AGLI

Recortes de Prensa   Viernes 16 Diciembre 2011

 

El poder en España
Francisco Rubiales Periodista Digital 16 Diciembre 2011

Muchos pensadores creemos que en la España actual el poder ha dejado de ser la expresión de una democracia pluralista para convertirse en el dominio de una élite. Si eso es así, el poder que ejerce el gobierno, aunque haya surgido de las urnas, sería ilegítimo.

Esta conclusión de que el poder en la España del presente no es una emanación de la democracia sino el dominio de una casta que controla la sociedad más allá de lo que es permisible en democracia, es radical porque surge de las raíces del sistema y de la hipótesis comprobada de que en España no existe ya un régimen democrático sino una oligocracia de partidos y de políticos profesionales, justo lo que los atenienses de tiempos de Pericles consideraban como el lado opuesto y oscuro de la democracia y la libertad.

La oligocracia es el dominio ejercido por una élite que controla los resortes y recursos del sistema y que, en la práctica, impide que otras personas ajenas a esa élite accedan al poder. En términos amplios, se trata de una dictadura camuflada, en este caso con apariencia democrática, porque emana de las urnas y de unas elecciones que se presentan como "libres", sin serlo realmente.

Para alcanzar esta conclusión desarrollé una investigación amplia sobre la naturaleza del poder democrático, de la que surgieron tres libros: Democracia Secuestrada (Almuzara, 2005), Políticos, los nuevos amos (Almuzara, 2007) y Periodistas sometidos, los perros del poder (Almuzara, 2009). En el primero descubríamos el terrible déficit de democracia existente en la sociedad y la transformación de ese sistema en una oligocracia, cambio realizado por las castas dominantes con nocturnidad y alevosía, sin otro fin que reforzar sus privilegios y ventajas, en contra de los intereses ciudadanos y del bien común. En el segundo identificábamos a los políticos como los grandes culpables de esa traición a la democracia y analizábamos el enorme poder que la casta política ha llegado a acumular en nuestro tiempo, superior, incluso, al detentado por otras élites en el pasado, en apariencia más absolutistas y opresoras. En el tercero, identificábamos a los periodistas como los grandes cómplices de los políticos en la sucia tarea de cambiar la democracia por una oligocracia y se sostiene la tesis de que sin la traición de los periodistas y los medios de comunicación al ciudadano y a la democracia, ese cambio de sistema y esa nueva dominación ilícita no hubieran sido posible.

El tiempo transcurrido desde 2005 no ha hecho otra cosa que reforzar esas tesis. En 2005 era arriesgado y sonaba "fuerte" hablar de democracia secuestrada y traicionada, pero hoy esa gran traición es una evidencia constatable y constatada por gran parte de los ciudadanos, que también asumen el análisis de que los políticos se han convertido, como grupo, en los nuevos amos del mundo y en una casta imposible de controlar por los ciudadanos, que en teoría son los soberanos del sistema. La complicidad de la mayoría de los periodistas y de los grandes medios con el poder es hoy, igualmente, una realidad tan constatada como repugnante para los verdaderos demócratas.

Por si alguien lo duda, las encuestas ya señalan a los políticos como el tercer gran problema de España, por delante del terrorismo y sólo detrás del desempleo y la situación económica, y los periodistas figuran como una de las profesiones más desprestigiadas y rechazadas.

Esta investigación exige a gritos un colofón, que es el que se plantea en el lead de este artículo: "Si la democracia ha sido traicionada y los políticos han ocupado el poder, transformando y desvirtuando el sistema, el poder actual que emana de esa "conspiración" es ilícito.

La tesis es fácil de sustentar si se analiza el incumplimiento de todos y cada uno de las reglas básicas de la democracia: elecciones libres (imposibles con las listas cerradas, con el distinto valor del voto en cada provincia, con el incumplimiento de las promesas electorales, con la propaganda coercitiva de las campañas, etc.); imperio de la ley (que en España no es igual para todos, ni está libremente asumida por los ciudadanos); separación de poder (dominados y sometidos en España al poder ejecutivo y al poder de los partidos políticos), etc.

Pero cuando la tesis de que el poder actual es ilícito surge fuerte y clara es cuando se analizan las partes menos observables del poder, que son, precisamente, las más eficaces. En rigor, los ciudadanos españoles padecen una impotencia brutal ante el poder político, que carece de controles y hace prácticamente lo que quiere, incluyendo la utilización de la mentira, la manipulación del debate y el lanzamiento de decretos leyes en contra de los criterios de la mayoría de los ciudadanos y de los intereses colectivos (negociación con ETA, Estatuto de Cataluña, pasividad frente a la crisis, subida de impuestos, ampliación de la ley del aborto.. y muchos otros errores y abusos del poder).

El libro The power elite (La élite del poder), de C. Wright Mills, comienza diciendo que "Los poderes de los que disponen las personas corrientes se circunscriben al mundo cotidiano en el que éstas viven, Pero, incluso en medio de las rutinas del trabajo, la familia y la vecindad, parecen muchas veces estar empujadas por fuerzas que no pueden entender ni gobernar".

Sobre la naturaleza y mecanismos de ese poder oculto y casi invisible, que limita la libertad cotidiana y que doblega la voluntad sin que el que lo padece lo perciba, versa mi actual investigación. En términos amplios, estoy analizando las causas y métodos utilizados por el poder para aborregar y narcotizar a la actual sociedad española, los recursos y mecanismos utilizados por el poder para lograr que los ciudadanos se degraden y se conviertan en fanálicos narcotizados y descerebrados, capaces de defender con su voto a élites perversas y a apoyar a malos gobernantes que les conducen hacia la ruína, la derrota y la infelicidad.

Tal vez, dentro de un par de años, si esa investigación llega a buen fin, surja un nuevo libro, colofón de la trilogía y cuya conclusión principal, tras estudiar los mecanismos esclavizadores del poder político, sea que el poder, cuando desvirtúa la democracia y se corrompe, es ilícito y debe ser rechazado por el ciudadano con todas sus fuerzas.

Voto en Blanco

Autonomías
El camelo de la austeridad
Manuel Llamas Libertad Digital 16 Diciembre 2011

Cataluña es una de las escasas comunidades autónomas que está tratando de corregir a marchas forzadas los inmensos excesos presupuestarios cometidos por el anterior Ejecutivo autonómico. Aún así, el Gobierno de Artur Mas vive al límite de sus posibilidades, hasta el punto de verse obligado a retrasar la paga extra de Navidad a sus funcionarios debido a sus graves problemas de tesorería, es decir, carece de liquidez para hacer frente a sus compromisos inmediatos.

