AGLI

Recortes de Prensa   Lunes 9  Enero 2012

 

Hasta aquí hemos llegado: o las autonomías o nosotros
Roberto Centeno El Confidencial  9 Enero 2012

“Nos han jodido bien, si tuvieran vergüenza se pegarían un tiro”, me decía mi amigo Cela sobre los padres de la Transición, quienes nos impusieron este engendro de Estado y de dictadura partitocrática. La casta política jamás renunciará a su enorme entramado de expolio y corrupción: 17 estados, 8.000 ayuntamientos, 4.000 empresas públicas y el 70% del presupuesto, que manejan como les place. Están dispuestos a hundirnos para varias generaciones. Sin embargo, el dilema es muy simple: o ellos o nosotros; o la casta política o nuestros hijos y su futuro.

Rajoy, quien gusta de desaparecer siempre que hay problemas, no ha cambiado el rumbo. Se inclina por mantener el tamaño del Estado a costa de la economía productiva. Mientras, PNV, CiU y Amaiur exigen que escojamos ya entre pagarles un tributo, ahora que estamos en ruina, o la independencia. Y ni lo uno ni lo otro, tal y como hace Francia con los catalanes y vascos franceses.

No solo nos han arruinado, sino que han infligido un daño irreparable al tejido productivo, rematado por Rajoy al colocarnos a la cabeza de Europa en impuestos a la renta y al ahorro, una medida que generará una recesión sin precedentes. “Ha puesto a España en una espiral descendente”, afirma The Economist. Mientras la casta política no solo no reduce un sector público gigantesco, que mantiene dos millones de personas a nuestra costa, Rajoy anuncia que no dejará suspender pagos a ninguna comunidad ni ayuntamiento. Es de locos: “Gasten lo que quieran, el Estado les avala”.

Sin embargo, nada como las cifras para conocer el grado de engaño y de expolio al que nos somete la casta política. El pasado miércoles este diario publicó un artículo que narraba cómo las CCAA han creado miles de empresas públicas para colocar a familiares y amigos -520.000 enchufados en conjunto con sueldos superiores a los de los funcionarios- y esconder su deuda. Son empresas que escapan a todo tipo de control: sus empleados se contratan a dedo y no tienen que rendir cuentas a nadie, ni siquiera a los parlamentos autonómicos, una práctica que no tiene parangón en el mundo civilizado.

Pues bien, según el Banco de España su deuda asciende a 15.500 millones de euros, una cifra disparatada que no coincide ni de lejos con la real. En el desglose me encuentro con Valencia, comunidad que conozco bien, cuya deuda en el informe se cifra en 1.694 millones. ¿Qué engaño es este? Solo CIEGSA, la empresa pública para la construcción de escuelas, tiene una deuda de 2.000 millones; la de EPSAR, dedicada a la construcción de depuradoras, alcanza los 1.000 millones; Canal Nou y otros medios suman una deuda de 1.300; la Ciudad de las Artes y de las Ciencias, después de haber recibido 1.900 millones de fondos públicos, tiene un agujero de 500; y así 46 más. El total arroja una deuda de 9.200 millones, ¡cinco veces superior a la oficial, Doña Soraya!

No cierran empresas pero encargan un estudio
Tras el hachazo al ahorro y al salario de las familias -en palabras de Alberto Recarte, “nadie pasa ya a Rajoy por la izquierda”, dado que ha colocado el tipo máximo del IRPF en el 52% frente al 50% que pedía Izquierda Unida- se había filtrado que el Gobierno cerraría el jueves 350 empresa de las 454 del Estado -lo de subir el IVA, hidrocarburos, Patrimonio y demás lo dejan para después de las elecciones andaluzas-. No han cerrado ni una. En lugar de eso Sáenz de Santamaría ha encargado un estudio y ha anunciado un maravilloso plan antifraude para recaudar 8.171 millones y 25 céntimos. Bruselas lo ha definido como una tomadura de pelo. Ya puestos, ¿por qué no recaudar 81.710? El viejo plan antifraude de Zapatero pretendía recaudar 70.000 millones y, claro, una abogada del Estado no va a ser menos que un abogadillo de cuarto y mitad.

La casta política ha aniquilado sin piedad a decenas de miles de pymes y a cientos de miles de autónomos (33.000 solo en 2011) porque no les pagan (deben más de 70.000 millones de euros a proveedores), condenando a millones de españoles productivos al paro para que sus enchufados, totalmente improductivos, puedan seguir comiendo la sopa boba

Sin embargo, el disparate con mayúsculas, el que demuestra que no saben ni dónde tienen la mano derecha, ha sido la fiscalidad sobre las ganancias de capital, que han subido hasta un nivel sin precedentes. La medida no solo no incrementa la recaudación sino que la reduce. Todo hacendista sabe que hay una relación inversa entre tributación sobre las ganancias de capital y recaudación que es muy superior a lo proporcional. Una reducción de un punto en los impuestos sobre las ganancias de capital eleva un 10% la recaudación por este impuesto. Más graves son, incluso, los efectos devastadores sobre el conjunto de la economía: reduce la inversión, reduce la competitividad y aumenta el paro. No se puede hacer peor. Sus incondicionales, y las almas cándidas, argumentarán: “No les dais tiempo, esperad y veréis”. Zapatero nos llevaba al abismo. Rajoy, cuanto menos, debería haber cambiado de dirección. Pero ha hecho lo contrario, ha acelerado el camino a la perdición.

