AGLI

Recortes de Prensa   Sábado 17 Diciembre 2011

 

La insostenible carrera de la deuda
Editorial www.gaceta.es 17 Diciembre 2011

La deuda de las Administraciones Públicas ha crecido casi un 15% en un año, hasta los 706.340 millones acumulados al cierre del tercer trimestre de 2011, cifra que representa el 66% del Producto Interior Bruto (PIB), seis puntos por encima del límite del 60% fijado por el pacto de estabilidad de la Unión Europea. Pero si el crecimiento de la deuda pública es preocupante, lo es aún más el del endeudamiento autonómico, que bate en cada ejercicio récords históricos y, además, a un ritmo muy superior al de la deuda estatal. En concreto, las comunidades autónomas españolas acumulaban en septiembre una deuda de 135.151 millones, lo que supone un aumento interanual del 22%. La ratio de deuda sobre el PIB alcanzó el 12,6%, frente al 10,6% de hace un año. De esta manera, la deuda de las comunidades mantiene la tendencia al alza y marca un nuevo máximo de toda la serie histórica del Banco de España.

El dato no es en sí mismo preocupante, ya que la ratio de deuda se mantiene aún por debajo de la media europea, que se estima en un 82% para el conjunto de la UE, y muy distante de la de Grecia (162,8%), Italia (120%) Irlanda (108%) Portugal (101%) o Bélgica (97%), e incluso inferior a las de Alemania, Reino Unido y Francia, que se mueven entre el 81% y el 85% de su PIB. Lo que es verdaderamente preocupante es la velocidad a la que crece: en la última legislatura bajo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero la deuda ha pasado de representar el 40% del PIB español a casi el 70% con que cerrará 2011. Y la tendencia es creciente: según las previsiones de la Comisión Europea la deuda pública española alcanzará el 74% en 2012 y un guarismo próximo al 80% en 2013.

Y la culpa de esta sangría es de los políticos manirrotos que nos han gobernado en los últimos cuatro años. Porque son ellos los que, endeudándose alegremente y viviendo muy por encima de sus posibilidades, han desencadenado la crisis de la deuda soberana, que no es otra cosa que una crisis de confianza de los mercados en que los Estados sean capaces de devolver lo que han recibido en préstamo. En estos años, los Gobiernos central y autonómicos, en lugar de acometer las reformas necesarias para reactivar nuestra mortecina economía y de introducir drásticos recortes en el gasto público, se han dedicado a gastar el dinero que no tenían y a reclamar, como ha hecho en reiteradas ocasiones la ministra de Economía, Elena Salgado, que el Banco Central Europeo (BCE) monetizara nuestra deuda comprando los bonos españoles que los inversores privados no aceptan si no es con una elevadísima prima de riesgo.

Todo este cúmulo de despropósitos se ha debido fundamentalmente a la implantación de políticas keynesianas fiscalmente irresponsables de los Ejecutivos socialistas. Existe todavía una posibilidad de evitar la sangría, y esta pasa necesariamente por un programa de ajuste urgente que aminore drásticamente el gasto público, de manera que el Gobierno no precise pedir prestado fuera lo que no ingresa en casa. Para este ajuste no basta con la estabilidad presupuestaria y el techo en el gasto público, sino que implicará reformas de mucho mayor calado destinadas a liberalizar los mercados domésticos como el laboral, así como racionalizar de una vez por todas los onerosos e insostenibles Estados del bienestar y de las autonomías. Esta es la descomunal tarea que va a tener que afrontar Mariano Rajoy para devolver las cosas a su sitio y poder recuperar la senda del crecimiento y de la creación de empleo. Y para ello habrá que hacer severos ajustes porque, como reconoce Rajoy, “la situación es muy difícil y habrá que tomar medidas que no serán gratas”.

Hay que cerrar el grifo
Editorial La Razón 17 Diciembre 2011

Los informes trimestrales del Banco de España sobre el endeudamiento de las administraciones públicas ofrecen una fotografía fija en los últimos años que deja en evidencia a una parte de la gestión pública, especialmente de los entes regionales. El del tercer trimestre de 2011 no ha sido una excepción, si bien en relación con el trimestre anterior permite alguna lectura más esperanzadora tras una moderación en la subida que parece recoger ya los efectos de las políticas de contención de los gobiernos populares. Pese a todo, la deuda de las comunidades marcó un nuevo máximo histórico. Las autonomías acumularon un agujero de 135.151 millones de euros, lo que supone un aumento del 22% en comparación con el mismo periodo del año anterior, aunque sólo un 1,4 por ciento más en términos intertrimestrales. El compromiso de estabilidad presupuestaria de los nuevos gobiernos, plasmado en duros planes de ajuste, ha provocado una corrección aún leve, pero significativa si se tiene en cuenta que esta secuencia de gasto viene de lejos y parecía formar parte del ADN del estado autonómico. Hasta el punto de que se intentaron salvar los límites impuestos a la deuda mediante cambalaches como financiarse de forma incontrolada a través de entidades públicas, especialmente entre los años 2007 y 2010, con números rojos casi incontrolables.

