AGLI

Recortes de Prensa   Sábado 28  Enero 2012

 

Tres argumentos
Carlos Rodríguez Braun La Razón  28 Enero 2012

Primero, el aumento del paro no es sólo culpa del freno y marcha atrás en la recuperación, que también, sino del intervencionismo en el llamado mercado laboral; mal llamado porque un 47,3 % de paro juvenil indica que no estamos ante un mercado. Los catastróficos resultados de este pseudomercado no responden a decisiones y contratos voluntarios de los ciudadanos. Los políticos, sindicalistas y grupos de presión no podrán «luchar» contra el paro si no reconocen que son sus principales responsables.

Segundo, la reforma laboral ha sido siempre imperativa y lo es ahora más que nunca. La estadística de la EPA puede cargar de razón a las autoridades para hacerla. Sospecho que volverán a hacer un pasteleo, porque padecen el habitual miedo a la libertad, pero el optimismo me lleva a anticipar que, como hicieron casi todas las reformas laborales, no van a empeorar las cosas.

Tercero, aquí no hay disyuntiva entre ajustar o crecer. Esta falacia se debe sólo a la política. Las familias y las empresas se han ajustado, dolorosamente. La política no se había ajustado, ni antes de la crisis, ni después: esa demora es lo que ha agravado la situación. Las dos labores que las administraciones no han hecho –bajar impuestos y gastos, y abrir mercados–, siguen siendo cruciales, y no valen las consignas del estilo «hay que crecer» o «hay que evitar la fractura social», para continuar cebando la bomba fiscal, como si los mayores impuestos o los déficits continuados no tuvieran impacto económico apreciable.

La herencia ignominiosa
Editorial www.gaceta.es  28 Enero 2012

El último trimestre de Zapatero se ha saldado con 300.000 parados más. Una guinda que pone en evidencia la necesidad de que se tomen medidas para que pague por su desastrosa acción de gobierno

Según los datos de la EPA del cuarto trimestre, el paro subió en 577.000 personas en 2011, un 12,3% más que un año antes, situándose el número total de desempleados en 5.273.600 personas. Una cifra trágica que supone la destrucción de más del doble de empleos que en 2010, y que fija la tasa de paro en el 22,85%, la más alta con diferencia de Europa y de la OCDE. Es la herencia de la funesta gestión de Rodríguez Zapatero, quien llegó a la Presidencia en 2004 con 2,28 millones de parados y una tasa del 11%, y que, en 2007, anunciaba con su indolencia y optimismo patológicos habituales: “La próxima legislatura lograremos el pleno empleo en España”. Pues bien, ese mismo personaje se ha marchado dejándonos tres millones de parados más, el deshonroso título de campeones del desempleo y una España sumida en la más profunda ruina financiera, económica, social, política, institucional y de valores.

El ex presidente, que nunca fue un hombre de muchas luces, no dudaba en afirmar pocas fechas antes de abandonar La Moncloa que “el Ejecutivo ha hecho todo lo posible para proteger a las personas sin empleo”. Pues bien, este funesto personaje, el mismo que decía que “la Tierra no pertenece a nadie, salvo al viento”, no está en el banquillo, que es el lugar que le correspondería como responsable máximo de este desaguisado, sino que se va de rositas, con una pensión vitalicia de 150.000 euros.

El drama laboral generado por Zapatero golpea cada vez con más fuerza a las familias españolas. Según la EPA, el número de hogares que tienen a todos sus miembros en paro aumentó en 149.800 y se sitúa ya en 1.575.000 –cuatro veces más que en 2006–. Además, los parados de larga duración crecen un 13% en 2011 y, según los últimos datos disponibles, más de 2,1 millones de parados no reciben prestación.
Pero si Zapatero ha llevado a España a lo más alto de la Champions League del desempleo, se trata de un éxito que debe compartir con el todavía presidente andaluz, José Antonio Griñán, que ha contribuido como nadie para la obtención de tan deshonroso liderazgo. Andalucía, a pesar del PER y de haber elevado hasta los umbrales del medio millón el numero de funcionarios públicos de la región, encabeza este ranking indecoroso con una tasa de paro del 31,2%, que llega hasta el 35,3% y el 34,2% en los casos de Cádiz y Huelva, colocando a la comunidad en una situación de emergencia social que pide a gritos un cambio político en la comunidad.

La realidad del desempleo español es cada día más grave y su solución no admite más dilaciones. El Gobierno no debe esperar ni un minuto más a unos sindicatos que sólo salen a la calle para apoyar a Garzón o insultar a Camps y debe ponerse manos a la obra para sacar adelante la reforma laboral que ponga fin a esta sangría, pues, como señaló hace unos días la canciller alemana, Angela Merkel, el problema del desempleo en España se debe a la legislación. Un legislación obsoleta y plagada de rigideces que impide la creación de empleo. La dualidad del mercado de trabajo, la negociación colectiva, el despido, la flexibilidad laboral... son temas que hay que reformar de arriba abajo, y debe ser el Gobierno el que coja el toro por los cuernos sin perder ni un minuto más.

Nueva Ley
Una década de inestabilidad presupuestaria
Juan Ramón Rallo Libertad Digital  28 Enero 2012

Acaso haya que repetirlo más veces porque no esté claro: si nuestras comunidades autónomas regresaran a los niveles de gasto de 2006, su déficit público –ése cuya desviación presuntamente ha justificado colocar el IRPF a los niveles más elevados de Europa– desaparecería. No en vano, desde tan burbujístico año, nuestras autonomías han incrementado sus egresos presupuestados en alrededor de 35.000 millones de euros, algo más que el desequilibrio que en la actualidad presentan sus cuentas.

