AGLI

Recortes de Prensa   Sábado 22 Octubre 2011

 

ETA es una banda terrorista, no un movimiento separatista
Homenaje de Intereconomía a las víctimas de ETA
 www.gaceta.es  22 Octubre 2011

ETA es una banda terrorista. No es un movimiento de liberación nacional como les gusta llamarse, ni un grupo separatista como lo califica determinada
prensa internacional. Explicar esa gran diferencia es el pequeño homenaje que Intereconomía rinde a las víctimas.

ETA es una banda terrorista que durante los últimos 52 años ha asesinado a 858 personas. Policías, guardias civiles, políticos o personas anónimas, entre las
que se encuentran más de 25 niños.

La banda terrorista desde su nacimientos busca la creación de un estado de ideología marxista que estaría integrado por el País Vasco, el País Vasco frances
y Navarra.

Aunque la prensa internacional trata a ETA como un 'grupo separatista', esta definición no se corresponde con la realidad vasca. La banda terroristga ha
tratado siempre de lograr el reconocimiento internacional como movimiento de liberación nacional como si la relación de España con el País Vasco fuera la de
una potencia colonizadora y los vascos demandaran el derecho de autodeterminación para acabar con esa situación, basándose en unos pretendidos derecfhos
históricos que son un falseamiento de la realidad y de la Historia. .

Nada más lejos de la realidad. Para acabar con esta situación el ex ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja convocó en su día a la sede de su Ministerio a
los corresponsales de la prensa extranjera acreditados en España para explicarles la realidad de ETA. El intento, sin embargo, no tuvo el resultado deseado
por cuanto los medios de comunicación extranjeros siguieron aplicando el 'libro de estilo' de sus redacciones y continuaron calificando a ETA como
'movimiento separatista. Y así hasta ahora.

Y en poco ha contribuido la pantomima de la Conferencia Internacional de Paz, celebrada en el palacio de Ayete de San Sebastián, para cambiar la percepción
de que ETA es una organización terrorista. Las personalidades internacionales que asistieron a la reunión, que no tenían ni puñetera idea" -en palabras del
portavoz del PP; Esteban González Pons-, de lo que ha ocurrido en el País Vasco, calificaron la situación que se vive en el País Vasco y en toda España por
la amenazas de ETA contra los demócratas, como 'el último conflicto armado' de Europa, como si las víctimas del terrorismo hubieran muerto en una contienda
bélica, y no por los atentados de una banda de carácter marxista y totalitaria que desprecia las libertades .

¡Viva España!
El antídoto a la confusión, el relativismo y la hipocresía es el refuerzo del patriotismo.
Enrique de Diego  www.gaceta.es  22 Octubre 2011

La banda socialista terrorista decide el cese definitivo de la “actividad armada”, del asesinato, siempre y cuando se abra un diálogo con los Gobiernos de
España y Francia. El objetivo es la independencia en un sentido totalitario: un escenario en el que las víctimas se incrementarían exponencialmente. ETA ni
pide perdón ni entrega armas ni cede en ese objetivo intolerable.

Decía George Orwell que hay veces en las que se hace preciso defender lo obvio, y esta es una de ellas. No es que no haya nada nuevo bajo el sol, sino que se
pretende entrar en una nueva etapa del proceso totalitario, tras haber sometido al Gobierno de España a la sumisión, después de haber calcinado al servil
Tribunal Constitucional y de haber achicharrado al partido socialista, que en Vascongadas está haciendo un proceso de transferencia de legitimidad socialista
desde sus filas a las del frente político del terrorismo, tan curioso y abyecto como suicida. La hoja de ruta se cumple al milímetro en alianza PSOE-ETA:
demasiado previsible y evidente la mascarada. Excesiva tibieza y debilidad en la reacción del PP que parece creerse esa hoja de ruta.

Ahora veremos todo lo que han pactado la banda socialista PSOE y la banda socialista terrorista ETA. Todo lo que ha cedido el PSOE. Ya ha sido mucho
previamente: con ETA en las instituciones, con chivatazo, con excarcelaciones. Por descontado, acercamiento masivo de etarras a cárceles vascas. No será la
única medida que nos helará la sangre, en esta traición alelada, que se vende con ínfulas históricas e historicistas.

Es momento para el recuerdo emocionado a todos los patriotas asesinados por la banda socialista terrorista. También al esfuerzo arriesgado y eficaz del
Cuerpo Nacional de Policía y, especialmente, de la Guardia Civil, vanguardia en la lucha contra el terror. En estos tiempos de confusión, de extremo
relativismo, de hipocresía y síndrome de Estocolmo, el antídoto es reforzar el patriotismo. ¡Viva España!

Las condiciones las pone el Estado de Derecho
EDITORIAL Libertad Digital  22 Octubre 2011

No es la primera vez que un comunicado de ETA es recibido con irreflexivo alborozo. TVE llegó a retransmitir las doce campanadas con las que los relojes del
País Vasco marcaban el inicio de aquel "alto el fuego permanente" que acabó con el atentado de Barajas. Ahora muchos han escuchado "cese definitivo de la
violencia" y se han parado ahí: prefieren olvidar cómo han acabado comunicados anteriores que en su día les parecieron igualmente terminantes y, sobre todo,
prefieren obviar las condiciones que pone en su comunicado, que incluyen esa negociación con España y Francia.

En muchos casos esa ceguera está producida por la comprensible esperanza de vivir en una España libre de la amenaza del terrorismo independentista vasco.
Pero no cabe poner esa excusa cuando se tiene un mínimo de responsabilidad pública. Hemos pasado por demasiadas treguas que no eran más que una trampa como
para no exigir algo más que este comunicado para hablar del fin de ETA. Sólo cuando la banda anuncie su disolución y su voluntad de entregar las armas
debería la clase política española expresarse como lo han hecho Zapatero, Rajoy, Rubalcaba o Patxi López. No antes.

No es la banda terrorista la que impone condiciones para su desaparición al Estado español, democrático y de Derecho, sino al revés. Aunque se decidiera
cometer la injusticia de ser generosos con los verdugos y, por tanto, crueles con las víctimas, nunca se debería plantear siquiera esa posibilidad antes de
que ETA anunciara su disolución y la entrega de las armas. Se entiende que los socialistas, siempre tan comprometidos con la "salida negociada al conflicto",
hayan preferido pasar ese detalle por alto, pero del líder del PP cabría esperar que al menos explicara que ETA no ha puesto fin al terrorismo este 20 de
octubre.

Con todo, quizá lo peor de la reacción política al comunicado ha sido la falta de respeto con que han tratado a las víctimas. No olvidemos que han sido ellas
quienes han sufrido de verdad, en primera persona, el zarpazo del terror, y son ellas las únicas legitimadas, en última instancia, para perdonar a sus
verdugos. Ese es el trato implícito en todo Estado de Derecho: renunciamos a tomarnos la justicia por su mano porque las instituciones se comprometen a
castigar al delincuente. El Estado no tiene derecho a romper ese compromiso. De ahí que la opinión de las víctimas sea la más importante.

Sin embargo, los políticos han optado por dedicarles un cariñoso recuerdo, darles una palmada en la espalda e ignorar por completo lo que tengan que decir.
Su voz ha sido ignorada, cuando es su voz la única que debería ser escuchada. Por eso debería ser obligado acudir a la concentración del próximo sábado 29 de
octubre. Es una obligación ciudadana ayudar a que la voz de las víctimas se escuche allí donde quieren silenciarla.

Comunicado
Una profunda tristeza
Ana Iríbar Libertad Digital  22 Octubre 2011

Cuando he conocido la noticia del más reciente comunicado de ETA he sentido, para empezar, una profunda tristeza. Al parecer ETA va a dejar de matarnos.
Después, eso sí, de haber amenazado, torturado, secuestrado, asesinado, extorsionado a una parte importante de la sociedad vasca, casualmente la no
nacionalista. Siento vértigo, una náusea que me lleva a pensar que este comunicado llega tarde, demasiado tarde, para Gregorio Ordóñez y los cientos y
cientos de asesinados por ETA. Me produce una absoluta desconfianza ver la foto de tres encapuchados con chapela que nos dicen que no van a matar más. Cuando
lo que algunas queremos es la rendición incondicional de ETA, no su reincorporación a la vida política. Porque aunque ETA no lo reconozca en su comunicado,
han asesinado para imponer su proyecto político, han liquidado a sus rivales políticos, como hicieron con Gregorio Ordóñez. Ahora ellos ocupan el poder,
sobre la tumba de cientos de asesinados, sin declaración alguna de culpa ni condena por el sufrimiento causado.

Siento una inmensa preocupación al escuchar a nuestros responsables políticos, al propio presidente del gobierno, o al responsable de la oposición y
previsible futuro recambio para este país. Me preocupa pensar qué va a pasar con los terroristas que cumplen condena. Pienso en los más de 200 casos de
asesinatos terroristas sin juicio. Me preocupa que con una simple petición de perdón, el terrorista que ha asesinado pueda salir de la cárcel, que los casos
pendientes prescriban de pronto, que el viento arrastre archivos y audiencias. Que entren en el mismo saco víctimas y verdugos, para dar coherencia al
indecente relato del "conflicto", a la versión de los dos bandos enfrentados. De que todos hemos sufrido. Es mentira.

Que perdone el que quiera perdonar, que traicione el que quiera darle la victoria a ETA.

Pero yo sentiré la misma compasión que tuvo el terrorista que empuñó su pistola contra la nuca inocente de Gregorio Ordóñez.

Ana Iríbar es viuda de Gregorio Ordóñez, asesinado por la banda terrorista ETA el 23 de enero de 1995.

Comunicado
No les debemos nada
Teresa Jiménez Becerril Libertad Digital  22 Octubre 2011

Lo que deberíamos grabarmos todos en la mente, porque en el corazón ya lo llevamos grabado desde que vimos morir a tantos españoles a manos de ETA, es que
son ellos los que nos deben mucho a nosotros y no al contrario como parecen demostrar los hechos.

Palabras se dirán muchas en estos días pero lo importante es lo que hagamos, porque hemos visto al Gobierno hacer lo contrario de lo que decía y la
desconfianza hacia quienes debían velar por la Constitución y por el Derecho en España es total.

Creo que son muchos los españoles que no saben lo que creer, por eso no hay júbilo por las calles. Nadie está celebrando nada y sería muy significativo y una
mala noticia que quienes celebrasen fueran ETA y su mundo, porque entonces querría decir que nos llevan ventaja en este triste y largo camino hacia un final
del terrorismo, deseado pero no comprado a precio de saldo.

Está claro que ETA ha ganado mucho pero no todo y eso es lo que ahora nos pedirán, como premio final a su trayectoria de asesinatos, extorsiones, secuestros
y terror. Querrán una amnistia y la independencia. Y es ahí donde tenemos que poner un muro tan alto que ni con la ayuda de mediadores, ni con declaraciones
de líderes internacionales, ni con los apoyos políticos internos, ni con nada de nada, puedan saltar. Y si lo saltan, nos encontrarán abajo, reclamando la
Justicia que merecemos, porque yo me niego, repito, me niego, a que las generaciones futuras desconozcan que mi hermano Alberto Jiménez-Becerril, su mujer
Ascen y tantos otros eran mucho mejores que quienes los asesinaron.

Es triste que en esta España nuestra tengamos que pasarnos el día repitiendo lo obvio, pero es que años de mentiras, de deshonor, de borrar las líneas entre
el bien y el mal y de desprecio a la Justicia, nos están convirtiendo en lo que no debemos ser. ¿O es que vamos a pasar a la Historia por cobardes, injustos
y acomodados? No, conozco a muchos que prefieren seguir alzando la voz y que no le tienen miedo a ETA, o si se lo tienen, se lo tragan. Lo dicho, NO A LA
IMPUNIDAD y a defender lo que nos toca, que no es otra cosa que ver a los asesinos de los nuestros entre rejas hasta que cumplan íntegramente sus condenas.
Teresa Jiménez Becerril es eurodiputada por el PP y hermana de Alberto Jiménez Becerril, asesinado junto a su esposa Ascensión García Ortiz por la banda
terrorista ETA.

Comunicado
España en la encrucijada
Juan de Dios Dávila Libertad Digital  22 Octubre 2011

Hoy la mentira, la cobardía, la superficialidad y la maldad son las principales fuerzas que mueven la política española.

Es mentira que tras el comunicado de la banda terrorista ETA, los españoles puedan estar optimistas y alegres por el fin de la banda nacionalista, salvo para
aquellos que quieran vivir en esclavitud. ¿Qué razones me llevan a esta afirmación rotunda tras leer el comunicado de la banda nacionalista? Básicamente, las
siguientes:

Porque ETA considera que su actividad terrorista es la que permite sentarse a negociar nuevamente. Por tanto, justifica el uso del terrorismo, y si lo
justifica, en cualquier momento podrá volver a emplearlo.

"La lucha de largos años ha creado esta oportunidad" (*).

