AGLI

Recortes de Prensa   Domingo 4  Marzo 2012

 

Sin tanta prisa pero sin pausas
Editorial www.gaceta.es  4 Marzo 2012

Rajoy y Sarkozy en la cumbre europea celebrada en Bruselas.

Sabido es que la pésima herencia política y económica que nos ha dejado Zapatero está obligando al Gobierno del PP a revisar parte de sus promesas electorales y a modificar la política económica que a buen seguro le hubiese gustado aplicar; algo que conviene recordar en estos momentos en los que Rajoy ha optado por plantarle cara a Bruselas y fijar un déficit para 2012 sustancialmente mayor al comprometido con Bruselas.

Indudablemente, lo deseable sería llegar al 4,4% de déficit público sobre el PIB recortando los muy numerosos gastos prescindibles de las Administraciones Públicas españolas. Sin embargo, la dureza de la recesión que padecerá la economía española durante este año (con su consiguiente merma en la recaudación tributaria), unida a los gastos financieros extraordinarios derivados del aumento de la deuda de 2011 y, sobre todo, a la creciente tensión social que está promoviendo la izquierda, hacen hasta cierto punto comprensible que el objetivo de déficit se revise algunas décimas al alza.

Es verdad que Bruselas ha mostrado su desacuerdo con la unilateral decisión de Mariano Rajoy, pero al fin y al cabo la Comisión no se pronunciará definitivamente hasta finales de mayo y los presupuestos españoles deben presentarse en apenas unas semanas. En ese momento, bien podría suceder que finalmente la Comisión diera su brazo a torcer y aceptara el 5,8% que le ofrece el PP: nada interesa más a ambas partes que exhibir ante los mercados un consenso en torno a unos objetivos que sean lo más realistas posible.

Pero, pese a la flexibilización del compromiso de déficit, no deberíamos ni mucho menos pensar que será sencillo alcanzar ese 5,8%. Con respecto al 8,5% del PIB en que cerramos 2011, necesitamos un ajuste de cerca de 30.000 millones de euros, que puede incrementarse hasta los 40.000 millones si tenemos en cuenta la caída de la recaudación tributaria y el aumento de los costes financieros. Hasta el momento, el Gobierno dice haber acometido un saneamiento de 15.000 millones de euros, con lo que todavía quedarían otros 25.000 millones por recortar.

El Ejecutivo popular, por consiguiente, necesitará coger el toro por los cuernos y emprender minoraciones muy considerables de prácticamente todas las partidas de gastos, tanto de la Administración central como de la autonómica o municipal. Afortunadamente, rúbricas a recortar las hay y muy numerosas; por citar sólo algunas: las televisiones públicas nos cuestan más de 2.500 millones de euros, los cursos de formación para los parados ascienden a 7.000 millones, las subvenciones al mundo de la cultura alrededor de 2.000 millones y las ayudas al Tercer Mundo suman 1.800 millones. Pero será necesario ir un paso más allá y replantearse todo nuestro modelo político, tanto por lo que se refiere a la organización territorial como al Estado de Bienestar.

Recordemos que sólo en duplicidades, redundancias e ineficiencias autonómicas nuestras Administraciones despilfarran 26.000 millones anuales. Asimismo, habrá que estudiar la posibilidad de sustituir la provisión pública de los servicios sociales por el cheque escolar y el cheque sanitario: al cabo, las escuelas y los hospitales concertados tienen costes más bajos que los públicos.

En definitiva: sin tanta prisa pero sin pausa. Podemos ralentizar el ritmo de reducción de nuestro déficit, pero no debemos dormirnos en los laureles. La tarea que nos queda por delante sigue siendo enorme.

El nuevo déficit propuesto por Rajoy (5.8 por ciento del PIB) es muy peligroso
Francisco Rubiales Periodista Digital  4 Marzo 2012

El Gobierno español desveló el viernes un nuevo objetivo de déficit público para este año, del 5,8% del PIB (1,4 puntos superior al compromiso previo asumido por España con la Unión Europea) y una reducción del gasto de las administraciones públicas de 12.000 millones, adicionales a los recortes de 15.000 millones ya aprobados en diciembre. Se trata de una decisión que el PP y los medios de comunicación españoles próximos al gobierno están vendiendo como un gesto soberano de rebeldía ante las duras exigencias de Europa y de Ángela Merkel, pero que en realidad esconde también una escasa voluntad de reducir abusos y privilegios, un rasgo peligroso del Partido Popular, cargado de amenazas para España.

El peligro y las amenazas de la decisión de Rajoy no sólo provienen de la rebeldía ante una Europa a la que no le gusta que le contradigan en materia económica, sobre todo los países que más han despilfarrado, mentido y gestionado mal su prosperidad, como España, sino porque revelan la escasa voluntad del gobierno de Rajoy de entrar a fondo en las reformas y aprovechar la necesidad perentoria de austeridad para acabar con abusos del poder y rasgos tan antidemocráticos e indecentes de la vida política y económica española como las subvenciones a los partidos políticos, sindicatos y patronales, el mantenimiento de un Estado hipertrofiado y tan gordo y seboso que no es posible financiar y la eliminación de los costosos, inmerecidos e indecentes privilegios actuales de la casta política.

Muchos españoles empiezan a sospechar que la resistencia del PP y del PSOE a los recortes no se debe tanto a la pérdida de derechos sociales por parte de los ciudadanos, como a la resistencia corrupta a perder sus propios privilegios y a que no puedan "colocar" generosamente, a cargo de los presupuestos públicos, a la legión de chupones y parásitos que siempre integran la "corte" militante de esos partidos.

Pero, sorprendentemente, Rajoy (y un Rubalcaba que le apoya porque ve que la sucia "democracia de las subvenciones", vigente en España, se acaba) parecen preferir las posibles duras sanciones de una Europa indignada por la indisciplina española a prescindir de las inútiles televisiones autonómicas, a suprimir diputaciones provinciales, que son aparcamientos para políticos de segunda fila amortizados, y, sobre todo, a suprimir las odiosas e injustas subvenciones públicas a los partidos políticos, sindicatos, patronales y amigos del poder.

La mayor decepción de los votantes del PP tras la llegada de la derecha al gobierno ha sido y es la escasa voluntad que demuestra Rajoy de adecentar el país y combatir los abusos, corrupciones y desmanes de los poderosos. La decisión de "pasar página", de no investigar los abusos de Zapatero y su gobierno, de no perseguir con saña a los corruptos y la posterior condecoración del derrochador e inepto Zapatero y su gobierno fueron jarros de agua fría lanzados por Rajoy contra los demócratas españoles, que, ilusos, habían votado a la derecha creyendo que llegaría, como había prometido, cargada de ética y decencia.

Se le está mintiendo a los ciudadanos claramente desde el poder, diciéndoles que cumplir con la reducción del déficit pactada con Europa (4.4 por ciento) en 2012, es dificilísimo y que traería consigo subidas de impuestos y recortes en servicios vitales como la sanidad y la educación, cuando esos sacrificios y privaciones serían innecesarios si los políticos decidieran reducir una parte importante de sus privilegios y suprimir gastos antidemocráticos e inmorales del Estado, como las subvenciones que reciben, a cargo de los impuestos de los ciudadanos, los partidos políticos, los sindicatos, las organizaciones patronales, las administraciones innecesarias, entre ellas las diputaciones provinciales, y las miles de instituciones y empresas inútiles, creadas por los partidos políticos para colocar allí a sus miembros, bien provistos de privilegios y sueldos.

¿Como pueden ser subvencionados, con los impuestos ya abusivos que pagan los ciudadanos, unos partidos políticos señalados ya por la ciudadanía como el segundo gran problema de la nación, por delante de la crisis económica y sólo por detrás del desempleo, creado, además, por la impericia y escasa eficacia de los partidos y de sus políticos profesionales? Obligar al ciudadano a que trague, a pesar de que el deseo de que esas subvenciones se supriman es abrumadoramente masivo, no es otra cosa que opresión antidemocrática y totalitaria practicada desde el poder político contra los ciudadanos.

