AGLI

Recortes de Prensa   Viernes 4  Noviembre 2011

 

Una campaña con cinco millones de parados
EDITORIAL Libertad Digital  4 Noviembre 2011

España ha comenzado la cuenta atrás de una nueva etapa. En quince días, las urnas arrojarán un nuevo Gobierno cuya principal tarea será afrontar el desastre del paro. Este mes de octubre, y según los datos hechos públicos ayer, cada minuto se produjeron tres despidos. A ese ritmo, no es descartable que a finales de año se esté más cerca de los cinco millones y medio de parados que de los cinco. En semejantes circunstancias, la campaña electoral parece más un formalismo democrático para que el PP asuma de una vez el timón de un país a la deriva que una confrontación electoral clásica. La desesperación de millones de personas, los sistemáticos errores de planificación, previsión y cálculo del Gobierno, y la frustración de los principales actores económicos ante las dilaciones y renuencias en las inevitables reformas, sitúan a Rubalcaba ante la peor tesitura a la que ha tenido que enfrentarse jamás un candidato socialista. Su opción está tan desacreditada que hasta la actualidad parece conspirar contra el líder electoral del PSOE. Que en el pórtico de la campaña la juez Estela San José haya decidido elevar las acusaciones contra el ministro José Blanco al Tribunal Supremo es el acento en la corrupción que completa el cuadro de una legislatura que sólo puede calificarse de catastrófica y en la que Rubalcaba ha tenido un protagonismo no precisamente menor.

Dadas las circunstancias, es más que probable que el equipo de Rubalcaba mantenga la agresividad y tono crispado que sugiere su propio lema, el de "pelea por lo que quieres", que más parece una apelación a los indignados improvisada sobre un cartón en la Puerta del Sol que el eslogan de un partido que ha gobernado los últimos siete años. También es plausible que la maquinaria socialista de agitación y propaganda insista en la teoría de que la crisis es consecuencia de políticas de derecha relacionadas con el favorecimiento del mercado. Así de básicos y primarios son los argumentos socialistas. Sea como fuere, el perfil de Mariano Rajoy no le caracteriza precisamente ni por entrar al trapo ni por favorecer el juego subterráneo de su rival, aún a riesgo de fomentar la idea de que se trata de un aspirante a la presidencia tan flexible como a veces ambiguo. Sin embargo, el programa del PP no deja lugar a dudas sobre asuntos tan vidriosos como el proceso con ETA –Ley y Estado de Derecho, apuntó ayer el propio Rajoy en la antesala de la campaña– o la aplicación urgente de severas reformas con las que paliar el bombardeo de malas noticias y peores previsiones que se ciernen sobre la economía nacional.

El contexto electoral ocultará la grave encrucijada en la que la política griega ha puesto a la Unión Europea. El papel español en cumbres y reuniones es meramente testimonial, pero las decisiones que se han adoptado y que se adopten en los próximos días influirán inevitablemente en la agenda interna de quien gane las elecciones. Entre otras razones, los principales datos económicos españoles no incitan al optimismo y en algunos casos, como en el del paro, son particularmente perores que los helenos. Tales circunstancias deberían implicar que los candidatos, y especialmente Rubalcaba, fueran muy cuidadosos con sus propuestas, planteamientos y declaraciones a fin de no empeorar todavía más la delicada salud de una economía en hibernación por lo menos hasta bien entrado diciembre.

Rituales
La campaña electoral
Agapito Maestre Libertad Digital  4 Noviembre 2011

El ruido terrible de un martillo eléctrico retumba sobre mi cabeza. Unos obreros del ministerio de Hacienda, mandados por Zapatero, tratan de destruir con poco éxito un antiguo escudo de España de una de las puertas de la antigua Casa de Aduana. Es una barrabasada más contra el magnífico edificio, monumento "nacional", que construyó Sabatini. Los obreros llevan más de tres días afanados con ese trabajo de destrucción, pero sólo han conseguido que los vecinos de la zona tengamos los nervios destrozados. Son malos hasta para derribar una construcción. La obsesión de Zapatero por hacer desaparecer los vestigios del pasado, en realidad, por dinamitar la historia y la memoria de España, me recuerda a los talibán de Afganistán disparando sus armas contra las figuras sagradas, sus divinidades, esculpidas en la piedra.

Aunque las creíamos superadas, las conductas de Zapatero y los talibán son terribles rituales que vuelven una y otra vez: la historia es una caja de sorpresas. Nunca es fácil acabar con los rituales bárbaros, menos todavía con los rituales, más o menos, civilizados, pero que no sirven para mucho, por ejemplo, la pegada de carteles de todos los partidos políticos que anuncia el inicio de una campaña electoral. Anoche se cumplió una vez más escrupulosamente ese ritual. Cierto es que a nadie le molesta esta repetitiva y mala actuación de los políticos ante las cámaras de televisión, pero tampoco entusiasman al respetable; esa representación cumple una sencilla función: recordarnos que unos partidos políticos del siglo XXI, se dice pronto, harán una campaña electoral propia del siglo XIX. Los políticos están arruinando la política. Son inactuales. La política es vida, pura actualidad, pero los políticos la visten con sus mortajas para ocultarla.

