AGLI

Recortes de Prensa   Lunes 6 Febrero 2012

 

Austeridad y crecimiento. Un objetivo posible
Daniel Lacalle El Confidencial  6 Febrero 2012

El gran debate macroeconómico de 2012 se centra en analizar si los procesos de reducción del gasto público que se están llevando a cabo son compatibles con el crecimiento o, en el peor de los casos, si ese crecimiento peligra por los recortes. Muchos son los economistas anti-austeridad, desde Krugman, que pide más gasto pero también recortes de salarios masivos, o los que alertan de la profundización de la crisis. Me gustaría darles unas pinceladas de la charla que di hace una semana en Austin y Dallas sobre “la austeridad funciona” (Austerity Works) y por qué es en España donde es más relevante.

Lo primero que merece la pena dejar claro es que en Europa no se está llevando a cabo un proceso de austeridad, sino de contención del gasto, moderadísimo en algunos casos como el español o el británico. Reducir el “déficit” del 8% al 5% no es austeridad, es prudencia presupuestaria. No es lo mismo reducir la deuda que reducir el incremento de la misma.

El primer argumento que suelen utilizar los que atacan los programas de austeridad es comparar este proceso con lo que ocurrió en los años 30, es decir, un agravamiento de la crisis. Pero olvidan las diferencias.

* En los años treinta se produjo austeridad junto a proteccionismo, una combinación letal que nuestros gobernantes deben evitar. En un mundo globalizado es muy difícil que se pueda llegar al proteccionismo salvaje de EEUU en los 30. Eso si, aquí es donde Europa puede errar de manera grave, ya que el intervencionismo está creciendo, aunque no de manera alarmante.

* En los años treinta los tipos de interés eran extremadamente altos y la capacidad financiera de los sistemas intervenidos era muy limitada. Ese no es el caso actual.

* En los años treinta no se daba un entorno de expansión cuantitativa como el que tenemos ahora para mitigar el riesgo de deflación y estancamiento. Pero hay un enorme problema que solventar. El QE (expansión cuantitativa) americano lo hace la FED directamente saltándose a la banca, e inundando de dinero el sistema. En Europa, esa expansión se esta haciendo usando a la banca, que retiene ese dinero, comprando deuda soberana, sin extender crédito a la economía real.

Como muestra el grafico inferior, el problema actual es que el aumento de liquidez de Draghi no llega a las empresas y familias. Como me decía este miércoles el primer ejecutivo de una gran empresa española “aquí el credit crunch lo está viviendo la pequeña empresa eficiente, no la administración ineficiente”.
http://www.cotizalia.com/opinion/lleno-energia/2012/02/04/austeridad-y-crecimiento-un-objetivo-posible-6590/

Las razones por la que continuar con el gasto es equivalente a dispararnos en el pie es la siguiente:

* Hemos comprobado que el gasto no funciona, repetirlo es suicida. España incrementó el gasto publico en 67.264 millones de euros entre 2007 y 2011, un 6,4% del PIB, para generar una caída del PIB del 3,3% y una caída de la producción industrial de 12,7%, con un aumento del desempleo hasta 5,4 millones de personas. Ese aumento del gasto supuso además un coste de deuda adicional equivalente al 0,3% del PIB. España SA no solo no detuvo la crisis gastando, sino que la acrecentó. Las cifras en España son demoledoras, pero es que en EEUU, Reino Unido y la Eurozona se demuestra el mismo principio, el aumento del gasto no ha generado una décima de PIB.

Siempre les hablo del modelo de saturación de deuda, y hay que recordarlo. Cuando una unidad adicional de deuda no genera PIB positivo, sino negativo. Hemos saturado el dudoso efecto beneficioso del gasto. Un claro ejemplo de este aspecto es el tan famoso como triste Plan E del Gobierno, 13.000 millones de euros, el doble que lo que se espera recaudar con la subida temporal del IRPF, para generar deuda, destrucción de empleo y de PIB.

Divididos tras la derrota
Editorial www.gaceta.es 6 Febrero 2012

El Congreso del PSOE no ha tenido a bien emitir ninguna clase de información sobre lo que vaya a ser su política; en esa ausencia de explicaciones puede verse un cierto desdén hacia los electores, que lo hay, sin duda, pero lo que realmente explica ese mutismo ideológico es el hecho de que el socialismo ha dejado de ser algo coherente y que pueda explicarse sin temores. Hace ya tiempo que es imposible de todo punto definir a los socialistas con los recursos clásicos de la teoría política, y en consecuencia, ha sido necesario recurrir a una definición extrañamente circular de esa política según la cual socialismo no es otra cosa que lo que hacen los socialistas. El problema de una definición tan de andar por casa es que los socialistas llevan décadas haciendo cosas distintas y contradictorias, a veces en una misma legislatura, como ha ocurrido con Zapatero.

De hecho, la tentación de Rubalcaba ha sido definirse como alguien distinto a Zapatero para acentuar el parecido de su rival con el singular líder anterior, ahora convertido, según parece, en voluntario inspector de nubes: se trataba de ganar, y los delegados han demostrado, al menos, la inteligencia suficiente como para entender que elegir a una lideresa capaz de presumir de fidelidad al zapaterismo podía resultar excesivo.

Está claro, por tanto, que van a tratar de hacer algo distinto a lo hasta ahora visto, y el felipismo del GAL y las Filesas siempre puede ser un fondo inspirador, aunque al precio de olvidarse de su patético final. Nadie, tampoco Rubalcaba, está en condiciones de saber qué puede ofrecer ahora el PSOE, más allá de unas políticas con cierto aire contestatario y vagamente radical para congraciarse con el electorado perdido. Parodiando un viejo y escasamente piadoso chiste, cabría decir que el mejor negocio del mundo consiste en comprar a un socialista por lo que hace y venderlo por lo que dice que hace. Este es el negocio que parece haber querido hacer el nuevo líder del PSOE al tratar de vender su nueva Ejecutiva, pero su éxito no ha sido clamoroso, ya que no ha convencido ni siquiera a la totalidad de los inmediatos beneficiarios de la operación.

El veterano secretario general no lo va a tener fácil, porque tras hacer cánticos a la unidad y poner en la presidencia a Griñán, uno de sus rivales más encarnizados, que se caerá del sitial el 26 de marzo, su primera propuesta a los más comprometidos y cercanos no ha superado el listón del 80% de los votos. Son más que los que él obtuvo, pero muestran muy claramente que un largo 20% de los delegados no quiere que se interprete que se sienten representados en la nueva Ejecutiva, una curiosa mezcla de habituales e insignificantes, en la que están claramente ausentes las personas con una mínima capacidad de opinión propia.

Con la moral típica de los partidos, Rubalcaba tratará ahora de que el PSOE parezca una balsa de aceite para afrontar de la mejor manera posible la crucial cita del 25 de marzo en Andalucía. Si la cosa sale mal, hasta el más fanático reconocerá que este Congreso no ha servido para otra cosa que para demostrar lo muy divididos que están respecto a qué se haya de hacer en el futuro y a quiénes se quedan con la bandera antaño victoriosa. Será la hora del finiquito, y sólo un improbable milagro los librará de trance tan doloroso.

PSOE 1936
Salvador Sostres. El Mundo. 6 Febrero 2012

En clave interna, la tiniebla se impuso a la ignorancia y la truculencia a la frivolidad. Lo sombrío ganó a lo chabacano, Prisa a Mediapro, el felipismo al zapaterismo. Los viejos carcamales derrotaron a los jóvenes indocumentados, la artillería pesada al confeti y a lo edulcorado. Joaquín Estefanía a Ignacio Escolar. El juego sucio liquidó a la tontería y la checa barrió a la ceja. En clave interna, el socialismo español regresó ayer a sus cuarteles de invierno, con Rubalcaba como guardián del museo de lo turbio, la intriga y la calamidad.

Ahí estaba, rodeado de otros espectros como él. Txiki Benegas, uno de ellos. Cuando todavía estaba en La Moncloa, alguien le preguntó a Felipe: «Presidente, ¿no te sorprende lo que bebe Txiqui Benegas?», y González respondió: «No, me sorprende lo que aguanta». Lo que ayer sucedió en el PSOE fue exactamente esto.