Muchos demócratas españoles teníamos la esperanza de que la crisis, a pesar de su dureza y de los estragos que causa, iba a servir, al menos, para forzar a la casta política española a suprimir lujos, privilegios e instituciones inútiles, a bajar los sueldos y pensiones vitalicias de la "casta", a prescindir de subvenciones abusivas concedidas "por" y "para" ellos mismos, a cerrar o privatizar unas televisiones públicas costosisimas, que no aportan absolutamente nada al bien común, y a eliminar empresas públicas y administraciones superfluas, muchas de ellas creadas como inmensos aparcamientos para políticos que saben demasiado, a los que los partidos mantienen en silencio y satisfechos con dinero público.

Algunos economistas y expertos en planificación y derecho público han demostrado que pueden alcanzarse las metas de déficit impuestas por Europa con relativa facilidad, siempre que los políticos se atrevan a suprimir algunos de sus privilegios y lujos, todos ellos impopulares y exigidos por la inmensa mayoría de los ciudadanos. Pero los partidos, sobre todo los dos grandes, se niegan y están dispuestos a mantener esos abusos y canalladas antidemocráticas en contra de cualquier presión y de la voluntad popular.

Resulta desesperante y frustrante comprobar cómo un partido como el PP, que se ha aupado hasta el gobierno prometiendo mano dura contra los chorizos y delincuentes incrustados en el Estado y bajadas de impuestos para activar la economía, incumple sus promesas, una vez ocupado el poder, y practica políticas contrarias a lo prometido.

Si el PP mantiene su linea de convivencia con lo corrupto y antidemocrático, negandose a suprimir privilegios insustantes y abusos de poder intolerables en democracia, los ciudadanos deberían ir pensando en sustituir a los políticos profesionales por técnicos preparados, de moral garantizada, que sepan gestionar el poder de acuerdo con la voluntad popular, sin relegar el bien común a un segundo plano y sin servidumbres inconfesables a los partidos políticos.

Voto en Blanco

De la cartera del ministerio a la pancarta de la manifestación
Antonio Pérez Henares Periodista Digital  4 Marzo 2012

Pero ¿existió alguna vez alguien llamado ZP?. ¿Acaso quieren decirnos ustedes que en estos últimos ocho años han sido los socialistas quienes han gobernado el país? ¿Pretenden hacernos creer que Alfredo Pérez Rubalcaba tuvo con ello algo que ver?. ¿A quien puede ocurrírsele que tenga el PSOE la más mínima responsabilidad con la ruina en que han quedado taifas y alcaldías perdidas, virreinatos casi hereditarios hasta ayer?

Hoy, el presidente José Luis Rodríguez no parece haber existido o ser poco más que una invención (que a lo mejor lo fue), ni los socialistas querer asumir como propios los hechos, acciones y consecuencias de su más que reciente paso por el poder nacional y territorial.

Los ex ministros, los ex mandatarios autonómicos, los ex consejeros, lo ex todos en todo su amplio espectro y en su intento de salir de “espectralidad” están escenificando ante la atónita sociedad española una representación teatral encaminada a que acabemos por suponer que ellos no han estado jamás al mando de este barco que dejaron naufragado, que ellos nunca marcaron ruta ni deriva, ni lo llevaron contra el arrecife terrorífico del paro, ni al abismo de la deuda y los déficit monstruosos ni a la boca de la recesión. Que ellos como muchos es que pasaban por allí.

¿ Pero quien osa ahora decir que ellos negaron una crisis, que la ningunearon después, que la dieron por superada en un pis-pas y que se fueron diciendo que lo peor había pasado y que esto era ya un pastizal de brotes verdes, de labores hechas y de trampas saldadas?. Que nadie se atreva a recordar algo tan simple como que recogieron una España floreciente, creando trabajo y riqueza y con un superavit del 2% y han entregado una ruina económica, con tres millones de empleos destruidos y de donde de aquel haber se ha pasado a un déficit del 8,51%. Entre otras cosas porque el año pasado se gastaron 91.000 millones más de pesetas de las que se ingresaron. Por esa “minucia”.

El PSOE ha pasado, sin dolor de corazón, sin pedir perdón alguno por sus pecados y sin mínimo animo de contrición, de la cartera del ministerio a la pancarta de la manifestación. A las ocho semanas de salir de Moncloa clamorean por plazas y calles la exigencia de la solución para el monumental atrolladero en que en ocho años metieron a esta Nación. En ocho semanas exigen ya la inmediata solución, al tiempo que proclaman que por supuesto están en posesión de receta y el bálsamo exacto para la curación. La verdad y la bondad ya es sabido que son inherentes a su sigla y a la de sus amadas parejas de baile, las cúpulas sindicales, con las que ahora quieren montar el festival.

Así que la protesta, que parte legítimamente del malestar y la angustia por la situación (el dato del paro en febrero es un clavo más en el ataúd), debería antes que contra nadie dirigirse, si fuera racional y se pensara en razón, contra los causantes inmediatos de tal destrucción. Pero se da la paradoja y el sarcasmo de que son ellos quienes pretenden encabezar el griterío contra quienes están aplicándose a intentar salir de la peliaguda y triste situación. Que lo conseguirán o no, que lo lograran en parte o fracasaran en su intento. Pero que tienen un proyecto y un plan, que han iniciado la reparación de todas las piezas dañadas del motor y que se esfuerzan en que este eche a andar. Un día es la reforma financiera, otro la laboral, el otro al pago a las empresas que boquean asfixiadas por las deudas de la administración, amparo contra los desahucios, conseguir bajar la prima de riesgo, y por tanto los intereses, a pagar a menos de 300 de diferencial, y hasta bajarle el sueldo a los banqueros que ellos pueden bajar y podar todo lo posible altos cargos y consejos de figurantes bien pagados y sin función.

Las protestas sindicales- de esas organizaciones que tanto tiempo estuvieron amancebadas con el ahora innombrable ZP y que cada vez se perciben más como parte del problema y cada vez menos de su solución- son el banderín de enganche y el clavo al que se quiere enganchar el derrotado PSOE para emerger de un hoyo en que también como organización se han metido hasta mucho más arriba del corvejón. Hasta el cuello vamos.

No soy yo quien les acuse de incitaciones a violencias ni que tengan nada que ver con incendiarios ni encapuchados. Si ellos quieren mezclarse y jalearlos, como hicieron con el muchacho valenciano de a “sangre y fuego” y forofo de Fidel y Amaiur, transformándolo en héroe nacional, será más que de nadie su problema. Y un tanto difícil ponerse luego de perfil cuando se asaltan rectorados, se acosa a alcaldesas o se intimida a ciudadanos. Ellos verán. Pero no es para arrendar ahí ganancia. Como parece que no vieron y siguen sin ver por pasadas experiencias. Y pongamos que hablo de Madrid, donde su besuqueo, enamoramiento y protección al 15-M a lo que les llevó es a todavía ir a peor. De 17 diputados de la oposición en la región, donde el PP los arrasa desde hace 20 años, tan solo ya 10 fueron suyos, mientras 4 fueron a UpyD y 3 de IU, que fueron quienes engordaron sus filas. Determinadas compañías y actitudes lo que pueden es dispersar aún más un voto en cada vez mayor diáspora y perplejidad.

Pero más allá de tales cábalas lo que hoy nos deja estupefactos y nos avisa de cual será su futuro devenir es contemplar a estos desmemoriados inmediatos pretendiendo que todos nos volvamos amnésicos y que olvidemos por completo quienes son y donde estaban hasta ayer.

(Publicado en todas las cabeceras del Grupo Promecal)

CARTA DEL DIRECTOR
Falta la reforma del Estado
PEDRO J. RAMÍREZ  El Mundo  4 Marzo 2012

El fracasado Rubalcaba vuelve a ser derrotado por el 'Invictus' TomásEl otro día, saliendo del acto de entrega del Premio Umbral a Manolo Longares, hice un amago de contarle a Esperanza Aguirre el angustiado comentario que acababa de soltar el presidente de Cantabria ante un grupo de directores de colegios: «Vamos desnudos, no tenemos un euro, no aguantaremos otro año así…». Más en forma que nunca, la lideresa tomó su habitual atajo interruptor -si ya sé lo que me vas a contar, para qué perder el tiempo en escucharlo- y me espetó sonriente: «Mira, yo soy la que mejor está… y estoy de puta pena».

