AGLI

Recortes de Prensa   Viernes 2  Marzo 2012

 

Economía paso a paso
¿Cuál es ahora mismo la inversión más rentable de España?
Juan Ramón Rallo Libertad Digital 2 Marzo 2012

Y cuando digo "España", me estoy refiriendo a cualquier país que esté atravesando una crisis económica derivada de, por un lado, un exceso de endeudamiento (público o privado) y, por otro, de una acumulación de planes empresariales equivocados. Toda sociedad que se encuentre en esta coyuntura sólo será capaz de salir definitivamente de la crisis cuando, primero, haya amortizado parte de su excesiva deuda (sobre todo la dedicada a financiar proyectos no rentables) y, segundo, haya reajustado parte de su aparato productivo desde negocios que hayan dejado de generar valor a otros que pasen a hacerlo. Es decir, la superación de la depresión pasa por incrementar el volumen de ahorro en una comunidad, ya sea para reducir su endeudamiento o para financiar nuevas inversiones.

Sin embargo, la mayoría de la gente sólo quiere oír hablar de "nuevas inversiones", pues al parecer esto es lo que se traduce inmediatamente en puestos de trabajo. Por ello, cuando uno exhorta al ahorro tanto del sector público como del sector privado, inmediatamente debe responder a la pregunta ¿ahorrar para invertir dónde? Si en un país no existen oportunidades de inversión, promover la austeridad parece suicida: dejamos de gastar en unas partes de la economía sin proceder a hacerlo en otras.

En este punto, sin embargo, conviene regresar a los principios más elementales de la Economía. Un individuo, una empresa o un Estado son capaces de generar riqueza mediante el endeudamiento si la tasa de rentabilidad de su inversión es superior al tipo de interés que han de abonar por la deuda. Por ejemplo, si una compañía emite un bono por el que pagará durante una década un tipo de interés del 5%, deberá buscar proyectos de inversión cuya rentabilidad media sea, al menos, de un 5% al año.

Recordemos que el tipo de interés que exigen los prestamistas no es más que la compensación por retrasar la satisfacción de sus necesidades y por arriesgarse a no recuperar su capital: por tanto, si la inversión es incapaz de generar unos bienes o servicios futuros con el suficiente valor como para hacer frente a los pagos de intereses, más les valdría, tanto al deudor como al acreedor, que ese proyecto no se hubiera iniciado nunca. Al acreedor, porque no ha obtenido los intereses mínimos que le compensaban ahorrar a tan largo plazo y asumir tantos riesgos; al deudor, porque se descapitaliza pagando unos intereses superiores a los rendimientos que genera su inversión.

Así las cosas, la mejor inversión que puede acometer una persona, una empresa o un Estado que dilapide su capital en proyectos con una tasa de rentabilidad inferior al tipo de interés que debe abonar por la deuda es... dejar de endeudarse. Por ejemplo, si un Gobierno pide prestado dinero al 5% y no es capaz de invertirlo a más del 1% (porque no existen proyectos con mayor rentabilidad dentro de esa economía o porque él no los conoce), ese Gobierno estará experimentando unas pérdidas del -4%. ¿Cuál sería su inversión más rentable? Dejar de endeudarse paralizando la inversión improductiva que lastra sus finanzas y que sufraga con tipos de interés excesivos: de ese modo lograría unas ganancias del 4%, muy superiores a cualquier otro proyecto de esa economía.

Por ejemplo, la deuda pública española a 10 años cotizó en 2011 a unos tipos de interés de entre el 5% y el 6%. ¿Conocen usted alguna otra inversión productiva que pueda realizarse a gran escala en España y que proporcione una rentabilidad anual segura de entre el 5% y el 6%? Yo no, salvo el muy rentable ejercicio de la austeridad. Precisamente, una de las mejores inversiones que podría haber realizado nuestro Gobierno es no haber gastado y no haberse endeudado tanto como lo hizo: los frutos de esa decisión se traducirían a partir de 2012 en un ahorro de entre 4.000 y 5.000 millones de euros en concepto de intereses; algo así como el doble de beneficios que obtuvo una multinacional como Repsol. Nada mal.

Lo mismo sucede con los agentes que se hayan endeudado en exceso para ejecutar inversiones improductivas y que, por consiguiente, están condenados a pagar tipos de interés muy altos por esos pasivos. Aunque esas personas o empresas no conozcan de ningún nuevo proyecto empresarial rompedor, sí tienen a su alcance un uso muy rentable de sus ahorros: reducir anticipadamente sus deudas evitándose así el pago de intereses futuros.

Por supuesto, los habrá que consideren que la rentabilidad del gasto público debería medirse no por la rentabilidad directa del proyecto del sector público, sino por sus efectos multiplicadores sobre la rentabilidad de otros negocios en el sector privado. Verbigracia: el Plan E podría haber sido una ruina absoluta, pero, al hacer circular el dinero, quizá contribuyó indirectamente a generar riqueza en otras zonas de la economía que compensaran los pagos de intereses de la deuda. Quienes así razonan no se dan cuenta de que "hacer circular el dinero" mediante el déficit público equivale a obligar forzosamente a toda la sociedad a que se endeude todavía más de lo que ya lo está (tanto a quienes saben qué uso hacer de ese endeudamiento como a quienes no saben qué uso hacer de él), y la obliga a endeudarse a un coste carísimo: con tal de que el crédito llegue a la ciudadanía, el Gobierno lo despilfarra en un primer momento. Sería mucho más razonable y efectivo que aquellas personas que lo deseen y que observen auténticas oportunidades de inversión demanden directamente el crédito, en lugar de distribuirlo aleatoriamente por la puerta de atrás después de haberlo dilapidado en proyectos no rentables. Claro que facilitar que el crédito fluya sólo a donde tiene que fluir obligaría a reconocer que lo que necesitamos, antes que nada, es ahorrar y sanear nuestra situación financiera para que los bancos vuelvan a tener capacidad de prestar y, sobre todo, para que los demandantes de crédito vuelvan a ser solventes y deudores confiables.

En definitiva, no es verdad que en una economía hiperendeudada y con el tejido productivo desestructurado no existan usos rentables que justifiquen la restricción de los gastos y el incremento del ahorro: el no seguir endeudándonos o el amortizar nuestras deudas pasadas es una inversión que puede llegar a ser tremendamente rentable en ciertas coyunturas.

Déficit
La zoología de los recortes
José T. Raga Libertad Digital 2 Marzo 2012

La causa más peregrina puede llegar a producir los efectos más inimaginables. Por ejemplo se ha demostrado que un aumento en el salario produce una disminución de la oferta individual de trabajo, que un aumento en el subsidio de desempleo aumenta el número de parados, pero no conozco estudio alguno para la relación entre los recortes presupuestarios y el despertar de los instintos animales de la humanidad o, al menos, de parte de ella.

Que la necesidad de una disciplina presupuestaria frente al despilfarro zapateril, provoque la violencia delictiva callejera con quienes no fueron la causa de tales desmanes (ciudadanos en general, gobiernos recién elegidos, empresas y entidades públicas y privadas, etc.), es un acto irracional y como tal propio de seres inferiores guiados por sus instintos. Que de ello se aprovechen política y socialmente personajes desalmados, nada tiene de sorprendente; la historia está repleta de fauna semejante. Que a la movilización se adhieran personas bien intencionadas, tampoco es novedad, pues, está demostrado que son los últimos que se enteran de las cosas. Ya saben: “no era esto, no era esto...”.

