AGLI

Recortes de Prensa   Jueves 17  Noviembre 2011

 

La confesión de un fracaso
El Editorial La Razón 17 Noviembre 2011

Han tenido que pasar casi cuatro años de crisis para que el Gobierno admita una parte del fracaso económico aunque fuera a su manera. Durante este tiempo fueron muchos los pronunciamientos de organismos nacionales e internacionales que dejaron en evidencia las actuaciones nada adecuadas del Ejecutivo socialista. Hasta hace unos días, el discurso oficial era todavía que se crearía empleo en la segunda mitad del año. Ni siquiera cambió el guión con la avalancha de los cinco millones de parados, que casi siempre fue explicada con el argumento de la temporalidad o cualquier otro que fuera ajeno a las carencias de las medidas adoptadas o la resistencia a emprender los cambios que se le pedían.

Ayer, el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, admitió que la reforma laboral no es suficiente para hacer frente a los problemas de España, si bien responsabilizó en parte a los empresarios por no contratar y por aumentar, en cambio, el número de horas trabajadas de sus empleados. Tras la excusa, obviamente, se ocultaba la resignación y la impotencia de la Administración y la ineficacia de unas propuestas incapaces de solventar los problemas de rigidez de una legislación laboral propia del siglo pasado.

El grado del fracaso socialista debe medirse no sólo en los cinco millones de desempleados, sino en el riesgo cierto de que el paro se convierta en estructural. A cuatro días de las elecciones, Campa enterró también las idílicas previsiones de crecimiento para 2011 y las rebajó hasta el 0,8% en lugar del 1,3% inicialmente estimado, algo ya adelantado por diversos organismos económicos. Parecida suerte correrá el compromiso del déficit del 6%, que no se cumplirá, aunque Campa responsabilizó a las comunidades, como si el Gobierno fuera un agente inocuo. La rectificación de las previsiones oficiales convierten casi en papel mojado los Presupuestos Generales del Estado que se encontrará el nuevo Gobierno, lo que agravará las dificultades.

Es evidente que se ha perdido un tiempo precioso con un Ejecutivo enrocado en mantener la demagogia por estrategia electoral. Mariano Rajoy es muy consciente de que esta situación de emergencia –con nuestros socios pendientes de España y los mercados con la lupa puesta sobre nuestra deuda– requiere mensajes inequívocos y casi inmediatos que alimenten la confianza y den a España el respiro que necesita. LA RAZÓN publica hoy que el equipo económico del presidente del PP tiene avanzadas las iniciativas de esos primeros 30 días de gobierno, entre las que estarán la ley que limitará el gasto de todas las administraciones públicas, los Presupuestos de 2012, acuerdos de no disponibilidad de determinadas partidas de gasto, incentivos fiscales para emprendedores, nuevas actuaciones para culminar la reestructuración del sistema financiero y la reforma laboral. Los populares, por tanto, están preparados para transmitir a Europa lo que quiere oír de España y lo que espera desde hace años. Y todo desde el rigor y la verdad. Rajoy insistió ayer en ese mensaje: no hay varitas mágicas, pero es posible fijar otro camino para ver la luz al final del túnel.

Taifas autonómicas, cohesión europea
Fernando Ónega La Voz 17 Noviembre 2011

A veces es inevitable pensar que un buen golpe de Europa a las soberanías nacionales no solo sería bueno para arreglar los asuntos que estos días nos quitan el sueño. Sería magnífico para bajar los humos a algunas autonomías españolas y enderezar lo que está torcido desde el mismo origen del sistema. Si esto resulta escandaloso para los lectores más nacionalistas, me van a permitir que cite algunos ejemplos de ahora mismo o que están presentes en la memoria colectiva.

La Unión Europea da pasos irreversibles hacia la unidad de derechos de sus habitantes, sea cual sea su nacionalidad. Si esos derechos no están reconocidos en los tratados, se firman acuerdos entre Gobiernos que afectan, por ejemplo, a la cobertura sanitaria. ¿Y qué acaba de ocurrir en España? Que el Gobierno de La Rioja ha decidido que su sanidad no atienda a los enfermos de los municipios vecinos de Álava. Es lamentable, pero comprensible: a La Rioja le exigen cuadrar las cuentas, tiene déficit sanitario, y su Gobierno decide que no atiende a quien cotiza en el País Vasco.

Mientras la misma Unión Europea está hablando de armonización e incluso de igualdad fiscal, al PNV le empieza a parecer pequeña la autonomía vasca, que le permite fijar impuestos, recaudar y gastar sin ningún control y sin más compromiso que el cupo, y ya están pensando en una nueva reclamación. Y ahora esperemos a ver cómo Cataluña le amarga el mandato al próximo inquilino de la Moncloa, porque el programa de CiU se resume prácticamente en un solo objetivo: un pacto fiscal que no es más que el eufemismo del concierto vasco.

Mientras esa misma Unión está hablando de bonos europeos, porque el sistema nacional está en la base de la ruina provocada por las primas de riesgo, aquí hay varias regiones que lanzan bonos por su cuenta. Y mientras Europa plantea como solución continental la creación de un Tesoro europeo, siempre con el beneplácito de Alemania, ayer escuché al señor Duran i Lleida que hablaba del gasto público y el déficit de Cataluña como algo ajeno a la realidad del resto de la nación.

Pensaba en estos casos, al escuchar que renace la idea de que las instituciones europeas puedan sancionar a los países que incumplan las normas comunitarias. Y pensaba, sobre todo, al saber que se vuelve a plantear que la Unión pueda vetar los Presupuestos nacionales antes de que sean aprobados. ¿Os imagináis que Rajoy o Rubalcaba propongan eso a nuestras autonomías en el debate de investidura? Primero, no se atreven; pero, si se atrevieran, serían acusados de centralistas y algo más feo. Por eso digo que un golpe a las soberanías tendría algún efecto benéfico. A lo mejor es la única forma de hacer frente a la prima de riesgo interior.

De lo que nadie habla en campaña
Óscar Rivas. Minuto Digital 17 Noviembre 2011

Tal y como era previsible, el desempleo se ha erigido en el centro de la campaña política. Ambos contendientes, Rubalcaba y Rajoy, lo sitúan como la auténtica prioridad de la legislatura. No podía ser de otra manera. Máxime cuando los expertos ya vaticinan un millón de parados más para el próximo año. O sea, seis millones. Lo nunca visto. Al punto de que nadie duda ya que el desempleo constituye un elemento estructural de nuestro sistema. Ahora con la crisis. Y después de la crisis. ¿Cómo no habría de ser así? Hace unas semanas, el propio Aznar se autoproclamaba en Ecuador, foro muy favorable a su discurso, como el gran impulsor de la inmigración en España. El ex-presidente declaró que cuando llegó al gobierno de España, tan solo había 300.000 inmigrantes en España, mientras que cuando se fue, la cifra se elevaba a 3.300.000. Lo que vino después con Zapatero todos los sabemos: regularizaciones masivas e impunidad, aderezadas con importantes dosis de demagogia y mentiras múltiples.

