AGLI

Recortes de Prensa   Domingo 26  Febrero 2012

 

A la calle, compañeros
Carlos Dávila. www.gaceta.es 26 Febrero 2012

El pasado jueves publicábamos en La Gaceta la lista de fechorías que los detenidos en Valencia habían perpetrado antes de ser aprehendidos por la Policía. Los individuos en cuestión son unos auténticos figuras, lo peor de cada casa para entendernos. Ni han estudiado nunca ni se ocupan de otra cosa que no sea el botellón, la jarana desmadrada y, si se tercia, la bronca callejera.

Son unos tipos desfigurados por su propia vida que, tras ser puestos en libertad, fueron jaleados por algunos estudiantes púberes y, desde luego, por los sindicatos y partidos de izquierda (incluyo aquí el alborotador Compromís), que rápidamente se han puesto en cabeza de la manifestación para sacar tajada de la algarabía.

Ya hemos escrito que el ex ministro del Interior, Rubalcaba, el de sus policías cómplices, el que ha dejado Interior minado de topos o de bodoques como ese comisario de Valencia que debe de haber aprendido su argot en los campos de Afganistán, se está poniendo literalmente las botas haciendo lo mejor que sabe hacer –puede ser incluso que lo único–: revolver el ambiente, ordenar la subversión contra todos sus rivales políticos, levantar la calle, una vez que ha sido incapaz de levantar más votos que la derecha en las urnas.

La izquierda revolucionariaCon curiosa puntualidad ya se están repitiendo las escenas de 2003 con las protestas sobre el Prestige e Irak, y sobre todo de 2004. El pasado miércoles, un concejal de Tarragona nos llamaba para denunciar que auténticos forajidos, probablemente alguno llevaría carné del PSOE (como sucedió en marzo de 2004), estaban apedreando con furia atilana la sede del Partido Popular.

El suceso no está siendo único: en localidades de toda España, estos lapidadores, a toque de corneta, se han llenado los bolsillos, ufanos, encima, ante la múltiple presencia de la Prensa internacional, que –naturalmente y como es su obligación– ha informado de todo lo acaecido, un alteración pública que a la España de Rubalcaba y su PSOE vengador le viene de perillas, pero que para el resto del país, el de los cinco millones y medio de parados del socialismo, es un auténtico obús.

Esta vez, la izquierda derrotada con estrépito en noviembre y culpable del desastre económico, social, político, moral, institucional y territorial que sufre esta resignada Nación no ha esperado un minuto; se ha puesto manos a la obra y está dispuesta a convertir la Plaza de Tahrir en El Cairo en un canto pacífico gregoriano. Al grito de “¡A la carótida!” se han hecho conmilitones gentes como el aludido ex ministro de casi todo, el ínclito líder, o cosa así, de izquierda Unida, Cayo Lara, y los sindicalistas millonarios Méndez y Toxo, acompañados ellos de varios miembros de diversos consejos de administración extraordinariamente retribuidos.

No soportan la derrotaY es que la izquierda en la historia de España nunca ha aceptado que se le gane en las urnas. Esta crónica dominical no es un rincón de penosas efemérides como fue la reacción del PSOE del estalinista Largo Caballero cuando la CEDA ganó limpiamente, no como los socialistas, que en la República nunca triunfaron en elección alguna.

Largo Caballero llamó a la revolución, incendió Asturias y sus alrededores, y sólo la consiguiente represión de López Ochoa al mando de tropas en las que figuraba el abuelo masón, eso sí, del ex presidente Zapatero, serenó la región. Por cierto que López Ochoa, masón como el susodicho antecesor de nuestro inefable ex jefe de Gobierno, tuvo un final trágico.

Enfermo estaba en el Hospital Gómez Ulla de Madrid cuando los milicianos socialistas, anarquistas, comunistas y tipos de todo jaez armados por el Frente Popular tomaron el centro sanitario, sacaron al militar a la fuerza, le cortaron brutalmente la cabeza y la exhibieron en una festiva procesión por todo Madrid. Memoria histórica para los seguidores del próximo líder de la izquierda hispánica: el ex juez Baltasar Garzón, este héroe del proletariado que cobra de dictadores repulsivos como el ecuatoriano Correa.

Ahora, muchos años después, vuelven a la alteración porque en noviembre venció la abyecta derecha fascista y tal. La nueva portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso, mujer de confianza de su jefe, se ha despachado esta semana pasada con una declaración absolutamente significativa.

Dijo la distinguida prócer Soraya Rodríguez refiriéndose a los manifestantes de Valencia, esos de los que aquí, en La Gacetcetceta, hemos publicado sus grandes hazañas: “No son nuestros enemigos, son nuestros hijos”. ¿Vuestros hijos, Soraya? A confesión propia, pocas dudas: vuestros hijos son los que días antes de los altercados repartieron en Valencia y en toda España un folleto firmado por el Sindicato de Estudiantes, tan estimulado por Rubalcaba, que también hemos reproducido en este periódico, que incita a protestar, como sea, “contra el capi“

Dávilatalismo y la explotación”, que presenta una “alternativa (?) revolucionaria” a la crisis capitalista y que, para no cansar, explica en su libelo estupideces como la siguiente: “La ganancia del capitalista es resultado de una expoliación y proviene del tiempo de trabajo que no se le paga al trabajador.

Si un obrero recibiera el producto íntegro de sus ocho o diez horas de trabajo, el empresario no ganaría nada...” y finalizan así los enormes pensadores, hijos del PSOE: “...bastaría con expropiar los grandes bancos y las empresas financieras, los grandes monopolios y los latifundios y poner estos recursos bajo control democrático de los trabajadores”. Estos son los hijos de Soraya. O sea, una gran tranquilidad. Son los que llaman el estruendo del 29, con el apoyo socialista, el partido de los obreros, de los parados se entiende.

No se escatiman mediosY mientras, también desde Twitter voceros tan significados como el antiguo director de Público, Ignacio Escolar, claman por una movilización general, masiva, ruda contra este Gobierno que se ha atrevido a remendar los desmanes que cometieron Zapatero, Rubalcaba, la apergaminada De la Vega y toda su cuadrilla.

Están estableciendo, a mayor abundamiento, un puntual calendario de festejos que se inicia este próximo miércoles en todas las plazas de España. Aquí no se escatiman medios: los sindicatos, con el aparataje informático y telefónico que les pagamos esforzadamente todos los españoles, están convocando a los suyos y a los menos ajenos al bullicio y a la gresca.

Tras las bambalinas, el PSOE se regodea con este ambiente de lucha pertinaz y probablemente, como quien no quiere la cosa, jalea los altercados porque su tupida red de influencias se filtra en todos los espacios de nuestra sociedad.

Un ejemplo: esta misma semana, un señero educador valenciano me contaba que los chavales del instituto valenciano Luis Vives han sido vilmente utilizados por sus profesores; me decía que, como había explicado la alcaldesa de la ciudad, Rita Barberá, era mentira de todas las mentiras que las aulas escolares no tuvieran calefacción, y añadía lo más importante: que la protesta no había nacido de los educandos, sino de los profesores, seguramente muy molestos por los recortes en sus complementos salariales.

Pregunten nuestros lectores quién es el sindicato que domina, para desgracia de todos, la enseñanza en nuestro país y sabrá que la central hermana, o sea, la UGT, no es inocente en toda esta desgraciada peripecia.

Pues esto es lo que hay, lo que quiere el PSOE que nos espere: la revolución en la calle. La del Cojo Manteca. La de Largo Caballero. Al Partido Popular se le va a atragantar su victoria. Primero arruinan el país y después no dejan que se arregle. Es lo que la izquierda entiende por democracia: o ganamos por las buenas o por las malas. A la calle, compañeros.

Nos pagan con quita
Mario Conde www.gaceta.es 26 Febrero 2012

La ruptura del circuito de pagos es demoledora para la economía.

La decisión del Gobierno de constituir un mecanismo financiero para permitir que las Administraciones Públicas –no sé si todas o sólo las locales– puedan pagar a sus proveedores es, en principio, una buena noticia. La cantidad debida por AAPP a pymes ronda 40.000 millones de euros.

Índice claro de como lo están pasando las pymes, a quienes se adeuda esa cantidad ingente de dinero, porque si no cobramos lo que se nos debe, ¿cómo pagar a proveedores, a bancos, a empleados? Si encima la Banca no financia circulante... La ruptura del circuito de pagos es demoledora para la economía. Y algo de eso se produce como consecuencia de la carencia de circulante y falta de pago de deudas. Esperábamos solución a este problema. Por tanto, hasta aquí una buena noticia.

Parece que el sistema reside en que la Banca cree una línea de financiación, vía ICO y con el aval del Estado, para que las AAPP deudoras encuentren liquidez y sean los propios bancos gestores los que directamente paguen a los empresarios a acreedores. Veremos al final. Pero algo me interesa resaltar.

Cobrarán con preferencia aquellos empresarios que estén dispuestos a una quita. Es un eufemismo, porque es tal la necesidad que todos estarán dispuestos a perder parte del capital con tal de cobrar. También –parece– han de renunciar a los intereses de sus deudas. Lo harán, claro, porque la necesidad asfixia.

Pero ¿cual es la razón para tener que perdonar una parte de un crédito legítimo? No me digan que es negociación libre, porque en la necesidad perentoria la libertad es sólo una palabra. ¿Exigimos responsabilidad a los gestores responsables de haber creado esas deudas que ahora no pueden pagar? ¿Podemos los ciudadanos decir que pagamos al Estado con quita de principal e intereses nuestros impuestos? ¿Hay quita para nuestros créditos bancarios? No. Funciona sólo de un costado. ¿Es justo?

