AGLI

Recortes de Prensa   Martes 15  Noviembre 2011

 

ZP en Nochebuena y Rajoy de timorato que busca apoyos.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 15 Noviembre 2011

Me ha sido imposible encontrar el dato de la fecha de investidura de Rajoy, si gana. Lo más aproximado que he localizado es que ese evento tendrá lugar en vísperas de Nochebuena. Sería curioso que nos comiésemos el turrón con ZP, y más probable que no tuviésemos turrón para comernos con Rajoy.

ZP es un peligro con patas, lo ha demostrado durante estos casi ocho años, un mes y pico más es ya de por sí terrorífico. Rajoy llegará a un terreno minado. Estoy seguro de que no tiene ni repajolera idea de la situación real de la economía. Sé que los datos que maneja no se parecen en nada a la terrible realidad. En casi todas las autonomías y ayuntamientos que el PP le ganó al PSOE en las pasadas elecciones el panorama que se encontraron no se parecía en nada a la que los socialistas contaban.

En unos la deuda era el doble de la declarada, en otros las facturas no contabilizadas eran de un monto multimillonario, y cuando Rajoy llegue, seguro estoy de que lo que tenga planeado no valdrá una higa cuando sepa lo que realmente tendrá entre deudas.

Se podrían hacer apuestas, ¿cuántos miles de millones tirará ZP a la basura en el mes y pico que le queda al frente de la jefatura del gobierno?

Y leo sobre Rajoy algo que me ha puesto las escarpias como pelos de gallina. En una entrevista que le hace ElMundo y que no he podido leer completa porque es de pago y no me llega para pagar por esas cosas, pues en el resumen que nos regalan los de El Mundo dice Rajoy que “Dialogaré y seré valiente porque hay que tomar decisiones”, y que “Aunque tenga mayoría absoluta voy a hablar con todos. A España le conviene un Gobierno muy apoyado”.

Si nos atenemos a esas dos frases ya podemos imaginar la situación. Llega el día de los Santos Inocentes, Rajoy ya es presidente del Gobierno, España está dando boqueadas, pero como ese hombre teme a la soledad parlamentaria más que Drácula a los ajos, pues que a pesar de tener como él mismo afirma mayoría absoluta, antes de tomar ni una sola decisión se pondrá a dialogar con todo el mundo, incluidos los indignados y los sindicatos.

Se pondrá a negociar, a cambio de una buena pasta, el apoyo del PNV, CiU, Coalición Canaria y otros para que no titulen desde el principio en El País eso de “Rajoy más solo que la una en el Congreso”. ¿Cómo pude ser valiente un tipo que tiene mayoría absoluta y cobardea si no tiene el apoyo de otras siglas para tomar decisiones? Cuando ese hombre venga a tomar una decisión, nos habrá costado un ojo de la cara, casi como las de ZP y Dios sabe cuando la tomará.

Lo dicho, no me fio ni un pelo de este Rajoy timorato que se las dé valentón que no es capaz de tomar por sí solo decisiones teniendo mayoría absoluta. Aviados vamos con alguien que da más importancia a una portada de El País que un agrandamiento significativo del desastre.

El balance
¿Nos sacará Rajoy del euro?
Manuel Llamas Libertad Digital 15 Noviembre 2011

En las filas del Partido Popular se respira un ambiente de pasmoso entusiasmo y alborozo al calor de la mayoría absoluta que otorgan a su líder, Mariano Rajoy, la inmensa mayoría de encuestas electorales el próximo 20-N. Tales señales de alegría resultarían del todo lógicas en circunstancias más o menos normales, pero no es el caso. Por desgracia, España se enfrenta al mayor desafío económico de su historia reciente: la suspensión de pagos y la posible salida del euro.

El tiempo se agota y el nuevo Gobierno salido de las urnas tendrá que enfrentarse cara a cara a la realidad y, por tanto, o bien adopta de forma firme e inmediata uno de los mayores paquetes de reformas y medidas de ajuste fiscal de la historia de este país o bien sufrirá en sus propias carnes las consecuencias derivadas del default (suspensión de pagos) soberano.

De ahí que a alguno sorprenda hasta el extremo la complacencia y el optimismo que desprende el discurso del líder popular. O Rajoy, como buen gallego, oculta su verdadera preocupación en lo más hondo de su fuero interno al tiempo que es plenamente consciente de lo que hay que hacer o, simplemente, vive en una ignorancia supina exacerbada por la orgía electoral que reina en sus filas. Y es que el mero cambio de Gobierno no solventa absolutamente nada, ya que lo importante no es quién gobierne sino cómo se gobierne.

