AGLI

Recortes de Prensa   Martes 25 Octubre 2011

 

ETA: Estamos a punto de conseguir nuestros objetivos políticos.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 25 Octubre 2011

Rajoy, ¿has leído eso que dice ETA?, Rubalcaba, sabes que ETA, para tu deshonra como vil mamporrero, dice verdad y que estáis rindiéndoos a ETA que espera
recibir aquello por lo que ha matado a más de 800 españoles y por los que tú sueltas infames lágrimas de cocodrilo. ZP, sabes que mientes cuando dices que ha
vencido el Estado de Derecho a ETA, cuando es lo contrario, y todo gracias a ti. Majestad, realmente ¿le resulta tranquilizador saber que ETA ha dicho lo de
definitivo solo porque le posibilita conseguir sus objetivos?

Me intranquiliza y mucho que todas las instituciones, el Rey incluido, todos los grandes personajes políticos de este país nos estén vendiendo una gran
rendición como un exitazo, y que ETA se esté frotando las manos porque así es.

Todos saben de primera mano, porque por algo tienen infiltrados en ETA y con acceso a todo, que este tinglado es una pantomima más, aunque sea cierta una
cosa, que ETA no volverá a matar pero solo si consigue sus objetivos, la independencia, suelta de presos y anexión de Navarra, en otro caso matará de nuevo.

Y si consigue sus objetivos volverá a matar, esta vez vascos solo para conseguir el poder en ese País Vasco independiente y mantenerlo, y eso es algo que
nunca han ocultado los terroristas y para eso siguen activos y con las armas.

Las gentes de a pie que no tenemos acceso a los informes de los servicios de información disponemos de retazos de información que pueden hacernos comprender
al verdad de esta ignominia nacional. Hoy por ejemplo publica El País un artículo que intenta santificar a ETA y volver a comenzar un proceso de
beatificación para que cuele la gran martingala. Se titula “Dos condenados ‘al final del túnel’”.

Se habla de presos de ETA, un arrepentido condenado por más de 20 asesinatos y de un miembro de ETA llamado Juan Karlos Ioldi que dice:

“Ioldi, abogado, diputado electo de HB en el Parlamento vasco en 1986 y exmiembro de un comando, está convencido de que la “lucha armada” ha sido
necesaria: “Indudablemente ha merecido la pena. Estamos a punto de conseguir nuestros objetivos políticos, ¿cómo no va a merecer la pena?””

En ETA saben, y lo dicen, que con estos paripés están consiguiendo sus objetivos y ahí están todos, Rajoy, Zapatero, el Rey, el príncipe Felipe, Rubalcaba, y
resto diciendo que esto es una victoria y una cosa tranquilizadora. Es una pura y mera rendición a ETA, ¡maldita sea!, lo saben todos, pero se han conchabado
para colárnosla como una victoria, ¡hay que joerse!

Se acaba el tiempo y vienen las prisas.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 25 Octubre 2011

Hay prisa por acabar la faena. Ya vienen los recoge nueces a por lo suyo, intentando llenar su capacha. Todos los partidos políticos ya no disimulan y se van
posicionando para dar un impulso a la hoja de ruta de que ETA logre todo lo que se acordó en las miserables negociaciones del Gobierno de Zapatero durante
estas dos legislaturas y quizás desde bastante antes de llegar al poder. Una traición a España que espero que algún día tenga el castigo que se merece.
Aunque, sea el principal, no es el único culpable.

Lo mezquino es que el PSOE y su candidato, como siempre, niegan la mayor y hacen justo lo contrario de lo que afirman. El uso descarado del terrorismo en
plena campaña electoral, incluyendo las imágenes de plañideras del otro día, solo es la constatación de hasta qué punto los intereses partidistas y
electorales se anteponen a cualquier cosa. El objetivo, remontar e igualar o incluso dar la vuelta a las encuestas mediante la crispación y una campaña
apoyada en las reivindicaciones de sindicatos, asociaciones afines, etc.

Lo inexplicable sigue siendo la actitud seguidista y conformista de Rajoy, disfrazada de consenso y de hombre estadista que se ocupa de "lo que importa de
verdad a los españoles". A los españoles no sé, pero lo que les importa al nacionalismo separatista y a los terroristas es más que evidente y lo han gritado
por las calles de Bilbao este pasado fin de semana. Hoy ha venido el complemente indispensable del PNV y de Urkullu, aprovechando las prisas de Patxi López
del PSE-PSOE por facilitar el acceso de ETA a la mesa de negociación y de "construcción nacional".

Y mientras, Basagoiti intentando parecer que controla la situación y que sigue representando a aquellos que le votaron. Un error que va a pagar en pocos días
cuando se pegue el batacazo electoral y vea que sus escasos votantes le dan la espalda. Las traiciones y los apoyos injustificables se pagan con el desprecio
en las urnas y en todos los aspectos de la vida social. El no estar al lado de las víctimas y sí al lado de quien las ha equiparado con los verdugos, solo
puede ser considerado como un traidor y un miserable.

Lo único que urge es que ETA se quite las capuchas y anuncie su disolución, se entreguen las armas y se pongan los terroristas a disposición de la Justicia.
Mientras eso no ocurra, nada habrá cambiado respecto a los minutos previos de la emisión del vídeo y del comunicado. El único final de ETA es su derrota y no
obtener ninguna concesión política por haber usado el terrorismo indiscriminado como medio de presión y de coacción para sus fines políticos.

La única prisa que hay es la de que el próximo 20N los españoles logremos echar por la fuerza democrática de las urnas a todos estos trileros, apátridas y
demagogos. Puede que el PP no sea la mejor de las alternativas, pero siempre será mejor que lo que tenemos ahora.

