AGLI

Recortes de Prensa   Lunes 26 Diciembre 2011

 

28 diciembre Victimas Terrorismo‏
Juan Vte. Santacreu  26 Diciembre 2011

Hola, estamos en Navidad y muchos españoles nos hemos felicitado las fiestas. Pero no todos. Hay casi mil ciudadanos que, por ser españoles y defender la libertad, no están con nosotros. Fueron asesinados.

Ellos se fueron contra su voluntad dejando casi mil familias destrozadas. Familiares que nunca podrán superar el dolor, solo acostumbrase a vivir con el.

Muchos creemos, y así lo manifestamos, que a las victimas del terrorismo, por lo menos les debemos un día al año para compartir su dolor.

Hemos elegido el día 28 de Diciembre, día de los Santos Inocentes porque son nuestras víctimas inocentes y así manifestar al unísono todos los españoles que no nos olvidamos de ellos ni de sus familias.

Si te parece bien y dispones de algún medio de comunicación, el día 28 de Diciembre haz una mención, por pequeña que sea, en recuerdo de las víctimas para que este mensaje llegue a las personas que tiene que llegar.

Por nuestra parte, ya hemos puesto nuestro modesto mensaje aquí http://www.pormi.net/santos-inocentes/

Si eres usuario de Twitter, el día 28 de diciembre también puedes acompañar todos tus Twitts con el tag #inocentes

Con todo esto no devolveremos la vida a los que se fueron, pero mantendremos vivo su recuerdo.

Gracias a todos y un abrazo especial a las familias que han padecido el latigazo de la crueldad.

De lo urgente y de lo necesario
Mario Conde www.gaceta.es  26 Diciembre 2011

El verdadero objetivo de una sociedad es el progreso social, algo más profundo que los ajustes.

Disponemos de un nuevo Gobierno, con lo que se materializa una aspiración instalada en una parte considerable de la sociedad española. Un modo concreto de gobernar ya es historia. Al tiempo que perdemos, en el decir de Ortega, un culpable al que imputar todos nuestros males. El Gobierno es nuevo, pero los males, viejos, incluso de mayor antigüedad que la del Gobierno que desaparece. Y siguen ahí, al acecho, esperando soluciones. No podía ser de otro modo: elecciones y nombramientos no son, por sí solos, una solución integral contra los males. Por ello la sociedad española, instalada entre la esperanza, la indiferencia y el miedo, se dispone a prestar atención a los nuevos hechos, a las medidas, a las realidades.

Es comprensible que la economía predomine en el discurso del nuevo presidente. La situación actual, con los niveles insólitos de paro, el proceso de demolición empresarial, la enorme cantidad de familias que carecen de ingresos propios, que viven de otros miembros de la unidad familiar y de las prestaciones que reciben del Estado en diversas modalidades, reclama atención preferente y urgente para evitar que todo ello acabe convertido en un cierto estallido social. Es la atención a lo urgente. Pero sería un error capital creer que el problema actual de la sociedad española, y en una parte de la europea, reside en alcanzar un determinado dígito en el déficit público, o un porcentaje moderado de endeudamiento del sector público. Los datos macroeconómicos son eso: datos macroeconómicos, reflejo de un determinado diagnóstico, pero nada más. Nada menos, dirán algunos. De acuerdo, pero nada más, insistimos otros. Y no de hoy, sino de hace mucho tiempo, puesto que es deseable la eficiencia económica, pero el verdadero objetivo de una sociedad es el progreso social, algo mucho mas profundo que los ajustes de la macroeconomía.

No deben olvidarse tres rupturas básicas evidenciadas en este momento. La primera, la ruptura de la solidaridad intergeneracional. Estamos desplazando nuestros problemas a nuevas generaciones que ya acumulan en España tasas de paro cercanas al 50%. Insostenible, además de un brutal despilfarro de energías necesarias para el saneamiento nacional. Y no lo atendemos. Los casi 600.000 millones de euros –de momento– con los que el BCE ha premiado al sistema financiero son más madera en este proceso, puesto que, según indicios serios, servirán o para especular con garantía de seguridad o para pagar deudas atrasadas del propio sistema, pero difícilmente se traducirán en mayor flujo de crédito a quien lo necesita: el sector real. De ser así, más deuda, más ruptura de esa solidaridad y más problema desplazado al futuro siguiendo lo que alguien me dijo con grave error: el que venga detrás que arree, sin darse cuenta de que quienes creemos en un concepto trascendente de la humanidad sabemos que no hay detrás ni delante, porque siempre está –debería– el hombre en su verdadera dimensión.

La segunda es la ruptura de la solidaridad interregional, evidenciada en discursos procedentes del País Vasco y de Cataluña contraponiendo esas regiones a España como categoría y sosteniendo que sus problemas económicos derivan precisamente de esa España a la que parecen no pertenecer. No es problema económico sino político. Rompe un proyecto verdaderamente nacional, y sin una idea unitaria no conseguiremos gran cosa. Hace falta el proyecto unitario de España. En Europa, por supuesto, en la forma en que podamos, pero de España como categoría. Si no lo abordamos de modo claro, decidido y rotundo, seguiremos en el proceso de deterioro que se evidencia al comparar la situación de 1978 con la que muestra la actualidad. No es economía, sino política nacional de primer nivel.