Porque ETA agradece y honra a los asesinos, al reconocer en ellos y en sus asesinatos los protagonistas que han permitido esta nueva situación de
negociación. Por tanto, buscarán un lugar preeminente para ellos mostrándolos como ciudadanos ejemplares, cuando son sencillamente unos asesinos.

"No ha sido un camino fácil. La crudeza de la lucha se ha llevado a muchas compañeras y compañeros para siempre. Otros están sufriendo la cárcel o el exilio.
Para ellos y ellas nuestro reconocimiento y más sentido homenaje" (*).

Porque ETA lejos de desaparecer quiere convertirse en el protagonista de la negociación con el gobierno español y francés, y siento recordar a D. Alfredo
Pérez Rubalcaba y a D. Mariano Rajoy que ETA no es una organización caritativa, sino una organización terrorista.

"ETA hace un llamamiento a los gobiernos de España y Francia para abrir un proceso de diálogo directo que tenga por objetivo la resolución de las
consecuencias del conflicto y, así, la superación de la confrontación armada" (*).

Por tanto, ¿dónde se encuentra la frase en el comunicado que hace pensar a Rubalcaba y a Rajoy que se ha iniciado el fin de ETA? Creo que debe ser esta: "ETA
ha decidido el cese definitivo de su actividad armada" (*).

Pero, ¿cómo va a hacer un cese definitivo de su actividad "armada" cuando su esencia es el terrorismo, y como organización no sólo no desaparecen, sino que
además quieren ser los interlocutores directos con el gobierno español y francés? Es como pretender que alguien nos diga que nos va a tirar una jarra de
agua, pero de agua que no moja...

Por todo esto, cuando tanto Rubalcaba como Rajoy y demás comparsa mediática, nos dan a entender que es el final de ETA, afirmo que mienten, porque ETA en su comunicado dice literalmente que serán de hecho el interlocutor principal con los gobiernos español y francés.

Es tiempo de cobardía, porque ante la campaña mediática realizada por ETA y por Rubalcaba, el señor Rajoy no se atreve a explicar lo que el comunicado etarra
dice y por tanto dar su opinión sobre ello. Porque no se atreven a denunciar, y sobre todo a impedir, el proyecto de ruptura liderado por ETA y apoyado por
los sectores dominantes del PSOE.

Es tiempo de superficialidad, porque hay un número importante de líderes de opinión, empresariales, culturales, políticos y sociales, que no terminan de
darse cuenta que "España es un bien moral" y que es necesaria para el bien común de los españoles. Porque estos "líderes" no se dan cuenta de que quien ha
llegado al poder mediante el asesinato, se mantendrá en el poder asesinando también, si es necesario.

Es tiempo de maldad, porque ETA, el nacionalismo y señalados socialistas, no fundan sus acciones en la verdad y en el bien común, sino que por el contrario,
la mentira, la avaricia y el afán de dominio son los pilares de su actuación. Y lo que es más grave, esas personas nos gobiernan.

Me atrevo a exponer que los próximos pasos serán los siguientes:
D. Mariano Rajoy será próximo presidente de España y no ilegalizará Bildu/Amaiur/Sortu, porque le acusarán de desaprovechar la oportunidad de paz y de no
ser generoso con los que si lo están siendo, y su miedo hará el resto.

Se le darán alas a ETA/Bildu/Amaiur/Sortu en los medios de comunicación socialistas, y les ayudarán a tener grupo parlamentario en el Congreso de los
Diputados. Desde allí harán propuestas que aunarán a todos los nacionalistas, todo bajo el pretexto de que el pueblo decida (eso si, el pueblo vasco tutelado
por ETA y con la amenaza de una pistola en la cabeza).

Prepararán así las elecciones autonómicas de 2013, y harán frente común con un PNV que ve como le están robando la merienda. Si consiguen ese frente
gobernarán en los principales municipios, diputaciones forales, en el Parlamento Vasco y tendrán Grupo en el Congreso de los Diputados, por lo que si no
funciona la consulta popular declararán unilateralmente la independencia y tendremos el caso Kosovo, con el apoyo internacional como lo tuvo Kosovo.

Lo que tenemos enfrente es el mayor reto al que se ha enfrentado España desde hace siglos. Nuevamente está en juego España, es decir, una sociedad y una
cultura que entiende la persona como un ser perfectible porque puede llegar a conocer la verdad y adecuar su vida a ella, que entiende la persona como imagen
de Dios y por tanto de una dignidad sagrada, intocable. Enfrente, están la maldad, la mentira, la cobardía y la superficialidad.

Hoy con el recuerdo emocionado y agradecido a todos aquellos que han caído bajo las balas del terrorismo separatista, hagamos más firme nuestro propósito de
seguir su ejemplo en la lucha por la libertad, en hacer nuestra esa pasión por trabajar por el bien común de nuestros compatriotas que ellos supieron hacer
vida y que se resumía en ese lema que vergonzosamente fue retirado "A España servir hasta morir".

A ti Fidel, hermano mayor querido y admirado, por tu memoria, por tu ejemplo, por la libertad, la justicia y la paz, por España, no pararemos hasta la
victoria.

Juan de Dios Dávila, exconcejal del PP en Hernani, es hermano del teniente coronel Fidel Dávila, asesinado por ETA en 1993. Actualmente, preside la
Fundación Unidad + Diversidad.

A cara decubierta
Maite Pagazaurtundua. El Diario Vasco.  22 Octubre 2011

Los portavoces de la banda terrorista ETA no se han quitado las capuchas y es normal. No se han disuelto. No han acatado la ley. No han acatado la doctrina de la reinserción social que ofrece generosamente la legislación española para los penados de la banda terrorista. Han escondido detrás del comunicado las palabras que están en la resolución que cocinaron para ellos -o que cocinaron con ellos- . Las palabras que la resolución muestra sólo un poquito, pero cuyo eco no dejaremos de escuchar en los próximos meses dentro de una estrategia de banalización e irresponsabilización de la estrategia cruel del mal que ha marcado la vida de dos generaciones en nuestro país.

Al menos ya no resulta eficaz matar en su estrategia, aunque no han dejado de tener pálpito totalitario. Como en los videojuegos, hemos superado una pantalla y los que seguimos a cara descubierta deberemos desenmascarar cada nueva trampa y cada nuevo truco, cada nueva amenaza que buscará contradicciones entre los ciudadanos y los representantes políticos de los partidos democráticos, porque buscar, buscan impunidad.

Cambia el escenario de un juego que sigue estando lleno de crueldad por parte del mundo de ETA, pero es lo que hay. Como pondrán a juego nuestro temple y nuestra inteligencia política y moral, ojalá en esta fase de juego les obliguemos a asumir la condena de la historia del terror, la asunción de su importante responsabilidad en tantos años de miseria interna para la sociedad vasca y navarra. Ojalá consigamos que no banalicen la verdad del destrozo y que no consigan convertir en desecho de la historia a los inocentes que vivieron el infierno del acoso, la persecución, la muerte social, la indiferencia, la extorsión económica, la huida de sus casas o los brutales atentados.

Lo mejor: la espontánea reacción de emoción y cariño hacia las víctimas del terrorismo de toda la sociedad española. Los mejores sentimientos afloraron en los ojos y en las palabras de periodistas curtidos en mil crónicas y en los mensajes de ciudadanos que querían hacer llegar su abrazo a los que llevaban en su corazón desde que el zarpazo del dolor los desbaratara. El agradecimiento a las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado, jueces y fiscales. Los de ETA llevaron a la opinión pública al borde de un ataque de nervios en las últimas semanas, pero ahora, por favor, sacudámonos la euforia y respetemos los tiempos de la reflexión y la actuación sensata y prudente por parte de todos. Aunque sea tiempo de campaña. Cuiden las metáforas durante la campaña. Por favor no defrauden la energía de tanta gente de buena voluntad que desea confiar en sus líderes.

Separatismo
La nación en el estatuto catalán
Pío Moa Libertad Digital  22 Octubre 2011

Un amigo opina que el actual estatuto catalán es homologable a los demás y que sus asperezas han sido limadas por el Tribunal Constitucional. Sostengo lo
contrario: es la clave de la colaboración del gobierno con la ETA. No en vano ha dicho Maragall que dejaba en residual el estado español en Cataluña. Se
trata del plan B de aquel estatuto de Ibarreche que hacía de Vascongadas una especie de estado asociado. Y tal es el significado del estatuto catalán.

Ya en su tramitación el gobierno socialista renunció a la Constitución y a su propio status nacional afirmando que se aprobaría lo que decidiera el
Parlament, dando un paso más en un proceso de balcanización querido por fuerzas políticas que comparten, como decía Julián Marías, una visión negativa de
España. Visión nacida de una densa ignorancia de la historia y una arrogancia disparatada.

Uno de los puntos en litigio, a mi juicio fundamental, consiste en la atribución a Cataluña del carácter de nación, así expresado en el preámbulo y reforzado
con el adjetivo nacional en el articulado. Para mi amigo, ello no tiene importancia desde que el Tribunal Constitucional dictaminó (frente a votos
particulares) que "Carecen de eficacia jurídica interpretativa las referencias del preámbulo del Estatuto de Cataluña a "Cataluña como nación" y a "la
realidad nacional de Cataluña". Aquí topamos con un doble problema, el del peculiar aserto tribunalicio y el del valor político del mismo tribunal, cuya
autoridad moral no ha levantado cabeza desde el caso Rumasa.

Vayamos ahora a lo primero. Ante todo, un estatuto no es un mero ordenamiento jurídico, sino ante todo político. La orientación del mismo suele constar en el
preámbulo y, por supuesto, declarar a Cataluña nación tiene la máxima trascendencia política, también jurídica, aunque sea a medio o largo plazo, por más que
el tribunal persista en desacreditarse fingiendo ignorarlo. Parece creer que es solo una cuestión terminológica sin mayor efecto, por la "que no vale la pena
reñir". Pero entonces, ¿por qué los separatistas insisten tanto en ella? ¿Por puro capricho? No. Porque en una democracia, la nación, el pueblo, ostentan la
soberanía. Ello da a las frecuentes invocaciones al "pueblo catalán" o a los "ciudadanos de Cataluña" su verdadero sentido, nacional, es decir, separatista,
no meramente autonómico.

Según revelan la aprobación del estatuto por solo un 36% de los catalanes, y la irrisoria votación en otros ilegales referendos, el separatismo popular es
tan escaso como enorme la deslealtad de los dirigentes hacia España y hacia un sistema de libertades al que deben todo sin que este les deba nada. Por ello
el estatuto debe entenderse como un gran hito en la "construcción nacional" y la promoción del ambiente secesionista en Cataluña. Aparte de que sus fautores
ya han anunciado que dedicarán a menesteres higiénicos la sentencia del Tribunal Constitucional. Y lo están haciendo, sospecho que tanto con el PSOE como con
el PP.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El fin del terror
Editorial  www.gaceta.es  22 Octubre 2011

No es posible hacerse una idea cabal del significado de la renuncia de ETA a la lucha armada sin considerar los fines que la banda ha perseguido. El
terrorismo no consiste meramente en matar, sino en hacerlo por algo, en la barbarie que siempre supone sacrificar la vida y el dolor de las personas en el
altar de un objetivo político. Una vez que pensamos en esos fines, por quiméricos que nos parezcan, el significado de la supuesta renuncia de ETA puede verse
a una nueva luz, porque no deja de ser obvio que la banda armada está siendo lo suficientemente hábil para tratar de obtener la máxima ventaja de su forzada
renuncia. Por eso la presenta como una victoria y la reviste de promesa, porque quiere convencernos de que da con ello un paso más en la consecución de unos
fines que pretende legítimos, que no considera haber prostituido con sus años de sangre y de violencia, con esas acciones que pretende ocultar tras un
término sumamente equívoco, aludiendo a un conflicto que nunca existió.

Una condición inexcusable para que esa lectura interesada pueda hacerse ha sido la complacencia disimulada del Gobierno del PSOE, el empeño personal del
presidente del Ejecutivo en no dejar la Moncloa sin colocar a ETA en un lugar de privilegio para la consecución de sus fines políticos, los de ETA, y los del
Gobierno. Ocurre, sin embargo, que el descrédito total con el que Zapatero va a abandonar el escenario va a hacer imposible que el PSOE pueda beneficiarse de
un acontecimiento tan equívoco, tramposo y lleno de riesgos para la democracia.

El único beneficio tangible que va a obtener el PSOE va a ser dejar colocado en el despacho del próximo presidente del país un artefacto políticamente muy
explosivo, cuyo manejo va a exigir inteligencia, determinación y valor. El comunicado de ETA coloca al próximo Gabinete frente a un chantaje político del que
hay que esperar que sepa salir con dignidad.