Reforma financiera
La falacia de los rescates
José T. Raga Libertad Digital 26 Febrero 2012

Hasta no hace mucho, rescate se identificaba con el desembolso a realizar para redimir al cautivo. Rescate es la suma exigida por el secuestrador para liberar al secuestrado. En la época en que hasta los delincuentes tenían palabra, la eficacia del rescate era máxima. Serían doblones o quizá intercambio del cautivo por quien se entregaba voluntariamente a cautividad. Algunas órdenes religiosas tienen larga historia entregándose sus miembros a cambio de cautivos; estoy pensando en la Orden de la Merced.

El rescate, hoy, es algo diferente. De momento no está en juego la libertad de nadie, ni en el horizonte aparece el secuestrador dispuesto a la captura de quien se ponga a tiro. Eso sí, rescatar hoy también supone entregar dinero a alguien –administrador torpe y quizá fraudulento–, para que siga administrando su cuantía. Hasta ahora, eficacia, ninguna.

Los rescates pagados por las instancias europeas e internacionales a Grecia, lejos de solucionar, han acentuado los problemas preexistentes. Igual final han tenido los rescates de entidades financieras que, sin saber cómo, se han volatilizado sin aliviar su enfermedad.

Tanto en los países como en las entidades financieras, el rescate se ha mostrado estéril, por lo que lo mejor hubiera sido dejar quebrar la nación o la institución, que nada habría pasado y, además, no seguirían ufanos los causantes de tales estragos.

Al ministro de Hacienda se le ha ocurrido una fórmula sencilla: no rescatar a quien no sabe administrar, sino entregar el importe del rescate a los acreedores del llamado a ser rescatado –fundamentalmente Comunidades Autónomas–. Los proveedores de bienes y servicios de éstas, iniciaron hace ya tiempo un goteo de cierres empresariales, consecuencia del impago de las Administraciones. El cierre es la única alternativa cuando el capital circulante de las empresas equivale a las facturas impagadas.

Así, si el dinero para rescatar se le entrega directamente al acreedor, cumplimos varios objetivos: no perdemos el dinero entregándolo a gestores pródigos; colaboramos a la eficacia de un derecho indiscutible, cual es que el acreedor sea pagado bien por el deudor o por alguien en su nombre; y finalmente, evitamos el cierre empresarial con el despido de sus trabajadores que engrosarían las cifras del desempleo.

Que para eso se forme un consorcio de bancos privados, con presencia del ICO, como mediadores financieros, no me merece objeción alguna. Ahora bien, que cuando un acreedor lleva dos años sin cobrar sus créditos, se le pida que haga una quita, reduciendo voluntariamente su cuantía, me parece demasiado; más aún porque, en buen y justo criterio, al principal de crédito deberían añadirse los intereses devengados por el período de demora en el pago. Las quitas son propias de los concursos y, si es el caso, dígase.

Que la necesidad de cobrar y evitar el cierre empresarial le lleven al empresario acreedor a aceptar tales condiciones, es un acto de voluntad semejante al de Alemania suscribiendo el Tratado de Versalles: una voluntad forzada.

Subvenciones
Lo que Toxo no se atreve a contar
Pablo Molina Libertad Digital 26 Febrero 2012

Ignacio Fernández Toxo es un hombre echao palante. Curtido en los rigores climáticos del Báltico, que tanto contribuyen a forjar la personalidad de un líder sindical de izquierdas, el secretario general de Comisiones Obreras ha retado al gobierno a eliminar las subvenciones de los sindicatos y del resto de trincones que fagocitan los presupuestos estatales. Sólo la absoluta seguridad de que ningún gobierno, y menos uno del PP, va a estar dispuesto a suscribir el desafío, permite explicar la irresponsabilidad de un líder de izquierdas que de esa manera tan abierta se ha atrevido a poner en tela de juicio la supervivencia de una organización que, diga lo que diga el camarada Toxo, sólo puede mantener su entramado burocrático gracias al dinero que le llega del bolsillo de todos los españoles.

Sostiene Toxo que las subvenciones sólo representan el diez por ciento de los ingresos de su formación. Aunque el dato ya resulta escandaloso por sí mismo –piense solamente lo que supondría para usted que el gobierno le pagara la décima parte de sus gastos anuales-, lo que olvida explicar el secretario general de CCOO es que ese dinero corresponde únicamente a las subvenciones directas que el sindicato trinca de las diferentes administraciones en función de su representatividad. Es decir, eso es sólo el dineral que ingresa para engordar las arcas sindicales y emplearlo en aquello que los dirigentes consideren necesario a su entera discreción, cantidad que este año rondará los 18 millones de euros.

Lo que no dice Toxo es que, además de esas subvenciones para pagar los gastos de funcionamiento, su sindicato –como la UGT- recibe una millonada de los presupuestos públicos que, en el caso de CCOO, no es el diez por ciento del presupuesto del sindicato como afirma, sino practicamente la mitad de todo lo que ingresa.

No lo digo yo. Lo explica, y muy bien, la federación riojana de Comisiones Obreras, que hasta ha diseñado un documento gráfico (segundo enlace de la búsqueda) en el que detalla que de los 455 millones que anualmente viene a recibir el sindicato a nivel nacional, 255 millones provienen de los poderes públicos, es decir, del bolsillo de todos los contribuyentes. La mayor parte de ese dinero procede de los famosos fondos para los cursos de formación, un destino finalista que según los sindicatos no les deja ni un euro, a pesar de que ellos mismos se acusen entre sí de “mangonear” y “vender” unos cursos inexistentes para trincar la subvención sin realizar la actividad a que iban dirigidos.

Pero es que además, los responsables de la sección riojana del sindicato -cuyo futuro en la organización a partir de hoy va a ser bastante oscuro-, han tenido el gesto de explicarnos algunos otros detalles financieros que Fernández Toxo, seguramente sin intención, ha hurtado a los ciudadanos en su machada radiofónica de esta mañana. Por ejemplo, que Comisiones Obreras ingresa al año otros 20 millones de euros como honorarios por negociar Expedientes de Regulación de Empleo y convenios colectivos o más concretamente, -y esto le va a encantar especialmente al camarada Toxo-, nada menos que 15 millones de euros en dividendos por participaciones en empresas e intereses financieros de las cantidades depositadas en cuentas bancarias y otros instrumentos de ahorro. Esto último significa que, con una rentabilidad media anual del 5 por ciento, Comisiones Obreras tiene un patrimonio mobiliario no inferior a los 300 millones de euros.

Con esa envidiable salud financiera es natural que el jefe de Comisiones Obreras nos chulee a todos los contribuyentes con el asunto de las subvenciones. A ver si con un poco de suerte Rajoy y Montoro le toman la palabra.
http://www.google.es/webhp?sourceid=chrome-instant&ix=seb&ie=UTF-8&ion=1#hl=es&output=search&sclient=psy-ab&q=cuentas%20CCOO&pbx=1&oq=&aq=&aqi=&aql=&gs_sm=&gs_upl=&fp=1&ix=seb&ion=1&biw=1366&bih=705&cad=b&bav=on.2,or.r_gc.r_pw.r_cp.r_qf.,cf.osb

Pluralidad engañosa
Daniel Perales www.vozbcn.com 26 Febrero 2012

‘Podríamos discutir ampliamente sobre el verdadero significado de ser de izquierdas y sobre si alguno de los que tienen la etiqueta al respecto cumplen alguno de los históricos requisitos para formar parte de ese, hoy en día, selecto club. Así, ser de izquierdas y fomentar el egoísmo interterritorial como hacen PSC e ICV-EUiA o imponer una lengua por encima de la otra en una sociedad bilingüe, no parecen ser elementos tradicionales del proyecto igualitario de la izquierda’.
Daniel Perales www.voz

Se vuelve a consumar el contrasentido político en Cataluña. Mientras la escala de grises entre la opinión política ciudadana es amplia y mayoritaria, los grupos políticos, desoyendo el sentir generalizado, se sitúan en los extremos. De todos es sabido que en Cataluña la política se mueve en el eje izquierda-derecha, como en el resto de España, pero además en el eje identitario.

Dentro de esta pluralidad hay gente muy separatista, gente muy españolista, personas muy de izquierdas y otras muy conservadoras, pero el sentir mayoritario es, según todas las encuestas creíbles, bastante equilibrado situando al votante medio en el centroizquierda con identidad tan catalana como española.

Siendo esto algo bastante evidente para los que vivimos en Cataluña, ¿por qué los partidos políticos se mueven en extremos alejados del sentir general? Si analizamos el arco parlamentario autonómico de soslayo nos encontramos con conservadores ultranacionalistas, ultraconservadores españolistas, toda la gama de izquierdas en la órbita del nacionalismo, separatismo radical sobredimensionado, liberales constitucionalistas y a punto de entrar los xenófobos populistas. Todos ellos bastante alejados de esa centralidad que dictaminan las encuestas.

Evidentemente, podríamos discutir ampliamente sobre el verdadero significado de ser de izquierdas y sobre si alguno de los que tienen la etiqueta al respecto cumplen alguno de los históricos requisitos para formar parte de ese, hoy en día, selecto club. Así, ser de izquierdas y fomentar el egoísmo interterritorial como hacen PSC e ICV-EUiA o imponer una lengua por encima de la otra en una sociedad bilingüe, no parecen ser elementos tradicionales del proyecto igualitario de la izquierda. Pero eso es harina de otro costal y se aleja del objetivo de este escrito, que no es otro que señalar como, entre toda la en teoría plural gama de partidos políticos del arco parlamentario autonómico, no hay ninguno que represente o pretenda representar a todos aquellos ciudadanos que nos situaríamos en la órbita de la socialdemocracia republicana, que creemos en la libertad de todos, en la justicia social, en la igualdad de oportunidades, que nos rebelamos ante las injusticias sociales cada vez más evidenciadas por la crisis económica y los desmanes del capital, y que creemos en un Estado fuerte capaz de garantizar la libertad y la igualdad entre todos sus ciudadanos, que pueda asegurar en un mundo geoestratégicamente complicado, una cierta voz que nos de verdadera soberanía y poder decisorio en las cosas que directamente nos afectan como ciudadanos.