Pongamos un ejemplo en cifras. Valencia, que ostenta el récord de endeudamiento/PIB, no modificará los gastos de 2011 en sus presupuestos para el presente año. Será por dinero: 13.754 millones de la administración general, más 2.420 millones de empresas públicas, fundaciones y chiringuitos… en total: 16.174. Ingresos no financieros (suponiendo un incremento del PIB del 1%) de 12.000 millones. Y ahora, su gran plan de ahorro: “Vamos a ahorrar 280 millones subiendo impuestos”. La cita es textual. ¿Desde cuándo subir impuestos es ahorrar? Pretenden reducir 440 millones de gastos sanitarios “gracias a una mejora en la eficiencia sin mermar la calidad del servicio” -una burla- y otros 270 millones reduciendo salarios y horario de eventuales. Después, el no va más del engaño, reducirán las 46 empresas públicas a seis, pero sin cerrar ninguna; las juntan todas en seis holdings para ocultar deuda. El ahorro total es de 1.000 millones. ¿Y los 3.000 restantes?, ¿y los 1.000 o más porque la economía caerá en torno al 4%?

Ya no pagan a las concesiones sanitarias, a la universidades, a las farmacias… deben a proveedores no menos de 7.000 millones. Deben devolver 500 millones en febrero y no tienen un céntimo. Eso sí, de recortar en despilfarro nada. Ni una palabra de fastos, eventos encargados a dedo, televisiones, empresas públicas inútiles, embajadas, coches oficiales, oficinas de lujo y aeropuertos sin aviones. No es de extrañar que estos insensatos hayan elevado la deuda oficial en un 75% desde 2008, hasta los 20.469 millones.

Si se suma lo camuflado en las empresas públicas, intereses e impagados, el déficit real es de unos 43.000 millones, el doble que el oficial. ¿Qué hace mientras Rajoy? Obligar el jueves a la banca a darles 1.200 millones con nuestro aval para que sigan gastando y mintiendo, mientras asfixia a las Fuerzas Armadas -menos elogios, Majestad, cuando las dejáis inoperativas para que la casta política mantenga el despilfarro- y recorta en Sanidad y gasto social.

Referéndum inmediato sobre el sistema autonómico
Por ello, repito lo dicho al principio: hasta aquí hemos llegado. O acabamos con la casta política o ésta acaba con nuestras familias y nuestro futuro. Así de claro y dramático. Fíjense en el Congreso o en el Senado, órgano inútil, que se niega a ahorrar un solo céntimo mientras piden austeridad con una desvergüenza pasmosa. O la alcaldesa de Madrid, con 1.500 asesores y 137 coches oficiales, dado que todos los concejales tienen uno, y pretende recortar… ¡10 millones de euros! O la Comunidad de Madrid, definida como el “ejemplo de austeridad a seguir”, que mantiene el mismo nivel de gasto que en 2011 y cuyo déficit se incrementa en un 80%, de 1.435 a 2.583 millones. O Cataluña, donde el despilfarro y la corrupción alcanzan tales niveles que convierten los casos acaecidos en el resto de España en una broma. Hasta las subvenciones de la UE a los agricultores y el dinero de las infraestructuras se las queda la casta política para pagar embajadas y televisiones, coches oficiales y oficinas de lujo.

Pero, sobre todo, fíjense en los gigantescos tentáculos de la clase política en comunidades y ayuntamientos, donde han colocado a dedo a dos millones de amigos y parientes, entre empleados públicos y asesores. La misma casta política que ha aniquilado sin piedad a decenas de miles de pymes y a cientos de miles de autónomos (33.000 solo en 2011) porque no les pagan (deben más de 70.000 millones de euros a proveedores), condenando a millones de españoles productivos al paro para que sus enchufados, totalmente improductivos, puedan seguir comiendo la sopa boba.

En conjunto, un despilfarro de 120.000 millones de euros año, 34.000 de los cuales se disuelven en duplicidades y el resto en despilfarro absolutamente innecesario. Esto no es todo: las siete cajas intervenidas por el BdE, cuyo deber era cerrarlas, necesitarán más de 40.000 millones de dinero público. Y eso para empezar, pues solo representan el 10% del total. El “banco malo” incrementaría la deuda de España en 104.000 millones. Ninguna nación puede sobrevivir con tal grado de irresponsabilidad.

Todo lo anterior solo tiene una salida democrática. Convocar de inmediato un referéndum para la supresión del sistema autonómico. No adaptar, ni optimizar, esto tiene que acabarse de raíz. Para convocarlo se necesitan 500.000 firmas. Rosa Díez las sacaría con mover el dedo meñique. Si se consigue, ni Rajoy, ni Rubalcaba, ni su Majestad, aunque lo intentarán, podrían impedirlo si la gente sale a la vez a la calle. Y el resultado del referéndum sería aplastante contra el sistema autonómico. ¿Qué lo sustituirá? Pues cualquier sistema democrático actual, ninguno de los cuales se asemeja a este engendro. Recojo dos posibilidades, que podrían constituir una segunda pregunta del referéndum: centralismo descentralizado tipo Francia, o Estado federal, tipo Alemania. Cualquiera serviría. Fuera de esto, España no tiene salida. Y quien no sea capaz de movilizarse para defender el futuro de sus hijos, merecerá lo que le pase.

Otra vez el banquero (II)
César VIDAL La Razón  9 Enero 2012

En mi última entrega relaté cómo al banquero, en términos económicos, le parecía magnífico el Gobierno de Rajoy, pero en el político, lo veía como un verdadero talón de Aquiles. «Mire, Mr. Vidal, yo no deseo ser dogmático, pero hay un ministro que me parece nefasto; otro, inadecuado y otro que es un enigma cuando tendría que ser un valor seguro». «Si no se explica mejor...», musito.