La deuda del conjunto de las administraciones públicas ascendía a 30 de septiembre a 706.340 millones de euros, casi un 15% más que un año antes, pero sólo un 0,5% superior respecto al anterior trimestre, lo que equivale al 66% del PIB. A tres meses del final del año parece imposible que España no sobrepase el límite del 60% fijado por la UE, y que se sumaría al incumplimiento en déficit público. El desfase en las cuentas públicas perjudica la confianza de la que España no anda sobrada. Y esto tiene que cambiar con celeridad. Rajoy se ha comprometido con Europa a una estricta disciplina fiscal y estamos convencidos de que pondrá los medios para ello. La voluntad de la mayoría de los mandatarios autonómicos es no gastar más de lo que se ingresa y los esfuerzos en este terreno, que recoge el práctico estancamiento en el tercer trimestre, deben ser mayores. La herencia recibida, agravada por la deuda oculta socialista, ha empujado a las comunidades a encrucijadas casi imposibles, pero es preciso entender que si no se cierra el grifo de una vez, la inundación terminará por ahogarnos a todos. La regla de oro del equilibrio presupuestario incluida en la Constitución, que dará paso a leyes de estabilidad, es fundamental. Como en Europa, hay que partir de la convicción de que los incumplidores no pueden tener el mismo trato que los estrictos y rigurosos. La disciplina férrea es un seguro y un salvavidas para todos.

La hora de la verdad: medidas económicas de naturaleza política
Luis Rueda Libertad Digital 17 Diciembre 2011

Solo se habla de medidas. El cambio de Gobierno que nos viene, trae un solo tema en los medios de información y en la prensa; no hay debate de televisión, radio, tertulia o foro de opinión política o económica donde no se hable o especule sobre las medidas; esas que van a ser la solución de nuestros problemas, especialmente el de la crisis.

Recortes en las Administraciones, límites del gasto público y en los presupuestos de las entidades territoriales y locales –Comunidades Autónomas y Ayuntamientos– son las medidas más urgentes que, junto con las que nos vienen indicadas de Europa, tales como la reforma del mercado laboral y el ajuste del déficit público, ocuparán de forma inmediata las labores del Gobierno. No obstante, el catálogo de medidas que se han de afrontar, resulta ahora sabido por todos; no hay nadie que se sorprenda de cuáles son las directrices que había que tomar, ya que todo el mundo las conocía; por lo que nos planteamos si el problema no es el de las medidas que se han de tomar, sino el de cómo aplicarlas. Resulta que esto último no es economía, sino política.

Lo cierto es que los mercados vigilarán y valorarán lo que haga el Gobierno en los primeros días –sin tan siquiera llegar a los respetuosos primeros cien–, y especialmente el ritmo a que lo haga, que ha sido el error de sus antecesores; ya no se cree en promesas, ni vale la confianza o la credibilidad, solo se esperan y admiten los hechos. Ha llegado la hora de la verdad, de las políticas de la eficacia y de las medidas de auténtico ajuste. Como no cabe la devaluación de la moneda –recurso de antaño con la vieja peseta– se producirá una devaluación interna de nuestro trabajo y esfuerzos: trabajar más y mejor, y por menos precio. Se trata de la dura competitividad.

Las cuestiones más álgidas son las de cómo acometer una política fiscal de derechas, –tradicionalmente de bajada de impuestos– con la necesidad impuesta por Europa de recabar más fondos para reducir el déficit y el endeudamiento del Estado; se trata de la misma Europa que nos obliga a la reducción de la inversión para limitar el gasto público. Los salarios son otro de los focos de conflicto, porque la tan usada solución de reducir los que corresponden a los funcionarios públicos nos aboca a cuestionar qué ocurre con los del sector privado. Por último, el gran problema financiero de los activos contaminados –en nuestro caso, especialmente la inversión inmobiliaria– , que la mayor parte de los analistas resuelve con la creación de un "banco malo"; quién financie ese banco será, en el caso de adoptar esa solución, el nudo gordiano que llevará al éxito o fracaso de la medida adoptada; si al final es un gasto público, volveremos al mismo problema.

Una vez se encaucen las medidas urgentes, se podrá emprender la reestructuración de otros campos de la economía nacional: sector financiero, reforma fiscal y, la esperada desde hace tiempo, de algunos puntos del bloque constitucional –especialmente la ley electoral y la reforma o reconsideración del Senado–. Pero todas estas reformas necesitan de voluntad política y acuerdos que no serán posibles en muchos casos sin el consenso; la política educativa, la de innovación, reforma del Senado y, sobre todo, un auténtico y serio Plan Energético Nacional exigen el consenso entre los partidos mayoritarios.

La constante confrontación entre los partidos del Gobierno y de la oposición constituye la asignatura pendiente de la clase política española, y ha hecho de la vida política una guerra de desgaste –con beneficio importante para los nacionalistas– en vez de resolver lo conveniente para el interés general. Esta situación ha producido los últimos años el bloqueo de numerosas decisiones con el perjuicio correspondiente para la sociedad española; la falta de renovación del Tribunal Constitucional, o la elección del Director General de Radiotelevisión Española, han concitado las posturas más estáticas que se conocen en el marco constitucional; la confrontación partidista ha hecho irrespirable el clima político. La superación de esa confrontación y la voluntad política de hacer bien las cosas, facilitará la adopción de las medidas estructurales mencionadas incluso, si fuere necesario, llegando a pactos de Estado.

Este es el gran reto de la clase política: evitar la confrontación, lograr el consenso para las grandes decisiones de interés nacional y conseguir el cambio político que clama la sociedad española.

