AGLI

Recortes de Prensa   Viernes 3 Febrero 2012

 

Hacienda ya no es "de todos"; es "de ellos" (de los políticos) y cada día gana más desprestigio y rechazo
Francisco Rubiales Periodista Digital 3 Febrero 2012

Hubo un tiempo en España, hace apenas tres décadas, que los ciudadanos pagaban con gusto a Hacienda sus tributos, creyendo que su dinero serviría para igualar la sociedad y para generar equidad y justicia. Pero aquellos tiempos han pasado a la historia y hoy los españoles, frustrados ante el abuso de poder y la corrupción que anida en los poderes públicos, solo pagamos por miedo a las sanciones, sin ninguna fe en que su dinero vaya a tener un fin honesto, con miedo a que sea robado por políticos delincuentes, empleado en financiar a los odiados partidos políticos o sindicatos, o, en el mejor de los casos, utilizado para construir aeropuertos y trenes innecesarios, obras faraónicas y ruinosas de políticos ególatras y despilfarradores.

La realidad fiscal de los españoles es injusta, desgarradora y cargada de oprobio. El ciudadano está obligado a pagar con sus impuestos la energía más cara de Europa, producida por ineficientes molinillos de aire y por paneles fotovoltaicos caros y poco productivos, todos ellos producto del capricho de unos políticos que, en vísperas de la crisis, apostaron, frívolamente, por las más costosas energías del planeta. Tiene que mantener, además, a uno de los Estados más gigantesco e irracionales de Europa y a la clase política más nutrida y parásita de Occidente, donde existen casi 100.000 cargos públicos y unos 400.000 amigos del poder colocados en el Estado y succionando sin parar las ubres públicas. Si a esa sangría se agregan el IRPF más alto de Europa, impuestos indirectos abrumadores, tasas municipales desproporcionadas y un largo etcétera injusto y brutal, que obliga a cada español en activo a trabajar más siete meses de cada doce para un gobierno que le mete las manos en la cartera sin misericordia y que le arrebata, contra su voluntad, siete de cada diez euros que gana, podemos concluir que, fiscalmente, el español vive peor que los campesinos y artesanos del medievo. Si, además, se agrega la financiación con impuestos de la gran corrupción, que ha hecho desaparecer muchos miles de millones de euros, robados por políticos sin escrúpulos y por amigos del poder, más la financiación, también con impuestos ciudadanos, de una masa de desempleados que ya supera con creces los cinco millones, el 23 por ciento de la población activa, podemos afirmar, sin duda, que la Hacienda pública, en España, es una enfermedad cancerosa y una inmensa fuente de injusticia y desigualdad, ya que, para colmo de males, los más ricos apenas pagan impuestos.

El mal estado de la economía española justifica el esfuerzo colectivo, pero no la injusticia en el reparto de ese esfuerzo. Desde hace demasiado tiempo, el mal gobierno, el abuso de poder y la injusticia impuesta por las castas políticas han convertido la Hacienda Pública española en una auténtica enfermedad cancerosa que infecta a toda la nación.

La realidad fiscal española es lamentable, peor, incluso, que el desastroso estado de la democracia. España paga mas impuestos que alemanes y noruegos, a pesar de que los ingresos españoles sean muy inferiores y que los servicios que el Estado presta a alemanes y noruegos sean de mucha mayor calidad. Proporcionalmente, España es una de los países mas esquilmados del mundo por su gobierno. Si a eso se agrega la injusticia y la corrupción reinantes en las esferas del poder, los españoles son los ciudadanos que pagan con mayor disgusto de toda Europa y con menos confianza en que sus impuestos sean utilizados para fines decentes y justos.

La situación es especialmente dramática después de la última subida de impuestos decretada por el gobierno de Mariano Rajoy, a pesar de que había prometido bajar los impuestos en su campaña electoral. El engaño ha caído como un jarro de agua fría sobre el electorado popular, que está dispuesto a hacer pagar la traición a la derecha en la primera cita con las urnas.

Lo curioso y desesperante es que los españoles no se niegan a pagar impuestos, sino todo lo contrario. El sentimiento de solidaridad está muy desarrollado en la sociedad española, como lo demuestran hechos tan evidentes como el crecimiento de las donaciones a Cáritas y a otras ONGs fiables en los últimos años, pero ya no están dispuestos a pagárselos a unos gobiernos que, en contra de la voluntad popular, mantiene sus cuantiosas subvenciones a los partidos políticos y sindicatos y que se niega a suprimer los privilegios ostentosos e inmerecidos de una clase política que, para colmo de males, ha demostrado su torpeza e ineficiencia hasta más allá de toda duda.