«¿Cómo se puede nombrar ministro de Justicia a un fulano que ha perseguido a un periodista al que, con toda seguridad, van a dar la razón en el tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo?». Agacho la cabeza porque a mí también me da vergüenza. «¡Y además en un Gobierno de gestión cuando ha dejado Madrid más endeudada que cualquier ciudad europea! Y no ha dado un solo céntimo a las víctimas de un atentado terrorista que aconteció en su ciudad... No, no, no, Mr. Vidal. ¡Eso es como designar a la madame del último burdel de Nueva Orleans para que lleve a cabo la reforma de las carmelitas! En un país del sur del Río Grande... quizá, pero en España... pero ¿cómo quieren que luego los tomemos en serio?». «Ya», le corto porque le veo a punto de vomitarme encima de la carne.

«¿Y el inadecuado?». «El ministro del interior», responde mientras se lleva a la boca un trozo generoso de comida, «¿cómo puede un ministro del interior serio alabar a ese Ruba... Robo...». «Rubalcaba», le ayudo. «Eso. Bien, ese hombre pudo ayudar a la banda terrorista ETA y ha sido muy mal ministro y usted llega para sustituirlo y lo enaltece... ¿Es que piensa acaso seguir la política de Zapatero hacia los terroristas?». «Sinceramente, no lo creo», le corto. «Más les vale», me dice el banquero, «porque si lo hacen, están perdidos». «No le digo que no», reconozco.

«¿Y el enigma?». «El ministro de Defensa, of course», me responde dejándome perplejo. «Por primera vez en siglos, Marruecos está mejor armado que ustedes, sigue ambicionando quedarse con una parte de su territorio, tiene una mayoría legislativa islamista... ¡y ustedes nombran como ministro de defensa a un perfecto desconocido!». «No podrá ser peor que la señora Chacón», digo. «No se trata de no ser peor, sino de hacerlo bien», me corta el banquero. «Yo sé que ustedes tienen prejuicios hacia los militares, pero en esa cartera necesitan no a un desconocido sino a alguien que conozca su oficio. Y ahora recuerde esto: un error en el trato con los terroristas, una concesión económica a los nacionalistas; un desliz en la política de defensa o en relación con la justicia... y no servirán de nada, absolutamente de nada, sus esfuerzos económicos. ¿Comprende ahora por qué califiqué a estos ministros de talón de Aquiles?». Comprendo, sobre todo, por qué me he quedado sin ganas de postre.

La vuelta a casa
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC  9 Enero 2012

ESOS millares de personas que se manifestaron en Bilbao «en defensa de los derechos de los presos», en realidad se manifestaban contra el Estado de Derecho. El Estado de Derecho supone la penalización de los delitos, no por afán de venganza, sino para restablecer la equidad que rompieron al cometerse. Pero lo que pedían esos manifestantes era precisamente que tal equidad no se restablezca ni tales delitos se paguen, con la «vuelta de los presos a Euskal Herría dueños de todos sus derechos», como proclamó Mariví Ugarteburu, una de las promotoras. ¡Todos sus derechos nada menos! ¿Incluyen también que se les dedique una calle en su pueblo natal?

En cualquier caso, incluyen que el Derecho, la Ley y la Justicia vigentes hoy en España dejen de funcionar. Porque ese Derecho, esa Ley y esa Justicia exigen que los delitos se castiguen y las penas se cumplan. Justo lo contrario de lo que perseguía esa manifestación y las que, según nos anuncian, seguirán: legitimar lo que viene llamándose violencia de ETA, y no es otra cosa que sus asesinatos, secuestros, robos, extorsiones, legalizando con ello «la lucha por la libertad de Euskadi contra los dos Estados opresores, España y Francia». Con lo que la derrota de ETA se habría convertido en victoria.

En el fondo, estamos en lo de siempre: conseguir la independencia por las buenas o por las malas, por las bombas o por las puertas traseras que les abren unos magistrados alicortos y unos políticos pusilánimes. El caso es llegar a su destino. La primera etapa ya la han cubierto, introduciendo una pista de aterrizaje en la escena política vasca y española con Amaiur. Ahora toca ampliar esa pista con la traída de los presos «con todos sus derechos», o como dice el obispo Uriarte «con una paz en la que no haya vencedores ni vencidos», equiparando víctimas y verdugos.

Si lo logran, sólo les quedará una tercera etapa para alcanzar la meta: imponerse «democráticamente» en Euskadi. Haber vencido con las armas del contrario. Sería una mala noticia para España, pero sería una noticia peor para Euskadi, incluido el llamado «nacionalismo moderado», que vería recoger las nueces a los que agitaron el árbol, al revés de lo que pensaba. Y entonces les llegaría a ellos la hora de hacer la maleta para refugiarse en el resto de España o de someterse a la dictadura de los «suyos», que no son precisamente gente que se ande con miramientos a la hora de respetar las libertades individuales. Tengo incluso la impresión de que pedirían al Ejército español que les recuperara su país, aunque espero no tener que verlo para comprobarlo. Para resumir cuanto he dicho: Euskadi no gozará de verdadera libertad hasta que todos los vascos hoy fuera de casa puedan volver a ella a gozar de sus derechos. No sólo los presos.

Ellos tienen prisa, el Derecho no
Frente a todas las urgencias, es preciso afirmar que el Derecho, y en consecuencia la ley, no tienen, no deben tener prisa ni urgencia alguna que no sea la prisa y la urgencia de la verdad, de la justicia, de la memoria histórica
JOSEBA ARREGI www.diaroivasco.com  9 Enero 2012

Una de las razones por las que no pocos hemos pensado que esta vez el anuncio de ETA de renunciar a la violencia iba en serio era que había trastocado el orden de sus prioridades: si hasta ahora la prioridad eran los presos y luego la negociación política, ahora, la prioridad era la apuesta por la política, y luego, no se sabe cuándo, los presos.