Sin embargo, al menos dos factores hacen temer lo peor. En primer lugar, el propio programa electoral del PP, que si bien presenta indudables ventajas y mejoras respecto al del PSOE, resulta del todo insuficiente para lidiar con la actual situación económica. Así, de entre todas sus medidas, destaca sobremanera el hecho de que prometa, por encima de todo, garantizar el actual Estado del Bienestar. Según Rajoy, esta tarea es posible siempre y cuando España logre crecer y crear empleo nuevamente. Pero el PP se equivoca de plano: el enorme tamaño que presenta hoy el Estado es resultado directo de la pasada burbuja crediticia, y ésta llegó a su fin hace ahora casi cinco años. Es decir, por mucho que recorte en otras partidas, es esencial que, de una u otra forma, acometa reformas de calado en el mal llamado Estado del Bienestar.

En segundo lugar, según admiten en privado algunos altos cargos del PP, el equipo económico del partido ostenta la ilusoria idea de que la crisis que sufre España es casi exclusivamente una cuestión de confianza. Muerto -políticamente- Zapatero, acabada la rabia. Si Rajoy confía en dicho diagnóstico su chasco será monumental. La economía española registra graves problemas estructurales que impiden su crecimiento; el sector financiero aún no se ha saneado, y la tarea a realizar en este ámbito será ardua y complicada hasta el punto de que, muy posiblemente, aún haciendo las cosas bien, el Gobierno tendrá que solicitar ayuda externa para reestructurar el sistema; por si fuera poco, las cuentas públicas cerrarán este año con un déficit superior al 7% del PIB, y eso sin contar las ingentes facturas pendientes sin contabilizar que dejarán los socialistas; y todo ello, en un contexto internacional que se debate entre la recesión y el estancamiento de cara a 2012.

En definitiva, no es tiempo para alborozos ni patéticas soflamas partidistas al más puro estilo hooligan. Rajoy se juega el futuro del país durante su mandato. Cosas de la vida, ya que si bien Aznar logró introducir a España en el euro, una mala o insuficiente gestión por parte de Rajoy bien nos podría conducir de nuevo a la peseta o a un euro de segunda división, cuyos efectos no sólo serán dramáticos para el conjunto de los españoles sino para el devenir de su propio partido. Yo que usted, señor Rajoy, dejaría de botar tanto...

Manuel Llamas es jefe de Economía de Libertad Digital y miembro del Instituto Juan de Mariana.

Concepto de responsabilidad
Sergio Gómez-Alba. www.gaceta.es 15 Noviembre 2011

Aquí nadie es responsable de lo que sucede, empezando por el Gobierno.

La educación clásica de los jóvenes buscaba inculcar valores necesarios o imprescindibles para la convivencia social y la perfección moral del individuo. Posiblemente el valor primordial era el de la responsabilidad. Esta era vista como una virtud del hombre que tenía la capacidad de conocer las consecuencias de un acto libre y daba idea de su grado de madurez. La responsabilidad como atributo de la conciencia que lleva a la orientación de futuras conductas.

Da la impresión de que todo eso hoy son paparruchas que pertenecen al pasado. Nuestra sociedad relativista no está dispuesta a asumir algo tan incómodo y molesto como el concepto de responsabilidad. Recientemente hemos asistido a un sinfín de denuncias de los nuevos responsables políticos salidos de las elecciones autonómicas y municipales. Se quejan de los grandes déficits presupuestarios, mejor o peor camuflados, que se han encontrado al llegar a los Gobiernos. Quizá los más clamorosos correspondan a Castilla-La Mancha y Cataluña. Comunidades situadas al borde de la quiebra por unas Administraciones socialistas que para mayor cinismo, los pirómanos que critican al bombero, afean los recortes de todo tipo que sus sucesores se ven obligados a imponer.

Un caso notable es el que recientemente denunciaba El Gato al Agua refiriéndose al Ayuntamiento de Alcorcón, que había dejado una deuda de cien mil millones de pesetas destacando los cien millones de pesetas que se habían gastado en restaurantes y banquetes. Preguntaban a los telespectadores si esos gestores deberían ser enjuiciados.