Mientras se zambullía en su coche en una Puerta del Sol repleta de ansiedades, pensé que los hechos están dándoles dramáticamente la razón a quienes como ella, Aznar, Bono, Rosa Díez o Eduardo Serra, a través del Informe Everis, han alertado en los últimos meses de que el modelo de Estado autonómico apenas esbozado en la Constitución del 78 y materializado en la práctica mediante el expansionismo de las propias comunidades, se está convirtiendo en una insoportable rémora para España.

El afloramiento de este último medio punto adicional de déficit autonómico que ha llevado el del conjunto del Estado a un descomunal 8,51% en 2011, debería ser la gota que colmara el vaso. Por un lado, es evidente que Elena Salgado -hoy no merece ni la máscara de Calamity Helen, a ver si se le cae la cara de vergüenza- engañó al PP en el traspaso de poderes. El propio Zapatero se siente muy incómodo y cree que debe una explicación personal a Rajoy, pues avaló que el déficit estaría en todo caso por debajo del 7%.

Pero al margen de esta falta de transparencia que implica una grave quiebra de la responsabilidad del Gobierno anterior, lo esencial es que se ha corroborado la tendencia de los últimos años en los que tanto el déficit como la deuda autonómica están creciendo de forma galopante, a un ritmo superior a los de las Administraciones central o local.

Números cantan. Según la contabilidad nacional, mientras el déficit de la Administración central ha bajado del 9,4% de 2009 al 5,1% de 2011, en ese mismo periodo el autonómico subió del 2% al 2,94%. O sea, que mientras Zapatero recortaba un 56% el desfase fruto de su derroche anterior, las comunidades, insensibles a todas las alarmas disparadas, lo incrementaban un 48%. Y es muy significativo que las autonomías hubieran sido deficitarias incluso en los tres años gloriosos -2005, 2006 y 2007- en los que tanto el conjunto del Estado como la Administración central tuvieron superávit.

En lo que a la deuda pública se refiere, si tomamos como base el inicio de la crisis en aquel último trimestre de 2007 posterior a la caída de Lehman Brothers, vemos que la de la Administración central se ha incrementado un 83% y la de las autonomías nada menos que un 125%. Si tomamos como referencia el último año en que ya braceábamos a la desesperada, la de la Administración central subió un 14% y la de las comunidades autónomas un 22%.

Habiendo sido 2011 un año de elecciones autonómicas, nada tan fácil para los entrantes en junio como echar la culpa a los salientes y a la viceversa. Pero el hecho de que -aunque los gobiernos de los socialistas Montilla y Barreda se han llevado la palma de la irresponsabilidad fiscal- haya sido una comunidad gobernada antes y después por el PP como la valenciana, la primera en ver su deuda degradada al nivel del bono-basura, sugiere que aquí hay problemas transideológicos, inherentes a los vicios del sistema.

Mientras que el Informe Everis ponía el énfasis en la dislocación del mercado interior, el presentado hace un año por Faes anticipaba que el Gobierno central tendría «serias limitaciones para instrumentar la política de estabilización», que ya se preveía inexorable, como consecuencia tanto de la dispersión de los ingresos fiscales, como de la «falta de instrumentos eficaces para disciplinar el gasto» de las autonomías.

Aquel trabajo continúa siendo el mejor vademécum de cómo los efectos bautizados como fly paper (expansión continua del gasto), spillover (derramas colaterales o fronterizas) o soft budget (laxitud presupuestaria) han encontrado terreno abonado en unas comunidades autónomas que basan gran parte de su financiación no en el respectivo esfuerzo fiscal, sino en el maná de las transferencias pactadas cada cinco años con el Gobierno central de turno.

Consecuencia de todo ello ha sido que así como desde el comienzo de la crisis el número de funcionarios de la Administración central -militares y policías incluidos- ha subido en 33.000, hasta totalizar 533.000, el de las autonomías ha crecido en 201.000 hasta sumar la desorbitada cifra de 1.769.000, sin que en la mayoría de los casos se ofrecieran nuevos servicios a los ciudadanos.

La verdad última es aún peor: mientras que las comunidades destinaban de manera desafiante estos recursos materiales y humanos a la abierta «clonación de entidades u organismos para replicar la planta del Estado», al mismo tiempo iban gestando un sector público autonómico sumergido a base de miles de empresas, fundaciones y unidades de todo tipo cuyo agujero adicional se calcula en unos 60.000 millones.

El que buena parte de las comunidades destine más de un tercio de su presupuesto a gastos de personal es bastante elocuente de la ineficiencia de un modelo excesivamente descentralizado. No en vano España es con diferencia el país de la UE en el que el gasto público regional tiene más peso en el PIB, superando en casi cinco puntos a un Estado federal clásico como Alemania. En cambio, el gasto público de los ayuntamientos, una instancia menos impregnada de fantasías identitarias y más en contacto con los problemas reales de los ciudadanos, es el más bajo de los 25, junto a los de Portugal y Grecia.

Los signos externos de este disparate insostenible están bien a la vista. En España hay 77 universidades -algunas de ellas con campus múltiples porque, claro, no es cuestión que los chicos de Tudela tengan que desplazarse 70 kilómetros para estudiar en la remota Pamplona- donde en 1975 había 28 y hoy bastarían 40. En España hay 13 televisiones autonómicas que cuestan 2.800 millones al año y que sumados a los 1.200 de RTVE suponen nada menos que 4.000 millones en mucha propaganda y poco servicio público. En España hay 12 defensores del pueblo autonómicos sin utilidad alguna, consejos consultivos, tribunales de la competencia que no vienen sino a entorpecerla y, por supuesto, una voraz clase política encabezada por los 1.228 diputados de los 17 parlamentos autonómicos que, según un informe de nuestro colega ABC, gastarán este año 400 millones para «legislar diarreicamente» -Eduardo Serra dixit-, produciendo seis leyes por semana.

Que hasta ahora la única gobernante que haya tenido la valentía de cerrar una televisión pública haya sido la presidenta del Consell de Mallorca Maria Salom, o que los defensores del pueblo autonómicos tuvieran los bemoles de reunirse recientemente para sellar el acuerdo de defenderse a sí mismos con los sillones bien pegados al culo, son dos elocuentes indicios de lo estéril que es esperar que el sistema se autorregule de forma significativa, ni siquiera en una situación desesperada para las finanzas públicas como ésta.

El Gobierno de Rajoy parece fiarlo todo a la Ley de Estabilidad con sus límites y sus mecanismos sancionadores para las comunidades que los vulneren. Pero al margen de que sólo en 2020 está previsto imponer algo parecido al equilibrio presupuestario, ya hemos visto a escala europea la inutilidad de tratar de intervenir cuando lo irremediable ya ha sucedido. Sería lamentable que mientras en la UE se camina hacia una armonización de las políticas económicas de los estados miembros, en España se permitiera a las comunidades seguir jugando a la ficción de la soberanía financiera.

Como bien dijo Aznar al presentar el informe de Faes, «pensar que basta con seguir haciendo política de vuelo corto con el modelo autonómico, sería sencillamente dar la espalda a los problemas». El punto crítico de las previsiones económicas que acaba de presentar Rajoy bajo la mirada recelosa de Bruselas es el recorte del déficit autonómico en unos 15.000 millones. Si los mercados nos castigan a partir de mañana, será por el escepticismo que produce ese empeño. Es verdad que el Gobierno central tiene la llave del endeudamiento, pero las comunidades han desarrollado todo tipo de trucos para mantener su glotonería estando oficialmente a dieta; y en el mejor de los casos nos encontraríamos con el súbito adelgazamiento de quien, conservando el mismo traje, no espera sino a que el endocrino se dé la vuelta para recuperar peso.

No basta adelgazar. Hay que cambiar de traje. Por eso urge que Rajoy modifique sus planes, mueva ficha y lance al ruedo el toro de la reforma del Estado. Es decir, que además de reformarnos a los ciudadanos en tanto que contribuyentes (arrebatándonos hasta un 12% de nuestra renta disponible), asalariados (reduciendo notablemente los derechos por despido y facilitando la rebaja de sueldos) y consumidores de servicios públicos (recortando prestaciones a diestro y siniestro), los políticos se reformen también a sí mismos, podando drásticamente el frondoso entramado que alberga los nidos de su poder.