Los recortes son cualquier cosa menos un capricho. Los recortes son la consecuencia de casi ocho años de desmanes en las administraciones públicas. Ocho años de engaño permanente del Gobierno del PSOE, esforzándose en convencer a la población de que aquí no pasaba nada y que se podía seguir gastando recursos públicos como viniera en gana, gracias a un sistema financiero de gran fortaleza. Aún la semana pasada hubo que oír de una alta representante del PSOE, que en las cuentas de Zapatero no hubo déficit.

Cuando se mezcla la ignorancia, la arrogancia y el despotismo, con la ansiedad de dinero, la ambición de poder a cualquier coste y el sentido de apropiación del Estado, los resultados son los que nos han dado los gobiernos de ZP. Escalada de gasto público, contratación desmedida de empleo público, malversación de caudales públicos... desembocarían en la quiebra de la economía española, edificada sobre las administraciones públicas. Nadie hizo lo que tenia que hacer –aunque les pagábamos para ello– y muchos, encabezados por el Presidente, hicieron lo que no debían hacer.

Que ahora se vocifere, se violente, se coaccione a quien nada tuvo que ver con aquello es un acto de animalidad, lo promueva quien lo promueva y lo respalde quien lo respalde. Ante la situación, una consideración: los ciudadanos que tratamos de vivir en paz y de ejercer nuestros derechos cívicos, precisamos que se nos garantice el orden público y que rija el estado de derecho, también, con los que violentan el orden, pues, todos tenemos derechos, pero también obligaciones para con los demás.

¿Cómo habría resuelto la situación Alemania, Francia, Reino Unido, etc.? Pues, también nosotros. Nada hay que temer desde la legalidad. Las alusiones a la violencia de las fuerzas del orden, son el resultado de viejas asignaturas pendientes y, con los suspensos, mejor no contar.

Déficit publico
Rajoy o cómo dar la razón a Rubalcaba
Guillermo Dupuy Libertad Digital 2 Marzo 2012

Hace escasas semanas la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saez de Santa María, reiteraba la supuesta posición del PP a favor del equilibrio presupuestario con las siguientes palabras: "No se puede gastar más de lo que se ingresa, y sobre el que gaste más caerá el peso de la ley, porque la primera obligación de un responsable político es saber gestionar con lo que tiene y no comprometer el futuro con lo que no tiene". Pues bien. Ahora el presidente del Gobierno entiende, sin embargo, que España no puede llegar a un techo de déficit del 4,4%, tal y como le exige Bruselas en el presente año, sin provocar nada menos que un "crack" nacional.

La razón para semejante bandazo en el discurso del PP es la misma mala excusa que el gobierno ya había utilizado para justificar el incumplimiento de su promesa de no subir los impuestos: el hecho de que el déficit en el 2011 ha sido del 8,5%; es decir dos puntos y medio por encima del 6% comprometido por el anterior gobierno socialista. Sin embargo, ¿nos hemos olvidado de la oposición del PP a cualquier aumento de la presión fiscal a finales del año 2010, cuando el déficit era del 9,2 por ciento, o a finales del 2009, cuando el déficit alcanzó nada menos que el 11,2 por ciento?

No, hombre, no. A otro perro con ese hueso. La auténtica razón por la que el equilibrio presupuestario ha dejado de ser para el PP "la primera obligación de un responsable político" para pasar a convertirse en vía al "crack nacional" no es otra que la inamovible renuencia a reducir una serie de gastos públicos, que nada tienen que ver con las pensiones, ni con el mal llamado "gasto social", ni lo que se considera funciones nucleares del Estado tales como la Justicia, seguridad y defensa, tal y como Juan Ramón Rallo ha demostrado con partidas y números en la mano. Esa renuencia a predicar con el ejemplo explica también que ayuntamientos y gobiernos autonómicos del PP hayan contribuido decisivamente a que el déficit en el 2011 haya sido aun mayor que el previsto.

Aunque Rajoy ni nadie en el gobierno se atrevan, por ahora, a sostenerla pública y abiertamente, lo cierto es que están inoculando una falsedad tan constatable como es la de afirmar que un ahorro de 40.000 millones para cumplir con el objetivo del déficit público del 4,4% este año, supondría poco menos que "tocar hueso", una dantesca situación en la que hasta las pensiones correrían peligro. Si, claro; como si por ese importe no quedara grasa que cortar en un Estado que gasta cerca de los 500.000 millones de euros anuales.

Al margen de hacer suya la táctica socialista de meter miedo a los jubilados, peor es que Rajoy esté dando la razón a Rubalcaba cuando este pedía, durante la pasada campaña electoral, una moratoria a Bruselas de cara a cumplir los objetivos del déficit. Lo peor es también que, con este enfoque, Rajoy nos aboca a una nueva subida de impuestos como única forma de reducir el desequilibrio presupuestario. Con ella Rajoy contribuiria aun más a contrarestar los efectos positivos de su reforma laboral abocándonos al estancamiento. Y todo por su renuencia a cumplir con "la primera obligación de un responsable político" por la vía exclusiva de reducir el gasto público.

Torres-Dulce: cuando lo normal es noticia

EDITORIAL Libertad Digital 2 Marzo 2012

Van a cumplirse ocho años, un aniversario que los sindicatos planean empañar, de los atentados del 11-M. Desde muy pronto, algunos medios observamos que algo olía a podrido en la historia que la Policía y el juez Del Olmo habían escrito en el sumario. Hubo teorías de lo más variopinto sobre la responsabilidad de los crímenes, pero sobre todo una búsqueda incesante de la verdad, fuera la que fuera. Una verdad que debíamos a las víctimas, que, tal y como dijera Gabriel Moris, nunca iban a "olvidar lo inolvidable".

Han sido ocho años de cuestionar la verdad oficial sin que quienes debían hacerlo por obligación se preocupara lo más mínimo por esclarecer el 11-M. Una situación anormal, un escándalo que, sin embargo, contó con la aquiescencia de la mayoría de los medios, que se apuntaron a la acusación de "conspiranoia" con una alegría que dejaba en ridículo las supuestas vocaciones por la verdad de tantos profesionales.

Lo que ha sucedido este viernes debería ser lo normal. Unos periodistas desvelan la existencia de nuevas pruebas relacionadas con el mayor atentado que ha sufrido la sociedad española e inmediatamente la justicia las investiga para ver si pueden poner luz sobre los hechos. Pero en este país nuestro lo normal es desgraciadamente excepcional. La decisión de Torres-Dulce de investigar la aparición del foco de una explosión que oficialmente ya no existía no es nada más que su obligación. Pero en el país de los Conde Pumpido, de las togas manchadas en el polvo del camino, es inevitable sorprenderse de que el Fiscal General del Estado cumpla con su deber profesional.

El pasado 28 de marzo, en Libertad Digital publicamos el resultado de la investigación de Luis del Pino y Carlos Sánchez de la Roda: durante todo este tiempo se ha conservado una prueba fundamental, a la que no pudieron acceder ni acusaciones ni defensas porque se les dijo que no existía. Lo normal hubiera sido que todos los medios se hicieran eco de la noticia, pero sólo informaron del hallazgo los pocos que como nosotros llevan durante ocho años preguntándose qué pasó realmente aquel nefasto día. Ha hecho falta que Torres-Dulce tomara la decisión lógica para que una información publicada varios días antes se convirtiera en actualidad y recibiera la atención que en otro país sería normal.