Frente a tan escandalosa realidad, todo pliego de buenas intenciones en forma de Ley de Estabilidad Presupuestaria que vaya dirigido a lograr que en 2020 (¡en 2020!) cuadren sus ingresos y sus gastos se antoja, cuando menos, poco ambiciosa. A la postre, a menos que uno sufra de severos daños en el hipocampo, la crisis de deuda de nuestras administraciones públicas la hemos sufrido en 2010 y 2011 y, probablemente, la seguiremos sufriendo 2012. No se trata de un Armagedón vaticinado para dentro de una década frente al que quepa ir preparándose, sino de una plaga que llevamos padeciendo desde hace meses y que hay que atajar lo antes posible.

De hecho, no se entiende demasiado que si ese tan gravoso déficit ha sido el que ha justificado la premura en trasladar nuestro IRPF a latitudes suecas, luego se opte por la calma, la parsimonia y la cautela en lo que a podar el gasto se refiere. Bien está, claro, que se oriente al conjunto de las administraciones públicas hacia el equilibrio presupuestario a largo plazo; no tanto que se difiera solventar nuestro problema de fondo –la hipertrofia de nuestro sector público en relación al raquitismo del sector privado– hasta un lejano momento futuro en el que nuestros brillantes estadistas esperan que volvamos a disfrutar por arte de magia de las mieles de la prosperidad; momento, claro, en el que la mayor recaudación se bastaría para cubrir los excesivos desembolsos presentes.

Y es que la reducción del déficit no es una cómoda y facilona consecuencia de la recuperación, sino una complicada condición para la misma. Por eso resulta tan peligroso ese keynesiano discurso de que durante la recesión no queda otro remedio que frenar la contención de los números rojos, tal como, dicho sea de paso, contempla expresamente la nueva Ley de Estabilidad Presupuestaria en línea con las súplicas que estos días está elevando Rajoy a Bruselas. Al parecer, cuanto más nos empobrecemos, cuanta menos riqueza generemos, más desprendidos podemos ser a la hora de incrementar nuestras obligaciones financieras a costa del escasísimo ahorro que necesita la economía privada para sanearse.

¿Por qué no enfocamos el problema desde otro ángulo? ¿Por qué si tan convencido está el Partido Popular de las bondades de no gastar más de lo que ingresa no insta a las autonomías a que alcancen el equilibrio presupuestario no en 2020, sino en 2013 o incluso en 2012? ¿Por qué al tiempo que las libera de todas esas obligaciones de gasto que derivan directamente de las muy intervencionistas normativas estatales no las conmina a que regresen a niveles de gasto no ya anteriores a la burbuja, sino propios de la burbuja crediticia e inmobiliaria? ¿Por qué los populares apuestan por condenarnos a una década perdida de déficit público? ¿Será acaso que su convicción en reducir el déficit es tan firme como lo era la de no subir impuestos?

Faltan leyes, sobran silencios
Pablo Castellano www.gaceta.es  28 Enero 2012

Los administradores, también los públicos, incurren en responsabilidad penal.

Si hay que justificar la inacción, o la intención de demorar la solución de un problema, más por su indeseada repercusión que por su dificultad, salta la coletilla: hay que hacer una ley… y en nuestro ordenamiento jurídico nos sobran, en inversa proporción a la falta de voluntad política.
“El que por acción u omisión causa daño a otro interviniendo culpa o negligencia está obligado a reparar el daño causado”. Predica en desierto el Código Civil, en desarrollo de uno de los más elementales principios del Derecho, aquí desconocido: el de la responsabilidad.

Los administradores, también los públicos, incurren en responsabilidad penal por apropiación indebida, por dar diferente aplicación de la que tenían destinada a los efectos y caudales públicos, por la retención de fondos destinados al pago a terceros, por concertarse con otros para defraudar al Estado, por influir para la obtención de resoluciones, y por todo ese otro conjunto de falsedades, y estafas variadas, eufemístico despilfarro, que es pura administración fraudulenta; megalomanía que embosca la cleptomanía, con evidente engaño en la calidad, cantidad, precio y procedimiento.

La malversación tiene siempre como acompañante eso de ir “a la parte o a la comisión”, para el decisor o… para su partido.

Los fiscales, los abogados del Estado, los interventores, los inspectores varios y los funcionarios, de quienes se requiere su complicidad y ceguera, están amparados, si no se pliegan al enjuague, por su cláusula de conciencia y obligados legalmente al deber de denuncia.

En todo caso, y si no es bueno que todo acabe enfangado en los terrenos del Código Penal, es obligado que los poderes públicos, al menos, traten de recuperar, de resarcirse, para que, además de robados, no parezcamos lelos y burlados.

Reforma laboral
Luchar contra el paro trincando la subvención
Pablo Molina Libertad Digital  28 Enero 2012

Cuando Méndez se postuló como representante del Gobierno para discutir con Merkel la reforma laboral en ciernes no estaba diciendo ningún disparate. A tenor de las propuestas que Rajoy ha presentado en su primer Consejo Europeo para reducir las cifras monstruosas del paro español, el secretario general de la UGT podía haberle sustituido perfectamente con la ventaja añadida de que las habría defendido con mayor convicción.
Las subvenciones a las empresas que contraten trabajadores en paro y el aumento de los fondos destinados a ese agujero insondable conocido como "formación para el empleo", dos de los principales ejes del programa laboral de Rajoy, no se distancian ni un milímetro de las recetas sindicales para seguir manejando el cotarro, aunque la consecuencia necesaria sea el aumento imparable de la cifra de desempleados.

