AGLI

Recortes de Prensa   Sábado 1 Octubre 2011

 

Andaluces
Alfonso USSÍA La Razón 1 Octubre 2011

A Mas no le gusta cómo hablan el español –él dice «castellano»– los niños andaluces. El castellano, como decía el gran don Camilo Cela no es otra cosa que el
bellísimo español que se habla en Castilla. En el mundo, nuestro idioma es el «spanish» no el «castiglian». Pero en fin, se trata de una cursilería
nacionalista que se ha convertido en lugar común. No obstante, creo que Mas yerra o no ha dedicado muchas horas a hablar con andaluces, niños o adultos. O ha
leído poco a los autores andaluces, que tratan el idioma con una luz y maestría difícil de superar. Los giros populares que hoy se mantienen en Andalucía,
las ráfagas imprevistas, la palabra culta del Siglo de Oro que ha sobrevivido en los campesinos de Andalucía la Baja, son tesoros al aire libre de la cultura
que sólo en Andalucía se encuentran. En Andalucía todo es poesía. Se dice Cornellá, Sant Feliú de Guixols, Mollerusa y Olot, y está muy bien. Se han
encadenado cuatro interesantes topónimos catalanes. Pero si alguien pronuncia sin pausa, Alcalá de los Gazules, Zahara de los Atunes, Jerez de la Frontera,
el Puerto de Santa María, Sanlúcar de Barrameda y Castilblanco de los Arroyos, está recitando un poema. Y claro que se entiende a los niños andaluces cuando
hablan. Se los entiende si el que oye también escucha.

Con el respeto y la admiración que me produce la Literatura y Poesía catalana –respeto y admiración aquí reconocidos pocos días atrás–, me permito escribir
sin merecer por ello la tortura nacionalista, que Andalucía y Castilla conforman las dos cumbres grandiosas de nuestra palabra, incluyendo en nuestra palabra
a la catalana, la vasca y la gallega. Una de las características principales del andaluz es lo bien que habla. Con su acento, como el catalán, que también lo
tiene, y no alcanza a dominar la belleza de los conceptos como esos niños que han heredado –lo repito–, las voces emocionantes del campo y los giros de
nuestros maestros clásicos.

Entre otros, tienen a Séneca en sus ancestros. Bajo con frecuencia a Andalucía y allí he pasado muchos meses en mis años jóvenes. Soy cuarterón de Castilla,
Andalucía, el País Vasco y Cataluña. Y no recuerdo haberme quedado en blanco ante la palabra de un andaluz. En la Bahía de Cádiz, en el Puerto, en Sanlúcar,
en la muerte grandiosa del Guadalquivir con el Coto de Doñana por testigo, las olas llegan y rompen en las costas de Andalucía con la sabiduría en sus
espumas. Si Artur o Arturo Mas no entiende a los niños andaluces, o gallegos, tampoco entenderá a los niños catalanes, que hay mucho mestizaje por sus
predios. No entenderá la poesía de Alberti, o de Lorca, la palabra de Pemán, la voz impresa de Villalón, de Manuel Halcón, de los hermanos De las Cuevas, de
Adriano del Valle… todos contemporáneos. Y no entenderá las columnas de Ignacio Camacho, Antonio Burgos, Francisco Reyero, y tantos orfebres barrocos de
nuestro idioma principal y común.

Lo que ha querido decir Mas es que los andaluces son de fuera, como los gallegos, como los castellanos, y que los catalanes puros y duros como él no están
dispuestos a gastar ni un segundo en el intento de entenderlos. La cultura nacionalista. ¡Ozú!

La ETA y la lotería
Editorial www.gaceta.es 1 Octubre 2011

Si ETA está, como lo está, debilitada, no se debe a la cariñosa terapia que le ha aplicado este Gobierno.

A este Gobierno le han salido mal las privatizaciones de la lotería y de AENA, pero, a cambio, en esta larga agonía prelectoral, no renuncia a sacar botín de
un presunto final de ETA orquestado entre concesiones, disimulos y eufemismos. Es evidente que detrás de todo ello hay, además del ansia infinita de medallas
que atribula a Zapatero, una presunción, que sería deseable fuere errónea, de que el electorado pudiera premiar una paz lograda por la puerta de atrás y a
cualquier precio, sin que ETA renuncie de manera efectiva a las armas, sin que ETA pida perdón a las víctimas, y a todos los españoles, y sin que ETA deje de
recibir sustanciosas subvenciones a través de las terminales políticas que ha conseguido colar en las instituciones. Por fortuna, no todos los electores
tienen una moral tan laxa. La derrota definitiva y total de ETA debiera ser un objetivo inequívoco de la democracia, pero este Gobierno, y con él el conjunto
del PSOE, se ha acostumbrado a vender humo y vagas promesas, construcciones meramente verbales como si fuesen realidades efectivas. Si ETA está, como lo
está, debilitada, no se debe a la cariñosa terapia que le ha aplicado este Gobierno, sino a la efectiva destrucción de sus bases que tuvo lugar por el
esfuerzo de anteriores Gobiernos y a la labor eficaz, paciente y abnegada de los policías y los jueces que se han tomado en serio la dignidad de la
democracia, el respeto de la ley y el castigo a los criminales.

El Gobierno no ha carecido de imaginación para montar tramoyas que hagan verosímil una supuesta conversión de ETA, pero o le han salido mal, como en el caso
Faisán, o, al final, los supuestos demócratas, como en el caso de Bildu, siguen en lo de siempre, en la intimidación, en el pisoteo de la legalidad y en
dedicar espacios a ensalzar la heroicidad de unos asesinos que, por fortuna, continúan en las cárceles. Cuando el Ejecutivo trata de disimular sus
intenciones, insoportables para los ciudadanos si se exponen con claridad, enseguida aparecen heraldos que anuncian iniciativas que el Gobierno, y Rubalcaba,
líder de facto de lo que queda del PSOE, acogen con benevolencia, como si fuesen signos inequívocos de que las cosas marchan bien. Eso es exactamente lo que
ha hecho ahora el lehendakari socialista, anunciar una quincena de rebajas en las exigencias a ETA, a ver si cuela la campaña y, aunque los etarras no hagan
otra cosa que felicitarse de la iniciativa ajena, engañar a los electores con la siempre incumplida promesa de la desaparición de la banda.

Es muy grave que Patxi López, que sabe de buena mano lo que han sufrido sus compañeros, se avenga a este juego de cartas marcadas, a un baile de disfraces en
que los etarras se puedan vestir de pacifistas y obtener un perdón que no merecen, para que, consumada la mascarada, puedan volver a poner las cosas en su
sitio y a explicarnos que donde mandan las pistolas no hay votos que contar.

