AGLI

Recortes de Prensa   Lunes 5  Marzo 2012

 

Una canallada: "La culpa del déficit es de España"
@Roberto Centeno El Confidencial  5 Marzo 2012

Hoy hace una semana, el Ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, anunció la cifra oficial de déficit de las AAPP en 2011, calculada de acuerdo con los criterios de Protocolo de Déficit excesivo que es del orden del 70% del déficit total; una cifra que todos aquellos que nos molestamos en sumar y restar estimábamos desde julio, y el propio Montoro, porque así me lo dijo personalmente, al menos desde septiembre. Pero antes de entrar en la cifra en sí, en sus causas y consecuencias, tengo que empezar confesando mi más absoluta indignación por la inaudita introducción con la que Montoro, a guisa de mantra que repetiría por tres veces durante su intervención, quiso dejar claro que nadie es responsable: “La culpa del déficit es de España”.

Es difícil imaginar una canallada mayor -incluido su giro de 180º en la política sobre la banda de asesinos y su brazo político-, un insulto más grave a los españoles. Nos han arruinado, nos han expoliado, han destruido las esperanzas y las expectativas de toda una generación, y resulta que somos nosotros, las victimas, los culpables. Según Rajoy, porque estoy seguro que la orden partió de él, la culpa del mayor desastre económico desde la Guerra Civil la tiene la gente honrada que paga sus impuestos, la tienen los parados, los mileuristas y los pensionistas, una mayoría de los cuales ya no llega a fin de mes.

Por el contrario, la casta política parasitaria que ha colocado a dedo casi dos millones de parientes, amigos y correligionarios, que despilfarra, que nos expolia y que impide la recuperación, no tiene culpa de nada. Los irresponsables e incompetentes banqueros y cajeros, que han llevado a la ruina en solo tres años a un sector centenario y no han pagado por ello, que han hecho desaparecer el crédito arruinando así a cientos de miles de empresas y causando un daño irreparable al tejido productivo de la nación, tampoco son responsables. La culpa la tienen los parados por no poder pagar las hipotecas. Por supuesto, Zapatero y sus secuaces, que nos costaron medio billón de euros, los barones del PP -sin que Rajoy moviera jamás un dedo para evitarlo- y del PSOE, los nacionalistas y los alcaldes, que han arruinado a sus comunidades, son inocentes. “La culpa la tiene España”. Es, sencillamente, repugnante.

Un cuadro macroeconómico inaceptable
Ya en su presentación de la cifra de déficit, Montoro no explicó las causas, algo imprescindible para saber qué está pasando y que hace temer un desplome de la recaudación tributaria. En este sentido, el anuncio el martes de Esperanza Aguirre de que el déficit de Madrid, altamente representativo del conjunto de España, estaba infravalorado y que los ingresos de noviembre y diciembre iban a ser menores que los estimados para el cálculo, invita a pensar que cuando se conozcan las cifras reales de todas las CCAA el déficit computable se encuentre cercano al 9%, y no al 8,5%. Mientras, el déficit real, lo que de verdad hemos gastado de más respecto a lo ingresado, computable o no, puede estar por encima del 11%. Con un gasto público de unos 475.000 millones (122.000 en pensiones y el resto en Seguridad Social) 117.000, o un euro de cada cuatro, lo fueron a crédito.

Y así las cosas, el viernes nos enteramos de que Hacienda ha decidido retrasar un mes la publicación de los datos de recaudación tributaria, algo que confirmaría el peor de los escenarios. Así que, de momento, tenemos que tragarnos porque sí un cuadro macroeconómico en base al cual se elaborarán los presupuestos, y que es lisa y llanamente inaceptable. Y es inaceptable no solo por el descarado voluntarismo (decir que la Seguridad Social, que ya está en déficit, cerrará en equilibrio con 630.000 afiliados menos, es una tomadura de pelo) sino fundamentalmente porque se trata de un cuadro destinado a mantener intacta la juerga autonómica y el sistema financiero, y no a recuperar el empleo y la inversión.

Si en Bruselas fueran conscientes de que todo el gasto sobre el que Rajoy está dispuesto a actuar para atajar el déficit -aparte de subirnos 10.000 millones en IVA y especiales, que es lo que tienen en mente- son 60.000 millones de euros, los gastos de los ministerios y las instituciones, mientras que 235.000 millones se encuentran en manos de políticos ineptos y corruptos a los que se les ha garantizado dinero para que no quiebre ninguno y mantengan su “total autonomía política y económica”, nos echarían a patadas del euro. El Gobierno afirma que “no existen cifras mágicas”, cuando lo que no existe es voluntad para recortar y asignar correctamente los recursos públicos.

Así, Rajoy ha decidido salvar con dinero público todas las entidades financieras inviables; y, lo que es peor, no intervenir en el recorte y asignación de los dos tercios del gasto público de la nación, solo ha ordenado una reducción genérica del déficit, y si luego no cumplen (Cataluña ya ha dicho que no lo hará) nadie responderá de nada y, además, recibirá nuestro dinero para tapar el agujero.

Las alternativas de asignación de los recursos públicos
La clave del hundimiento reflejado en el cuadro macroeconómico se encuentra en el desplome de la demanda y la inversión privadas, que representan en conjunto más del 80% del PIB. En los últimos 100 días se han destinado 16.500 millones al salvamento de la CAM, 6.000 millones al incremento de capital del robo legal del FROB y están a punto de asignarse 6.500 millones entre protección de activos e impagos del FROB al salvamento de UNIM. Subtotal: 29.000 millones, y da igual que sea dinero efectivo que garantía del Estado.

El cuadro macroeconómico está destinado a mantener intacta la juerga autonómica y el sistema financiero, y no a recuperar el empleo y la inversión. El Gobierno afirma que “no existen cifras mágicas”, cuando lo que no existe es voluntad para asignar correctamente los recursos públicos

Imaginen ahora que, en lugar de ese disparate, esos recursos se utilizan para prestar a PYMES y autónomos. El crédito nuevo en 2011 se desplomó un 20%, y esa es la causa principal de la destrucción de 500.000 puestos de trabajo. Hasta un niño de primaria puede ver, que en grandes números, 29.000 millones significarían que en lugar de una caída del 20% del crédito al sector productivo éste habría caído solo un 14%, lo que en cifras aproximadas permitiría crear 150.000 puestos de trabajo. Y lo malo no son solo los 29.000 millones, es que están dispuestos a poner hasta 90.000, ya que solo Bankia podría necesitar 45.000 millones.

Pero si la asignación masiva de los recursos públicos al salvamento de cajas inviables es un disparate absoluto, su asignación al mantenimiento del despilfarro autonómico y local entra en el terreno de lo penal. Según el cuadro macroeconómico presentado, el gasto disponible para el conjunto de ministerios e instituciones, o sea España, se reduce en un 12,5% hasta los 57.978 millones, mientras que autonomías, diputaciones y ayuntamientos, incluyendo los miles de empresas públicas, disponen de más de 235.000 millones y ninguna se toma en serio los límites de gasto. Muchas CCAA han tenido la desvergüenza de subir sus presupuestos -Extremadura y otras han subido salarios y gasto corriente un 9%- y otras realizan recortes casi nulos. ¿Cómo vamos a recortar gasto sino se entra a sangre y fuego en el despilfarro autonómico y local?

Es, además, rotundamente falso que el 75% del gasto de las CCAA se dedique a Educación, Sanidad y gasto social. En conjunto, es el 50% de sus presupuestos, y además ampliamente mejorable sin bajar prestación alguna, mientras que el 36% son salarios y gasto corriente y el resto infraestructuras y despilfarro generalizado, como embajadas, leyes lingüísticas, obras faraónicas, fastos diversos, etc… Hay que añadir las empresas públicas, que con 250.000 empleados se encuentran fuera de control presupuestario. Por tanto, el recorte no solo es fácil, es imperioso. Nadie revisa el destino eficiente los recursos, y lo peor es que el Gobierno ha renunciado explícitamente a ello. Y después Rajoy afirma que el déficit no puede reducirse más que hasta un 5,8%, lo que constituye un paso tan irresponsable como innecesario hacia la helenización de España. La austeridad pública no causaría un “crack nacional”, es justo lo contrario.

Veamos porque no lo causaría: duplicidades entre AAPP, 34.000 millones, prescindibles de inmediato; diputaciones, 22.000 millones, sin apenas competencia alguna, reducible en dos tercios; empresas públicas, consorcios y fundaciones, reducción a la mitad con un ahorro de 20.000 millones; racionalización de las corporaciones locales, ahorro de 10.000 millones; subvenciones y exenciones de impuestos a sindicatos, patronal y partidos políticos, 9.000 millones. Subtotal: 88.000 millones. Y ahora que explique Rajoy a los españoles, a Bruselas y a los mercados por qué no se puede. No se puede porque en duplicidades, diputaciones, empresas públicas y ayuntamientos, están colocados cientos de miles de familiares, amigos y correligionarios. Y los privilegios de la casta no se tocan.Tenemos un modelo de Estado y una casta política insostenibles, pero no están dispuestos a enfrentarse a esta realidad para acabar con ella, lo que nos pone en riesgo cierto de estallido social.

*El catedrático del IES Martínez Abascal propone otra fórmula: repetir el presupuesto 2007, "que cojan el presupuesto de ese año y rebajen todo partida por partida. La población no ha crecido y somos más pobres". El ahorrro superaría los 75.000 millones de euros.

Déficit
La necesidad de reformar el modelo de Estado
Emilio J. González Libertad Digital  5 Marzo 2012

Si el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, dice que no tiene intención de volver a subir los impuestos para reducir el déficit presupuestario, cosa que, desde luego, los españoles le agradeceremos mucho, entonces no tendrá más remedio que empezar a trabajar en lo que, en cualquier caso, debe ser una de las reformas fundamentales de esta legislatura: la reforma del sector público. Hoy, Montoro puede obligar a los demás ministerios y a las comunidades autónomas a reducir sus gastos para, de esta forma, cumplir con el objetivo de déficit para este año que el Gobierno ha comunicado a Bruselas. Pero el problema real no consiste en cuadrar las cuentas este ejercicio sino en conseguir que los problemas presupuestarios de hoy no vuelvan a reaparecer mañana, cuando la economía española enfile la senda de la recuperación y los Ejecutivos regionales vuelvan otra vez a las andadas con sus gastos.