Esta situación, inédita en la historia reciente de España, se veía venir desde hace ya mucho tiempo. No en vano, el anterior Gobierno socialista de Montilla lanzó la ocurrente idea de endosar deuda pública a sus propios contribuyentes, los famosos bonos patrióticos, para poder llegar a fin de mes. Estas emisiones ofrecían una elevada rentabilidad a muy corto plazo, y tras su éxito inicial fueron imitadas por numerosas administraciones regionales.

Sin embargo, acudir a este mecanismo de financiación constituía la prueba evidente de que Cataluña –al igual que otras autonomías– estaba al borde de la quiebra. Su insolvencia no deriva de ningún malvado ataque especulativo por parte de los mercados, y mucho menos de la negativa del Estado a abonar supuestos compromisos financieros, tal y como denuncian ahora los nacionalistas de CiU. Ni mucho menos. La insolvencia catalana es responsabilidad, única y exclusiva, de sus políticos. El sector público en su conjunto, y en especial las autonomías, dispararon el gasto público de forma desaforada durante los años de burbuja crediticia gracias a la afluencia masiva de ingresos fiscales provenientes de un crecimiento económico, en gran medida, irreal.

Durante el pasado ciclo expansivo los políticos lograban cuadrar más o menos sus cuentas sin dificultad, pues tan sólo debían limitarse a aumentar el gasto en la misma medida en que crecían sus ingresos. ¡Voilà! Equilibrio presupuestario logrado. Inmenso error. La llegada de la crisis destapó el pastel. El sector público, al igual que el privado, vivió muchos años por encima de sus posibilidades al calor de una financiación laxa, abundante y barata. El desplome de la actividad privada se tradujo, de forma análoga, en una brutal caída de ingresos fiscales. Y, pese a ello, ¿qué hicieron estos fabulosos gestores? Aumentar el gasto público. ¿Resultado? Déficits presupuestarios históricos y, por tanto, aumento muy sustancial de deuda pública. Y más deuda implica más necesidades de financiación, y éstas se traducen en tipos de interés más elevados, lo cual supone a su vez destinar menos recursos al resto de partidas o bien registrar más déficit, más deuda, más necesidades de refinanciación... Y vuelta a empezar.

Desde 2007, el sector público no ha hecho nada para frenar esta mortal espiral, pues se ha limitado a pisar el acelerador hasta que el mercado –los que prestan el dinero– dijo basta por miedo a no recuperar un duro. Zapatero fue el primero en experimentar el rechazo de los inversores en la primera mitad de 2010, viéndose así obligado a desacelerar su marcha hacia el precipicio del default. Las autonomías han tardado más gracias a su particular sistema de financiación, y ha sido este año cuando han empezado a ser conscientes de la factura a abonar.

Aún así, muchas se resisten a aceptar la realidad y, al igual que sus colegas griegos, suplican rescates o ayudas de toda índole y condición con tal de mantener su insostenible tren de vida. No en vano, los proyectos presupuestarios de 2012 presentados hasta ahora contemplan un aumento medio del gasto próximo al 2% interanual. Se equivocan de nuevo. Las regiones, al igual que ayuntamientos y Estado, deberán retrotraer sus presupuestos a niveles pre-burbuja, lo cual implica recortes presupuestarios próximos al 30% –o más– para reequilibrar las cuentas. Así de simple y así de duro ¿Austeridad dicen? El necesario ajuste no ha hecho más que empezar.

Manuel Llamas es jefe de Economía de Libertad Digital y miembro del Instituto Juan de Mariana.

PSOE
¿’Rubalcabalgará’?
Clemente Polo Libertad Digital 16 Diciembre 2011

Tras el descalabro electoral, el PSOE ha nombrado a su candidato, Pérez Rubalcaba, presidente del grupo parlamentario y será, por tanto el encargado de replicar a Rajoy en la sesión de investidura y liderar la oposición hasta que se elija al nuevo secretario general en febrero. Si difícil resultó no caer en el desánimo durante una campaña lastrada por tres años de malas noticias económicas –¡incluso la intervención coordinada de la FED, el BCE y otros bancos centrales no llegó hasta algunos días después de las elecciones!–, tampoco va a resultarle nada fácil su labor de oposición en el Congreso. ¿Podrá sobreponerse a la severa derrota y concitar los apoyos suficientes para hilvanar un proyecto con pies y cabeza? O, ¿será su interinidad aprovechada por segundones sin mando en plaza que, aunque han sufrido también severas derrotas en las urnas, ambicionan descabalgarle para ponerse ellos al frente del partido?

Si Rubalcaba aspira a articular un proyecto ilusionante –Rajoy nunca lo tuvo: se limitó a soplar a favor del viento hasta que la manzana cayó del árbol– tiene ante sí un reto formidable porque el PSOE ha quedado seriamente tocado por obra y gracia de Rodríguez Zapatero (ZP). Aunque muchas son las vías de agua a reparar, por razones de espacio me ocuparé de dos aspectos que me parecen esenciales para restablecer puentes con los electores desencantados que el 20N votaron a IU, UPyD y hasta al PP.

La primera y más urgente tarea estriba en recuperar las señas de identidad del partido desvirtuadas por la mala gestión de la recesión económica y la crisis financiera que realizaron los gobiernos de RZ. Ya desde la sesión de investidura, Rubalcaba está obligado a contraponer al programa que presente Rajoy un proyecto socialdemócrata coherente que defienda sin complejos los servicios públicos que el PP y los nacionalistas catalanes (con el apoyo del PP) han empezado a desmantelar con excavadoras en varias CCAA y que para los grupos más desfavorecidos de la sociedad española resultan esenciales. La situación económica actual es bastante mejor que la de 2009, y el PSOE se equivocará si, por sentido de la responsabilidad, apoya los recortes que Rajoy va a impulsar desde el gobierno de España para cuadrar las cuentas públicas.