Es decir: ETA había traicionado a los presos. Había decidido la renuncia a la violencia terrorista sin haber aclarado la situación de los presos. Estos quedaban abandonados a su suerte sin que ETA se quedara con algún medio de presión para buscar su vuelta a casa. Esta traición, este cambio radical de prioridades, que, por un lado daba credibilidad a la decisión de ETA, por otro lado, sin embargo, está marcando los movimientos de la izquierda nacionalista radical en los meses posteriores a la decisión de ETA: demostrar que no se ha producido esa traición, que las prioridades siguen siendo las mismas.

Los presos han vuelto a la palestra, son el actor principal pasivo en la política vasca: ETA y su entorno político reclaman su vuelta a casa, una amnistía general, indultos individuales que, en fraude de ley, terminen siendo un indulto general, ruedas de prensa, declaraciones, manifestaciones, todo dirigido a que los presos no vean la traición que han sufrido, todo dirigido a que los familiares de presos no vean el abandono que ha sido impuesto a sus familiares presos.

De ahí la prisa que tienen para colocar en la agenda política de los demás partidos y del Estado de derecho la cuestión de los presos de ETA. De esta prisa da razón incluso la condescendencia con la que afirman que entienden y respetan al PP en su gestión de los tiempos: otra forma, poco disimulada de meter presión al Gobierno recién elegido para que no demore las decisiones que debe tomar, en opinión de la izquierda nacionalista radical, para solucionar la cuestión de los presos.

No es difícil entender la premura y la urgencia que tiene la izquierda nacionalista radical, y ETA, para meter con calzador en la agenda la cuestión de los presos. Y no es difícil de entender, porque además de la urgencia temporal, tiene una urgencia lógica: no dar el paso a la condena de la historia de terror de ETA. Solucionar el problema de los presos, a poder ser sin que tengan que cumplir su condena, es equiparable a la afirmación de que no hay solución al conflicto si hay vencedores y vencidos, si no salen todos ganando, si el Estado no da pasos en algo que se dibuja como enfrentamiento entre dos partes iguales, en poder, en legitimidad, en razones, en sufrimiento, en todo. De ahí también la búsqueda de equiparación entre todas las víctimas, entre todos los sufrimientos, entre todos los culpables y responsables.

Frente a todas estas urgencias, es preciso afirmar que el Derecho, y en consecuencia la Ley, no tienen, no deben tener prisa ni urgencia alguna que no sea la prisa y la urgencia de la verdad, de la justicia, de la memoria histórica. El problema de ETA y de los asesinatos cometidos por ETA, el problema de la amenaza que ETA ha supuesto para grupos concretos de personas en la sociedad vasca y española, el problema del miedo, de la coacción, de la negación de libertad que ha supuesto la existencia misma de ETA en la sociedad vasca no puede solucionarse corriendo y de prisa por las urgencias tácticas de un determinado momento. No puede solucionarse recurriendo, después de haber afirmado, cuando interesaba, que el paso de la izquierda nacionalista, y en consecuencia el de ETA, era irreversible, a la conveniencia de solucionar la cuestión de los presos para que ETA no vuelva a las andadas -y en este contexto es deleznable que quien más intentó convencernos de la irreversibilidad de la reflexión de la izquierda nacionalista radical, Jesús Eguiguren, venga ahora a amenazarnos con que la violencia puede volver si no se soluciona la cuestión de los presos-. No. Ahora más que nunca es preciso basarse en la falta de urgencia del derecho. El derecho no tiene prisa. No debe tener prisa. La ley debe cumplirse. Es preciso no salirse ahora del guión del Estado de derecho, ahora que estamos en condiciones de celebrar la victoria del Estado de derecho sobre la violencia terrorista, sobre la pretensión de ETA y sus acompañantes políticos de derrotar al Estado de derecho. Si alguna vez fue verdad es ahora cuando no deben hacerse mudanzas porque son tiempos de tribulación.

El problema radica en que la izquierda nacionalista radical y sus acompañantes -los que justificaron los asesinatos, el miedo, la amenaza, la extorsión, la estigmatización de los no nacionalistas, el odio al diferente, la intolerancia, el valor del terror- van consiguiendo victorias parciales, y en la medida en que van consiguiendo esas victorias parciales van creando nuevas víctimas. Así se celebran acuerdos del sistema educativo por la convivencia y la reconciliación sin mentar a ETA, creando la víctima de la verdad, de la memoria, de la amputación de la historia, de la negación de la historia real, de la concreta. Y todo ello en el ámbito de la educación y de la universidad, en el seno de la sociedad vasca del futuro, una sociedad vasca que nacerá jibarizada en su memoria, en su verdad, en su percepción del pasado histórico.

El nacionalismo, y sobre todo el nacionalismo radical, sigue amputando la sociedad vasca, la historia vasca, la memoria, la verdad. Eso sí: con la ayuda de bienpensantes de todo tipo que creen que estas amputaciones sirven a la construcción de la verdad global engañándose a sí mismos.

La deuda del Estado se ha duplicado en sólo cuatro años por la crisis económica
Víctor Relaño. Madrid www.gaceta.es 9 Enero 2012

Se aproxima a los 600.000 millones de euros. Los intereses se comen el 3% del PIB. El Tesoro debe refinanciar 130.000 millones en 2012. Los tipos suben en Europa.