Terrorismo
Sombras de un final comunicado
Cristina Losada Libertad Digital 25 Octubre 2011

En estos días post-comunicado, diversos foros han formulado las condiciones que permitirían constatar el final de ETA. El anuncio de la disolución aparece
como la esencial, unida a la entrega de armas. Además se requiere que reconozca el daño causado y manifieste arrepentimiento. Con el debido respeto, no acabo
de ver esto último. Ante esas reclamaciones, me pregunto si no se está tomando a una banda terrorista por una panda de descarriados. Como si pudiera aparecer
en ella un destello de moralidad. Otra cosa es que arrepentirse y pedir perdón tengan cabida, y la tienen, en el reglamento penitenciario. Fuera de eso, rige
lo mismo que para cualquier otro grupo de delincuentes. Del crimen organizado no se esperan autocríticas. Es un imposible y aunque no lo fuera. Aplicar la
ley y hacer justicia es el resarcimiento moral.

Esas son también las primordiales condiciones, las que competen al Gobierno. La ley debe cumplirse. No habría ni que decirlo. Pero los voceros
gubernamentales no cesan de repetirlo justo cuando salen a la pista dos célebres mosquitas muertas, la generosidad y la reconciliación, con su pretensión de
reeditar el borrón y cuenta nueva. La impunidad y la desmemoria no son figuraciones, son riesgos reales. Riesgos derivados de acceder a que una banda
terrorista sea la protagonista de su final. Es lo último que le queda, advertían no hace mucho algunas voces. Y se le ha concedido. La política española ha
girado, una vez más, en torno a lo que dice la banda. Aunque no sólo ha dado vueltas de derviche alrededor de lo que dice, sino dado lo que dice, sobre las
interpretaciones.

Cuando no había que estar expectantes ni esperar nada. Hasta el punto de no esperar tampoco lo que no ha hecho. Con una salvedad. La disolución tenía que
haber sido la condición sine qua non para legalizar a sus peones políticos. No en vano el instrumento decisivo en la asfixia de la banda fue la ilegalización
impulsada por Aznar. Y aún entonces, cuarentena. Pero algunos gobiernos y, de forma penosamente notoria, éste que va de salida, quieren comunicados. Mucha
gente quiere que le digan que la amenaza se atenúa, se alivia o se esfuma: es comprensible. Y sin embargo... la policía ya había cercenado la capacidad de
acción terrorista. Ya era posible un final sin coberturas, liturgias y videoclips. Solo había que dejarlo en manos de dos inexorables: el paso del tiempo y
el peso de la ley. Hubiera sido un final sin rótulo, sin vamos a publicidad y, sobre todo, sin sombras.

Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.es.

Algunas asociaciones han tenido que poner dinero de su bolsillo ante el retraso de las ayudas
El Gobierno recorta las subvenciones a las víctimas
C. S. Macías La Razón 25 Octubre 2011

MADRID- El Gobierno se retrasa en el pago de las ayudas a las víctimas del terrorismo y algunas van sufrir un tijeretazo con respecto a la partida de 2010,
según ha podido saber LA RAZÓN por varias asociaciones que han manifestado su malestar.

Mientras, sigue sobrevolando la duda de quién pagó la estancia en la capital guipuzcoana del panel de mediadores encabezaado por Brian Currin; el ex
secretario general de la ONU Kofi Annan o el líder del Sinn Féin, Gerry Adams,...No hay explicación oficial de quién los sufragó y cómo se desembolsaron los
honorarios de los mediadores, o el alojamiento. Pero para ello, sí que se agilizó el dinero, como critican algunas asociaciones. Sin embargo, las
subvenciones destinadas a las víctimas siguen sin llegar.

Las últimas partidas destinadas a las asociaciones de víctimas se dieron a conocer en junio de 2010, por lo que llevan ya un retraso de tres meses con
respecto al año anterior. Además, muchos colectivos han tenido que adelantar el pago de los proyectos que han realizado durante 2011, porque ya se han
gastado el dinero que tendrían que haber percibido en esas fechas.

No se sabe si este año se volverá a llevar a cabo la desequilibrada distribución de las ayudas que se ha hecho en años anteriores. Ya en 2009 la Asociación
de Víctimas del Terrorismo (AVT), mayoritaria, recibió una cantidad similar a la que llegó a las arcas de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo, que
preside Pilar Manjón.

La justificación oficial siempre ha sido la misma: que las ayudas se perciben en función de los programas concretos presentados por cada asociación. En 2010
la AVT, que a día de hoy ha visto incrementado su número de afiliados en más de 400 y aglutina cerca de 4.000 afiliados, percibió 48.000 euros una cantidad
que podría ser recortada este año. La misma cantidad recibió Covite; la Asociación Andaluza de Víctimas del Terrorismo percibió 31.000 euros y la
Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas 37.590,82 euros.

Frente a éstas, otras asociaciones que trabajan contra el terrorismo pero que no se dedican directamente al apoyo psicológico de las víctimas, como Gesto por
la Paz, percibieron 58.184,44 euros por los actos y jornadas que realizaron. La asociación Bakeaz que trata de buscar y ofrecer a la sociedad alternativas
para un mundo más justo de acuerdo con un concepto amplio de paz y desarrollo sostenible fue beneficiada con 36.237,7 euros.

La reducción de ayudas a las víctimas ha ido disminuyendo y este año volverán a bajar. Algunas asociaciones se han visto obligadas a echar el cierre a sus
locales y adeudan incluso por el pago del alquiler. Es el caso de la Asociación Murciana de Víctimas del Terrorismo que, además, este año no contará con
subvención porque ya le han comunicado que en este ejercicio su solicitud está fuera de plazo.

Es cierto que la crisis económica obliga a llevar a cabo ajustes y recortar de todo, pero llama la atención cómo para las partidas de los sindicatos sí que
ha habido dinero y ha llegado a tiempo. En concreto, los sindicatos percibieron hasta 77,5 millones de euros para todo tipo de proyectos, y también la
Memoria Histórica.

«He tenido que cerrar la sede»
La Asociación Murciana de Víctimas del Terrorismo, que aglutina a 160 víctimas directas por el terrorismo se ha visto obligada a cerrar la sede ante la falta
de subvención. Su presidente, Chema Morales adeuda 3.000 euros por el pago del alquiler. Tuvieron que despedir a la trabajadora social porque no podían
seguir pagando su sueldo. «Su finiquito lo tuve que pagar de mi bolsillo» y la psicóloga y el abogado contínuan, pero como voluntarios.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Terrorismo
El aval de Rajoy a la paz sucia de ETA
Guillermo Dupuy Libertad Digital 25 Octubre 2011

Aunque en junio de este año escribí un artículo que llevaba por título "Habrá que vigilar al Gobierno de Rajoy", en el que ya expresaba "mi temor a que Rajoy
nos haga trampas", no podía entonces imaginar que el líder del PP nos las pretendiera hacer tan temprano y de forma tan felona, burda y suicidamente estúpida
como lo ha hecho al calificar de "buena noticia" el nauseabundo y chantajista comunicado de ETA.

