AGLI

Recortes de Prensa   Lunes 28  Noviembre 2011

 

Una semana desastrosa: así no, señor Rajoy, así no
Roberto Centeno El Confidencial 28 Noviembre 2011

La noche del 20-N, servidor se encontraba en un programa televisivo comentando con otros contertulios el resultado electoral. Cuando Rajoy terminó su discurso no me lo podía creer. Cuando España en 2012 afronta vencimientos de deuda por valor de 430.000 millones, más otros 70.000 de nuevas necesidades, equivalentes a la mitad de nuestro PIB, algo jamás ocurrido con ningún otro país sin entrar en bancarrota; cuando el paro sigue creciendo en miles de personas diarias; cuando la salida de capitales es ya un torrente, Rajoy se limitó a soltarnos una soflama sin contenido real, pura palabrería. Peor aún, afirmó que se reuniría con las CCAA, responsables principales de nuestra ruina, después de Zapatero, para intercambiar puntos de vista y consensuar medidas. Eso ya era el colmo. Los españoles no le han dado la mayoría para consensuar, se la han dado para mandar. Para buen rollito ya tuvimos a Zapatero.

Sin embargo, la mayoría de los presentes estaban encantados e incluso exultantes, así que cuando llegó mi turno y expresé mi punto de vista, el asombro fue general. “Ya está aquí el aguafiestas”, debieron pensar. Una conocida periodista se puso como una pantera y me espetó: “Lo que faltaba, sabía que no le darían tiempo -¡pobrecito Mariano!-, pero lo que nunca imaginé es que lo no dieran ni un minuto”. Y como no paraba de decir estupideces, no tuve más remedio que decirle que no tenía ni idea de lo que estaba hablando y menos aún de cómo funcionaban los mercados. No me echó del plató de milagro y, sin embargo, era verdad, no tenía ni idea.

¿Por qué Don Mariano no dijo algo tan sencillo como que a partir de 2012 ninguna AAPP podrá gastar más de lo ingresa?¿Por qué no dijo que, mañana por la mañana, en vez de dedicarme a hablar por teléfono, a escuchar a lameculos y pedigüeños, convocaré a todos los barones y alcaldes del PP para exigirles la presentación de unos nuevos presupuestos antes de fin de año con déficit cero?¿Por qué no confirmó, tal como se comprometió en el debate con Rubalcaba, que no dará un solo euro de dinero público para salvar entidades financieras y la que tenga que cerrar que cierre? Esa noche no lo sabía, pero ahora si lo sé. Porque Don Mariano no tiene la menor intención de hacer tales cosas, solo recortes parciales. Pero si no las hace “delendaest Hispania”, pero también “delendaest Mariano”. Acabará como Papandreu y como Berlusconi, aunque eso a mí confieso me importa un pimiento. A mí solo me importa España, que está a punto de sucumbir mientras Don Mariano, entre nubes de incienso, consulta y piensa, lo que significa que era absolutamente falso que tuviera todo pensado y un gobierno preparado para salir de la crisis. No tenía pensado nada excepto vaguedades, solo ganar las elecciones.

Una semana desastrosa
Y como era perfectamente previsible, la decepción de los mercados fue tal que la bolsa volvió a vivir una semana negra, perdió un 6,6% y, lo peor, con volúmenes de negocio bajísimos. No hay dinero para la bolsa española. Pero lo grave, lo que ha convertido la semana en realmente desastrosa, ha sido la subida brutal de los tipos de interés exigidos por el mercado para seguir financiando el despilfarro que Rajoy no tiene intención de cortar de raíz, solo de recortar un poquito. Y no es que los tipos de interés sean inasumibles, que lo son -hasta la Sra. Cospedal lo ha reconocido públicamente, aunque no tiene ni la menor intención de gastar solo lo que ingresa, y menos aún de bajarse el sueldo-, no es que llevará a la pobreza a la próxima generación, que la llevará; es que cuestiona totalmente nuestra solvencia. Como señalan los analistas, si no fuera por el BCE, nadie compraría ya deuda española, es decir, estamos en bancarrota pendientes de un hilo.

El martes en la subasta de letras, el Tesoro pagó un 123% más que hace un mes, unos tipos de interés insostenibles. Pero es que además fueron un 11% superiores a los pagados por Grecia la semana anterior, para el mismo tipo de letras, lo que significa que los mercados no se fían de Rajoy y nos consideran al borde mismo del rescate. Y mientras otra semana más España se desliza hacia el desastre, ¿qué hacia Don Mariano? No lo sabemos. Al parecer hablar por teléfono recibiendo felicitaciones y peticiones de canonjías. Un comportamiento injustificable que hace temer lo peor. Y ya por no hacer, ni siquiera ha tratado de evitar el reparto de millones a la izquierda mas sectaria y radical, con los que Zapatero está completando el saqueo de España

Y aunque es cierto como dice Arias Cañete, que para fijar la magnitud del recorte se necesita conocer exactamente la situación de la economía, eso no justifica en absoluto que Rajoy, y lo repito de nuevo, no haya lanzado ya el mensaje contundente que los mercados esperaban: que en 2012 ninguna administración pública podrá gastar más de lo que ingrese. No justifica en absoluto, sino todo lo contrario, que, como he dicho, no haya ordenado ya a CCAA y Ayuntamientos del PP que antes de fin de año presenten presupuestos con déficit cero, y que antes de tocar educación y sanidad tendrán que demostrar que es imposible reducir coste alguno, porque se han cerrado o privatizado todas las empresas publicas y televisiones y acabado con el despilfarro y las subvenciones. Pero para eso Rajoy necesitaba la voluntad de Aznar, y no la tiene, necesitaba a un Pepe Barea, que fue quien equilibró las cuentas a Aznar, y no lo tiene. Y no Rato, que se llevo la fama aunque solo malvendió las joyas de la corona y consolidó los monopolios, mientras los tipos de interés cero y el crédito ilimitado hicieron el milagro.

