AGLI

Recortes de Prensa   Martes 24  Enero 2012

 

Endogamia médica
Nicolás Retana www.gaceta.es 24 Enero 2012

No es concebible que una lengua prime sobre la relación cordial médico-enfermo.

La sanidad pública en España está gravemente enferma. En cualquier foro donde se estudie y discuta el tema aparece un diagnóstico pesimista. En cuanto a la
terapia adecuada, da la impresión de que ni está ni se la espera. He aquí algunos datos más que preocupantes: una encuesta impulsada por el Consejo General
de Enfermería pone de manifiesto que una mayoría de españoles cree que la situación irá a peor, más de un 60% aceptaría un copago en función de la renta,
otros tantos plantean que las competencias autonómicas vuelvan al Estado y que se introduzca la gestión privada en el sistema público.
Mientras tanto, más de 400.000 pacientes están en lista de espera quirúrgica; las barreras entre comunidades autónomas no acaban de caer; el agujero
sanitario supera los 15.000 millones de euros. Se impone, pues, una reforma urgente que nos traiga competitividad y eficiencia.

La Comunidad de Madrid ofrece en esta materia mejores perspectivas. Su red hospitalaria es amplia y bien dotada y la tasa de médicos por cada mil habitantes
supera la media nacional. Y hablando de médicos, por si no había suficientes problemas en Cataluña, el Gobierno de la Generalidad pretende que los
facultativos y otros empleados de la sanidad pública utilicen solamente el catalán al hablar entre ellos y también con los pacientes. Todo un monumento a la
endogamia y al campanario de aldea en una de las profesiones más abiertas y universales. No es concebible que una lengua, sólo cooficial en ese territorio,
prime sobre el conocimiento científico y la relación cordial médico-enfermo. Con ese talante no es fácil que acudan allí, o se queden, profesionales de otras
regiones como ocurría cuando la medicina catalana servía de punto de referencia para el resto de España.

*Nicolás Retana es médico.

Tres mejor que dos, si de verdad se quiere un Bachillerato
Pascual Tamburri www.elsemanaldigital.com 24 Enero 2012

José Ignacio Wert propondrá esta misma semana su reforma de la Secundaria, que alargará un año el Bachillerato y acortará la ESO de quienes no cursen
estudios superiores.

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha elegido esta semana para intentar coordinar a sus colegas de las regiones
autónomas. Los puntos más espinosos eran y siguen siendo la oferta de empleo público por las distintas Administraciones, la duración del Bachillerato y el
acceso a la Universidad y, por supuesto, la regulación de los contenidos educativos, puesto que durante los últimos años España ha demostrado su debilidad
por este concepto y además cunde la heterogeneidad entre las distintas Comunidades y hasta Centros.

Uno de los miembros de la Conferencia Sectorial de Educación junto al ministro es el consejero de Educación, Cultura y Deporte de Castilla La Mancha, Marcial
Marín, quien ha afirmado ante la convocatoria de la reunión que "Dentro de las comunidades autónomas hay distintos programas que no se imparten en todos los
centros y es necesario que en todas se haga lo mismo. Hay que apostar por un mismo programa en toda España, aprovechar las sinergias, reducir los costes y
que todos los alumnos tengan las mismas oportunidades".

Unificar los programas plantea un desafío no pequeño a los responsables de la enseñanza, por cuanto cada comunidad se ha acostumbrado durante décadas a hacer
su capricho o poco más, de manera que se asiste a una increíble heterogeneidad de programas, empezando por los bilingües y terminando por los de Formación
Profesional. Al desorden existente se suma el creado por las pretensiones educativas de los grupitos nacionalistas, que tratan de convertir si lengua
provincial en vehicular para la enseñanza y además de imponerla aun cuando sólo una minoría la utiliza. Es muy cierto que el ministerio de Wert tiene esta
tarea por delante, pero está por ver que, incluso teniendo en cuenta la crisis, los gobiernos regionales acepten con facilidad una nueva disciplina uniforme.

Como cada región es, en efecto, autónoma, puede decidir los contenidos de su propia enseñanza y por supuesto puede decidir si convoca o no puestos docentes.
Una nueva ordenación podría hacerse por ley desde Madrid, o bien alternativamente podríamos revivir las ¿entrañables? escenas de tiempos de la UCD, con el
ministro pidiendo a sus subordinados regionales el favor de que se coordinen a sus órdenes. Y si es por complejos, tranquilos que siempre venimos a parar a
los mismos: los hijos de Sabino pidiendo más vascuence en Navarra, y los responsables políticos elegidos contra ellos transigiendo una y otra vez.
Sinceramente, tendría sus inconvenientes, pero una educación igual para todos los españoles tenía sus ventajas.

¿Nos gobiernan enfermos mentales?
Francisco Rubiales Periodista Digital 24 Enero 2012

El político y psiquiatra David Owen, que fue ministro de Sanidad y de Exteriores británico, afirma que sí, que muchos de los que hoy nos gobiernan son
peligrosos enfermos mentales. La enfermedad explicaría muchos de lo que al pueblo le resulta inexplicable, incluyendo las mentiras, los fracasos y las
medidas contra el ciudadano, la Justicia y la razón que se están adoptando frente a la crisis.

El director general de Trabajo de la Junta de Andalucia se gastaba 900.000 euros, provenientes del dinero para luchar contra el desempleo en cocaina y en
copas.

La saqueada CCM concedió un crédito de 50 millones a un narcotraficante para que sus envios recalaran en el aeropuerto de Ciudad Real.

El hijo del Presidente de la Junta de Andalucia, acusado por la Policia de formar parte de una red de blanqueo de dinero y cohecho a cambio de contratos en
la Junta de Papá.

La familia Botín ocultaba en Suiza unos 2.000 millones de euros evadidos al fisco español.

El ex-ministro Pepiño recibió en mano cerca de 3 millones de euros en un maletin de la trama de su primo a cambio de contratos.

Son noticias tomadas de la prensa escrita. Abrimos un periódico y nos provoca pánico. A veces, no tenemos más remedio que admitir que estamos siendo
gobernados por delincuentes o por locos.

Cuando Zapatero se hundía sin remedio en las encuestas, rechazado visceralmente por los españoles, le preguntaron, en una entrevista, si se sentía mal
ejerciendo el poder y con millones de ciudadanos rechazándole, pero, ante la sorpresa del entrevistador, afirmó que se sentía perfectamente y que dormía a
pierna suelta. Lo mismo responderían hoy Rajoy, Montoro, Luis de Guindos, Artur Mas, Dolores de Cospedal, Griñán y muchos otros políticos españoles, a pesar
de que deberían sentirse muy mal ante los estragos de la crisis, los millones de desempleados y pobres que llenan las calles de España y el inmenso
sufrimiento que las medidas que ellos adoptan causan a millones de españoles.

Algunos idiotas creen que ser un buen político significa poder adoptar medidas dolorosas sin que les tiemble el pulso, sin que esas decisiones les afecten,
por muy duras que sean. En realidad debería ocurrir lo contrario: el mejor político es el que siente dolor con sus administrados y el que duda, medita y
sufre antes de adoptar decisiones graves que conllevan sufrimiento humano. Los insensibles son enfermos o canallas que han llegado al poder, mientras que los
que sufren son seres humanos decentes que merecen la confianza de sus administrados.

¿Por qué ese comportamiento extraño e insensible de muchos políticos ante el sufrimiento que ellos mismos provocan o que no saben mitigar? La respuesta es
que no pocos de los políticos que hoy gobiernan son auténticos enfermos mentales, necesitados urgentemente de tratamiento psiquiátrico intenso. Lo que
Zapatero definía en su entrevista como signos de salud, son, precisamente, los síntomas más claros del "Síndrome de la Arrogancia", la enfermedad mental que
David Owen define y que reclama sea incluida, con un número propio, en el Código Internacional de Enfermedades (CIE).

Tras desempeñar cargos como el de ministro de Sanidad (1974-1976) y el de Asuntos Exteriores (1977-1979) en el Reino Unido, Owen, médico de profesión, se ha
concentrado en los últimos siete años en la medicina y en la investigación del cerebro humano. Durante este tiempo, el inglés ha desarrollado una tesis sobre
este "síndrome de 'hybris'", para él un desorden de personalidad cuyos síntomas serían el aislamiento, el déficit de atención y la incapacidad para escuchar
a cercanos o a expertos. David Owen (In Sickmess and in Power, 2008) explica que el dominio del poder ocasiona cambios en el estado mental y conduce a una
conducta arrogante, por lo que las enfermedades mentales necesitan una redefinición que incluya el Síndrome de la Arrogancia en el elenco mundial de
enfermedades mentales.