El resultado es que hoy en España la cifra de inmigrantes adquiere datos alarmantes: a los siete millones reconocidos (el 15% de la población) hay que añadirle una cifra indeterminada de ilegales que, según reconocen los expertos, superaría holgadamente el millón. Es decir, en tres lustros irrumpieron en nuestro país más de 8 millones de extranjeros. Y hay quien todavía se extraña de que nuestro desempleo duplique el de la media europea. La causa-efecto es evidente. Pese a lo cual, nadie habla de ello en la campaña. Desde que estalló la crisis, el desempleo inmigrante a duras penas alcanza el 20% del trabajo total destruido en España. Si nos atenemos al empleo generado desde 2007, más del 70% fue absorbido por esta población. ¿Quiénes han sido las víctimas? Obviamente, los españoles con menor formación. Contrastados estudios aseveran que éstos no podrán reinsertarse jamás en el mercado laboral. Pero a nuestros políticos no parece importarle.

Les preocupa mucho, eso sí, el modo de sanear las arcas públicas que su inepcia ha dejado en la ruina. Solo que nada dicen de la vergonzosa economía sumergida. Que la hay: únicamente el 18 % de los inmigrantes residentes en España cotizan. ¿De qué vive el 80% restante? ¿Del aire? Nadie se lo pregunta. Lo que sí sabemos es que colapsan las prestaciones de las diferentes Administraciones Públicas. El Estado de Bienestar está en la quiebra. ¿Pero cómo no habría de estarlo? En un sistema impositivo que se rige por la progresividad, hay más de 8 millones de personas, en su mayoría poco cualificadas profesionalmente que, en consecuencia, perciben más de lo que aportan. Y sin embargo, ni Rubalcaba, ni Rajoy, han introducido esta realidad en su agenda política. De hecho, lo más probable es que hayan pactado no hacerlo. No les interesa. ¿Tiene la culpa el inmigrante de todo esto? En absoluto. Sencillamente, se aprovecha de un sistema diseñado a la medida de unas elites económicas que se benefician con su presencia y que los políticos implementan. Nada más.

El PSOE en el desierto
Alejo Vidal-Quadras www.gaceta.es 17 Noviembre 2011

O bien la izquierda se reinventa a sí misma o surgen nuevos dirigentes sensatos.

Es difícil imaginar un fracaso mayor que el del PSOE al confiar sus siglas centenarias a un grupito de indocumentados de los que sólo queda la duda de si su ignorancia ha sido superior a su irresponsabilidad. La derrota en las urnas que se anuncia será mayúscula y el 21 de noviembre por la mañana los socialistas españoles se levantarán con una pregunta: Y ahora, ¿qué? La campaña realizada por Rubalcaba y su equipo consiste en ocultar a Zapatero, en agitar patéticamente el miedo a una derecha inventada y en sacar a pasear en silla de ruedas a los espectros de un pasado remoto que también terminó en desastre. Después de su inminente hundimiento electoral, al PSOE no le quedarán, pues, cartuchos visibles en la recámara. El zapaterismo habrá sido eliminado para siempre envuelto en el ridículo y el oprobio y el clan de la tortilla, apagados los focos de su función homenaje, es biológicamente irrecuperable. No se vislumbra quién tomará el relevo. Se habla de que Carmen Chacón afila sus armas de mujer, pero tras la pirueta ZP, volver a los juegos con champán sería absurdamente suicida. Chacón, que al igual que su jefe hoy desaparecido, jamás ha hecho nada útil antes de entrar en política, pertenece a un partido particularista que aspira a convertir España en una confederación dispersa y carece de todas las cualidades necesarias para ponerse al timón de un país de la envergadura del nuestro. Al PSOE no lo sacará de su postración un Zapatero con faldas y a lo que salga.

Nuestro sistema político, al igual que el existente en otros Estados de nuestro entorno, se basa en la alternancia en el poder de dos grandes formaciones, una de centro-derecha y otra de centro-izquierda, con el aditamento perturbador, en nuestro caso, de unos nacionalismos periféricos empeñados en liquidar el proyecto común. Si una de las dos principales piezas de la máquina falla, la que queda en pie se verá obligada a sostener ella sola la nación, empresa que en las circunstancias presentes, incluso respaldada por una amplia mayoría parlamentaria, entrañará considerables dificultades. Por tanto, o bien la izquierda se reinventa a sí misma mediante la sustitución del PSOE por UPyD o surge del interior de la organización fundada por Pablo Iglesias una nueva generación hasta ahora inédita de dirigentes sensatos, capaces y patriotas. La verdad es que en estos momentos no se vislumbra tal relevo ,porque la labor de destrucción de cualquier asomo de calidad llevada a cabo durante la etapa zapateril ha sido tremendamente eficiente. La travesía del desierto que le aguarda al PSOE se prefigura larga y dolorosa y de su desenlace depende en buena medida el futuro de España. El Gobierno de centro-derecha deberá añadir a sus tareas de reconstrucción la de velar por que en el espacio ideológico rival vuelva a reinar la cordura y la solvencia. Lo que le faltaba.

Adiós al chollo sindical
Editorial www.gaceta.es 17 Noviembre 2011

Ochocientos millones de euros dan para pancartas de todos los tamaños y también para unos cuantos cruceros y hoteles de lujo. Vistas las cifras del negocio sindical, a nadie puede extrañarle que ahora pidan el voto para el socialismo, aunque intenten disimularlo. Saben sus líderes –y lo temen– que al cambio esperado y prometido hay que sumar la necesaria transformación de las organizaciones sindicales.

No es de recibo que mientras España y Europa siguen en situación de emergencia, CC OO y UGT patrocinen huelgas políticas, dejando bien claro que habitan otra realidad distinta, que no es la de millones de españoles sufriendo la crisis, sino la de la intriga política y la irresponsabilidad, con el único objetivo de defender y prolongar sus excepcionales privilegios.

Son un residuo de otro tiempo y de otro lugar, porque más que con los verticales del franquismo a los sindicatos que padecemos habría que compararlos con los del socialismo de más allá del Muro, gigantescos aparatos de poder que exprimen recursos públicos y privados sin que nadie los controle.

Se autoproclaman únicos interlocutores válidos de los trabajadores, aunque tengan la desfachatez de hacer caja hasta con los expedientes de regulación de empleo. Es decir, que también cobran con cada puesto de trabajo destruido, algo que no saben la mayoría de los parados que están de brazos cruzados gracias a la intermediación sindical.

Y es que cobran por todo y de todos. La asignatura pendiente del Tribunal de Cuentas es fiscalizar los libros de los grandes sindicatos –CC OO y UGT–, porque hasta ahora nadie controla ni sus ingresos ni sus gastos, ni siquiera después de que la propia UGT protagonizara una de las estafas más multitudinarias de este país. Los sindicatos reciben cuantiosos fondos millonarios de todas las Administraciones.