El Partido Popular, que se ha opuesto con claridad, y con éxito, a las torpes maniobras de privatización, de última hora y muy favorables a los intereses del
PSOE, debe dejar muy claro que no piensa permitir una nueva burla de la ley. El deseo de una gran mayoría de los vascos, y del conjunto de los españoles, es
que ETA pase a ser cosa del pasado, pero sin trampas, sin disfraces, sin mentiras que no engañan a nadie, sometiéndose al escrutinio de la justicia, y al
castigo merecido. Hay que evitar que el PSOE trate de beneficiarse de esta sangrienta lotería de beneficios a los criminales.

La lengua y el bolsillo
Xavier Pericay ABC Cataluña  1 Octubre 2011

El acuerdo al que ha llegado el Gobierno de la Generalitat con el Gremio de Cines de Cataluña y Fedicine —o sea, con los representantes de los exhibidores y distribuidores cinematográficos, respectivamente— no es un mal acuerdo. Sobre todo si se repara en que viene a sustituir una ley autonómica de corte totalitario, aprobada el día después de que el Constitucional hiciera pública su sentencia sobre el Estatuto y en la que se estipula que las empresas distribuidoras deberán repartir un 50 por ciento de las copias de cada nuevo largometraje en catalán.

Y digo que viene a sustituirla, por cuanto todo indica que esta ley, en la medida en que viola la normativa del mercado interior de la UE, está a punto de ser impugnada por la propia Unión. Así las cosas, el Departamento de Cultura habría emprendido la negociación con las partes afectadas a sabiendas de que la coacción por la que había optado el anterior Gobierno —con el beneplácito legislativo, no vayamos a olvidarlo, de quienes ahora ocupan el Palacio de la Generalitat— no va a ser de recibo allí donde, gracias a Dios, no manda el nacionalismo. En todo caso, lo importante es que aquel 50 por ciento obligatorio de la ley se convertirá en 2012 en un 11 por ciento pactado. Y, más importante aún, en un 11 por ciento condicionado: subirá o bajará en el futuro, según la demanda. Eso sí, a los contribuyentes catalanes el pacto del cine les va a costar 1,4 millones.

Como también les cuesta toda la prensa, de papel y digital, y todas las radios y televisiones cuya lengua de expresión es la llamada propia. O los premios y galardones de lesa patria. O las embajadas culturales. O el voluntariado y el comisariado lingüísticos. Y así, sumando sumando, hasta alcanzar los más de 159 millones de euros que la Generalitat reconoce haber gastado en 2010 en política lingüística. Y es que en Cataluña —nunca mejor dicho— la lengua es el mensaje. Obscenamente gravoso, sobra añadirlo.

El I Congreso de la Sociedad Civil da un sí rotundo a las propuestas de Mario Conde
 www.gaceta.es 1 Octubre 2011

La eliminación de cualquier estatuto privilegiado para la clase política y el establecimiento por Ley de penas muy severas para aquellos jueces que actuen
por servilismo político, han sido algunas de las cuestiones defendidas por el Abogado del Estado y tertuliano en el programa El Gato al Agua de Intereconomía
TV, Mario conde, durante su ponencia en el I Congreso de la Sociedad Civil.

En la ponencia de clausura de este congreso, Conde ha insistido el profesionalización paulatina de una clase política que día a día se ha ido distanciando de
la propia sociedad que le otorga el poder.

Según el ponente, este distanciamiento ha llevado a que muchas de las leyes aprobadas por los parlamentarios se hayan justificado como una "razón de Estado".
"Un concepto muy peligroso, que en un gran número de ocasiones ha sido más bien una razón de gobernante e incluso a veces, una razón de gobernante y
oposición".

Conde ha apostado por "la eliminación de cualquier estatuto privilegiado para la clase política, porque se instaure una responsabilidad civil, o penal, para
aquellos que gestionen irregularmente los fondos públicos" así como por "la eliminación de la financiación pública de los partidos políticos".

Además, ha querido resaltar la injusticia derivada de la actual Ley Electoral que “privilegia a unos españoles sobre otros por su lugar de residencia” y que
ha llevado a que “los partidos hegemónicos pacten con los nacionalistas para alcanzar proyectos de gobierno a cambio de cesiones de competencias y
financiaciones”. Concesiones que, según Conde, han perjudicado a la cohesión del Estado.

Con respecto a este tema, el tertuliano de Intereconomía TV ha querido recordar que “todos pertenecemos histórica y culturalmente a España” , por lo que no
se deben fomentar políticas que perjudiquen la unión del Estado.

Lesión profunda del poder judicial
Asimismo, ha querido dejar constancia de la “profunda politización de los tribunales de justicia españoles”, algo “cada día más obvio a ojos de los
ciudadanos”. Esta intromisión de los políticos en el sistema judicial español conlleva, según Conde, una “lesión profunda en el principio de independencia
del poder judicial”.

Por todo ello, ha insistido en la necesidad del establecimiento de una ley que endurezca las penas para los "fiscales y jueces que abandonan el Derecho por
el servilismo político".

Medios de comunicación
Durante su ponencia, Mario Conde también ha insistido en la necesidad del establecimiento de una Norma que regule a los medios de comunicación españoles para
que “no tergiversen los hechos”, un instrumento de control sobre los medios. “No defiendo ninguna censura previa, pero tenemos que tener un mecanismo que
garantice que los medios de comunicación no tergiversen la realidad y que nos asegure que los que lo hagan, paguen por ello”.

Finalmente, Conde ha querido recordar a los asistentes al I Congreso de la Sociedad Civil, que “ no hay que buscar culpables. Nosotros hemos participado en
la demolición de los valores de la sociedad, todo lo hemos consentido, hemos dejado que la conveniencia se instale como un cáncer de la civilización
occidental. Y por ello, debemos reconocer lo que hemos hecho y empezar a construir.”

Primer Congreso de la Sociedad Civil
Lorenzo Abadía apuesta por una mayor transparencia y un incremento de la responsabilidad política
 www.gaceta.es 1 Octubre 2011

El incremento sustancial de la participación ciudadana en la vida política, ha sido uno de los puntos fundamentales en su ponencia en el I Congreso de la
Sociedad Civil.

La apuesta por una modificación sustancial de la Ley de Régimen Electoral (LOREG), que no implicaría la necesidad de recurrir a una reforma constitucional, y
que presente, como base principal, el incremento sustancial de la participación ciudadana en la vida política, ha sido el argumento principal del Dr. en
Derecho y empresario, Lorenzo Abadía, durante su ponencia en el I Congreso de la Sociedad Civil.

