AGLI

Recortes de Prensa   Domingo 16 Octubre 2011

 

LAS VÍCTIMAS NO OLVIDAN
Homenaje a los ausentes.
Ángeles PEDRAZA La Razón 16 Octubre 2011

¿Por qué las víctimas tenemos que vivir con la sensación de que los asesinos se han salido con la suya?

¡2.775 días de ausencia... Cómo duele la ausencia! Miryam ya no está. Unos terroristas, unos asesinos, acabaron con su vida. Estos asesinos dejaron su ausencia y su vacío en mi casa, en sus amigos, en su hermano, en mi vida. Una ausencia que nunca podrá ser sustituida. Ningún político la podrá acercar a mi casa desde el cementerio. Pero sí acercarán a presos asesinos a cárceles más próximas a sus familias.

Cada día en mi mesa hay una silla vacía. Cada fecha importante en nuestra vida, ella no está. Las luces de la calle en Navidad me resultan opacas y ya no brillan porque ella no está. Las familias de los asesinos, gracias a la permisividad de algunos jueces y políticos, cada vez tienen más cosas que celebrar; los asesinos quieren derechos y los consiguen. Tienen la oportunidad de que les destinen a las mismas cárceles de sus parejas y tener hijos: Ya no tengo hija y por vuestra culpa nunca tendré nietos de mi hija. Cada paso que doy en la vida es una ausencia más, porque cada momento sin Miryam son cosas que pudieron ser y no son. La ausencia ya no es singular, es plural, ausencias. Son muchas las que iré acumulando sin ella.

Las ausencias no tienen remedio, no encuentran cura. Aunque al menos se solventarían con menos dolor si hubiera Justicia. Pero en España desgraciadamente nos encontramos con la ausencia absoluta de Justicia. Hasta el punto de que intenten vendernos una «presunta» paz mediante una conferencia de Paz internacional con mediadores internacionales.

Los terroristas de ETA y algunos «ilustres» mediadores todavía no han entendido que aquí no ha habido ni conflicto ni guerra. Aquí ha habido una banda de criminales asesinos que han puesto las balas y una sociedad inocente que ha puesto los muertos. Si la sociedad y la comunidad internacional son tan permisivas con estos terroristas ¿tendremos que ver cómo los terroristas se salen con la suya, se ríen de nuestro dolor? ¿de nuestras ausencias?

¿Por qué las víctimas tenemos que vivir con las ausencias de nuestros familiares y con la sensación de que sus asesinos se han salido con la suya? ¿Tendrá esta sociedad el suficiente valor para pararle los pies a nuestra clase política? ¿Seremos capaces de frenar esta legitimación de la impunidad y de nuestras ausencias?

Presidenta de la AVT

La farsa del perdón

La Razón 16 Octubre 2011

No quieren perdón. Denuncian la farsa de los que quieren dar a entender que los terroristas están arrepintiéndose cara a cara. No les consta. No, no quieren perdón, quieren iniciativas gubernamentales que se enfoquen a que los asesinos cumplan íntegramente sus penas para dignificar a los que ya nunca volverán. Los mercaderes del perdón trafican con grandes palabras y ellos sólo tienen sus recuerdos para enfrentarse a la política, siempre tan olvidadiza. Pero no hay amnesia para el ruido de las bombas.

EUGENIO CASASOLA: «No voy a perdonar nunca porque no creo en el perdón de unos asesinos y porque no se puede perdonar el hecho de que hayan destruido tu vida, que la hayan cambiado a la fuerza».
(Él mismo. Herido en el atentado en la Comisaría de San Blas, el 23 de Junio de 1991, en Madrid)

SOFÍA MARTÍN: «No saben los horrores que estamos pasando las víctimas. Somos los que hemos perdido a las personas que queríamos. Hay padres sin hijos, hijos sin padres, hermanos sin hermanos... Es hora de que la Justicia se ponga de nuestro lado».
(Madre del soldado Francisco Casillas, asesinado en Madrid en junio de 1986)

MATILDE ATARÉS AYUSO: «Como hija de una víctima deseo Justicia, no venganza. Desgraciadamente, individuos como el juez Gómez Bermúdez hacen todo lo posible por desacreditar a la Justicia con mayúscula y al Estado de Derecho. Drama es cuando te pasa a ti; no suele importar si le pasa al vecino».
(Su padre, el general Juan Atarés Peña, fue asesinado en 1985 en Pamplona, Navarra)

Mª JESÚS GÓMEZ: «A mis 22 años de edad los terroristas me demostraron que no hay que bajar la guardia, que el terror viene cuando menos te lo esperas. Perdonar sería confiar en la sinceridad de su arrepentimiento y ellos mismos han enseñado a las víctimas a no confiar. No dejaré que mi perdón sea utilizado para lavar su imagen. Jamás perdonaré».
(Mujer de José Marco Jalle. Resultó herido el 30 de enero de 1987 en el atentado de la Iglesia San Juan de los Panetes, Zaragoza)

JOSU PUELLES: «No perdono a los terroristas porque, de hacerlo, sencillamente no me lo perdonaría a mi mismo».
(Hermano de Eduardo Puelles, asesinado el junio de 2009 en Arrigorriaga, Vizcaya)

SERGIO DELGADO: «Yo fui herido por ETA y lo que necesito es que la ley cumpla con su deber de aplicar las penas igual que a cualquier otro ciudadano; no que después de tantos asesinatos salgan como si hubiesen cometido un delito leve».
(Herido en el atentado contra José María Aznar el 19 de abril de 1995 en Madrid)

Yo sí que estoy indignado.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 16 Octubre 2011

Lo que empezó siendo un movimiento utópico pero bien intencionado y con un objetivo claro de denunciar la situación política, social y de profunda falta de auténtica democracia, se ha transformado por obra y manipulación de la extrema izquierda en un movimiento que en nada se diferencia de otros grupos anti sistema como los Okupas o similares. Su apoteosis vino cuando de una manera visceral y violenta atacaron sin provocación de por medio a las Juventudes Católicas que celebraban la visita del Papa a España. Esa imagen de intransigencia es ya la seña que identifica a quienes se llaman a sí mismos "indignados", cuando lo único que provocan es la indignación y el desprecio del resto de los ciudadanos.

Eso sí, el Gobierno, el PSOE y su Candidato para las elecciones generales, Rubalcaba, no han dudado en ponerse al frente de estos energúmenos y camuflarse recogiendo algunas de las utopías reivindicadas por el mejunje de tormenta de ideas que iban evacuando durante su prolongada e ilegal ocupación de la Puerta del Sol en Madrid. Unas ideas que ningún partido, incluido el PSOE de este camaleónico y cínico Rubalcaba, está dispuesto a aceptar. Lo de democratizar los partidos y poner listas abiertas, o lo de eliminar las circunscripciones electorales y la ley D´Hont, o lo de prometer lo que antes se negó estando en el Gobierno, son palabras huecas cuyo eco se desvanecerá tan pronto pase el 20N.

Para que una sociedad cambie radicalmente, la solución ha de ser necesariamente radical. No se puede pretender que algo cambie si se hace lo imposible para que todo siga igual, sobre todo porque a los que piden el voto no les interesa que nada cambie y seguir ellos gozando de sus privilegios y del poder. Lo malo de la sociedad española es que la corrupción ha llegado a contaminar a todas las capas sociales. Desde el Rey abajo, les importa todo un ..., pues eso, una cara dura de cemento armado y una falta total de escrúpulos. Una corrupción absoluta dentro de un sistema partitocrático bipolarizado y contaminado por nacionalismo separatistas a los que el futuro de España les importa un bledo.

Porque ayer, lo que realmente indigna no es que esos miles de ciudadanos se manifiesten, sino que lo hagan de un modo sesgado y sectario, en una mescolanza que olvida a los verdaderos responsables de lo que denuncian. Es muy fácil concentrar las iras en quien solo se limita a buscar soluciones y no en quienes olvidando su deber solo han agravado la situación por su pasividad y por sus nulas medidas. Por supuesto que el Gobierno de Zapatero y el simpatizante del movimiento Rubalcaba, junto a la Ministra de Economía, la Sra. Salgado, con sus inexistentes "brotes verdes" , el Presidente del banco de España Sr. Fernández Ordoñez y su total descontrol sobre Cajas y Banca, tendrán algún tipo de responsabilidad.

Creo que eso sí que es para indignarse, como ver la corrupción en Andalucía con los ERES fraudulentos donde niños recién nacidos eran incluidos como receptores de indemnizaciones, o personas que nunca trabajaron para esas empresas. Creo que los andaluces y todos los españoles debemos indignarnos contra la Junta de Andalucía y sus dirigentes como Chaves o Griñan.

A mí me parece muy bien que todos nos indignemos, pero si lo hacemos, hagámoslo de verdad y sin que ningún partido ni Asociación subvencionada o Sindicatos quieran dirigir y asumir como propio lo que no les pertenece ni comparten. No permitamos que la hipocresía y el oportunismo sean las caras de lo que no debe ser sino una auténtica revolución social.

Quienes han sido los auténticos y exclusivos responsables de esta dramática situación en la que se encuentra España, nunca pueden ser los líderes de la búsqueda de la solución. Ellos son el problema y así lo certifican las encuestas.
Cuestionadas en la crisis
Las autonomías han contratado casi a medio millón de personas en 10 años
El número de empleados regionales se eleva a 1,8 millones frente a los 677.200 locales y los 550.700 estatales. Para los expertos, debe irse más allá de evitar duplicidades y despilfarro.
I. Manchobas y J. García. Madrid www.gaceta.es

Más de 8.000 municipios, 17 comunidades autónomas, 52 provincias, 11 gobiernos insulares, 1.016 mancomunidades, 74 agrupaciones municipales... El mapa territorial español es tan extenso como complejo y la crisis ha hecho que sea también cada vez más cuestionado. La sequía de ingresos de comunidades y municipios por el frenazo económico y el pinchazo de la burbuja del ladrillo han destapado un profundo agujero en las cuentas públicas, difícil de cerrar tras años de excesos.