Tiene el PSOE, en segundo lugar, que recuperar su estatus de partido de ámbito nacional que ha quedado también maltrecho tras la torpe reforma de los estatutos de autonomía que impulsó RZ en su primera legislatura. El PSOE ha de estar presente en todas las CCAA para evitar que los intereses locales primen sobre los intereses del conjunto. Ni puede tolerar la ausencia de un presidente autonómico (López) en las celebraciones del día de la Constitución ni apoyar un modelo educativo que impide a los españoles educarse en la lengua oficial del Estado, contraviniendo derechos fundamentales y sentencias judiciales firmes. Sobre todo, sus políticas no pueden estar mediatizadas por el PSC que, además de alardear de ser un partido independiente, gobernó siete años en coalición con dos partidos (ERC e ICV-EUiA) cuyo objetivo declarado era alcanzar la independencia de Cataluña. A estas alturas los líderes del PSOE deberían tener claro que tanto el Estatut aprobado cuando Maragall presidía el Gobierno de la Generalitat como el nuevo modelo de financiación impuesto por el president Montilla no sólo no han servido para alcanzar una entente cordial con los nacionalistas catalanes sino que los ha alentado a plantear nuevas exigencias (pacto fiscal) como paso previo al derecho a decidir.

Clemente Polo es catedrático de Fundamentos del Análisis Económico en la Universidad Autónoma de Barcelona. Escribe regularmente en su blog.

Franco metió en la cárcel a un periodista ¡por ataques a la lengua catalana!
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 16 Diciembre 2011

Franco nos sigue dando sorpresas... y no todas agradables. Ya sabíamos que desconfiaba de los bancos, a diferencia del PSOE; ahora nos enteramos de que perseguía por propaganda "ilegal" a quienes atacaban la lengua catalana.

Hace unos meses, vimos que el general Franco se oponía a las fusiones bancarias debido al poder que daban a los nuevos bancos y que prefería la nacionalización. Vamos, como un falangista trasnochado o un rojo posmoderno. Ayer asistí a la presentación del interesantísimo libro de Jesús Laínz De Santurce a Bizancio (Encuentro), en la que su autor nos reveló que el franquismo metió en la cárcel a gente ¡por menospreciar la lengua catalana! En concreto, al periodista Néstor Lujan, como director de la revista Destino (fundada en Burgos por los catalanes incorporados al bando nacional) por haber publicado una carta al director que un lector consideró ofensiva y por lo que le denunció.

Fijaos en la redacción de la noticia por La Vanguardia:
La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha dictado sentencia por la que se confirma la que en su día pronunciara el Tribunal de Orden Público, que condenó a don Néstor Lujan Fernández, a 8 meses de prisión menor y multa de 10.000 pesetas por un delito de propaganda "ilegal" (sic).

La sentencia recurrida declaraba probado que en el número 1.577 del semanario «Destino», que dirige el encausado, correspondiente al 28 de octubre de 1967, se publicó en la sección Cartas al director una misiva bajo el título «El catalán se acaba». Aparecía firmada por Jacinto Pujol Solé, cuya verdadera identidad no se ha establecido, pero que es coincidente con la de una persona real, que ha declarado no tener conocimiento alguno de la carta. En la misma —dice la sentencia— se vertían conceptos de tipo ofensivo para la lengua catalana, cuyo libre uso particular y social se respeta y garantiza.

Contra la sentencia del Tribunal de Orden Público se recurrió, alegando quebrantamiento de forma, con indefensión e infracción de Ley, pero el Supremo ha desestimado el recurso.

¡Toda la vida creyendo que Franco había estado a sueldo de la banca y había perseguido a las lenguas minoritarias y resulta que las historias que nos contaba la tele en la Transición eran falsas! ¡¡Franco era un pre-progre!!

Conclusión: no te puedes fiar de nadie. ZParo decía que era rojo y que la salida de la crisis "sería social" , y ha dado miles de millones de euros nuestros a la banca y, además, ha indultado a un banquero condenado y le ha borrado los antecedentes penales para que pueda seguir ejerciendo su noble oficio.

(En la foto, don Francisco Franco buscando en La Vanguardia Española las páginas escritas en catalán.)

EL CRIMEN DEL ABORTO
Más de 110.000 abortos en España en 2010:

Se ve como natural que el aborto sea la guinda del pastel mortífero del suicidio demográfico que sufre España. Vivimos en una sociedad tan enferma que se niega a tener hijos y los mata cuando vienen de forma inesperada. No hace falta ser profeta de calamidades para aventurar a dónde nos conduce este camino.

El testimonio de una mujer a la que su madre trató de abortar cuando tenía siete meses de edad.

Clase política: «Los políticos españoles generan 325.000 millones de deuda desde que comenzó la crisis»
Los gobernantes españoles decidieron que con ellos no iba eso de la austeridad, el ahorro y la contención del gasto. Al fin y al cabo, el dinero no era suyo, así que podían derrochar con alegría. Por eso, desde el 31 de diciembre de 2007 hasta el pasado mes de septiembre, la deuda de las administraciones públicas ha aumentado en casi 325.000 millones.
Libre Mercado 16 Diciembre 2011

A finales del año 2007, las administraciones públicas españoles debían 381.401 millones de euros. En ese momento, comenzaban a verse los primeros signos de la crisis económica más importante de las últimas décadas. Las familias y las empresas españolas tomaron nota rápidamente: cerraron los negocios improductivos, cayó el crédito al sector privado y aumentó el ahorro. Había que adaptarse a las nuevas circunstancias, con un planteamiento más austero que permitiera pagar las deudas contraídas durante el boom y sirviera de acopio con el que encarar el futuro.

Evidentemente, esta lógica no se aplica a la clase política. Los gobernantes españoles decidieron que con ellos no iba eso de la austeridad, el ahorro y la contención del gasto. Al fin y al cabo, el dinero no era suyo, así que podían derrochar con alegría. Por eso, desde el 31 de diciembre de 2007 hasta el pasado mes de septiembre, la deuda de las administraciones públicas ha aumentado en casi 325.000 millones. De hecho, según los datos del Banco de España conocidos este viernes, entre Gobierno central, comunidades autónomas y entidades locales deben 706.340 millones de euros.