Los injustos y opresivos impuestos de Rajoy habrían sido aceptados por los españoles con gusto si antes se hubieran tomado medidas tan razonables y deseadas como la supresión de las cuantiosas ayudas públicas a partidos políticos y sindicatos, la supresión de empresas públicas e instituciones inútiles, creadas por los políticos para colocar a parientes y amigos y la privatización o cierre de las inútiles televisiones públicas autonómicas y locales, utilizadas por el poder político para esparcir propaganda, manipular y fortalecer su control y dominio sobre el ciudadano.

Hacienda ha sido convertida por los políticos en una institución rechazada y sin prestigio, tan devaluada como la misma clase política, los sindicatos y la patronal, todos considerados por el ciudadano como obstáculos que oscurecen la democracia e impiden el avance hacia la dignidad, la justicia y la decencia.

Incluso cuando estás muerto, Hacienda te saca el dinero, gracias a unos impuestos de sucesiones tan abusivos que, según muchos juristas, son alevosos, confiscatorios y antidemocráticos.

Los abusos de la Hacienda pública española están estimulando la evasión fiscal y convirtiendo a muchos españoles en pícaros dispuestos a utilizar cualquier truco, engaño o argucia legal para sustraerle dinero a un poder político que es considerado abusivo e injusto.

El gran error de Mariano Rajoy y su gobierno está siendo el de imponer sacrificios a los españoles antes de demostrar que el nuevo gobierno es honorable y decente. Tenía que haber suprimido antes privilegios sin sentido y gastos suntuosos e innecesarios, pero ha preferido avanzar por la senda de esquilmar a las clases medias. Mucha gente se siente explotada y maltratada por el poder, lo que le impulsa a acumular odio y rechazo hacia las clases dirigentes y las institiciones. Es esas circunstancias, la democracia es imposible en España porque es un sistema basado en la confianza y esa confianza ha desaparecido, tras ser suplantada, dia a día, por el desprecio y hasta por el odio a los polítcos, genuinos e incansables portadores de injusticia y abuso.

Voto en Blanco

Carta a la Unesco reclamando derechos lingüisticos
Asociación por la Tolerancia e  Impulso Ciudadano 3 Febrero 2012

Barcelona, 3 de febrero de 2012
Sra. Irina Bokova, Directora General de la UNESCO

7, place de Fontenoy
75352 Paris 07 SP
France

Distinguida y apreciada señora:

Le escribimos en nombre de la Asociación por la Tolerancia , e Impulso Ciuddano . La primera nació en 1992, fruto de la inquietud de un grupo de ciudadanos ante el creciente deterioro de la convivencia lingüística en Cataluña ocasionado por la cada vez menos disimulada aspiración monolingüista del catalanismo político, para defender la igualdad de derechos lingüísticos de los hablantes de las dos lenguas oficiales de esta Comunidad Autónoma. Impulso Ciudadano fue constituido en 2010 para reivindicar, entre otros fines, el respecto a la pluralidad lingüística en España.

Por ser asunto de la incumbencia de la UNESCO, paso a tratar directamente el tema lingüístico en la educación en esta región española. Como usted quizás sepa, en Cataluña hay dos lenguas abrumadoramente mayoritarias: el castellano o español, lengua materna del 56,7% de la población, y el catalán, lengua materna del 35,3% (datos del Barómetro de la Comunicación y la Cultura de Cataluña de 2010).

Las dos tienen el estatus de oficial dentro de la Autonomía, siendo el español la oficial y común en toda España. Con estos porcentajes, resulta del todo sorprendente que el Gobierno autonómico haya decidido hacer del catalán única lengua de todas las Administraciones y de la escuela, excluyendo el español.

Desde hace 30 años, los distintos gobiernos autonómicos, han ido endureciendo su política en contra del castellano o español, bajo el pretexto de “normalizar” el uso del catalán (lengua que no tuvo carácter oficial y fue relegada durante la dictadura franquista). En los primeros años de democracia, la mayoría de ciudadanos entendimos que se tomaran medidas extraordinarias para estimular, por una parte, el uso público del catalán entre sus hablantes con el fin de romper la inercia de hacerlo en español y, por otra, fomentar el aprendizaje formal de esa lengua para todo el que quisiera. Pero vimos con estupor cómo la denominada normalización del catalán se iba convirtiendo en la imposición sistemática de su uso a todos los niveles, y por tanto, en una anormalidad democrática .

