AGLI

Recortes de Prensa   Jueves 29 Diciembre 2011

 

Primero, la disolución
José Antonio VERA La Razón 29 Diciembre 2011

Piensan algunos que a ETA hay que darle cuanto antes lo que pide. Gran error. Si se le da lo que quiere ahora, pedirá luego más, de manera que al final no quedará nada que dar, y estaremos en las mismas. ETA tiene que demostrar que su compromiso con la paz es bastante más que algo puramente coyuntural, y la mejor manera de hacerlo es anunciando su total disolución con entrega expresa de las armas, dando información puntual de dónde se encuentran sus arsenales. A partir de ahí empezaremos a creer que estamos ante una decisión definitiva real, como en su día ocurrió con la rama político-militar de la banda. Llegado ese momento se entiende que la sociedad sabrá ser generosa para olvidar la pesadilla de un terror que sólo ellos ocasionaron. Pero eso será con posterioridad, sin entenderse como condición previa, sin ataduras, sin imposiciones ni pactos.

La política penitenciaria es algo que por sí mismo se puede hacer sin más. Se viene haciendo de hecho desde siempre y se habrá de continuar con objeto de ayudar a aquellos presos de ETA que tengan alguna enfermedad o a los que demuestren voluntad de arrepentimiento cierto. Pero una cosa son traslados o acercamientos puntuales al País Vasco y otra diferentes movimientos masivos que sólo obedecen a acuerdos políticos entre una banda de asesinos y el Gobierno.El actual Ejecutivo de Rajoy está haciendo lo que debe en la lucha antiterrorista.

El cese de las pistolas ha de ser unilateral, por convicción de los pistoleros de que la única vía posible es la pacífica, la actividad política pura admitiendo que es aceptable como tal, siempre y cuando se defienda sólo con la palabra y como se hace en democracia, es decir, a través de elecciones. Sería bueno, por lo demás, que el principal partido de la oposición, a día de hoy el PSOE de Rubalcaba, apoyara al Ejecutivo en este planteamiento tan democráticamente impecable. Si no lo hace habrá que pensar que probablemente detrás de esa actitud se esconde una inconfesada entente con quienes nada se puede acordar mas allá del ámbito estrictamente democrático.

Los socialistas bailan tango
Martín Prieto La Razón 29 Diciembre 2011

En Buenos Aires iba a bailar tango a «La argentina», un boliche con pista tras la avenida Corrientes, lleno de malevos, orilleros y gavillas de malvivientes. La primera vez que acudí tuve que dejar hasta la chaqueta en el ropero, y las chicas, el bolso. Así, bailando en mangas de camisa se advertía si algún tanguista iba «calzado» con algún fierro. Las peleas por las «minas» eran a botellazos y los hombres formábamos pareja en recuerdo de cuando en el Río de la Plata no había mujeres.

Carme Chacón y Rubalcaba podían dejarse de milongas y bailar tango (él en camisa o sudadera) o hacer una «fórmula» argentina con Chacón de vicepresidenta, el cargo al que no llegó Evita Perón, y con sus mismas funciones populistas. El radicalismo femenino queda muy bien en segunda fila. Carme, niña de los ojos de Zapatero sin el cual no hubiera pasado de concejala catalana, reniega ahora de él sin advertir que si reflexiona sobre el desastre socialista habrá por obligación de prescindir de sí misma.

Es admirable el alzhéimer advenido de estos socialistas ibéricos que no reconocen ni la hierba que pastaron ayer. Para este baile es preferible Rubalcaba y todos los que le siguen, reconociendo sin rubor que estuvieron allí, entre los enredos y pendejadas de Zapatero, y que ya se corregirán si les da el magín para ello. El discurso de investidura de Rajoy es sólo el prefacio del prólogo de lo que nos espera, pero si en 2008 lo hubieran adoptado nuestros socialistas, hoy podrían estar festejando una tercera victoria electoral.