No justifica, sino todo lo contrario, que no haya advertido ya a CCAA y Ayuntamientos de otros partidos que el gobierno no avalara ni una sola de sus emisiones de deuda, y que cualquier préstamo será solo y exclusivamente a su riesgo. Y no necesita tampoco dato alguno, ni esperar al santo Advenimiento, para saber que el descuadre del déficit 2011 es ya de 30.000 millones. Que luego no es eso y es más, como sugiere Arias Cañete, seguro, pero ello no justifica esta inacción suicida, porque cada día que pasa cientos de millones de euros se van por la fregadera, miles de personas pierden su empleo, cientos de empresas cierran para siempre y la economía se hunde más y más.

La prioridad de Rajoy: el “banco malo”, una canallada histórica
Y por si todo lo relatado fuera poco, resulta que a la única persona a la que ha anunciado una actuación concreta e inmediata es a Rodrigo Rato a quien seguro no le llega la camisa al cuello como a la mayoría de sus colegas. “Tranquilo Rodrigo, lo primero que voy a hacer es crear un banco malo, y ahí podéis mandar toda la basura que tenéis escondida en vuestros balances, que no vale nada. Y os los voy a comprar a precio de oro molido, vais a ser de verdad el sistema financiero más sólido de la galaxia. Y además, tranquiliza a todos los mangantes e ineptos que han arruinado cajas y bancos y se han llevado una pasta, que nada de procesarles y meterles en la cárcel como en otros sitios. Si Zapatero ha indultado a Alfredo Saénz, yo no voy a ser menos, voy a indultar a todos y dejarles con sueldos de varios millones de euros, ¡si será por dinero!”.

Rato saldría encantado y empezaría a llamar por teléfono a todos y cada uno. “Nada fulano, ya os lo he solucionado. Así que tranquilos y podéis ir preparando unas Navidades de lujo”. ¿Saben ustedes lo que es un “banco malo”? Para que lo entiendan con claridad, “banco malo” es hambre, dolor, miseria y desesperación para millones de familias españolas. El “banco malo” consiste en crear una entidad financiera que compre a valor contable o similar todos los activos dañados o tóxicos de las entidades con problemas, es decir, todas, para que estas puedan seguir operando como si no hubiera pasado nada. El banco vendería después estos activos por lo que pudiera y asumiría la pérdida. ¿Qué pérdida? 100.000 o 150.000 millones de euros. Dicen los interesados y sus plumas mercenarias, que se utilice el dinero que nos va a prestar el FMI o el Fondo Europeo de Estabilidad, como si eso no fuera dinero de los españoles.

Ese dinero es para las pensiones, para los parados, para la sanidad, para la dependencia y robárselo a éstos, porque de un robo se trata, y regalárselo a los bancos, es condenar a la miseria a millones o a morirse en los pasillos de la sanidad porque no hay dinero para operarles. Eso es el “banco malo”, lo vistan como lo vistan, una canallada histórica. Los culpables se irán de rositas, y nosotros y nuestros hijos, las victimas de su codicia, de su venalidad y de su incompetencia, pagaremos el costo del desastre. Y ya está en marcha, para evitar el cierre de la CAM y que otro banco se quede con ella. Zapatero el zombi se ha comprometido a entregar 16.800 millones de euros. A santo de qué, en nombre de qué, para mantener una caja absolutamente innecesaria, vamos a dilapidar una cantidad de dinero ingente que España no tiene y que necesita desesperadamente para pagar intereses, para pagar el desempleo y para mantener demandas sociales inaplazables. ¿Qué mente ruin y miserable es capaz de decidir despilfarrar un 1,6% del PIB en algo absolutamente inútil, a base de recortar prestaciones esenciales? Si Rajoy avala este despropósito no merecerá llamarse presidente de todos los españoles, y lo que es más grave, así nunca nos sacará de la crisis. Solo nos hundirá definitivamente.

Asesinos de Colombia
Alfonso USSÍA La Razón 28 Noviembre 2011

Colombia es una gran nación. Sin duda, la más culta de nuestra vieja América. No se habla mejor español que en Colombia, y ese magisterio y precisión en la palabra no es tesoro exclusivo de las clases altas. En cualquier rincón colombiano un campesino puede moverse por el lenguaje del Siglo de Oro de la Literatura española. Colombia es el contrapunto civilizado y democrático de Venezuela, hoy deshabitada del sentido común. Y Colombia ha sido y es una nación incomprendida por la estúpida lejanía europea, con España inmersa en la estupidez. Claro, que aquí llevamos cuarenta años de terrorismo y todavía, en algúnos medios de comunicación británicos o norteamericanos se refieren a los criminales de la ETA como «revolucionarios vascos».

En Colombia pervive, cada día con menos fuerza, pero aún poderosísima, la banda más cruel y asesina del mundo. Las llamadas FARC, el narcoterrorismo en estado puro. Aquí, en España, muchos idiotas insisten en bautizar a sus salvajes componentes como «guerrilleros». La épica y el romanticismo de la guerrilla vistiendo a quienes no son otra cosa que repugnantes criminales. Es el triunfo de la perversión del lenguaje de las izquierdas europeas, que termina por contagiarse por la insistencia en la manipulación semántica.

La izquierda en España ve con muy buenos ojos a las FARC. No saben nada de ellas, ni les interesa, pero les sucede como en su postura con Israel y Hamás. Para la izquierda, tan poco evolucionada por su dogmatismo leninista, las FARC representan lo mismo que los terroristas palestinos de Hamás, es decir, el viento de la liberalización. Y Colombia, un Estado de Derecho ejemplar y libre, apenas merece la comprensión de quienes han decidido, por iniciativa propia, que son los concededores de bulas, los que determinan quién es el bueno y quién el malo, quiénes actúan con la razón y quiénes contra ella.

Se ha sabido que los criminales de las FARC han asesinado en la selva a cuatro de sus más antiguos rehenes. Cuatro secuestrados. Uno de ellos, con catorce años a sus espaldas de torturas y sufrimientos. Cuatro seres humanos que no han podido disfrutar y ver crecer a sus hijos, y que han vivido sometidos al capricho de los terroristas. Catorce años intentando mantener la esperanza para terminar con las manos atadas a la espalda y un disparo en la nuca. Así son «los guerrilleros románticos» de las FARC. El dolor, la cárcel verde, la libertad machacada de centenares de secuestrados por las FARC, apenas se consideran noticias de interés en Europa. Colombia ha combatido con una entereza admirable contra un ejército de asesinos que, amparados en un supuesto objetivo revolucionario, lleva décadas repartiendo el terror y la inhumanidad por todo el país. Han caído los principales monstruos, pero los asesinos organizados siempre tienen dispuesta la sucesión. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, elogió como héroe revolucionario al canalla de Marulanda «Tirofijo», el fundador y jefe de las FARC, cuando se supo que había pasado a mejor vida, o mejor escrito, a peor muerte, porque los homínidos sangrientos no pueden descansar de sus atrocidades si no es en compañía de las ratas.