Con la connivencia de todos los Gobiernos Centrales habidos hasta el momento (debido, entre otras razones, a una ley electoral muy favorable a las minorías nacionalistas que las hace prácticamente imprescindibles para la gobernabilidad del conjunto), la discriminación de los castellanohablantes ha alcanzado límites, a nuestro juicio, incompatibles con un Estado de derecho, con los Derechos Humanos y, en materia educativa, con las recomendaciones de la propia UNESCO. Aquí se practica la inmersión obligatoria en catalán, que sólo afecta al sector que tiene como lengua propia o familiar el español. Los catalanohablantes no sufren ninguna inmersión; simplemente reciben instrucción en su lengua.

El Gobierno autonómico tiene transferidas las competencias en materia lingüística y ha ido sacando leyes cada vez más restrictivas para el uso del castellano o español. Tal es el Estatuto de Autonomía de Cataluña (EAC) de 2006, en el que se afirma: “ La lengua propia de Cataluña es el catalán. Como tal, el catalán es la lengua de uso normal y preferente de las administraciones públicas y de los medios de comunicación públicos de Cataluña… ” (art. 6.1 EAC). “[el catalán] es también la lengua normalmente empleada como vehicular y de aprendizaje en la enseñanza” (art. 6.1, EAC). O sea, que, de hecho, se deja sin efecto la oficialidad del castellano o español en este territorio.

El Tribunal Constitucional en sentencia 31/2010, de 28 de junio, estimó parcialmente un recurso de inconstitucionalidad contra el Estatuto de Autonomía de Cataluña anulando el carácter preferente del catalán sobre el castellano, matizando lo siguiente: “ Toda lengua oficial es, por tanto —también allí donde comparte esa cualidad con otra lengua española—, lengua de uso normal por y ante el poder público. También, en consecuencia, lo es el castellano por y ante las Administraciones públicas catalanas, que (…) no pueden tener preferencia por ninguna de las dos lenguas oficiales .” (STC 31/2010, p. 473). “ El catalán debe ser, por tanto, lengua vehicular y de aprendizaje en la enseñanza, pero no la única que goce de tal condición, predicable con igual título del castellano en tanto que lengua asimismo oficial en Cataluña (…) el castellano no puede dejar de ser también lengua vehicular y de aprendizaje en la enseñanza ” (STC 31/2010, p. 475).

Pero, a pesar de la claridad de dicha sentencia y de otras del Tribunal Supremo, declarando ilegal la política de inmersión, el Gobierno Autonómico hace caso omiso y contraviene intencionadamente el mandato de los Tribunales al emitir en el presente curso académico un Decreto para la Dirección de los Centros educativos públicos y para el personal directivo profesional, en el que se les recuerdan sus funciones:

art. 6.d. “ La dirección dirige y lidera el centro desde el punto de vista pedagógico. A este respecto, le corresponden específicamente las funciones siguientes: […]

d) Garantizar que el catalán sea la lengua vehicular de la educación, administrativa y de comunicación utilizada normalmente en las actividades del centro [...] .

La Ley de Educación de Cataluña, que es la que se está aplicando actualmente, desarrolla los artículos del EAC declarados inconstitucionales e insiste en que la lengua vehicular de todos los Centros de educación es el catalán. Sólo hace una excepción expresa con el primer año de enseñanza (a los 5 años), permitiendo que los padres puedan escoger la lengua oficial que prefieran para sus hijos, quizás para mantener una cierta coherencia con la vieja reivindicación catalanista (cuando el catalán era lengua excluida del ámbito público), que sostenía que “la Primera Enseñanza en lengua materna había de ser condición sine qua non para un pleno desarrollo académico y psicológico de los niños”, y también para no entrar en colisión –de cara a la galería– con las recomendaciones de la UNESCO.

Pero ese derecho de elección lingüística en ese cortísimo periodo es pura retórica, porque, en la práctica, se ha ocultado con mucho celo a toda la ciudadanía. No han tenido ningún problema de conciencia haciendo creer a todos los padres que no tienen más remedio que asumir la inmersión obligatoria en catalán.

Cuando algunos ciudadanos, conocedores de ese derecho ocultado, solicitan la educación para sus hijos en castellano, se les intenta disuadir y, si insisten, se les proporciona “la atención individualizada”, consistente en apartar al niño a un rincón del aula con una especie de traductor al lado que le va resumiendo lo que el profesor explica en catalán al resto de la clase. Para mayor discriminación, los libros o cuadernos de ejercicios no tienen versión en castellano o español –por disposición expresa de los responsables del Departamento de Educación Autonómico–, con lo cual el ejercicio del derecho a recibir ese primer año de educación en lengua materna es imposible. En tales circunstancias, no es de extrañar que muy pocos padres soliciten la educación en castellano; ven la inmersión en catalán como un mal menor.