La interminable crisis económica en la que se encuentra sumido el país desde hace cuatro años y las equivocaciones políticas en las estrategias de reactivación han generado un enorme agujero fiscal que ha disparado la deuda del Estado. En sólo cuatro años, el endeudamiento estatal casi se ha duplicado y se encuentra ya a las puertas de los 600.000 millones de euros. Un monstruo al que hay que alimentar cada año: el Tesoro deberá hacer frente al vencimiento de títulos por 130.000 millones de euros este año. Un escenario que se agrava con la presión a la que se encuentra sometida España en los circuitos internacionales.

La deuda del Estado cerró en 2007 un círculo virtuoso, tras varios años de superávit de las cuentas públicas, con más ingresos que gastos. En ese 2007 en que estalló la crisis de las hipotecas basura (las subprime) en Estados Unidos y Europa y que vio el comienzo del pinchazo de la burbuja inmobiliaria en España, la deuda del Estado alcanzaba los 307.000 millones de euros.

Cuatro años de sangría de fondos, por el crecimiento vertical del desempleo hasta los cinco millones, y de errores de estrategia en el relanzamiento de la economía (como la desgravación de los 400 euros o el Plan E) han conducido la deuda del Estado a las puertas de los 600.000 millones de euros. La cifra no incluye ni las obligaciones financieras de las comunidades autónomas ni la de los ayuntamientos.

La deuda del Estado superó los 590.000 millones de euros al cierre de 2011. La subida meteórica de los títulos del Estado en más de 280.000 millones en cuatro años es lo que ha despertado el instinto de los inversores para apostar contra la deuda española y condujo a la Unión Europea a exigir un permanente plan de ajuste a España, así como reformas estructurales. Algunos piensan que lo único que ha salvado a España del rescate ha sido el hecho de que Italia se situara en la primera línea de defensa del euro a finales del año pasado.

La deuda supone un doble problema para España. Además de la rapidez con la que se ha ampliado este desequilibrio, se encuentran los intereses que devengan estos compromisos. En el año 2007, el capítulo de los intereses de la deuda supuso un coste para el Estado ligeramente inferior a los 16.000 millones de euros. Cuatro años después, España pagaba 27.000 millones de euros por el dinero que le habían prestado los inversores para financiar el déficit histórico del país. Ese vivir por encima de las posibilidades de España, presupuestos deficitarios durante los últimos 30 años, supone nada más y nada menos que arrastrar un déficit cada año cercano al 3% del PIB sólo en el capítulo de intereses de deuda.

Para hablar claro, representa un dispendio anual en intereses cercano a los 4,5 billones de las antiguas pesetas. Un dinero con el que podría construirse cada año un tren de alta velocidad como el que lleva a Galicia y aún sobraría dinero. Con esos fondos también podrían construirse unos 1.300 colegios al año. O se resolvería de un plumazo el problema del déficit de este año, que ha conducido al denominado impuestazo de Rajoy.

El mayor incremento reciente de la deuda se produjo en el año 2009, con un aumento de 117.000 millones de euros. Fue el año en que Elena Salgado relevó a Pedro Solbes en la máxima responsabilidad económica (la ortodoxia de este le hacía rechazar cualquier experimento keynesiano de alza del gasto público para contrarrestar la crisis). Resulta curioso que al año siguiente fue cuando la Unión Europea (Alemania) comenzó a escribir el guión de la economía española, en una situación sin precedentes.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
No les debemos nada
EDITORIAL Libertad Digital 9 Enero 2012

Decenas de miles de personas salieron el sábado a la calle en Bilbao en defensa de los presos de la banda terrorista nacionalista ETA, ese cáncer que lleva cuarenta años pudriendo la sociedad vasca. Convocadas por el colectivo Egin Dezagun Urratsa ("Demos un paso"), pidieron que los presos de la banda, que no han expresado el menor arrepentimiento por sus crímenes sin cuento, vuelvan al País Vasco "con todos sus derechos". Asimismo, hicieron un llamamiento a la fantasmagórica Euskal Herria para que se implique "de manera activa en la expansión del sufrimiento de los presos vascos en todo el mundo". Eso de la "expansión del sufrimiento" tiene macabras resonancias en la "socialización del sufrimiento" de la ponencia Oldartzen ("embistiendo") de los años 90, defendida en el seno de HB por Rufino Etxeberria, y que se tradujo en una mortífera campaña contra periodistas, jueces y políticos. Etxeberria, por cierto, fue uno de los asistentes a esa manifestación de la infamia.

ETA y su entorno dieron en Bilbao la enésima prueba de que el terrorismo nacionalista no está muerto ni derrotado, sino rozagante, gracias a las resonantes victorias que, en lo electoral como en lo político y lo propagandístico, viene cosechando desde que el peor presidente que haya padecido España en democracia, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, decidiera resucitarlos, hace ya ocho años.

Zapatero, afortunadamente, ya no está. Por desgracia, no podemos decir lo mismo de Patxi López, presidente vergonzante del Gobierno autonómico vasco, que parece empeñado en seguir despejando el terreno a los asesinos y sus secuaces y en desairar a los españoles de bien con su discurso suicida y entreguista. Con palabras de niñato asambleario, después del aquelarre proetarra de Bilbao López ha clamado que "otra política penitenciaria es posible"; en parecidos términos se ha expresado también Íñigo Urkullu, presidente del PNV, ese partido que tanto daño ha hecho a España recogiendo las nueces tras cada sacudón del terrorismo nacionalista.