Lo primero que hay que entender es que la caída de la recaudación tributaria, que ha disparado el desequilibrio presupuestario no es solo coyuntural, sino que tiene también carácter estructural porque toda la recaudación impositiva extraordinaria, vinculada con la burbuja inmobiliaria y los altos precios de la vivienda, se ha ido para no volver
jamás y el gasto público deberá ajustarse en la misma proporción para no volver a crecer.

Sin embargo, no todo el déficit se debe al desplome tributario; una buena parte procede de las disparatadas políticas de gasto emprendidas por las comunidades autónomas y los ayuntamientos, asumiendo competencias que no les correspondían y de las que ahora no se quieren desprender y estableciendo un sinfín de duplicidades con la administración central que nos cuestan muy, pero que muy, caras. Por ello, para evitar
que esto vuelva a suceder no hay más remedio que cambiar de arriba abajo el modelo de Estado, cosa que no se puede hacer en dos días porque requiere reformas constitucionales, pero que no hay más remedio que llevar a cabo.

¿De qué forma? En primer lugar, le guste a los nacionalistas o no, abandonando el concepto de que las autonomías son entidades políticas con personalidad propia para pasar a definirlas como una parte de la Administración Pública española encargadas nada más que de prestar aquellos servicios y desempeñar aquellas competencias que les sean atribuidas en razón de su mayor proximidad al ciudadano y, por tanto, de
conocer mejor sus necesidades. Una vez hecho esto se les debe de conceder la gestión de aquellas figuras tributarias necesarias para llevar a cabo sus fines, evitando al máximo posible que en la financiación de sus actividades tengan que depender de las transferencias estatales. Siempre habrá que realizar algunas porque no todas las autonomías cuentan con la misma capacidad recaudatoria y habrá que establecer mecanismos de equilibrio en la prestación de servicios tan esenciales como la sanidad y
la educación. Pero, en la medida de lo posible, hay que evitar que tengan que recurrir a la financiación vía transferencias para hacerlo a través de sus impuestos, subiéndolos si los tienen que subir.

Esta es la única forma de evitar que vuelva a suceder lo que está ocurriendo en estos momentos, lo cual, como digo, requiere una reforma en profundidad del modelo de Estado. Lo que ahora nos tiene que decir Montoro es sí está dispuesto a llevarla a cabo.

El Sr. González es profesor de Economía de la Universidad Autónoma de Madrid. Miembro del panel de Opinión de Libertad Digital.

¿Gratis total Sr. Montoro? ¡No insulte nuestra inteligencia por favor!
Vicente A. C. M. Periodista Digital  5 Marzo 2012

¡Vaya por Dios! ahora resulta que los servicios públicos deben ser "redefinidos" porque según el Sr. Ministro de Hacienda, Sr. Montoro, "el gratis total no existe". O sea, que si los ciudadanos pagamos religiosamente toda clase de impuestos directos e indirectos para obtener en compensación unos servicios públicos, además de ello hemos de colaborar en el sobrecosto que se produce por la mala gestión o el excesivo costo de la Administración de los mismos. Resulta que en España la presión fiscal es de las más altas de Europa, solo superados por Noruega, Suecia y Finlandia. Sin embargo, lo que obtenemos a cambio es inferior en cuanto a servicios y a la calidad de los mismos.

Hace falta tener la cara de cemento armado para excusarse en que en España se tiene la cultura del "gratis total", cuando en realidad de gratis no tienen nada y sí mucho de abuso impositivo y de pésima gestión administrativa. Es una absoluta desvergüenza echar la culpa a los ciudadanos y mientras mantener inamovibles las injustificables subvenciones de todo tipo a partidos políticos, organizaciones empresariales, sindicatos y ONG's de diverso pelaje como la del Sr. Urdangarín cuyas inversiones y destino de fondos ya estamos viendo cuales fueron. Un magnífico piso en Pedralves, Barcelona. Eso sí sin que la inocente esposa se plantease de dónde sacaba el dinero su espabilado marido.

Creo que el PP se equivoca si cree que los ciudadanos vamos a consentir que se nos robe de esta manera tan descarada. Lo único gratis total es la apropiación de cargos, salarios, coches oficiales, dietas desorbitadas y prebendas que esta casta de políticos corruptos lleva realizando desde la instauración de la democracia. Lo único gratis total es el premio por haber sido afortunado en obtener un cargo de responsabilidad como Ministro o Secretario General y recibir unas indemnizaciones millonarias con independencia de la gestión realizada, amén de no aplicar el espinoso tema de las incompatibilidades o de hacer la vista gorda ante su incumplimiento, como el escandaloso caso de la Sra. Salgado y su pretendido "fichaje" por ENDESA en una de sus filiales como consejera.

Lo que sí que hay que redefinir es el tema de la función pública y de sus servicios. Lo que sí que hay que redefinir es la optimización de los servicios que las Administraciones de España dan a sus ciudadanos. Porque el tema no es si la Seguridad Social ha llegado a un estado de bancarrota por las decisiones injustificadas de unos políticos de incluir a colectivos que nunca cotizaron por esos servicios. Porque el tema es que los ciudadanos no vamos a aceptar pagar dos veces por el mismo concepto, ni por los errores de unos gestores incompetentes y blindados en sus responsabilidades.

Dice Montoro que descarta subir impuestos, será porque ya los ha subido ¿o acaso se ha olvidado de lRPF y del IBI? Eso sin olvidar la populista subida del 1% de las pensiones previa a esas subidas y que han dejado a más de tres millones de pensionistas con una pérdida real adquisitiva del 7% tras la congelación del 2011. También descarta la bajada de salarios de los funcionarios. Claro, es que si se le ocurre hacer lo que ya hizo Zapatero de rebajar el 5% de los salarios, no es que vaya a tener una huelga general, sino un bloqueo de las Administraciones.

Lo peor que puede creer un político es que los ciudadanos son como corderos que soportan todo y además carecen de inteligencia y van dócilmente al matadero. Pues están profundamente equivocados. El PP ha obtenido una mayoría absoluta, pero está cometiendo muchos errores de apreciación y de visión de futuro. Las medidas deben de ser ante todo equilibradas y proporcionales, donde todos aporten a la solución y sufran las inevitables mermas en el llamado "estado del bienestar". Pero debe ser perfectamente visible esa proporcionalidad del esfuerzo y el que se han agotado otras posibilidades antes de exigir mayores sacrificios a quienes están ya soportando una carga excesiva.

No tener esto en consideración es el camino más seguro para el fracaso y para una rápida respuesta ciudadana, que no vendrá exclusivamente del oportunismo político de una oposición en descomposición y unos sindicatos deslegitimados y que solo buscan su supervivencia. Las medidas abusivas no les van a salir gratis total, sino que tendrán un costo elevado en respuesta a su soberbia y prepotencia.

Acabar con la corrupción
Fermín Bocos Estrella Digital  5 Marzo 2012

La corrupción es el cáncer que devora la credibilidad de los políticos y arruina la fe en el sistema democrático. Los casos recurrentes de corrupción fechados en Andalucía (gobernada por el PSOE) o en Valencia y en Baleares (gobiernos del PP) son tan escandalosos como recurrentes. En algunos medios de esas comunidades, los criterios por los que los casos de corrupción son asunto de portada o un suelto en páginas interiores son eslabones del mismo escándalo. La politización de la justicia es otra de las concausas que determinan el mayor o menor impacto social de los casos de corrupción. Cuando jueces y fiscales hurgan en la trastienda de tal o cual consejería por una caso de presunto manejo fraudulento de caudales públicos o de tráfico de influencias a cambio de comisiones se pone en marcha la máquina de picar carne que se ceba en el juez y en quienes quieren que los corruptos paguen por sus conductas delictivas o sus malas prácticas. Así las cosas, al escándalo se suma la vergüenza de tener que leer o escuchar a gentes que defienden que la corrupción se lava en las urnas y no en los tribunales de justicia.

Por ese camino vamos mal y, siendo cierto que tenemos un gran problema con la crisis económica y el insoportable nivel de paro, desde el punto de vista de la salud moral de nuestra sociedad no es menor la gravedad que se infiere de los abundantes casos de corrupción. Casos que, salvo honrosas y esforzadas excepciones, saltan a la picota en las portadas de los medios en razón de sus afinidades políticas: solo ven y titulan sobre el escándalo que afecta al partido contrario pero disimulan los pufos en los que andan metidos los del partido amigo. Vamos mal porque la corrupción es el heraldo que delata el mal gobierno. No es casualidad que los mayores índices de paro registrados en las comunidades autónomas se corresponden con aquellas en las que se conocen más escándalos relacionados con la corrupción. Acabar con el déficit, es urgente, pero acabar con la corrupción y con quienes la toleran, por complicidad o por estulticia, es prioritario. Para esa tarea no necesitamos ni la ayuda de Bruselas ni el permiso de la señora Merkel.

Discrepo
Rafael García Rico Estrella Digital  5 Marzo 2012

Discrepo. En eso consiste la pluralidad y la libertad, en poder discrepar de aquellos con los que también puedes estar de acuerdo en otras cosas. La discrepancia no es más que el respeto por la opinión, el valor que damos a las ideas que se adquiere por la diversidad de éstas. Eso es la democracia también.

Así que yo discrepo. No estoy de acuerdo en convocar manifestaciones el día 11 de marzo. Ni estoy de acuerdo ni me gusta la idea. Al contrario, me parece una idea mala, pésima. Creo que la reivindicación y el derecho a manifestarse es una parte sustancial del ejercicio de la política, del cumplimiento de nuestros derechos constitucionales. A nadie puede sorprender, por mucho que se haya dicho esta semana, que la gente plantee llanamente sus reivindicaciones laborales y su protesta por las medidas económicas: eso está en la naturaleza de nuestro sistema político y de valores. Es la conquista más visible de los ciudadanos en su sociedad.