Pero no hay peor ciego que el que no quiere ver y ni abrazados en el tango Chacón y Rubalcaba reconocen que son lo mismo, la misma carcundia sentimental. Si se miraran a los ojos comprenderían que como en «Otra vuelta de tuerca», de Henry James, están bailando muertos en el templete del lago y sólo son visibles para una pareja de niños.

Alucinante, demencial, el escándalo de la televisión en España
S. McCoy El Confidencial 29 Diciembre 2011

Alucinante, escandaloso, demencial. Es difícil encontrar otros adjetivos para explicar lo que ha ocurrido con el mercado televisivo a lo largo de las dos legislaturas socialistas. La fusión de Antena 3 y La Sexta es el trazo final que permite cerrar el círculo de un disparate económico e intelectual que termina exactamente en el mismo punto en el que empezó… pero peor. Dos cadenas privadas dominan el cotarro, Antena 3 y Telecinco; eso sí, sin la competencia por el pastel publicitario de Televisión Española. El resto de las generalistas, apenas puede crecer asfixiado como se encuentra por unos costes de emisión disparatados y la negativa de las autoridades de competencia a permitir la comercialización conjunta de sus espacios con las majors, por mucha pauta única –emisión de los cortes en los mismos momentos- que se invoque. Las televisiones autonómicas se encuentran, en su gran mayoría, quebradas y sometidas al escrutinio de unos gobiernos locales que tienen que optar entre su cierre y/o imposible privatización o bajar el sueldo a los funcionarios. Solo los canales temáticos parecen dar alguna alegría a sus atribulados propietarios. Poco consuelo parece.

Como en tantos otros sectores, el diseño del mapa audiovisual español se hizo con el coxis o rabadilla. A la primera multiplicación de actores analógicos en aras de una supuesta pluralidad que escondía espurios intereses propagandísticos, se unió el imprescindible fenómeno de la digitalización que, vendida como igualdad de oportunidades, suponía un esfuerzo financiero sin precedentes para muchos de los que estaban en cola intentando lanzar sus proyectos. No solo por el coste de la señal sino por la obligatoriedad de emitir 24x7, a todas horas, todos los días del año. Muchos se lanzaron a la aventura extrapolando en sus modelos los tiempos de bonanza que la crisis estructural de la publicidad ha alejado, me temo, para siempre. De esos barros vienen estos lodos. De hecho, solo los multiplex de los grupos consolidados han podido navegar sin apuros económicos el nuevo escenario, que mantiene en la cuerda floja a aquellos que, incapaces de autofinanciarse, dependen para su supervivencia de unos fondos ajenos, de accionistas o entidades de crédito, que son cada días más escasos. La falta de recursos repercute en la programación, ésta en la audiencia, el share en los anunciantes y vuelta a empezar.

Conscientes de esa situación, las medidas aplicadas por el gobierno anterior fueron encaminadas a desfacer, del modo menos doloso para sus amigos, tales entuertos bien actuando sobre sus ingresos, al alza a través de la eliminación selectiva de un competidor publicitario como RTVE, bien facilitando, en última instancia, fusiones que permitan actuar sobre los costes y aliviar las cuentas de resultados de las cadenas. Los únicos beneficiados de tales acciones han sido A3 y T5 que se han convertido en un duopolio que controla más del 85% de la publicidad en televisión en España. El resto, no ha olido ventaja alguna. Un hecho que deslegitima, más que nunca, el nuevo modelo de financiación de la tele pública, basado en el recurso a los presupuestos del estado y a terceros que pasaban por allí como las compañías de telecomunicaciones. No hay razón alguna que lo justifique. Deberían volver a ella los anuncios, sin perjuicio de que sea necesaria una restructuración adicional que asegure la viabilidad del ente a futuro. Con todos los peros que se le puedan poner, La Sexta ha probado que es posible funcionar con una estructura mínima. Su problema no ha sido éste sino una falta de cuota de pantalla que le ha impedido rentabilizar las inversiones en determinados contenidos.