Naturalmente para poder calificar positivamente el repugnante comunicado terrorista, Rajoy ha tenido que ocultar el elogio que en él ETA hace de los asesinos
de casi un millar de españoles, o cómo la banda sigue denigrando como "represivo" a nuestro Estado de Derecho, o cómo los terroristas exigen la impunidad y
el cumplimiento de los objetivos secesionistas por los que nos han venido asesinando.

Rajoy sólo se ha podido aferrar a la única concesión que los criminales hacen a quienes aspiran a tener de compañeros de viaje en esta paz sucia, y que no es
otro que el cambio de calificativo de su alto el fuego de "permanente" a "definitivo".

Sin embargo, no por este nuevo calificativo empleado por los etarras, la mayor responsabilidad de que los españoles puedan caer en la trampa de creer que los
terroristas están en mejor disposición de la que realmente están deja de ser, con la excepción de UPyD, de la vergonzosa clase política española. Más aun
cuando son los propios terroristas los que exigen un "proceso de diálogo directo con los gobiernos de España y Francia que tenga por objetivo la resolución
de las consecuencias del conflicto y, así, la superación de la confrontación armada".

Pero quizá la mayor contribución que ha hecho Rajoy a la mentira institucionalizada, que nuevamente padecemos, sea su mentirosa afirmación de que esta
declaración etarra "se ha producido sin ningún tipo de concesión política". Rajoy no sólo oculta las concesiones políticas que los etarras exigen en su
comunicado, sino que miente al negar las concesiones políticas que ya le han precedido y hecho posible.

Si digo que Rajoy miente es porque Rajoy sabe que falta a la verdad cuando no ve como "concesión política" la celebración y la participación de los
socialistas en la conferencia internacional de San Sebastián auspiciada y elogiada por la propia ETA. Rajoy sabe que falta a la verdad cuando no ve una
"concesión política" en la derogación de facto de la Ley de Partidos que ha permitido a los proetarras volver a las instituciones sin condenar a ETA y sin
que esta se disuelva. Rajoy sabe que falta a la verdad cuando no ve como concesión política que López y Rubalcaba ya hayan asumido como iniciativa propia un
acercamiento de los presos etarras, que no es sino una exigencia de los proetarras como "primer paso a la amnistia". Rajoy sabe que falta a la verdad cuando
no ve como "una concesión política" la que él mismo ha brindado a ETA al calificar de "buena noticia" el nauseabundo comunicado etarra.

Así las cosas, no es de extrañar que en el PP no hayan sabido ahora responder a los medios de comunicación si Rajoy va a mantener el compromiso de expulsar a
los proetarras de Bildu en caso de llegar al gobierno. Otro tanto se podría decir de la doctrina Parot, o de si el futuro gobierno del PP va a detener a los
terroristas que siguen prófugos de la justicia.

Hay quienes, criticando el "cambio de guión" de Rajoy, lo han tratado de presentar como un modo de impedir que el PSOE monopolice la baza electoral del
"final del terrorismo". Estupidez supina por cuanto eso es tanto como inventarse una buena noticia para que no sea un gobierno mentiroso el único que la
celebre.

Rajoy debía haber respondido al comunicado etarra como lo que es: como un inadmisible comunicado terrorista, en el que los etarras apenas ocultan su
chantaje, reivindican y elogian su pasado criminal y condicionan su "cese definitivo" a un inadmisible e intolerable proceso de negociación con los gobiernos
de España y Francia. Con esa actitud, Rajoy no sólo hubiera conectado con esa inmensa mayoría de españoles que, a pesar de los engaños de nuestra clase
política, no ven en el anuncio de ETA el fin incondicional e irreversible del terrorismo, sino que hubiera evitado tener que ser rehén de una mentira que él
mismo ha contribuido a forjar y que, si no la mantiene con nuevas concesiones, bien puede estallarle a él como presidente de Gobierno. ¿Se cree Rajoy que,
llegado tal caso, un Rubalcaba en la oposición le llamaría para consensuar el comunicado de repulsa?

Crimen con castigo
Editorial www.gaceta.es 25 Octubre 2011

El que no corre, vuela. Tras el comunicado de ETA, el PNV ha metido el reprís para no perder protagonismo electoral y no quedarse atrás frente a los teóricos
beneficiados del día después (PSE y Bildu), y ya pide una amnistía de presos etarras, argumentando que el fin de la lucha armada exige poner fin a la
excepcionalidad legal y penitenciaria, como dijo el domingo Erkoreka. Y su líder, Íñigo Urkullu se atrevió incluso a pedir la derogación de la Ley de
Partidos y que se adelanten las autonómicas. En puridad, esto último no carece de lógica, si Amaiur obtiene un buen resultado el 20-N convirtiendo así en
papel mojado la actual distribución de fuerzas del Parlamento Vasco.

Es obvio que un PNV abocado a una suerte de primarias con los proetarras trata de mover sus fichas, no permitiendo que nadie le arrebate el título de
nacionalista y deseando recuperar parcelas de poder perdido en las últimas autonómicas. Eso explica la radicalización de sus mensajes. Pero una cosa es la
lógica electoral y otra cosa la lógica del Estado de derecho –no siempre coinciden–.

Según esta última, una amnistía de personajes como Makario (18 asesinatos); Santi Potros (implicado en la masacre de Hipercor) o Henri Parot (82 asesinatos)
significaría un derrota de la Justicia y un daño irreparable para la democracia española.