Así las cosas, conviene que Mariano Rajoy repita tantas veces como sea necesario lo que dijo en el Parlamento cuando hubo de dirigirse por primera vez a los representantes de la coalición liberticida Amaiur: los españoles no debemos nada a los asesinos ni a sus secuaces; y actuar en consecuencia: se trata de seguir persiguiendo a los criminales, de hacer cumplir la ley, de atender y honrar a las víctimas del terrorismo... y de tomar la iniciativa en los terrenos político y simbólico, para que sepan que somos más y somos mejores, como dijo el hijo de Tomás y Valiente cuando asesinaron a su padre. Ahora más que nunca, se trata de apostarlo todo por la combinación España y Libertad.

Embajadas y Lectorados.CAT …¿cientificos?…, ¡no me digas!
Teresa Puerto. Minuto Digital 9 Enero 2012

La estrategia expansionista de autobombo y apariencia del catalanismo imperialista para demostrar, internacionalmente, lo que Cataluña jamás ha sido , necesitaba de la forja de una red estratégica primorosamente tejida a lo largo y ancho del mundo mundial en universidades, embajadas e instituciones de renombre.

Pero, siempre, a costa de los DINEROS ESPAÑOLES
Durante más de un siglo, la burguesía nazi-onalcatalana ha ido montando una red internacional estratégicamente dotada y mantenida a costa de FINANCIACIÓN ESPAÑOLA. Con la arrogante expectativa de proclamar la posesión del “dogma universal” en lingüística , el nazi_onalcatalanismo ha ido instalando a sus afines e intelectuales ORGÁNICOS en lectorados y embajadas internacionales, pagados y mantenidos con impuestos españoles : son los llamados “ lectorados –juan-palomo, los del yo-me-lo-guiso-y-yo-me-lo-como” …

Pero esa abundancia de “lectorados internacionales y cátedras-juan-palomo”, con sus fondos bibliográficos , pagados con dinero español , resulta que están repletas de apellidos catalanes y son utilizadas, de manera estratégica, por el “komisariat intelektual” de nuestras universidades catalencianas y catalanas como herramienta de autojustificación de los FALSOS DOGMAS LINGÜÍSTICOS. Acuden a la bufonada de esa falsa “comunidad científica internacional” (mis-juan-palomos ..) para justificar sus aberraciones dogmáticas y barbarismos lingüísticos, indigeribles y falsos. Y siempre con la única intención de humillar a nuestra histórica Lengua Valenciana frente al NEOCATALANÍ(=”infame e infecto dialecto barceloni”, Pare Batllori dixit)

UN EJEMPLO PRÁCTICO de TIMO-CIENTIFISME PANCA: (“A STUDY CASE”. 2005) …
Un ejemplo práctico de estos amiguismos, fabricados internacionalmente, lo tenemos, por ejemplo, en la Cardiff University (U.K.) donde florece uno de estos lectorados catalanes-juan-palomo con fondos espléndidamente pagados por el Departament de Cultura de la Generalitat Catalana .

Basta darse una vuelta por la “Arts and Social Studies Library “ (Biblioteca General) de la Cardiff University (U.K.) y hacer un recuento de los abundantes fondos bibliográficos pagados por la Generalitat Catalana ( o sea, con nuestro dinero español). Teniendo en cuenta que la segunda lengua estudiada en dicha universidad Británica es el francés , la tercera lengua es el español y la cuarta el italiano ¿adivinan cuantos estantes repletos de libros catalanes hay en dicha biblioteca?

Haciendo un muestreo comparativo de la dotación bibliográfica tenemos el siguiente resultado:
FRANCÉS = 18 ESTANTERIAS
ESPAÑOL:= 8 ESTANTERIAS
ITALIANO = 6 ESTANTERIAS
CATALÁN = ¡¡ 29 ESTANTERIAS!!

O sea , que siendo el catalán ,prácticamente, una lengua ignorada y apenas estudiada , resulta que es la que más libros tiene en las estanterias de dicha universidad …

Pero, ¡oh sorpresa! Si uno abre los libros , en la contraportada se puede leer : “ Presented by the Department of Culture of the Generalitat Catalana”. Es decir : “Regalado por el Departamento de Cultura de la Generalitat Catalana”

Asi es como el nacionalcatalalanismo crea , mantiene, esposoriza y “fideliza” estos lectorados artificiales del mundo mundial que luego componen “su timo-comunidad cientifica internacional “ a la que apela en “recolçament” (apoyo) de sus falsos postulados que ni existen ni existirán jamás en Lingüística.

En la Lingüística Moderna, como dice el gran lingüista americano NOAM CHOMSKY (Harvard University) , NO EXISTE EL DOGMA. Todos esos postulados dogmáticos del “komisariat“ nazi_onalcatalanista universitario , además de falsos, van siempre en detrimento de la histórica Lengua Valenciana y para mayor gloria del infame e infecto dialecto barceloní ( =NEOCATALANÍ,, que es lo mismo).

(adapted from:”Lengua Valenciana,una lengua suplantada” de Mª Teresa Puerto Ferre (págs.210-215.Diputación de Valencia.2006)
www.teresafreedom.com

ETA, orgullosa del 'gran impacto' de la ejecución de Miguel Ángel Blanco
Según refleja un documento incautado a la banda en plena 'tregua permanente y verificable por la comunidad internacional'
 www.lavozlibre.com 9 Enero 2012

Madrid.- ETA se siente orgullosa del gran impacto conseguido con dos de las acciones más sangrientas llevadas a cabo a lo largo de su historia: el secuestro del funcionario de prisiones, José Antonio Ortega Lara; y la captura y posterior ejecución del concejal del Partido Popular en Ermua, Miguel Ángel Blanco Garrido.