Se tratará, en el fondo, de que el Gobierno sepa aplicar la Constitución, promover la libertad y la democracia y combatir políticamente a los herederos de
ETA. Hay que acabar con ETA sin dejar que ETA acabe con la democracia y se adueñe por vías equívocas de los destinos políticos de una parte, pequeña pero muy
querida, de nuestra patria, de España. Puede parecer difícil hacerlo, pero será, desde que entre en La Moncloa, una de las primeras y más exigentes
obligaciones del nuevo Ejecutivo.

No se puede dejar que ETA consiga transformar su debilidad en poder político, su derrota en victoria, su carácter criminal en promesa de liberación y de paz.
Es posible que Amaiur pueda formar grupo parlamentario en el Parlamento, y es seguro que los proetarras pretenderán sentarse a negociar con el nuevo
Gobierno; tratarán también de que los presos dejen de serlo y de negociar un retorno dorado de ellos y de los expatriados; todo lo que lleve, en fin, a que
Otegui, o alguien de su perfil, pueda ganar las próximas elecciones autonómicas y negociar desde Ajuria Enea el futuro de una Euskadi independiente. Mientras
tanto, ETA estará al acecho con el chantaje de que no será suya la culpa si vuelve a utilizar las armas para restablecer su poderío. Todo esto es
precisamente lo que el nuevo Gobierno deberá evitar, porque, como sabe muy bien la Guardia Civil, y nos enseña la experiencia ajena, no se pueden descartar
posibles acciones y escisiones de quienes pretenden seguir constituyendo un ejército de reserva en pro de la independencia y al margen de la ley. Hasta que
todo esto no sea literalmente imposible, no habremos alcanzado verdaderamente el fin del terror.

El penúltimo atentado de ETA
Queremos que entreguen las armas y que pidan perdón a las víctimas.
Francisco José Alcaraz  www.gaceta.es  22 Octubre 2011

ETA estará presente en las próximas elecciones generales del 20-N, unas elecciones que vendrán marcadas por lo que el terrorismo haga o deje de hacer. Una
vez más, el futuro de España, condicionado por los terroristas. Llevamos años denunciando esta hoja de ruta planificada entre el PSOE y ETA. Cuánto siento no
haber errado en los pronósticos, porque se confirma la traición a muertos y vivos, la traición a España.

Escucho a quienes eufóricamente y de forma descomedida defienden una sola frase sacada de contexto de un comunicado que no es nada más que la reafirmación de ETA, que mantiene sus exigencias por las que ha asesinado durante más de 40 años. Unos por oportunismo político, otros por ingenuos y otros por desinterés,
están legitimando con su actitud un proceso de rendición que se elaboró hace 12 años, cuando el PSOE y ETA planificaron lo vivido hasta el día de hoy.
En ese camino se han topado con algunas excepciones y obstáculos gracias a la rebelión cívica impulsada por las víctimas del terrorismo, que hemos sido,
somos y seguiremos siendo un escollo, tal y como dicen ETA y el Gobierno.

Ahora, tras un comunicado que algunos celebran con un optimismo desmedido, a los que no nos convencen las palabras de los terroristas reclamamos algo más.

Queremos que entreguen las armas y que pidan perdón a las víctimas. Pero no caigamos en la tentación de la farsa de un perdón colectivo. Para quien es fácil
matar a sangre fría a niños, es aún más fácil mentir en un comunicado, exponiendo un sentimiento que nunca puede ser aceptado de forma colectiva, pues los
receptores de ese perdón tenemos el derecho a aceptarlo o rechazarlo de forma individual. Y nadie en mi nombre puede hacerlo. Además, el arrepentimiento,
para ser creíble, debería ir acompañado de la personación en los cuarteles de la Guardia Civil de los etarras y sus cómplices que, junto a la información
necesaria para esclarecer más de 300 atentados, deberían ponerse a disposición de la Justicia para cumplir condena por sus crímenes. Y tampoco queremos
únicamente la entrega de las armas.

Queremos que se entreguen junto a quienes las han empuñado, pues el arma del crimen sin el criminal sigue dejando impune
el delito. Ahora le toca mover ficha al Gobierno y ETA se lo ha recordado sibilinamente en el comunicado. Con la mención a los presos, los terroristas le
recuerdan a su interlocutor que tiene que dar otro paso más. Acercamientos, excarcelaciones, mantener la impunidad de los etarras huidos como Josu Ternera,
sin olvidar la presencia de ETA en las elecciones del 20-N, son los pasos que se esperan. Como respuesta, ETA puede realizar un nuevo comunicado o cualquier
otro gesto que ayude a consolidar el proceso de negociación. En definitiva, ETA estará presente el 20-N y de nuevo las elecciones estarán marcadas por el
terrorismo.

Ante esta situación, las víctimas, que siempre hemos confiado en el Estado de Derecho, necesitamos recuperar la esperanza que se nos ha hurtado
para entregársela a ETA y su proyecto político. Sólo pedimos justicia, porque tan sólo con la acción de la justicia sería más que suficiente para que todas y
cada una de las reivindicaciones que hemos llevado a cabo durante tantos años fueran correspondidas. Con la Justicia, terroristas como De Juana Chaos,
Ternera o Troitiño dejarían de disfrutar de ese indulto encubierto. Con Justicia, los terroristas cumplirían íntegramente sus penas y no valdrían las
triquiñuelas alegales para acercamientos y excarcelaciones. Con Justicia, ETA no estaría en las instituciones vascas, navarras y españolas. Con Justicia,
todos y cada uno de los asesinatos cometidos por ETA dejarían de estar impunes.

No me insulten ni me humillen pidiéndome generosidad. ¿No es suficiente generosidad haber tenido que criarme sin mi hermano Ángel, asesinado con sólo 17 años
y con el que me llevaba 13 meses, sin que pudiéramos compartir la vida junto a nuestra familia? ¿No es suficiente generosidad que mi hermana Rosi y su marido
Juan tengan que seguir adelante sin sus hijas gemelas de 3 años, Miriam y Esther, y que sus nuevas dos hermanas, Sara y Lorena, no puedan haberlas conocido?
¿No es suficiente generosidad que mi madre, Isabel, tenga que sufrir cada minuto de su vida porque ETA le ha arrebatado a su hijo, a sus dos nietas y a mi
padre?

No me están pidiendo generosidad, me están pidiendo que sea cómplice de la traición que se está perpetrando a las víctimas del terrorismo y a toda España. A
todos ellos les digo: rendición en mi nombre ¡No!

Y por ello suplico ayuda para que el próximo sábado 29 a las 13 horas no nos dejen solas a las víctimas del terrorismo, que saldremos a la calle, una vez
más, para clamar: Frente ala impunidad, justicia.

*Francisco José Alcaraz es presidente de Voces contra el Terrorismo.

El imposible
Alfonso Ussía La Razón  22 Octubre 2011

A mis años, tomarse en serio un comunicado de la ETA, valorarlo, analizarlo y opinarlo, es una tontería. Se trata de un comunicado más, con disfraz de
definitivo, y a otra cosa mariposa. De haber acompañado el comunicado con un ruego de perdón y escenificado la entrega de todos sus arsenales, la valoración,
el análisis y la opinión podrían considerarse. Propaganda y aire. Tan sólo puede interesar la figura de lo imposible creada en su comunicado. La ETA anuncia
su cese definitivo, o lo que es igual, su desaparición. Y posteriormente exige a Francia y España que negocien con la ETA. ¿Cómo se negocia con algo o
alguien desaparecido? Me ha sorprendido el desdén social con el que se ha recibido el papel leído por los pasamontañas. Años atrás, España habría estallado
de júbilo.

Lo de ayer no supera al «entusiasmo descriptible» de César González Ruano cuando acudió a dar una conferencia a Guadalajara y se encontró con un
salón dispuesto para acoger a quinientas personas, y sólo estaban ocupados siete asientos. «Mi presencia en Guadalajara ha despertado un entusiasmo
descriptible». Pues lo mismo. En la relación de preocupaciones sociales, el terrorismo de la ETA lleva años perdiendo posiciones y descendiendo peldaños. El
paro, la economía, la sanidad, las pensiones, la seguridad ciudadana se han encaramado a los primeros puestos de la angustia. La ETA, camuflada en sus Bildus
y la farsa de San Sebastián, ha decidido su cese definitivo, el fin del terrorismo, porque no está para nada. Y no ha renunciado a ninguno de sus objetivos,
que afortunadamente se hacen más inalcanzables sin las metralletas, las pistolas, las bombas, los «zulos» y los chantajes económicos. Pueden lograr los
etarras una considerable representación institucional gracias a los seis oscuros magistrados del Tribunal Constitucional, pero aun así, sus pretensiones son
tan imposibles como su intención de negociar después de haber desaparecido.

En cuarenta años, la ETA no consiguió su principal obsesión. Involucrar a las Fuerzas Armadas en la lucha antiterrorista. Provocó a nuestros Ejércitos
asesinando a un centenar de militares, y se creó tensión, rabia y hastío, pero no se cayó en la trampa. Fueron las Fuerzas de Seguridad del Estado, la
Guardia Civil y la Policía Nacional las encargadas de perseguir y detener a los delincuentes comunes de la ETA, pagando un altísimo y heroico precio de vidas
destrozadas. En Irlanda del Norte, el IRA combatía desde el terror con el Ejército británico. El problema era diferente e histórica y socialmente
incomparable con el de la ETA y las provincias vascas. Pero el IRA, desde su deleznable victimismo, justificaba su terror por la fuerza de su principal
adversario, el Ejército inglés.

Aquí en España, la ETA ha sido desmantelada por los mismos que persiguen y detienen a los atracadores, violadores,
estafadores y demás delincuentes del montón. En esa firmeza, que a punto estuvo de derribar el fallido Golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, se inicia
la derrota etarra. Una derrota que no se consiguió plena y absoluta por culpa de la colaboración del nacionalismo vasco, el comunismo vasco, y una parte del
socialismo vasco, que nunca quisieron la derrota etarra.

Respecto al comunicado, que bien, de acuerdo, que nada y hasta el próximo.

El momento de gloria de ETA
Eduardo Arroyo www.elsemanaldigital.com  22 Octubre 2011

Como si de una orquesta se tratara, parece que toca alegrarse de que "ETA ha dejado de matar". Resulta que una banda de asesinos que ha perdido toda
capacidad escenifica su retirada.

¿Concesiones políticas a ETA? Desde luego, las ha habido sociales, culturales e ideológicas desde hace muchas décadas.

Naturalmente, con la inestimable ayuda de un montón de cretinos internacionales cuyo desconocimiento de España, de su historia –no digamos ya de la historia
de los vascos- y de sus problemas es proverbial.

De repente, todo el pasado de crímenes, de extorsiones, de amenazas y de miedo, se esfumarán al perseguirse los mismos objetivos desde la arena política
institucional. A este respecto, lamento no concordar con los representantes del "Estado de derecho" y de todos aquellos que anuncian el triunfo del mismo. Se
alegran por que no se han hecho "concesiones políticas" a la banda pero me temo que esto no es del todo cierto. Durante todo este tiempo, los chicos de ETA y
su "brazo político" han sido los criminales favoritos del "Estado de derecho". Se me dirá que muchos han acabado en la cárcel, a lo que hay que replicar que
no puede ser de otra manera para gente que pone explosivos en la vía pública, que asesina a los funcionarios del Estado y que practica la extorsión y el
terror. En todos los regímenes políticos que existen y han existido –desde la URSS hasta los liberales EEUU, desde el régimen teocrático saudí hasta el
Estado sionista de Israel- gente que, por unos u otros motivos, hubiera practicado acciones como las que ETA ha realizado, hubieran dado invariablemente con
sus huesos en la cárcel. Así que decir que el "Estado de derecho" les persigue es decir poco.

Lo que ya es harina de otro costal es la inmensa cobertura de la que han gozado. Invariablemente, todos los gobiernos de izquierda o de "centro derecha" se
han prestado a la "negociación". Los chicos de ETA han tenido no una sino varias agrupaciones políticas legalizadas. Han editado periódicos de amplia
difusión en los que han hecho públicos sus comunicados. Por si fuera poco, ese mismo "Estado de derecho" –su teórico máximo enemigo- ha permitido su acceso
al sistema educativo para que varias generaciones de niños crecieran creyendo a pie juntillas las estupideces que defiende y pregona el "nacionalismo vasco"
y, más concretamente, la delirante "izquierda abertzale". Sabiendo que eran el "brazo político" de una organización con mil muertos a sus espaldas y con
miles de exiliados en su haber, los muchachos de ETA han gozado de representación política con la tolerancia expresa de, por lo menos, el actual partido del
gobierno en dos ocasiones, con motivo de elecciones tanto municipales como generales. En la primer ocasión, ese brazo político de una organización asesina,
ha gozado, gracias al "Estado de derecho" que no hace concesiones políticas, de la gestión de millones de euros procedentes de los impuestos de todos y, en
el segundo caso, algunos picapleitos "constitucionales" han dado la venia para que de nuevo, con otro nombre, gestionaran más y más dinero de los bolsillos
de los trabajadores.