La tercera ruptura es la que separa a la clase política de la sociedad civil. Sería un error garrafal que pensaran que las elecciones del 20-N legitimaron el modo de proceder, los privilegios, la forma de entender el poder propio de una clase política. No es así. Ni en España ni en otros países, singularmente Italia. En la conciencia colectiva se ha instalado esa noción peyorativa y la aspiración de recuperar el protagonismo que la sociedad civil merece. Reformas sentidas mayoritariamente como necesarias han encontrado ausencias sonoras en el discurso del nuevo presidente. Financiación de partidos, sindicatos, Ley de Participación Ciudadana... En fin, las que sabemos, las que tantas veces hemos denunciado, porque somos conscientes de que nuestro problema es en gran medida el fracaso de un modelo, de un determinado sistema, y, por ello, necesitamos una reforma en profundidad, no simples ajustes de cosmética en la epidermis, sino en las profundidades reales del modo de organizar el poder. En estos tiempos para que un proyecto político se convierta en proyecto colectivo debe constar con la participación de la sociedad civil. Es difícil que el poder devuelva poder a la sociedad, pero es tan urgente como inevitable. Nuestra esperanza es que lo entiendan; nuestra preocupación, que lo ignoren. Estamos atentos a ello desde hace siglos.

*Mario Conde es abogado del Estado.

Un buen Gobierno económico y nefasto en lo político
Roberto Centeno El Confidencial 26 Diciembre 2011

Mi primera impresión ante la parte económica del gobierno nombrado por Rajoy, para regir los destinos de España en medio de la mayor crisis económica, política e institucional en 200 años, excluida la guerra civil, es que se trata de una estructura inusual, porque la regla de oro es “todo el poder económico en una sola mano”, pero que puede funcionar si el Sr. Rajoy, como Vicepresidente Económico, hace bien su trabajo de empujar, coordinar y obligar a cumplir los compromisos, sin ir a llorar a Bruselas cada dos por tres a pedir mas tiempo y mas dinero.

Se trata de una estructura de gobierno similar a la de la última legislatura de Aznar, donde no funcionó aunque no tanto por la estructura, sino porque al Vicepresidente Económico Sr. Rato, seguro de ser el heredero, no le dio la gana poner en marcha las reformas estructurales imprescindibles, como la energética o la del mercado de trabajo, porque podían restarle apoyos y votos, y ante ello, decidió tirar por lo fácil: endeudarse y crecer inflando la burbuja inmobiliaria hasta donde fuera menester, y cuando ganara las elecciones ya se vería.

En todos lo países serios, el poder económico esta concentrado siempre en una sola mano. Nadie puede pensar en ganar una batalla si no hay uno que mande y los demás que obedezcan, y si esto es cierto siempre, cuando la batalla es a vida o muerte, lo contrario puede parecer un suicidio. En Estados Unidos todo el poder económico lo tiene el Departamento del Tesoro, en Reino Unido el canciller del Exchequer, en Francia el Ministerio de Finanzas, Economía e Industria, en Japón y en China lo mismo, solo en Alemania al lado del Ministerio de Finanzas, el todopoderoso Bundesministerium der Finanzen, hay un Ministerio de segunda denominado de Economía y Tecnología, pero quien manda y decide es el primero.

Rajoy no tenía otra opción.
Sin embargo Rajoy no tenía otra opción. Carecía del hombre indiscutible para entregarle toda la economía, y de los dos que tenía - cuya relación personal deja mucho que desear, pues siendo Montoro portavoz económico, Mariano le ponía los cuernos reuniéndose a “escondidas” con De Guindos, que es su niño bonito - no podía poner a uno por encima del otro, por la sencilla razón de que ninguno hubiese aceptado tal cosa. Pero haciendo le la necesidad virtud, ha encontrado un reparto de papeles razonable que puede funcionar, si no se pone de perfil y hace su trabajo de Vicepresidente económico con la eficacia debida.

En todos lo países serios, el poder económico esta concentrado siempre en una sola mano. Nadie puede pensar en ganar una batalla si no hay uno que mande y los demás que obedezcan

De Guindos será el hombre encargado de no bajarse del avión, de ir de Londres a Berlín, de Bruselas a Nueva York, y de Japón a China, para hablar con unos y con otros, hablar con los mercados y restaurar la confianza, y decirle a su amigo Draghi que no se vuelque descaradamente con Italia. De Guindos es sin duda el hombre, habla perfecto inglés y conoce el paño, porque ha sido cocinero antes que fraile. Y tengo que reconocer, que a pesar de mi estimación personal y aprecio intelectual por mi antiguo alumno, Cristóbal Montoro, no era la persona mas indicada para ese trabajo, y delegarlo en un Secretario del Tesoro con la que está cayendo era devaluar demasiado una función esencial.