Los políticos españoles han conseguido un país a su medida. Mortecino. Pero, como digo, la historia es una caja de sorpresas. No todo es previsible. Ya sé, ya sé, que es una mínima esperanza contra lo que será una campaña pesada y aburrida. O sea, los hechos le darán la razón, seguramente, a las encuestas que sólo ven un ganador por mayoría absoluta: el PP. Ojalá sea así. Pero, mientras tanto, mientras llega el día 20 de noviembre, este partido, según algunos de sus principales dirigentes, sólo tiene en contra las "sorpresitas" de carácter más o menos fraudulento que le prepare el PSOE. Nunca se sabe qué artimaña utilizará el PSOE para torcer la voluntad de los electores, pero, en mi opinión, es de las pocas veces en la historia de este partido que no espero absolutamente nada de él, ni siquiera para el mal, porque está muerto.

Zapatero ya ha pasado a la historia como un vulgar talibán, pero, sobre todo, por ser un dirigente político que ha terminado con un partido que, a veces, daba miedo.

Grecia
La superstición de la democracia directa
Antonio Robles Libertad Digital  4 Noviembre 2011

La Grecia que inventó la democracia, 24 siglos después nos ha dado una lección de demagogia. Su primer ministro Papandreu ha demostrado con su decisión de convocar un referéndum para ratificar el plan de rescate acordado con la UE cobardía, irresponsabilidad y falta absoluta de sacrificio en aras del bien común. Prefiere halagar los sentimientos del pueblo para simular respetarlo, que asumir las consecuencias amargas de su política irresponsable.

En estos tiempos que corren de mediocridad democrática y odio a los políticos, la impostura del socialista nos deja una advertencia que no deberíamos subestimar: las consultas populares no siempre son la panacea para resolver con mayor calidad democrática los laberintos políticos de una sociedad; muy al contrario, pueden ser el recurso más demagógico para manipular los instintos más bajos de las masas.

Sin ir más lejos, en Cataluña el nacionalismo pretende llevar a referéndum el concierto económico; o sea, preguntarle a los ciudadanos si prefieren que sus impuestos reviertan sólo en ellos o en el bien común. Todo ello, además, después de hacer coincidir los recortes que sufren en sanidad con el dinero que "les roba España". Puestos ya, podrían exigir un referéndum para preguntarles si quieren o no pagar impuestos, tener trasportes gratuitos o preguntarles a los alumnos eliminar o no los exámenes.

Desconfío muchísimo de la Democracia real. No conozco otra democracia que la que tiene normas por encima de las tempestades ocurrentes de ciudadanos cabreados reunidos en asamblea con altavoz y mano alzada. Son el extremo de Papandreu. Éste actúa de mala fe para seguir medrando, la asamblea espontánea lo hace por buena fe ante tanta impostura política. Pero las dos acaban siendo demagogia. Con buena o mala fe, pero demagogia.

No estoy defendiendo ni el despotismo ilustrado, ni la democracia jerárquica de Platón, sino la democracia neutral de las normas y las reglas de juego. Las prefiero a ellas que a los líderes carismáticos o las masas indignadas. Al menos sabemos a qué atenernos. Y si la práctica del poder las convierte en artimañas de quienes mandan para evitar que sirvan a los ciudadanos, siempre acabará apareciendo un número suficiente de indignados para convertirlas de nuevo a través del vuelco electoral en el instrumento del bien común.

Me temo que el mal no es solo responsabilidad de los políticos profesionales, sino del conjunto de los ciudadanos. Una sociedad informada, consciente y responsable es imprescindible. Mientras no logremos que la ilustración alcance esa meta, la demagogia seguirá permitiendo que políticos como Papandreu, Rubalcaba o Hugo Chávez sigan tomándonos por idiotas.

No somos mejores que ellos. Nos ciscamos con sus chanchullos, pero cobramos el paro para tomarnos un año sabático, nos indignamos con los paraísos fiscales, pero pagamos con dinero negro para esquivar hacienda, pontificamos sobre los derechos laborales, pero si llega el caso contratamos al inmigrante sin papeles por un sueldo de saldo, o nos lamentamos ahora de una hipoteca imposible que pedimos ayer excitados por la misma avaricia que han demostrado los bancos que nos la concedieron. ¡Es tan fácil indignarse como difícil asumir nuestra propia responsabilidad!