Lamentablemente, a eso apunta el fin de la excepcionalidad que reclama el PNV. El gran argumento que barajan los nacionalistas vascos e incluso el PSOE –
Zapatero está dispuesto a presionar para que se anule la doctrina Parot– es que ETA ha dicho adiós a las armas. Los dos saben que eso no es cierto. La banda
ha dejado de apuntar a la nuca de la sociedad española –lo cual es objetivamente positivo– pero no ha soltado el dedo del gatillo –lo cual es inquietante,
porque significa que se reservan ese cartucho si el Estado no traga sus estomagantes exigencias–. Si la banda se arroga el papel de gendarme para tutelar el
proceso, no tiene sentido decir, como Rubalcaba, que “ya les quitamos las bombas, ahora tocan los votos”. Porque da la casualidad de que sin dejar las
bombas, ETA y sus terminales blanqueadas van a obtener más votos el 20-N.

Pero incluso aunque la banda hubiera entregado las armas –y confiemos en que algún día lo hará–, reclusos con decenas de cadáveres en su haber no pueden irse
de rositas como si fueran presos políticos en lugar de sanguinarios carniceros de mujeres –Kubati, asesino de Yoyes– y de niños –Pakito, que atentó contra la
Casa Cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza–, por poner dos ejemplos. El pésimo precedente sentado por la fuga de Troitiño, con 22 asesinatos en su haber,
por la torpeza del Constitucional y la Audiencia abona todo tipo de sospechas. Si ya antes del comunicado de ETA, semejante pájaro se pasea con total
impunidad como Pedro por su casa, ¿qué esperar tras la actual euforia de paz y la interesada capitalización política del tema de los presos que están
haciendo ya PNV y PSOE?

Rubalcaba no se pronunció ayer sobre la doctrina Parot, pero añadió que tras el 20-N “habrá que hacer cosas”. Asusta pensar a qué puede referirse con esas
“cosas”. La justicia y la dignidad de las víctimas exigen que las fechorías de los criminales no queden impunes.

ETA: hoja de ruta
Carmen Leal Libertad Digital 25 Octubre 2011

Ni ETA ha entregado las armas, ni se ha disuelto, pero los líderes políticos están muy contentos, a pocos meses de las elecciones. Bueno, todos no, la líder de UPyD, Rosa Díez, en una reciente entrevista en El Mundo ha dejado muy clara su visión contraria a ese contento, que coincide con la de muchos ciudadanos de los de a pie.

¿Cuál puede ser la hoja de ruta de ETA? Ya ha conseguido buenos réditos a base de aterrorizar a la población durante más de 40 años. Ahora, todos a recoger las nueces y no solo el PNV. Y aunque los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE, hayan dicho que no se ha pagado precio político, ya ha cobrado ETA por anticipado el precio de este comunicado a base de obtener el poder en el Ayuntamiento de San Sebastián y un montón de municipios más para Bildu, partido pro etarra legalizado gracias a los buenos oficios del Tribunal Constitucional (TC) asesorado por el PSOE que obtiene nada menos que 320.000 votos.

Primer acto de la hoja de ruta. Se escenifica una pantomima de abandono de la lucha armada (y con esta ya van 12 veces que lo proclaman en otros 12 comunicados) con ingredientes internacionales para darle mayor credibilidad y en fecha oportuna, a menos de un mes de las próximas elecciones generales. Y meten miedo social al PP (no van a ser el único aguafiestas ahora que todos estamos tan contentos) que en boca de su líder, Mariano Rajoy, cambia sus afirmaciones anteriores por la aceptación de este abandono de la lucha armada “sin concesión política”.

Segundo acto de la hoja de ruta. Presentación en las elecciones del 20N de Amaiur y es más que probable que saque un magnífico resultado puesto que contará con el apoyo incondicional de ETA, su propaganda y su movilización callejera que predica la salida de las cárceles de los presos y la resolución del conflicto político mediante la secesión. Obtendrá grupo parlamentario propio y planteará la secesión en el Congreso camuflada bajo el derecho a decidir de los vascos.

Tercer acto de la hoja de ruta. Año 2013, elecciones autonómicas en el País Vasco. Mayoría de los partidos secesionistas: PNV y los que apoya ETA. Otegi, lendakari. Proclamación unilateral del Estado vasco (¿asociado a España?) a imitación de Kosovo.

Epílogo. Cataluña no va a ser menos. Ya dijo en su día Jordi Pujol (CiU) que “los vascos delante, nosotros detrás”. Y su digno hijo Oriol Pujol, recientemente: “Aquí hay dos naciones, Cataluña y el País Vasco, que por la vía democrática y pacífica quieren ejercer su derecho a decidir. [...] No se nos pueden cerrar todas las vías y la del derecho a decidir es democrática y constitucional”. El señor Oriol Pujol olvida que tanto Cataluña como País Vasco son una parte de España y que el derecho a decidir y la soberanía nacional reside en el pueblo español (Artículo 1.2 de la Constitución). Son los españoles, todos en su conjunto, no solo los de una parte de España los que deciden.

Somos todos los españoles los que decidimos y, en un hipotetico referendo secesionista, decidiremos lo que más convenga a los españoles y no lo que convenga a unos políticos irresponsables que no saben a dónde van.

Carmen Leal es profesora de Lengua y Literatura españolas

¿Qué se debe?
Martín PRIETO La Razón 25 Octubre 2011

El conde de Romanones tronaba en Cortes contra un estatuto catalán diciendo «jamás, jamás, jamás», y al ver levantarse lívido a Cambó prosiguió: «Y cuando
digo jamás, digo por el momento». Es de bien nacidos agradecer a un sicariato la intención de no matarnos, pero tampoco se debe sobreactuar celebrando el
primer día sin ETA, el primer fin de semana sin ETA, las primeras elecciones sin ETA, las primeras Navidades sin ETA, como recordatorio socialista «ad
nauseam». Igualmente no es imprescindible que Rubalcaba o Patxi López se suban a los arengarios para llorar como Magdalenas.

ETA está en su teatrillo de siempre con el mismo libreto: presos a la calle, territorialidad (País Vasco, Navarra, Iparralde y Encartaciones de Cantabria),
independencia y el abertzalismo radical como partido sovietista único.