Sólo queda esperar que se tire del hilo hasta el final. La investigación podrá encontrarse con obstáculos que no puedan salvarse, pistas que no conduzcan a nada, datos que sólo sirvan para despistar y desviarnos del camino. Pero que al menos no sea por falta de voluntad e interés en esclarecer la verdad. Zapatero ya no está en el Gobierno, y las excusas de tantos sobre nuestros motivos para querer seguir indagando ya no tienen sentido. Alguien ocultó ese vagón. Y esa persona, y quienes ordenaran hacerlo, deberían llevarnos más lejos. Esperemos que esta vez no se vuelvan a frenar los esfuerzos por saber quién ordenó matar a cientos de españoles.

11-M
La noticia más importante en la historia de LD
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 2 Marzo 2012

El hallazgo de uno de focos de explosión de la masacre del 11-M, contado por Luis del Pino y Sánchez de Roda en Libertad Digital el pasado martes, es, sin duda, la noticia más importante en la historia de nuestro periódico, el más importante de los "nativos de internet", que ha alcanzado los tres millones y medio de usuarios únicos y el doble de páginas vistas que nuestro primer competidor. Valdría lo mismo si los usuarios únicos fueran la mitad de la mitad de la mitad, pero son más de tres millones, de nivel cultural y económico medio-alto y con gran presencia de lectores jóvenes, para los que la Prensa ya no es lo que se vende en los quioscos sino lo que se lee en la Red.

Esta noticia y su extraordinario efecto legal tras ordenar Torres Dulce su inmediata investigación fiscal nos permite olvidar el habitual boicot de la progredumbre periodística o la mezquindad de los pocos medios que dicen buscar la verdad sobre el 11-M, pero, por lo visto en este caso, sólo cuando ellos han descubierto algo. Nosotros tenemos a gala contar siempre en nuestro periódico, nuestra radio y nuestra televisión cualquier hallazgo sobre el 11-M, venga de donde venga, lo consiga quien lo consiga y, por supuesto, citando la fuente. Y así seguiremos, porque según la frase imborrable de Gabriel Moris, nunca vamos a "olvidar lo inolvidable".

Pero ese respeto a los muertos en la masacre que ha cambiado y para mal la historia de España nos obliga también a manifestar, tras la satisfacción periodística, la preocupación cívica. La decisión de Torres Dulce debería conducir a la investigación a fondo de la destrucción y falsificación de pruebas del 11-M, cuyo exponente más conocido es Sánchez Manzano, pero no el único ni el más importante. Hace pocos días, una juez rectificó lo que apreciaba un mes antes y ha archivado la denuncia contra el jefe de los TEDAX que de manera clamorosamente ilegal manipuló y destruyó –presuntamente, faltaría más- pruebas esenciales para buscar y juzgar a los terroristas del 11-M. Dijo que era "cosa juzgada", cuando lo único que había era una denuncia harto sospechosa de cierto partido de extrema derecha y que se refería sólo a uno de los asuntos investigables de Sánchez Manzano, denuncia que fue archivada.

Pero ni lo denunciado era todo lo investigable de Sánchez Manzano, ni pudo incluir las novedades alumbradas en la investigación de la juez Coro Cillán, ni, lógicamente, pudo dar cuenta de la evidente obstrucción a la justicia que demuestra la aparición del vagón del 11-M en los arruinados montes de chatarra de la empresa Tafesa, concesionaria de Renfe. En el 11-M está casi todo por investigar, pero hay algo que ya se puede juzgar: la descarada destrucción de pruebas y la sistemática obstrucción a la Justicia. Torres Dulce dijo que "de cosa juzgada, nada", pero en vez de recurrir un yerro judicial tan terrorífico, esperanza casi última de las víctimas del 11-M, dijo que no presentaría recurso porque no lo veía "técnicamente" factible. De ahí nuestra sorpresa al responder hoy a preguntas de Cristina Altuna, de esRadio, que ayer ya había dado órdenes de actuar a la fiscalía. En pocos minutos, adiós al cerco informativo y al silenciamiento político de LD. ¡Había hablado el Poder!

Pero los lectores de LD, curtidos en decepciones y deserciones a propósito del 11-M, dieron la voz de alarma en los primeros comentarios a la noticia: el fiscal investigador sería o podría ser un tal Escribano, izquierdista radical que se habría significado en la operación contra Coro Cillán, que es como decir contra la investigación de los muchísimos cabos sueltos del 11-M. No tenía noticia del fiscal Escribano, pero sí sé que el fiscal ha apoyado muy eficazmente a Cillán y que la fiscal Olga Sánchez es responsable junto al juez del Olmo de la instrucción más calamitosa de la justicia española, precisamente en la masacre más atroz de nuestra historia. O sea, que hay jueces y jueces, fiscales y fiscales, gente decente y malvados redomados.

A cualquier lego se le ocurre que alguien tan significado –siempre según nuestros lectores, sin duda del gremio policial o del judicial- en el intento de destrucción de la tarea de Cillán sobre el 11-M es el último al que se le puede encargar que investigue una prueba crucial sobre ese mismo caso. Y entiendo a quienes piensan que puede tratarse de una trampa de la Fiscalía. Sin embargo, siempre he dicho que si el Gobierno y el PP quieren, se hará o se empezará a hacer justicia sobre el 11-M. Falta que realmente quieran, y las reacciones de hoy, empezando por la de Rajoy, son esperanzadoras. ¿Es un cambio de verdad? ¿Tiene truco o trampa? Muy pronto lo sabremos y, naturalmente, lo contaremos y valoraremos. Para eso está Libertad Digital, desde Marzo del año 2000. Y en esa lucha, ahora más que nunca, vamos a seguir.

11-M
El único vagón del único culpable
Javier Somalo Libertad Digital 2 Marzo 2012

Ante el hallazgo de uno de los focos de explosión del 11-M, hay quien se quedará con que, sin una cadena de custodia, no tiene carácter probatorio. ¿Por qué no se preguntan qué maldita cadena de custodia permitió que un vagón entero en el que murieron personas acabe bajo un chamizo y no bajo la lupa policial y científica?

No es el carácter probatorio químico (componentes de explosivos) ni el físico (comportamiento del metal ante la explosión) lo que importa, aunque no haya que descartarlo. Lo que prueba este hallazgo es un delito de ocultación de pruebas. Y ese es un resistente hilo del que se puede tirar porque en el otro extremo está amarrado el "¡Quién ha sido!" que gritaron frente a las sedes del PP, hace ahora ocho años, los mismos –sálvese quien pueda– que mezclarán la protesta laboral con el más vergonzoso homenaje a las víctimas de la masacre. Encontrar al que oculta las pruebas de un asesinato nos lleva a conocer las razones que le empujaron a hacerlo, o sea, la lealtad a la que se debe. Y recordemos que la sentencia de Gómez Bermúdez se firmó reconociendo la incógnita de la autoría intelectual y que el Tribunal Supremo no compró la versión de los autores materiales inmolados en Leganés.

Sólo encerraron a un culpable, Jamal Zougham, porque tres rumanos dijeron haberle visto, por cierto, en el tren de Santa Eugenia, el del foco de marras. Me permito recordar aquella exclusiva del diario El Mundo que desmontaba el circo de los rumanos y desvelaba cómo uno de ellos, una mujer, cambió su declaración un año después del atentado, se le concedió entonces la condición de víctima y se le pagaron 48.000 euros. Fue entonces cuando su versión coincidió con las otras dos.