Pero no creo que hacerlo el 11M contribuya en nada a clarificar las posiciones sindicales o las reivindicaciones ciudadanas: al contrario, creo que oscurecen el derecho de los trabajadores porque las manifestaciones se superponen a otro valor esencial para construir nuestra sociedad: la solidaridad. Creo que la manifestación de solidaridad con las víctimas del terrorismo es muy importante porque además de ser un acto noble, es un bien que nos hacemos como colectividad para demostrarnos comprensión, sensibilidad y compañía en los terribles momentos en los que la memoria se alza sobre lo inmediato.

La primera demostración de la memoria está en el recuerdo y el homenaje a los nuestros asesinados por delincuentes terroristas. Es muy difícil querer construir si no edificamos primero cimientos de solidaridad con las víctimas. Y eso es así porque somos como nos comportamos y nuestra actitud ante el dolor de los otros nos sitúa en nuestra auténtica dimensión.

Vivimos junto a ellas todo el año y un día de cada 365 lo dedicamos a detenernos y recordar. Yo recuerdo muy bien el 11M – el mayor atentado de la historia de España- y aún me sobrecogen los gritos angustiados de los supervivientes y el silencio inmenso de los muertos. Me sobrecoge el recuerdo y la emoción se instala como un conjunto de sensaciones que soy incapaz de definir. Hemos ido a muchos entierros de asesinados, hemos visto a familias destrozadas por el terror de la muerte provocada y el 11M es bien representativo de ese caudal de tristeza que surge cada vez que un criminal aprieta el detonador.

Creo que el respeto por la memoria es indispensable para escenificar nuestra apuesta social por los principios y los valores; y creo que es el instrumento más eficaz para curar el resentimiento y abrazar la lealtad que nos debemos unos a otros como seres humanos en un mundo en el que el dolor nos acecha y en el que el cariño con quien sufre debe ser la antesala de cualquier planteamiento político.

Por eso creo que los sindicatos se equivocan. No porque lo reprochen unos políticos que se oponen a su estrategia movilizadora: se equivocan porque nos confunden a los demás, nos provocan un nudo en la garganta y nos sitúan en una contradicción tan innecesaria e inútil que es imposible reaccionar a ella con frialdad o indiferencia: ante la duda, estoy con las víctimas del 11M. Con una sola que reclamara su derecho a conservar el recuerdo ese día y con una sola que reivindicara su derecho a la comprensión de los demás, me bastaría para interrumpir cualquier reflexión o dilema sobre el resto de los problemas y me invitaría a unirme en compañía solidaria con esa persona.

Creo que el calendario ya es un asunto por sí mismo terrible para los supervivientes, para los familiares de los muertos. Los días pasan con un enorme desconsuelo por las pérdidas terribles y creo que arrancar de ese calendario la fecha en la que nos unimos todos en la conmemoración del recuerdo, es algo innecesario y que por el mero hecho de debatirlo poniendo en el mismo plano el derecho a hacer otra cosa y el deber de no olvidar, se convierte en un asunto atroz.

No cuestiono ni una sola de las demandas sindicales, es un asunto que no se trata en este artículo. Cuestiono la sensibilidad, o si me lo permiten, la insensibilidad, más aún cuando en aquel terrible día todos nos prometimos no olvidar nunca a los nuestros que se fueron.

Frágil memoria la de España ante algo tan cercano. Así que discrepo con toda rotundidad.

La ética no es para mí, dice una del PSOE.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital  5 Marzo 2012

Llevan decenios cantándonos la milonga de que la ética es uno de los valores de progreso de la izquierda. El PSOE anda por el imaginario de la mitad del colectivo carpetovetónico colgándose diez veces al día la medalla de ser, solo ellos, portadores de valores tales como la ética y la honradez. In illo tempore (PL), cuando Felipe González comandaba la izquierda, nos refregonearon por las neuronas los cien años de honradez del PSOE y ya ninguno más, pues se lanzaron a mangonear, no a diestro y siniestro, eso es cierto, pero a siniestro lo han hecho a mansalva.

También es cierto, para nuestra desgracia, que la corrupción no es patrimonio exclusivo del PSOE, pero hay que reconocer que al menos estos de la izquierda de progreso la gestionan con un estilo diferente, pues el hecho de ser detentadores únicos de los valores éticos de progreso convierte sus mangancias en auténticos monumentos a la hipocresía haciendo que su impostura sea clamorosa.

Hoy sale en los medios el contenido de una conversación telefónica que fue intervenida por una juez. Habla la presidenta de Invercaria, la socialista Laura Gómez Nogales, es una empresa de la Junta Andaluza que ha repartido decenas de millones de mala manera, vulgo irregularmente, entre empresas de su cuerda o sea de ex altos cargos del PSOE que recibían el dinero y cerraban. La conversación la tiene esa señora con Cristóbal Cantos, un directivo de la empresa.

Estaban tan seguros de su impunidad que daban el dinero sin más, sin un papel que mínimamente justificase el mangoneo. Pero cuando vieron que la cosa se ponía negra y que iban a investigarles, la señora Gómez pidió al señor Cantos que redactase informes favorables a la concesión de esos dineros y que los fechase hace dos años, cosa a la que ese hombre se opuso porque no era ético.

Y así habló la eximia Laura: “Si me comprometiera con la ética no estaría trabajando con esta organización”. Dado que confiesa también en esa conversación que todos sus superiores políticos de la Junta estaban al tanto, la organización estaba, evidentemente, comandada por el PSOE.

Esa frase es maravillosa porque resume lo que ha pasado en Andalucía durante decenios. Y como no hay honradez que cien años dure, ya sabemos que la ética ha dejado de ser uno de los valores de progreso del PSOE.

Caso ERE
La ética y el PSOE andaluz
Almudena Negro Libertad Digital  5 Marzo 2012

A Laura Gómiz no le dolieron prendas en arrojar contra el rostro de un subordinado honrado la verdad que resume a la perfección el funcionamiento del régimen clientelar andaluz: "si me comprometiera con la ética no estaría trabajando con esta organización". Entiéndase por organización la Junta de Andalucía, patio de Monipodio del PSOE desde la Transición. De Rodríguez de la Borbolla a Griñán pasando por Chaves. Gómiz tenía razón. La ex presidenta de Invercaria, que cesó una vez destapado el pastelazo aduciendo, como suele ser en estos casos, "motivos personales" y que ignoraba que sus conversaciones estaban siendo grabadas y acabarían formando parte del sumario judicial que investiga uno de los casos de corrupción más repugnantes de nuestra historia reciente, acertaba al afirmar que no se puede trabajar para un régimen corrupto si se tienen principios éticos. Hacerlo supone siempre, y cuanto menos, tener que doblar la cerviz, mirar hacia otro lado, trampear, hacerse cómplice o encubridor.

Decía Lord Acton que el poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente, y en Andalucía, no hay institución que en estos treinta años no se haya pervertido. No está de más recordar que la alternancia pacífica en el poder es conditio sine qua non de la democracia. Empero, los andaluces, por decisión propia, no han conocido otros gobiernos más que los del PSOE que, convirtiendo lo que debería ser un gobierno en un régimen, han colocado al sur de España a la cabeza en paro y fracaso escolar, entre otros méritos. Y, sin embargo, pese al PER, los ERE, la compra de voluntades sistemática, el férreo control de los medios de comunicación… jamás los aires de cambio fueron tan intensos como lo son en estos momentos. El ansia de libertad puede terminar imponiéndose. De hecho, las ganas de otra forma de hacer política que se detectan en las encuestas son mucho más intensas que las que se percibían en Extremadura o Castilla-La Mancha poco antes de que el PP llegara al gobierno de dichas Comunidades Autónomas. Todo parece indicar que Javier Arenas, tal vez sea por los pelos, al fin lo conseguirá.

En Ferraz, la idea de perder su última agencia de colocación, su feudo histórico, causa profunda depresión, incluso histeria. Saben los socialistas que el 25 de marzo se juegan poco menos que la supervivencia del partido que fundara Pablo Iglesias. Andalucía es la clave de su poder. Sin Andalucía en manos de "la Pesoe", como por allí se la conoce, Felipe González hubiera sido desalojado de Moncloa tempranamente. Sin Andalucía socialista, José Luis Rodríguez Zapatero posiblemente ni hubiera llegado y, en todo caso, no hubiera gobernado más de cuatro años.

Y además, y esto los tiene en un sin vivir, sin Andalucía en manos del PSOE el Partido Popular tiene casi garantizado gobernar mucho tiempo. Demasiado tiempo para una izquierda que cree que el poder es suyo por derecho propio y que sólo admite la democracia mientras sirve a sus fines. Ese y no otro es el motivo principal por el cual sindicatos verticales, mareas verdes y rojas, indignados del "no hay pan para tanto chorizo", siempre que éste sea del PP, y estudiantes que no estudian anden tomando las calles incluso en fecha tan simbólica como el 11-M. Están desesperados intentando arañar votos. A ver si alguien se va a pensar que lo que estamos viendo estos días atrás es por la calidad de la educación, la calefacción de algún instituto, el copago sanitario, la reforma laboral o la paz en el mundo. De eso nada. Se trata de Andalucía. Para el PSOE, ganar o morir.

La Sra. Negro Konrad es periodista, comentarista político de Intereconomía TV y 13TV. Miembro del panel de Opinión de Libertad Digital. @almudenanegro

Disturbios
Cristales rotos y causas perdidas
Cristina Losada Libertad Digital  5 Marzo 2012

No hay que ser un lince para vislumbrar que el Gobierno tendrá más problemas en la calle. No hace falta ser un paleoconservador para estimar poco convincente su actuación ante las tempranas algaradas. Tomar los incidentes en Barcelona por muestras del descontento social por la crisis y las reformas, como hizo Rajoy, es regalar un inmerecido plus de representatividad a sus autores. Hay descontento, claro, pero la mayoría de descontentos no se identificará con los vándalos. Caso de que lo hiciera, un Gobierno ha de contrarrestar la tendencia, no alimentarla. El Partido Popular sí se ha esmerado en culpar a los socialistas de mover los hilos del alboroto. Sin embargo, ese campo de batalla no es el más importante para el ciudadano. Es el otro, el de las calles, el que le resulta vital. La gente suele valorar el orden. Ante su alteración violenta no mirará sólo hacia quienes perpetran los desmanes; también hacia quienes no han sabido controlarlos.