Votar desde el «exilio»
Editorial ABC  17 Diciembre 2011

AUNQUE los datos varían según las distintas fuentes, los cálculos más solventes estiman que al menos 125.000 (algunos elevan la cifra hasta 200.000) ciudadanos han abandonado el País Vasco en los últimos años como consecuencia de las amenazas y persecuciones de ETA y sus secuaces. Se trata de un exilio en toda regla, a pesar del manto de silencio que se extiende en las instancias oficiales del Gobierno vasco sobre una de las consecuencias directas del terrorismo y la violencia. Miles y miles de personas han preferido rehacer su vida en otras regiones españolas, a costa muchas veces de grandes sacrificios económicos y profesionales. El ambiente social asfixiante y opresivo contra los «disidentes» del nacionalismo es una característica propia del totalitarismo. Por desgracia, vivir, opinar y votar libremente en el País Vasco no está desde hace años al alcance de muchos ciudadanos, que buscan aires de libertad lejos de su tierra.

Dadas las circunstancias, merece una valoración muy positiva la propuesta expresada por Antonio Basagoiti en sede parlamentaria para que los exiliados puedan ejercer el derecho al voto en su lugar de origen. El resultado electoral en las circunscripciones del País Vasco queda siempre falseado por la realidad inaceptable de esa falta de libertad. Como es obvio, si alguna vez el nacionalismo consiguiera imponer la celebración de un referéndum contaría con una ventaja intolerable. Obligados a instalarse lejos del distrito electoral que les corresponde por razones sociológicas y jurídicas, la facultad de votar en el País Vasco sería una reparación necesaria para paliar en parte las dolorosas consecuencias de un exilio forzado.

La iniciativa del PP vasco requiere una modificación de la Ley Electoral que, a escala nacional, debe aprobarse por mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados, aunque para las elecciones autonómicas habría de contar con mayoría en el Parlamento de Vitoria. Está claro que el PSOE debe pensar cuál ha de ser su actitud ante una propuesta que marca las diferencias entre una posición constitucionalista y otra complaciente ante las reivindicaciones radicales. El sufragio universal, igual, libre, directo y secreto es una exigencia elemental en una democracia constitucional que, hasta ahora, no se cumple plenamente en el País Vasco.

El verdadero enemigo del PSOE
EDITORIAL Libertad Digital 17 Diciembre 2011

No parece difícil distinguir entre meros rivales políticos y enemigos declarados de la democracia. Sin embargo, desde hace años el PSOE parece incapaz de hacer esa mínima diferenciación. De hecho, partidos situados completamente fuera de las instituciones han recibido todo el cariño, cuando no el apoyo indisimulado, de los socialistas, mientras que a formaciones como el PP o UPyD prefiere responsabilizarlas de las mayores barbaridades.

Esta actitud empezó a hacerse pública y notoria con el desastre del Prestige y se profundizó con las algaradas a propósito de la guerra de Irak, durante las cuales los insultos e incluso los ataques físicos contra sedes y militantes se convirtieron en el pan nuestro de cada día, con los dirigentes socialistas y sus terminales mediáticas mirando para otro lado, cuando no alentando directamente los asaltos. El paroxismo llegó durante la jornada de reflexión del 13 de marzo, con la izquierda acusando al PP de poco menos que de ser responsable de los asesinatos.

Se podía pensar que semejante radicalización se debía al hecho de estar en la oposición y que, tras llegar al Gobierno, se calmarían y volverían a la sensatez. Fue al contrario. Zapatero y los suyos emplearon el poder para dividir a los españoles entre los buenos, ellos, y los malos, el PP. Buena parte de las leyes e iniciativas políticas del zapaterismo han tenido este objetivo, llegando el PSOE a pactar con el diablo con tal de mantener al PP dentro de lo que se calificó como "cordón sanitario". La negativa de los populares a que se produjeran cesiones políticas a los terroristas a cambio de que dejaran de matar fue contestada con la calificación de enemigos de la paz.

Naturalmente, un partido que defienda la unidad de España dirigido por una disidente del PSOE no podía quedarse fuera de este amplio abanico de injurias. Así, UPyD no tardó mucho en quedar incluida en el grupo de enemigos de los socialistas, del que pronto salieron "hombres de paz" como Otegi o De Juana Chaos. De ahí que Patxi López, alumno aventajado del zapaterismo, haya llegado este viernes a acusar a UPyD de preferir una ETA fuera de la democracia, es decir, matando.

UPyD defiende simplemente que no se debe permitir que Bildu, Amaiur o cualesquiera otros disfraces de los representantes políticos de los terroristas entren en las instituciones cuando ETA aún no se ha disuelto ni entregado las armas. Legalizar de la manera en que se ha hecho a Bildu y Amaiur no supone, como pretende hacernos creer López, la integración de ETA en la vida democrática, sino la perversión de la misma permitiendo a sus enemigos prosperar en ella sin renegar de la violencia ni pedir perdón a las víctimas. Las acusaciones del lehendakari, como las de sus compañeros durante los últimos años, parecen dejar claro que para el PSOE el verdadero enemigo no es ETA, sino quienes se oponen a los terroristas con más ferocidad. No es precisamente una medalla de la que sentirse orgulloso.

Para la historia: el voto de los eurodiputados españoles
Carlos Ruiz Miguel Periodista Digital 17 Diciembre 2011

Aquí está la relación de los votos en el Parlamento Europeo sobre el acuerdo pesquero de la UE con Marruecos. Este es el análisis del voto de los 54 eurodiputados españoles en la histórica votación del 14 de diciembre de 2011 que rechazó la prórroga del acuerdo pesquero de la UE con Marruecos expoliando el Sahara Occidental ocupado y dando a Marruecos más dinero del que la UE obtenía con la pesca en el territorio ocupado. Europa Press ha publicado los nombres de los 8 eurodiputados que han votado a favor de la legalidad internacional, pero aquí haré una relación más completa y detallada de esta votación histórica.