Según Abadía con la finalidad de aumentar la "calidad democrática" se debería incidir, de manera esencial, en un aumento considerable de la participación
directa de la ciudadanía. Participación, que convendría apoyar en las nuevas herramientas de comunicación que se dan a través de la Red, la cual se presenta
como “centro principal deliberación ciudadana”.

Entre otras cuestiones, ha propuesto la creación de una Norma que obligue a todos y cada uno de los representantes de los ciudadanos a crear una página web
en la cual queden reflejados aspectos tales como el programa electoral bajo el cual se presentó, las fuentes de ingresos de su partido e incluir secciones
en las que sus votantes puedan realizar propuestas o plantear ciertas cuestiones relacionadas con las actividades políticas de sus gobernantes.

De esta forma, se aumentaría “la transparencia en las gestiones de nuestros políticos” y cuyo incumplimiento llevaría a la revocación del cargo por vía
judicial, asegura Abadía.

Enrique Álvarez Conde
Primer Congreso de la Sociedad Civil
Enrique Álvarez Conde defiende la separación de poderes como valor básico de la democracia
 www.gaceta.es 1 Octubre 2011

El catedrático de Derecho Constitucional, Enrique Álvarez Conde, ha propuesto ampliar el colegio de órganos que proponen los miembros del Tribunal
Constitucional, que los cargos propuestos por órganos politicos sean vitalicios.Galería de Imágenes

Enrique Álvarez Conde, Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, ha defendido en el primer Congreso de la Sociedad
Civil, que la primera independencia a la que debe aspirar el Poder Judicial es la de sus más altas instancias, como el Tribunal Costitucional, el Supremo o
el Consejo General del Poder Judicial, sin ella la de jueces y magsitrados es un mero espejismo.

Tribunal Constitucional
Alvarez Conde ha propuesto ampliar el colegio de órganos que proponen los miembros del Tribunal Constitucional, que los cargos propuestos por órganos
politicos sean vitalicios.

Consejo General del Poder Judicial
Alvarez Conde pide que se recuperen el nombramiento de los vocales previos a la LOPJ, potenciar el mecanismo de amparo de la indepedencia de los Jueces y
asumir las competencias completas sobre el estatuto judicial, incluído el retributivo de jueces y magistrados.

Tribunal Supremo
Alvarez Conde reclama un mayor control sobre las nombramientos de los magistrados del Tribunal Supremo y que se resuelva el valor de las sentencias de
conflictos jurisdiccionales.

Jueces y MagistradoRespecto a la situación de jueces y magistrados, Alvarez Conde cree que habría que recuperar el antejuicio, desarrollar más el principio
de inmunidad judicial, regular el derecho de huelga de jueces y magistrados y conservar la instrucción penal.

Espectador impotente por dentro y por fuera.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 1 Octubre 2011

¡Ya está bien de hablar de ETA y de su desaparición!. Estos socialistas creen que somos imbéciles y que con cuatro palabras nos van a engañar. Lo que cada
vez está quedando más claro es la connivencia de un Gobierno y de un partido con un proceso de negociación y de cesión ante ETA que nunca han abandonado. Lo
que ha quedado claro es que la "hoja de ruta" existe y se está cumpliendo con los tiempos que había acordados. Y todo para que se cumpla la indignidad de que
ETA quede como vencedora y España y el Estado de Derecho como los grandes perdedores.

La cobardía de estos sujetos es despreciable. Su obsesión por aceptar las condiciones políticas impuestas desde el entorno terrorista es miserable. El abuso
del poder para falsear la verdad de esta rendición y realizar la farsa de un cambio en la posición de ETA y su entorno, es delictivo y merecedor del
enjuiciamiento y condena penal de los responsables. Una táctica de propaganda basada en el engaño, en la creación de opinión y en la vileza de apartar a las
víctimas como apestados e incómodos recuerdos.

Y siempre están los mismos protagonistas dispuestos a ser los altavoces de una falsedad que esconde la verdad de la rendición y de la cesión ante ETA. Porque
decir que ETA está inmersa en un "proceso de disolución imparable" porque EKIN dice que se integra en el resto de formaciones etarras como BILDU o la futura
AMAIUR, o decir que "el terrorismo ha terminado" es simplemente mentir y preparar a la opinión pública hacia un final político que nunca debió plantearse.

El único camino es que ETA deje las armas y sus componentes se entreguen para ser juzgados. Aquí no hay amnistías, ni tratos de favor, ni comprensión con esa
"lucha armada" que es simple terrorismo. Aquí nunca ha habido una guerra entre dos bandos, sino uno solo, ETA, que se ha dedicado en democracia a querer
imponer sus pretensiones mediante el uso del terror, asesinado a inocentes indiscriminadamente como en el caso Hipercor o en las casas cuartel de la Guardia
Civil o a un ex concejal en su puesto de trabajo, o a tantos y tantos con las bombas lapa, los coches bomba, el tiro en la nuca como en el caso de Miguel
Ángel Blanco y hasta casi mil víctimas mortales y casi el doble de afectados.

Si ETA termina será o porque se rinde o porque las FFFyCCSE se han encargado de ir deteniendo a sus componentes, ponerles a disposición de los jueces y
encerrarles en las cárceles. Pero esa que es la verdadera lucha anti terrorista no es la que sigue el PSOE ni el Gobierno del Sr. Zapatero. Al contrario,
estos miserables, no paran de mantener contactos y reuniones para llegar a acuerdos políticos y "ser generosos" con actitudes como la del anuncio de una
falsa tregua o de una disolución de una organización como la de EKIN, responsable de la kale borroka, o terrorismo de "baja intensidad" como algunos le
llaman.

Es simplemente vergonzoso el que el Gobierno en pleno a través de su portavoz el Ministro de Fomento Sr. Blanco, o a través del Ministro de Interior,
sustituto y fiel servidor de Rubalcaba, el Sr. Camacho, o incluso el ex Ministro Javier Solana, se dediquen a airear jubilosos y a decir que "el fin de ETA
está cerca" y que se van dando pasos.Solana dice que se siente "espectador ansioso por dentro , tranquilo por fuera". Yo me siento espectador impotente por
dentro y por fuera ante esta villanía.

Pero lo que más me avergüenza, por incomprensible, es la actitud callada del Sr. Rajoy y del PP en general. Parece que existe un acuerdo tácito para mantener
silencio ante esta avalancha de declaraciones propagandísticas en precampaña electoral, con el uso despreciable de ETA como baza para buscar las simpatías y
votos de quienes de buena fe crean en estas mentiras.

Solo falta que liberen a Otegi y que Caamaño y Conde Pumpido lo justifiquen para que sea parte integrante en la mesa de negociación. y verificación del fin
de ETA. El tiempo lo dirá.