Si la principal solución que se le ocurre al Gobierno para reducir el paro es la puesta en marcha de un Plan E con fondos europeos, el camino hacia un desastre laboral sin precedentes queda completamente despejado, porque, como demuestra la realidad española, el empleo no se crea cuando el gobierno sustituye a los empresarios gastando un dinero público del que encima carece, sino cuando alivia las cargas que gravan la contratación y reduce las regulaciones escleróticas que impiden el dinamismo laboral.

Resulta difícil de creer que haya todavía quien confíe sinceramente en los planes de formación como herramienta eficaz para reducir las cifras del paro, porque lo cierto es que los ocho mil millones de euros que anualmente gestionan sindicatos y patronal con tal fin no han servido para nada, tampoco en estos años de crisis. Muy al contrario, el desempleo ha seguido creciendo exponencialmente a pesar del importante esfuerzo que la financiación de estos cursos inútiles ha supuesto para el bolsillo de todos los contribuyentes españoles. Ante esta realidad la decisión del gobierno de insistir en el error no tiene fácil explicación, salvo que se trate de un peaje a pagar al sindicalismo de clase (alta) para compensar ulteriores reformas en la dirección correcta y evitar así las previsibles protestas callejeras que de otra forma resultarían inevitables.

Es difícil sustraerse a la sensación de que lo avanzado por Rajoy ante las instituciones europeas no es más que es una componenda para evitar damnificados entre los que manejan el mercado laboral español. A base de subvenciones, naturalmente, que para eso ya estamos los que pagamos impuestos. Si estos trincones son los que nos han de salvar, más vale ir reservando un buen puesto en la cola del paro. Cuestión de tiempo.

Y encima, con pensión y medalla
Carlos Dávila www.gaceta.es  28 Enero 2012

Insisto. ¿Cómo es posible que Zapatero y su cuadrilla se hayan marchado con pensiones y condecoraciones y sin ninguna responsabilidad por lo que han hecho con España?

Recibieron un país con 2.287.200 parados y lo han dejado con 5.273.600 desempleados, es decir, con 2.986.400 personas más en la calle. ¿La Gran Cruz de Isabel La Católica a un individuo que ha perpetrado tal desastre? ¿Quién ha dicho que los españoles no tengamos que pedir responsabilidades, más allá de las políticas, a Zapatero y a su tribu de zoquetes sectarios? ¿Cómo son capaces dos ministros de aquel Gabinete de ineptos y mentirosos de presentarse ahora como rehabilitadores de la democracia contra la odiada “derecha”? La regeneración que está anunciando Rajoy tiene que estribar necesariamente en que gente tan nociva no se marche sin una pena y encima cobrando de nosotros una pensión.

Réquiem por unas siglas
Antonio Martín Beaumont www.gaceta.es  28 Enero 2012

La ruptura entre Chaves y Griñán es tal que, según diversas fuentes, ni se hablan.

Si Pablo Iglesias levantara la cabeza volvería a meterse bajo tierra. Los años dorados del PSOE son un pesado recuerdo. El/la nuevo/a secretario/a general heredará una deuda de 22 millones de euros difícil de afrontar, unas cuentas mermadas, un ERE en ciernes, unas filas sin fe, un discurso apolillado… Me comentaba un socialista curtido que si pierden Andalucía su dirigente con más poder institucional, después del lendakari Patxi López, será Roberto Jiménez, vicepresidente del Gobierno de Navarra, por delante de un puñado de alcaldes con voz propia. Ahí queda el testimonio. Cada uno puede procesarlo como le venga en gana, pero engancha perfectamente con la sensación de que el/la próximo/a líder/esa deberá cargar con el peso de un partido en fase de recomposición y seriamente fracturado.

Para muestra, la trastienda de Manuel Chaves y su otrora delfín, José Antonio Griñán. La ruptura es de tal calibre que, según diversas fuentes, Chaves y Griñán ni se hablan. “No existe comunicación entre ellos” es la frase de dirigentes de Ferraz. Fue precisamente el todavía presidente de la Junta de Andalucía quien se empeñó en la celebración del 38 Congreso antes de las elecciones autonómicas con la idea de poder afrontarlas con las aguas calmadas. Eso pretendía. Ahora, muchos censuran esas prisas y la ausencia de tiempo para construir un proyecto serio entre todos y luego, consensuar un líder. Lógico. Lo cual no impide seguir mirando de reojo en la caja negra de lo ocurrido si los socialistas quieren disponer de un cuadro fiel de la realidad. No es de extrañar que un buen número de veteranos socialistas crea escuchar con claridad por los pasillos de sus sedes los violines de Mozart entonando un réquiem por sus centenarias siglas. Una melodía que anuncia una muy larga travesía del desierto.

Este individuo debe pagar por esto
El dato de paro más alto de la historia
 www.gaceta.es  28 Enero 2012

España amanece hoy con el récord de parados de toda su historia. 5.273.600 de españoles no tienen un puesto de trabajo. La dramática cifra la confirmó ayer la última Encuesta de Población Activa (EPA). En 1.575.000 hogares todos sus miembros están en paro.
El Gobierno acelerará el ritmo de las reformas ante los datos del desempleo
1.575.000 familias con todos sus miembros en paro, un 18% más

No se iban a llegar a los cinco millones de parados, aseguraba el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero antes de marcharse, por la vía de las urnas y adelanto electoral. La realidad da un revés a esas palabras. Por primera vez, el número de parados en España supera los 5 millones, en concreto, el drama social ha afectado a 5.273.600 personas. La herencia, además, arroja una tasa de paro del 22,85%, un 2,5% más que en 2010, en el cuarto trimestre del año. Estos datos se sitúan en niveles de la última etapa del Gobierno de Felipe González, hace 18 años.