Pero de cara al conjunto de los españoles, lo que tanto Rubalcaba como Chacón evidenciaron con sus discursos es que el socialismo se ha quedado sin ideas, sin
proyecto. Ya no tienen nada que ofrecernos. No tienen ninguna solución porque ellos son el problema, porque el socialismo es el problema, porque la socialdemocracia es el problema, y la desesperanza, y la bancarrota, y la tragedia. Que todavía haya socialistas en España es un atraso.

Los dos candidatos, acorralados por el naufragio de su ideología y de sus políticas, recurrieron del modo más zafio y lamentable a las trincheras de 1936. Al resentimiento social sin ninguna clase de escrúpulo, a la más vergonzosa -por barata- demagogia anticlerical, a la demonización de los empresarios, al victimismo obrero, a la agitación de las más bajas pasiones en que tan cómodos se sienten. El público aplaudió con la ira del fracasado, con la rabia que genera siempre la impotencia.

La obsesión laicista apareció en ambos discursos, y hasta en la breve intervención de Griñán. Si a un socialista quieres hacerle feliz de verdad, dale una iglesia que quemar.

Hay que ver qué pulsión tan obstinada. Ganó Rubalcaba por los pelos, pero da igual. Lo importante es que el socialismo español fue el gran derrotado, cautivo y desarmado.

Recurrieron a todos los trucos y a todas las trampas para intentar disimular, sin éxito, que ya no pueden decirnos nada. Su programa es un mapa detallado del infierno en que estamos. Hasta aquí hemos llegado, camarada.

Los momentos más cínicos los protagonizó Rubalcaba diciendo que le encantaba la ética y que no era nada sectario. Lo más hortera fue Chacón gritando como aquellos hombres que antes paseaban por la playa vendiendo helados, coco y cacahuetes. Que casi la mitad de los delegados socialistas votaran a una mujer tan insustancial e inconsistente es tan alucinante como que la otra mitad apoyara a uno de los hombres más oscuros de España. Ser socialista era ayer una derrota asegurada.

De un PSOE instalado en las trincheras guerracivilistas podemos esperar cualquier jugarreta, y de un líder como Rubalcaba, cualquier atrocidad. Volverá el juego sucio, el peligro a la vuelta de la esquina. Lo venenoso manchará de nuevo la vida pública española. No vayas distraído, mira dos veces antes de cruzar la calle, no hables con desconocidos. Cuando Rubalcaba dice que su principal valor es la experiencia lo que en realidad quiere decir es que tiene un pasado de doble y triple fondo de armario.

Como un bicho herido que quiere morir matando, el PSOE demostró ayer que está vacío y acabado, pero que no piensa entregar las armas.

Cataluña
Rigau: “No hay ninguna norma de Estado [para aplicar el bilingüismo], y esperemos que no la haya”

Pese a las múltiples sentencias judiciales que obligan a la Generalidad a aplicar el bilingüismo en las escuelas de Cataluña, la consejera de Enseñanza sigue manteniendo que no cumplirá los mandatos obligatorios del Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional.
Redacción wwwe.voz

“Hemos de poder defender nuestro modelo de escuela catalana, en lengua y contenidos, tal y como hemos venido haciendo siempre”. Así ha reaccionado la consejera de Enseñanza, Irene Rigau (CiU), a la pregunta sobre las palabras del ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert (PP), que hace unos días recordó que el Gobierno mantendrá “una estricta vigilancia” para que la Generalidad cumpla las sentencias de los tribunales que obligan a aplicar el bilingüismo en las escuelas.

Rigau no tiene intención de cumplir las sentencias del Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional (TC) en materia lingüística. Ha recordado su posición en una entrevista para Catalunya Ràdio, este lunes, en la que ha asegurado que “no hay ninguna norma de Estado, ahora mismo, y esperemos que no la haya, que reconozca este derecho [de elección de lengua vehicular] en el nivel de derecho a la educación”. Y ha señalado que “los derechos para poderlos vigilar han de estar reglamentados”.

Sin embargo, el TC siempre ha subrayado que el español también ha de ser lengua vehicular en las escuelas de Cataluña, lo que invalida la inmersión lingüística obligatoria. En concreto, la sentencia 337/1994 especifica que ’es legitimo que el catalán, en atención al objetivo de la normalización lingüística en Cataluña, sea el centro de gravedad de este modelo de bilingüismo, siempre que ello no determine la exclusión del castellano como lengua docente‘.

La sentencia 6/1982 del propio TC destaca que no solo es exigible el aprendizaje del castellano ‘como materia curricular sino su empleo como lengua docente’. Y en la sentencia 31/2010, sobre el Estatuto de Autonomía, se indica, en su fundamento jurídico número 14, que ‘el catalán debe ser, por tanto, lengua vehicular y de aprendizaje en la enseñanza, pero no la única que goce de tal condición, predicable con igual título del castellano en tanto que lengua asimismo oficial en Cataluña’. Insistiendo en que ‘desde ahora hemos de dejar sentado en nuestra argumentación que, como principio, el castellano no puede dejar de ser también lengua vehicular y de aprendizaje en la enseñanza’.

Wert no articuló “cómo” iba a vigilar el cumplimiento de la legalidad

Pese a las sentencias, que determinan que en las escuelas de Cataluña los padres no pueden escoger la lengua vehicular de la enseñanza para sus hijos y que, igualmente, la Generalidad no puede excluir una de las dos lenguas oficiales de Cataluña, es decir, que la Consejería de Enseñanza ha de aplicar el bilingüismo (español y catalán) de forma equitativa y proporcionada, Rigau ha asegurado que: “Nosotros tenemos una Ley de Educación [de Cataluña], avalada por el Parlamento [autonómico], que no coincide con algunos de los puntos que expuso [el ministro]“.

En este sentido, la dirigente de CiU -que podría llegar a ser inhabilitada para cargo público si se niega a aplicar las sentencias del Tribunal Supremo- ha advertido a Wert que “el mapa del Estado español es un mapa, en políticas educativas, que se ha ido creando en funcion de los estatutos de autonomía” y hay que ver “qué nivel competencial quiere ejercer [el ministro]“.

Así, la consejera de Enseñanza ha recordado que la propuesta de Wert no concretaba “cómo” iba a articular esta vigilancia para el cumplimiento de la legalidad y que, desde su punto de vista, “lo que interesa es que [el niño, en la escuela] aprenda el catalán oral para que luego aprenda el catalán escrito”.

Finalmente, Rigau ha vuelto a defender que en las escuelas no se aplique el bilingüismo:

“Esta fue una respuesta [de Wert] que dio a UPyD, que ya se ve que hará el papel de Ciudadanos aquí, en el Parlamento [autonómico] de Cataluña, y nosotros le hemos de responder que la Ley de Educación [de Cataluña] ya dice que cuando un padre pide que su niño sea acogido en la lengua familiar, esto se le garantiza con una estrategia respetuosa con la petición en la primera enseñanza y cuando a los seis años domina perfectamente catalán y castellano, entonces, la enseñanza es en la lengua vehicular [catalana]“.

Por otro lado, en relación a otra de las propuestas del nuevo Gobierno, que afectará a la asignatura de Educación por la Ciudadanía y que incluirá el estudio de la Constitución, la dirigente nacionalista, preguntada por Manel Fuentes por si “tendremos algún problema ahora con esto de la educación constitucional”, ha señalado que: “Si hacemos educación constitucional también la haremos estatutaria, evidentemente, ningún problema. [...] El problema que tenemos es que hemos de enseñar una Constitución que… tendremos que explicar que se puede interpretar de diferentes maneras y que, tal y como se ha interpretado nuestro Estatuto, ahora, pues esta Constitución ha recortado la voluntad mayoritaria de los catalanes. [...] También hemos de explicar esto. [...] Si lo explicamos bien, no hay problema [para que el Ministerio no deje hacerlo]“.

Internacional
¿Por qué Bélgica importa a España?

