AGLI

Recortes de Prensa   Viernes 14 Octubre 2011

 

La España pobre que deja ZP
Editorial www.gaceta.es 14 Octubre 2011

Lo único que puede hacer un Gobierno para paliar las nefastas consecuencias sociales de una crisis es facilitar el proceso de ajuste de la economía, esto es, justo lo contrario de lo que ha hecho el Ejecutivo socialista.

España está sintiendo los efectos desgarradores de la pobreza a la que nos ha conducido la torpeza de José Luis Rodríguez Zapatero y su Gobierno a la hora de gestionar la crisis económica. El presidente sólo ha sabido adoptar una estrategia frente a la crisis económica: negarla. Primero negó su existencia y, una vez ganadas las elecciones, negó que los españoles fueran a padecer sus consecuencias gracias a su política social. Por supuesto, ambas negaciones eran falsas; lo único que puede hacer un Gobierno para paliar las nefastas consecuencias sociales de una crisis es facilitar el proceso de ajuste de la economía, esto es, justo lo contrario de lo que ha hecho el Ejecutivo socialista. Y la consecuencia de esta política funesta ha sido el empobrecimiento de los españoles.

La desastrosa política económica de Zapatero ha situado el desempleo en el umbral de los cinco millones de parados, con una tasa superior al 21% que coloca a España como campeona del paro de la UE y de la OCDE. Un deterioro trágico que está lastrando el bienestar de la sociedad española a pasos agigantados. Un reciente informe de la OCDE que analiza parámetros de salud, vivienda o educación en 40 países, sitúa a España a la cola de la Unión Europea en bienestar y en el último lugar en la clasificación de empleo.

Varios son los datos preocupantes que evidencian la gravedad de la situación: uno es que la mitad de los parados son de larga duración; otro, que en 1,4 millones de hogares españoles todos sus miembros están en paro. Dos logros en el haber de Zapatero producto de su negativa a acometer la imprescindible reforma laboral necesaria para dotar de flexibilidad a un mercado laboral rígido y tercermundista.

El empobrecimiento de España es galopante y consecuencia de la torpeza de nuestros gobernantes, que primero optaron por despilfarrar miles de millones de euros en las distintas versiones del Plan E, para después crear un PER a escala nacional para los parados de larga duración que perdieran la prestación por desempleo –la famosa paga de 420 euros–, un parche dirigido a frenar los efectos electorales que la pobreza y el paro podrían tener en los comicios futuros. Otra falacia que evidencia que el gran problema de España no es padecer una crisis que afecta en mayor o menor medida a todos los países, sino soportar un Gobierno que siempre ha hecho lo contrario a lo que dicta el sentido común para salir de ella.

Por si esto fuera poco, ayer Cáritas Española advertía de que el número de personas en situación de pobreza y vulnerabilidad sigue aumentando en España y que la red pública de asistencia social “se ha erosionado y disminuido”. Los números cantan: en 2010, Cáritas atendió 6,5 millones de peticiones de ayuda –un 4,3%más que el año anterior–, de las que dos millones han sido solicitudes de atención básica de emergencia en materia de alimentos, vivienda o atención sanitaria. La ONG de la Iglesia católica ha aumentado en un 7,5% su inversión anual hasta llegar a casi 250 millones de euros, en un año en el que las aportaciones privadas –estas suponen el 65% del total– han aumentado en un 12% y las públicas –suponen el 35%– han disminuido ligeramente. De estas ayudas sólo un 30% corresponden a personas que han solicitado ayuda por primera vez, mientras que el otro 70% corresponde a personas cuya situación empeora y se convierte en crónica por falta de soluciones. Esta es la herencia que nos deja el peor gestor económico de la democracia.

Voto en Blanco o Abstención, un dilema para demócratas con solución fácil
Francisco Rubiales Periodista Digital 14 Octubre 2011

Muchos españoles demócratas, preocupados ante el profundo deterioro de la política y la vida pública en España, dudan si es mejor votar en blanco o abstenerse para castigar en las próximas elecciones del 20 de noviembre a los políticos que han destrozado España. Elegir entre el Voto en Blanco y la Abstención es todo un dilema para los demócratas y la gente decente de España, que quiere castigar a los partidos gobernantes y a la castas política.

Ambas opciones son democráticamente aceptables, como también es comprensible que muchos españoles quieran vengarse del actual gobierno socialista, encabezado por Zapatero y Rubalcaba, principal responsable de la ruina de España, votando a sus adversarios de la derecha, dirigida por Mariano Rajoy. Sin embargo, ese voto de la venganza, gracias al cual se sustituye en un partido por otro similar, no beneficia a la democracia porque alimenta la partitocracia actual.

Sin embargo, existen notables diferencias entre el Voto en Blanco y la Abstención, que conviene a analizar con detalle y justicia, antes de decidir qué hacer en la jornada electoral del 20 de noviembre.

Los defensores de la Abstención afirman que votar en blanco representa acudir a las urnas y aceptar el sistema. Dicen que la Abstención es una protesta más radical, que indica claramente el rechazo a un sistema prostituido. Sin embargo, ese sistema está habituado a soportar la abstención sin que jamás ocurra nada. En Polonia, hace pocos días, eligieron un nuevo gobierno con una abstención abrumadora, superior al 50 por ciento, pero los políticos no se sintieron afectados por la enorme ausencia de ciudadanos y atribuyeron la abstención a la desidia cívica, la indiferencia política y a la incultura ciudadana, que hace que muchos prefieran permanecer en sus casas o irse al campo antes que ejercer su derecho al voto. En España, no hace mucho, los catalanes aprobaron su nuevo Estatuto, un documento posteriormente tachado de anticonstitucional, en medio de una oleada inmensa de abstenciones, hasta el punto de que esa ley fundamental solo fue aprobada por un tercio del electorado. Y, sin embargo, no ocurrió nada. Los políticos nacionalistas catalanes, en complicidad con Zapatero, tuvieron la suficiente desfachatez y sentido antidemocrático para dar por buena esa exigua e insuficiente aprobación ciudadana a una ley destinada a cambiar profundamente las reglas del juego en Cataluña y las relaciones de esa región con el resto de España.

La Historia Universal está plagada de ejemplos que demuestran cómo la abstención resultó triunfadora en múltiples elecciones, sin que esa victoria del abstencionismo fuera reconocida o tuviera efecto alguno sobre los arrogantes y muchas veces indecentes y antidemocráticos políticos.

El Voto en Blanco también representa una protesta electoral profunda porque el votante, sin renunciar a su derecho al sufragio, una conquista histórica de la libertad que ha costado esfuerzo y sangre, emite un voto de castigo explícito, que no puede interpretarse como indiferencia o desidia porque quien lo emite se ha molestado en acudir ante la urna y en depositar allí su protesta. El fallecido Premio Nobel José Saramago escribió una novela (Ensayo sobre la lucidez) en la que defiende la idea de que el voto en blanco masivo hace temblar al sistema.

Los detractores del Voto en Blanco dicen que, al acudir a las urnas, se admite de algún modo el sistema y se colabora con él, pero los defensores argumentan que depositar ese voto de protesta no significa aceptar o asumir el sistema, sino criticarlo directamente y rechazarlo, aprovechando ese único minuto de poder que el podrido sistema otorga al ciudadano, que sólo puede ejercerlo en el momento en que deposita su papeleta en la urna para, posteriormente, perder de nuevo todo el protagonismo que le corresponde, usurpado por los partidos y sus políticos profesionales.

La fuerza del voto en blanco es que cada voto es un rechazo auténtico y directo, mientras que en las abstenciones se mezclan demasiadas cosas: los demócratas de verdad que quieren castigar al sistema, los indiferentes, los apolíticos, los vagos y los desinteresados por la política y la cosa pública.

Doce millones de abstenciones en la España del 20 de noviembre no representaría peligro alguno para la degradada clase política española, que no dudaría en sentirse legitimada por los votos recibidos, tras desacreditar la abstención como irresponsable y practicada por indiferentes´y haraganes, pero diez millones de votos en blanco constituirían una masa de protesta insoportable para el sistema, una condena explícita y frontal a la injusticia, a la corrupción, a la ineficacia y al mal gobierno que ha convertido la España del presente en una cloaca.

El sistema, que ha aprendido a neutralizar la abstención con argumentos que, aunque falsos, son creíbles, no sabe cómo defenderse de una oleada de votos en blanco y teme tanto ese tipo de protesta que ha intentado desacreditarla con falsas leyendas como la que dice que el voto en blanco beneficia al partido ganador.

Hay millones de españoles que ya han decidido protestar contra los políticos el 20 de noviembre y que deberían reflexionar sobre la mejor forma de lograr que su protesta tenga peso e influencia. Hay muchos demócratas de buena voluntad que defienden la abstención, entre los que figuran los seguidores de García Trevijano, encuadrados en su Movimiento Ciudadano por la República Constitucional, cuya valiosa y bien fundada abstención activa quedará, lamentablemente, diluida entre otras muchas abstenciones y desvirtuada por la poderosa e inmoral propaganda del sistema, que la atribuirá a la indiferencia inculta del pueblo o, como mucho, al malestar provocado por la crisis.