Las cifras
Con unas cifras tan grandes, es difícil perderse. Nadie se imagina con precisión qué significan 325.000 millones más de deuda. Además, el discurso político suele difuminar las responsabilidades, se le echa la culpa a la crisis, a la coyuntura internacional o al aumento del gasto social (prestaciones por desempleo, pensiones, etc...). Nunca se admite que es el despilfarro de las administraciones el que provoca esta situación y que esto puede comprobarse fácilmente viendo como algunos gobiernos sí mantienen una línea de control del gasto mientras otros caen en los números rojos y dejan a sus regiones, ciudades o países al borde de la quiebra.

Por ejemplo, en España, el Estado central debía 292.000 millones en 2007 y debe 534.000 millones ahora, un incremento del 82%. Mientras, las autonomías debían algo más de 60.000 millones y ahora adeudan 135.000, lo que supone una subida del 125%. Las corporaciones locales, por su parte, pasan de 29.400 millones a 36.700, un 25% más. Esto quiere decir que son los gobiernos regionales los que más han incrementado sus números rojos, aunque los gastos más asociados al ciclo económico (como las prestaciones por desempleo) son competencia del Gobierno central.

Para aquellos que no se hagan una idea de la gravedad de este despilfarro, lo más sencillo es pasar los datos a cifras más cercanas. Por ejemplo: si dividimos los 325.000 millones de deuda entre los 16,3 millones de hogares que hay en España, nos sale una cifra de 19.578 euros de deuda para cada familia. Si tomamos sólo a los 18.156.000 trabajadores, a cada uno le tocan 17.900 euros de deuda. Y si sólo cogemos al sector privado (el que genera riqueza, puesto que todos los ingresos de la administración llegan a través de impuestos o tasas), sus 14.936.000 empleados deben desde 2007 21.760 euros más por cabeza.

No son cifras para tomar a la ligera. La deuda total es más o menos el doble. Por lo tanto, cada hogar español debe casi 40.000 euros gracias al Estado. La mayoría de los ciudadanos no lo saben. Lo tendrán que pagar con sus impuestos de años venideros. Pero que no esté en su extracto bancario, no hace a esta deuda menos real.

Las caras de la deuda
Todas las generalizaciones son injustas. Cuando decimos que los políticos han dilapidado la riqueza de sus contribuyentes, hay que aclarar que no todos son iguales. Algunos, han sido más derrochadores que otros. Merece la pena destacar a aquellos que mejor han cuidado de las finanzas de su administración y señalar a los que han dejado las arcas vacías e hipotecadas para el futuro. De esta manera, Esperanza Aguirre y José Ramón Bauzá demuestran cada día que no creen aquello de que "el dinero público no es de nadie". Del mismo modo, José Luis Rodríguez Zapatero, José Montilla o José Ramón Barreda deberían dar explicaciones por lo que han hecho con los presupuestos de sus negociados.

Esperanza Aguirre, líder en austeridad: la Comunidad de Madrid ha sido la autonomía que menos ha incrementado su deuda desde 2007. Entonces, suponía el 5,4% del PIB regional, ahora alcanza el 7,9%, una subida del 2,5% (le siguen Andalucía y Canarias con incrementos del 4,5%, casi el doble). Esta austeridad ha convertido a la región de Esperanza Aguirre en la líder en porcentaje de deuda del país.

José Ramón Bauzá, cambio de tendencia: el Gobierno balear del PSOE pasó de una deuda pública del 6,9% en 2007 al 17,1% en la primavera de este año. Fue el tercer ejecutivo más derrochador durante la crisis. Entonces, tuvieron lugar las elecciones autonómicas y llegó José Ramón Bauzá a la Presidencia. En este último trimestre, Baleares es la única comunidad que ve una reducción significativa de su deuda (0,3%). Es un paso meritorio y corresponde a un equipo que ha llegado con las ideas claras: menos intervencionismo y menos gasto.

José Luis Rodríguez Zapatero, el principal responsable: evidentemente, si alguien tiene responsabilidad en esta deriva es el ocupante de La Moncloa. No sólo el Estado central ha disparado su deuda un 82%, como veíamos arriba, sino que ha permitido a las regiones hacer lo propio con la suya, dándoles una manga ancha que algunos han aprovechado en perjuicio de sus ciudadanos.

José Montilla, una región en quiebra: Cataluña se está llevando la palma este otoño en cuanto a noticias sobre recortes, deuda disparada y necesidades de financiación. Más allá de que el nuevo Gobierno de CiU pretenda esconderse detrás de su predecesor para no tomar medidas impopulares (también es habitual echarle la culpa al Estado, por supuesto), es cierto que la gestión económica del tripartito liderado por José Montilla deja mucho que desear. La deuda pública catalana es ahora mismo del 19,7%, la segunda más alta tras la de Valencia, y ha crecido en más de 12 puntos desde 2007. De hecho, ya hay anuncios de retrasos en los pagos y recortes en cuestiones muy sensibles: Cataluña es prácticamente una región en quiebra. Ahora, le tocará a Artur Mas lidiar con esta herencia. Eso sí, lleva un año en el cargo y por ahora ha habido más quejas que soluciones. De su capacidad para salir del paso, dependerá el juicio a su labor.

José María Barreda, el gran derrochador: pero si alguien se lleva la palma en cuanto a despilfarro, ése es José María Barreda, que se encontró en 2004 una deuda del 3% y se va con el 18,3%. De hecho, los números rojos de Castilla-la Mancha han crecido un 1% desde que su sucesora tomó posesión y no precisamente porque el nuevo Gobierno no haya emprendido un acelerado plan de recortes del gasto, sino porque las cifras ocultas de la deuda eran incluso superiores a las conocidas.

http://www.libremercado.com

La deuda de las Administraciones se eleva hasta los 706.340 millones de euros
El endeudamiento autonómico no ha dejado de crecer desde el año 1995, que llega hasta 135.151 millones de euros
Ep. www.lavozlibre.com 16 Diciembre 2011

Madrid.- Ayer el Gobierno en funciones, y con caracter de urgencia, decída adelantar a las comunidades autónomas los pagos del mes de diciembre. La falta de pago a proveedores, farmacéuticos y funcionarios, hizo que el Ministerio de Economía, que dirige Elena salgado, autorizase un adelanto de 4.500 millones de euros a los entes regionales debido a, según la ministra en funciones, "necesidades de tesorería".

El Banco de España, cuyo gobernador pondrá su cargo a disposición de Mariano Rajoy a comienzos del año 2012, ha ofrecido el dato de endeudamiento de las Comunidades Autónomas y de la Administración en su conjunto.

