AGLI

Recortes de Prensa   Domingo 11  Marzo 2012

 

Un año menos para conocer la verdad del 11-M
EDITORIAL Libertad Digital  11 Marzo 2012

Hoy se cumplen ocho años de la masacre de Madrid, con 192 asesinados y centenares de heridos, muchos de los cuales aún arrastran secuelas a consecuencia del mayor atentado sufrido en nuestro país. Después de ocho años, hoy debería ser un día simplemente para recordar a los compatriotas que perdieron su vida de forma tan atroz y rendirles el homenaje que merecen ellos y sus familias. Para vergüenza de muchos, las graves incógnitas que todavía pesan sobre aquella terrible masacre hacen que hoy sea un día en el que las víctimas, y los que todavía creemos en la libertad y la justicia, tengamos que seguir exigiendo la aclaración completa de unos hechos que la que los tribunales españoles nos han escamoteado a todos, no sólo a los que perdieron la vida y sus familiares.

Por más que la clase política oscile en sus preferencias por el cerrojazo o la indiferencia, según las siglas, a nadie se le escapa que la masacre del 11-M sigue sin estar aclarada; incluido el tribunal que juzgó los atentados, en cuya sentencia confiesa abiertamente desconocer a las órdenes de quién o quiénes se llevó a cabo esa acción terrorista. Este extremo debería ser motivo suficiente para que el 11-M fuera todavía un caso abierto y los distintos gobiernos e instancias judiciales hubieran seguido investigando los muchos puntos oscuros que todavía se ciernen sobre esta tragedia. Es lo que las víctimas de estos atentados han venido pidiendo durante estos ocho años, sin recibir otra cosa que el menosprecio o la indiferencia por quienes se dicen sus representantes políticos.

Pero es que además de la ausencia de un autor intelectual, la instrucción del caso presenta casos tan abrumadores de conductas presumiblemente delictivas por parte de los encargados de la investigación y sus superiores, que el hecho de que en estos ocho años se les haya negado a las víctimas y a la sociedad entera una revisión en firme de todo lo actuado sencillamente nos descalifica como país respetuoso con el Estado de Derecho y el imperio de la ley.

La Justicia española ha llegado hasta el extremo de impedir que los acusados de haber actuado dolosamente en la instrucción de los atentados, con pruebas irrebatibles que justificaban sobradamente su encausamiento, hayan eludido cualquier acción de los tribunales a cuenta de una prescripción por una denuncia anterior cuyo sólo examen provoca el sonrojo.

Ante el empeño de las instancias oficiales de cegar cualquier vía de investigación o de exigencia de responsabilidades, las víctimas del 11-M y los medios libres como Libertad Digital estamos más dispuestos que nunca a que la verdad resplandezca y la Justicia actúe con todas sus consecuencias, caiga quien caiga. Ese es nuestro compromiso, del cual han surgido hallazgos como el que hemos brindado hace tan sólo unos días a todos los que nos siguen, en tributo no sólo a los inocentes masacrados en aquella terrible mañana del 11 de marzo de hace ocho años, sino también a España y a la Libertad. Las dos razones por las que también un día de marzo nació este periódico.

Lebreles y sabuesos
Luis del Pino Libertad Digital 11 Marzo 2012

Editorial del programa Sin Complejos del domingo 11/3/2012

Existen muchos tipos de perros de caza. Si no son Vds. aficionados al arte cinegético - les aclaro que yo no lo soy - quizá no sepan, por ejemplo, la diferencia que existe entre lebreles y sabuesos.

Los lebreles - un ejemplo de los cuales sería el famoso galgo - son perros con una enorme capacidad visual y una gran velocidad: localizan a las presas con la vista y las dan alcance gracias a su rapidez. Se los utiliza por eso, entre otras cosas, para cazar conejos y liebres: de ahí el nombre de "lebrel".

Los sabuesos, por el contrario, son perros de caza que se guían por el olor y no por la vista. Su gran capacidad olfativa les permite seguir rastros con mucha antigüedad; tanta, que algunas razas se utilizan en labores de rescate, para localizar a personas desaparecidas o enterradas en la nieve. Los sabuesos son conocidos también por su gran resistencia y tenacidad, que les hace capaces de prologar la caza durante horas, hasta que la presa se detiene agotada.

Cuando termina por acorralar o agotar a la presa, el sabueso está entrenado para pararse a corta distancia hasta que llega el cazador, el montero, que es quien se encarga de abatir al jabalí o al venado.

Hace ocho años, cuando se cometió el atentado del 11-M, a la opinión pública se le vendió de manera casi inmediata una clamorosa mentira, pensada para impactar emocionalmente a los españoles, pero que carecía de cualquier tipo de coherencia.

Se incrustó a fuego en nuestra sociedad - recurriendo incluso a la intoxicación pura y dura de la existencia de terroristas suicidas en los trenes - la idea de que se trataba de un atentado islamista motivado por la participación de España en la Guerra de Irak. Pero desde entonces, durante estos ocho años, los medios de comunicación independientes - como El Mundo, Libertad Digital o La Gaceta - han estado poniendo sobre la mesa una avalancha de datos que venían a demostrar, a la postre, que todo lo que nos habían contado era mentira. No es que la versión oficial del 11-M tenga lagunas: es que no hay un átomo de verdad en ella. Se vendió a los españoles una versión oficial falsa y chapucera, con el único y exclusivo objeto de tapar a los verdaderos autores del atentado.

Al mismo tiempo que se destruían los escenarios de la masacre - es decir, las pruebas originales del caso - se hicieron aparecer, en muchos casos en dependencias policiales, las pruebas falsas con las que se construiría esa insostenible versión oficial y con las que se señalaría a los falsos culpables oficiales.