De esta forma, el desempleo aumentó en 577.000 personas en 2011 respecto a 2010, un 12,3% más, situándose el número total de desempleados en 5.273.600 personas, cifra inédita hasta ahora para la economía española, según los datos de la EPA publicados hoy por el INE.

La tasa de paro alcanza así su nivel más alto de la serie histórica comparable, que arranca en 2001. Remontándose más atrás, utilizando series no comparables, no se alcanzaba un porcentaje de esta naturaleza desde el primer trimestre de 1995, cuando la tasa de paro llegó a situarse en el 23,49%. En el primer trimestre de 1996, la tasa de paro registró un nivel muy parecido a la de ahora (22,83%), aunque era dos centésimas inferior.

Cinco años seguidos con más paro
De esta forma, 2011 se convierte en el quinto año consecutivo en el que se incrementa el número de desempleados. En 2007, el paro se incrementó en 117.000 personas, en 2008 subió en 1.280.300 desempleados, en 2009 en 1.118.600 personas y en 2010 se ha incrementado en 370.100 personas. El aumento de 2011 es el tercero más elevado en los últimos cinco años, periodo en el que la crisis se ha cebado con el mercado laboral español.

A esa cifra de casi 5,3 millones de desempleados -inferior a los 5,4 millones previstos por el Gobierno, se ha llegado después de que el paro se incrementara en el último trimestre de 2011 en 295.300 desempleados, un 5,9% más que en el tercer trimestre.

La destrucción de empleo, al doble
Al igual que el repunte del paro en 2011 fue sensiblemente superior al de 2010, el número de empleos destruidos el año pasado duplicó con creces al del ejercicio precedente. Así, en 2011 se destruyeron 600.600 puestos de trabajo (-3,2%), frente a los 237.800 que se perdieron en 2010. En 2008, los empleos perdidos fueron algo más de 600.000.

En el último trimestre de 2011, el número de ocupados se redujo en 348.700 personas (-1,92%), cerrándose el ejercicio con 17.807.500 ocupados. La cifra de ocupados no bajaba de los 18 millones de personas en España desde el cuarto trimestre de 2004.

En el último año, el número de asalariados disminuyó en 485.000 personas (-3,2%), de los que 95.900 tenían contrato temporal (-2,5%) y 389.100 tenían contrato indefinido (-3,4%).

El descenso del empleo afecta más a los varones (228.400 ocupados menos) que a las mujeres (120.300 menos). El número de ocupados extranjeros baja en 79.400 y el de españoles lo hace en 269.300.

Por edades, la ocupación crece entre los mayores de 44 años, debido en gran medida al incremento de las mujeres ocupadas de 45 a 54 años. Por el contrario, todos los grupos de edad menores de 45 presentan descensos en la ocupación. El empleo aumenta este trimestre en la Agricultura (100.800 más) y baja en los Servicios (305.700 ocupados menos), en la Construcción (en 93.900) y en la Industria (50.000 menos).

El paro estructural aumenta un 13%
Por sectores, el desempleo aumentó en todos ellos, principalmente en el colectivo de parados de larga duración (más de un año en desempleo), con 270.000 parados más el pasado año (+13,2%), seguido de los servicios, con 191.400 parados más (+13,6%), y del colectivo que busca su primer empleo, que sumó 86.400 parados, experimentando el mayor repunte porcentual de todos los sectores (+24,2%).

Por su parte, la industria elevó su cifra de parados en 15.000 personas (+6,5%), la construcción en 13.600 (+3,1%), y la agricultura en 600 desempleados (+0,3%).
Durante el pasado año, el desempleo aumentó algo más entre los hombres que entre las mujeres. De esta forma, el paro femenino creció en 282.200 personas (+13,1%), mientras que el masculino lo hizo en 294.800 personas (+11,6%). Con estos datos, la tasa de paro masculina se situó en el 22,46% y la femenina en el 23,32%, con un incremento anual de 2,5 puntos en ambos casos.

Desagregando los datos por nacionalidades, el paro de los españoles aumentó en 2011 en 446.600 personas (+12,4%), en tanto que los extranjeros en situación de desempleo subieron en 130.400 personas (+11,9%). De esta forma, casi ocho de cada diez personas que se quedaron en desempleo en 2011 eran españoles, situándose su tasa de paro en el 20,69%, 2,2 puntos más que un año atrás, mientras que la de los extranjeros escaló 4,4 puntos, hasta el 34,8%.

El 66% de los empleos destruidos eran hombres
Por otro lado, el descenso de la ocupación afectó especialmente a los hombres. Así, mientras que las mujeres perdieron 196.600 puestos de trabajo el año pasado (-2,4%), los varones perdieron 404.000 empleos, con un descenso porcentual del 3,9%, aglutinando dos de cada tres empleos perdidos en el año.

La caída de la actividad se dejó sentir sólo entre los hombres. Al finalizar 2011, un total de 85.600 mujeres más querían trabajar (+0,8%), con lo que la tasa de actividad femenina se situó en el 52,93%, tres décimas más que en 2010. Entre los hombres, la actividad bajó en 109.200 personas durante el pasado ejercicio, un 0,8% menos, hasta situarse su tasa en el 67,3%, cuatro décimas inferior a la de hace un año.

Sólo la agricultura creó empleo
La destrucción de empleo en 2011 afectó a todos los sectores, menos a la agricultura, que creó 400 puestos de trabajo (+0,5%). En los demás sectores se destruyó empleo, con la construcción a la cabeza. El 'ladrillo' perdió 295.600 puestos de trabajo (-18,8%), mientras que los servicios destruyeron 212.500 ocupaciones (-1,6%) y la industria vio desaparecer 96.500 empleos (-3,7%).