I. LOS NOMBRES PARA LA HISTORIA
Relación de eurodiputados españoles que han votado a favor del Sahara Occidental (8):
- del PSOE (2): Dolores García-Hierro Caraballo y Sergio Gutiérrez Prieto.
- del PP (1): Pablo Zalba Bildegain.
- de IU-Verts (2): Raúl Romeva i Rueda y Willy Meyer.
- de UPyD (1): Francisco Sosa Wagner.
- de CDC (1): Ramón Tremosa i Balcells.
- del PNV (1): Izaskun Bilbao Barandica.

Relación de eurodiputados españoles que han votado a favor de Marruecos (36):
- del PP (18): Pablo Arias Echevarría, Pilar Ayuso, Rosa Estarás Ferragut, Santiago Fisas Ayxela, Carmen Fraga Esévez, José Manuel García-Margallo, Salvador Garriga Polledo, Cristina Gutiérrez-Cortines, Esther Herranz García, Carlos Iturgaiz Angulo, Teresa Jiménez-Becerril, Verónica Lope Fontagné, Gabriel Mato Adrover, Jaime Mayor Oreja, Francisco José Millán Mon, Eva Ortiz Vilella, José Ignacio Salafranca y Alejo Vidal-Quadras.
- del PSOE (18): Josefa Andrés Barea, Inés Ayala Sender, María Badía i Cuchet, Alejandro Cercas, Ricardo Cortés Lastra, Iratxe García Pérez, Eider Gardiazábal Rubial, Enrique Guerrero Salom, María Irigoyen Pérez, Juan Fernando López Aguilar, Miguel Ángel Martínez Martínez, Antonio Masip Hidalgo, Emilio Menéndez del Valle, María Muñiz de Urquiza, Teresa Riera Madurell, Carmen Romero López, Antolín Sánchez Presedo, Luis Yáñez-Barnuevo García.

Relación de eurodiputados españoles que se han abstenido: NINGUNO.

Relación de eurodiputados españoles ausentes de la votación (9):
- del PP (4): Pilar del Castillo, Agustín Díaz de Mera, Luis de Grandes Pascual, Antonio López-Istúriz.
- del PSOE (2): Vicente M. Garcés Ramón, Andrés Perelló Gutiérrez.
- de UDC (1): Salvador Sedó i Alabart.

II. ANÁLISIS DE LOS VOTOS
- Los ocho eurodiputados que han votado a favor del Derecho Internacional merecen reconocimiento. No han hecho nada fuera de lo común. Sólo han hecho lo que espera de ellos un ciudadano en un Estado de Derecho: que apoyen la legalidad. Nada más. Pero nada menos.
Pero creo que son tres los que merecen un juicio aparte:
- Pablo Zalba Bildegain (PP),
- Dolores García-Hierro Caraballo (PSOE) y
- Sergio Gutiérrez Prieto.

Inicialmente escribí aquí el día 15 que tienen doble mérito, porque no sólo han votado a favor de la legalidad internacional sino que se han resistido a la brutal presión del llbby pro-marroquí en los grupos parlamentarios del PP y el PSOE.

Ahora gracias al comentario de un amable lector veo, asombrado, que los eurodiputados del PP y del PSOE que votaron a favor del Derecho Internacional dicen haberse "equivocado":

Fuentes socialistas han aclarado más tarde a Europa Press que el voto negativo de García-Hiero y Gutiérrez Prieto se ha debido a "un error" que ha sido "corregido", de modo que el grupo de socialistas españoles en la Eurocámara se ha pronunciado "en bloque" a favor de prorrogar el acuerdo de pesca.
También el eurodiputado Pablo Zalba se equivocó en este voto y "ya ha pedido la corrección del acta", según han informado fuentes del PP.

Si dije que tenían doble mérito, después de esto, me temo, tienen doble demérito.

- Ante la presión, brutal, del lobby pro-marroquí algunos eurodiputados han optado por no estar presentes en la votación. Algunos de ellos, conocidos por haber apoyado en el pasado la causa saharaui, como Antonio López-Istúriz (PP) y Andrés Perelló Gutiérrez (PSOE). Alguno de ellos, que no ha dudado en estar presentes en conferencias internacionales de apoyo a la causa saharaui, creo que debería haber sido tan valiente como lo han sido Pablo Zalba Bildegain (PP) y Dolores García-Hierro Caraballo (PSOE) y en lugar de "no estar" deberían haber estado y votado, claramente, NO a la violación de la legalidad internacional. Si han sido elegidos eurodiputados no es para "escurrir el bulto", sino para estar y votar, máxime cuando se han tenido que enfrentar a la votación más importante que ha habido jamás en el Parlamento Europeo en relación con la cuestión del Sahara Occidental.

- Penosa, vergonzosa, indigna, .... ha sido la posición de aquellos eurodiputados que en el pasado decían apoyar a la causa saharaui y ahora han votado a favor de violar el Derecho Internacional.