Las autonomías se han convertido, según las agencias de calificación, en el principal problema para que España cumpla con sus objetivos de déficit y afrontan duros años de ajustes que afectarán a algunos de los servicios clave para la ciudadanía, como la sanidad o la educación. La larga etapa de crecimiento económico y el maná de ingresos extra vinculado a la burbuja inmobiliaria camuflaron los fallos del sistema, al considerar que estos ingresos eran estructurales. Pero la crisis los ha sacado a la luz con toda su crudeza. No hay dinero en las arcas locales y autonómicas, y los mismos que hasta hace pocos años exigían más competencias o directamente se adjudicaban algunas que no les correspondían hablan ahora de devolverlas. Pensaron que ingresos que eran coyunturales durarían para siempre y se encuentran con unas estructuras que no pueden permitirse.

El mapa del gasto público ha experimentado en los últimos años una transformación radical. Si en 1984 la Administración central (Estado y Seguridad Social) representaba el 72,6% del total de gasto, la cifra había caído al 49,7% en 2009. Mientras, según el informe de los economistas José Luis Álvarez y Juan Carlos Molero Federalismo fiscal y descentralización: España, un caso atípico, publicado por el Círculo de Empresarios, las comunidades autónomas han incrementado su parte del pastel del gasto público desde el 14,4% al 36,4% en el mismo periodo, al tiempo que los municipios han mantenido una posición más estable, cercana al 14%. Con todo ello, “sin serlo realmente ni pretenderlo, España se ha convertido en uno de los países más federales del mundo”, señalan.

No obstante, no todas las regiones presentan el mismo porcentaje de gasto público en relación al Producto Interior Bruto (PIB), con tasas que oscilan entre el 9% de Madrid, el más bajo, y el 27% de Extremadura, el más alto, según el estudio Libertad económica en España 2011. Tampoco tienen el mismo nivel de déficit. A cierre de junio, el agujero en las cuentas de Cataluña y la Comunidad Valenciana se acercaba al 20% de su PIB. En total, la deuda de las autonomías superaba los 133.000 millones, el 12,4% de la riqueza nacional.

El crecimiento exponencial de las administraciones territoriales se aprecia también en la evolución del empleo público. Entre 2000 y 2010, los trabajadores en nómina de las comunidades aumentaron en 450.000, y los de los ayuntamientos, en 230.000, según un informe de Funcas. El número de asalariados autonómicos ascendía, al cierre del segundo trimestre de este año, a 1,8 millones, mientras que los empleados locales eran 677.200. Las cifras –publicadas en la última Encuesta de Población Activa (EPA)– contrastan con los 550.700 de la Administración central y los 35.100 de la Seguridad Social.

Para Fernando Fernández Méndez, doctor en Ciencias Económicas y profesor de Economía de IE Business School, se ha optado por “la peor solución: descentralizar todo lo que da votos (educación, sanidad...) y centralizar todo lo impopular, los impuestos”. En su opinión, es el momento de que “cada palo aguante su vela”, de que cada Administración se haga responsable de sus gastos y “acabar con el truco del rescate de deudas históricas y el recálculo del coste de las transferencias que se ha estado haciendo casi cada 10 años”.

No basta con evitar duplicidades y despilfarros, “que los hay”, puntualiza Fernández. Habría que “alejar lo más posible del administrado” elementos como el urbanismo o el control de competencia “para evitar nepotismos y amiguismos”. Y advierte de que “dotar de racionalidad económica al Estado de las autonomías será clave para el nuevo Gobierno”.

Pero los problemas no se circunscriben a las comunidades. La situación financiera de muchos municipios es dramática, en parte por haber asumido competencias que no les corresponden. Según la subdirectora del Departamento de Economía y Hacienda Pública de la Universidad Autónoma de Madrid, Paloma Tobes, en 2008 los municipios se gastaron 8.639,9 millones de euros en gasto no competencial, casi el 20% de su presupuesto total.

Para Tobes, el modelo de financiación local necesita ser reformado porque “no garantiza el cumplimiento de los principios de autonomía y suficiencia financiera” y lo primero es delimitar los servicios que corresponden a cada uno. Opina que esta “sobredimensión de competencias” se produce, en parte, por “la suplencia de funciones de otras administraciones”, por lo que deberían ser financiadas “vía transferencias condicionadas”, pero también por la actuación discrecional de los ayuntamientos , favorecida tanto porque “es la Administración más cercana a los ciudadanos” como por “cuestiones de captación de votos”, por lo que, en estos casos, deberían financiarse con tributos locales.

Otero Novas: «La Constitución no dice que España se divida en comunidades autónomas»
El hombre que convenció a Suárez del Estado de las autonomías clama hoy contra sus excesos y desafía a la corrección política con su libro «Mitos del pensamiento dominante»
BLANCA TORQUEMADA ABC 16 Octubre 2011

Otero Novas (Vigo, 1940) es un erudito afable, un lúcido y ameno conversador. Sabe trasladar la solidez intelectual de sus escritos a la llaneza del lenguaje hablado y salpimenta sus exposiciones con retazos vibrantes de la etapa crucial que le tocó vivir. Y también gestionar, porque fue uno de los cocineros de la Transición, en fogones donde cualquier ingrediente mal medido podía arruinar el guiso y envenenar el milagroso equilibrio de la convivencia. Alejado de la política activa desde 1996, continúa ejerciendo la abogacía y preside el Instituto de Estudios de la Democracia de la Universidad San Pablo-CEU, atalaya desde la que aporta perspectiva y reflexión. Ahora publica un nuevo libro («Mitos del pensamiento dominante. Paz, democracia y razón», editado por Libros Libres), en el que desmonta lugares comunes enquistados en la sociedad y en el debate político

-Admonición de su nuevo ensayo: craso error creer que nuestro sistema de valores es inmanente y eterno.
-Ya lo decía en mi libro anterior: que nadie crea que esto es lo definitivo. No. Los hechos no se repiten, pero sí las tendencias. De lo de hoy vamos a pasar a lo que vino antes, y luego lo de ahora volverá otra vez. Y estudiando eso me metí a ver cuáles son las características de la etapa presente, y ahí estaban la paz, la democracia y la razón que subtitulan el libro, para ver hasta qué punto hoy son verdad. Porque mitificamos la tendencia, y nos creemos que la tendencia es la realidad. Y no lo es.

-¿De modo que la democracia entendida como poder de las mayorías es un mito?
-Hoy somos más demócratas que en 1960, y más que en 1990, pero no somos demócratas. Solo estamos más cerca de la democracia. En los sistemas occidentales contenido democrático claro que lo hay, algo pesa el pueblo, pero no más de un veinte por ciento.

-Porque entre el voto y la toma real de decisiones hay una distancia abismal...
-¿Qué es el voto? Si yo voy el día de las elecciones y quiero votar al vecino del quinto, no puedo hacerlo. En la mesa te ponen una docena de nombres, y de esa docena, de verdad tienes que elegir entre tres. Pero yo no elijo el Gobierno. Voto por uno de los tres, pero no entre los 44 millones de españoles. Quien manda de verdad es quien selecciona esos tres nombres.

-En otra vertiente, estima que aquel sector franquista de 1975 (amplio, sociológicamente) que aceptó la llegada de una democracia ordenada no habría transigido si hubiera visto el problema territorial que tenemos ahora.
- Yo me comprometí con Suárez a trabajarme a sesenta procuradores, y les dibujaba cómo iba a ser el futuro. Y no les engañé. Les dije: «Lo lógico es que nosotros ganemos ahora y que luego llegue a gobernar un partido socialista...». Pero si hubieran supuesto lo que es hoy la España autonómica, no lo habrían aceptado.

-¿Y por qué hemos llegado a esto?
-Yo convencí a Suárez de la España de las autonomías, y él deseaba ser convencido. Me llamaba «el separatista del Gobierno». Y, llegado el momento, le propuse: «Transferimos el sistema educativo, pero nosotros nos quedamos con los planes de estudios, con los currícula (y no se dará el título si no lo cumplen) y con la alta inspección educativa dentro de las escuelas. Eso es más que suficiente». ¿Y qué pasó? Pues que a partir de entonces no se cumplió la Constitución, porque en lo que estamos hoy no es lo que dice la Constitución. La Constitución no dice que España se divida en comunidades autónomas. Eso no lo dice. Y la Constitución dice que los puertos de interés general son competencia exclusiva del Estado. Y se han transferido. Los transfirió Aznar la noche que ganó las elecciones. De modo que si tuviéramos que desembarcar marinos en Barcelona necesitaríamos el consentimiento de la Generalitat.

-¿Se transige con esos incumplimientos en busca del apaciguamiento?
-El error nuestro (y de ese error participé yo) fue una razón utilitaria. Lo que nos preocupaba entonces era ETA, y el argumento era: «Si les damos una razonable autonomía, desaparecerá la violencia». Yo me acuso de haberme equivocado en ese punto. Luego ya no me acuso de las cesiones, porque cuando empezó la deriva yo estuve en contra dentro del Gobierno y fuera del Gobierno. Siempre. Pero el error inicial de creer que se darían por satisfechos sí lo cometimos. Y por eso clamo ahora contra las políticas de apaciguamiento.

-¿El deterioro de la unidad territorial al que hemos llegado tiene aún arreglo?
-Cada vez es más difícil.