Primer Congreso de la Sociedad Civil
Alberto Recarte pide mayor control del gasto y un incremento de ciertos impuestos
 www.gaceta.es

También ha reclamado que el control de la Inspección de Trabajo vuelva al Estado, una competencia que ahora está en su mayoría delegada en los
sindicatos. Galería de Imágenes

Alberto Recarte presenta en el primer Congreso de la Sociedad Civil su ponencia sobre Economía, Finanzas y Empleo. Ha pedido control del gasto
público,mayores inspecciones sobre el trabajo y el sistema finaciero y un incremento de los impuestos especiales. Alberto Recarte ha pedido hoy durante su
intervención el 1º Congreso de la Sociedad Civil que el Estado sea cuidadoso con el control del gasto público, aunque ha afirmado nunca deben afectar los
recortes a los cuerpos de seguridad y a la Justicia. Además Recarte ha reclamado que el control de la Inspección de Trabajo vuelva al Estado, una competencia
que ahora está en su mayoría delegada en los sindicatos. Ha querido también reclamar una mayor inspección del sistema financiero, puesto que el control del
Banco de España no ha sido suficiente en el control de los excesos crediticios y de las inversiones arriegadas de las entidades finnacieras.

Junto conn estas propuestas, Recarte ha reclamado para controlar el gasto público la creación de un cuerpo especial de Interventores para el control de todas
las prestaciones públicas y el reforzamiento de la Inspección Fiscal. Además, Recarte ha defendido el incremento de los impuestos sobre el tabaco y el
alcohol, el impuesto sobre las rentas de capital, una subida general del IRPF para las rentas muy altas y un incremento del IVA hasta el 22%.

Entre la segunda recesión y las reformas (1)
Los problemas de España
Alberto Recarte Libertad Digital 1 Octubre 2011

El presente ensayo de Alberto Recarte, que constará de ocho entregas, es un análisis de los problemas de la economía española y de las reformas necesarias
para salir de la crisis.

El análisis de la economía española y de la política económica necesaria para resolver nuestros problemas –el más llamativo de los cuales es la tasa de paro
del 21%– debe hacerse teniendo en cuenta que vivimos en un mundo globalizado y que pertenecemos a la Unión Europea y al área euro, a la Unión Monetaria
Europea.

La globalización ha hecho desaparecer, para la mayoría de los países, las fronteras comerciales, las barreras a los movimientos de capitales y las
limitaciones –de hecho– a los movimientos de población. A este mundo globalizado se han incorporado, en los últimos 30 años, una serie de países con una
población conjunta que supera los 2.500 millones de personas y que son capaces de competir en precios, y muchas veces en calidad, con los bienes y servicios
que producimos en España. La competencia internacional se extiende al mercado del ahorro internacional y al de las inversiones directas, una forma de
inversión que incorpora tecnología, conocimientos y acceso a los mercados mundiales.

La integración en la Unión Europea garantizó nuestro sistema democrático y eliminó trabas, intervencionismo y ayudas públicas incompatibles con la exigencia
de competencia leal entre las empresas. La eliminación de barreras comerciales, financieras y personales dentro de la Unión se tradujo en la modernización de
nuestro tejido productivo y en una crisis profunda de muchos sectores, que no estaban preparados para competir internacionalmente y que no pudieron superar
los efectos negativos de la actuación de los sindicatos, que se habían convertido en los sucesores de los sindicatos verticales del corporativismo
franquista. La delegación de competencias estatales en los sindicatos, desde la firma de los Pactos de la Moncloa, y la legalización de su intervencionismo
en el Estatuto de los Trabajadores, ha influido en que el desempleo sea una constante en nuestro sistema productivo. Las alzas de precios y salarios,
extendidas a toda la economía por el sistema de convenios colectivos, han terminado por indexar la mayoría de los salarios a la inflación. Simultáneamente,
la intervención sindical en la toma de decisiones en la empresa ha limitado la flexibilidad interna necesaria para competir, en igualdad de oportunidades,
con los países miembros de la Unión Europea y con el mundo globalizado.

La integración en el euro, en la Unión Monetaria Europea, hizo desaparecer las políticas monetarias nacionales de los países que firmaron el Tratado de
Maastricht. Como se está demostrando desde hace dos años, las carencias del Tratado hacían inevitable la crisis de todo el área si se producían disparidades
graves en el crecimiento y la productividad de las economías de los países miembros. El euro es ingeniería social de mala calidad. Las competencias del Banco
Central Europeo son insuficientes. La ausencia de un presupuesto de la Unión Monetaria impide la intervención pública en momentos de desequilibrios
económicos y financieros significativos. Estas carencias eran evidentes antes de la firma, pero se impusieron las tesis de los políticos de los países que se
integraron, que querían lograr, aunque fuera irregularmente, una Unión política, a la que se oponían los votantes de algunos de los países que terminaron por
integrarse.
«Los sindicatos, tal y como los conocemos, deben desaparecer y ser sustituidos por representantes laborales a nivel de cada empresa.»

Para España, Portugal, Grecia, Italia e incluso la propia Francia, la eliminación de las monedas nacionales ha significado renunciar a las devaluaciones, que
permitían que la pérdida de valor de las respectivas monedas compensaran, al menos temporalmente, las pérdidas de competitividad, provocadas siempre por
políticas irresponsables de los sindicatos o por las políticas presupuestarias y monetarias erróneas de los correspondientes gobiernos nacionales. Los países
miembros del euro no tienen mecanismos de ajuste sencillos en casos de pérdida de competitividad. Lo único que pueden hacer es reformas que permitan que los
precios y salarios de las empresas menos competitivas se reduzcan nominalmente y que se incentive al conjunto de las empresas para ganar productividad, sin
interferencias sindicales. En la práctica, la única forma de hacerlo es negociando, a nivel de empresa, las condiciones de trabajo, los horarios, los
salarios o las reducciones de plantilla. En definitiva, eliminando las regulaciones generales y los convenios colectivos. Lo que significa que los
sindicatos, tal y como los conocemos, deben desaparecer y ser sustituidos por representantes laborales a nivel de cada empresa. En eso consiste la reforma
del mercado de trabajo y de los convenios colectivos, en adecuar los salarios a la productividad de cada empresa y las condiciones laborales a lo que exige
la competencia, cumpliendo las leyes laborales que el legislador considere imprescindibles para asegurar que no se producen situaciones de explotación de los
trabajadores, o abuso de su capacidad de decisión, por parte de los empresarios.