La consecuencia es que a golpe de terror impuesto, de estupidez institucional y de inoperancia de la clase política, tienen ahora la plataforma que siempre
han necesitado. Han incubado ya varias generaciones que se creen las bobadas proferidas por toda una caterva de gentecilla sin un ápice de formación pero con
mucho fanatismo y ahora es popular lo que antes era puro miedo.

Hace algún tiempo causaba pavor contemplar la expresión primaria de las caras que se veían en las ruedas de prensa de los batasunos, precisamente por
entender que aquella chusmilla subnormal carecía de la preparación básica para nada constructivo. Hoy, de vez en cuando, se muestra entremezclado algún
rostro más aceptable de sujetos normales en los que se ha asfixiado toda inteligencia. Unos y otros escenifican la evolución de la causa del terror hacia la
normalización política, cultural y social… gracias al "Estado de derecho", pese a quién pese. La cosa es tan chusca que incluso me han llegado noticias de un
conocido, que tilda de "identitario" el batiburrillo infumable de invenciones históricas, marxismo leninismo primario, sandeces varias y fanatismo
sanguinario que constituye el "ideario" de la izquierda "abertzale". Entonces, ¿por qué ETA ha conseguido el fenomenal éxito político que hoy vemos, por
ejemplo, en el Ayuntamiento de San Sebastián? ¿Cómo es posible que analfabetos funcionales que no dudarían en delinquir, ocupen cargos públicos en
corporaciones locales? Pues porque, a corto plazo, no hace falta tener razón para triunfar. Con frecuencia, una mente activista, sin razón y sin un mínimo
calado intelectual, un majadero, vamos, puede imponerse a una mente deliberante y racional.

Salvando las distancias, San Agustín sabía que la civilización romana era superior a la de los bárbaros, pero éstos eran más vitales, menos comprometidos con
el lujo y la molicie y acabaron imponiéndose, no por sus méritos sino por el demérito y la debilidad de la Roma decadente. En nuestro días, hoy este papel lo
ha desempeñado el "Estado de derecho": gracias a su inoperancia y, sobre todo, al desarme ideológico que ha propiciado, la causa de ETA va a incorporarse con
normalidad al tejido institucional. Ha sido ese "Estado de derecho" quién ha relegado a una de las principales naciones de Occidente al estatus del
"patriotismo constitucional", ha sido también él quien ha sustituido el pueblo español por el mero agregado de ciudadanos, intercambiables mediante la simple
emisión de un pasaporte. Por último, ha sido el quién ha minado la conciencia nacional bien a base de ningunearla bien relegándola a las tinieblas de la
llamada "extrema derecha".

La connivencia tácita con los "violentos" ha sido tal que ha bastado un solo comunicado, un par de líneas de "renuncia a la violencia" para que todo el
pasado de sangre y miedo se esfumara en aras de "la paz". Solo los que han cometido actos universalmente repudiados permanecen en las cárceles –y ya veremos
por cuanto tiempo- pero no los que dieron cobertura desde uno u otro lugar a sus crímenes.

Y sin embargo no es oro todo lo que reluce porque ETA, la "izquierda abertzale" y sus muchachos no dejan de ser hijos de los tiempos. En su ideario, nacido
de las entrañas mismas del sistema ideológico-político que padecemos, no existe una sola solución para los problemas del hombre de hoy. Es más: tanta
condescendencia con ellos, tanta "represión" de pandereta solo demuestra su sintonía con el poder ideológico de la época. Kofi Annan, el PSOE o Tony Blair
jamás hubieran puesto su nombre para algo que sacara de verdad los pies del campo trazado por lo políticamente correcto. Por ejemplo, problemas como la
inmigración masiva, el invierno demográfico, el nihilismo social, la relación entre globalización, materialismo y destrucción de identidades no figuran ni
entre los pilares ideológicos y ni entre los fines de los "bildus", "sortus" o como ahora elijan llamarse.

No es de extrañar. ETA es un producto de la ideología dominante y está llamada, primero, a cumplir su objetivo al servicio de la disolución y el caos. Luego,
a seguir el destino de todas las fuerzas nacidas de dicha ideología dominante. Por ese motivo antes o después acabará alineándose con todos los que hoy
repudia, para combatir a los que verdaderamente quieren hacer frente a los problemas del hombre de hoy, esos problemas de los que nadie habla o esos de los
que si se habla es para que todo siga igual. Cómo se alineé será secundario pero, dado el cariz primario de sus miembros, es posible que elijan convertirse
en la matonería del sistema, como hoy ya son los colectivos "antisistema", muchos de cuyos miembros nutren las filas de la denominada "izquierda abertzale".

Por todo ello, nos tememos que, en justicia, no solo se le han hecho concesiones políticas a ETA sino también sociales, culturales e ideológicas. Todo esto
está en la base del momento de gloria de la organización terrorista y por ello nos tememos que también traerá una falsa paz.

¿Fin de la violencia? Las claves del comunicado terrorista
Pedro-Juan Viladrich  www.gaceta.es  22 Octubre 2011

Que cesen de matar es noticia buena, pero qué fríos, decepcionados y desconfiados nos deja.

1 ¿Por qué ahora nos anuncian “un cese definitivo de la lucha armada”? ¿Podemos creérnoslo? Lo anuncian ahora por motivos electorales. Esperan que Bildu
lo rentabilice y mucho el próximo 20 de noviembre. Lo hacen casi in extremis porque, tras el plácet pactado del Tribunal Constitucional a Bildu, se lo debían
a los acuerdos con Zapatero. Pero éste esperaba más, un abandono de las armas y la disolución. Menuda ingenuidad. El comunicado es una reafirmación de la
inmensa y trágica farsa: el conflicto armado, la ocupación secular (sic) de Euskal Herría por Francia y España, el reconocimiento de los terroristas como
sacrificados héroes, la exigencia de negociaciones con los Gobiernos español y francés, el mantenimiento de los objetivos últimos. Ni asomo de
arrepentimiento. Lo único que permite suponer que dejarán de matar reside en la debilidad del entramado de comandos, en el alejamiento de los hasta hace poco
cómplices y allegados –los locales y los internacionales–, en la soledad irreversible de la banda, en los efectos contraproducentes de la sangre como método
para obtener sus fines en una sociedad cansada y asqueada, más el descubrimiento, ya degustado, de que hay más expectativas de disfrutar de poder político y
dineros públicos jugando sus objetivos dentro del sistema que fuera de él con la bomba y el tiro en la nuca. A estos condicionantes, una parte de los
analistas llaman derrota de ETA y victoria de la democracia y el Estado de derecho.

2 ¿Cesar la lucha armada –el matar como método– es lo mismo que abandonar la violencia? Por desgracia, no. Es tan trágico lo ocurrido en el País Vasco y
España con el terrorismo que sería escarnio intolerable no tratar en serio qué es la paz. La paz sólo se instaura sobre la verdad y la justicia. El
comunicado etarra se basa en la mentira y la injusticia. La primera violencia, la madre de las demás, es el deliberado asesinato de la verdad y su
sustitución por la mentira. Esta sustitución necesita, de suyo, de la violencia. Y ETA, maestra en imponer su mentira, nos anuncia que va a seguir
haciéndolo. Toda la parafernalia liberadora de una “Euskal Herría” ocupada y reprimida desde antes de los romanos, salvo que devenga “socialista e
independiente” se mantiene intacta. Esta colosal farsa, fuente incesante de violencia para lograr imponerla, viene a desembarcar en la entraña de nuestra
democracia. Por tanto, proseguirá –ahora en la legalidad, desde el poder y con dinero de todos– la coacción sobre la verdad en el sistema educativo, desde la
infancia, en los medios de comunicación escritos y audiovisuales, en las arbitrariedades sectarias en el campo profesional, cultural y artístico… ¿Para qué
seguir? No es posible esa negación de la verdad y la imposición de una mentira sin lesionar, en forma sutil o gruesa, los derechos de los “disidentes” del
dogma oficial. ¿Respetar el legítimo pluralismo en el nuevo clima político vasco? Ese respeto necesitará mucha más dosis de verdad y justicia que la que
transpira el comunicado de ETA y la incipiente praxis de Bildu.

3 No es aventurado pronosticar serios problemas para el PNV y para el PSE. Consideremos un inesperado pero brutal corrimiento de tierras. Me refiero a la
crisis económica, a la magnitud del endeudamiento y al abismo del empobrecimiento. Lo que sugiero es que lo que ese terremoto pone en duda de posibilidad ya
no es sólo la independencia sino las alegrías de las autonomías. La ruina nos obliga a redimensionarlas. Y en esta escena, preveo que el PNV tendrá que
esclarecer sus dos almas: o articula un discurso político basado en su modelo humanista de sociedad y libertades o, descuidándolo, acelera su huida adelante
en el discurso independentista. Y los socialistas vascos, a su vez, o fortalecen su discurso constitucional y nacional o, si quieren encamarse con el
independentismo abertzale, por aquello de que todos somos de izquierdas, se exponen a diluirse en las entrañas de la boa.

4 Entretanto, tres encapuchados con uniforme estilo ku-klux-kan –blanco cadáver y negro muerte– nos dicen que ha sido su “lucha” –casi mil asesinados,
decenas de miles de familias destrozadas, centenares de miles de ciudadanos exiliados para salvar sus vidas– la que ha permitido concedernos “su” final de la
matanza. Ni verdad ni justicia: es decir, ni arrepentimiento, ni perdón a sus víctimas, ni entrega de armas, ni disolución. Al contrario, más coacción: si no
tragamos con sus condiciones, si no les permitimos la consecución de sus objetivos, entonces los pacíficos seremos los culpables de obligarles otra vez al
uso del arsenal guardado.

5 Que cesen de matar es noticia buena, pero qué fríos, decepcionados, insatisfechos y desconfiados nos deja. En cuanto al ramo de flores de tu esposa y
Gobierno… ¿no hubiera sido más verdadero y justo, Zapatero, si lo hubieras merecido de las víctimas del terrorismo?

*Catedrático de Universidad y vicepresidente del Grupo Intereconomía

Un grave desafío político
El Editorial La Razón  22 Octubre 2011

El día después del comunicado de ETA, en el que anunció «el cese definitivo de su actividad armada», el futuro político del País Vasco se mantiene en una
penumbra con sobrados interrogantes y pocas certidumbres. El guión diseñado por la banda terrorista, y recogido en documentos secretos publicados en
exclusiva por LA RAZÓN, se ha cumplido de forma meticulosa. Este tiempo no es ajeno a los planes de ETA y esa circunstancia debería templar la euforia de
algunos responsables con demasiadas urgencias.

Como hoy adelanta nuestro periódico, los próximos pasos están definidos. En el «cronograma» desarrollado por ETA en unos textos elaborados en 2009 se detalla
que, después de la legalización de Bildu y la Conferencia Internacional, llega la reedición de los Pactos de Estella, denominados ahora «Lizarra-2», que
tiene como objetivo prioritario forzar la independencia del País Vasco y Navarra desde una posición de hegemonía. Hablamos de un proyecto para alcanzar un
poder institucional tal, que permita a ETA desarrollar una política de hechos consumados, lo que supondrá un desafío político sin precedentes en la historia
de la democracia.

Amaiur, la marca de Batasuna, está en condiciones de superar al PNV y utilizar el Parlamento contra el marco jurídico con proclamas unilaterales. El
comunicado de la banda es concluyente cuando se refiere a la territorialidad y la autodeterminación como propósitos irrenunciables del proceso abierto.
También lo fueron los responsables proetarras que ayer en San Sebastián subrayaron que la decisión de ETA «no supone el cierre del conflicto», sino que
«tiene que venir acompañada de medidas que lo superen por parte de los gobiernos de España y Francia». Lo que no aclararon es qué ocurrirá cuando los
ejecutivos, con la razón de Estado y el convencimiento moral de su parte, se opongan a pagar un precio por la paz.

La democracia debe estar preparada para responder con firmeza e inteligencia a la amenaza. Las prisas suelen provocar errores y eso es algo que los
demócratas no se pueden permitir en un escenario tan complejo. El lendakari defendió ayer flexibilizar ya la política penitenciaria y anunció que convocará a
todos los partidos, incluido Bildu. ¿Por qué este vértigo? Nos preocupan estos ritmos atropellados y esos guiños carcelarios a una banda que no se ha
disuelto.

El desafío político que ETA prepara tendrá que ser gestionado, como ayer mismo admitió el Gobierno socialista, por el próximo Ejecutivo. LA RAZÓN informa hoy
de que Mariano Rajoy no se apartará ni un milímetro de la política diseñada en el Pacto Antiterrorista. Un acierto. Como lo fueron las sentidas palabras de
ayer del Príncipe de Asturias hacia un colectivo ejemplar e imprescindible de nuestra sociedad: «Quiero volver la mirada, con inmenso cariño y respeto, hacia
las víctimas, hacia su dolor y rendir el homenaje más emocionado a su memoria, a su dignidad». De que las víctimas sean protagonistas o no, dependerá en
buena medida que el final del terrorismo sea moralmente aceptable.