Colombia es la nación, insisto, más culta de América. Está habitada por la buena educación, la cortesía y el trabajo. Todavía hay grandes lagunas que separan los niveles sociales, pero nada tiene que ver esta Colombia pujante del siglo XXI con la de principios del XX. Y Colombia, a pesar de todo ello, es una nación de gentes admirables que sienten cada día la insufrible indiferencia de la puta Europa.

ANÁLISIS: ¿Qué herencia recibirá Rajoy?
Santiago Abascal La Razón 28 Noviembre 2011

- ¿Por qué cree que el Ministerio del Interior no cuenta con la Polícia y con la Guardia Civil para elaborar un informe sobre la situación de ETA?
– Al Gobierno actual nunca le han interesado los informes técnicos de la Guardia Civil ni de la Policía, especialmente los de la Guardia Civil. No en vano, dichos informes han sido permanentes obstáculos en las intenciones negociadoras y claudicantes del Gobierno socialista, y han sido una china en el zapato a la hora de relegalizar a la ETA política, hasta el punto de poner en serios aprietos al TC, que ha tenido que moverse en la cuerda floja de un dudoso Estado de Derecho para, increíblemente, tirar por tierra los informes policiales. En este momento de traspaso de poderes, el Gobierno pretende consolidar la estrategia de claudicación ante la banda facilitando información contaminada al Gobierno entrante. Si el Ministerio del Interior no pide informes a la Policía y a la Guardia Civil significa que se los está pidiendo a los mediadores internacionales.

- ¿Está forzando el fin de ETA?
– En todo caso, el Gobierno estará forzando el fin de ETA como espejismo. Es irreal, irresponsable y malicioso esperanzar a la sociedad española con el fin del terrorismo cuando en realidad se conocen las intenciones de la banda, que son las de siempre: la separación y la destrucción de la conviviencia nacional. El Gobierno sabe que ETA está ganando tiempo para obtener el poder en el Gobierno vasco. Cuando ese poder autonómico no logre esos objetivos, el terrorismo volverá y el Gobierno lo sabe. Por lo tanto, sólo puede haber una intención: dejar el campo minado al futuro gobierno de España.

- ¿Se equivocan al dar a la banda terrorista por derrotada?
– Yo creo que no se equivocan, que mienten a sabiendas. Saben que la banda no está derrotada ni desde el punto de vista de su capacidad asesina –esta sí, debilitada–, ni desde el punto de vista de sus objetivos totalitarios y secesionistas, más fortalecidos ahora que nunca. Por lo tanto mienten deliberadamente y de manera absolutamenta antipatriótica.

- ¿Qué herencia va a recibir el PP?
– El Gobierno del PP recoge una herencia dilapidada. La ETA moribunda y perseguida en los tribunales, y en el ámbito internacional; se ha convertido durante estos ocho años en una ETA que vuelve a las instituciones con capacidad de gobierno, sin renegar del terrorismo y con intenciones de destruir nuestra unidad. El PP tiene la obligación patriótica de condenar de nuevo a ETA y a sus testaferros a la ilegalidad más absoluta.

Santiago Abascal
Presidente de Denaes

Islamismo en Marruecos
Editorial www.gaceta.es 28 Noviembre 2011

Como recientemente en Túnez, ayer en Marruecos y probablemente también hoy en Egipto, las elecciones han proporcionado muy buenos resultados a los partidos islámicos, los mejor organizados y los que disponían de sustancial ayuda exterior. Sin embargo, ninguno de ellos ha conseguido mayoría absoluta, por lo que se verán obligados todos ellos a participar en Gobiernos de coalición, a compartir el poder con elementos liberales, nacionalistas y socialistas, seculares todos, ni mucho menos desaparecidos en los abanicos políticos de la sociedad árabe.

Tal panorámica debería bastar para que se supere la frecuente y vulgar demonización del islamismo moderado y político; y para que Occidente, que tanto se ha congratulado con esa Primavera Árabe que parece estar traicionando sus ilusiones democráticas y pluralistas, se esfuerce ahora con su ayuda y comprensión, particularmente en Marruecos, a drenar todo ese mar de fondo de miseria, incultura y opresión donde se alimenta el fanatismo religioso, con la radicalización política consecuente y las querencias terroristas.

Ni en Marruecos ni en Túnez ni en Egipto hay que temer sin un análisis riguroso a los Hermanos Musulmanes, se denominen de una u otra manera; lo que sí hay que temer, para luchar en contra, es ese más o menos común denominador de incultura, pobreza y dictadura, que llegado el caso democrático, como viene ocurriendo ahora, sólo se manifiesta visiblemente por la convocatoria en torno a una fe entendida más de una vez de la manera más primaria y agresiva que pueda imaginarse, o por las encendidas protestas callejeras de los jóvenes que de nuevo se sienten marginados.

Las mujeres, los extranjeros, los cristianos, las minorías, los espíritus ilustrados, etc. son los sectores que más pueden temer un nuevo orden de cosas; pese a instaurarse por procedimientos democráticos, después de debilitar o destruir al sátrapa de turno, no es excluible que todo islamismo radical y primario genere parámetros de tristeza de vida, pobreza cultural y opresión policial que parecían en curso de superación, por los que los jóvenes salieron a la calle; parámetros que desde luego no aseguran el mejor futuro para la sociedad árabe no para sus relaciones con Occidente.

Pese a que algún insensato ya ha hablado de restaurar el Califato, no cabe reaccionar ante estos resultados islámicos con la torpeza mostrada frente a las elecciones en Argelia, 1991, en las que por iniciativa francesa Occidente favoreció el Golpe de Estado de los militares para impedir el triunfo islamista en las urnas, con una terrible guerra civil como consecuencia. Por el contrario, la aceptación de tales resultados en Marruecos y otros países debe considerarse como la prueba a realizar de que verdaderamente el islam, la democracia y el capitalismo no serían incompatibles; y de que el islam puede promover la democracia, la libertad, la cultura y el desarrollo.