Es esencial para la salud democrática de un país contar con medios de comunicación independientes editorialmente y fuertes financieramente si se quiere que ejerzan su responsabilidad como Cuarto Poder, controlador del resto de los poderes del estado. Hace tiempo que no es el caso en España en general y en la televisión en particular. Los que presentan cuentas saneadas están al servicio de unos accionistas que son, en un porcentaje sustancial, extranjeros a los que importa en menor medida el futuro de nuestra nación en tanto que a ellos les vaya bien, lobistas de sus propios intereses. Aquellos que tratan de ejercer el periodismo en libertad se ven abocados a una maltrecha supervivencia en la que su actividad se ve condicionada por su penuria económica, errores propios, que los hay y muchos, aparte. Esa es la herencia que deja Zapatero. En su afán por controlar la industria, ésta se ha descontrolado. Su reconducción es difícil pero no imposible. Ha de girar sobre la eliminación de los conejos que el anterior ejecutivo se sacó de la chistera para contentar a unos pocos, boomerang que se ha vuelto en su contra; la racionalización del espectro y de su uso para abaratar costes y fomentar la competencia; y la actuación de oficio de las autoridades ante una concentración que aumenta de manera natural en momentos de crisis, búsqueda de la eficiencia, y supone la muerte en vida de muchos los que intentaron la loca aventura de poder ser alguien mediáticamente hablando. Y ya puestos, imponer unas ciertas reglas sobre el contenido que las adecuen a la función social que cumplen sin renunciar, con fines educativos, a los idiomas origanes, léase inglés Así sea.

persecución ideológica
Persecución ideológica: Suspenden la actividad de un grupo teatral porque su director es miembro de la OJE
 Minuto Digital 29 Diciembre 2011

Mollet, Barcelona, ha suspendido las actividades infantiles que hacía la entidad Cataplán Teatro en el Centro Cívico del barrio de Lourdes a partir de las quejas que han realizado extremistas catalanes, que afirman que Cataplán Teatro tenía vinculaciones franquistas ya que su director formaba parte de la Organización Juvenil Española (OJE).

Cataplán Teatro es una entidad registrada en el año 2009 que desde entonces había hecho una serie de actividades infantiles de teatro en Mollet. La vinculación con la OJE viene dada por el mismo responsable de la entidad, Manuel Aguilella, que también ocupa el cargo de presidente delegado de la OJE en Cataluña.

EL VERDADERO PROBLEMA: UTILIZAR EL CASTELLANO
Y es que poner en marcha un taller de teatro para niños cuyas actividades se realicen en castellano no es tarea fácil en Cataluña. Manuel Aguilella, secretario de Acción Sindical de SiPcte-USOC de Correos, fundó la Asociación teatral de las artes escénicas y culturales Cataplân EN 2009.

Aunque es residente en Barcelona, poco después de crear Cataplân -una entidad sin animo de lucro-, Aguilella consiguió que el Ayuntamiento de Mollet (Barcelona), entonces gobiernado por el PSC en solitario, le cediese durante tres horas a la semana un espacio en un centro cívico municipal para realizar talleres de teatro para niños, mayoritariamente en castellano, pero también en catalán.

El primer problema con el que Aguilella se encontró tuvo lugar en mayo de 2009, cuando los niños representaron la obra Los tres cerditos y el lobo durante un festival municipal al aire libre. Entonces, desde la agrupación local de ERC surgieron las primeras críticas por el hecho de que el castellano fuese la lengua elegida para interpretar el tradicional cuento infantil.

LA CAMPAÑA
Pero la campaña definitiva, Informa La Voz de Barcelona, se puso en marcha en otoño pasado, cuando los concejales de ERC en el Ayuntamiento de la localidad vallesana (Oriol López Mayolas y Marta Vilaret García) descubrieron que Aguilella también era el máximo responsable en Cataluña de la Organización Juvenil Española (OJE) -entidad de utilidad pública, según el Ministerio del Interior-. Probablemente, otras actuaciones suyas, como el hecho de que se presentase en el número siete de la lista de UPyD por Barcelona en las generales, o la acción protagonizada en junio pasado cuando se atrincheró en la sede central de la Consejería de Salud porque no le proporcionaron un impreso oficial en castellano, también llegaron a oídos de los concejales independentistas.