A algunos políticos, el poder les hace perder la cabeza, los convierte en arrogantes y soberbios y les aleja de la realidad, situándolos en una peligrosa
alienación que les hace perder la noción de la realidad. Pero a otros los convierte en verdaderos y peligrosos enfermos mentales, incapacitados, según Owen,
para tomar decisiones y gobernar. Cuando acceden al poder se creen dioses o sus enviados en la Tierra, propician el culto a la personalidad y muchas veces se
tornan crueles. Algunos creen que esa enfermedad se da únicamente en las tiranías, pero lo cierto es que también se desarrolla en las democracias, afectando
a personas que han sido elegidas en las urnas. El síndrome, en los dirigentes que gobiernan las democracias, al no poder comportarse como dictadores crueles,
tiene otros rasgos y manifestaciones: se sienten eufóricos, no tienen escrúpulos, no son conscientes de sus errores y fracasos y son capaces de dormir a
pierna suelta (como Zapatero) sin que ni siquiera les afecte el rechazo masivo de los ciudadanos o su inmensa y aterradora cosecha de fracasos, dramas y
carencias que, para cualquier persona con salud mental, resultarían insoportables. Su alienación es de tal envergadura que cometen un error tras otro, porque
la capacidad de análisis no les funciona y sus decisiones y medidas son producto del desequilibrio, la soberbia y la confusión extrema.

Adolfo Suárez, Felipe González, José María Aznar y Zapatero han sido víctimas de lo que en España llamamos el "Síndrome de la Moncloa", un mal que aliena,
atonta y aleja de la realidad a los mandatarios. Es probable que ese síndrome sea el mismo "Síndrome de la Arrogancia", descrito por Owen.

Es evidente que un tipo que duerme a pierna suelta, a pesar del sufrimiento y del rechazo masivo de sus conciudadanos, sin que su conciencia se conmueva ante
los millones de desempleados, pobres y gente infeliz que ha generado su gobierno, ha debido perder la razón y estar gravemente enfermo.

Owen dice que los enfermos que padecen el "Síndrome de la Arrogancia" no están capacitados para gobernar y ponen en grave riesgo a los países que controlan.

¿Lo padece también Rajoy? ¿Hay alguna otra forma de explicar que un político prefiera subir los impuestos hasta asfixiar a sus ciudadanos, antes que suprimir
lacras injustas y contrarias a la democracia como la subvención pública a los sindicatos y partidos políticos? ¿Por que Rajoyse esconde y no da la cara ante
los españoles, a los que ha vaciado la cartera? Es probable que sólo un enfermo grave sea capaz de negarse a recortar gastos gubernamentales y prefiera
meterles la mano en el bolsillo a los ya esquilmados ciudadanos. Es probable que sólo un enfermo sea capaz de adoptar esas decisiones, claramente contrarias
al bien común, sin sentir dolor y angustia como ser humano.

Zapatero ya está en la tumba política, curándose, tal vez, de su enfermedad, retirado de la primera línea política, pero hay otros muchos políticos españoles
en activo a los que se les ve la enfermedad nada más mirarles a los ojos u observando con atención su comportamiento. Carme Chacón deja a un lado su
catalanismo radical y se presenta ante el PSOE como hija de un andaluz. A su flanco, sin que le moleste, se encuentra un despilfarrador empedernido como el
manchego Barreda. Rubalcaba se presenta como ajeno al "zapaterismo",cuando ha sido su principal cómplice ¿Están locos o carecen de principios? Quizás las dos
cosas, a juzgar por el aquelarre de insensateces y majaderías que ofrecen al ciudadano.

El caso más claro y evidente es el del presidente catalán Artur Mas, tan nacionalista, arrogante e insensible al sufrimiento ajeno que prefiere que algunos
pacientes catalanes puedan morir por falta de atención médica, como consecuencias de los duros recortes en sanidad que ha ordenado, antes de cerrar sus
innecesarias "embajadas" catalanas en el exterior.

A Artur Mas parece que no le importa lo que opinen sus administrados. Preso, probablemente, del "Síndrome de la arrogancia" se cree facultado para decidir
sobre todo y optar por la política que él crea conveniente, incluso en contra de la voluntad de los ciudadanos. Es evidente que un dirigente que prefiere
cerrar quirófanos a cerrar embajadas inútiles posee una inmensa y escandalosa carencia de democracia, pero es más evidente todavía que también podría padecer
la enfermedad que el británico Owen ha descrito y tipificado con gran acierto. Los gobernantes valencianos parecen presos también, de la "locura de los
políticos": no han podido pagar en diciembre la Seguridad Social de sus trabajadores y han necesitado la mediación del Gobierno por el vencimiento de una
deuda de 123 millones, pero se niegan a recortar en el ruinoso Canal 9 de televisión regional. De manicomio, por lo menos.

Si esos políticos enfermos estuvieran en su sano juicio, dimitirían inmediatamente, ante la evidente incapacidad psicológica para gobernar a un pueblo de
hombres y mujeres libres. Deberían comprender (pero la enfermedad les impide asumirlo) que, sin el apoyo de los ciudadanos, que son los "soberanos" en
democracia, un gobernante rechazado equivale a un tirano.

Voto en Blanco

El toro por los cuernos 2012-01-23
Una estrategia contra la recesión
Emilio J. González Libertad Digital 24 Enero 2012

Las previsiones del Banco de España acerca del comportamiento de la economía española en 2012 no han hecho más que confirmar lo que ya se veía venir: que la
economía española está hecha unos zorros y en cuanto se acaba cualquier atisbo de impulso exterior se hunde inevitablemente en una profunda recesión. Esta es
la terrible herencia económica que deja el zapaterismo tras de sí y que obliga al Gobierno del PP, le guste o no, a coger el toro por los cuernos y empezar a
hacer lo que hay que hacer desde ya, con independencia de las elecciones andaluzas y de cualquier otro condicionante. Las cosas no están para bromas y aunque
los de Mariano Rajoy gozan de mayoría absoluta en el Parlamento no se pueden dormir en los laureles porque la situación está al borde del estallido.

Dadas las circunstancias, el nuevo Gobierno tiene que empezar a tomar desde ya medidas que puedan impulsar el crecimiento y el empleo o, cuando menos,
coadyuvar a corto plazo a preservar los puestos de trabajo que aún quedan en este país. De momento, el Ejecutivo parece que va a rebajar sus ambiciones en
cuanto al recorte del déficit, dado que los compromisos adquiridos con la Unión Europea se basan en unas expectativas favorables de comportamiento de la
economía que, a la vista de lo que dice el Banco de España, es imposible que se vayan a producir. Lo que creo que el Ejecutivo no debe hacer nunca es
renunciar a un recorte ambicioso del gasto público. Es más, pienso que lo que debe hacer es acabar cuanto antes con tanto gasto inútil como el que hay en
este país, con tanta subvención que no sirve nada más que para malgastar los pocos recursos con que cuenta el sector público y aprovechar ese recorte
ambicioso para realizar dos cosas que considero fundamentales.

La primera de ellas es la rebaja de impuestos a las empresas y los autónomos, con el fin de que puedan sobrevivir, mantener los puestos de trabajo y, si es
posible, contratar a más personal. Ello, por supuesto, pasa necesariamente por una reforma laboral que no sólo descentralice la negociación colectiva sino
que también reduzca sensiblemente los costes del despido, al menos para los nuevos contratos. Si las empresas sobreviven y pueden mantener el empleo, e
incluso contratarlo, podremos detener antes la caída de la demanda interna y tocar suelo en la crisis, además de que ello ayudará al saneamiento de las
cuentas públicas a través de los ingresos fiscales y un menor gasto en prestaciones sociales.

En segundo término, si se acaba de una vez por todas con tanto derroche de recursos públicos, la inversión pública en infraestructuras podrá volver a crecer
y, de esta forma, generar actividad económica y empleo. La inversión pública es lo primero que todo Gobierno paraliza en caso de crisis presupuestaria para
poder seguir gastando en fines de naturaleza más política. Pues bien, lo que toca ahora es acabar de un plumazo con el gasto político y emplear esos recursos
en aquellas partidas que pueden influir de forma positiva en la economía. Por supuesto, ello obligaría a una reforma en profundidad de todo nuestro sector
público, pero es que esa reforma se tiene que hacer, con independencia de la crisis, porque lo que ya no se puede permitir es que la clase política siga
tirando el dinero de todos o llevándoselo a manos llenas. Aquí lo que hay que hacer, en definitiva, es potenciar el papel de las empresas y reducir el de la
Administración en todos sus niveles. Sólo así acortaremos la duración e intensidad de la recesión y pondremos el punto final a una crisis que ya va por su
quinto año.

El referéndum escocés
Paul Gordon. www.gaceta.es 24 Enero 2012

La unión política y económica con Inglaterra ha sido muy positiva.

Hace 22 años conocí a Alex Salmond, el actual líder del Partido Nacionalista Escocés y ministro principal de Escocia, en un debate político en mi universidad
de Stirling, Gran Bretaña. Me llamaron la atención su entusiasmo y la gran seguridad que mostraba en sus propias ideas. Hoy en día, Alex Salmond es el hombre
que quiere terminar con el Tratado de Unión Política firmado entre Escocia e Inglaterra hace más de 300 años, en 1707. Las radicales ideas políticas de
Salmond no llamarían más la atención si no fuera porque bajo su liderazgo el SNP logró una mayoría absoluta en las elecciones regionales al Parlamento
Escocés en mayo del año pasado. Y porque, entre otras políticas del programa electoral del partido, se incluía la promesa de convocar un referéndum popular
en Escocia acerca del espinoso asunto de la posible independencia del país.

Finalmente, Salmond, bajo mucha presión política del Gobierno central, los partidos de la oposición y los medios de comunicación, ha propuesto una fecha para
la celebración de dicha consulta popular.