La deuda de las comunidades autónomas aumentó un 22% en el tercer trimestre de 2011, hasta registrar 135.151 millones de euros (el 12,6% del PIB), la cifra más alta de toda la serie histórica, según datos del Banco de España.

Los datos muestran que desde el año 1995 el endeudamiento de las regiones no ha parado de crecer, batiendo en cada ejercicio récords históricos, a pesar del compromiso de estabilidad presupuestaria adquirido en los últimos años.

La deuda total de las Administraciones Públicas aumentó un 14,8% en el tercer trimestre al situarse en 706.340 millones de euros, lo que supone el 66% del PIB.

La comunidad autónoma con mayor volumen de deuda entre julio y septiembre fue nuevamente Cataluña, con 39.268 millones de euros, cantidad que representa el 29,05% del total de la deuda acumulada en el conjunto de las comunidades.

Después de Cataluña, se situó la Comunidad Valenciana (20.469 millones de euros), que vuelve a ocupar el segundo lugar por delante de Madrid, cuya deuda ascendió a 15.191 millones de euros. Entre las tres acumulan el 55,44% del total del endeudamiento regional.

RAE o RAF, real academia francesa
www.vozbxn.com  16 Diciembre 2011

José Manuel Blecua, director de la Real Academia Española, en una entrevista publicada este viernes en La Vanguardia:

[...] ¿Qué opinión le merece la inmersión lingüística escolar en Cataluña?
Es un concepto docente aplicado en muchos países, con la virtud de reforzar el idioma más frágil en una comunidad, y con el inconveniente de topar con algún derecho individual…

¿Sus hijas se han educado así?
Con una inmersión lingüística en francés, pues estudiaron en el Liceo Francés.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Por imperativo legal
El Editorial La Razón 16 Diciembre 2011

Rajoy insistió antes y durante la campaña en que la política contra el terrorismo se ceñiría a una fórmula simple, pero contundente: la aplicación de la Ley. El Estado de Derecho debe ser la respuesta a ese proyecto tutelado por ETA que ha logrado notables avances con la legalización de Bildu y Amaiur, favorecido por aquella decisión de seis magistrados del Tribunal Constitucional que se apropiaron de las competencias del Supremo para poner una alfombra roja a ETA hasta las instituciones vascas y el Congreso.

La Ley obliga para lo bueno y para lo malo. Ha permitido que Amaiur logre siete diputados en la Cámara Baja y que, lamentablemente, el discurso de ETA resuene en la sede de la soberanía que pretende dinamitar. También los procedimientos institucionales forzaron ayer una escena que no se producía desde 1993, cuando Jon Idigoras, en nombre de Herri Batasuna, fue recibido en La Zarzuela. Otro portavoz proetarra, Mikel Errekondo, acudió al encuentro con el Rey en su ronda con todos los grupos presentes en el Congreso para designar al candidato a la presidencia del Gobierno. El gesto serio de Don Juan Carlos fue el debido cuando los deberes del cargo obligan a tener delante a una persona que aún ayer fue incapaz de condenar a ETA y sus asesinatos.

Obviamente, de Amaiur no se puede esperar nada bueno para la democracia y la libertad, porque su proyecto totalitario es el de los terroristas. Que Errekondo pusiera en boca del Rey palabras de apoyo a la aspiración de Amaiur de contar con grupo parlamentario es una tropelía propia de quien está acostumbrado a burlarse de los usos institucionales y democráticos. En este caso, la Ley es también la respuesta a la intención de formar grupo. La Mesa del Congreso contó ayer con argumentos más que suficientes para rechazar la petición de Amaiur. La norma es clara. Para alcanzarlo hacen falta al menos cinco diputados, como tiene Amaiur, pero también se requiere lograr el 5% de votos a nivel nacional o el 15% en cada una de las circunscripciones en las que se ha concurrido.

La coalición proetarra superó con creces el 15% de los votos en las tres provincias vascas, pero en Navarra se quedó en el 14,86%. Que no salve este escollo es una noticia más que positiva. Amaiur como grupo supone un riesgo elevado a la enésima potencia, pues, por ejemplo, accedería a la Comisión de Secretos Oficiales, además de contar con una importante financiación pública y otras ventajas añadidas para minar precisamente las instituciones de las que se beneficia. Que ETA ocupe escaños en el Parlamento es ya un grave quebranto para la libertad y la seguridad. El futuro obliga a mantener la guardia alta y a que todo el peso de la Ley caiga sobre los terroristas y sus acólitos hasta la derrota definitiva. Es una cuestión de justicia y un imperativo legal.

Amaiur, desafío a la nación española
Ricardo Chamorro www.elsemanaldigital.com 16 Diciembre 2011

Amaiur, además del nombre de la nueva Herri Batasuna, es la denominación de una batalla culmen de una guerra civil entre navarros.

Tal es el título de la charla que llevara a cabo Santiago Abascal el próximo jueves 22 de diciembre, a las 20:15 (Museo López Villaseñor) en Ciudad Real, en la presentación de la Fundación DENAES.

Amaiur, además del nombre de la nueva Herri Batasuna, es la denominación de una batalla culmen de una guerra civil entre navarros, unos a favor del pacto con Francia y otros que querían la incorporación a Castilla o mejor dicho desligarse de Francia jurando lealtad a Castilla incorporándose plenamente al proyecto hispánico frente al francés.

Mientras las tres provincias vascas hacía tiempo que habían ensamblado su pacto con Castilla, precisamente buscando apoyo frente al poder navarro y francés, el Reino de Navarra a pesar de ser parte fundamental en la reconquista de la antigua Hispania, busco apoyos en Francia frente al poder militar y político del Reino de Castilla. La guerra civil entre los que apoyaban la alianza con Francia (Agramonteses) y los que apoyaban la unión con Castilla (Beamonteses) pasa por la batalla de Noain o Amaiur hasta la toma definitiva de Fuenterrabia en 1524. Los Beamonteses eran mayoría del pueblo navarro y aprovecharon la excomunión por el Papa de los reyes navarros, debido a la alianza de estos con el rey de Francia Luis XII, para apoyar la entrada de Fernando el católico en 1512 en Navarra apoyado por las huestes guipuzcoanas, vizcaínas y alavesas. Francia se apoya en los agramonteses para en 1521 invadir Navarra llegando a conquistar Pamplona para su país, sin proclamar si quiera a la dinastía Albret como reyes. Finalmente el emperador Carlos derroto a Francia devolviendo a vascos y navarros su libertad en España frente a la amenaza francesa.