Aprovechando que el PSC de Mollet perdió la mayoría absoluta en las municipales de mayo -desde entonces gobierna mediante pactos puntuales con CiU y con ERC-, López Mayolas planteó en un pleno de octubre pasado que el Ayuntamiento debería anular el convenio firmado con Cataplân (que incluye una subvención de 300 euros anuales), por el que le cedía el uso del teatro municipal, debido a los vínculos de su director con organizaciones supuestamente “falangistas” y a las presuntas quejas de algunos padres.

‘Hemos destapado un curso de teatro hecho por falangistas en un equipamiento municipal de Mollet’, llegaron a indicar en el perfil de Facbook de la sección local de ERC, mensaje que posteriormente retiraron. Algunos medios locales de tendencia nacionalista, como Contrapunt o El 9 nou, tambien avalaron las acusaciones de ERC.

Cataluña
Tolerancia denuncia la ‘censura lingüística’ llevada a cabo por el Ayuntamiento de Mollet
El Consistorio, en manos del PSC, expulsa al grupo de teatro infantil Cataplân por representar obras de teatro en español.
Redacción www.vozbcn.com  29 Diciembre 2011

La Asociación por la Tolerancia ha condenado ‘la persecución y exclusión’ del grupo de teatro Cataplân de Mollet del Vallés (Barcelona) por representar obras de teatro en español. El pasado martes se supo que el Ayuntamiento de Mollet, en manos del PSC, con pactos con CiU y ERC, expulsó al grupo de teatro infantil de la sala municipal que utilizaban desde hace unos años, tal y como ha publicado LA VOZ DE BARCELONA.

Para la entidad cívica, esta decisión es un ‘ejercicio de intolerancia’ por parte del Consistorio y ha acusado al grupo municipal de ERC de haber protagonizado ’una campaña de acoso contra el responsable’ del grupo de teatro infantil. En resumen, la asociación considera que se ha llevado a cabo una ‘censura lingüística en el teatro’.

Nuevo ‘censores’ como en los años 70
Así, para la Asociación por la Tolerancia ‘este acto contrario a la cultura y a la convivencia democrática recuerda el triste suceso acaecido en los años 70 cuando los sectores más inmovilistas del régimen anterior censuraron y prohibieron la representación de La Torna, obra del grupo teatral Els Joglars, dirigido por Albert Boadella’.

La asociación ha acusado a los nuevos ‘censores’ y ‘enemigos de la cultura y de la libre expresión de las ideas’ que, en opinión de la entidad: ‘No son aquellos militares apegados al autoritarismo sino los defensores del integrismo nacionalista, cuyos actos nos devuelven al pasado‘.

En un comunicado de prensa, la Asociación por la Tolerancia ha querido mostrar así su respaldo al organizador, padres y niños del grupo de teatro Cataplân, y denunciar el ‘bochorno’ y la ‘vergüenza’ que suponen ‘las ridículas excusas aportadas por el PSC’ para desalojar al grupo de teatro de la sala municipal: que no hay suficientes niños inscritos. Desde el grupo de teatro aseguran que sí hay suficientes niños para seguir formando en el taller de teatro.

Conflicto
Censuran la obra de teatro 'Los tres cerditos' en Mollet del Vallés por ser interpretada en castellano
La Asociación por la Tolerancia denuncia la actitud del municipio barcelonés gobernado por el PSC
 www.lavozlibre.com 29 Diciembre 2011

Barcelona.- Interpretar la obra de tetaro 'Los tres cerditos' en castellano. Este es el pecado cometido por los integrantes del grupo teatral infantil 'Cataplán Teatrum' que ha provocado que el Ayuntamiento barcelonés de Mollet del Vallés excluya las funciones que el grupo de actores realizaba hasta la fecha.