La elegida es el otoño de 2014, nada menos que el 700 aniversario de la batalla de Bannockburn, una famosa batalla medieval entre fuerzas escocesas e
inglesas que supuso el fin definitivo a las pretensiones de los reyes ingleses de dominar y controlar Escocia. Esta batalla constituye una parte básica de la
memoria colectiva escocesa y de la propia identidad del nacionalismo escocés, porque representa la independencia de Escocia frente a su poderosa vecina del
Sur.

A primera vista podría parecer absurda la idea de hacer coincidir un referéndum popular en la Escocia del siglo XXI con el aniversario de una batalla
medieval de hace siete siglos, pero el asunto tiene lo suyo. Salmond sabe muy bien que, de momento, la mayoría de escoceses está en contra de la
independencia y precisamente por esto no se atreve a convocar el referéndum antes, por miedo a perderlo. 2014 es la arriesgada apuesta de Salmond para sumar
lo más posible a su favor, incluyendo el aniversario de tal batalla. Salmond no está dispuesto a perder los posibles votos a su favor que esta romántica
fecha puede brindarle. 2014 será otro momento decisivo en el destino de Escocia, tal como 1314 lo fue hace 700 años. Los escoceses tendrán en sus manos una
decisión de máxima importancia y que afectará a las futuras generaciones. Desde luego será un momento clave e histórico para todo el Reino Unido.

Todos los sondeos efectuados hasta la fecha ponen de manifiesto que sólo alrededor del 33% de los escoceses están a favor de la independencia del país. Este
hecho nos indica que los escoceses otorgaron hace un año a Alex Salmond una mayoría absoluta en el Parlamento Escocés porque creían que él era el mejor
candidato a ser ministro principal de Escocia comparado con los otros candidatos y quién mejor podría defender sus intereses, pero no tenían en mente
intención ninguna de abandonar el Reino Unido.

El pueblo escocés no le dio al partido de Salmond semejante apoyo electoral en las elecciones generales al Parlamento de Londres 12 meses antes, en mayo de
2010. El SNP sólo consiguió mantener sus seis diputados en Westminster. Creo que este hecho es clarificador y nos revela la falta de apoyo popular a la
obsesión personal de Alex Salmond de separar a toda costa a Escocia del resto del Reino Unido.

En los dos años y medio que nos separan del futuro referéndum de independencia, Salmond va a emprender una campaña feroz de manipulación de la opinión
pública escocesa, tratando por todos los medios posibles de incrementar el rencor, el odio y la división con los ingleses, para conseguir de este modo lo que
él considera su destino mesiánico: arrancar a Escocia del Reino Unido y ser el primer jefe de Gobierno de una Escocia independiente y no de una simple
Administración regional.

Los partidos unionistas, conservadores, laboristas y liberales, ya están negociando una plataforma unificada para contraatacar. La campaña prounionista va a
tratar de convencer a los escoceses de las muchas ventajas de permanecer dentro del Reino Unido, sobre todo económicas, en un momento marcado por la fuerte
crisis internacional. La actual situación de bancarrota de países como Islandia o Irlanda, miembro este de la zona euro (Salmond quiere que la Escocia
independiente adopte el euro), servirán como ejemplo de lo vulnerables que pueden ser los pequeños Estados en un mundo cada vez más globalizado, donde los
países más grandes son los más fuertes en la arena económica mundial. Es algo de sentido común que la unión hace la fuerza.

Grandes países como Estados Unidos, China, Rusia, Brasil y Alemania demuestran este hecho fundamental de la historia. La unión política y económica entre
Escocia e Inglaterra ha sido una de las uniones más positivas en la historia moderna. Escocia ha jugado un papel muy importante y relevante en estos 304
años, contribuyendo marcadamente a la construcción del Imperio británico alrededor del globo y a la formación del mundo contemporáneo a través de muchas
invenciones científicas, ideas filosóficas y doctrinas económicas, y todo ello como miembro activo del Reino Unido de la Gran Bretaña. Como buen escocés
confío en el sentido común de mis conciudadanos ante el reto del futuro.

*Paul Gordon es secretario del Partido ­Conservador británico en Madrid.

Embargo ‘a la europea’
Oscar Elía www.gaceta.es 24 Enero 2012

Según las últimas estimaciones de Inteligencia, Irán logrará la bomba antes de lo que se pensaba.

Cuando eso ocurra, todos a su alrededor pugnarán por conseguirla y evitar quedar a la sombra atómica de Irán, dando lugar a una carrera polinuclear.
Momento en el que el equilibrio en Oriente Medio saltará por los aires, y con él nuestra relación con esa parte del planeta, sumergida además en turbulencias
sociales impredecibles.

Pero los europeos no han estado del todo convencidos de que los ayatolás consigan el arma tan pronto; no se creían de veras que esto fuese a tener
repercusiones tan catastróficas; y no creían que ellos se verían afectados si el régimen de Teherán logra el arma nuclear. Así que las sanciones y embargos
del lunes, incluido el de petroleo, muestran una reacción a la europea: gran y tardío esfuerzo para los socios que por fin llegan a un acuerdo, pero poco
impacto en el conjunto de factores que tratan de impedir un Irán armado con misiles nucleares.

El embargo de la UE tiene dos graves limitaciones. La primera tiene que ver con la finalidad: los europeos quieren volver a sentar a los iraníes en
la mesa de las conversaciones en Estambul en enero de 2011, pero estas eran ya en su día un episodio más del improductivo juego del gato y el ratón. Con el
éxito del embargo no se pretende lograr ni la paralización del programa ni su inspección internacional, sino que los iraníes accedan a discutir sobre ambas
cosas.

La segunda tiene que ver con los medios. Con el petróleo, Irán juega cómodamente en campo occidental: los europeos están menos dispuestos a hacer
sacrificios en términos de compra de hidrocarburos que los iraníes a hacerlos en términos de ingresos por su venta. Mantener los contratos existentes hasta
una fecha tan lejana como julio, para garantizar menor riesgo energético para los europeos, tiene como consecuencia que su impacto en el programa nuclear sea
mínimo. Sanciones así tienen un desarrollo muy lento, e influyen en las finanzas del sancionado mucho tiempo después; y para el muy mimado por el régimen de
Teherán programa misilístico y nuclear, inapreciable.

Por desgracia, la línea roja, sin retorno, del programa nuclear está mucho más cerca –si no la hemos cruzado ya– y harán falta medidas más dolorosas
que un embargo en cómodos plazos contra los ayatolás para frenarlos. No se sabe si esto es aún posible, pero sí sabemos que julio es tarde, y el embargo no
servirá para nada: será un embargo muy a la europea.

En memoria de Gregorio Ordóñez
Un legado más necesario que nunca
Jaime Mayor Oreja Libertad Digital 24 Enero 2012

Recuerdo a Gregorio Ordóñez, esencialmente, como un hombre abrazado a la fortaleza de la verdad. No era fácil hablar sin pelos en la lengua en el País Vasco,
en una época dominada por el miedo; un miedo impuesto por los que acabarían matándole; miedo que él les hizo sentir diciendo la verdad, precisamente allí
donde era más peligroso decirla. Para mí, Gregorio Ordóñez fue el hombre que se atrevió a contar la verdad con un lenguaje directo y sin miedo.

Diecisiete años después, su legado, el legado de la verdad y el valor de decirla, es más necesario que nunca.

ETA está a dos pasos de culminar la toma del poder en el País Vasco. Este ha sido el sentido de su negociación con el Gobierno de José Luis Rodríguez
Zapatero. El primer paso es la excarcelación de Arnaldo Otegi; el siguiente, su investidura como lehendakari. La banda terrorista decidió hace tiempo que
debía legitimarse desde el poder para forzar al Estado a un proceso de autodeterminación.

No hay, ni habrá, un arrepentimiento. No hay, ni habrá, una condena de la violencia. Hay solo una vía distinta, la vía de la política, para alcanzar la meta
de siempre: la ruptura. El proceso de negociación, irresponsablemente impulsado por Zapatero, ha permitido a ETA instalarse en ayuntamientos y asambleas. Su
próximo objetivo es ver a Otegi investido como Lehendakari. La banda terrorista sabe que, en el País Vasco, ya solo tiene un rival, que es el PNV. A
diferencia del PNV, ETA podrá presentar un candidato de los tres territorios del País Vasco. Una vez alcanzada la Lehendakaritza, la presión al Gobierno de
España será permanente para que active un proceso de autodeterminación. ETA contará con aliados o “mediadores” en el escenario internacional, que intentarán
convencer al Estado español de la conveniencia de ceder. No les faltarán los precedentes: Kosovo o, más recientemente, la desafortunada decisión del Gobierno
de David Cameron de ir hacia un referéndum de autodeterminación en Escocia. Por muy distintos que sean los casos del País Vasco y los de Escocia e Irlanda,
ETA habrá alcanzado el poder y podrá presionar al Gobierno invocando estos precedentes y contando con el respaldo de voces políticas internacionales.

La memoria de Gregorio Ordóñez nos obliga a explicar lo que significa este desafío. Del proceso iniciado por Zapatero, lo que le queda a ETA es la
excarcelación de Otegi y que este sea el candidato que no tiene el PNV. El camino hacia la ruptura pasaba por la legitimación del terrorismo y por la
posibilidad de alcanzar el poder. Esta es la herencia envenenada que Zapatero ha dejado a España.