Esto lo cuenta magistralmente el navarro Pascual Tamburri en su artículo"La batalla que España gano, Francia perdió y los abetzales lloran"
En aquella época una minoría compuesta por aristócratas con intereses en Francia y alejados de la verdadera identidad de Navarra, trataron en Amaiur de transformar la realidad que de hecho existía en la sociedad Navarra, frenando su incorporación plena al proyecto hispánico, para ofrecerse a intereses extranjeros que solo beneficiaban los privilegios de unos pocos. Los tergiversadores nacionalistas de la identidad dicen que en dicha batalla Navarra, el Estado de los vascos, perdió su independencia. Teniendo en cuenta que San Ignacio de Loyola lucho contra los resistentes de Amaiur imagino que muchos nacionalistas jesuíticos tendrán un grave problema existencial ante la anterior interpretación histórica.

Hoy Amaiur toma el nombre de esa batalla de España contra Francia, para denominar a un partido, brazo político de un nacionalismo genocida, que a base de muertes, mentiras y coacción han transformado la sociedad vasca y parte de Navarra. Amaiur forma parte del imaginario enloquecido que creo Sabino Arana y esa enorme mentira, no combatida decididamente por los responsables políticos, ha dado lugar a que hoy nos encontremos con los defensores del grupo terrorista ETA en el parlamento español prometiendo por imperativo legal la constitución española. Amaiur vuelve a convertirse, como en el siglo XVI, en un desafío para la nación española, que de una vez por todas debe aplastar con la verdad las locuras y el dolor que el nacionalismo etarra, alimentado por intereses oscuros, han producido en el pueblo español y en la identidad de esas regiones españolas.

La Fundación Denaes ha redactado un manifiesto titulado ¡NO ES ESTO! ¡NO ES ESTO! en el que se quiere plasmar la decepción ante el circo en el que quieren convertir el congreso de los diputados, máxima representación de la soberanía nacional española, a través del acceso al mismo de gentes que desprecian las instituciones así como la propia existencia de la nación española. Hoy que hasta Zapatero reniega de sus palabras discutiendo la idea de España, afirmando taxativamente la existencia de la nación española, es tiempo de que los representantes políticos que creen en la nación española se comprometan frente al terror y la sin razón, la nación española es un proyecto ajeno a ideologías y por lo tanto debe ser compromiso de cualquier político serio de izquierda a derecha. Los libros de Jesús Lainz son una buena herramienta para luchar con argumentos contra las mentiras nacionalistas.

Para terminar quiero mostrar mi adhesión al manifiesto de DENAES reproduciendo parte del mismo en este articulo.

NO ES ESTO, NO ES ESTO.
La presencia de los promotores del terrorismo en el Congreso de los Diputados y en el Senado es un hecho que, -jurídica y políticamente,- no tiene parangón en las naciones de nuestro entorno, y que hiere a la sociedad española en lo más hondo de sus convicciones. Un hecho que, además, lastima nuevamente a las víctimas del terrorismo.

Por ello, como ciudadanos españoles, queremos manifestar:
1º/ Porque SI creemos en la Libertad y en el pluralismo político, NO aceptamos que ninguno de los representantes de la Nación Española puedan ser portavoces de ideologías totalitarias que atentan contra la libertad individual y los derechos fundamentales de los españoles.

2º/ Porque SI creemos en la Justicia, NO aceptamos que los recadistas de los asesinos de casi un millar de españoles nos representen, provocando que la Justicia quede desterrada de la vida política española al situar al mismo nivel a los defensores del terror secesionista con el resto de diputados españoles.

3º/ Porque SI creemos en la Igualdad, NO aceptamos que los portadores de delirantes ideologías excluyentes y esencialistas puedan representar al conjunto de la Nación española.

4º/ Porque SI creemos en la indisoluble unidad social, política, histórica y territorial de la Nación española, -que es fundamento de nuestra Constitución-, NO aceptamos que puedan ocupar un escaño en el parlamento nacional aquellos que destilan tanto odio contra la Nación, y que actúan sin descanso, e ilegítimamente, con el proyecto de destruirla.

5º/ Y porque SI creemos en la democracia española, NO aceptamos que los delegados de los asesinos fraticidas se infiltren en nuestras instituciones, poniendo en gravísimo peligro a la propia democracia española.

En definitiva, porque NO aceptamos que se vulnere nuestro DERECHO A LA UNIDAD DE ESPAÑA, solicitamos a todos los ciudadanos que vuelvan a entonar un rotundo NO ES ESTO, NO ES ESTO.

Amaiur o de la Política (Tribunal Constitucional) contra la Justicia (Tribunal Supremo).
La derrota de la democracia y de la separación de poderes
Manuel Luaces Periodista Digital 16 Diciembre 2011

El republicano y orteguiano aldabonazo "¡No es esto, no es esto!" ha vuelto a escucharse, por desgracia, en el escenario de patente miseria moral de la política española. La Fundación DENAES -para la defensa de la nación española- acaba de publicar un manifiesto en el que rechaza con rigor y dureza la presencia de Amaiur en las Cortes. También UPyD pidió ayer la ilegalización de la coalición abertzale. Mariano Rajoy, el hombre tranquilo pero sin arrebatos homéricos, replicó que pedirá la ilegalización si la Abogacía y el Fiscal General del Estado encuentran datos suficientes para que la propuesta tenga éxito. Sin embargo, Rubalcaba, heredero de Zp y de sí mismo, germen patógeno en el interior del PSOE, dice que la petición de Rosa Díez es un disparate.

DENAES, sin complejos paralizantes ni miedo escénico, acusa a los miembros de Amaiur de ser "promotores del terrorismo" y "defensores de ETA". Además, afirma que la presencia de Amaiur en las Cortes, sin parangón en las naciones de nuestro entorno, "otorga una apariencia de legitimidad [...] a los medios terroristas y criminales utilizados durante casi medio siglo por la banda asesina".

La respuesta de Rubalcaba, un número uno perdedor, un okupa de Ferraz, un falso Fouché, a Rosa Díez no pudo ser más paradójica. El político socialista, denigrado en las páginas de El País un día sí y al siguiente también, dijo sorprendentemente que "sabe que los tribunales no le darían la razón".