El caso belga importa. Lo estudió Tony Judt y lo incorporó en su obra ‘Postguerra’. La lección belga no solo es importante por todos los problemas derivados de la carencia de un Estado cohesionado y unitario, sino como muestra, tal vez la más ‘exagerada’ de Europa, del delirio nacionalista.
Javier López www.voz

No hace mucho lamentaba Fernando Savater que los principales libros recomendados a nuestros políticos por historiadores, filósofos y politólogos en un número especial de El País no abordaran uno de los problemas más acuciantes de España, como es el de los nacionalismos. Savater citaba, entre otras, el testamento político del historiador Tony Judt, Algo va mal, que trataba ‘de lo que va mal en nuestras democracias, pero no de ese algo que va peor en España que en otros países’.

En verdad, para hacerle justicia a Judt, los nacionalismos no han sido un tema ajeno al malogrado historiador británico, a pesar de que en su testamento político no hayan ocupado el lugar que merecen. Como intelectual interesado en los temas de nuestro tiempo, Judt centró uno de sus análisis más certeros sobre un país del que en España se pueden extraer muchas conclusiones y una moraleja, de cómo puede acabar un Estado sin estado, poco a poco desflorado por las demandas particularistas de las regiones.

El país en cuestión no es otro que Bélgica y el ensayo se puede encontrar en la obra Sobre el olvidado siglo XX (Taurus, 2008). El Estado sin estado: ¿Por qué importa Bélgica? fue el título del ensayo que se publicó originalmente en The New York Reveiw of Books en 1999 bajo el título ¿Hay una única Bélgica?, y que fue posteriormente ampliado y contextualizado en su ópera prima en español Postguerra (Taurus, 2006).

Desmembración del Estado

Judt había pasado una temporada en un pueblo flamenco cerca de Brujas y regresaba con una serie de impresiones sobre una país ‘dividido y federalizado hasta un punto cercano a la extinción’. El fresco que dibuja Judt sobre el país parece sacado de una comedia de los errores, con episodios grotescos que han ido desembocando en horrores para vergüenza de un país que se supone estar en la cúspide de las naciones más desarrolladas.

En contra de lo que opinan los aficionados a las razones históricas, el problema belga no se remonta a su fundación en 1831, con la unión de la región norte de los flamencos católicos que huían de la tiranía de sus pares protestantes holandeses y el sur francófono de Valonia, que hacía lo mismo de sus semejantes franceses. Fue el revés de la fortuna económica lo que originó este camino a la desmembración del Estado unitario.

A partir de los años sesenta la hasta ahora próspera y dominante Valonia iniciaba su declive industrial, tomando el relevo la que había sido hasta entonces el vagón de carga del país, el norte flamenco. Flandes dejaba atrás su pasado rural y agrario e iniciaba un boom económico que dejaría atrás en poco tiempo a los compatriotas del sur, originando de esta forma un cambio de tornas en el poder político dominante compensado por un reguero de subsidios a los compatriotas del sur. Los valones perdían la hegemonía que había ostentado desde la fundación del país y los flamencos aprovechaban el momento para pasar factura a más de un siglo de resentimientos agitados por la arrogante prosperidad de los primeros.

Conflicto lingüístico

A partir de los años setenta, y debido a las presiones de los nacionalistas flamencos, la Constitución belga pasaría por siete revisiones en treinta años hasta deshacer en la teoría y en la práctica el Estado unitario belga. El mapa federalista quedó como sigue: se formaron tres regiones autónomas, Flandes, Valonia y Bruselas capital, cada una con su parlamento, además del Parlamento nacional. Junto a esta división regional se crearía otra nueva, por comunidades lingüísticas, también con sus parlamentos correspondientes.

El idioma ha sido la principal línea divisoria de Bélgica desde su fundación. No obstante, no llegó a ser fuente de conflictos hasta más tarde, ya entrado el siglo XX. Como recuerda Judt, el Estado belga que se fundó en 1831 era francófono, pero no impuso el francés a las regiones norteñas. El artículo 23 de la Constitución establecía que los ciudadanos belgas podían usar la lengua de su elección, y así fue.

Que el norte flamenco acabara bilingüemente afrancesado no respondía a ninguna imposición, sino más bien a la situación económicamente dominante de Valonia. Desde 1913 el flamenco es idioma oficial en las escuelas, la justicia y la administración local de Flandes, iniciándose así la Bélgica lingüísticamente dividida, con lugar de encuentro en la oficialmente bilingüe Bruselas, que en la práctica no es más que un enclave francófono.

El conflicto lingüístico, sin embargo, se intensificó más tarde y llegó a su punto álgido a finales de los años sesenta, cuando estudiantes nacionalistas flamencos de la Universidad de Leuven protestaron al grito de “Valones fuera” contra la presencia de profesores francófonos en las facultades situadas en Flandes. Esto provocó la escisión de la Universidad en dos entes lingüísticamente homogéneos con la fundación de la Universidad de Louvain-la-Neuve. La protesta, además, provocó la caída del Gobierno y el inicio de una senda de reformas constitucionales que no han cesado hasta ahora.

Una administración multiplicada

Bélgica se ha convertido en un reino de taifas, cada una con su parlamento propio. A las dos grandes comunidades lingüísticas hay que sumarle la alemana, también con su parlamento propio, para dar voz a los 65.000 germanohablantes que viven en el este de Valonia, junto a la frontera con Alemania.

Por si el mosaico parlamentario por región y lengua no fuera suficiente, hay que sumar las diez provincias (repartidas equitativamente entre las dos grandes regiones), cada una con sus respectivas funciones administrativas y de gobierno. La autoridad ejecutiva, no obstante, yace o bien en la región (urbanismo, medio ambiente, economía, empleo público, transporte y comercio exterior) o bien en la comunidad lingüística (educación, lengua, cultural y algunos servicios sociales).

El Gobierno central mantiene las competencias de defensa, asuntos exteriores, seguridad social, fiscalidad, justicia penal y la gestión de la cada vez más abultada deuda pública, agravada a su vez por la servidumbre de mantener un país duplicado.

Sin embargo, las demandas de los nacionalistas flamencos no tienen fin, o más bien uno, que no es otro que el de una clase de Estado soberano integrado en un Estado zombi para asegurarse todas las prestaciones de estar dentro de la Unión Europea. De hecho, en el último acuerdo de Gobierno se ha pactado otra reforma constitucional, la octava, que promete más competencias a las regiones.

Esa administración duplicada y fragmentada tiene su correlato en los partidos políticos mayoritarios, que se multiplican por versiones regionales y lingüísticas. Desde 1968 los belgas se hallan con un Partido Democristiano Flamenco y un Partido Democristiano Valón, dominante en Flandes; desde 1972 el Partido Liberal Flamenco y el Partido Liberal Valón, con menores problemas de duplicidad por su preponderancia en la bilingüe Bruselas; y, por el último, desde 1978, el Partido Socialista Flamenco y el Partido Socialista Valón, preponderante en Valonia y ahora en el Gobierno nacional recién constituido.

No es de extrañar que una fragmentación así haya llevado el país a la parálisis. Y es que formar un Gobierno hace parecer la tarea de Sísifo un juego de niños. Como señala Judt, y se ha podido constatar en este último año y medio -en el que Bélgica ha necesitado 535 días para constituir un Gobierno, superando el triste récord de países como Irak- para formar un Ejecutivo ‘se requiere acuerdos multipartitos dentro y entre las regiones; simetría entre coaliciones nacionales, regionales, comunitarias, provinciales y locales; una mayoría funcional en ambos grupos lingüísticos mayoritarios; y paridad lingüística en cada nivel político y administrativo’.

El delirio nacionalista

Pero el quebradero de cabeza no acaba aquí. Una vez formado, el Gobierno tiene poca capacidad de decisión. Por ejemplo, en la política exterior, de la que teóricamente es competente. Un país como Bélgica basa buena parte de su política exterior en los acuerdos comerciales, que a su vez son prerrogativa de las regiones.

Más absurdo si cabe resulta el funcionamiento del Gobierno. Además de la paridad lingüística entre ministros, éstos sólo se sientan a debatir juntos sobre los problemas de interés común. Aquellos que atañen a la comunidad flamenca y a la comunidad francófona se debaten por separado según los ministros lingüísticamente competentes del ramo.