La Asociación por la Tolerancia se enteró de la persecución a la compañía 'Cataplán Teatrum' gracias a noticias y comentarios recabados de medios escritos y digitales. Según la asociación, "las informaciones demuestran que ese incalificable ejercicio de intolerancia ha sido perpetrado por el equipo de gobierno del Partido Socialista de Cataluña (PSC) del citado municipio, a instancias del grupo Ara Mollet-ERC, que ha protagonizado una campaña de acoso contra el responsable del citado grupo teatral infantil".

"Este acto contrario a la cultura y a la convivencia democrática recuerda el triste suceso acaecido en los años 70 cuando los sectores más inmovilistas del régimen anterior censuraron y prohibieron la representación de La Torna, obra del grupo teatral 'Els Joglars', dirigido por Albert Boadella" aseguran desde la Asociación por la Tolerancia. "En esta ocasión, 35 años después, los censores, los enemigos de la cultura y de la libre expresión de las ideas, no son aquellos militares apegados al autoritarismo sino los defensores del integrismo nacionalista, cuyos actos nos devuelven al pasado", apuntan.

"Que por el mero hecho de representar en castellano una función teatral infantil como 'Los tres cerditos' se haya decidido cancelar el curso teatral de 'Cataplân Teatrum' produce bochorno y vergüenza, agravados por las ridículas excusas aportadas por el PSC, que ha cedido a las presiones de Ara Mollet-ERC", se lamentan desde la Asociación por la Tolerancia.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Como Ortega Lara
¿Pensaron sus verdugos que quizá aquel guiñapo abandonado en el agujero quería volver a su casa? Malditos
Alfonso Ussía La Razón 29 Diciembre 2011

El 40 por ciento de los asesinatos cometidos en acciones terroristas por la ETA está sin resolver. Más de trescientos inocentes han muerto a manos de unos asesinos que se han ido de rositas. Ahora, según nos informa nuestro gran Zuloaga, la ETA ha ordenado a sus criminales condenados y presos que no pidan perdón ni paguen indemnizaciones. Además, exigen el «estatus de reclusos políticos» con derechos de maternidad y paternidad. Llevamos más de 35 años de democracia y no se han enterado todavía de que ninguno de ellos está preso por causas políticas o ideológicas. Viven en la cárcel, y algunos muy bien, por pertenecer a una banda terrorista que mata, hiere, extorsiona y secuestra. Están en prisión porque son probados asesinos, probados terroristas, probados chantajistas y probados secuestradores. El Código Penal. Pretenden sus corifeos presionar al Gobierno con una marcha el 7 de enero. Me parece bien que sus partidarios estiren un poco las piernas, pero intuyo que no van a conseguir nada.

Los de «Bildu» y «Amaiur» presidirán el movimiento fútil de la manada. Causaba grima la presencia distinguida durante los actos de juramento ante el Rey del nuevo Presidente del Gobierno y sus ministros, del Presidente del Tribunal Constitucional, el acuclillado Pascual Sala, causante principal de la ignominiosa presencia en las instituciones de los cómplices de una banda de terroristas. Los terroristas están pidiendo una amnistía. Los terroristas y Eguiguren, que se sentiría muy complacido en el improbable caso de que ésta se produjera. El Partido Popular perdería 8 millones de votos, como poco, si se rindiera ante los asesinos. Y no los quiere perder.

Los presos de la ETA quieren volver a su casa. También a los presos que no son de la ETA les gustaría volver a sus hogares. Pero no es posible. Tienen que cumplir sus condenas, el castigo que la sociedad, a través de la Justicia, les ha impuesto por delinquir. Los presos de la ETA cuentan en prisión con todas las garantías y derechos de los penados, e incluso, ignoro por qué motivos, con más garantías y derechos que el resto de los condenados. Pueden ser visitados; se comunican con el exterior; reciben toda suerte de paquetes y regalos, y son tratados con justicia y benevolencia en el interior de las prisiones. Disfrutan de todas las garantías comprendidas en un Estado de Derecho. Pero quieren más.

