aguirre Aguiriano por su permanencia durante treinta años en diferentes residencias penitenciarias viviendo a costa de los contribuyentes. En esos treinta años, ni una señal de arrepentimiento. En esos treinta años, ni un impulso de solicitud del perdón de una familia destrozada. El canalla firmante no ha pasado treinta años de su vida en la cárcel por ser independentista, estalinista o vasco. En España el que quiera ser independentista lo puede ser y decir, el que quiera ser estalinista lo puede ser y manifestar, y ser vasco es una condición mayoritaria y abrumadoramente decente. Eligieron a Aguirre Aguiriano por su valiente pasado de «gudari» y su heroica acción «bélica». Colocó una bomba asesina en Azpeitia que segó la vida de José María Piris, un niño de trece años. Asesinar a ciegas, sin riesgo y por placer a un niño de trece años es empresa que merece – y así se ha demostrado–, el público reconocimiento de Bildu y del entorno inmediato al terrorismo.

Llevaba sobre el «niqui» una banda negra, a modo de correa que sujeta el bolso masculino o «maricona» o quizá se trataba de la cinta correspondiente a una condecoración etarra concedida por su valor. Firmó y fuese entre ovaciones. Matar a niños de trece años está muy bien visto en determinados círculos. ¿Don Pascual Sala? Está reunido.

Considera se vulneraron sus derechos
El Tribunal de Estrasburgo confirma que España debe indemnizar a Otegi
La sentencia obliga a dar al exportavoz de Batasuna una suma de 23.000 euros por haber coartar su libertad de expresión al condenarle por injurias al Rey
EFE | MADRID El Correo 27 Septiembre 2011

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos con sede en Estrasburgo, ha inadmitido hoy el recurso del Gobierno español contra la sentencia que le obligó a indemnizar al exportavoz de Batasuna Arnaldo Otegi por haberle condenado por injurias al Rey, al estimar que se vulneró su derecho a la libertad de expresión.
La Gran Sala del TEDH ha rechazado la petición del Ejecutivo de que se revisara la primera decisión del tribunal, adoptada el pasado 15 de marzo y en la que se señalaba que España había impuesto a Otegi una pena "desproporcionada" y obligaba a indemnizar a éste con 23.000 euros, según han informado fuentes jurídicas.
La condena al exportavoz de Batasuna fue de un año de cárcel por un delito de injurias graves al Rey, al que en 2003 llamó "responsable de los torturadores".

Defensa del Estado
En el recurso interpuesto el pasado mes de junio por la Abogacía del Estado, ésta solicitaba que la Gran Sala examinara tres cuestiones "que afectan a la interpretación del Convenio" y son "de general importancia".

La primera de esas cuestiones versaba sobre "las consecuencias del ejercicio de la libertad de expresión por parte de un cargo electo, en relación con la reputación de otros" y la segunda acerca de "los deberes y las responsabilidades de los políticos cuando ejercen tal libertad en un contexto de violencia".

La Abogacía también pedía a Estrasburgo que se pronunciara sobre "la protección de las instituciones del Estado, como el jefe del Estado, de las difamaciones". Además, el escrito de los servicios jurídicos del Estado recordaba que el Rey no puede intervenir en el debate político ni defender su reputación institucional en los tribunales.

Así, la protección de que goza su figura en la ley española "no tiene como objetivo dotarle de privilegios o de una mayor protección, sino preservar su neutralidad política y su papel institucional", señalaba el escrito.

Recuerdan vinculación con el terrorismo
También decía que la sentencia recurrida no hacía referencia a la responsabilidad de los políticos en un contexto de violencia cuando, en 2003, "ser llamado responsable de los torturadores en el País Vasco no era una cuestión que solo concerniera al debate político".

"En particular, cuando esa acusación viene del líder de una organización que algunos meses después fue declarada ilegal por sus vínculos con el terrorismo", afirmaba el abogado del Estado, que añadía que "debe recordarse que el Rey de España ha sido objetivo de los terroristas".

El tribunal de cualquier otra cosa que derechos humanos
Nota del Editor 27 Septiembre 2011

Quienes aún confían en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos lo hacen por esa innata creencia de que los de fuera son más honestos, más apegados a los principios éticos y de los derechos humanos, entre los que se encuentra la no dissriminación por lengua que establece la convención de derechos humanos.

Pero la realida es terca, y el TEDH, en carta reciente, ha establecido, sin razonamiento o justificación alguna que no encuentra violación alguna de los derechos humanos de los ciudadanos españoles sometidos a la inmersión lingüística (sala de un juez holandés asistido por una letrada catalana).