Y como el único vagón que queda es precisamente en el que dicen que se subió el único culpable, permítanme que les reproduzca cómo habría sido la película de los hechos si hubieran dicho la verdad los testigos. Así me lo contó Luis del Pino:

Zougam tendría que haberse subido con su mochila bomba al tren de Santa Eugenia en la estación de Torrejón de Ardoz, cuando quedaban sólo QUINCE minutos para que la bomba estallara, momento en que le ve el testigo R-10. Luego, habría tenido que recorrer el tren hasta el vagón 6, siendo visto por las otras dos testigos entrando a ese vagón. En ese momento, sigue llevando a cuestas la bomba, porque las rumanas declaran que le ven con la mochila al hombro. Posteriormente, tendría que haber vuelto sobre sus pasos hasta el vagón 4 sin que le vieran de nuevo las dos amigas rumanas, y tendría que haber depositado su artefacto en ese vagón 4 (que fue el único que estalló en el tren de Santa Eugenia), cuando sólo quedaban CINCO minutos para que estallara, antes de bajarse en la estación de Vicálvaro.

En este grupo –el periódico, la radio y la tele–, tiraremos del hilo de este vagón todos los días. Pese lo que pese la carga que esconda al otro lado. Y lo haremos ofreciendo todas las noticias fruto de nuestra investigación y aquellas, veraces y contrastadas, que elaboren otros medios de comunicación. Como siempre. Vendrán tiempos difíciles, intoxicaciones, obstáculos y críticas. También como siempre.

Caso abierto
El 11-M es noticia el 11-M
Maite Nolla Libertad Digital 2 Marzo 2012

Ya sé que es imposible desligar el 11-M de las finalidades políticas que lo provocaron, que básicamente se redujeron a echar al Gobierno del PP o a evitar que volviera a ganar. Y que también es imposible desvincularlo de las consecuencias que en la política española tuvo ese guardagujas macabro que cambió de vía al previsible resultado electoral, y que además se llevó la vida de casi doscientas personas. Pero si nos pudiéramos abstraer de ello, e incluso del golpe de Estado moderno que vivimos entre el 12 y el 14 de marzo de 2004, en algún momento como sociedad deberíamos asumir la enorme vergüenza que supone haber hecho como si el 11-M no hubiera sucedido. O lo que es peor, como si hubiera sido una especie de catástrofe natural o un accidente aéreo.

Y es que excepto en tres medios mal contados, en España el 11-M se ha ido olvidando, desguazando y almacenando en cobertizos llenos de roña, tanto a nivel político como social. Las conmemoraciones dizque institucionales del 11-M son casi clandestinas, a las que los políticos o los miembros de la Casa Real acuden bastante más a desgana que al congreso de móviles en Barcelona o a los actos de la muy honorable fundación Príncep de Girona.

Pero en estas, que lo que algunos medios llaman "una página web" -hoy mismo, una de las televisiones de Lara en referencia a Libertad Digital-, provoca que el Fiscal General del Estado se vea obligado, al menos, a iniciar diligencias para saber qué hace uno de los trenes en una chatarrería. Gracioso que se pretenda menospreciar a Libertad Digital llamándonos "página web". También era una página web Wikileaks, y la de bombo que le dieron por publicar noticias de tanta enjundia y trascendencia mundial como que los servicios secretos de Estados Unidos creían que el PSC había entrado en una "deriva nacionalista". Es verdad que técnicamente Libertad Digital es una web. Pero también hay periódicos que son papel con una o dos grapas; y algunos incluso una ruina. Pero pelillos a la mar.

Y oigan, ocho años después, a pocos días del 11 de marzo, el 11-M es noticia en todos los medios porque el Fiscal General del Estado dice que, de demostrarse la verdad de lo que aquí se denuncia, podríamos estar ante un delito de obstrucción a la Justicia.

Otra cosa es lo de los sindicatos. Supongo que están ustedes al corriente de que estas organizaciones, que, como literalmente dice nuestra Constitución, "contribuyen a la defensa de los intereses económicos que les son propios" –nunca mejor dicho- han tenido la tenebrosa idea de utilizar el domingo, 11 de marzo, para no se sabe qué reivindicación. Dijo Rubalcaba que la campaña contra los sindicatos era repugnante. Lo que no dijo es que la campaña la organizaban ellos solitos.

11-M
El día que LD hizo el trabajo de la Justicia
Pablo Molina Libertad Digital 2 Marzo 2012

A pesar de que el diario cuya plataforma digital tiene nombre de chicle sin azúcar se refiere a este periódico como una simple página web, hay ya cierto consenso entre la profesión de que el hallazgo de uno de los focos de explosión del 11-M, arrumbado en un chamizo destartalado, es propio de un medio solvente con grandes profesionales a su servicio. Además de rendir el servicio a la sociedad que cabe exigir a un medio de comunicación, la noticia de Libertad Digital que hoy incluye el resto de los medios nacionales ha servido también para demostrar que en papel, en formato digital, o por ondas electromagnéticas, la excelencia en los contenidos no depende de la textura del soporte utilizado para su transmisión.

El Fiscal General del Estado ha actuado como corresponde a su cargo, ordenando una investigación sobre las circunstancias en que han sido hallados los restos y las peripecias que dieron lugar a tan peculiar sistema de custodia. Es lógico que haya cierta sensación de sorpresa porque con el 11-M lo normal hasta ahora ha sido la elusión de responsabilidades a lo largo y ancho del escalafón. Ahora, al menos, podremos tener una idea cabal de las personas que decidieron que uno de los focos de explosión no merecía ser preservado, hasta agotar todas las pruebas que pudieran dar respuesta a los interrogantes que todavía pesan la forma en que se perpetró la masacre.

Las víctimas del 11-M, al menos la mayoría y la asociación que las representa, llevan años insistiendo en la necesidad de que una nueva instrucción revise los aspectos que la propia sentencia recaída dejó sin concretar. También para esclarecer las responsabilidades de las autoridades que participaron en todo el proceso desde el mismo día de los atentados, en el caso de que se demuestre que actuaron de forma incorrecta o dolosa. Es lo mínimo que merecen, dadas las circunstancias, de ahí la importancia de este nuevo hallazgo.

El que este nuevo impulso a la investigación del mayor atentado terrorista ocurrido en España haya surgido de un medio modesto como el nuestro, acredita que la profesionalidad y la solvencia periodística no dependen de grandes presupuestos, sino de la prelación que la decencia y el sentido de servicio a la sociedad tienen en la escala de principios de cada medio.

Libertad Digital ha cumplido con su deber. Ahora les toca a otros hacer lo propio con el suyo. Para más información, no dejen de visitar a diario esta, su "página web".

Falta de respeto a las víctimas
El Editorial La Razón  2 Marzo 2012

La decisión de CC OO y UGT de manifestarse en Madrid el 11 de marzo es una falta de respeto a todos los ciudadanos y un insulto a las víctimas. Queremos creer que la sensatez y el buen criterio acabará imponiéndose y que los líderes sindicales elegirán otro día para expresar en los aledaños de Atocha su rechazo a la reforma laboral. De no ser así, confirmarán que son fundadas las críticas que los presentan como organizaciones burocráticas cuya principal preocupación es conservar a toda costa sus privilegios y sus jugosos emolumentos imponiendo su ley en la calle. En ningún caso son compatibles los actos de recuerdo y homenaje a las víctimas del mayor atentado terrorista que ha sufrido España con un pasacalles sindical.