En la formación inicial de Ciudadanos se vislumbró la posibilidad de dar voz a ese votante huérfano, pero los acontecimientos se han ido desarrollando inequívocamente. El último congreso de la formación naranja dejó claro su enfoque liberal, los posicionamientos políticos excesivamente centrados, casi hasta la obsesión, con el tema nacional le han restado credibilidad entre el votante tradicional de izquierdas, más preocupado por los efectos de la crisis en el desmantelamiento del Estado social. También, las noticias recientes sobre trasvases de algunos importantes militantes del PP hacia este grupo político, han dejado evidenciado que no están por la labor de representar una izquierda no nacionalista en Cataluña. Pese a todo, es de agradecer y de alabar su contribución a un cierto contrapeso en la política catalana con respecto al tema nacionalista principalmente, pero también por ayudar a desmitificar un oasis que resultó espejismo.

Pero para los que vimos como el PSC e ICV-EUiA traicionaban nuestro voto constitucionalista, siendo más nacionalistas que CiU; para los que vimos una esperanza de cambio real en los discursos de Francesc de Carreras, Félix Ovejero, Antonio Robles, Juan Antonio Cordero y otros; para los que creemos que para no remar contracorriente, hay que hacer un discurso de ideas fuertes, pero también de gestos que den confianza a la ciudadanía; para todos los que en definitiva nos situamos en la izquierda política y estamos en contra del nacionalismo, se nos vuelve a presentar la más absoluta orfandad política.

La fuerza de la costumbre le obliga a uno a preguntarse si es que las encuestas se equivocan y la centralidad que desprenden son ilusiones estadísticas basadas en medias aritméticas, pero mi sentido común me dicta que mientras la parte de la sociedad que se implica en política sea tan ínfima, sólo los elementos más radicalizados canalizarán democráticamente el sentir general, provocando tal situación desviaciones tan acusadas como la que estamos viviendo.

La única forma de darle la vuelta a esta situación es no dejando de lado la responsabilidad individual y colectiva como ciudadanos de velar por dejar un mundo mejor a las generaciones venideras, implicándonos en la medida de lo posible en todos aquellos movimientos sociales que luchen por este objetivo. El día que esta concienciación social activa sea mayoritaria, los partidos políticos se alimentarán de ella y evolucionarán hasta ser más representativos del sentir general. Mientras tanto, seguirán jugando a remover las bajas pasiones para pescar votos, acumular poder y vivir en la opulencia a nuestra costa. ¿Hasta cuándo les vamos a dejar?

Daniel Perales es profesor de Primaria

DAVID MANDEL: ¡Oh, Religión!, ¡cuántos crímenes se cometen en tu nombre!
Juan Julio Alfaya //espanaisrael.blogspot.com 26 Febrero 2012

El título de este artículo me lo he tomado prestado, cambiando una palabra, de Madame Roland, revolucionaria francesa, quien, como muchos otros líderes de la Revolución, fue víctima del Reino del Terror. El 8 de noviembre de 1793 fue conducida a la guillotina. Antes de colocar su cabeza bajo la cuchilla, se inclinó ante la estatua de la Libertad situada en la Plaza de la Revolución, (hoy llamada Plaza de la Concordia), y exclamó, "¡Oh, Libertad!, ¡cuántos crímenes se cometen en tu nombre!" (David Mandel).

Mi Enfoque #404, 25 de febrero, 2012, por David Mandel, www.mandeldavid.com

Hay dos casos en el mundo islámico de hoy, que muestran como países, donde imperan el fanatismo y la intolerancia, son capaces de realizar actos que en una sociedad democrática y liberal serían calificados de crímenes.

Pena de muerte por apostasía
En Irán, donde la secta islámica predominante es la Shiita, un pastor cristiano, Yousef Nadakhani, ha sido condenado a la pena de muerte por haber renunciado a su fe islámica, y convertido a si mismo y a otros al cristianismo. El gobierno de Irán ha ofrecido ser clemente si abjura del cristianismo. Su problema comenzó en el año 2009 cuando descubrió que sus hijos estaban obligados en la escuela a estudiar el Corán. Nadakhani fue a la escuela y protestó contra esa obligación, argumentando que la constitución de Irán protege la libertad religiosa. Las autoridades escolares lo denunciaron a la policía, que lo arrestó, acusado de "protestar". En el año 2010 fue juzgado por "apóstata", declarado culpable y sentenciado a morir en la horca. En respuesta a protestas internacionales el gobierno de Irán declaró que la pena de muerte le había sido impuesta a Nadakhani, no por apostata, "porque el régimen respeta la liberta de religión, sino por violador, corrupto, y sionista". (La sentencia de la Corte Suprema de Irán especifica que la sentencia es por ser apostata y convertir musulmanes al cristianismo. No menciona violaciones ni otros crímenes).

Pena de muerte por blasfemia
Arabia Saudita, al igual que el 90% de lo islámicos del mundo, pertenece a la secta Sunni, pero su extremismo no tiene nada que envidiar al de los shiitas de Irán. Un joven periodista de 23 años de edad, Hamza Kashgari, escribió tres diálogos imaginarios en su página Twitter, en Internet, en los cuales él le dirigía la palabra a Mahoma. En el primero escribió "eres mi inspiración, pero no gusta el halo de divinidad alrededor tuyo y no rezaré por ti". En el segundo dijo, "Amo algunos aspectos tuyos, odio otros, y muchos no logro entender". En el tercero y último escribió, "En tu cumpleaños no me inclinaré a ti, no besaré tu mano, pero, de igual a igual te sonreiré como tu me sonríes, hablaré contigo como a un amigo, pero no más que eso". La reacción fue inmediata. 30,000 tweets lo acusaron de blasfemo y lo amenazaron. Él borró sus tweets y pidió disculpas. No le ayudó. Los "ofendidos" abrieron una pagina en Facebook, llamada, "El pueblo saudita exige la ejecución de Hamza Kashgari", que pronto tuvo más de 20,000 adherentes. El rey Abdullah ordenó su arrestó. Kashgari trató de huir a Nueva Zelanda, pero, en el camino, fue detenido en Malasia, que lo deportó de regreso a Arabia Saudita, donde lo juzgarán por blasfemo, "crimen" que se paga con la decapitación.

Mientras tanto, en los Estados Unidos
Hace unos días, la Asamblea General de la Iglesia Presbiteriana de los Estados Unidos, (organización que cuenta con 2.300.000 miembros), votó a favor de retirar sus inversiones de tres compañías, Caterpillar, Motorola y Hewlett Packard, "hasta que cesen de beneficiarse de actividades no pacificas en Israel-Palestina". La Asamblea acusó a las tres compañías de "participar en la ocupación israelí de la Ribera Occidental, construir la Barrera de Separación entre Israel y los territorios palestinos, destruir hogares palestinos, caminos y campos para facilitar la construcción de asentamientos israelíes". No mencionaron la ráfaga de cohetes que los palestinos de Gaza continúan disparando, la glorificación de terroristas asesinos, la demonización de Israel y de los judíos, la persecución de coptos cristianos en Egipto, la emigración de cristianos de los territorios palestinos. También olvidaron criticar a Irán por haber condenado a muerte a un pastor cristiano.

Comencé este artículo citando una frase famosa, a la cual cambié una palabra, y lo termino citando otra frase, a la cual quiero cambiar dos palabras. Samuel Johnson, la más importante personalidad literaria de la Gran Bretaña en el siglo 18, dijo "Patriotismo es el último refugio del canalla". Mi versión: "Religión es el último refugio del hipócrita".

CRÓNICAS DEL DESPILFARRO: EDIFICIOS VACÍOS TRAS LA EXPO, EL MACROPROYECTO DE LOS MONEGROS...
Aragón: 2.000 empleados públicos se 'comen' la mitad de los 150 millones de presupuesto
Ana I. Gracia El Confidencial 26 Febrero 2012

En Aragón ya no queda dinero para subvenciones ni para ayudar a la cultura y al desarrollo. Sin embargo, el Ejecutivo autónomo no escatimó en gastos cuando decidió invertir 12,2 millones en una fábrica de avionetas ubicada en Villanueva de Gállego (Zaragoza) y 400 millones de euros en la nueva estación invernal de Castanesa. Además, aplicar la Ley de Lenguas en 203 municipios que hablan catalán o aragonés como lenguas “propias e históricas” supone para las arcas autonómicas un gasto de casi 25 millones de euros solo en personal, 130.000 euros para rotular en los dos idiomas, 87 señales de tráfico y otros 600.000 para las localidades bilingües.

Una de las primeras declaraciones de intenciones de la presidenta Luisa Fernanda Rudi al conquistar la región el 22-M fue revisar las competencias de todas las administraciones y aunque no desaparecerá ningún ayuntamiento, los consistorios más pequeños tendrán que apañárselas compartiendo “ciertos” servicios. Aragón cuenta con 32 comarcas que se rigen por un consejo comarcal, con presidente y entre 19 y 39 consejeros que cobran por asistir a plenos y comisiones. En total, suman 900 consejeros y más de 2.000 empleados, de los que pocos más de cien son funcionarios. Las comarcas disponen de un presupuesto de 150 millones de euros, de los que más de la mitad van para pagar a sus empleados.