Sin embargo, el Poder Judicial ya le dio la razón a Rosa Díez cuando ilegalizó las listas de Bildu (o sea, Amaiur) por ser un "mero testaferro de ETA", por estar "auspiciada por la misma ETA" y porque su objetivo es "permitir el acceso de Batasuna/ETA a las instituciones representativas". Ahí es nada.

Y dicho esto no podemos dejar de apuntar un dato necesario y clarificador. El Tribunal Supremo forma parte del Poder Judicial. El Tribunal Constitucional no. Y fue precisamente este órgano político, ente enfermo de sectarismo, el que decidió declarar la nulidad de la sentencia del Tribunal Supremo convirtiendo la separación de poderes -pilar fundamental de la democracia- en un juguete roto y abandonado.

Es triste observar, con impotencia, cómo por los intersticios de la democracia, por los resquicios legales, por las soluciones de continuidad del sentido común, se cuelan en las Cortes los amigos de ETA. Utilizan la escalera democrática para auparse a nuestro sistema pero con el único fin de derribarlo: no aceptan la Constitución y no aceptan la existencia de la nación española (muchos olvidan el propio texto de la Constitución; por ejemplo el artículo 2 que afirma sin ambages, como la Constitución republicana, "la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles").

En fin, lo peor de todo, lo más doloroso e incomprensible, es que sólo adornándonos con anteojeras, no queriendo ver la realidad o dándole la espalda, podemos negar que la sociedad vasca legitima a Amaiur. Esto es innegable. Los vascos y las vascas los han puesto en el Congreso. Sí, estábamos equivocados, después de todo eran vascos.

nota a pie de página: resulta curioso que ante la decisión de la Mesa del Congreso de que Amaiur no tenga grupo parlamentario propio sus miembros hayan dicho que se trata de una decisión política (por oposición a una decisión de los servicios jurídicos).

segunda nota a pie de página: la legitimidad se obtiene a través de las urnas pero los ciudadanos, en ocasiones, votan por Hitler o por Chávez (el primero usó la escalera democrática para luego derribarla; el segundo intentó en un principio un golpe de Estado -no uno sino dos- contra un presidente socialista -Carlos Andrés Pérez- y luego acabó recurriendo a la escalera democrática para luego derribarla).

Los cimientos de nuestra conciencia
HERMANN TERTSCH ABC  16 Diciembre 2011

COMPRENDO que quienes viven para sobrevivir lo mejor posible y su única obsesión es la acumulación de bienestar o al menos comodidad, se sientan molestos ante impertinentes exhortos a la conciencia. Si de lo que se trata es de ir trampeando y adaptar la vida propia y la del país a las sendas de la mínima resistencia y molestia toda irrupción de condicionamientos como el respeto a ciertos valores supone un incordio cuando no un serio trastorno. A evitarse o ignorarse a toda costa. Pero en los momentos difíciles queda claro que quien no tenga unos cimientos de valores para su conciencia, no sabe respetarse a sí mismo y pierde anclaje. Y queda a merced de vaivenes y voluntades ajenas, violencias y caprichos externos.

Para respetarnos a nosotros mismos no deberían pasar cosas en España como la ayer acontecida en la Audiencia. Allí se suspendió a media mañana un juicio. Se iba a juzgar a los dos etarras responsables del atentado contra la casa cuartel de Santa Pola. La bomba mató a un hombre, Cecilio Gallego, y a una niña de seis años, Silvia Martinez Santiago. El atentado fue en agosto del 2002. ¿Se acuerdan? Los padres de la niña sí. Han esperado al juicio nueve años y medio interminables.

Esta mañana los 63 testigos ya habían pasado todos ellos los penosos trámites y la larga espera en la calle para el juicio. Habían llegado, como otros que querían expresar su cariño a las familias, de todos los puntos de España. En viajes largos, con los consiguientes gastos, siempre excesivos para familias humildes. Y a media mañana les dijeron que el furgón que iba a recoger al preso etarra en Alcalá meco se había averiado. Y que no habría juicio.

En este país desarrollado, del Primer Mundo, no hubo otro furgón policial para recoger al preso. En Madrid, en el 2011. Un coche para recoger a 25 kilómetros a un preso. Para una cita vital para unos españoles de bien, víctimas inocentes. Para el juicio del asesino. Para un juicio cuyo fin máximo es esa mínima compensación a una madre por el infinito dolor de perder a su hija de seis años. Toñi Santiago, la madre, tiene que volver a esperar. No se sabe hasta cuándo.

Ayer estuve con Toñi junto a la Audiencia. Estaba desencajada. No se cree ya nada. No se cree el motivo expuesto de la avería. No había familiares de los terroristas como siempre. ¿Les habían avisado a ellos de que no habría juicio? ¿Sabían algunos que no se celebraría? Sospecha Toñi que a muchos no les convenía el juicio de ayer. Que coincidía con la triunfal entrada de Amaiur, el partido de los asesinos de su hija, en el Congreso de los Diputados. Quizás se equivoque, pero piensa que no querían que hubiera imágenes de los asesinos de una niña el mismo día en que el Rey tenía que recibir en Zarzuela a sus cómplices. El propio Rey pasó un mal trago ayer. Bien se lo dejó notar.

Pero aquí está Amaiur, sentada en el Congreso de los Diputados, sin jamás haber condenado a los asesinos de la pequeña Silvia. Nuestra conciencia debía conmoverse cuando a las víctimas se las trata sin respeto y los asesinos y sus cómplices pisan moqueta y visitan palacios. La responsabilidad histórica de esta sangrante anomalía la tienen sin duda el aún hoy presidente en funciones, Zapatero, y el Tribunal Constitucional de Pascual Sala. Pero nada nos respetamos los demás si ignoramos el dolor de Toñi. Y no vemos la abismal anomalía. Sin esos cimientos estamos, como se ha visto, a merced de los peores.