Exigen «trato digno y respeto». Depende de qué tipo de respeto. El trato digno lo tienen asegurado y lo experimentan. El respeto es otra cosa. Un funcionario puede tratar con toda dignidad a una rata, pero no se le puede exigir que sienta por ella respeto. Profesionalidad. No quieren padecer, en caso de incumplir las normas carcelarias, ningún tipo de aislamiento. Piden atención por su salud. La tienen. Desean comunicarse con sus amigos y familiares. Poder comunicarse en su lengua. Lo hacen sin trabas y sólo hablan en español cuando alguno de sus terroristas no sabe decir en vascuence ni «agur». Piden derecho a la reunión y a tener interlocutores. A casa, derecho de reunión, interlocutores, permiso de paternidad y maternidad, no al aislamiento, buenos alimentos, recepción de regalos, comunicación permanente con amigos y familiares, permiso para estudios especiales, respeto... Exigen, pues, ser unos presos privilegiados por el hecho de pertenecer a una banda criminal y terrorista sangrienta, asesina, perversa y miserable. ¿Qué se han creído estos forajidos?

¿Recuerdan a José Antonio Ortega Lara? ¿Disfrutó de un trato digno y respetuoso durante su insufrible secuestro en un agujero de Mondragón ? ¿Velaron por su salud los secuestradores? ¿Pudo comunicarse sin condiciones con sus amigos y familiares? ¿Le facilitaron el estudio o la lectura para mitigar su angustia? ¿Le permitieron que fuera visitado por representantes o interlocutores? ¿Pensaron sus verdugos que quizá, aquel guiñapo abandonado en el agujero, que no había hecho nada malo en su vida, quería volver a su casa?
Malditos.

Menos iguales que otros
ISABEL SAN SEBASTIÁN ABC  29 Diciembre 2011

LA Ley es igual para todos, tal como acaba de recordarnos el Rey, lo que no significa que a todos se nos aplique por igual. Parafraseando a Orwell, digamos que a la hora de recurrir a ella unos son menos iguales que otros. La Ley, en un Estado de Derecho, debería ser la concreción normativa del concepto inherente al término Justicia. Ante situaciones como las que aquejan a millares de víctimas del terrorismo, hay que deducir que ese colectivo es menos «igual» que cualquiera de los que integran el conjunto de la sociedad española, incluyendo a los terroristas del hacha y el coche bomba.

Lo acaba de denunciar Maite Pagazaurtundúa con la firmeza imperturbable que la caracteriza: El cuarenta por ciento de los asesinatos cometidos por ETA después de 1977 podrían quedar impunes. Todos los anteriores a esa fecha (más de un centenar) les salieron gratis a los sicarios de la capucha, porque la democracia tuvo la «generosidad» de amnistiarles. De los perpetrados después, 134 han prescrito ya mientras 314 siguen sin resolverse. Y hablo únicamente de asesinatos. Si englobamos en esta lista infamante a todos los inocentes heridos, amputados en el cuerpo o en el alma, golpeados de algún modo por el odio de los etarras convertido en violencia, la cifra asciende de manera considerable. Por ejemplo, entrarían en ella Irene Villa y su madre, María Jesús González, que jamás verán sentarse en el banquillo al responsable o responsables de todo el dolor que han padecido.

¿Qué le pasa a este país para tratar de ese modo a quienes dieron su vida o su felicidad por defender los derechos y la libertad de los demás? ¿Cómo podemos ser tan ingratos? ¿Qué clase de sangre circula por las venas de esta España?

He asistido a muchas manifestaciones de víctimas, todas ellas presididas por una misma reivindicación: Memoria, dignidad y justicia. He comprobado cómo iba descendiendo el número de participantes en esas marchas pacíficas, acaso porque la gente se cansa de exigir un imposible o acaso porque se van muriendo, ya que esta lucha, salvo excepciones tan escasas como honrosas, no parece interesar lo más mínimo a las nuevas generaciones. He compartido infinidad de lágrimas con padres, viudas y huérfanos. Jamás he oído un llamamiento a la venganza. Sí un clamor general en demanda de justicia.