Voto en Blanco

Profesores y maestros
Juan Vicente Santacreu Estrella Digital 14 Octubre 2011

Afirmar que la educación española está bajo mínimos vergonzantes no es noticia. Lo sabes tú, lo saben ellos -los obreros de la enseñanza-, lo saben los políticos, lo sabemos en Masby y lo denuncio yo.

Cierto es que nuestros hijos tienen la peor educación de toda Europa y, para llegar a esos niveles, te aseguro que hay que entrenarse a fondo.

Lejos quedan los tiempos que los maestros eran esos profesionales de la sabiduría, respetados por todos al compartir educación y cultura. Lejos quedan esas clases desprendiendo ambiente de respeto y olor a tiza. Hace 30 años con menos medios y menos Autonomías, en España teníamos la mejor educación de Europa.

Quiero romper una lanza a favor de los profesionales de la educación. Lo primero que quiero distinguir, aunque no sea muy ortodoxo, es entre profesores y maestros. Lo quiero matizar porque ciertamente hay algunas diferencias entre ambos sectores que me gustaría comentar.

Los maestros son los enseñantes de primaria y están dotados de una idiosincrasia muy especial. De entrada, este sector no tiene nada de corporativismo, no tienen colegio ni están colegiados. Si estuvieran colegiados, por lo menos tendrían un organismo que les representara como profesionales.

Los maestros son marionetas de la administración, dan bandazos al son de las leyes estando al descubierto e indefensos contra el ataque de cualquier padre cabreado, alumno desmadrado o simplemente de la administración.

En las Autonomías con lengua tribal propia es donde más vulnerables se encuentran los maestros. Sólo tienen como agarradera al sindicato, que en su mayoría son radicales, independentistas y chupópteros apoltronados que desde su sillón sindicalista ocupan (para que anualmente sea sustituido con interinos) las mejores plazas de la educación. A estos sindicatos les importa una mierda la educación, los maestros y su función, solo introducir con orquilla la lengua tribal para marcar la separación con el resto de España.

Por si esto fuera poco, los propios maestros de Primaria han cultivado tan poco el corporativismo que podemos comprobar como son los que primeros tiran piedras contra si mismos. Esto no ocurre en ningún otro sector de profesionales.

De primaria se puede decir de todo menos cuestionar su dedicación profesional. Son los profesionales de la educación que más trabajan y con diferencia pero también es donde se encuentra el mayor número de “Charlys” per cápita. Estos Charlys siempre tienen la ocurrencia imbécil para retorcer y complicar más la vida a los demás compañeros, aún, en su propio perjuicio.

Al estar separados e individualizados, los maestros son fácilmente manejables convirtiéndose en cómplices de los distintos gobiernos y allanando el camino para los deseos el amo.

¿Que el gobierno quiere tolerancia con el Islam? Pues los maestros a predicar, aunque cuando lleguen a casa hablen de moros en lugar de Islam.

¿Que el gobierno quiere lengua tribal? Pues todos a montar el circo con la lengua medieval, aunque ellos personalmente no la usen ni para cagar.

¿Que hay que bajar el fracaso escolar? Pues ellos, como no les queda más remedio, bajan el nivel y si a pesar de ello no llegan, pues aprueban hasta con un 3. Y no voy hablar de la adaptación curricular, que eso es la “coña” de la educación. Eso es permitir que un indigente mental tenga el titulo sin estudiar.

¿Que los políticos han derrochado en lenguas, caprichos, putas y champagne? Pues se baja el sueldo a los funcionarios que seguro que los Charlys justifican el despilfarro.

Además, precisamente por esa debilidad corporativista, los sindicatos independentistas encuentran en este sector de primaria la mayor complicidad.

Por otra parte, a los maestros les “achuchan” con las lenguas tribales los inspectores de educación. No hay que olvidar que estos cargos estratégicos son ocupados siempre por los más radicales y con el beneplácito del PP.

Si lo maestros son incapaces de defender sus derechos, ¿cómo van a defender los intereses educativos de toda la nación?

Los profesores son exactamente como los maestros, pero digamos que un poco más profesionales. Estos no entran al trapo en el juego político de las lenguas tribales –excepto los radicales que en todas partes los hay-, son más corporativistas y tienen más claro sus obligaciones y sus derechos evitando siempre tirar piedras contra sí mismos y sus compañeros.

Por eso, cuando un maestro de Primaria trabaja temporalmente en un instituto, descubre la mediocridad profesional de los colegios.

Pero ambos profesionales, maestros y profesores, en los últimos 15 años han sido invadidos por la enfermiza burocracia de la administración.

Como en el resto de la vida española, aquí también se practican las actuaciones preventivas. No me refiero a medidas preventivas ante el fracaso escolar, me refiero a medidas preventivas ante la justicia y la ley.

Aunque la mayoría no es consciente, quiero recordar que todos los aspectos de la vida ciudadana están regularizados y fiscalizados. Tenemos como políticos a unos verdaderos paranoicos de la legislación. Leyes para todo y para todos. Menos para ellos.

Dicho esto, los maestros en los últimos 15 años han pasado de su función puramente docente a desempeñar el 40% de su tiempo en funciones burocráticas.

Cada año, para el funcionamiento docente, los políticos sacan una media de 4 leyes (resoluciones, decretos, órdenes, etc.). Todo esto sin derogar ninguna anterior y así, año tras año, se van acumulando leyes que hacen inoperante la educación.

Sirva este ejemplo para comprender. Hace 15 años se llevaba a los alumnos a visitar un museo en la ciudad. El maestro o profesor concertaba día y hora con el museo, pedía autorización a los padres y se visitaba el museo.

Hoy en día para hacer una visita de una hora al museo en tu ciudad, primero se efectúa una programación, se hace un acta, se pasa por el Consejo Escolar, se pide autorización paterna, se efectúa la visita y se elabora una memoria. Horas y horas de burocracia para una hora de museo.

Hasta del simple acto de hablar un padre con el maestro, se tiene que levantar acta, dejarlo por escrito y el padre tiene que firmarlo.

Cada acción en el colegio tiene que ir recogida en una programación, luego levantar acta, evaluación y finalmente una memoria.

La Administración, siendo consciente que la docencia está “burrocratizada” ha lanzado una campaña avisando a los profesores que pueden solicitar un modelo-plantilla para cada acción, pero como en todo lo que depende de la administración, estas plantillas siempre llegan con retraso y fuera de plazo.

Seguramente antes no se hacían bien las cosas, pero no éramos esclavos de los paranoicos legisladores.

El problema de la educación, no está en las aulas, está ahí fuera; llámese políticos, familia o administración.

Profesores y maestros, han pasado de ser obreros de la educación a ser funcionarios de la burocracia de la administración y por consiguiente, arrastrados ellos y los alumnos a la peor educación.

Así lo pienso y así lo cuento.

La payasada de San Sebastián
PELLO SALABURU www.eldiariovasco.com  14 Octubre 2011

Bueno, pues ya parece que están los mediadores internacionales entre nosotros. Esto se acaba, solo falta el certificado. La verdad, al igual que aquel portugués admirábase de que todos los franceses supiesen hablar francés, también yo me admiro de la facilidad con la que nos dejamos enredar en los tiempos, los modos y los temas que interesan a la izquierda abertzale. Llevamos décadas bailando al son de su música, y seguimos erre que erre en ello.

Vienen los mediadores dispuestos a aportar su granito de arena, sin percatarse de que esto está lleno de playas. Algunos de ellos conocen bien el percal, otros tendrían dificultades para colocar Euskadi en el mapa y no faltan quienes están dispuestos a lo que sea con tal de que su foto ocupe una primera plana. Y todos ellos emulando a Baltasar Gracián, por lo que dicen las informaciones, medidas también con cuentagotas y al ritmo que quieren marcar los organizadores, para que esta payasada pueda estar el tiempo máximo posible en los telediarios. Intervenciones de tres minutos, con un fin claro: todos los protagonistas del final tienen que tener la sensación de haber ganado.

Es asombroso, porque esto ocurre justamente cuando ETA está derrotada por la acción judicial y policial. Justo cuando ha perdido y está acabada, justo cuando la izquierda radical ha ido relegando sus reivindicaciones históricas y, mediante quiebros malabares, se está convirtiendo en un partido acomodado y burgués como el resto, lleno de impurezas. Es entonces cuando se nos ocurre aplaudir la organización de una conferencia que va a ser el aire que necesitan para seguir cosechando votos. Hasta algunos dirigentes del PNV se han dejado arrastrar, sin darse cuenta que pierden réditos cada vez que entran en dinámicas ajenas. Ahora, que la partida está como está, nos da miedo aceptar lo evidente. ¿Es que no nos damos cuenta que están derrotados?