Tampoco han debido leer las declaraciones del Defensor del Pueblo, que manifiesta que el TEDH inadmite la mayoría de las demandas y peor aún, que España no tiene mecanismos legales para ser forzada a cumplir las pocas que le afecten.

Por eso, lo mejor sería, lo mismo que las autonomías, el senado, el consejo de estado y otras muchs instituciones españolas, que desapareciese.

Y si alguien confía en el Comisario de Derehos Humanos, pues lo mismo, dice que no puede atender a peticiones individuales, y el presidente del comité de peticiones que no puede atender temas de lengua.

visto bueno al decreto del gobierno vasco
El Consejo Escolar avala que el alumnado en euskera no necesite acreditar perfil lingüístico
El órgano consultivo opina que el decreto animará a todos los colegios a dar más del 50% de materias en lengua vasca
MARTA FDEZ. VALLEJO | BILBAO. El Correo 27 Septiembre 2011

CONVALIDACIONES
ESO y Técnico de FP. Estudiar más del 50% de las materias en euskera y aprobar Lengua Vasca y Literatura convalida con el B1.
Bachiller y Técnico Superior de FP. Exime de acreditar el B2.
Universidad. Hay que cursar 48 créditos en euskera, más doce de formación específica en lengua vasca y el trabajo de fin de Grado debe ser en euskera para convalidar el C1. De 84 a 114 créditos no hace falta el trabajo de fin de Grado pero sí la formación específica. Y con 144 créditos se acredita el C1 directamente. El C2 se logra si se escribe y defiende en euskera la tesis doctoral.

El Consejo Escolar de Euskadi ha dado el visto bueno al decreto del Gobierno vasco en el que se establece que los alumnos que estudien más del 50% de las materias en euskera quedarán exentos de acreditar títulos sobre el conocimiento de esa lengua en los procesos de selección de la Administración pública. El máximo órgano de representación de la comunidad educativa, a través de su comisión permanente, ha avalado por unanimidad la nueva normativa que, a su juicio, es «compatible» con el marco de enseñanza trilingüe que se experimenta en las escuelas en la actualidad.

La nueva regulación sobre el «reconocimiento de los estudios oficiales realizados en euskera y de exención de acreditación de certificaciones lingüísticas» establece las convalidaciones de los perfiles con las diferentes etapas educativas. Señala que los alumnos de ESO que completen más de la mitad de las asignaturas en euskera y aprueben Lengua Vasca y Literatura no tendrán necesidad de acreditar el nivel B1 para acceder a una plaza de funcionario. La equivalencia en el Bachillerato será con el B2.

Este organismo consultivo, en el que participan padres, profesores, centros, Administración, sindicatos y expertos, considera que la «normalización lingüística en el ámbito escolar tiene un grado de madurez suficiente» para considerar que el decreto «tiene sentido y es valorado de forma positiva en su conjunto».

«Medida prudente»
El Consejo Escolar califica de «medida prudente» este reconocimiento de los estudios en euskera, ya que «establece la garantía de tener que aprobar el área de Lengua Vasca y Literatura» para lograr la convalidación. Las equivalencias que se han establecido -en ESO, B1; y en Bachillerato, B2- se corresponden con las pruebas realizadas por el Instituto Vasco de Evaluación e Investigación (IVEI) para conocer el nivel de euskera de los escolares, subraya su dictamen.

El informe destaca que esta reglamentación es compatible con el proyecto de enseñanza trilingüe que experimenta el Departamento de Educación. El plan estrella de la consejera Celaá establece que los colegios diseñen su propio proyecto lingüístico siempre que impartan, al menos, un 20% de las materias en euskera, castellano e inglés. «El marco trilingüe permite que el tiempo de utilización del euskera como idioma para dar asignaturas alcance el 60%, por lo que superaría el 50% que se exige para lograr la acreditación de los niveles B1 y B2», señala el Consejo. Los colegios deberán detallar en las certificaciones académicas de los alumnos el número de horas de clase que han recibido en euskera con el fin de poder convalidar sus estudios.

Es más, el órgano consultivo opina que esta posibilidad de conseguir que los alumnos acaben Secundaria y Bachillerato con las acreditaciones lingüísticas puede actuar como «un estímulo» para todos los colegios que no ofertan más de la mitad de las materias en euskera. A su juicio, les animaría a ampliar el programa horario de aprendizaje en lengua vasca.

