AGLI

Recortes de Prensa   Viernes 2 Diciembre 2011

 

Duplicidades y egoísmos.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 2 Diciembre 2011

Hoy el futuro Presidente de Gobierno , Mariano Rajoy, se ha reunido con los Presidentes de las diferentes Comunidades Autónomas donde gobierna el PP, los llamados "barones". Y donde más ha incidido es en el tema de las "duplicidades", con el axioma de una competencia en una administración". Para ello va a crear un órgano que se encargará de analizar esas duplicidades y eliminarlas. Lo que en la práctica viene a ser recuperar competencias en la Administración Central que nunca debieron ser transferidas o que se permitiera su duplicidad.

Este planteamiento es absolutamente lógico y solo tiene un pero, las autonomías que se creen con derechos secesionistas independentistas como El País Vasco y Cataluña. Y ahí es donde va a encontrar una fuerte oposición a sus planes. No creo que CiU ni los partidos independentistas como ERC e incluso el PSC, se dejen arrebatar lo que figura en su Estatuto y ha sido incomprensiblemente aprobado por el Tribunal Constitucional. Es más, solo una imposición mediante Decreto Ley podría anular ciertas partes conflictivas y aún así, siempre quedaría el Tribunal Constitucional para enmendar la plana al Gobierno.

Porque ¿qué pasa con los derechos fundamentales de los ciudadanos como el de poder elegir la lengua en la que se imparta la enseñanza?¿Qué pasa con el tema de las "embajadas" territoriales con aspiraciones de país?¿Qué pasa con las competencias de sanidad en las que el desequilibrio territorial es más que evidente?. El término duplicidad es demasiado ambiguo si no se caracteriza y define con precisión respecto a la actividad concreta. Muchos podemos pensar que la propia existencia de Parlamentos autonómicos es ya una duplicidad de la que se derivan otras duplicidades.

Si hablamos de duplicidades, las diferentes policías autonómicas que se comportan como fuerzas exclusivas y dependientes de los diferentes gobiernos autonómicos, son ejemplos de discriminación y diferencias notables entre ellas y con el Cuerpo de Policía Nacional. Y si hablamos de atrocidades y duplicidades, el ejemplo del aeropuerto de Ciudad Real es un monumento a la estupidez, al comportamiento paleto y provinciano y al despilfarro incontrolado sin justificación. Un país donde el medio de transporte que se potencia es el más oneroso y caro de mantener, las líneas de trenes de alta velocidad y el transporte aéreo con 47 aeropuertos.

Y claro, ya no ha quedado dinero para lo que sí que era importante y que formara una red de infraestructuras optimizada para un flujo fluido de mercancías entre las zonas de producción y los centros de consumo o los puertos de mar para la exportación. Una red de ferrocarriles eficaz y una red de autovías de suficientes carriles para que no fueran el cuello de botella eterno causante de atascos kilométricos. Unas redes cuyo mantenimiento fuera a cargo de los usuarios con fórmulas de pago proporcionales a la cargas, peso, trayecto, etc.

Espero que Rajoy tenga éxito en sus propuestas y que convenza y no termine por imponer y que nadie cumpla. España depende de que todos asuman sus compromisos y no podemos permitirnos que los intereses de unas minorías impidan la recuperación.

Con la llegada del PP al poder, España tendrá una oportunidad, quizás la última
Francisco Rubiales Periodista Digital 2 Diciembre 2011

No es cierto que la llegada al poder del PP traerá consigo una explosión de protestas y una oposición fuerte en las calles a los muchos recortes y ajustes que el país necesita, telecomandada por el PSOE y los sindicatos. Por el contrario, España dejará al PP libertad para actuar y tomar las medidas que crea oportunas. El PP podrá gobernar con tranquilidad durante un tiempo razonable y sólo después, si las medidas no surten efecto, está prevista la revuelta de la izquierda y sus secuaces, especialmente sindicalistas, paniaguados, asociaciones dominadas por la izquierda, como feministas, gays, lesbianas y artistas, junto con las numerosas víctimas de la purga de cargos públicos que impondrá el nuevo gobierno.

La inmensa mayoría de los españoles están convencidos de que hay que cambiar muchas cosas y ha elegido al PP para que realice esos cambios, incluso si conllevan grandes sacrificios. La predisposición de los españoles al cambio, detectada por todas las investigaciones sociológicas, ha frenado las intenciones del PSOE, de los sindicatos y de otros colectivos rabiosamente anti PP de desgastar rápidamente al nuevo gobierno con manifestaciones y revueltas callejeras.

Cuando el PP llegue poder, España tendrá una oportunidad, probablemente la última, para enderezar su rumbo y evitar el desastre. Los socialistas derrotados, los sindicatos, los lobbyes radicales y los cientos de miles de paniaguados y corruptos que habrán perdido el acceso a la teta del Estado no se atreverán a salir a las calles para desgastar a la derecha porque saben que los ciudadanos quieren un cambio de rumbo y una política que signifique el principio de la regeneración.

La situación española está tan mal que el gobierno del PP tendrá no sólo 100 días, sino todo un año, por lo menos, para demostrar que sabe reconducir el país. Transcurrido ese tiempo, si no hay cambios visibles, si la economía no empieza a recobrar el pulso, si queda demostrado que los de derechas son tan corruptos e ineptos como los de izquierdas, se abrirá la veda y el sociedad se echará a la calle para provocar el caos y la revolución, producto de la desesperación y de la angustia.

Ojalá la derecha comprenda la situación y asuma que tiene una oportunidad histórica en sus manos. Si hace lo que hizo Aznar, que demostró pronto que la derecha era casi idéntica a la izquierda en todo, incluyendo la fácil convivencia con la corrupción, el distanciamiento del ciudadano, la violación de las reglas de la democracia y la afición a la manipulación y la mentira, entonces la oportunidad de España se habrá volatilizado y el país entrará de lleno en la ruta del caos.

El PP tiene poco tiempo para demostrar muchas cosas, entre ellas que quiere regenerar el sistema, podrido y envilecido, que heredan de los socialistas. Tendrán que inyectar independencia en la Justicia, devolver protagonismo al ciudadano, establecer controles y frenos al poder de los partidos, reformar la educación, recuperando la abandonada cultura del esfuerzo, apostar por las empresas, únicas creadoras de empleo y riqueza, adelgazar al Estado, adaptándolo a la nueva realidad de una España que se empobrece y que necesita ser austera, apelar al esfuerzo colectivo, a la unidad y a la decencia, para que, juntos y éticamente rearmados, salgamos de una crisis que más que económica es política y de valores.

No es fácil, pero es posible. Hay mucha gente esperando la oportunidad de sumar su esfuerzo al del resto de los españoles para, justos, salir del pozo al que nos han arrojado Zapatero y sus socialistas degradados. Pero sólo lo haremos si el PP demuestra con realidades tangibles, su vocación de cambiar la sociedad, de acabar con la corrupción, de imponer la austeridad, de encarcelar a los canallas, de erradicar la injusticia institucionalizada, de perseguir y desenmascarar a los muchos que se han hecho ricos de manera ilícita, de restablecer la igualdad ante la ley, la igualdad de oportunidades y el carácter impecable de la administración pública, de sus concursos, ayudas, subvenciones y contrataciones.

Si el PP únicamente se dedica a gobernar mejor, fracasará. España ya no necesita remedios paliativos, sino una cirugía profunda y agresiva que extirpe las enormes dosis de vileza que los malos políticos han inyectado en la sociedad.