Por imperativo legal, perdonamos
Arcadi Espada. EL MUNDO.  22 Octubre 2011

Querido J:
Maite Pagaza es una mujer admirable. Te lo he dicho y escrito decenas de veces. Las razones son múltiples, pero ahora sobresale una: ha conseguido que su condición de víctima del terrorismo sea marginal. En el espacio público Maite Pagaza ya no es la dama consorte de la muerte, sino una mujer intelectualmente enfrentada al complejo asunto moral de la convivencia entre asesinos y víctimas en el próximo País Vasco. Entre sus últimos trabajos, como presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, está un documental que se presentó el miércoles en Madrid. El 27 de marzo de 2011, nueve personas se reunieron para debatir el Documento de la Justicia que la Fundación había elaborado semanas antes. El encuentro fue filmado íntegramente. Manifiesto para un final se llama. Extremadamente sobrio y de gran interés. La asociación quiere organizar proyecciones en toda España y tejer una trama de debates. Para pellizcar el músculo moral de la sociedad española. Será necesario. El Estado ha derrotado a ETA. Ahora habrá que escribir la crónica. Yo recomiendo consultar a los franquistas, si queda alguno, porque entienden mucho de este asunto; ellos que ganaron la guerra pero permitieron que sus enemigos la escribieran.

Como puedes imaginar, en el documental se atropellan los asuntos graves. Aunque tengo debilidad por el perdón. Debe de ser algo constitutivo, porque no sé perdonar y uno aprecia siempre lo que no tiene. No conozco el perdón ni el rencor. Yo sólo olvido, con una facilidad líquida. Más de una vez me he descubierto saludando, y hasta con efusión, a un sinvergüenza que me hizo víctima en el pasado de alguna mala jugada. Pero el pasado lo he evocado ya en la escalera, en espíritu, alejado el cuerpo. Y sé que mis violentas maldiciones de autorreproche tampoco durarán mucho tiempo. Disculpa estas expansiones: me intriga la gente que recuerda y perdona. En el documental hay un momento de gran trascendencia sobre el perdón. Lo protagoniza Antonio Recio. Te transcribo lo que dice: «La firma del papel [se refiere al documento que puede cambiar el régimen penitenciario de un etarra] puede ser por imperativo legal. Esto os puede sonar a risa y a ficción, pero ya se ha producido. Hace menos de dos meses un etarra, cuando se pone delante de un papel, delante de la Junta de Vigilancia Penitenciaria, dice que pide perdón a las víctimas y se separa de la banda, por imperativo legal. Hombre… Obviamente, la Junta de Vigilancia Penitenciaria no le concedió el grado. Pero es que tuvo el valor de hacerlo».

Humm…
El imperativo legal. Recuerdo los años en que los dirigentes de Batasuna acataban la Constitución por imperativo legal para tomar posesión del escaño. Mucha gente vio aquello como una claudicación. Yo también, pero de los abertzales. La medida política más importante que tomó el Estado de Derecho, y la que, con el apoyo constante y eficaz de la Policía, ha conducido a la derrota terrorista, fue la ilegalización de Batasuna. Es decir, un imperativo legal. Aparentemente, sólo hay hipocresía en el etarra que pronuncia su extraño perdón ante las autoridades de la cárcel. Parece estar diciéndoles: ni me arrepiento ni dejo la banda. Descartemos, por irrelevante y caduco, el segundo supuesto: ya no hay banda. Pero, ¿cómo demostrar que es verdad lo que está diciendo? Es decir, ¿cómo demostrar que ha tomado su decisión por imperativo legal, precisamente, y no por miedo, cansancio, lujuria, hambre de comodidades o interés en ser padre? Inútil, incluso, sería argumentar que su hipocresía se demuestra «por lo que dice». Porque eso sería atribuir a lo que dice, y en toda circunstancia, un carácter indiscutible. Sería aceptar que cualquier etarra que diga «me arrepiento» está diciendo la verdad, y ahí tiene la puerta abierta esperándole.

Pero es que la verdad, esa verdad íntima e infalible a la que parece querer acceder Recio, no importa. Para nada importa el sucio corazón de un etarra. Lo que nos importa es la inclinación de cabeza ante la autoridad. Humillar es un verbo castellano y taurino. «Yo me arrepiento», deberán decirlo. Se les puede imponer, incluso, las cuatro palabras justas que deberán decir. Y ni una coma de más ni de menos. Las dirán, no hay cuidado. Es posible que, como las criaturas felonas, crucen los dedos por detrás al decirlas. En mi época, los felones llegaban hasta el extremo de presentar encima de la mesa sus 10 dedos rectos mientras proclamaban. Luego salían y te confesaban a la oreja, derrotados y patéticos, que tenían los pelos (incipientes) de los cojones cruzados. Allá ellos: el Estado no entiende de supersticiones. Una banda derrotada y arrepentida por imperativo legal. Si hubiera banda, aún se podría probar de algún modo fáctico el arrepentimiento. La manera más usual ha sido siempre la colaboración con la policía. Pero ya no hay nada que delatar. Ya no se trata de un abandono individual, sino de un derrumbe colectivo.

Ahora ya sabemos lo que significaba aquello del derecho de autodeterminación. Olvidamos muy pronto. Yo, el primero, ya te he dicho. Hace muy poco tiempo parecía por completo inconcebible que ETA abandonara definitivamente las armas sin la expectativa concreta de un referéndum. Estábamos gozosamente confundidos: el derecho de autodeterminación sólo significaba el derecho de cada uno de los presos a optar por el arrepentimiento. El título maravilloso y profético de aquel libro de Aranzadi, Juaristi y Unzueta: Auto de terminación. En efecto.

Hay algo más. Nos afecta a nosotros, esta persona del verbo que hay que administrar con tanta homeopatía. Hace algún tiempo escribí que lo peor de exigir el perdón a los etarras es que habríamos de dárselo. Porque, en efecto, no se concibe una circunstancia de penitencia unilateral, no correspondida. No sé qué opinarán las víctimas que aparecían en el documental de mi querida Pagaza. Víctimas hay de muchos pareceres. Es esta humanidad plural la que las diferencia, y muy precisamente, de sus asesinos. Yo me atrevo a pedirle a Antonio Recio que revise la jurisprudencia del perdón. Sobre todo para que las víctimas españolas, como hicieron desde el primer muerto, puedan seguir acogiéndose cada día del resto de sus vidas al imperativo legal. Y que así, desde su más estricta observancia, perdonen. Las que puedan perdonar y las que no.

Sigue con salud
A.

Guía socialista: cuándo creer a ETA
El Trasgo  www.gaceta.es  22 Octubre 2011

‘El País’ censura a Aguirre por dar a ETA la misma credibilidad que Rubalcaba... hace siete meses. Pretende el diario de Liberty que el ministro de un
Gobierno que pactó con la banda de asesinos ha “acorralado a ETA”. A Ignacio Escolar le sale el estalinista que lleva dentro y pide a Mariano Rajoy que “haga
callar” a sus “ultras”.

“Al habitual arsenal de infamias que trae usted a esta Cámara, ahora ha traído las de ETA, bazofia de ETA”, declara el candidato del PSOE a la presidencia
del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba.

No, es cierto que no lo dijo ayer, sino el pasado marzo, como he podido releer en “Los mil secretos de Rubalcaba” de Alberto Lardiés. Son azares de la
política: en ese tiempo cercano, cuando las actas incautadas a la banda dejaban en evidencia sus tejemanejes con el Gobierno de la Nación, las palabras de
ETA eran “bazofia” indigna de crédito, y eso que se trataba de un documento interno. Ahora hay que creerles a pies juntillas. Se acabó el terror: lo ha dicho
ETA. Y ‘El País’: “El fin del terror”.

El incómodo recordatorio
“Agur, ETA” es el titular y único tema de portada de ‘Público’, bajo la fecha: 20 de octubre de 2011. Para todos es un alivio creer que la banda no volverá a
matar; para la izquierda es, además, el fin de un incómodo recordatorio: no en balde ETA, lejos de ser la banda ‘fascista’ de la que hablaban, estaba tan
orgullosa de su marxismo-leninismo como el dueño del colorín para alumnos rojos de la Logse. Roures está muy orgulloso de su trotskismo (háganme un favor,
recuérdenme en qué elecciones ganó León Trotsky su acta de diputado).

En “Gora Euskadi Askatuta (libre de ETA)”, la diaria prédica en la SER, Iñaki Gabilondo se congratula del fin de ETA, expresa su esperanza de que exista “la
suficiente altura de miras para que no empecemos, en este tiempo, a jugar los juegos de la zancadilla que tantas veces hemos practicado y que espero que, en
tan solemne ocasión, nos guardemos”.

¡Ay, demasiado tarde, Iñaki! Tus compis del ala zurda ya se han lanzado como locos a ordeñar electoralmente el fin de la matanza. No hablo ya del ‘Roures
Times’, del que uno espera eso y más. Hablo de ese diario tan, tan serio, imparcial y de referencia que se ha vendido a un fondo norteamericano de inversión,
‘El País’: “Rubalcaba, el ministro que acorraló a ETA, celebra que gane la democracia”.

La confianza de Prisa en su control sobre la memoria de los españoles es casi conmovedora, porque pretender que la gente compre que el ministro de un
Gobierno que pactó con la banda de asesinos ha “acorralado a ETA” es un verdadero ‘tour de force’ del cinismo mediático. La desesperación puede ser una
terrible consejera.

También titula ‘El País’ que “Rajoy ignora al PP más duro: ‘Es una gran noticia, no hubo concesiones”. Hoy, Rajoy no es extrema derecha, mire usted. Y para
que nadie dude a quiénes se refieren los chicos de Janli con lo de “el PP más duro”, en la misma página encontramos: Aguirre: “Los comunicados de ETA tienen
credibilidad cero”. Oh, vaya, la presidenta de la Comunidad de Madrid comete el error de estar de acuerdo con Rubalcaba en la fecha equivocada, cuando todo
el mundo sabe que, en política, la verdad es cuestión de calendario.

Nuestro ‘bloguero’ preferido, Escolar El Chico, anda galleando por Internet, dando palmaditas en la espalda a Rajoy por ajustarse a la línea de lo correcto y
traicionando el Konstantin Beria que todo izquierdista alberga en su interior: “Está muy bien lo que dijo @marianorajoy, pero ahora tiene que hacer callar a
sus ultras”. Vaya, vaya, vaya... Nacho, eso de “hacer callar” es muy feo. Ya sé que es la política usual en las células del partido, pero en la democracia en
que vivimos los demás, preferimos, ya sabes, cierta diversidad. El ‘prietas las filas’ y el ‘quien se mueva no sale en la foto’ se lo dejamos a la izquierda.

Hemerotecas
La verdad es que ayer Nacho estaba sembrado. Otro de sus comentarios en la red social era un “qué dura es la hemeroteca”, con una declaración de Rajoy en ‘El
País’: Rajoy: “Usted traiciona a los muertos y ha revigorizado a una ETA moribunda”. La hemeroteca es, efectivamente, muy útil para una ciudadanía con
memoria de pez, y yo he empezado este artículo con ella. Pero, la verdad, no sé qué tiene de contradictorio el mensaje del líder (por poco tiempo) de la
oposición. La noticia es del 2005 y es perfectamente argumentable que la actitud del PSOE revigorizó a ETA hasta hacerla llegar a 2012 (y a sus amigos a las
instituciones vascas).

ETA era incómoda como testimonio del ‘argumento’ revolucionario, y hay que llegar adonde sea para torcer lo que ‘estos chicos’ reconocen lealmente en cada
comunicado: que son más rojos que los tomates. Se puede, por ejemplo, llegar al ridículo –postura, por lo demás, no demasiado infrecuente en el autor– de
Josep Ramoneda en ‘El País’, de denominar a la banda marxista-leninista “La última herencia del franquismo”. ¿Por qué no? Los muertos lo aguantan todo.

“Nacida en la dictadura, ETA nunca fue capaz de entender que habíamos entrado en democracia”, sostiene Ramoneda. Pues ya es despiste, porque llevamos 36 años
de democracias. Alguien debería haberles soplado en su día que esas cajas transparentes con ranura no eran huchas.

Las no concesiones se negociarán y harán tras las elecciones
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital  22 Octubre 2011

Se sigue corriendo como una mancha ignominiosa por España que el final de pacotilla de ETA ha sido una victoria de la democracia y sin concesiones. Tal cosa
es falsa por el hecho de que ETA se presentará a las elecciones, sigue y armada. Eso es algo que los terroristas nunca han negado que harían, porque quieren
ser el partido único en un País Vasco independiente y sin armas no se sostiene una dictadura de izquierda ultra.

La insistencia en que no ha habido concesiones a ETA ni las habrá choca frontalmente, dorsalmente, y por todos lados con algo que ayer ya se repetía, que
será el gobierno resultante de las elecciones el que tendrá que hacer cosas respecto a ETA. Blanco lo dijo, Rubalcaba lo remachó.