La misma demanda se observa con respecto de otros gestores públicos que han llevado a diferentes cajas de ahorros a la quiebra entre cesantías millonarias, espectaculares planes de pensiones autoconcedidos, proyectos descabellados y connivencias con poderes públicos afines ideológicamente que en su día les situaron en sus poltronas.

A pesar del clamor ciudadano todos estos gestores de la cosa pública, parece que tienen un aforamiento singular que los exime de responsabilidades. Aquí nadie es responsable de nada de lo que sucede, empezando por el Gobierno.

Se echa de menos algo parecido al Juicio de Residencia que era obligado en el Siglo de Oro hacer a todo aquel que había ocupado un cargo de Gobierno en las Indias. Se abría una investigación pública acerca de cómo se había desempeñado la labor, especialmente en lo tocante al manejo de la Hacienda. Cualquier persona podía aportar datos o indicios fundados sobre la gestión del investigado. Aquí y ahora nadie es responsable. Tampoco se sienten responsables los que votaron una y otra vez al señor Zapatero y hoy se quejan de los resultados de su gestión de la crisis, o los de “la zeja” que van de intelectuales y apoyaron pública y publicitadamente a ZP y ahora se pasan a Izquierda Unida sin una sílaba de autocrítica, a diferencia de los verdaderos intelectuales que ayudaron a traer la Segunda República y al encontrarse con lo que trajeron al menos decían, “no es esto, no es esto”. Tampoco son responsables los que rompiendo el consenso constitucional y obviando el desinterés de la mayoría ciudadana por el asunto, se empeñaron en impulsar un proceso estatutario a sabiendas de su inconstitucionalidad para después decir que habían intentado el encaje con España pero que es imposible, generando oleadas de frustración y desapego de las que naturalmente, no tienen la culpa.

Tampoco serán responsables que los que tras votar en Cataluña se encuentren en un escenario caótico, la definición del caos es lo no previsible, con propuestas soberanistas, derecho a decidir, referendos, tensiones interciudadanas y boicots comerciales. No serán responsables los que voten a los nacionalismos independentistas a sabiendas de que no es posible tal cosa en el interior de la complicadísima Unión Europea y de que a la mayoría ciudadana se le pondrían los pelos de punta en el mismo momento en que viesen que la cosa va en serio.Tampoco son responsables del dolor y la sangre, en absoluto, los que no decían misas a los asesinados por ETA, los que negaban el saludo a los hijos de las víctimas ni los que jaleaban en las fiestas patronales a los asesinos y les votaban después para darles cobertura.

Pero fuera de España tampoco parece que cambie mucho la cosa. En el país de moda, Grecia, no son responsables los bancos alemanes que les metían el dinero por los ojos para que los taxistas fueran todos en Mercedes. Tampoco son responsables de nada los Gobiernos que en el 2000 pusieron a los griegos en la Eurozona, en contra de la opinión de los servicios de análisis de la Comisión Europea basados en criterios técnicos.

A los europeos nos lleva costada la broma griega dos cientos veinte mil millones de euros, por ahora, pero preguntamos, ¿hay alguien por ahí…? Pues no, y lo malo es que no podemos apagar la luz.

*Sergio Gómez-Alba fue diputado del PP por Barcelona y es miembro del Consejo Editorial del Grupo Intereconomía.

¿ETA o ética? Parte dos: el barbarismo
Enrique Calvet Chambon www.lavozlibre.com 15 Noviembre 2011

Vimos en la parte uno en qué consistía realmente la deposición efectuada por la banda criminal ETA: una promesa de cesar únicamente los delitos de sangre mientras tuviera esperanza de conseguir más cesiones contrarias a la ética y al estado de derecho. Por ello mi humilde opinión es que la verdadera noticia tras el comunicado la protagonizaron algunas reacciones.

Primero, la reacción de muchos medios de comunicación, que, en una amplia mayoría, lisa y llanamente se ha prestado a intentar modificar la realidad y, cómplicemente a presentar la deposición cómo lo que no es. La ética inexistente de medios de comunicación es un clásico de la literatura especializada, por lo que no merece mucho más comentario, pero sí es una pena que en un tema tan fundamental para la moral y la verdad algunos se presten tan fácilmente a intoxicar y hacer pasar hiena carroñera por animal de compañía.