El hecho es que el castellano es erradicado como lengua docente y queda confinado al escuálido reducto de la asignatura de esta lengua, recibiendo un tratamiento inferior al de la lengua extranjera. Cualquier apelación al sentido común y a la legalidad es escenificado como un ataque a Cataluña. Como si su propia postura no fuera un ataque contra la libertad y un profundo desprecio hacia un segmento muy relevante de la población, parte de cuyos impuestos se utilizan para cambiarles su lengua. Presentan, hipócritamente, la situación como si la ofensa fuera en sentido contrario y así no sienten la más mínima obligación de dar explicaciones por una política que ellos saben que es agresiva e injusta. Cabe preguntarse ¿por qué hay un porcentaje de españolhablantes que cambia su lengua por otra de ámbito más reducido? 111.000 españolhablantes han adoptado el catalán, que dicen sentir ahora como ‘lengua de identificación' (datos del Barómetro de la Comunicación y la Cultura de Cataluña de 2010). En un clima de libertad, donde ambas lenguas estuvieran prestigiadas por las instituciones, esa sustitución lingüística carecería de toda lógica.

La “lengua materna” ha dejado de ser útil a los intereses del nacionalismo, por esta razón ya no la nombran; ahora sólo existe la “lengua propia de Cataluña”. Con ello, han arrebatado a los ciudadanos sus derechos y los han transferido a la “nación”. A la práctica discriminatoria de la inmersión lingüística la llaman vehículo de ‘integración y cohesión social' y la justifican como una medida imprescindible para evitar la “muerte del catalán”, a pesar de que con tanta imposición, éste gana terreno progresivamente. Otro mantra utilizado para defender la inmersión consiste en presentarla como beneficiosa para todos, incluso para aprender español con la misma competencia que los que lo utilizan como lengua vehicular en otras zonas de España (!). Evidentemente, ocultan los datos de los informes PISA relativos a este aspecto. El rendimiento escolar entre los castellanohablantes de Cataluña es mucho peor que el de los catalanohablantes: en Ciencias, en Lengua, en Matemáticas y en resolución de problemas. Parecería razonable que a la luz de esa evaluación externa, bastante objetiva y contrastada, de prestigio internacional, se abandonara el sectarismo lingüístico, del que no se libran, ni siquiera por razones humanitarias, los niños con discapacidad cerebral, los sordos o los adultos que vuelven a la escuela para completar la educación deficiente que recibieron en su niñez. Lo peor es que no exponen ni una sola razón de orden práctico, moral o pedagógico para no tratar en pie de igualdad las dos lenguas oficiales. El empeño en hacer desaparecer el castellano o español de Cataluña obedece a razones políticas que nada tienen que ver con la pedagogía. Con ello, se pretende en realidad romper lazos afectivos con el resto de España para crear un caldo de cultivo favorable a la creación de un Estado nuevo.

La UNESCO no desfallece en su recomendación de que todos los países hagan un esfuerzo en procurar que todos sus ciudadanos reciban la educación en su lengua materna, independientemente del estatus que ésta tenga, y cita en sus informes los avances conseguidos en distintos lugares del Mundo. Del incumplimiento de sus recomendaciones en Cataluña y en otras Comunidades Autónomas españolas, ni una palabra. Imaginamos que lo que nunca ha supuesto la UNESCO es que pudiera darse la situación de que una lengua materna en equilibrio numérico (más o menos) respecto a otra con la que comparte territorio, que además es oficial y común a todo el país, fuera excluida como lengua de instrucción.

Es una obviedad que la filosofía de la UNESCO es contraria a los procesos de inmersión no voluntarios, aunque nuestros representantes no tengan pudor en invocar su nombre para respaldar una política que contraviene claramente sus recomendaciones. Como dijo usted el año pasado en su discurso del 21 de febrero: “la instrucción en la lengua materna es un medio poderoso de luchar contra la discriminación...” Ayúdenos a defender este derecho básico y a acabar con la discriminación que venimos sufriendo.

Desde que la UNESCO declarara el día 21 de febrero DÍA INTERNACIONAL DE LA LENGUA MATERNA, la Asociación por la Tolerancia, cada año, lo ha venido conmemorando con algún acto público, dando difusión a las recomendaciones de este Organismo y reclamando a las autoridades catalanas lo que consideramos, además, un derecho básico en nuestro contexto. Por lo expuesto anteriormente, verá que, de momento, todo nuestro esfuerzo ha sido baldío.

Por ello, este año le pedimos encarecidamente que reciba a una representación de nuestras Asociaciones ese día, o en fechas lo más cercanas posible. Sería un acto simbólico de alto valor pedagógico. Aprovecharíamos para aportarle toda la documentación que avala nuestra denuncia y cuando lo haya valorado, decida, en conciencia si la Generalitat (Gobierno Autonómico de Cataluña) merece que se haga pública su impostura.