El decreto cuenta también con el aval de las tres universidades vascas. Fija el número de créditos -materias- que hay que cursar en euskera en los estudios superiores para convalidar el nivel C1 (equivalente al EGA) o el C2. La normativa tiene carácter retroactivo y beneficiará a todos los alumnos que hayan concluido sus estudios después de abril de 2008. Los que cumplan los requisitos quedarán exentos de presentar los títulos de euskera en los procesos de selección de las administraciones públicas.

En la elaboración del texto han participado los departamentos de Educación, Cultura, Interior, Sanidad y Consumo y Justicia y Administración Pública del Gobierno vasco. La consejera Isabel Celaá comparecerá en el Parlamento el próximo 3 de octubre para explicar los detalles de la regulación, que podría entrar en vigor antes de fin de año.

Despistados defensores del bilingüismo
Nota del Editor 27 Septiembre 2011

Hay por ahí muchos despistados a los que les parece bien que en las autonomías estudien obligatoriamente en y su lengua "propia" y no se dan cuenta de que eso supone su exclusión como ciudadanos, puesto que tales regiones están diseñadas exclusivamente para tales "bilingües".

El día que viajen un poco y el viento les quite la boina, será demasiado tarde, aunque está claro que con la que está cayendo, la única forma de mejorar un poco es cepillarse todo el tinglado autonómico y sus lenguas regionales, para poder tener un mercado libre a empresas y trabajadores.

El Gobierno se besa con Bildu-ETA
Agencias www.gaceta.es 27 Septiembre 2011

El diputado general de Gipuzkoa, Martín Garitano (Bildu), ha saludado esta tarde con dos besos a la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, en la segunda parte del acto al que los dirigientes de la formación proetarra se han negado a acudir esta mañana por la presencia de los príncipes.

La ministra Cristina Garmendia saludó ayer afectuosa al diputado general de Guipúzcoa, horas después de que Zapatero aplaudiera desde Madrid “el paso decisivo” de los presos de ETA.

El encuentro ha tenido lugar en la segunda parte de la inauguración del Basque Culinary Center (BCC).

Martín Garitano y el alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre han sido criticados hoy por el lehendakari, Patxi López, y por el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, después de que ambos dirigentes de Bildu rechazarán asistir a la inauguración oficial de la primera facultad gastronómica de España con la excusa de que los príncipes son un símbolo de "la negación del pueblo vasco".

Por este motivo, los dos mandatarios han acudido sólo a la segunda parte de la inauguración que ha tenido continuidad esta tarde con un acto más social, durante el que Garitano ha eludido responder a las críticas de López y Basagoiti porque ha dicho desconocerlas.

Garitano ha aclarado también que la Diputación de Gipuzkoa ya explicó "en su día" los motivos de la no asistencia de representantes forales a la inauguración matinal. Ha explicado asimismo que las razones de que haya decidido acudir por la tarde responden a que la Diputación cree en "este centro y en este proyecto" y por eso lo está "apoyando".

Después de estas palabras, Garitano se ha dirigido al auditorio del BCC, donde ha coincidido con la ministra Cristina Garmendia a la que ha saludado con dos besos, tras lo que ambos se han sentado en la misma fila de butacas, separados por unos puestos, y con el alcalde Izagirre un poco más alejado.

La segunda parte de la inauguración del BCC ha reunido a unos dos centenares de personas vinculadas al sector de la gastronomía, así como a otras que han colaborado en el diseño de la nueva facultad y la puesta en marcha del proyecto, y ha tenido un carácter más social que el evento presidido esta mañana por los príncipes de Asturias.

El objetivo del nuevo centro académico, adscrito a la Universidad de Mondragon, es consolidar el liderazgo de la gastronomía española a través de la ciencia, la cultura y la actividad empresarial.

Al primer curso de la nueva facultad, cuyos estudios estarán homologados con el plan Bolonia, se incorporarán 56 alumnos, seleccionados entre 320 aspirantes.

La Fundación Basque Culinary Center es la responsable de la puesta en marcha de esta titulación y la integran además de la Universidad de Mondragón, cocineros como Juan Mari Arzak, Martín Berasategui, Pedro Subijana, Karlos Arguiñano o Andoni Luis Aduriz, y diferentes empresas privadas.

La libertad termina en la plaza de toros de Barcelona y en la del pueblo de Leiza
La asociación de víctimas Voces Contra el Terrorismo (VCT) tuvo que ser escoltada en Navarra por la Guardia Civil
PEPE GIMÉNEZ www.lavozlibre.com 27 Septiembre 2011

Madrid.- El nacionalismo catalán se basa en dos pilares fundamentales. Por una parte, la exaltación de las tradiciones catalanas, como los ‘castellets’ o los ‘correbous’. Por otra, en el afán por diferenciarse de España. En ocasiones, ese deseo es tan intenso que se convierte en odio. Eso explica la obsesión por acabar con la fiesta de los toros.