Finalmente, se espera que el islam salga airoso de tales exámenes, mantenidos históricamente con otras religiones y templos, relativos a las asignaturas más o menos pendientes del pluralismo, la antropología y el libre discurso. En todo ello es donde se encuentran los fundamentos de una sólida y próspera sociedad civil, de una democracia real, que no se consiguen tan sólo por el derrocamiento de odiosos dictadores.

Lágrimas socialdemócratas
Santiago González El Mundo 28 Noviembre 2011

Carlos Rodríguez Braun, hoy, en Expansión

El mejor libro escrito sobre el Gobierno de Smiley, o, como dijo Esperanza Aguirre, “esta pesadilla”, es el que firma mi colega matinal en Herrera en la Onda en Onda Cero, el destacado periodista Santiago González: Lágrimas socialdemócratas (La Esfera de los Libros). Como suele suceder con el socialismo, el texto admite al menos dos lecturas: la ridícula y la escalofriante.

Lejos de mí ignorar o despreciar la primera: la izquierda, en efecto, tiene muchísima gracia, y el lector no podrá evitar la carcajada ante las ironías del autor y ante las majaderías del “desparrame sentimental del zapaterismo”, como reza el subtítulo de la obra. Pero lo crucial es el proyecto antiliberal acometido por Smiley y sus secuaces, siempre en nombre de la primacía moral y el cuidado de los débiles, pero siempre concretado en una combinación de opresión y engaño.

No se trata, por tanto, de un Bambi, de un animalito inocente, ni de expresiones tontas o vacías: se trata de una carga de profundidad contra la convivencia, de un rechazo a la libertad y sus instituciones: “Las palabras han de estar al servicio de la política; no la política al servicio de las palabras”, proclamó Smiley. Anota González: “el pensamiento de Zapatero no descansa en argumentos, sino en eslóganes, construcciones de palabras como irisadas pompas de jabón”.

El sentimentalismo narcisista de la izquierda (optimismo sin escrúpulos, diría Scrutton) les impide cualquier reconocimiento de sus defectos: como son tan buenos, no pueden hacer nada malo: si venden armas, son armas que no matan; pueden insultar a los demás, pero se ofenden sobremanera si creen que no son respetados. Cualquier violación de la libertad que ejecuten, cualquier atentado contra los derechos y las instituciones de la sociedad, estarán siempre justificados porque brotan de los buenos sentimientos, que la izquierda monopoliza, como sentenció Smiley: “Los valores de la derecha cotizan en la bolsa, mientras que los valores de la izquierda cotizan en el corazón”.

Y en este apogeo de la moralización de la política, hay algo omnipresente: la falsedad. El socialismo es manipulación, distorsión e impostura, desde la inocua pero reveladora y sistemática invención de autobiografías hasta los letales engaños perpetrados en nombre de la lucha contra el terrorismo, pasando por su voceado pero falso feminismo.

Santiago González es economista, pero con certera percepción denuncia que la gestión económica no es lo peor de Smiley: “el daño profundo ha sido político: el que se ha producido en la convivencia entre españoles con la voladura incontrolada de los acuerdos de la Transición, resucitando la inquina entre las dos Españas”.

De los muchos ejemplos que cita, mi preferido a la hora de condensar la adulteración sectaria de la historia vestida de progresista tolerancia es la de la Asociación para la Memoria Histórica, que abrió con solemnidad reivindicativa una fosa de la Guerra Civil, y al descubrir que allí había enterrados muertos de los dos bandos… se desentendió de los esqueletos!

UN OBISPO LES RECUERDA EN AQUEL LUGAR
Mártires de Paracuellos: 75 aniversario de una masacre que regó la tierra de santos
El obispo de Alcalá ha presidido una Eucaristía en la capilla de los Mártires en Paracuellos en recuerdo de los beatos que allí descansan.
JAVIER LOZANO Libertad Digital  28 Noviembre 2011

Este año 2011 se celebra el 75 aniversario del inicio de la Guerra Civil. En el aspecto religioso, a raíz de esta contienda hay ya cientos de santos y beatos, que murieron asesinados por su condición de cristianos. De hecho, desde el 2007 la Iglesia Católica ha instaurado la festividad litúrgica de la memoria por los mártires de la persecución religiosa en España en el siglo XX y que se celebra desde entoncés el seis de noviembre.

Sin embargo, la Iglesia española está pasando de puntillas ante uno de los grandes fenómenos de la historia de la Iglesia universal. La persecución religiosa durante la Guerra Civil fue de las más atroces de la historia del cristianismo y el número de mártires así lo acredita. Se estima que 10.000 personas, entre obispos, sacerdotes, religiosas y laicos fueron asesinados en este corto periodo de tiempo. Muchos de ellos además murieron de manera brutal al inicio de la Guerra.

Han sido pocos los obispos que se han manifestado al respecto ante lo que debería ser una de las citas más importantes de la Iglesia española. Nunca una tierra ha dado tantos mártires en tan escaso tiempo. Sólo el prelado de Almería, el de Barbastro, la diócesis porcentualmente con más mártires y la clarificadora carta del obispo de Córdoba recordaron una fiesta de la que algunos se olvidan o se avergüenzan.

Del mismo modo, este domingo también se ha conmemorado el 75 aniversario de la matanza de Paracuellos, tierra regada con sangre de los mártires, y que posiblemente sea el lugar con más santos. El obispo de Alcalá de Henares, diócesis a la que pertenece este lugar, ha celebrado una Eucaristía en recuerdo del martirio que vivieron los ahora beatos que descansan en esta tierra.

La capilla del Cementerio de los Mártires de Paracuellos estaba a rebosar para recordar, con ocasión del 75 aniversario, el martirio de los 104 beatos cuyos restos mortales aún descansan en este camposanto. Junto a monseñor Reig Plá copresidieron la eucaristía un gran número de sacerdotes y de religiosos, entre ellos padres provinciales y representantes de muchas de las 20 órdenes religiosas a las que pertenecían los más de 200 religiosos asesinados en este lugar.