'Charlie Hebdo'
El profeta y las bombas
Cristina Losada Libertad Digital  4 Noviembre 2011

Incendiada y destruida la redacción de su semanario tras publicar un especial titulado "Charia Hebdo", en honor al triunfo islamista que ha traído la "primavera árabe", su director declaraba: "Si lo que les ha molestado es el dibujo del profeta, tengo que decirles a esos imbéciles que la semana pasada en Charlie Hebdo ya salía un dibujo del profeta". Se lo perdieron. Un colaborador abundaba: "No entendemos el atentado. Se nota que quien lo ha hecho no ha hojeado la revista". Y aún otro: "Lo más curioso es que el dibujo del profeta no es nada ofensivo y le representa como un tipo simpático". Sin embargo, como en cualquier atentado terrorista, es inútil buscar la causa en lo que haya hecho la víctima. "Algo habrá hecho", decían aquí quienes deseaban justificar un asesinato de ETA. Y no. El ataque al semanario, no importa cómo de guapo o de feo representara a Mahoma, es una nueva estación de la campaña de coacción y amedrentamiento que los islamistas libran contra la libertad de expresión en Europa.

Esa libertad tiene, desde luego, límites, pero límites que recoge el Código Penal y se dirimen en los tribunales. Los extremistas musulmanes, como es notorio, acuden a la bomba, el cóctel molotov, la amenaza de muerte y el asesinato: Theo van Gogh. La policía perseguirá esos delitos, pero ¿y la política? La política se encuentra dividida. Tras la publicación de las caricaturas de Mahoma en el Jylland Posten danés, la posición de la izquierda quedó expresada en la carta escrita al alimón por Zapatero y Erdogan. Publicar esas viñetas, decían, "puede ser perfectamente legal", pero "no es indiferente y, por tanto, debería ser rechazada desde un punto de vista moral y político". Pedían, así, "respeto por las diferentes sensibilidades", que es el mismo sentimentalismo que decora las prohibiciones impuestas por la corrección política. Desde esa perspectiva, para la izquierda es natural aceptar y hacer suyos los tabúes islámicos. Y salva la contradicción con sus arrebatos laicistas por el procedimiento de hacer del Islam una cultura: no es religión.

La actitud comprensiva hacia los musulmanes que se sienten ofendidos por unas caricaturas o una película, sólo puede dar alas a los autores de atentados como el que acaba de sufrir Charlie Hebdo. Y, de paso, incentiva que otros grupos religiosos exijan igualdad de trato, esto es, que se extienda también a ellos la condición de "intocables". Por esa vía, adiós a la libertad de expresión.

Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.es.

El islamismo se apodera de las revueltas árabes
http://espanaisrael.blogspot.com/  4 Noviembre 2011

No fueron sus promotores, pero es muy posible que la revolución egipcia no hubiera triunfado si los Hermanos Musulmanes, la mayor fuerza opositora en época de Mubarak y también hoy, no hubieran apoyado las protestas desde el principio.

Las revoluciones de Túnez, Egipto y Libia han acabado con las dictaduras. El pueblo se alzó contra Zine el Abidine Ben Ali, Hosni Mubarak y Muamar Gadafi con el sueño de alcanzar la libertad para sus países. La lucha contra los tiranos y la fe son los elementos en común entre la mayoría de los ciudadanos de estos movimientos sociales; derribados los primeros, solo queda el islam como camino para aunar las sensibilidades de países en los que las formaciones religiosas han sufrido una fuerte persecución en las últimas décadas.

Sus líderes padecieron la cárcel y el exilio, donde se conocieron, planearon y soñaron con este momento, una nueva era que sella para siempre los regímenes nacionalsocialistas que acabaron convirtiéndose en dictaduras con el visto bueno de Occidente. Para ellos su verdadera patria es el islam. Los Hermanos Musulmanes en Egipto, y sus equivalentes en Túnez, Ennahda, y Libia, cuyo nombre y líderes emergerán en la asamblea que el movimiento celebrará el mes próximo, forman la nueva cara de un islam político seguro de imponer su autoridad a través de las urnas. Un islam que se enfrenta al reto de hacer frente a las enormes expectativas de los ciudadanos ante la nueva era y frenar el radicalismo de los salafistas que han aprovechado el fin de las dictaduras para predicar la vuelta a los tiempos del Profeta.

Victoria aplastante
La victoria de Ennahda, brazo de los Hermanos Musulmanes en Túnez, pone la primera piedra del islam político que los dirigentes de este movimiento internacional aspiran a implantar a través de elecciones libres en los países donde ha triunfado la 'primavera árabe'. El 40% de los votos han sido para esta formación ilegalizada en 1989 por un régimen que encarceló a sus líderes y seguidores, cerró las madrasas (escuelas coránicas), prohibió el hiyab y ordenó abrir las mezquitas solo para la oración. Sus dirigentes han celebrado su triunfo tendiendo la mano al resto de fuerzas laicas.

La implantación de un «islam moderado» es la frase más repetida por Ennahda, que trata de acabar con los estereotipos que vinculan a los partidos religiosos con formaciones fundamentalistas y pone a Turquía como modelo a seguir. Una especie de tercera vía alejada de otros sistemas islámicos totalitarios como los de Irán o Arabia Saudí. El trabajo de décadas en la clandestinidad y la proximidad a las clases más desfavorecidas con organizaciones de caridad son la base de un proyecto que tiene las llaves de la nueva Asamblea constituyente. Esta elaborará una nueva Carta Magna y nombrar un Gobierno interino que fijará la fecha para elecciones legislativas y presidenciales.