Por su parte Montoro tiene la responsabilidad principal, el ajuste de verdad, será el hombre de las tijeras, el Pepe Barea actual pero a gran escala. Además es el encargado de mantenérselas tiesas a CCAA y Ayuntamientos, y para eso si que está preparado, tiene clarísimo lo que hacer, no le debe nada a nadie y tiene el instrumento adecuado para poner firmes a todas y cada uno de los entes territoriales. Ha sido un acierto, no dudo que suyo, asumir también la responsabilidad del Ministerio de Administraciones Públicas. Barones y alcaldes, han elaborado presupuestos 2012 o con recortes insuficientes o directamente expansivos. Responsables del 70 % del gasto público, a estos insensatos no les da la gana asumir la profundidad de la crisis, solo exigir mas dinero al Estado.

Espero que Montoro les pegue un recorte histórico, ¿de donde si no va a reducir gasto en 40.000 millones según FUNCAS, 50.000 según servidor, más 13.500 que costarán los compromisos de Rajoy? Y sin embargo no es imposible, suprimiendo duplicidades – 34.000 millones - y gastos superfluos, superará los 40.000 millones. Las subvenciones, como dice Barea “solo se deben mantener las que sostengan servicios básicos o avalen proyectos que produzcan beneficios”, eso serían más de 10.000 millones suprimiendo las de sindicatos, patronal, titiriteros y empresas públicas. Y luego el recorte del empleo público, “antes teníamos un millón y ahora tenemos tres”. Sin embargo, las CCAA no están en ello, algunas han decidido gastar hasta un 17% mas, y otros han programado recortes que no llegan ni al 5%, cuando el mínimo debería ser del 20 %. Pero Montoro les tiene cogidos, tiene la llave de las transferencias, de los avales sin los cuales nadie les presta un euro , y de las devoluciones. Autonomías y Ayuntamientos deben al Estado 18.700 millones que recibieron de más en 2008 y 2009, y los tienen que devolver ya.

Montoro tiene la responsabilidad principal, el ajuste de verdad, será el hombre de las tijeras, el Pepe Barea actual pero a gran escala
Sin embargo hay una cuestión esencial donde puede haber un choque de trenes, y su desavenencia latente tornarse explosiva. Los puntos de vista de De Guindos y Montoro son divergentes en la reforma del sistema financiero y más en concreto en el banco malo, del que De Guindos es ardiente defensor y Montoro claro opositor. ¿Cómo puede De Guindos defender el expolio de 100.000 millones o mas a los españoles, para salvar unas entidades innecesarias y mantener unos directivos que deberían estar en el paro o en la cárcel?. Da igual como intente vestirlo, diciendo que el dinero viene del Fondo Europeo o del FMI, ese dinero es de los españoles que lo necesitan para cosas infinitamente mas importantes que salvar a unos insensatos, como financiar el paro, las pensiones o la Sanidad, porque quien tendrá que devolverlo somos nosotros, nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos. Espero que Montoro frene este disparate histórico, que además no sería suficiente, porque uno de los cuatro grandes bancos es inviable y no sobrevivirá y la mayoría de los nuevos también.

Como Zapatero con la crisis, Rajoy niega la corrupción del sistema político.
Sin embargo, los problemas de España no son solo económicos, también son políticos e institucionales. Corrupción institucional y de la otra al mayor nivel de nuestra Historia, inexistencia de una democracia real, peligro cierto de ruptura de la unidad nacional, todo el peso de la Ley para los pobres e indultos para los ricos, incremento de la brecha social a niveles inaceptables, son problemas urgentes que como el económico necesitan de una solución. Y siendo ésta la realidad, un Rajoy comprensivo y dialogante con todos, incluyendo los que exigen el expolio de España, se pone como una pantera cuando Rosa Díez le señala la corrupción generalizada en la clase política, algo tan obvio que es preocupación mayoritaria de los españoles según el CIS, o cuando califica de antidemocrática una Ley electoral infecta que favorece escandalosamente a los enemigos de España, cuyos votos valen seis veces mas que el del resto de los españoles, algo inaceptable, inmoral, y que multiplica el riesgo de ruptura de la nación.

Pero en ésta línea se realizaría el relevo del Gobierno. Aunque la mayoría de los anteriores ministros eran una vergüenza y un insulto a los españoles, parecían salidos de una escombrera y no solo por estar ayunos de preparación, es que eran zafios, incultos, prepotentes, e impresentables por arriba, por abajo y por el revés, D. Mariano y sus leales, dando un giro de 180º a lo que decían cuando estaban en la oposición, han pasado a ser tan generosos con el gobierno saliente que confieso estar no ya estupefacto, sino profundamente indignado, hablando admirativamente de una escoria de gobernantes que han causado un daño casi infinito a España y a los españoles.