Creo que recordar con fidelidad a Gregorio Ordóñez exige decir la verdad, como él lo habría dicho.

Jaime Mayor Oreja, ex ministro de Interior (1996-2001) y, actualmente, miembro de la Dirección Nacional del PP y diputado en el Parlamento Europeo.

¿Revolucionarios a la fuerza?
POR ÁLVARO DELGADO-GAL ABC 24 Enero 2012

CON el nuevo Gobierno se inicia una etapa que es extraña por varios conceptos. Extraña porque el contexto internacional también lo es; y extraña porque no sabemos todavía hasta qué punto será necesario llegar si es que se persigue un saneamiento serio de la economía española. Consideren, por ejemplo, el contencioso autonómico. En esencia, se abren en este momento dos perspectivas posibles, una conservadora, y la otra mucho más radical y políticamente ambiciosa. Hablando en plata: se trata, o de controlar la deuda poniendo freno provisional a la capacidad de gasto de las administraciones periféricas, o de desactivar a las propias autonomías. No me cabe la menor duda de que el Ejecutivo está, de momento, en lo primero. Pero tampoco me cabe la menor duda de que podría acabar adoptando la segunda vía, incluso contra su propia voluntad. Para comprender esto último, basta con dejar que corra un poco la fantasía. Imaginen que durante dos, tres años, el Gobierno determina, por falta de alternativas, recuperar sus capacidades fiscales. Imaginen que termina por instalarse la sensación de que se va mejorando en términos comparativos, y de que las estructuras subordinadas que han ido creándose desde que se aprobó la Constitución integran una cantidad, por así llamarla, excedentaria. Completen el cuadro suponiendo que el goteo de escándalos en el manejo de las cuentas públicas en esta o la otra comunidad opera como un emoliente sobre la opinión y que se llega a la conclusión de que esto ha sido una merienda de negros. Si estas cosas llegaran a ocurrir, sería más complicado restablecer el viejo orden que pactar uno nuevo.

Y estoy hablando solo de procesos endógenos, es decir, puramente españoles. Añadamos ahora… la variable europea. Se está bastante de acuerdo en que el euro sobrevivirá solo si Europa consigue erigirse en una unión fiscal, una unión que sería la antesala de una unión política. ¿Qué sentido tiene que una provincia europea esté subdividida en territorios más pequeños, a veces pequeñísimos, cada uno con su parlamento, con sus elecciones cada cuatro años y las rivalidades que estas elecciones generan? Después de treinta años y pico de democracia, hemos aprendido que esta vale la pena, pero también que es cara. Lo es porque los partidos se parecen en algunos aspectos a mesnadas que necesitan repartir responsabilidades y prebendas, o, para ser más exactos, que reparten prebendas porque asumen responsabilidades, a la vez que inventan responsabilidades porque no tienen más remedido que repartir prebendas. Hemos aprendido, igualmente, que son insaciables: apenas se abre un hueco que puedan colonizar, lo colonizan. ¿Se figuran a una Europa colonizada a lo largo de un arco que se extiende desde Bruselas a una región de menos de un millón de habitantes? Yo creo que no. Yo creo que una Europa unida sería, también, una Europa simplificada. La conclusión es que este Gobierno, un Gobierno sustancialmente conservador, se encuentra en una especie de bisel. No es descartable que, tanto por presiones internas como externas, se encontrase abocado a reconfigurar España. Rajoy, el hombre que solo quiere hacer cosas normales, se vería a lo mejor en el aprieto de hacer cosas extraordinarias.

Me he referido a las autonomías porque son importantes, e igualmente porque en ellas se han concentrado muchas de las ilusiones, con frecuencia complacientes, de dos o tres generaciones de españoles. Pero el caso es que el cambio podría afectar a otros frentes. La señal más infalible de que se ha iniciado una inflexión histórica de grandes proporciones es que no se entienda nada. Y en esas estamos, en que no se entiende nada. No soy economista, y cuando me hablan de las cuestiones magnas del crédito y el dinero me extravío un poco. Pero empiezo a temer que ya no rigen las recetas profesionales, por expresar la situación en términos decididamente eufemísticos. Consideren el tema de la deuda. Nos están bombardeando, simultáneamente, con mensajes conflictivos. Uno: un régimen de austeridad excesivo engatillaría al país y le impediría crecer. Dos: no podemos acumular más deuda porque entonces no nos darán crédito, o nos lo darán a un interés inasumible. Tres: el crédito fluirá cuando la economía empiece a crecer. Conclusión: la austeridad, conditio sine qua nondel crédito, es también la garantía de que no creceremos y, por tanto, de que no habrá crédito. El diagnóstico no suena demasiado bien. Pero es el que sale de juntar los minidiagnósticos que nos dispensa la prensa económica especializada.

Por suerte, las contradicciones afectan a nuestros pensamientos sobre las cosas, no a las cosas mismas. Cuando se dice que una situación es contradictoria, lo que se quiere decir es que nos estamos valiendo, para interpretarla, de fórmulas parciales que no encajan entre sí. O lo que es lo mismo, que estamos interpretando la realidad globalmente mal. Al cabo esta sale por donde menos se espera, y de forma impecablemente no contradictoria. La historia abunda en ejemplos. Del pulso entre el Parlamento inglés y la Corona surgió en Inglaterra algo muy semejante a la monarquía parlamentaria. Y la monarquía parlamentaria no es una contradicción.

Se trata, por el contrario, de un excelente hallazgo. Del pulso entre los revolucionarios franceses que querían convertir al rey en el primer funcionario de la nación y un rey que persistía en considerarse rey por derecho divino salieron la cabeza rodante de Luis XVI y la República. Los reyes descabezados y la República regicida no son tampoco una contradicción. En el caso de Francia fueron un hecho cruento y más bien desagradable, pero los hechos, repito, no son contradictorios. No lo son precisamente por eso, porque son hechos. La República, por cierto, era algo de lo que, en 1790, no hablaba todavía ningún hombre serio. Empezó a ser concebible un año y medio después, al tiempo casi que se hacía inevitable.

No abrigo inquietudes sobre nuestra monarquía parlamentaria. Ni sobre la democracia. Ahora bien, quitando algunas certezas aisladas, me declaro vacante, abierto a las más raras novedades. El horizonte de una Europa unida entra dentro de lo probable. Pero es también probable que Europa se desuna o, si prefieren, que estalle. Si lo hace, lo hará sobre la marcha, como quien no quiere la cosa. En el apartado de los escenarios catastróficos, concedo un papel protagonista a Italia, con permiso de Francia y de cómo pinte el naipe en las presidenciales. En este momento el premier Monti, impuesto al Parlamento por el presidente de la República y, bajo cuerda, por las autoridades europeas, se sostiene sobre una coalición en la que entran los herederos del antiguo PC, el partido de Berlusconi, y un batiburrillo dispar que la prensa agrupa bajo el rótulo de Terzo Polo. Berlusconi se la tiene jurada a Monti, los ex comunistas se están enajenando a su electorado, y el Terzo Polo es la casa de tócame Roque. El arreglo, a la vista está, es frágil en extremo. Si Italia acabara ingresando en una depresión profunda, y los alemanes no se arrancaran a garantizar formalmente la deuda italiana, podría producirse una revuelta parlamentaria contra Monti. Italia liquidaría las estructuras de poder informales que todavía mantienen en pie a la Unión, y entraría además en quiebra. Kaputt, finito. Sería el acabose instantáneo del proyecto europeo. Las contradicciones que ahora nos agobian, patrias y no patrias, se degradarían a un recuerdo remoto, de interés para los estudiosos. Y habría que arrancar de nuevo. Este Gobierno, continuador de los anteriores gobiernos, descubriría de pronto que a partir de él comienza un orden inédito. Se confirmaría un viejo principio: no está en manos de nadie elegir el papel que el azar histórico terminará por asignarle.
ÁLVARO DELGADO GAL
ESCRITOR

De Ordóñez y el pequeño Víctor
JULIO GUTIÉRREZ El País 24 Enero 2012

El pasado viernes de tambores mojados, me acordaba del doctor Jean Itard y de Víctor, su niño salvaje. Ya saben, ese niño del siglo XVIII encontrado en los bosques de Aveyron al que nuestro doctor se propuso enseñar a hablar y a comportarse moralmente. Y me acordaba tras ver insertada en la prensa la esquela en memoria de Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA hace ya 17 años -el 23 de enero de 1995- y tras leer y escuchar a su mujer, Ana Iríbar, esa mujer con la vida en puntos suspensivos desde aquel lunes de enero en el que a su marido le congelaron a los 37 años, arrebatándole el derecho a envejecer: "Cada vez que miro a su hijo me acuerdo de él y siempre me pregunto por qué le han privado de su presencia en los momentos más importantes de su vida".