Un PP que, una vez más, apueste por la partitocracia y relegue la democracia, que olvide que el ciudadano es el soberano del sistema y que se parezca demasiado al socialismo en el poder, abrirá las puertas a los millones de derrotados de la izquierda, a los sindicalistas resentidos y a los muchos que han dejado de ser mantenidos del Estado para que se lancen a las calles y emprendan una reconquista del poder que nos conducirá, directamente, hacia África y el Tercer Mundo. El país quedará, entonces, sembrado y arrasado por huelgas, manifestaciones y movimientos callejeros desestabilizadores, que traerán consigo el hundimiento definitivo de la economía, un desempleo todavía más masivo, el fracaso de la esperanza, la frustración generalizada y tal vez una revuelta ciudadana que quizás ya no pueda ser pacífica y que se parezca a las vividas recientemente por Egipto, Túnez y Siria.

Voto en Blanco

Recortes sí, primero lo inútil.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 2 Diciembre 2011

Hay que estar muy ciego como para no saber que estamos en una situación de pura bancarrota, ZP, su gobierno y resto de organismos públicos han gastado lo que no teníamos y ahora casi ni podemos pagar los intereses de nuestra deuda. Es claro que además de pedir responsabilidades a quienes nos han llevado a esta hecatombe, algo debemos hacer y ese algo solo son recortes en nuestros gastos.

En cualquier familia en una tesitura similar, se plantean los recortes y a nadie se le ocurre recortar en azúcar, pan, leche y resto de alimentos básicos, se comienza por dejar de salir a cenar fuera, se deja de comprar ternera y se compra pollo, no se va al cine y se apaña la familia con las pelis de la tele. El país debería hacer algo equivalente, recortes si, por supuesto, pero comenzando por lo inútil, lo que es prescindible, pero no creo que vayan por ahí los tiros.

El diario El País, ante el que hoy me quito el sombrero, editorializa al respecto y titula “Austeridad con sentido”. Dice al final
“Los ciudadanos entienden bien la necesidad de recortar gastos públicos; pero entienden todavía mejor que la tijera debe respetar prioridades.”

Estoy seguro que la mayoría apoyaríamos un gobierno que hiciese recortes desde la primera hora pero siempre que comenzase por lo inservible, por ejemplo, yo aplaudiría a Rajoy en su política si su primer o segundo decreto ley o ley enviada al Congreso fuese la eliminación de absolutamente todas las televisiones públicas, que en seis meses deberían estar vendidas o cerradas.

Aplaudiría a Rajoy si hiciese lo mismo con todo lo superfluo, pero si comienza congelando, recortando o tonteando con salarios de funcionarios y pensiones o con la sanidad, o con peajes en todas las autovías para ahorrar una cantidad inferior a la que se ahorraría cerrando todas las televisiones, pues le abuchearé.

Si su segunda ley enviada al Congreso es una para luchar de verdad contra la corrupción, que significaría un ahorro de envergadura, le aplaudiré, pero no lo hará, me temo.

Si su tercera o cuarta ley enviada al Congreso es la de eliminar las subvenciones a partidos, sindicatos y rollos macabeos, le aplaudiré, pero creo que no lo hará.

Si se dedica, a efectos mediáticos, a recortar el chocolate del loro de lo superfluo, le abuchearé.

Es fácil conseguir el apoyo de la gente, basta que Rajoy se atreva a tocar a los intocables que se lo llevan por el morro, pero me huelo que no lo hará y haría palmas con las orejas si me equivoco.

Evidentemente lo mismo que digo para los recortes vale para las subidas de impuestos y tasas, antes de hacer eso primero recortar lo inútil, lo contrario seguro nos llevaría a bonitas algaradas.

La prueba de fuego de las autonomías
EDITORIAL Libertad Digital 2 Diciembre 2011

En los meses previos a las elecciones y durante la campaña, buena parte del electorado del PP se dividió en dos grandes grupos: los que pensaban que Rajoy no decía lo que haría al llegar al Gobierno para no perder votos, pero que tenía claro que debía hacer grandes recortes, y quienes creían que Rajoy no decía nada porque no estaba por la labor de hacer gran cosa. Como el futuro presidente del Gobierno aún tardará unas semanas en serlo, la duda sigue estando ahí, tanto dentro de España como fuera.

Parece poco razonable exigirle ya a Rajoy responsabilidades de gobernante, como si fuera a ser él culpable de los males económicos que nos azoten de aquí a su toma de posesión. Pero si el próximo presidente prefiere no dar detalles de lo que hará cuando esté al mando, al menos debería procurar que en su partido se atuvieran a la misma regla, callándose ante el futuro rumbo que tomará la economía con el PP al frente y desautorizando con firmeza a quienes puedan irse de la lengua.

Una de las principales dudas que tienen los inversores sobre el futuro de España es si la Administración central tendrá suficiente capacidad política como para meter en cintura el derroche de las comunidades autónomas. De ahí que respetar los plazos de devolución de la deuda que éstas tienen con el Estado tenga tanta importancia. Si se recula en esto, cuando además casi todas las autonomías están gobernadas por el PP, todo el mundo dará por sentado que Rajoy carece de la capacidad y la voluntad de llevar a cabo el ajuste que necesita España.

Por eso han sido tan preocupantes las palabras del coordinador de política autonómica y local del PP, Juan Manuel Moreno, afirmando que el nuevo Gobierno ampliaría ese plazo "en torno a diez años". Si Javier Arenas hubiera desmentido a su subordinado, pase, pero limitarse a indicar que este asunto no se ha abordado aún y que ya se hará cuando conozcan en detalle las cuentas, ha hecho saltar todas las alarmas.

La crisis económica que atraviesa España no tiene nada que ver con la que sufrimos hace diez años, y las medidas que tenemos que abordar para salir de ésta serán mucho más duras que las que tomara Aznar en su día. Si Rajoy ha tomado la decisión de no anunciar nada hasta tener el poder y, sobre todo, la información de cómo estamos realmente, que al menos no nos den estos sobresaltos. Porque todo este incidente parece pensado para demostrar que, efectivamente, no está por la labor de hacer demasiado cuando llegue al Gobierno. Sería un desastre para él, para su partido y, sobre todo, para España.

Ricardo Chamorro www.elsemanaldigital.com 2 Diciembre 2011
Cuando el nacionalismo identitario destruye la identidad
Hemos vivido unos años en lo que todo era discutido y discutible, desde la nación, pasando por la economía, terminando incluso por la propia naturaleza humana.

La victoria del Partido Popular debe suponer un revulsivo en relación a las discusiones sobre la realidad histórica de esta nación llamada España. No hay cosa más nefasta para la confianza que discutir todos los conceptos que dan estabilidad a una comunidad nacional.


Hemos vivido unos años en lo que todo era discutido y discutible, desde la nación, pasando por la economía, terminando incluso por la propia naturaleza humana. Este relativismo proactivo de ZP ha permitido la osadía de situar a terroristas y victimas en el mismo plano, decir que la tierra es del viento, que el dinero público no es de nadie, o que un feto no es un ser vivo, por describir someramente algunos ejemplos.

Estas formas de la izquierda heredera del 68, que cuestionan cualquier realidad por muy evidente y natural que se muestre, es aprovechada por otros relativistas disfrazados de profetas de la identidad que no son otros que los nacionalistas separatistas.