Quedamos a su entera disposición por si deseara aclarar alguna cuestión.

Reciba nuestro más cordial saludo y agradecimiento por su labor en pos de la erradicación de la discriminación en la ámbito de la enseñanza,

Eduardo López-Doriga
Presidente de la Asociación por la Tolerancia

José Domingo
Presidente de Impulso Ciudadano.

La imposible igualdad de derechos del español y las lenguas regionales
Nota del Editor 3 Febrero 2012.

Según manifiestan las asociaciones firmantes, se fundaron para "para defender la igualdad de derechos lingüísticos de los hablantes de las dos lenguas oficiales"  pero hay que recordarles que la Constitución española establece el deber de conocer lal engua española y no establece deber de conocer lengua regional alguna. Por tanto, no puede haber igualdad de derechos para los hablantes del español y de las lenguas regionales. A ver cuando decimos lo necesario: hay que defender la derogación y por tanto la desaparición de todas las leyes de lenguas regionales

Educación para la Progresía o Manipulación de la Ciudadanía
Pepe Álvarez de las Asturias www.elsemanaldigital.com 3 Febrero 2012

Una asignatura clave para la progresía: obligatoria y sin posibilidad de objeción, ni por parte de los profesores ni de los alumnos.

Históricamente (y a menudo histéricamente) nuestros progres se han autoproclamado, sin excepción, "intelectuales". Aunque algunos y algunas apenas sepan hablar sin patear cruelmente el DRAE. Y mientras ellos y ellas van de representantes genuinos de la cultura progresista (que es la única verdadera), su obsesión, paradójicamente, es convertir a la sociedad en un rebaño iletrado, sin información, sin valores, sin pensamiento propio, sin iniciativa. Más manejable, esto es, más manipulable. Un rebaño de ovejas burras, para entendernos.

De ahí sus denodados ímpetus por convertir la Educación en una escuela de zoquetes, vagos, irresponsables, asilvestrados e inmaduros. ¿Que has suspendido cuatro? No te preocupes, chaval, que para no causarte trauma te dejamos pasar de curso y todo olvidado. ¿Que la profe te tiene manía? Pues dale caña, amenázala, abóllale el coche, tírale el i-pod a la cabeza y que te indemnice por el destrozo. Esto es, básicamente, lo que supuso la LOGSE en el felipismo, lo que el aznarismo no supo corregir (esa LOCE fantasma) y lo que el zapaterismo llevó a sus más altas cotas de (in)excelencia.

La máxima, para la progresía, es que los jóvenes se diviertan, forniquen como locos, se olviden de estudiar y renieguen del esfuerzo, la auto superación y la disciplina, que eso es represivo y demodé. ¿De qué sirve hacer una raíz cuadrada si dominas las técnicas masturbatorias? ¿Para qué vas a aprender historia si eran todos machistas y xenófobos? ¿Por qué estudiar inglés si puedes ver las pelis de Almodóvar en V.O.? ¿Qué tiene Cervantes que no tenga Belén Esteban? La idea de fondo es tan simple como terrorífica: crear una Generación Ni-Ni-Ni (Ni estudia Ni trabaja Ni piensa). Y a fe que lo han conseguido, con creces.

Cuando la progresía nos vende una política educativa de vida fácil para los niños, está creando una generación sin concepto de la realidad que va a fracasar en su vida laboral. Porque la vida no es fácil y no van a salir preparados de la universidad para enfrentarse a ella. Pero a los progres lo único que les interesa es crear asnos en el país de Jauja, una generación feliz y vacía, sin valores, sin expectativas, sin ideas, sin principios; jóvenes ni-ni-ni que les voten sí-sí-sí en cuanto cumplan los 18 años.

Capítulo aparte merece esa asignatura de adoctrinamiento puro y duro que bautizaron con el sugerente nombre de Educación para la Ciudadanía. Una materia absolutamente clave para la progresía, tanto es así que no sólo había que estudiarla a conciencia (o sin conciencia), sino aprobarla con nota. Y sin posibilidad de objeción, ni por parte de los profesores ni de los alumnos. Aunque invadiera parcelas de la más estricta intimidad individual, la conciencia y la moral. O precisamente por eso. A modo simplemente informativo, he aquí algunas educativas lecciones de esta ejemplar manipulación, asignatura que los progres no tienen pendiente, precisamente.

Economía
«El capitalismo impone su orden totalitario con infinitamente mayor eficiencia que todos los campos de concentración nazis juntos» (Akal). «El neoliberalismo económico, en principio, perjudica a todos los trabajadores, pero sobre todo a las mujeres trabajadoras» (McGraw). «Los países desarrollados en buena medida lo son porque históricamente colocaron a los países más pobres a su servicio y los han mantenido así» (Serbal).