En el último año, el número de asalariados disminuyó en 485.000 personas (-3,2%), de los que 95.900 tenían contrato temporal (-2,5%) y 389.100 tenían contrato indefinido (-3,4%).

En el último trimestre de 2011, los asalariados indefinidos bajaron en 104.200, un 0,9% respecto al trimestre anterior, en tanto que los temporales descendieron en 246.000 (-6,2%), situándose la tasa de temporalidad en el 24,98%, más de un punto por debajo que en el tercer trimestre de 2010.

Prácticamente todo el empleo destruido el pasado año fue a tiempo completo (-584.700), un 3,7% menos, frente al descenso de 16.000 trabajos a tiempo parcial (-0,6%). Por su parte, los trabajadores por cuenta propia descendieron el pasado año en 115.500 personas (-3,7%), lo que situó el número total de empleados por cuenta propia en 2.968.700 personas.

Andalucía, líder de paro
El paro aumentó en 2011 en las 17 comunidades autónomas españolas. El mayor incremento correspondió a Andalucía, con 121.100 parados más, seguida de Cataluña (88.700 parados más) y Madrid (81.300 desempleados más). Los menores incrementos correspondieron a Cantabria y La Rioja, con 3.500 y 4.700 parados más, respectivamente.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Ley de Estabilidad Presupuestaria
Contra el despilfarro autonómico
Emilio J. González Libertad Digital  28 Enero 2012

El anteproyecto de Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Financiera que acaba de aprobar el Gobierno constituye un primer paso positivo para poner orden en las cuentas públicas, que debe venir acompañado de medidas de un calado todavía más profundo. La ley supone la transposición de la directiva comunitaria sobre presupuestos nacionales y, de entrada, permite al Gobierno central empezar a recuperar un control sobre la política presupuestaria que jamás debió perder ya que dicha norma le faculta tanto para establecer los objetivos de déficit de las autonomías como un régimen de sanciones para quien lo incumpla. Además, al tener rango de ley orgánica, si el Ejecutivo consigue sacarla adelante, para lo cual necesita el apoyo de tres quintos de los diputados, se impedirá que, después, futuros Gobiernos puedan cargársela de un plumazo, como hizo el de Zapatero con la anterior ley de estabilidad presupuestaria.

Todo ello constituye un punto de partida necesario para poder reducir lo antes posible el déficit público, uno de los elementos fundamentales para resolver la actual crisis económica.

Ahora bien, dicha ley debe venir acompañada de otros elementos igual de importantes o más para evitar que en el futuro pueda repetirse una crisis fiscal como la actual. Uno de ellos es el de las responsabilidades de quien incumpla los objetivos presupuestarios marcados por el Gobierno. La cuestión no es, precisamente, baladí, pues en el último año hemos visto cómo los socialistas vaciaban por completo la caja y dejaban comprometido el futuro financiero de aquellos lugares donde iban a perder el poder, mientras, por otro lado, la Generalitat de Catalunya se negaba a asumir los compromisos de déficit establecidos por el Gobierno.

Estas situaciones no pueden volver a repetirse. En su momento, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, avanzó la idea de las responsabilidades penales de los gestores públicos. Dichas responsabilidades deben tomar cuerpo de ley cuanto antes para que a nadie se le ocurra volver a hacer lo que hizo Barreda en Castilla-La Mancha o lo que está haciendo ahora Griñán en Andalucía porque con lo que están jugando es con algo tan importante como es el dinero de todos, que no se debe ni se puede dilapidar para comprar votos y para dejar el campo abonado de trampas al que venga después para, de esta forma, desgastarle políticamente.

Además, y creo que esto es lo más importante de todo, el Gobierno debería redefinir, o, mejor dicho, refundar el Estado de las Autonomías para dejar bien claro cuáles son las competencias del Estado y cuales las de las comunidades autónomas, de forma que éstas no invadan el terreno de aquél, como han venido haciendo durante años, mientras se olvidan de atender de forma adecuada competencias tan importantes como sanidad o educación con el fin de contar con recursos para financiar las políticas nacionalistas y/o otras políticas que no recaen, o no deben recaer en su ámbito competencial, por mucho que digan sus respectivos estatutos de autonomía. Probablemente, ello supondría tener que llevar a cabo cambios constitucionales, pero teniendo en cuenta en lo que ha degenerado el Estado de las Autonomías, dichos cambios son tan necesarios como inevitables a la hora de completar ese nuevo marco que impida a las autonomías seguir haciendo de las suyas.

Así ha sido el rescate silencioso de la Economía española
Aitor Ayala. El Confidencial  28 Enero 2012

Por su interés, y en el contexto del Consejo Europeo que comienza este lunes, reproducimos a continuación este artículo publicado el pasado 17 de enero por Aitor Ayala en su blog.

“Estas últimas semanas se han producido acontecimientos económicos aparentemente sorprendentes.

1-El más sorprendente y poco analizado ha sido el tipo de interés negativo que han pagado los alemanes en su emisión de bonos a 6 meses. Literalmente, los inversores, o mejor dicho los mercados (tal como los denominan los medios de comunicación), en vez de pedirle dinero al gobierno alemán por prestarle dinero, le han pagado dinero por “el privilegio” de poder tener deuda alemana. Ya me gustaría a mí disfrutar de la misma reputación que al parecer tiene Alemania.