Estos señores, que no estiman la verdad la cual retuercen en función de sus propios intereses, han dado lugar a situaciones extravagantes que nadie se atreve a desmentir con contundencia, por el supuesto apoyo democrático que parecen tener, dando carácter de dogma a estupideces de gran calibre.

Si mañana en mi casa mi mujer e hijas decidieran democráticamente que no existo, seguiría existiendo a pesar de ese quórum. Lo mismo ocurre con la historia de España y los hechos objetivos que la conforman como nación.

Los nacionalistas separatistas han cambiado claramente la sociología e idiosincrasia de sus regiones, pretendiendo vender un mensaje donde se muestran como salvadores de las esencias e identidades de determinados ámbitos que denominan naciones o nacionalidades, lo que han hecho es cambiarlas completamente como si de un proyecto de ingeniería social se tratara al más puro estilo totalitario. La sociedad vasca y catalana era una sociedad claramente rural, con un sentido espiritual católico claro, y donde las formas y usos tradicionales de organización social eran una realidad.

El romanticismo bucólico del nacionalismo ha evolucionado en una clara secularización de la sociedad donde todo elemento religioso es despreciado, los seminarios diocesanos del País Vasco y Cataluña han pasado a ser de los más numerosos a los menos de toda España en solo treinta años, donde las antiguas sociedades gastronómicas de amigos se han trasformado en locales plagados de política, donde todos los conflictos internacionales tienen cabida desde las FARC hasta palestina, donde los ambientes rurales tradicionales han cambiado el chiquito por la litrona, la droga o la música estridente, los paseos contemplativos por el campo por subidas mecánicas al monte ikurriña o senyera en mano.

En relación a algo tan identitario como la demografía es necesario constatar que Cataluña está a la cabeza de España en cuestión de abortos, PNV y CIU se abstuvieron en relación a la Ley Aído y BNG o ERC votaron a favor. Un ejemplo de esta locura nacionalista la hemos podido ver en un video donde niños de una ikastola, son absolutamente adoctrinados haciéndoles participes del conflicto palestino, sin respeto alguno por sus derechos como niños, imbuyéndoles en un mundo artificial y negativo, podéis ver el video pinchando. El nacionalismo ha llevado lo peor de la modernidad al interior de sus regiones transformándolas por completo con la excusa de defender su identidad.

La identidad de España en peligro
Javier Esparza "Lo que hace delirante al nacionalismo vasco o catalán no es el defender una identidad, sino que su interpretación política de esa identidad, en clave separatista, se basa en una impostura, a saber, la reconstrucción de la historia local como si desde su origen hubiera tendido hacia la conformación de un hecho político nacional. Por eso, porque son una impostura, tienen que recurrir a la coacción, a la exclusión, a la violencia. Nuestros separatismos no son malos porque sean identitarios, sino porque son falsos".

Gustavo Bueno "Lo que corre peligro no es la unidad de España, es su identidad".
Por ello muchos socialistas que decían que "España no se rompe" saben que administrativamente el Estado como tal no se romperá de momento, lo que si desaparece a marchas forzadas es un sentimiento comunitario de pertenencia a España que ya solo se basaría en una unión por interés material, sin lazos fraternos o históricos entre regiones que a largo plazo disolverá el Estado.

La integración de los hechos diferenciales regionales, como parte de la identidad española, es un hecho histórico indiscutible en la propia construcción de la personalidad colectiva de España, desde tiempos de Roma.

Un filosofo nada sospechoso como Fernando Savater argumentaba como todos estos nacionalismos separatistas, que pretenden destruir y cuestionar los estados nacionales históricos como España, hacen claramente el juego a los intereses más negativos que podría encarnar una determinada globalización, debilitando las únicas estructuras jurídicas de contención y de protección social representadas por los estados nacionales.

"A veces, para dar un barniz izquierdista a la propuesta étnica contra la ciudadanía se habla de resistencia frente a la globalización. En realidad, lo que así se lleva a cabo es una labor de zapa contra los estados de derecho existentes que hoy ofrecen al menos un mínimo de garantías sociales y de control democrático ante ese capitalismo global especulativo sin otro objetivo que la maximización inmediata de beneficios. La proliferación de nichos de identidad étnica no sólo no contraría los aspectos más perversos de la jerarquización regional del mundo según intereses depredadores, sino que favorece el proceso al debilitar las únicas instituciones nacionales que ahora pueden ofrecer cierta protección sociopolítica".

El construir abismos artificiales entre españoles, en una época tan convulsa como la que estamos viviendo globalmente, solo puede atender a intereses oscuros o a cabezas muy poco practicas. La unidad de España o unidad de mercado, como se la quiera llamar, es algo positivo para que todos salgamos de la crisis. Como dice continuamente Jaime Mayor Oreja "Esta crisis es la crisis de la verdad" y enfrentándonos con la mentira saldremos de la misma.

Recelo desenfocado
ignacio camacho ABC  2 Diciembre 2011

NO se lo creen. Más de la mitad de los españoles no se fía de la retirada de ETA ni del final del terrorismo y una abrumadora mayoría de ellos rechaza cualquier medida de gracia o de diálogo con la banda y sus presos. Son demasiados años de sufrimiento, de trampas, de esperanzas rotas y de vidas truncadas para que la sociedad recupere de pronto el optimismo por arte de una magia a la que se ve de lejos el cartón de la argucia. No cuela. La gente recela de esta pazzzzzzz de diseño y teme que se trate sólo de un truco para engañar al que esté dispuesto a ser engañado. Y no quiere cesiones, ni contrapartidas, ni recompensas. Lógico.

Sólo que tal vez la óptica de esos ciudadanos escépticos esté dolorosamente desenfocada. Porque las contrapartidas ya se han producido y es realmente probable que ETA ya no vuelva a matar. No lo necesita: ha alcanzado una significativa cuota de poder y su proyecto está vivo.

Quizá la peor herencia de la etapa zapaterista no sean los cinco millones de parados sino la construcción de un espacio político para este terrorismo reconvertido que pretende obtener —y en parte ya ha obtenido— por dejar de matar lo que no consiguió matando. El presunto logro del «fin de la violencia» se basa en la ruptura del principio elemental que fundamentó los duros años de la resistencia contra el delirio etarra: no permitir que el designio criminal alcanzase ninguna clase de premio por su chantaje. La ingeniería judicial del zapaterismo ha dado paso libre al brazo civil de los terroristas para insertarlos en las instituciones con su proyecto de exclusión intacto, listo para ser desarrollado y administrado por unos continuadores que han trocado el verduguillo por la corbata y se reservan la coacción tutelar que supone la persistencia de la organización armada. Sentada en el Congreso de Diputados, instalada en el poder municipal y foral y con un relevante papel a corto plazo en la autonomía, ETA se siente cómoda y no tiene necesidad de asesinar a nadie. El tiempo juega a su favor; antes de que termine la nueva legislatura puede estar en condiciones de dominar un polo secesionista capaz de plantear la autodeterminación en el Parlamento vasco.