Es una conjetura pero no un disparate suponer que para las próximas elecciones vascas de 2013, que podrían parir un lendakari abertzale (¿Otegi?), los presos
etarras estarán en sus casas o se habrán exiliado sufragados con dinero público. No se perseguirá a los huidos y se recordará que nadie entrega del todo las
armas. Las ofertas de González en Argel. Gran lanzada a veinte mil victimados en cincuenta años. Lo demás exigiría reformas constitucionales que llevarían a
la España confederal a tener como propia una vieja Albania en el Cantábrico. Socialistas y etarras le han dado el pase negro al PP con gran egoísmo
partidista y ningún sentido del Estado. Hacer coincidir un periodo de reformas estructurales con un proceso constituyente es delirio criminal. Decía Plá ante
un favor sospechoso: «¿Qué se debe?». Pues eso.

La amarga victoria
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 25 Octubre 2011

(A los habituales del blog les "sonara" la entrada, pues se trata de una síntesis de lo que colgué como amplia reflexión ante el comunicado de ETA y que, ya
con forma y medidas de artículo periodístic, se ha enviado por el servicio OTR/Europa Press con el que habitualmente colaboro y que dejo aquí para que puedan
continuar con el hilo que no me parece, ni mucho menos, agotado)

ETA: la amarga victoria
Amén de las treguas rotas a bombazos, los comunicados de alto el fuego resueltos con tiros en la nuca y la ristra de considerandos vomitivos que precedían a
la frase esencial: ETA ha decidido el cese definitivo de la actividad armada” -ni se disuelven, ni entregan sus armas, ni se arrepienten de la sangre
derramada, ni piden perdón a sus víctimas sino que homenajean a sus asesinos y exigen negociación a España y Francia- la razón por la que la población
española ni acaba de creerse ni de alegrarse del todo se llama Bildu.

La amargura procede no de ese anuncio sino de sus prolegómenos, de su escenificación como victoria que, aunque haya en parte que entender como propaganda
para camuflar su fracaso, tiene también motivos que apuntalan la sensación de haber obtenido pago y beneficios políticos por sus crímenes. La visualización
es en realidad muy simple. Si este abandono del terror se hubiera producido sin sus tentáculos de Bildu legalizados y triunfantes en las instituciones, la
alegría democrática hoy sería mucho más clara y esos considerandos etarras del comunicado despreciados como pura parafernalia.

Es cierto que las diferencias de lo ahora sucedido son notorias con respecto a aquel malhadado Proceso de Paz. La firmeza en la lucha antiterrorista
posterior a la T-4 ha acabado por acogotar a la banda y puede defenderse la afirmación de que no ha habido concesiones con el dato de que mientras entonces
se produjo la vergonzosa excarcelación de De Juana Chaos, hoy Otegui está en la cárcel. Ello puede hacer entender la posición y la expresión del líder de la
oposición y probable futuro presidente Mariano Rajoy. Pero creo que se entiende mejor a la luz de lo que pueden ser sus responsabilidades futuras. Porque el
hecho irreversible es que Bildu y desde noviembre Amaiur (o sea, los brazos políticos de ETA-Batasuna) están y estarán en las instituciones. No debieron
estar. Pero están Y la infamia de Tribunal Constitucional permitiéndolo cuando ETA aún no había abandonado las armas (y esto es mucho más que un matiz,
porque este orden de sumandos sí que altera y mucho el resultado) es lo que degrada hoy el triunfo de la democracia.

Pero si ya, cuando no debía haberse producido, se produjo esa sentencia político judicial cuyo responsable último es Zapatero, hoy, cuando ETA ha renunciado
a las armas, esa presencia ya no tiene marcha atrás y la imposibilidad legal de lograrlo es casi absoluta. Sin armas ni violencia, todas las ideas, excepto
precisamente aquellas que preconicen la violencia o la violación de los Derechos Humanos, son defendibles.

En realidad y más allá de este debate actual con crecientes componentes de esterilidad, si la victoria es de la democracia o de ETA, la respuesta a la
incógnita está en el devenir más próximo y ahí es donde encontraremos los hechos y las respuestas. Y en ello es en lo que uno tiene la sensación que pensaba
el líder del PP. Porque lo que realmente va a ser lo trascendental más allá de un comunicado lo dirá el próximo mañana y habrá de gestionarlo muy
probablemente Rajoy. La línea que separará el triunfo de la democracia o el suicidio del Estado de Derecho esta en dos cuestiones muy simples: El
mantenimiento del principio irrompible de que los criminales han de pagar por sus crímenes y no ser premiados por ellos. Por qué el criminal deje de matar no
queda exculpado de su delito y menos ha de ser convertido en héroe. La justicia ha de seguir actuando y cumpliéndose, los delincuentes, aún no capturados con
delitos pendientes, detenidos; los que sigan violando las leyes, perseguidos; los culpables, cumplir sus penas y sus víctimas, amparados por la sociedad y
sus referentes morales. Esa es una condición.La otra habrá de ser el NO más rotundo a la pretensión de interlocución de los terroristas, a cualquier
negociación política sobre territorio a cualquier otra cosa que no sea la entrega de sus armas y su disolución sin condiciones.

Queda otra incógnita por resolver. Y no es baladí. ¿Qué hará ETA si no se cede a sus pretensiones? ¿Volverán a las andadas?. Las armas aún las tienen. Y no
parece que gana alguna de entregarlas. La tranquilidad solo será irreversible cuando las hayan rendido y la organización haya quedado disuelta. Solo entonces
habrá que celebrar el fin de ETA. No ahora.

Ríase de (o con) LA GACETA
Lágrimas en la lluvia
Javier Quero www.gaceta.es 25 Octubre 2011

Y ahí está Felipe, la equis que precisa el candidato. Igual que el maridaje del puño y ETA, hace la puñeta.