Tanto insistir en eso preocupa porque sigo preguntándome qué tendrá que hacer ese futuro gobierno que no sea cumplir con la ley, salvo que de lo que se trate
sea saltarse la ley como tantas veces se ha hecho y mancharse todos sus honorabilidades con el polvo del camino de ETA.

Si no hay concesiones, tal afirmación sobre las tareas que obligarán al futuro gobierno solo da a entender que hay concesiones pactadas y repito que si no se
le dan a ETA, los asesinos, como en todos los alto el fuego permanentes anteriores, volverán a matar.

Las víctimas siguen insistiendo en que esto es una pantomima más, pero al parecer está todo el Estado pringado al montar, sostener y publicitar el tinglado
como lo que no es.

Ya se lee por ahí que Otegi será candidato a próximo lendakari, y más cosas que vendrán, la más inmediata ver a ETA en las elecciones generales, pero
tranquilos que ETA está acabada y no se le han hecho ni se le harán concesiones. La ignominia tiene eso, que los ignominiosos, si dominan los medios, son
héroes, tanto que acabo de leer que ZP aspira ya al premio Nobel de la Paz. ¡Hay que joerse!

ETA
Humillar a las víctimas insultando a la inteligencia
Pablo Molina Libertad Digital  22 Octubre 2011

Salvo los lectores más berroqueños del diario del trotskista millonario, no es previsible que los españoles se hayan tragado lo recogido en el último
manifiesto de la ETA y su interpretación canónica por parte de las principales fuerzas políticas, que sin el menor rubor han echado su cuarto a espadas para
encomiar el gesto de los colegas de Chapote y otros grandes sociópatas del terrorismo vascongado.

Los etarras no han decidido rendirse, ni mucho menos renunciar a sus objetivos políticos como nos cuentan Zapatero, Rubalcaba y un voluntarioso Rajoy al que
se le nota demasiado cuando miente. En otras palabras, la ETA no abandona el terrorismo sin obtener concesiones políticas, como anuncia Rajoy y celebra
Rubalcaba. Simplemente deja el terrorismo porque ya ha obtenido todas las contrapartidas posibles por parte del Gobierno del PSOE y, para culminar el resto
de objetivos por los que la banda lleva asesinando cincuenta años, la violencia ya no es rentable.

La ETA tiene una franquicia política dirigiendo ayuntamientos y diputaciones vascas, y otra en marcha con la que obtendrá seguramente representación en las
cortes generales, probablemente con grupo parlamentario propio. De paso ha conseguido hacer valer en la escena internacional su enfermiza interpretación del
llamado "conflicto", de tal forma que en lugar de un grupo de sicarios terroristas que asesinan a inocentes, ha conseguido caracterizarse como un grupo
independentista que recurre a la lucha armada para defenderse de la imposición de un estado extranjero con cuyas instituciones negocia de tú a tú. Para no
haber obtenido ninguna concesión política el balance es impresionante a favor de los asesinos, y eso que los presos de la banda todavía no han comenzado a
salir de las cárceles, que todo se andará.

¿Rendición de la ETA? Aquí, si se ha rendido alguien ha sido el gobierno con el aplauso de la casta política, salvadas las honrosas excepciones habituales
con Mayor Oreja y Díez en primer lugar. Para las víctimas del terrorismo y los españoles decentes que estamos con ellas, mientras los terroristas no
entreguen las armas y se presenten ante la justicia, todo lo que tenga que ver con la ETA es competencia exclusiva del negociado de la Guardia Civil. El que
mejor ha funcionado siempre a la hora de diligenciar estos expedientes, por cierto.

Pablo Molina es miembro del Instituto Juan de Mariana.

Negociación
Rajoy ante ETA
GEES Libertad Digital  22 Octubre 2011

De entre todos los perniciosos efectos de la negociación del PSOE con ETA, el peor es el clima de crispación y de división nacional creado en un tema que
hasta hace poco concitaba unidad y no enfrentamientos. Y es que las últimas 24 horas han resucitado el fantasma de marzo de 2004. Puede ser que para las
aspiraciones electorales de Rubalcaba, la explosiva situación creada por el comunicado de ETA sea una oportunidad de enturbiar las aguas electorales con
altas dosis de incertidumbre de cara al 20-N. Pero para la sociedad, las señales victoriosas que llegan del mundo etarra, la desmoralización de las víctimas
y la certeza de la existencia de un proceso encubierto, arrojan dudas incompatibles con la unidad y la seguridad necesarias para la lucha antiterrorista.

Más allá de las desafortunadas declaraciones iniciales de Rajoy, a él le corresponderá acabar con ETA sin el explosivo atajo que, como último legado, le deja
Zapatero. Su principal reto a partir del 20-N será reconducir la política antiterrorista de la escandalera y escandalosa herencia envenenada de ZP y
Rubalcaba, a una fría y sosegada muerte dulce de la banda, en la que los ciudadanos sepan qué esperar, sin sobresaltos periódicos, de su Gobierno. La vía
policial no sólo ha mostrado ser la más fiable y eficaz: también la más estable institucionalmente, incomparablemente más segura que la "vía Zapatero" de la
negociación. Hay que volver a la vía tranquila e implacable de lucha contra los etarras.

En primer lugar, hay que recuperar la iniciativa antiterrorista en el exterior. Los gobiernos de Zapatero se caracterizaron, al principio, por funcionar con
la herencia recibida, sin profundizar en la colaboración internacional contra la banda. Después, la iniciativa española ha ido involucionando conforme
avanzaba la negociación, hasta llegar al punto actual: la internacionalización del conflicto, con personajes de relevancia apoyando a la banda en vez de
perseguirla, todo ello en medio del estrépito más absoluto. Mal haría Rajoy en no cortar desde ya el oxígeno internacional que llega a ETA y que legitima su
objetivo, antes de volver a la normalidad de la deslegitimación de ETA en el extranjero que presidió su propia etapa en Interior.

En segundo lugar, ETA debe ser expulsada de las instituciones. Rubalcaba renunció, en 2007 y 2011 a poner en marcha los mecanismos que ya existían para
hacerlo. El resultado es que hoy hemos vuelto al punto de partida, a los noventa, e incluso peor, por el protagonismo etarra y su liderazgo político del
nacionalismo. No conviene olvidar que no hubo problema alguno al ilegalizarse Batasuna en 2002 –como vaticinaban entonces los socialistas que hoy la han
regresado– y no lo habrá ahora al sacar al brazo político de ETA de las instituciones. A partir del 20-N éste debe ser un punto fundamental, llevado a cabo
con firmeza y naturalidad. Sólo con la ley, pero con toda la ley, la banda debe ser expulsada.

En tercer lugar, es necesario reactivar los instrumentos del Estado de Derecho, recuperando la firmeza en los tribunales. Las exigencias de la negociación
han hecho que los tribunales, presionados desde el Gobierno, se hayan sumado al atajo apaciguador, y desde la Audiencia Nacional a los tribunales
Constitucional y Supremo, los mensajes han sido contradictorios. Salir de la firmeza y la previsibilidad judicial ha provocado no pocas divisiones sociales y
un cuestionamiento suicida de la justicia. Urge recuperar la confianza en ella.

Curiosamente, la fórmula Zapatero-Rubalcaba de acercamiento a ETA se ha mostrado equivocada tan pronto como ha dado su resultado en forma de comunicado: con tal grado de división social creada entre españoles, la salida negociada es un error que trasciende la lucha antiterrorista. Para recuperar el sosiego
nacional, hay que ir a la muerte de la banda por asfixia, sin esperar ni ofrecer nada más que la ley y la justicia. Recuperar la iniciativa en el exterior,
sacar a ETA de las instituciones, y volver a la presión del Estado de Derecho, son la fórmula para la muerte dulce de la banda. Que es, además, la tranquila,
y sin escándalos, muerte que no sólo favorece a Rajoy, sino que le será más fácil de gestionar que la montaña rusa llena de trampas que le deja el tándem
Zapatero-Rubalcaba.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

¿Derrota de ETA D. Felipe?
Vicente A. C. M. Periodista Digital  22 Octubre 2011

Permítame Su Alteza Real D. Felipe que no esté de acuerdo con su interpretación de los hechos y de la intencionalidad de lo que ETA ha puesto en su
comunicado. Es muy loable el que S.A.R. haya dedicado un emotivo recuerdo y apoyo a las víctimas, supongo que a todas en general y en particular a las que lo
han sido del terrorismo tanto de ETA como del aún no clarificado del 11M del 2004. Supongo que S.A.R. al afirmar que "quienes martirizaron a la sociedad
asumen su derrota" lo hace basado en lo que sus más directos colaboradores le transmiten y lo que usted mismo deduce del análisis de la situación.

Pues en mi modestísima opinión, usted se equivoca. Muchas veces en nuestra ansiedad por terminar con lo que nos desagrada, podemos caer en la tentación de
ser engañados por nuestros sentidos y no analizar los hechos con la distancia y frialdad que se requiere para una correcta interpretación y calificación de
la situación. Y la situación es que ETA no solo no ha sido derrotada, ni asume tal cosa, sino que su altanería y prepotencia de sentirse ganadora, la lleva a
escribir esa infecta y miserable nota, donde se permite el lujo de mantener todas y cada una de sus pretensiones políticas, tantas veces publicadas en otros
comunicados tanto por ETA como por sus brazos políticos diversos, HERRI BATASUNA, BATASUNA, Euskal Herritarrok, PCTV, ANV, BILDU y demás organizaciones
pretendidamente "blancas".

En ese comunicado ETA solo afirma "el cese definitivo de la violencia". Debemos recordar que durante la tregua trampa del 2004, ETA escribió aquello del
"alto el fuego permanente y verificable". Aquél permanente y la verificación del candidato Rubalcaba, se transformaron en dos muertos y la destrucción por
coche bomba del aparcamiento de la T4 de Barajas. Pero parece que esta vez no hace falta "verificar" las buenas intenciones de los terroristas y que dando
por bueno el discurso y las condiciones que expresamente se incluyen en el otro infecto documento de la llamada "Conferencia de Paz", se tiene prisa por
comenzar las acciones políticas y convencer a los ciudadanos de que Hemos obtenido "una gran victoria".

Para que no haya lugar a dudas de las intenciones de ETA, a continuación reproduzco el último párrafo del comunicado:
" ETA ha decidido el cese definitivo de su actividad armada. ETA hace un llamamiento a los gobiernos de España y Francia para abrir un proceso de diálogo
directo que tenga por objetivo la resolución de las consecuencias del conflicto y, así, la superación de la confrontación armada. ETA con esta declaración
histórica muestra su compromiso claro, firme y definitivo."

ETA habla de diálogo y no de rendición, ni de disolución, ni de capitulación o entrega de armas. ETA habla de que el objetivo de ese diálogo es la resolución
de las consecuencias del conflicto. Que se sepa lo que ha habido no es un conflicto sino unos terroristas, unas víctimas inocentes y unas Fuerzas y Cuerpos
de Seguridad del Estado que han actuado siempre bajo el Estado de Derecho para identificar, detener y poner a disposición de la Justicia a los terroristas.
ETA habla de la superación de la confrontación armada. Que se sepa, nunca ha habido unas Fuerzas especiales ni frentes de batalla, ni declaraciones de Estado
de Sitio, acciones de represión militar ni nada que se parezca a lo que ETA afirma como "confrontación armada".

ETA ha asumido todos los puntos del documento final de la Conferencia esa donde unos payasos con pretensiones de intermediación, han tenido la osadía de dar
instrucciones a los Gobiernos de Francia y España para que se sienten a negociar con ETA y se promueva un referéndum nacionalista sobre la independencia de
Euskal Herría. O sea que volvemos a lo de siempre, el cese definitivo de la "violencia", véase terrorismo puro y duro, se condiciona a....O lo que es lo
mismo, ETA deja las armas en sus zulos y a sus comandos en estado de alerta, por si los acontecimientos no se desenvuelven según las condiciones exigidas.
Las capuchas siguen escondiendo la cara del terrorismo.

Desde luego que una vez legalizada y en las Instituciones del El País Vasco y Navarra gracias al Tribunal Constitucional con mayoría socialista, su presencia
como AMAIUR en las elecciones generales, darán una medida de la fuerza real de esa coalición y las posibilidades de imponer sus antiguas tesis. Si el PP gana
por mayoría las elecciones, pronto se verá en la disyuntiva de tener que asumir las negociaciones o enfrentarse a la pinza nacional socialista que le
recriminarán su intransigencia para alcanzar la paz. Esa historia ya nos la sabemos. La desgracia es que todo parece indicar tras las declaraciones de Rajoy,
coordinadas con Zapatero y Rubalcaba, que el PP ha tirado la toalla y renunciado a sus principios, o al menos a los que decía tener, con tal de llegar al
poder.

No es sincero ni ético decir que se está con las víctimas y se les apoya, cuando su opinión se acalla y se ningunea porque en el fondo se piensa que son un
estorbo para los fines políticos.