Tras una guerra civil
Las familias libias siguen llorando a sus muertos. La revolución se convirtió en una guerra civil y la nueva era tiene el doble reto de la reconstrucción física y política del sistema. El Estado islámico libio toma el relevo a cuatro décadas de dictadura y la sharía será a partir de ahora «fuente única de jurisprudencia», según confirmó el sheikh y presidente del Consejo Nacional Transitorio (CNT), Mustafá Abdul Jalil, en la 'Declaración de la victoria'.

Los Hermanos Musulmanes están en el país desde los 60, y ahora pueden operar en libertad. Desde febrero trabajan en el este a través de organizaciones de caridad como Al Wafaa y ahora en el oeste con representantes en todas las ciudades. En un mes quieren realizar un congreso para bautizar su partido y elegir a los líderes que les representarán en las elecciones.

Junto a los Hermanos Musulmanes, la revolución ha aupado a militares de marcado carácter religioso como Ali Al Salabi (Bengasi), Abdul Hakim Belhadj (Trípoli) o Abdul Hakim Al Assadi (Derna), figuras de gran carisma repudiadas por el régimen anterior y cuya prioridad es la consolidación del modelo islámico, aunque de momento ocultan sus aspiraciones políticas.

Fuerza y experiencia
No fueron sus promotores, pero es muy posible que la revolución egipcia no hubiera triunfado si los Hermanos Musulmanes, la mayor fuerza opositora en época de Mubarak y también hoy, no hubieran apoyado las protestas desde el principio. La dirección del grupo se intentó mantenerse en un segundo plano en los convulsos días de enero y febrero, y aseguró que no lideraban el cambio, sino que se movía con él. Pero su fuerza podía verse en todos los rincones de la plaza Tahrir.

La Hermandad, origen del islamismo político contemporáneo árabe, reúne a reformadores en lo político aunque ultraconservadores en lo moral, y afronta las legislativas que se celebrarán el 28 de noviembre desde la posición aventajada que le otorga su amplia experiencia política, que le llevó a ganar un quinto de la Cámara de Representantes en las elecciones de 2005. Hoy el grupo ha formado un partido, Libertad y Justicia, y lidera una de las mayores coaliciones electorales que se presenta a los comicios, la Alianza Democrática, que competirá por más de la mitad de los escaños y de la que se espera que obtenga un tercio de la Cámara.

Los islamistas, sin embargo, llegan divididos a los comicios. La revolución ha propiciado la aparición de hasta cuatro partidos salafistas, radicales islámicos, que tienen poco apoyo entre la sociedad y que han formado su propia coalición tras agrias desavenencias con los Hermanos Musulmanes.

La Hermandad tiene su fuerza en los sectores más modestos de la sociedad y en las clases medias conservadoras, e hizo su primera demostración de fuerza en el referéndum para reformar la Constitución que tuvo lugar el pasado marzo. Abogaron por el sí y arrasaron, pero puede que su fuerza se haya atenuado desde entonces. Este mes han logrado un éxito menor del esperado en las elecciones de varios sindicatos profesionales, con gran peso en Egipto.

30.10.2011
http://www.eldiariomontanes.es

Sanidad
Siete de cada diez españoles quieren que la sanidad vuelva al Estado
Siete de cada diez españoles defiende que el Gobierno central vuelva a asumir las competencias de sanidad en manos de las comunidades autónomas, como una de las soluciones a los problemas financieros del sistema sanitario.
Madrid - Efe La Razón  4 Noviembre 2011

Esta es una de las principales conclusiones de un estudio presentado hoy sobre "El futuro de la sanidad pública" del Observatorio Sanitario del Consejo General de Enfermería, que recoge la percepción de la sociedad sobre el Sistema Nacional de Salud y su sostenibilidad en un contexto de crisis económica.

Los ciudadanos entienden que el regreso de las competencias a la Administración central daría más seguridad al sistema sanitario y garantizaría su pervivencia, según ha explicado José María San Segundo, responsable del trabajo.

En este sentido, el presidente del Consejo General de Enfermería, Máximo González Jurado, lo ha justificado en que existe "la percepción de que algo está pasando con las fronteras artificiales (entre comunidades) que se están creando en el sistema sanitario".

El estudio realizado mediante 1.200 entrevistas recoge una muestra representativa de la sociedad española, por sexo, edad y comunidad autónoma, ha señalado González Jurado,
quien ha asegurado que se va a remitir hoy mismo a todos los partidos políticos.

Según la encuesta, el 65 por ciento acepta el establecimiento de un copago en función de la renta como otra forma de garantizar el sistema, si bien más el 70 por ciento considera que la medida sería socialmente rechazada, aunque "justa" y "eficaz" en los próximos años.
Los ciudadanos de clase-media baja son los que asumen de mejor grado esta medida, que despierta más simpatía entre la población que el establecimiento de un "ticket disuasorio", que solo lo acepta un 44,2 por ciento.