Y es que las expresiones del Presidente y sus Ministros superan lo inaceptable y lo grotesco. “Ha hecho muchas cosas bien, aunque ha cometido algunos errores”, dice D. Mariano de su predecesor, ¿qué ha hecho bien D. Mariano , ilústrenos, díganos una cosa una sola cosa que haya hecho bien este necio, malo y felón?. Lo de Gallardón con Caamaño de quien elogió su magnifico trabajo – ayudar a legalizar a una banda de asesinos p.e. -, sin decir ni pío de la politización de la Justicia y la corrupción, no solo no tiene pase, es que hace temer lo peor. Y lo de Interior elogiando al Ministro del Faisán, como ya nadie le elogia ni dentro ni fuera del Partido Socialista, es simplemente siniestro. En resumen, creo que en economía hay una puerta abierta a la esperanza, pero en el resto de grandes problemas del país, desde la corrupción política generalizada, al escandalo del indulto a los ricos o la vista gorda a grandes delitos de evasión de capitales, la regeneración democrática, la independencia de la Justicia o la lucha contra ETA, las perspectivas son ciertamente desalentadoras.

La secesión, ¿cómo y por qué?
EMILIO GUEVARA El País  26 Diciembre 2011

Desde hace mucho tiempo y cada vez con mayor frecuencia, el nacionalismo vasco viene afirmando que la independencia de Euskadi es viable, necesaria y beneficiosa. Se pretende convencer a los vascos de que viviríamos mejor y con un mayor bienestar material si contáramos con un Estado propio, porque España es una rémora para nuestro desarrollo. Y es curioso que todo esto se alega, sin aportar ninguna prueba concreta y fiable, cuando en Europa se inicia un proceso de nuevas cesiones de competencias presupuestarias y fiscales por los Estados miembros, conscientes de que sólo así, y no en solitario, se puede superar la gravísima crisis económica y defender al euro. Sólo la resistencia de los nacionalismos estatales está retrasando un final insoslayable: el establecimiento de una autoridad supranacional que defina y supervise la política presupuestaria y fiscal, controle la gestión económica y establezca un sistema financiero común, acorde con la existencia de una moneda común.

Quienes propugnan la independencia de Euskadi deberían, en primer lugar, advertirnos de que esa independencia nos podría situar fuera de la Unión Europea. Para admitir a un nuevo Estado en la Unión se requiere una previa negociación larga y compleja y luego la aceptación unánime de todos los Estados miembros. Si no existe razón democrática alguna, ni norma de Derecho Internacional que ampare o facilite un derecho unilateral a declarar la independencia, ¿cabe pensar racionalmente que todos los Estados, incluidos Francia y España, iban a permitir la secesión de unos territorios que llevan siglos vinculados a esas dos grandes e históricas naciones, que tienen un sistema democrático pleno y el derecho a que se respete la integridad territorial de su Estado? Que nos expliquen los nacionalistas cuándo y cómo podríamos ser independientes y a la vez seguir dentro de la Unión Europea y del euro, porque, de no ser así, esa independencia, lejos de favorecer el crecimiento, supondría una catástrofe para nuestra economía.

Pero supongamos que milagrosamente alguien consigue la aceptación internacional de un nuevo Estado, el vasco, con la condición de miembro de pleno derecho de la Unión Europea. Aun así, en un contexto cada vez más evidente de decisiones supranacionales en materia de política exterior, de defensa, monetaria, presupuestaria, financiera y sectorial, ¿alguien me puede explicar para qué diablos precisamos de un Estado propio? ¿Qué aumento significativo e imprescindible de poder, sobre el que ya disponemos en virtud del Estatuto de Autonomía, justificaría un plan de fabricación de nuevas fronteras cuando las actuales son cada vez más porosas, en una sociedad con diversos sentimientos de identidad?

Más aún; quienes defienden la independencia son los obligados a probar que es cierto cuanto aducen en orden a su viabilidad económica y a su conveniencia. Y esa prueba tiene que apoyarse en números ciertos, concretados a partir de un análisis riguroso de los datos reales, y no en meras consideraciones retóricas teñidas de sentimentalismo. Tienen que demostrar, por ejemplo y entre otras muchas cuestiones, que con el Cupo que abonamos hoy al Estado nos bastaría y sobraría para financiar los nuevos gastos y cargas que todo Estado comporta; que no tendríamos que hacer contribuciones a instituciones y organismos comunitarios o internacionales mayores de las que hacemos con ese Cupo; que, además, seguiríamos recibiendo recursos e inversiones estatales y comunitarias para el desarrollo y mejora de nuestros sectores económicos e infraestructuras; que podríamos sostener una Seguridad Social y un sistema de pensiones como el que ahora existe sin déficit alguno que se hubiera de cumplir con mayores contribuciones e impuestos, etcétera. Porque si, como sospecho fundadamente, a falta de prueba por quien está obligado a ello, todo lo anterior no fuera así, la independencia sería un negocio ruinoso, aun en el caso ilusorio de que nos permitieran seguir dentro de la Unión Europa y de la zona euro.

Los políticos vascos partidarios de la independencia no pueden limitarse a esgrimir un supuesto derecho a decidir, eludiendo explicar desde el realismo las consecuencias que acarrearía ejercitar ese derecho en la forma que pretenden. Tienen la obligación ineludible de acreditar ante los ciudadanos que su propuesta es posible y beneficiosa para todos. Otra cosa sería vender humo, seguir fomentando en beneficio partidario un sentimiento de frustración de la sociedad vasca que no se corresponde con lo que ya tenemos, y jugar con el bienestar futuro de todos, engañándonos descaradamente.