a) La ausencia de una política de reformas
Esos tres fenómenos, la globalización, la integración en la Unión Europea y la adopción del euro como moneda nacional, obligaban a todos, y aún más a países
como España, con una tradición económica intervencionista, con una política monetaria permanentemente expansiva y con unas cuentas públicas descontroladas, a
hacer las reformas necesarias para evitar que la falta de competitividad se tradujera en desempleo y estancamiento económico. Los sucesivos gobiernos
españoles han ignorado esas exigencias del mundo globalizado. Han sido mucho más activos tomando decisiones que nos ponían a la cabeza de las políticas
aperturistas y de renuncia a la protección de la producción nacional que tomando medidas que limitaran el tamaño y el intervencionismo de las
Administraciones Públicas y poniendo en vigor políticas reformistas que permitieran a nuestras empresas competir con las del resto del mundo.

b) El sistema educativo, la formación profesional, las tradiciones empresariales, la productividad y el desempleo
«La baja productividad de nuestra economía es el resultado de nuestro histórico aislamiento exterior, de las deficiencias de nuestro sistema educativo y de
la falta de un sistema de formación profesional conectado con las empresas.»

En última instancia, la productividad de un país está ligada al nivel educativo y a la formación de sus habitantes y a sus tradiciones empresariales. La baja
productividad de nuestra economía es el resultado de nuestro histórico aislamiento exterior, de las deficiencias de nuestro sistema educativo –en el que se
han impuesto el igualitarismo, la falta de exigencia, la indisciplina, el nepotismo y el corporativismo– y de la falta de un sistema de formación profesional
conectado con las empresas. El deterioro del sistema educativo comienza en los años sesenta, en las postrimerías del franquismo, y se confirma durante la
transición política. Es, en definitiva, el resultado de la combinación de políticas igualitaristas, denominadas "progresistas", de la falta de mecanismos de
control sobre los partidos políticos y los sindicatos y de una moral familiar y social que no tiene en su escala de valores una consideración especial por el
esfuerzo personal y la igualdad de oportunidades.

El deterioro del sistema educativo no es general; hay excepciones, relacionadas con la cultura regional o con proyectos privados o públicos que buscan la
excelencia. Las diferencias entre las tradiciones empresariales de las distintas regiones, junto con esa evolución de los principios del sistema educativo,
explican que en España convivan una economía moderna, muy productiva, que ha sido capaz de mantener nuestra participación en el comercio mundial en estos
años y una economía atrasada, dependiente de las Administraciones Públicas, poco productiva, que existe en paralelo con una gran masa de parados, que tienen
muy pocas posibilidades de encontrar empleo y que se localiza, sobre todo, en Castilla-La Mancha, Levante, Extremadura, Andalucía, Baleares y Canarias.

c) El ejemplo de Europa central
«España comparte problemas sociales y políticos con países como Portugal, Italia, Grecia y la propia Francia.»

Las dificultades a las que se enfrenta la economía española no deben hacernos caer en la desesperación. El éxito de la Alemania actual es el resultado de más
de tres lustros de reformas, que le han permitido superar el coste de la absorción de la Alemania del Este y de la integración en el euro a un tipo de cambio
del marco sobrevalorado. Alemania tiene en su haber los efectos positivos de su tradición científica, industrial, educativa y formativa. Tiene, también, a su
favor, un marco político en el que las competencias del Estado Federal y sus miembros están bien definidas y en el que el Tribunal Constitucional interpreta,
con criterios puramente jurídicos, su Constitución. Sin ignorar el espíritu de cohesión social, al que colaboran, con su actuación, los partidos políticos,
los sindicatos y la patronal, hasta que han logrado que la economía alemana vuelva a ser competitiva. Alemania no es una excepción. Comparte el éxito con
Austria, Holanda, Dinamarca y Luxemburgo –que tienen tradiciones empresariales y políticas educativas y económicas similares– y con países como Suiza, los
tres países nórdicos, e incluso algunas de las nuevas democracias del este europeo, como Chequia, Eslovaquia, Polonia y Hungría, que han recuperado parte de
sus tradiciones, empresariales y educativas, una vez liquidado el comunismo.

d) Los problemas de la periferia
España comparte problemas sociales y políticos con países como Portugal, Italia, Grecia y la propia Francia. En todos ellos, las tradiciones del
corporativismo fascista, del socialismo y del intervencionismo público en la vida económica, han resultado en sociedades en las que el poder no está en la
sociedad civil sino en las minorías dirigentes de los partidos políticos, que lo comparten con los sindicatos y los representantes de las grandes empresas,
que han terminado por aislarse del resto de la sociedad, olvidando las necesidades generales de la población.

e) La política económica necesaria para evitar la suspensión de pagos y para lograr el crecimiento
Para proponer una política económica coherente, que nos ayude a superar la actual crisis, es necesario, previamente, analizar la economía española desde
distintas perspectivas. Tenemos problemas jurídicos, derivados directamente de la Constitución de 1978, que sirvió para superar el franquismo pero que, no ha
sido reformada después, tal y como era necesario, pero sí interpretada, y deformada, de acuerdo a los intereses de las oligarquías de los partidos políticos,
que son los que inspiran las resoluciones del Tribunal Constitucional. Tenemos problemas estructurales, provocados por la globalización, por la crisis del
sector de la construcción, del inmobiliario, de las industrias y de los servicios dependientes de la construcción, por el peso cualitativo del sector
financiero y por el crecimiento desmesurado de las autonomías, que se combinan con problemas territoriales, porque en España sigue habiendo un Norte y un
Sur. Tenemos los problemas específicos de la zona euro que, son la consecuencia de un diseño defectuoso de las instituciones básicas de la Unión Monetaria.
Esos problemas se concretan en la necesidad de cumplir un calendario de objetivos de reducción del déficit público y de reformas para estabilizar la economía
y poder crecer dentro del euro. Tenemos problemas en el sistema financiero, derivados de la formación y del estallido de la burbuja crediticia e
inmobiliaria, que afectan a su solvencia y su liquidez, lo que les impide conceder créditos a empresas y familias solventes. Y tenemos un problema en el
mercado de trabajo y en el sistema de convenios colectivos, que son responsables, en parte, de que el paro haya alcanzado la tasa del 21% de la población
activa.

Micro y macro
Nota del Editor 1 Octubre 2011

Los economistas: ante cualquier situación de desequilibrio de las cuentas públicas, siempre recomiendan aumentar los impuestos, nunca se atreven a recomendar la tijera, porque desconocen el impacto del recorte en partidas para las que no hay estadísticas, como por ejemplo la lengua común: la primera medida que hay que aplicar es derogar todas las leyes de lenguas regionales y permitir un mercado uniforme, libertad de circulación y establecimiento para trabajadores y emprendedores, y análogamente tener una educación, justicia, seguridad, sanidad, leyes y reglamentos de todo tipo unificado y no en diecisiete sabores, y seguidamente, destantelar el estado de las autonomías.