Después está la reacción de los partidos más o menos nacionales. El único que ha tenido en cuenta la ética, digámoslo claro, ha sido UPyD. Y ha sido decente. La reacción del PSOE ha sido la esperada, como propulsor de los dos movimientos: conseguir la deposición y hacer aparecer que es una rendición a la justicia, lo que claramente no es. Después viene la utilización electoral, con teatralidad suprema y llorosa. Uds. juzgarán la ética. Y la gran noticia fue la reacción del PP: afirmar contra toda evidencia que ETA se había rendido (pero no entregado) sin concesiones políticas (sic). ¡Toma castaña! De pronto la amnesia abarcaba desde el incumplimiento sistemático e impune de la Ley en Vascongadas hasta la presencia de ETA en las Instituciones (es decir Bildu según el Supremo) y su disposición de ingentes cantidades de dinero público. El PP puede pensar que es mejor para la felicidad de los españoles ceder a la banda asesina una serie de prebendas y privilegios políticos, se podría discutir, pero lo que no tiene un sólo gramo de ética es participar de la ceremonia del lavado de cerebro y pretender hacer creer a los españoles lo contrario a la evidencia más contundente. Es inmoral, y da mucho recelo pensar que el futuro del gobierno de España estará en sus manos. Vamos, da recelo a los que les importe la ética, que a lo mejor no somos tantos.

No quisiera dejar olvidada una reacción legítima y absolutamente pegada a la verdad. Los potenciales objetivos de la banda criminal, la mayoría residente en el país vasco español, aunque también repartidos por la geografía nacional y por la francesa (gendarmes, por ejemplo) se sienten aliviados y su angustia inmediata ha desaparecido. Estas personas son las que directamente ven mejoradas sus condiciones de vida, y es para felicitarse. Pero estas personas, obviamente, no son las que pueden decidir cuándo la justicia y la razón se han impuesto al crimen organizado, igual que los agentes de policía no son los que deciden cuándo se ha ganado la lucha al narcotráfico o a una mafia. Por eso, sin duda, la reacción de estas personas, la he percibido cómo discreta y pudorosa, y por lo tanto, ética. Nadie puede reprocharles su gran alivio, pero han demostrado una conciencia humilde de que lo que estaba en juego, la victoria de la justicia, la razón y el bien no se ha conseguido (¿aún?).

Y es que estamos llegando a la raíz de la falacia que intentan inocularnos las reacciones. Por mor de lo sucinto, vamos a centrarlo en el barbarismo que con más saña se manipula: la palabra, impropiamente usada, PAZ. De los cinco significados que la RAE da para el enfoque social, los tres primeros son inaplicables pues hablan de ausencia de guerra, y en las Vascongadas no hay guerra desde 1939 y fue compartida con el resto de España; los otros dos significados hablan de sosiego, buena correspondencia entre personas o reconciliación: exactamente lo contrario de lo que figura en el comunicado de ETA. Alto y claro: lo que está en juego con la lucha contra los gangsters sangrientos de ETA no es, ni ha sido nunca, la PAZ, que no está en peligro, cómo no lo está en Calabria por mucho que exista la N’drangheta. El pretender que luchábamos por la Paz fue una victoria en la manipulación del lenguaje de los separatistas, el hacernos creer que ese es nuestro actual logro, además de inexacto, crea una confusión que sólo puede favorecer a las fuerzas negativas. Más honrado, y por lo tanto ético, sería decir la verdad: lo que ha sucedido es que en un gravísimo problema de orden público español, o hispano-francés, (nunca sólo vasco), en un ambiente de democracia en paz, se ha entrado en una nueva etapa en que la banda criminal estima haber obtenido suficiente réditos cómo para ser más eficaz renunciando, con aumentada credibilidad para cierto tiempo, a los delitos de sangre para aumentar sus conquistas. Y eso no tiene nada que ver con la Paz, ni con la justicia, ni con el bien común.

Y aquí entra la última reacción que debemos citar: la de las víctimas. Una palabra la define: desolación en general. A veces con rebeldía, a veces con impotencia. Se ha dicho muchas veces que no pueden ser las víctimas las que tracen el final técnico justo de ETA. Y es razonable. Pero las víctimas tienen un mayor papel fundamental, son las que trazan, sin dudarlo, los límites de la ética intraspasables. Porque disponen de una pregunta clave: ¿Para qué nuestros sacrificios? ¿Por qué han muerto mis familiares, por qué he perdido las piernas? Etc...Ellos han donado su supremo sacrificio en defensa del bien, tienen derecho a exigir que sigamos luchando por el bien.