Esto no es una fantasmagoría. Es el mapa político que deja la estrategia maniobrera del Proceso de paz, escondido bajo el alivio superficial de una renuncia teórica a la amenaza de las armas. Que el pueblo ni siquiera crea en el desistimiento es lo de menos; lo más grave es que existen razones para un cínico optimismo prágmático basadas en un profundo pesimismo moral. Y esa herencia envenenada, que obligará al próximo Gobierno a optar entre la continuidad incruenta del proyecto terrorista o su reanudación violenta, no constituye en absoluto una victoria del Estado. Quizá tampoco una derrota, pero sí un empate que sabe a lo mismo: a un final que en el mejor de los casos no será el que merecíamos.

La memoria selectiva del PSOE
Agustín DE GRADO La Razón 2 Diciembre 2011

Plantea el PSOE la última emboscada de ese intento por reescribir el pasado que es el proyecto de memoria histórica agitado por Zapatero. Si el PP no exhuma los restos de Franco y los retira del Valle de los Caídos incurriría en «un sentimiento de coincidencia con el pasado», dice Alfonso Guerra. No explica si él, los dirigentes socialistas y todos sus militantes mantienen algún «sentimiento de coincidencia con el pasado» porque el PSOE participara con tres ministros en la dictadura de Primo de Rivera, padre del fundador de la Falange.

Entre ellos, Largo Caballero, autor de frases como ésta: «Si triunfan las derechas (…) tendremos que ir a la guerra civil declarada. Que no digan que nosotros decimos las cosas por decirlas, nosotros lo realizamos». O esta otra: «Ahí está la historia del partido para demostrar que la legalidad se ha roto cuando convenía a nuestras ideas». Por ejemplo, cuando auspició el levantamiento contra la legalidad republicana en 1934, baño de sangre que anticipó la Guerra Civil.

Pero ahí tenemos que soportar su estatua en el centro de Madrid. ¿La consentiría este Gobierno de la memoria selectiva si fuera la de un dirigente que en el pasado hubiera confesado «no creemos en la democracia como valor absoluto; tampoco creemos en la libertad»? Yo sí creo que el PSOE, sus dirigentes y militantes forman desde hace décadas un partido democrático garante de una sociedad libre, aunque en su periódico oficial, tras la victoria de la derecha en 1933, pudiera leerse: «Renuncie todo el mundo a la revolución pacífica: bendita sea la guerra». Dejen, pues, de enfrentarnos con un pasado de odio y violencia del que ningún español puede sentirse orgulloso.

Infamia en directo
Editorial. www.gaceta.es 2 Diciembre 2011

Posiblemente el nombre de Jefferson no dirá gran cosa ni a Zapatero ni a Llorente. Posiblemente la ágrafa instrucción de un ex PNN de León y del becario que trepó a comisario de TVE les lleve a pensar en el jugador de la NBA. Pero otro Jefferson, tercer presidente de EE UU, dijo que en una democracia era preferible “periódicos sin Gobierno, que Gobierno sin periódicos”. En la España de los últimos ocho años nos hubiera ido mejor con la primera opción. De la segunda ya se ha encargado este Gobierno que a dos minutos de su propia extinción, expulsado en las urnas por mal gestor, se dedicó a dar por muerto a un medio tan incómodo como LA GACETA. Y con tan buena salud, como lo demuestra el hecho de que haya crecido un 17% respecto al año pasado, según el EGM.

El acta de defunción que expidió TVE es un grave atentado contra la libertad de expresión; una infamia de Fran Llorente; y un insulto a los lectores del diario y a los espectadores de Intereconomía, ante lo que esta empresa estudia las acciones correspondientes. Si Oliart logró el récord de pésima gestión y de indicios de corrupción –con la adjudicación de un contrato a la empresa de su hijo–; el responsable de Informativos, Fran Llorente, no sólo se ha conducido con un sectarismo que desmiente su hipócrita proclama de “pluralidad y transparencia”, sino también con deslealtad para su propia Casa al actuar como espía para La Sexta, filtrando datos de los sondeos electorales antes que al resto de las televisiones. Hasta los propios consejeros de RTVE están hasta la coronilla del traidor.

TVE ha interpretado al pie de la letra el guión trazado por el Gobierno para derribar a un medio de comunicación sumamente crítico. El zapaterismo lo intentó con sus armas: De la Vega instrumentalizando a la Abogacía del Estado contra el director y la directora adjunta del periódico por las informaciones sobre su empadronamiento irregular en Beneixida; o Industria imponiendo 100.000 euros de multa por supuesta homofobia. Y la tele con las suyas: negándonos primero el pan y la sal y después, la existencia. Por eso, nunca nos ha incluido hasta ahora en sus resúmenes de prensa, pisoteando un derecho de todos los espectadores; por eso se dejó en el tintero la opinión del director de LA GACETA la noche electoral del 20-N; por eso, nos ha incluido ahora en la Morgue, atropello inadmisible en una televisión pública con un torpe estrambote (la inaceptable excusa posterior cuando el daño ya está hecho). La tele actuaba así como aplicado títere de las consignas de un PSOE que dijo, por boca de Óscar López, que hay que ir contra “la ola de fascismos e intereconomías”.

Resulta irónico que TVE use contra nosotros la fatwa de que “no existe lo que no sale en el telediario”, cuando la España que ha reflejado la tele pública durante el zapaterismo nada tiene que ver con la realidad. En tanto que LA GACETA ha puesto el foco sobre aspectos cruciales –desde la crisis a la corrupción–, sistemáticamente tapados por TVE y sin los cuales no se puede entender la Historia de los últimos ocho años. Su arma ha sido la ocultación o la mentira –la última, la perpetrada por el teletexto de TVE al dar por ganador de las elecciones al PSOE con 166 diputados–. La nuestra, el compromiso adquirido con nuestros lectores para defender la libertad, con las viejas herramientas del periodismo: informar, orientar y entretener.

A ellos les quedan dos telediarios y nuestra singladura no ha hecho más que empezar. Por muchos RIP que reparta, el PSOE y sus comisarios en el No-Do catódico no va a tardar muchos días en probar su propia medicina: lo que no sale en el telediario... no existe.

POLÍTICA
La familia de una víctima denuncia a ETA ante el Tribunal Penal de La Haya
La esposa del industrial guipuzcoano Latiegui pretende que la Corte reabra la causa y la juzgue como un crimen contra la Humanidad
AGENCIAS | MADRID. El Correo 2 Diciembre 2011

Una iniciativa promovida por la viuda de un empresario asesinado por ETA ha permitido denunciar a la organización terrorista ante el fiscal del Tribunal Penal Internacional por crímenes contra la Humanidad y genocidio en virtud del Convenio Europeo de Derechos Humanos, de forma que los atentados no se declaren prescritos cuando cumplen veinte años, como sucede actualmente en España.

La denuncia, según se hizo público ayer, ha sido presentada por el experto en Derecho Penal Internacional Miguel Ángel Rodríguez junto a la víctima de ETA Ramona Garrido, viuda del industrial José María Latiegui, que fue asesinado por la banda el 14 de abril de 1981 en la localidad guipuzcoana de Usurbil, un crimen que ya ha sido declarado prescrito. Para defender su teoría han pedido una reunión con el fiscal de la Corte y tienen previsto desplazarse a La Haya.

El texto se basa en el Convenio Europeo de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles, que exige la aplicación de la jurisprudencia de Nuremberg dictada en 1948 a todos los crímenes contra la Humanidad posteriores a dicho momento. Los denunciantes creen que las acciones etarras cumplen todos los requisitos de los crímenes contra la Humanidad como «asesinatos cometidos de forma sistemática y generalizada por parte de una organización armada ampliamente implantada en un territorio contra un grupo de población civil perseguida».