El texto de ETA
Alejandro Gándara El Mundo  22 Octubre 2011

"ETA, organización socialista revolucionaria vasca de liberación nacional"... están todos los términos, no se quiere que falte nada, que sobre nada,
identidades como jaulas. Hay aspiraciones, pero las respiraciones son entre barrotes. Arriba, planeando sobre el tupido encierro, aves de vuelo pesado, que
se levantan del suelo, vuelven a caer.

"ETA considera que la Conferencia Internacional celebrada recientemente en Euskal Herria es una iniciativa de gran trascendencia política"... Hay una
entonación en la frase. ETA considera, Euskal Herria: sujetos definidos, contundentes, agudos. Conferencia Internacional celebrada recientemente, iniciativa,
gran trascendencia política: objetos indeterminados, aproximadamente informativos, llanos.

Un periodo aún más llano le sucede: La resolución acordada reúne los ingredientes para una solución integral del conflicto y cuenta con el apoyo de amplios
sectores... Si bien hay un sujeto, semiescondido, pero único asta para que la frase se enarbole, suene: conflicto. Quizá pudiera acompañarse de integral, que
está al lado, aunque semánticamente venga de otro lado. Un conflicto integral, un conflicto íntegro. El conflicto es lo verdadero. Lo demás son resoluciones,
ingredientes, amplios sectores. Palabrería, cosas que se dicen. El conflicto, comparativamente, es lo sólido.

Desde lo verdadero y lo sólido se puede viajar estacionalmente hacia ese mundo exterior en el que apenas hay fisonomías detectables: nuevo tiempo político,
diálogo frente a la violencia y la represión, respeto a la voluntad popular, deseo de la mayoria... Destinos nuevos, idiomas diferentes, de otros,
suficientemente universales e indefectiblemente ajenos. No empatía, pues el dominio de esa lengua es coloquial, pero sí la cortesía del extranjero que sabe
saludar y traducir la carta del restaurante. No hay que olvidar que se trata de un viaje, que los lazos que unen al lugar de origen son íntegros, verdaderos,
sólidos, Lazos únicos, por otra parte.

"La crudeza de la lucha se ha llevado a muchos compañeros y compañeras para siempre. Para ellas y para ellos nuestro reconocimiento y más sentido
homenaje"... No hay muertos, sólo gente a la que se ha llevado la crudeza de la lucha, un viento, un mal, algo que pasó mientras estábamos aquí. No nosotros.
El sujeto retórico y activo se disuelve de pronto, decae en simple instrumento. Es natural, los muertos nos implican, nos hacen preguntas, cuestionan el
valor de lo que hacemos. Y no es momento de juicios, sino de despedidas. Despedidas de las compañeras y compañeros, pues uno no se despide de quien no
conoce. Si ha habido otros no-muertos, que los despidan sus compañeras y compañeros. Y que hagan ellos su reconocimiento (reconocimiento que excluye
reconocerles como muertos)... y su sentido homenaje. Homenaje: en el aspecto de una constatación de que ha habido víctimas pacientes, como en las catástrofes
naturales, no sujetos agentes. Sentido: una cierta consideración, quizá complacencia, de mis sentimientos hacia damnificados. El homenaje es para aquellos
que han sido llevados por la crudeza de la lucha, los sentimientos son los míos, son para mí, no los comparto con nadie.

Por todo ello, "es tiempo de mirar al futuro con esperanza". Ni al pasado ni al presente, ni siquiera a estas palabras, a esta declaración. Sino a ese
espacio meramente orientativo del tiempo concebido linealmente, que por definición nunca pisaremos, pues en cuanto se pone el pie deja de ser futuro. Con
esperanza, no con los ojos, no de frente, no cara a cara.

El proceso
Historia de una claudicación
La hoja de ruta del Gobierno socialista, plagada de guiños y cesiones a ETA
MARIANO ALONSO Libertad Digital  22 Octubre 2011

Desde que llegó a la secretaría general del PSOE en el año 2000, Zapatero ha prestado especial atención a ETA. Pero si con una mano firmaba el Pacto por las
Libertades y contra el Terrorismo con la otra, y a la espalda del PP y de la opinión pública, abría una auténtica negociación política con los etarras. Un
proceso en el que ha sido clave el presidente de los socialistas vascos, Jesús Egiguren, y para el que el presidente del Gobierno siempre confió en el hoy
candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba. El relato de los hechos se remonta una década atrás, y comienza en el muy solemne salón de tapices de La
Moncloa.

2001
Zapatero firma en La Moncloa el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo con Javier Arenas, secretario general del PP, y el presidente del Gobierno
José María Aznar. Él mismo lo propuso, cuando Nicolás Redondo Terreros lideraba el PSE.

Pocos meses después, el presidente de los socialistas vascos, Jesús Egiguren, empieza a pergeñar el proceso de negociación en encuentros secretos con Arnaldo
Otegi en el caserío gipuzcoano de Txillarre, propiedad del antiguo militante troskista Pello Rubio. Contactos negados muchas veces por el propio Zapatero,
por ejemplo en una entrevista en El País de abril de 2005:

Pregunta: Otegi ha hablado de contactos con socialistas...
Respuesta: En absoluto. El Partido Socialista no ha mantenido ninguna relación con personas que puedan representar a la extinta Batasuna. No ha habido ni
hay relación alguna, ningún diálogo.

Según el perioidsta del diario de PRISA, Luis R. Aizpeolea, Egiguren informó de sus encuentros con Otegi al líder de los socialistas vascos Patxi López y
ambos a Zapatero poco antes de las elecciones que le llevarían a la Moncloa.

2004
Mayo: el día 22 (el mismo que la boda de los Príncipes de Asturias) Egiguren intenta infructuosamente que la Iglesia se implique en el proceso, pero recibe
la negativa del Cardenal vasco-francés Roger Etchegaray, con quien se reunió en Roma

Agosto: En su primer verano en La Moncloa, Zapatero recibe una carta de ETA, de la que ha hablado mucho pero que nunca ha enseñado. Según su versión, en la
misiva la banda terrorista le ofrecía entablar una negociación para dejar el terrorismo sin recibir nada a cambio a nivel político.

Noviembre: Otegi, en el celebérrimo mitin de Anoeta, habla de las dos mesas de diálogo (una Gobierno-ETA para hablar de presos y otra de los partidos,
incluida Batasuna) para decidir el futuro político del País Vasco.

2005
Enero: Otegi le envía una carta a Zapatero, supervisada por Egiguren, proponiéndole "un final dialogado de la violencia". El presidente del Gobierno responde
afirmativamente "si se dan las condiciones necesarias" al día siguiente durante un mitin en San Sebastián.

Junio: comienzan las negociaciones en Ginebra, con la Fundación Henri Dunant de testigo. Las llevan a cabo Jesús Egiguren y el etarra Josu Ternera, que le
expresa al socialista su satisfacción porque la interlocución sea "política" y no "judicial". Egiguren se mantenía en estrecho contacto telefónico con
Rubalcaba, entonces portavoz parlamentario del PSOE.

Julio: Tras 22 días de intensas negociaciones se alcanza un acuerdo por el que ETA anunciaría un alto el fuego y el Gobierno relajaría la actividad policial
y permitiría la vuelta de Batasuna a la legalidad. Las actas de ese acuerdo están en poder, como es lógico, de la fundación Henry Dunant, presidida hoy por
el socialista Javier Solana. Ese mismo verano Zapatero informó a Rajoy de lo acordado.

Noviembre: el acuerdo termina de perfilarse en Oslo, también a través del centro Henri Dunant. Los servicios secretos noruegos se ocupan de las labores de
seguridad.

Diciembre: el último día del año Ternera le comunica a Egiguren que en unas semanas llegará el comunicado de ETA.

2006
Marzo: el día 22 ETA declara el alto el fuego.

Mayo: un chivatazo policial desbarata una operación en el bar Faisán de Irún contra la trama de extorisón de ETA. El conocido a partir de enconces como Caso
Faisán permanece archivado por el juez Garzón tras las primeras pesquisas de Fernando Grande Marlaska. Después de la suspensión de Garzón como magistrado, su sustituto Pablo Ruz reanuda la investigación y llega a procesar a tres ex altos cargos de Interior, incluido el ex director general de la Policía Víctor
García Hidalgo, hoy secretario de organización del PSE en Álava. Un pleno especial de la Sala de lo Penal convocado el pasado septiembre por su presidente,
Javier Gómez Bermúdez, decide que no hay pruebas suficientes contra esos tres mandos policiales y le pide a Ruz que vuelva a elaborar el auto.

Junio: El día 29 Zapatero, siguiendo lo acordado con Ternera, anuncia el inicio del diálogo en los pasillos del Congreso. Durante aquellos días, según cuenta
Santiago González en su reciente libro Lágrimas Socialdemócratas el presidente del Gobierno les dijo a unos diputados socialistas en los pasillos del
Congreso: "Dentro de unos meses vais a ver cómo ETA se rinde ante este general" mientras se tocaba repetidamente la punta del esternón con el dedo índice.

Septiembre: se pone en marcha la mesa de partidos entre PSE, PNV y Batasuna, la encargada de abordar la negociación política. Los encuentros se celebran en
la localidad gipuzcoana de Loyola.

Octubre: ETA roba 350 pistolas en Francia.

Diciembre: Encuentro Gobierno-ETA al que ya no acude Josu Ternera pero sí Egiguren, junto al ex ministro de Felipe González Javier Moscoso. Los terroristas
plantean sus exigencias políticas, la autodeterminación y la anexión de Navarra. Los emisarios del Ejecutivo aceptan una institución común compartida entre
el País Vasco y la Comunidad Foral.

El día 29 Zapatero pronuncia su famosa frase "estamos mejor que hace un año y el año que viene estaremos mucho mejor". Mientras lo decía un comando de ETA
colocaba el explosivo que al día siguiente destrozó el aparcamiento de la T-4 y terminó con la vida de Diego Armando Estacio y Carlos Alonso Palate.

2007
Pese a que se afirmó que "el proceso está roto" como dijo un indignado Rubalcaba en respuesta a las dudas del entonces portavoz de Justicia del PP, Ignacio
Astarloa, lo cierto es que se reanudó pese a la T-4. Y que se hizo con un emisario muy cercano al ya ministro del Interior, José Manuel Gómez Benítez, hoy
vocal del CGPJ. A esa nueva tanda de negociaciones el Gobierno se presentó con nuevas cesiones en su hoja de servicios, principalmente dos: el traslado a un
hospital de San Sebastián del etarra De Juan Chaos tras un simulacro de huelga de hambre y la aceptación de la mitad de las listas de ANV, la nueva
franquicia etarra, para las municipales de 2007. De esta forma, el brazo político de ETA pasó a gobernar cuarenta ayuntamientos y a tener más de
cuatrocientos concejales en municipios vascos y navarros. Todo sigiendo la doctrina del Fiscal General, Cándido Conde Pumpido, de que las togas debían
mancharse "Con el polvo del camino"

SEGUNDA LEGISLATURA
En su segundo mandato, la política de Zapatero en materia antiterrorista ha estado marcada por los siguientes guiños a ETA.

Acercamientos de presos de ETA a la cárcel alavesa de Nanclares de Oca. Rubalcaba llegó a decir, en el verano de 2010, que no había reclusos terroristas.

Facilitación del trabajo de los llamados mediadores internacionales, en particular del sudafricano Brian Currin. Algo que ha culminado esta semana con la
celebración de la llamada Conferencia de Paz.

Legalización de Bildu por el Tribunal Constitucional, en contra del criterio del Tribunal Supremo, lo que ha permitido a la nueva franquicia etarra aumentar
su representación institucional tras las municipales y forales de mayo pasado. Una legalización que se produjo por la mínima (seis votos a cinco) después de
muchos pronunciamientos del nacionalismo vasco y del PSOE para que se enmendase la plana al Supremo. Bildu gobierna ahora la Diputación de Gipúzcoa y el
Ayuntamiento de San Sebastián. Muchos concejales del PNV en pueblos dominados por la franquicia etarra intentan huir de su control fiscal.

Si no hay ninguna decisión judicial en contra, Bildu concurrirá a las generales del 20-N con mejores perspectivas que nunca. Algunos pronósticos hablan de
grupo parlamentario propio e incluso que pueda amenazar la hegemonía del PNV en el Parlamento español como representante máximo del nacionalismo vasco.
Preludio todo ello del que puede ser el gran momento del mundo batasuno, la victoria en las autonómicas de 2013, que podría llevar a Arnaldo Otegi al Palacio
de Ajuria Enea. Por lo escuchado y leído desde el comunicado de ETA, hay quien piensa que, si llegara el caso, la llamada izquierda aberzale renunciaría a
sus objetivos políticos.

final de la violencia
El antiterrorismo francés reclama la entrega de activistas y arsenales
El frente galo de la lucha contra ETA no descarta el riesgo de escisión por un núcleo duro de irreductibles
FERNANDO ITURRIBARRÍA CORRESPONSAL | PARÍS. El Correo  22 Octubre 2011

Un punto de interrogación más que un punto final. El antiterrorismo francés percibe el cese definitivo de la actividad armada declarado por ETA con cautela y
prudencia. Jueces, fiscales, policías y servicios secretos coinciden por separado en reclamar pruebas de la buena voluntad pregonada. Desde su puntode vista,
los hechos avaladores de las palabras serían la entrega de los arsenales y la rendición de los clandestinos. A su juicio, esta doble exigencia disiparía el
riesgo de escisión detectado en un núcleo duro de irreductibles.