Así lo refleja el último documento de análisis redactado por el 'aparato político' de la banda terrorista. Los dirigentes etarras desgranan en su último zutabe los avances conseguidos desde mediados de los años noventa hasta la actualidad. En un escrito donde es inexistente el arrepentimiento por los crímenes perpetrados, ETA asegura seguir luchando por la "amnistía general sin condiciones, la excarcelación de todos los presos que cumplen condenas en España, Francia y otros países, y la vuelta de los huidos y desterrados". "Es necesario tomar medidas para que las Fuerzas Armadas españolas no influyan en este proceso", aseveran.

Según afirma ETA, "en respuesta a la reivindicación de la sociedad vasca para traer a los presos a Euskal Herria", se decidió a partir de 1995 "desarrollar diversas iniciativas" para conseguir los objetivos fijados en lo que se denominó 'Alternativa KAS'. La organización criminal secuestró en enero de 1996 al funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara. En condiciones infrahumanas y a punto de morir, la Guardia Civil rescataba al funcionario en el mes de julio del año 1997.Unos días después del rescate, y como respuesta, ETA secuestraba y sentenciaba a muerte a un joven concejal del Partido Popular del municipio de Ermua (Vizcaya), Miguel Ángel Blanco. A pesar de la presión social por la liberación a través de multitudinarias manifestaciones, la banda criminal cumplió sus amenazas y ejecutó a Blanco de un disparo en la nuca.

Para ETA, los crímenes de Miguel Ángel Blanco y el secuestro de José Antonio Ortega Lara, constituyeron "dos acciones de gran impacto en favor de los presos". El documento incautado a la banda terrorista fue redactado tras la tregua anunciada en el mes de enero del año 2011. Un tregua que dijeron sería "general, permanente y verificable por la comunidad internacional".

tras sus palabras sobre los presos
Redondo Terreros recuerda a López que "ETA todavía no ha depuesto las armas"
Nicolás Redondo Terreros critica que se presione al Gobierno sobre los presos de ETA, cuando la banda "todavía no ha depuesto las armas".
 Libertad Digital 9 Enero 2012

En declaraciones a Servimedia, el exlíder del PSE valoraba así que distintas personas, incluido el lehendakari, Patxi López, hayan pedido un cambio en la política respecto a los reclusos de la banda etarra. Esta reclamación fue planteada también el sábado en una manifestación en Bilbao convocada por la coalición proetarra Amaiur.

A este respecto, Redondo Terreros sostiene que la política penitenciaria "tiene que ser de acuerdo entre el Gobierno de España y el Gobierno vasco". Además, apuntó que la legalidad penitenciaria "se tiene que aplicar como todas las normas: con equidad, con equilibrio, con prudencia".

Sin embargo, indicó que, respecto a los presos etarras, "hay que tener en cuenta que quien tiene que dar los pasos definitivos, quien tiene que demostrar que ha cambiado, que no va a volver a las andadas, es la banda terrorista ETA".

A su juicio, "el Estado democrático no puede estar condicionado en la aplicación de la legalidad penitenciaria, así como de cualquier otra norma, por la presión de nadie, pero menos de un grupo como la banda terrorista ETA, que todavía no ha depuesto las armas".

Según Redondo Terreros, "la banda está utilizando el tema de los presos para condicionar, influir en el Gobierno y en su acción en este ámbito, y eso el Gobierno ni puede ni lo debe consentir".

CULTURA
«La farsa es imponer una lengua que no es la nuestra»
GERARDO ELORRIAGA | BILBAO. El Correo  9 Enero 2012

El autor de 'Desde Santurce a Bizancio. El poder nacionalizador de las palabras' hablará hoy en el Aula de Vocento en Bilbao
Jesús Laínz denuncia la manipulación política del idioma

«La gran farsa consiste en pretender imponer a la población una lengua que no es la suya y ni siquiera de los dirigentes que la impulsan», denuncia Jesús Laínz, autor de varios libros sobre el nacionalismo vasco y catalán. El ensayista crítica el concepto oficial de normalización lingüística que existe en nuestra Comunidad Autónoma. «La normalidad es lo que se ve en la calle», aduce. «¿Cómo se puede establecer algo que no es lo cotidiano desde hace años?». El escritor es el protagonista de un nuevo encuentro del Aula de Cultura de la Fundación Vocento, que tendrá lugar hoy, a las ocho de la tarde, en el Salón El Carmen de Bilbao, y que abordará la manipulación lingüística con fines políticos.

El conferenciante asegura que se ha usado el euskera como un instrumento político para conseguir un país independiente, fenómeno que tiene su antecedente en Irlanda. «En el siglo XIX el gaélico ya estaba en desuso y se recuperó para convertirla en prueba de la nación irlandesa, pero cuando la obtuvieron se olvidaron de él». También alude a Pompeu Fabra, responsable del 'Diccionario general de la lengua catalana', a quien achaca la recuperación de un idioma que no se hablaba. «Rescató el que se hablaba en la Edad Media y añadió vocabulario de otras lenguas romances para apartarlo del castellano», explica. «Así que hoy está lleno de palabras que parecen francés o italiano». A su juicio, el proyecto de Sabino Arana implicaba una ingeniería lingüística aún mayor. El autor afirma que el gran defensor de la identidad vasca la adulteró al falsificar el idioma. «Inventó muchas palabras», alega y aporta, a ese respecto, la aparición de una onomástica ahistórica. «Se crearon nombres que son disparates, pero, claro, queda feo llamar Jaime o Juan».