Como resultado de este entramado de autoridades y administraciones incomunicadas entre sí que se solapan y se duplican nos hayamos con una serie de episodios que convierten esta aparente comedia en una tragedia real. Como ilustración, el escándalo de las dioxinas que tuvo lugar en 1999. La filtración de una sustancia tóxica en la cadena alimenticia en la cría de ave reveló la parálisis de un Gobierno que carecía de los mecanismos de supervisión necesarios para informar con tiempo a las autoridades de la UE y a sus ciudadanos.

Sin embargo, todavía más grotesco fue la secuencia de crímenes del hoy felizmente encarcelado Marc Dutroux, quien durante los años ochenta y principios de los noventa perpetró una serie de asesinatos y secuestros a niños que acongojaron a todo un país. Y no sólo por lo repulsivo de los hechos en sí, sino por la incompetencia de las autoridades en dar con el autor. Y es que los diferentes cuerpos policiales que pueblan Bélgica, y que España va camino de alcanzar, mostraron una ineficacia asombrosa al competir por ver quien lograba dar caza al asesino. No ajenos a las mismas duplicidades que afecta la estructura administrativa y política del país, los diferentes cuerpos policiales belgas no colaboran entre sí ni comparten información.

En su obra monumental posterior, Postguerra, el historiador británico esgrimía tres razones por las que el Estado belga no ha acabado todavía por descomponerse. La primera se debía a las nuevas generaciones, formadas por hijos de inmigrantes, más a salvo que sus predecesoras a las afinidades sectarias de la identidad. La segunda era aun más clara: Bélgica es un país rico y si bien no vive en paz consigo mismo sí lo hace con los demás. Además, el ‘milagro (económico) flamenco’ ha atemperado los ánimos revanchistas de décadas pasadas de dominio valón. La tercera pero no menos importante razón es la Unión Europea. Los estados europeos son miembros ahora de una entidad supranacional a la que están sujetos y de la que dependen. No es una cuestión menor para aquellos líderes con ansias de separarse de una de sus partes.

El caso belga importa, como apunta Judt. Pero no sólo por todos los problemas derivados de la carencia de un Estado cohesionado y unitario, sino como muestra, tal vez la más ‘exagerada’ de Europa, del delirio nacionalista. Y es por eso que Bélgica importa. Y es por eso que Bélgica importa a España.

Opinión
Montilla tenía razón

‘Si les dan a elegir, en el PSC prefieren antes a Cataluña que al PSOE. Lo cual suena muy bonito en el día a día, sobre todo en la Comunidad y especialmente al oído de los nacionalistas, pero no en un congreso federal en el que hay que escoger entre un candidato militante del PSOE y otra, del PSC. Y si en el PSC prefieren a Cataluña antes que al PSOE, ¿por qué no van a preferir en el PSOE antes al propio PSOE que al PSC?’.
Daniel Tercero www-voz

Ganó Alfredo Pérez Rubalcaba y en el PSC esperan una travesía del desierto como nunca se ha visto en la calle Nicaragua. Sin la Generalidad, sin el Ayuntamiento de Barcelona, sin la Diputación de Barcelona, sin cargos que enviar a la Moncloa y ministerios varios. 487 delegados votaron por él y 465, por Carme Chacón. Ya se sabe que no ha sido la votación más ajustada ni tampoco se ha votado contra una catalana. Pero, ¿se ha votado contra el PSC?

Hasta esta cita socialista, el PSC supo pujolear y jugar con todos los candidatos en liza a hacerse con la Secretaría General del PSOE. Esto no ha ocurrido en esta ocasión. Todas las manzanas se han puesto en el mismo cesto. A lo mejor dentro de un tiempo se sabrá si, finalmente, los delegados del PSC al congreso del PSOE votaron todos (menos uno) a Chacón. Fueron 101. Todos los cálculos indicaron antes del cónclave que 100 de esos votos iban a la dirigente del PSC. Nadie lo ha desmentido tras la victoria de Rubalcaba.

Si esto fuera así, Montilla, el olvidado, tendría razón. Se lo dijo a Zapatero el verano de 2008:

“Ya conoces también el dicho de que quien bien te quiere, te hará sufrir, ¿no? Y como toda expresión de la cultura popular, algo de razón lleva. Y el dicho viene a cuento de lo que sucede, porque sí, José Luis, los socialistas catalanes te queremos bien, y creo que hoy lo has podido comprobar nuevamente. Te queremos mucho, pero aun queremos más a Cataluña y a sus ciudadanos. Los queremos apasionadamente, nos debemos a ellos, nos debemos a Cataluña, a sus ciudadanos, a sus problemas, a sus expectativas, a sus justas demandas, a su lengua, a su cultura, a su Estatuto, y vamos a defenderlos con todas nuestras fuerzas”.

Es decir, si les dan a elegir, en el PSC prefieren antes a Cataluña que al PSOE. Lo cual suena muy bonito en el día a día, sobre todo en la Comunidad y especialmente al oído de los nacionalistas, pero no en un congreso federal en el que hay que escoger entre un candidato militante del PSOE y otra, del PSC. Y si en el PSC prefieren a Cataluña antes que al PSOE, ¿por qué no van a preferir en el PSOE antes al propio PSOE que al PSC?

A esto hay que añadir las declaraciones de intenciones más variopintas que surgen de la calle Nicaragua. Día sí, día también. Pere Navarro se postulaba, en abril, como candidato a primer secretario del PSC con la intención de “catalanizar el PSOE”. Ni una, ni dos, ni tres veces se ha dicho y recordado que el PSC y el PSOE son dos partidos jurídica y tributariamente distintos. Y lo son. Pero, claro, luego hay que votar en un congreso federal. Por no hablar de la intención de formar un grupo parlamentario separado del PSOE en el Parlamento Europeo. ¿O acaso se creen en el PSC que se puede decir lo que se quiera durante 364 días y, en un día, hacerse con la dirección del PSOE? Con Alfonso Guerra y Felipe González en contra. ¿En qué mundo viven los dirigentes del PSC?

Algunos dicen que Chacón perdió el congreso por su discurso (los mismos, en algunos casos, que la daban ganadora solo 24 horas antes). Si los números hubieran salido, ahora mismo la elogiarían y recordarían que su intervención fue emotiva y vibrante, que la aplaudieron más que a Rubalcaba y que tiró de sentimientos, que es lo que lleva haciendo desde que entró en la órbita de Zapatero.

Pero, sin embargo, no se apunta -y dudo que se haga desde Cataluña- que el bloque de los dálmatas (así, 101 dálmatas, se autocalificaron los socialistas catalanes que acudieron al XXXVIII Congreso Federal del PSOE), al acudir sin fisuras, sin reflexión posible, sin dar opción a la otra candidatura (ni siquiera por pura estrategia), pueden haber conseguido el efecto contrario al deseado. Frente a una federación (partido) que se presentó pensando en apoyos territoriales en lugar de ideológicos la primera reacción es dudar de su socialismo. Los cachorritos han dado una imagen de ser otro partido, porque quieren más a Cataluña que al PSOE, porque Chacón era una de los nuestros. ¿Solo 22 de diferencia, seguro?

Daniel Tercero es periodista de LA VOZ DE BARCELONA

Cataluña
“Lo que tiene que hacer el Gobierno [es] obligar al Gobierno [autonómico] catalán al cumplimiento de las sentencias"
"¡cinco sentencias firmes!, del Tribunal Supremo que dicen que no se puede excluir el castellano como lengua docente [en las escuelas de Cataluña]”
Redacción www.voz


Francisco Caja, presidente de Convivencia Cívica Catalana, valorando en Libertad Digital las palabras del ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert (PP), pronunciadas este martes en comisión en el Congreso sobre la lengua vehicular en las escuelas de CCAA bilingües:

“El anuncio del ministro [de Educación, Cultura y Deporte], perdóneme usted, no es serio. No es creíble. Los que vivimos en Cataluña no nos creemos lo que dice el ministro [José Ignacio Wert], si no anuncia las medidas que conducirían a que esta situación de absoluta falta de libertad lingüística en Cataluña se modifique en las escuelas. Lo que tiene que hacer el Gobierno, de una vez por todas, no solamente garantizar los derechos de los ciudadanos, sino que obligar al Gobierno [autonómico] catalán al cumplimiento de las sentencias, ¡cinco sentencias firmes!, del Tribunal Supremo que dicen que no se puede excluir el castellano como lengua docente. Con esto nos basta a los ciudadanos de Cataluña para recuperar la libertad lingüística”.