Si Méndez y Toxo pretenden trivializar el recurso a la protesta callejera, la memoria de los asesinados no admite ni frivolidades ni manipulaciones. Hacen bien la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, y la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, en aplazar con el beneplácito de las asociaciones de víctimas los actos de homenaje para evitar la indeseable coincidencia. Pero no son los ciudadanos los que deben retrasar nada, sino los miles de liberados sindicales que sólo trabajan cuando hacen huelga o salen de manifestación. Un mínimo de decencia y de consideración hacia los trabajadores que fueron masacrados aquel 11 de marzo de 2004 es argumento suficiente para que ningún obrero secunde la mascarada sindical de ese día.

En este punto, los líderes del PSOE deben pronunciarse sobre el particular y aclarar su participación. La deriva radical que están adoptando los socialistas ha dado alas a los grupos de izquierda extrema, que siguen protagonizado algaradas callejeras y acosando a cargos y sedes del PP. No basta con que Rubalcaba saque a pasear su proverbial cinismo político desacreditando a la Iglesia para justificar que dirigentes de su partido hayan encabezado manifestaciones en contra de la Policía.

Sin el «acompañamiento» del PSOE, en expresión reveladora de su número dos, Elena Valenciano, no se habrían producido los bochornosos espectáculos de Barcelona y Valencia, una de cuyas imágenes de violencia a la griega ha dado la vuelta al mundo desde la portada de «The New York Times». Pocas noticias pueden ser más letales para la imagen y los intereses de España que ésta abriendo el primer diario internacional. De nada servirá que el Gobierno de Rajoy emprenda una campaña para rehabilitar la marca España si el principal partido de la oposición se embarca en una estrategia de crispación social cuyo efecto fulminante es el desprestigio de un país que tiene en el turismo su primera industria. La promesa de Rubalcaba de hacer una oposición leal y constructiva no es más que un sarcasmo inaceptable en la actual situación de emergencia.

La izquierda rabiosa
Editorial www.gaceta.es  2 Marzo 2012

La alianza del PSOE con la izquierda radical y violenta no es nueva.

La alianza del PSOE y los sindicatos con la izquierda radical, rabiosa y callejera puede ser preocupante, pero desde luego no es nueva. Y es que sin duda es inquietante que uno de los partidos llamados a participar en la alternancia de poder se alíe de forma tan obscena y evidente con minorías violentas, las que tienen el mismo concepto de democracia que existía más allá del Muro, es decir, una palabra tras la que esconder su naturaleza totalitaria. No es exageración, porque también de más allá del Muro son muchas de las banderas que se exhiben en las algaradas de estos días, al igual que sus eslóganes demagógicos y revolucionarios. Lo del PSOE debe ser definido como alianza y connivencia no sólo porque invita a uno de los líderes de estos energúmenos al Parlamento Valenciano –recibiéndolo con un caluroso aplauso–, sino porque no tiene el valor de condenar con la contundencia necesaria esta deriva violenta de las protestas.

Pero lo dicho: no es nada nuevo. Cuando en el invierno de 2004 las encuestas vaticinaban una nueva mayoría del PP, Zapatero ya diseñó esta estrategia de tensión que cercaba y atacaba las sedes populares, difundiendo mensajes más que próximos al guerracivilismo. Mucho antes de los atentados de Atocha se había materializado esa alianza con la extrema izquierda, en un complejo diseño que intimidaba y culpabilizaba a la entonces mayoría parlamentaria, una táctica desesperada que desgraciadamente dio sus frutos entre el 11 y el 13 de marzo, creando un precedente trágico y constatando que los restos de socialdemocracia sensata que pervivían en la izquierda política se volatilizaban ante el empuje radical, el pacto con quienes habían pactado, a su vez, con los terroristas y la renuncia del socialismo a crear un proyecto de futuro para España.

Ahora, con nueva mayoría popular, se despiertan los mismos fantasmas, y se unen a ellos, enfervorizados, unos sindicatos que también carecen de otro proyecto que no sea el de mantener sus privilegios escandalosos, y que se sienten atacados sólo porque se airee el gigantesco negocio que han montado bajo la excusa ya increíble de defender los derechos de los trabajadores, mientras hacen caja con los despidos, la exenciones fiscales, los consejos de entidades financieras, y una ordinariez millonaria en subvenciones.

Esta izquierda sin proyecto, echada en masa al monte, no puede doblegar ni suplantar el dictamen inequívoco de las urnas. En cada cita electoral los españoles muestran sin ningún género de duda el rechazo a quienes han sumido este país en una crisis de proporciones trágicas, y es responsabilidad de las instituciones que quienes promueven estos decimonónicos mecanismos de desestabilización, agitación y propaganda paguen su deuda penal y política.

En esta dura primavera que se avecina el Gobierno se juega algo más que sacar adelante las reformas y cuadrar los números ante Europa. Y es que resulta todavía más importante que el Ejecutivo de Rajoy sepa defender su legitimidad democrática, y demuestre –con toda la firmeza necesaria– que el Estado de Derecho es capaz de responder a las provocaciones y ataques de quienes no tienen más proyecto que la barricada y los disturbios.

Preservemos el 11M
Charo Zarzalejos Estrella Digital  2 Marzo 2012

En Madrid, los sindicatos han anunciado que el día 11 se sabrá la fecha de la huelga general y que además las movilizaciones convocadas para esa jornada van a ser un homenaje de recuerdo a las víctimas del 11M. No faltan días en el año ni en este mes de Marzo para la convocatoria de movilizaciones, pero se ha elegido el 11M de manera no inocente. Los convocantes saben por que. Los demás lo podemos suponer.

El 11M es nuestro particular 11S que causó más de 3000 víctimas en Nueva York. Son, deben ser estas fechas, unas fechas preservadas de cualquier algarada, de cualquier otra concentración que no sea para recordar a quienes perdieron la vida en los trenes de la muerte.

Hace un par de años, el socialista Tomás Gómez se negó a acudir a los actos oficiales convocados por la Comunidad de Madrid. Fue un error. Su partido, en voz baja, así lo reconoció. También es un error, además de una provocación gratuita, que los sindicatos sitúen sus reclamaciones y críticas _todas ellas legítimas_ en una jornada de especial significado en la memoria colectiva.

Puesto que todo apunta a que hay quienes quieren que las calles de España ocupen las primeras páginas de los periódicos nacionales e internacionales a modo y manera de Grecia y hasta es posible que lo consigan, que por lo menos que los sindicatos reflexionen y se sumen al sentir mayoritario del país y dejen el 11M libre de acontecimientos que no sean los destinados a recordar, cada uno como quiera y como pueda, a las víctimas de aquella inolvidable y trágica jornada.

Nos vienen tiempos difíciles, duros en los que el sacrificio está garantizado. Esta realidad no la van a cambiar ni las manifestaciones y ni mucho menos los actos vandálicos protagonizados siempre por minorías pero no deja de ser comprensible que el enfado se exteriorice de alguna forma. Lo sorprendente es que la actual situación, de extrema dificultad, es materialmente imposible que sea culpa de un gobierno que lleva dos meses y medio en ejercicio.