-Se apunta en su nueva obra que para una solución sería necesaria la gran coalición de las dos fuerzas mayoritarias.
-Yo sería partidario de la gran coalición y trabajaré para convencerles, pero me hago pocas ilusiones. Si no se hace esa gran coalición, la solución dentro del sistema pacífico y democrático tendría que ser la de constituir una fuerza política cuyo único objetivo sea ese, que no se meta en derechas ni izquierdas, y que sepa que a lo mejor tienen que pasar quince años hasta que tenga fuerza de verdad. Eso puede ser el polo que atraiga al ochenta por ciento de la población española para arreglar el desmadre. Luego, hay otra posibilidad. La solución de esto puede venir también por algún drama.

-¿No es descartable que acabemos en guerra por esta cuestión nacional?
-No lo es.

-También relaciona nuestra entrada en la UE con los problemas económicos que tenemos ahora. Suena provocador.
-Yo ya escribí sobre eso en ABC un año o dos después del ingreso de España en la Unión Europea. Era crítico, y decía que «esta manera de entrar no me parece bien, por ahí vamos a perder». Pero es un tema tabú también, y yo lo toco muy poco en el libro. Eso necesitará un libro aparte.

-Pero sí esboza una cosa: que el ingreso en la Europa comunitaria ha contribuido a deshacer el tejido productivo español, al habernos convertido en una sucursal de vacaciones de nuestros socios...
-Es así. España hasta 1986 tenía balanza comercial positiva con Europa. No ganábamos mucho dinero, pero todos los años ganábamos algo. Pero ingresamos en 1985 y en 1986 ya perdemos. Poquito, pero algo. Llegamos a los años 90 y ya perdemos un billón y dos billones de pesetas al año. Hablando en pesetas, hemos llegado a perder siete y ocho billones de pesetas anuales, mientras que en los años más gloriosos de ayudas comunitarias a España de saldo positivo (porque nosotros también damos dinero a Bruselas del IVA o de impuesto de aduanas ), en el año que más recibimos obtuvimos 1,1 billones de pesetas. En este momento la ayuda es prácticamente cero, ya no tenemos saldo positivo. Así que como balance de esta etapa, si nos han dado 1,1 para autopistas, hemos perdido 5,5 en el comercio con Europa. ¿Qué significa eso? Que para pagar hemos tenido que vender nuestras empresas. Y como ya nos quedan pocas, pues nos hemos dedicado al endeudamiento. Un endeudamiento que, neto, es igual al PIB de España. Luego, decimos «los años del bienestar»... Sí, pero con un billón de euros que debemos.

-Ha hecho fortuna la percepción de que ustedes los políticos de la Transición estaban hechos de otra pasta, y que ahora tenemos dirigentes bastante más ramplones. ¿Es una apreciación justa?
-Yo creo que hay una diferencia notable. La clase política de la Transición no era una clase política profesional. No éramos profesionales. No ibas ahí a hacer carrera, porque la carrera la tenías en otro sitio. La dedicación política era más bien un honor. Ibas y volvías.

Rechaza la conferencia internacional de San Sebastián
AVT: 'No puede haber un diálogo equilibrado entre asesinos y víctimas'
Servimedia | Madrid El Mundo 16 Octubre 2011

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) no tiene intención de entrevistarse con ninguno de los mediadores internacionales que están visitando en los últimos meses el País Vasco para impulsar un fin negociado al terrorismo de ETA.

Ángeles Pedraza, presidenta de la AVT, se pronunciaba de esta forma al valorar la conferencia internacional que se celebrará este lunes en San Sebastián. Este encuentro está impulsado por la plataforma nacionalista Lokarri y contará con la presencia de personas como el ex jefe de Gabinete de Tony Blair.

Pedraza dijo a Servimedia que su asociación no ha sido invitada a esta conferencia, pero añadió que "jamás" se entrevistarán con ninguno de estos mediadores internacionales. "Para mí y para la AVT los únicos mediadores que existen para acabar con ETA y conseguir su derrota son las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado", afirmó.

Al mismo tiempo, sobre esta conferencia de San Sebastián, Pedraza criticó que sus promotores hablen de buscar un "diálogo equilibrado" para acabar con el terrorismo. Según Pedraza, "el único diálogo equilibrado que hay es el de no mata".

"No puede haber un diálogo equilibrado entre asesinos y víctimas", aseguró la presidenta de la AVT, quien añadió que la conferencia de la capital donostiarra forma parte de la "hoja de ruta de ETA". A su juicio, "no hay por qué dar pábulo" a este tipo de iniciativas, al tiempo que señaló que si estos mediadores internacionales piensan que en el País Vasco ha habido un "conflicto", entonces es que son unos "incultos" y "no saben lo que ocurre en España".

Por otra parte, el Foro Ermua considera que el PSE ha decidido sentarse en la conferencia para que ETA realice alguna declaración sobre su final que pueda ser presentada como un "triunfo" por parte del candidato socialista a La Moncloa, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Fernando García Capelo, abogado y portavoz del Foro, dijo que esta cita es "parte de esta escenificación en la que una negociación secreta entre Gobierno y ETA va saliendo poco a poco a la luz". Asimismo, consideró que se trata de un "instrumento electoral".

Rubén Múgica, hijo del dirigente del PSE Fernando Múgica, asesinado por ETA en 1996, opina que ETA necesita un "juicio de Nuremberg" y no una 'conferencia de paz'. Esta alusión histórica hace referencia a los juicios celebrados entre 1945 y 1946 donde fueron juzgados 24 de los principales dirigentes del régimen nazi.

Cataluña
El PSOE vende ambigüedad en el tema de la inmersión lingüística escolar en su programa electoral
Sin embargo, el PSC no deja lugar a dudas: defiende la aplicación de la inmersión lingüística obligatoria en catalán, que prohíbe el uso del español como lengua vehicular, y descarta cumplir las sentencias de los tribunales que dictado que se debe aplicar el bilingüismo en las aulas.
Redacción www.vozbcn.com 16 Octubre 2011

Estas son las palabras utilizadas por el PSOE en su programa electoral, tras pasar el texto por el programa Wordle.

El PSOE no defiende en su programa electoral el mantenimiento de la inmersión lingüística escolar para Cataluña, en contra de lo que había anunciado el PSC, pero tampoco defiende la aplicación de las sentencias judiciales en este ámbito. Este sábado, el PSOE ha aprobado el programa electoral que presenta a los ciudadanos para la cita del 20 de noviembre y en él vende una delicada y estudiada ambigüedad en lo referente al modelo lingüístico en las CCAA con dos lenguas oficiales.

A primeros de septiembre, Daniel Fernández, congresista del PSC y secretario adjunto del PSOE en la Cámara Baja, aseguró que el PSOE respaldaría, durante la conferencia política del PSOE en la que se aprobaría el programa electoral para la cita de noviembre, el modelo de inmersión lingüística obligatoria en catalán y que prohíbe el uso del español como lengua vehicular en las escuelas de Cataluña. Sin embargo, el programa del PSOE, de 150 páginas, no cita en ningún momento el modelo educativo que se está aplicando en Cataluña y deja abierta la puerta a cualquier tipo de interpretación.

Ni inmersión ni cumplimiento de las sentencias
El marco programático del PSOE se estructura en cuatro grandes ejes: economía, empleo, igualdad y democracia. La única referencia a la diversidad lingüística de España se apunta en la página 28 y dentro del eje programático dedicado a la economía y la cultura y los contenidos digitales. En este apartado se hace una mención especial ‘a las lenguas españolas’:

‘La diversidad lingüística es una de las mayores riquezas culturales de España. Para los socialistas, el respeto a esta diversidad desde todas las Administraciones Públicas ha sido, y seguirá siendo un principio irrenunciable.

El papel del Gobierno de España es fundamental para la defensa del plurilingüismo en todo el Estado. El conocimiento de las lenguas oficiales en los territorios bilingües hace que los derechos de los ciudadanos, su comunicación, su convivencia y su libertad estén más garantizados. Es bueno que el conjunto de españoles lo valore positivamente, haga suya esta riqueza y la defienda como propia. Invertir en valorar las otras lenguas españolas no es una inversión intangible: es una apuesta a favor de la educación, de la igualdad de oportunidades, de la cohesión social, del bienestar personal y colectivo y del respeto mutuo. El plurilingüismo además también genera valor económico. Por ello, manifestamos la necesidad de defender, proteger e impulsar los sistemas educativos de nuestro país que, en las diferentes Comunidades Autónomas garantizan que al término de la educación obligatoria nuestros jóvenes conozcan perfectamente tanto la lengua castellana como el resto de lenguas cooficiales, también españolas.

Una economía basada en esa materia prima inagotable que es el conocimiento debe considerar la lengua como un activo estratégico de primer orden. En este sentido merece una especial mención la capacidad de riqueza que encierra el castellano.

Dentro de poco, en el mundo habrá 500 millones de hispanohablantes, que estarán distribuidos en gran número de países y en varios continentes. El español, como instrumento de comunicación y de creación cultural, se ha convertido, a través de las industrias culturales, en una formidable fuente de desarrollo económico.

Desde su creación, hace ya 20 años, el Instituto Cervantes se ha consolidado como un poderoso agente de difusión de la lengua y la cultura española. El aumento constante del número de personas que han obtenido el Diploma de Español como Lengua Extranjera (DELE) es un buen indicador de esta magnífica labor. Nos comprometemos a consolidar su papel difusor de la cultura española, así como a mantener el impulso en el exterior del conocimiento de las lenguas cooficiales del Estado, y de las culturas que en ellas se crea’.

Eso es todo. Es decir, ni defiende la inmersión lingüística, pues el modelo aplicado en Cataluña no garantiza que al término de la educación obligatoria ‘nuestros jóvenes conozcan perfectamente tanto la lengua castellana como el resto de lenguas cooficiales [el catalán, en este caso]‘; ni defiende la aplicación de las sentencias judiciales, que desde 1994 recuerdan a la Generalidad que la inmersión lingüística obligatoria en catalán no es legal en su aplicación, pues es uno de los ‘sistemas educativos de nuestro país’.