El Gobierno en retirada de Zapatero acaba de aprobar otro lote de dinero, porque a la hora de pagar a los cómplices de su desastre económico no existen los recortes ni la crisis.

El poder desmesurado de estas vetustas y colosales organizaciones no se debe sólo a leyes insalubres para el desarrollo económico; también pesa muchísimo su poder de coacción, ya que llevan 30 años controlando la calle, gozando de inmunidad para la violencia de sus piquetes, y con miles de liberados que se han convertido en un ejército privado de profesionales de la agitación.

Estas huestes sindicales y callejeras, absolutamente ajenas a las urnas, serán la oposición más violenta a las urgentes reformas que se necesitan y fingirán amnesia cuando alguien les recuerde su colaboración con los más de cinco millones de parados que deja en herencia el zapaterismo.

Todo esto también tiene que cambiar. Es impensable sortear la crítica situación que vivimos sin acabar con este sistema que ha creado toda una casta de privilegiados, improductivos para la sociedad y lujosamente amamantados con el dinero de todos los españoles. Y puestos a reformar la interlocución social, tampoco estaría de más aplicar los mismos criterios de sentido común y austeridad a las organizaciones empresariales como la CEOE, que sin llegar a las millonadas sindicales también sacan una importante tajada del bolsillo de todos nosotros.

Ni Dios sabe cuánto se llevan los sindicatos, ¿800, 1500, 4150 millones?

Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 17 Noviembre 2011

Uno de los sumideros por los que se va una significativa cantidad de nuestros millones es el de los sindicatos desclasados con mucha clase para vender paz social. Solo ese concepto de paz social a cambio de millones ya nos recuerda esos comportamientos mafiosos que tanto aparecen en las películas del género, si me pagas una cantidad mensual tienes garantizada la tranquilidad en tu negocio. Y solo por eso sobran todos, en un mundo distinto al nuestro eso se llamaría extorsión.

Hay un artículo en La Gaceta en el que se intenta evaluar cuánto se han llevado los sindicatos de dinero público estos últimos cuatro años y ganas dan de llorar ante el panorama. Quedan claras algunas cosas:

1.- En estos últimos cuatro años, CCOO y UGT han recibido 800 millones de euros del gobierno central. A cambio, es evidente que han hecho la vista gorda en el desastre de estos años de ZP. El gran Zapatero compró paz social y eso le han dado.

2.- A esos 800 millones hay que añadir lo que reciben de las Comunidades autónomas, que solo de Andalucía reciben 60 millones anuales, o sea, 240 en esos cuatro años.

3.- No se cuantifican los euros recibidos de todas las autonomías, primera opacidad significativa.

4.- No se pueden cuantificar las ayudas que reciben las fundaciones de los sindicatos, que son numerosas y opacas también. Malo.

5.- El coste de los liberados, asciende a 250 millones de euros anuales, que son mil millones en los cuatro años.

5.- El coste de para las empresas de las horas sindicales ronda los 1.500 millones, ya no dicen si anuales o cuatrianuales. Dejémoslo en cuatrianuales.

Ya tenemos que si solo contamos lo que les da el gobierno son 800 millones, si añadimos lo de Andalucía solo, ya sube a 1.040 millones, si estimamos el resto de autonomías como poco deberá ascender a los 1600 millones, si añadimos las fundaciones, dato que se desconoce digamos que 50 millones por poner algo, ya son1.650 millones. Si añadimos los liberados sindicales, ya sube la cosa a 2.650 millones, y si añadimos las horas sindicales nos vamos a los 4.150 millones en cuatro años.

No dejan de ser cifras de andar por casa, y más si le añadimos lo que se llevan los muchos cargos que por ser sindicatos colocan en organismos, Cajas, instituciones varias y que cobran una buena pasta. Al igual que no se puede valorar esos famosos préstamos en condiciones ventajosas que las Cajas les hacen y que seguro a veces condonan.

Resumiendo, ni Dios puede saber cuánto se llevan los sindicatos, y bien que se encargan todos de que así sea, pero 4.150 millones en cuatro años es tanta pasta que ahí tenemos un capítulo para un ahorro mollar. Cifras así ya no son el chocolate del loro.

Reformas, ¿cuándo, cómo, en qué?
Llegan tiempos más duros y de reajuste, también del estado de bienestar
ABEL VEIGA / LUGO ABC Galicia 17 Noviembre 2011

APENAS hay discurso político, también económico, en el que no se hable de las reformas. Llevamos dos años escuchando una retahíla de propuestas de reformas, término multívoco, plural, convertido incluso en arma arrojadiza por una profesionalizada clase política que se perpetúa en el poder. A unos días de un cambio de gobierno que sí tendrá que afrontar éstas, los programas electorales se mueven en la ciénaga de lo genérico, lo suficientemente ambiguo, etéreo y tal vez evanescente.

¿Por qué ahora y no antes? Acaso no eran igualmente necesarias hace meses, hace años. Ha sido el ímpetu brutal de la crisis la que ha afligido y está afligiendo a un país entero y que le abre, por fin, su conciencia crítica pero envuelta en un halo de pesimismo y castigo, castigo en las urnas al gobierno. Mas, ¿es responsable único el gobierno socialista de los cinco millones de parados?, ¿podrá crearlos el siguiente del partido popular esta vez sin burbujas inmobiliarias? Llegan tiempos más duros y de reajuste, también del estado de bienestar. Un país estancado, apático y abúlico, roto y zaherido por su propia inequidad e inoperante acción. Su necesidad de sensatez ante una deriva autocomplaciente y amnésica, hedonista y materializada en el vacío y la insolidaridad. Primero salimos de la austeridad, para comportarnos a continuación como nuevos ricos donde democracia y público, progresía y estado benefactor y subvencionador lo podía todo. El milagro español era mentira, falso, superficial, un castillo sobre un túmulo de arena inconsistente pero que aparentaba rigidez, asombro y arrogancia. Bruselas pagaba, inyectaba, invertía y nosotros a consumir, público y privado. La deuda crecía, también la familiar. Nadie quiso cortar la hemorragia, se hacía como si la misma simplemente supurase. Qué ciegos y amnésicos hemos estado voluntariamente, de aquellos lodos estos barros. Lo público y lo privado han sufrido por igual el viento de la desidia, la dejadez, la permisividad total. Reformas sí, pero ¿cuándo, cómo, cuáles y sobre qué o en qué ámbitos?