Hace unos días, en este periódico, Jose María Ruiz Soroa demostraba con claridad meridiana la inmoralidad en democracia de pretender la secesión de Euskadi para luego edificar un Estado uninacional al objeto de construir una sociedad uninacional homogénea. Pues bien, sería muy triste que la pretensión de los nacionalistas, además de inmoral, constituyera una solemne estupidez, como en mi opinión lo es, salvo prueba fehaciente y cumplida en contrario. Sería una pena que, cuando cada vez el mundo se abre a nuevas formas de organización política, en las que los conceptos de interdependencia y de cooperación se irán imponiendo, aquí algunos se empecinen en un proyecto de división y de fractura, sin futuro.

Sin aliados en Oriente Próximo
Daniel Pipes  Minuto Digital 26 Diciembre 2011

Los levantamientos árabes de 2011 han suscitado respuestas occidentales enormemente inconsistentes. ¿Cómo se puede justificar, por ejemplo, tolerar la censura de la disidencia en Bahréin mientras en Egipto se reconoce a los disidentes? ¿O haber protegido a los rebeldes libios de los ataques del gobierno pero no a sus homólogos sirios? ¿Y oponerse a que los islamistas lleguen al poder en Yemen pero no en Túnez?

Tales excepciones reflejan en ocasiones algo más profundo que la incompetencia: la dificultad de concebir una política constructiva en una región en donde, aparte de unas cuantas rarezas (Chipre, Israel e Irán), las poblaciones son hostiles a Occidente de forma mayoritaria. Los amigos son contados, están indefensos y tienen escasísimas probabilidades de llegar al poder. La democracia se traduce así en relaciones hostiles con estados antipáticos.

Tanto la primera oleada de elecciones celebradas en 2005 como la segunda oleada, recién estrenada en Túnez, confirman que cuando tienen libertad para elegir, la mayoría de los habitantes de Oriente Próximo elige de forma democrática a los islamistas. Dinámicos, auténticos a nivel ideológico y democráticos en apariencia, suponen una entidad de ideas políticas vibrantes de manera única y constituyen el único movimiento político musulmán de repercusión.

Pero el islamismo es la tercera ideología totalitaria (tras el fascismo y el comunismo). Impone de forma sumaria un código medieval para abordar los retos de la vida moderna cotidiana. Retrógrado y agresivo, denigra a los no musulmanes, oprime a la mujer y justifica el uso de la fuerza para extender el gobierno musulmán. La democracia de Oriente Próximo amenaza no solamente la seguridad de Occidente sino también a su civilización.

Esto explica la razón de que los líderes occidentales (con la breve excepción de George W. Bush) se abstengan de promover la democracia en el Oriente Próximo musulmán.

En contraste, los gobernadores no electos de la región, los monarcas y los emires, plantean una amenaza de menor rango para Occidente. Con Mo’ammar al-Gadafi castigado hace tiempo por la fuerza estadounidense y con Saddam Hussein depuesto por fuerzas encabezadas por Estados Unidos, los egomaníacos eran historias hacia el año 2003 y los hombres fuertes supervivientes aceptaban mayoritariamente el estatus quo. No pedían nada aparte de permitírseles reprimir discretamente a sus poblaciones y disfrutar ruidosamente de sus privilegios.

Hace un año, los legisladores occidentales podían recorrer la región y observar con satisfacción que disfrutaban de relaciones de trabajo cordiales con todos los gobiernos de los países árabe-parlantes, a excepción de Siria. La imagen no era agradable, pero era funcional: los peligros de la Guerra Fría habían sido desactivados, los peligros islamistas estaban reprimidos en su mayor parte.

Los tiranos crueles y avarientos, no obstante, representan dos problemas para Occidente. Al hacer hincapié en las prioridades personales en detrimento de los intereses nacionales, despejan el terreno a que haya problemas adicionales, desde el terrorismo al separatismo pasando por la revolución; y al reprimir a sus súbditos, ofenden las sensibilidades de los occidentales. ¿Cómo pueden condonar la opresión los que promueven la libertad, la libertad individual y el estado de derecho?

En Oriente Próximo, la tiranía integral lleva dominando desde 1970 más o menos, fecha en que los dictadores descubrieron cómo aislarse de los golpes de estado de las generaciones anteriores. Hafez al-Assad, Alí Abdaláh Saléh, Husni Mubarak y el régimen argelino pusieron de relieve con infrecuente pompa la naturaleza de la parálisis total.

Luego, el pasado diciembre, una mariposa batió sus alas en el pequeño municipio tunecino de Sidi Bouzid (población: 40.000 habitantes) cuando una agente de policía abofeteaba a un tendero de la fruta. La respuesta tumbaba a tres tiranos en cuestión de 11 meses, corriendo grave riesgo otros dos.

El presidente de Túnez pidió cuentas a las fuerzas del orden en Sidi Bouzid en diciembre de 2010, sin resultado.

Resumiendo el dilema político de Occidente en Oriente Próximo:
la democracia nos complace, pero traslada al poder a elementos hostiles.
La tiranía traiciona nuestros principios, pero deja en el poder a dictadores flexibles.