¿Se trataba de conseguir este comunicado de jerga victoriosa de una banda asesina? ¿Para eso se sacrificaron? ¿Es eso ético? Platicaré con Uds. de ello en la parte tres.

"Acento peninsular", según la universidad
Despedida en EE UU por enseñar español de España
 www.gaceta.es 15 Noviembre 2011

La estadounidense Sarah Williams, profesora de español en la Universidad de Pittsburgh ha sido despedida por "su perfecto acento castellano".

La estadounidense Sarah Williams, profesora de español, ha interpuesto una denuncia contra la Universidad de Pittsburgh (Pensilvania, noreste), donde daba clases, por considerar que no fue renovada en su puesto por su "acento peninsular".

El cuerpo docente del departamento de Lengua y Literatura Hispana votó en octubre de 2010 en contra de extender el contrato de Williams, quien terminó su docencia en la universidad el pasado junio.

"Consideramos que no fue renovada en parte por discriminación. Ella es estadounidense, habla con acento español y no fue tratada equitativamente por el departamento", dijo hoy a Efe su abogado James Lieber.

Lieber explicó que la carrera profesional de su cliente fue impecable, con numerosos reconocimientos, hasta que el departamento comenzó ser dirigido por la actual responsable, Elizabeth Monasterios, de origen boliviano.

"Ella (Williams) tiene un excelente expediente en toda su carrera, hasta que la dirección del departamento fue tomada por una persona latinoaericana que la acusó de falta de compañerismo", añadió Lieber.

Williams, que desarrolló sus estudios de castellano en España, solicita ante un jurado federal que le devuelvan su puesto de trabajo o bien reciba una indemnización.

"Ella es muy buena en su trabajo, muy buena con los estudiantes, una excelente profesora", razón por la que cual quiere volver a la universdad, agregó el abogado.

El litigio está aún en trámite, y Williams no responderá a los medios hasta que no sea escuchada en juicio.

Preguntado por este caso de supuesta discriminación, el consejero de Educación de la Embajada de España en Washington, Diego Fernández Alberdi, dijo a Efe que, según su experiencia, los profesores españoles que vienen a impartir clases en Estados Unidos "se integran perfectamente en cualquier tipo de equipo docente". "En los tres años que estoy aquí es la primera vez que veo algo así. No suelen tener ningún problema, porque el español suele ser considerado académicamente uniforme, es parte de la riqueza cultural que tenemos los hispanohablantes", añadió.

Cataluña
García Cárcel: “Los nacionalismos periféricos tienen los altares de los mitos sobrecargados”
El historiador de la UAB y el sociólogo Barraycoa desmontan los mitos del nacionalismo en la historia. “El imaginario del nacionalismo no tiene ningún rigor histórico” y “los catalanistas son conscientes de que la historia se la están inventando, pero les da igual”, advierte el profesor del Abat Oliba.
Redacción www.vozbcn.com 15 Noviembre 2011

La manipulación de la historia ha sido siempre interesada y ligada “a criterios estratégicos” y “electorales” pero nunca “morales”. El historiador Ricardo García Cárcel (cuya última obra se titula La herencia del pasado. Las memorias históricas de España) y el sociólogo Javier Barraycoa (que acaba de publicar Historias ocultadas del nacionalismo catalán) han manifestado su preocupación por la invención de la historia que se está llevando a cabo en Cataluña por parte del poder político nacionalista.

Durante la última jornada del X Ciclo de Cine por la Tolerancia, organizado por la Asociación por la Tolerancia, tras la proyección de la película La historia oficial, se ha celebrado un coloquio entre los profesores universitarios García Cárcel y Barraycoa en el que ambos han mostrado con ejemplos y opiniones pinceladas de la manipulación de algunos hechos históricos por parte de los nacionalistas catalanes.

De la España del franquismo a la Cataluña nacionalista
Para el catedrático de Historia Moderna en la Universidad Autónoma de Barcelona, “todos los nacionalismos tienen un discurso predeterminado por unos interesés únicos sobre el pasado”. García Cárcel ha recordado que en España, el franquismo ofreció una “sobredosis de épica y sobredosis de dramatismo” y que esta educación la sufrieron los que ahora tienen 60 ó más años de edad.