DECLARACIONES DEL ESCRITOR ARTURO PÉREZ-REVERTE
Pérez-Reverte: “La Junta de Andalucía es la vanguardia de la imbecilidad”
MD

Reverte califica a la Gobierno andaluz y sus allegados de la siguiente manera: “la Junta andaluza es un lugar de vanguardia en los anales de la imbecilidad oportunista y demagoga de género y génera”.

Las primeras palabaras del artículo de Reverte, publicado en XL Semanal, van dirigidas al fraude y la corrupción que se producen en varias comunidades españolas, el escritor se dirige a todos los cargos públicos que no son éticos en su comportamiento .

Aunque Andalucía es la que se lleva la peor parte según el escritor: “sin embargo, respecto al porcentaje de sinvergüenzas y de tontos-incluida la variedad mixta de tontos sinvergüenzas-, el régimen que desde hace tres décadas gobierna Andalucía queda muy bien situado en el palmarés nacional”.

El islam en Egipto
Un imán egipcio defiende los actos pedófilos perpetrados por Mahoma
Dazibao-Ñ- Minuto Digital 6 Febrero 2012

Un teólogo egipcio que defiende la licitud moral el matrimonio pedófilo de Mahoma con Aisha afirma: “ José el Carpintero tenía 90 años cuando se casó con María, una niña de 12 años, según aseguran las Escrituras cristianas”

El 9 de enero, el jurisconsulto egipcio Abdallah Kamal, cacareó ante las cámaras del canal kuwaití Safa TV un sermón, tan ayuno de sentido como abundoso en desvaríos, en el que arremetió contra los pocos musulmanes y orientalistas que ponen en duda la veracidad del hadiz de Al-Bujari que narra la violación de Aisha, al tiempo que maldecía a quienes afirman su realidad, pero con “aviesas intenciones”, como es el caso del Padre Zacarías Botros, para quien tuvo unas palabras de amorosa fraternidad: “¡Cállate! ¡Que Alá te silencie, corte tu lengua y destruya todo tu ser, por lanzar acusaciones contra el Dueño de la Humanidad, el amado de Alá, el ángel del Señor de los Mundos!”.

El hadiz de la discordia de Al-Bujari, sobre el que parloteaba el imán con gestos de cotorra beoda ante las cámaras de televisón, es el siguiente:

“De Aisha, que Alá esté complacido con ella, que dijo: “El Profeta, al que Alá le dé Su gracia y paz, se casó conmigo cuando yo tenía seis años. Entonces vinimos a Medina y me alojé entre los Banu Hariz Ibn Jazray. En esos días contraje una enfermedad y se me cayó el pelo. Y cuando volví a tener una abundante melenita vino a mí madre, mientras yo estaba columpiándome en compañía de unas amigas; y me llamó y acudí a ella sin saber lo que quería. Entonces me tomó de la mano y me llevó hasta la puerta de la casa. Yo estaba sin aliento; y cuando me recuperé, tomó algo de agua y me la pasó por la cara y el pelo. Luego me hizo entrar en la casa, en la que había unas mujeres de los Ansar que dijeron: “Que sea con bien, con baraka (bendición) y con buenos auspicios”; y me entregó a ellas y me prepararon (para el matrimonio). Por la mañana vino de repente el Mensajero de Alá, al que Alá le dé Su gracia y paz, y mi madre me entregó a él. En aquel momento yo era una muchacha de nueve años”

Durante siglos nadie ha dudado sobre la certeza del hadiz, sin embargo, en los últimos años algunos musulmanes avergonzados por este testimonio de repugnante pedofilia se empeñan en afirmar que el texto es una errónea “transmisión”, postura a la que se opone el prestigioso jurisprudente cacareante que sentencia implacable: “Alá decretó el matrimonio de Mahoma con Aisha”.

Abdallah Kamal, durante su discurseo negó que Mahoma fuera un pedófilo por haber mantenido relaciones sexuales con una niña de nueve años, y añadió, como exculpación del Mensajero de Alá, que en las naciones de clima cálido las féminas alcanzan la pubertad a los de 8 y 9 años, por lo que ya son aptas para el consumo, pudiendo incluso parir sin riesgo alguno, según consolidada jurisprudencia islámica.

El estrafalario islamita, además de advertir al respetable público que no debía confundir al Padre Zacarías Botros con el profeta Zacarías, reveló a los creyentes que Aisha, antes de cumplir los nueve años de edad, ya había estado casada con un maromo de nombre Yubayr Ibn Mut’im…de lo que se deduce que la “esposa predilecta del “Profeta” y Madre de los Creyentes (aunque jamás engendró a ninguno) pudo ser violada antes de cumplir los nueve años.

Finalizó su sermón el coime, que parece extraído de una chirigota a la que le han retirado la subvención, motejando de hipócritas a los cristianos por obviar que la Virgen María había sido casada a los 12 años con un anciano de 90 llamado José el Carpintero. “¿No está esto escrito en sus libros sagrados? ¡Lean sus Escrituras! ¡léanlas!”, cacareó.
Hemos probado que la “no austeridad” cuesta demasiado, pero más cuesta el gasto indiscriminado. Yo siempre digo que si Krugman se leyera los capítulos de gasto de de los presupuestos generales del Estado se hacia de la escuela austriaca en un minuto. No solo hablamos de decenas de miles de millones tirados en ciudades del circo y las artes, aeropuertos sin uso, infraestructuras multiplicadas y subvenciones a fondo perdido. El problema es que todos esos gastos no están soportados por un ingreso equivalente, (no tienen ROIC, return on invested capital) con lo cual dejan detrás de los mismos, no solo un valor inexistente, sino una deuda impagable que tendrá que ser cubierta con ingresos de otras actividades, las productivas. Es decir, las infraestructuras y subvenciones “tiradas” no solo son un malgasto, sino que la deuda que dejan supone un robo a las actividades rentables ya existentes… pero además crea un efecto de “no inversión”. Nadie se atreve a poner un duro en una economía en la que los impuestos que se generan por inversión productiva van a cubrir deuda (liabilities) del malgasto improductivo.

Por qué funciona la austeridad:
* Libera recursos financieros de actividades improductivas a actividades productivas. Hoy en día el casi el 70% de los recursos financieros a disposición de la banca se usan para comprar deuda publica y financiar gasto de las administraciones. Es el efecto crowding out (acaparador) de un Estado que ya supone más del 40% de la economía del país. Si ese Estado deja de acaparar las posibilidades de crédito, y además deja de gastar en actividades improductivas, la actividad inversora retorna y la actividad financiadora de dicha inversión también. No es casualidad que en Estados Unidos haya empezado a fluir el crédito a la actividad privada creadora de empleo justo cuando el presupuesto del país está secuestrado por ley, como me comentaba un panelista republicano en la conferencia de Austin, Texas.

* Acelera la transformación a una economía de mayor productividad. No es casualidad que la productividad caiga cuando aumenta el gasto público. La mayoría del gasto publico de los planes de estimulo se envía a subsidios y rescates a industrias en decadencia (minería, automóvil, etcétera… cero productividad) y a actividades de bajísima productividad (construcción, obra civil), y acapara unos recursos financieros que imposibilitan la inversión en alta productividad. Si se deja de rescatar al ineficiente con el bolsillo del eficiente, se atrae capital para inversión en alta productividad. Si no, ese capital se desplaza a territorios más atractivos.