Subir impuestos es un disparate porque los profesionales de la politica siempre dan "razones" para subirlos, lo mismo que sus sueldos, dietas, bicocas y demás trucos para vaciar las arcas públicas (bolsillo del ciudadano contribuyente), y nunca encuentran justificación para bajarlos (ni nuestros impuestos ni sus ventajas).

Mientras los profesionales de la política no sean responsables de la aplicación de nuestro dinero, mientras no podamos fiscalizarlos, cualquier subida de impuestos es un harakiri ciudadano. Cualquier empresario decente, gana en función de su toma correcta de decisiones y pierde su propio dinero en caso contrario. A los profesionales de la política, no les importa el resultado de sus decisiones, salvo que afecten a su permanencia en el poder para seguir viviendo del cuento, y por tanto todas ellas estarán dirigidas a comprar los votantes necesarios (creyentes y beneficiarios) a costa de los votantes innecesarios (pagadores de impuestos).

La ‘popular’ Regina Otaola recibe el XVII Premio a la Tolerancia
La ex alcaldesa de Lizarza ha destacado la importancia de que los políticos “cumplan y hagan cumplir la ley” y ha asegurado que “defender la libertad donde
sea, siempre merece la pena”.
Redacción www.vozbcn.com  1 Octubre 2011

La ex alcaldesa de Lizarza Regina Otaola (PP) ha recibido este viernes en Barcelona el XVII Premio a la Tolerancia, que le fue recientemente concedido por
‘su valentía y firmeza en la defensa de la democracia y del orden constitucional en el seno de una sociedad atenazada por la intolerancia asesina de unos y
el silencio cómplice de otros muchos‘.

Eduardo López-Dóriga, presidente de la Asociación por la Tolerancia, entidad que otorga el galardón, ha alabado la heroicidad de Otaola al aceptar hacerse
cargo de la Alcaldía de la localidad guipuzcoana en unas circunstancias tan adversas -tras la ilegalización de ANV y el boicot del PNV- y ha glosado algunas
de las situaciones que tuvo que afrontar durante su mandato.

“Defender la libertad donde sea, siempre merece la pena”
En su discurso de agradecimiento, Otaola ha subrayado que “tolerancia no es indiferencia, ya que, sin libertad no puede haber tolerancia ni paz” y ha
destacado la importancia de que los políticos “cumplan y hagan cumplir la ley”. La eibarresa ha recordado que al principio de acceder al cargo, muchos de los
vecinos de Lizarza no se atrevían a saludarla ni a hablar con ella por miedo a los violentos, “pero, poco a poco, aquello fue cambiando”, y ha asegurado que
“defender la libertad donde sea, siempre merece la pena”.

También ha instado a no bajar la guardia frente al terrorismo de ETA, a pesar de que en los últimos años la banda terrorista haya bajado su intensidad
notablemente. Y ha denunciado las recientes declaraciones del lendakari, Patxi López, a favor del “acercamiento progresivo” de los presos etarras al País
Vasco. “¿Qué están haciendo? ¿La violencia tiene premio?”, se ha preguntado Otaloa, que ha insistido en que, después de tantos años de asesinatos terroristas
en democracia, “ha de haber vencedores y vencidos: las víctimas tienen que ser los vencedores, y los terroristas los vencidos”.

Más de un centenar de personas han arropado a Otaola, entre los que no han faltado destacados miembros del PP de Cataluña, Ciudadanos y UPyD, así como
representantes de diferentes asociaciones como Convivencia Cívica Catalana, Impulso Ciudadano o Acción Cultural Miguel de Cervantes. En anteriores ocasiones,
el premio, que se entrega desde 1995, ha recaído en Xavier Pericay, Antonio Mingote, Carlos Herrera, Mario Vargas Llosa, Rosa Díez, Arcadi Espada, Antonio
Muñoz Molina, Iván Tubau, Fernando Savater, Félix de Azúa, Gregorio Peces-Barba, Francesc de Carreras, Albert Boadella, ¡Basta Ya! o Baltasar Garzón, entre
otros.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Los votos de ETA
El Editorial La Razón 1 Octubre 2011

El pronunciamiento del lendakari a favor del acercamiento de los presos de ETA a las cárceles vascas, una de las reivindicaciones históricas del entramado
proetarra, fue ayer respaldado por el Gobierno y por el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, aunque se aseguraron de precisar que no se incluirá en
el programa electoral, en una finta que compromete poco o nada. Otra reacción habría sido una sorpresa, pues no sólo conocían la propuesta de Patxi López,
sino que el ex vicepresidente, que tiene en el lendakari a un estrechísimo colaborador, la había consensuado con él. Tras el Consejo de Ministros, José
Blanco confirmó que el Gobierno atenderá el plan de López sobre los reclusos terroristas ya que la política contra ETA es pactada entre el Gobierno central y
el Ejecutivo vasco. Pérez Rubalcaba la valoró además como una propuesta importante que coincide, según él, con un momento histórico en el que se está
«acabando ETA».

Es evidente que este nuevo guiño a los violentos hay que enmarcarlo en una secuencia con distintos episodios como la legalización de Bildu, el alto el fuego
de la banda, la adhesión del colectivo de presos al «Acuerdo de Guernica» y ahora el acercamiento de los reclusos. Todo ello en un contexto electoral. En
política no existen casualidades ni coincidencias espontáneas, y menos aún en la lucha contra ETA. Eslabón tras eslabón, se forma una cadena que cobra todo
su sentido y que, obviamente, favorece intereses partidistas y electorales en unos comicios en los que el PSOE lo tiene casi todo perdido y busca una tabla
de salvación. Como hemos adelantado en LA RAZÓN, es más que probable que la nueva página del guión en curso sea un inminente comunicado de ETA, que se
instrumentalizará convenientemente.

Pero los demócratas no pueden confundirse ni perder de vista lo esencial. Pérez Rubalcaba y Patxi López han articulado un discurso sobre ETA en tiempo
pretérito, como si el terrorismo ya fuera parte de la historia. Estamos ante una fenomenal manipulación, como es pretender que ese mundo de violencia y
extorsión está en su peor momento, cuando tiene más poder institucional que nunca.

Las víctimas del terrorismo, termómetro adecuado para calibrar el estado de la política antiterrorista, han reaccionado con una indignación comprensible y
justa a los movimientos de este nuevo proceso. Le han recordado a Rubalcaba y a López que ETA sigue «presente». Y lo estará mientras no abandone el
terrorismo, pida perdón por sus crímenes y entregue las armas.