Sin embargo, “ahora, a escala nacional, ni el Cid ni Agustina de Aragón tienen ninguna simpatía. Y en cambio los nacionalismos periféricos tienen los altares de los mitos sobrecargados“. El historiador ha recordado que el nacionalismo catalán distorsiona permanentemente la historia, siempre a su favor:

“Todo nacionalismo tiene una característica común: la historia más larga, como si la consistencia nacional estuviera en consonancia con la longitud. [...] Todo nacionalismo tiene una causa común: una resistencia épica contra los invasores (1640, 1714, 1931), o una resistencia contra el poder extraño, pese a que por ejemplo Rafael Casanova, consejero en jefe el 11 de septiembre de 1714, fue herido en una pierna, no murió aquel día, y se había opuesto a la resistencia de Barcelona, hasta que le obligaron a defender la ciudad. Incluso tenemos correspondencia que demuestra que rechazó, en los últimos días de su vida, los postulados nacionalistas. Todo nacionalismo es victimista: hay un victimismo fiscal, un victimismo lingüístico y un victimismo político. Otro mito es la sociedad civil frente al aburguesamiento de Castilla. Pero esta sociedad civil es totalmente actual. Es Jovellanos quien atribuye el seny a los catalanes. [...] Y otra característica del nacionalismo es la nula capacidad de autocrítica, incluso pese a que Cataluña ha sido parte imprescindible de la configuración de España”.

Preguntado por los motivos que llevan a los historiadores a reescribir una historia falsificada o edulcorada, García Cárcel ha señalado que el historiador que intente desmitificar la narrativa “tendrá un coste: sin becas, sin subvenciones, sin apoyos de cualquier naturaleza… los historiadores estamos muy mediatizados por los poderes establecidos”.

El nacionalismo crea su propio “imaginario”
Por su parte, el profesor de la Universidad Abat Oliba ha indicado que el nacionalismo es especialista en “crear” ilusiones que “no tienen nada que ver con la realidad”. Barraycoa ha citado algunos ejemplos de estás ilusiones, que quedan reflejadas en su último libro, como la marca de Osborne, un toro, comercializado por un catalán.

Y ha señalado que el nacionalismo “se inventa tradiciones”, tal y como ha dejado reflejado Eric Hobsbawm. En el caso catalán, por ejemplo, los 1.000 años de historia promocionados por la Generalidad en tiempos de Jordi Pujol, en 1988, cuando paradójicamente la palabra Cataluña no aparece hasta el siglo XII y, etimológicamente, significa lo mismo que Castilla: habitantes de castillos.

El sociólogo ha recordado que el nacionalismo crea un “imaginario”, como con el escudo de Cataluña, del que “no aparece ni una sola mención hasta el siglo XIX”, la bandera, que “es la de Aragón y por concesión del Vaticano”, o las protestas contra el Compromiso de Caspe, que “no aparecen hasta el Romanticismo”. Mientras que, a la par, hay asuntos olvidados por la historiografía nacionalista, como que “fue Pau Claris quien entregó el Rosellón a los franceses”.

Otro ejemplo de mitología, según Barraycoa, es la adoración a Aribau y su Oda a la pàtria y la referencia de los primeros catalanistas:
“Es casi la única poesía que escribió en catalán, Aribau vivió gran parte de su vida en Madrid, y la escribió por sorteo. O como que las primeras revistas catalanistas están escritas en español porque querían que sus ideas fueran conocidas por el mayor número de catalanes. Tal y como hace referencia Rovira i Virgili en sus escritos: ‘Ya es extraño que los hombres de la Renaixença escriban en español, pero es que eran hombres modernos‘. [...] Verdaguer solo había visto bailar la sardana una vez en su vida; en Cataluña se bailaban muchos bailes regionales y locales, entre ellos, uno que se llamaba El Espanyolet. [...] Todos los primeros catalanistas de izquierdas están convencidos de que la nación es España, no fue hasta Prat de la Riba que dijo que no, que ‘España es un Estado pero con muchas nacionalidades’. Que España es un Estado que ha fracasado y, por lo tanto, ‘es el catalanismo el que debe liderar el Imperio’ español. [...] Desde entonces la ambigüedad ha sido la nota predominante en el nacionalismo hasta el punto de que el catalanismo apoya al franquismo, incluso fundan una radio en catalán desde Roma apoyando al franquismo. Todavía no hay nadie que diga esto”.