En su homilía, el obispo de Alcalá recordó "cómo los beatos de Paracuellos fueron requeridos por la Divina Providencia para dar testimonio, hasta el martirio, como testigos de la Fe. Amaron y perdonaron a quienes les tenían por enemigos con la certeza de la vida eterna. Sabían que su muerte no sería en balde; a ellos, Dios los llevó a su presencia, pero su sangre también se constituyó en semilla de nuevos cristianos y oración por la Iglesia, oración por sus verdugos, oración por el perdón y la reconciliación, oración por la paz, oración por España".

La Diócesis de Alcalá de Henares ofrece además algunos datos sobre estos mártires y beatos de Paracuellos. En el conocido como paraje del Arroyo de San José fueron asesinados miles de prisioneros mientras los presos, conocidos como ‘sacas’ eran trasladados desde distintas cárceles de Madrid. La matanza se produjo entre el 7 de noviembre y el 4 de diciembre de 1936.

En los archivos que se conservan se afirma que en el cementerio descansan miles de víctimas inocentes, de las cuales centenares de ellas eran menores de edad. Entre las víctimas había sacerdotes y seminaristas de al menos ocho diócesis: Madrid, Toledo, Getafe, Ciudad Rodrigo, Jaén, Lugo, Alcalá de Henares y del arzobispado Castrense.

Allí mismo también están los restos de centenares de religiosos de al menos 20 órdenes religiosas. Hay agustinos, capuchinos, carmelitas, carmelitas descalsos, claretianos, dominicos, escolapios, franciscanos, hermanos de las Escuelas Cristianas, hospitalarios de San Juan de Dios, jerónimos, jesuitas, marianistas, maristas, misioneros oblatos, paúles, pasionistas, redentoristas, sagrados corazones de Jesús y María así como salesianos. De entre todos ellos, Juan Pablo II y Benedicto XVI ya han beatificado a 104 y el próximo 17 de diciembre lo serán en la catedral de la Almudena de Madrid otros 22 misioneros oblatos, de los cuales 15 están en Paracuellos.

Igualmente, en este lugar de la Comunidad de Madrid también reposan cientos de laicos de movimientos como Acción Católica o la Adoración Nocturna, asesinados por ser cristianos.

La otra memoria histórica
La persecución religiosa en España todavía tiene testigos vivos por lo que no hay que remontarse siglos atrás para hablar de las barbaries que es capaz de hacer el ser humano. Se cuentan en más de 10.000 los mártires durante la Guerra Civil donde un porcentaje muy importante del clero fue asesinado.

En este tiempo ejecutaron a doce obispos, entre ellos el de Barcelona. Todos menos uno murieron al inicio de la contienda. A esta cifra habría que sumar 4.184 sacerdotes, 2.365 frailes y 283 monjas. Los seglares que fueron asesinados a causa de su fe ascienden a 3.000.

Pero también hubo auténticas masacres en otros puntos. Por poner sólo un ejemplo, el actual obispo de Barbastro, Alfonso Milián, recuerda las palabras de Juan Pablo II cuando habló de cómo el seminario entero de esta pequeña Diócesis fue asesinado. "¡Todo un seminario mártir!", exclamó el Pontífice, ahora también beato.

Esta pequeña diócesis también tiene a su obispo mártir, monseñor Florentino Asensio, cuya muerte fue una crueldad inimaginable. Una vez detenido y encarcelado fue trasladado el 8 de agosto de 1936 a una celda del Ayuntamiento. Fue sometido a todo tipo de vergonzantes vejaciones hasta el punto de cortarle los genitales en medio de las risas de todos los presentes. Mientras le empujaban le decían: "no tengas miedo. Si es verdad eso que predicáis, irás pronto al cielo". La respuesta de este obispo no pudo ser más clara: "Si, y allí rezaré por vosotros". Sus asesinos, poco antes de arrojarle a la fosa común, le robaron su ropa y sus zapatos y le arrancaron los dientes.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
La «Operación Hungría»
César VIDAL La Razón 28 Noviembre 2011

En 1867, el imperio austriaco dio un paso político llamado a tener una enorme trascendencia. A pesar de que el secular imperio de los Habsburgo contaba con las más diversas poblaciones en su seno, su cabeza llegó a la conclusión de que el mayor problema lo planteaban los húngaros. Ni checos, ni judíos, ni siquiera italianos. Los húngaros. Así, en un intento por evitar posibles secesiones, el emperador aceptó dotar a Hungría de un estatus diferente y privilegiado.

En teoría, semejante arreglo –injusto hasta la médula por lo que implicaba de trato de favor– aseguraba no sólo la permanencia de Hungría en el seno de la corona, sino además la estabilidad de la dinastía y con ella del imperio. La realidad acabó siendo muy distinta. De entrada, los húngaros llegaron a la conclusión de que estaban legitimados para pedir cada vez más y no dejaron de crear tensiones. Al fin y a la postre, el imperio austro-húngaro acabó saltando por los aires independizándose la mayor parte de sus regiones y cayendo la monarquía para dar paso a una titubeante república.

Personalmente, estoy convencido de que desde hace años –al menos desde que ZP llegó al poder– España ha estado viviendo su especial «Operación Hungría». Alguna mente privilegiada –y millares de canallas interesados– llegó a la conclusión de que la estabilidad de España y sus instituciones pasaba por seguir aceptando los privilegios de las Vascongadas recogidos en el cupo vasco y, a la vez, otorgar una situación también de privilegio a Cataluña mediante un nuevo Estatuto que permitiría que sus oligarquías saquearan el resto de España.

Además, existían otros alicientes añadidos. Por ejemplo, como dejó de manifiesto el Pacto del Tinell suscrito por el PSC y los nacionalistas catalanes, había la posibilidad de concluir una alianza con los nacionalistas que apartara a la derecha del poder por los siglos de los siglos. Incluso si ETA llegaba a sumarse, ZP podría tener su Premio Nobel de la paz. Los resultados de la citada operación no han podido ser más desastrosos. El sistema constitucional está herido de muerte y no sé si alguien se atrevería a apostar por su perdurabilidad a medio plazo; los terroristas de ETA se encuentran en las instituciones y podrían anunciar la independencia de su mítica Euskalherría el año que viene; el PSOE ha quedado destrozado tras los fracasos electorales de Carme Chacón, Pachi López y Rubalcaba; y la economía nacional parece haber sufrido el paso del caballo de Atila y el resto de su manada equina.