Racionalización y rigor, simplicidad y austeridad, transparencia y eficiencia parecen ser ahora los verdaderos axiomas de la actuación pública, política y económica, también social, aunque en menor plano. Hasta ahora sobre el papel. Aliviar y modernizar la excesiva y lenta burocratización. Pero, ¿por dónde y quién va a empezar? No parece que se prodiguen a corto plazo pactos de estado entre las dos grandes fuerzas de este encorsetado bipartidismo. Con los partidos periféricos no es posible ahora mismo sentarse a dialogar siquiera medidas de constricción total, de racionalización administrativa, política y sobre todo económica. La abulia administrativa de algunas comunidades donde el nacionalismo impera, decide e impone, coloca y multiplica fagocita todo acuerdo. Han mimetizado pero también superado los defectos y desidias del estado central y del gobierno de la nación. Asidos a lo público y al presupuesto el gasto se ha multiplicado hasta lo insostenible. Aeropuertos, campus universitarios, televisiones autonómicas y locales, empresas y entes públicos, organismos donde colocar a los acólitos del partido, protocolo y publicidad, y así un largo etcétera,

¿Qué necesita este país y qué calado de reformas son prioritarias? Todo, o casi todo, debe regenerarse, reconstruirse, readaptarse a una realidad distinta, vertiginosa, sin memoria. A la reforma laboral ha de seguirle una reforma fiscal, reforma financiera, reforma en la función pública, en las instituciones políticas y administrativas, reformas en la seguridad social, en el sistema de pensiones, reforma en la sanidad, en la educación en todos sus niveles, desde primaria a la universidad, y probablemente en el modelo territorial y competencial del poder en España. Estamos dispuestos a no perder más tiempo y evitar la quiebra no sólo económica, sino como país, como nación, como presente y futuro? Sin reformas nos vamos a la deriva. Sin enderezar un rumbo claro, firme y seguro nos resquebrajamos. Sin apelar a los valores, a los principios, al ahorro, a la austeridad de nuestras propias posibilidades, a erradicar los comportamientos corruptos que cimbrean tanto lo público como lo privado con una pasmosa laxitud y permisividad social, nos debilitamos como sociedad y comunidad. Pero no caigamos en el error de distorsionar funcionalmente la realidad.

No puede hacerse todo a la vez, pero tampoco demorar todas las partes para perder el resto o la totalidad. Hace falta audacia y coraje, decisión y contundencia desde la convicción y una profunda credibilidad y transparencia. Las economías europeas están estancadas. La constricción atenaza el futuro, la recesión vuelve a estar ahí, asomándose. Incluso los motores alemán y francés se ralentizan de nuevo. La crisis de confianza que los mercados no hacen sino hacer más patente está minando la esperanza en un crecimiento continuado. Los mercados, amén de especulación e inversión, son también el reflejo de cómo nos ven y se valoran y analizan las cosas, por mucha estrategia y dilemas que se emplean. Juegos de suma cero. Dilemas del prisionero. España necesita adoptar ya una política de reformas integrales, indubitadas, contundentes. Atajar la hemorragia, pero también practicar cirugía. Ya no valen apósitos ni contemplaciones ni tardanzas. Grecia es un espejo distorsionador y convexo, Italia está ya en la miríada de lo que puede suceder.

Sin una reforma laboral de verdad, donde el coste y el despido se flexibilicen no se creará empelo. Racionalicemos y ajustemos contratos, modelos, ayudas y convenios. Son cientos de miles las empresas que han cerrado o concursado. Sin una reforma en profundidad en la seguridad social y en el cálculo y ponderación del sistema de pensiones éste quebrará y lastrará las arcas públicas. Sin una reforma fiscal impositiva adecuada a la nueva realidad, sea con imposición directa o indirecta, pero sobre todo luchando contra la evasión fiscal y las prácticas societarias que distraen el beneficio y maquillan el resultado a través de grandes operaciones estructurales seguiremos debilitando el músculo de ingresos del estado. El músculo sigue siendo una clase media cada vez más dejada por todos a su propia suerte. Ni grandes patrimonios ni fortunas, para ellos las fronteras y las leyes se rinden a sus pies. Sin una reforma educativa de los pies a la cabeza, consensuada y reflexionada, seguiremos a la cola del informe Pisa y entraremos en una decadencia generacional que ni siquiera una endogámica y excesiva universidad puede mitigar. Fusión de Universidades, de campus, optimización de la calidad, la investigación y la innovación.

Sin una reforma en la función pública, en los funcionarios, en su retribución, en su control de productividad y trabajo, en su acceso y sobre todo cercenando la colocación a dedo, el armazón administrativo del estado en cualesquiera de sus administraciones acabará generando un ejército de diletantes insostenible, apático, ineficiente e ingobernable. Miles de empresas y entes corporativos públicos sin acción ni beneficio ahondan la hemorragia. Sin una reforma estructural autonómica y local, así como en un tejido único competencial a nivel estatal o autonómico, la sangría de recursos y multiplicación de burocracia ahogará la vitalidad de un país entero. Ahora se habla de techo de gasto público, pero ¿por qué no antes?

Reformas en la sanidad, copagos o no copagos pero sí responsabilidad en los usuarios de las prestaciones. Racionalización del gasto, control. Racionalización del gasto farmacéutico, genéricos y catálogos, sin servidumbres a la industria y a los laboratorios internacionales. Mayor apuesta por la investigación, por el desarrollo, por la tecnología. Sólo son unos apuntes de reformas. De regenerar la vida pública y privada desde la corresponsabilidad de todos. No sólo de unos pocos. Faltan élites dispuestas a hacerlo, a trasvasarse de lo privado a lo público, y falta por la prepotencia y el nepotismo de los partidos políticos, maquinarias monolíticas de poder y aferrarse a la prebenda pública. Racionalizar y reformar también el sistema partitocrático, ciertas instituciones, así como los poderes del estado, para una mayor calidad democrática y separación de los mismos. ¿Se imaginan a alguien dispuesto a ser líder por una vez en este país, en este ruedo ibérico goyesco y tumultuoso, irresponsable y chabacano, capaz de no rebelarse o de pensar por sí mismo si quiera una vez al otear estos nubarrones de conformismo, de deriva y rémoras? Reformas sí, con cabeza, cuanto antes. Nos jugamos mucho. Tal vez demasiado y no queremos ser conscientes. Lo triste de la última encuesta del CIS es que casi el 70 % de los encuestados no confían en sus políticos, no confían en el próximo presidente del gobierno. Llega la hora de la prosa no del verso, de construir y deconstruir, de imprimir un cambio y un giro efectivo y eficiente, una hora de responsabilidad para el país entero y su sociedad, pasiva, conformista, hedonista y acrítica.

“Conflicto lingüístico”
Carmen Leal www.vozbcn-com 17 Noviembre 2011

En el debate político y social sobre el uso de las dos lenguas oficiales en Cataluña (catalán y castellano) se repite: “No hay ningún conflicto lingüístico” en la calle. Es decir que, fuera de las instituciones controladas por la Administración autonómica y, en completa libertad, se utilizan las dos lenguas de manera más o menos equilibrada, y no produce ninguna clase de problemas entre los hablantes de ambas lenguas.