Esto implica que el PP desempolve su programa de 2008 y promueva otra vez la reforma de la Constitución, invitando al PSOE a retomar su propia posición de 2004. En algún cajón de Moncloa debe seguir esperándoles a ambos el dictamen encargado por Zapatero al Consejo de Estado en el que se propone «la superación de la apertura del modelo autonómico».

Es cierto que introduciendo en el actual modelo «más evaluación, transparencia y rendición de cuentas» podrían ahorrarse a medio plazo hasta 24.000 millones como sostiene un solvente informe de UPyD. Pero ha pasado la hora de las medias tintas. ¿Por qué no promover listados excluyentes de competencias, leyes armonizadoras en la línea de lo que intentó hacer la LOAPA, eliminación de duplicidades a través de la llamada Administración única, fusiones entre comunidades autónomas, supresión de diputaciones, agrupación de municipios, mecanismos de corresponsabilidad fiscal y control presupuestario previo sobre todas las administraciones, sometidas en definitiva al arbitrio de la soberanía nacional?

Sólo una reforma constitucional de esa envergadura nos cargaría de razón a la hora de pedir a la UE más tiempo para proceder a un ajuste escalonado del déficit y sólo una reforma constitucional de esa índole proporcionaría a Rubalcaba el suficiente protagonismo como hombre de Estado para no fiarlo todo a la desestabilización callejera del Gobierno. Si la jugada salió redonda en Alemania, ¿por qué no en España?

Rajoy está demostrando coraje personal y determinación política. Nadie duda ya que es un hombre de una pieza. Pero esta semana ha quedado claro, y se le ha notado hasta en la impotencia del timbre de voz, que a su proyecto le faltan envergadura y ambición para responder a la dimensión del desafío que encara. El déficit oculto de un Estado desmesurado y fuera de control ha comenzado a emerger ante él igual que Moby Dick surgió ante el bote de remos del capitán Acab. ¿Qué podían sus frágiles arpones contra la imponente inmensidad de aquella pared blanca?

Presentando a la ballena como reencarnación del monstruo marino Leviatán, Herman Melville quería hacer suya la prevención de Thomas Hobbes frente a la imparable tendencia expansiva del Estado. Para dejar constancia de la escala de la amenaza incluyó en su novela la siguiente descripción de la Teología Natural de Paley: «La aorta de la ballena es mayor de diámetro que la tubería principal de la instalación hidráulica del Puente de Londres, y el agua que ruge al pasar por esa tubería es inferior, en impulso y velocidad, a la sangre que brota del corazón de la ballena».

Pretender domesticar a la fiera, arponeándola con leyes superficiales es como tratar de detener a flechazos el avance por la pradera del gran caballo de hierro. Rajoy no tiene otra que sedar a la ballena, llevarla a la mesa de operaciones y cambiar por completo ese sistema hidráulico. Ojalá la próxima conmemoración del bicentenario de La Pepa le ayude a entender cómo la resistencia a reformar una constitución inadecuada para su momento histórico, es el camino más seguro hacia el desastre.

pedroj.ramirez@elmundo.es
Siga todos los días el Twitter del director de EL MUNDO en: twitter.com/pedroj_ramirez
Etiquetas: Pedro J.

Retornos
JON JUARISTI ABC  4 Marzo 2012

NO traté mucho a Tony Judt durante mi estancia como profesor invitado en New York University. Hoy lo lamento muy de veras. El colega más accesible e interesante para un especialista en cultura hispánica era mi vecino de despacho, Jorge Castañeda, futuro canciller mexicano, que acababa de publicar su vasta biografía del Che, y mantenía con Judt una relación académica más asidua. Por su parte, Tony Judt tenía un prestigio indiscutido como autor de brillantes ensayos sobre intelectuales europeos, pero aún no se había revelado como el gran historiador de la segunda mitad del siglo XX.

Acaba de aparecer su obra póstuma, Thinking the Twentieth Century (The Penguin Press, 2012), transcripción de sus conversaciones con otro historiador, Timothy Snyder, a lo largo de los últimos meses de vida de Judt, cuando la esclerosis que se lo llevaría definitivamente en 2010 lo mantenía ya inmovilizado. Sobra decir que se trata de un libro imprescindible. No voy a comentarlo, pero sí a extractar alguna de sus numerosas y sorprendentes ideas, que puede ayudarnos a entender ciertos aspectos de la realidad española contemporánea.

Judt, hijo de emigrantes judíos centroeuropeos a Inglaterra, nació en 1948. Buena parte de su familia había sido exterminada por los nazis. A la pregunta de Snyder acerca de la ausencia de estudios específicos sobre el Holocausto en su obra, observa que el silencio acerca del genocidio judío fue casi general en la historiografía occidental hasta los años sesenta, cosa que ya sabíamos, pero añade algo nuevo. Eisenhower, que estuvo presente en la liberación de los campos de la muerte, quedó tan horrorizado que exigió la inmediata revelación al mundo de aquella inconcebible bestialidad.

Sin embargo, la rápida división del mundo en dos bloques antagónicos impidió no sólo la divulgación universal de la sistemática matanza de los judíos de Europa, sino la denazificación de Alemania Occidental, convertida, desde la partición, en cabeza de puente de las potencias antisoviéticas. Y así, mientras en Alemania Oriental la condena y la erradicación del nazismo se consumaron, en la República Federal tal proceso se colapsó, de modo que un gran número de ciudadanos alemanes siguió manteniendo una simpatía retrospectiva hacia el régimen de Hitler. En todo caso, afirma Judt, sentían que «el nazismo les había fallado al provocar una derrota catastrófica, pero no lo percibían como culpable de ningún crimen distintivo». La consecuencia fue que, en los países del mundo libre, las víctimas del Holocausto fueron prontamente olvidadas y los sobrevivientes relegados al silencio para no molestar a los nuevos aliados alemanes.

Versiones supuestamente «civilizadas» de las ideologías que propugnaron las limpiezas étnicas en Europa oriental tras la caída del comunismo están poniéndose otra vez de moda en los países de esa zona, donde los partidos que las defienden tienen grandes posibilidades de regresar al gobierno a través de las urnas. De hecho, en España han vuelto a apoderarse de las instituciones públicas en una parte importante del País Vasco, invocando una tolerancia que se asemeja mucho a la que propició, durante dos décadas de la posguerra mundial, el olvido de las víctimas judías.

La pareja ideal
Aleix Vidal-Quadras www.gaceta.es  4 Marzo 2012

El PSOE invitó al bárbaro a la tribuna del hemiciclo como huésped distinguido.

Toda España pudo contemplar, horrorizada, las escenas de vandalismo y violencia extrema que tuvieron lugar hace pocos días en Valencia, protagonizadas por un grupo de energúmenos entregados a la destrucción de mobiliario urbano y a provocaciones a la Policía con una ferocidad rayana en la demencia.

El pretexto esta vez fueron unos supuestos recortes de presupuesto en centros educativos públicos, pero podían haber sido cualesquiera otros dado que el propósito de estas bandas organizadas de delirante ideología revolucionaria es la liquidación del orden democrático para ser sustituido por un régimen colectivista totalitario.

La horda estaba encabezada por un sujeto de aspecto patibulario y pañuelo palestino al cuello que parece ser el líder de un fantasmal sindicato estudiantil. Su imagen en la televisión megáfono en ristre llamando a destrozar la capital del Turia “a sangre y fuego” ha quedado grabada en las pupilas de millones de ciudadanos atónitos ante tal exhibición de odio irracional a la sociedad que le alimenta y le permite con pusilánime benevolencia malgastar su tiempo en semejantes excesos.

El asombro rebasó sin embargo todo límite imaginable cuando el Grupo Socialista en las Cortes valencianas invitó al bárbaro a la tribuna del hemiciclo como huésped distinguido y le recibió con una ovación de gala. Si algunos creíamos que el PSOE había tocado fondo tras la etapa ZP, pudimos comprobar su capacidad de bajar algunos escalones más en su descenso a la degradación.