Matemáticas
«...Puestos a creer en milagros y misterios, más seguro que fiarse de eso de que una virgen pueda parir a un niño que además sea el hijo de dios... es mejor creer en las matemáticas» (Akal).

Historia
«Desde que Colón descubrió América en 1492, Occidente ha colonizado el mundo; y desde la revolución industrial del s. XIX lo ha explotado a conciencia» (Serbal). «En 1917 otra revolución, en Rusia, derrocó a los zares, devolvió al pueblo el poder e instauró un régimen de igualdad y libertades colectivas que se llamó socialismo» (Serbal). «En la ´historia de la persecución´ los comunistas han sido víctimas de la represión, igual que los homosexuales o los judíos» (Octaedro).

Educación sexual
«...Pero una cosa es el sexo biológico con el que nacemos, y otra, la identidad sexual que construimos a lo largo de nuestra vida» (Pearson Educación-Alhambra). El aborto es una «ampliación y consolidación de los derechos de las mujeres» (Octaedro). «La diferencia en las relaciones de género no es algo natural ni biológico, sino aprendida y, muy a menudo, impuesta» (Ed. Algaida). La anticoncepción postcoital o píldora abortiva es «el método anticonceptivo más seguro» (Octaedro).

Sociedad
Viñeta con la conversación entre unos niños pijos: «lo bueno de la dictadura de mercado (en negrita) es que tiene lo bueno de los fascismos precedentes pero sin el mal rollo ese de los desfiles y las marchas militares» (Akal).

Si esto no es adoctrinamiento, que venga Lenin y lo vea. Lo reconoció el insigne demócrata Gregorio Peces Barba: «La asignatura de Educación para la Ciudadanía es la mejor expresión de la moralidad de una cultura secularizada y laica que considera al hombre el centro del mundo» (le faltó decir «y al liberalismo el centro del infierno»). Por eso, a priori, es reconfortante la decisión del ministro Wert de suprimir EdC y, al mismo tiempo, devolver a los docentes la autoridad y la dignidad perdidas (masacradas); a los alumnos los valores de esfuerzo y respeto; y a las familias el papel de educadores en cuestiones morales y de conciencia, que nunca debió haber quedado en manos de los profesores. Se trata de crear ciudadanos educados (en el sentido más amplio), no borregos adoctrinados.

Ahora, esperemos que no quede en lo que quedó la LOCE.

EL LENGUAJE DEL ENEMIGO
Alejo Vidal-Quadras http://alejoresponde.com 3 Febrero 2012

En su reciente recorrido por diversos ministerios en Madrid, la presidenta del PP catalán ha pronunciado una frase curiosa. Refiriéndose a la reestructuración del sistema financiero, que Mariano Rajoy desea culminar durante el primer semestre de este año, Sánchez-Camacho ha observado que su Comunidad debe jugar un papel clave en este proceso para así permitir “un mejor anclaje de Cataluña en España”.

Es notable como determinadas expresiones, cargadas de pólvora ideológica, consiguen ser impuestas por sus inventores hasta el punto que sus teóricos oponentes acaban haciéndolas suyas. Al hablar de encaje de Cataluña en España, se presupone a) que Cataluña y España son dos entidades distintas en pie de igualdad b) que existe un problema de acoplamiento de estos dos entes diferentes y de igual rango y c) que España es la que ha de poner todo de su parte para que Cataluña se sienta a gusto en esta relación bilateral. El lenguaje nunca es inocente y en política menos que en ningún otro ámbito.

Otra perspectiva desenfocada de la dirección de los populares del Principado es su esfuerzo por aparecer ante la llamada “sociedad civil catalana” como los mediadores más útiles y eficaces entre tan distinguido grupo y el Gobierno central para hurtar esta misión a los nacionalistas de CiU, tradicionales defensores de los intereses empresariales de sus financiadores en la Carrera de San Jerónimo y en La Moncloa. Si el PP de Cataluña ha de centrar su atención prioritaria en un sector social, no ha de ser precisamente en los elitistas y reducidos cenáculos que pululan por el Círculo de Economía, el Círculo Ecuestre y Fomento del Trabajo, sino en los millones de pequeños empresarios y comerciantes, profesionales, asalariados y autónomos, que constituyen su caladero más fértil de votos en la medida que son los primeros perjudicados -aunque a menudo no lo adviertan, prisioneros de la cárcel de mentiras y apelaciones emocionales del nacionalismo- por el estilo de gobierno intervencionista, excluyente, particularista, despilfarrador e ineficiente de los cultivadores de la identidad.