* Crea empleo, no lo subvenciona. Cuando el Estado gasta en empresas sin sentido e inversiones sin retorno, no crea empleo, lo subvenciona pidiéndolo prestado. Y ese coste viene del bolsillo del trabajador actual y de los impuestos de las empresas rentables, hasta que se acaba el dinero de los demás y la pirámide se desmorona. Cerrando 75.000 empresas y trabajadores autónomos anuales para subvencionar un gasto que destruye empleo a corto y medio plazo.

* El aumento del gasto financiero por incremento de deuda ahoga la capacidad de recuperación y además aboca a subidas de impuestos que frenan el consumo y la inversión, además de repeler al capital. Si España se ahorrase tener que emitir deuda para pagar intereses de deuda no haría falta llegar a la situación actual, con la mayor presión fiscal de Europa.

Es relativamente fácil, no solo se dejan de pagar subvenciones inútiles, 22.000 millones de euros anuales, y 6.000 millones de euros de coste de deuda adicional, sino que se atrae capital y se reduce la perdida de ingresos por impuestos (nada menos que 46.000 millones 2007-2011) atrayendo nuevos inversores. Y en vez de cercenar el PIB un 0.3%, se crearía PIB hasta en un 2% anual.

Tenemos que salir de la espiral de gasto, de los favores debidos, del proteccionismo y las subvenciones que rescatan a los improductivos y taponan la innovación y la inversión de crecimiento. España lo hizo, en varias ocasiones, en el pasado. No creo que no podamos hacerlo de nuevo.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La reforma financiera o cómo mantener lo inviable
Roberto Centeno El Confidencial 6 Febrero 2012

La mayoría de medios, en un acto de fe digno de mejor causa, han comprado entusiasmados la reforma financiera del Sr. De Guindos. Y es que, como decía Zapatero, “el pesimismo no crea puestos de trabajo”, y fíjense la cantidad de empleos creados por este mentiroso patológico, condecorado por ello con el collar de Isabel la Católica. Ahora De Guindos miente, como Zapatero: ni vivienda no se abaratará por la reforma -lo hará por el hundimiento del crecimiento y del empleo- ni habrá crédito para quienes lo necesitan. Todo lo contrario, las entidades que reciban ayudas públicas no tendrán obligación de darlo, solo de intentarlo ¡dentro de tres años! Les damos nuestro dinero y ellos no se lo dan a quien lo necesita. En la reforma que nos vendió el jueves De Guindos estaban obligadas, como explicó exultante, pero en el BOE dicha obligación ha desaparecido. Alguien manda más que el Gobierno y puede eliminar el objetivo esencial de una Ley.

Sea como fuere, habemus reforma financiera, y van ya dos reformas maravillosas para sacarnos de la crisis. Porque, por si no lo recuerdan, la semana anterior se aprobó la Ley de Estabilidad Financiera y de los Grandes Expresos Europeos, según la cual las Administraciones Públicas tendrán que reducir su nivel de gasto a su nivel de ingresos en… ¡2020! Entretanto, podrán seguir despilfarrando porque la diferencia se la transferirá el Estado. De momento, y aunque Ministerios e Instituciones ya no tienen ni un euro para el correcto funcionamiento de España, a ellos van a prestarles 15.000 millones para “mejorar su liquidez”, que es como se llama ahora al despilfarro indiscriminado e improductivo. Cataluña doblará en 2012 el déficit permitido, y como el Gobierno no tiene agallas para hacer que la Generalitat cumpla la ley y la Constitución, menos tiene aún para decirle que no puede saltarse los límites de gasto. Si Cataluña no cumple, los demás tampoco.

Demasiado poco y demasiado tarde
Pero además es demasiado poco (50.000 millones es una cifra irrisoria). Y demasiado tarde, porque el problema ya no es solo el crédito promotor. Hemos entrado en una nueva fase de desplome económico donde ya nadie paga a nadie, empezando por el Estado. Vamos a ver, de un total de crédito a residentes de 1,9 billones de euros, ¿el 2,6% es todo el problema?; ¿pero qué broma es esta, si solo el suelo representa casi 100.000 millones?; ¿y qué pasa con las filiales creadas por las cajas para aparcar todo el riesgo inmobiliario, que ni están ni se las espera? La morosidad se está disparando, se estima que se ha doblado, y habría llegado hasta más del 11% (unos 80.000 millones más que en junio, tomado de referencia). Ya no son solo promotores, ahora son todo tipo de créditos: hipotecas, consumo, pymes, todos sin excepción. En enero, el número de impagados se ha multiplicado por 2,5 de media respecto a enero 2011. Hemos entrado en un agujero negro del que solo puede salirse con crecimiento, y eso no va a suceder. Solo cabe eliminar las autonomías, y eso la casta política ni se lo plantea. Antes se hunde España.

Las proyecciones auguran una caída del PIB de entre el 3 y el 4% y a entre 700.000 y un millón de parados más. Y, en esas condiciones, una enorme cantidad de activos “seguros” pasarán a ser “problemáticos"

La reforma ignora esta realidad y se limita a los promotores, como si estuviéramos en 2010. El suelo tendrán que provisionarlo en un 80% frente al 31% actual, lo que parece razonable. Las promociones a medio terminar pasarán del 27 al 65%, lo que no es suficiente, y las viviendas terminada del 25 al 35%, una tomadura de pelo. ¿Cuántas viviendas cree De Guindos que van a poder venderse con un descuento del 35%? Media docena. ¿Entonces, por qué empieza haciendo trampas? Pues porque cuando se habló del 50%, el sector puso el grito en el cielo y se han arrugado, como en todo. No tienen coraje para hacer lo que se debe, solo para expoliar a los ciudadanos. Es el drama histórico de España, gobernantes incapaces y cobardes, a quienes no importa nada excepto el poder en nuestros momentos más críticos.

¿Acaso D. Luis no aprendió en Lehman que es imprescindible contemplar escenarios no ya más adversos, que también, sino la proyección de los últimos datos conocidos? Es obvio que no, porque no era costumbre de la casa. Si en Lehman lo hubieran hecho habrían aceptado en el acto la oferta de 20.000 millones de dólares que hizo el HSBC dos meses antes de la quiebra. ¿Y a qué llevan esas proyecciones? A una caída del PIB de entre el 3 y el 4% y a entre 700.000 y un millón de parados más. Y, en esas condiciones, una enorme cantidad de activos “seguros” pasarán a “problemáticos”.

Por otra parte, ¿cuánta deuda soberana están acumulando las entidades financieras con la historia del carry trade?, ¿250.000 millones?; ¿y qué pasa si la calidad de la deuda empieza a deteriorarse? El Gobierno se está endeudando de forma enloquecida, en un solo mes ha emitido el 25% de la deuda prevista para todo el año. Pero como el BCE financia la juerga, pues nada, ¡más madera! Este ritmo de endeudamiento para financiar gasto improductivo y subvenciones que siguen a toda marcha estrangula nuestra capacidad de recuperación, reduce la productividad e incrementa el desempleo. Es de una irresponsabilidad pasmosa. Otra chapuza más, una no reforma, porque infravalora gravemente el agujero potencial del sistema financiero, y eso sin entrar en los disparates técnicos de que los saneamientos no irán contra beneficios sino contra reservas, por lo que podrán seguir dando dividendos como si no pasara nada. Y eso no es lo peor.

¿Con qué derecho Rajoy pone en riesgo 100.000 millones que nos pertenecen?
¿Con qué derecho el Sr. Rajoy pone en riesgo cierto 100.000 millones de un pueblo empobrecido, donde una de cada cuatro personas vive por debajo del umbral de la pobreza, y ya sin dinero ya para mantener el nivel de prestaciones sociales, solo para mantener lo que es inviable y debería ser cerrado? Una reforma que permite a entidades inviables como Bankia -a quien Francisco González califica de “un problema para España”- o Banca Cívica mantenerse ficticiamente no es una reforma, es una estafa. Una reforma en la que se van a despedir a otras 70.000 personas mientras los culpables siguen al mando y forrándose. ¿Qué reforma es que los responsables de la ruina sigan en sus puestos y con sueldos multiplicados? Porque lo de limitar los sueldos a 600.000 euros es otra estafa, la diferencia la cobrarán como bonus por la excelencia de su gestión. Eduardo Segovia ponía de manifiesto el viernes otra trampa para cazar elefantes: si una entidad grande se fusiona con una entidad pequeña, e incluso muy pequeña, basta que incremente el tamaño del balance en un 20%, el saneamiento podrá extenderse a dos ejercicios.