Todos tienen que tener la sensación de ganar, eso es lo que nos dicen los entendidos. Pueden empezar preguntando, por ejemplo, a quienes han perdido hermanos, hijos, hijas o padres, porque hay de todo. Sigan con quienes dejaron brazos, piernas, y otros órganos. A continuación, pregunten a quienes vieron quemadas sus casas, coches o negocios, o a quienes pasaron muchas horas de miedo. Tienen dónde hacer encuestas. Y pregúntenles por lo que van a ganar cuando echemos la persiana. Pregunten por sus sensaciones.

Indaguen, después, dónde está el conflicto. Dónde lo ven. Dónde está la guerra inexistente, y sacúdanse los fantasmas. Es verdad que hay aquí conflictos, como en todas partes. Es cierto que, a mi entender, el engarce de esta sociedad con España no está bien resuelto todavía, pero cuando los mediadores y quienes les llaman hablan del conflicto vasco hablan de otra cosa. Pues bien: ese otro conflicto ya no existe. Está acabado. A diferencia de otros que seguían enquistados y en tablas cuando ustedes actuaron, la situación es diferente en este otro. Ya no existe: la Policía acabó con él. ¿Hay que explicar una cosa tan clara como esta? ¿Nos da pudor que se haya acabado así?

Y a continuación, si todavía les quedan ganas, pregúntense, harán bien, sobre los límites éticos que no se pueden traspasar nunca antes de cerrar carpetas. Pregúntense si hay algo que diferencia a víctimas y a verdugos. Y si la respuesta es afirmativa, hagan un pequeño ejercicio y escriban la respuesta razonada en un papel para que la pueden leer con detenimiento. Seguro que les va a ilustrar. Y si siguen leyendo lo que han escrito, pregúntense si eso que acaban de escribir debe tener alguna consecuencia.

Los mediadores apoyan la cantinela esa de que algunos han dado pasos y ahora toca a otros. Y así, a ver... con un empujoncito... a ver si vamos limando asperezas. Porque, y me temo que este es el quid de la cuestión, aceptar la cruda realidad puede equivaler a que parte de la sociedad vasca se sienta demasiado humillada. Y eso no es bueno. ¿Qué quieren que les diga? Yo, que soy una persona de pensamiento simple y de ideales con cierto grado de impureza, también lo pienso así. No es bueno que nadie se regodee en hacer publicidad de lo que es la realidad: su derrota. Pero aun siendo eso así, la humillación no se puede evitar a costa de olvidar unos valores éticos mínimos que deben regir nuestro comportamiento.

Porque la historia dice que la maldad no está repartida, sino que está a en un lado: unos han matado y otros han muerto; unos han amenazado y otros han sufrido esa amenaza; unos han pretendido imponer sus ideas a la fuerza; solo unos han causado un daño inmenso. Lo siento: no se puede partir de cero, ni se deben cerrar en falso las heridas. Es verdad que los más listos de entre ellos, los que vieron la derrota a tiempo, se movieron y tuvieron que convencer a los más torpes de que cuando llueve lo probable es que te mojes si no llevas paraguas. Entonces abrieron el paraguas, pensando que daban un gran paso y por eso piden a otros que se muevan. Pero siguen en el mismo sitio: quizás los mediadores se lo deberían hacer saber. Contribuirían con eficacia a acabar con esto de una vez.


Fiesta Nacional
Chacón, el ejército y el pachuli
Cristina Losada Libertad Digital

Hay una izquierda en España que aún se siente incómoda ante el ejército. Me refiero no sólo a esa incomodidad que le provoca el uniforme militar cuando no lo viste un guerrillero. Quiero decir que ven el verde oliva del dictador Fidel Castro o del terrorista Arafat y caen en éxtasis, pero el ejército regular es siempre instrumento de la opresión y el imperialismo. Sin embargo, además de ese antimilitarismo selectivo, el ejército español les activa otros resortes. Igual que España les suena a cosa de fachas, las fuerzas armadas les suenan a más de lo mismo y a ruido de sables. En suma, España y su ejército han evolucionado, pero ellos siguen fieles a sus prejuicios. Se diría que los guardan como si fueran tesoros, como si en ellos y solo en ellos, radicara su identidad, su diferencia.

Por el lado del nacionalismo, hay algo más que incomodidad. Hay rechazo. El ejército nacional está vinculado a la nación y una de sus funciones es la defensa de la integridad territorial. Ello es así en cualquier Estado democrático, pero el nacionalismo periférico desafía, precisamente, dicha integridad. Y es dentro de este cuadro clínico que adquieren sentido las declaraciones de la ministra de Defensa durante el que, según todos los indicios, fue su último desfile. Su último desfile militar, que Chacón se prepara para otras pasarelas. Seguro que piensa en ellas cuando lanza sus mensajes. Por eso no ha querido marcharse sin exhibir que preparó una Fiesta Nacional "menos militar, más abierta y más civil". Las fiestas nacionales suelen incluir paradas militares. Pongamos la vecina Francia. Allí el 14 de julio, las fuerzas armadas desfilan por la avenida de los Campos Elíseos, que ya es avenida. Pues no se le habrá oído decir a un ministro del ramo que hubiera que hacer "menos militar" la Fête Nationale.

Abrir, lo que se dice abrir, Chacón sólo abrió los museos, pero el caso era manifestar la reticencia. Quería enfatizar que permanece fiel a los prejuicios de los suyos. Fiel a ese "cuidado con el ejército" que anida en la izquierda, perfumado con el pachuli de un sedicente pacifismo. Y, cómo no, abonar el peaje al nacionalismo. La ministra, en fin, quiso cortejar a su potencial clientela. Aunque el oportunismo no excluye que participe de los tabúes. Salta a la vista la incongruencia, pero es resultado del pluriempleo. De ser generala de día, antimilitarista de noche y nacionalista a cualquier hora.

Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.es.

Alcaraz, presidente de Voces Contra el Terrorismo: 'El PSE quiere legitimar el proceso de negociación con ETA'
El PSE ha anunciado que enviará una representación oficial a la 'Conferencia de Paz' impulsada por Lokarri, que tendrá lugar el próximo lunes 17 de octubre en San Sebastián
 www.lavozlibre.com 14 Octubre 2011

Madrid.- El presidente de Voces Contra el Terrorismo (VCT), Francisco José Alcaraz, ha denunciado que la denominada conferencia de paz que tendrá lugar el próximo lunes 17 de octubre en San Sebastián constituye “una ofensa a las víctimas y a los españoles de bien” porque en ella los mediadores internacionales pretenden “dar un estatus de igualdad a una banda terrorista como es ETA y al Gobierno de España”.

A pesar de esta circunstancia, los socialistas vascos ya han anunciado que enviarán una representación oficial del partido a la convocatoria impulsada por 'Lokarri', el grupo de contacto de Brian Currin, y cuatro entidades internacionales.

Para Alcaraz, la conferencia es una “puesta en escena” para “legitimar el proceso de negociación”. En este sentido, valora la anunciada participación de miembros del PSE como un intento más de “escenificar el proceso de paz” que Voces Contra el Terrorismo lleva años denunciando.

Por todo ello, VCT cree “que la conferencia del lunes, no tiene legitimidad aunque cuente con el apoyo del PSOE”, asegura Francisco José Alcaraz, quien señala que el Gobierno socialista necesita el respaldo internacional al “proceso de rendición”, puesto en marcha hace años por José Luis Rodríguez Zapatero, con el objetivo de conseguir mejores resultados en las próximas elecciones generales que tendrán lugar el próximo 20 de noviembre.

La iglesia y mi bandera
‘En la iglesia de cualquier pueblo de España está presente la bandera nacional este día a los pies de la Virgen del Pilar. No voy a armar un escándalo en la iglesia y menos en una ceremonia religiosa. Ni mi educación ni mi fe me lo permiten. Me levanto para marcharme, aunque antes le digo a esa voz destemplada: “Me encargaré de que este incidente se conozca en toda España”’.
Carmen Leal www.vozbcn.com 14 Octubre 2011

No lo podía creer, me estaban echando de la iglesia. ¿Por qué? Era el día de la Virgen del Pilar y Fiesta Nacional de España y yo llevaba una bandera española. Ocurrió así, este 12 de octubre de 2011. Es la Fiesta Nacional desde 1931. Iglesia del Pilar, en Barcelona, calle Casanova 175. En una especie de sótano o gruta muy amplia donde el 12 de octubre de cada año se celebra una misa baturra. Acude muchísima gente por las rondallas y las jotas que se cantan y bailan durante la ceremonia.

Hace años que acudo sola o acompañada a esta misa y siempre he llevado una bandera de España. En el trayecto desde mi casa a la iglesia me suelen obsequiar con algún exabrupto como “franquista” o “facha”, cosa habitual en Barcelona, ya que confunden la enseña nacional constitucional con una fidelidad hacia tiempos de la dictadura. Cosas de la poca cultura social y política que reciben en las escuelas los jóvenes de hoy en día. Hay también aplausos, claro, e incluso halagos. Como en los toros, división de opiniones.