Como en cualquier conflicto de intereses por razones de principios, la consistencia sale por la ventana. La política se mueve entre Scylla y Caribdis, los dos monstruos de la Odisea. Las cancillerías occidentales hacen hincapié en motivos de preocupación sui generis: que si los intereses de la seguridad (la Quinta Flota estadounidense destacada en Bahréin), que si los intereses comerciales (el petróleo en el caso de Arabia Saudí), que si la geografía (Libia es ideal para el transporte comercial radicado en Europa) que si los vecinos (el papel turco en Siria) o evitar el desastre (una esperanza en el caso de Yemen. No es de extrañar que la política sea un caos.

Hacen falta directrices políticas; este es mi trío de sugerencias:
Aspirar a mejorar el comportamiento de los tiranos cuya falta de ideología o de ambiciones les haga flexibles. Ellos van a seguir la vía más fácil, de forma que hay que presionarles en grupo para que se abran.

Oponerse siempre a los islamistas, pertenezcan al tipo de Al-Qaeda en Yemen o a la clase agradable y “moderada” de Túnez. Ellos representan el enemigo. Cuando haya tentaciones de lo contrario, pregúntese si la cooperación con los Nazis “moderados” de la década de los 30 resultó ser buena idea.

Ayudar a los elementos liberales, seculares y modernos, los que se movilizaron en primer lugar en los levantamientos de 2011. Ayudarles a llegar al poder con el tiempo, para que puedan salvar al Oriente Próximo políticamente enfermo de su tesitura y desplazarlo en una dirección más libre y democrática.

El TSJC quiere diluir su responsabilidad en el proceso contra Mas por desacato lingüístico
En una providencia pide que sean 24, y no tres, los magistrados que decidan sobre la imposición del catalán en las aulas
 www.lavozlibre.com 26 Diciembre 2011

Madrid.- Desde mediados de septiembre nada se ha sabido de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que obligaba a la Generalitat de Cataluña a cumplir la sentencia del Tribunal Supremo de (TS) de acabar con el sistema de imposición lingüística en las aulas, estimando los recursos presentados por un grupo de padres de escolares catalanes.

El TSJC estableció el 2 de septiembre un plazo de dos meses para que la Consejería de Enseñanza estableciera las medidas necesarias para incluir el castellano "como lengua vehicular" en el sistema educativo, pero, días más tardes, este mismo tribunal dejaba ese ultimátum sin efecto hasta que se resolviera el recurso interpuesto por la Generalitat.

Desde entonces, el asunto está guardado en el congelador, pero, según publica este lunes el diario ‘ABC’, en una providencia notificada el 15 de diciembre, el tribunal que debe decidir sobre este recurso acordó que, “dada la trascendencia de la cuestión que ha de resolverse”, someter a la consideración del presidente de la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJC “si la misma ha de ser votada y fallada por el Pleno de la sala de lo Contencioso”. Es decir, por los 24 magistrados que la integran.

“Lo que interpretamos con esta providencia es que el tribunal no se quiere “mojar” ante la relevancia del caso, las fuertes presiones...”, declaró a ‘ABC’ Ángel Escolano, el abogado que representa los intereses de Convivencia Cívica Catalana en esta causa. “Quieren diluir su responsabilidad sometiendo la cuestión a la veintena de magistrados, señala el presidente de Convivencia, Francisco Caja.

Y es que, según recuerda este diario, no sería la primera vez que la controvertida inmersión lingüística del catalán recala en el Pleno de la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJC. En julio, diez días antes de que la Sección Quinta se pronunciara, el Pleno de esta sala dictó una sentencia, a propósito de un recurso sobre un decreto de 2008, que avalaba el modelo de inmersión.

En concreto, 17 de los 24 jueces consideraron que “la lengua catalana es el vehículo de expresión normal tanto en las actividades internas como en las de la proyección exterior de las escuelas”. Y por “normal” se entiende que “indica el carácter de lengua usual o habitual”, relacionado “con las finalidades de normalización que se pretenda asumir”, sin que eso implique la exclusión de la lengua castellana.

Liga de Defensa Inglesa
Tommy Robinson, lider de la Liga de Defensa Inglesa, ha sido brutalmente apaleado por mafiosos musulmanes
Dazibao-Ñ-/ Minuto Digital 26 Diciembre 2011

Tommy Robinson, líder de la Liga de Defensa Inglesa, fue apaleado el pasado 23 de diciembre por una caterva de musulmanes. Los mafiosos, que no dejaron de descargar sus golpes cuando la víctima ya se hallaba inconsciente, gritaban: “Tommy, feliz Navidad, Alá es grande”.

Musulmanes de origen paquistaní tendieron a Robinson una celada el pasado 23 de diciembre. Aunque la agresión fue brutal no sufrió fracturas óseas, sin embargo, la familia espera el resultado de un escáner que determine si existen lesiones cerebrales.