Podemos censurar, ciertamente, a aquellos eurodiputados que nunca ocultaron sus simpatías por el majzen ya sea en el PP (Carmen Fraga, Mayor Oreja, Carlos Iturgaiz, Francisco Millán, ...) como en el PSOE (Juan Fernando López Aguilar, Carmen Romero, Antolín Sánchez Presedo,Luis Yáñez-Barnuevo....).
Pero lo que me parece penoso, vergonzoso, indigno, ... es ver cómo eurodiputados a los que personalmente he escuchado apoyar su apoyo al respeto del Derecho Internacional y su apoyo a la causa saharaui... ahora han votado a favor de la violación de la legalidad internacional. Estoy pensando, por ejemplo, en la eurodiputada Iratxe García Pérez (PSOE) con quien estuve en Tifariti en la celebración del aniversario de la fundación de la República Saharaui en 2007, y en otros....

III. ANÉCDOTA
Como anécdota mencionaré que Jean Marie Le Pen, también votó a favor de Marruecos....
En honor a la verdad, nada sorprendente, pues Le Pen lleva años apoyando las posiciones del majzén...

¿Fallos técnicos?
25 años de manipulación socialista en Televisión Española
Itxu Díaz www.gaceta.es 17 Diciembre 2011

Desde el “Vota PSOE” en el gol de Butragueño en 1986 hasta el reciente anuncio del cierre de La Gaceta.

Torrespaña. 11:25 horas. Una joven redactora del área de Sociedad comienza la edición de unas imágenes para el telediario de las 15:00. La noticia recuerda que ha sido un año duro para la prensa, y menciona que varios medios de comunicación se han visto obligados a cerrar en los últimos meses. Aunque no cita a ninguno en concreto, las imágenes que está seleccionando sí muestran portadas de periódicos y logotipos de televisiones que han echado en el cierre durante 2011.

Una inadmisible chapuza
Entre las 11:25 y las 15:00, la pieza, registrada en el sistema bajo el nombre Periodistas, se reedita en numerosas ocasiones, “algo habitual en este tipo de trabajos”, según aseguran técnicos del ente público. La redactora ha decidido ilustrar la información con una sucesión de imágenes de apenas dos segundos de duración. Cada imagen corresponde a una cabecera desaparecida este año. A las 15:23 el montaje definitivo de la pieza queda registrado por última vez. Está terminada. Y a las 15:42, se emite en el telediario. La presentadora del informativo lee la noticia sobre la crisis en el sector de los medios, elaborada con motivo de la celebración de las elecciones en la Asociación de la Prensa de Madrid. Hacia el final de la información, su voz acompaña en pantalla a las imágenes preparadas por la redactora del telediario. Entre las portadas de periódicos cerrados aparecen Galicia Hoxe, Bahía de Cádiz y, sorpresa: La Gaceta, el diario del Grupo Intereconomía. En las siguientes imágenes aparecen otros medios clausurados como Xornal de Galicia, Tribuna de Salamanca, el canal Veo 7 o CNN+.

La pieza que anuncia el cierre de La Gaceta se emite también en redifusión en el Canal 24 horas de TVE, al tiempo que crece la polémica y comienzan las acusaciones de manipulación. Al fin, poco antes de la siete de la tarde, Televisión Española recibe una llamada de protesta de los responsables del diario de Intereconomía. Tan solo dos minutos después, la pieza queda de nuevo registrada en el sistema, eliminando de la portada del diario de Intereconomía de la ristra de medios clausurados. En el telediario de la noche, la noticia se emite sin la polémica imagen de la portada de La Gaceta. Televisión Española pide disculpas y achaca el error a una becaria. Tras la polémica desatada, el ente público emite una rectificación en el telediario y habla de un “fallo técnico” no intencionado. Otras fuentes del ente público matizan el “fallo” calificándolo de “chapuza inadmisible”.

Las sospechas de manipulación, que de inmediato sobrevolaron la televisión pública, no resultan casuales. La batalla viene de lejos. TVE mantiene un pulso con La Gaceta desde que su director de informativos, Fran Llorente, prohibiera la aparición de este diario en los resúmenes de prensa de sus programas. La Gaceta queda sistemáticamente excluida, a pesar de ser un diario nacional de creciente influencia, mientras que otros regionales o temáticos aparecen con frecuencia. De nada han servido hasta el momento las airadas protestas del Grupo Intereconomía y de numerosos lectores, por esta censura informativa en la televisión de todos los españoles.

Preguntado por el polémico error, el exjefe de Cultura de TVE José Antonio Pérez Piñar -uno de los represaliados por la actual dirección de la casa- se muestra escéptico en declaraciones a ALBA, y reconoce que no sería este “el primer caso de manipulación subliminal”. “Hemos visto demasiados ‘fallos técnicos’ y ‘errores de becarias’ durante los mandatos socialistas”, recuerda.

Gol de Sopena
Y es cierto. La historia de la televisión pública bajo mandatos socialistas está trufada de “errores técnicos” y “casualidades” de gran relevancia política o ideológica. El más famoso tuvo lugar el 19 de junio de 1986 en el Telediario 2, mientras repetían los goles del partido España-Dinamarca, celebrado en el contexto del Mundial de México. En el informativo de Televisión Española, sobre las imágenes de la repetición de los cuatro goles que Emilio Butragueño logró meterles a los daneses, un técnico incluyó en la pantalla el mensaje subliminal “Vota PSOE”. Entonces, RTVE dijo que se trataba de un “error humano”.