Voy sola y llego cinco minutos antes a la iglesia que está a rebosar. La concelebración de la misa con un obispo de Perú le ha añadido a la ceremonia un plus de interés. Con la bandera española en el brazo izquierdo y sujetando los bordes, sin ondearla, casi pegada al vestido, no se percibe. Recorro la nave lateral derecha y, a continuación, la izquierda. No hay sitio. En la nave central ni soñarlo. Un señor ataviado con el cachirulo típico de Aragón se da cuenta de mi investigación. Hablamos, me pregunta de dónde soy, tiene amigos en mi pueblo e intenta buscarme una silla. “Ya no tiene usted edad de estar toda la misa de pie”, me dice.

Sigo buscando y me coloco al final, en el fondo de la iglesia. Atisbo en los últimos bancos un lugar. Me acerco y pido permiso a la señora para ocuparlo, “pase, lo guardaba para mi marido pero se retrasa, no viene”, me dice. “¿Le molesta a usted la bandera?”, le pregunto pensando en la incomodiad del mástil que apoyado en el suelo llega hasta el hombro. “En absoluto, señora, todos somos españoles”, me responde.

Ocupo el lugar y enseguida comienza la misa. Veo subir al altar a los sacerdotes y al obispo peruano, de blanco con la mitra y las ínfulas colgando por detrás. Suenan las guitarras y comienzan los cantos. Rememoro mi niñez, mis padres, mis abuelos, las fiestas familiares. De alguna manera, el roce de la bandera me acerca a ellos. La Nación une los muertos a los vivos, los que se han ido con los que han de venir, en un continuo.

El sacerdote manda sentarse, sigue la música y de repente una voz destemplada en tono bajo me saca de mi mundo interior y me dice: “No puede estar usted aquí”. ¿Qué? “Que no puede estar usted aquí, en la iglesia, con esa bandera?”. No había caído en la cuenta de que estaba en Barcelona y aquí no se toleran los símbolos de España. ¿Cómo que no? ¿Quién lo manda? “Son ordenes del obispo, señora”. ¿Me echan de la iglesia? “No, señora, a usted no. Es la bandera la que no puede estar en la iglesia”. No doy crédito a lo que esta sucediendo.

En la iglesia de cualquier pueblo de España está presente la bandera nacional este día a los pies de la Virgen del Pilar. No voy a armar un escándalo en la iglesia y menos en una ceremonia religiosa. Ni mi educación ni mi fe me lo permiten. Me levanto para marcharme, aunque antes le digo a esa voz destemplada: “Me encargaré de que este incidente se conozca en toda España”. En Barcelona, y por orden del obispo, a una señora con todos los años cumplidos le echan de una iglesia por el delito de llevar una bandera de España el día de la Hispanidad y de la Virgen del Pilar. El virus nacionalista ha llegado a intoxicar hasta al obispo de Barcelona.

Carmen Leal es profesora de Lengua y Literatura españolas

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La indignidad de acudir a una conferencia organizada por ETA
EDITORIAL El Mundo 14 Octubre 2011

LA 'CONFERENCIA Internacional de paz' -rebautizada acertadamente por UPyD como Conferencia de Capitulación- que se reunirá el próximo lunes en San Sebastián es una convocatoria respaldada por cinco organizaciones fantasmales creadas para «la resolución de conflictos», lideradas por el inefable abogado sudafricano Brian Currin. Los sucesores de la ilegalizada Batasuna han hecho en las últimas semanas una depurada labor de agit prop mediante invitaciones a «líderes internacionales» que, como Tony Blair, pudieran dar legitimidad a la conferencia. La llamada internacionalización del conflicto es una obsesión constante en la historia de la banda y, según lo que parece, ETA ha logrado que el partido que gobierna en España y en el País Vasco asuma la tesis que la sustentan, ya que los socialistas vascos participarán en la conferencia.

Jesús Eguiguren dio el primer paso anunciando que acudiría a título personal, pero el PSE le siguió de inmediato, a pesar de que el Gobierno vasco había sido crítico con esta convocatoria hace apenas unos días. Para salvar la cara, los socialistas puntualizan que asistirá una representación del partido, pero no del Gobierno vasco.

Lo cual sólo añade impostura a la indignidad. La pomposa Conferencia Internacional de paz no sólo es «innecesaria» e «ineficaz», como ha dicho el socialista Nicolás Redondo, sino que supone una humillación para la sociedad, ya que se trata de legitimar los crímenes terroristas del pasado, al situar en el mismo plano a las víctimas y a los verdugos. Los llamados mediadores internacionales sostienen que no debe haber vencedores ni vencidos, tesis que el PSOE asume al acudir a la reunión. En realidad, componen un grupo de supuesta mediación que ha sido creado por la propia banda y sus brazos políticos: Batasuna, Bildu y ahora Amaiur, la marca registrada para acudir a las elecciones generales. Por indignante y absurdo que parezca, la delegación socialista se sentará en una mesa montada por la propia ETA para buscar un sentido a su actividad criminal. Para mayor despropósito, el Gobierno de la Nación -o lo que queda de él- respalda esta estrategia. No sólo porque no ha censurado la participación en la conferencia, sino porque el PSE tomó la decisión de acudir después de un viaje de Rodolfo Ares a Madrid. El consejero de Interior es una persona muy próxima a Rubalcaba, por lo que es imposible que haya tomado una decisión de esta trascendencia sin consultarle.

Rubalcaba, embustero y payasoEste incalificable acto de entreguismo a las pretensiones de la banda terrorista es inseparable de la precampaña de las generales y hay que relacionarlo con las críticas a la condena de Otegi y al respaldo más o menos explícito de Patxi López a la legalización de Bildu. Cunde el nerviosismo en la oficina del candidato y quizá alguien piense que un comunicado de ETA anunciando que seguirá sin matar o incluso que puede renunciar al terrorismo de forma definitiva -algo que se espera para después de la conferencia- le puede favorecer. Los socialistas arremetieron el pasado fin de semana con dureza contra Aznar por decir que el PSOE «mendiga» a la banda un anuncio y hace concesiones políticas. Sin embargo, los hechos están dando la razón al ex presidente

El traidor necesario
HERMANN TERTSCH ABC  14 Octubre 2011

CIERTO, los hechos ya probados en el caso Faisán por el juez Pablo Ruz constituyen un acto de alta traición. Unos mandos policiales, obligados en obediencia por unos mandos políticos, ayudan a escapar de la acción de otros policías a miembros de una banda terrorista que es el primer enemigo del Estado desde hace cinco décadas. Cooperan con los asesinos de cientos de miembros de los cuerpos policiales subordinados. Y les ayudan a destruir pruebas y a esconder un dinero que pudo o podrá utilizarse para asesinar a más compañeros.

Los encubridores de este crimen de lesa patria empezaron por negar su misma existencia. Cuando vieron que eso ya era inútil, lo intentaron excusar como una concesión necesaria por un bien superior «en el marco de las negociaciones de paz». Y en eso sí que les vamos a dar toda la razón. Aquella villanía estaba enmarcada en una traición al Estado, a España y a los españoles mucho más amplia, profunda y grave. Que convierte casi en anécdota el hecho de ayudar a huir a unos cuantos asesinos.

Ahora vemos la magnitud de esta operación en la que tanto esfuerzo y dinero nuestro ha invertido el presidente Zapatero. El PSE también asistirá «oficialmente» a la llamada Conferencia Internacional de la Paz en San Sebastián el lunes. Auspiciada por la denominada «izquierda abertzale» quiere dar lustre institucional y solemnidad al «proceso de paz» en el que las exigencias de ETA son ratificadas como la base para el nuevo marco político.

Como condición para que la ausencia de violencia por parte de la banda terrorista sea definitiva. Parece un mal sueño que, después del PNV —angustiado por defender su hegemonía en el campo nacionalista ante el auge de Bildu—, también el PSE se haya sumado a esta farsa. Ya está la mayoría absoluta del parlamento vasco bailando en el parqué abertzale. Pero es lógico ya que la ruta para esta conferencia está trazada por ETA y el Gobierno socialista de Zapatero.

¿Cómo iban a permitir los latos mandos de la policía que la detención de unos terroristas por parte de compañeros diera al traste con este proceso? Bajo la mirada atenta de los mediadores internacionales, cuyo papel es hacer irreversibles los avances logrados por medio del terror. La peor traición no es la mendacidad de Zapatero, ni la violación de las leyes y el desprecio a la Constitución. Ni siquiera la humillación de las víctimas y la legitimación de cincuenta años de terrorismo, miedo y mentira impuesta.

La peor traición está en que el Gobierno de Zapatero nos ha puesto a España y los españoles al nivel de los terroristas para una negociación y un acuerdo entre iguales en el que «no haya ni vencedores ni vencidos». En San Sebastián pretenden escenificar el consenso sobre la base de que el conflicto político justificó todas las muertes y el sufrimiento. Por lo que nosotros somos tan culpables de todas y cada una de las muertes como quienes empuñaron las armas.

Es difícil de describir la repugnancia que produce esta canallada histórica de Zapatero y todos sus cómplices, con su constante e incansable labor abierta y clandestina para llevar a España a aceptar una renuncia definitiva a la victoria de la ley sobre sus enemigos. Años han conspirado con los terroristas, engrasando los carriles para que la inercia generada por el terror nos llevara a este puerto de vergüenza. El único mensaje que emerge ya de esta olla podrida es que ETA tenía razón. Sólo tenía que matar y aguantar. Hasta que llegara en España el débil propicio, el oportunista sin patria, el traidor necesario.