Un 66% aboga por la búsqueda de vías para frenar el gasto, entre ellas, el pago de algunos servicios, una medida que cala más fuerte entre los jóvenes de 16 a 34 años y entre la clase media-alta.

Estos datos ponen de relieve, según San Segundo, que los ciudadanos consideran que "hay que salvar el sistema por encima de todo porque es irrenunciable, aunque para ello haya que hacer algún esfuerzo".

A la pregunta de en quién debe recaer el liderazgo de la mejora del sistema sanitario, un 51% apunta a los profesionales y un 35% a los responsables políticos elegidos.

Otra de las conclusiones del estudio es que una gran parte de los ciudadanos, incluidos el 4,9 que sólo tiene sanidad privada, prefieren la pública, especialmente cuando se trata de emergencias o de operaciones y enfermedades graves.

Casi el 60% de los entrevistados estaría de acuerdo con una gestión privada siempre que se mantenga la sanidad pública como gratuita.

El estudio pone de relieve que un 92% de los españoles considera que la sanidad pública tiene problemas económicos y, de ellos, el 86,6% entiende que éstos son graves o muy graves, mientras que un 64% cree que se van a incrementar en el futuro.

No obstante, una amplia mayoría (68,6%) no ha detectado deficiencias en la atención recibida debido a los problemas económicos.

La crisis es el primer factor que señalan los encuestados como el que más influye en la situación actual de la sanidad, seguido de los abusos de los usuarios, la mala gestión, el envejecimiento de la población o el incremento del coste de determinados tratamientos.

Uno de cada ocho encuestados considera que el Estado debería asumir "sin restricciones" todos los incrementos de gasto del sistema sanitario aunque suponga un mayor endeudamiento, ya que los ciudadanos asumen que se trata de un servicio esencial.

La gran mayoría (casi nueve de cada diez) aceptaría que los jubilados pagasen las medicinas y, en mayor medida, lo asumen los más mayores.

Un 75,6% de los consultados asegura haber utilizado la sanidad pública en los últimos meses, bien él mismo o su familia, y, la inmensa mayoría lo hizo en consulta.

De ese porcentaje, más de la mitad (53%) afirma que el trato recibido se mantiene igual que antes, un 26% cree que ha mejorado y solo un 20% dice que ha empeorado, lo que, según González Jurado, supone un "resultado excelente".

SIN DETENCIONES
Avance islámico: musulmanes apedrean una procesión católica en Francia
 Minuto Digital  4 Noviembre 2011

Esta noticia no viene fechada en Egipto o Irán, los protagonistas son cristianos franceses que han sido literalmente lapidados en Nimes por jóvenes musulmanes.

Tal como nos cuenta Petit Echos d’Oran, en la ciudad de Nîmes, en el sur de Francia, una procesión católica ha sido atacada a pedradas por musulmanes de la región. Este hecho es uno más de las contínuas agresiones que vienen protagonizando los musulmanes en Francia y en otras partes de Europa contra los cristianos, sus iglesias y sus cementerios. Estas agresiones suelen ser ocultadas o minimizadas por la prensa, que no se hace echo de estos hechos. El silencio de los grandes medios de comunicación acerca de estos ataques cada día más frecuentes es una manera de disculpar, incluso de proteger, a los musulmanes y sus actos racistas y anticristianos.

En este caso, ha sido la comunidad católica de los antiguos “pies negros” de Orán repatriados a Nîmes la que ha sido víctima de la agresión de los musulmanes. (Los “pies negros” son los europeos de Argelia durante el periodo colonial). La reunión anual de la cofradía “La Joyeuse Union Don Bosco” tiene lugar en Nîmes, en el santuario de la Virgen de Santa Cruz, edificado por los repatriados de Orán al final de la guerra de Argelia (muchos de ellos de origen español). Después de una jornada de celebraciones y de reencuentros, cuando los participantes de la romería se volvían a sus lugares de origen en autobuses y coches particulares, unos “jóvenes inmigrantes árabes” de la zona se pusieron la lanzar piedras contra los vehículos que bajaban del santuario. La Policía, inmediatamente alertada, ha intervenido para proteger a los participantes de la romería y facilitar su salida por una vía más segura.

No se ha comunicado a la prensa ninguna detención.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El Auto de Bermúdez.

Vicente A. C. M. Periodista Digital  4 Noviembre 2011

Desde luego el ladrillo del Auto de la Audiencia Nacional no tiene desperdicio en cuanto a intentar enfangar y destruir toda la base de investigación que llevó a cabo el juez Ruz sobre el caso Faisán. El pleno ha sido presidido por el juez condecorado por Rubalcaba, D. Javier Gómez Bermúdez, actuando de ponente el juez D. José Ricardo de Prada Solaesa, magistrado unido a la Asociación de Jueces para la Democracia y claramente posicionado en apoyo al juez Garzón y su particular interpretación de la Ley de Partidos o de la Memoria Histórica. El auto, de apenas 20 páginas, concluye que el la investigación del juez Ruz instructor tiene inconsistencias relevantes, las cuales detalla y argumenta para concluir que se revoca el Auto de procesamiento contra los imputados. Se insta además a que se sigan otras vías de investigación que se abandonaron.