La hemeroteca del diario El País desvela que pocos días antes de este “error humano” se había producido otro similar, igualmente controvertido, cuando un trabajador de TVE decidió insertar un vídeo de propaganda del Gobierno de Felipe González como si fuera una pieza informativa, dentro del telediario. Ambos ‘errores’ se produjeron bajo la dirección de informativos de Enric Sopena, defensor habitual de todas las causas de Zapatero, y uno de los comentaristas de izquierdas más populares del panorama televisivo.

Durante las dos últimas legislaturas, con Fran Llorente como responsable de los servicios informativos, Televisión Española ha incurrido en otros muchos “errores humanos”. Casi todos, en la misma dirección política.

Durante el mes de febrero de 2006, en solo dos semanas, la imagen de Mariano Rajoy apareció accidentalmente en dos ocasiones en contextos muy poco favorables para su reputación política. Primero situaron su fotografía en el informativo de La 2, entre imágenes de salvajes torturas a presos iraquíes. Y posteriormente, al término de una noticia sobre el suicidio de un etarra en una cárcel de Ciudad Real, la imagen de Rajoy apareció de nuevo congelada unos segundos. Los responsables de los servicios informativos de la televisión pública se apresuraron a señalar que se trató de dos “fallos técnicos”, dos casualidades.

En 2009, tras un debate entre el socialista López Aguilar y el popular Mayor Oreja, TVE emitió un vídeo electoral del PSOE. Tal y como denunció entonces González Pons, el spot saltó a la pantalla “sin que una cortinilla lo avisase, y sin que TVE hubiese cambiado la sintonía”.

Y ya en fechas más recientes, durante la última campaña electoral, el PP se quejó por la aparición de la imagen y el lema de campaña de Rubalcaba en un monitor en segundo plano durante el programa La mañana del Canal 24 horas.

La secta del buen rollito
El caso del periodista José Antonio Pérez Piñar ilustra bien cómo ha funcionado la televisión pública en las dos últimas legislaturas. Según relata el veterano periodista, la “gente de Zapatero se presentó en 2004 como la del ‘buen rollito’, pero enseguida demostraron que eran más intolerantes que nadie”.

Cuando Fran Llorente llega a la dirección de informativos en 2004, Pérez Piñar es jefe de Información Cultural de TVE, y es uno de los periodistas con mayor prestigio dentro de la casa. No en vano, antes había sido enviado especial en acontecimientos históricos como el conflicto palestino-israelí en los 90, jefe adjunto de Internacional, y corresponsal en Nueva York, durante el caso Lewinsky, y los atentados del 11-S, que narró en directo para TVE y retrató en el libro Bienvenido al siglo XXI. Nada de esto pesa para Llorente, que nada más tomar posesión de su cargo, destituye a Pérez Piñar de su puesto y lo relega al programa Cultura con Ñ, del Canal 24 horas.

“Colocaron en los puestos principales a auténticos ignorantes”, denuncia Pérez Piñar en declaraciones a ALBA; “quien me sustituyó en Cultura era, aparte de amiga de Fran Llorente, el equivalente en periodista a Bibiana Aído o Leire Pajín. Es decir, mucha ideología y ningún fuste”. “Aunque tuvo que ser sustituida a los pocos meses”, detalla, “recuerdo haberle oído decir perlas tales como que el teatro no le gustaba porque en él no hay efectos especiales”.

Sin atender al desprecio y las presiones sufridas, Pérez Piñar trató de hacer un buen trabajo en Cultura con Ñ, acogiendo en su plató a los grandes de la cultura de los últimos cincuenta años, cuyo único nexo común era “ser los mejores en su campo”. Y lo hizo lidiando al tiempo con la censura ideológica imperante en la televisión pública. Para evitarse problemas, Pérez Piñar confiesa que recurría a la autocensura. Es decir, trataba de llevar al programa a gente de la izquierda, pero que al menos fueran críticos. “Era la única forma de que no pudieran decirme que llevaba a fachas”, afirma.

A pesar de los cuidados, en una ocasión decidió entrevistar a la actriz Nati Mistral, y eso fue suficiente para que la dirección pusiera una cruz sobre su espalda, y calificara el programa Cultura con Ñ como un reducto de la “extrema derecha” dentro de la casa. “Demostraban así su falta de sentido democrático y su ignorancia cultural”, afirma el presentador.

Los últimos tres años de Pérez Piñar en TVE fueron un calvario. La dirección del ente público de la era Zapatero ha sabido difundir la política del miedo, logrando que los trabajadores cumplan órdenes que ni siquiera necesitan recibir. “Los compañeros, de pronto, parecían no conocerme de nada cuando me los cruzaba en un pasillo”, confiesa Pérez Piñar, “cuando nos encontrábamos a solas me hablaban con normalidad, pero si había testigos, era como si fuese invisible”. “La gente en TVE tiene muy interiorizado lo que se espera de ellos, y no solo en el trabajo”, concluye Pérez Piñar, que se vio obligado a abandonar finalmente la empresa pública en el año 2007.

España
El PP impulsará que los «desterrados» por ETA puedan votar en el PaísVasco
Pretende subsanar el «déficit democrático» abriendo el censo a los que se marcharon por acoso y amenazas
ITZIAR REYERO / SAN SEBASTIÁN ABC 17 Diciembre 2011

El Gobierno de Mariano Rajoy pretende impulsar una reforma de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General para facilitar que los miles de ciudadanos vascos que han tenido que marcharse del País Vasco por la amenaza directa o indirecta de ETA puedan votar en sus pueblos y ciudades de origen. El presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, solemnizó ayer en el Parlamento de Vitoria la intención de su partido de subsanar el «déficit democrático y de libertades» que en las últimas décadas ha supuesto el exilio forzoso de hasta 200.000 vascos, según diversos estudios.