Para colmo, Mariano Rajoy tiene ahora que pechar con unos nacionalistas que, por supuesto, siguen exigiendo sus privilegios. Pues no hay dinero. Simplemente, no lo hay y o se embridan las ambiciones nacionalistas y se vuelve a cierta racionalidad o el sistema acabará saltando por los aires. Igual, igual que sucedió con la primera «Operación Hungría».

Patxi López: ha llegado la hora

EDITORIAL Libertad Digital 28 Noviembre 2011

El presidente del Gobierno autonómico vasco, el socialista Patxi López, ha declarado al diario El Correo: "Ha llegado la hora de acercar presos". De ETA, se entiende. ETA, esa organización terrorista que no se ha disuelto, que no ha entregado las armas, que no ha pedido perdón por sus asesinatos, que expulsa de sus filas a quienes piden perdón por sus asesinatos, que no tiene la menor intención de esclarecer sus numerosos crímenes no resueltos y que ha colocado dos caballos de Troya en las instituciones españolas para mejor dinamitarlas. Y es que, según el señor López, ha llegado la hora de hacer gestos.

Desde luego. Ha llegado la hora de los gestos... y de los hechos.
Ha llegado la hora de que el Partido Socialista de Euskadi abandone la derrota entreguista, apaciguadora y filonacionalista que emprendió al defenestrar a Nicolás Redondo Terreros; por indigna, por injusta y por estéril: ahí están los pésimos resultados cosechados por López, Eguiguren y compañía el pasado 20-N: 254.000 votos, 170.000 menos que en las generales de 2008 y 64.000 menos que en las autonómicas de 2009. En 2008, el PSE fue la primera fuerza política del País Vasco, y la segunda en 2009. Ahora es la tercera, por detrás del PNV y de Amaiur, absoluto beneficiario del desplome socialista.

Ha llegado, también, la hora de que el PSE mueva de una vez ficha en favor no de los asesinos y quienes los blanquean, sino de las víctimas del terrorismo, que siguen donde estaban: en la exigencia de memoria, dignidad y, sobre todo, en lo concerniente a los poderes públicos, justicia. La hora de que López y Eguiguren dejen de decir palabras que a tantos hielan la sangre y velen por los intereses de quienes han padecido lo indecible por causa del terrorismo separatista y sus contextualizadores.

Y ha llegado, en fin, la hora de que López se defina. Desde que se aupó a la presidencia del Ejecutivo regional vasco, López transmite la sensación de que se considera una suerte de usurpador de un bastón de mando que sólo podrían exhibir con plena legitimidad los herederos del mefítico Sabino Arana. De ahí, quizá, sus declaraciones o tomas de postura más controvertidas. ¿Piensa el señor López que tiene que hacerse perdonar por el nacionalismo? ¿Que su Gobierno no debería estar ahí? ¿Que ha llegado la hora de que gobiernen los recogedores de nueces y el partido predilecto de los asesinos? Si es así, que lo diga y que se vaya; dejando en su lugar a alguien con más arrestos y otra idea de España. Pero ¿queda alguien así en el PSE?

Pan y circo
JOSÉ GARCÍA DOMÍNGUEZ ABC Catalauña 28 Noviembre 2011

Con retranca marca de la casa, contaba Pla que, al poco de instaurarse la República, una personalidad local —acaso Francesc Macià— fue convidada a un almuerzo en Londres con cierto mister Baldwin, el primer ministro de Inglaterra por más señas. Una cita que resultaría de lo más desoladora para nuestro prócer. Así, una vez concluida se le haría saber al de Palafrugell que aquel mister Baldwin parecía un simple. Y es que, según contrariada confesión, dio en amargarle la comida al derivar la charla hacia asuntos por completo baladís. Que si cuál era el estado del utillaje de los puertos en Cataluña. Que qué planes tenía a fin de mejorar el sistema de transportes. Que si le podría revelar el estado de la red de carreteras. Se comprende, pues, que, una vez acabado el ágape, respondiera de la siguiente guisa a la pregunta sobre la impresión que le había causado mister Baldwin: «¿Qué quiere que le diga? No me ha parecido genial en ningún momento...».

Sirva el «aventi» para comprender cuán orgulloso se sentiría «l'Avi» si pudiese contemplar las genialidades que hoy se obran en homenaje a su magisterio. Genialidades como la de clausurar quirófanos y, al tiempo, mantener a toda máquina la caldera de la televisión nacionalista. Un abrevadero doctrinal que según el informe último de la Sindicatura de Cuentas ha causado una hemorragia de 2.500 millones de euros solo durante el último lustro. Se dice rápido, 2.500 millones en pan y circo. O, por ser precisos, en circo y más circo. Una «grande bouffe», la de la airada patriota Terribas, que desborda incluso a Telecinco. No en audiencia, por cierto. Ni tampoco en vulgaridad, aunque ahí le ande. ¡En plantilla! Sépase que TV3, con 1.800 empleados, carga con un cincuenta por ciento más de nóminas que la cadena líder. Ah, alegría de disparar con pólvora del rey, aunque sea un Borbón. Y ahora nos vienen con el chocolate del loro: el fútbol. A buenas horas, mangas verdes.

La segunda picadura de la Paraponera
Luis del Pino Libertad Digital 28 Noviembre 2011

Editorial del programa Sin Complejos del domingo 27/11/2011

La Paraponera es una hormiga que habita en las selvas tropicales de Centro y Suramérica. Se trata de uno de los tipos más primitivos de hormiga y tiene un tamaño ciertamente grande, de unos tres centímetros. En Brasil se la denomina tucandeira; en Panamá, falofa; en Venezuela, cumanagato; en Colombia, conga y en Costa Rica, hormiga-bala. Su aspecto es enormemente fiero y, de hecho, en alguna película de terror se han utilizado con profusión primeros planos de esta especie de hormigas.

La Paraponera vive en colonias excavadas en los árboles, es omnívora y posee una mandíbula enormemente grande y poderosa. Pero el arma principal de esa hormiga no es su llamativa mandíbula, sino el aguijón que posee en la parte posterior, una auténtica aguja hipodérmica con la que inyecta, cuando pica, un veneno poderosísimo.