Y esto que significa. Pues lisa y llanamente que al quedar revocada la imputación, los tres imputados el inspector Ballesteros, El Sr. Pamiés y el Sr. Hidalgo, aunque no se excluye la hipótesis de indicios de criminalidad, estos son insuficientes para sustentar el procesamiento e insta a que el juez complete la investigación como crea oportuno. Acabáramos, el Pleno lo que hace es hacer sus propias hipótesis sobre lo que pudo ocurrir en los minutos del chivatazo. No niega que este se produjo, ya que fue reconocido por el propio Elosúa dueño del bar Faisán, sino que de su testimonio no se puede deducir quien fue el autor del mismo ni la relación de llamadas posteriores. Es más resta total credibilidad a las declaraciones de Elosúa y resalta contradicciones.

El Auto del Pleno llega a decir que incluso quien hizo la delación podría no pertenecer a la policía nacional, sino que pudo ser de la Ertzaintza e incluso llega a insinuar que pudo ser algún elemento ajeno a las fuerzas policiales, incluso que no fueran españolas. Creo que merece la pena, para los que tengan interés, leer este Auto de exculpación que tan minuciosamente ha ido desmontando todo el Auto de Procesamiento del juez Ruz. Más o menos en pocas palabras le han llamado "torpe, poco meticuloso y subjetivo" al enfocar su hipótesis solo basada en una declaración poco creíble y en hechos circunstanciales no compatibles en el tiempo en el que se desarrolla el chivatazo y los momentos posteriores.

Ya fue un escándalo el que precisamente fuera el juez Bermúdez el que se entrometiera en esta causa. Ahí solo cabe presuponer, meramente como hipótesis, que su actuación no se produce de motu propio, sino incentivada por quien le ha dispensado tantos honores y beneficios. Otro caso aparte es la ponencia, y el ponente elegido para presentar el Auto, que abre un abanico de hipótesis en las que casi se llega a dudar del propio hecho del chivatazo, despreciando el hecho más irrefutable que fue el fracaso de la operación policial y la huida de los etarras. No sé lo que la Audiencia Nacional considera "insuficiente".

El caso concreto es que hoy sale a la luz este Auto de la Audiencia Nacional, al principio de la campaña electoral y que certifica la presunción de inocencia para la cúpula de Interior y por consiguiente y a falta de otras hipótesis adicionales que corroboren la imputación, deja políticamente incólume al candidato Rubalcaba de esta losa y amenaza que ha sido durante más de un año la espada de Damocles que pendía sobre él. Desde luego que la presunción de inocencia es lo que siempre debe primar y que es deber de los acusadores aportar las pruebas o los indicios de prueba sólidos que avalen las acusaciones.

Lo que me produce vergüenza es el modo atípico usado para haber tratado este asunto del recurso de los imputados y evidenciar que la Justicia en España se mueve por motivaciones difícilmente justificables. La Audiencia Nacional, no es sino otro elemento de un conjunto de Instituciones totalmente politizadas y donde tanto el PSOE como el PP no dudan en usar como frentes de sus batallas. Rajoy dice que si gana las elecciones modificará la Justicia, pero se olvida de decir que será independiente y no sujeta a la proporción de fuerzas parlamentarias.

Todo es un puro engaño y solo pretende evitar que un hecho delictivo tan execrable como el del chivatazo a ETA se quede en el limbo de los asuntos no resueltos por falta de identificar a los autores materiales e inductores. ¿No recuerda esto demasiado al lo del 11M?

El president de la Generalitat, Mohamed Yasín, nacido en Gerona, apoya el multiculturalismo (Durán i Lleida, negando las acusaciones de racismo, abandona Cataluña)
Manuel Luaces Periodista Digital  4 Noviembre 2011

http://luacesmadrid.blogspot.com/2011/11/el-president-de-la-generalitat-mohamed.html

La Liga Norte en Italia es un partido nacionalista que echa pestes contra Roma (a la que ve como una ladrona) y tiene una pobre imagen de los italianos del sur. Lo mismo que CiU en España. Durán i Lleida, uno de los fantasmas del Palace, el otro es Julio Camba, ha dado mucho que hablar en la olvidable precampaña electoral. Primero dijo que los andaluces que cobran el PER se pasan el día en el bar (además, rió la gracia de Artur Mas sobre el castellano de los niños de La Coruña o Málaga) y ahora nos confiesa que "Estoy preocupado porque en Cataluña nacen más Mohamed que Jordi o José".

En 2001 Jordi Pujol visitó a Mohamed VI para establecer un proceso de colaboración entre los dos "países". En 2003, también el Gobierno de CiU, abrió la primera oficina de selección y contratación de inmigrantes en Marruecos. Como es lógico, llegaron a Cataluña un gran número de inmigrantes musulmanes del norte de África. El PSC no sólo ha mantenido sino que ha aumentado con sumo interés esta relación con Marruecos y su rey absoluto. Hoy, en Gerona, uno de cada ocho niños se llama Mohamed.