La tradición de los toros en Cataluña es muy antigua. Barcelona ha contado historicamente con tres plazas de toros: El Torín, Las Arenas y La Monumental. De 1914 a 1923 las tres plazas estuvieron activas a la vez. No solo la ciudad condal contaba con una gran tradición. Otras poblaciones catalanas también tenían una plaza de toros: Tarragona, Gerona, Figueras, Vic, Olot, Tortosa y Caldas de Montbuí.

El Parlamento catalán decidió el año pasado prohibir la fiesta taurina, mientras, permitía y regulaba los 'correbous' por considerarlos fiesta identitaria. Los 'correbous' consisten en colocar antorchas en los cuernos de los toros y hacerlos correr por las calles del pueblo. Con esta práctica, los toros enloquecen y se quedan ciegos o sufren graves daños oculares, por la caída de las brasas en sus ojos.

Las corridas de toros están oficialmente prohibidas desde el lunes. Este domingo se ha lidiado por última vez en La Monumental. Entre gritos de “libertad”, José Tomás, Serafín Marín y Juan Mora salieron por la puerta grande. El concejal del Partido Popular de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, ha afirmado que tarde o temprano volverá a haber corridas “bien por una resolución del Constitucional o una ley que pueda aprobar el Congreso”.

Los toros desparecen en Cataluña, pero un fenómeno nuevo sucede en un pueblo donde gobierna Bildu. Este sábado más de cien personas se han concentrado en Leiza (Navarra), para rendir homenaje al guardia civil Juan Carlos Beiro, asesinado en esa localidad nueve años atrás con una bomba colocada por ETA. El acto fue organizado por Voces Contra el Terrorismo (VCT) y estuvo escoltado por la Guardia Civil. Este verano el ayuntamiento permitió un acto de homenaje a los presos etarras en el que se exhibieron pancartas con el lema “no estamos todos”, en referencia a los presos de la banda terrorista.

La secretaria general de VCT, Carmen Álvarez, se preguntaba si a Rubalcaba y a Zapatero “no se les cae la cara de vergüenza porque tengamos que estar en Navarra escoltados por la Guardia Civil” para homenajear a una víctima del terrorismo. No sabemos si les cae la cara o no, lo que sabemos es que se están dando los pasos para que ETA pueda presentar a sus candidatos favoritos en las listas de Sortu o Bildu en las próximas elecciones. La escenificación de pacifisimo mostrada por los presos de ETA es sospechosa y la reacción de Zapatero también.

Los presos de ETA se han adherido al 'Acuerdo de Guernica', condenando la violencia y abogando “por las vías pacíficas” para conseguir un escenario “sin vencedores ni vencidos”. El acto estuvo respaldado por representantes de Bildu y en él se oyeron gritos de “gora euskal presoak!” (¡viva los presos vascos!). El presidente del Gobierno ha manifestado que se trata de un nuevo paso "hacia el final de la violencia".

La Generalitat gasta 1,4 millones de euros en imponer películas en catalán
Incrementa más del doble las subvenciones, que en el 2010 ya fueron de 600.000 euros
 www.lavozlibre.com 27 Septiembre 2011

Barcelona.- En el año 2014 uno de cada cuatro pases de películas en Cataluña serán exclusivamente en catalán. La razón, un acuerdo firmado entre la Generalitat y las principales empresas cinematográficas de Estados Unidos, conocidas como majors, a cambio de, en principio, 1,4 millones de euros.

La Ley del Cine catalán, aprobada en el año 2010 obligaba a que las películas subtituladas o dobladas que se estrenasen en Cataluña tuvieran la mitad de sus copias en catalán. La citada norma contempla una fuertes sanciones en caso de que las salas de exhibición no cumplan con las exigencias plasmadas por los nacionalistas y el tripartito. A pesar de que la Federación de Distribuidores de Cine (Fedicine) y el Gremio de Empresarios de Cinema de Cataluña han descartado cualquier tipo de cuota obligatoria o sanción, el consejero de Cultura de la Generalitat, Ferran Mascarell, ha insistido en que el acuerdo "no traicina la ey del Cine catalán".