El PSOE, que votó en el Congreso, recientemente, a favor del modelo de inmersión que prohíbe el uso del español como lengua vehicular en las escuelas de Cataluña, que tanto el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE), como el candidato del partido, Alfredo Pérez Rubalcaba, se han manifestado en contra del bilingüismo escolar en la Comunidad -en contra de lo que han sentenciado tanto el Tribunal Constitucional como el Tribunal Supremo-, parece que no se ha atrevido a llevar por escrito la defensa de un modelo educativo que los tribunales han tumbado y la Generalidad ha anunciado, en varias ocasiones, que no piensa hacer caso de las sentencias. Además, en el programa del PSOE sí figura en una ocasión el término ‘inmersión lingüística’, pero está enfocado a la introducción del inglés como lengua docente en las escuelas de primaria y secundaria.

El PSC, sin rodeos: no cumplirá las sentencias
Sin embargo, el PSC no es nada ambiguo en su programa electoral. Mucho menor (50 páginas) que el del PSOE y centrado en destacar y defender que Cataluña es una ‘nación’, los socialistas de Cataluña no renuncian a ‘que el catalán sea la lengua de integración, cohesión y superación social e individual’ y, por lo tanto, aseguran, defenderán ‘nuestro modelo de inmersión lingüística como la garantía de nuestra unidad civil’. No importa que el modelo haya sido declarado ilegal, tal y como lo está aplicando la Generalidad, por los tribunales tras diversas denuncias de padres.

Nube de conceptos más utilizados por el PSC en su programa electoral.
En este sentido, indican que se oponen firmemente a que cualquier propuesta educativa implique la separación del alumno en centros y en grupos por razones derivadas de su lengua habitual, algo que, por otro lado, ningún tribunal ha avalado, ya que las sentencias han establecido que se debe aplicar el término conjunción lingüística que consiste en aplicar el bilingüismo en las escuelas.

Tras el Senado, el Congreso
El PSC sí le dedica un amplio espacio al tema lingüístico. Para los socialistas la única lengua de Cataluña es el catalán y defenderán que esta se pueda utilizar en todos los ámbitos de España, como ya se hace en el Senado: ‘Impulsar una política lingüística a nivel del Estado para que [las lenguas autonómicas] pasen a ser reconocidas al mismo nivel, en derechos y deberes [que la lengua española]‘ y pedir el reconocimiento del catalán en las diferentes instituciones del Estado, ‘no solo en el Senado’.

En esta línea, el PSC aspira a cambiar de nombre el Ministerio de Cultura, que pasaría a denominarse ‘Ministerio de las Culturas’, lo que ‘permitiría dar valor a la riqueza plural de nuestra cultura y de las culturas del Estado’.

PSC y PSOE (II de VI)
‘La mejor expresión para definir este entramado, esta alianza, esta omertá, la acuñó la propia Asamblea de Cataluña al justificar el acceso o no a su seno, según se fuera o no de “obediencia catalana”. Ello dejó meridianamente claro a quién se consideraba de naturaleza digna por el llamado catalanismo. Ni la izquierda comunista o socialista, ni los sindicatos de clase, fueron admitidos, si eran de ámbito estatal. De ahí el lento e inexorable camino de transformación de valores y de mensajes de estos partidos y de estos sindicatos en Cataluña. ¿Hasta dónde? ¿Hasta cuándo?’.
Olegario Ortega www.vozbcn.com 16 Octubre 2011

Unos inmunes a la realidad, otros pillaos por donde más duele. En aquel tiempo…
En las postrimerías del régimen franquista, hace bastante más de tres décadas, nos encontramos con una España deseosa de cambios hacia la libertad. Se perseguía el fin de la dictadura, el advenimiento de la democracia, el consenso político, la conciliación de las diferencias de intereses, el logro de una Constitución para todos, avanzar hacia Europa como garantía de modernidad y de hacer imposible cualquier involución. No cabe duda del protagonismo cualitativo y cuantitativo del PSOE, entre otras fuerzas políticas, en ese periodo y en ese movimiento.

En Cataluña se participaba de la misma inquietud y de la misma hiperactividad, probablemente con cierta supremacía en el liderazgo de las iniciativas o, al menos, la percepción era que aquí residía una buena parte de la punta de lanza hacia la modernidad. La condición de Barcelona como ciudad de la cultura y la proximidad de Francia añadían un plus envidiado y envidiable.

Al mismo tiempo, también en Cataluña, se había ido conformando y consolidando un entramado de alianzas y de objetivos políticos centrados en la llamada construcción nacional. La institucionalización de buena parte de este quehacer se acabó visualizando a través de L’Assemblea de Catalunya. Es decir, en Cataluña ocurren simultáneamente dos fenómenos de movimiento político: uno mayoritario, democrático y compartido con el resto de España, centrado en recuperar las libertades; y otro, de naturaleza nacionalista, minoritario y simpatizante del nacionalismo vasco.

Estos dos fenómenos, coetáneos pero distintos, se expresaban con cierto mimetismo de lenguaje y de comunicación. El nacionalismo aprovechaba el rebufo modernizador y el afán colectivo por la libertad y por la democracia para expresar sus objetivos mediante la expresión “recuperar las libertades nacionales”, incluso mediante el sofisma de que la consecución de las libertades nacionales era la condición previa de las libertades individuales. El tiempo ha ido mostrando cuan diferentes eran estas aspiraciones y cuan distinta su esencia.

Así pues, hace 3 ó 4 décadas, entre las élites políticas, sindicales, intelectuales y progresistas, además de la sed de democracia, se percibía el nacionalismo como un movimiento merecedor de simpatía, de comprensión y de ayuda. Los paradigmas de aquel presente estaban cargados, tanto de la necesidad de reparaciones históricas, como de la urgencia de dejar atrás el paréntesis oscuro de la guerra y, sobre todo, de la larguísima postguerra, gestionada por una dictadura cruel, inacabable y totalitaria.

De hecho, eslóganes como: “Suarez, cabrón, som una nación”, “Queremos pan, queremos vino, queremos a Fraga colgado de un pino”, “Llibertat, amnistia, Estatut d’Autonomia“, “Gora ETA askatuta” y “Visca Catalunya Lliure“, eran frecuentes e intercambiables, sin ninguna crítica, en las manifestaciones de las izquierdas, tanto del trabajo como de la universidad (muchos participábamos de aquel entusiasmo y las coreábamos; todo valía contra el franquismo).

Sin embargo, las acciones e iniciativas de construcción nacional llevadas a cabo en Cataluña tenían objetivos muy diferentes, que veían en la democracia, no un objetivo en sí mismo, sino una oportunidad de acción más fácil y de mayores alianzas; pero el objetivo real, como todo objetivo de construcción nacional, era conseguir un estado soberano e independiente.

La confesión explícita de este objetivo habría conseguido muy poco respaldo, al ser nimia la base social que la sustentaba, incluso irrelevante en términos electorales, pero se añoraba el retorno a los acuerdos republicanos en los que se había aprobado la autonomía y el Estatuto que la regulaba. Por otra parte, presentar el independentismo como horizonte utópico, en una sociedad que se abría hacia fuera, ávida de europeísmo y de valores universales, habría sido calificado de ruindad y hasta de traición.

Por estas razones, este movimiento se manejó (y lo sigue haciendo) con una dualidad comunicativa permanente, obligada por la disfunción entre lo que se puede decir y lo que se pretende conseguir. Por ello, la movilización de los sentimientos, la creación de mitos, la invención de la historia, la ambigüedad del lenguaje, el proselitismo permanente, el sobreentendido sin palabras, la complicidad, la exaltación de lo propio, el repudio de lo no propio, el culto a la autocomplacencia, el chantaje victimario, la trama de intereses… son las herramientas propias del nacionalismo, que el transcurrir del tiempo ha ido mostrando con toda su impudicia. Esto se comprende con facilidad: al ser su objetivo teleológico, todo elemento de utilidad debe ser usado, con independencia de la catalogación moral que pueda merecer.

La mejor expresión para definir este entramado, esta alianza, esta omertá, la acuñó la propia Asamblea de Cataluña al justificar el acceso o no a su seno, según se fuera o no de “obediencia catalana”. Ello dejó meridianamente claro a quién se consideraba de naturaleza digna por el llamado catalanismo. Ni la izquierda comunista o socialista, ni los sindicatos de clase, fueron admitidos, si eran de ámbito estatal. De ahí el lento e inexorable camino de transformación de valores y de mensajes de estos partidos y de estos sindicatos en Cataluña. ¿Hasta dónde? ¿Hasta cuándo?

Olegario Ortega es vicepresidente de Ágora Socialista y militante de UPyD

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Ante las elecciones generales del 20-N
Foro Ermua  16 Octubre 2011

El Foro Ermua convoca una rueda de prensa el viernes 28 de octubre a las 12 de la mañana, en los Jardines Cecilio Rodriguez, Menendez Pelayo 67, Madrid

"El Gobierno cede a ETA mercadea con la justicia, vendiendo impunidad a cambio del golpe de efecto que necesita de ETA antes de las próximas
elecciones generales"

"La estrategia política de ETA es un éxito, logrando rentabilizar su actividad terrorista con impunidad, poder y dinero a cambio de abandonar los
asesinatos"

“Mientras el Gobierno niega (y ha negado) una negociación evidente, pero que se ha hecho a espaldas de todos los ciudadanos y en contra de la explícita
voluntad de 7 de cada 10, ETA se felicita de que su estrategia, puesta en marcha hace dos años, es todo un éxito. Lo pueden Uds constatar en el documento de entonces "Zutik Euskal Herria"actualizado ahora en el llamado "Zutik Euskal Herria zehazten", que publica Gara: "lo obtenido en la negociación debe contribuir a fortalecer toda nuestra línea política, y en la medida en que esa línea política se fortalece también tendremos una posición negociadora más fuerte".