No sé si como dicen algunos en Génova “la reforma es un traje a la medida de De Guindos para salvar a su amigo Rato”, pero todos los cambios legales desde hace un mes solo favorecen a Bankia, y después de hablar con Rajoy introducen la excepción de necesitar solo un 10% de incremento de balance en lugar del 20% solo aplicable a esa entidad. Hombre D. Luis, que no todos somos imbéciles y como usted sabe muy bien, por esto meten a la gente en la cárcel en el mundo civilizado. Pero lo peor es que se ha hecho lo contrario de lo que había que hacer. ¿En qué cabeza cabe que al contrario que en el resto del planeta en España no se haya cerrado ni una sola entidad, cuando decenas de ellas son claramente inviables? CCM debió cerrarse y se ha mantenido expoliando 9.000 millones a los españoles, CAM debió cerrarse y nos costara 20.000, Caja Madrid nunca debió fusionarse con Bancaja, y lo mismo en ocho más con un coste para los españoles, vía robo legal del FROB, de 20.600 millones irrecuperables la mayoría.

Pero ahora será peor que con Zapatero. Bankia, Banca Cívica y otras inviables y que De Guindos y Rajoy han decidido mantener pueden acabar costándonos casi 100.000 millones. Bankia sola se estima que 40.000, y ese dinero no se recuperará. El Estado garantizará un esquema de protección de activos como en la CAM, o ayudas del FROB que no podrán devolver y convertirán en participación en unas entidades cuyo valor será cero, lo es hoy ya correctamente valoradas. De momento, el FROB necesita 6.000 millones, y puede endeudarnos hasta 90.000, y la gracia del invento es que esa deuda según las reglas de los burócratas de Bruselas no cuenta como déficit, así que Rajoy tranquilo, pero nosotros y nuestros hijos tendremos que devolverlo. Están hundiendo a España en un pozo sin fondo sin justificación alguna. Es la última ocasión perdida, no mejorará la solvencia porque el sector dista mucho de sanearse, no conseguirá que fluya el crédito sino lo contrario, y desatará una guerra a muerte por el poder financiero, mientras se pone en riesgo cierto 100.000 millones de un pueblo engañado y cada vez más empobrecido.

A fin de mes, el BCE prestará de nuevo dinero como escombro, los bancos españoles obtendrán entre 120 y 150.000 millones, que emplearan en cumplir ratios sin despeinarse y en comprar deuda para mantener la espiral de gasto de una administración gigantesca, ineficiente y corrupta sin que un solo céntimo llegue a la economía productiva, y sin acometer las reformas que España necesita. Creo como Roubini que España estará como Grecia a mediados de 2013.

Una barrera lingüística sanitaria
José Juan del Solar www.gaceta.es  6 Febrero 2012

Estas disposiciones siembran ruptura y fomentan la desigualdad entre los españoles.

En un lugar de España de cuyo nombre sí tengo memoria, no ha mucho tiempo que en su flamante hospital entró un chiquillo con el brazo derecho roto y salió con el izquierdo enyesado. Lo recuerdo porque días después ingresé en ese mismo centro para ser operado; no sin que a mi mujer, acordándose del singular evento, le fuesen y le viniesen tremendos sofocos, temerosa de que el bisturí cortase, sajase o rebanase lo que no debía… No hubo problemas: el joven volvió sobre sus pasos y explicó cual era su extremidad dañada, y yo constaté con el galeno de turno que lo mío era una simple operación de apendicitis y no otra cosa. Ya conocen ustedes aquello de Moratín: “admiróse un portugués/de ver que en su tierna infancia/ todos los niños en Francia/supiesen hablar francés”; pues bien, resulta que hasta el momento, en todo aquello llamado España se habla el español o el castellano, que nos sirve para entendernos no sólo con los naturales sino también con cuatrocientos millones más de hispano parlantes. De ahí que, a pesar de mis dislocaciones idiomáticas sobrevenidas por occidental cuna, me entendiese con el docto cirujano, cuya nacencia situé en Valladolid por su buen hablar y pronunciación.

¿Lo dicho fue anteayer? Quizás, porque ahora parece que las cosas van a cambiar en algunas partes, pues creo que el Gobierno catalán, la Generalitat, insta en un protocolo sanitario a los profesionales a expresarse en catalán frente el interlocutor –el paciente en términos médicos– y que si este no les entiende “pueden utilizar recursos no verbales y material gráfico de apoyo”; todo ello no olvidándose de meter en la charla palabras catalanas, para que esta lengua “se vaya introduciendo en el universo del recién llegado”. Algo así como decía el fabulista Iriarte en una epístola a Cadalso “…que si él hablaba lengua castellana, yo hablo la lengua que me dé la gana”. Aunque aquí el “que me dé la gana” no es otro que el catalán por imposición dictatorial de la Generalitat; caiga quien caiga y saltándose a la torera el artículo 3.1 de la Constitución: “El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla”.
Un ejemplo: usted, cacereño o palentino de nacimiento, se encuentra en Cataluña y, estando allí, siente un repentino malestar. Acobardado acude de inmediato a un centro hospitalario, donde en la sala de urgencias, mientras el dolor le retuerce, le inquieren:

-Que li fá mal a vosté?
Naturalmente, usted no sabe, no contesta; solo se retuerce y grita, por lo que el doctor, siguiendo las instrucciones oficiales, ahora le palpa el cuerpo para averiguar por donde van sus chillidos; ahora con un puntero va señalándole en un esqueleto próximo el posible lugar donde radica el mal; o, más osado, indaga con un popurrí castellano-catalán para que su universo lingüístico se enriquezca:

-¿Tiene mal la panxa?
Fácil… Tuvo suerte, pues, a pesar del dolor, deducirá que panxa es panza, o tripa, o barriga, o bazo…; todo un cosmos de posibilidades para su cura. En caso contrario, encomiéndese a la Virgen de la Montaña o a la de la Calle, según sea cacereño o palentino.

¿Estamos ante un intento de levantar una barrera lingüística-sanitaria? Si es así, preparémonos con paciencia y firmeza para el trance. La Generalitat, en una utilización torticera del carácter baturro que su origen ilumina (Monzón, siglo XIII), se cerrará en banda y, erre que erre, nos dirá que los médicos hablarán “lo que a ella le de la gana”, que la competencia es suya. Esto me recuerda que allá por el año 1985, al establecerse una barrera sanitaria frente a la varroasis de abejas francesas, mantuve en mi entonces función jurídico-administrativa-estatal horas interminables de debate con mi colega catalán sobre el alcance mayor o menor del vuelo de los laboriosos bichitos… El asunto era de deslinde competencial y acabó en el Tribunal Constitucional. Este resolvió cinco años más tarde. Hay que sentarse para esperar y ver qué cadáver pasa ante nuestros ojos.

Nada es anecdótico y trivial. La instrucción catalana despierta preocupación y tristeza. Surge el ciceroniano quosque tandem... ante el caos social, económico y cultural que tales disposiciones –aunque menores– siembran en España; en lo que significa de ruptura de su unidad, en lo que fomentan la desigualdad entre los españoles. Y, llegados aquí, no estamos ante el alcance del vuelo de la melífera, sino ante la existencia de esta Nación.

*José Juan del Solar Ordóñez es abogado y escritor.

SOLO CANAL NOU CUENTA CON MÁS EMPLEADOS QUE TELECINCO, ANTENA 3, CUATRO Y LA SEXTA JUNTAS
La privatización de las TV autonómicas choca con una plantilla de 11.000 trabajadores
Daniel Toledo El Confidencial 6 Febrero 2012

La Sexta, una de las últimas cadenas que vio la luz, nació con una plantilla que no superaba las 100 personas. Todo lo que se pudo externalizar, se externalizó. Las grandes, Antena 3 o Mediaset, se han apretado el cinturón en los últimos tiempos y apenas cuentan en sus filas con entre 500 y 600 personas. Pues bien, sólo la televisión autonómica valenciana (Canal 9), con 1.800 efectivos, puede competir en tamaño con la suma de las cuatro principales cadenas nacionales. La catalana (TV3) suma 2.200 personas y la andaluza, 1.600. Todo un reflejo de los años de vacas gordas ahora lejanos. Cualquier esfuerzo privatizador en estas cadenas, requerirá medidas drásticas respecto a los 10.834 profesionales en sus filas.