«Yo soy como santo Tomás: creo cuando veo y toco», comentaba ayer una veterana personalidad de la lucha contra ETA en Francia. «Las promesas sólo comprometen a quienes se las creen», apostillaba con una máxima política que desde hace años relativiza en este país la transcendencia de las campañas electorales. «No se trata de ser pájaro de mal agüero, pero hay que tener cuidado», apuntaba un colega de los juzgados antiterroristas.

Los comentarios resumen la atmósfera de recelo, alegría contenida y suspicacia sin llegar al escepticismo que se respira en la vanguardia del frente francés.
Las precedentes declaraciones que se quedaron en papel mojado y la experiencia de treguas rotas de forma sistemática alimentan la desconfianza relativa hacia
una «buena noticia a falta de confirmación».

Parece como si en París se echara en falta que el comunicado de ETA no viniera acompañado con un documento anexo con las coordenadas GPS para localizar los
zulos diseminados en suelo francés. «Es todavía pronto, pero si hacen eso se podría decir que es el comienzo del fin. En caso contrario, quiere decir que
estamos ante una tregua mejorada», opina un magistrado.

Desde la cúpula policial se reclama además que los activistas en busca y captura se presenten en las comisarías. «Somos muy prudentes y no cambiamos en nada
nuestra forma de trabajar porque tenemos casos abiertos, gente buscada y de todas maneras no hay más que una mera declaración», señalan en la Subdirección
Antiterrorista de la Policía Judicial.

En los juzgados antiterroristas se dice desconocer quiénes han tomado la decisión de finalizar la lucha armada y ni siquiera saber la composición actual de
la dirección etarra. De manera explícita se plantea que está por ver si el aparato militar también está detrás del comunicado. Dicho de otra manera, si
responde a una iniciativa unitaria o sólo emana del entorno político de los encapuchados.

El análisis de los servicios de inteligencia apunta a una decisión tomada a la fuerza bajo la doble presión de los aparatos del seguridad del Estado y un
brazo político encaramado en la vanguardia del movimiento. Aunque se admite que la dirección de ETA funciona como un bloque monolítico, no se descarta que en
sus filas haya activistas disconformes con una dinámica asimilada al liquidacionismo, la claudicación o el entreguismo.

En la órbita de Karrera
El correlato lógico de ese enfoque es la posibilidad de una escisión, riesgo planteado abiertamente por todos los interlocutores. Uno de ellos lo vincula con
la persistencia de ideólogos de pensamiento marxista que postulan la reunificación de Euskal Herria para fundar un estado socialista de cariz revolucionario
y no se contentarían con la sola independencia, objetivo de la tendencia más nacionalista.

La hipótesis cismática, con precedentes en el IRA y otras organizaciones similares, no se ve que pueda cobrar cuerpo antes del 20-N, pues todas las
corrientes comparten el interés de pasar por la cita electoral de la mejor manera posible. No se descarta, sin embargo, que en cuanto surja la primera
dificultad los disconformes aprovechen la oportunidad para recuperar protagonismo en primer plano.

Los expertos franceses han detectado la existencia de un núcleo duro de intransigentes que sitúan en la órbita de Mikel Karrera Sarobe 'Ata', jefe del
aparato militar detenido en Bayona en mayo de 2010. A él se le adjudica la autoría material de las muertes a tiros de dos guardias civiles en Capbreton (Las
Landas) a finales de 2007 y del policía francés Jean-Serge Nérin en marzo de 2010, último asesinato en el historial criminal de ETA.

La ETA de 'Ata' concentra su presencia clandestina en el seno del aparato militar, poder fáctico interno en que los irreductibles se han hecho fuertes, según
los especialistas galos. «Sería sorprendente que todo el mundo dentro de ETA esté totalmente de acuerdo con lo que se dice en el comunicado», observa una de
las fuentes consultadas en París.

En hibernación
En Francia, ETA lleva meses adormilada, en estado de hibernación, sin dar muchos signos de actividad. Los últimos atestados en los ordenadores de la Fiscalía
de París datan de comienzos de setiembre cuando se recuperó un coche robado en marzo y se desmanteló un zulo antiguo con material en mal estado.

Pero ese encefalograma plano no significa desaparición. «La estructura clandestina ha sido debilitada, pero sigue existiendo», observa un mando policial.
Incluso hay algunas señales preocupantes. Es el caso del cargamento intervenido a Iñaki Domínguez Atxalandabaso en junio a bordo de un tren procedente de
Italia. Se trata de componentes electrónicos para confeccionar los dispositivos de activación decenas de bombas. Son modelos de última generación muy
perfeccionados que en muchos casos venían de América por lo se deduce que la logística militar ha restablecido pasarelas operacionales con sus históricos
refugios en México y Venezuela.

También se piensa que están en funcionamiento imprentas clandestinas pues los últimos documentos de identidad falsos intervenidos son de nueva y mejorada
factura. Pero nadie se atreve a hablar de una reorganización general como en las treguas anteriores. «Desde hace algunos meses son mucho más discretos»,
sentencia un responsable policial.

Guardias civiles denuncian el acoso de Bildu que "seguirá pese al cese de ETA"
Agentes de varias ciudades españolas se han concentrado hoy en Vitoria para arropar a sus compañeros que trabajan en el País Vasco y Navarra
EFE | VITORIA El Correo  22 Octubre 2011

Guardias civiles de varias ciudades españolas se han concentrado hoy en Vitoria para arropar a sus compañeros que trabajan en el País Vasco y Navarra ante el
"acoso" que sufren en los municipios gobernados por Bildu, una situación que creen que no cambiará pese al cese de la actividad armada de ETA.

Así se han expresado los dirigentes de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) durante la concentración que han convocado frente a la sede
principal del Gobierno vasco, a la que se han sumado representantes de la Unión de Oficiales de la Guardia Civil (UO), la Unión de Guardias Civiles (UGC), la
Asociación de Suboficiales de la Guardia Civil (ASS) y los sindicatos del Cuerpo Nacional de Policía SUP, CEP y SPP.

También se han adherido a la protesta organizaciones como el Movimiento contra la Intolerancia o el Foro de Ermua, el sindicato UGT, la Asociación Española
de Escoltas y la Asociación de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado Víctimas del Terrorismo, entre otras.

Asimismo ha participado María Jesús González, quien al igual que su hija, Irene Villa, resultó herida en un atentado de ETA en Madrid en 1991.
A María Jesús González le amputaron una pierna y un brazo tras el atentado y su hija perdió las dos piernas.

Denuncian el "abandono institucional"
Durante la concentración, presidida por una gran pancarta en la que se leía "En la verdadera paz no hay sitio para el odio. AUGC con los guardias civiles y
sus familias", estos colectivos han denunciado el "abandono institucional" que padecen los agentes y sus familias por parte de los gobiernos central y vasco
ante el acoso de Bildu.

AUGC ha puesto como ejemplo de ese acoso el ocurrido en Oñati (Gipuzkoa), donde, según ha recordado la asociación, miembros de la coalición abertzale han
realizado un vídeo en el que se mofan de la guardia civil y piden su marcha del País Vasco.

También ha denunciado que se han "colocado maletas en las puertas" de los acuartelamientos.

El secretario de organización de la AUGC, José Antonio Agudo, ha opinado, en declaraciones a los periodistas, que tras el comunicado de ETA anunciando el
cese definitivo de la actividad armada no cree que cambiará la situación de "odio" que sufren los guardias civiles.

Perdón a las víctimas
Ha lamentado que en el comunicado de ETA no se pida perdón a las víctimas ni se hable de las entrega de armas y ha abogado por que los "asesinos" se
entreguen y acaben en la cárcel.

En la misma línea se ha expresado el secretario general de la AUGC, Alberto Moya, quien ha señalado que el camino de la paz "no puede hacerse sin dignidad" y
ha dicho que lo que tienen que hacer los terroristas es pagar las indemnizaciones a las víctimas y cumplir sus penas en la cárcel.

También ha pedido a la izquierda abertzale, integrada en la coalición Bildu junto con EA y Alternatiba, que pida perdón a las víctimas.

Durante la protesta, a la que han asistido unas 500 personas, según la AUGC, María Jesús González ha leído un comunicado en el que ha denunciado el maltrato
y la humillación que sufre este colectivo "amparado por la dejadez y abandono institucional".

"Para los humillados y acosados, para los guardias civiles no ha habido generosidad, se les reconoce el esfuerzo y la sangre vertida pero se les niegan los
derechos constitucionales que Bildu exhibe impúdicamente: libertad para manifestarse, libertad para reunirse, libertad para opinar", ha subrayado González.

Esta víctima del terrorismo también ha criticado que ETA no haya puesto "ni fecha, ni hora ni lugar para entregar las armas" y ha lamentado que "los 829
muertos, casi la mitad compañeros de la guardia civil y del Cuerpo Nacional de Policía, no hayan recibido una palabra de recuerdo, de perdón".
Esta será la última concentración que AUGC convoque antes de la entrada en vigor, el 3 de noviembre, de la ley que restringe a los miembros del instituto
armado sus derechos de reunión, manifestación o de libertad de expresión, ha asegurado el sindicato. EFE

Manifestación en Bilbao
Los proetarras piden el referéndum
 www.gaceta.es  22 Octubre 2011

Los proetarras se han manifestado en Bilbao para continuar con las exigencias que los asesinos de ETA lanzaron en su comunicado el pasado jueves.

La portavoz de la izquierda proetarra Mariví Ugarteburu ha pedido hoy antes del comienzo de la manifestación convocada en Bilbao "respeto al derecho a
decidir, no pedimos más que eso: democracia real ya en Euskal Herria"

Antes del inicio de la marcha para pedir "soluciones para Euskal Herria", han hablado para la prensa los portavoces de los cuatro convocantes, las
formaciones que firmaron el acuerdo de Gernika: Eusko Alkartasuna, la izquierda abertzale, Alternatiba y Aralar.

Ugarteburu, que ha sido la portavoz de la izquierda proetarra, ha reclamado el "compromiso de todos las ciudadanos para conseguir un nuevo escenario de
soluciones integrales, tanto a las consecuencias del conflicto político como a las razones de dicho conflicto: tenemos que solucionar la negación de Euskal
Herria como sujeto de decisión, y tenemos que reclamar el respeto absoluto a todos los derechos civiles y políticos".

La portavoz proetarra ha dicho que "deben cesar las excusas para trabajar en un solución dialogada en la que todos seamos ganadores".

Preguntada por la posición de la izquierda proetarra sobre las víctimas de ETA, Ugarteburu ha recordado que en el acuerdo de Gernika dijeron que "es
necesario el reconocimiento y la reparación a todas las víctimas del conflicto político, y la izquierda abertzale ya está embarcada en ese trabajo".

Ugarteburu ha insistido en que "estamos en una nueva situación política llena de esperanza e ilusión; para conseguir un escenario de democracia real se debe
reconocer que el País vasco es una nación, un sujeto de derecho, y todas las personas que vivimos en Euskal Herria tenemos que tener reconocidos nuestros
derechos".

"Ha finalizado el conflicto armado, por fortuna, y es hora de afrontar el conflicto político, que no ha terminado, que sigue estando ahí", ha concluido.

El secretario general de Eusko Alkartasuna, Pello Urizar, ha dicho que la declaración de cese de actividad de ETA fue "el primer paso de un proceso,
imprescindible, pero ahora queda mucho trabajo por hacer; entendemos que las miles de personas que nos vamos a juntar hoy en Bilbao estamos comprometidos con
este proceso, que tiene que seguir adelante. La sociedad vasca necesita que vivamos una realidad normalizada".

Urizar ha agregado que los gobiernos francés y español tienen que responder "en positivo" a la petición de ETA de un diálogo directo, "de la misma manera que
en su día el gobierno británico se implicó en el proceso irlandés".

El parlamentario vasco de Aralar Dani Maeztu ha dicho que tras "el final de lucha armada es el momento de reivindicar el diálogo, para reconocer a las
víctimas, para cumplir con los derechos de los presos vascos y para enfrentarse al conflicto político que hay en este país".

El portavoz de Alternatiba -escisión de EB-, Oskar Matute, ha opinado que tras el anuncio de ETA de cese de su actividad "es el momento de la ciudadanía, que
es la que tiene la llave del cambio que tiene que llegar".

 



Recortes de Prensa   Página Inicial