Además, se pone como ejemplo el asesinato de Miguel Ángel Blanco o el secuestro de José Antonio Ortega Lara, que consideran fue «una desaparición forzada seguida de detención ilegal en condiciones inhumanas». «Todo ello está recogido desde 1948 en los juicios de Nuremberg, mucho antes de que tales actos se perpetrasen, y es vigente hoy en el artículo 7 del Estatuto de la Corte Penal Internacional firmado por España», sostienen.

#RedResiste
Carlos Sánchez Almeida El Mundo 2 Diciembre 2011

Hace exactamente dos años tuvimos conocimiento del anteproyecto de Ley Sinde. Gran parte de la ciudadanía señaló de inmediato su rechazo en las redes a través del #manifiesto por los derechos fundamentales en Internet. En estos 24 meses el debate social sobre esta iniciativa ha sido intenso y ha aglutinado a ciudadanos y organizaciones preocupados por la merma de derechos y libertades. Ahora, pocos días después de haber sido deslegitimado por las urnas, un gobierno moribundo pretende aprobar el reglamento que desarrolla esta ley en abierta connivencia con el gobierno entrante.

La Ley Sinde tendrá numerosos efectos indeseados: al introducir una fuerte inseguridad jurídica en la regulación de Internet, se dificulta gravemente la actividad de los emprendedores tecnológicos que el Partido Popular pretende que contribuyan a reactivar la economía. La redacción de la Ley Sinde señala claramente que se aplica a todos los servicios de la sociedad de la información; no deben confundirnos los mensajes que afirman que su única razón es la de cerrar webs de descargas. Nada es peor para el crecimiento de un mercado que la inseguridad de no saber si al día siguiente un negocio puede ser cerrado por la aplicación arbitraria de una norma en manos del gobierno de turno.

El panorama de la propiedad intelectual en nuestro país es atroz: la Embajada de los Estados Unidos ha impuesto la aprobación de la Ley Sinde, el canon digital a empresas y administraciones fue declarado ilegal por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea pero tras año y medio se sigue pagando, los antiguos dirigentes de la SGAE -siempre defendida por el Ministerio de Cultura- se hallan imputados en la Audiencia Nacional por el saqueo generalizado del dinero de los autores. Este panorama cuadra con el general: una corrupción política extendida y no censurada en las urnas, unida a la subordinación de la democracia a los intereses de unos pocos con nombres y apellidos a los que sin embargo se les llama “mercados”.

Sólo con inteligencia, diálogo y trabajo se pueden resolver los actuales retos de la propiedad intelectual y comenzar a construir una salida a la preocupante situación económica actual. Como el Tribunal Europeo de Justicia, entendemos que la tensión entre la propiedad intelectual y la libertad de empresa, el derecho a la privacidad y el derecho a recibir o emitir información ha de resolverse en favor de estos tres últimos derechos. Será la única manera de crear riqueza y de mantener las libertades que tanto ha costado conseguir.

Frente a la arbitrariedad, la defensa histórica de la ciudadanía ha consistido en asegurar la garantía de los derechos fundamentales sustrayéndolos de la política, esto es, de los poderes de la mayoría y del mercado: se trata de derechos inviolables, indisponibles e inalienables.

Los gobiernos van y vienen. La red resiste.
http://es.wikipedia.org/wiki/Manifiesto_%C2%ABEn_defensa_de_los_derechos_fundamentales_en_internet%C2%BB
http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=CELEX:62010CJ0070:EN:HTML
http://redresiste.net/

El Gobierno aprobará la 'Ley Sinde' con el visto bueno de Rajoy
El asunto está generando una gran controversia en la Red, puesto que autoriza el cierre de webs con contenidos protegidos por derechos de autor
Europa Press www.lavozlibre.com 2 Diciembre 2011

El Gobierno aprobará la 'Ley Sinde' con el visto bueno de Rajoy El Gobierno aprobará la 'Ley Sinde' con el visto bueno de Rajoy

Madrid.- El ministro de Presidencia en funciones, Ramón Jáuregui, ha confirmado que el Consejo de Ministros de este viernes lleva "en el orden del día" abordar, "con el acuerdo del PP", el decreto que desarrolla la disposición final segunda de la Ley de Economía Sostenible (LES), conocida popularmente como 'Ley Sinde', que autoriza el cierre de páginas web que enlazan contenidos protegidos por derechos de autor.

Así lo ha confirmado Jáuregui en una entrevista en ABC Punto Radio, en la que ha confirmado que el PP ha sido informado de este nuevo paso en la aprobación de la 'Ley Sinde' y se ha mostrado "absolutamente de acuerdo".

"Va en el orden del día el decreto tan famoso. Es consecuencia de una ley que ya hicimos, en la Ley de Economía Sostenible, hace ya mas de seis meses, acordada por varios paridos, entre otros el PP, y que contemplaba un sistema lleno de garantías de intervención judicial doble respecto de la piratería", ha explicado.

Dicho esto, Jáuregui ha confirmado que el Consejo de Ministros del Gobierno en funciones de este viernes abordará la creación de la Comisión de Propiedad Intelectual que contempla el desarrollo de la 'Ley Sinde,' comisión "integrada por una serie de representantes de Ministerios, que pudiera hacer la vigilancia de esta práctica de la piratería", la cual "todavía no se había creado y era necesario hacerlo".

"Ha sido traída al Consejo. Fue primero traída a debate de los diferentes Ministerios, y también ha sido hablada con el PP. Como sabe, un Gobierno en funciones, lo que aprueba en Consejo de Ministros va en acuerdo con el próximo Gobierno", ha señalado.

Según Jáuregui, la piratería "es un problema y era un problema muy importante" tanto en España como para "todo el mundo" que afecta "a la industria del arte" y que es por esto que por lo que decidieron "acordar un sistema cargado de garantías de intervención judicial" con el objeto de "perseguir el comercio fraudulento de la creación".

El pasado viernes el ministro de la Presidencia desmintió que la aprobación de la Ley fuera a aprobarse en el Consejo de Ministros de la pasada semana ya que todavía tenían que ultimar los últimos detalles del informe elaborado por el Consejo de Estado, si bien ya remarcó que se trata de una ley "consensuada" con el PP.

UNA LEY MUY POLÉMICA
La disposición final segunda de la Ley de Economía Sostenible, popularmente conocida como Ley Sinde, fue aprobada en el Congreso el pasado mes de marzo, quedando pendiente de regulación. Esta ley se envió al Consejo de Estado a finales de octubre y a partir de ese momento ya podía ser aprobada por Real Decreto en el Consejo de Ministros.

La Ley Sinde ha sido objeto de controversia durante este año y sigue siendo un asunto muy comentado en la red, ya que su puesta en marcha incluye la posibilidad de cerrar páginas web que faciliten la descarga de archivos sujetos a derechos de autor. Por este motivo, tanto usuarios como periodistas, artistas y blogueros se han manifestado en contra al considerar que vulnera los derechos de los internautas.

LLAMATIVO ERROR
TVE anuncia la "falsa muerte" de "La Gaceta" tras años de ninguneo
El Semanal Digital 2 Diciembre 2011
No es la primera vez que los servicios informativos de la pública ponen en duda su pretendida imparcialidad ideológica, pero el último accidente deja demasiados interrogantes abiertos.