Entre una democracia y una banda de asesinos no hay empate posible ni final inocuo. El Estado de Derecho demanda un epílogo sobre todo ético, y éste sólo
puede darse con un desenlace con vencedores y vencidos.

Por lo demás, el Partido Popular tendrá que valorar con detenimiento la conveniencia de mantener una alianza en el País Vasco con un partido que recibe los
elogios de Bildu y los reproches de las víctimas del terrorismo.

La hoja de ruta socialista
Martín PRIETO La Razón 1 Octubre 2011

Como todo el mundo sabe y nadie ignora el tacto de codos con ETA comenzó en vida de Franco sin que éste lo supiera. El teniente coronel San Martín, jefe de
los «Servicios» de Carrero Blanco, intentaba penetrar indagatoriamente a la banda cuando ésta acreditó su profesionalizada asesinando al almirante y jefe del
Gobierno. Durante la transición a la democracia, los artífices de Bildu y todas las franquicias buscaron la involución política dando muerte a más jefes y
oficiales que los que hubieran caído en una guerra abierta. Antes de llegar al poder en 1982 los socialistas ya habían decidido comerse a los caníbales y
mantuvieron su tesis calcada de los «barbouzes» gaullistas contra la OAS, hasta que lo intrínsecamente perverso se les fue de las manos entre chapuzas e
impericias. «A ver si te crees tú que estas cosas se hacen con catedráticos de Filosofía», me decía un ministro del Interior del PSOE. Los GAL estuvieron en
el comienzo y no en el final del felipato.

Desde la pantomima etarra de las conversaciones de Argel es obsesión socialista un acuerdo con la banda a cualquier precio, y como ETA lo sabe puede prolongar la negociación hasta que se enfríe el infierno: pista de aterrizaje para hacer política, amabilidades penitenciarias, amnistía encubierta mediante indultos individuales, extrañamiento de los carniceros más bestiales hasta que cunda el olvido, y mucho dinero público para los que necesiten o quieran instalarse en el extranjero. Desde México a Argentina he visto bastantes. Cuando lo deseen harán una entrega simbólica de las armas y olvido para todos hacia la independencia de Euskalerría. Eso es así, como que Patxi será el secretario socialista para seguir la misma ruta.

No está transferida
Carmen Gurruchaga La Razón 1 Octubre 2011

El lehendakari López es amigo de Rubalcaba y ejerce. Lo demostró cuando amenazó con pedir un congreso extraordinario del PSOE para ayudar al ex ministro del
Interior a quitarse de encima las primarias para no enfrentarse a Carmen Chacón; y ahora, al hacer una declaración institucional con 10 puntos, del gusto de
ETA y sus acólitos para «conseguir la libertad», que más parece dirigida a lograr un comunicado de la banda que pueda echar un capote a Rubalcaba ante el
20N. De hecho, ha sido bien recibida en el mundo abertzale radical pues asumía una de sus propuestas estrella, la de «presoak Euskal Herrira» (los presos al
País Vasco).

Resulta evidente que asistimos a la puesta en escena de una hoja de ruta con una secuencias predeterminadas. Las últimas escenas vividas: la
adhesión de un grupo de presos de ETA al vacuo «Acuerdo de Gernika», pidiendo la amnistía.

La respuesta subliminal de Rubalcaba al indicar que el Código
Penal no contemplaba medidas de gracia colectivas, pero sí individuales. Más tarde, la manifestación formal del presidente vasco en la que abogaba por una
política penitenciaria flexible que conduzca a medidas individuales y su traslado al país vasco con el fin de lograr la reinserción. Y finalmente, José
Blanco quien ha confirmado que la política antiterrorista está consensuada entre los dos gobiernos. Ya se sabía que así incluso cuando al Gobierno le ha
convenido negarlo. Además no podría ser de otra forma pues el acercamiento de los reclusos de ETA a cárceles vascas compete exclusivamente al Ministerio de
Justicia.

A Ramón Jáuregui
Nada ha cambiado en el nacionalismo catalán en treinta años, no quieren puentes, quieren quejarse
Francesc de Carreras La Vanguardia 1 Octubre 2011

Catedrático de Derecho Constitucional de la UAB

Ramón Jáuregui, actual ministro de la Presidencia, tiene una personalidad política cuya dimensión va mucho más allá del cargo que hoy, circunstancialmente, ocupa. En el País Vasco, en Madrid e, incluso, durante su breve etapa como parlamentario europeo, ha dado innumerables muestras de inteligencia, capacidad de trabajo, honestidad personal y afán de concordia. Nadie que le conozca un poco puede ponerlo en duda.

Esta semana se han celebrado unas jornadas de reflexión política en Sant Benet del Bages con estrellas invitadas de alto nivel : Felipe González, Joaquín Almunia, Artur Mas, Jordi Pujol, Miquel Roca y Antonio Garrigues, entre otros. Clausuró Ramón Jáuregui. Según la crónica de La Vanguardia del miércoles, el ministro de la Presidencia se mostró desolado: "Ustedes –dijo a los políticos y empresarios catalanes allí congregados– también tienen que escuchar que quienes hemos querido construir (puentes) también nos sentimos decepcionados. No me siento correspondido cuando veo este sentimiento en Catalunya. Y me pregunto: ¿qué nos ha pasado?".

Jáuregui se refería a ciertas intervenciones anteriores, entre ellas las de Pujol y Roca, que alertaban sobre "la ruptura entre Catalunya y España" y la incomprensión de España ante las posiciones nacionalistas catalanas, entre ellas, naturalmente, la sentencia del Estatut y, supongo, otras resoluciones judiciales sobre la política lingüística de la Generalitat. Como ejemplo, Pujol había dicho el día anterior: "Algo se ha roto: se acabó la confianza. Muchos, ni yo ni otros, ya no confiamos en España. Llevo 65 años de trabajo basado en la confianza, pero todo esto en lo que algunos pusimos mucha ilusión no funciona. Ha fracasado la política de autoafirmación de Catalunya en el marco de España".

"¿Qué nos ha pasado?", se pregunta dolido Ramón Jáuregui. No ha pasado nada, Ramón, es la cantinela de siempre, llevamos treinta años escuchándola. Tú conoces bien el nacionalismo vasco: el catalán es parecido, no te engañes. Hacerse siempre la víctima frente al enemigo de toda la vida no es nada nuevo. Aquí no hay argumentos, hay simple manipulación de sentimientos; todo vale. Nada ha cambiado en los nacionalistas catalanes durante treinta años: no quieren puentes, quieren quejarse. Para ellos la autonomía no es una finalidad sino una etapa, un mero peldaño hacia la independencia. Pero no tienen prisa para llegar a la meta, prefieren ir acumulando poder y disfrutarlo sin que les molesten.