ETA logra impunidad, poder y dinero a cambio de “no matar” . ETA se empeña en ganar peso en España –se presentarán en las próximas generales del 20-N –
y en el ámbito internacional, como explícitamente nos cuentan en GARA.

Mientras el gobierno hace mohines, manifestándose dubitativo para ir a la Conferencia de San Sebastián que ellos mismo han organizado, de acuerdo con ETA, aglutinando a unos “mediadores internacionales” con los que han pretendido hacerlos creer que la negociación con ETA es algo requerido, exigido, por instancias ajenas al Gobierno.

Un Tribunal Constitucional presionado por el gobierno les dejó el camino expedito a los ayuntamientos (donde gobiernan a 703.000 ciudadanos vascos, más del 30 % de la población) y al Congreso de los Diputados, como veremos.

Mientras tanto, se abre paso a la llamada Conferencia de Paz de San Sebastián que se pretende que sea el prolegómeno de que ETA anuncie que abandona la violencia, como el propio portavoz del PNV, Joseba Egibar, nos anuncia. Incluso utiliza una expresión que desde el Foro Ermua habíamos denunciado desde hace más de dos años “ una preescenificación del gran anuncio". Un golpe de efecto antes de las elecciones porque ETA tiene que corresponder al Gobierno a tantos favores que le ha devuelto a la legitimidad, a las subvenciones, a la financiación … y a la impunidad.

Algún día tendrán que explicarnos a los ciudadanos porqué pretenden contentar a ETA pudiendo derrotarla, porque el Gobierno ahora tiene lo que nunca tuvieron ni Adolfo Suarez, ni Felipe Gonzalez, ni Aznar. Es un destrozo incomprensible

Asqueroso
Alfonso Ussía La Razón 16 Octubre 2011

Me parece asqueroso que se tome en serio una llamada «conferencia de paz» organizada por los amigos de los terroristas. Me parece asqueroso que el Gobierno de España no haya tratado de impedir el insulto y la farsa. Me parece aún más asqueroso que el Gobierno de España, como ha reconocido José Blanco, conociera la asistencia de los más altos dirigentes del PSE-PSOE a la ignominiosa reunión. Me parece asquerosa la actitud del «Lehendakari» López y la del inefable Jesús Eguiguren, el socialista más cercano a Batasuna. Me parece asqueroso que los que matan hablen de la paz, cuando la única paz que ellos han conseguido es la de mil tumbas en los cementerios de España. Me parece asqueroso que el PNV apoye la falacia. Me parece asqueroso que un sector de la iglesia vasca persista en su afán de establecer equivalencias entre los asesinos y sus víctimas. Me parece asqueroso que el PSOE albergue su única esperanza de recuperación electoral en un comunicado de la ETA. Todo me parece asqueroso.

Siento repugnancia por todos los políticos que están haciendo el juego a los asesinos. Siento repugnancia cuando he leído que la ETA exige honores, reconocimientos e indemnizaciones a los terroristas. Siento repugnancia cuando advierto que el PSOE no sólo no se opone a la deleznable farsa sino que manifiesta entusiasmo por ella. Siento repugnancia por la complicidad de algunos socialistas con todos los terroristas.

Me avergüenza como ciudadano español y contribuyente saqueado por la depredadora política fiscal del Gobierno, que se use el dinero público en la promoción de esta reunión indigna. Me avergüenza como ciudadano español constatar la pasividad de nuestra sociedad ante semejante recochineo con las víctimas del terrorismo, con sus familias y con sus amigos. Me avergüenza como ciudadano español que la síntesis de la perversidad se haya extendido sobre nuestras cabezas con tanta eficacia y naturalidad. Me avergüenza como ciudadano español la nacionalidad de algunos de mis compatriotas, y en concreto, de destacados dirigentes de la Izquierda.

Vomito de asco con la conferencia de esa «paz» bañada en sangre. Vomito de asco por la cobardía, o la mansedumbre o la complicidad de personas aparentemente normales ante y con los terroristas. Vomito de asco por la presencia de un grupo de gamberros extranjeros que vienen a «verificar» lo que ya está sobradamente verificado, que el terrorismo asesina y la sociedad pacífica es asesinada. Vomito de asco cuando leo que compañeros de partido de decenas de víctimas –el PSOE–, no desean la derrota de la ETA y propugnan un acuerdo en el que no haya vencedores ni vencidos. Vomito de asco con la permisividad de nuestros gobernantes con la destrucción de España. Y cuando ya no me queda nada por vomitar, siento un asco infinito, brutal e inmisericorde por todo lo que está sucediendo.

Jamás me he sentido tan engañado, tan vejado y tan herido como ahora. Jamás me he sentido tan brutalmente estafado. Jamás me he sentido tan despreciado por los irresponsables que nos gobiernan, y que ojalá, dejen de hacerlo el próximo 20 de noviembre.

Esto no es un desahogo ni un grito airado. Son las nueve de la mañana del sábado 15 de octubre, me encuentro en perfectas condiciones físicas y mentales, y escribo con serenidad. Asqueroso.

Vencedores y vencidos
El Editorial La Razón 16 Octubre 2011

El discurso oficial del candidato Rubalcaba y del PSOE mantiene que ETA se encuentra en una fase agónica y que el desenlace está próximo. Pero esa versión no se sustenta en hechos. Al contrario, la realidad de los últimos meses está marcada por un acelerado proceso en el que el entramado de la banda terrorista ha copado las mayores cotas de protagonismo de su historia reciente y un poder institucional nunca antes conocido. Por tanto, un escenario en el que los proetarras se sienten cómodos y satisfechos y las víctimas se declaran defraudadas y descorazonadas no debe ser tolerado ni celebrado por los demócratas.

La estrategia de ETA funciona con eficacia implacable, con sus movimientos tácticos que no comprometen ni la entrega de las armas ni la disolución, y es favorecida por el nacionalismo colaborador y por una parte de ese socialismo preso de urgencias electorales y complejos atávicos. Después de Bildu y de los guiños penitenciarios, camino de la legalización de Sortu y de lograr grupo parlamentario en el Congreso, la banda ha avanzado hacia la denominada «internacionalización del conflicto», una vieja aspiración que persigue deformar la naturaleza del terrorismo nacionalista vasco y dotarlo de legitimidad y representatividad. Ese cónclave de la claudicación cocinado por personas de su entorno que tendrá lugar mañana, y que servirá de altavoz del programa de ETA, supone otro paso en la consolidación de un marco propicio a la banda y contrario a la democracia. Por eso, es un gravísimo error que el Gobierno y el PSOE, lejos de mantenerse al margen y descalificar la farsa, la hayan favorecido con su presencia y su discurso.

Si existe un termómetro adecuado para calibrar el momento de la lucha antiterrorista, ése es el estado de ánimo de las víctimas. Y no puede ser más concluyente, visto el grado de desazón e indignación de un colectivo que se siente abandonado y en parte engañado por la izquierda. Aunque es cierto que en estas dos legislaturas existieron avances en el reconocimiento y atención a las víctimas, no lo es menos que los bandazos del PSOE en materia antiterrorista generaron justa desconfianza y desapego en unas personas que no encontraron en el Gobierno y en destacados representantes socialistas la cercanía y la comprensión necesarias. «Las razones del cambio» dedica hoy un pormenorizado análisis a la realidad de las víctimas, a la lucha contra ETA y a un futuro complejo que requerirá una atención política y legislativa correctora por parte del nuevo Ejecutivo. Una actuación, en suma, dirigida sobre principios clave como la derrota de ETA, un final con vencedores y vencidos sin concesiones a la banda y la aplicación estricta de la Ley hasta que todos y cada uno de los etarras paguen por sus crímenes. La dignidad del Estado de Derecho obliga a no apartarse de ese sendero.

La democracia tiene una deuda impagable con esas miles de personas que dieron lo más preciado de su existencia por la libertad y la seguridad de sus conciudadanos. Durante años vivieron olvidados y no podemos consentir que su papel sea de nuevo marginal. Las víctimas constituyen un reducto de compromiso, conciencia y memoria democráticas al que la clase política y los ciudadanos debemos escuchar y atender.

Una serpiente en la chistera
Editorial www.gaceta.es 16 Octubre 2011

Ya se lo dijo hace años Pilar Ruiz Albisu, madre de Joseba Pagazaurtundúa, a Patxi López: “Harás cosas que nos helarán la sangre”. En ello están. Y todo por un puñado de votos.

Parece claro que el PSOE necesita sacarse urgentemente un conejo de la chistera antes de las próximas elecciones generales del 20-N; las encuestas resultan tan devastadoras que amenazan, incluso, con resquebrajar la formación política y hundirla en la permanente oposición. En este caso, sin embargo, parece que el verificador Rubalcaba no planea sacarse un conejo, sino una serpiente: en concreto, un compromiso-trampa por parte de ETA de que se disolverá y entregará las armas.
Todas las partes están comenzando a colocar sus piezas encima del tablero. La banda terrorista ha montado esa farsa orwelliana llamada Conferencia de Paz para, por un lado, aparentar que estamos ante un conflicto político de trascendencia internacional y, por otro, para transmitir a las claras cuál es el precio que exige para dejar de matar: según el documento que dio a conocer ayer Batasuna, amnistía total para los presos y pensiones para los pistoleros. A su vez, el PSOE ha escenificado en dos actos su participación en esta infamante Conferencia: primero, el presidente del PSE, Jesús Eguiguren, anunció que asistiría a título particular; poco después, el PSE como partido hizo público que acudiría para vigilar que ETA verdaderamente renunciara a la violencia; como si la anterior paz sucia, el anterior proceso de rendición, no hubiese concluido en una banda terrorista reforzada y dispuesta a volver a matar en la T-4.