La picadura de esta hormiga es mucho más peligrosa que la de cualquier otra hormiga, e incluso que la de cualquier avispa o abeja. La razón es que, en lugar de poseer ácido fórmico, como la mayoría de las hormigas, la Paraponera inyecta un veneno específico de esta especie, con acción neurotóxica, que provoca una fuerte hinchazón, parálisis de la zona afectada, sudoración, fiebre, taquicardia y, en algunos casos, mareos y vómitos.

Los efectos de la picadura pueden tardar varios días en disiparse, y la herida en sí requiere aún más tiempo para cicatrizar. Pero, sobre todo, lo más característico de la picadura de la Paraponera, al decir de todos los que la han sufrido, es el intensísimo dolor que provoca. Un biólogo americano describía ese dolor insoportable diciendo que es como si te rozaras a la vez con 100.000 mil ortigas. De hecho, las tribus del Amazonas temen más a la Paraponera que a las culebras.

La picadura de la Paraponera es, por tanto, enormemente peligrosa. Sin embargo, su mayor riesgo está no en la propia picadura, sino en la sensibilización a la misma. Una vez que uno ha sido picado, el cuerpo, después de recuperarse de los efectos directos, queda sensibilizado al veneno de la Paraponera, por lo que una segunda picadura en algún momento posterior puede causar la muerte de una persona por choque anafiláctico, por una brutal reacción alérgica.

Los catorce años de socialismo vividos durante la etapa de Felipe González supusieron para España una experiencia ciertamente traumática y dolorosísima, con síntomas que fueron desde un terrorismo de estado que causó la muerte a más de una veintena de personas, hasta la quiebra más absoluta de la independencia judicial, pasando por un desempleo galopante que nos situó en la cota de los 3 millones de parados, por una corrupción generalizada que no dejó institución sin pervertir y por la quiebra de las cuentas de la Seguridad Social.

Aquella experiencia hubiera debido vacunar a los españoles para los restos contra toda tentación de volver a entregar el poder al PSOE. En casi cualquier otro país occidental, un partido político que hubiera hecho la mitad de lo que el PSOE de Felipe González hizo, habría desaparecido sin remisión una vez perdido el poder.

Sin embargo, dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Y lejos de condenar al PSOE al baúl de los malos recuerdos, España se ha vuelto a someter, 11-M mediante, a la picadura de la Paraponera socialista, despreciando todas las advertencias sobre cuál podía ser el efecto de una segunda exposición a su tóxico veneno.

El resultado ha sido, como cabía esperar, un auténtico choque anafiláctico, que ha situado al cuerpo social español en los 5 millones de parados, que ha dejado todas las arcas públicas en la más absoluta ruina, que ha devuelto a los proetarras a las instituciones, que ha elevado a cotas nunca vistas la violación de los derechos constitucionales y que ha sobrepasado con creces el récord de corrupción que tanto le costó conseguir al felipismo.

Y lo malo es que nadie sabe en este momento si el cuerpo social será capaz de resistir esa segunda picadura, si será capaz de sobrevivir a esa brutal reacción alérgica.

El cuerpo social yace en estos momentos postrado, apenas capaz ya de respirar. Y o alguien le inyecta una dosis de caballo de epinefrina, o corremos el serio riesgo de sufrir un colapso fatal.

Como dice El Quijote. "Quien busca el peligro, perece en él".

Dos razones para irse al carajo
Félix de Azúa www.elboomeran.com  28 Noviembre 2011

Tengo para mí que algún millón de votos se les fue a los socialistas en las últimas elecciones por lo confuso de su actual ideología, si es que alguna les queda. Así por ejemplo, si uno votaba por Rubalcaba votaba a un partido que en Cataluña impide que los españoles estudien en castellano y que considera que los andaluces les estafan. Simultáneamente votaba un partido que en Andalucía reparte subvenciones a porrillo para mantener una red clientelar improductiva de la que se benefician militantes socialistas. El mismo partido cuyo presidente en la región vasca es un simpatizante de quienes creen que el asesinato político es algo que debemos comprender por razones de estado.

El caos que se introdujo en el PSOE a partir del giro derechista hacia el nacionalismo les ha hecho perder el voto de incontables españoles, lo que incluye a andaluces, catalanes y vascos, que también les han dado la espalda. Todo un negocio.

No por eso parecen haber entendido nada los actuales jerarcas. Estos caudillos siguen asegurando con entonación inocente que lo suyo ha sido mala suerte y que la culpa la tienen los banqueros, a veces también llamados "mercados". Los físicos del medievo afirmaban que la causa por la que las semillas de opio producían somnolencia era porque poseían "virtus dormitiva". Tanta estupidez se suele pagar muy cara.

Quien quiera conocer la totalidad de los argumentos que desde la izquierda (incluso un poco extrema, para mi gusto) se pueden presentar en contra del nacionalismo socialista de las provincias periféricas, tiene ahora la herramienta suprema, el último libro de Félix Ovejero, La trama estéril (Montesinos), es un implacable trabajo que desmonta uno por uno los disparates, errores, mentiras, ignorancias, bajezas y disimulos del nacionalismo vasco y catalán. La pavorosa erudición de Ovejero le hace realmente temible incluso frente a especialistas de cierta entidad, como Albert Branchadell, teórico oficial del nacionalismo catalán. Ovejero es un racionalista riguroso y no deja rincón mítico sin demoler en la espesa teoría nacionalista. Su libro, recién publicado, es ya un clásico.

Esta es una de las razones de la debacle del PSOE, la de haberse juntado con lo más reaccionario de España. Hay otra de igual calibre: haber admitido las simplezas del progresismo pánfilo, enfermedad infantil del universitario, del diputado y del periodista. Sobre este particular error hay también una lectura muy recomendable para constatar cómo la majadería políticamente correcta puede destruir a un partido que había sido intelectualmente sólido. En sus apasionantes memorias, tituladas Hitch-22 (Debate), Christopher Hitchens da cuenta de su paso juvenil por la extrema izquierda, del abandono de la ortodoxia comunista para abrazar el trotskismo (corriente que en Gran Bretaña tiene un recorrido muy singular), sus simpatías por el laborismo más izquierdista, y cómo poco a poco fue comprendiendo que la izquierda británica carecía de ideas, se había corrompido, había sido tomada por burócratas oportunistas y había logrado destruir la extensa e intensa tradición moral socialista hasta convertirla en una papilla para gente moralmente desdentada.