En Cataluña, se dan situaciones comunicativas en las que unos utilizan indistintamente una y otra lengua en la misma conversación, otros que utilizan mayoritariamente el español salpicado de palabras y frases en catalán y, quizá, los de más allá que utilizan el catalán, o el español, en exclusividad . Todos se entienden y respetan. La conversación fluye de manera natural porque son dos lenguas neolatinas muy cercanas, donde el bilingüismo pasivo (intercomprensión de lenguas) es fácil.

Un “conflicto” es un combate, lucha o pelea, pero a la definición hay que añadirle el adjetivo lingüístico. En la calle, allá donde no llega la imposición política, no hay combate, lucha o pelea de tipo lingüístico por el predominio de uso de una u otra lengua. No solo no preocupa sino que ni se advierte. La definición de “conflicto lingüístico” se acuñó en el congreso de cultura catalana por los sociolingüistas Vallverdú, Aracil y Ninyoles, en 1978: “Hay conflicto lingúïstico cuando dos lenguas diferenciadas se enfrentan la una como políticamente dominante y la otra como políticamente dominada”. Esta definición es igualmente válida en 1978 como en 2011.

Por lo tanto, seguimos en una situación de “conflicto lingüístico” ya que una lengua, ahora la catalana, es la políticamente dominante porque invade en exclusividad las funciones lingüísticas importantes de la sociedad como la política, la administración o la escuela. Se obliga a los ciudadanos hablantes de español o castellano a abandonar su propia lengua (y oficial), y adoptar la lengua catalana porque es necesario para el desarrollo político, social y cultural de los hablantes de la lengua catalana, que pertenecen a la casta política (burguesía catalana y asimilados), porque los catalanohablantes tienen pocos hijos y son quienes detentan el poder.

La sociedad catalana es bilingüe en proporción del 50% de hablantes de cada una de las dos lenguas de Cataluña. El español se utiliza para un uso privado (lengua políticamente dominada) y la otra, la lengua catalana, que es obligatoriamente aprendida por los castellanohablantes, se utiliza para las relaciones de alto prestigio de la sociedad, solo en Cataluña. Excepcion hecha en campañas electorales para seducir a los castellanohablantes y pedir su voto.

Este “conflicto lingüístico”, que técnicamente se denomina diglosia, es inestable y, según algunos sociolingüistas, es una fase de tránsito hacia la sustitución total de una lengua por otra. Sustitución necesaria en aras de la nación catalana. Cualquier sociólogo afirmará que el “conflicto lingüístico” indica un conflicto social patente o soterrado. Conflicto es que se penalice con multas el uso de una lengua oficial, conflicto social es que se impida impartir la enseñanza obligatoria en español, conflicto social es que la Administración autonómica utilice en exclusividad la lengua catalana. Conflicto social es que se ningunee, insulte o denigre o a los hablantes de castellano, y es una muestra de ese conflicto que el señor Fernández Díaz (PP), en plena campaña electoral, declare que “no hay conflicto lingüístico” ni en la calle ni en las aulas. “Cosas veredes”, amigo Sancho, en campaña electoral.

Carmen Leal es profesora de Lengua y Literatura españolas

Madrid en manos de los ultras de izquierda.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 17 Noviembre 2011

Por las nulas medidas que ha dispuesto la Delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, la Sra. Dª María Dolores Carrión Martín, va a ser la máxima responsable de cualquier incidente que se produzca ante la lógica indignación ciudadana contra estos ultras de izquierda que incumpliendo la Ley electoral van a manifestarse en la Puerta del Sol y aledaños el próximo sábado 19. Su irresponsable y sectaria pasividad solo puede ser calificada como complicidad, dejación de funciones y apoyo a actos delictivos. Y no es la primera vez, aunque lo más seguro es que sí sea la última en que muestre esta injustificable actitud.

Porque en paralelo y aduciendo la misma Ley electoral, se ha prohibido la clásica concentración que FALANGE realiza cada 20N en la plaza de Oriente frente al Palacio real. Se ha modificado para que se celebre al siguiente fin de semana. Así que volvemos a la doble vara de medir, de un lado total permisividad y simpatía hacia grupos de izquierda y ultra izquierda, y por otro lado persecución a cualquier partido legal de derechas como es Falange. Esta prohibición ha llegado al absurdo de boicotear los actos que normalmente vienen realizándose en la capilla conventual del Valle de los Caídos.

Estamos pues ante una clara maniobra de provocación y de sectarismo indisimulado, donde la ultra izquierda campa por sus respetos y ocupa los lugares públicos con total impunidad consentida desde la misma Delegación del Gobierno y del Ministerio de Interior. Y esto es algo que no puede ni debe ser admitido. Hoy mismo, D. Francisco Granados, Secretario General del PP en Madrid ha exigido a estos socialistas que cumplan la Ley y la hagan cumplir a sus protegidos. Aunque mejor habría que decir aliados en la crispación y en la coacció a los ciudadanos en el ejercicio de sus libertades y derechos.

La Sra. Carrión debería al menos ser prudente y no volver a caer en las ilegalidades sectarias otra vez, porque perdida su condición, no hay obstáculo para que la Justicia, una vez pasadas las elecciones y ser destituida de su cargo, pueda actuar contra ella al no ser una aforada. No creo que ningún juez se muestre comprensivo ante sus injustificables actuaciones y permisividad reincidente en actos delictivos como los que han protagonizado y protagonizan estos energúmenos que se han auto erigido en representantes de una supuesta "indignación ciudadana". Un grupo que intenta coaccionar e imponer su ideología sin haber pasado por las urnas y de forma tan violenta como la de otros grupos cercanos a la banda terrorista ETA.

Creo que debiera hacer caso y no maniatar la labor policial. Luego, nadie se podrá extrañar que otros grupos o partidos políticos se sientan capacitados para incumplir la Ley, ya lo hizo el propio candidato del PSOE Rubalcaba aquella noche del 13M del 2004. Nadie puede asegurar que un partido como FALANGE tenga la tentación de hacer caso omiso a la prohibición y realizar sus actos tal y como habían sido programados. ¿Qué razón ética habría para impedírselo?

Tal parece que lo que se busca con este tipo de decisiones es que se promueva un conflicto y tener un argumento electoral que justifique la reacción de un partido que se ve abocado a la mayor derrota electoral de su historia. Pero esta vez no lo van a conseguir y es seguro que los ciudadanos responderán con la democracia , serenidad y sensatez que le falta a la Delegada del Gobierno, al Ministro de Interior y a todos los secuaces sectarios de un Gobierno y un partido socialista acabados.

El más alto desde 1997
España coloca deuda a 10 años a un 7% y entra en zona de rescate
La prima de riesgo se aproximaba a los 500 puntos básicos antes de la emisión.
Libre mercado  17 Noviembre 2011

El Tesoro Público ha conseguido colocar 3.562 millones de euros en obligaciones a 10 años, aunque se ha visto obligado a subir el interés al nivel más alto desde el año 1997, por encima del 7%, ante la presión de los mercados. De hecho, para encontrar una rentabilidad superior al 7% en este papel hay que remontarse al año 1997, cuando el Tesoro colocó obligaciones a 10 años con un interés del 7,26%.