CiU
759
Maite Nolla Libertad Digital 16 Diciembre 2011

"Decir o manifestar lo contrario de lo que se sabe, cree o piensa"; vaya, mentir. A lo que yo añado, "con intención de engañar". Es mentira que el Estado tenga una deuda de 759 millones con la Generalitat de Cataluña. Y es mentira que la Generalitat no pueda pagar las nóminas de sus funcionarios y empleados públicos en general porque el Estado no pague esos 759 millones. El problema es que no estamos ante una soflama electoral, ni ante una corriente de opinión: estamos ante un Gobierno que utiliza la mentira como principio de actuación política. ¿Para qué? ¿Para que los funcionarios invadan Monzón o Teruel y tomen rehenes hasta que España pague? Pues no, simplemente para que los que vivimos en Cataluña liberemos de toda responsabilidad a nuestro Gobierno autonómico; perdón, nacional. La culpa es del PSOE que no paga lo que prometió, y del PP que no pagará lo que prometió el PSOE.

Porque ése es el origen de esta patraña: las promesas de Zapatero. Las promesas y las concreciones. El Estatut no era una simple declaración de intenciones, con manifiestos políticos como que una ley diga que un parlamento dice que Cataluña es una nación. El Estatut era dinero. Y llegó un momento en el que se acabó, pese a los esfuerzos de Zapatero, que se había comprometido a todo y a más. Por fortuna, la providencia y la legislación impiden que las promesas alocadas de Zapatero se conviertan en deudas jurídicamente exigibles. Menos aún después de la sentencia sobre el Estatut que vino a decir eso, más finamente. De todas formas, si quieren una información más pormenorizada, les recomiendo el artículo de Francesc de Carreras publicado esta semana en La Vanguardia.

La segunda parte del embuste es que si en su desvarío Zapatero hubiera comprometido esa cantidad, los famosos 759 millones están para pagar infraestructuras, no nóminas. Si la Generalitat no tiene dinero para pagar las nóminas será por otra cosa, pero no por esto. Relacionar directamente los supuestos 759 millones de la inversión en infraestructuras con el retraso en el pago de las nóminas –y con su impago– es mentira, por si no se lo había dicho ya, y supone reconocer que el dinero, que cuando se aprobaron los presupuestos estaba previsto para pagar las nóminas de diciembre, se ha esfumado o lo han esfumado.

Si es verdad que Rajoy ha escogido a CiU como socio preferente, lo primero que debe hacer es ponerles freno y aprender. Si así tratan a Zapatero, que les llevó a lo máximo y que les dio un Estatuto para el que no estaban preparados y con el que no habían ni soñado, que sepa Rajoy que estos ingratos no serán mucho más cariñosos con él cuando la derecha ya no les sirva.

Periodista Digital entrevista a Jesús Laínz autor de Desde Santurce a Bizancio
Presenta en PD 'Desde Santurce a Bizancio: el poder nacionalizador de las palabras' (Ed. Encuentro)
Jesús Laínz: "Muchos nacionalistas preferirían dejar de comer antes que dejar desmontar las embajadas catalanas o vascas en el extranjero"
"La izquierda española ha hecho el trabajo de destruir la conciencia nacional española"
Luis Balcarce, Periodista Digital 16 Diciembre 2011

'Bizkaia, Gipuzkoa y Araba' son el último trofeo de la manipulación nacionalista conseguido por el PNV en pago a sus bajadas de pantalones con Zapatero. De esta y otras tentaciones totalitarias habla el último libro del ensayista Jesús Laínz 'Desde Santurce a Bizancio: el poder nacionalizador de las palabras' (Ed. Encuentro) donde demuestra la gran fuerza simbólica de las toponimias:

"En España los nacionalistas consideran que hay que marcar el territorio. Y para ello, nada mejor que la toponimia"
"Quien controla la lengua, controla el factor nacionalizador. Durante mucho tiempo los nacionalistas se aferraron a la cuestión de la historia, pero si han dado cuenta que el poder de convicción de las masas de la lengua es mayor. Por ello insisten en la lengua como factor de nacionalizador e incomunicación".

Natural de Santander (1965), el autor de 'Adiós, España. Verdad y mentira de los nacionalismos', 'La nación falsificada' y 'España desquiciada' demuestra como la ingeniería lingüística que han aplicado tanto los gobiernos como los gobernados a los largo de los dos últimos siglos como herramienta predilecta para las megalomanías identitarias.

Laínz reconoce el buen trabajo de los nacionalismos para conseguir la secesión, pero además de eso, hay otros culpables, que serían la izquierda y la derecha.

La izquierda española ha hecho el trabajo de destruir la conciencia nacional española, mientras la derecha deja hacer, como siempre. No se entera de las cosas. Creen que con gestionar bien, se gobierna bien.

Se ha conseguido inculcar un odio en España en gente que no es separatista. Ha tenido que salir Bono a decir la perogrullada de que la izquierda española tiene que empezar a decir ‘Viva España'. Es una barbaridad que haya tenido que decir eso. Que el partido que representa a la mitad de los españoles tenga ese complejo antiespañol es tan grave como el hecho de que exista separatismo.

De aquí a unos pocos años, viviremos una situación de crisis verdaderamente grave, con un órdago de independencia.
El escritor no duda en comparar el nacionalismo vasco y la figura de Sabino Arana con la exitosa literatura de Tolkien, para bautizar la ideología del PNV como 'El Señor de los anillos vascos':

Es una nación inventada, con una historia inventada, con unos enemigos inventados, con una lengua inventada, el neo-vascuense, de bandera inventada y de nombres inventados.

Laínz entiende que se debe acabar con el mito de la represión lingüística vivida durante la dictadura franquista pues "se comete la falsificación de confundir la no oficialidad con persecución".

En ese período sólo existió una lengua oficial, como ha ocurrido en Francia durante todo el régimen democrático, pero se publicaron decenas de miles de libros en todas las lenguas regionales.

EL CHOLLO DEL NACIONALISMO LINGÜÍSTICO
Durante décadas se ha gastado riadas de dinero en embajadas catalanas en el extranjero, en selecciones deportivas... en tótems identitarios absolutamente inútiles, mientras hay listas de espera en hospitales.

La inmoralidad de gastar el dinero que no se tiene, en tonterías como estas en lugar de hacerlo en el bienestar de los ciudadanos , me parece criminal. Y de esto pecan todos los partidos políticos. Sería una pena que tuviera que ser la economía la que obligara a recuperar el sentido común.

Aunque seguramente muchos nacionalistas preferirían dejar de comer antes que dejar desmontar las embajadas catalanas o vascas en el extranjero.

Con la colaboración de Juande Prado.
 



Recortes de Prensa   Página Inicial