Rubalcaba acudió al viejo dicho de la oveja y la pareja en un gesto crispado de anacrónico anticlericalismo. Francamente, entre ir del brazo de ilustres y doctos prelados o colgarse de las extremidades superiores de un delincuente semianalfabeto, la elección ofrece pocas dudas.

Unos restos inoportunos del 11M
Vicente A. C. M. Periodista Digital  4 Marzo 2012

La izquierda mediática está furiosa y nerviosa ante la aparición de unos restos que se daban por desaparecidos, desguazados y fundidos como chatarra. Y todo aquello sin una orden judicial que lo avalara, sino sustentada en una llamada anónima o al menos sin identificar por los responsables, cuya orden fue acatada sin más, sin exigir ningún documento oficial como es preceptivo. Y es que todo lo que ha rodeado al Sumario y Juicio de los atentados del 11M apesta a cloacas del Estado. Esas mismas cloacas que tan bien conoce Rubalcaba tras su paso por diversos cargos en los Gobiernos de González y de Zapatero.

Y es que la sola aparición de esos restos, un vagón completo y una parte de otro en un cobertizo desvencijado, abren cuestiones tan incómodas como la de ocultación de pruebas y obstrucción a la Justicia. Algo muy parecido a los múltiples intentos de echar tierra sobre el proceso de enjuiciamiento del ex jefe de los Tedax Sr. Manzano, bajo la excusa increíble de "cosa juzgada" y el desprestigio personal y profesional de la juez encargada del caso Dª Coro Cillán. Porque a pesar de que se repita insistentemente que hubo suficientes pruebas periciales y que el explosivo usado fue GOMA2 ECO y "vale ya", las muestras manipuladas y ridículas aportadas para realizar nuevos contra análisis, concluyeron que desde luego lo que el explosivo no podía ser era GOMA2 ECO.

Durante el Juicio se aseguró que no existían muestras adicionales y que los restos habían sido destruidos. Desde luego que al no haber habido una orden judicial, por el juez Instructor Sr. del Olmo, deja en mal lugar a las empresas que se ofrecieron a colaborar en la destrucción de los restos de los vagones, basados en una orden telefónica. Solo la casualidad o el remordimiento de los responsables puede justificar el que aún queden restos, en un caso abandonados en una nave y en el otro caso en un cobertizo de uralita a la intemperie.

Es verdad que estos restos nunca podrán ser usados como fuente de investigación para corroborar qué tipo de explosivo se usó, al no haber sido debidamente custodiados. Sin embargo, sí que son una evidencia física de las irregularidades que acompañaron a una decisión fuera de lugar, en la que se afirmaba que las muestras recogidas en los diferentes escenarios habían sido numerosas y suficientes para las pruebas periciales. Esta vergonzosa afirmación, fue desmontada y refutada por la evidencia de su manipulación atípica fuera de los protocolos oficiales por parte del personal de Sánchez Manzano y posteriormente destruidas salvo unas mínimas muestras que fueron las usadas en la fase pericial del Juicio.

Estamos pues ante un descubrimiento, presuntamente casual, que ha puesto en cuestión todo el entramado de mentiras que ha sustentado la instrucción y el juicio del 11M. Y la pregunta que se debe hacer es ¿por qué molesta tanto a la izquierda que se intente averiguar la verdad de las múltiples lagunas y contradicciones de todo ese proceso? ¿Qué tiene que ocultar esa izquierda que aprovechó el desconcierto inicial para tomar iniciativa y promover una teoría oficial sobre unos supuestos terroristas islamistas que se inmolaron en un piso de Leganés? ¿Por qué no se tomaron medidas contra los responsables de haber manipulado pruebas y puesto pruebas falsas que fueron desestimadas en el Juicio?

Ya ha pasado el tiempo en que los ciudadanos creían a Rubalcaba. Se ha demostrado que es él el que ha mentido y sigue mintiendo, motivo por el que los ciudadanos le han dado la espalda y le han otorgado la mayor derrota electoral del PSOE en toda la democracia y aún sigue cayendo su popularidad y la intención de voto. Y es que no se puede mentir siempre y que al final no se caiga en contradicciones. Y este no es el final, aun queda mucho que investigar en el caso del chivatazo a ETA del Bar Faisán. Parte de la Justicia ya no está bajo su influencia y hay jueces que no están dispuestos a mantener el caso en el cajón durante años como ya hizo el amigo Garzón. No me extraña que los nervios empiecen a provocar crisis de ansiedad y respuestas tan desesperadas y viscerales como la de El País.

Una excelente noticia para el PP madrileño
EDITORIAL Libertad Digital  4 Marzo 2012

La reelección de Tomás Gómez al frente del PSOE madrileño es la mejor noticia que los socialistas de la capital de España podían brindar a su rival político, aunque lo cierto es que Aguirre no necesita mucho apoyo de sus adversarios a tenor del veredicto insistente de las urnas. En todo caso, cuatro años más de Gómez al frente de los destinos del socialismo de Madrid, garantizan que el PSOE seguirá descendiendo en apoyo popular hasta convertirse en una facción irrelevante a la altura de sus formaciones gemelas en otras regiones de España.

El socialismo es malo, pero Tomás Gómez es peor. El flamante secretario general de los socialistas madrileños comparte ideología con sus correligionarios, pero él tiene la virtud de exacerbar esas posiciones ya de por sí polémicas y hacerlo además sin el más mínimo sentido del ridículo, como ocurre cada vez que se atreve a opinar sobre economía.

En efecto, en materia económica, el programa de Gómez es sencillamente delirante. El resentimiento típico del sectario que ve fracasar sus ideas y el estado de protesta permanente propio de niños privilegiados defensores de la vagancia alternativa, encuentran en este político madrileño su más firme defensor. No hay disparate, por absurdo que parezca, que Tomás Gómez no haya incorporado a su recetario económico, un compendio de consignas antisistema cuyo examen provoca inevitablemente la vergüenza ajena, especialmente tratándose de un adulto y además profesor de economía, plaza que para bien de los usuarios de la Universidad Pública española cabe confiar que no vuelva a ejercer el resto de su carrera.

Pero si como teórico Tomás Gómez es el perfecto hazmerreir de la España cultivada, en la gestión administrativa directa es una calamidad pública que admite escasísimas comparaciones. Las cuentas que ha dejado como herencia política en la ciudad de Parla, cuyo Ayuntamiento presidió ininterrumpidamente durante varias legislaturas, son el mejor argumento para que nadie medianamente sensato le confíe al personaje los destinos de cualquier otro órgano administrativo, por insignificante que parezca.

Cómo será de insustancial el nivel del personaje, que ni siquiera en una organización desfondada intelectualmente como el socialismo madrileño ha conseguido imponerse con claridad en las elecciones a secretario general y eso que, a la hora de disparatar sobre los asuntos candentes de la actualidad, la contrincante que le ha enviado Rubalcaba no se le ha andado precisamente a la zaga.

Sea como fuere, lo cierto es que, a pesar de un 40% de votos en contra, Tomás Gómez estará cuatro años más al frente del PSOE de Madrid. El PP de Esperanza Aguirre tiene motivos para estar satisfecho. Lo peor para Gómez es que los madrileños también.

LOS CONSTITUCIONALISTAS REFLEXIONAN SOBRE EL MODELO DE ESTADO
“Hay que racionalizar el Estado de las autonomías y acabar con sus dispendios”
Ana I. Gracia. El Confidencial  4 Marzo 2012

Ya no hay café para todos y cada vez son más los presidentes autonómicos que, por miedo al colapso financiero, están dispuestos a prescindir de competencias para salvar los muebles. Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, fue la primera en anunciar su intención de devolver Justicia, y dejó claro que tampoco le importaría devolver otras, como Cultura o Economía. Cualquier cosa con tal de asegurar la Educación y la Sanidad, que se comen el 70% de la financiación de todas las autonomías. Murcia, Valencia y Castilla la Mancha también han mostrado su irritación al encontrarse la caja vacía. El último en subirse al carro de la indignación ha sido el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, que en catorce palabras resumió los reproches de todos sus homólogos: “Vamos desnudos, no hay un euro, gestionar la miseria es bastante duro, es complicado”.