Desfile light, país débil, presidente pacifista, riesgos de conflicto
Pascual Tamburri ESD 14 Octubre 2011

Por mar, tierra y aire, Zapatero deja una España más débil que en 2004, pero también con más enemigos. El pacifista nos lleva de la Alianza de Civilizaciones a Rota.

A Zapatero no le gustan los desfiles. Ya lo demostró cuando lideraba la oposición y no supo o no quiso guardar las formas al no levantarse al paso de la bandera yanqui en tiempos de la segunda guerra de Irak. Al margen de lo que uno piense, una nula comprensión de lo que son y no son las formas militares.

Que no le gustan también nos lo ha seguido dejando claro mientras ha mandado. No le ha gustado la serie de años durante la cual, el 12 de octubre y con motivo del desfile, la gente le ha silbado a él y a sus ministros. Tan poco le ha gustado que, como bien ha contado El Semanal Digital, en 2011, su último desfile, ha cambiado parte del protocolo y ha hecho que algunos ministros como José Blanco no asistan para ahorrarse los silbidos.

Otra cosa que ha cambiado, y ha ido cambiando a lo largo de las décadas, es la consistencia y envergadura de este único desfile anual de repercusión nacional. Por supuesto, hay unas decenas de miles de españoles a los que no les gusta este contacto directo con las Fuerzas Armadas, ni les gusta verlas por las calles. Pero tampoco les gusta que haya Ejércitos, y en realidad a muchos de ellos, pacifistas, decrépitos meapilas conciliaristas, sesentayocheros jubilados, onanistas-objetores, nostálgicos rojotristes, progretontos, nacionalistas, abertzales en diferentes fases de etarrismo y demás, ni siquiera les gusta que haya España, por lo cual su opinión quizá le importe a Zapatero, que puede que la comparta (en la intimidad), pero no debe importarnos mucho a los demás millones de españoles. Porque somos más, porque tenemos razón, y porque lo que nos entristece es ver cómo cada vez como los desfiles, sin perder su natural belleza y emotividad, cada año son menos numerosos y reúnen a menos unidades, menos representadas y con menos medios.

Una imagen realista de los Ejércitos que nos dejan
Por desgracia, un desfile cada vez más débil es una representación adecuada de unas Fuerzas Armadas cada vez menos fuertes, y eso no es sólo culpa de Carme Chacón. Las Fuerzas Armadas, tal y como las deja Zapatero son incapaces materialmente, y doctrinalmente, de cumplir plenamente su misión según el artículo 8 de la Constitución frente a todo peligro y enemigo del interior y del exterior. No tienen ni los números, ni los medios pesados y ligeros, ni sobre todo el pensamiento actualizado; no para las funciones que puedan corresponderlas en función del artículo 155 de la misma Constitución, y no digamos del 116, que en todo caso se redactó mal, se desarrolló peor y se trata hace una generación como si no existiese (pero existe). Tampoco para disuadir, o en su caso derrotar, a los agresores exteriores o fronterizos.

Yendo a la historia reciente, aunque con cierto desorden de ideas José María Aznar tenía un proyecto más o menos explicable de FAS: unos Ejércitos profesionales, no masivos pero tampoco escuchimizados, capaces de misiones civiles pero no centrados en ellas, con una importante misión en la política exterior del país, sea disuasorio-reactiva como en el Perejil (y en sus seguras versiones ampliadas que vendrán) sea diplomática como en Afganistán, Irak y demás. Y sin duda con unas misiones constitucionales interiores de las que, tan moderados todos, no se hablaba, pero que doctrinalmente y jurídicamente ahí estaban.

Mejorabilísimo sin duda, pero Aznar gastó dinero en medios de tierra, mar y aire, y dejó presupuestado bastante más. Dejó las unidades muy mermadas, pero capaces, si se completaban sus números, de tener unos efectivos presentables. Y se pensó (aunque quizá no con mucho acierto) en la necesidad de adiestrar y mantener unas reservas para tiempos de crisis… porque las crisis vendrán. Mejorable, claro, pero muy empeorable. Como se ha visto y como los desfiles reflejan.

La política militar del presidente pacifista nos lleva a la guerra
Zapatero en el poder ha seguido adelante con muy pocos de los proyectos que heredó. Deja, materialmente, unas FAS con menos, peores y más antiguos medios, en tierra, mar y aire. Aunque hay muchos miles de jóvenes dispuestos a servir en los Ejércitos, y más en estos tiempos, no se ha aprovechado la oportunidad, y no sólo las Unidades han estado bajo mínimos, sino que se han cerrado aún más. Abriendo, eso sí, una Unidad Militar de Emergencias cuyas competencias no son las específicas de las Fuerzas Armadas sino las de otras instituciones del Estado (salvo que, en el fondo, uno quiera unas FAS sin meta o un Estado sin FAS). Vendiendo incluso material en cargado o en uso. Y reformando la enseñanza militar con mucha palabrería pero no comprendiendo lo que es un oficial o un suboficial de los Ejércitos… o quizá comprendiéndolo demasiado bien.

Gabriel Cardona tenía seguramente razón y las Fuerzas Armadas del franquismo fueron durante la mayor parte de su vida un "Gigante Descalzo", y carecían de una misión real que fuesen a cumplir y de muchos de los medios necesarios para ello. Segurísimamente su enseñanza militar era muy mejorable, y ciertamente necesitaban mucho más presupuesto y probablemente menos reclutas durante menos tiempo y con más preparación, o incluso quizás una profesionalización. Pero con eso y con todo, las FAS a las que Cardona perteneció, y criticó desde dentro, eran más capaces de servir a España, de librarla de conflictos y de vencer en ellos si llegaban que las de Zapatero. Lo cual es una muy triste constatación.

La debilidad nos lleva al conflicto exterior. Menos capaces de proyectar nuestra fuerza nacional, somos una presa más tentadora para nuestros enemigos del exterior. Que se llaman ahora y siempre Marruecos, que ocupa ilegalmente el Sahara y que aspira a poseer partes del territorio nacional español. La agresión de Perejil en 2002 fue posible porque los recortes de Aznar y su supuesta debilidad política era una llamada. Ahora no estamos mejor.

La debilidad nos lleva al desorden interior. Hay unas misiones internas para las Fuerzas Armadas. La mejor manera de que no se tengan que desarrollar jamás es que quede claro que son perfectamente capaces de cumplir con su deber y que tienen la potencia y la decisión necesarias para hacerlo. La mejor manera de que sí se llegue al abismo es que los enemigos potenciales crean saber que las FAS y sus líderes políticos ni pueden ni quieren cumplir.

La debilidad nos lleva a la impotencia exterior y a la sumisión diplomática. Un país fuerte tiene medios para defender sus intereses, y si usa sus medios en defensa de intereses ajenos lo hace obteniendo una recompensa satisfactoria. Un país débil despliega sus medios según dispongan sus aliados más fuertes, y lo hace a cambio de nada, puesto que depende de quien tendrá que defenderle en caso de necesidad (he ahí toda la diferencia entre el Irak original y la Libia actual) .

La debilidad nos lleva a tener más enemigos y a ser menos capaz de defendernos de ellos. Hace unos años, la izquierda europea se unió (socialdemócratas y comunistas siempre de la mano) contra el escudo antimisiles de George Bush, heredero del que Ronald Reagan planeó como "guerra de las galaxias". Ahora mismo, sin permiso del Congreso, Zapatero ha instalado en Rota 4 naves mayores estadounidenses con sistema Aegis, 1200 marinos y 100 técnicos civiles. Ninguna compensación militar y diplomática, sólo –como si fuésemos un país bananero- la alegría de lo que gasten en Andalucía los militares americanos. Difícilmente un sistema como el de Obama, incapaz de detener ICBMs, es una "protección de Europa". Eso sí, nos convierte en objetivo directo de todos los enemigos de Estados Unidos con potencial nuclear, bacteriológico o químico; ataques contra los que ahora mismo nosotros carecemos de defensa propia. Así que, por precio cero, tenemos todos nuestros enemigos de siempre, añadimos más a la lista y somos más débiles que nunca.

¿Quiere esto decir que me gustaría en el futuro ver desfiles más numerosos, con más carros, más ATPs, más aviones y más y mayores unidades? Pues les confieso que sí. Pero sobre todo que eso fuese señal de un país con los hombres, los medios y la doctrina necesarios para su Defensa (que se recorte en otras cosas, quizá más populares pero menos necesarias); y señal de un país liderado por hombres dispuestos a tener la fuerza que haga innecesario su uso, y a tener la decisión llegado el caso de usarla, también por cuestiones de dignidad nacional (otro día que no sea el de la Hispanidad, si quieren ustedes, hablamos del centrismo en el poder y la indignidad militar y diplomática de la primavera de 1982).