La prensa británica ha mantenido un sepulcral silencio respecto al “incidente”, lo que no deja de ser asombroso, puesto que Robinson es un activista sumamente conocido en Gran Bretaña. Según ha declarado el líder de la L.D.I, la policía no está muy “interesada” en actuar en los casos en que la víctima de un acto racista es un nativo británico; no obstante, las fuerzas de seguridad están obligadas a iniciar una exhaustiva investigación sobre éste asunto, que podría haber tenido un desenlace fatal, por cuanto Robinson ha sido objeto de un riguroso seguimiento por parte de una violenta banda mafiosa bien organizada.

Hace tan solo unos días, un juez declaró la inocencia de unas señoritas somalíes de confesión musulmana que habían atacado salvajemente a una joven londinense al grito de: ¡Puta Blanca! Su Ilustrísima consideró que la borrachera de las hijas de Alá debía considerarse como una eximente completa, ya que no estaban habituadas al consumo desmedido de alcohol.

Los paquistaníes que cobardemente se ensañaron con un Robinson inerme, en el caso de ser detenidos, también podrán afirmar en su descargo que estaban beodos perdidos el día de autos y que la víctima les provocó. Y, por supuesto, no es descartable que alguna ilustrísima británica, tan docta en estupidez como sus homólogos españoles, emita una fatua asumiendo esta grotesca defensa.

Los mahometanos han arrastrado a Wilders a los tribunales, han asesinado a un cineasta holandés, han intentado degollar a varios caricaturistas, han incendiado los locales de un periódico satírico y, ahora, linchan a un destacado dirigente de la L.D.I opuesto a la islamización de Europa, mientras le desean una placentera Navidad a golpes y le recuerdan que Alá es muy grande. Evidentemente, ese deseo de “paz” islámica dirigido a Robinson de manera tan contundente es una advertencia, un aviso, para que todos los infieles tomemos nota de las consecuencias de nuestra disidencia y adoptemos la suicida, pero más cómoda, actitud de sumisos dhimmis. Pero los hijos de Alá, como todos los totalitarios, se equivocan.

Cataluña
Ni una palabra en español
TV3 sigue cortando las ruedas de prensa de los miembros del Gobierno autonómico de Cataluña cuando responden preguntas en español.
Redacción www.vozbcn.com 26 Diciembre 2011

El desprecio de la televisión autonómica de Cataluña hacia el español, y su tratamiento como si no fuera la lengua propia de, aproximadamente, la mitad de los catalanes, ya es una costumbre. Así lo ha venido denunciando en los últimos meses LA VOZ DE BARCELONA (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 10, 11, 12 y 13).

Esta situación, lejos de cambiar, continúa produciéndose, de tal forma que, cuando algún miembro de la Generalidad responde en castellano a las preguntas de los periodistas -en las ruedas de prensa retransmitidas en directo por el canal de información continua de Televisión de Cataluña, 3/24-, cortan la emisión.

En las últimas semanas, tal y como se muestra en el vídeo adjunto (correspondiente al final de las ruedas de prensa del 22 y 29 de noviembre y del 13 y 15 de diciembre), esta práctica se ha seguido aplicando al pie de la letra.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Mensaje de Navidad
El Rey y la ETA
Emilio Campmany Libertad Digital 26 Diciembre 2011

Distraídos con Urdangarin, algunos han pasado por alto las importantes palabras del rey en relación con la ETA. 2011 es el año en que la banda ha anunciado el "cese definitivo de la actividad armada". Todos sabemos que ese cese definitivo no hubiera sido posible si el Tribunal Constitucional no hubiera permitido a Bildu presentarse a las elecciones municipales a pesar de ser los obvios representantes políticos de la organización terrorista. Y que es posible que hubiera sido roto si no se permite a Amaiur concurrir a las generales.

Y, sin embargo, el Rey nos dice: "Frente a la intolerable pretensión de los terroristas de tratar de conseguir objetivos políticos mediante el uso de la violencia, la amenaza, la intimidación o la extorsión, la sociedad vasca y el conjunto de la sociedad española han defendido su libertad y sus instituciones desde la legalidad, con el sacrificio y la eficacia de las Fuerzas de Seguridad, la permanente y decidida acción de la justicia y la generosa cooperación internacional". ¿No son objetivos políticos participar en las elecciones, acceder a cargos públicos y administrar dinero de todos? Y, si es verdad que han dejado de matar, ¿no lo es menos que amenazan con volver a hacerlo si no se les da lo que piden, por poco que sea?

El Rey nos está vendiendo la ficción de que hemos ganado al terrorismo etarra cuando lo cierto es que, a lo sumo, hemos firmado un armisticio con él. Un armisticio cuyas condiciones desconocemos, pero armisticio, no derrota, ni mucho menos incondicional. En su descargo cabe decir que no está haciendo otra cosa que vender la misma mercancía que nos están queriendo endilgar los dos grandes partidos y es imposible que Su Majestad diera una visión del asunto diferente a la que ambos quieren transmitirnos. Pero, podría haber sido menos explícito y limitarse a recordar a las víctimas del terrorismo, para las que tuvo, dicho sea en honor a la justicia, una entrañable mención.