El doctor Itard encerraba al pequeño Víctor en un armario cada vez que hacía algo malo. Cierto día, sin embargo, decidió encerrarlo sin que lo hubiera hecho para así averiguar si había despertado su sentido moral. Al abrir el armario para liberarle, el niño mordió la mano del doctor. Y el dolor de ese mordisco fue para Itard la mejor de las caricias. La huella de los dientes en su mano hablaba de que Víctor poseía tanto un sentido de la injusticia como un sentido de la justicia y, en consecuencia, era un ser humano. En este sentido, la esquela de Ordónez y las palabras de Iríbar son o deberían ser para la sociedad vasca, en este ambiente de pasar página, como el mordisco del niño para el doctor: una huella y un dolor necesarios. "Son heridas que no pueden cicatrizar mientras ETA no haya desaparecido del mapa y no se juzguen todos los casos pendientes. Si hay algo que me ha aportado consuelo es saber que sus asesinos han sido juzgados y que están cumpliendo condena", nos dice Iríbar. Se sabe que siempre es más fácil ver en las aflicciones de los demás una desventura que una injusticia, pues es siempre más cómoda la resignación que la responsabilidad y la búsqueda de la culpabilidad tanto individual como social. Pero Ana Iríbar y otras tantas víctimas del terrorismo se rebelan -aunque sus heridas nunca podrán ser restañadas- contra esa resignación acomodaticia de "las cosas son como son", del "es lo que hay", contra las interesadas e inicuas prisas de algunos para archivarlas en el armario del olvido.

Señalaba Jean Améry: "Lo pasado, pasado: he ahí una sentencia tan verdadera como hostil a la moral y al espíritu. La capacidad de resistencia moral incluye la protesta, la rebelión contra lo real, que es razonable sólo mientras sea moral. El hombre moral exige la suspensión del tiempo; en nuestro caso, responsabilizando al criminal de su crimen. De esa guisa, este último podrá, consumada la revisión moral del tiempo, relacionarse con la víctima como semejante". Eso y no otra cosa son el mordisco del pequeño Víctor, las palabras de Iríbar y la esquela de Ordóñez.

Cataluña
La Generalidad vuelve a argumentar ante el TSJC que el español es lengua vehicular en las escuelas de Cataluña
El TSJC el que debe dirimir la demanda de Impulso Ciudadano y atender a los argumentos presentados por la entidad cívica y por la Generalidad, en base a las
leyes y sentencias previas, así como de la realidad que se está dando en los colegios de Cataluña.
Redacción www.vozbcn.com 24 Enero 2012

La Generalidad ha vuelto a defender, como hiciera el pasado en septiembre y octubre, que el modelo lingüístico que actualmente aplica en el sistema educativo
catalán ‘establece el catalán como lengua normalmente utilizada como lengua vehicular y de aprendizaje del sistema educativo [...] sin que esta previsión
resulte excluyente de la lengua castellana como lengua vehicular y sin que las previsiones relativas a la lengua castellana lo sean solo de una forma
ficticia’.

Este es el argumento que el abogado de la Generalidad, a lo largo de 39 páginas, defiende en el recurso fechado el pasado 27 de diciembre, al que LA VOZ DE
BARCELONA ha tenido acceso, en respuesta a una demanda de la asociación Impulso Ciudadano ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Es decir,
la Administración autonómica niega que el español no sea lengua vehicular en las escuelas de la Comunidad.

La demanda, admitida a trámite en noviembre pasado, insta al TSJC a ‘plantear cuestión de inconstitucionalidad’ respecto a los apartados de la Ley de
Educación de Cataluña (LEC) que establecen la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán, y reclama la nulidad de un decreto de la
Consejería de Enseñanza de la Generalidad que obliga a los directores de los centros educativos a garantizar que se cumple la prohibición del español como
lengua vehicular.

Lejos de la realidad
La Generalidad, en cambio, asegura que el régimen lingüístico del sistema educativo de Cataluña es conforme al modelo fijado por el Tribunal Constitucional
(TC), y que ‘no establece, como afirma la demanda, la exclusión de la lengua castellana’. Un planteamiento que, en realidad, dista mucho de ser cierto,
habida cuenta que no hay una sola escuela pública en Cataluña en la que la lengua española sea vehicular.

El Gobierno autonómico reconoce que el TC anuló el término ‘preferente’ para el trato de cualquiera de las dos lenguas cooficiales en Cataluña, pero alega
que el Alto Tribunal le permitió ‘adoptar, en su caso, las adecuadas y proporcionadas medidas de política lingüística tendentes a corregir, de existir,
situaciones históricas de desequilibrio de una de las lenguas oficiales respecto de la otra’.

También reconoce que el TC obligó a ‘que las dos lenguas oficiales sean, no solo objeto de enseñanza, sino también de comunicación, es decir, sean lenguas
vehiculares’. Pero, según la Generalidad, ‘esto no implica, como afirma erróneamente la demanda, una posición de igualdad de las lenguas en el sistema
educativo’.

Y se apela desde la Consejería a que, ‘la jurisprudencia constitucional ha sido clara y rotuna al afirmar que el catalán, en atención al objetivo de
normalización lingüística, ha de ser el centro de gravedad de este sistema’, ‘siempre que eso no comporte una exclusión del castellano como lengua docente
que impida garantizar el conocimiento y uso de la lengua oficial del Estado, y la LEC, al igual que el Estatuto de Autonomía de Cataluña o la Ley de Política
Lingüística, en ningún momento excluyen el castellano como lengua docente ni vehicular‘.

‘Proporcional y equitativa’
Sin embargo, la Generalidad olvida que el Tribunal Supremo, en diversas sentencias, ha concretado esas medidas y ha ordenado a la Consejería de Enseñanza a
‘adoptar cuantas medidas sean precisas’ para ‘que el castellano sea reintroducido como lengua vehicular de forma proporcional y equitativa en relación al
catalán en todos los cursos del ciclo de enseñanza obligatoria’.

En este sentido, la Administración autonómica rechaza que el régimen lingüístico del sistema educativo público de Cataluña tenga un ‘propósito deliberado de
excluir el castellano como lengua vehicular’, puesto que la LEC ‘no niega ni impide el carácter de lengua vehicular del castellano’, como tampoco hace el
Estatuto, sino que únicamente establece ‘que el catalán [es] la lengua normalmente empleada como vehicular de la enseñanza’.

La Generalidad asegura que la previsión en la LEC de los proyectos lingüísticos no supone ‘necesariamente que el castellano no puede ser lengua vehicular’,
sino que estos señalan que el centro escolar, ‘en función de la realidad sociolingüística y el conocimiento de las lenguas oficiales por los alumnos, ha de
establecer estrategias educativas de inmersión lingüística‘.

Sorprendentemente, el recurso de la Consejería de Enseñanza considera que el modelo lingüístico que se está aplicando en el sistema de educación pública de
Cataluña es el de ‘conjunción lingüística’, tal y como establecen las sentencias del TC. Pero este modelo supondría que ambas lenguas oficiales -castellano y
catalán- fueran vehiculares, lo que no ocurre en la realidad.

No hay ‘desigualdad’, según la Generalidad
Y todavía más sorprendentemente resulta que en el recurso de la Generalidad se recuerde que los centros privados también se rigen por el modelo lingüístico
establecido en la LEC, y asegura que, ‘por tanto, no se puede afirmar como pretende la demanda, que se produzca una situación de desigualdad en el trato de
las lenguas’ entre los centros públicos y privados. La realidad, en cambio, es que el español sí es lengua vehicular en algunas escuelas privadas de
Cataluña, pero no lo es en escuela pública alguna.

El abogado de la Generalidad también niega que el catalán sea la única lengua vechicular de las actividades externas, y rechaza el argumento de que ‘la
lengua castellana ha quedado relegada en materia educativa’, algo que considera como ‘una simple afirmación que no queda acreditada en absoluto, ni tampoco
resulta de la aplicación de la normativa educativa vigente’.

Finalmente, la defensa de la Administración autonómica censura la propuesta de Impulso Ciudadano de que la presencia del castellano sea de, al menos, un 40%
del tiempo lectivo, ya que ‘si se modificase este modelo se correría el riesgo grave de no conseguir los resultados que hasta ahora se han podido conseguir’.

Ahora será el TSJC el que debe dirimir la demanda y atender a los argumentos presentados por la entidad cívica y por la Generalidad, en base a las leyes y
sentencias previas, así como de la realidad que se está dando en los colegios de Cataluña.

España
El Parlamento autonómico del País Vasco suprime las multas lingüísticas
La decisión de la Comisión de Consumo pasará en marzo por el pleno, que ratificará la decisión. Los socialistas vascos marcan distancia con los socialistas
catalanes.
Redacción www.vozbcn.com 24 Enero 2012

Los empresarios del País Vasco están a un paso de dejar de ser amenazados por utilizar, o dejar de hacerlo, una u otra lengua oficial en sus negocios. La
Comisión de Consumo del Parlamento autonómico del País Vasco ha aprobado, con los votos de PSOE (PSE-EE), PP y UPyD, la eliminación de las llamadas multas
lingüísticas.

La decisión, tras este visto bueno, debe ser aprobada en el pleno pero los tres partidos tienen mayoría por lo que todo indica que no habrá problema para
suprimir, el próximo mes de marzo, una medida que, según el Tribunal Constitucional -en la sentencia del Estatuto de Autonomía de Cataluña-, no es legal.

Podría haber afectado a más de 8.000 negocios
En la votación, llevada a cabo este martes, según ha informado ETB, PNV y Aralar han votado en contra (y EA, que no está en la comisión también ha mostrado
su disconformidad) de eliminar las multas lingüísticas de la autonómica Ley de Estatuto de Personas Consumidoras y Usuarias. Esta ley iba a entrar en vigor
el pasado verano pero fue paralizada por PSOE y PP.