Mientras el anterior Ejecutivo regional se gastó 15 millones de euros en organizar el Gran Premio de Aragón en la Ciudad del Motor ubicada en Alcañiz (Teruel), un circuito que costó más de 150 millones, el servicio de Salud aragonés lleva un año sin pagar a Endesa y Gas Natural, el principal problema con el que se ha topado el PP al llegar al poder: “las facturas que están en los cajones”. Los hospitales de la región también deben a las farmacéuticas en medicamentos 202,6 millones de euros.

El PP regional tendrá que pagar este año 170 millones de euros por los gastos financieros generados por la deuda acumulada durante años. Una ruina construida a base de haber dilapidado obras fallidas como la de Gran Scala, el macroproyecto de la empresa Internacional Leisure Development (ILD) que, con el beneplácito del ex presidente socialista Marcelino iglesias, pretendía construir 32 casinos, 70 hoteles y 6 parques temáticos en Los Monegros. Hasta se aprobó una ley específica en las Cortes de Aragón de Centros de Ocio de Alta Capacidad, pero cuatro años después no hay ni rastro de los dos millones de empleos que se iban a generar.

La idea era invertir 17.000 euros en una de las zonas más desérticas de Aragón que precisaba desembolsos públicos para realizar infraestructuras como el tren de alta velocidad, aeropuertos y autovías. Las obras del aeropuerto de Huesca, a menos de 100 kilómetros del de Zaragoza, se finalizaron en 2007 y cuenta con un presupuesto de gastos de 40 millones de euros para darle cobertura a poco más de 20.000 pasajeros al año, cuatro en el mes de noviembre, ninguno en octubre.

Edificios vacíos tras la resaca de la Expo
Zaragoza fue la sede de la última Expo, con un coste de 700 millones de euros. Tres años y medio después, los edificios que debían ser utilizados tras el fin de la muestra siguen vacíos. También queda el teleférico, que pierde 1,8 millones de euros al año al transportar entre 60 y 150 clientes diarios cuando podría mover a 2.600 personas cada hora.

En nada ha quedado la ampliación de las pistas de esquí de Cerler (Huesca) en la que se pretendían invertir 400 millones de euros para crear nuevas pistas y una estación, además de construir 4.000 viviendas y tres campos de golf. El megaproyecto envolvió de polémica al expresidente de Aragón, Marcelino Iglesias, dueño de 443.000 metros cuadrados situados junto al proyecto urbanístico del Alto Aragón. De hecho, la familia Iglesias hubiera sido uno de los mayores beneficiarios de haber tirado adelante el proyecto. Sin embargo, Rudi ha desechado la opción de denunciar a Marcelino Iglesias por su gestión al frente de Aragón responsabilizándole del despilfarro, tal y como planteó la Defensora del Pueblo: “No me gusta judicializar la Justicia, otra cosa es que hubiera un flagrante delito”.

Periodista Digital entrevista al director de 'El infierno vasco'
Iñaki Arteta: "La izquierda ha ido creando una cultura de que algo se debería a los vascos para que hubiera un grupo que asesinara"
Participe en la producción del documental '1980' aportando en www.1980docu.com
Antonio José Chinchetru. Periodista Digital 26 Febrero 2012

El director de cine, Iñaki Arteta (Bilbao, 1959), presenta en Periodista Digital su próximo proyecto, '1980'. Después de haber sacado adelante otras películas, en su nuevo trabajo se encuentra con problemas de financiación mientras el sindicato de la zeja se lo sigue llevando crudo.

Precisamente por ello en esta ocasión ha decidido abrir una financiación voluntaria en www.1980docu.com, donde también se explica el proyecto. Arteta lleva más de una década colaborando con grupos pacifistas, desde entonces han sido varias las labores que ha realizado para luchar contra la banda terrorista ETA. Realizador de publicidad y de documentales, guionista, director y productor son las facetas que ha tomado a lo largo de su carrera consiguiendo una amplia variedad de premios.

Con 'El infierno vasco' fue galardonado con el Premio del Círculo de Escritores y Críticos Cinematográficos, como mejor película documental. Posiblemente éste sea el documental que le abrió paso al público general, aún así, desde el desconocimiento de muchos, tiene varias películas y documentales que marcan las pautas de la sociedad española enfrentada al terrorismo. Su intención es no dejar en el olvido lo sucedido durante la transición, no borrar los asesinatos de ETA y recordar a las víctimas, que en muchas ocasiones llegan a sentirse culpables.

Arteta habla también sobre la situación política de debilidad que los gobiernos han ido teniendo frente a ETA, y que han conllevado treguas continuas con escasos resultados. A la sociedad española, y especialmente vasca, también le ha costado asimilar que el terrorismo no podía continuar, que no tenía justificación alguna. Este marco histórico es el que se quiere reflejar en '1980', pero para ello es necesaria la financiación, como comenta Arteta:

Cómo es posible que haya películas que pasan sin pena ni gloria, que no valen nada realmente, que están financiadas por seis o siete entidades públicas y a mi me cueste tanto encontrar. Pero sí es cierto, más allá de quejarme que no hay una sensibilidad especial en torno a los temas que yo toco.

Realmente es sorprendente en general la frialdad con que se acogen mis proyectos, pero también es cierto que una vez hechos dicen: estas películas hay que hacer, esto es importante.

Sin embargo, quienes han apoyado el terrorismo sí consiguen sacar sus películas:
Yo estoy intentando sacar una película que tiene que ver con la memoria, que tienen que ver con el terrorismo, y me cuesta mucho.

No hay una posición social que empuje a que cosas de estas como las que hago yo se tengan que hacer. Sin embargo el mundo abertzale ya ha hecho tres películas de estas, muy sencillas de producción, pero que van a tener un efecto propagandístico muy importante.

Arteta explica por qué ha elegido '1980' como título para su proyecto:
Es un recorrido a través de unas cuantas personas por ese año, para dibujar cómo era la sociedad de entonces, la española y en concreto la sociedad vasca, cómo se comportaba frente a ese fenómeno. Con la tesis de que de esos años viene el respeto que se le ha tenido a el terrorismo, de esos años vienen también los réditos que ha sacado el nacionalismo, y de esos años viene también la escasa fortaleza que han mostrado los gobiernos frente al terrorismo. Porque han hecho mucho daño, han hecho mucho mal a la sociedad y han puesto en jaque a nuestro país.

El cineasta marca una posible causa de que ETA haya continuado impune durante tantos años
La simpatía que tenía fundamentalmente la izquierda ha ido creando una cultura en la sociedad de que algo se le debería a los vascos para que hubiera un grupo de gente que asesinara.

Creo que la cierta comprensión de la sociedad de que las víctimas eran profesionales de la policía o del ejercito que venía del régimen anterior, tenía que pagar por ello. Las mismas víctimas se escondían porque sentían esa percepción social de que si es militar y te han matado era el precio que había que pagar por la transición.

Para el director:
Cuando ha habido encuestas sobre la tregua, los colectivos que más se han alegrado son los que nunca han hecho nada en contra del terrorismo. La gente de la calle durante tanto tiempo ha mirado para otro lado. Por el PNV podía haber durado eternamente.

El nacionalismo tiene una culpa indirecta en todo esto, durante todos estos años han estado llegando a acuerdos con ellos.

Con la colaboración de Irene Ramírez.

Cataluña
El PSC califica los planes de austeridad y reducción administrativa del Gobierno de “obsesión recentralizadora”
Navarro considera que la agrupación de ocho de los organismos supervisores en una sola entidad -lo que supondrá el traslado de la sede la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones a Madrid- es “un ataque al Estado de las autonomías”.
Redacción www.vozbcn.com 26 Febrero 2012

“Obsesión recentralizadora”. Con estas palabras ha calificado el primer secretario del PSC, Pere Navarro, la decisión del Gobierno de reestructurar ocho de los organismos supervisores independientes que existen actualmente, agrupándolos en una única entidad, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

La medida -avanzada hace un mes- ha sido confirmada este viernes por la portavoz y vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (PP), en la rueda de prensa posterior el Consejo de Ministros. La intención del Ejecutivo es reducir el número de entidades públicas existentes en la actualidad para evitar duplicidades por el solapamiento de funciones, homogeneizar los criterios regulatorios, reducir las trabas administrativas y aminorar sustancialmente el gasto.

Críticas por el traslado de la CMT a Madrid
El Anteproyecto de Ley de Reforma de Organismos Supervisores prevé que la futura Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia sustituya a la Comisión Nacional de la Energía, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, la Comisión Nacional del Sector Postal, la Comisión Nacional del Juego, la Comisión de Regulación Económica Aeroportuaria, el Consejo Estatal de Medios Audiovisuales, el Comité de Regulación Ferroviaria y la Comisión Nacional de la Competencia.

El nuevo organismo tendrá su sede en Madrid -aunque podría abrir subsedes-, mientras que la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) está ubicada en Barcelona. En concreto, se estableció en un flamante edificio (cuya construcción costó más de 62 millones de euros) situado en el distrito tecnológico 22@, junto a la torre Agbar y a 100 metros de las oficinas centrales de Mediapro. Fue inaugurado en octubre de 2010 por el entonces presidente de la Generalidad José Montilla (PSC), dos meses antes de las elecciones autonómicas.

“Un ataque al Estado de las autonomías”
Según el PSC, el plan de austeridad del Gobierno popular no esconde otra cosa que una estrategia de recentralización, y así lo ha denunciado Navarro:

“Hemos visto cómo han hecho que el Aeropuerto de El Prat vuelva a estar bajo la tutela de Aena, hemos visto cómo han resucitado el Plan Hidrológico Nacional -por tanto, aspiran a llevarse también el agua del Ebro-, hemos visto cómo ha aparecido un corredor central [ferroviario] en vez del corredor mediterráneo, y hemos visto cómo una reforma laboral aprobada hace muy pocos días atenta contra las competencias de Cataluña”.

Navarro ha asegurado que el hecho de que la sede de la CMT esté en Barcelona “es un elemento de capitalidad” y es “muy importante para el desarrollo económico de Cataluña”. Su traslado a Madrid es, para los socialistas catalanes, una constatación de la “obsesión” del PP para que “todo vuelva a Madrid”, y una confirmación de la “desconfianza” del PP hacia las CCAA. “Estamos viendo que cada medida que toman es una medida de ataque al Estado de las autonomías”, ha concluido.

Una situación insostenible
En los últimos años ha habido una proliferación de organismos supervisores de los mercados de todo tipo, a pesar de que las críticas hacia la eficacia de muchos de ellos han sido constantes. Además de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, el Banco de España y el Consejo de Seguridad Nuclear, entidades de reconocido prestigio, a partir de los años 90 el número de este tipo de entidades empezó a crecer tanto de la mano de gobiernos del PSOE como del PP.

Ante la crítica situación económica de las cuentas públicas, el Gobierno Rajoy ha decidido reducir la cantidad de organismos, clarificar sus competencias y simplificar su estructura. De esta forma, la futura Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia será la que encargará de garantizar el correcto funcionamiento de los mercados en un entorno competitivo y el libre acceso a las redes, y supervisará las infraestructuras esenciales para evitar la discriminación entre operadores.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que se adscribirá al Ministerio de Economía y Competitividad, estará compuesta por nueve consejeros, que nombrarán a un presidente y un vicepresidente. Serán propuestos por el Gobierno y su nombramiento deberá ser ratificado por el Congreso. Su mandato tendrá una duración de seis años con renovaciones parciales y presidencia rotatoria.

Cataluña
‘Las raíces doctrinales del nacionalismo lingüístico español se parecen mucho a las del nacionalismo lingüístico catalán
 
(“una nación, una lengua”), y todo ello podría servirnos para entender las querellas lingüísticas del siglo XXI’
Redacción www.vozbcn.com 26 Febrero 2012

Albert Branchadell, profesor de la Facultad de Traducción e Interpretación de la UAB, en un artículo publicado este jueves en El País (El País Cataluña, en catalán):

‘El nombre de August Rafanell saltó a la palestra en 1990, cuando firmó con Albert Rossich un panfleto donde se decía que el proceso de extinción del catalán “puede quedar sentenciado de aquí a unos cincuenta años, cuando la última generación que habrá tenido el catalán como lengua materna lo abandone para dirigirse a sus hijos”. El año 2040 se acerca y aquel pronóstico no tiene perspectivas de cumplirse; según el último Informe sobre la situación de la lengua catalana, no solo las personas que tienen el catalán como lengua materna no lo abandonan para dirigirse a sus hijos sino que que un “cierto flujo de atracción del catalán hace que algunos castellanohablantes elijan el catalán para transmitir a los hijos”.

Si la prospectiva no es lo fuerte de Rafanell, como historiador de la lengua y la cultura catalanas nos encontramos ante una figura que crece con cada obra que escribe.

[...] Con su dominio de las fuentes, [en Noticias de anteayer] describe con precisión etnográfica la “devastación de la catalanidad” iniciada en 1936, que con el ripio de la inmigración de los años 60 significó la aniquilación de la “vieja Cataluña” catalanófona. En este relato hay que prestar atención episodios especialmente relevantes para entender la complejidad del período. Un ejemplo puede ser la “desfascistización” de 1945: al mismo tiempo que Franco retira el saludo romano, sondea a los escritores catalanes para que vuelvan a una cierta actividad pública y el gobernador civil de Barcelona proclamaba el retorno del catalán “al acervo común de nuestra riqueza idiomàtica y cultural”. En aquella España católica, otro episodio interesante es el de la Iglesia catalana convertida en “sagrera” de la catalanidad, que tiene entre otras manifestaciones el resurgimiento de los juegos florales municipales “al amparo de las sotanas”. Y también es muy interesante seguir el tránsito de la política de exterminio a la de relativa transigencia de los años 50, cuando los primeros tratados con Estados Unidos empujan al régimen a “limpiar la cara a su fachada totalitaria”. Desde 1951, por poner un solo ejemplo, los premios Ciudad de Barcelona aceptan participaciones en catalán. Aunque las restricciones dominasen “hasta bien entrada la década de los sesenta”, el punto de inflexión ya era un hecho.

En un momento del relato Rafanell hace una pausa y se pregunta por las raíces doctrinales del nacionalismo lingüístico español (de un nacionalismo, por cierto, que pervive hoy dentro y fuera del PP). Si Rafanell profundizase su incursión en la historia de las ideologías lingüísticas, tal vez descubriría que estas raíces se parecen mucho a las del nacionalismo lingüístico catalán (“una nación, una lengua”), y todo ello podría servirnos para entender las querellas lingüísticas del siglo XXI. ¿Tal vez Rafanell ya está preparando unas Noticias de hoy?’.

Nacionalismo lingüístico español
Nota del Editor 26 Febrero 2012

Si, yo debo ser un nacionalista lingüístico español, pues cuando paseo y escucho algún idioma que no sea el español puro de Valladolid, desenvaino mi fusil nuclear y liquido al transgresor, y así, solo con una docena de paseos, me he quedado solo y peor aún, no he tenido la ocurrencia de guardar el ADN de mis enemigos y nunca podré recuperar su esencia. Cuando comience los paseos en coche, seguiré aumentando la desolación a  mi alrededor, y más después cuando utilice el avión (voy dejando todo robotizado y no hace falta mano de obra humana).

Hay otros nacionalistas lingüísticos españoles menos beligerantes que en vez de desenvainar un fusil nuclear, utilizan una jeringuilla idiomática española y a todo bicho viviente que no hable español, se lo inoculan, pero hay muchos que consiguen escapar, sobre todo en China, razón por la que el idioma español  no se practica mucho por allí.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Petición pública de disculpas a Zapatero
Luis del Pino Libertad Digital 26 Febrero 2012

Editorial del programa Sin Complejos del sábado 25/2/2012

Querido don José Luis Rodríguez Zapatero,

Permítame que le escriba esta carta para disculparme formal y públicamente con usted. A lo largo de estos años, he vertido sobre su persona numerosas descalificaciones. En muchos asuntos, sigo pensando que con toda la razón, pero creo que es justo que me retracte públicamente de mis críticas relativas a su política antiterrorista.

Le puse a usted de chupa de dómine cuando se le ocurrió presentar en el Congreso la solicitud de autorización para negociar con ETA, porque me parecía infame que el Estado pudiera negociar con una banda de asesinos y se me antojaba incomprensible que hubiera nada que tratar con unos terroristas a los que Aznar había dejado contra las cuerdas.

Le puse a usted a caldo cuando acudió al Parlamento Europeo a conseguir un aval para sus negociaciones, prestando así a ETA la legitimación internacional que tanto tiempo anduvo buscando.

Le puse a usted a parir cuando permitió que el PCTV volviera al Parlamento vasco y ANV, a los ayuntamientos. Y también cuando se negó a disolver los ayuntamientos en que ANV gobernaba, incluso después de que el Tribunal Supremo confirmara sus lazos con ETA.

Le puse a usted de vuelta y media por sus clamorosos intentos de ningunear y humillar a las víctimas del terrorismo, que se oponían a aquella negociación con quienes les habían herido o mutilado, o con quienes habían matado a sus seres queridos.

Le puse a usted como no digan dueñas cuando siguió negociando con los etarras incluso después de que estos volaran la T4 con dos personas dentro y continuaran asesinando guardias civiles.

Le puse a usted a caer de un burro cuando constatamos cómo mintió a la sociedad española, negando esas negociaciones que los asesinos se encargaron de airear.

Y ahora me doy cuenta, señor Zapatero, de lo profundamente injustas que fueron mis críticas.

Porque el PP ha llegado al poder con mayoría absoluta y el señor Rajoy, lejos de expulsar a los proetarras de las instituciones, ha puesto a sus basagoitis del País Vasco a reunirse con Bildu y Amaiur y a trabajar por llegar a acuerdos que satisfagan a todas las "partes" de eso que los proetarras denominan "conflicto".

No solo eso, sino que esta misma semana, todos los diputados del PP han votado como un solo hombre contra la propuesta presentada por UPyD en el Parlamento para instar a la ilegalización de Bildu y Amaiur.

Lo cual quiere decir, necesariamente, que los proetarras no deben de ser tan malos. Porque Rajoy y el PP son los buenos, ¿no es verdad? Rajoy y el PP son de los nuestros, y los nuestros son buenos por definición. ¿Y cómo iban los buenos a permitir que alguien malo estuviera en las instituciones? ¿Cómo iban los buenos a consentir que ETA se salga con la suya, a menos que es que ETA no sea tan mala como creíamos?

¡Pero eso quiere decir, don José Luis, que tenía Vd razón en todo cuanto hizo en este tema! Porque si es verdad que los Bildus y los Amaiures no son tan malos, si es verdad que todos los Oteguis de este mundo son hombres de paz, si es verdad que ETA no es más que un grupo de muchachos que se veían forzados a matar por el carácter sanguinario y opresor de la democracia española, entonces era lógico intentar negociar con ellos. ¿Cómo no vamos a poder llegar a acuerdos con alguien que no es inherentemente malo, con alguien que simplemente se defiende de nuestras agresiones?

Por tanto, tenía usted razón, señor Zapatero, cuando solicitó al Parlamento autorización para negociar con ETA. Y tenía usted razón cuando pidió en Europa apoyo para su proceso de paz. Y tenía usted razón al dejar a ETA volver a las instituciones. Y tenía usted razón al tratar de arrinconar a esas víctimas que intentaban poner obstáculos en el camino de la negociación.

Y tenía usted también razón al mantener el diálogo con ese mundo abertzale - que no es tan malo - a pesar de los muertos de la T4 y de los guardias civiles asesinados. Porque está claro que quien no es malo no mata, salvo que se vea obligado a ello. Así que en lugar de culpar a ETA de esas muertes, deberíamos responsabilizar a quienes, con su cerrazón, intentaron impedir las negociaciones de paz.

Tenía usted razón, incluso, señor Zapatero, al ocultar a la opinión pública esas negociaciones. Porque si hay gente tan cerril como para no entender que los abertzales son buena gente; si hay víctimas tan amargadas como para intentar aguar las ansias de paz del pueblo español; si hay gente tan cegada por el odio, que está dispuesta a utilizar cualquier nimio detalle para poner palos en la rueda de las negociaciones... ¿cómo no recurrir a una elemental discreción para evitar que fracasen? Si ETA y su brazo político no son tan malos, entonces lo que había que vencer era la resistencia de una sociedad española obtusa y envenenada por medios de comunicación carentes de cualquier tipo de escrúpulo.

Perdóneme usted señor Zapatero por haberle criticado, pero no he comprendido lo bien que lo estaba haciendo Vd. hasta que no he visto a Rajoy dar por válido todo lo que usted ha dejado hecho.

Le diré en mi descargo, eso sí, que la razón de mi error es que en su día me dejé engañar por la equívoca actitud del propio Partido Popular. Porque recuerdo perfectamente al señor Rajoy decirle a usted en el Parlamento aquello tan tremendo de que estaba usted traicionando a los vivos y a los muertos. Y recuerdo también cómo insistía el PP, una y otra vez, en que se expulsara a ANV de los ayuntamientos. Y recuerdo cómo nos convocó Rajoy en Colón a los españoles, para protestar por las medidas de gracia contra algunos miembros de ETA presos.

Pero claro, ahora entiendo que todo aquello no era sino escenificación. Dada la cerrilidad de los españoles como yo, había que irnos desasnando poco a poco. Había que irnos poco a poco despojando de nuestros prejuicios y de nuestros odios ancestrales. Comprendo ahora que el señor Rajoy no hacía otra cosa que representar su papel en esta historia que, afortunadamente, tendrá un final feliz.

Pero entienda que es natural que yo, que no estoy en la pomada, me sintiera confundido. Y que pensara que era usted peor que esos etarras con los que se sentaba a negociar.

Sea como sea, le pido disculpas, señor Zapatero. Y no se preocupe, que no volverá a pasar, porque ahora ya he entendido que los etarras y su brazo político son buenos chicos. Y que la Justicia es un concepto discutido y discutible. Y que los delitos pueden dejarse sin castigo si han sido cometidos con un objetivo político noble. Y que usted no era tan malo como parecía.

Si Rajoy, que es de los buenos, da continuidad a su política de negociación con el mundo proetarra, por algo será, ¿no?

Porque la única otra alternativa es que, en realidad, los etarras sí que sean unos simples canallas asesinos y que Amaiur/Bildu sí que sea el brazo político de esos canallas asesinos, en cuyo caso lo que pasaría es que Rajoy es tan malo como usted, señor Zapatero.

Pero eso es imposible, porque Rajoy es de los nuestros.

Y los nuestros son los buenos, por definición.

¿O no?

Terrorismo
Rajoy y la ocultación del "desafio" etarra
Guillermo Dupuy Libertad Digital 26 Febrero 2012

Dice Mayor Oreja, con buen criterio, que "se está desenfocando en su conjunto el problema. El problema no es que estemos administrando el final de ETA, a ver si lo entendemos. Estamos pasando de un proceso negociado por Zapatero a un desafío brutal de ETA". Yo creo que la mayor responsabilidad de que se esté "desenfocando" el problema y de que no se perciba lo que Mayor Oreja califica de "desafío brutal" de ETA -y que yo prefiero calificar de chantaje- la tiene Mariano Rajoy Brey.

Naturalmente, Rajoy no ha sido el único líder político que ha avalado el supuesto "cese definitivo" de la violencia anunciado por los terroristas; ni el único que ha ocultado que los terroristas, vanagloriándose de su historial criminal, lo condicionan a su impunidad y a la consecución de sus objetivos secesionistas. Tampoco Rajoy es el único político que también mintió al decir que esta declaración etarra –que llegó a calificar de "buena noticia"- "se ha producido sin ningún tipo de concesión política". Tampoco es el único dirigente político que, con posterioridad, ha encubierto ofertas de impunidad con solicitudes de circenses "entrega de las armas", ni el único que prefiere hablar de disolución en lugar de detención de los etarras.

Con todo, la capacidad de Rajoy para "desenfocar el problema" y para que los españoles den por ciertas ciertas mentiras es mucho mayor que la de cualquier dirigente de otro partido. No es lo mismo que Rajoy considere –como consideró- que la celebración y la participación de los socialistas en la conferencia internacional de San Sebastián auspiciada y elogiada por la propia ETA no fue una concesión política, a que eso mismo lo sostenga Rubalcaba. No es lo mismo que Rajoy considere –como consideró- que la blindada impunidad de etarras como Josu Ternera no era una concesión a ETA a que eso lo sostenga Rubalcaba. No es lo mismo que Rajoy considere que los socialistas no hicieron ninguna concesión política a la banda al hacer suya la reivindicación del acercamiento de presos exigida por los proetarras como "primer paso a la amnistía" a que así lo considere Rubalcaba. No es lo mismo que Rajoy no vea una concesión política a ETA en la anulación de la sentencia de ilegalización llevada a cabo por los magistrados del Constitucional propuesto por los socialistas a que tampoco lo reconzca así Rubalcaba.

Sencillamente Rajoy es más fiable y muchos españoles no son conscientes de la capacidad de envilecimiento que, incluso sobre los espíritus más nobles, ejerce -como ejerció en el pasado- una mala entendida búsqueda de la paz.

Con todo, Rajoy al haber contribuido de manera decisiva a hacernos creer que los terroristas están en mejor disposición de la que realmente están, se ha hecho rehen de esa falsa "buena noticia". Lo dije cuando Rajoy era líder de la oposición y lo repito ahora: "La ciudadanía puede respaldar al PP de cara a hacer frente a un chantaje. Pero para eso es importante que, desde ya, todos seamos conscientes de que no hemos alcanzado la paz sino que nos enfrentamos a un nuevo chantaje"

Una "componenda" que merece mi reprimenda
JOSÉ MANUEL LESTÓN DÍAZ. Internet. 26 Febrero 2012

Esta "componenda" en contra de la propuesta de Rosa Díez (de ilegalizar Bildu-Amaiur) es la misma que dejé entreveer en mi artículo-minilibro "Es hora de", artículo distribuido con anterioridad a las elecciones generales, pues los dos grandes partidos a nivel nacional dejaron claro en aquellos momentos que el comunicado de cese de Eta significó el "triunfo del Estado de Derecho" frente al terrorismo. Ya en esos momentos se veían las posturas de unos partidos y de otros. En aquella época ya se vislumbraba un "contubernio" pactado entre esos dos partidos en relación a este falso proceso de "Paz", un pacto o alianza que desembocará desgraciadamente en una especie de nueva "Transición" para conseguir que el terrorismo y su régimen totalitario adyacente toquen a su fin, sin terminar con ambos del todo, gracias a una política de concesiones al nacional-terrorismo vasco sin precedentes en ningún estado democrático que se precie. Esta transición "transaccional" comercia ni más ni menos que con los derechos y libertades de los ciudadanos tratándoles como peleles, pues a los terroristas y a sus cómplices se les pone una alfombra aterciopelada mientras sus víctimas "descansan en paz" o están exiliadas, apuntalando una paz sucia en la que matar resuta barato. Una paz sucia que saldrá gratis a los verdugos y muy cara a los ciudadanos (no sólo a las víctimas), al ver estos últimos que no van a recuperar ni en el P. Vasco ni en el resto de España sus derechos y libertades, pues la justicia esta vez volverá a ser ciega. Esta pérdida de democracia es la que se pretende instalar en nuestra sociedad a cambio de que Eta se disuelva y, por ende, deje de matar. Todo a cambio de permitir al nacionalismo excluyente vasco su "modus vivendi/operandi", manteniendo así su proyecto rupturista por el que se ha asesinado a tantos inocentes, eso sí, ya sin pistolas humeantes, creando de esta forma los dos grandes partidos a nivel nacional un clima de cierta condescendencia con ese nacionalismo para que pueda mantener su preponderancia institucional, esto es, su protectorado a través de la inmersión linguística o restringiendo el acceso a la administración pública vasca. En Cataluña ya no existe Terra Iure, pero los niveles de exclusión que ha tenido que sufrir la población catalana no nacionalista para que el nacionalismo catalán mantuviera todos estos años su preponderancia institucional han sido intolerables para una democracia que se basa en una alternancia de gobiernos. Esa es la "Paz" sin pistolas a la que vamos, una paz que niega los derechos y libertades de las personas al no aplicar las leyes constitucionales que los protegen, leyes que se inspiraron a su vez en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948.

En el primer párrafo de ese artículo reflexioné sobre la necesidad de apoyar, electoralmente hablando, a partidos más humildes como UPyD, pues es -como se ha visto en esa componenda- el único partido coherente que queda en el arco parlamentario en la lucha antiterrorista. También en ese mismo párrafo invocaba a la sociedad civil para que se una en tan justa reivindicación.

La prueba del nueve en la dejación de una lucha antiterrorista eficaz (como la de antaño) por parte del actual gobierno es el no nombramiento de Mayor Oreja como Ministro del Interior, al mismo tiempo que el PP abandona la denuncia del caso "faisán" a nivel parlamentario (antes lo hacía casi semanalmentre). Todo esto se consigue con un traspaso de poderes "políticamente correcto" y asquerosamente calculado/pactado. Si su nombramiento hubiera sido efectivo estaríamos contentos los demócratas que defendemos el imperio de la ley, mientras nacionalistas y socialistas le acusarían a Rajoy de mantener una "línea continuista e inmobilista" de cara a este "definitivo" proceso de paz. Por tanto esa línea suave que marca Rajoy en cuanto a la lucha antiterrorista es ya por sí misma una primera concesión a un comunicado de Eta infame. No vamos a obviar que esta situación de parón "indefinido" de una banda terrorista es para cualquier gobierno preferible a la asistencia a funerales por el reinicio de una actividad tan funesta. El Gobierno está cómodo con esta situación, pero no cumple con su obligación de hacer cumplir la ley, ni tampoco resucita la ley de partidos ni el pacto por las libertades contra el terrorismo. Tampoco una vez que Eta se disolviera iba a terminar la exclusión de los nacionalistas vascos sobre los vascos no nacionalistas. Esta última componenda de no ilegalizar a Bildu y a Amaiur es la confirmación de que la política antiterrorista de Rubalcaba sigue en pie, a pesar del cambio de gobierno. No olvidemos que Zapatero sólo se atrevió a activar de forma definitiva este falso proceso de paz mediante la negociación con una banda terrorista en la segunda legislatura, cuando la cúpula del PP ya no asistió (salvo algún verso suelto del PP que todos conocemos) a las concentraciones de las víctimas y cuando no se opuso frontal y enérgicamente a la legalización de Bildu-Amaiur. En la primera legislatura de ZP sí hubo negociación con Eta, pero no hasta los extremos de hacer tantas concesiones a los terroristas para forzar un cese de Eta que todavía no es definitivo y que en cualquier caso es un cese condicionado a una serie de contraprestaciones. Esa permisividad del PP y la desunión del movimiento cívico de las víctimas (un "movimiento" que no comparte una estrategia común finalista) nos ha llevado a esta situación previa a una paz nacionalista, una paz pactada previamente entre socialistas y terroristas.

No vamos a negar que la ilegalización de Bildu-Amaiur, junto a una política antiterrorista eficaz en cuanto a detenciones se refiere, al mismo tiempo que provoca una pérdida en la cuota de poder de todo el nacionalismo vasco (que siempre va unido aunque esté diversificado con el fin de mantener la preponderancia institucional de siempre), también desencadenaría el regreso a las armas de los terroristas. A este argumento se agarran aquellos que quieren promover este falso proceso de paz. Pues quedó demostrado en los gobiernos de Aznar que es posible "apuntillar" a Eta y arrinconar al nacionalismo excluyente vasco, siempre y cuando no haya deslealtades como en tantas ocasiones por parte de los socialistas. ¿Dónde quedó el espíritu de Ermua y el pacto antiterrorista?. Lo que está claro es que esta falsa paz convenía tanto a socialistas como a nacionalistas, tanto para seguir llevando la iniciativa (o marcando la agenda política) como para pasar la patata caliente al gobierno actual. Los equilibrios de poder convenían a esta convergencia de intereses. A ninguno de esos dos actores en este pestilente teatro le interesaba la vuelta de una política antiterrorista a todos los niveles como la que llevó a cabo Aznar, tampoco a los terroristas. Pero tampoco nos olvidemos que la falta de un PP contundente en la oposición (durante la 2ª legislatura) con un gobierno miserable, y el hecho de pasar página del 11-M y del caso Faisán, no exculpa al partido que nos gobierna de su falta de responsabilidad por "omisión" en un tema tan peliagudo y de tanto calado como el que nos ocupa.

La memoria, dignidad y justicia de las víctimas y la libertad de todos los españoles está en juego. Con este cuarteto como slogan "libertad, memoria, dignidad y justicia" concluí mi artículo-minilibro citado anteriormente. En esta falsa paz nadie está hablando de libertades, sólo de "paz". De este slogan tan conocido, al cual yo añado una cuarta palabra, la que lo encabeza, se deduce que es la sociedad civil quien tiene que llevar la iniciativa, pues como dice nuestra Constitución la soberanía reside en el pueblo español. ¿Sería interesante hacer en referéndum a todos los españoles un propuesta de cómo quieren que se termine con Eta?. ¿Negociando o simplemente aplicando la ley?. Este tipo de propuesta no llegará nunca a plantearse, ni siquiera para cambiar la actual y errónea estrategia de nuestros políticos, pues nuestro movimiento cívico no está comprometido con una hoja de ruta de las víctimas ni tampoco con un calendario para avanzar en dicha hoja de ruta, aunque es muy posible que cierta representatividad en dicho movimiento ya esté tratando estos temas en las únicas reuniones celebradas (y a celebrar) con representantes del gobierno, cosa que por otro lado no me parece bien por dos sencillas razones. Una es que ninguna organización por sí sola debiera reunirse con nadie del gobierno sin estar representadas en esas reuniones otras organizaciones, independientemente del número de componentes que las integren, pues así se representa a unas víctimas y no a otras. Otra razón es la siguiente: víctimas somos todos los españoles ("la soberanía reside en el pueblo español"). ¡Ojo!. No entreguemos nuestra alma a un movimiento cívico desunido que no comparte ni promueve una estrategia común finalista. Las víctimas en términos generales, no sólo las "físicas", somos todos los españoles. Por eso ni los políticos ni el movimiento cívico de las víctimas se pueden arrogar la representatividad del pueblo español en la resolución del problema (ni tampoco la representatividad de los miles de exiliados), máxime cuando falta en ambos una estrategia común finalista compartida para acabar con Eta haciendo valer el Estado de Derecho. Con esto no quiero decir que no apoye a las víctimas de Eta, ni tampoco que no valore sus concentraciones cívicas y su personamiento en juicios contra Eta. Lo que quiero decir es que no están diciendo todo lo que deberían decir, dejando la iniciativa en la hoja de ruta a terroristas y a políticos "ad hoc". ¿Quién no ha llorado viendo las solemnes concentraciones de las víctimas?. Hemos visto y comprobado que su emotividad no ha servido para neutralizar el actual proceso de negociación con una banda terrorista ni para mantener dicho proceso. Agradezco profundamente todo lo que ha hecho hasta ahora dicho movimiento cívico. ¿Habrá que plantear alguna reflexión en el seno de ese glorioso "movimiento" cívico de las víctimas para centrar la estrategia a seguir?. Con todo, no es suficiente todo lo conseguido hasta ahora para honrar a esos santos inocentes que entregaron sus vidas para resucitar en nosotros su memoria y recuerdo en defensa de los derechos y libertades que nos hacen ciudadanos libres. Como decía en mi artículo "Es hora de" que empiece dicho movimiento cívico a escenificar sus propuestas de paz, porque algún día tendrán que contemplar una posible paz, una paz que si no se mueven será una paz sucia. ¿Y por qué tienen que escenificar sus propuestas?. Sencillamente porque la generosidad debe de venir de las víctimas y no de los verdugos o de gobiernos complacientes con una falsa paz.

Es el orden constitucional el único "nacionalismo legal" por resultar su ordenamiento jurídico integrador. Ésa es nuestra gran riqueza y lo que nos diferencia de los nacionalismos excluyentes. Por todo lo anterior se hace necesario romper con un bipolarismo partidista que se protege a sí mismo sin resolver los problemas de sus ciudadanos, escenificando componendas como la referida más arriba. Esta no será la única componenda. Elección tras elección hay que recordar a los dos grandes partidos que no son los únicos en el arco parlamentario.
Como bien dijo alguien "es preferible estar sólo que mal acompañado".

En resumen, el fin de Eta será como la sociedad civil quiera, bien con una paz sucia cimentada por componendas como la que nos ocupa o bien con una paz real y justa auspiciada por la sociedad civil. Cuando llegue esa paz sea sucia o limpia ya no habra excusas ni para los violentos ni para sus víctimas.

Lo que tenemos que desterrar es la idea que persigue esta falsa paz, idea expresada en que "al final nadie habrá sido". Esa idea se asentará si dejamos que se equiparen víctimas y verdugos, obviando que en relidad sólo hay víctimas. Al final no será culpa de nadie. Triste final para una falsa paz llena de cadáveres y de exiliados por una vil y cruenta ideología que quiere seguir manteniendo el nacionalismo vasco después del fin de la violencia terrorista, asentando así su hegemonía institucional.

Sería interesante la promoción de propuestas -que no hacen- por parte de las víctimas para encabezar la iniciativa de la sociedad civil frente a componendas políticas repugnantes. Resultaría algo "pionero", al hablar de lo que no interesa hablar con naturalidad, esa naturalidad democrática que a algunos nos permite atrevernos a expresar opiniones y realidades como contrarespuesta a un apagón informativo inmoral hacia las víctimas.

Malas compañías
Aleix Vidal-Quadras www.gaceta.es 26 Febrero 2012

El actual Ejecutivo tiene un margen de maniobra muy limitado.

UPyD pecó de voluntarismo y de afán de protagonismo con su moción instando al Gobierno a la ilegalización de Bildu, pero la reacción del partido de la mayoría fue en cierto modo desproporcionada. Después de la traición de Zapatero a la Nación que las urnas le confiaron y de la abyecta sentencia del Tribunal Constitucional, el actual Ejecutivo tiene un margen de maniobra muy limitado para devolver el brazo político de ETA a las tinieblas exteriores a las instituciones democráticas.

Rosa Díez lo sabe y su insistencia resulta forzada y extemporánea. Ahora bien, la respuesta del Grupo Popular, que sin duda no podía ser la aceptación de la iniciativa de la peleona diputada bilbaína, tampoco tenía por qué consistir en arrojarse en los brazos viscosos de socialistas y nacionalistas para cerrar con ellos una enmienda conjunta aislando y humillando a UPyD.

Al fin y al cabo, si tenemos que soportar la indignidad de ver a la filial etarra en el Parlamento nacional y mandando en Guipúzcoa es gracias a esos con los que los portavoces del PP pactaron un texto común. Por tanto, lo más prudente –y lo más centrado– por parte de Alfonso Alonso y Leopoldo Barreda hubiera sido presentar su propia posición y votarla en solitario o quizá con el apoyo de UPN y FA, evitando así una unidad de propósito y de acción con gentes que o bien nos han arrastrado a la presente ignominia o bien exhiben agresivamente agendas secesionistas y repugnantes gestos de amistad con las marionetas de los terroristas.

Las malas compañías no le hacen a uno más abierto y dialogante, simplemente crean confusión en una ciudadanía que ve acercarse las elecciones vascas de 2013 con el corazón encogido.

Hechos, no palabras
xavier pericay ABC Cataluña 26 Febrero 2012

Por más que Pep Guardiola vaya trayendo hijos al mundo y vaya inscribiéndolos en Òmnium Cultural, como hicieron con él sus padres, ni entonces ni ahora esa asociación ha dependido de lo que sus socios puedan aportar. Dependía entonces de lo que aportaban el banquero catalán, el empresario del cubito y el peletero siberiano. Y depende ahora, desde hace ya tres décadas, de lo que esos mismos sujetos o quienes les representan en la gobernanza autonómica desvían de la caja común para subvenir a las necesidades de la asociación. Así las cosas y, dado que Òmnium no es sino la «force de frappe» del nacionalismo, la principal encargada de la «agitprop» y del trabajo sucio, resulta encomiable que el Partido Popular de Cataluña se sume a las denuncias por las ayudas que la Generalitat otorga a esa asociación y a cuantas, como ella, desprenden un tufo identitario, y exija que esas ayudas como mínimo disminuyan. Máxime teniendo en cuenta que el PP regional, al contrario que Ciutadans —el otro denunciante—, ha alcanzado un acuerdo con el Gobierno catalán para la aprobación de los presupuestos. O sea, que se le supone cierta capacidad de condicionar su política —algo que su presidenta, por lo demás, airea a la menor ocasión—. Pues bien, un partido así no puede reaccionar como ha reaccionado, esto es, con palabras, ante el desplante del Gobierno autonómico, que, nada más conocer las exigencias de su socio presupuestario, anunció la concesión a Òmnium de una subvención de 1,4 millones de euros.

Tamaña inmoralidad —por la naturaleza de la asociación beneficiada y por coincidir con los drásticos recortes en Sanidad y Educación— no puede merecer tan sólo una declaración. Ni siquiera una amenaza. A los hechos hay que responder con hechos, no con palabras. Y uno tiene la sensación de que aquí, mientras uno actúa, el otro habla o, como mucho, levanta la voz. Y así nos va.

ROSA DÍEZ ABRE BRECHAS ENTRE LOS ‘POPULARES’
El PP cambia de discurso: de ‘Bildu=ETA’ a acusar a UPyD de “demagogia”
Daniel Forcada El Confidencial 26 Febrero 2012

“Se debe exigir la aplicación más rigurosa de la ley de partidos, que faculta para expulsar a Bildu de las instituciones en cuanto existan pruebas suficientes para demostrar que es un instrumento de ETA”. Mariano Rajoy se mostraba así de contundente en su libro En Confianza, con el que se presentó a las últimas elecciones generales del pasado 20 de noviembre.

El Partido Popular no se ha atrevido a ir tan lejos como el PSOE al hablar de un “nuevo tiempo” político en relación a ETA tras el cese definitivo de la violencia anunciado por la banda el pasado 20 de octubre. Pero el cambio de discurso es, igualmente, radical. Un giro de 180 grados que ha podido dejar descolocado a sus votantes más inflexibles con el entorno de ETA y con las nuevas marcas de la izquierda abertzale y que verían con buenos ojos la iniciativa de Rosa Díez para ilegalizar ya a Bildu y Amaiur en base a 25 supuestas pruebas aportadas por UPyD.

La soledad parlamentaria de Rosa Díez en el Congreso esta semana no ha hecho más que abrir algunas grietas internas dentro del PP. Como la del eurodiputado Carlos Iturgáiz, quien ha dicho que Amaiur “debería estar ilegalizada desde hace mucho tiempo” o como la propia viuda de Gregorio Ordóñez, Ana Iribar, que ha mostrado su apoyo a Díez, harta de la “ambigüedad” del PP y del PSOE. “La soledad en política a veces es hasta buena, ya se sabe, vale más estar solo que mal acompañado, sobre todo cuando se desnuda la verdad del gigante al que uno se enfrenta: derrotar a ETA desde la dignidad y la coherencia democráticas”. Mayor Oreja, por otro lado, decía esta misma semana que, a su juicio, “ETA está ganando la batalla” y que Otegi puede convertirse en el próximo lehendakari.

Las hemerotecas están llenas de antiguas promesas anunciadas por el PP contra Bildu, formación ilegalizada por el Supremo y autorizada, después, por el Constitucional, y contra Amaiur, la coalición que integra a varias fuerzas políticas, entre ellas a Eusko Alkartasuna. “Para el Partido Popular ver a Bildu ocupando escaños en el Congreso de los Diputados será un retroceso de muchos años en la democracia”, expresaba la hoy vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría el pasado27 de septiembre. “Como partido político nos dedicaremos a trabajar para que salga de esas instituciones”, añadía.

El propio Rajoy aseguraba también en su libro que le había producido “un gran disgusto” la sentencia del TC que permitió a Bildu participar en las elecciones locales de mayo. “Lamenté también que el pacto que propusimos al Partido Socialista de Euskadi y al Partido Nacionalista Vasco para impedir que Bildu gobernara en las instituciones no llegara a buen puerto por la resistencia de los nacionalistas. Ver San Sebastián regida por un alcalde de Bildu me produjo un disgusto aún mayor”.

El discurso del PP gira del antiguo “Bildu-ETA” al nuevo alegato contra UPyD, a quien Leopoldo Barreda criticó muy duramente el pasado martes por querer subir a la tribuna a hacer “demagogia” y a llenar su discurso de “insidias” contra el Gobierno en relación a su lucha contra ETA. Añadió, además, que las 25 pruebas que arguye el partido de Rosa Díez para emprender la ilegalización son muy “endebles” y carecen de “solidez, calidad y contundencia”. Hace menos de un año, el pasado mes de agosto, el mismo Barreda cargaba contra el constitucional y contra Martín Garitano, diputado general de Guipúzcoa, por hacer divisiones entre las victimas y considerar un “error” los atentados de ETA en Cataluña.

El entonces portavoz del PP vasco exigió a “todos los que dijeron que Bildu traería la paz", especialmente a los magistrados del Tribunal Constitucional que votaron a favor de la legalización de Bildu y al PNV, que pidiesen “excusas” a la sociedad democrática por el "”error garrafal” que había permitido a “estos personajes envalentonados hacer este tipo de discursos”.

Aznar: “Bildu no es mas que ETA”
No es el único miembro de su partido que sale mal parado frente al retrato en el espejo. Algunos como José María Aznar siempre han sido muy claros a la hora de hablar de las herederas de Batasuna. El expresidente del Gobierno advertía en mayo, durante la campaña de las municipales, que “sé muy bien que eso que llaman Sortu o Bildu no es más que ETA y sé muy bien que eso hay que derrotarlo. La ley de partidos que aprobamos permitía hacerlo, incluso el Tribunal de Estrasburgo nos dio la razón”. Y añadía que “no tiene porque participar en unas elecciones ni ser legal quien quiere destruir la sociedad y alberga un proyecto totalitario utilizando el asesinato o la extorsión”.

En junio, Esteban González Pons aseguró que el PP pediría la ilegalización de cualquier formación que “acepte ser representante de Batasuna”, a quien “lleve a Batasuna en sus listas” para las elecciones municipales. El partido de Rajoy llegó incluso a insinuar que podría instar a la ilegalización de EA si se ofrecía para dar cobertura al brazo político de ETA.

Hay, sin embargo, un antes y un después del cese de la violencia y aunque ETA no se ha disuelto ni ha entregado las armas, ha obligado al PP a actuar con “prudencia”, en palabras del propio Fernández Díaz, ministro del Interior, ante lo que se antoja como el final de la banda. Y eso a pesar de que los populares se comprometían también en su programa electoral a impulsar la ley de partidos y la ley electoral a las organizaciones políticas vinculadas a ETA. “Adoptaremos las medidas precisas para impedir la utilización de las instituciones en cualquier actividad de apoyo, legitimación o justificación del terrorismo y de sus responsables”, dice textualmente el programa en el epígrafe “una democracia ejemplar”.

Rajoy y Rubalcaba enterraron en la campaña electoral de noviembre el debate sobre ETA y, desde entonces, la colaboración del Gobierno con la oposición en este tema es plena. Más allá de la soledad en la que quedó el partido de Rosa Díez el pasado martes, el Gobierno destaca que la iniciativa suscrita por todos los demás grupos del Congreso reconoce que la democracia ha vencido a ETA y pide a ETA su disolución “definitiva e incondicional”. Algo que, para el nuevo ministro del Interior vale más ahora que todo el discurso anterior contra la izquierda abertzale. Un discurso que, en todo caso, volverá a estar vigente si ETA vuelve a las armas y da motivos suficientes para expulsar a sus marcas políticas de las instituciones.

Recortes de Prensa   Página Inicial