La permisividad del Gobierno Zapatero ante la ocupación del espacio público y otras coacciones de "los indignados", como el acoso a los peregrinos de la Jornada Mundial de la Juventud, sentó pésimos precedentes. El alineamiento de Rubalcaba con los que infringían la ley en Valencia y su pretensión de ceñir el problema a un asunto de derecho de manifestación, es un aviso. Avisa de que también las minorías violentas contarán con su protección política. Y basta una minoría para sacar de quicio a una ciudad. La cuestión es cómo evitar que las cosas lleguen tan lejos. Si adaptamos la metáfora del politólogo James Q. Wilson, coautor del célebre ensayo “Cristales rotos” (Broken windows, 1982), fallecido hace pocos días, cuando romper una oficina bancaria queda impune, podemos estar seguros de que los destrozos van a multiplicarse. ¡Será una diversión!

Nada contribuirá tanto a esa espiral como las justificaciones. El discursito de las causas, tan caro al progresismo. De hecho, las tesis de Wilson fueron criticadas por no abordar las raíces del delito, pese a que superaron la prueba de la experiencia. Hoy y aquí, la crisis y los recortes se exhibirán como causa legitimadora de cualquier disturbio. Si el Gobierno se incorpora a ese campo semántico, entonces, tiene la causa perdida. La visión progresista se aferra a las causas por su creencia –cuando cree- en que todos los conflictos tienen solución. Quienes no viajamos en el vagón de la utopía, nos contentamos con que se mitiguen sus peores efectos. A la vista de lo sucedido, también parece utópica esa modesta aspiración.

El vagón de la ocultación
F. JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 5 Marzo 2012

DIGAN LO que digan los servidores de la versión oficial, con toga o sin ella, el 11-M no es ni puede ser «cosa juzgada», por una sencilla razón: lo que se instruyó dizque para aclararlo es un montón de trolas, obstrucciones y pruebas falsas. Lo que se juzgó a partir de esa instrucción no podía ser más que el remate de esa hazaña. Y lo fue. Pero el 11-M no es «cosa juzgada» porque la instrucción del caso no fue la búsqueda de las pruebas para identificar a los asesinos, sino la sistemática destrucción de pruebas y la siembra de pruebas falsas para algo que es la negación de la Justicia a los casi 200 muertos y 2.000 heridos y mutilados. No hay una sola prueba -desde la mochila de Vallecas a la Renault Kangoo o al Skoda Fabia, sin olvidar a los «suicidas» de Leganés- que no sea una grosera falsificación. Por eso el hallazgo del vagón de Santa Eugenia, que ayer resumía en EL MUNDO Luis del Pino, es tan valioso.

Yo no sé quién fue el autor intelectual y material del 11-M. Pero sé que no fue la harka de confidentes policiales, vivos o preferiblemente muertos, con cuya invención se quiso dar carpetazo judicial a la masacre. No sé qué fue realmente el 11-M, aparte de la matazón con fines electorales. Lo que sé es que se inventó un 11-M que nunca existió. Y que fue esa deliberada falsificación de los hechos lo que se investigó en falso y se juzgó en vano. El 11-M de verdad no es cosa juzgada, al contrario. Y hay que empezar investigando y juzgando el montaje policial y judicial con que se ocultó la realidad de la masacre. No sabemos quién lo hizo, pero sí algo de quienes lo ocultaron. Algo y aun algos.

Ese vagón se ocultó a los peritos científicos; y lo ocultó la Policía que debía ayudar al juez Gómez Bermúdez cuando ordenó aclarar lo que la instrucción había ocultado. Existía un foco completo de explosión para la identificación del explosivo, el juez y la policía lo sabían, y callaron. Ese vagón, como ya mostró EL MUNDO, fue la lotería de tres rumanos cuyo tardío testimonio, pagado por la policía con dinero y papeles, sirvió para mandar a la cárcel al único condenado por poner las bombas. De creerlos, entró y salió de tres vagones en diez minutos, con la mochila a cuestas, hasta que encontró un sitio a su gusto para poner la bomba. Pero no huyó; y lleva siete años -de 40.000- en una celda de aislamiento porque se niega a reconocerse culpable. La «cosa juzgada» del 11-M es que sigue por juzgar.

Tensión en el mundo
Editorial www.gaceta.es  5 Marzo 2012

Simon Peres y Barack Obama se reunieron ayer en EE UU.

Una vez más da la sensación de que también nosotros seremos llamados a votar en las elecciones Presidenciales de los Estados Unidos, porque a todos nos afecta lo que ocurra en el gran país. También nos atañen de algún modo las elecciones parlamentarias que acaban de celebrarse en Irán o en Rusia. Nadie puede declararse ajeno a sus resultados –que en el primer caso renuevan el conflicto entre Jamenei y Ahmadineyad– y a lo que ambos significan en un momento en que con cierta crispación se ventila el futuro de una política nuclear de coste elevadísimo para los iraníes, algo que para la sociedad internacional –en particular para los países vecinos de Oriente Medio y el Golfo Pérsico– ha generado altos índices de inseguridad.

El temor a una guerra de Israel contra Irán sigue vigente. Y la posibilidad crece aún más tras las palabras pronunciadas ayer por Obama, después de reunirse con el presidente de Israel, Simon Peres. El líder norteamericano afirmó que EE UU apoya a Israel y no dudará en usar la fuerza, aunque hizo alguna matización, como que primero hay que agotar la vía diplomática y “que se habla demasiado de guerra” contra Irán. Quizá por ello, muchos israelíes consideran que el apoyo de Obama no es todo lo firme que debiera ser. Es año electoral y el voto judío está en juego. Los que no juegan con el tema de Irán son los políticos de Israel. Peres aseguró que “Irán nunca tendrá un arma nuclear” y, por si había dudas, recordó que su país ha luchado en seis guerras en las últimas seis décadas: “Las hemos ganado todas”.

El panorama internacional se calienta por momentos. La llegada de nuevo al poder de un Putin fortalecido por las urnas pero en una Rusia que ya se está hartando de ser un país que no acaba de funcionar y que no encuentra su lugar frente a la superpotencia que dejó de ser. Y además, con el recurrente presidente y primer ministro su nomenclatura no se resigna a una posición de segunda categoría. Los rusos han preferido lo malo conocido a lo bueno por conocer. Pero no se conformarán con un Putin que no intente devolverles el orgullo perdido y adecente el país de tanta corrupción, aunque él sea parte causante. La flor del optimismo constantemente se deshoja ante acontecimientos ajenos pero relacionados a un tiempo. Confiemos al menos en que tenga un largo recorrido la decisión anunciada el 29 de febrero por norcoreanos y estadounidenses, relativa a la interrupción por parte de Pyongyang del desarrollo de su arsenal nuclear y de sus misiles de largo alcance. Es tal vez la única buena noticia nuclear de los últimos tiempos.

Sin embargo, EE UU puede verse involucrado en el conflicto iraní mas de lo que desearía, y mas de lo que sería conveniente en un año electoral. Pero Obama precisa el voto judío para su reelección e Irán sigue siendo un problema muy molesto que hay que solucionar lo antes posible. Por algo ayer el presidente acudió y habló en la conferencia anual del Comité de Acción Política Americano Israelí (Aipac), el principal grupo de presión judío en EE UU, y hoy se entrevistará con el presidente Netanyahu. La persistente actitud de Israel de llevar hasta el final y por la fuerza la contención del Irán nuclear –que sigue apoyado por su gran aliado comercial, Rusia– obliga a que se intensifiquen la diplomacia, las sanciones y las operaciones encubiertas para evitar una guerra que tal vez subiera la moral de algunos norteamericanos, pero que seguro hundiría el mundo en una tensión bélica y económica que no se veían desde los tiempos de la Guerra Fría.

ESTRATEGIAS DE INFILTRACIÓN
Estrategia islamista en Europa: “Sean discretos y alcanzaremos nuestros objetivos”
 Minuto Digital  8 Marzo 2012

Una red bien implantada en varias grandes ciudades de Francia busca influir sobre los centros de poder, de las universidades a la UMP (el partido de Sarkozy).

El diario francés L´EXPRESS se ha procurado su manual de lobbying, disimulado en un CDrom pirata de un disco de… Carla Bruni. Este modo de empleo ultrasecreto del entrismo es entregado a los dirigentes de la red, unos sesenta iniciados presentes en el entorno de los Estudiantes Musulmanes de Francia (EMF) o de la Unión de las Organizaciones Islámicas de Francia (UOIF) que acaba de marcar un tanto significativo en las elecciones del Consejo Francés del Culto Musulmán. Este documento, a pesar de su entusiasmo y su triunfalismo, es interesante por la frialdad táctica, la voluntad de poder, la habilidad política y la filosofía oportunista que expone. Nada nos asegura que este proselitismo religioso tenga algún porvenir, pero hay que saber que existe.

La deliciosa Carla Bruni se ha transformado, sin saberlo, en la mensajera de las consignas clandestinas de una vanguardia neoislamista reunida bajo el nombre de código de “Veni, vidi,vici”, una red de creyentes puros y duros distribuídos entre Lille, Estrasburgo, Lyon, Marsella, Montpellier, Toulouse y Burdeos. Todos ellos han pasado por la universidad, son jóvenes, inteligentes y cínicos, bien colocados en la UOIF (Unión de las Organizaciones Islámicas de Francia) y también a veces en la Asociación de los Estudiantes Musulmanes de Francia (EMF).

Invocando el nombre de Alá, esta pequeña falange influyente y experimentada en los juegos políticos ha decidido penetrar los centros de influencia y de poder del Exágono (la República Francesa). Se trata de un combate llevado a cabo en el máximo secreto. Con la ayuda de informáticos de alto nivel, sus recomendaciones estratégicas y tácticas han sido camufladas en el interior de copias piratas, sobre mini CDroms numerados, en principio insospechables, del disco de Carla Bruni “Quelqu´un m´a dit“. Se trata de 70 fichas ultra confidenciales que exponen uno por uno todos los ejes de la lucha. Únicamente los militantes más seguros tienen conocimiento de todo esto. Previamente, en ocasión de unos encuentros discretos, se les ha confiado las claves de desciframiento, entre las cuales hay ocho palabras en la edición Folio de Paris de Émile Zola. L´EXPRESS ha podido procurárselas, remontar la pista y acceder a la estrategia secreta de los neoislamistas.