Aplaudí la paz social que hubo en la etapa Zapatero, cuando se iniciaron recortes, se afrontó una reforma laboral y cada mes la lista de parados subía por miles. La aplaudí entonces y la aplaudo ahora, solo que ahora comienzo a echarla en falta. Si Javier Arenas gana las elecciones andaluzas, que se vaya preparando. Cualquiera diría que Andalucía es un oasis de empleo, de superávit y que en todos los colegios e institutos hay calefacción. En algunos se ha encendido hace dos días y nada ha ocurrido.. La cosa tiene su aquel.

El fiscal general ordena investigar los restos de un tren del 11-M

El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, ha dado instrucciones al fiscal jefe de Madrid, Eduardo Esteban, para investigar los restos de uno de los trenes que supuestamente estalló en los atentados del 11-M aparecido en un almacén en el distrito madrileño de Villaverde.
Madrid - Efe La Razón  2 Marzo 2012

Así lo ha anunciado Torres-Dulce en un desayuno informativo organizado por el Foro de la Nueva Sociedad, en el que ha especificado que ayer ordenó a Esteban determinar si procede investigar los restos, su custodia y clarificar si existe ya algún procedimiento abierto. De estarse ya investigando, ha explicado, se archivarían las diligencias, pero, de lo contrario, el Ministerio Público solicitaría su "inmediata judicialización".

"A priori", ha explicado posteriormente a los periodistas, podría tratarse de un delito de obstrucción a la justicia, "pero es posible que a lo mejor no exista ningún delito", si bien la obligación del Ministerio Fiscal es investigar "cualquier hecho y ponerlo en conocimiento de la autoridad judicial". "Hemos operado simplemente como consecuencia de una noticia" que avanzó Libertad Digital, que esta semana publicó que habían aparecido los restos del tren que estalló el 11 de marzo de 2004 en la estación de Santa Eugenia y que estaba custodiado en un cobertizo de la empresa Tafesa de Villaverde.

Por ello, ha subrayado que cuando se tiene conocimiento de un hecho "que aparentemente pudiera resultar delictivo" o que estuviera judicializado, la Fiscalía debe fijar todos los términos procesales para poder continuar con un procedimiento. Un proceso que, en este momento, "está cerrado", pero que "al igual que cualquier otra circunstancia que tiene que ser investigada, será investigada", ha resaltado.

Por otra parte, ha asegurado que no comparte la decisión de la Audiencia Provincial de Madrid de archivar, el pasado 10 de febrero, la causa abierta al exjefe de los TEDAX de la Policía Juan Jesús Sánchez Manzano a raíz de una denuncia de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M que le acusaba de actuaciones irregulares en la recogida y custodia de pruebas de los atentados.

El tribunal madrileño acordó "el sobreseimiento libre de la causa", instruida por la juez Coro Cillán, "por constituir la misma cosa juzgada material", una decisión que Torres-Dulce cree "equivocada" pero que la Fiscalía no recurrió porque "procesalmente no era posible" y, por lo tanto, "legalmente irrecurrible".

Cataluña
Discriminación lingüística. Bienestar Social solo subvencionará para la lucha contra la pobreza a las entidades que rotulen en catalán
La Generalidad ayudará a luchar contra la pobreza pero solo si es en catalán
Repartirá cinco millones de euros en ayudar a erradicar la pobreza. Uno de los requisitos para las entidades sociales es que tengan sus carteles en catalán, pese a que el TC anuló en 2010 cualquier preferencia lingüística.
Redacción www.bcn.com  2 Marzo 2012

La Consejería de Bienestar Social y Familia de la Generalidad subvencionará a las entidades que promuevan la lucha contra la pobreza, especialmente la de los niños, siempre y cuando estas lo hagan bajo avisos y rótulos en catalán. Así consta en los requisitos para las entidades que aspiren a recibir la ayuda económica.

Según ha publicado, este viernes, el Diario Oficial de la Generalidad de Cataluña (DOGC) uno de los requisitos para la obtención de la subvención es, al menos, el uso del catalán:

‘Que cumplan los requisitos que establecen los artículos 32.1, 32.3, 33 y 36.4 de la Ley 1/1998, de 7 de enero, de política lingüística, en el local, la sala, el establecimiento o el centro de trabajo donde se preste la actividad objeto de la subvención, así como en la rotulación, en los avisos y en la documentación dirigidos al público como mínimo cuando estén vinculados al objeto de la ayuda’.

Una preferencia lingüística que el TC declaró nula
Además de tener la sede social en Cataluña y estar al corriente de los pagos tributarios con las administraciones, entre otros requisitos, la Consejería exige a las entidades dedicadas a erradicar la pobreza priorizar una (el catalán) de las dos lenguas oficiales (español y catalán) en la Comunidad.

Este requisito choca frontalmente con la legalidad que ha dejado establecida la sentencia de 2010 sobre el Estatuto de Autonomía del Tribunal Constitucional, al señalar que la Generalidad debe mantener un ‘equilibrio inexcusable’ entre el español y el catalán, y que ‘en ningún caso’ puede dar ‘un trato privilegiado’ a ninguna de las lenguas, subrayando que el catalán no puede tener ‘uso preferente’ por parte de la Administración autonómica.

Ayudas necesarias
En este sentido, por otra parte, la Consejería de Bienestar Social y Familia, que dirige Josep Lluís Cleries (CiU), al obligar a las entidades de carácter social a priorizar una lengua, estaría impidiendo el fin último de la ayuda -que asciende a 5 millones de euros en su conjunto- y que no es otro que el de ayudar a las personas en riesgo de exclusión. Un requisito lingüístico que nada tiene que ver con la ayuda social.

La Consejería, con estas ayudas, pretende priorizar la atención básica de alimentación e higiene, ayuda a las personas sin techo, prevenir la exclusión social y luchar contra la pobreza infantil en unos momentos de crisis económica y elevado paro que está haciendo que aumente el número de personas en riesgo de pobreza.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
El pago se puede evitar
Daniel Portero   La Razón  2 Marzo 2012

Ahora parece que toca a los españoles pagar a Arnaldo Otegi debido a una sentencia del Tribunal de Estrasburgo por injurias cometidas contra el Rey. En una retorcida sentencia del Tribunal Europeo paradójicamente se condena a España a pagar 20.000 euros más costas procesales por extralimitarse la Justicia con un terrorista como Arnaldo Otegi. Hay que recordar que el batasuno fue condenado hace menos de seis meses a más de 10 años de prisión por ser declarado dirigente de ETA a través de la estructura Bateragune, que pretendía reconstruir la antigua Batasuna. Además, resulta que este mal llamado «hombre de paz» por el ex presidente del Gobierno Rodríguez Zapatero va a ser uno de los primeros terroristas de ETA en recibir tantísimo dinero de las arcas públicas.

Sin embargo, vamos a recordar que, si se quiere hacer honor a la política de recortes y austeridad del Gobierno del PP, se puede evitar pagarle esta cantidad de dinero de nuestros impuestos. En la sentencia reciente de Bateragune, aún no firme, Otegi, además de ser condenado a muchos años de cárcel, también lo ha sido en costas procesales por la misma causa. Por esta razón, y para tranquilidad de muchos españoles, el Gobierno español no debe pagar ni un solo euro a este miserable terrorista si tiene deudas pendientes con la Administración o con las partes personadas en el «caso Bateragune».

También conviene recordar a la Fiscalía del Tribunal Supremo que aún debe elevar a definitivas las conclusiones del escrito en respuesta al recurso de casación interpuesto por Otegi en el Alto Tribunal, por lo que la acusación pública podría incrementar la petición de responsabilidad civil a Otegi y sus compañeros, eximiendo al Estado de pagar nada a este terrorista. Todavía está en nuestras manos evitar que este sujeto cobre algún euro por ser terrorista y haber causado tanto dolor entre las víctimas del terrorismo.