Para Barraycoa, “el imaginario del nacionalismo no tiene ningún rigor histórico” y “los catalanistas son conscientes de que la historia se la están inventando, pero les da igual”. E incluso, ha ido más allá, “también hay un mensaje racista en el nacionalismo, desde las viñetas del ¡Cu-Cut! hasta los escritos de diversos políticos, como los de Jordi Pujol, que en su manuscrito desde la cárcel considera que si el catalán como lengua desaparece de Cataluña los hombres se harán físicamente más pequeños, el hombre catalán quedará disminuido. Para estos, la lengua se convierte en el alma”.

“Partimos de un desierto”
Finalmente, tanto García Cárcel como Barraycoa han mostrado cierta preocupación por la situación actual y el futuro inmediato de la historiografía en Cataluña. “Desde 1981 soy catedrático en la Universidad y no he visto progresión, todo lo contrario. Solo veo más nacionalismo entre mis compañeros“, ha indicado el historiador.

Y ha añadido: “Con ser grave el problema, estoy deprimido y preocupado de la tremenda ignorancia más allá del poso ideológico. Hay una tremenda ignorancia en la escuela. Mis alumnos, incluso los más ideologizados, lo ignoran todo. No es que no sepan la historia de España es que no saben nada de la historia de Cataluña. De Companys, por ejemplo, solo saben los tópicos más simplones. El problema es que hay una ignorancia supina. A partir de aquí, hay que abordar la manipulación histórica. La instrumentalización política es obvia porque partimos de un desierto”.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Partido Popular: ¿Victoria pírrica?
Eduardo Arias. Minuto Digital 15 Noviembre 2011

Pirro, Rey de Epiro, consigue vencer en Asculum a los romanos. Pierde tantos hombres que cuando le felicitan por la victoria contesta: “Otra victoria como esta y quedaré vencido”. Desde entonces, cuando una victoria se produce a un coste muy alto se habla de una victoria pírrica.

El Partido Popular ganará las próximas elecciones generales del próximo 20 de Noviembre. Es posible que incluso las gane con una mayoría absoluta holgada. Sin embargo, la victoria del Partido Popular será una victoria pírrica y se conseguirá con un precio tan alto en la validación social de algunas ideas que en apariencia defiende el PP que quizá fuera mejor no conseguirla si con ello aumentara el valor social de las mismas. Con seguridad sería mejor una victoria menos holgada si va acompañada de una fuerza mayor en ciertos principios. Y me explico.

El Partido Popular ha llevado a cabo una oposición cortoplacista con vistas a obtener una inmediata victoria electoral construida mucho más sobre el desastre que ha sido el PSOE, en cuanto a gestor de la economía española, que por la valía del programa del Partido Popular que, en mi opinión, sí es un programa intencionadamente ambiguo en lo socioeconómico y trufado de progresía en todo lo demás.

¿Y que supone esa oposición? Supondrá, es verdad, una victoria electoral por las mismas razones que Izquierda Unida crecerá: el demérito del PSOE. Pero no ha supuesto en absoluto un cambio en las ideas predominantes en la sociedad española que el PP no ha hecho ni el más mínimo intento por cambiar.

Al PP se le supone cierto patriotismo español. ¿Alguien ha visto al PP entrar en una batalla intelectual y cultural con el separatismo vasco o catalán? ¿Alguien ha visto al PP hablar de España? ¿Alguien ha visto al PP hablar del fracaso del sistema de las autonomías más allá de alguna mención de su coste económico? ¿Alguien ha oído alguna defensa seria del PP del español en Vascongadas o en Cataluña o en Galicia o en Valencia donde gobierna las Comunidades Autónomas? ¿Alguien ha oído decir al PP que ETA lucha contra España y no contra la democracia y la libertad?

La previsible victoria del PP no se ha construido sobre la recuperación de la idea de España en el seno de la sociedad española. ¿Qué supondrá eso a largo plazo? ¿Existe alguna forma de evitar el proceso separatista que no sea recuperar la idea de España en las regiones afectadas y en toda la nación? Si el rumor es antesala de la noticia la respuesta del PP al reto secesionista etarra es que en Alava habrá un referendum para separarla de las Vascongadas y mantenerla en España dando por hecho que Guipúzcoa y Vizcaya serán independientes. Y es que para el PP la democracia está por encima de España.