Hacerle el juego a ETA
El Editorial La Razón 14 Octubre 2011

El Partido Socialista del País Vasco anunció ayer su intención de acudir, a través de una delegación oficial y del propio presidente de la formación, Jesús Eguiguren, a la autoproclamada «conferencia de paz» que ha sido promovida por el entorno proetarra y que tendrá lugar el próximo lunes en San Sebastián

Éste cónclave responde únicamente al histórico objetivo de Batasuna de internacionalizar sus reivindicaciones mediante la reunión de «mediadores» de distintos países para que éstos avancen, según la terminología abertzale, «en la resolución del conflicto». Hasta ahora, este intento de ETA de presentar su acción terrorista como la consecuencia lógica de una guerra entre dos bandos había chocado con la oposición de las principales fuerzas democráticas. Por ello, causa sorpresa e indignación que los socialistas se presten de esta forma a hacerle el juego a los violentos. No en vano, ETA recibe así un balón de oxígeno cuando más falta le hace, al situarse ante buena parte de la opinión pública mundial como un interlocutor válido, al ser respaldado, ni más ni menos, por el partido que sostiene al actual Gobierno vasco. Poco le ha importado al PSE en la toma de esta decisión la opinión de las víctimas del terrorismo etarra, nuevamente denigradas y traicionadas por un socialismo oportunista en sorprendente sintonía con la estrategia batasuna de lograr una paz sin vencedores ni vencidos.

La presencia de los socialistas en la farsa de San Sebastián llama todavía más la atención después de que el lendakari Paxti López rechazara a principios de semana la conferencia por ser un acto propagandístico en favor de los proetarras. Algo ha cambiado para que una consejera del Ejecutivo de Vitoria diera ayer la «bienvenida a todos los trabajos para conseguir la paz», asumiendo con ello las mentiras de la izquierda abertzale. A estas inquietantes contradicciones deben sumarse las últimas revelaciones que LA RAZÓN ha publicado sobre la declaración ante el juez de los testigos protegidos en el «caso Faisán», que sitúan en la trama a Alfredo Pérez Rubalcaba –en aquel momento portavoz del PSOE en el Congreso y luego ministro del Interior– y que desvelan la existencia de una negociación secreta entre el Gobierno y ETA, con el «Faisán» sobre la mesa. Conversaciones que, de desembocar en un comunicado de ETA más o menos confuso antes de las generales –aunque éste no signifique la entrega de las armas y la disolución de la banda– podría suponer una baza electoral para Rubalcaba. Sobre todo cuando las encuestas hunden cada vez más las expectativas del candidato socialista. Por su parte, Patxi López, al no desautorizar la decisión del PSE y de Eguiguren, vuelve a poner en riesgo la esperanza para la libertad que supuso el pacto con el PP que relevó de la lendakaritza al PNV treinta años después. Con su legitimación del esperpento de una «conferencia por la paz» de oscura financiación, asume una estrategia indecente y un recurso partidista, que convierte en papel mojado los compromisos por la libertad y contra el terrorismo firmados por el PSOE, con la pluma de Rubalcaba.

La paz... ¿Qué paz?
Editorial www.gaceta.es 14 Octubre 2011

Una característica de los ‘abertzales’ es su habilidad para pervertir el lenguaje.

Jonathan Powell –que fue jefe de Gabinete de Tony Blair– es uno de los pájaros que, autoproclamándose “mediadores”, revolotean en Euskadi diz que para traer, por fin, la paz al País Vasco y, de paso, para hacerles un favor electoral a los etarras. Es Powell quien ha dicho: “Para que la paz sea duradera, es preciso que las dos partes enfrentadas crean que han ganado”.

Y, claro, uno quiere ilustrar esta sabia sentencia con algún ejemplo, y el primero que se viene a la mente es la paz duradera que se instauró en Europa tras la II Guerra Mundial. ¿De verdad cree este señor que Hitler, antes de suicidarse, se sintió ganador de la guerra?

Una de las características de los abertzales es su habilidad para pervertir el lenguaje. Por eso hablan de paz, porque quieren simular que ha habido una guerra y que esta concluirá mediante un armisticio, “sin vencedores ni vencidos”. Algo así como una nueva versión del abrazo de Vergara entre Espartero y Maroto. Pero aquí no ha habido una guerra, ni trincheras, ni generales, ni soldados, ni nada de eso. Lo que sí ha existido es un grupo (renovable) de fanáticos nacionalistas que han sido capaces de asesinar por la espalda a casi mil personas. Y su violencia nunca será equiparable a la legítima que ejerce contra los delincuentes un Estado democrático como el español.

Por eso no puede haber armisticio, ni conferencia internacional ni mediadores ni gaitas. Porque si aquí hubiera habido, de verdad, una guerra, los etarras presos y los que pían a su favor ni estarían en la cárcel ni en las instituciones, sino en el cementerio.

El chantaje según el cual “tú reconoces mis reivindicaciones y sueltas a mis presos y yo dejo de matar” es una ensoñación etarra a la que ningún demócrata debería prestar la mínima atención.

Conferencia de pereza
Iñaki Ezkerra La Razón 14 Octubre 2011

Por qué ETA no se ha autodisuelto en las dos legislaturas de Zapatero? ¿Por qué irrumpe en plena campaña electoral? ¿Por qué los socialistas, que van a participar el lunes en esa astracanada de «Conferencia de Paz», no han logrado antes esa «autodisolución etarra» tan anunciada y nos la venden también ahora como un «éxito trampa» para comprar los votos del miedo y tratar de crispar a unos populares que sobre esa cuestión no les han dado más que lecciones de sensatez, moderación y coherencia? ¿Por qué no rompen los socialistas vascos su pacto con Basagoiti si tan incómodos están con la postura de éste frente a la pantomima de «El proceso»? La argucia electoralista de sacar ahora el espantajo de la paz de ETA es tan burda y tan obvia que hay que taparse la nariz cuando abren la boca Rubalcaba, López, Pastor o Egiguren para hablar de ese asunto, para hacer como que van unos a título personal y otros como partido, para insinuar que Patxi López no quiere mojarse y por eso se va a EE UU cuando ya se ha mojado todo el socialismo español en ese fango. ¡Qué pereza, por no decir qué repugnancia, dan todas esas maniobritas de voy y no voy, de digo pero no hago!

A partir del 20-N se inicia en España un tiempo distinto que va a tener una lectura en Euskadi. Los socialistas vascos no van a tener gobierno de su partido en Madrid que les apoye en esos juegos macabros y sí lo va a tener Basagoiti. Que aprovechen ahora para darle abracitos a Currin. Se les acaba el tiempo.

Paz sucia
Otro acto de obediencia a ETA
Guillermo Dupuy Libertad Digital 14 Octubre 2011

Tal y como es público y notorio –naturalmente para quienes leen los comunicados de ETA-, una de las muchas exigencias que hace la organización terrorista a los estados francés y español en sus chantajistas comunicados de "alto el fuego" ha sido la aceptación de una "Comisión Internacional de Verificación" que, teniendo como guía tanto la declaración de Bruselas como el acuerdo de Guernica, certifiquen la ausencia de las "múltiples violencias" y medien en la negociación destinada a alcanzar lo que los terroristas llaman una "solución justa y democrática al secular conflicto" que, tal y como afirman ellos mismos, no es otra cosa que la "autodeterminación" y la "amnistía".

En su último comunicado, ETA se ha mostrado dispuesta a "colaborar con la Comisión Internacional de Verificación" que ella misma había auspiciado y respaldado cuando en enero ya celebró públicamente la firma tanto del Acuerdo de Guernica como de la Declaración de Bruselas.

Oficialmente el Gobierno de Zapatero/Rubalcaba y el PSOE no habían querido saber nada hasta ahora de esa Comisión de Verificación integrada por los firmantes de la Declaración de Bruselas. Lo cierto, sin embargo, es que este gobierno ya tiene un deleznable historial en lo que a satisfacer las tradicionales demandas de ETA de "internacionalización de la resolución del conflicto" se refiere. Buena prueba de ello fue la indisimulada y lógica alegría que mostraron los batasunos desplazados a Estrasburgo cuando, a instancias del gobierno español, el parlamento europeo aprobó una resolución favorable al "final dialogado de la violencia" durante la primera legislatura de Zapatero. Es más, según publicó no hace mucho La Gaceta, Rubalcaba se habría entrevistado en junio, poco antes de dejar el Ministerio del Interior, con Alberto Spektorowski, uno de los mediadores internacionales del grupo que comanda el vividor y abogado sudafricano Brian Currin.

Precisamente este grupo, junto a Lokarri y otras organizaciones internacionales firmantes de la Declaración de Bruselas, ha organizado una conferencia para "promover la resolución del conflicto en el País Vasco" que se celebrará en San Sebastián el próximo lunes. En un principio Ramón Jausegui aseguró que nadie del PSOE ni del Gobierno acudiría a esta "Conferencia de Paz" que, en realidad sólo es una plataforma propagandística, a costa del contribuyente, de la "paz" que ofrecen ETA y sus voceros. Poco después, sin embargo, se anunciaba la presencia del presidente del PSE y negociador de Zapatero ante ETA, Jesus Eguiguren, pero que acudiría a "titulo personal". Finalmente, el portavoz del PSE, Jose Antonio Pastor, ha anunciado que el PSE sí que acudirá de manera oficial, enviando una representación cuyos integrantes todavía no ha decidido.