No es la primera vez que los servicios informativos de TVE cometen un "error" que les pone en la picota de la polémica y genera dudas acerca de su pretendida objetividad periodística e imparcialidad ideológica.

Sin ir más lejos, este miércoles la cadena pública "asesinó" públicamente al diario de Intereconomía La Gaceta, al que dio por "muerto" en un reportaje sobre las dificultades económicas que atraviesan los medios de comunicación.

De hecho, en la edición del mediodía del Telediario La Gaceta aparecía entre las cabeceras supuestamente desaparecidas por culpa de la crisis que se cierne sobre la profesión periodística.

Al hilo de una información sobre las elecciones a presidente de la Asociación de la Prensa, la presentadora empalmó con una pieza sobre la precaria situación financiera de los medios que se ha cobrado diversas cabeceras que aparecieron en un vídeo acompañando la información: entre ellas La Gaceta.

Curiosamente, la imagen del diario utilizada por TVE para la grabación es de la edición del día anterior, a saber, de La Gaceta este martes. No menos llamativo es comprobar que, como recordó Antonio Jiménez horas después en El Gato al Agua, el diario de Intereconomía no había aparecido ni una sola vez en los contenidos de la pública durante años, era inexistente hasta que se certificó su "falsa" muerte este miércoles.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

¿Qué esperaban?
Alfonso MERLOS La Razón 2 Diciembre 2011

Justicia y no venganza. Justicia pero no impunidad. Por bochornoso que fuese en términos generales el recibimiento de la clase política al teatrero y ficticio anuncio del final de ETA, era más que presumible una reacción aplastante de cautela a pie de calle. Y ese escepticismo extremo, esa incredulidad manifiesta, es lo que convalidan los números del CIS.

Una sociedad castigada por medio siglo de actividad terrorista, sacudida por los cuatro costados por el estruendo de las bombas y machacada año tras año con muertos y heridos, muy timorata tendría que ser, muy cobarde, para dar por bueno el compromiso canalla de unos asesinos que hicieron lo que hicieron para que Amaiur haga ahora lo que tiene que hacer.

¡¿Qué esperaban?! ¿Alguien en su sano juicio entendía que los españoles iban a pedir medidas de gracia para unos matarifes convictos y confesos? ¿Alguien con dos dedos de frente confiaba en que los españoles iban a pedirle a su Gobierno y al de Francia que se moviesen con urgencia a una mesa a negociar el alivio de los criminales que siguen presumiendo de tener las manos manchadas de sangre?

No es necesario recurrir a los principios más básicos de la filosofía o de la ética política. Es un hecho que la simple existencia de una organización criminal, al margen de sus niveles de actividad, constituye una presencia amenazante para la democracia. Más allá de la insensatez palmaria y las taras morales de nacionalistas y socialistas, hay ciudadanos sin carné de partido que así lo entienden. Como comprenden que sólo una ETA desarmada, desmantelada y encarcelada abrirá un irrenunciable camino de memoria, dignidad y justicia.

Cataluña
“TV3 no se toca”
Antonio Robles Libertad Digital 2 Diciembre 2011

Con la Iglesia hemos topado, "Fins als collons d'aquest Govern. ¡TV3 no es toca!" El Gobierno de CiU acababa de anunciar un recorte de 40 millones en los próximos presupuestos de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA). En pleno Telenotícies (once minutos al servicio particular de la directora) apareció impreso el exabrupto twittero dirigido a la espinilla de CiU. Hoy, su Consejo de Gobierno, lo ha aprobado.

Es más delicado meter mano hoy a TV3, que durante la Transición meter en cintura al ejército. 2.700 trabajadores, 62.000 euros de media salarial anual. Una verdadera Brunete formada por seis canales de Televisión (TV3, El 33, 3/24, Esport3, Super3, 3XL, TV3CAT y TV3HD), cuatro emisoras de Radio (Catalunya Ràdio, Catalunya Informació. Catalunya Música y ¡Cat fm) y trece portales en las Nuevas tecnologías de Internet (TV3.CAT, www.tv3alacarta.cat, www.catradio.cat, 3cat24.cat, www.esport3.cat, www.tv3.cat/mobils/, www.icatfm.cat). La telaraña de propaganda nacionalista llega a todas partes y por todos los medios. No son un ejército, pero a ver quién es el suicida hoy en Cataluña que se enfrenta a su influencia.

¡A mí la legión!, exclamó "la" Terribas en TV3 contra la amenaza de recortes. Bueno, en realidad lo dijo en catalán, y en catalán se dice así: "Con estos presupuestos no puede haber Liga. Por tanto, TV3 renunciará a la Liga de fútbol". O sea al Barça. ¡Ay, lo que ha dicho!, ¡hasta ahí podíamos llegar! La directora general de TV3, Mònica Terribas acababa de darle a CiU donde más le dolía. Una cosa es que Artur Mas cierre quirófanos, reduzca centros de salud, eche médicos a la calle, suba el trasporte, el agua y la electricidad, o amenace con volver a bajar el sueldo a los funcionarios; pero tocarnos el fútbol en catalán y dejarnos sin el Barça... ¡de ninguna manera! El pujolismo mediático recogía así décadas de frivolidad soberanista.

En Cataluña todo se puede tocar, menos la identidad. Y TV3 es uno de los pilares de esa identidad junto a la lengua, la escuela y el Barça. Lo dejó claro el exconsejero de Cultura, Joan Manuel Tresserras: "Sería liquidar la principal aportación en términos de construcción nacional del pujolismo". Se entiende, Tresserras es de ERC, pero la adhesión a las fuerzas telúricas de las emociones llega a todas partes, incluso al PSC, que por boca de su diputado Joan Ferran ha declarado: es "un intento de golpe de estado a la CCMA". Ver para creer.

Cataluña es un club de fútbol. Es difícil distinguir entre un forofo y un tertuliano, entre un hooligan del Barça y los periodistas que sirven al discurso nacionalista como si los medios fueran plataformas electorales. Todo se amontona y se confunde en un racimo de emociones blaugranas, lingüísticas y nacionales. Los políticos podrían intercambiarse por periodistas o los periodistas por políticos, y nadie notaría la diferencia. No hay manipulación, sólo coincidencia de emociones e intereses. Aunque por si acaso, el presupuesto de TV3 dedicado a las nóminas personales asciende al 32%, un porcentaje, muy por encima de TVE que se queda en un 24%. No hay televisión en Europa, ni siquiera la BBC británica, que llegue al despilfarro de TV3. Fórmula 1 y el fútbol se solapan con La Sexta. TV3 se niega a hacer público el costo por los derechos de emisión del fútbol.

¿Qué sociedad es ésta donde sus políticos y periodistas dan más trascendencia al contrato de transmisiones deportivas de TV3 en catalán que al cierre de hospitales?

viernes 2 de diciembre de 2011
Algunas cosas que nadie le contará sobre el vascuence y la "cultura vasca" en el Día del Euskera
Autor: Raúl González Zorrilla http://www.paisvasco-informacion.com  2 Diciembre 2011

¡Cuidado!, Aquí somos euskaldunes
Entre los muchos argumentos manidos, obsoletos y vacíos que habitualmente utilizan los nacionalistas más recalcitrantes para dar solidez intelectual a su ideario reduccionista, destaca, por su presencia abrumadora, la idea de que en la Euskadi actual existen “dos culturas” diferentes. Dos culturas que, además, y según los que no ven más allá de las fronteras impuestas por Sabino Arana y sus acólitos, se encuentran enfrentadas y encontradas, abismalmente separadas una de otra y sin posibilidad de fusión o integración. Quien esto escribe, que siempre ha sido sumamente inútil para ver diferenciaciones culturales dramáticas en una sociedad que lee los mismos “best-sellers” que el resto de Occidente, entiende que lo que quieren explicar los que confunden la cultura vasca con el nacionalismo vasco es que en Euskadi conviven dos idiomas a través de los cuales se vehiculan una serie de productos culturales que se diferencian entre ellos por la lengua en la que se manifiestan.