En el año 2010, las subvenciones para la promoción de la imposición del cine en catalán ascendieron hasta los 600.000 euros. La Generalitat, a pesar de la crisis económica y la situación económica de la región, la más endeudada de España, ha decidido firmar el acuerdo cuyo precio se ha tasado en 1,4 millones de euros, más del doble en sólo un año.

El consejero de Cultura nacionalista ha hecho un llamamiento a los aficionados catalanes al cine a ir a ver películas en lengua catalana y no en castellano, añadiendo que "por decreto miniesterial los diarios no hubieran hecho versión en catalán". "Habrá más ventanas de cine en lenguna catalana, pero no tiene sentido si los ciudadanos no van. Hay una responsabilidad de todos", ha remachado Mascarell.

Generalitat y «majors» pactan un doblaje al catalán sin sanciones
El gobierno catalán cambia la imposición por el diálogo y las grandes distribuidoras acuerdan doblar al catalán 25 títulos en 2012
D. MORÁN / BARCELONA ABC Cataluña 27 Septiembre 2011

Diálogo en vez de imposición y «sentido común» en vez de sanciones y cuotas. Esta es la solución que han encontrado el gobierno catalán, el Gremio de Empresarios de Cine de Cataluña y la Federación de Distribuidores Cinematógraficos (Fedicine) para desatascar la agria polémica que rodeaba la Ley del Cine catalán y llegar a un acuerdo que, tal y como destacaron todas las partes, busca beneficiar al espectador incrementando la oferta de cine producido en Estados Unidos y doblado al catalán. «Se ha impuesto la sensatez», sentenció ayer el presidente de Fedicine, Luis Hernández de Carlos, sobre un acuerdo que aparca las cuotas inflexibles para adaptarse a la respuesta del mercado y los espectadores.

«Las “majors” van a jugar decididamente este partido», aseguran desde Fedicine.
Así, el acuerdo prevé que las «majors» estadounidenses estrenen en 2012 un total de 25 películas con 625 copias dobladas al catalán, lo que significaría, según las previsiones de la conselleria de Cultura, pasar de los 5 títulos de 2010 a los 25 de 2012 y de 117.00 espectadores a un millón y medio. A cambio, la Generalitat destinará 1.400.000 euros en ayudas para el doblaje y las copias y aparcará las polémicas sanciones de hasta 75.000 euros previstas por la Ley del Cine. «Si existe un acuerdo es difícil imaginar que se tengan que aplicar sanciones», señaló el consejero de Cultura, Ferran Mascarell, sobre un pacto que, en su opinión, «no traiciona» la Ley del Cine, sino que la despliega «por la vía del acuerdo».

«Punto de partida»
La ley, aprobada por el Parlament en julio de 2010, daba un plazo de siete años para que todas las películas que se estrenen en Cataluña cuenten con el mismo número de copias en castellano y en catalán, un escenario que, según Mascarell, podría darse de forma natural gracias a este nuevo acuerdo. «Las “majors” van a jugar decididamente este partido para ver dónde llega el cine catalán», aseguró el presidente de Fedicine.

«Estamos en el punto de partida para solucionar una problema que llevamos arrastrando desde hace 12 años», añadió Hernández de Carlos, quien recordó que, de haberse seguido al pie de la letra el texto de la Ley, se corría el riesgo de que disminuyese el número de los títulos que las “majors” estrenarían en Cataluña. Con el nuevo acuerdo, sin embargo, lo que que se busca es impulsar el cine en catalán por la vía de la normalidad y llegar a una cuota de mercado que, con el apoyo a la digitalización y la promoción, podría llegar al 25% en 2014 y al 35% en 2017.

Para conseguirlo el pacto también implica a 50 cines de más de cuatro salas de toda Cataluña que dedicarán una pantalla a exhibir permanente películas en catalán. Y no cualquier película, ya que tanto Generalitat como Fedicine apuesta porque sean los títulos con mayor tirón los que se doblen al catalán. Así, «Las aventuras de Tintín», «Los tres mosqueteros», «The Muppets», «Men In Black 3», «Ice Age 4» o «Bourne Legacy» son algunos de los títulos que se prevé estrenar doblados al castellano y al catalán en los próximos meses.

Para Camilo Tarrazón, presidente del Gremio de Empresarios de Cine de Cataluña, el acuerdo responde, sobre todo, al cambio de actitud del actual departamento de Cultura y al diálogo con un equipo que, aseguró, ha antepuesto el «seny» a la «rauxa». Algo que, según el propio Tarrazón, no podía decirse del anterior equipo de Cultura encabezado por Joan Manuel Tresserras. «Solo les preocupaban las cuotas, las imposiciones y las sanciones», añadió.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial