AGLI

Recortes de Prensa   Domingo 19  Febrero 2012

 

ETA y sus dimensiones
Aleix Vidal-Quadras www.gaceta.es 19 Febrero 2012

Es un proyecto político la creación de un Estado marxista, racista y totalitario

El ministro del Interior es un profesional de la cosa pública con 30 años de experiencia y sabe que toda frase que genera polémica y que necesita matizaciones posteriores es un indicio de que su emisor ha dicho a medias lo que pensaba entero o de que ha lanzado un globo sonda para tomar la temperatura ante un eventual cambio de posición. Por consiguiente, la pretensión de haber querido decir algo distinto, plausible en un neófito o en alguien poco dotado para expresarse con precisión, no sirve en este caso y el alborozo suscitado en el entorno de los terroristas responde a esta realidad preocupante.

ETA presenta, en efecto, una dimensión política, porque es un proyecto político que consiste en la creación de un Estado independiente de corte marxista, racista y totalitario en el territorio que hoy ocupan el País Vasco, Navarra y los departamentos vascos de la república francesa. Asimismo, es un proyecto político en la medida que utiliza para construir esta nueva nación soberana métodos revolucionarios violentos, lo que le proporciona una adicional dimensión criminal.

Si el Gobierno español, en vez de circunscribirse a un rechazo frontal de tan siniestra empresa y combatirla con todas sus fuerzas siempre dentro de la ley, reconoce que existe un margen de negociación entre la democracia constitucional y una organización que pretende imponer sus tesis mediante el asesinato sistemático de sus oponentes, cae en la trampa de los nacionalistas, ultraja a las víctimas y se mancha con el barro de la indignidad. Por eso la infeliz formulación del ministro ha erizado el vello moral de millones de ciudadanos y exige un pronunciamiento inequívoco al más alto nivel.

¿Quién desprestigia a los políticos?
Roberto L. Blanco Valdés La Voz 19 Febrero 2012

Cuando, hace cinco días, UPyD defendió en el Congreso de los Diputados la necesidad de limitar las retribuciones de los exjefes de Gobierno, los dos grandes grupos de la Cámara manifestaron un rechazo radical a la propuesta: de «demagógica y efectista» la tacharon los diputados del PP, mientras los del PSOE manifestaban que solo servía para «desprestigiar» a los políticos.

Es dudoso, sin embargo, qué desprestigia más a los políticos: si el privilegiado sistema de remuneración ahora vigente o que tal sistema fuera reformado para acabar, precisamente, con sus injustificados privilegios. Juzguen ustedes mismos.

Los expresidentes de Gobierno tienen asignada legalmente una pensión de en torno a 80.000 euros anuales, cuyas características son esencialmente las siguientes: esa pensión es vitalicia y, por tanto, no depende en su duración del tiempo que se haya ocupado la presidencia del Gobierno; es compatible con la obtención de remuneraciones procedentes del sector privado, de modo que sus beneficiarios pueden cobrarla y cobrar al mismo tiempo -como hacen González y Aznar- magníficos sueldos de una o más empresas; y, por si todo ello no fuera suficiente, la pensión de expresidente es igualmente compatible con el sueldo de consejero de Estado (en torno a 70.000 euros al año), pues los exjefes de Gobierno que decidan incorporarse al Consejo, como acaba de hacer ahora Zapatero, pasan a ser miembros natos de ese órgano.

Ello significa, dicho en dos palabras, que los expresidentes tienen en realidad derecho a dos pensiones: la que cobrarán como exjefes de Gobierno y como miembros del Consejo de Estado, al que pertenecen, obviamente, en esa misma condición. ¡No es mal doblete! Pero es que, además, si encuentran una empresa o más empresas que contraten sus servicios, puedan entrar en sus nóminas sin verse por ello amenazados de perder la pensión a la que tienen derecho por la ley.

En realidad, la única justificación de esa pensión -facilitar la reincorporación al mercado de trabajo de quienes por el cargo que han ocupado podrían tener problemas para reiniciar su vida laboral- desaparece por completo cuando se convierte en una pura y simple canonjía, cuya finalidad es asegurar que quien ha sido presidente quede en condiciones de vivir sin trabajar el resto de su vida.

El sistema es perverso y no ayuda, precisamente, a poco que se piense, a prestigiar a la política, sino a todo lo contrario. La política tiene el prestigio que se merece cuando quienes la practican expresan a través de su dedicación a un cargo público una vocación de servicio a la comunidad. Pero cuando la política se convierte, en grandes proporciones, en el medio de progreso social y económico de quienes no pueden progresar de otra manera, es decir, cuando la clase política está formada en significativos porcentajes por personas que no han trabajado jamás fuera de ella, que carecen de verdadera profesión y que pretenden resolver en ella su futuro, el desprestigio de la política acaba por ser inevitable.

Es así incluso cuando no hay crisis económica. Cuando la hay, y uno de cada dos jóvenes no encuentra el empleo que busca debajo de las piedras, los privilegios de la política y los políticos sublevan, con razón, a millones de personas.

La solución para Cataluña: España
bieito rubido. DIRECTOR. ABC 19 Febrero 2012

España tiene un problema en Cataluña. Complicación que conviene abordar lo antes posible y de manera clara, o terminará amargándonos en los próximos años. Y debería acometerse sin la falsificación de la Historia, que tan perversamente hacen los nacionalistas, y con los datos objetivos y fríos que se derivan de las balanzas fiscales. Cuanto antes se pinche el globo secesionista con racionalidad y la ley en la mano, mejor transitaremos por los duros años que nos quedan por delante. Comparto la preocupación de muchos españoles acerca de la inhibición del Partido Popular y la irresponsabilidad de los socialistas, al traicionar sus ideas y su historia en este asunto.

Los ciudadanos le dieron un mensaje claro a Mariano Rajoy: mayoría absoluta para enderezar España de nuevo y sin necesidad de pactos vergonzosos. Si no, ¿para qué quiere la mayoría el PP? El estado anímico de la sociedad española acepta ahora las reformas institucionales y los sacrificios que sean necesarios. Anhela un horizonte de esperanza. Y para ello prefiere que la mano tendida, que Rajoy anunció tantas veces, sea con la otra gran fuerza de este país, el PSOE. Así se evitará el error de volver a caer en el chantaje nacionalista, que no sólo no ha arriado ni una sola de sus banderas reivindicativas, sino que las ha aumentado. El techo de hoy es el suelo de mañana. Una espiral de desafíos separatistas viene acompañando todas las intervenciones de los dirigentes de CiU, junto con la tergiversación de la Historia y la manipulación de las estadísticas.

Populares y socialistas representan prácticamente el ochenta por ciento del electorado español. Y la democracia sigue siendo todavía el gobierno de la mayoría. Esas invocaciones emocionales y de sentimientos frente a la racionalidad son batallas superadas a lo largo de estadios históricos y perfectamente definidas como reaccionarias en todos los manuales de ideas políticas. ¿Podemos involucionar en esta materia? Podemos. Pero no nos conviene. Sería un retroceso histórico que nos convertiría en los peores antepasados. Es decir que les dejaríamos a nuestros hijos una España mucho peor que la que recibimos.

Dentro de la zozobra generalizada en la que todavía nos movemos, no podemos resignarnos a pensar que cualquier cosa puede pasar. Por el contrario, se demanda del actual Gobierno de España que no haya ni una duda acerca de lo que nos hace más fuertes: la suma de 47 millones de ciudadanos, todos iguales ante la ley, y sin privilegios ni diferencias en función del lugar de nacencia o residencia.

¿Es viable España? O, expresado de otro modo, ¿cuáles son las condiciones necesarias para su viabilidad? Reconozcámoslo: el actual sistema autonómico se ha mostrado muy ineficiente en muchos aspectos. No estoy abogando por su desaparición. Pero sí clamo por una redefinición del mismo y por un fortalecimiento del Gobierno central en aras de lograr una España más solidaria.

Las autonomías fueron buenas en muchos aspectos, pero, lejos de resultar un elemento integrador de la diversidad en todos los órdenes de España, han devenido en una insostenible e ineficiente plataforma para el medro de tendencias disolventes. Estas que, además, se han convertido en un obstáculo para el desarrollo del pueblo español, de los ciudadanos, como usted y yo. Todo ello agravado con la aparición de un caciquismo de nuevo cuño, alentado por redes clientelares y una oligarquía empresarial local a la que ya le va bien en ese ombliguismo, que financiamos con los impuestos de todos. Mientras, nuestras grandes multinacionales consideran que es mejor irse de España, porque la economía es global. Pobre España y pobres españoles. Si no te desprecian los malos, te desprecian los buenos.

Insisto, las autonomías fueron buenas y su redefinición todavía puede convertirlas en instrumentos eficaces. Pero su actual colapso sólo tiene solución en una España más fuerte y en un diseño nuevo del Estado autonómico. En este nuevo concepto debe abordarse, con valentía y sin complejos, la posibilidad de terminar con el café para todos. Incluso es probable una España autonómica de dos velocidades. Nos lo exigen el futuro y la angustiosa realidad presente. No es tolerable el actual fracaso escolar derivado de 17 sistemas educativos diferentes. O el mantenimiento de cien mil cargos políticos y asimilados, antesala de la disolución definitiva de los logros históricos alcanzados a través del Estado del bienestar.

Conviene en estos casos, siempre que se abordan cuestiones como la que hoy nos ocupa, volver a leer más historia o releer páginas tan lúcidas y luminosas como las que escribió el premio Nobel don Santiago Ramón y Cajal en el año 1934. Al abordar las ansias independentistas catalanas decía: «También los catalanes necesitan para fundamentar sus juicios situarse a espaldas de la Historia. Castilla no expolió nunca al Principado. Ella fue víctima como Cataluña de los funestos déspotas». Tampoco ahora se usurpa o se despoja a Cataluña de nada. Muy al contrario, su pertenencia histórica a España es la que ha hecho de ella su realidad actual, con sus luces y sus sombras,tras treinta años de autogobierno, aprovechados de manera irregular. Por eso, de nuevo, será en España donde encuentre el arreglo a sus problemas.

No fue España la que quebró Banca Catalana o Spanair. Ni siquiera la que jerarquizó determinadas inversiones frente a otras. Pero sí es España la que les da innumerables oportunidades de negocio a un buen número de empresarios catalanes. Sólo con una España fuerte le irá mejor a Cataluña, y para Cataluña siempre fue España su mejor negocio. Y así deberá seguir siendo.

Lejos de la confrontación simplista, el problema catalán, además de conllevarlo, como decía Ortega, habrá que abordarlo. Con valentía y con claridad; y entre otras muchas cosas, me atrevo a recordarles a los nacionalistas de cualquier signo que no hay nada que se parezca más a un hombre que otro hombre. Que venimos todos del mismo cansancio viejo y somos todos hijos del hambre, que suele cambiar de territorio con frecuencia. Y que la España actual tiene entre sus grandes virtudes el rico mestizaje histórico, que nos permite vivir lejos de donde nacimos, y la libertad como fuerza más fecunda y creadora.

Los zánganos se movilizan
Editorial www.gaceta.es 19 Febrero 2012

¿Empresarios o sindicalistas? ¿A qué carta juegan UGT y CC OO? A juzgar por el revelador gráfico que publica hoy LA GACETA, los dos grandes sindicatos de clase españoles tienen un terrible problema de identidad. Porque los teóricos valedores de la famélica legión son propietarios del cien por cien del centenar largo de sociedades presentes en todas las áreas económicas –desde servicios financieros a inmobiliarias–, sin contar con numerosas sociedades participadas por federaciones. Y tienen 5.000 empleados directos.

A la vista del cuadro, deberían reciclar sus siglas y cambiar las OO de “obreras” y las T de “trabajadores” por la E de “empresarios”.
Estudiando el gráfico de LA GACETA, reparando en el poder económico que tienen, o el maná con el que su partido afín (el PSOE) ha comprado su silencio –los 800 millones de euros del zapaterismo o los 54 millones regalados por la Junta en un día–, se entiende muy bien por qué se movilizan hoy contra la reforma laboral. Porque van a perder el poder y la influencia de los que han gozado durante décadas, al primar los convenios de empresas sobre los sectoriales, o al liberalizarse los cursos de formación. Eso es lo que preocupa a Méndez y Toxo y no los parias de la tierra.

Y por eso se movilizan contra una reforma que consideran “injusta e ineficaz”. Pero, puestos a repartir calificativos, UGT y CC OO se llevarían la palma de la injusticia y de la ineficacia, porque no representan a nadie, porque han sido un lastre para la creación del empleo y porque, además, han vivido del cuento, lucrándose con sus privilegios.

Que la reforma laboral tenga perfiles dramáticos –la quimioterapia se traducirá en más paro en un primer momento– no confiere autoridad a esas organizaciones para que ahora se rasguen las vestiduras. ¿Adónde creen que van personajes como José Ricardo Martínez, el de los 181.000 euros de Bankia? ¿O Méndez, que no ve “dilema moral” en cobrar de consejos de bancos? ¿O Toxo, el que organiza movilizaciones, ora en un crucero por el Báltico, ora en un resort de lujo de la isla de Madeira? Si UGT y CC OO ya quedaron en evidencia cuando organizaron la farsa de la huelga contra Zapatero, que se saldó con un revelador fracaso, lo de ahora deja al descubierto la ruindad de estos parásitos.

El injusto maná de las arcas públicas, que comenzó con el reparto del antiguo patrimonio sindical, ha convertido a UGT y Comisiones en zánganos de la colmena. Ser sindicalista ha resultado ser un chollo para tiempos de crisis, porque viven como señoritos sin dar un palo al agua a costa del erario público –y ahí está el escándalo de los liberados–. E incluso sacan jugosos beneficios de la crisis: UGT y CC OO embolsándose un pico por la gestión del Plan de Pensiones de la Administración socialista.

El paripé de indignación social exhibido por UGT y CC OO debería servir para redefinir de una vez el papel de los sindicatos. El Gobierno de Rajoy se ha quedado corto al reducir sólo un 20% sus subvenciones. Lo procedente es que se mantengan exclusivamente con las cuotas de los afiliados, como ocurre en otros países de Europa y en Norteamérica. Lo escandaloso es que, a estas alturas, las cuotas sólo representen un 26% de su financiación, frente al 74% procedente del maná público o del beneficio de sus propias empresas. Eso sí que es injusto e ineficaz.

Los sindicalistas millonarios se echan a la calle
EDITORIAL Libertad Digital 19 Febrero 2012

El caso de José Ricardo Martínez, lenguaraz secretario general de la UGT madrileña, no es por desgracia una excepción en el entramado de sueldos millonarios que la casta sindical se embolsa cada año por sus cuotas de poder en las cajas de ahorro ahora ya reconvertidas. Centenares de liberados sindicales ocupan puestos en los consejos de dirección de unas entidades financieras que perdieron su vinculación con el poder político, en virtud de la reordenación de nuestro sistema bancario puesta en marcha por el ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Asombrosamente, cuando se han visto obligados a perder su condición de consejeros con la entrada de capital privado, la mayoría de ellos ha encontrado acomodo en otros consejos de administración gracias al entramado de corporaciones industriales y financieras que esas mismas entidades siguen manteniendo.

Ricardo Martínez, paradigma de un sindicalismo financiado abundantemente con dinero de todos, es tal vez el caso más notorio, tanto por los exorbitados emolumentos que percibe por "aconsejar" a una de las entidades españolas de ahorro más importantes como por la vehemencia con que se conduce en público para atacar a sus rivales políticos, que en el caso de Esperanza Aguirre alcanza cotas de lamentable paroxismo.

Poco importa que, como afirma el aludido, el importante salario que percibe lo entregue íntegramente a su sindicato. En realidad su explicación es una acusación en sí misma, porque pone de manifiesto que los sindicatos españoles, por si no disfrutaran ya de suficientes gabelas, se financian también con cargo al dinero de unas entidades de ahorro que antes eran públicas y para cuyo reflotamiento los españoles hemos debido aportar ingentes cantidades de dinero procedentes de nuestros impuestos.

Hoy saldrán a la calle para protagonizar una protesta contra la reforma laboral que pretende paliar el desastre ocasionado, en gran parte, por la actitud de estos mismos sindicatos hoy tan ofendidos. Millonarios de postín, con un tren de vida más propio de la clase social a la que insultan que de un representante obrero, reclamarán el apoyo callejero de sus víctimas para defender una ideología siniestra que en España ha provocado los mayores sufrimientos a esos mismos trabajadores que dicen defender.

La representatividad de los sindicatos de izquierdas, muy mermada en los distintos sectores profesionales con sindicatos independientes, pasará hoy una prueba importante en las calles de España de cara a su apoyo para una futura convocatoria de huelga general. Las pruebas de su dañina hipocresía son tan palmarias que nadie que no sea liberado sindical se debería llamar a engaño. En Madrid, con sólo echar un vistazo a las personas que van a portar la primera pancarta será más que suficiente.

Huelguismo
El salario mínimo de UGT
Pablo Molina Libertad Digital 19 Febrero 2012

Ser un alto cargo sindical en España no está al alcance de cualquiera. En general, la pertenencia a cualquier club de referentes morales de la izquierda resulta bastante oneroso, porque el ritual estético que caracteriza a los líderes progresistas exige unos desembolsos que no todo el mundo es capaz de asumir. Los trabajadores no suelen ganar 200.000 euros sólo por asistir a unas cuantas reuniones de un consejo de administración, ni pueden permitirse cruceros de lujo por aguas boreales o relojes suntuosos a seis mil euros la unidad. Muchos ni siquiera podemos llevar a nuestros hijos a prestigiosos colegios privados, distintivo sin el cual, el acceso al ateneo progresista queda completamente vedado.

En fin, que un obrero no puede permitirse el lujo de codearse con sus autodenominados representantes, por eso la misión que estos le encomiendan es actuar como carne de cañón en las protestas contra el enemigo ideológico que intenta poner remedio a los desmanes que ellos mismos han causado. Triste destino de la infantería proletaria el que sus líderes le reservan, pero es que en España la izquierda menestral todavía no se ha dado cuenta de que el socialismo no es más que un pretexto para que los ungidos vivan a su costa.

El puesto de líder sindical de izquierdas está especialmente cotizado en la capital de España. Lo normal en una región pujante con el mayor nivel de vida de la península. Esta elevada percepción de emolumentos exige en contrapartida una vehemencia acorde al volumen del trinque, lo que tiene como consecuencia que las actuaciones públicas de los beneficiarios madrileños alcancen cotas de paroxismo difícilmente alcanzables por sus cuates periféricos.

El consejero de Bankia, que una vez conocidos sus honorarios afirma llevar una vida casi franciscana porque lo entrega todo al sindicato –¿Para los relojes de Cándido?- es tal vez el que actúa con mayor disciplina en los ataques recurrentes del sindicalismo de izquierdas contra el PP madrileño. El hombre tiene que defender los 15.083 euros con treinta y tres céntimos que recibe de media cada mes al margen de lo que haga después con ese dineral, que eso ya es problema suyo.

Con Méndez y Toxo, otro par de menesterosos, y el gran Fostiatus en la dirección de escena, los cuatro formarían un grupo muy aparente para salir de gira por los teatros españoles con un espectáculo de monólogos sobre cómo evitar los rigores de la crisis que ellos mismos han provocado. Si se atrevieran a imitar al maestro Gila el éxito de crítica y de público estaría garantizado: “¿Están los mercados? Que se pongan”. Y a pasar por caja.

Dimes y diretes del socialismo gallego
Alfonso de la Vega ABC Galicia  19 Febrero 2012

El otro día el socialista Pachí Vázquez nos explicaba que había que poner el contador a cero. Lo de poner a cero es cosa rara, tanto en lo personal, lo histórico o en la naturaleza. Existe un fenómeno que se llama histéresis que atestigua de lo contrario.

Pero, el socialismo gallego es muy milagrero, de modo que cualquiera sabe. Ahora, Caamaño anuncia que no se desea liderar el sector crítico del partido. No hay que exagerar, lo de “crítico” no es porque exista alternativa ideológica, organizativa, estratégica o de algún criterio más o menos teórico, sino por un prosaico fulanismo, que revela, a falta de otras cuestiones, la avidez por el disfrute del presupuesto acaso mayor que la del sulfúrico por el agua.

Pero el porvenir inmediato del socialismo en toda España se está viendo asaz color azabache lo que espanta las ganas de los otrora heroicos próceres dispuestos a sacrificarse por la Causa. Con un compañero Pepiño campeón en el Supremo, sin aclarar además lo de la mal llamada villa PSOE, que en rigor debería llamarse villa PSG, y otro, sir Paco, fuera de juego, las cosas no están nada claras como tampoco lo están para su tradicional pareja de baile contra natura, el llamado BNG.

No sólo es un problema de liderazgo, asunto sin duda importante en las organizaciones pero no fundamental para las instituciones. Acostumbrados a hacer méritos ante el jefe de turno y al aquello tan socorrido de “socialismo es lo que hacemos los socialistas”, lo que hace falta especialmente en estos tiempos de tribulación generalizada es buscar la propia identidad, contestar a las viejas preguntas: ¿quiénes somos, qué somos, qué queremos? ¿Cómo, para qué, dónde, cuándo lo queremos?

Occidente está en crisis sistémica, no solo económico-financiera. Es preciso reelaborar conceptos y métodos. Pero también querer. Henri Bergson advertía que en español querer significa dos cosas: “amar” y “tener voluntad de”. Acaso hoy el único sentido posible del socialismo sea el cultivo real de los valores filantrópicos y metafísicos en defensa del verdadero débil de los abusos del Capital. No el ordeñar presupuestos ni disfrutar canonjías y sinecuras.

Y la coherencia es indispensable, porque, vamos a ver, ¿cómo es posible que el socialismo gallego vaya de la mano de grupos absolutamente antitéticos en lo ideológico y que representan tradiciones históricas opuestas e incompatibles? Si la propaganda es por la acción, como decían los antiguos libertarios, tal cosa es señal inequívoca de la carencia de un discurso propio.

En esto U P y D es mucho más coherente al no querer pactar con ni hacer el juego a organizaciones sectarias, reaccionarias y retrógradas como las nacionalistas. Pero, al cabo, un hipotético socialismo bienintencionado y coherente debería preguntarse, como ya ha hecho Rosa Díez, si el principio de igualdad entre los españoles debe estar por encima del principio de autonomía o si con el actual Estado autonómico resulta posible salir de la crisis o recuperar la menoscabada dignidad de España como nación. Asuntos que no parecen importar nada a nuestros socialistas…sin Causa.

La hipocresía de Méndez y Toxo
UGT y CC OO tienen un entramado con más de un centenar de empresas
E. Morales y J. Molina. Madrid www.gaceta.es 19 Febrero 2012

Méndez y Toxo participan en negocios inmobiliarios y en aseguradoras. En muchos tienen el 100% de su capital. Cuentan con 5.200 empleados.

UGT y CC OO, los dos sindicatos mayoritarios en España, que cuentan con dos millones de afiliados entre trabajadores, pensionistas y parados, controlan un complejo entramado empresarial de más de 100 sociedades, presentes en prácticamente todas las áreas económicas y que dan trabajo de forma directa a 5.165 personas.

Desde el comercio al por menor y de materias agrícolas a los servicios financieros, pasando por la gestión de fondos de pensiones, la enseñanza y el alquiler de bienes inmuebles, cualquier actividad cabe en estas empresas, participadas en su mayoría al 100% por las centrales, que obtienen beneficios gracias a los servicios prestados a sus afiliados y trabajadores.

Además, UGT y CC OO, que han convocado para hoy una movilización contra la reforma laboral de Mariano Rajoy, tienen inscritas en el registro más de 100 secciones, uniones, federaciones y fundaciones, todas ellas con su propio código de identificación fiscal, autonomía para realizar operaciones económicas y contrataciones y percibir las cuestionadas subvenciones públicas.

El coste de CC OO y UGT en RTVE

Los gastos de los sindicatos en RTVE ascendieron en 2011 a 8,5 millones de euros. El coste salarial de los liberados superó los 4,7 millones, y el coste de los delegados sindicales, los tres millones. En dietas y alojamientos se gastaron 515.000 euros.

Los negocios
La mayor parte de estas sociedades centra sus actividades en el negocio inmobiliario, la impartición de cursos –muchos de ellos subvencionados con dinero público– y la gestión de seguros y pensiones.

Ambas centrales participan con diferentes porcentajes en diversas empresas del grupo asegurador Atlantis, en el que son consejeros cargos de los dos sindicatos. Las centrales anuncian en sus webs a la aseguradora, que incluso pone stand en los congresos sindicales.

La Escola de Formació Sindical de CC OO, dedicada a la enseñanza de adultos, nació en 2001 con un capital de 6.000 euros y en 2010 tenía ventas superiores a 1,7 millones de euros. Con sólo 17 trabajadores, su beneficio de explotación es muy superior a la media del sector. El 100% de las acciones de esta empresa pertenece a Iniciatives Patrimonials, que también tiene la totalidad de Habitatge Social, dedicada al negocio inmobiliario y que tuvo unas ventas de más de tres millones de euros en 2010 y mantiene unos activos cercanos a los 20 millones de euros.

UGT participa al 100% en el Instituto de Formación y Estudios Sociales (IFES) que dispone de sedes en la mayoría de las comunidades y tiene 1.400 empleados. Desde su fundación en 1986 hasta la fecha, IFES ha impartido más de 110.000 cursos y ha formado a más de un millón de alumnos.

En el grupo de empresas de CC OO está incluido, entre otras, el Gabinet Tècnic Jurídic de Catalunya (GTJC), una sociedad limitada unipersonal que rinde cuentas al sindicato, el único accionista. Tiene 104 trabajadores, la mitad abogados y el resto economistas y administrativos, y una actividad centrada en los servicios jurídicos. En 2011 tuvo unas ventas estimadas de 8,7 millones, ligeramente superiores a las de 2010. Los honorarios que cobra GTJC por sus servicios dependen de si el trabajador está afiliado o no y de su antigüedad en la central sindical.

En 2004, meses después de asumir Zapatero el poder, Gestión de Previsión y Pensiones se hizo cargo de las pensiones de los empleados públicos. UGT y CC OO tienen entre las dos un 40% de la sociedad, que cuenta con un fondo de 12,6 millones de euros. También participan con un 15% respectivamente en Fonditel Pensiones, la cuarta gestora de planes de pensiones en España, con un activo de 81 millones de euros.

Inmuebles y locales
De su poder patrimonial dejan evidencia las 1.003 sedes de las que disfrutan, algunas procedentes de la restitución del patrimonio histórico sindical, y otras adquiridas, alquiladas o cedidas. Sólo las confederales de CC OO y UGT acumulan 120 propiedades entre pisos, locales y fincas en toda España, algunas consideradas bienes culturales.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

“¿ETA?, ¡jo, qué cansancio!”
Carlos Dávila www.gaceta.es 19 Febrero 2012

Lo de ETA, ¡jo, qué cansancio!”. No es una respuesta inventada; con ella me obsequió un reciente amigo cuando hablábamos de los problemas pendientes del país. Me hizo pensar. De pronto, parece como si este terrible asunto que nos ha asolado durante decenas de años haya dejado de interesar a la sociedad española. ¡Jo, qué cansancio! No es de extrañar que las víctimas estén seria y razonablemente preocupadas porque sospechan que la estrategia general es ir disolviendo el problema hasta que ninguna medida, por extraña que resulte, nos mueva a la conmoción. Esta semana, veíamos por enésima vez al asesino Gaztelu, ese Txapote repulsivo que tiene sobre sí directa o indirectamente cientos de crímenes, ufanarse con chulería desafiante en la Audiencia Nacional de su pertenencia a la banda terrorista. “Estoy orgulloso”, dijo el faccioso retando a todo un tribunal. Pues bien: ¿qué reacción ha causado en nosotros esta vil provocación? La contestación, esta: ninguna. Txapote, el sanguinario que propinó el tiro de gracia a Miguel Ángel Blanco, ya pasa desapercibido en un juicio como si se tratara de un robabolsos o de un ratero de suburbio.

Olvido de sus fechorías
Ha bastado que ETA deje de matar para que mayoritariamente este olvidadizo e inane país haya corrido un estúpido y cruel velo sobre todas sus fechorías. Para encontrar un título en primera página (e incluyo naturalmente a LA GACETA) que se refiera a la banda más abyecta que haya sufrido España en su historia, hay que bucear días y días y, aun así, el resultado es nulo. Me incluyo en el pecado y afirmo a continuación que esto es, precisamente, lo que pretenden no ya los asesinos y sus  secuaces (ahora los de Bildu), sino los nacionalistas de diverso pelaje y, desde luego, el Partido Socialista, que, por boca o de Patxi López (¿se imaginan a este bodoque de presidente del Gobierno?) o del conmilitón de Ternera, Eguiguren, se cansa de pedir una cierta complacencia y hasta comprensión con el actual estado de los etarras que aún continúan en prisión. Si no fuera porque nuestra generosidad y, más aún, nuestra ingenuidad son abundantes, derivaríamos en que ahora mismo existe un acuerdo tácito –no quiero pensar en el expreso– entre todos los que tienen que decidir cómo terminar, en el lenguaje de los bandidos, con la organización terrorista.

Todos estos, que existen, ¡vaya si existen!, están comprobando diariamente que a los ciudadanos el asunto ETA les trae ya por una higa; es más, y como decía al principio de esta crónica, que les enoja el recordar su existencia, que lo dan por acabado y que prefieren incluso no enterarse de cuál puede ser el camino para vaciar las prisiones y devolver a estos sujetos indeseables que nos han matado, extorsionado, perseguido y humillado a su entorno natural, un entorno menos trágico, eso sí, del que existía cuando ellos fueron aprehendidos, pero en el que sostienen las mismas premisas por las que ellos desenfundaron las pistolas o colocaron coches bomba en los bajos de cualquier automóvil que les resultara enemigo. Todos los que nos estamos mostrando inermes y ajenos al destrozo de ETA no es que ya no queramos recordar su extremado salvajismo, su miserable crueldad, sino que –siento decirlo así– empezamos a sentirnos fastidiados porque las víctimas reclamen protagonismo. Cada vez que un irresponsable político se atreve a afirmar que “las víctimas no deben ser las que intervengan en el proceso”, un escalofrío de total rabia me recorre el espinazo. Pero ¿cómo se puede ser tan asqueroso? Las víctimas son las únicas que tienen jerarquía para no olvidar o hasta para perdonar si lo deciden y, en todo caso, para urgir a que se cumplan las penas a las que fueron justamente condenados los sujetos que las dejaron sin padre, sin hermano o sin amigo.

Incapacidad y complicidad
Y no me digan que no es así. Algunos políticos piden remilgadamente a las víctimas que se retiren, que no sigan incordiando más, y el mensaje cala en la población porque, al fin y al cabo, ETA ha dejado de matar. Que se sepa esto: los únicos beneficiarios de esta deplorable postura son los propios criminales y sus encubridores.

Ellos están consiguiendo que todos los postulados que exigieron con la parabellum en la mano los asesinos puedan cumplimentarse en breve tiempo. Afortunadamente –pienso honradamente que es así– el PSOE ha sido derrotado en todos los frentes democráticos, porque si todavía permaneciera en el poder ese enorme indigente y felón político que ha sido Zapatero, es muy posible que a estas horas ya estuviéramos contemplando cómo el famoso y repulsivo proceso se estaría acelerando a velocidad de vértigo, cómo los eternos

negociadores del PSOE y sus ganapanes del exterior seguirían dándose el pico con los jefes etarras y, sobre todo, con ese Ternera, jefe de las mayores procacidades sanguinarias, que aún sigue en libertad con la anuencia de sus vigilantes, los agentes del Centro Nacional de Inteligencia. ¿O no es así? Nada me complacería más que el Gobierno desmintiera de verdad, pero sin ambages, ni desviaciones oblicuas, que del tal Ternera se ha perdido toda pista. Prefiero la incapacidad a la complicidad.

Porque lo cierto es que la complicidad, por la vía estúpida del desestimiento, ya está lograda. Ese “¡jo, qué cansancio!” no es inocente, es decididamente culpable, es, como estoy señalando, lo que quieren los terroristas, sus ayudantes, los separatistas más radicales y una buena parte del socialismo que antes depositó en el arreglo con esta banda todas sus esperanzas electorales y que, una vez que estas no han sido satisfechas, sino todo lo contrario, aspira ahora a lo que ha sido (Egui-
guren es el ejemplo más notorio) su guía política sempiterna: el acuerdo o la convivencia con la izquierda sea esta todo lo secesionista que sea. Sorprende, en consecuencia, que una gran parte de la derecha ideológica del país caiga en esta trampa librándose de lo que pueda estar ocurriendo con ETA. Que se sepa bien: hoy por hoy, me creo a pies juntillas las repetidas declaraciones del ministro del Interior, Jorge Fernández, sobre la persistencia de la estrategia policial del Partido Popular, pero mentiría si no dijera que me escaman –me mosquea, aseguraría ahora un castizo– algunas excarcelaciones que se están produciendo y, sobre todo, la continuidad del apoyo del PP a ese PSOE vasco que ha apostado directamente por el entendimiento con los que fueron incluso sus asesinos. Me mosquea mucho.

Miserable ‘proceso’
Por tanto, me siento en la obligación de agitar las conciencias de los que, por una u otra causa, están abducidos por ese letal “¡jo, qué cansancio!”. Hagamos lo que hagamos con nuestra política penitenciaria, pactemos lo que pactemos con los separatistas de la pistola, estos no van a cumplir otro propósito que el de romper la Nación española y el de convertir el resultado de la secesión en una suerte de Afganistán donde hasta los idiotas que ahora les ríen las gracias van a ser marginados.

Y, ¿qué decir de las víctimas?, ¿qué decir de las víctimas de los asesinos? Pues sólo esto: que el que siga diciendo que no deben intervenir en el deplorable proceso de paz con los terroristas es, sencillamente, un miserable.

#nacionalismoescrisis
Matías Alonso www.vozbcn.com  19 Febrero 2012

España está inmersa en una profunda crisis económica, fruto tanto del efecto de arrastre de la crisis financiera estadounidense de 2007, la de las hipotecas subprime, como de la inmovilidad inicial del Gobierno de Rodríguez Zapatero, negando la mayor, y la nefasta gestión consiguiente.

La tardanza en la toma de decisiones y el entorno político europeo, nada favorable a dar respuestas coherentes y creíbles al mercado financiero, han agudizado la crisis económica en España y en otros países de la Unión Europea, al tiempo que han llevado a la bancarrota a Grecia y mantiene al borde del abismo a Portugal. España, en suma, padece una crisis generalizada que afecta a las economías occidentales y lo hace en inferioridad de condiciones, sin haber acometido los cambios estructurales necesarios para cortar la hemorragia que provoca la incesante pérdida de empleo.

Desde Ciudadanos venimos denunciando la incidencia negativa provocada en el desarrollo económico, social y político de España por las tres crisis que nos azotan: no solo la económica, sino también la institucional y la de regeneración de la política. Estas dos últimas, la crisis provocada por la deslealtad institucional impulsada principalmente por los nacionalismos y la ausencia de verdadera regeneración en la política y los partidos, impulsaron en gran medida la aparición en 2005 del movimiento cívico que dio origen a Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, en julio de 2006.

Han transcurrido casi seis años desde nuestra aparición en el panorama político y las cosas no han mejorado, antes al contrario, las causas precitadas siguen campando a sus anchas en España y, muy especialmente, en la Comunidad Autónoma de Cataluña.

Ciudadanos es hoy la única fuerza política que lanza su voz discrepante sin tapujos ante la ola de separatismo que se promueve y jalea desde buena parte de la Cataluña oficial. Hace algo más de dos años lanzamos una campaña que hacía hincapié en la realidad social de Cataluña y se reafirmaba en lo que es una verdad irrefutable: Cataluña somos todos. Transcurrido más de un año desde el inicio de la IX Legislatura del Parlamento autonómico de Cataluña y del gobierno nacionalista de CiU encabezado por Artur Mas, Ciudadanos es la única oposición real en Cataluña, la única oposición intelectual a lo que en esta Comunidad Autónoma se ha convertido en un verdadero régimen, que lleva más de tres décadas utilizando todos los resortes de poder a su alcance para inocular el virus separatista en nuestra sociedad, en aras a lo que el actual presidente autonómico ha dado en llamar transición nacional.

Estamos firmemente decididos a enfrentarnos a esta ola separatista con todos los resortes que pone a nuestro alcance el Estado de derecho. El escenario de ruptura con España promovido por el nacionalismo separador se basa en el mantra ‘España nos roba’. Pero hemos de tener claro, muy claro, quién roba en Cataluña a los ciudadanos catalanes. Y los que lo han venido haciendo, sin rubor y en ocasiones con aparente impunidad, tienen nombre y apellidos y, con demasiada frecuencia, carnet de partido. Los Alavedra, Prenafeta, Millet, Muñoz, Luigi y el largo etcétera que jalona la verdadera historia de la corrupción política y del despilfarro de fondos públicos en Cataluña tienen clara adscripción política y están fuertemente enraizados en los principales partidos políticos catalanes.

Los ciudadanos catalanes sufrimos el mayor tipo impositivo sobre nuestro rendimiento del trabajo, al estar sujetos al mayor tramo autonómico en el IRPF. Cataluña aplica un tipo marginal en este impuesto superior a cualquier otra Comunidad Autónoma española y solo superado por Suecia en el ámbito de la Unión Europea. Al mismo tiempo, mientras transcurren los días con el incesante coro reclamando el concierto económico o el pacto fiscal –bilateral se entiende, porque el verdadero pacto fiscal está contenido en la LOFCA– la realidad es que el Gobierno de la Generalidad de Cataluña dispone de una financiación por habitante y año superior a la de cualquier otra región española y muy superior a la disponible en cualquier estado federal norteamericano o cualquier land alemán.

La mala gestión, el despilfarro, el elevadísimo coste de la organización de un estado dentro de un Estado, el desfase presupuestario que implica el artificio de pasar de fer país a construir nación, hacen insuficiente los actuales niveles de financiación para Cataluña. Defendemos un justo reparto de la riqueza y exigimos, como no podía ser menos, una financiación justa y equilibrada para todas las CCAA que redunde en el bienestar de todos y cada uno de los ciudadanos españoles. Cataluña, como cualquier otra región española, necesita recursos financieros bastantes para su desarrollo socioeconómico y para volver a ser, en lo posible, uno de los principales motores de la economía española, ahora tan maltrecha. Pero esa necesidad no nos debe ocultar la verdadera realidad. Los presupuestos de la Generalitat para 2012 siguen primando la construcción nacional sobre la sanidad y la educación públicas, sobre el bienestar social, minando en la práctica los pilares de nuestro estado del bienestar.

Hemos de ser conscientes, muy conscientes, de que estamos como estamos, en buena medida, porque el nacionalismo es crisis.

Matías Alonso es secretario general de Ciudadanos

Teresa Díaz Bada, Miembro de la comisión para la creación del Centro Memorial de Víctimas
«No necesito el perdón de presos arrepentidos sino que colaboren para aclarar asesinatos como el de mi padre»
«Sin memoria no va a haber futuro en esta sociedad. Es necesario revisar bien el pasado para que tengamos el futuro»
A. GONZÁLEZ EGAÑA | SAN SEBASTIÁN http://www.diariovasco.com 19 Febrero 2012

«Si el arrepentimiento es solo para tener beneficios y salir a la calle, no vale, es cerrar la herida en falso»
«No se puede dar un beneficio penitenciario global porque sería apostar por la impunidad»
«Hay que contar historias como la de un vecino que avisó a un etarra para que rematara a su víctima»


Teresa Díaz Bada tenía 24 años cuando ETA asesinó a su padre, el superintendente de la Ertzaintza Carlos Díaz Arcocha, un 7 de marzo de 1985. Veintisiete años después, el crimen sigue impune y es uno de los más de 300 que siguen pendientes de resolución judicial. En su caso no hay ni una pista. Psicóloga clínica en activo, Díaz Bada ha sido elegida como miembro de la comisión bilateral para la creación del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo y trabaja para que el proyecto sea realidad cuanto antes. Confiesa que no necesita «el perdón de los presos arrepentidos sino que colaboren con la justicia» para esclarecer casos como el de su padre.

- ¿Quién le propuso formar parte de la comisión para la creación del centro de la memoria que se ubicará en Euskadi?
- Me llamó el delegado del Gobierno, Carlos Urquijo, y me ofreció formar parte del equipo. Le respondí de inmediato que sí porque siempre me ha preocupado mucho que se sepa la verdad de lo sucedido. Mi único afán es que se recuerde a todas las víctimas. Lo hago también en homenaje a mi padre y convencida de que, a través de lo que se cuenta, él sigue vivo. Es un ejercicio de memoria.

- ¿Qué opina de la denominada vía Nanclares a la que se ha acogido un grupo de presos de ETA arrepentidos?
- Me parece muy bien que los presos pidan perdón a las víctimas, lo que no quiere decir que estemos obligadas a perdonarles.

- Se han producido algunos encuentros entre víctimas y algunos de esos presos. ¿Se imagina en esa situación? ¿Qué le diría al recluso?
- No me gustaría estar en esa situación. No necesito que me pidan perdón ni quiero hacer esa escenografía del etarra arrepentido que se da la mano con la víctima y hablan... Si hay víctimas que lo hacen porque lo necesitan y les resulta válido, me parece perfecto, pero a mí no me vale para nada. El perdón es un tema que me es ajeno. Como agnóstica es un concepto judeocristiano que no tiene nada que ver con lo que yo creo. Me parece correcto que alguien sea capaz de hacer un examen de conciencia y decir a una víctima que realmente se equivocó, que asesinó y que eso no estaba bien. Pero me parece estupendo para él, yo no lo necesito, lo que quiero es que se haga justicia, que ese etarra arrepentido, además de pedir perdón, colabore con la justicia diciendo qué ha pasado con esos crímenes de los que no se sabe quiénes son los autores, y cumpla la pena que se le ha impuesto. De lo contrario sería un perdón de cara a la galería, sería un teatro. Si solo es para obtener unos beneficios y enseguida salir a la calle, no vale para nada, es cerrar la herida en falso.

- ¿Le han llegado a proponer algún encuentro de ese tipo?
- No. Lo que necesito es que se haga justicia porque a día de hoy el asesinato de mi padre está impune. Nadie nos ha informado desde la Policía ni desde la Audiencia Nacional ni desde ningún estamento acerca de qué ha pasado con los asesinos de mi padre. Y eso no se puede permitir en un Estado de Derecho. No sabemos nada y no soy la única, hay más de 300 casos. Es una situación que hace que me sienta un poco decepcionada con mi país, porque un país que no cuida a sus víctimas, como de hecho nos pasó hace muchos años, lo que provoca es una enorme tristeza a quien lo sufre.

- ¿Es usted de los que creen que la decisión de ETA de cesar su actividad armada es definitiva e irreversible?
- Quiero creer que esto ha llegado a su fin. A veces tengo dudas porque también ETA dijo antes que había tregua y luego fue mentira. Quiero creer que va a ser el punto final. Quiero, sobre todo, creer que la actuación del Estado de Derecho y las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado son las que han hecho que ETA cada vez esté más debilitada y que así hemos llegado al punto en el que estamos. Además estoy convencida de que el futuro Centro de la Memoria es necesario ahora, no solo porque ETA haya dicho que cesa la actividad armada, sino porque sin memoria no va a haber futuro para la sociedad vasca. Es importante revisar bien el pasado para que tengamos el futuro.

- ¿Qué es lo que no debe faltar en el futuro centro de la memoria?
- La historia de las víctimas del terrorismo, sobre todo teniendo en cuenta que han sido vilipendiadas y difamadas. Que si era chivato, que si era traficante, que si algo habrá hecho... No debe faltar, por ejemplo, la historia de Hortensia. Ella era la novia de un guardia civil que mataron en Salvatierra en los años 80. Los dos eran jovencísimos. Un comando les ametralló en un coche y cayeron abatidos por los tiros encima de la bocina que estuvo pitando durante 20 minutos. Nadie fue capaz de auxiliarles, nadie del pueblo apareció para cogerles y sacarles del coche por si estaban vivos todavía. Tampoco se debe olvidar el caso de otro guardia civil que dejaron malherido en un pueblo de Araba y un vecino avisó al etarra para que volviera a rematarle. Estas historias tienen que estar en el centro de la memoria porque esto es lo que la gente no sabe.

- Quedan fuera de este proyecto las víctimas de la violencia policial.
- En el centro de la memoria tienen que estar, única y exclusivamente, las víctimas del terrorismo porque así lo marca el protocolo. Las de abusos policiales, las de otro tipo de violencias, tendrán otros espacios. Evidentemente tienen que ser resarcidas y la Justicia tendrá que actuar. El Estado de Derecho ya tiene sus mecanismos para que los culpables sean juzgados y condenados, pero no son víctimas del terrorismo. No se puede mezclar a todas las víctimas.

- Se habla mucho de cómo debe ser el relato de lo que ha ocurrido. ¿Cuál es su opinión?
- El relato debe ajustarse a lo que ha ocurrido, a que aquí ha habido una violencia terrorista, fundamentalmente por parte de ETA, sin olvidar que ha habido una época muy concreta con 21 víctimas de los GAL y del Batallón Vasco Español. Hay que despreciar el relato del amedrentamiento, el matonismo, el del 'algo habrá hecho'... Es el relato del sufrimiento de las víctimas del terrorismo y también de cómo eso se ha extendido como una mancha de aceite al resto de la sociedad con los amenazados, los que se han tenido que ir...