2- El segundo, que no deja de ser sorprendente por la manera en que se ha producido y por el hecho de que no se haya producido antes, ha sido la incapacidad del gobierno autonómico valenciano para pagar una deuda de 123 millones de euros, que había vencido en diciembre pasado, por falta de liquidez. La deuda con el Deutsche Bank se saldó recurriendo al estado central. Es decir, para ser claros, los desmanes y la corrupción económica en Valencia, junto a la megalomanía de los políticos locales, que salvando la distancia se asemeja mucho a lo que aconteció en el s.XVI español (uno tiende a pensar que este tipo de comportamientos están encriptados en los genes culturales de este país), ahora lo vamos a pagar todos. Sí, todos. Tú, yo y el que viene.

Se ha intentado mantener en secreto el acontecimiento, entre otras cosas porque es ilegal. Lo prohíbe la actual Ley de Estabilidad Presupuestaria española. Pero incluso si se interpone una denuncia particular al gobierno, pueden pasar 2 ó 3 años como mínimo para que prospere y finalmente el resultado sea una simple sanción administrativa.

Además, a quién le interesa que las cosas se hagan bien y las responsabilidades se asignen correctamente si estamos todos entrelazados en un tinglado de interrelaciones indeseables. Para explicarlo claro. El día que el gobierno valenciano no pueda pagar al Deutsche Bank, al BNP Paribas, o al Barclays, el crédito que pidió para comprar la fotocopiadora láser de la secretaria del president, va a tener que hacer suspensión de pagos, y una hora más tarde, o una hora antes, según lo avanzada que sea la información privilegiada, todos los bonos de la Generalitat Valenciana habrán perdido con suerte el 50% de su valor y sin suerte el 100% del valor.

Pero aquí no acaba la fiesta. Al día siguiente, los famosos bonos patrióticos catalanes al 5% de interés se desplomarán, y algo más tarde, el gobierno central, si tiene previsto hacer una emisión de deuda, lo va a tener difícil, y tendrá que recurrir otra vez a los chinos, esta vez ofreciendo algo más que una simple bajada de pantalones. Como España es un país con activos interesantes para los asiáticos, siempre va a poder ofrecerles algo sustancial, como Repsol, las principales jamoneras del país, y la secreta receta de cómo hacer un buen jamón ibérico.

3- El tercer acontecimiento fue anunciado en diciembre del año pasado, pero solo a partir de las primeras semanas de enero se ha podido evaluar el impacto.

El Banco Central Europeo (ECB), anunció barra libre para proveer crédito a todas las instituciones financieras que lo pidieran, sin límites y a devolver dentro de 3 años. Hasta entonces, el ECB, mediante lo que denomina MRO (Main refinancing operations), el principal instrumento que usa para gestionar la liquidez del sistema financiero de la eurozona, prestaba dinero a los bancos a un interés muy bajo del 1%, y a un plazo de una semana.

Los bancos depositan en el ECB como garantía activos que tienen en sus balances (hipotecas, créditos, bonos, etc.) todos con buenas clasificaciones de crédito. Es decir, que el ECB no aceptaba los prestamos que Caja Madrid, ahora Bankia, tiene en sus balances, concedidos al Pocero (famoso promotor inmobiliario que desarrolló su actividad talentosa durante la década de oro española de la construcción), pero sí los créditos concedidos al Real Madrid para el fichaje de Cristiano Ronaldo.

A partir de diciembre, el ECB utiliza un instrumento de financiación a más largo plazo denominado LTRO (Longer-Term refinancing operations), que ya utilizaba para proveer financiación a tres meses para los bancos de la eurozona, pero ahora alargando el plazo de vencimiento a tres años, sin límites, y prácticamente cualquier tipo de garantía que los bancos depositen en el ECB es buena, incluidos los créditos al Pocero.

A nadie se le puede escapar que, a efectos prácticos, lo que está haciendo el ECB con este cambio de estrategia, es rescatar las economías quebradas de la Eurozona, o sea España e Italia, de una manera “no oficial”.

Las cifras publicadas en enero por el ECB así lo afirman. En diciembre, las subastas de MRO del ECB ascendieron a 394.159 millones de euros. De éstos, unos 120.000 se los llevaron los bancos españoles. Es decir, aproximadamente casi una tercera parte (30,5%). Hay que recordar que España, por volumen de activos y PIB, tiene un peso equivalente al 10% de la Eurozona. Por consiguiente, mientras los bancos alemanes reducen la cantidad de dinero que piden al ECB, los bancos españoles la aumentan tres veces más de lo que les correspondería. Es fácil ver que los bancos españoles están más secos que el Pozo de Matilde en los Monegros.

Pero aún son más significativas e importantes las cifras de LRTO prestadas por el ECB en su subasta del 22/12/2011, porque está es financiación a largo plazo que no van a tener que devolver hasta el 2015. Nada más ni nada menos que 489.191millones de euros, prestados a tres años. Para que la gente que no está acostumbrada a estas cifras pueda entender su magnitud, decir que la cantidad, que equivale al 50% del PIB de la economía española (cuarta de la eurozona), es la mayor inyección de crédito que ha hecho el ECB en sus 13 años de historia, y es un 35% superior a la histórica inyección de fondos que hizo el ECB posterior al colapso de Lehman Brothers en septiembre del 2008 cuando todo el sistema financiero internacional amenazaba con hundirse. Para que nos digan que estamos bien y pronto volveremos a bailar.

Reestructuración del sistema financiero español. Y van dos

No tengo la cifra, pero es fácil deducir que una parte importante de esta cantidad prestada ha ido a parar a los bancos españoles. Con este dinero, tal como dejó entrever el ministro de economía español, Luis De Guindos, se va a intentar hacer una segunda reestructuración del sistema financiero español, al mismo tiempo que se sostiene la financiación de la deuda pública española manteniendo la prima de riesgo entre 300 y 350 puntos.