Por supuesto, los convidados de piedra ante tan oscuras componendas somos el conjunto de los españoles y, muy en especial, las víctimas del terrorismo etarra. Impotentes contemplamos cómo un Gobierno en tiempo de descuento, un Gobierno desacreditado en todos los frentes, un Gobierno que incluso está implicado en asuntos tan graves como el del chivatazo del bar Faisán, se muestra dispuesto a sacrificar nuestras libertades y nuestros derechos con tal de que una banda de criminales les entregue un engañoso reclamo electoral –el de la paz fingida– para sobrevivir tras el 20-N.

Porque sí, ceder ante la ETA, que es a lo que está dispuesto el PSOE, supone un ataque en toda regla contra el Estado de derecho: la humillación definitiva de las víctimas, su repugnante equiparación jurídica con los verdugos que les han arruinado la vida. Al cabo, la única satisfacción que les puede quedar a unas víctimas que, no lo olvidemos, han dado su vida por España, es que los asesinos y los colaboradores de esos asesinos cumplan íntegramente con sus penas, sin ningún tipo de gracia o beneficio penitenciario.

Eso, el elemental cumplimiento de las leyes, es justicia. Y eso es lo que ETA exige vulnerar reclamando no sólo una amnistía para los presos, sino que todos los españoles les sufraguemos una pensión a esos criminales a cambio de haber estado amenazándonos, extorsionándonos, amilanándonos e incluso matándonos durante 50 años. Y eso es lo que el PSOE, al menos en parte, parece dispuesto a conceder. De momento, en las cárceles alavesas ya se han preparado 400 celdas para ir acercando a los etarras a su tierra natal, una de las históricas reclamaciones de la banda.
Ya se lo dijo hace años Pilar Ruiz Albisu, madre de Joseba Pagazaurtundúa, a Patxi López: “Harás cosas que nos helarán la sangre”. En ello están. Y todo por un puñado de votos.

Un pacto tóxico
Aleix Vidal-Quadras www.gaceta.es 16 Octubre 2011
Es una obviedad que el pacto entre el PP vasco y el PSE carece ya de todo sentido.

La perversamente llamada Conferencia Internacional de Paz ha demostrado de forma inapelable que el Partido Socialista ha decidido utilizar el fin de ETA, real o fingido, como argumento ventajoso en la campaña electoral. Su incorporación a una mesa de diálogo con mediadores internacionales en un espectáculo organizado por la organización terrorista y sus filiales supone el descenso irreversible a los infiernos de la actual dirección del PSOE, su incorporación definitiva a la historia universal de la infamia y el cierre con broche de oprobio de una de las peores etapas de su trayectoria centenaria.

La presencia en España de pacificadores extranjeros que igualan al Estado con los criminales implica la legitimación de sus atrocidades y el falseamiento absoluto de su naturaleza intrínsecamente malvada. Con el fin de atenuar su derrota el próximo 20 de noviembre, Rubalcaba se ha ensuciado con la peor de las indignidades y ha vendido su país a la escoria más repulsiva a cambio de un hipotético puñado de votos.

En este contexto, es una obviedad fuera de toda duda que el pacto entre el PP vasco y el PSE carece ya de todo sentido. Su planteamiento inicial obedeció a una lógica impecable: los dos grandes partidos nacionales se unen para apartar del poder a los secesionistas totalitarios poniendo la unidad de la nación y la defensa de las libertades civiles por encima de diferencias ideológicas. Este enfoque noble y ejemplar ha sido dinamitado por las cúpulas del socialismo vasco y nacional con su colaboracionismo fétido con ETA y su entramado.

Por consiguiente, cada día que el acuerdo mantiene su vigencia ensucia a su parte minoritaria y la renuncia a denunciarlo hasta después de los comicios por consideraciones tácticas revela hasta qué punto el veneno etarra es poderoso.

Por la derrota real de ETA
El único final digno pasa por la disolución de la banda, la entrega de las armas, y la petición de perdón a las víctimas sin concesiones políticas
La portada de LA RAZÓN recuerda hoy los nombres de los 858 asesinados por la banda terrorista
Antonio Basagoiti La Razón 16 Octubre 2011

Si los españoles confían en el cambio que propone Mariano Rajoy, la política antiterrorista se guiará por los parámetros de la sensatez, la decencia y la eficacia. La importante iniciativa de LA RAZON de dar espacio a las razones del cambio me da la oportunidad de apuntar las claves que el Partido Popular debe desarrollar desde el Gobierno para llegar a la paz con libertad.

Sin concesiones
Acabar con ETA requiere hacerlo sin ningún tipo de concesiones, especialmente políticas. Hay que tener en cuenta que los de ETA no son sólo unos delincuentes que están en la cárcel por cometer delitos, que también, son además un grupo de fanáticos identitarios que pretenden imponer su independencia y su socialismo a la ciudadanía. Permitir que la banda terrorista obtenga algún logro por el cual lleva 50 años asesinando es una afrenta a las víctimas y es contraproducente para acabar con ella. Si ETA obtuviera lo que ha pretendido asesinando por dejar de hacerlo se estaría rematando a casi 900 víctimas mortales, y volviendo a agredir a todos los heridos y todos sus familiares. Si ETA obtuviera, aunque sea en parte, algo de lo que pretendió asesinando se estaría legitimando su actuación, y animado a que los mismos, escisiones de ellos o nuevos grupos, vuelvan a asesinar en el futuro inmediato. Sería sólo pan para hoy y hambre para mañana.

Acuerdo nacional
Para conseguir que la banda y quienes la apoyan pierdan toda esperanza de alcanzar sus metas es necesario que se mantenga el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo hasta el final. ETA mantendrá la expectativa de alcanzar logros, que es lo que le mantiene con vida, si interpreta que puede obtener ese premio dependiendo de quién gobierne. Tan es así que cuando el PSOE ha optado por otro camino, como en la negociación del proceso de Zapatero, aumentaron sus expectativas. También es necesario mantener consensos en la línea correcta entre populares y socialistas para aplicar con eficacia las medidas legales y policiales que han conseguido disminuir a ETA y demostrar que se puede acabar con ella. La ley de partidos ha sido mano de santo y debe seguir siéndolo mientras ETA exista y haya quienes defiendan sus postulados.

Pedagogía democrática
Es imprescindible que se pongan en valor marcos de convivencia como la Constitución y el Estatuto de Autonomía de Gernika que emana de ella. Se tienen que respetar las leyes e impedir atajos que alimentan el fanatismo y el victimismo de quienes amenazan las libertades.

Hay que hacer una gran labor de pedagogía para que esos sectores, numerosos en el País Vasco, y destacados en algunos ámbitos nacionales de izquierda radical, asuman conceptos democráticos esenciales como que la base de la democracia es el respeto a las normas y sus procedimientos, que todas las ideas no son defendibles, sólo las que respetan a las personas y son democráticas, que desde 1978 los ciudadanos votan libremente y ETA no es una banda romántica, que lo del País Vasco no es una guerra entre dos bandos o entre dos comunidades que se han asesinado entre ellas.

Hacen falta actitudes de concienciación hacia quienes son condescendientes con el proyecto totalitario de ETA desde los líderes institucionales y sociales porque una mezcla de estulticia y buenismo han sido útiles para justificar o respaldar el fanatismo.

La victoria de la democracia es el único fin
Por todo ello, no se puede aspirar a un empate entre la democracia y ETA. No sería justo, aumentaría la desestabilización de la democracia, y como he dicho antes quedaría abierta la puerta a que ese grupo u otros utilicen el terrorismo y la imposición para alcanzar fines.

Además se ha demostrado que con ETA se puede acabar. La eficacia policial, la exigencia judicial, el ejemplo de las víctimas y acuerdos como el pacto antiterrorista, cuando ha funcionado, han colocado a ETA contra las cuerdas.

El PP tiene esperanza en acabar con el terrorismo. Cuando las cosas se hacen bien, funcionan. Mariano Rajoy tiene claro que el único fin es la derrota del proyecto de ETA. Y no vamos a parar hasta conseguir que la democracia venza a la dictadura, los españoles lo necesitan y sobre todo se lo merecen. Se puede y se debe.

Presidente del PP vasco

La conferencia de la nada
Rubén MÚGICA La Razón 16 Octubre 2011

Pertenezco a la generación de vascos que ya de niño sabía que una banda asesinaba bajo el nombre de ETA; pocas cosas más he conocido de mi tierra, Euskadi, y supongo que vecinos míos, de mi misma generación, oyeron repetidamente durante años que lo de ETA y la violencia eran cosas de vascos, y que éramos los vascos quienes teníamos que solucionarlo.

Tal era, en realidad, el ideario del nacionalismo vasco, tan dado a mirarse el ombligo que incluso pensaba que el crimen y el final del crimen eran patrimonios propios e inalcanzables para extraños; al nacionalismo vasco le resultaba cómodo su ombligo, pues las leyes matemáticas vascas decían que siempre eran otros los que ponían la nuca.

Los tiempos han cambiado, y ese mismo nacionalismo vasco, incluidos los criminales, nos dice hoy que una cosa llamada «paz» depende de un tal Brian Currin, que vive nada menos que en Suráfrica; lo que no cuentan del tal Currin es que, como profesional de una pompa llamada «resolución de conflictos», no sabe si Euskadi está al norte de Polonia o al sur de Guatemala, y que además cobra un dineral por sermonear sobre cómo deben organizar su vida los demás.

El tal Currin y otros telepredicadores con pasaporte se reunirán el lunes en San Sebastián, y nos dirán a los españoles cómo debemos organizar nuestra democracia y nuestra convivencia. Harán bien el trabajo por el que bien cobran, y nos dirán que el final de ETA requiere que el Estado se conforme con empatar con los criminales; que nuestra democracia debe renunciar a la derrota de los pistoleros; que hay un punto de equilibrio entre asesinos y asesinados.