Con la subida de tipos, el organismo dirigido por Soledad Núñez ha conseguido situarse en la parte media del rango, ya que esperaba captar entre 3.000 y 4.000 millones de euros. La demanda ha superado los 5.500 millones.

En concreto, el Tesoro ha colocado 3.562 millones en obligaciones con un cupón del 5,85% y vencimiento a 31 de enero de 2022. Sin embargo, ha elevado el interés desde el 5,453% de la emisión de octubre al 7,088% actual.

En la subasta de octubre, el Tesoro colocó 1.787,62 millones en obligaciones a diez años, aunque pudo rebajar el interés a pesar de que la emisión coincidió con la última rebaja de calificación de Moody's.

Sin embargo, las tensiones han crecido mucho desde entonces y los mercados siguen apuntando a España, que esta semana ya tuvo que elevar a niveles máximos la rentabilidad de las letras a 12 y 18 meses en la subasta del martes para colocar la cantidad prevista.

De hecho, esta mañana la prima de riesgo española ha escalado hasta un nuevo máximo al situarse por encima de los 490 puntos básicos con una rentabilidad récord del 6,690% antes de la subasta, mientras que la italiana se estrechaba a 529,7 puntos básicos, frente a los 534,9 de la apertura.

La subasta se celebra además un día después de que el Gobierno haya recortado medio punto su previsión de crecimiento para el 2011, hasta el 0,8% y tres días antes de las elecciones generales.

A pesar de las subidas de tipos, el Tesoro ha logrado captar 6.762 millones de los mercados en una semana que vuelve a ser clave para la recuperación de la confianza y la superación de la crisis de deuda en Europa.

Cinco subastas más
En lo que queda de año, el Tesoro volverá a acudir a los mercados en cinco ocasiones antes de que acabe el año, la primera de ellas el martes 22 de noviembre para colocar letras a 3 y 6 meses. En el mes de diciembre realizará dos emisiones más de letras: el martes 13 de letras a 12 y 18 meses y el jueves 20 de letras a 3 y 6 meses.

El organismo cerrará el ejercicio con una subasta de bonos el jueves 1 de diciembre y otra de obligaciones el jueves 15 de diciembre. De hecho, el Gobierno ya ha dicho que no tiene intención de hacer cambios en el calendario previsto.

Los analistas consultados por Europa Press, que habían situado el interés de esta subasta entre el 6% y el 7%, aseguran que las dudas de los mercados seguirán afectando al Tesoro en lo que queda de año, obligando al organismo a elevar la rentabilidad de las emisiones pendientes.

Cataluña
La Generalidad no se atreve a aplicar la inmersión lingüística a los militares
La Consejería de Enseñanza proporcionará profesores al Ejército para impartir cursos de formación profesional en la Academia General Básica de Suboficiales de Talarn (Lérida). En este caso, el castellano será la lengua vehicular.
Redacción www.vozbcn.com 17 Noviembre 2011

La Consejería de Enseñanza de la Generalidad ha firmado un protocolo de intenciones con el Ministerio de Defensa para impartir el grado superior de Formación Profesional en la Academia General Básica de Suboficiales del Ejército de Tierra de Talarn (Lérida).

El principio de acuerdo no especifica cuales serán las especialidades que se impartirán en el centro militar, pero sí estipula que la Consejería proporcionará ‘el personal docente con la titulación y los requisitos necesarios’ y el Ministerio ‘asumirá el coste de las retribuciones’ de estos profesores, tal y como recoge el Real Decreto 1147/2011 de 29 de julio.

El anuncio del convenio se ha producido un día después de que la cabeza de lista del PSC por Lérida y vicepresidenta primera del Congreso, Teresa Cunillera, anunciara el compromiso de los socialistas para continuar apostando por la Academia de Talarn -que cuenta con cerca de 400 efectivos- como elemento “dinamizador” y generador de actividad económica en la comarca.

En este caso, el español no estará prohibido como lengua vehicular
El portavoz de la Generalidad, Francesc Homs (CiU), ha justificado el protocolo firmado asegurando que se trataba de “una reivindicación muy amplia” en toda la comarca, donde había “inquietud por si este acuerdo no llegaba”. “Es una buena noticia”, ha subrayado.

Ni Homs ni la Consejería de Enseñanza han sabido explicar si los aspirantes a sargento también serán sometidos al régimen de inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán que se aplica en los centros públicos de Cataluña. En cambio, fuentes de la Academia han asegurado a LA VOZ DE BARCELONA que “las clases se darán en castellano” puesto que es “el idioma oficial del Ejército”.

Cataluña
García Cárcel: “Los nacionalismos periféricos tienen los altares de los mitos sobrecargados”
El historiador de la UAB y el sociólogo Barraycoa desmontan los mitos del nacionalismo en la historia. “El imaginario del nacionalismo no tiene ningún rigor histórico” y “los catalanistas son conscientes de que la historia se la están inventando, pero les da igual”, advierte el profesor del Abat Oliba.
Redacción www.vozbcn.com  17 Noviembre 2011

La manipulación de la historia ha sido siempre interesada y ligada “a criterios estratégicos” y “electorales” pero nunca “morales”. El historiador Ricardo García Cárcel (cuya última obra se titula La herencia del pasado. Las memorias históricas de España) y el sociólogo Javier Barraycoa (que acaba de publicar Historias ocultadas del nacionalismo catalán) han manifestado su preocupación por la invención de la historia que se está llevando a cabo en Cataluña por parte del poder político nacionalista.

Durante la última jornada del X Ciclo de Cine por la Tolerancia, organizado por la Asociación por la Tolerancia, tras la proyección de la película La historia oficial, se ha celebrado un coloquio entre los profesores universitarios García Cárcel y Barraycoa en el que ambos han mostrado con ejemplos y opiniones pinceladas de la manipulación de algunos hechos históricos por parte de los nacionalistas catalanes.

De la España del franquismo a la Cataluña nacionalista
Para el catedrático de Historia Moderna en la Universidad Autónoma de Barcelona, “todos los nacionalismos tienen un discurso predeterminado por unos interesés únicos sobre el pasado”. García Cárcel ha recordado que en España, el franquismo ofreció una “sobredosis de épica y sobredosis de dramatismo” y que esta educación la sufrieron los que ahora tienen 60 ó más años de edad.