Aunque la normativa afectaba solo a las grandes superficies y empresas de comunicación, transporte y servicios algunos cálculos estimaban en más de 8.000
negocios los que se podrían ver afectados, si hubiera entrado en vigor la norma.

PSOE a favor de la libertad; PSC a favor de las multas
Esta norma fue aprobada durante el mandato anterior bajo el Gobierno autonómico de Juan José Ibarretxe (PNV), y establecía determinadas obligaciones
lingüísticas en una relación entre particulares. En este sentido, la norma autonómica fijaba sanciones de entre 3.000 y 600.000 euros para las empresas que
no cumplieran las medidas lingüísticas. Aun así, no se llegó a concretar una escala para la aplicación de las multas en función de la gravedad de los
incumplimientos, pese a un decreto posterior a la ley que fijaba los plazos y las características de las empresas afectadas por la norma.

La posición del PSOE en el País Vasco contrasta con la política que mantiene el PSC en Cataluña, que incluso durante los siete años en los que controló el
Gobierno autonómico (formando el tripartito con ERC e ICV-EUiA) mantuvo y aumentó la presión a los comerciantes con las multas lingüísticas, en este caso,
por no utilizar al menos el catalán pese a que el español es lengua oficial de Cataluña y el TC ha dictado que no se podía sancionar a los comerciantes por
utilizar solo el español. CiU ha continuado con esta práctica.

Cataluña
El PSC se enroca con la inmersión lingüística obligatoria pese a las numerosas sentencias de los tribunales
Los socialistas de Cataluña aspiran a que el PSOE renueve su compromiso (aprobado en el XXXVII Congreso Federal) con esta práctica que no permite la
escolarización en español.
Redacción www.vozbcn.com 24 Enero 2012

Federalismo sin concretar, apuesta por las relaciones con los países del Mediterráneo y enroque en favor de la inmersión lingüística en las escuelas de
Cataluña, pese a las numerosas sentencias de los tribunales que obligan a su modificación. Estas son las apuestas del PSC para el congreso federal del PSOE a
celebrar en Sevilla el primer fin de semana de febrero.

Según ha publicado El País, este lunes, el PSC está centrado estos días, tras la elección de sus delegados al XXXVIII Congreso Federal del PSOE, en terminar
de perfilar las enmiendas que presentaran en el cónclave socialista. Las tres más importantes o de mayor relevancia tienen que ver con temas polémicos, como
la defensa de la inmersión lingüística declarada ilegal en su aplicación actual (tanto en Cataluña como en las Islas Baleares).

En contra de las sentencias de los tribunales
Varias federaciones del PSC, entre ellas la de Barcelona, han aprobado tres textos en los que se resume la huella que el partido quiere dejar en el PSOE gane
quien gane la Secretaría General, es decir, ya sea Alfredo Pérez Rubalcaba (PSOE) o Carme Chacón (PSC).

El PSC aspira a que el PSOE renueve su compromiso (aprobado en el XXXVII Congreso Federal del PSOE en 2008 y ratificado en el Congreso en una muy discutida
votación) con esta práctica escolar, que no permite la escolarización en español, pese a que las dos lenguas (catalán y español) son oficiales en Cataluña y,
sobre todo, pese a que tanto el Tribunal Constitucional como el Tribunal Supremo y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña han dictado sentencias
recordando que la Generalidad debe aplicar el bilingüismo escolar. Y no lo hace.

Respaldo a la Unión por el Mediterráneo
Además, han aprobado una enmienda que recuerda el carácter federal que deben tener las políticas que impulse el PSOE y, según se apunta en el diario del
grupo Prisa, la idea es que no se hable de federalismo solo como una forma de organización territorial, sino como forma de actuar basada en la negociación
permanente entre territorios.

Y, finalmente, han propuesto que se haga referencia explícita a un objetivo en política exterior y no se pierda la relación institucional con los países del
Mediterráneo. El objetivo es mantener el interés por la Unión por el Mediterráneo, con sede en Barcelona. Entre otras propuestas, según recoge El País, el
PSC también presentará enmiendas en el ámbito del medio ambiente.

*************** Sección "bilingüe" ***********************

ETA y Fernández, el ministro bandazos.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 24 Enero 2012

Esto va que marcha, la ETA se lo está pasando bomba, nunca mejor dicho. Los asesinos van sobrados, ya hasta hay quien dice que Otegi está preparando su lista
de gobierno para cuando gane las elecciones vascas tras ser soltado de la cárcel para presentarse. Aquí seguimos donde siempre, todos contentos porque lo de
ETA de verdad es definitivo. El nuevo ministro de Interior, Fernández el bandazos, así lo sostenía hasta no hace mucho.

El País nos documenta los vaivenes del ministro. Hace una semana tenía claro que ETA se había acabado, ahora dice que ETA está reorganizándose. La detención
en Francia de tres tipos de ETA con material para la fabricación de bombas y el hecho de que dice que ETA ha vuelto a la extorsión en el pequeño comercio, le
lleva al ministro bandazos a afirmar que los etarras andaban con la faena de “reconstruir de forma latente su aparato logístico”.

Estos tipos que tienen que tocarle los huevos al burro para decir que es macho siempre me rebelan. Y mira que me malicio que la ETA no ha estado sacando
pasta al pequeño comercio vasco, algo similar sostiene el gobierno autonómico vasco y la patronal de allí. Y no me lo creo por un detallito, que jamás me
creeré que alguien que maneje decenas de miles de millones de pesetas se agacha para recoger del suelo una moneda de diez céntimos.

Si hay algo que no necesita la ETA a día de hoy es dinero, tiene todo el que necesita y más, y cuando vuelva a matar volveremos a la eterna paradoja
carpetovetónica de que pagamos con nuestro dinero las bombas y las balas con las que nos matan los de ETA. Y ETA volverá a las bombas y el tiro en la nuca en
cuanto confirme que no consigue sus tres objetivos históricos, independencia, presos fuera y anexión de Navarra. Es simple.

No es precisamente tranquilizador el hecho de que el ministro del Interior sea tan negado con el terrorismo, aunque con un jefe como Rajoy que se tragó, y al
parecer no ha devuelto, el cese definitivo de ETA, su inutilidad no da tanto el cante, pero que es un inepto parece que eso nos lo ha demostrado con este
bandazo.

¿A qué espera Mariano Rajoy para protegernos?
 Luis del Pino Libertad Digital 24 Enero 2012

Etarras armados detenidos en Francia.

Vivas a ETA e insultos a miembros de la Guardia Civil y al propio tribunal en la Audiencia Nacional, durante el juicio a tres etarras.

Pancartas en favor de los asesinos de ETA durante las fiestas municipales en el ayuntamiento de San Sebastián.

El propio Ministro de Interior afirma que ETA está extorsionando a comerciantes y reconstruyendo su aparato de logística...

¿Qué más le hace falta al gobierno del PP, que cuenta con mayoría absoluta, para tomar todas las medidas legales necesarias para expulsar de inmediato al
brazo político de ETA de las instituciones?

Yo no sé si el Ministro de Interior se habrá dado cuenta de la gravedad de lo que ha dicho: si ETA está reconstruyendo su aparato de logística, entonces es
obligado cortar de inmediato cualquier vía de financiación que pueda tener. Y la principal vía de financiación de la banda es, en estos momentos, nuestro
propio dinero: el dinero público que el entorno proetarra maneja a través de ayuntamientos y diputaciones.

¿Hay algún kafkiano motivo que exija que seamos nosotros mismos los que financiemos, con nuestros propios impuestos, la reorganización de la banda que
practica el terror contra nosotros?

Permítanme, ya que estamos, otra pregunta relacionada. En mayo del año pasado, el gobierno del PSOE estableció un convenio entre la Diputación de Guipúzcoa
(cuando ya se sabía que iba a estar controlada por Bildu) y la Administración Tributaria del Estado, de modo que la diputación guipuzcoana pueda acceder a
los datos fiscales de los españoles.

El propio Partido Popular manifestó su preocupación porque ese enlace de datos podría ser usado Bildu. "Lo que se pensó como un instrumento de incremento de
colaboración en la lucha contra el fraude puede poner en manos de una organización como Bildu datos de todos los españoles", dijo el actual portavoz popular
Alfonso Alonso.

¿Ha informado ya el Ministro de Interior al Ministro de Hacienda de que ETA está reorganizando su logística, para que Hacienda corte de inmediato ese acceso
de la Diputación de Guipúzcoa a los datos de los españoles?

¿O se va a seguir permitiendo que esa Diputación controlada por los proetarras acceda a nuestros datos, aún sabiendo que ETA se reorganiza? ¿Se va a seguir
permitiendo que ETA consiga datos de potenciales objetivos para sus campañas de extorsión o de terror?

¿A qué espera el gobierno del PP para expulsar a Bildu/Amaiur de ayuntamientos y diputaciones, impidiéndoles así acceder a los datos censales y tributarios
de los vascos?

¿A qué espera para acabar con las fuentes de financiación de ETA, ilegalizando inmediatamente a su brazo político e impidiéndole manejar presupuestos
públicos?