Admito las filigranas históricas que tienen que hacer nacionalistas y terroristas para identificar las esencias de su cada vez más grotesca patria vasca. En este sentido, me da lástima su obsesión numantina por escribir una y otra vez la palabra “pueblo” con mayúscula y me resulta absolutamente indignante que el secesionismo vasco repita hasta la saciedad intelectual y el hartazgo moral que su presunto “derecho a la autodeterminación” se encuadra dentro de los derechos universales de las personas. Tampoco comprendo de qué hablan algunos cuando se refieren a la dicotomía cultural que vivimos, dicen, en el País Vasco.

Habitamos un tiempo convulso y dramático caracterizado, entre otras muchas cosas, por la celeridad con la que se transmite la información a nivel planetario y, sobre todo, por la universalización de los contenidos culturales, por la instantaneidad con la que éstos se propagan y por la internacionalización casi en tiempo real de cualquier obra creativa que se produce dentro del marco de la cultura occidental. Las nuevas tecnologías de la información han desplegado, alrededor del planeta, una tupida maraña de canales y conexiones que permiten que cualquier ciudadano disfrute de una marco de referencias común que, a mi modo de ver, sirve para que todos nos sintamos, un poco más si cabe, peatones del mundo. Nos guste o no, la cultura occidental es un todo que permite admirar un cuadro de Agustín Ibarrola en Berlín, disfrutar con “Avatar” en un pequeño pueblo de la Vizcaya profunda, leer obras de Fernando Savater traducidas a varios idiomas europeos o escuchar canciones de “La Oreja de Van Gogh” en un oculto pub neoyorquino. Quiero decir con esto que todos los centros comerciales venden los mismos productos, que las librerías de todos los aeropuertos internacionales ofrecen las mismas novelas y que lo que descargan de la red los internautas de Washington o Bilbao apenas se diferencian en algo.

Así las cosas, elucubrar y dramatizar, como hacen los nacionalistas vascos siempre que pueden, sobre la “desaparición de la cultura vasca” a manos, suponemos, de las hordas invasoras encabezadas por Patxi López, es una falsedad que, generalmente, enmascara fines ocultos, manipulaciones más o menos manifiestas y anhelos diferenciadores que quieren justificarse con el comodín argumental de las “dos culturas” que, al parecer, sirve lo mismo para un roto político que para un descosido ideológico.

Quienes siempre tienen más facilidad para vertebrar diferencias que para plantear elementos de cohesión, deben entender que en la Euskadi actual no existen dos culturas diferenciadas y, mucho menos, enfrentadas. Euskadi es una comunidad oficialmente bilingüe que crea, piensa, escribe y trabaja en dos idiomas, especialmente en castellano, pero que en ambas lenguas remite a una cultura occidental brillante, moderna y enriquecedora que se ha conformado en base al mestizaje, la mezcolanza, el batiburrillo intelectual y el cruce de ideas éticas y estéticas.

La única (in)cultura francamente diferente que pervive en este país es la que, subrepticiamente, todavía mide a los seres humanos por su lugar de nacimiento, por su carácter exclusivo, por su mayor o menor querencia hacia los trajes y las costumbres tradicionales o por su carga genética, y no por su fuerza para emprender, por sus recursos creativos o por su capacidad para la tolerancia. En la mente de todos están los constantes ejemplos de esta intolerancia permanente que se sostiene y se alimenta de diferencias míticas, absurdas y fantasmales nacidas en un pasado que ya poco o nada tiene que ver con nosotros. Esa (in)cultura reaccionaria impuesta por el nacionalismo más obtuso, y avalada durate décadas por el terrorismo etarra, es las que, tristemente, sí que nos hace realmente distintos ante los ojos de los demás.

El euskera como un nuevo totalitarismo
El “pueblo” al que tanto hacen referencia los nacionalistas más radicales, y en nombre del que la banda terrorista ETA ha cometido casi un millar de crímenes, se convierte en “Pueblo” con mayúsculas gracias a que, según dicen, se asienta sobre un idioma milenario que “debe protegerse”. Como resulta francamente complicado justificar los numerosos y gravísimos problemas, las inversiones de escándalo y las tensiones sociales que conlleva tratar de imponer una lengua minoritaria a una sociedad que, en su mayor parte, tiene como lengua materna otro idioma diferente, el radicalismo nacional vasco juega una y otra vez con otro argumento ideológico, no menos tramposo, que a fuerza de ser constantemente repetido puede parecer una obviedad: el hecho de que hay que entender el bilingüismo de la sociedad vasca como “algo excepcionalmente valioso”.

Pero el bilingüismo o el trilingüismo de un colectivo solamente es un recurso enriquecedor y realmente importante en tanto en cuanto los idiomas que conforman esta competencia, también lo son. Es decir, desde este punto de vista, que los alumnos vascos conozcan perfectamente español, inglés y francés, por ejemplo, es algo magnífico desde el plano de su desarrollo intelectual, ideológico y emocional, ya que estas herramientas van a permitir que estos niños y niñas puedan no solamente moverse sin problemas por todo el mundo, sino también, y sobre todo, acceder directamente al inmenso caudal de fuentes de conocimiento que conforman la cultura universal y que se canalizan a través de estos idiomas.

Contrariamente, que los estudiantes vascos tengan que estudiar, por una imposición nacionalista, en euskera, cuando en la mayor parte de los casos su lengua materna es el castellano, poco o nada tiene que ver con el bilingüismo. El euskera resulta sumamente interesante como reto paleolingüístico o como recurso folclórico, pero su valor como herramienta de comunicación, que a fin de cuentas es lo único que debe importar en un idioma, es radicalmente nulo. Es más, sin presiones identitarias, sin imposiciones nacionalistas y sin los cientos de millones de euros que, también en tiempos de crisis, se dilapidan en el País Vasco anualmente para su difusión y mantenimiento, el euskera sería únicamente una curiosidad histórica (como el arameo, en Siria) poco más hablada que el “klingon” que se propaga por el universo Star Trek.

Incidiendo en la desvergüenza y en el cinismo, desde los ámbitos nacionalistas vascos se señala (por cierto, siempre en castellano) que los padres que nos oponemos a que nuestros hijos sean formados, obligatoriamente, en euskera, estamos “rompiendo el derecho básico de nuestros hijos a ser bilingües”. Pero nada más lejos de la realidad. Los padres que nos resistimos a que nuestros hijos sean educados obligatoriamente en euskera no nos oponemos a un bilingüismo que sea español-inglés o a un trilingüismo que se base, por ejemplo, en el aprendizaje del español, el inglés y el francés. A lo que nos oponemos radicalmente es al bilingüismo vacío, innecesario en la práctica, doctrinario y demagógico que permite que, actualmente, un estudiante vasco pueda estudiar todo su ciclo formativo (2-18 años) exclusivamente en vascuence y que, por el contrario, ningún niño de Euskadi pueda realizar el mismo trayecto educativo exclusivamente en castellano.