Sin embargo, “ahora, a escala nacional, ni el Cid ni Agustina de Aragón tienen ninguna simpatía. Y en cambio los nacionalismos periféricos tienen los altares de los mitos sobrecargados“. El historiador ha recordado que el nacionalismo catalán distorsiona permanentemente la historia, siempre a su favor:

“Todo nacionalismo tiene una característica común: la historia más larga, como si la consistencia nacional estuviera en consonancia con la longitud. [...] Todo nacionalismo tiene una causa común: una resistencia épica contra los invasores (1640, 1714, 1931), o una resistencia contra el poder extraño, pese a que por ejemplo Rafael Casanova, consejero en jefe el 11 de septiembre de 1714, fue herido en una pierna, no murió aquel día, y se había opuesto a la resistencia de Barcelona, hasta que le obligaron a defender la ciudad. Incluso tenemos correspondencia que demuestra que rechazó, en los últimos días de su vida, los postulados nacionalistas. Todo nacionalismo es victimista: hay un victimismo fiscal, un victimismo lingüístico y un victimismo político. Otro mito es la sociedad civil frente al aburguesamiento de Castilla. Pero esta sociedad civil es totalmente actual. Es Jovellanos quien atribuye el seny a los catalanes. [...] Y otra característica del nacionalismo es la nula capacidad de autocrítica, incluso pese a que Cataluña ha sido parte imprescindible de la configuración de España”.

Preguntado por los motivos que llevan a los historiadores a reescribir una historia falsificada o edulcorada, García Cárcel ha señalado que el historiador que intente desmitificar la narrativa “tendrá un coste: sin becas, sin subvenciones, sin apoyos de cualquier naturaleza… los historiadores estamos muy mediatizados por los poderes establecidos”.

El nacionalismo crea su propio “imaginario”
Por su parte, el profesor de la Universidad Abat Oliba ha indicado que el nacionalismo es especialista en “crear” ilusiones que “no tienen nada que ver con la realidad”. Barraycoa ha citado algunos ejemplos de estás ilusiones, que quedan reflejadas en su último libro, como la marca de Osborne, un toro, comercializado por un catalán.

Y ha señalado que el nacionalismo “se inventa tradiciones”, tal y como ha dejado reflejado Eric Hobsbawm. En el caso catalán, por ejemplo, los 1.000 años de historia promocionados por la Generalidad en tiempos de Jordi Pujol, en 1988, cuando paradójicamente la palabra Cataluña no aparece hasta el siglo XII y, etimológicamente, significa lo mismo que Castilla: habitantes de castillos.

El sociólogo ha recordado que el nacionalismo crea un “imaginario”, como con el escudo de Cataluña, del que “no aparece ni una sola mención hasta el siglo XIX”, la bandera, que “es la de Aragón y por concesión del Vaticano”, o las protestas contra el Compromiso de Caspe, que “no aparecen hasta el Romanticismo”. Mientras que, a la par, hay asuntos olvidados por la historiografía nacionalista, como que “fue Pau Claris quien entregó el Rosellón a los franceses”.

Otro ejemplo de mitología, según Barraycoa, es la adoración a Aribau y su Oda a la pàtria y la referencia de los primeros catalanistas:
“Es casi la única poesía que escribió en catalán, Aribau vivió gran parte de su vida en Madrid, y la escribió por sorteo. O como que las primeras revistas catalanistas están escritas en español porque querían que sus ideas fueran conocidas por el mayor número de catalanes. Tal y como hace referencia Rovira i Virgili en sus escritos: ‘Ya es extraño que los hombres de la Renaixença escriban en español, pero es que eran hombres modernos‘. [...] Verdaguer solo había visto bailar la sardana una vez en su vida; en Cataluña se bailaban muchos bailes regionales y locales, entre ellos, uno que se llamaba El Espanyolet. [...] Todos los primeros catalanistas de izquierdas están convencidos de que la nación es España, no fue hasta Prat de la Riba que dijo que no, que ‘España es un Estado pero con muchas nacionalidades’. Que España es un Estado que ha fracasado y, por lo tanto, ‘es el catalanismo el que debe liderar el Imperio’ español. [...] Desde entonces la ambigüedad ha sido la nota predominante en el nacionalismo hasta el punto de que el catalanismo apoya al franquismo, incluso fundan una radio en catalán desde Roma apoyando al franquismo. Todavía no hay nadie que diga esto”.

Para Barraycoa, “el imaginario del nacionalismo no tiene ningún rigor histórico” y “los catalanistas son conscientes de que la historia se la están inventando, pero les da igual”. E incluso, ha ido más allá, “también hay un mensaje racista en el nacionalismo, desde las viñetas del ¡Cu-Cut! hasta los escritos de diversos políticos, como los de Jordi Pujol, que en su manuscrito desde la cárcel considera que si el catalán como lengua desaparece de Cataluña los hombres se harán físicamente más pequeños, el hombre catalán quedará disminuido. Para estos, la lengua se convierte en el alma”.

“Partimos de un desierto”
Finalmente, tanto García Cárcel como Barraycoa han mostrado cierta preocupación por la situación actual y el futuro inmediato de la historiografía en Cataluña. “Desde 1981 soy catedrático en la Universidad y no he visto progresión, todo lo contrario. Solo veo más nacionalismo entre mis compañeros“, ha indicado el historiador.

Y ha añadido: “Con ser grave el problema, estoy deprimido y preocupado de la tremenda ignorancia más allá del poso ideológico. Hay una tremenda ignorancia en la escuela. Mis alumnos, incluso los más ideologizados, lo ignoran todo. No es que no sepan la historia de España es que no saben nada de la historia de Cataluña. De Companys, por ejemplo, solo saben los tópicos más simplones. El problema es que hay una ignorancia supina. A partir de aquí, hay que abordar la manipulación histórica. La instrumentalización política es obvia porque partimos de un desierto”.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

“Los nacionalismos vasco, catalán y gallego son los últimos totalitarismos europeos”
El abogado Jesús Laínz sostiene que los nacionalistas se sirven de dos trincheras en su frente cultural, ideológico o doctrinal: la manipulación histórica y la lingüística FERNANDO FRANCO  El Faro de Vigo 17 Noviembre 2011

“Los nacionalismos vascos, catalán y gallego,y entiendo por ello los separatistas, son los últimos totalitarismos europeos”. Así de contundente se manifestaba ayer en el Club FARO el abogado Jesús Laínz,que vino a hablar a Vigo de “la ingeniería lingüística de los nacionalismos” y fue presentado por la periodista Cristina Losada.

Para este escritor, los nacionalismos están haciendo todo lo que han criticado de otros regímenes y concretamente el catalán, gallego y vasco son pequeños totalitarismos que se quieren meter en todo, programarlo todo y no solo gobernar sino modelar a la gente a su antojo.

“A los nacionalistas –dice– no les gusta la gente y la declaran anormal, o eso parece cuando diseñan un sistema para adecuarlos a la normalidad que ellos han decretado. De ahí expresiones muy suyas como ‘normalización lingüística, que implican euskaldunizar Vascongadas o extirpar de Cataluña el castellano”.