- Pero hay otra parte de la sociedad, ligada a la izquierda abertzale, que reclama su propio relato.
- Pero su historia es la de la intransigencia y el fanatismo, y eso no debe estar en un centro de la memoria que precisamente lo que va a potenciar son otros valores. Su historia es la de 'te pego un tiro en la nuca porque no opinas lo mismo que yo' o 'te quemo el negocio porque eres un chivato porque te he visto tomando un café con un guardia civil'.

- ¿Le ha contado a su hijo que ETA asesinó a su abuelo?
- Sí porque he conocido casos de niños que no sabían la verdad, que creían que la víctima se había muerto por una enfermedad o por un accidente. Ocultárselo me parece terrible, es como darles la razón a los asesinos. Se lo he explicado desde que era pequeñito e incluso ha ido a algún homenaje en Arkaute. La reacción es buena. Siempre le digo que sigue entre nosotros. Y sabe que su recuerdo y su memoria es lo que hace que siga viviendo. Sabe que lo que sucedió fue terrible, que seguimos adelante y que no han podido con nosotros.

- ¿Cómo reaccionó con el comunicado de ETA de cese definitivo?
- Me llevé un gran disgusto. Cuando vi el comunicado me derrumbé, escuchar cómo lo decían fue dolorosísimo. También sentí alegría porque nadie más va a sufrir, pero no podía dejar de pensar para qué tanto dolor, para qué. Realmente, sentí una mezcla de rabia y tristeza.

- ¿Cómo cree que se tiene que construir la convivencia a partir de ahora?
- La convivencia se tiene que construir desde la tolerancia. En el momento en que los intolerantes dejan de serlo la convivencia fluye.

- ¿Qué se debe hacer en el terreno del acercamiento de los presos?
- Creo que se tiene que cumplir la ley y lo que ésta contempla es el acercamiento individualizado. No se puede dar un beneficio penitenciario global porque sería apostar por la impunidad.

ESPERA PASOS DEL GOBIERNO CENTRAL
Patxi López cree que "no es imprescindible hablar con ETA, que debe desarmarse"
El lehendakari opina que la izquierda abertzale "debería llegar legalizada" a las próximas elecciones autonómicas vascas, previstas para 2013
EFE | BILBAO El Correo 19 Febrero 2012

El lehendakari, Patxi López, considera que "no es imprescindible" dialogar con ETA y que la banda terrorista "tiene que desarmarse y desaparecer". "No se necesitan contactos, lo que se necesita es que ETA se vaya desarmando y que el Gobierno español dé pasos en política penitenciaria", afirma el lehendakari en ua entrevista concedida a Gara.

Patxi López opina que la izquierda abertzale "debería llegar legalizada" a las próximas elecciones autonómicas vascas, previstas para 2013 y que, insiste, no tiene intención a adelantar al otoño del presente año. "Se trata de hacer legal lo que existe de hecho: una izquierda abertzale que está gobernando en instituciones no poco importantes (Diputación de Gipuzkoa y Ayuntamiento de San Sebastián) tiene que tener el derecho y la capacidad de tener una formación política que le represente", agrega. El lehendakari adelanta que buscará "fórmulas" para avanzar en la "consolidación" del tiempo que se vive en el País Vasco tras el anuncio de cese dfinitivo de la violencia de ETA.

Para el presidente del Gobierno vasco, hay cuatro ámbitos de trabajo para el futuro: "memoria y papel de las víctimas"; un "relato" de lo ocurrido "para no pasar página como si nada hubiera pasado"; "extender la pedagogía democrática para desterrar focos de intolerancia y odio después de 30 años de violencia"; y las "consecuencias de la existencia de ETA", capítulo que incluye la política penitenciaria.

El también dirigente socialista subraya que todas estas cuestiones requieren diálogo entre los partidos políticos, pero estima que una mesa de partidos no debería mezclarse con el final de la violencia porque, en ese caso, "parece que estamos efectivamente pagando un precio político por la paz". Asimismo, indica que el Parlamento vasco es un "buen foro" para que, en la próxima legislatura -"espero que con la participación de todos"- se pueda buscar "la recuperación de un pacto entre vascos".

En cuanto a la política penitenciaria, el lehendakari espera pasos del Gobierno. "En Euskadi -afirma- existe casi un consenso sobre la necesidad de aplicar una política penitenciaria diferente, que está recogida en la propia ley y permite el acercamiento de presos, la reinserción y la excarcelación de presos gravemente enfermos".

Según explica, estas cuestiones también se las transmitió al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, cuando se reunió con él recientemente. "Le dije -desvela- que no lo entendiera como una debilidad, sino como fortaleza del Estado de Derecho". Además, López insiste en que la permanencia en la cárcel del exportavoz de Batasuna Arnaldo Otegi es "contraria" a la opinión y al "sentimiento de la sociedad vasca, que no entiende eso".

se hicieron 570 contratos de sustitución
Osakidetza liberó para estudiar euskera a 425 empleados
La inversión en 2011 para financiar la docencia y las sustituciones fue cercana a los 3,6 millones de euros
E. C. | BILBAO. El Correo 19 Febrero 2012

Osakidetza liberó de su trabajo a 425 profesionales de su plantilla para aprender euskera o mejorar su nivel de lengua vasca durante 2011, según los datos facilitados por el Departamento de Sanidad. Estas liberaciones generaron un gasto de 3,6 millones de euros en la contratación de sustitutos y en financiar la docencia.

Los grupos profesionales que más solicitan la formación en euskera son los técnicos superiores, los médicos, el personal de enfermería y los auxiliares de administración. Este programa obligó al Servicio Vasco de Salud a realizar 570 contratos de sustitución, que tuvieron un coste de 3,4 millones. La factura de la política de liberación para aumentar la presencia de vascoparlantes en la plantilla de Osakidetza se completa con los 188.926 euros de las clases de euskera.

Menos que en 2010
Estos números son sensiblemente inferiores a los registrados durante el ejercicio anterior. Y es que los trabajadores liberados en 2010 para aprender y mejorar el euskera ascendieron a un total de 609, con un gasto en sustituciones y clases de lengua vasca que se situó en 5,2 millones de euros y 178.959 euros, respectivamente.

El balance de los dos últimos años en la euskaldunización de la Sanidad pública vasca arroja, por lo tanto, unas cifras de más de mil profesionales que dejan temporalmente su puesto para adquirir el idioma, con un coste económico de casi 9 millones de euros.

Recortes de Prensa   Página Inicial