Felipe se refiere a Rubalcaba como “el Flaco”. Está claro que al PSOE no le ha tocado el Gordo, precisamente. Aseguraba ayer LA GACETA que el presidente del
Gobierno del GAL le dijo a su discípulo: “TODOS lo que has hecho lo has hecho bien, hasta el final, incluyendo a ETA”. No es lo mismo hacer todo bien que
hacer bien a todos. Bien, Rubalcaba ha hecho de todo. Leyendo la frase por segunda vez, entiendo lo que el ex secretario general quiso indicar: “Lo has hecho
bien, incluyendo a ETA en las instituciones”, como si la inclusión de los terroristas supusiera la conclusión del terrorismo. Hay quien justifica la
irrupción de Felipe en la campaña por la necesidad de romper los pronósticos de las encuestas. El PSOE anhela al menos un empate. Y ahí está Felipe, la equis
que precisa el candidato. Los socialistas también lloran. El coro de plañideros está formado por el propio Alfredo Pepunto, Patxi López y Odón Elorza. Esas
lágrimas son jugo ocular de cocodrilo cuando el dolor de las víctimas se pierde como lágrimas en la lluvia, parafraseando al replicante Roy Batty y su
célebre agonía en ese pestiño de culto llamado Blade Runner.

López trata de sintetizar en un modelo único el cierre de las tumbas y la apertura de las celdas. Urkullu se ha apuntado al akelarre, campo del cabrón en
euskera puro, por unión de aker y larre, igual que el maridaje del puño y ETA hace la puñeta. De esa fusión proviene la difusión de la confusión. Para
garantizar su éxito, se renuncia a llamar a las cosas por su nombre. Si no fuera porque ignoran su existencia, cualquiera diría que los del PNV tienen
vergüenza por pedir directamente la excarcelación de asesinos juzgados y condenados, y por eso hablan de “articular la excepcionalidad legal y
penitenciaria”.

A la vista de los acontecimientos, algunos aluden a la organización terrorista como si de una ONG se tratara. Ahí está Erkoreka dando palmaditas a los
asesinos, procurando que no le salpique la sangre. Para este mercader de votos, que anunciaba en su chiringuito de top manta del Congreso ofertas de dos
abstenciones por el precio de una, la actividad terrorista ha sido “una experiencia negativa”. Vamos, como si en lugar de estar hablando de 43 años de
asesinatos, relatara la ingesta accidental de una sardina en mal estado. Los peneuvistas presentan la libertad de expresión como libertad de ex prisión. Da
la impresión de que las víctimas lo serán por partida doble. ETA les quitó la vida y ahora el PSOE y el PNV pretenden quitarles la muerte.

Paz para nuestros días
Oscar Elía www.gaceta.es 25 Octubre 2011

Pese a lo que comúnmente se cree, las dictaduras cuentan con un apoyo social considerable: mayoritario, de hecho. Por convencimiento, por oportunismo, o
por el clima de entusiasmo y fascinación que rodean al fenómeno totalitario, las mayorías suelen entregarse a él con agrado. Pero las categorías dirigentes
españolas actuales son incapaces de entenderlo: piensan que el fenómeno despótico se reduce a un tirano subyugando a una sociedad temerosa y anhelante de
libertad. No alcanzan a comprender que el peor despotismo es el ejercido en nombre de la mayoría y por la propia mayoría.

Así que causa sonrojo recordar que el totalitarismo en España hoy tiene un nombre: Movimiento de Liberación Nacional Vasco. El MLNV reúne las
características del revolucionarismo totalitario, bolchevique o nacionalsocialista, del siglo XX. Entre ellas su vocación de mayoría social, de la cual ETA
se concibió como su vanguardia: ni es el único ni es el más importante instrumento de un proyecto que es, ante todo, de movilización de masas.

Pero buscando una chamberlainesca “paz para nuestros días”, las categorías dirigentes españolas le han abierto la puerta de las instituciones: como si un
movimiento totalitario actuando desde las instituciones democráticas dejase de ser totalitario. No sólo eso: la peor consecuencia del pacto del PSOE con ETA
es que ha inclinado la balanza de poder del lado totalitario: poder institucional, control territorial, dominio de la calle, legitimación ideológica e iniciativa política constituyen los grandes activos de Bildu. Mientras, Amaiur está levantando un proyecto mayoritario, de masas y estrictamente totalitario: violento, desestabilizador… y quizá mayoritario. Pero al que los españoles, acostumbrados a identificar mayoría con democracia, se ven incapaces de enfrentar.


ETA-PSOE
Lágrimas de gratitud
Pío Moa Libertad Digital 25 Octubre 2011

Repulsivo espectáculo el de los lloriqueantes mandamases socialistas ante el anuncio de la ETA. Lágrimas cocodriláceas que quieren jugar con las emociones de
un pueblo al que toman por idiota. Su único sentido posible es el alivio y la gratitud hacia los asesinos: "¡Gracias, ETA, por decir que dejáis de matar!
Vuestra palabra es oro de ley para nosotros, que también somos socialistas, no lo olvidéis. ¡Gracias por decirlo en plena campaña electoral, dándonos una
baza preciosa que sabremos explotar al máximo, os lo prometemos, para intentar revertir las encuestas! Por fin habéis comprendido que lo que es bueno para
nosotros lo es también para vosotros. ¡Y mira que nos ha costado metéroslo en la mollera mientras nos llamabais "gorrinos"! Os hemos dado legalidad cuando la
proscripción de Aznar os asfixiaba, hemos hecho afluir hacia vuestras terminales dinero público cuando Aznar os estaba secando la economía, dejamos en
testimonial la represión contra vosotros durante cuatro años, hasta que vuestra cerrazón nos obligó a deteneros, aunque bien sabéis que solo con la intención
de que salieseis libres cuanto antes, cuando entraseis en razón, y convertidos en héroes populares; hemos paralizado y burlado a los jueces, os hemos dado
proyección internacional, os hemos dado indemnizaciones como víctimas del franquismo, hemos desacreditado a vuestras víctimas, os estamos ofreciendo un
estatuto de estado asociado en lugar de uno autonómico, hemos dejado la Constitución en papel mojado... ¡Y estos premios a vuestros asesinatos pueden ser
solo un aperitivo! Como ha dicho Herri Batasuna, ‘hemos pasado de estar frente al precipicio a aspirar a todo’ ¿Y a quiénes lo debéis? ¡A nosotros! ¡Gracias,
ETA, por haber abandonado vuestra cerrazón, que tanto nos ha hecho sufrir! ¡Celebremos nuestra victoria, pues es la de ambos!"