El Confidencial ha consultado a catedráticos en derecho constitucional sobre si una gestión centralizada sería más económica y eficaz y si, como parece entenderse, el Estado de las autonomías se ha convertido en un dispendio que España ya no puede permitirse. Tomando como ejemplo a Alemania, que se divide en 16 länder para una población de más de noventa millones, España y sus diecisiete autonomías con la mitad de habitantes deja al descubierto la crisis del sistema. Todos coinciden en que ha llegado el momento de abrir una reflexión tranquila y replantearse el modelo, pero se echan las manos a la cabeza cuando escuchan el vocablo ‘recentralizar’, ya que ni los estatutos ni la Constitución permiten esta posibilidad.

La crisis ha obligado a que se reconsidere el tamaño de todas las unidades: Estado, regiones y ayuntamientos; que se pongan límites de gasto, que se analice la viabilidad de las autonomías uniprovinciales y que se estudien alianzas para firmar futuros acuerdos de servicios. Los catedráticos coinciden que, a pesar de los desajustes, las duplicidades y las ineficiencias que "evidentemente" existen, la descentralización ha sido un invento más beneficioso que perjudicial para España. “Hay que afinar competencias y crear una relación de colaboración entre Estado y autonomías para evitar disfunciones”, explica Manuel Carrasco, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Sevilla.

Para empezar a reordenar el sistema, este experto empezaría por suprimir duplicidades entre Estado, Comunidades Autónomas y municipios. “En algunos casos será más eficaz que actúe el Ejecutivo central, y en otros casos el autonómico. Que se sienten y se dividan el trabajo”. Carrasco también habla de los lujos que los dirigentes autonómicos se permitieron en épocas de bonanza y ahora no saben cómo pagarlos, como aeropuertos sin aviones y televisiones autonómicas que se comen más de lo que les toca en la tarta presupuestaria a costa de retrasar los pagos a los proveedores, que en algunos casos no ven ni un duro en año y medio.

Manuel Pulido, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Navarra, apuesta por una cooperación horizontal entre regiones. “Hay que reestructurar las administraciones regionales, evitar duplicidades y excesos y mejorar los servicios compartiéndolos. No hace falta que cada región tenga un aeropuerto ni cada pueblo un hospital, podemos compartir nuestros servicios con nuestros vecinos, y ellos los suyos con nosotros”. Puestos a racionalizar el gasto, Pulido abre la puerta a un tema muy espinoso: “¿Tiene sentido que las comunidades uniprovinciales continúen solas, con el consiguiente gasto que supone mantener su independencia?”. Incluso se atreve a dar un paso más allá: “¿Sobran las diputaciones provinciales? Si no es así, que nos digan cuál es su función y si es rentable o no mantenerlas abiertas”.

En el plan de adelgazamiento del sector público, el profesor considera que es un disparate que los entes locales financien a 60.000 concejales cuyos sueldos se aprueban en un pleno con total autonomía. “El mundo local no tiene nada que ver con el modelo parlamentario. En España lo hemos hecho al revés”. Tampoco tiene sentido que haya “cientos” de defensores del Pueblo repartidos por todo el territorio español.”¿Por qué no se destina todo el dinero para un único Defensor del Pueblo, fuerte y centralizado? ¿Son necesarios tantos?”.

La corrupción y el despilfarro reavivan el desencanto
El desencanto autonómico se ha reavivado por los escándalos de corrupción como la trama Gürtel o con el despilfarro de las elites políticas locales, que ahora se ven incapaces de mantener los servicios más básicos para el ciudadano. Son muchos los que critican ahora que los políticos autonómicos sigan manteniendo sus oficinas de representación en el extranjero mientras no tienen dinero para pagar. En el pódium se sitúa Cataluña, que tiene a los estudiantes en pie de guerra mientras mantiene 48 ‘embajadas’ catalanas repartidas por todo el mundo y que solo en 2012 destinará casi 27 millones de euros para su mantenimiento.

Ningún experto ni ningún estudio son capaces de corroborar que una gestión estatal fuera más eficiente y económica. Todos coinciden en que, con más coordinación entre regiones, todos ganarían. Dicen que no hace falta recentralizar, que basta con mantener un diálogo y que haya voluntad de entendimiento. El sistema autonómico ha entrado en punto muerto cuando se estrenan los estatutos de segunda generación, abanderados por Cataluña, que persigue los privilegios fiscales vascos y navarros. “Como llegue a concederse este concierto económico, el mismo día Andalucía pedirá el suyo”, explica Antonio Torres del Moral, profesor de Derecho Constitucional de la UNED.

Diversos estudios avalan la teoría de que gracias a las autonomías se ha logrado reducir las diferencias de renta entre las comunidades y todas han aumentado su desarrollo económico. El catedrático Luis Aguiar agradece que, gracias a la España de las autonomías, “se ha generado ese consenso de autogobierno y se han identificado las tradiciones propias de cada región”. Sin embargo, critica que se impusiera un “sistema de partidos que ha favorecido unos mayores niveles de autogobierno sin límites y ahora no puede mantener esos excesos”.

Un estado, una competencia
Para Torres del Moral, el Estado autonómico ha sido el que ha conseguido acercar la administración a la ciudadanía, “ya que se han preocupado de cosas que al Estado le quedaban muy lejos”, pero considera que el error más grande es que el Ejecutivo central tuviera dos tipos de conversaciones con las regiones, divididas entre las amigas y las enemigas. Bajo esta premisa, a las autonomías del mismo color político “se les abrían las puertas y se les tendía una alfombra de favores”, mientras que a las del color contrario “se les sometía a controles mucho más exhaustivos”. Por eso este experto aboga porque las regiones “no tengan tanto peso económico y político”, sino que fuera el Estado quien “coordinase toda la política nacional”.

Todos los expertos coinciden en que con más entendimiento entre comunidades se racionalizaría enormemente el gasto. No comparten las ansias de los dirigentes autonómicos de devolver competencias al Estado precisamente ahora, cuando no les llega el dinero. Dicen que no hace falta recentralizar, sino que puede bastar con una mayor coordinación entre Estado y regiones para organizarse de la manera más eficiente posible: un estado, una competencia. Nadie ha conseguido demostrar que la racionalidad económica esté vinculada al centralismo. Tampoco lo contrario.

UPyD pide a Rajoy que suprima diputaciones y unifique municipios para evitar despilfarros
El partido de Rosa Díez calcula que podría ahorrarse hasta 40.000 millones de euros
Europa Press www.lavozlibre.com  4 Marzo 2012

Madrid.- Suprimir diputaciones y unir municipios. Esa es la propuesta lanzada por UPyD a Rajoy con el objetivo de evitar despilfarros innecesarios. Y es que la duplicidad de las administraciones públicas le cuesta el Estado cada año miles de millones de euros.

Tras las últimas declaraciones de Soraya Sáenz de Santamaría, en las que anunciaba que las administraciones públicas serían objeto de reajustes económicos, UPyD ha pedido a Rajoy que se de prisa y comience por suprimir diputaciones y unir municipios. Una medida que, según calculan desde el partido de Rosa Díez, podría ahorrar al Estado hasta 40.000 millones de euros. El objetivo no es otro que evitar despilfarros innecesarios.

Una propuesta que UPyD ha venido reivindicando en los últimos años y que el próximo miércoles volverá a reclamar en el Congreso con la interpelación que dirigirá al Gobierno y que dará lugar a la votación de una moción en el Pleno del próximo día 13.

En su iniciativa, la formación de Rosa Díez considera que las políticas de recortes que está adoptando el Ejecutivo de Rajoy, y que recaen principalmente sobre el Estado central, no son "la solución ideal" al problema. "El Gobierno se está contentando con recortar de donde resulta más fácil, que muchas veces es en servicios públicos esenciales, ahondando en las desigualdades entre los españoles, cuyos derechos y prestaciones son cada vez más diferentes en función de la región en la que vivan", subraya.

Así las cosas, UPyD defiende la necesidad de elaborar un plan nacional para "racionalizar" el entramado institucional autonómico y eliminar los miles de organismos, entre los que también se encuentran, dicen, las televisiones autonómicas, entidades, fundaciones, patronatos y observatorios "que pueblan el paisaje institucional autonómico y su tupida red clientelar".

Y es que, en opinión de la portavoz nacional de UPyD, la supresión o fusión de determinados organismos reguladores de ámbito nacional, medida aprobada el pasado viernes por el Consejo de Ministros, tan sólo suponen cuantitativamente una reducción significativa del gasto. Por ello, frente a un modelo de Estado "insostenible e ingobernable" y para evitar más "despilfarro" y "corrupción", UPyD propone fusionar municipios, eliminar diputaciones provinciales y adoptar medidas legales que permitan un "verdadero" control presupuestario por parte del Estado respecto de las comunidades autónomas, que son actualmente las responsables de dos terceras partes del déficit total del Estado.

Según cálculos de la formación magenta, si el Gobierno del PP opta por llevar a efecto estas medidas, se podría llegar a ahorrar hasta 40.000 millones de euros. "Aunque el ahorro fuera menor, es por ahí por donde hay que empezar y no subiendo impuestos y tocando lo imprescindible", ha resumido el portavoz económico de UPyD, Álvaro Anchuelo.

La AVT colocará mesas en las calles para pedir dinero ante su delicada situación económica
La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) se ha visto obligada a recurrir a la ayuda ciudadana ante la delicada situación económica que atraviesa y colocará mesas en las calles de Madrid para recaudar fondos que le permitan continuar con sus actividades, según ha explicado a Europa Press la presidenta de la asociación, Angeles Pedraza.
Madrid - Ep La Razón  4 Marzo 2012

Como consecuencia de la crisis económica, la AVT ha visto cómo sus ingresos han descendido cerca de un 50 por ciento mientras que el número de asociados ha crecido, así como la atención que reclaman como consecuencia de las secuelas que les quedaron tras los atentados.

En total, la AVT colocará siete mesas el próximo día 9 en diferentes calles de Madrid en las que distribuirá folletos entre los ciudadanos explicando su actividad. La asociación quiere transmitir a la gente que no sólo se dedica a la reivindicación política, sino que destina gran parte de sus fondos a la atención directa a las víctimas.

Además, la asociación está personada en un total de 99 procesos judiciales relacionados con el terrorismo de ETA, el 11M y los Grapo, que requieren de cuantiosos fondos.

Sin embargo, la financiación con la que la asociación cuenta para desarrollar sus programas es cada vez menor, ya que la crisis económica ha hecho a muchas instituciones cancelar los convenios de colaboración que habían firmado con la AVT o no conceder subvenciones a las asociaciones de víctimas como habían hecho hasta ahora.

Pedraza ha reconocido que las ayudas del Ministerio del Interior han bajado "muy poco", alrededor de un 20 por ciento, pero no es el caso de las comunidades autónomas, ya que ninguna de ellas ha realizado este ejercicio convocatoria de ayudas.

La AVT espera una respuesta muy positiva de los ciudadanos a su petición de ayuda, ya que siempre han recibido el apoyo de la gente cuando lo han reclamado. Pedraza se ha remontado incluso al nacimiento de la asociación hace 31 años, cuando sus fundadoras recibieron ayuda de la ciudadanía para poder ponerse en marcha.

Esta cuestación pública se realizará no sólo a través de las mesas instaladas en la calle, sino que la asociación también ha puesto a disposición una cuenta bancaria que se puede consultar en su página web a través de la que acepta donaciones.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

CRÓNICAS DEL DESPILFARRO
Baleares, el epicentro de todas las corrupciones
Agustín Rivera. El Confidencial  4 Marzo 2012

El Palacete de Jaume Matas. El velódromo Palma Arena. Can Domenge. La carretera de Manacor. Y el Instituto Nóos y el Duque de Palma, Iñaki Urdangarín. Son los principales casos del despilfarro en Baleares, localizado en Mallorca, epicentro español de la corrupción tras las pesquisas de la Fiscalía de Baleares, la más quisquillosa del país, “a la vanguardia en la lucha contra los corruptos”, según relata a este diario Matías Vallés, adjunto al director de Diario de Mallorca y articulista de El Confidencial con su serie veraniega Diario de Robinson.

Las 26 piezas que componen el caso Palma Arena conforman el meollo del despilfarro. El velódromo, presupuestado en 45 millones de euros y que al final costó 110 millones, fue uno de los proyectos estrella de la anterior legislatura. El expresident balear Jaume Matas calificó como “la obra deportiva más importante de Mallorca” fue inaugurado oficialmente el 29 de marzo de 2007 con un espectacular montaje de la compañía de teatro "La Fura dels Baus".

Can Domenge fue el fin de la carretera política de la política que reunió más poder en la historia de Baleares: Maria Antònia Munar Sa Princesa, fundadora del ya desaparecido partido Unió Mallorquina (UM), el partido bisagra de las Islas. Munar vivió sus mejores años de derroche del dinero público en el Consell de Mallorca. Se retiró de la vida pública acosada por la corrupción y presidiendo el Parlament de Baleares. Dimitió de este cargo en febrero de 2010.

¿En qué consistió Can Domenge? Munar se enfrenta a seis años de cárcel por presuntas irregularidades en la adjudicación de esos terrenos. Todo empezó tras una querella de la constructora Núñez y Navarro ante la decisión del Consell de Mallorca, durante la legislatura 2003-2007, de enajenar el solar para construir viviendas en beneficio de una constructora que ofreció 30 millones frente a los 60 que ofertaron los querellantes. El juzgado está investigando si la empresa ganadora del concurso, Sacresa-Ferratur, habría recibido información privilegiada y posible pago de comisiones.

Caso Peaje: de 107 a 650 millones de euros
Para Esteban Urreiztieta, exsubdirector de El Mundo/El Día de Baleares, ahora redactor jefe de Investigación de la edición nacional de El Mundo, “el mayor caso de despilfarro de las Islas fue la construcción de la carretera de Manacor, el llamado caso Peaje”. El juez investiga el presunto desvío de dinero destinado de las obras del desdoblamiento de la carretera Palma- Manacor a obras privadas durante el mandato 2003-2007 del Consell de Mallorca, gobernado por PP y UM. Entre los imputados se encuentran el exvicepresidente del Consell de Mallorca, Antoni Pascual y el exdirector insular de Carreteras, Gonzalo Aguiar, cargo de confianza uemita.

“La obra tendría que costar 107 millones de euros, al final acabará costando 650 millones de euros”, cuenta Urreiztieta, autor del libro Mallorca es nostra. Crónica oculta del saqueo balear (La Esfera de los Libros), a El Confidencial. El Consell de Mallorca sólo aportó 37 en siete anualidades y los 70 restantes los aportaría la empresa concesionaria que se encargaría de su mantenimiento durante 33 años. Preveía recuperar la inversión a través de un canon en función del número de usuarios.

Matías Vallés abunda en el escándalo del Instituto Nóos y la presencia de Urdangarin. “En el caso Palma Arena por lo menos ha quedado un edificio. ¿Qué cosa ha quedado en los dos foros que organizó Urdangarin? Nada”, apunta el periodista mallorquín, que precisa que la crisis podría haber frenado la corrupción balear, aunque al mismo tiempo advierte al Ejecutivo de José Ramón Bauzà, que cumplió lo adelantado por El Confidencial el 12 de julio de 2010: jubilar a toda la vieja guardia de Matas. Vallés, eso sí, prevé nuevos episodios de corruptos en el Govern del PP: “Ya hay dosis de nepotismo y corrupciones menores”.

El dinero ‘negro’ del Palacete
¿Y el Palacete de Jaume Matas, el hombre que corrió demasiado? Matas confesó el pago de 400.000 euros en ‘negro’ por la reforma de su Palacete. Los fiscales Anticorrupción de Baleares ya dejaron claro que el expresident del Govern incurrió en un presunto delito de cohecho de 1,5 millones de euros por el inmueble de la calle Sant Felio de Palma, una vivienda de 465 metros cuadrados. La Fiscalía argumentó que el exministro se gastó, entre 2004 y 2007, 99.153 euros en efectivo en concepto de joyería y artículos de lujo para equipar su vivienda palmesana.

En medio de toda una clase política bajo sospecha , el listado del dinero público tirado a la basura en Baleares no tiene fin, como el de IB3, la televisión autonómica de Baleares, que soporta una deuda con proveedores de 60 millones de euros anuales. En marzo de 2004, cuando el Govern de Jaume Matas la puso en marcha, tuvo un coste de 120 millones de euros.