Aunque los socialistas hayan justificado su vomitiva decisión con la excusa de que "tenemos que estar en un lugar si puede contribuir a acercar la paz", lo cierto es que con ella no hacen más que perpetrar un acto de obediencia –otro más- a los chantajistas comunicados de "alto el fuego" de ETA. Un infame acto de obediencia destinado a mantener el espejismo electoral de que con Zapatero se ha alcanzado el fin de la violencia. Claro que por explosivas que sean las esperanzas que los socialistas están dando nuevamente a ETA, no serán ellos los que sufrirán, ni política ni personalmente, las consecuencias de no terminar de satisfacerlas.

El historiador
Alfonso Ussía La Razón 14 Octubre 2011

El ilustre historiador vasco Pello Urizar, dirigente de Bildu, se ha manifestado herido y disconforme con la celebración del 12 de octubre, la Fiesta Nacional de España, en las provincias vascas. Ha dicho el ilustre historiador que no trabajar el 12 de octubre constituye una intolerable imposición del colonialismo español. Y ahí, lo reconozco, me ha desconcertado. España es una nación desde mucho antes de su unión política y territorial. Y en la fundación del Reino unificado estaban los vascos. El nacionalismo y el separatismo son fenómenos de anteayer. España jamás ha colonizado a los vascos porque los vascos son creadores de España, y colonizarse a uno mismo es una majadería, escrito sea con el permiso del ilustre historiador Urizar. La Historia de España no puede entenderse sin la valiosa aportación y el gran protagonismo de los vascos. La colonización –ahora sí– de América por parte de los españoles está saturada de apellidos vascos desde el siglo XVI. Nadie obliga a los separatistas vascos a sentirse españoles, por mucho que lo sean. Es más; tampoco se obliga a los separatistas vascos a no decir tonterías, porque la emisión de necedades forma parte de la libertad de expresión. Para mí, que el ilustre historiador es una víctima más de la descomunal mentira histórica desparramada por el nacionalismo aranista a partir de los primeros llantos del siglo XX, que es un siglo muy cercanito. Es posible que el ilustre historiador no tenga culpa alguna de su ignorancia, pero hace mal en exponerla con tanta rotundidad. Lo malo y preocupante es que muchos vascos han estudiado la misma contrahistoria que Urizar, y la manipulación se ha convertido en animadversión y odio, y a ver quién es el guapo que arregla el coche.

Los sentimientos y las ideas son libres. Nadie en España molestará o perseguirá al ilustre historiador por no sentirse español, incluso por odiar a España. También el odio es libre. Pero el establecimiento de la mentira sí merece, al menos, una cariñosa advertencia. Urizar está en su derecho de sustentar su antiespañolismo en el inmediato ayer. Pero no puede inventarse colonizaciones inexistentes. Y menos aún, apoyando a los que, amparados en la gran mentira, han decidido solucionar sus diferencias a tiros. Eso no está bien, ilustre historiador.

Los separatistas vascos, como los catalanes, como los gallegos y como los castellanos y andaluces, que también los hay, tienen todo el derecho a no sentirse españoles por el mero hecho del capricho emocional. «No me siento español porque me da la gana». El argumento es irrebatible. Los sentimientos no se legislan, ni se persiguen ni se condenan. Otra cosa es que esos sentimientos lleven al terrorismo, la barbarie y el crimen. Además, y eso lo omite el ilustre historiador, hay centenares de miles de vascos, en sus raíces y diseminados por el resto de España, que se sienten profundamente españoles, y Urizar no los representa. El problema vasco, como muchos lo denominan, es un problema de educación. De buena y mala educación. Los que gritan y los que callan. Los que insultan y los que son insultados. Y ya, en la cúspide de la grosería separatista, los que asesinan y los que son asesinados. Todo principió en las «ikastolas» y los libros de texto. Y el PSE no puede liberarse de responsabilidades y culpas.

Pero los sentimientos, libres y soberanos, no amparan la incultura ni la mentira. Y el ilustre historiador, además de un perfecto inculto, es un mentiroso.

Durán y Lleida
El PER de Cataluña
Antonio Robles Libertad Digital 14 Octubre 2011

Si Durán i Lleida quería exponer que las "sociedades subsidiadas" acaban siendo improductivas y dependientes de papá Estado, sólo lo tenía que decir, y explicarlo. Es una teoría digna de tenerse en cuenta. Educar a los ciudadanos en la filosofía del esfuerzo e invitarles a hacerse cargo y responsables de su vida es el mejor favor que un maestro puede hacer por sus alumnos. ¿Por qué iba a ser mala su aplicación en política? Dicho de otro modo, en la trastienda de la imputación demagógica de Durán i Lleida contra los Andaluces hay una razón ideológica razonable, con sentido. ¿Por qué entonces no la expone y defiende, en lugar de insultar a unos para manipular las emociones de otros? Pues por la misma razón que Alfonso Guerra sacó a relucir los lujos de Durán en el Hotel Palace: para manipular los sentimientos de los otros. Dicho de otro modo, los dos políticos, en lugar de servir a los ciudadanos, los utilizan. Un asco.

La prostitución del envite es tan eficaz, que son las propias comunidades utilizadas, la catalanista, en el caso de Durán, y la andalucista, en el caso de Guerra, quienes hacen rentable su manipulación. Se alistan como borregos. Unos y otros. ¿Qué maleficio nos ha caído encima para retroalimentarnos, políticos y ciudadanos, de una misma basura?

Y el tercer vértice del mal, los medios. Ellos viven de azuzar la basura, de hecho desconocen cómo titular el trasfondo de la crítica de Durán, pero son maestros en resaltar su obscenidad manifiesta.

Nadie está a salvo de esta peste de la información. Desde los sofistas del siglo IV a.de C. la aspiración a la honestidad cognitiva de los filósofos, es una quimera. Ya que tal estadio parece una fatalidad, déjenme que le recuerde a Durán la viga propia frente a la ajena.

Es posible que en Andalucía haya pícaros que vivan de la generosidad del Estado y se pasen "todo el día en el bar". También hay una corte de excluidos del mercado laboral contra su voluntad. Con 426 € no da para mucho bar. Como es probable que los políticos que ceban el PER, lo hagan para tener cautivo su voto. Es posible. Y muy probable que su dependencia sea a la sopa boba, no a una ideología determinada. La fidelidad al voto es tan efímera como efímero sea el poder del cacique de turno.

No ocurre así en Cataluña. Porque en Cataluña también hay PER. Pero a diferencia de Andalucía y Extremadura, aquí se unta a medios de comunicación, organizaciones sociales, entidades de todo tipo para conseguir no el voto, o únicamente el voto, sino la voluntad de sus miembros, la lealtad a sus principios, la anulación de la individualidad ideológica para adherirse al espíritu nacional y convertirlos en soldados de la identidad única y verdadera. En el sur podrá haber caciquismo, pero en el norte voluntad de secta. El caciquismo dura tanto como dure el cacique. No más. La secta te convierte en rebaño, y cuando eso ocurre, la tolerancia y la libertad caen bajo sospecha. Ganan los sacerdotes y pierden las sociedades abiertas.

Unos cuantos números: sólo en 2010 y únicamente desde la Consejería de Cultura del Gobierno de la Generalitat, la prensa tradicional, esa que después hace editoriales conjuntos para cuestionar la separación de poderes, ha recibido 10 millones de euros. La mordida está en función de la adhesión a los principios de la construcción nacional. Esto se percibe con todo su sectarismo en la prensa digital: sólo reciben subvenciones los digitales escritos en catalán. Más de 3 millones de euros. Como en la prensa escrita, el mayor montante está en función de la fidelidad al régimen. Por ejemplo, Avui/El Punt recibe 798.719,08 euros. Incluso hay para páginas claramente xenófobas contra la cultura y la lengua españolas, además de organizar campañas de boicots a productos españoles y amparar al mundo abertzale más antidemocrático. Es el caso de Racocatala.cat, que recibe la friolera de 103.413,38 €. Ni un solo euro para digitales escritos en castellano. La Voz de Barcelona, único diario digital escrito íntegramente en lengua española, y que ya es el cuarto con más entradas en Cataluña, sobrevive sin un euro de subvención. (No estaría de más que, a falta de apoyo institucional, las empresas de toda España que tengan un mínimo interés en defender la libertad y la España constitucional se publicitaran en sus páginas. Nadie sobrevive por puro altruismo toda la vida).

Si aterrizamos en las emisoras de radio pasa exactamente lo mismo: 2,8 millones de €. en subvención para la construcción nacional. Por supuesto, aquellas cadenas más destacadas en su radicalidad contra España siempre obtienen más premio. Por ejemplo, RAC1 y RAC105, del Grupo Godó (Editor de La Vanguardia): 669.235 €. Justo Molinero, de Radio Taxi, ese pastor de emociones andaluzas para amansarlas y embalsarlas en el independentismo, recibe 75.000 €. "Más cornás da el hambre".