Pero, dijo más: "La unidad de las fuerzas democráticas y la firmeza de los españoles en la defensa de nuestro Estado de Derecho frente al terrorismo, han demostrado que los proyectos totalitarios no tienen cabida en la España democrática". Lo primero es que el proyecto de la ETA, con ser totalitario, es antes que eso separatista. Y el triunfo de Amaiur en el País Vasco demuestra que ese proyecto, el separatista, está hoy más cerca de ser cumplido de lo que lo estaba antes de llegar Zapatero al poder. Lo segundo es que, si algo ha caracterizado la lucha antiterrorista estos últimos años, es la falta de unidad. El PSOE negoció con ETA sin respaldo del PP antes y después de llegar al Gobierno. Es posible que hoy los populares estén dispuestos a continuar la política de "diálogo" que inició Zapatero, pero es seguro que buena parte de su electorado no desea que sea así. Si eso es unidad, que venga Dios y lo vea.

Actualidad
600.000 euros: el precio de no haber conseguido grupo propio para Amaiur
Podrá preguntar al Gobierno del PP en la sesión plenaria, pero no todas las semanas
Europa Press  www.lavozlibre.com 26 Diciembre 2011

Madrid.- Amaiur, la coalición que integra a Eusko Akartasuna, Aralar y la izquierda abertzale heredera de Batasuna, se quedará sin percibir unos 600.000 euros el próximo año al rechazarse su petición de constituir grupo parlamentario propio en el Congreso.

Con sus resultados en las elecciones generales del 20 de noviembre, la coalición tiene garantizados 615.003,8 euros en subvenciones del Estado gracias a los diez parlamentarios cosechados -siete diputados y tres senadores- y sus más de 300.000 votos.

En concreto, percibirá 21.633,33 euros por cada uno de los escaños conseguidos en el Congreso y en el Senado y se embolsará 83 céntimos por cada voto logrado por sus candidaturas a la Cámara Baja y 33 céntimos por cada uno de los sufragios cosechados al Senado.

Ello supone que sus 333.592 votos al Congreso recabados en Guipúzcoa, Vizcaya, Álava y Navarra le reportarán 276.881,36 euros. Mientras que los 369.058 apoyos cosechados por sus tres senadores por Guipúzcoa significarán otros 121.789,14 euros.

EN EL MIXTO, A REPARTIR CON LOS DEMÁS
Además, el Congreso abonará mensualmente a la coalición 1.645 euros por cada uno de sus siete escaños, lo que supone una cantidad anual de 138.180 euros.

Ahora bien, la Cámara Baja contempla una segunda subvención para cada grupo parlamentario, que se cifra en 28.597 euros al mes. Si Amaiur hubiese logrado grupo parlamentario, habría recibido a lo largo de 2012 un total de 343.164 euros por dicho concepto.

Al haber recalado finalmente en el Grupo Mixto, la coalición habrá de repartir ese dinero con el resto de formaciones allí adscritas. En cualquier caso, al tener el doble de diputados que cada uno de los restantes de partidos del Mixto, se acordó que a Amaiur le correspondería el 60 por ciento de la subvención del grupo, lo que supondrá unos 200.000 euros al cabo del año.

Lo que tampoco percibirá es la subvención electoral por el envío de propaganda durante la última campaña electoral, los 22 céntimos por cada elector que el Estado paga a los partidos que han conseguido grupo parlamentario propio. Dado que había censados 2,19 millones de electores en el País Vasco y Navarra, que es donde Amaiur presentó listas que además se tradujeron en escaños, ese dinero que no percibirán ronda el medio millón de euros.

Precisamente por acceder a esta subvención electoral del 'mailing', ERC se inscribió en el grupo de IU-ICV-CHA y luego no pudo salir a tiempo de poder intervenir en el Debate de Investidura de Mariano Rajoy.

LOS COSTES POLÍTICOS
Pero el coste de no tener grupo parlamentario propio no es sólo económico para Amaiur. Al estar en el Mixto, tendrá que repartirse con los demás la presencia en las comisiones parlamentarias y en la Diputación Permanente, así como la voz en la Junta de Portavoces y las intervenciones en las sesiones plenarias.

En las sesiones de control, tener grupo propio posibilita entrar en los cupos de preguntas e interpelaciones al Gobierno, así como ventajas a la hora de incluir sus proposiciones no de ley en los plenos, pero en el Grupo Mixto todo ese 'pedazo de tarta' debe distribuirse a partes iguales.

Es más, con un grupo parlamentario propio los escaños destinados a Amaiur en el hemiciclo del Congreso habrían estado mejor situados que los que ahora ocupa, justo en la última fila del Salón de Plenos, debajo de las tribunas.

Poseer grupo propio permite, además, que uno de sus diputados pueda tener acceso a información clasificada y secretos oficiales, a controlar la actividad del CNI y a recibir información sobre el uso de los gastos reservados que maneja el Ejecutivo.

El Grupo Mixto estaba fuera de este 'club' los portavoces titulares de los grupos parlamentarios hasta que en 2004 se aceptó a una persona del Mixto, que debe contar con el voto de los grupos mayoritarios (en los últimos años lo logró Francisco Jorquera, del BNG). Se da por seguro que el PP no aceptará en ningún caso que el representante del Mixto con acceso a información clasificada sea de Amaiur.


Recortes de Prensa   Página Inicial