Sería fácil desmontar el embuste, pero a la trampa se ha sumado la dirección de los socialistas orgánicos vascos, que hablan mucho de «paz», pero todavía no han explicado dónde está la guerra para la que quieren tanta «paz»; rechazaron la «paz» de Franco, pero se abrazan a la «paz» de ETA.

Los charlatanes terminarán su trabajo el lunes, y a las víctimas del terrorismo nos quedará seguir narrando que nunca hubo guerra ni conflicto, sino persecución criminal perpetrada por los últimos nazis de Europa; nazis por violentos, nazis por racistas, nazis por totalitarios.

LAS VÍCTIMAS EXIGEN JUSTICIA
La mentira del proceso de paz.
Daniel PORTERO La Razón 16 Octubre 2011

Alfonso Sánchez se salvó de milagro. Aún conserva la gorra del día del atentado. José Marco, guarda el reloj que quedó parado a la hora del atentado

Me encontré a Manuel Pardines en Malpica (Galicia). Hermano de la segunda víctima de ETA, Antonio Pardines, guardia civil asesinado a bocajarro por Txabi Etxebarrieta en 1968. Le conté que también había sufrido el atentado de mi padre, en el año 2000. Manuel había sido alcalde de Malpica y su hermano Antonio tiene un callejoncito con su nombre. Muy estrecho si lo comparamos con lo que fue la calle Txabi y Joseba Etxebarrieta, situada en Lejona (Vizcaya). Cuando me encontré a Manuel en 2008, lo último que le dije es que me encargaría personalmente de que el asesino de su hermano se quedara sin calle alguna, ya que me manifestó con desagrado cómo era posible que esa situación se repitiera en el País Vasco. Le respondí que allí sólo habían gobernado proetarras o gente que se escondía cuando ETA mataba.

Pero le dije que seguramente gobernaría en poco tiempo el PSE con ayuda del PP y que podrían cambiar las cosas. Así que nos despedimos, y 3 años después le puedo decir a Manuel Pardines que la calle con el nombre del asesino de su hermano ya desapareció, pero que el cambio con el nuevo Gobierno socialista de Patxi López es mentira. No hay mayor traición a las víctimas que ver cómo actúa Patxi López y su Gobierno.

Desde el apoyo explícito al acercamiento de presos de ETA al País Vasco hasta el hecho de asistir a las falsas y traicioneras conferencias de paz sobre el supuesto «fin del conflicto vasco», no me queda mas remedio que decirle al PP vasco que se acabó. Se acabó el apoyo a los que tímidamente hacen gestos hacia las víctimas del terrorismo mientras negocian un asiento en la supuesta conferencia de paz. Se acabó apoyar a un PSOE en caída libre que lo único que quiere es rentabilizar la lucha contra ETA de los últimos años y de cara a las próximas elecciones generales. Se acabó sacrificar a una persona como Antonio Basagoiti, que sí sabe lo que es el dolor de las víctimas y por ello se pretende que sea un mártir de la política antinacionalista contra el PNV. Se acabó tragar sapos y culebras por los errores y fiascos del PSOE que no tienen ni ética ni moral y donde cualquier camino para conseguir el objetivo es válido. Se acabó el decir que Pérez Rubalcaba es el que más daño ha hecho a ETA cuando todos sabemos que la organización terrorista «pasa» del ex ministro de Interior y ya sólo piensa en el PP y de lo que vayan a hacer en materia antiterrorista el futuro gobierno. Se acabó de que por el bien de España y el País Vasco, el PP dé su apoyo al PSOE para que el PNV no gobierne cuando Patxi López «ahorcó» a Nicolás Redondo sólo por tener el apoyo del PP para gobernar. El 20-N está a la vuelta de la esquina. Rajoy puede llegar al Gobierno y las víctimas estaremos expectantes sobre las medidas que vaya a adoptar. Lo que es absolutamente necesario es que haya vencedores y vencidos. Vencedores, los que hemos pasado por el calvario etarra, los que hemos perdido familiares, piernas, brazos, dedos, orejas, visión, audición, tacto, etcétera. Ésos somos los vencedores, frente a unos que deben perder su vida porque una sentencia judicial dice que deben permanecer 40 años en la cárcel, pagar la responsabilidad civil, pedir perdón a sus víctimas o familiares de las mismas por haberles destrozado la vida, renunciar a ETA y su historia, porque nunca tuvo sentido y porque se equivocaron cuando eligieron el camino de las armas. Del PP esperamos mucho las víctimas, pero no que se enroque en la mala política antiterrorista del PSOE. No se puede ceder a ETA sin que ésta se haya disuelto o desaparecido. No se puede dejar que Bildu esté en las instituciones sin que ETA esté fuera, que haya abandonado la lucha armada y entregado sus armas. Mientras eso no ocurra, ETA-Batasuna no puede jugar la liga de los políticos a través de sus marcas publicitarias: Bildu o Amaiur.

El Partido Popular debe ilegalizar a Bildu y Amaiur nada más comenzar la legislatura, porque el juego democrático no se construye destruyendo la memoria de los asesinados, la memoria de Miguel Ángel Blanco, por quien un gobierno al completo no cedió a lo que hoy sí se cede, el acercamiento de presos etarras al País Vasco; porque un gobierno no cedió a la equiparación de víctimas de uno y otro lado, cuando unos eran ciudadanos normales y otros asesinos en potencia. El PP es visto por muchos españoles como la esperanza de un cambio. Las víctimas, también, y estaremos atentas a ello.

Presidente de Dignidad y Justicia

El aquelarre de San Sebastián
Luis del Pino  Libertad Digital  16 Octubre 2011

Editorial del programa Sin Complejos del domingo 16/10/2011

En la creación de la Leyenda Negra sobre nuestro país ha tenido una gran influencia la famosa Inquisición española o Tribunal del Santo Oficio, institución fundada en España en 1478 por los Reyes Católicos para combatir la herejía y que no sería abolida definitivamente hasta 1834, durante el reinado de Isabel II. Aunque, en la práctica, la institución había entrado en decadencia hacía ya mucho, a mediados del siglo XVIII.

En realidad, hay que decir que la Inquisición no fue una creación española, sino que nació trescientos años antes de que la introdujeran en España los Reyes Católicos. Una bula del Papa Lucio III la creó en 1184 en Francia, como manera de combatir la herejía de los cátaros.

Tampoco es cierto que las actividades de la Inquisición española fueran más generalizadas, más injustas o más crueles e inhumanas que las practicadas en otros países europeos por la misma época. De hecho, sucede justo lo contrario: precisamente por su carácter institucional, las garantías procesales eran mayores en los Tribunales de la Inquisición que en los "tribunales" ad-hoc creados para combatir la herejía o la hechicería en muchos países centroeuropeos. Y, por ejemplo, los procedimientos del Tribunal de la Inquisición prohibían expresamente muchas formas de tortura que, sin embargo, se practicaban en otros países europeos con carácter habitual.

Y las cifras son muy claras. Según los historiadores modernos de la Inquisición española - desde los americanos Lea y Haliczer al francés Dedieu, pasando por el danés Henningsen o los españoles Contreras y García Cárcel - el número total de ajusticiados por la Inquisición Española a lo largo de sus tres siglos y medio de existencia fue de entre 3.000 y 5.000 personas. En esa misma época - según Brian Levack, uno de los principales expertos en la historia de la caza de brujas en Europa - en los países centroeuropeos se quemó en la hoguera a unas 60.000 personas acusadas de brujería. Y ahí no estamos incluyendo a los ajusticiados por herejía. Como ejemplo, solo en el cantón suizo de Vaud se quemó en la hoguera por brujería casi a tanta gente como la Inquisición en toda su Historia.

Pero más que las cifras absolutas, quizá sean las relativas las que mejor permiten comparar la actividad del Tribunal de la Inquisición con las prácticas de otros países. Mientras que en España tan sólo fueron condenados a muerte entre el 2% y el 3% de todos los procesados por el Tribunal de la Inquisición, en los procesos por brujería europeos el porcentaje de condenas a morir en la hoguera estaba en torno al 50%. En algunas zonas, como el cantón suizo antes citado, ese porcentaje fue del 90%.

De hecho, en España la actividad de la Inquisición se centró fundamentalmente en las conductas heréticas y - a diferencia de otros países europeos - no existieron apenas procesos por brujería. El más famoso de los procesos por brujería en España es, sin ninguna duda, el de las brujas de Zugarramurdi, celebrado en 1610 y en cuyas actas se puede ver, por ejemplo, cómo algunos de los propios inquisidores eran los primeros en considerar que todas aquellas historias de brujas eran una solemne memez y que las confesiones de las acusadas de brujería no eran más que delirios absurdos de gente inculta y muy impresionable. De hecho, a uno de los inquisidores de aquel proceso, Alonso de Salazar, le llegaron a poner el mote de "el defensor de las brujas", por su obstinación a la hora de defender la inocencia de aquellas pobres mujeres y hombres. Sea como sea, lo cierto es que de los más de 300 encausados en aquel proceso, sólo 11 serían condenados a muerte. Y ya no volvió a haber en España más procesos por brujería.

Hay una palabra española que seguro que todos ustedes han utilizado alguna vez y que tiene su origen, precisamente, en aquel proceso contra las brujas de Zugarramurdi: la palabra aquelarre, con la que designamos a una reunión de brujas o a cualquier otro tipo de reunión similarmente siniestra.

"Akelarre" era el nombre del prado situado delante de una cueva de la localidad navarra de Zugarramurdi en la que las pretendidas brujas se reunían de noche para sus rituales. En aquel prado, decían aquellas mujeres, era donde se les aparecía el diablo y donde se dejaban poseer por él.

Viene todo esto a cuento de que mañana se va a celebrar en San Sebastián un acto de exaltación proetarra al que han denominado "Conferencia de Paz" y que no es otra cosa que un verdadero aquelarre, en el más estricto sentido del término, puesto que allí se darán cita diversos aprendices de brujo con algunos servidores del mal, tratando de escenificar una liturgia sangrienta. Todo con el fin de invocar al diablo etarra y conseguir de él alguna declaración que les permita convertir en dinero y en poder político la sangre derramada por tantas víctimas del terrorismo.