Pero donde el "PER catalán" alcanza su condición de secta, es en TV3 y la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA). Nada menos que 2.500 millones de euros en los últimos 5 años. Herramienta de construcción nacional. Su directora Mònica Terribas lo ha vuelto a recordar anteayer en su artículo "TV3: volem un mirall trencat?"

Y no hemos puesto las subvenciones de 2010 a la promoción de la política lingüística (159 millones de €), seudoembajadas (35 millones de €), doblajes y promoción de películas en catalán (11,9 millones de €) etc.

Por si la comparación sirve de algo, el coste del PER andaluz es de 147 millones de €, según la Junta de Andalucía, y CiU lo votó a favor en 2008. Durán i Lleida era el portavoz de CiU y lo defendió Carlos Campuzano.

Ojito con tocar el PER catalán. Con las cosas de comer no se juega.

POLÍTICA
La izquierda abertzale informa del proceso de paz en el Parlamento británico
BILBAO. EL CORREO. 14 Octubre 2011

La izquierda abertzale oficial participó el miércoles en un encuentro en el Parlamento británico de Westminster para informar sobre la situación del «proceso de resolución del conflicto político» en Euskadi. La delegación tomó parte en un 'briefing' sobre el tema organizado por el All-Party Parlamentary Group on Conflict Issues (APPGCI), formado por diputados de todos los partidos políticos con representación en la Cámara.
Durante su intervención, que fue presentada por el laborista Andy Slaughter, el representante de la izquierda abertzale Gorka Elejabarrieta dio la bienvenida a la Conferencia Internacional de Paz, que se celebrará el próximo lunes en San Sebastián. Elejabarrieta consideró que «tras la declaración de Bruselas, el posterior trabajo realizado por el Grupo Internacional de Contacto y la conformación de la Comisión Internacional de Verificación», esta iniciativa «viene a suponer un gran paso de cara a la consolidación de la nueva situación generada en Euskal Herria y de cara a avanzar en el proceso de soluciones integrales y compartidas al conflicto político y armado», afirmó.
«Ha llegado la hora de avanzar en el proceso y, para ello, todos los agentes han de adoptar compromisos para la construcción de soluciones democráticas integrales, actuando de forma responsable y constructiva», manifestó. El representante de la izquierda abertzale subrayó que «si existe voluntad la resolución del conflicto político, es posible». «Con ello ganamos todos».

Conflicto político y armado
Nota del Editor 14 Octubre 2011

Si, efectivamente, en lo que queda de España hay  un conflicto político ya que  no hay suficientes puestos y todos los profesionales de la política
andan a palos para conseguir uno que les permita vivir del cuento con su ineptitud y detentar una parcela de poder para enriquecerse.

En cuanto al conflicto armado, tambien lo hay, en un lado estan los que tienen armas de fuego y explosivos y no tienen principios éticos ni respeto
a la vida de los demás y son por tanto asesinos terroristas, apoyados por otros que les apoyan con todo corazón y cuerpo, filoterroristas a los que solo les faltan las armas y en el otro lado estamos los que como máximo tenemos un mechero para encender las velitas del cumpleaños y un teclado para escribir las ideas y principios que defendernos, e incluso algunos de cierta importancia estratégica andan acompañados a veces de heróicos escoltas, que suponen una incomodidad y un gasto, que tambien es a nuestra costa.

Si realmente hubiera un conflicto armado, a los buenos nos habrían dado al menos una licencia de caza, que nosotros somos muy civilizados y nos gusta cumplir con todos los requisitos legales, aunque esta vez, no cumpliríamos la veda porque no tenemos interés alguno en conservar su especie.

Galicia Bilingüe sigue el ejemplo catalán y denuncia la imposición lingüística
Presenta ante el TSXG las denuncias contra la Xunta de siete padres que reclaman que la enseñanza primaria sea en la lengua materna
 www.lavozlibre.com 14 Octubre 2011

Madrid.- Galicia Bilingüe ha presentado este jueves en el TSXG las denuncias contra la Xunta de siete padres que reclaman que la primera enseñanza sea en la lengua materna. El pasado 6 de septiembre, esta asociación lingüística se dirigió al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, para pedirle que se atendieran los recursos de los padres que, amparados en la Ley de Normalización Lingüística y en la jurisprudencia existente, reclamaban para sus hijos el derecho a recibir en el primer ciclo de enseñanza primaria en lengua materna.

Pretendían así poder detener el proceso iniciado por ellos hace un año por vía Administrativa y cuyo siguiente paso era reclamar sus derechos ante los tribunales. “Cabe señalar, además, que la Xunta de Galicia había despreciado a estos padres al no dar una respuesta fundada a sus peticiones incumpliendo con ello el deber legal que tiene la Administración de atender expresamente las peticiones y recursos que se le formulen, algo inaudito en una democracia en la que se respete el Estado de derecho”, recuerda la nota de Galicia Bilingüe.

Según entienden desde esta plataforma, la jurisprudencia creada por recientes sentencias del Tribunal Supremo en relación a padres de Cataluña permite pensar que existen grandes posibilidades de que el recurso de los padres gallegos prospere. “El TS ha sentenciado que el derecho a recibir la primera enseñanza en lengua materna como establece la LNL abarca el primer ciclo de Primaria. Recientemente dos nuevas sentencias referidas a Cataluña han respaldado todavía con más solidez las demandas de los padres gallegos. Finalmente, dada la inacción del presidente de la Xunta, el equipo jurídico de Galicia Bilingüe ha presentado ante el TSXG los recursos contencioso administrativos, cuyos gastos se costearán gracias a la cuestación ciudadana que GB realizó en meses pasados”, señala.

Además, Galicia Bilingüe explica que de los 15 padres que iniciaron el proceso hace un año, ocho desistieron de continuar al “haberse sentido algunos de ellos presionados por la Xunta”. “La asociación por la libertad de elección de lengua confía en que se resuelva dentro de un plazo de tiempo razonable. De prosperar la demanda, el beneficio de poder recibir la enseñanza en lengua materna, sea en español o en gallego, beneficiaría no solo a estos siete niños, sino que se haría extensivo a todos los gallegos que cursen el primer ciclo de primaria, ya que la Xunta habría de modificar el Decreto para ajustarse a la Ley”, concluye el comunicado.

‘¿Y pretende ser presidenta de un país cuya lengua persigue y cuyos símbolos desprecia? Chacón, como le dijeron a Cambó, debe elegir entre ser la ‘bolivarilla’ de Cataluña o la ‘bismarcketa’ de España’
Redacción www.voz 14 Octubre 2011

Federico Jiménez Losantos, periodista, este miércoles en El Mundo:

‘[...] Pero espero aún más que Zapatero no vuelva a ser presidente ni Chacón ministra, y mucho menos, de Defensa, porque no hay día que no afrente a la Nación que debería defender. Anteayer, Chacón sacó lo peor que tiene, no sé si lo único: la progrez catalana. Y defendió a Duran i Lleida de la única forma que un progre catalán lo hace casi todo: atacando al PP. Dijo muy campanuda que más ha insultado el PP, en Sevilla y en Madrid, a los catalanes y a Cataluña. Pero como para la progrez nacionalista criticar el Estatuto es insultar a Catalaña, no soportar a Guardiola es insultar a los catalanes y sentir arcadas ante el discurso xenófobo es catalanofobia, vaya usted a saber. En todo caso, antes de dar ejemplos de lo que dice, Chacón debería especificar dónde la han investido emperatriz de la catalanidad verdadera y en qué medida decide la niña de Felipe -ya será nena- lo que es y no es Cataluña. ¿Son catalanes Albert Rivera y Albert Boadella, Vidal Quadras y Sánchez Camacho? Tanto como lo puedan ser Chacón, Tardá, Mas y los Pujol Ferrusola; y algo más que Duran, que es de Huesca, y Montilla, que es de Córdoba. ¿Cómo una ministra de España por lo militar se atreve a agredir por lo civil a los que detestan su tribalismo chequista?

Creo saber la última vez en que insultaron a Chacón, vestal de la Cataluña liberticida, la que multa a los que rotulan sus comercios en español y prohíbe escolarizar a los niños en una de las dos lenguas de Cataluña, que es el español. Fue en Badalona, el pasado 11 de Septiembre. Su partido, el PSC, amenazó con no acudir a los actos del Ayuntamiento si el alcalde del PP mantenía izada la bandera española. García Albiol, cumpliendo con la Ley y el decoro, la mantuvo. Y el partido de Chacón desertó de los actos oficiales. ¿No es insultar a los catalanes que también se sienten españoles boicotear un acto porque está izada la bandera de España? ¿Y pretende ser presidenta de un país cuya lengua persigue y cuyos símbolos desprecia? Chacón, como le dijeron a Cambó, debe elegir entre ser la bolivarilla de Cataluña o la bismarcketa de España. Mientras lo piensa, adéu; o sea, adiós’.
Recortes de Prensa   Página Inicial