El euskera, la obligación de su aprendizaje, es el nuevo totalitarismo impulsado por el nacionalismo vasco con el aval de esa vergonzate, intransigente y reaccionaria "progresía" española siempre dispuesto a sumarse a todo tipo de ataques a las libertades colectivas. Bajo esta imposición se agazapan privilegios laborales, promociones profesionales, sustanciosas subvenciones, enriquecimientos económicos y, muy especialmente, a través de esta nueva forma de dictadura idiomática el secesionismo otorga cartas de naturaleza a los ciudadanos para, de este modo, definir quiénes sí y quiénes no son los auténticos vascos de “pura cepa”. Todos los movimientos totalitarios que en el mundo han sido y son, tienen algo en común: siempre miran al pasado, para idolatrarlo, y siempre se fijan en el futuro, donde construirán, definitivamente, su paraíso soñado. Mientras tanto, el presente lo llenan de sangre, o de complicidades criminales o de silencios ante la barbarie.

El totalitarismo vasco nacionalista actúa del mismo modo: fija la vista en el pretérito más remoto, como hacía el ex lehendakari Juan José Ibarretxe para descubrir una “Euskal Herria” mítica en la que los hombres del neolítico chapurreaban “en un idioma preindoeuropeo”, el euskera -el original-, por supuesto, y luego lanzan su imaginación hacia el futuro, donde todas sus ensoñaciones se harán realidad en un País Vasco independiente donde todo el mundo parloteara alegremente en euskera –batúa-.

Como el presente, la realidad del día a día, les molesta para sus pretensiones, se esfuerzan, y no poco, en maquillarla, pintarrajearla y embadurnarla. Y así llevamos cuarenta años. Enlodados y perdidos.

La Casa de les Llengües enmudece
El corsorcio dará hoy carpetazo al centro impulsado por el tripartito de Maragall - La Generalitat solo salva unas áreas que adscribe a Industria y Lengua
JOSÉ ÁNGEL MONTAÑÉS - Barcelona. El País 2 Diciembre 2011

Era una muerte anunciada. A principios de octubre la Generalitat retiró la aportación económica necesaria para remodelar la antigua fábrica textil de Can Ricart, ubicada en el 22@ de Poblenou, y dejaba el proyecto, dirigido por la arquitecta Benedetta Tagliabue, en tan solo una maqueta sin posibilidad de materializarse. De rebote, Linguamón-Casa de les Llengües, el centro cultural de 7.000 metros cuadrados que tenía que acoger desde 2014 (tras invertir un total de 18 millones de euros en su construcción) y que estaría dedicado a la promoción del uso y el desarrollo de las lenguas, quedaba sin sede definitiva y herido de muerte. Hoy, el consorcio que lo gestiona, que está formado por representantes de la Dirección General de Política Lingüística -adscrita al Departamento de Cultura de la Generalitat, que dirige Ferran Mascarell- el Centro Unesco de Cataluña y la Fundación Fórum Universal de las Culturas -vinculada al Ayuntamiento de Barcelona-, dará un paso más para finiquitar este proyecto singular surgido del tripartito dirigido por Pasqual Maragall.

Fuentes de la Generalitat aseguraron ayer que el paso que se va dar hoy representa tan solo dejar el centro en "stand by", aunque reconocieron que comportará la eliminación de algunas de las líneas de trabajo desarrolladas desde 2009, mientras que un par de ellas, "las de mayor repercusión, pasarán a estar adscritas a dos direcciones generales de la Generalitat, la de Industria y la de Política Lingüística". Es el caso de Linguapax, dedicada a preservar la diversidad lingüística y promocionar el multilingüismo, que cuenta con una red internacional de delegaciones. Estas fuentes no supieron precisar el destino laboral de las 11 personas vinculadas a la Casa de les Llengües.

El origen de este proyecto arranca de Veus, una de las grandes exposiciones organizadas con motivo del Fórum 2004 de las Culturas. Impulsado en 2005 por el entonces presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, en 2006 se firmó un acuerdo entre la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona por el que la ciudad cedía los edificios industriales de Can Ricart a cambio de la inversión del Departamento de Cultura para crear y mantener un centro que giraría en torno a esta exposición y para impulsar la defensa de los idiomas, acercar las lenguas al ciudadano y crear conciencia de la diversidad de estas.

Además de Maragall, dos de los grandes impulsores de este proyecto fueron el exvicepresidente de la Generalitat y expresidente de Esquerra Republicana de Catalunya Josep Lluís Carod Rovira y el hoy senador Carles Martí, por entonces primer teniente de alcalde del Ayuntamiento socialista de Barcelona. Ayer, el actual regidor del PSC Jordi Martí, responsable de la cultura barcelonesa en los últimos gobiernos socialistas, lamentó que "detrás de un simple recorte se pierda la oportunidad de que Barcelona tenga prestigio internacional en la defensa de las lenguas y la posibilidad de regenerar el tejido urbano de esta zona del Poblenou".
Bien Cultural Nacional

De las primeras oficinas abiertas en la Via Laietana, la Casa de les Llengües se trasladó al edificio del Media-Tic, en el 22@, en enero pasado con la idea de acercarse a la que sería su sede definitiva al cabo de un par de años.

El fin del proyecto lingüístico comporta un problema añadido.El antiguo recinto fabril ha vuelto a ser responsabilidad municipal. La fábrica fue declarada en 2008 Bien Cultural de Interés Nacional, la máxima protección que prevé la ley de patrimonio catalán, por eso los restos han de ser preservados "como si se tratara del monasterio de Pedralbes", aseguran fuentes del Ayuntamiento. El problema es que ahora no tendrán utilidad, ni a corto ni a largo plazo.

La AVT echó a emisarios de Interior por pedirle empatía con los familiares de ETA

EP El Confidencial 2 Diciembre 2011

La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, ha desvelado este jueves en una comida con periodistas que expulsó de la sede de su colectivo a dos emisarios del Ministerio del Interior que le pidieron que se pusiera en la piel de los familiares de los presos de ETA.

Pedraza ha precisado que esa visita se produjo hace aproximadamente un año y medio y que los dos enviados del Departamento que entonces dirigía Alfredo Pérez Rubalcaba acudieron con la intención de explicarle las medidas a adoptar por el Ministerio en materia antiterrorista. "Pero a las tres horas de reunión les tuve que echar", ha desvelado la presidenta de la AVT.

Según ha dicho, la decisión de expulsarles de la sede se produjo después de que estas personas le solicitaran comprensión para los familiares de los presos de ETA que tienen que hacer grandes desplazamientos para visitar a sus allegados encarcelados.

Ha añadido que le llegaron a recordar que ella misma había perdido a una hija (en el atentado del 11M) y le transmitieron la inquietud que sufren los etarras cuando sus familias tienen que hacer 1.000 kilómetros de vuelta. "Me dijeron que no descansan hasta que sus familiares les llaman para decir que ya han llegado. La diferencia es que a mi, mi hija ya no me va a llamar en la vida", ha enfatizado.

"Si lo que querían era que nos calmásemos, seguramente Interior les habrá despedido a estos dos emisarios porque consiguieron lo contrarios: me pusieron en órbita", ha añadido.

Recortes de Prensa   Página Inicial