Este último argumento me enlaza con el primer punto que he mencionado. Desde agosto del año pasado, el ECB ha intervenido directamente para mantener la prima de riesgo española relativamente baja. Debo recordar que la prima de riesgo llegó alcanzar 420 puntos básicos en agosto del 2011. Cien puntos equivalen a un 1% de interés más del que se paga por el bono de referencia que es el alemán. Es decir, si Alemania paga un 2% de interés por pedir dinero prestado, España, con una prima de 420 puntos, pagaría el 6,2%. La diferencia se debe al riesgo mayor que percibe el inversor al prestarle dinero a España.

Pues bien, desde agosto del año pasado, el ECB compra bonos españoles para bajar el interés que de otro modo tendría que pagar España por emitir deuda. Además de este apoyo directo, el ECB indirectamente ayuda a mantener la prima de riesgo española baja a través del dinero que presta a los bancos españoles en su subasta de LRTO a tres años, que a efectos prácticos equivale al primer tramo de ayuda para el rescate de la Economía española.

Una consecuencia, obviamente no buscada, de esta intervención del ECB en los mercados para rescatar la economía española, es el interés negativo que pagan los alemanes por la emisión de su deuda a seis meses. Explicándolo de una manera sencilla. Un inversor internacional, que puede ser tú, yo, él, tiene que invertir en deuda pública para diversificar el riesgo en su portfolio. Tiene mil euros para invertir en bonos españoles. Evalúa el riesgo. Hace sus cuentas, quizás con ayuda de las agencias de rating, y está dispuesto a comprar bonos españoles si le pagan un 5% o 6% por el riesgo que supone invertir en España. En la subasta se encuentra que hay compradores de sobra (léase, ECB, bancos españoles, la asociación de amigos de España), que están dispuestos a comprar mucho más barato, y se conforman con un 2 ó 3%. El inversor internacional que maneja su propio dinero ve demasiado riesgo, así que prefiere prestarle al gobierno alemán y perder un -0,012% antes que prestarle al gobierno español y obtener tan solo un 3%. La diferencia es que este inversor privado maneja su propio dinero; los demás, el dinero público.

Para aquellos de vosotros más cómodos con una explicación técnica. Todos los activos tienen asociada una combinación de riesgo y rentabilidad. A más riesgo, más rentabilidad. Construir un portfolio de inversión óptimo requiere que aquellas estrategias de inversión asociadas a un determinado nivel de riesgo tengan la misma rentabilidad y viceversa. De otro modo, el Portfolio no sería eficiente y habría oportunidades de arbitraje en el mercado. El sostenimiento artificial de la rentabilidad del bono español con la intervención directa e indirecta del ECB en el mercado de deuda, hace que tiendan a ajustarse a la baja los demás activos con niveles de riesgo inferiores para eliminar las posibles oportunidades de arbitraje.

Esa gente sin escrúpulos que está en las agencias de rating

Resumiendo, la rentabilidad negativa del bono alemán es una señal del estrés que se está produciendo en otra zona del mercado de deuda (en este caso en el mercado español e italiano), y anuncia que los problemas se amontonan para Europa. Además, al utilizar directamente o indirectamente dinero de las instituciones públicas para intervenir en el mercado de deuda, el resultado final va a ser una factura mucho mayor para el contribuyente europeo.

Ah, no olvidemos que el culpable de todo esto son esta gente sin escrúpulos que responden a oscuros intereses privados que forman las agencias Internacionales de rating. Claro que, después de ver lo que ha pasado en Grecia, el casi impago de la Generalitat Valenciana, las finanzas de Catalunya, etc… Honestamente, si tengo que invertir mil euros en deuda pública, creo que voy a hacer más caso a las agencias de rating que a lo que dice Rajoy, De Guindos, Mas-Colell, Sarkozy o Draghi, el nuevo presidente del ECB.

Hay que recordar que en una situación menos negativa Portugal e Irlanda fueron rescatadas “oficialmente”. Claro que su tamaño no es el mismo que el de España y sobre todo que el de Italia. Sería interesante analizar las consecuencias y los pactos políticos que debe haber detrás de un cambio de estrategia tan radical por parte del ECB. Pero esto alargaría demasiado esta explicación. Claramente, se trata de un rescate por la puerta de atrás.

De cualquier manera, que nadie piense que la factura final la va a pagar el ECB. Ignoro los pactos o acuerdos políticos que hay detrás, pero lo que tengo claro, es que la factura final ineludiblemente la pagara la sociedad española, y concretamente aquellos que siempre pagan.

La versión oficial de los hechos con la que alimentan nuestras ansias de información los medios de comunicación públicos, privados y el propio aparato de comunicación del gobierno, es la siguiente:

El gobierno ha salvado a España de la ruina. Lo hace muy bien. Las emisiones de bonos son un éxito, porque el gobierno transmite confianza. Lo demuestra el hecho de que la prima de riesgo ha bajado. Los bancos españoles son sólidos, estamos en el buen camino y pronto estaremos volviendo a la fiesta... si obviamente hacemos todos los recortes necesarios y desmantelamos la parte esencial de servicios públicos que forman el Estado del Bienestar (principal mecanismo de redistribución de riqueza en un país en que las diferencias entre la minoría más rica y la mayoría restante no para de crecer, a un ritmo nunca visto anteriormente).