Inflexión
Mal que mal, se enfrentan este año las comunidades al pago de una deuda que, en el caso catalán, asciende a seis millones de euro diarios
juan carlos girauta ABC Cataluña  2 Marzo 2012

HABÍA plena conciencia en 2010 de la necesidad de rigor presupuestario para el año siguiente. A fin de cuentas, fue el giro de Zapatero en esa materia, con sus consiguientes reformas fallidas, causa de su debacle electoral. No obstante, hoy sabemos que ni el giro ni la toma de conciencia se tradujeron en nada. O en casi nada: del 9'2 al 8'5 de déficit en 2011.

A la luz de los objetivos marcados, las administraciones más incumplidoras fueron las comunidades autónomas. Sólo ahora, cuando el desvío se revela en su detalle, empieza a plantearse lo extraño que resulta trasladar la mayor dureza al nivel administrativo que carga con la Sanidad, la Educación y los Servicios Sociales, es decir, con el grueso del Estado del Bienestar. Consciente seguramente de que los rigores no estaban bien distribuidos, y de que ello explica en gran medida el fracaso comparativo, el gobierno de Rajoy se ha apresurado a anunciar que no permitirá la quiebra de ninguna autonomía, ni entrará en el juego de culpar a esta o aquella.

Mal que mal, se enfrentan este año las comunidades al pago de una deuda que, en el caso catalán, asciende a seis millones de euro diarios. A tal efecto, se preparan nuevas emisiones; la Generalitat espera colocar dos mil millones en abril a particulares —otra «emisión patriótica»—, montante que se dedicaría íntegramente al servicio de la anterior emisión. O sea, una pelota de deuda, un esquema Ponzi, una pirámide. Contra lo que pueda parecer a la luz de lo que cuentan los medios locales, la principal deuda autonómica es la catalana, con 40.000 millones y doblando a la segunda, la de la Comunidad Valenciana. Se ignora cómo atenderá la otra Generalitat sus vencimientos en 2012 una vez S&P ha considerado sus emisiones de deuda como bono basura.

El Estado autonómico está pidiendo a gritos un rediseño. Naturalmente, habrá que seguir prestando los servicios esenciales, pero no está nada claro cómo quedarán asignadas las competencias cuando la gran reforma culmine. Vayamos pensando en la asimetría.

La AVT cree que Sarkozy «se equivoca» y le pide que piense en las víctimas
La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), ha asegurado este jueves no compartir las declaraciones del presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, en las que se ha mostrado favorable a un acercamiento de presos y le ha pedido que piense en lo que supone esa medida para las víctimas del terrorismo en España.
Madrid - Ep La Razón  2 Marzo 2012

"Con todos mis respetos hacia el señor Sarkozy y agradeciéndole infinitamente la colaboración que ha habido siempre con Francia en la detención de etarras, quiero transmitirle que las víctimas ni queremos ni aceptamos el acercamiento de presos, sería un retroceso total de la lucha y las reivindicaciones de las víctimas del terrorismo en España", ha dicho Pedraza en declaraciones a Europa Press.

En ese sentido ha insistido en que "entendiendo su colaboración siempre con España por detener a los etarras y por perseguirlos que entienda lo que supone para una víctima o una familia se va acercar a los terroristas". "No comparto su opinión, se ha equivocado", ha remachado.

DECLARACIONES DEL PRESIDENTE FRANCÉS
Sarkozy: “Hay militantes socialistas que se asocian a etarras”
 Minuto Digital La Razón   2 Marzo 2012

“En cinco años no he cedido a la presión de la calle y no voy a hacerlo ahora ante los separatistas vascos”, afirmaba el candidato de la la Unión para un Movimiento Popular (UMP), quien ha subrayado que en Francia el presidente de la República “va donde quiere”.

Nicolas Sarkozy ha acusado a militantes socialistas de asociarse a “gente de ETA” en la protesta violenta contra él, durante una visita electoral a la ciudad de Bayona.

“Si en nuestro país los militantes socialistas se asocian a gente de ETA para celebrar manifestaciones violentas es que las cosas no van bien”, ha subrayado un Sarkozy visiblemente enfadado en declaraciones efectuadas a su llegada a la cumbre de jefes de Estado y Gobierno de la UE, en Bruselas.

El candidato de UMP a la reelección, se ha mostrado favorable al acercamiento de los presos de ETA y ha manifestado “mucho interés” por el proceso abierto tras el cese de la actividad violenta de ETA, durante una visita cursada a la Itchassou (Francia), cercana a Bayona.

El presidente francés se ha referido a la situación política en el País Vasco y ha destacado la coincidencia de pareceres de los Gobienros francés y español.

Según sus palabras, sigue “con mucho interés” el proceso abierto tras el anuncio de ETA de cesar en su actividad y se ha mostrado convencido de que se ha llegado a este punto “gracias a la firmeza contra los asesinos y la mano tendida a ciertas reivindicaciones políticas”.

Pero el Gobierno de Rajoy y el Ministerio del Interior han asegurado que mantendrán su política penitenciaria a pesar de las declaraciones del presidente francés. Desde el Departamento que dirige Jorge Fernández Díaz han afirmado que ellos también desean el acercamiento de presos a cárceles del País Vasco pero han matizado que por eso defienden las reinserciones individuales para los reclusos de la banda, han informado fuentes de Interior.

Estas mismas fuentes han replicado a la coalición abertzale Amaiur “que dejen de manipular a los presos” y que les pidan que se acojan a esas reinserciones individuales.

Cataluña
Bilingüismo interesado. Independentistas radicales 'abrazan' el castellano para defender la secesión
Alejandro Tercero wwwbcn.com   2 Marzo 2012

Desde la restauración de la democracia, la presión política contra los castellanohablantes en Cataluña se ha ido intensificando de forma gradual. Durante los años 80, el Gobierno autonómico, capitaneado por Jordi Pujol, inició un proceso para convertir al catalán, de facto, en la única lengua de uso normal por parte de la Generalidad. En esa época, se estableció la exigencia generalizada de acreditar un nivel C de catalán -el segundo más alto en un baremo de cinco niveles- para trabajar en la Administración autonómica.

A principios de los años 90 concluyó la extensión del modelo de inmersión lingüística escolar exclusivamente en catalán a toda la geografía catalana. Una década después, se empezó a multar a los empresarios que no utilizaban el catalán en sus comercios, hasta el punto de que el año pasado se cerró con un récord de sanciones lingüísticas. Y hoy en día es casi imposible acceder a una beca o una subvención de cualquier tipo por parte de la Generalidad para realizar alguna actividad en español, a pesar de que es lengua oficial en Cataluña junto al catalán.

Sorprendentemente, este tipo de acciones se han producido no solo de la mano de formaciones nacionalistas, como CiU, sino también con el PSC al frente de la Generalidad. Además, ni el Gobierno, ni las leyes, ni las sentencias de los tribunales, que han declarado ilegales una y otra vez este tipo de actuaciones, han conseguido, de momento, evitar que se sigan cometiendo estos abusos.