Al menos así lo exponen los interesados en el incipiente negocio de las autonómicas. Raúl Berdonés, dueño del Grupo Secuoya y uno de los mejor colocados para colaborar con estos canales, tiene claro el diagnóstico. “Para entrar, es imprescindible que se adelgace la estructura de las cadenas, como ha hecho la valenciana, y que se reconozca la deuda, como es el caso de la catalana. A partir de ahí, nos interesa la producción de informativos y de programas cultural-divulgativos. Hablamos de presupuestos muy ajustados, con convenios de entre 20 o 30 millones. Nunca por debajo de 15 ni por encima de 45”, explica. Y es que parte de esa producción podría implicar la subrogación de personal. “Pero un cámara mío cuesta 24.000 euros al año y uno de una autonómica 70.000…”, deja caer.

Para el dueño de Secuoya, la dimensión de las cadenas autonómicas resulta “insoportable”, aunque considera clave la subsistencia de estos canales como impulsores de la producción nacional. “La concentración de televisiones nacionales está provocando una atomización de la producción, con un 80% en manos de productoras amigas, al tiempo que TVE está cancelando toda la producción propia –asegura el empresario, que ya tiene contratos con televisiones regionales, como la balear IB3-. Sólo cabe reconsiderar el modelo de las autonómicas, que por su cercanía pueden ser el motor de nuestra industria, desde un modelo de gestión privada de titularidad pública. Sin cine americano, derechos deportivos… sin competir con Uteca. Pero lo que no se puede asumir son plantillas que en su conjunto costaron el año pasado 513 millones de euros”.

Un ejecutivo de uno de los principales grupos audiovisuales da un paso más allá. “Puede que sea así, pero llamemos a las cosas por su nombre. Ya no serán televisiones como las hemos conocido hasta ahora. Las cadenas autonómicas actuales están en peligro de extinción. Lo que la gente quiere ver vale dinero. Y con 30 millones poco se puede hacer. De lo que se está hablando es prácticamente de desguazarlas. Sin Fórmula 1, sin fútbol… Hablamos de audiencias muy bajas. Y de un negocio de márgenes muy pequeños, incluso para grupos como Secuoya, Vértice o Mediapro. Para que sobrevivan, habrá que aceptar ese cambio de modelo y acometer EREs brutales. Hacer televisiones con 25 personas, como si de delegaciones se tratara. ¿Qué empresa privada va a entrar en esos canales si no?”, aseguran bajo condición del anonimato.

El “segundo gran movimiento”
Una reflexión que refrenda el último informe sobre el sector del servicio de estudios de La Caixa, que vaticina que el adelgazamiento de los canales autonómicos será el “segundo gran movimiento” en el mercado después del recorte del gasto en RTVE ya lanzado por el Ejecutivo popular. “El Gobierno ha iniciado el proceso de cambio sobre la ley del tercer canal, y con ello permitir la privatización de la gestión o de los propios canales autonómicos. Esta medida acelerará un ajuste de sus estructuras así como la capacidad de gasto para dotar de contenidos sus parrillas”, reza el documento. De hecho, el análisis recuerda que “ya se están anunciando redimensionamientos a la baja”.

En efecto, la Radio Televisión Valenciana (RTVV) abrió el fuego a principios de año. Anunciaba la puesta en marcha de un expediente de regulación de empleo para reducir su plantilla en casi dos terceras partes. Será la primera dentro del rosario de reestructuraciones que se avecina. La cadena pública valenciana adoptaba esta medida después de entrar en quiebra técnica en 2010, tras registrar unas pérdidas de explotación de 164,4 millones en 2010. Sin contar con la deuda. El presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra, tiene que afrontar compromisos con las entidades financieras por 1.117 millones de euros. Los sindicatos sostienen que no sobra ningún trabajador y culpan de las pérdidas al equipo directivo por su pésima gestión. Un guión que se repetirá en los próximos meses.

Y es que los datos invitan a la acción. Según el informe que elabora anualmente Deloitte, las televisiones autonómicas ingresaron en su conjunto 808,8 millones de euros en 2010, algo por debajo de los 851,17 millones del año anterior. Sin ayudas públicas, la nada. Los ingresos publicitarios de las cadenas autonómicas se situaron en 245,69 millones, cifra que apenas alcanza para cubrir la mitad de los gastos de personal, que ascendieron a 500.94 millones. El resultado del ejercicio en las cadenas autonómicas arrojó un saldo negativo de 488,69 millones, sumando como ingresos las subvenciones recibidas. Si se descuentan las ayudas y las tasas, la evolución provoca cierto sonrojo. Estas televisiones ‘costaron’ al contribuyente la friolera de 1.297,49 millones.

El Gobierno examinaba en una de sus primeras reuniones un anteproyecto de ley para modificar la Ley de la comunicación audiovisual, con el fin de que las comunidades autónomas puedan “decidir la gestión indirecta de las televisiones autonómicas”. En roman paladino, el Ejecutivo buscaba abrir una vía para la cesión a la iniciativa privada del servicio público que ofrecen 13 entes o corporaciones. “Tal vez no sea el mejor momento para llevar a cabo procesos de este tipo –se asegura desde una televisión-. Muchas ya no están a tiempo. Están abocadas a cerrar. Si es que ha habido alguna vez un mercado publicitario regional. Sólo lo hay nacional, y en estos tiempos apenas llega para Telecinco y Antena 3. Es lo que hay”.

Mas aumenta el gasto para 'catalanizar' las universidades mientras recorta de las nóminas
La Generalitat de Cataluña recortó un 16 por ciento del presupuesto para universidades, pero otorgó 851.000 para diversos programas destinados a fomentar el catalán
 www.lavozlibre.com 6 Febrero 2012

Madrid.- La Generalitat de Cataluña, presidida por Artur Mas, redujo este curso la subvención que otorga a la universidades catalanas en un 16 por ciento, dejándola en 144 millones, lo que obligó a los centros a recortar la oferta educativa, despedir interinos y congelar inversiones. Sin embargo, a pesar del ‘tijeretazo’, las ayudas destinadas a impulsar el catalán en el ámbito académico no han notado el recorte y, en algunos casos, hasta lo han visto aumentado.

Durante el curso 2011-2012, el Ejecutivo de Artur Mas concedió a las universidades públicas catalanas una ayuda de 851.000 euros. De esta cantidad, 560.000 euros fueron a parar a proyectos y actividades de normalización lingüística (NORMA 2011). 13.500 fueron se destinaron a la financiación de másteres orientados a estudiar y difundir el catalán (MFC) y otros 198.000 euros se dirigieron a la edición y difusión de libros de texto o manuales universitarios en la lengua autonómica (DIL). Los 80.000 restantes se destinaron a la subvención de tesis doctorales en catalán.

La cantidad fue incluso mayor en el curso anterior. Entonces, los centros catalanes recibieron 1,2 millones de euros para impulsar el desarrollo del catalán, cuya partida se desglosó de la siguiente forma: 820.000 euros para normalización, 22.000 para másteres, 286.000 para la difusión de la material en catalán, y 100.000 euros para tesis doctorales.

A esta subvención hay que sumarla la otorgada por la Unión Europea. Esta ayuda está encuadrada en el programa de la Comisión Europea, ‘Lifelong Learning Programme (Programa de Aprendizaje Permanente)’ y está destinada a subvencionar las clases de catalán de los estudiantes del programa Erasmus que estudian en Cataluña. Durante el primer curso de aplicación, los rectores de la universidades catalanas recibieron 37.620 euros, y al año siguiente, 70.000 euros, una cantidad que casi dobló a la del primer año.



Recortes de Prensa   Página Inicial