La realidad:
La economía española está siendo rescatada silenciosamente; el sistema financiero español está sentado encima de una montaña de hipotecas subprimes a la española, pisos embargados, suelo invendible, y créditos imposibles de pagar, y literalmente en bancarrota si se reconociera el valor real de sus activos; las campañas de recogida de alimentos ya no son para enviarlos a África como se hacía hace tres años, sino para alimentar a los propios españoles; el país está perdiendo población, y los que se quedan van a tener que pagar durante 15 años como mínimo la factura y los excesos de la década milagrosa de la Economía Española, además de perder una parte importante de las prestaciones de servicios públicos que antaño eran de los más eficientes de Europa, y que ahora paradójicamente son “insostenibles” (término que habría que determinar mejor en su significado)

No podría decir que es lo que me pone de más mal humor, si la irresponsabilidad de los políticos, la falta de ética pública de una parte importante de estos, o su permisibilidad, o quizás mejor dicho su complicidad con el grupito que forma la clase dirigente económica española, que han conducido a todo el país a una situación diferencialmente gravísima de crisis, que afecta y afectara muchísimo más al bienestar de la mayoría de la sociedad española, o bien… el trato irrespetuoso e indignante que supone que nos traten de imbéciles y engañen al país en cosas tan graves. Y no lo digo desde una posición ideológica o desde el fundamentalismo ético. Todo lo contrario. Lo digo como un ciudadano que hace años que ha aceptado que este país es como es, sin la más mínima ambición para cambiar nada, pero que lo único que pide es que lo dejen en paz y lo respeten”.
 


SUSPENDE ACTIVIDADES TRAS DILAPIDAR CIENTOS DE MILLONES DE AYUDAS CATALANAS
Spanair, el fracaso de un proyecto nacionalista
El Ministerio de Fomento y AENA están diseñando un plan de recolocación de pasajeros de los vuelos de Spanair en el aeropuerto de Barcelona y Madrid tras la confirmación por parte de Spanair de que suspende sus operaciones a partir de las dos de la madrugada.
Barcelona - David J. Fernández La Razón  28 Enero 2012

BARCELONA-Era la crónica de una muerte anunciada. La aventura emprendida por las administraciones catalanas y un grupo de empresarios para hacer de Spanair una especie de aerolínea de bandera ha durado poco más de tres años. Era un secreto a voces que la compañía agonizaba desde entonces y las abundantes subvenciones públicas apenas habían servido para parchear las cuentas. Sólo en 2011, el dinero público que ingresó Spanair fue de 100 millones de euros. No es de extrañar, pues, que la aerolínea buscase un socio desesperadamente, y el último fue Qatar Airways, que prometía una inyección de 150 millones de euros con las que mitigar las pérdidas: 115 millones en 2010 y 186 en 2009.

Sin embargo, las negociaciones con la compañía árabe se atascaron y, después de un mes de tira y aflojas, el pasado jueves Qatar decidía echarse atrás ante la posibilidad de que Bruselas multase a Spanair, precisamente, por las subvenciones.

La aerolínea, por lo tanto, se queda en tierra. Spanair comunicó ayer al Ministerio de Fomento que suspendía sus vuelos, por lo que Aviación Civil, dependiente del ministerio de Fomento, organizó un gabinete de crisis para cursar la petición de cese de actividades. A media tarde, la web de la compañía ya no dejaba comprar billetes. Sin embargo, el gabinete de crisis se prolongó hasta bien entrada la noche para establecer las obligaciones de la compañía con sus pasajeros. Ayer fueron 300 los afectados, hoy son 8.000 y mañana, otros 14.000.

Spanair es la segunda mayor aerolínea española, con rutas a casi todos los aeropuertos principales de la red estatal. El sueño catalán de convertir el aeropuerto de El Prat en «hub», pues, se ha desvanecido. Spanair gestiona el 17% del tráfico de Barcelona-El Prat con 4,2 millones de pasajeros al año. Sin embargo, el volumen de clientes ha menguado en el conjunto del mercado español. En 2010 alcanzó pérdidas por 116 millones y las previsiones para 2011 sugieren números rojos por valor de otros 60 millones. La deuda acumulada por Spanair supera los 200 millones de euros.

Los principales acreedores de la aerolínea son Aena e ILFC, propietaria de la mitad de la flota. La compañía cuenta con unos 2.000 trabajadores directos –1.200 que integran la tripulación y unos 800 en tierra–, aunque de su actividad depende también la empresa de «handling» NewCo, que tiene 1.200 empleados y que ya se había decladrado en concursos de acreedores. Spanair tiene como principal accionista, con el 84%, a la sociedad IEASA, en la que participa la empresa de la Generalitat Avançsa, la sociedad de capital de riesgo Catalana d’Iniciatives (en la que el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat son accionistas minoritarios), Volcat 2009, Turismo de Barcelona y Fira de Barcelona. El 11,6 por ciento restante del capital lo mantiene la anterior propietaria SAS. Pese al baile de cifras, en total, la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona controlan algo más del 60% del accionariado.

La Generalitat se retira
La Generalitat señaló en un comunicado que era «imposible» seguir inyectando fondos públicos a la compañía. La decisión final del president Artur Mas fue comunicada al presidente del consejo de administración de la aerolínea y al del consejo de administración de IEASA.

La administración catalana quiso justificar las subvenciones recibidas por Spanair, más de 150 millones de euros, por «el impulso de manera activa y sistemática, en el último año, de la búsqueda de un socio industrial que permitiera garantizar la viabilidad de la compañía y consolidar la conectividad del aeropuerto de Barcelona».

La compañía negocia la recolocación de sus pasajeros
Spanair, ante el cese de sus actividades, empezó a negociar con otras compañías para recolocar a sus pasajeros. Según fuentes del sector, la compañía contactó con varias aerolíneas, entre las que están Vueling, Ryanair, Air Europa e Easyjet. La compañía irlandesa anunció ayer mismo el lanzamiento de una «tarifa de rescate» a 49 euros el billete para los pasajeros de Spanair afectados por la situación la aerolínea, que ayer ya no ofertaba vuelos desde la web.

Recortes de Prensa   Página Inicial