Ahora mismo, la buena de Alicia, rebosante de tanta ingenuidad como seráfica intención, trata de convencer a sus correligionarios Montoro y de Guindos de que incluyan el los presupuestos del Estado para 2012 las partidas correspondientes al Fondo de Competitividad y al de Infraestructuras, que Artur Mas reclama insistentemente con el argumento de que son cantidades que “se les deben”.

En vez de actuar como madrina de la pandilla de manirrotos irresponsables que son los nacionalistas ayudándoles a conseguir más dinero para seguir construyendo su proyecto secesionista, lo que debería ocupar su tiempo como cabeza visible del centro-derecha catalán constitucionalista es la permanente exigencia al Consejo Ejecutivo de la Generalidad de un programa de recorte de gasto público que incluya la supresión del noventa por ciento de los organismos inútiles plagados de paniaguados que lastran la Administración autonómica, la privatización de TV3, el cierre de todas las pseudoembajadas y la eliminación de tantas y tantas subvenciones clientelares o megalómanas. Mientras el PP de Cataluña no entienda que su batalla ha de ser la de las ideas y que la ha de librar contra un enemigo que jamás será su compadre, quedará condenado a un lugar secundario en el panorama político, social y cultural catalán. Y al hacer esta afirmación, como es bien sabido, no hablo de oídas.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

En el nombre de Alberto y Ascen

Teresa Jiménez-Becerril www.gaceta.es 3 Febrero 2012

Mis sobrinos, llenos de vida y de alegría, –pensé– son el mayor fracaso de ETA.

Parece que fue ayer... Nunca una frase hecha se hizo tan verdadera entre los que recordábamos esa fría noche del 30 de enero de 1998 en la que los terroristas de ETA acabaron con la vida de mi hermano y su mujer. Lo único que nos obligaba a admitir que habían pasado 14 años era que hoy sus hijos, que entonces tenían 4, 7 y 8 años y que jamás volverían a ver a sus padres, habían abandonado la niñez y afrontaban el recuerdo, como nosotros, con seriedad y fortaleza.

Y mirando a mis sobrinos, llenos de vida y de alegría –pensé–, son el mayor fracaso de ETA. La banda terrorista no nos ha derrotado, nos ha malherido, pero nos hemos levantado y afrontamos la vida con el coraje y con la dignidad que los terroristas y sus seguidores no conocen ni en sueños. Esa es la diferencia, los verdugos nunca podrán igualar a sus víctimas por mucho que se sienten en sillones de terciopelo y presuman de bastón de mando. Nunca podrán sostener una mirada de frente de un inocente, ni responder sin bajar los ojos a una sola de sus preguntas. Simplemente porque no tienen respuesta.

Toda esa palabrería con la que adornan sus discursos prohibidos o bendecidos por los votos y por el regalo de un Gobierno sin decencia y de unos jueces que ese día la olvidaron en su casa son inconsistentes y falsos. Sus arengas son proclamas para la parroquia nacionalista, ignorante, fanática y sin más miras que las q:ue le permiten las orejeras de su pobre historia, de la que las mejores páginas fueron y siguen siendo escritas por mujeres y hombres que amaron y aman a España. No habitarán la gloria todos estos peligrosos independentistas que buscan sus héroes entre quienes disparan por la espalda y corren como ratas asustadas. ¿Qué quieren que les diga? Que me quedo con la mirada limpia y bella de mi sobrina Ascen, con la sonrisa dulce y eterna de Alberto niño y con el tesón y la paz de Clara. Y cómo no, con la valentía de mi madre, que nunca ha llorado porque no ha tenido ni el tiempo ni la posibilidad de abandonarse al dolor. Esos son nuestros héroes, y tantos otros repartidos por toda España, que quizás olvidamos, pero que quienes conviven con ellos conocen su heroicidad diaria, humilde y sin mayor aspiración que no tener que aceptar a sus martirizadores como iguales en una guerra que no existió.

No es necesario poner una corona en el lugar donde Alberto y Ascen fueron tiroteados para ser conscientes no sólo de la necesidad de conservar su memoria, sino del derecho de los suyos a que se cumpla la ley, pero siempre es aconsejable revivir cada año el ritual del profundo dolor que provocó ETA para evitar caer en la tentación del olvido. Me decía nuestro ministro del Interior, al que yo agradezco de todo corazón su asistencia a la misa y a los actos en recuerdo de mi hermano y su mujer, que estaba muy emocionado y que era importante para él lo que estaba viviendo. No me cabe duda de que Jorge Fernández no necesita refrescar su memoria porque sus convicciones son sólidas, pero seguro que estar entre nosotros, víctimas del terrorismo, y compartir no sólo nuestro dolor, sino nuestra alegría y nuestra determinación, le ayudará a reforzar su deseo de hacer de España un país mas libre, más justo y más seguro.