Fuentes de los populares vascos confirmaron ayer a ABC que Génova ha dado su visto bueno a emprender la reforma legislativa que devuelva el derecho a voto a este colectivo. Y aunque reconocen que «existen dificultades objetivas» para acreditar cuántos se marcharon por el acoso de los violentos, reafirmaron la «total voluntad» de la dirección nacional del PP para restaurar a estas personas su «condición política plena como vascos».
310.000 votantes menos

A algo más de un año para que se celebren las elecciones autonómicas en el País Vasco, los populares encabezados por Antonio Basagoiti harán bandera de la que ha sido una reivindicación clásica de un colectivo del que formarían parte unas 200.000 personas, según el estudio «Evolución de la población española en el siglo XX» (2007) publicado por la Fundación BBVA y dirigido por el economista Julio Alcaide, que cifra a los «desterrados» por ETA en un número superior a los exiliados por la Guerra Civil (120.000). En otro estudio, que el catedrático de Economía Mikel Buesa recoge en su libro «ETA, S.A.», se estima que serían unas 30.000 familias (en torno a 125.000 ciudadanos») las que hubieron de marcharse asfixiados por la falta de libertad.

«Trabajaremos para que estos ciudadanos recuperen sus derechos políticos, puedan volver a votar aquí y decidir el futuro de esta tierra», incidió ayer el líder del PP vasco. Apoyado en los datos del censo del Ministerio de Interior y el Instituto Nacional de Estadística, Basagoiti señala que solo en los últimos trece años se han dado de baja en el censo 219.000 vascos. Aunque reconoce que no todos se han marchado por la amenaza concreta de los violentos, estima que, en comparación con otras comunidades de alto nivel de desarrollo, «en términos de evolución demográfica Euskadi ha perdido 310.000 votantes». Ello supone que esta «cuarta circunscripción» —la de los vascos desplazados por fuerza de ETA— sumaría más votos que los cosechados por Batasuna-Amaiur en las generales del 20-N.

Basagoiti llevó esta cuestión ayer al pleno del Parlamento de Vitoria, donde preguntó al lendakari, Patxi López, sobre su disposición a consensuar dicha reforma. En ese contexto, cuestionó cómo es «posible que voten los vascos en Buenos Aires o Alemania o cualquier otro país del mundo» y no los que dejaron su casa amenazados por ETA. «Es un disparate que los nietos de un español que no conocen España tengan derecho a voto y que quien salió de aquí obligado por el chantaje de los violentos no pueda opinar», recalcaron fuentes del partido en Bilbao.
Excepcionalidad vasca

En el PP vasco reconocen que en Génova existirían «ciertas resistencias» entre quienes creen que una reforma legislativa de este tipo rompe con «el principio de igualdad» entre españoles, pero insisten en que será «perfectamente asumible» por todos dada la «situación de excepcionalidad sufrida en el País Vasco». Respecto a la complejidad de acreditar quién se marchó forzado por la existencia de ETA, los populares vascos recuerdan que el Gobierno vasco ya encargó en febrero un estudio para ayudar al retorno a esas personas. «Sobre ese mismo listado, lo que nosotros pedimos es que aunque no quieran volver, se les conceda el derecho a votar en el País Vasco y Navarra», explica el diputado Leopoldo Barreda. «No será fácil, pero tampoco imposible. Lo que hace falta es voluntad política y el PP la tiene», subraya.

POLÍTICA
Condenados en París a 6 y 5 años de prisión dos falsificadores de ETA
FERNANDO ITURRIBARRÍA CORRESPONSAL | PARÍS. El Correo 17 Diciembre 2011

El Tribunal Correccional de París condenó ayer a Iker Beristain Gutiérrez y Liher Rodríguez Aretxabaleta a seis y cinco años de prisión, respectivamente, por formar parte del aparato de falsificación de ETA en 2007. La sentencia lleva aparejada la prohibición definitiva de residir en Francia una vez hayan purgado las penas.
El veredicto rebaja en un año la petición de siete y seis años que había realizado la fiscal antiterrorista Fanny Bussac en la vista oral celebrada el pasado 18 de noviembre. Además impone a los dos condenados el pago solidario de 3.000 euros en concepto de daños y perjuicios por el robo de su coche a un ciudadano francés que se personó como parte civil en el proceso.

El tribunal, presidido por la jueza Jacqueline Rebeyrotte, declaró a Beristain (Getxo, 1978) y Rodríguez (Bilbao, 1979) culpables de la quincena de cargos que les habían sido imputados. La resolución confirma su condición de responsables de un taller de falsificación que funcionó durante un año en la localidad de Champs sur Marne (afueras de París) hasta el arresto de ambos el 3 de julio de 2007 cuando se mudaban en una furgoneta sobrecargada con todo el equipamiento.