No hay otro sentido posible en estos corruptos farsantes que no han cesado de dar, desde hace siete años, patadas en el vientre al estado de derecho. He
explicado muchas veces la raíz de esta identificación esencial ETA-PSOE: ambos son socialistas y por ello antidemocráticos, antifranquistas y antiespañoles.

Lo cual no impide que a veces se peleen y se maten entre ellos: pasó en la guerra civil y pasará muchas veces. Pero persiste entre ellos una fundamental
identidad. Hay, además, una oculta ambigüedad que debe sacarse a la luz: el inconfesado e inconfesable sentimiento de inferioridad del PSOE ante la ETA. Pues
ambos son ferozmente antifranquistas, pero los etarras combatieron a aquel régimen, mientras que los sociatas prosperaban bajo él y a menudo en el mismo seno
de él; los etarras siguieron luchando luego por el socialismo, mientras los sociatas caían en mil renuncios y claudicaciones, forzados por un "realismo" muy
parecido al que mostraban bajo Franco; los etarras han sido antiespañoles siempre, mientras que los internacionalistas del PSOE, debido a los cargos y
puestos alcanzados, tenían que actuar a veces como si no lo fueran. No obstante, en algo han colaborado casi todo el tiempo: los etarras han golpeado sin
tregua la democracia, mientras que el PSOE la ha socavado desde dentro, atacando la independencia judicial, sembrando la mentira histórica sistemática,
creando un clima de corrupción intelectual y económica generalizada y dejando al país al borde de la quiebra. Y, desde hace siete años, transformando el
Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo –que pudo haber corregido algunos graves errores de la transición– en el Pacto con los Terroristas y contra
la Democracia. Creo que el PSOE debe dar las gracias también al PP de Rajoy por su "oposición".

Terrorismo
¿El fin de ETA?
Ignacio Moncada Libertad Digital 25 Octubre 2011

Dice Luis R. Aizpeolea en El País que ETA tomó la decisión de dejar las armas en julio, tras el éxito de Bildu en las elecciones del 22-M. Algunos meses
después de esa supuesta decisión, el 20 de octubre, tres encapuchados anunciaron el "cese definitivo de la actividad armada" en una teatralización del fin
del terrorismo. Para algunos este anunció ha sido un detonante de sincera alegría y emoción tras 43 años de sufrimiento. Otros se han lanzado a capitalizar
las lágrimas vertidas de cara a las elecciones generales. Sin embargo, la mayoría de españoles, y la inmensa mayoría de víctimas de ETA, no ocultan su
recelo. Algo huele mal. ¿Por qué ETA anuncia que deja la violencia a un mes de las elecciones?

El terrorismo, incluso para los etarras más fanatizados, no es un fin en sí mismo, sino un instrumento. Es un medio para alcanzar sus metas. El terrorismo
es, en el fondo, una decisión económica, en el sentido en que es el resultado de una evaluación de beneficios contra costes. En este caso, para un etarra el
beneficio es la probabilidad de que los políticos se sienten a negociar y cedan en alguna de sus pretensiones. El coste, la vida en la clandestinidad y la
posibilidad de ir a la cárcel. Cuando los etarras piensan que hay políticos dispuestos a ceder a cambio de la promesa de cesar con la violencia, el
terrorismo seguirá existiendo. Sin embargo, cuando el Estado de Derecho es eficaz aplicando la ley a terroristas y sus representantes políticos, y al tiempo
se les demuestra que en ningún caso se negociará, la violencia dejará de tener sentido para ETA. La banda, sencillamente, desaparecerá.

Tras el comunicado nos encontramos ante dos posibilidades. La primera de ellas es que sea cierto que los etarras hayan abandonado el terrorismo sin
condiciones. Es la tesis que impera en el entorno sociológico del PSOE, PNV, parte del PP y medios como El País. Esto significaría que el Estado de Derecho
está siendo eficaz en la lucha contra ETA y que los políticos han demostrado a la banda que jamás se sentarán a negociar. De ser cierta esta tesis, lo que
habría que hacer a continuación sería seguir exactamente con la misma política, pues si el Estado de Derecho aflojara o se les hiciesen concesiones, se
reactivaría la esperanza etarra en el terrorismo como medio, y ETA resurgiría.

Pero también existe otra posibilidad, en la que están, entre otros, muchas víctimas. Y es que el anuncio del cese de la violencia etarra sea una pantomima.
Es decir, un intento de sobrevivir como banda armada y de lograr sus objetivos. Hay pistas que indican esta dirección. La cercanía de las elecciones, la
rapidez con la que el PSE ha invitado a Bildu a sentarse a hablar, proponiendo un cambio en la política terrorista, o... ¡el hecho de que lo anuncien! ¿Qué
necesidad tiene ETA de anunciar que deja el terrorismo? Sólo puede ser por un motivo: que lo hagan para ganar algo a cambio. Y es que en el propio comunicado
la banda afirma que desea abrir un proceso de diálogo para "la superación de la confrontación armada". Es decir, lo que siempre han pedido.

Unos estarán más con la primera posibilidad, otros con la segunda. Pero una cosa es cierta con independencia del escenario en el que estemos: la política
antiterrorista a aplicar debe ser la misma en ambos casos. Estado de Derecho sin excepciones para los criminales y promesa política de que jamás se negociará
con terroristas. Dejémoselo claro.

Ignacio Moncada es ingeniero industrial por ICAI y trabaja como analista financiero de inversiones en Nueva York.

FRENTE A LA IMPUNIDAD, JUSTICIA
Al menos 300 asesinatos de ETA no han sido juzgados
Cientos de casos no juzgados por diversas causas, víctimas que no saben nada de sus verdugos y causas sólo resueltas parcialmente.
M.J. Grech Libertad Digital 25 Octubre 2011

El próximo 29 de octubre las víctimas de ETA salen de nuevo a la calle con el lema "Frente a la Impunidad, Justicia", una de sus tres demandas históricas
junto a Memoria y Dignidad.