“Sean discretos y alcanzaremos nuestros objetivos”
Desde el preámbulo, el pequeño equipo expresa su convicción de tener el viento en popa: “Este año 2002 ha sido, gracias a Alá, y gracias a ustedes, un año de éxitos para todos nosotros”. Se atribuye numerosos éxitos. Se trata de la entrada, por la puerta grande, de la UOIF en el Consejo Francés del Culto Musulmán, de la “explosión” sobre la escena universitaria de los Estudiantes Musulmanes de Francia, que se vanaglorian de tener ya 39 elegidos en los consejos de universidad y de residencia, y de la elección, gracias a la mobilización de las asociaciones islamistas, de una decena de diputados UMP. El material insertado en el disco de Carla Bruni pretende ser un “conjunto de experiencias” destinado a ayudar a los militantes “en esta guerra de movimiento que emprendemos frente a nuestros múltiples adversarios”.

La determinación de estos jóvenes quiere ser sin fisuras: “Toda derrota puede ser una victoria y toda victoria puede ser una derrota potencial. Sean humildes y discretos y alcanzaremos nuestros objetivos”. La realidad impone la modestia: “A pesar de los buenos resultados obtenidos en una decena de circunscripciones donde somos responsables directamente de la elección de la UMP, estamos aún en una fase de introducción en el juego político en frente de musulmanes laicos mejor situados que nosotros”. Pero la evolución de de la relación de fuerzas se anuncia favorable. Cuando la elección presidencial, el pequeño grupo se vangloria de haber “participado en el vuelco de una parte de la opinión musulmana”: “Si habemos conseguido influenciarla , es que que esta ha comprendido por fin su peso político después de años de engaños, de manipulaciones y de racismo de parte de los “barones” del PS”. Según este análisis, los neoislamistas deberían su peso político “a la ghettoización y al fin de la mezcla social durante los años 80 en razón de la política local de los cargos elegidos de izquierda”.

Una de las fichas de los neoislamistas analiza concienzudamente el ejemplo a seguir de un “comunitarismo logrado” (exitoso): el comunitarismo judío. Son puestos en ejemplo el Consejo Representativo de las Instituciones Judías de Francia (CRIF), ante el cual “se presenta todos los años el jefe del Gobierno” , ”la Unión de los Estudiantes Judíos de Francia” (UEJF) que ha influenciado durante largo tiempo la política de la UNEF (Unión Nacional de los Estudiantes de Francia), el B´nai Brith, “asociación judía mundial que tiene estructuras locales y que reune esencialmente a líderes económicos que financian el lobbying en el seno de instituciones locales, nacionales e incluso transnacionales” , Radio J., Proche-Orient Info y otros medios de comunicación “cuya influencia es de sobra conocida”. “Debemos inspirarnos en esos ejemplos para alcanzar nuestros objetivos. Tenemos de nuestra parte la discreción”.

“¿Quién se interesa por los integrados?”
El Partido Musulmán de Francia, de Mohammed Latrèche, grupúsculo islamista violento, antisemita y negacionista, sobre el cual los medios de comunicación han centrado su atención por un tiempo, es el ejemplo del que debemos huir: “Seamos consensuales, y en el clima de etnicismo actual, nadie se fijará en nosotros. Mediáticamente no tenemos ningún interés. Por otra parte, ¿quién se interesa por los integrados?”

“¿Cómo introducirnos en el juego?”
Varias fichas dan la respuesta detallada a esta pregunta obsesiva. En primer lugar apuntar “al candidato o el partido que la situación local transforma en demandante de apoyos frente a un adversario muy cercano”. Pero ¡cuidado! “Nuestra meta no es, en un primer tiempo dar una victoria demasiado amplia al candidato apoyado, pero si darle la victoria más confortable posible en cuanto al crecimiento en votos” (1). ¿La razón de ello? “Al encontrarse en una situación de dependencia con respecto a nosotros, podríamos obtener del candidato apoyado una cierta cantidad de cosas, y al mismo tiempo hacer que sienta que su existencia política está en nuestras manos”. La ventaja de hacernos “imprescindibles” es de “situarnos en la posición de poder negociar algunos puestos de poder. Un buen medio de reforzar nuestra presencia como actores del campo político y social” : “Unos actores que tendrán el aura necesaria para atraer hacia nosotros los elementos prometedores y para aplicar nuestros puntos de vista con la menor resistencia posible en la comunidad musulmana”.

Para satisfacción de los estrategas de “Veni, vidi, vici”, el juego político comienza: “Hoy estamos en posición de árbitros en algunos lugares entre la izquierda y la derecha. Nos parece evidente que la izquierda no es una elección válida en el momento en que una parte de la comunidad musulmana se inclina hacia la derecha. Teniendo en cuenta de los contactos que tenemos en las “banlieues” y del debilitamiento ideológico de la izquierda, estamos en posición de imponer el candidato de nuestro gusto”. Contra la izquierda dos acusaciones son formuladas: “Por una parte, la incapacidad de dar una señal creíble de escucha, de respecto y de refundación social y cultural; por la otra, la incapacidad de equilibrar su política en relación al lobbying judío y de integrar en veinte años (de preeminencia política de la izquierda) una élite musulmana de segunda generación”. Por lo tanto, todo acuerdo local con la izquierda está, de entrada, “desacreditado ante la comunidad musulmana”.

Hay que jugar la carta de la reislamización
En el lado opuesto, “la derecha, es decir la UMP hoy, a pesar de algunas medidas dañinas para la comunidad musulmana, ha gestionado mejor su equilibrio en relación al lobbying judío. Y la política pro-árabe de la derecha es sentida como un primer paso y como una señal de respeto hacia la cultura musulmana (…). Desde ahora, al jugar con las luchas de poder internas en la UMP (que favorecen a los grupos comunitarios), hay que hacer entrar en ese partido un máximo de musulmanes que encuadraremos con nuestros jóvenes dirigentes”.

Los “teatros de operación prioritarios” son designados: “La región y la ciudad de Burdeos, donde estamos bien implantados, y donde, a través de las asociaciones en las que estamos presentes, tenemos excelentes relaciones con el alcalde Alain Juppé (2); la ciudad de Toulouse, donde hemos podido instalarnos e influenciar algunos escrutinios cuando las elecciones legislativas; en la región del Languedoc-Roussillon, donde hemos establecido contactos del más alto nivel con la UMP, que nos debe su victoria más mediática (Jacques Domergue frente al socialista Georges Frêche); la región de Marsella, donde la izquierda y el FN están en situación de conseguir ambos importantes victorias frente a la UMP; la región Norte, en Lille, donde somos responsables de algunas derrotas importantes de la Izquierda (Martine Aubry): por fin la región parisina, donde estamos bien implantados en algunos districtos sin haber todavia capitalizado verdaderamente nuestros fuerzas en la comunidad musulmana”.

La carta que hay que jugar es la reislamización: “Reintroduciendo una práctica religiosa ortodoxa, es decir reislamizando los barrios, de manera especial entre los jóvenes, augmentamos nuestro peso político”. Ventaja colateral: “Haciendo esto, marginalizamos a los laicos, que están dejando de ser actores de primera línea para los políticos”. Esos laicos son en realidad sus “bestias negras”, porque se integran -y por lo tanto se “aculturan”- y porque arrinconan su religión en la esfera de su vida privada, no ven inconveniente en casarse con una cristiana y no se echan atrás ante un vaso de vino. Se consideraría, pues, que es urgente tomar medidas: “Observen a su alrededor la cantidad de no-practicantes y de practicantes que no observan la integralidad de los preceptos. La tasa de práctica más elevada -menos del 50%- corresponde a los marroquíes, que son los más laicos y los menos rigurosos. Los argelinos, que han padecido una aculturación importante con ocasión de la colonización, tienen una tasa de práctica débil. Pero los practicantes argelinos son más rigoristas, luego son potencialmente más sensibles a nuestros puntos de vista”. La reislamización presenta igualmente el interés de constituir un obstáculo a “una política llamada de integración, que nosotros consideramos aculturación“. Los neoislamistas se alegran de la mediatización de la lucha religiosa a través de los “diferentes asuntos del velo”, del resentimiento creado “contra instituciones aculturadoras como la escuela”.

“Financiar nuestro lobbying”
¿Cual es la táctica de los neo-islamistas? Mostrar el Estado como una “Institución discriminatoria”. “¿Por qué las musulmanas no pueden llevar el velo si se tolera la kippa en algunos establecimientos públicos?” En cuanto genera “un sentimiento de incomprensión y de linchamiento dirigido únicamente hacia los musulmanes”, la “laícidad discriminatoria” debe ser denunciada como “un atentado a la integridad moral de las personas”. Es conveniente también agudizar “las contradicciones de la República que nos permitirán tener una enseñanza religiosa en la escuela, como en Alsacia, de llevar el pañuelo, etc… Al presentarnos como defensores de la equidad y de los musulmanes oprimidos por un Estado racista, augmentaremos nuestro crédito en la comunidad. Hay que prever, al final, que una revisión mayor de la ley de 1905 (separación del Estado y las Iglesias y cultos de Francia) haga sitio a la religión musulmana. Si lo hacemos bien, sabremos aprovechar la situación. Los cristianos desean también una revisión de esta naturaleza, lo que va en nuestra ayuda, ya que estos últimos hacen lobbying en las antecámaras de los ministerios y otros lugares de poder”.

El medio estudiantil debe ser particularmente codiciado
Los neoislamistas son gente realista: “Al igual que todos las luchas, la nuestra requiere de medios para equiparse y para financiar nuestra propaganda”. El CDrom insiste sobre “nuestras” bazas: “El importante tejido de PYMES en manos de musulmanes que generan grandes ingresos en los barrios. Esos comerciantes, cuya clientela es comunitaria, no pueden permitirse el mostrarse menos piadosos que sus clientes sin correr el riesgo de ver sus ingresos disminuir por culpa de malos rumores. Así la colecta de la “zakat” (el impuesto religioso) se ve notablemente facilitada entre los empresarios. Y esto nos permite tener un financiamiento comunitario tan eficaz como el de la comunidad judía y poder financiar nuestro lobbying al igual que el B´nai Brith”. Una ficha hace el inventario de los tipos de PYMES más rentables: los kebbabs, las tiendas nocturnas de comestibles, los locutorios. Su ventaja consiste “en generar enormes ingresos en efectivo, y por lo tanto más facilmente utilizables por nosotros”. La vanguardia neoislamista puede incluso hacer favores: “para ciertas actividades podemos poner en marcha una doble contabilidad informática, a cambio, claro está, de un porcentaje de la diferencia no declarada”.