A Beristain le fue notificada el jueves en Burdeos, donde permanece encarcelado, una euro-orden tramitada a última hora por las autoridades españoles ante una eventual excarcelación. En la Audiencia Nacional obra una orden de busca y captura internacional dictada el 28 de junio de 2005 por el juez Fernando Grande Marlaska que le reprocha la recogida de datos para el aparato de infraestructura e información de ETA en Vizcaya.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Cambio de rumbo
Martín Prieto La Razón 17 Diciembre 2011

Amaiur pensaba enviar al Rey a Rafael Larreina pensando que asusta menos por ser del Opus Dei y acabaron mandando a Mikel Errekondo, compañero de Urdangarín en la selección nacional de balonmano. No se sabe que hubiera sido peor, pero en las instantáneas televisivas se advierte tanto la obsequiosidad del mameluco etarra como la cara de mala leche del Rey, que por múltiples motivos no está para rigodones. No quiero apoyarme en el reglamentismo para negar a Amaiur las comodidades de un grupo parlamentario. En este Parlamento son incontables los partidos que, no alcanzando los requisitos reglamentados, han logrado grupo por generosas interpretaciones políticas.

También el Tribunal Constitucional, descalificando al Tribunal Supremo, legalizó esta nueva marca etarra contra los contundentes «reglamentos» de la Guardia Civil y la Policía Nacional, en una decisión inevitablemente política. Complace y clarifica que el PP, desde el primer momento, indique claramente que cambia el rumbo y que la galaxia de ETA sólo puede esperar la letra de la Ley y no componendas en el pasillo de los pasos perdidos. Eso vale para Rosa Díez que, además, pide la fulminación de la embajada etarra en el Congreso.

Gracias a Zapatero y al Constitucional son diputados de la nación, pero no se les debe más respeto que el que les da Toni Cantó (UPyD): «Les daré la mano cuando suelten la pistola». Con Zapatero de padrino, éstos hasta habrían tenido acceso a la comisión de secretos oficiales. Las numerosas representaciones etarras de los últimos tiempos no van a recibir un Oscar a la mejor película política. El rumbo ha cambiado.

Cataluña
La ‘kale borroka’ catalana
Un reportaje de Telemadrid analiza el progresivo aumento de la violencia callejera registrado en Cataluña en los últimos años, principalmente asociado a grupos antisistema y a colectivos independentistas radicales.
Redacción www.vozbcn.com 17 Diciembre 2011

En los últimos años ha aumentado considerablemente la intensidad y la cantidad de actos de violencia callejera registrados en Cataluña. Las agresiones y el acoso que sufrieron los diputados autonómicos en junio pasado, cuando trataban de acceder al Parlamento autonómico, es solo la punta de un iceberg que ha ido creciendo ante la pasividad de las autoridades y de los medios catalanes.

Telemadrid ha emitido este miércoles un reportaje en el que radiografía este fenómeno, asociado a numerosos grupos violentos que abarcan a diferentes colectivos, tales como antisistemas, okupas, independentistas radicales, anarquistas, ultraderechistas y algunas facciones de los indignados.

En poco más de media hora, el documental repasa algunos de los sucesos más relevantes de los últimos tiempos, entre los que destacan las quemas de banderas de España y de imágenes del Rey durante las manifestaciones independentistas; los actos vandálicos en las celebraciones deportivas; las amenazas de muerte contra Albert Rivera (C’s) por parte de miembros de las juventudes de ERC en 2007; las manifestaciones ilegales en favor de la proetarra Laura Riera celebradas en Barcelona en agosto de 2010; los continuos insultos y abucheos a los políticos en los actos públicos; la toma de la plaza de Cataluña por parte de grupos de indignados; los graves disturbios producidos en septiembre de 2010 durante la jornada de huelga general; las manifestaciones violentas contra el plan Bolonia en 2008; las agresiones a miembros de Ciudadanos durante la campaña de las elecciones autonómicas de 2006; las innumerables agresiones en la universidad desde sectores del nacionalismo radical; las amenazas de muerte a miembros del PP por parte de un candidato de ERC durante los catos de la Diada de 2007; los ataques a los stands de recogida de firmas en favor del bilingüismo escolar; e, incluso, la colocación de artefactos explosivos caseros en ayuntamientos.

El reportaje recoge declaraciones de algunos protagonistas -en algunos casos, de forma involuntaria- de estos sucesos, tales como Alfons López Tena (diputado autonómico de Solidaritat Catalana per la Independència), Roberto Manrique (víctima de un atentado de ETA), Alberto Fernández Díaz (líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona), David Miquel (portavoz del sindicato de Mossos d’Esquadra SPC), Albert Rivera (presidente de Ciudadanos), Francisco Caja (presidente de Convivencia Cívica Catalana), Xiana Siccardi (periodista de El Mundo), Javier Barraycoa (sociólogo), Manuel Romero (director de La Voz Libre), Arcadi Espada (escritor y periodista), y Eudald Calvo (concejal de la CUP en Argentona y ex portavoz de Maulets).

Progresiva radicalización del nacionalismo y de los grupos antisistema
Telemadrid revela cómo algunos de los imputados por las agresiones a los diputados autonómicos son reincidentes y tienen antecedentes por robo, resistencia a la autoridad, tenencia de armas y de explosivos e, incluso, terrorismo. Y recuerda que el propio presidente autonómico, Artur Mas, calificó el asedio al Parlamento autonómico como “una kale borroka organizada por gente de extrema violencia”.

El documental escarba en los orígenes de esta realidad hasta llegar a la organización terrorista Terra Lliure y los movimientos del independentismo radical “herederos” de ella, como el Moviment de Defensa de la Terra o Maulets. Y concluye que la radicalización del discurso de partidos como ERC o CiU, la tolerancia y la permisividad del tripartito ante la violencia, o incluso la financiación de grupos violentos a través de subvenciones oficiales, han avalado y alentado el crecimiento de los grupos extremistas violentos.



Recortes de Prensa   Página Inicial