Por eso no se comprenden las salidas de tono de Marta Ferrusola -mujer de Pujol-, de Pujol y de Durán i Lleida con respecto a la inmigración musulmana en Cataluña. (Además, hay malas lenguas que afirman que desde el nacionalismo catalán se premió y priorizó la inmigración no castellanohablante -odian tanto lo que suene a español-.)

Pongamos sobre la mesa dos escenarios que tendríamos que evitar. El racismo. El multiculturalismo.

El racismo está en el ADN del nacionalismo (llámese el nacionalista Vicente Risco, Heribert Barrera o Lehendakari Aguirre; de ahí la comprensión, según palabras del propio Aguirre, del problema racial nazi). En los últimos barómetros del CIS la cuarta preocupación de los españoles es la inmigración (pero no el racismo -dato significativo-). Desde el mundo musulmán, de hecho, nos han amenazado con la inmigración. Yasser Arafat o Gadafi, por ejemplo. El primero con una referencia al útero de sus mujeres. El segundo diciendo que "Ustedes tienen la bomba atómica pero nosotros tenemos la bomba demográfica". De ahí el término popularizado por Oriana Fallaci: Eurabia.

El multiculturalismo está en entredicho. Con razón. Desde Grecia, las sociedades multiculturales demostraron su superioridad sobre las sociedades cerradas y endogámicas. Los grandes científicos y filósofos se criaron en sociedades mestizas, interconectadas, producto de migraciones y nuevos contactos humanos. Pero una cosa es la sociedad multicultural y otra distinta el multiculturalismo. No deberíamos aceptar que en nuestra sociedad, un Estado de Derecho, constitucional, existan "paraísos morales", "oasis culturales", en los que sus integrantes desprecian precisamente nuestro Estado de Derecho o nuestra Constitución. La coexistencia de diversas culturas a modo de compartimentos estancos -el multiculturalismo- es lo contrario de la integración y la convivencia democrática y plural (basadas en unos Mínimos Morales Universales). Un ejemplo, hace años que el Parlamento francés denunció que en los guetos de los suburbios franceses -dominados por el integrismo islámico- se estaba dando un importante retroceso de los derechos de las mujeres. Aquí en España, hoy, está pasando algo parecido y existen denuncias sobre la creación de un tribunal islámico para ajusticiar a una mujer acusada de adulterio, sobre la práctica de la sharia, sobre el proselitismo yihadista de imanes en mezquitas: sabemos que en mezquitas catalanas se reclutó a jóvenes para combatir en Irak o Afganistán.

nota a pie de página: Durán y Lleida, enfadado con Alfonso Guerra, un señorito andaluz -o un sátrapa oriental, según Jorge Semprún-, convive en el Palace con políticos socialistas. El fantasma de Julio Camba estará escribiendo un guión berlanguiano; la risa siempre ha salvado a España. (Perlas en bruto de Jorge Semprún sobre Alfonso Guerra extraídas de Federico Sánchez se despide de ustedes: donjuanismo andaluz de la más vulgar especie, exageración infantil, una falta evidente de madurez psíquica, hacía el papel, representar, pose, escenificaciones aparatosas, escenificaciones complicadas de sus apariciones en público, bolchevique de salón, prisionero de la imagen de sí mismo que se había fabricado, instinto teatral, paripé de desdeñar las pompas del poder, ¡no era moco de pavo un desplazamiento del vice!, vivía como un sátrapa oriental.)

segunda nota a pie de página: sobre la conexión de Heribert Barrera y del Lehendakari Aguirre y los nazis se puede leer el post de este blog del 7 de septiembre titulado La superioridad moral de la izquierda (y III) (Ridao, Fraga y las manos manchadas de sangre).

"¿Les puedo mirar a estos chicos?", ha preguntado al Tribunal
La viuda de Múgica hace frente con su mirada a los etarras que mataron a su marido

GCT

Adoración Zubeldia, viuda del concejal de UPN en Leitza (Navarra), José Javier Múgica, asesinado el 14 de julio de 2001, ha declarado sin protección en el juicio que se sigue por el atentado que costó la vida a su marido y ha sostenido durante varios segundos la mirada al exjefe militar de ETA Francisco Javier García Gaztelu, 'Txapote', y los otros tres acusados.

Aunque el tribunal ofreció a Zubeldia la posibilidad de declarar por videoconferencia en la repetición del juicio, la testigo se ha presentado en la sala de vistas, ha relatado con detalle cómo se produjo el atentado y, al término de su declaración, ha preguntado: "¿Les puedo mirar a estos chicos?". Tras unos segundos, en los que se ha enfrentado cara a cara con los acusados, ha abandonado la sala de vistas.

Durante su relato, que ha realizado entre sollozos, Zubeldia ha señalado que su marido, que trabajaba como conductor del autobús escolar del pueblo, tenía que soportar que los estudiantes le "tomaran el pelo". Después, sufrió "amenazas" y varias pintadas con una diana y las siglas UPN aparecieron en la tienda de fotografía que regentaba. "Mi marido cogía la brocha y lo tapaba", ha dicho.