Y al PP se le suponen ciertos valores morales unidos a la tradicional moral católica española. Ya sabemos que el PP, a lo sumo, volverá la legislación sobre el aborto al momento en el que en España se podía matar bebés en tres supuestos. Es decir, el aborto seguirá siendo posible.

Y habría que presumir en el PP cierta preocupación nacional por lo españoles sobre los extranjeros. Ni una palabra significativa sobre inmigración. Nada cambiará.

En definitiva, el PP ganará las elecciones para mantener la victoria del discurso moral de la izquierda y para mantener también las propuesta sobre la cohesión territorial española del separatismo, en cuanto paso previo a la secesión, y de la izquierda, en cuanto la unidad de España le trae absolutamente sin cuidado porque España, su identidad histórica, no es del gusto de la izquierda.

Como previsible es la victoria del PP, previsible es la salida a la calle de la izquierda y previsible son retos secesionistas en Vascongadas y Cataluña. ¿Con qué ideas va a frenar el PP esos procesos? ¿Con qué va a frenar el PP las trampas sembradas ya por el PSOE para el futuro inmediato de España? ¿Qué españoles van a defender la unidad de España si esta se rompe democráticamente si nadie ha sentado la idea de que España no es algo democráticamente opinable? España necesita con urgencia la construcción de un movimiento político que represente a los patriotas españoles. No me cansaré de decirlo.

Presidente del Nudo Patriota Español

Arcadi Espada, despedido de la Pompeu Fabra: 'La razón que me dieron fue que no hacía vida social'
La Universidad catalana prescinde del periodista, profesor de Lengua Castellana, tras 18 años de docencia
MBH www.lavozlibre.com 15 Noviembre 2011

Madrid.- La Universidad Pompeu Fabra de Barcelona ha despedido al periodista Arcadi Espada tras 18 años de docencia en la Facultad de Periodismo. El propio Espada relató el hecho en una carta publicada en 'El Mundo', en la que cuenta que los profesionales de la Universidad pública esgrimieron como razón para el despido su falta de vida social en el centro, y más concretamente, por “no hacer ‘toc, toc’ en la puerta del decano”. Denuncia, asimismo, la desaparición de la asignatura de Lengua Castellana, impartida por él, y la de Lengua Catalana.

Preguntado por este hecho por LA VOZ LIBRE, Espada cree la decisión de la Universidad “no parece razonable ni tomada con demasiado sentido común”. No obstante, no cree que “persecución” sea “la palabra adecuada” para describir lo ocurrido en el centro. Lo que le sorprende "de una manera extraordinaria", sin embargo, son "las formas" con las que se ha producido este asunto, así como que culpen de alguna manera de su despido al hecho de que no hiciera vida social, cosa que le resulta "peculiar e increíble”.

Sobre la carta publicada en 'El Mundo', Espada afirma que ha escrito "la verdad”. “Escribí este artículo más allá de mi asunto personal porque creía que es algo significativo de un tema más profundo, que son los criterios que en la Universidad española priman a la hora de elegir quién tiene que dar clase o quién no”, señala. A Espada le parece “un poco peculiar que una persona que lleva 30 años dedicándose al Periodismo, y que además ha escrito muchos libros sobre este asunto y dedica una buena parte de su reflexión diaria a hablar sobre ello no tenga sitio en la Universidad catalana". "Evidentemente, aquí hay algo que no se explica claramente”, añade.

Preguntado acerca de un posible clima de discriminación dentro de la Universidad, sobre todo en relación al caso de una alumna asturiana que especifica en la carta, Espada asegura que él no puede “decir que en la Pompeu Fabra se discrimina al castellano más allá de las discriminaciones que la propia Ley de Política Lingüística impone a la sociedad catalana”. No obstante, afirma que “sí que es verdad que en Cataluña hay un estado de cosas que facilitan actitudes intolerantes como las que describo en mi artículo”. En concreto, el mencionado caso de la joven asturiana”, le parece “que refleja una tosquedad moral total”.

Espada descarta que los recortes puestos en marcha por la Generalitat de Cataluña “tengan nada que ver” con la supresión de las asignaturas de Lengua Castellana y Lengua Catalana, y afirma que “tampoco es una directriz directa de la política lingüística catalana”. E insiste en “que a unos estudiantes de Periodismo se les elimine estas asignaturas, además revela un error grave en la manera de concebir estudios de Periodismo, porque realmente si hay alguna materia en la que los estudiantes realmente flojean es la lingüística”.

Recortes de Prensa   Página Inicial