Catorce años han pasado y mi voz suena en esa calle Don Remondo, maldita para los que amamos a Alberto y a Ascen, tan quebrada como la primera vez que tuve que hablar donde cayó mi hermano. La voz herida pero con fuerza suficiente como para ser escuchada por quienes serán responsables de la suerte de los familiares de los asesinados, secuestrados y heridos por la banda terrorista, quienes están comprensiblemente inquietos por el avance político de ETA y por sus reclamaciones en favor de un final que beneficiará más a quienes asesinaron que a aquellos que aún lloran a sus muertos. Y en esa estrecha calle del barrio de Santa Cruz, donde tres asesinos esperaron que el amor, la alegría y la vida doblaran la esquina encarnados en dos jóvenes sevillanos, para abatirlos a tiros por aquello que representaban, la libertad, el servicio a España y todos aquellos valores que los terroristas y su mundo desprecian.

Allí, 14 años después y pisando esos adoquines que se tiñeron de sangre y de pétalos de tres claveles, que Ascen sostenía para que sus niños los llevaran al colegio esa mañana para celebrar el día de la paz, allí rezamos un Padrenuestro por sus almas y por las nuestras. Y yo aproveché la oportunidad para pedirle, no a Nuestro Señor (aunque no vendría mal que intercediese), sino a quienes tendrán la enorme responsabilidad de decidir ante este inacabado e inseguro fin de ETA, que no teman, que no flaqueen, que no se es intransigente, ni vengativo, ni falto de altura política por decirles alto y claro a los terroristas que no les debemos nada. Ya se lo dijo nuestro presidente al representante de Amaiur en las Cortes y se lo ha repetido nuestro ministro del Interior con la fuerza que da estar de parte de los inocentes frente a los culpables, que pretender un final sin vencedores y vencidos es inmoral. Y yo, con la emoción que me embargaba al respirar el aliento de quien más quería, que había bajado de los cielos para ayudarme, dije un no sereno pero rotundo. No a la amnistía, no a la independencia, no a los beneficios penitenciarios y no a las exigencias de los terroristas. Y lo hice en el nombre de Alberto, en el de Ascen y en el de todas las víctimas del terrorismo.

*Teresa Jiménez-Becerril es eurodiputada del Grupo Popular.

Francia entrega a Rubenach por el atentado mortal que rompió la tregua de 1999

FERNANDO ITURRIBARRÍA CORRESPONSAL | PARÍS. El Correo 3 Febrero 2012

La Justicia francesa ha ordenado la entrega a España del preso de ETA Jon Rubenach Roiz, 'Txurdo', para que sea juzgado en la Audiencia Nacional por el asesinato del militar Pedro Antonio Blanco García, primer atentado mortal que se produjo tras la ruptura de la tregua de 1998-1999. La decisión francesa estipula que el traslado a Madrid sea aplazado hasta que el reclamado termine de cumplir la condena impuesta en París.

En una decisión fechada el pasado martes, el Tribunal de Apelación de Poitiers (oeste de Francia) acepta una euro-orden emitida por el juez Eloy Velasco el 27 de setiembre último en virtud de un auto de procesamiento dictado el mismo día. En él, el magistrado imputa el asesinato del citado teniente coronel de intendencia del Ejército de Tierra a 'Txurdo', Ana Belén Egüés, 'Dolores', Gorka Palacios, 'Andoni', e Iván Apaolaza, 'Braulio', presuntos integrantes del 'comando Buruhauste'.
El atentado, perpetrado en Madrid el 21 de enero de 2000, consistió en la colocación de un coche-bomba cargado con un artefacto de entre ocho y diez kilos de nitrato amónico y nitroglicerina. La explosión causó la muerte en el acto del militar y heridas a otras tres personas, entre ellas una niña de trece años.

El tribunal de Poitiers autoriza que Jon Rubenach (Bilbao, 1963) sea juzgado por los delitos de pertenencia a banda armada, asesinato terrorista, dos de estragos, tres de lesiones y otros tres de falsedad de documento oficial. Pero indica que antes deberá purgar íntegramente la pena de quince años que cumple actualmente en la penitenciaría de Saint Martin de Ré (litoral atlántico).

Jon Rubenach fue objeto de una entrega temporal a la Audiencia Nacional entre marzo y noviembre del año 2010. En esa ocasión fue juzgado y condenado por el tribunal a 319 años de cárcel por el atentado con bicicleta-bomba que costó la vida al general Justo Oreja Pedraza, el 28 de junio de 2001 también en Madrid.

Recortes de Prensa   Página Inicial