Tras indicar que en el pregón de fiestas también aparecieron "amenazas" contra él, ha vuelto a relatar, como hizo el miércoles, cómo presenció el atentado desde el balcón de su vivienda. "Oí un ruido y se movió la casa. Mi marido estaba a distancia tumbado en el suelo y la furgoneta se estaba quemando y él también se estaba quemando", ha dicho.

El juicio se ha repetido este viernes desde el principio con un nuevo tribunal después de que la juez Angela Murillo se retirara del procedimiento al haber dejado escapar un comentario en el que criticaba a los acusados por la indeferencia que habían mostrado ante el testimonio de la viuda del concejal asesinado. "¡Pobre mujer! ¡Encima se ríen los cabrones!", afirmó.

Los acusados, sin palabras

Tanto el exjefe militar de ETA como los integrantes del 'comando Argala' Andoni Otegi y Oscar Celarain se han negado a "participar" en el juicio al no aceptar la "legitimidad" del tribunal. "Sólo quiero afirmar...", ha señalado Otegi, aunque ahí se ha quedado su alegato porque la nueva presidenta del tribunal, Carmen Paloma González, le ha interrumpido y le ha pedido que se limitara a contestar si quería o no contestar a las preguntas del fiscal, Carlos Bautista.

Los acusados no se han negado a ponerse de pie, como hicieron el pasado miércoles, porque los agentes que los custodiaban no les han dejado sentarse y les han mantenido esposados durante el arranque del juicio.

El único procesado que ha declarado ha sido Juan Carlos Besance, que sólo ha respondido a las cuestiones planteadas por su abogado defensor.

Tal y como indicó el miércoles, ha reiterado que las declaraciones autoinciminatorias que realizó ante la Guardia Civil fueron realizadas bajo torturas. "Me pasé llorando toda una noche. No le comenté nada al forense porque tenía miedo todavía", ha dicho.

La relación calidad-precio de la hipertrofia administrativa e institucional es manifiestamente mejorable
alfredo aycart ABC Galicia  4 Noviembre 2011

ES tan evidente el elefantismo institucional que hasta se produce una rara unanimidad de todas las fuerzas políticas en el diagnóstico. Pero la coincidencia entre PSOE, BNG y PP acaba donde empieza, en la necesidad de suprimir burocracia. Reconocido el mal difieren en el tratamiento y, sobre todo, en los entes que convendría eliminar ahorrando costes sin perder efectividad.

Andan estos meses los nacionalistas con el mantra de la desaparición de las diputaciones provinciales. Aunque no ayudan a su defensa comportamientos como el del presidente de la de Ourense, mucho tiene que ver con la ambición del BNG su incapacidad probada de alcanzar el Gobierno en unas corporaciones que se han desvelado como imprescindibles para garantizar servicios mínimos en las pequeñas localidades de la Comunidad. Que el PSOE se sume a la reclamación socialista se relaciona también claramente con su reciente fracaso electoral, saldado con la pérdida de la de La Coruña.

Ahora tocan los delegados de la Xunta en las diferentes provincias. Al margen de la curiosidad que despierta el hecho de que el bipartito ni ejecutó ni planteó medidas de adelgazamiento de la administración autonómica, el único argumento que puede trazarse para su desaparición es la bochornosa actuación del de Ourense —¿qué pasa con los dirigentes del PP en esa provincia?— que abandonó su puesto de trabajo al irse a Madrid a ver un partido de fútbol en plena oleada de los incendios cuya extinción le correspondía coordinar.

Más claro está el caso de los chiringuitos varios que pueblan toda la comunidad a cuenta de la Xunta. Contrasta la decidida estrategia de reducción ejecutada en los últimos meses por el ejecutivo autónomo con la insólita decisión de generar otro organismo que se superpondrá a los ya existentes en el hiperpoblado sector turístico. Fracasada Turgalicia, una institución terminal carente de estrategia y perfectamente prescindible, está claro que lo único que ha funcionado en los últimos años es el Xacobeo, como demuestran las extraordinarias estadísticas del Camino de Santiago.

De la hipertrofia de la administración autonómica hablan las decenas de oficinas alquiladas por todo Compostela que se suman a los edificios oficiales para acoger un número inabarcable de organismos. Se trata de una relación calidad-precio manifiestamente mejorable.

Pero es en la hiperpoblación de instituciones donde se dejan sentir los efectos más gravosos de la inercia despilfarradora. Uno sigue sin encontrar respuesta a la necesidad de mantener entidades como el Consello Económico y Social o el Consultivo, o el Valedor, calcomanía repetitiva del Defensor del Pueblo, entre otros, salvo si se trata, como parece, de procurar una sinecura sufragada por todos los ciudadanos a políticos en retirada o, sencillamente, fracasados. Esas no las cuestiona la oposición, quizás porque sus dirigentes piensan en su propio futuro.

Recortes de Prensa   Página Inicial