El medio estudiantil parece ser particularmente codiciado: “En el año 2002 ha tenido lugar una erosión importante de la UNEF, la principal fuerza universitaria. Allá donde estamos presentes con los Estudiantes Musulmanes de Francia, hemos hecho que se incline la balanza gracias a coaliciones que agrupan a las asociaciones corporativas miembros de la FAGE (Federation des Associations Generales Étudiantes) y la UNI (Union National Inter-universitaire), el sindicato de derecha (…). Hoy, a través de nuestras alianzas con la UNI y la FAGE podemos hacer contrapeso en la UNEF (…). Debemos dejar a la UNI un espacio que ocupar, porque no tenemos aún la masa crítica para enfrentar la UNEF en el ámbito nacional, lo que si posee la UNI. La UNI puede servir de diversión y focalizar la atención de la UNEF y permitir que nos instalemos”.

“Adoctrinar desde muy temprano”
¿Cómo contrarrestar la influencia de “las redes de relaciones” de la Unión de Estudiantes Judíos de Francia que pueden causar “daños importantes”? Aprovechando su apoyo público al sionismo y a la política de Israel, muy impopulares entre los estudiantes de izquierda”. “Esta circunsrancia bastará para obligar a la UNEF a tomar una actitud distante. De lo contrario, la UNEF se alejará aún más de su electorado y reforzará el voto no-musulmán proveniente de estudiantes de izquierda y de extrema izquierda, lo que nos beneficia. Esto nos permitirá de paso relativizar nuestra postura comunitaria, lo que es imposible en la UEJF. A cada acusación de antisemitismo reforzamos nuestro electorado no-musulmán. La utilización abusiva de la acusación de antisemitismo lo banaliza y lo despenaliza entre los no-musulmanes”.

Los “neoislamistas de Carla Bruni” atribuyen a su lobbying el éxito que ha supuesto para ellos la aprobación, en la Universidad Paris VI, de la moción de ruptura de la cooperación con las universidades israelíes. Era “el primer acto de esta clase”. “Trataremos de aplicar la misma táctica en otros campus”.

El pequeño grupo examina lúcidamente sus debilidades: “Padecemos de una falta crónica de dirigentes que tengan una formación universitria de alto nivel. Esta carencia reduce nuestra influencia potencial en el seno de la comunidad musulmana, y eso en el momento en que nos encontramos en una conjunción de acontecimientos que nos son sorprendentemente favorables”. Otra debilidad: “Nuestros perfiles carecen de variedad. Somos esencialmente científicos. Tenemos entre nosotros pocos hombres de letras y economistas y casi ningún médico. Esta pronunciada especialización nos puede ser perjudicial: nos faltan otros puntos de vista provenientes de personas que tengan una formación fundamentalmente diferente de la mayoría de nosotros. Un reclutamiento más variado permitiría además tener apoyos en las administraciones importantes, sobre todo en cuadros ejecutivos de categoría B y C, que están en contacto con material sensible”. Pero una ventaja existe: “Tenemos muchos cuadros ejecutivos convertidos al islam desde hace algún tiempo y que guardan sus nombres cristianos, lo que les hace aptos para ingresar como funcionarios de categoría B y C. Además, rumores de quintacolumnismo en la administración conducirían a una posible depuración de los puestos sensibles de las administración de los cuadros ejecutivos de origen magrebí, facilitando de esa manera la entrada de nuestros cuadros conversos”. De momento la falange neoislamista no cuenta con funcionarios de categoría A: ” El alto nivel de estudios y de cultura general de esos funcionarios generan personalidades extremadamente críticas, llevándolas a una laicidad feroz, lo que impide el reclutamiento de musulmanes magrebíes o no”. El remedio a largo plazo: “Endoctrinar lo más temprano posible a jóvenes a los que dirigiremos”.

Otros objetivos: “Agentes durmientes en los servicios de seguridad, fieles a nuestra lucha”; “una formación militar exhaustiva, lo que daría un cierto rigor a algunas de nuestras formaciones, permitiendo de paso el reclutamiento entre la tropa”. ¿La llave de la influencia en la sociedad francesa? “Gente nuestra, en contacto directo con las instituciones, aptas a dirigir los que toman las decisiones, o cuanto menos a inculcarles una visión favorable a nuestra causa”. El programa está en marcha.

(1) Los apoyos y los votos de los que aquí se trata son evidentemente de los de los musulmanes franceses, que esta gente pretenden dirigir en la dirección oportuna para ir creciendo en poder.

(2) Alain Juppé, alcalde UMP de Burdeos (partido de Sarkozy) ha cedido hace un tiempo a la comunidad musulmana de su ciudad un terreno municipal de 11.000 metros cuadrados a un precio simbólico, para la construcción de una gran mezquita. (¿En pago de algún “favor” electoral de los que se habla en el documento?)

"controles" a la descentralización
Wert promete reducir las "graves diferencias" educativas entre CCAA
Recuerda que la diferencia entre regiones "no hace más que crecer" y que corre peligro la "igualdad de oportunidades".
agencias Libertad Digital  5 Marzo 2012

En una comparecencia en la Comisión de Educación, Cultura y Deporte del Senado, José Ignacio Wert ha anunciado que su departamento va a elaborar una Carta de Derechos básicos con el objetivo de reducir las "graves diferencias" educativas existentes entre comunidades autónomas.

Según ha indicado, con esta iniciativa se persigue que todos los alumnos españoles "accedan a un sistema educativo de calidad, independientemente de la comunidad autónoma en la que se encuentren". Si bien no ha precisado en qué consiste exactamente, el ministro ha señalado que con ella no pretende ir "en contra de la descentralización educativa".

"Debemos ser conscientes de que todo sistema descentralizado requiere, para su buen funcionamiento, de controles y contrapesos", ha advertido, para añadir que hay que abandonar la "relativa relajación" con la que, a su entender, se ha abordado esta cuestión. Wert ha recalcado que de no actuar "se podría llegar a una seria quiebra del principio de igualdad de oportunidades".

El ministro ha justificado esta medida con ejemplos de indicadores como el Informe PISA de la OCDE, que demuestran que el sistema educativo español "no es homogéneo" y que las distancias entre autonomías "no hace más que crecer". En concreto, ha señalado que entre las comunidades con mejores puntuaciones en este informe y las peores hay una diferencia de casi 40 puntos, "lo que equivale a un curso escolar".

Cambios en el bachillerato
Asimismo, se ha referido a la reforma de la Secundaria y ha indicado que 4º de la ESO se va a convertir en un curso orientador hacia el Bachillerato o la Formación Profesional de grado medio. También ha insistido en que la educación seguirá siendo gratuita hasta los 16 años y que, con esta fórmula -tres años de bachillerato y tres de FP- los alumnos tendrán la posibilidad de conocer mejor una u otra etapa postobligatoria y se animen a continuar estudiando.

Sobre las becas y ayudas al estudio, el ministro ha reiterado la necesidad de que los alumnos no abandonen los estudios por motivos socioeconómicos. Sin embargo, ha indicado que su departamento va a proceder a revisar este sistema de becas para comprobar que estas se conceden a quienes "demuestren capacidad y voluntad de seguir estudiando".

El "grave problema" de Ceuta y Melilla
En cuanto al aprendizaje de idiomas en la enseñanza, Wert ha anunciado que las comunidades autónomas van a definir junto al Ministerio un programa común de bilingüismo, con el fin de aprobarlo a finales de 2012 para que pueda ser implantado en el curso escolar 2013-2014.

Wert también ha reiterado la necesidad de implantar un sistema de evaluación general del sistema educativo, así como de diseñar medidas eficaces para atajar el "grave problema educativo" de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, sobre las que tiene competencia directa el Ministerio que dirige.

El ministro también se ha referido a la elaboración del Estatuto Docente que regule la carrera profesional, el sistema de ingreso en la misma y reconozca la autoridad del profesor. "Nuestro objetivo es atraer a los mejores a la docencia", ha insistido

Sobre las universidades ha destacado los datos de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) que advierten de que existe un 13 por ciento de excedente de oferta académica, que en el caso de Humanidades llega al 30 por ciento, al 25 por ciento en Experimentales y al 21 por ciento en Técnicas.

"Hay que abandonar la pretensión de que todas las universidades tengan que ofertar todos los títulos y sustituirlo por el de la especialización en aquellas áreas que destaquen", ha aseverado, para añadir que esto favorecerá a que los centros españoles destaquen en los rankings internacionales.

SOCIEDAD | Habla de una 'carta de derechos básicos'
Educación anuncia un plan para acabar con las diferencias entre CCAA
Paloma D. Sotero | Madrid El Mundo  5 Marzo 2012

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha anunciado en el Senado que va a elaborar "una carta de derechos básicos" que asegure que todos los alumnos españoles accedan a un sistema educativo de calidad, independientemente de la comunidad autónoma en la que se encuentren".

Wert ha hecho un repaso por los numerosos indicadores que evidencian las abismales diferencias que hay entre los sistemas educativos de las diferentes autonomías y sus resultados: desde los resultados en los exámenes internacionales del estudio PISA, de la OCDE -que revelan que entre los niveles demostrados por los alumnos de unas comunidades y los de otras hay hasta un curso de diferencia- hasta los porcentajes de abandono escolar temprano, las ratios de alumnos por profesor y la inversión por alumno.

"Debemos abandonar la relativa relajación con la que se ha abordado esta cuestión en el pasado, pues nos ha llevado a una situación que no es deseada por nadie", ha aseverado el ministro en su comparecencia en la Comisión de Educación del Senado.