¿A qué espera el gobierno de Mariano Rajoy para tomar todas las medidas necesarias para protegernos?


En memoria de Gregorio Ordóñez
Palabras para Ana
María San Gil Libertad Digital 24 Enero 2012

“Gregorio Ordóñez trabajó en el Ayuntamiento de San Sebastián desde la honradez y el coraje; diecisiete años después, gobiernan quienes todavía hoy no han
condenado su asesinato”. Este es parte del texto de la esquela que el pasado 20 de enero la Fundación Gregorio Ordóñez insertó en un periódico donostiarra.
Ana Iríbar, la viuda de Gregorio, preside la Fundación y quiero aprovechar la oportunidad que me brinda Libertad Digital para rendirle también a ella un
sencillo homenaje.

No es fácil ser la viuda de alguien tan emblemático, tan especial como Gregorio. No es fácil tampoco criar a un hijo sola en una ciudad desconocida. No es
fácil empezar una nueva vida desgarrada por el dolor y sabiendo que para una gran parte de la sociedad siempre serás la viuda de Gregorio. Y no es nada
fácil, y menos en los tiempos que corren, seguir dando testimonio de lo que Gregorio representaba y defendía.

Ana, al frente de la Fundación y con la ayuda inestimable del gerente, Pedro Altuna, ha mantenido durante estos 17 años el estandarte de la defensa de la
libertad, de la derrota de ETA, de la coherencia política y de la honestidad personal. Sus declaraciones siempre han tenido el punto justo de exigencia y
reclamación. Nunca intereses personales, políticos o partidistas la han convencido para renunciar a defender lo que su marido representaba. Fue capaz de
pronunciar en el Parlamento Vasco, en el año 2008, un discurso demoledor contra Juan José Ibarretxe, denunciando su abulia en la derrota de ETA y su cinismo
con las víctimas. No fue fácil pero no le tembló la voz. Sabía que si Gregorio hubiera estado vivo, es lo que hubiera denunciado cada día.

Y hoy, 23 de enero de 2012, quizá sea aún más difícil, porque una gran parte de la sociedad y casi toda la clase política viven voluntariamente aletargadas
por el mantra de la paz, porque, a pesar de que ETA no ha renunciado a ninguna de sus exigencias, ni ha dado ni una sola muestra de arrepentimiento, existe
una clara voluntad de pasar página, de meter en el baúl de los recuerdos a tantas víctimas y tanto dolor. Hoy, cuando se habla más de reconciliación que de
justicia y nos preocupan más los supuestos derechos de los presos que conseguir que se esclarezcan todos los crímenes que todavía están sin resolver y, por
lo tanto sin juzgar, hoy Ana, Consuelo y Pedro, hoy la Fundación Gregorio Ordóñez, ha vuelto a dar un ejemplo de dignidad al denunciar en la esquela el
retroceso democrático que hemos vivido en todo el País Vasco y en especial en el Ayuntamiento de San Sebastián y en la Diputación de Guipúzcoa.

Garitano, Eizaguirre, Bildu, Amaiur y todas las demás marcas blancas de ETA deberían recibir de todos nosotros el más absoluto desprecio democrático, porque
es lo que se merecen quienes no han hecho nada por derrotar a ETA, nada por consolar y reconfortar a las víctimas del terrorismo; más bien al contrario, no
han condenado ni condenan la existencia ni la violencia de ETA, amparan a los asesinos, convierten las fiestas populares en escenarios reivindicativos de la
indignidad ciudadana (gran acierto el de Consuelo, al afirmar en el Cementerio de Polloe que de lo único que merece ser Capital San Sebastián es de la
indignidad), e intentan imponernos su modelo político de ruptura y división.

Hoy, 17 años después, además de matar a Gregorio y a otras 857 personas más, han derrotado a una sociedad que ha abandonado la firmeza de sus principios, las
ganas de defender la libertad, de plantear una alternativa política basada en el Constitucionalismo, la defensa de España y la derrota de ETA.

Deberíamos aspirar a una sociedad liderada por unos políticos que no fueran comodones, flácidos ni desmemoriados; que defendieran la figura de Gregorio, que
se identificaran plenamente con él y con su manera de entender la política, con su honestidad y coherencia en la defensa de unos principios que están muy por
encima de lo políticamente correcto; unos políticos incapaces de brindar, bailar e incluso pactar con quienes, como muy bien dice la esquela, todavía ni
siquiera han condenado el asesinato de Gregorio.

Por desgracia, muchos políticos en estos diecisiete años también han dejado de estar a la altura de las circunstancias, pero Ana y la Fundación crecen año a
año en dignidad y reflejan con sus declaraciones y actos cómo era Gregorio. ¡Gracias por hacernos sentir que su herencia sigue viva!

María San Gil Noain, expresidenta del PP vasco, profesora de la Universidad Francisco de Vitoria, autora del libro En la mitad de mi vida (Planeta, 2011).

La justicia y las palabras
El estado de derecho deberá ejercer la generosidad, pero como respuesta a una asunción de su responsabilidad por quienes se embarcaron en el crimen político y cuando ETA renuncie a toda posibilidad de reincidir
ANTONIO ELORZA www.eldiariovasco.com 24 Enero 2012

Los acontecimientos de los últimos meses han venido a recordarnos dos verdades de Perogrullo: la primera, la significación esencialmente política del terrorismo, y la segunda, la necesidad de mantener el uso apropiado de las palabras, sin caer en la trampa de los eufemismos. Conviene recordarlo en la paradójica situación actual, cuando los demócratas deberían estar celebrando el éxito de una política que desde el Estado de derecho ha llevado, con la decisiva colaboración francesa, a un desmantelamiento de ETA, a su vez causa del viraje político de la izquierda abertzale. Sin embargo, desde el punto de vista político hay pocas cosas que celebrar tras la hibernación autodeclarada de la banda (que permite sin embargo a sus miembros circular armados y con bases para fabricar explosivos). Desde la rocambolesca legalización por el Constitucional de Batasuna en forma de Bildu, la iniciativa ha correspondido siempre a quienes siguen siendo los herederos de ETA, sobre una sociedad que lógicamente celebra el aparente fin de una pesadilla y no encuentra un relato alternativo.

Del mismo modo que Ibarretxe proponía un cambio legal que ponía a Euskadi a un paso de la independencia, y luego con expresión ingenua se preguntaba de cara al público qué había de malo en ello, la izquierda abertzale, como pudo verse en la manifestación de Bilbao, se pregunta qué hay de malo en que se aplique la ley (sic) y se resuelva el problema de los presos etarras, de acuerdo con la premisa enunciada por el juez supremo para estas cosas, Brian Currin: ETA ya ha cumplido con su parte; ahora toca a 'los Estados' cumplir con la suya, como medio para asentar definitivamente 'la paz'. Esto es, convertir la derrota militar de ETA en su victoria política.

El relato de base apenas repinta algún aspecto del planteamiento tradicional de ETA. Existiría un «conflicto vasco», que obviamente sólo puede ser resuelto mediante la independencia de Euskal Herria (Euskadi para el PNV), agudizado por la permanente «opresión» ejercida sobre «el pueblo vasco». ETA habría sido el instrumento providencial para mediante la «lucha armada» (no hablemos de terrorismo) poner al Estado español contra las cuerdas y obtener su reconocimiento del «derecho a decidir» para el citado pueblo. Como mucho, ahora cabe reconocer el «sufrimiento», pero de todas las víctimas sin prioridad declarada de ninguna de ellas; sólo que al ir precedido tal reconocimiento del discurso sobre la opresión, la balanza queda de hecho desequilibrada. Para terminar, una vez constatado el gesto generoso de ETA, solo cabe que «los Estados», y por supuesto ante todo el Estado español, recorra por etapas, pero muy rápidamente, el camino hacia la amnistía. A continuación, se abre la lucha final con un solo objetivo: la independencia.

Desde hace años, el primer obstáculo para una rotunda deslegitimación de ETA surgió del nacionalismo democrático, cuyas posiciones arrastraban al PSE para no romper puentes. La intervención de Urkullu en la última Asamblea del PNV es ilustrativa al respecto. El sabinianismo, y Urkullu es sabiniano confeso, no tiene remedio: se trata de convertir el mito de las 'lege zaharra' en 'lege berriak': la falsa independencia del pasado legitima del futuro. Y para eso, al Estado democrático, aun censurando a ETA, ni el pan ni la sal. Urkullu está ni con 'unos' ni con 'otros', pero su fin político es el de aquella y por eso el rechazo de ETA le resulta compatible con la condena de una 'legislación de excepción', de una 'justicia vengativa'. Sigue la perversión de las palabras.

Por esta vía tomaron carta de naturaleza en el léxico democrático, dos eufemismos: 'violencia', en vez de terrorismo, y 'paz' como objetivo, en lugar de sociedad liberada del terror y de la presión totalitaria de ETA y su entorno. El término 'violencia' difumina y oculta el sujeto de una estrategia política fundada sobre el ejercicio sistemático del terror, en tanto que 'paz', como ha explicado Manu Montero, sugiere una situación de guerra entre dos contendientes al mismo nivel, enlaza así indirectamente con el famoso 'conflicto vasco' y determina en último término, como ahora sucede, que el único desenlace razonable, la autodisolución de ETA con la entrega de las armas, pierda toda importancia, ya que cuenta solo la apertura de un proceso de resolución del 'conflicto', en clave abertzale.