Ahora que, nuevamente, planea en ciertos ambientes el fantasma de otro indulto masivo, aunque encubierto; que en los telediarios de la cadena pública y en los medios próximos al PSOE se nos repite machaconamente esa mentira del «final definitivo de la violencia», compatible, según los propagandistas de este simulacro de «paz», con las amenazas vertidas desde ciertos escaños del Congreso sobre la posibilidad de una «marcha atrás en el proceso», es hora de hablar claro y decir ¡basta!

Quienes piden olvido y perdón a las víctimas escarnecidas sin exigir a sus verdugos que paguen por lo que hicieron son cómplices de la banda. CÓMPLICES, como suena. Quienes fomentan la impunidad carecen de legitimidad para estar en la vida pública. De legitimidad y de conciencia. Quienes suscriben las palabras del Rey sobre la igualdad elemental de los ciudadanos ante la Ley tienen la obligación moral, y por supuesto política, de poner fin a este escarnio.

El odio entre nosotros
Los habitantes de Galicia carecemos de derechos reales, sobre todo si protestamos los incuestionables dogmas del nacionalismo. Quienes lo hacen, se exponen a insultos y amenazas
andrés freire ABC Gallicia 29 Diciembre 2011

Hace unas semanas, uno de los grandes santones de la cultura gallega afirmaba que el lenguaje del odio es propio de la derecha española, pero que este lenguaje apenas tenía cabida en Galicia. Asombroso comentario que incidía en ese tópico tan extendido, el de «estas cosas no pueden pasar aquí», tópico que la realidad cotidiana de Galicia desmiente con pertinaz regularidad. Estas cosas –el fanatismo, el odio, la exclusión, la intolerancia, incluso las bombas- están pasando entre nosotros. Acaso, cuando uno está tan embebido en los dogmas del progre-nacionalismo, la fea realidad no hace mella en las ideas. Acaso, las embestidas de las mesnadas nacionalistas no le parecen odio sino autodefensa.

Sin embargo, odio es, y es un odio que no se oculta. Bieito Lobeira, por ejemplo, puede ser una buena persona, que rebosa amor por sus vecinos. Pero al subir a una tribuna o acercarse a un micrófono, desprende odio sulfúrico por su boca, un odio que se extiende como miasma sobre la sociedad. Cuando recientemente criticó a su tóxico modo a una cadena de televisión por un debate sobre el terrorismo galleguista, esa cadena se vio pronto llena de pintadas amenazantes.

Curiosamente, el programa de Popular TV que tanto molestó a Lobeira no hacía más que decir la verdad. Y eso es lo que más molesta a cierto nacionalismo, que alguien diga la verdad, porque su sistema de creencias y mitos se derrumba en cuanto aparece la siempre perturbadora verdad.

El último incidente con el Defensor do Pobo corrobora este aserto. El Defensor reclama a una editorial que rectifique un libro de texto que esconde la parte del artículo del Estatuto de Autonomía que afirma que el castellano también es lengua oficial de Galicia. Al punto, los enfadadizos e irritables nacionalistas –Lobeira, al frente, as usual- piden su dimisión con cruda retórica. ¿Su feo delito? Solicitar que un libro de texto diga la verdad. Trabajo que, por cierto, correspondería a la consellería de educación.

Esta anécdota denota los parámetros mentales del nacionalismo. Para ellos, quienes necesitan defensa son la Nación gallega, y a Nosa Lingua. Los galleguitos de a pie, usted y yo, no tenemos derecho a ser protegidos por el Pefensor do Pobo. Los estudiantes tampoco tienen derecho a que les digan la verdad, que lo verdaderamente importante es la construcción nacional. En consecuencia, los habitantes de Galicia carecemos de derechos reales, sobre todo si protestamos los incuestionables dogmas del nacionalismo. Quienes lo hacen, se exponen a insultos y amenazas.

Aún así, como les comentaba al principio, un santón nacionalista aseguraba que en Galicia no hay lenguaje de odio. Algunos pensamos que es deshonesto no querer verlo, no querer reconocer el odio entre nosotros.


Recortes de Prensa   Página Inicial