Laínz, autor de 'Desde Santurce a Bizancio. El poder nacionalizador de las palabras' (Ediciones Encuentro), menciona el caso del término Euskadi, que define como disparate semántico. «Viene a ser algo así como el bosque de los vascos», indica». Los carlistas siempre se opusieron y en el Congreso de Estudios Vascos de 1918 incluso hubo enfrentamientos al respecto». El ensayista se refiere al intento de los sectores abertzales por recuperar el vocablo 'Euskalherria', usado tradicionalmente para referirse al territorio de uso del vascuence, según explica. «Aunque, curiosamente, ETA significa Euskadi ta Askatasuna».

Discriminación positiva
El euskera fue introducido en la educación como lengua vehicular y luego se favoreció de la discriminación positiva. «Hoy casi nadie se escolariza en castellano, a pesar de que es el idioma materno de la mayoría», lamenta y acusa al nacionalismo por esta imposición y al PSOE y PP por permitirlo. «Han demostrado un miedo reverencial, sufrir el complejo de que si se oponen son fachas e, incluso, han asumido las mismas reivindicaciones en el País Vasco, Cataluña y Valencia». El nuevo escenario político surgido del fin de la violencia permite una discusión que antes resultaba imposible, a juicio del conferenciante.

«Ahora existe la posibilidad de poner sobre la mesa ese planteamiento ideológico que parecía incontestable», sugiere y apuesta por una visión más cercana a la realidad, observarla y no pretender crearla. «La lengua es una forma de comunicación, no una herramienta política», señala y recuerda la existencia de 198 países y 3.000 idiomas. «Es aceptable conservar y potenciar un idioma, que es patrimonio cultural, pero no imponerlo. Hay que dejar a la gente en paz».

ELOGIOS AL PAPEL QUE JUGÓ SETIÉN
Los 'curas batasunos', por la independencia inmediata: "Una apuesta evangélica y eclesial"
La independencia justificada con argumentos evangélicos es la última ocurrencia de sacerdotes y religiosos complacientes con ETA.
JAVIER LOZANO Libertad Digital 9 Enero 2012

El entorno autodenominado cristiano más cercano al entorno proetarra quiere aprovechar una vez más la situación política actual para hacer valer su ideología y pedir una vez más la independencia del País Vasco. Es el caso de Herria 2000 Eliza, grupo formado por sacerdotes, religiosos y laicos que se han caracterizado por su tradicional actitud comprensiva y nada contraria a ETA.

En el nuevo número de la revista que editan dedican su editorial a pedir la independencia del País Vasco. Una vez más lo político y lo religioso queda completamente unido en este sector del clero vasco, y en menor medida del navarro. El texto se denomina Una Euskal Herria independiente y solidaria: Desafíos y compromisos.

Tal y como recoge la web especializada Religión en Libertad, el editorial de esta revista de adscripción aparentemente cristiana incide en que "hay que reconocer a Euskal Herria como nación, reconocer su territorialidad, y respetar su derecho a decidir, contemplando la legitimidad de todas las opciones políticas, incluida la independencia, porque sin luz verde a la independencia no hay democracia".

Pero la cosa no queda en esta posición coincidente con el independentismo sino que además aparece un largo texto del mayor referente de los ‘curas batasunos’: el sacerdote Félix Plácer, cabeza visible durante mucho tiempo de la Coordinadora de Sacerdotes de Euskal Herria.

Su escrito habla de Religión e Iglesia ante la soberanía vasca y ahonda en la tesis de la independencia. Pero va más allá al legitimar desde el punto de vista religioso la segregación de esta región. Afirma este antiguo profesor del Seminario de Vitoria que "será imposible una verdadera reconciliación si uno de los términos no es reconocido en su plena expresión y ejercicio de todos sus derechos. Mientras a Euskal Herria se le niegue el poder que emana de la Constitución española en su derecho a decidir, el diálogo, la consulta, la reconciliación no será entre iguales".

Sin embargo, Plácer mezcla churras con merinas al intentar justificar la independencia siendo a su vez comprensivo con las tesis del entorno etarra. "Proponer y favorecer estas propuestas es una auténtica apuesta ética, evangélica y eclesial por la paz", espeta en su artículo.

También tiene tiempo para alabar al obispo que más ha denigrado a las víctimas y que tuvo que ser apartado por el propio Juan Pablo II años antes de cumplir la edad reglamentaria, José María Setién. Dice de él que "ha sido el obispo vasco que más ha incidido en la reflexión ético-política sobre esta temática".

¿Quién es el sacerdote Félix Placer?
Como se ha dicho Félix Placer, personaje cercano a los 75 años, es uno de los referentes de los conocidos como ‘curas batasunos’, tal y como refleja su trayectoria eclesial y extraeclesial. Su nombre saltó a los titulares de la prensa tras ser llamado a declarar por la Audiencia Nacional tras ser él convocante de una marcha proetarra en Bilbao y que fue investigada por la Justicia.

Su biografía ha estado siempre muy ligada al entorno más cercano a la banda terrorista y ha sido también colaborador del diario Gara. A través de su coordinadora de sacerdotes independentistas ha llegado a asegurar que "se puede ser marxista aceptando el marxismo como análisis de la realidad" apostando por "una izquierda vasca cristiana, instrumento al servicio de una iglesia popular".

En este sentido, unas declaraciones de este grupo en 2002 recogidas por ABC muestra la complacencia con el terrorismo donde se aseguraba que "el camino violento es un mal menor integrable en el proceso de liberación".

¿Cómo justifican esta afirmación? "No pueden condenarse todas las violencias por igual vengan de donde vengan. En este sentido, no es lo mismo ni tiene la misma gravedad la violencia agresora que la violencia defensiva y, en consecuencia, su valoración ética no puede ser tampoco la misma". Por ello, se atrevía a decir que "el problema no es el llamado terrorismo de ETA, sino la situación injusta del País Vasco".

Recortes de Prensa   Página Inicial