Ahora más que nunca existe el temor de que esa Justicia que reclaman no se vea satisfecha, que los asesinos juzgados y sentenciados salgan a la calle y que
muchos asesinatos queden impunes, una vez más, porque ya ha pasado anteriormente, y no sólo por la amnistía de 1977, sino porque ya hay cientos de casos no
juzgados, casos parcialmente juzgados en los que sólo han sido condenados una parte de los autores del atentado, muchos casos en los que han sido condenados
a penas ridículas los colaboradores necesarios (chivatos y confidentes que obtuvieron información sin la cual los autores materiales no habrían asesinado) y
casos de los que no se sabe absolutamente nada de nada. Las víctimas reclaman que no se pase página de forma acrítica pero, sobre todo, que se aplique la
ley, que se cumplan íntegramente las penas y que no se utilice la política penitenciaria como moneda de cambio en el llamado proceso de paz, provocando una
situación de impunidad para los que han asesinado, secuestrado y extorsionado durante más de cinco décadas.

Son centenares los asesinatos cometidos por ETA que no han sido juzgados. De los más de 850 asesinatos –las cifras totales bailan y no son exactas por muchos
motivos, como ya contamos en Libertad Digital–, una cifra cercana a los 300 –también aquí es difícil dar cifras exactas– no tienen sentencia, ya sea porque
se desconocen los autores o por otras razones. La mayoría se concentra en asesinatos cometidos antes de 1990 (unos 600 del total de víctimas) y al menos 80
víctimas de ETA no han podido poner cara a sus asesinos, según datos de la Fundación de Víctimas del Terrorismo (FVT).

En junio de 2010 se conocieron las conclusiones a las que había llegado la "Comisión de Justicia" creada por las asociaciones, colectivos y fundaciones de
víctimas del terrorismo en su reunión del 8 de marzo de ese mismo año a instancias de la FVT. Uno de los motivos por los que se creó esta Comisión es que no
existen datos sistematizados en la Audiencia Nacional sobre la situación procesal de todos y cada uno de los asesinatos de la banda terrorista ETA. La
información, muy dispersa, se encuentra repartida entre Juzgados de Instrucción, secciones de la Sala de lo Penal, Fiscalía y el archivo de Alcalá de
Henares. Dado que la digitalización de los sumarios es algo muy reciente, para poder obtener datos precisos hay que ir rastreando sumario a sumario en su
formato en papel. A desentrañar esa madeja han dedicado seis años de investigación Rogelio Alonso, Florencio Domínguez y Marcos García Rey, investigación que
se ha visto plasmada en el libro Vidas rotas. Historia de los hombres, mujeres y niños víctimas de ETA (Espasa, 2010). Pero todavía hay mucho trabajo que
hacer en este asunto para podernos hacer una idea clara del escenario de impunidad en el que van a quedar los asesinatos de la banda terrorista.

Si excluimos los crímenes cometidos antes de 1977 –73 desde Begoña Urroz–, sobre los que se hizo borrón y cuenta nueva con la amnistía, de los 562 cometidos
entre 1978 y 1990, más de 200 no han sido resueltos, de los que el 50% ha prescrito o están a punto de prescribir. Con posterioridad a 1990, en 2011 han
empezado a prescribir los cometidos en 1991, siendo el más reciente el triple atentado cometido el 17 de octubre de 1991 en Madrid con el resultado de un
muerto –el teniente de Artillería Francisco Carballar Muñoz–, y tres heridos graves –María Jesús González, su hija Irene Villa y el comandante de Infantería
Rafael Villalobos–. El pasado 20 de octubre la Audiencia Nacional ha archivado definitivamente el caso por prescripción.

Si nos vamos a la situación a día de hoy, en estos momentos existen unas ciento cincuenta causas abiertas en la Audiencia Nacional, aunque no todas ellas
tienen que ver con asesinatos de la banda, pues incluyen, por ejemplo, la de la red de extorsión de la que derivó el caso Faisán o la causa que investiga la
red de abogados etarras.

Entre las causas pendientes por asesinato, no se ha juzgado aún el último atentado mortal de ETA en España, en el que una bomba-lapa acabó con la vida de los
guardias civiles Carlos Sáenz de Tejada y Diego Salvà. También está sin juzgar el atentado contra Eduardo Puelles, cometido el 19 de junio de ese mismo año,
y también mediante el método de la bomba-lapa. El 1 de marzo de 2011 se detuvo en Vizcaya a cuatro miembros de la banda terrorista ETA. Las Fuerzas de
Seguridad creen que tres de ellos son los autores del asesinato de Eduardo Puelles. Participaron presuntamente en el atentado Daniel Pastor Alonso y la
pareja formada por Iñigo Zapirain Romano y Beatriz Etxebarria Caballero. Tampoco han sido condenados los asesinos de Cecilio Gallego y la niña Silvia
Martínez Santiago, en un atentado cometido en Santa Pola (Alicante) el 4 de agosto de 2002. Mes y medio después, fueron detenidos en Francia los presuntos
autores materiales del mismo, Óscar Celarain Ortiz, alias Peio, y Andoni Otegi Eraso, Iosu, integrados en el grupo Argala de ETA. En febrero de 2011 la
Fiscalía ha pedido en su escrito provisional de conclusiones que sean condenados a 1.180 años de cárcel. También reciente es el caso del cabo de la Guardia
Civil Juan Carlos Beiro, asesinado en Leiza el 24 de septiembre de 2002, mes y medio después del atentado de Santa Pola. Han pasado nueve años y no se sabe
absolutamente nada de sus asesinos.

El paso del tiempo y la consiguiente prescripción, la imposibilidad de juzgar a muchos etarras que viven tranquilamente en países como la Venezuela de Hugo
Chávez, la imposibilidad, también, de detener y poner a disposición de la justicia a los autores de los atentados en otros muchos casos, y los numerosos
atentados en los que sólo han sido condenados parte de los autores, engordará poco a poco el número de asesinatos de la banda que quedarán definitivamente
impunes. Al final del proceso esa cifra superará con creces los 300 casos de los que hablaba en 2010 la Comisión de Justicia creada por las víctimas. Si a
ello añadimos los beneficios penitenciarios y la posibilidad de que se derogue la doctrina Parot, el escenario de impunidad que se dibuja se vuelve pavoroso.


Recortes de Prensa   Página Inicial