En opinión de Laínz, autor de “Desde Santurce a Bizancio. El poder nacionalizador de las palabras” en la editorial Encuentro, el nacionalismo se sirve de dos trincheras para su frente ideológico, cultural o doctrinal: la manipulación histórica y la lingüística,“ que trae como consecuencias la imposición lingüística en las escuelas o, en Cataluña,multas por poner carteles en castellano”.

“ Ellos –dice– parten de un dogma,la lengua propia.Pero ¿quién dice a quién cuál es la lengua propia? ¿La de Feijoo, Valle Inclán y Cela es impropia? ¿Es la telúrica? ¿La original? ¿Porqué el gallego es la propia ¿No sería entonces la latina? Y, en cualquier caso,aunque así lo fuera ¿Es que son inamovible s las lenguas?. Miren, no es la lengua la que tiene a las personas sino las personas a la lengua”. A imagen y semejanza Dice Laínz que los totalitarismos,“ que tan bien usan la ingeniería lingüística, tienen como primera característica que ejercen todo el poder sin restricciones y se meten en la esfera individual más de lo que un poder legítimo debiera.

Y se meten porque a los totalitarismos no le gusta la gente y por eso quieren cambiarla, d i s e ñ a r l a , adoctrinarla, hacerla a su imagen y semejanza. Como segunda característica, lo hacen de un modo mucho más intenso, extenso, evolucionado (a través de los medios) que el teórico poder absoluto de las monarquías del Antiguo Régimen”.

Explica Laínz que una de las facetas del totalitarismo es la ingeniería lingüística.“Este fenómeno –afirmó– se dio sobre todo en Europa y desde finales del siglo XVIII, cuando con el nacimiento del nacionalismo se empezó a identificar lengua con nación.Ahí se sentaron las bases de lo que se hará en todas partes en siglos posteriores: una, la opresión lingüística, eliminando o sustituyendo artificialmente lenguas, sin dejarlas evolucionar por el propio peso de los acontecimientos; dos, lo que yo llamo ‘ingeniería palabrera’: cambio de nombres, de topónimos, lo que se hace no para facilitar su localización sino para marcar el territorio, como los animales cuando lo marcan con su orina”.

Hizo un repaso internacional Laínz (autor en 2004 de “Adiós España: verdades y mentiras de los nacionalismos”) por la historia y habló de acciones toponímicas y otras de Alemania en Polonia o de Rusia en este país, de Italia en 1918 cuando creó una“comisión de renovación toponímica y onomástica” bautizando a recién nacidos con nombres extranjeros con otros italianizantes a veces ridículos; Hungría en 1898, cuando publicó una “Guía para la magiarización de los apellidos”... “En los acuerdos de Dayton de 1995, cuando negociaban serbios, bosnios y croatas todos pidieron en la mesa un traductor, aunque cuando salían a tomar café se entendían perfectamente en el serbio-croata.

Esta irracionalidad tan poco práctica es algo que recuerda al Senado español que, disponiendo de un idioma común, el castellano, la antigua lengua franca que servía a todos hace siglos, se enzarzan con sus respectivas lenguas. El castellano es lengua franca desde la Edad Media. Alfonso X hace la poesía en gallego pero las leyes y la historia en castellano”.

Igualdad, discriminación y extirpación
Jesús Laínz habló de procesos que él considera totalitarios por la imposición lingüística, como la extirpación del castellano en Cataluña. “Primero se pidió la igualdad de las lenguas y para ello se apeló al derecho a educarse en lengua materna: luego, invocaron la discriminación positiva para contrarrestar el imparable empuje del castellano, la segunda lengua mundial; pero al fin ocurre la extirpación. Francesc Ferrer, fundador de Convergencia democrática de Cataluña, senador socialista y diputado luego de Esquerra Republicana dijo en 1985:‘¿Cuándo dejaremos de utilizar los catalanes la lengua de nuestros amos?”.

Respecto al País Vasco puso ejemplos de esta ingeniería toponímica,eliminando el castellano (Hondarribia en vez de Guipúzcoa),recurriendo a traducciones absurdas (a San Román de san Millán le llaman Durruma Donemiliaga)...

En Galicia, citó a Finisterre por Fisterra y evoluciones curiosas como la de Puebla de San Xulián, que pasó por Poboa de San Xulián, Poboa de san Xiao,Pobra de San Xián,A Pobra de San Xillao...“aunque la gente siga diciendo Puebla de San Julián”. Vigilancia de sí mismo Según Laínz otra de las características de los totalitarismos en su vertiente lingüística es “la participación del pueblo en la vigilancia de sí mismo,en el control de la corrección política y en la represión, más o menos sorda, de quien ose pensar por su cuenta”.

¿Y el franquismo? ¿Acaso no hizo lo mismo con la imposición del castellano? Pues según el abogado hubo unos “primeros meses” de ánimos soliviantados pero luego fueron permitidas aunque no en el discurso oficial:“Salieron miles de libros, se hicieron centenarios como los de Verdaguer y Maragall... En 1950 surge la editorial Galaxia, en 1963 Ediciós de Castro, en 1967 la editorial Castrelos..

La viuda de Múgica expresa su «alivio» por la condena de 'Txapote' a 60 años
MATEO BALÍN | MADRID. El Correo 17 Noviembre 2011

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado al exjefe militar de ETA, Francisco Javier García Gaztelu, 'Txapote', a 60 años de prisión como inductor del asesinato del concejal de UPN José Javier Múgica, con el agravante de que cuando lo ordenó era uno de los máximos dirigentes de la banda.

La viuda y los hijos de Múgica, que falleció al explotar una bomba lapa colocada bajo su furgoneta en julio de 2011, expresaron su «alivio» tras conocer la sentencia y saber que quien mató a su padre y marido «va a pagar lo que las leyes establecen por ello». En un comunicado, piden además que se rece, no por ellos, sino por los asesinos del edil «para que entiendan el daño terrible que nos han causado, y para que jamás nadie vuelva a causar ese daño a otro ser humano».

El tribunal sentenciador, presidido por la magistrada Carmen Paloma González, sustituyó al presidido por la juez Ángela Murillo, que anunció su abstención en medio del juicio después de que un micrófono abierto grabara los insultos vertidos a los acusados, a los que llamó «cabrones» por mostrarse indiferentes tras el relato de la viuda del edil, Reyes Zubeldia. Unas desafortunadas declaraciones que obligaron a repetir la vista oral con un nuevo tribunal.

Pese a estas incidencias, las pruebas de cargo aportadas por la Fiscalía y las acusaciones particular y popular han sido suficientes para que el remozado tribunal condenara a 'Txapote' por los delitos de pertenencia a organización terrorista en calidad de dirigente, asesinato, tenencia de explosivos y estragos terroristas. Junto a 'Txapote' ha sido condenado a 58 años de prisión al etarra Juan Carlos Besance y a otros 50 años los miembros del 'comando Argala' Oscar Celarain y Andoni Otegi como autores materiales.

Recortes de Prensa   Página Inicial