'Todo sistema descentralizado requiere, para su buen funcionamiento, de controles y contrapesos'
Con el estilo directo que le caracteriza, Wert ha cuestionado el resultado de la descentralización autonómica en educación, de la "amplia potestad legislativa" de las autonomías en este sentido, según ha dicho. Y ha proclamado: "Creo indispensable analizar con cierto detenimiento cuál es el balance de dicho proceso y si el mismo ha tendido a la convergencia o a la divergencia".

No obstante, consciente de las suspicacias que podía levantar su propuesta de armonizar los, de facto, 17 sistemas educativos, el ministro ha señalado: "Quiero dejar muy claro que no estoy en contra de la descentralización educativa". Ahora bien, dicho esto, dejó bien sentado que "debemos ser muy conscientes de que todo sistema descentralizado requiere, para su buen funcionamiento, de controles y contrapesos".

La manera en que esa "carta" puede servir de contrapeso es una incógnita, de momento. Wert no ha aclarado cómo se articulará y como servirá de garantía de cumplimiento de los derechos que registre.

Fuentes del Ministerio de Educación informaron de que la elaboración de esta especie de decálogo se está debatiendo con las comunidades autónomas con el ánimo de aprobarla con un acuerdo entre todas.

Por otro lado, el titular de Educación ha reiterado su intención de "dotar de mayor autonomía, de gestión y pedagógica, a los centros educativos", incidiendo en que "nadie mejor que los profesores saben lo que necesitan sus estudiantes".

Sociedad
Wert propone una «carta de derechos básicos educativos» para solventar las «graves diferencias» entre CC.AA.
El ministro cree que si no se actúa, «se podría llegar a una seria quiebra del principio de igualdad de oportunidades»
ep / madrid ABC  5 Marzo 2012

El Ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert ordena unos documentos a su llegada este lunes al Senado para comparecer ante la Comisión de Educación y Cultura

Wert apuesta por las becas universitarias asociadas al rendimiento del alumno
Educación estudia subir el precio de las matrículas universitarias

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha anunciado durante su primera comparecencia en la Comisión de Educación, Cultura y Deporte del Senado que su departamento va a elaborar una "Carta de derechos básicos educativos" con el objetivo de reducir las "graves diferencias" que, a su juicio, existen entre las comunidades autónomas.

Según ha indicado, con esta iniciativa se persigue que todos los alumnos españoles "accedan a un sistema educativo de calidad, independientemente de la comunidad autónoma en la que se encuentren". Si bien no ha precisado en qué consiste exactamente, el ministro ha señalado que con ella no pretende ir "en contra de la descentralización educativa".

"Debemos ser conscientes de que todo sistema descentralizado requiere, para su buen funcionamiento, de controles y contrapesos", ha advertido, para añadir que hay que abandonar la "relativa relajación" con la que, a su entender, se ha abordado esta cuestión. Wert ha recalcado que, de no actuar, "se podría llegar a una seria quiebra del principio de igualdad de oportunidades".

.
******************* Sección "bilingüe" ***********************
Cataluña
Segundones sin remedio
Clemente Polo Libertad Digital  5 Marzo 2012

Perdidas casi todas las plazas donde tenían mando en Cataluña, incluida la plaza fuerte de Barcelona, tras cosechar una serie de estrepitosos fracasos en las elecciones autonómicas de 2010 y las elecciones municipales y generales de 2011, el PSC intentó mantener cierto protagonismo en la política catalana ofreciéndose a los amos de la masía para pactar los grandes "temas de país". Pero el gobierno de Mas y CDC prefirió pactar los presupuestos con el PP de Sánchez Camacho y el singular gremio de "socialistas" descastados que subordinan los principios socialistas a los intereses "nacionales" intentó, agazapado en su caballo de Troya, dar un golpe de mano y colocar a Chacón al frente de la secretaría general del PSOE. Fracasado también este intento, el PSC, fiel al papel de segundones ansiosos de notoriedad que llevan desempeñando en la política catalana desde 1980, decidió pasar a la ofensiva y hace pocos días presentó su propuesta de pacto fiscal para Cataluña.

La propuesta del PSC tiene dos patas, a cuál más peligrosa. En primer lugar, propone que la recaudación de los impuestos en Cataluña esté en manos de una agencia tributaria catalana y española que abre las puertas a que en poco tiempo pase a estar plenamente controlada por la Generalitat. En segundo lugar, el PSC propone que Cataluña reduzca en un 25% la aportación a la bolsa común impositiva. Se da pues, por sentado que lo que se recauda en Cataluña pertenece a los residentes en Cataluña, con independencia de quienes son los sujetos pasivos de los impuestos, y que dicha recaudación debe beneficiar principalmente a los residentes en Cataluña. ¡Me pregunto por qué estos socialistas de pacotilla no aplican su propuesta a la ciudad de Barcelona y promueven la creación de un consorcio integrado por Barcelona, la Generalitat y el Estado para recaudar los impuestos que pagan los barceloneses y limitan también su aportación a la bolsa común impositiva!

En CDC se están frotando las manos. Mas, que tras la victoria por mayoría absoluta del PP en las elecciones generales el 20-N había aparcado ya la que fuera su propuesta estrella en las elecciones autonómicas de 2010, ha visto como el PSC le servía “su” pacto fiscal en bandeja de plata y le proporcionaba una coartada perfecta para achacar los recortes de su gobierno a la asfixia fiscal y maltrato al que somete el impío Estado español a la piadosa Cataluña. Oriol Pujol, el Kim Jong-il de la saga Pujol-Ferrusola, manifestaba complacido en una reciente entrevista “que el PSC se mueve” y añadía que “la labor de CiU ahora es que el PSC se siga moviendo”. Naturalmente todos estos movimientos no van a resolver ningún contencioso entre Cataluña y España porque responda lo que responda Rajoy, para el hijo del patrón de la Masía la propuesta del PSC no es más que un tímido paso para “conseguir que el soberanismo sea la opción mayoritaria, clara y descarada” en Cataluña.

El Sr. Polo Andrés es catedrático de Fundamentos del Análisis Económico de la Universidad de Barcelona.

ETA, Batasuna, Bildu, Amaiur,… muchos nombres para sólo un plan
Pascual Tamburri www.elsemanaldigital.com   5 Marzo 2012

El nacionalismo vasco no está en "tregua": ha interrumpido sus asesinatos porque hay mejores maneras de conseguir la independencia. Al menos todos ellos coinciden en creerlo.

Es sencillo de ver, incluso para quienes no vivimos activamente la época ya lejana de la Transición. Los nacionalistas vascos quieren Navarra. El PSOE necesita a los nacionalistas, tanto en el País Vasco para no depender sólo del PP como en Navarra donde los equilibrios son muy inestables, y en el conjunto de España para consolidar su baza propagandística del "proceso de paz". El precio de esa necesidad somos los navarros, el método de entrega pasa por la Transitoria y el requisito es anestesiar antes a la opinión pública con ciertas dosis de talante y confusión.

¿Qué es la disposición transitoria cuarta? Una cláusula excepcional de la Constitución que permite, en determinadas condiciones, la unión de Navarra a la Comunidad Autónoma del País Vasco. Excepcional, porque la Constitución prohíbe en general la federación de Comunidades Autónomas. Anómala, porque crea en Navarra una situación de provisionalidad durante décadas, una hipoteca permanente, una "opción preferente de compra" en beneficio de las peculiares manías del nacionalismo vasco y de sus compañeros de viaje.

¿Qué se pretendía con la transitoria? Seguramente con buena intención se quiso apaciguar al nacionalismo vasco, integrarlo en la España constitucional, suavizar su radicalismo. Algo que por cierto fracasó en 1978, porque jamás se han reconocido en el actual marco institucional, y que sigue fracasando, porque ahí están todos, otra vez congregándose en torno a la rama política de ETA, que puede ser la fuerza más votada entre los vascos en sus elecciones de 2013. Pero ahí quedó la transitoria: un precio pagado a peso de fuero a cambio de nada.

La transitoria cuarta no ha servido al menos para lo que se decía oficialmente y oficiosamente que iba a servir. Una mayoría de navarros quiere que se derogue, y en el mismo PSN parecía haber una disposición positiva para eso. Sin embargo, y a pesar de que el PSE gobierne en Vitoria con apoyo del PP y de que el PSN haya pactado con UPN en Pamplona, no hay que perder de vista la coyuntura. En el PSOE parece haber más partidarios de mantener la Transitoria, e incluso de convocar un plebiscito a partir de ella, que de coincidir en más posiciones políticas con el centroderecha. La izquierda, en especial la izquierda de poder, tiene un ya histórico complejo de inferioridad frente a ETA en particular y al nacionalismo en general.

Frente a confusión, claridad. La actual situación crea intranquilidad e inseguridad a los navarros, aunque la crisis económica tape todo. El PSE no puede seguir ocultando con qué aliados –y en consecuencia, con qué programa- espera desbancar a Yolanda Barcina en 2015 (o antes). Por sí mismo no parece que vaya a ganar, las encuestas dan al Patxi López de la tregua en caída libre, así que todo pasa por los nacionalistas vascos, cuya "única patria es Euskadi" y para los que "la única Constitución de los vascos son los derechos históricos". Yo no dudo que el PSE se encuentra muy cómodo en el Gobierno navarro, de cuyos alrededores en realidad nunca había salido; pero en un contexto nacional, Alfredo Pérez Rubalcaba o quien le suceda puede sentir la tentación de una alianza estable con un poderoso nacionalismo vasco reunificado. Por cuya amistad ni el PP ni UPN pueden competir.

Lo mejor de la democracia es que permite políticas transparentes. Si lo que esta gente llama "paz" va a tener un precio político, que se diga. Si Navarra va a ser parte de ese precio, que se diga. Si alguien espera llegar al Gobierno de Navarra (o quedarse en él) en medio de una calculada ambigüedad para después pagar desde él el precio de la paz, lo mejor es decirlo. Lo único seguro es que la Transitoria, tanto por su vigencia como por su posible aplicación, no ha servido para defender la libertad de Navarra y sí puede servir para ponerla en riesgo; pero también es verdad que aunque no se derogue de momento no puede cambiar la historia de esta tierra ni la identidad colectiva de sus gentes. Aunque quieran inquietarnos.