Ahora estamos en la fase de mostrar su "desconfianza hacia España" en la que hasta ahora, dicen, "tanto habían confiado". No les creas, pura hipocresía, es lo que ahora, por estrategia, les conviene decir. ¿Cuántas veces lo hemos escuchado ya en treinta años? Tú tiende puentes, es tu manera de ser, pero no esperes que te correspondan.

'aparato político' de eta
Ekin anuncia su disolución para dejar la iniciativa política a la izquierda abertzale
Constituida en 1999, tenía la misión de transmitir las consignas de la banda y velar por el cumplimiento fiel de su ortodoxia, evitando debates que se
salieran de la línea oficial impuesta por ETA
EFE | MADRID El Correo 1 Octubre 2011

Dos miembros de la última dirección de Ekin han anunciado la disolución de la estructura del aparato político de ETA dedicada a imponer sus tesis al mundo
abertzale, una medida que ha sido adoptada en el marco del 'Gudari Eguna' y tras un debate iniciado la primavera pasada, según adelanta el diario 'Gara' en
su edición de hoy.

Ekin, que nació en 1999, tenía la misión de transmitir las consignas de la banda y velar por el cumplimiento fiel de su ortodoxia, evitando debates que se
salieran de la línea oficial impuesta por ETA. Sin embargo, las estructuras de este entramado presentaban actualmente un estado famélico tras las sucesivas
operaciones policiales.

En este contexto, los dos miembros de la dirección de Ekin, cuya identidad el diario vasco no revela por motivos de seguridad, explican que esta decisión se
produce tras un debate iniciado la primavera pasada y que responde al cambio de estrategia de la izquierda abertzale, a la que dejan así las riendas de la
línea política. «Ha sido una reflexión tranquila. Nuestra organización nunca ha basado su trabajo en dar respuesta a cada nuevo hecho que sucede en el día a
día, sino que siempre ha mirado a largo plazo, y tampoco ha tenido que atender en estos meses urgencias como las elecciones, por ejemplo».

En este sentido, y con el objetivo de lograr una «optimización» del potencial de la izquierda abertzale y una máxima «eficacia» en la lucha por la
independencia, se ha acordado la autodisolución, una decisión que, según 'Gara"', ha sido adoptada de modo firme y a la vez sosegado como consecuencia
natural de un cambio de ciclo.

Periodista Digital entrevista al autor de 'Historias ocultadas del nacionalismo catalán'
Javier Barraycoa: "El catalán diseñado por los nacionalistas no tiene nada que ver con la lengua tradicional"
Su libro revela 200 historias del nacionalismo, incluidas sus complicidades con el fascismo
Luis Balcarce / Juan Francisco Lamata. Periodista Digital 1 Octubre 2011

El vicerrector de la barcelonesa Universidad Abad Oliva CEU, Javier Barraycoa (Barcelona, 1963), es un personaje incómodo para el denominado 'oasis catalán'.
Su discurso y sus conocimientos ponen en entredicho el consenso creado en torno al nacionalismo e impuesto a la sociedad desde el poder político. Prueba de
ello es la anécdota con la que comienza su libro Historias ocultadas del nacionalismo catalán, editado por Libros Libres y del que ha venido a hablar en
Periodista Digital:

Discutí con unos nacionalistas catalanes sobre los orígenes, cuando se dieron cuenta de que sabía más historia que ellos, me dijeron: 'no te engañes, el
nacionalismo catalán nada tiene que ver con la Historia, es simplemente una decisión de querer ser lo que queremos ser'.

La obra de Barraycoa es una profunda crítica histórica y sociológica que busca poner en evidencia los mitos levantados por el nacionalismo. Este profesor
universitario asegura que el catalán actual, llamado 'normalizado' y que fue diseñado por Pompeyo Fabra, es un idioma artificial creado por los nacionalistas
que no tiene nada que ver con la lengua real hablada durante generaciones por los catalanes. Para el autor de la historia del nacionalismo tiene un origen
meramente económico:

El nacionalismo no representa a todo el pueblo, surge de una burguesía por las intenciones del Gobierno de Madrid de pactar con Inglaterra y todo el
grupo de empresarios textiles crea como un 'lobby' el nacionalismo para defender sus intereses.

Barraycoa apunta a que esa 'clase alta' de familias catalanas bajo el disfraz de nacionalismo sigue domuninando toda la zona. Recuerda que las familias de
Jordi Pujol, Pasqüal Maragall o Narcís Serra están emparentadas. Y recuerda las palabras al respecto del propio Millet, del caso 'Palau', que siendo
representante de una de esas familias reconocía públicamente que: "400 familias controlan Cataluña desde hace años".

Vinculos con el fascismo
Uno de los puntos más interesantes de la obra de Barraycoa es la referencia a las vinculaciones de los partidos nacionalistas con los fascistas. Esto incluye
el hecho de que Bentio Mussollini financiara a Francesc Macià en su rocambolesco plan para invadir Cataluña a finales de los años 20.

En el primer tercio del siglo XX en el nacionalismo surge una tentación fascista. (...) Aparece el Estat Catalá, dirigido por un tal Dencas, conocido
como 'el duce catalán' porque tenía muchas conexiones con Italia. (...) Se imitan los uniformes. (...) José Antonio Aguirre -destacado dirigente del PNV-
también miró pactar con el nacionalsocialismo. Tienen mucho en común, ambos beben del racismo, lo que les acercaba al fascismo.

Algunos de los hechos históricos que pone el autor este autor sobre la mesa, sorpenderán a cualquier persona que no conozca a fondo la historia de Cataluña.
Gracias a él descubrimos que los propios nacionalistas catalanistas quisieron prohibir la senyera, por ser un símbolo que en el pasado estaba vinculado a
España.

Similar destino querían para los mossos, que en un principio era un ejército privado borbónico para derrotar a los partidarios de los Austrias. Tal era la
desconfianza hacia este cuerpo armado que, cuando cae Isabel II, el general Prim -catalán- suprimió lo suprimió por temer que sus miembros fueran leales a la
reina borbónica.

Barraycoa también recuerda como uno de los poetas cumbre en Cataluña, Verdaguer, está suprimido de la enseñanza por no concordar con la visión nacionalista.
Asombra todavía más descubrir el origen catalán de la Zarzuela o que Lluís Companys había militado en el lerrouxismo (considerado anti-catalán) y disolvía
sardanas a bastonazos.


Recortes de Prensa   Página Inicial