Contra la oficialidad del español en Cataluña
Una de las reivindicaciones clásicas por parte de los sectores más radicales del independentismo catalán, que incluso organizaciones como la Crida reclamaban hace tres décadas, ha sido la de suprimir la oficialidad del castellano en Cataluña. De hecho, no hay que remontarse demasiado en el tiempo para constatar que este es un objetivo que se mantiene, como nos recuerda Jaume Sobrequés, ex militante histórico del PSC y actualmente en la órbita de CiU.

Sin embargo, en los últimos tiempos, una parte del independentismo -y no precisamente la más moderada-, ha empezado a preguntarse si esta política es útil para conseguir sus objetivos. Especialmente porque, tras treinta años de nacionalismo lingüístico, la mayoría de los catalanes sigue teniendo el español como lengua habitual.

‘¿Usted daría apoyo a un político que no hablase nunca en su lengua?’
El domingo pasado, Eduard Voltas, ex secretario de Cultura de la Generalidad -bajo cuyo mandato el Grup Cultura 03, para el que había trabajado anteriormente y con el que vuelve a colaborar actualmente, recibió subvenciones multimillonarias por parte del Gobierno autonómico-, en las páginas del diario Ara, llegaba a una curiosa conclusión: ‘Defiendo que, en el camino de la victoria [de la secesión de Cataluña], el catalanismo ha de abrazar la lengua castellana‘.

Su tesis es muy sencilla:
‘¿Usted daría apoyo a un político que no hablase nunca en su lengua? ¿Se apuntaría a un proyecto que emitiese señales de que amar las cosas que usted ama, o incluso, de menospreciar las cosas que usted ama? [...] Si yo fuese un catalán de identidad española, ante la hipótesis de la independencia estoy seguro de que me preguntaría: de acuerdo, con la independencia viviríamos mejor, pero en este Estado catalán que me proponen, ¿yo podré continuar siendo yo? ¿Mi lengua, mis costumbres, mis referentes, serán respetados y asumidos como propios por el nuevo Estado? ¿O serán tratados como una molestia, como una anomalía que se ha de ignorar o superar? [...] El futuro Estado catalán no se puede construir sobre la base de la alergia a la diversidad interna, sino de su plena asunción, porque en caso contrario se convertirá en inviable. Lo que propongo es neutralizar este riesgo desde ahora mismo, dar un paso adelante y asumir el castellano como una cosa propia. No digo tolerarlo, no digo soportarlo como una especie de fatalidad histórica que nos ha tocado padecer, no digo simplemente respetarlo, sino convertirlo en un activo, tratarlo como un elemento definitorio de la Cataluña de hoy y de mañana. Incorporarlo al relato del país [por Cataluña] del futuro. Encajarlo en nuestro proyecto de Estado’.

‘Allí hablan solo una lengua, y aquí… aquí hablamos dos’
Voltas ha reconocido que ‘si analizamos honestamente nuestros mecanismos profundos, muchos catalanistas (hablo de líderes políticos, civiles y culturales, de articulistas y creadores de opinión, pero también de la buena gente de la base social) deberíamos admitir que perciben el castellano como una amenaza para el catalán, o bien como una cosa de fuera, o bien como un símbolo de opresión política secular. Y se les nota, aunque sea un reflejo inconsciente. Y como se les nota, generan desconfianza en mucha gente‘.

Y ha llegado a la conclusión de que al independentismo le hace falta ‘un cambio sincero de actitud’ para ‘mimar’ la ‘lengua propia y amada de, al menos, la mitad de nuestros compatriotas’, que ‘además es un activo económico brutal’. Su propuesta pasa por ‘explicar que la Cataluña independiente continuará siendo como mínimo bilingüe’, que ‘será un espacio rigurosamente garantista de los derechos lingüísticos de todos los ciudadanos’ y que ‘el castellano continuará siendo oficial’. ‘Toda la vida le hemos dicho al mundo que somos diferentes porque allí hablan castellano y aquí hablamos catalán. Pues bien, tal vez en realidad la auténtica diferencia es que allí hablan solo una lengua, y aquí… aquí hablamos dos’, ha añadido.

‘Pensar en qué nos une a todos los catalanes’
Al día siguiente, el director del diario, Carles Capdevila, recogía el testigo de Voltas y señalaba:

‘El del castellano es uno de los últimos tabúes del catalanismo, y que nos atrevamos a abordarlo en positivo, no solo con respeto sino con afecto y convicción, añadiría nuevos elementos a los argumentos económicos para gestar un modelo soberano atractivo, integrador y vencedor. Entiendo y comparto algunos recelos porque la nuestra ha sido y es una lengua amenazada, pero tal vez se trata de dejar de caer en la trampa de actuar a la defensiva y hacerlo al ataque. No pensar tanto en tensiones con Madrid sino en qué nos une a todos los catalanes. No es la cantinela de caer bien a [el resto de] España, es la de cohesionar Cataluña para abordar el futuro siendo muchos, menos recelosos y aspirando a todo. Sí, es ser generosos una vez más, pero no para seducir afuera, para sumar adentro. ¿Hablamos?’.

Otros columnistas se han sumado a la propuesta. Joan Vila i Triadú, compañero de Voltas en el Grup de Periodistes Ramon Barnils, también se muestra de acuerdo con él en un artículo publicado en Nació Digital: ‘Empiezo a creer, como Voltas, que nos equivocamos. Tener estado no asegura la supervivencia de la lengua débil (miremos lo que pasó en Irlanda hace un siglo con el gaélico y el inglés). No hay bastante con medidas legales: obligar a rotularlo todo en catalán, dictar normas que aseguren cuotas mínimas en determinados sectores ahora muy poco equilibrados (justicia, cine…). Todo esto probablemente habrá que hacerlo, no digo que no, pero mientras no tengamos los instrumentos jurídicos adecuados, es mucho más urgente conseguir la adhesión voluntaria y convencida de buena parte de la ciudadanía de identidad española o latinoamericana (y por tanto, castellanohablante) hacia nuestro proyecto independentista. Y tal vez solo les convenceremos si les demostramos con hechos que el castellano tendrá el estatus de lengua oficial, no residual ni perseguida, en el futuro Estado catalán. Y que sus derechos lingüísticos individuales están garantizados, al contrario de lo que pasa ahora con los derechos de los catalanohablantes’.

¿Una nación, una lengua?
Incluso Sebastià Alzamora, escritor al que difícilmente se puede calificar de moderado en estas cuestiones, no ha tenido más remedio que darle la razón a Voltas:

‘El sueño de una Cataluña monolingüe, a imagen y semejanza de la Francia jacobina que conocemos y de la España igualmente jacobina que todavía insiste en seguir el modelo del Estado vecino, sencillamente ya no es válido. La realidad es la que es, y el catalanismo que todavía pone sobre la mesa la carta jacobina que identifica una sola nación con una sola lengua, sencillamente está fuera de juego. Cataluña puede convertirse en una sola nación con un solo estado, pero lo que no podrá ser nunca de ninguna de las formas es una sola sociedad con un solo idioma’.

Al final, y paradójicamente, tal vez sea el independendentismo más radical, el que de verdad está convencido de que la secesión de Cataluña está a la vuelta de la esquina, el que consiga -aunque sea por su propio interés, y no por creer en el respeto de los derechos de los castellanohablantes catalanes- lo que otros no han logrado. La sinceridad de sus propuestas es muy fácil de comprobar: bastaría con que, por ejemplo, iniciasen una campaña para exigir a la Generalidad que acate y cumpla las sentencias de los tribunales que obligan a restablecer el bilingüismo escolar.


Recortes de Prensa   Página Inicial