Estaríamos mejor con un Gobierno de centroderecha, claramente respaldado desde La Moncloa (Mariano Rajoy se comprometió desde 2008 a derogar la Transitoria y UPN teóricamente lleva eso en su código genético). Pero para tenerlo, y para impedir que las distintas siglas abertzales, que todas quieren lo mismo, avancen juntas, habrá que merecérselo. Es el momento, y también de no repetir algunos errores del pasado más reciente, malos para Navarra y para España.

Relatos para todos
¿Y el final? ¿Es la rendición, la derrota de ETA, o su generosa aportación a la convivencia?
Jorge M. Reverte El País   5 Marzo 2012

Ahora de lo que se trata es de construir un relato sobre el País Vasco. Uno que sea lo suficientemente bueno como para que todos, o la mayoría, nos quedemos tranquilos. Esa es la reclamación que comienza a cundir en todos los foros donde Amaiur, la coalición patriota vasca de izquierda independentista, tiene presencia.

La idea tiene su base en la estrategia de continuar adelante con un plan de paz que ponga fin a lo que los afines al nacionalismo llaman “el conflicto vasco”. Según esa hoja de ruta, es preciso poner en marcha una serie de iniciativas que reconcilien a unos vascos con otros en torno a una historia común que no deje ni vencedores ni vencidos. Superada la violencia por la generosa dejación del uso de las armas por parte de ETA, puede venir, después de contarnos bien la historia unos a otros, la fase de los potes compartidos en cualquier taberna.

Para discurso único el del franquismo, aquél sí que era redondo
El asunto tiene un aire beatífico, un cierto tufo bienintencionado de sacristía. Aunque plantea algunos problemas de difícil solución. Unos, porque es realmente complicado convencer a las víctimas de que a sus parientes les han pegado unos tiros en la nuca por culpa de lo que han sufrido los asesinos debido a la opresión de los Estados español y francés. Otros, porque no es sencillamente presentable que en una sociedad democrática haya un relato único. Otros, porque la estructura del propio relato sería poco seria.

Podemos dejar de lado, por un momento, el más lacerante de los problemas, el de las víctimas, que tienen buenos portavoces a los que podemos oír de cuando en cuando. Personas que no pertenecen, necesariamente, a la extrema derecha, como explican algunos entendidos. Y que, hay que decirlo, aunque pertenecieran a la extrema derecha tendrían también razón.

Sobre el discurso único, la propuesta no es muy original. Ya estaba en la cabeza de Pasqual Maragall hacer algo parecido para reencauzar las relaciones entre Cataluña y España. Aquella idea naufragó, y en Cataluña se instaló casi el discurso único no pactado, es decir, el discurso nacionalista, que fue adoptado de forma mayoritaria en las universidades y en los partidos políticos. Un discurso único que ha traído frutos tan ricos como el que en Cataluña forme parte de la cháchara diaria en el mercado la idea indiscutible de que España explota a chorros la riqueza catalana y que la única manera de salir del atolladero es llegar a un pacto fiscal. En esas estamos con un discurso único, cuya única virtud es, al menos, la de que no ha sido pactado y quedan cabezas que disienten. Pocas, pero quedan.

Para traer a colación un ejemplo que agite (lo que en este asunto no es malo, siempre que nos quedemos en la bronca verbal), podemos recordar que para discurso único el del franquismo, aquél sí que era redondo. No hay nada más totalitario que pretender un relato institucional de la historia, que deje de lado las posibles distintas interpretaciones, que explique de forma unívoca las cosas. En el País Vasco eso se ha hecho desde las ikastolas controladas por los nacionalistas, y lo que ha provocado es mayor separación entre los ciudadanos. Pero mucha gente de la sociedad civil, de la Universidad, se ha ocupado de que esa versión no sea la única, ni la predominante. Por ello, hay esperanza de que algún día se llegue allí no ya a la paz (esa la han conseguido la policía, muchos ciudadanos y algunos políticos), sino a la libertad, que empieza por el derecho a la discrepancia.

Y después está la propia estructura del relato. Que estaría condicionada por cómo y cuándo empieza y cómo y cuándo acaba. Para los nacionalistas, el comienzo no tiene fecha, porque todo en Euskadi es, para ellos, ancestral y remoto. Aun así, cabe la posibilidad de que en una negociación se llegara al acuerdo de hacer tabla rasa de las enseñanzas de Sabino Arana sobre los andaluces amariconados y los viriles cazadores de osos, y fijar el principio en el día en que Franco tomó Santoña. Pero eso exigiría la aceptación por parte de los no nacionalistas de que ellos son los herederos del franquismo, cosa que parece inaceptable, pero sería ineludible porque, si no, ¿a qué la bronca?

Puestos a plantear las cosas en sus términos más lógicos desde el punto de vista de la democracia, el único principio posible para esa imposible historia es el momento en que unos “chicos”, como les llamaría Arzallus, decidieron comenzar a matar. Ese sería el prólogo. Y después vendría el comienzo del relato verdadero: la amnistía con la que se coronó el primer acto de la transición; la Constitución española, el Estatuto de Guernica, los hitos que definieron la construcción de una sociedad democrática y libre en España (País Vasco incluido). Y siguieron matando, más que antes.

¿Y el final? ¿Es la rendición, la derrota de ETA, o su generosa aportación a la convivencia?
Ese relato no lo desean los que desfilan detrás de las pancartas que piden ahora una nueva amnistía, incompatible con la Constitución que muchos defendemos. Pero tampoco hay que hacer que sea el único relato.

Para los voceros de Amaiur quede lo que a ellos les apetezca. Érase una vez.
Jorge M. Reverte es periodista y escritor.

España
Un exmiembro de ETA: «La orden exacta fue matar a todos los que pudiéramos»
Iñaki Rekarte, uno de los autores del atentado con coche bomba en Santander, relata en un programa de televisión su experiencia dentro de la banda terrorista
efe ABC  5 Marzo 2012

Exactivistas de ETA y víctimas de los atentados terroristas vienen manteniendo contactos discretos en los que los etarras arrepentidos, como Iñaki Rekarte, han pedido perdón por sus asesinatos, según relata hoy TV3 en su programa «30 Minutos», que esta noche emitirá el canal catalán.

El programa explora, de la mano de los propios protagonistas, por qué unos necesitan pedir perdón y los demás entender lo sucedido o perdonar, como es el caso de Iñaki García Arrizabalaga, hijo de Juan Manuel García Cordero, asesinado por ETA en 1980.

En el marco de estos encuentros, avanzados en el informativo de mediodía de TV3, Iñaki García Arrizabalaga explica su reunión con un etarra con delitos de sangre. «Dudaba si ir o no, si estaría faltando a la memoria de mi padre y a la de las víctimas del terrorismo y, con todos esos temores del mundo, al final le hice mas caso a mi corazón que a mi cabeza y dije, tengo que ir», relata García Arrizabalaga, quien asegura que, fruto de su experiencia, cree que para algunos etarras «ser detenidos supuso incluso una liberación».

El otro protagonista del reportaje «El perdón» es Iñaki Rekarte, uno de los autores del atentado con coche bomba en Santander en 1992, en el que murieron tres peatones. Rekarte explica la reunión que tuvo con la viuda de un hombre asesinado por la banda terrorista, su pasado como etarra y su proceso de ruptura. «Fui (a la entrevista con una víctima) sin pensar, muy nervioso, pero con ganas», explica ante las cámaras Rekarte, que en otro momento reflexiona sobre su atentado en Santander: «Tu aportación es que has matado a tres personas que no sabes ni quiénes son, en medio de Santander».

«Tienes una lista de objetivos. Ese listado no sabes quién te lo manda. Las palabras exactas eran: vosotros matad todo lo que podáis», explica Rekarte sobre cómo recibía las órdenes de la banda terrorista. Rekarte también detalla el análisis que hizo en su día la dirección de ETA de su acción terrorista: «Lo que nos dijeron entonces fue los fallos técnicos que habíamos hecho en la acción».

Después de 20 años de reclusión, Rekarte ahora se beneficia del tercer grado y sólo debe pernoctar en la cárcel de Martutene. La iniciativa de encontrarse con víctimas del terrorismo surgió de los mismos reclusos de ETA encerrados en el centro penitenciario de Nanclares de Oca. Muchos están allí y tienen algún beneficio penitenciario precisamente por haber roto con ETA y haberse arrepentido de los atentados.

La Oficina de Víctimas del Terrorismo, de la mano de Txema Urkijo, históricamente involucrado en iniciativas de paz en Euskadi, cogió el testigo de la propuesta nacida en Nanclares para poder hacerla realidad. Según el canal autonómico, hasta ahora se han hecho once reuniones, cuatro de ellas con ex terroristas que rinden cuentas de sus atentados directamente ante los familiares de las víctimas que ellos causaron

protestas sindicales
Alcaraz denuncia que hay sindicalistas que ‘apoyan’ más a Batasuna que a las víctimas
 Minuto Digital  5 Marzo 2012

El portavoz de Voces Contra el Terrorismo (VCT), Francisco José Alcaraz, aseguró hoy que algunos sindicalistas de CCOO y UGT se han significado más por apoyar a Batasuna o a la izquierda abertzale que a las víctimas de atentados terroristas.

El que fuera durante años portavoz de la Asociación de Víctimas del Terrorismo expresó sus críticas al hilo de la protesta contra la reforma laboral convocada por los sindicatos para 11 de marzo, fecha en la que se cumplen ocho años de los atentados en trenes de cercanías de Madrid.

Alcaraz sostuvo que lo grave no es que los sindicatos se manifiesten ese día, sino que digan ahora que en sus protestas tendrán un recuerdo para las víctimas del 11-M. Según el líder de VCT, este argumento constituye un “menosprecio” a las víctimas.

Además, sostuvo que CCOO y UGT “nunca nos han tenido en cuenta, por lo tanto nunca ha habido una cercanía”.

A su juicio, en la “trayectoria” de estos sindicatos no está apoyar a los afectados por la violencia terrorista. Por el contrario, sostuvo que “sí que hemos visto a sindicalistas tanto de CCOO, como de UGT, aunque especialmente de CCOO, apoyando muchas movilizaciones de lo que denomina ETA la izquierda abertzale”

Recortes de Prensa   Página Inicial