Al parecer los socialistas españoles han perdido varios millones de votos. Tengo el convencimiento de que la mitad se han ido porque no pueden soportar dar su consentimiento a gente como Eguiguren, Chaves, Blanco o Montilla y creen un disparate tomar a Carme Chacón por un talento político con futuro. En ese futuro prefieren no estar presentes. Cualquier otro futuro es mejor.

La otra mitad se ha ido porque no aguanta la hipocresía, que es un vicio eclesiástico. Instituirse, como ha pretendido Zapatero, en el salvador de todos los agraviados (y agraviadas) del mundo, cuando en realidad a lo que aspira es a indultar banqueros tramposos, eso es de todo punto insoportable.

Que se aclaren, que se modernicen, que se pongan al día, que se renueven, que se limpien de vagos, analfabetos e indeseables, que renuncien a los cromos de la guerra civil, y quizás se les pueda recuperar dentro de ocho años.

(Nota: Según suele ser habitual, recibiremos ahora muchos mensajes de los empleados de la Generalitat. Hagan ustedes como si nada).

TRASPASO DE PODERES
Interior hace el informe sobre ETA sin contar con Policía y Guardia Civil
No se ha consultado a expertos de la Comisaría General de Información y de la Unidad Central 1 de la Benemérita. El Ministerio quiere transmitir una imagen más «idílica» de la situación que la que tienen los expertos antiterroristas
Los expertos consideran que aún queda mucho trabajo por hacer con ETA y que hay que actuar con astucia.
J. M. Zuloaga La Razón 28 Noviembre 2011

MADRID-El Ministerio del Interior está elaborando un informe sobre la situación de ETA –que se hará llegar al PP dentro del proceso de traspaso de poderes–, para el que no han sido consultadas las unidades operativas centrales de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía, ni las que trabajan en el norte, según han informado a LA RAZÓN fuentes antiterroristas.

La redacción del texto del informe habría sido encargada a los asesores que trabajan en el Ministerio y en los centros de coordinación dependientes de Interior.

No es un secreto que las personas destinadas en estos departamentos han mantenido opiniones (sobre la situación de la banda y sus posibles actuaciones futuras) que difieren de las que defienden los responsables de las unidades operativas. Todos ellos son grandes profesionales, con experiencia acreditada. Pero los primeros confían más que los segundos en las supuestas buenas intenciones de ETA y su entramado al anunciar el cese armado.

Cercanía al poder
La cercanía al poder ha hecho, según las citadas fuentes, que se hayan magnificado las bondades de la política que ha seguido el equipo de Pérez Rubalcaba y de Antonio Camacho (el actual ministro, tras la dimisión del primero para presentarse a las elecciones), hasta el punto de transmitir que ETA estaba derrotada, poco menos que en huida abierta, y que por eso había anunciado el alto el fuego, primero, y después el cese armado. Todo esto sucedía en pleno periodo preelectoral y durante la campaña, en la que fueron numerosas las referencias, en mítines y entrevistas, a que Rubalcaba era quien había conseguido acabar los terroristas.

La mala situación operativa de ETA es un hecho, pero de ahí a darla por enterrada o desaparecida hay un trecho, según las citadas fuentes, que subrayan la importancia de que los informes que se le hagan llegar al Partido Popular respondan a la realidad.
«Ya no hay que vender lo bien o mal que lo ha hecho unos y otros. Los electores han votado y ahora lo importante es desarrollar una estrategia antiterrorista que permita acabar para siempre con ETA, sin atajos, con respeto a las víctimas y a la legislación vigente», agregaron. Durante la campaña, e incluso después de las elecciones, se han podido leer «filtraciones» y escuchar las opiniones de algunos «tertulianos», en las que se decía que ETA estaba infiltrada a todos los niveles, que no podía hacer un movimiento sin que Interior lo supiera; y que, si hubiera una negociación –según llegó a asegurar un «tertuliano»– los que se sentarían en la mesa por parte de la banda serían guardias civiles. Si esto fuera cierto, no se debería revelar nunca por razones obvias, pero dista mucho de la realidad.

La opinión de los expertos que ha consultado este periódico es que queda mucho trabajo por hacer y que, en estos momentos, lo mejor es actuar con inteligencia, con astucia y sin prisas. Que sea ETA y su mundo los que se tengan que mover. Por eso, parecen fuera de lugar iniciativas como la del lendakari Patxi López, de pedir a Mariano Rajoy que ponga en marcha una política penitenciaria para los reclusos de la banda (con el acercamiento a cárceles del País Vasco, como primera medida) y legalice a las formaciones del entramado (Sortu). Además, el anuncio lo hizo López al día siguiente (y lo reiteró ayer domingo) de las declaraciones del presidente del PSE, Jesús Eguiguren, en las que amenazaba al PP si no seguía el «proceso» con ETA.

Inciertos resultados
«Da la sensación de que las cosas sobre el final de ETA no estaban tan atadas como se decía durante la campaña y ahora pretenden que sea el PP el que continúe con la misma estrategia, de inciertos resultados», subrayaron.

LA LUPA
Patxi López considera que «ha llegado la hora de acercar presos»
El lendakari Patxi López considera que «ha llegado la hora» de hacer gestos con los presos de ETA, como el «acercamiento» a cárceles próximas a sus domicilios, la reinserción «a quien corresponda» o el acceso al tercer grado para los reclusos enfermos. Todas estas medidas se pueden llevar a la práctica «sin que nadie se salte la Ley o la legalidad», según precisa en una entrevista que publica ayer «El Correo». López indica que trasladará estos planteamientos a Mariano Rajoy cuando el líder del PP acceda a la presidencia del Gobierno y se muestra convencido de que el nuevo responsable del Ejecutivo español «empujará hacia la paz». También se refiere a la ilegalizada Sortu y expresa su confianza en que los tribunales declaren legal a esta formación de la izquierda abertzale y «como tal, entre en la arena política». En cuanto a Jesús Eguiguren, asegura no compartir sus críticas sobre cómo se ha gestionado desde el PSOE todo lo relacionado con la paz en Euskadi.


Recortes de Prensa   Página Inicial