La ceremonia de la confusión ha acabando envolviendo al PSE. Ahí está lo sucedido con el razonable propósito de impulsar un plan de «convivencia democrática y deslegitimación de la violencia», ahora reducido y privado de su objetivo inicial de dejar claro lo que ETA significó como factor de perversión para la sociedad vasca, en el 'Plan por la educación y para la convivencia democrática'. La afirmación de los Derechos Humanos como cimiento de la sociedad vasca post ETA se encuentra perfectamente recogido en el nuevo texto, pero resulta tan explicable como trágico que para lograr un amplio respaldo, sembrado de críticas primarias de otros firmantes (PNV), haya habido que renunciar a la explicación de por qué y por quien tal iniciativa resultaba imprescindible en Euskadi.

La difícil supervivencia de una mentalidad democrática depende aquí y ahora de que los demócratas sepan romper el cerco a que están sometidos, tal y como ha propuesto Maite Pagazaurtundúa recordando la exigencia de que en el tema ETA se haga justicia, y ello supone contemplar el problema de sus presos teniendo en cuenta el 40% de casos sin resolver, no poniendo en la calle gratis a quienes tienen causas pendientes. Conviene dejar claro que el Estado de derecho deberá ejercer la generosidad, pero como respuesta a una asunción de su responsabilidad por quienes se embarcaron en el crimen político y cuando ETA renuncie, negociando la entrega de las armas, a toda posibilidad de reincidir.

El domingo en San Sebastián
Los proetarras homenajerán al fundador de ETA 'Txillardegi'

 www.gaceta.es 24 Enero 2012

Bajo el lema 'Agur eta ohore' (Adiós y honor), algo habitual cuando se despide a un asesino de ETA, el entorno proetarra, con Bildu a la cabeza,
homenajerán en el Teatro Victoria Eugenia, un edificio municipal, al fundador de ETA José Luis Álvarez Emparanza, alias 'Txillardegi'.

Los proetarras van a realizar el próximo domingo, en el Teatro Victoria Eugenia de San Sebastián, un homenaje al fundador de ETA y escritor José Luis Álvarez
Enparantza, alias 'Txillardegi', fallecido el pasado día 14.

En una rueda de prensa celebrada en la capital guipuzcoana, la portavoz de la Izquierda Abertzale, Maribi Ugarteburu, acompañada del ex dirigente de Batasuna
e hijo de 'Txillardegi', Joseba Álvarez, y del escritor José Agustín Arrieta, ha destacado que el eje principal del trabajo de 'Txillardegi' era "conseguir
una Euskal Herria libre, soberana y euskaldun".

Asimismo, ha apuntado que "uno de los sueños" del homenajeado era "la unidad y el trabajo conjunto entre los abertzales" y, en opinión de Ugarteburu, "en los
últimos años se han dado grandes pasos en este sentido". Por ello, ha deseado que este acto "sea un espejo de la unidad de los abertzales".

La portavoz de la Izquierda Abertzale ha querido realizar un llamamiento a todos los proetarras a sumarse a este acto, que se celebrará este domingo a las
11.30 horas en el Teatro Victoria Eugenia, bajo el lema 'Agur eta ohore, euskara herriaren ondare' ('Adiós y honor, el euskera herencia del pueblo'), para
que "entre todos le realicemos a 'Txillardegi' la despedida que se merece".

En esta celebración, en la que se combinará la música con videos, van a tomar parte diferentes agentes de la cultura y la política. Entre ellos, los músicos
Anje Duhalde, Erramun Martikorena, Oreka TX y Eñaut Elorrieta.

Finalmente, Ugarteburu ha señalado que "el euskara batua sin Txillardegi no habría sido posible" y ha asegurado que el escritor fallecido hizo "una gran
aportación en los ámbitos de la política y la cultura". "Y sin ninguna duda su trabajo ha sido elemental para que Euskal Herria pueda mirar al futuro en pie
y en euskera", ha concluido.

No les impresionamos, lehendakari
Santiago González El Mundo 24 Enero 2012

Fíjese en esta foto, lehendakari. Son los presuntos asesinos de Puelles, que, al parecer, van a dejar de serlo cuando el tribunal de la Audiencia Nacional
que los juzgaba, dicte sentencia por los hechos. Lea el desarrollo de la vista. Después, haga lo propio con la crónica del juicio que se seguía a unos
correligionarios de los tipos (y la tipa, claro) de la foto.

¿No le da la impresión de que no nos toman muy en serio? Fíjese, por ejemplo, en el procesado de la izquierda. Esa expresión alucinada junto a la posición de
la mano parecen indicar que se estuviera fumando un peta. No puede ser, claro. Todos sabemos que desde la entrada en vigor de la Ley Antitabaco está
rigurosamente prohibido fumar en dependencias oficiales. El alucinado llamó fascista y torturador al tribunal, me dais asco, con las esposas no me vais a
callar y otras expresiones colindantes. El público que las apoyaba, familiares y simpatizantes de eso que piadosamente llamamos 'izquierda abertzale'
empezaron a montar la barrila y la juez Teresa Palacios ordenó la expulsión de los terroristas y su cuadrilla. Pocas veces ha sido más exacto el cintillo que
cobija las informaciones de la página: 'El nuevo escenario vasco'.

Quizá falle algo en todo esto, lehendakari. Uno tiende a creer que la Justicia, sin un cierto componente de ejemplaridad, no merece tal nombre y hoy nuestra
Justicia no es capaz de los que los psicoanalistas llaman 'hacer semblante'. Recuerde el día en que estos tipos presuntos acabaron con la vida de Eduardo
Puelles. Usted era un lehendakari lampiño y tierno, que encabezó una manifestación de protesta en Bilbao por el asesinato. En las escaleras del Ayuntamiento
dijo usted cosas necesarias y justas. Era la primera vez que un lehendakari se expresaba en términos semejantes:

“Los terroristas han acabado con la vida de un trabajador de este pueblo, cuyo único delito ha sido garantizar la seguridad y la libertad de los vascos y
velar por el cumplimiento de la ley y del Estado de Derecho. Eduardo Antonio Puelles, como todas las víctimas del terrorismo, era uno de los nuestros, un
defensor de Euskadi y de los vascos (…) Vamos a acabar con ellos, aplicando toda la fuerza del Estado de Derecho, de la ley, para no dar ni un minuto de
respiro a los violentos (…) Ellos nos han enseñado el camino del dolor. Nosotros les vamos a enseñar el camino de la cárcel”.

Fue emocionante. Lo que pasa es que los terroristas ya saben ahora que nada dura eternamente y menos que nada, las convicciones de la democracia. No sé si
leyó la información que publicaba en El Mundo Angeles Escrivá sobre las perspectivas razonablemente optimistas de Arnaldo y los suyos. Consideran que son
ustedes un elemento de presión muy importante para el PP. Usted les va a enseñar el camino de la cárcel, pero para que no se les haga muy largo, se la va a
poner al alcance de un viaje en metro. Concretamente en la línea de Basauri.

Cataluña
El Govern no ve contradicción en admitir que el español es lengua vehicular y mantener la inmersión
maría jesús cañizares / barcelona ABC Cataluña 24 Enero 2012

El portavoz del gobierno catalán, Francesc Homs, asegura que no hay contradicción en reconocer que el castellano también es lengua vehicular en Cataluña y
mantener la inmersión lingüística en los colegios. Homs se refiere a la información publicada hoy por ABC, según la cual un escrito judicial presentado por
la Generalitat ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña admite que el español es lengua vehicular, pero niega que esa equiparación con el catalán
tenga que trasladarse al sistema escolar. En esas alegaciones, el ejecutivo autonómico responde a un recurso presentado por Impulso Ciudadano contra el
decreto de dirección de centros, donde se afirma que el catalán es la lengua de uso normal en las escuelas. "No hay contradicción, las sentencias judiciales
avalan que el catalán sea el centro de gravedad en el sistema educativo y nuestro objetivo de normalización, que es expresión del pueblo catalán mediante el
Parlamento y ha garantizado la convivencia", ha dicho Homs, quien afirma que la Generalitat cumple con los fallos de la Justicia.
Administración electrónica

Por otro lado, la vicepresidenta catalana, Joana Ortega, ha presentado el proyecto de administración electrónica que supondrá un ahorro de más de 1.000
millones de euros por legislatura y cuya finalidad es mejorar la accesibilidad de todos los ciudadanos, ahorro económico y de tiempo, aumento de la
eficiencia y una simplificación administrativa. El proyecto supondrá una inversión de tres millones de euros. A lo largo de 2012 se desarrollará un canal
empresa, alternativas a los certificados digitales, un protocolo de archivo electrónico, una sede y registro electrónicos y una valija electrónica. Entre
otros servicios, se podrán realizar las preescripciones escolares, solicitar ayudas a la rehabilitación o un proceso de adopción.

La Generalitat ha acordado, asimismo, la elaboración del primer Plan de Márketing Turístico de Cataluña con el objetivo de establecer las líneas estratégicas
para los próximos años y mejorar la competitividad global de la oferta.


Recortes de Prensa   Página Inicial