El último capítulo de la corrupción y el despilfarro versión balear responde a la conexión Urdangarín. Su declaración en los juzgados de Palma de todo el fin de semana pasado (más de 20 horas) es la metáfora de los desmanes de los años del Govern Matas, quien confía más en el Tribunal Supremo que en los jueces de unas Islas saqueadas, en bancarrota.

acto de homenaje en arrasate
La hija de Isaías Carrasco dice que "el arrepentimiento de la izquierda abertzale llega tarde"
El PSE ha rendido un sencillo y emotivo homenaje al exedil guipuzcoano en el cuarto aniversario de su asesinato por ETA
ANTTÓN IPARRAGUIRRE | ARRASATE El Correo  4 Marzo 2012

Los socialistas han realizado este mediodía un sencillo y emotivo homenaje al que fuera su concejal en Arrasate Isaías Carrasco, como motivo del cuarto aniversario de su asesinato a manos de ETA. Tras una ofrenda floral en el lugar en el que fue abatido el exedil, su hija mayor, Sandra, se ha dirigido a los presentes para afirmar que la muerte de su progenitor cambió su vida y la de su familia, y que les dejó sumidos sobre todo "en el dolor", tras haber sufrido "desprecio, intolerancia y vacío". Tras denunciar la "violencia fascista, cobarde, brutal e innecesaria de ETA", ha afirmado que "el camino largo y doloroso de la violencia por fin parece que llefga a su fin". Ha subrayado que para que el cese de la actividad armada anunciada por ETA en octubre pasado primero debe "mostrar su arrepentimiento y entregar las armas". A la izquierda abertzale le ha espertado que "no sentimos que su arrepentimiento haya sido sincero y espontánea". Además, ha agregado que "llega tarde" el que lamente el dolor y el daño causado por el terrorismo,

También ha realizado un breve discurso el secretario general de los socialistas guipuzcoanos y consejero de Transportes Iñaki Arriola. Ha calificado a Carrasco de "hombre sencillo, trabajador y valiente"que luchó como conejal para "sacar adelante" Arrasate. Ha remarcado que ETA le mató por ser "un blanco fácil". "Si la izquierda aberrtzale hubiera roto antes con ETA y hubiera condenado sus atentados se habrían evitado asesinatos y familias rotas", ha indicado. Ha remarcado que la sociedad vasca demanda "paz y libertad y tenemos que garantizarlos en el futuro".

Al honenaje celebrado en la calle Navas de Tolosa, lugar del atentado, ha acudida una amplia representación del PSE-EE, con cargos públicos de Gipuzkoa y miembros del Gobierno Vasco cono el consejero de Interior, Rodolfo Ares, y Ernesto Gasco. También ha estado presente el diputado y ex alcalde de San Sebastián Odon Elorza. Han estado presentes, además, ediles de EA y PNV de Arrasate.

Entre los familiares de víctinas de ETA estaban los de Inaxio uria, Juan Priede, Elespe Froilan y Josu Puelles.

Señala a la Junta de Andalucía, la Generalitat Valenciana, las universidades de Málaga, Granada, Politécnica de Madrid, UNED y Murcia, y los sindicatos CC OO y UGT
La RAE sacude un palo de órdago a las guías sobre lenguaje no sexista de CCAA y universidades
La Real Academia aprueba un informe que indica que si se aplicara estrictamente lo que proponen, "no se podría hablar"
Agencia EFE Periodista Digital  4 Marzo 2012

El pleno de la Real Academia Española (RAE) ha aprobado un informe del académico Ignacio Bosque en el que se critican las directrices contenidas en nueve guías sobre lenguaje no sexista elaboradas por comunidades autónomas, sindicatos y universidades, porque, si se aplicara estrictamente cuanto dicen, "no se podría hablar".

A los responsables de estas guías les molesta de forma especial el uso genérico del masculino para designar a los dos sexos, a pesar de que "está firmemente asentado en el sistema gramatical español" y de otras muchas lenguas, y recomiendan, por ejemplo, decir "la ciudadanía", en lugar de "todos los ciudadanos"; "las personas becarias", en vez de "los becarios", o "personas sin trabajo" y no "parados".

El informe Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer, respaldador por todos los académicos asistentes al pleno del pasado día 1, puede consultarse íntegramente en el Boletín de información lingüística de la RAE (BILRAE), en la página web de esta institución.

Las guías analizadas son de la Junta de Andalucía y de la Generalitat Valenciana; de las universidades de Málaga (junto con el ayuntamiento de esta ciudad), Granada, Politécnica de Madrid, UNED y Murcia, y de CC OO (en colaboración con el Ministerio de Igualdad) y UGT.

"Conclusión incorrecta e injustificada"
Estas guías extraen "una conclusión incorrecta de varias premisas verdaderas", porque, afirma Bosque, es cierto que "existe la discriminación hacia la mujer en nuestra sociedad", como también lo es la necesidad de "extender la igualdad social de hombres y mujeres, y lograr que la presencia de la mujer en la sociedad sea más visible".

Pero en esos textos se suele llegar a "una conclusión injustificada que muchos hispanohablantes consideramos insostenible":

"Suponer que el léxico, la morfología y la sintaxis de nuestra lengua han de hacer explícita sistemáticamente la relación entre género y sexo, de forma que serán automáticamente sexistas las manifestaciones verbales que no sigan tal directriz, ya que no garantizarían 'la visibilidad de la mujer'".

Ante los argumentos de los lingüistas, los responsables de las guías podrían decir que sus recomendaciones proceden de "su sensibilidad ante la discriminación de la mujer en el mundo moderno".

Pero ese argumento "es insostenible, puesto que califica arbitrariamente de sexista al grupo (absolutamente mayoritario) de mujeres y hombres con una sensibilidad diferente", afirma Bosque.

"¿Qué se supone que ha de pensar de sí misma una mujer que no se sienta excluida de la expresión 'Se hará saber a todos los estudiantes que 'por mucho que la Generalitat Valenciana le diga que la están discriminando?"

Las guías analizadas "son poco flexibles en este punto", prosigue.
"Pareciera que se quiere dar a entender que la mujer que no perciba irregularidad alguna en el rótulo 'Colegio Oficial de Psicólogos de Castellón' debería pedir cita para ser atendida por los miembros de dicha institución".

Un buen paso hacia la solución del "problema de la visibilidad" sería "reconocer, simple y llanamente, que si se aplicaran las directrices propuestas en estas guías en sus términos más estrictos no se podría hablar", asegura Bosque, quien cree que las propuestas están pensadas solo para el lenguaje oficial.

Pero, luego, "la autoridad, el responsable o el gestor que desdobla usuarios y usuarias o ciudadanos y ciudadanas se olvidaría de su desdoblamiento cuando ya no esté delante de un micrófono o de una cámara y hablaran como todo el mundo".

La mayor parte de estas guías han sido escritas sin la participación de los lingüistas y el autor asegura que, en algunos casos, las propuestas "conculcan aspectos gramaticales o léxicos firmemente asentados en nuestro sistema lingüístico, o bien anulan distinciones y matices que deberían explicar en sus clases de Lengua los profesores de Enseñanza Media, lo que introduce en cierta manera un conflicto de competencias".

"No hay, desde luego, ilegalidad alguna en las recomendaciones sobre el uso del lenguaje que se introducen en esas guías, pero es fácil adivinar cuál sería la reacción de las universidades, las comunidades autónomas, los ayuntamientos o los sindicatos si alguna institución dirigiera a los ciudadanos otras guías de actuación social sobre cuestiones que competen directamente a esos organismos, y, más aún, que lo hiciera sin consultar con ellos y sin tener en cuenta sus puntos de vista, cuando no despreciando abiertamente sus criterios".

Bosque tiene claro que el propósito último de las guías de lenguaje no sexista es loable porque quieren "contribuir a la emancipación de la mujer y a que alcance su igualdad con el hombre en todos los ámbitos del mundo profesional y laboral", pero no tiene sentido "forzar las estructuras lingüísticas para que constituyan un espejo de la realidad" ni "impulsar políticas normativas que separen el lenguaje oficial del real".

Recortes de Prensa   Página Inicial