Aunque, al igual que en caso de las brujas de Zugarramurdi, lo único que en realidad demuestra ese aquelarre es el delirio y la pérdida de contacto con la realidad de quienes en él participan.

Ni la sociedad española ha dejado de considerar asesinos a los miembros de ETA y a quienes los apoyan; ni las escenificaciones de falsos procesos de paz van a otorgar a nadie ni un solo voto, excepto a los propios proetarras; ni toda la propaganda del mundo puede ocultar que quien mañana se rinde no es la banda terrorista, sino el estado de derecho.

Y espero que los españoles tomen buena nota de lo que mañana pase y que emitan masivamente su condena en el tribunal de las urnas.

Por cierto, la palabra "akelarre" significa en vasco, textualmente, "prado del cabrón".

Prado, no sé si habrá alguno en las inmediaciones del lugar de reunión de esa pretendida conferencia de paz. Pero de los animales que daban nombre a aquel prado denominado Akelarre, estoy seguro de que mañana habrá bastantes alrededor de la mesa.

HÉROES ANÓNIMOS
Los que sí buscan la paz
 La Razón 16 Octubre 2011

Los Guardias Civiles se juegan la vida por defender la libertad y la seguridad de los españoles

Héroes anónimos que día a día arriesgan sus vidas por evitar que las de los demás terminen a manos de ETA. Familiares muertos en atentados contra sus cuarteles, rutina de mirar debajo del coche por si pudiera ser la última mañana en arrancarlo... La Guardia Civil ya ha perdido un total de 209 agentes, de los que 195 eran activos y 14 retirados, asesinados por la banda terrorista. Se sienten víctimas. Y no sólo de ETA. Consideran un «insulto» a su labor las «Conferencias de paz» o la representación de Bildu en las instituciones. Piden un cambio que haga justicia.

Antonio Salvá La Razón Padre de la última víctima de ETA y candidato del PP al Senado por Gupúzcoa
«Me han traicionado jueces y políticos»

Aún recuerdo cuando mi hijo, tiempo antes del atentado, sufrió un accidente de moto y estuvo en coma 23 días. Entonces el neurocirujano no nos dio muchas esperanzas, pero gracias a sus hermanos y a los médicos salió del coma. El médico de la Guardia Civil decidió tras su recuperación darle un destino sin armas, y su destino fue Palma. El 30 de julio de 2009 nosotros pasamos de la esperanza al asesinato. A partir de ese día mi vida cambió completamente. Aunque tengo otros seis hijos, algo así marca para siempre. En estos dos años me he sentido traicionado por los que tenían que a ver (haber) velado por nosotros, por jueces y políticos. Desde entonces he sabido lo que es ser víctima. Me siento víctima de sentencias y de errores judiciales, de decisiones políticas. Víctima de aquellos que decidieron que Bildu era legal. Por todo ello he decidido presentarme en una lista electoral por Guipúzcoa, para que todos puedan escuchar mi voz. Agradezco mucho al PP que me haya permitido estar en la lista por el Senado como independiente, para así poder dar testimonio y que los vascos puedan ver lo que realmente es una víctima. Sí el mundo abertzale no cambia su forma de pensar, ETA seguirá siempre. Por eso no veo un futuro propicio con una pronta solución. Bildu se está creciendo políticamente y el Gobierno además les deja. Espero que si el Partido Popular llega al Gobierno toda esta situación cambie. Que cambie sobretodo la lucha en la justicia y sus decisiones. Que la justicia pueda ser lo más independiente posible. Que se aplique la ley de partidos en toda su exactitud, porque esta gente no rechaza la violencia ni la ha condenado ni la condena, sino todo lo contrario, todavía apoya a los presos de ETA. El fin de la banda armada llegará cuando dejen las armas, y lo más importante, cuando anuncien su disolución, no puede existir una escisión que diga que siga, porque será una trampa. Pero ante todo tienen que pedirnos perdón. Sino es así, esto seguirá. Ojalá los terroristas nos pida algún día perdón. Aunque creo que nunca llegará ese día.

Miguel Ángel Alambiaga. La Razón
Guardia civil retirado. Sufrió un atentado el 26 de junio de 1989 en Llodio (Álava)
«Nos podían matar en cualquier parte»

Mi primer destino fue Irún. Estando allí, ya atentaron contra el acuartelamiento del que fuera mi destino, Llodio. El pabellón (vivienda) que estaba preparando para mi futura familia resultó seriamente dañado y me cuestioné si debía seguir con los planes de boda. Al final nos casamos en noviembre. Durante los siguientes meses no podíamos salir al pueblo, a mi mujer (y a todas) en los supermercados les hacían el vacío cuando había un atentado; en la ikastola, los niños lo celebraban con sus maestros, incluso nos fuimos de un bar porque nos empujaron. El día a día era terrible. ¿Dónde salir a pasear?, ¿dónde darle un abrazo a tu pareja fuera del cuartel?. Podía salir, pero ¿y si te ponían una bomba lapa en los bajos del vehículo?, ¿y si el ir a comprar el pan significaba que era tu última compra?. Eso sin hablar de cuando salías de servicio, ¡Cuántas patrullas se han «comido» un atentado destinado al acuartelamiento! Aquello era una ensalada de asesinos, y si con ellos no era suficiente, siempre estaban sus cachorros para quemarte el coche o darte una paliza. En el servicio todo era posible; podían estar esperándote en cualquier sitio.

A un compañero lo esperaron en lo alto de un túnel de una autopista; en el mismo cuartel tampoco estábamos seguros… Desde la plaza de Llodio dispararon varios misiles contra nuestra sede o emplearon el alcantarillado del pueblo para desplazar la bomba de 500 kilos que pusieron en el cuartel y que acabó convirtiéndose en mi atentado. Nuestras parejas se quedaban angustiadas en casa, sin saber nada sobre nosotros hasta que regresábamos al cuartel; entonces no existían los móviles. La radio era lo único… Siempre con ella puesta, preguntando a los que cubrían las puertas del cuartel si había alguna novedad. Así que como guardia civil sólo puedo decir que es una provocación, un insulto que hablen de conferencias de Paz e intenten involucrar a mediadores internacionales. Al menos debemos evitar que los asesinos tengan más derechos que nosotras, las víctimas. ¿Tendremos que asistir a que al final ellos «queden cómo las víctimas» y nosotros como los verdugos?

Los proetarras agradecen el trabajo de los mediadores

Raúl González Zorrilla Periodista Digital 16 Octubre 2011

En un documento interno al que ha tenido acceso Euskadi Información Global, y que publicamos en su integridad, los proetarras agradecen el importante “compromiso” mantenido por los mediadores internacionales comprados por Lokarri.

Los proetarras agradecen en sus comunicaciones internas el importante “compromiso” mantenido por los mediadores internacionales comprados por Lokarri
En el documento que marca su estrategia para los próximos años, los voceros de los asesinos también alaban la labor criminal llevada a cabo por ETA a lo largo de las últimas décadas

EIG. Redacción. San Sebastián.
La autodenominada izquierda abertzale ha elaborado un documento de estrategia política futura, denominado “Concretando Zutik Euskal Herria”, en el que los proetarras afirman, entre otras cosas, haber ganado “la batalla de la credibilidad” y en el que señalan que los resultados de las elecciones municipales y forales en Álava, Guipúzcoa y Navarra les han demostrado que van por el buen camino. “Además de romper el aislamiento, hemos conseguido reunir las fuerzas de miles y miles de ciudadanos y ciudadanas. Parece mentira cuánto hemos avanzado en poco meses, dónde y cómo estábamos y dónde y cómo estamos, pero está claro que lo hemos conseguido con el esfuerzo de todos y todas. Ahora no hay ningún precipicio ante nuestros ojos”.

Los voceros de los criminales comienzan su análisis dando gracias por la labor asesina que ETA ha llevado a cabo en los últimos años y reconociendo que la situación de la que disfrutan actualmente no sería posible “sin las condiciones políticas creadas por los cincuenta años de lucha anteriores. Hoy en día, nuestra reflexión sigue teniendo la misma base. Los cincuenta años de lucha han llevado al fracaso al marco jurídico-político que nació para conseguir asimilación de Euskal Herria. En las últimas décadas, hemos conseguido que el deseo de soberanía en Euska Herria en vez de desaparecer sea cada vez más amplio.”

Los proetarras también tiene palabras de reconocimiento para los “pacificadores” que Lokarri ha traído al País Vasco. “Los agentes internacionales ha participado en el proceso de resolución del conflicto, empezando por la Declaración de Bruselas hasta la creación de la Comisión Internacional de Verificación, y han demostrado una y otra vez su compromiso para ayudar en ello. (…) El Grupo Internacional de Contacto, cuyo objetivo es promover el diálogo y la negociación entre los agentes políticos de Euskal Herria y el Grupo Internacional de Verificación, cuyo objetivo es verificar la tregua de ETA, al menos, son iniciativas suyas”.

“Concretando Zutik Euskal Herria” señala que es necesario construir un “acuerdo democrático” que una a “todas las culturas políticas”. En el texto, la autodenominada Izquierda Abertzale añade que, una vez formalizado este paso, lo acordado se sometería al refrendo de la sociedad vasca y se plantearía a los Estados español y francés como una oferta de “solución al conflicto político”, con el fin de que ésta fuera “reconocida» y respetada”. En el caso probable de que los gobiernos de España y Francia rechazaran su propuesta, los voceros de los terroristas apuestan por seguir dando pasos unilateralmente que podrían llegar incluso hasta una “declaración de independencia unilateral”.



Recortes de Prensa   Página Inicial