Pero esa gigantesca y precipitada labor de sustitución de pruebas efectuada en los primeros días después de la masacre dejó rastros evidentes. Y a lo largo de los últimos ocho años, los medios de comunicación independientes han estado persiguiendo el rastro de esas mentiras con la tenacidad de una jauría de sabuesos. Sin saber en ningún momento el aspecto de la presa a la que se perseguía. Perdiendo a veces la pista en un recodo. Dejándose en ocasiones engañar por las maniobras evasivas de quienes trataban de escapar a esa persecución... Pero volviendo siempre a recuperar el rastro y a acercarse un poco más cada vez a esa presa de aspecto aún ignorado.

Y la presa - es decir: vosotros, los falsarios - ya no puede seguir huyendo mucho tiempo más.

El hecho de que estéis ya recurriendo como supremo argumento a los plazos de prescripción, el hecho de que estéis usando como parapeto ese falaz concepto de la cosa juzgada y el hecho de que estéis jugando ya a embarrar el terreno de juego judicial indica que estáis ya cansados. Que hemos conseguido ganaros la batalla de la opinión pública. Que el juego de mentiras toca a su fin. Que ninguna negociación de despacho ha conseguido parar esa cacería que dura ya ocho años. Que el recorrido de la versión oficial ha llegado a su término.

A partir de ahora, cada prueba, cada información, cada nuevo dato, será un martillazo más en la tambaleante estructura de esa mentira con la que intentasteis manipular a la sociedad española. Y que tan solo os ha permitido comprar unos pocos años de tiempo adicional.

Las pruebas cada vez más abrumadoras que se ponen sobre la mesa - sobre compra de testigos, sobre ocultación de pruebas, sobre irregularidades en la investigación - han terminado por hacer que hasta vuestra defensa de la versión oficial sea cada vez más desganada.

No importa lo lejos que vayáis o lo bien que os tratéis de esconder. El rastro de manipulaciones que habéis dejado es tan intenso que resulta imposible pasarlo por alto. Y antes o después terminaremos por daros alcance.

El día más insospechado saldrá un documento de un cajón, como han salido ahora restos de los trenes. O se decidirá a hablar un testigo que hasta ahora no se había atrevido. O se irá de la lengua alguien que se considere mal pagado. Y ese día se habrá acabado la farsa.

Y entonces los medios de comunicación independientes, los sabuesos de esta historia, se detendrán a la vista del objetivo y se limitarán a señalar con el dedo, para que los cazadores de la Justicia se cobren la presa.

Y de aquí a entonces, de aquí a que eso suceda, vais a vivir pensando en cuál será ese día en que por fin os podamos ver las caras, ese día en que tengáis que rendir cuentas ante los tribunales y ante toda la sociedad.

Porque no vamos a olvidar el 11-M. No vamos a olvidar que un jueves aciago torcisteis la Historia de España gracias a la sangre de 193 inocentes elegidos al azar.

Tardemos lo que tardemos, terminaréis por pagar todo el mal que causasteis. Y que seguís causando.

Juerga general
Daniel Portero La Razón 11 Marzo 2012

Hoy 11 de marzo no hay nada que celebrar. Es un día muy triste que marcó a nuestro país, hiriéndolo en lo más profundo del corazón. Fueron miles de heridos y casi 200 asesinados que, a día de hoy, sufren las consecuencias de una sentencia judicial que no aclaró gran cosa y que dejó abiertas las heridas a muchos familiares. Sin embargo, existen colectivos cuyos representantes no tienen ni al más mínimo respeto por las víctimas del terrorismo de los atentados del 11 de marzo. Me refiero a los representantes de los sindicados CC OO y UGT.

Comenzaron convocando una manifestación para este día fatídico porque no querían celebrarla el fin de semana del «puente» de 19 de marzo, ni que coincidiera con el fin de semana de las elecciones andaluzas del 25 de marzo. Casi convencen a la asociación de víctimas Afectados 11-M para que les acompañara en la manifestación, lo que hubiera sido un absoluto escándalo que hubiera obligado al cese inmediato de su presidenta, Pilar Manjón. Finalmente, deseosos de no trabajar, Fernández Toxo y Cándido Méndez, han convocado una «Juerga General» para el jueves 29 de marzo.

Y digo «juerga», que no huelga, porque no tiene ningún sentido que estos paniaguados de las subvenciones públicas utilicen a sus compañeros sindicalistas para hacer perder al país casi 8.000 millones de euros en un día laborable. Ellos, como el resto de representantes políticos y sindicales, deberían comenzar dando ejemplo reduciéndose sustancialmente su sueldo de miles de euros mensuales. Probablemente así yo me creería que los sindicatos pelean por los derechos de los que somos trabajadores. Como un trabajador más, tengo todo el derecho, al igual que todos, a opinar sobre la huelga general. Con mi sueldo de 1.600 euros mensuales no me puedo permitir el lujo de asistir a una huelga general para perder casi 100 euros.

Y yo no vivo del terrorismo, sino de mi esfuerzo y de un trabajo como ingeniero en una importante empresa de aguas que no se puede permitir el lujo de «cortar» el suministro a los ciudadanos de Madrid. No vale la pena asistir a una huelga general convocada por unos sindicatos cuyos representantes no dan el más mínimo ejemplo a sus afiliados. Cuando se bajen los sueldos, comenzaré a creerles. Por contra, lo que hacen no es más que manipular a sus afiliados y, mientras tanto, vivir de la agitación social y de la «juerga», en vez de trabajar por un país que tiene que salir de la crisis con el esfuerzo conjunto de todos.

El absurdo y la cobardía
Aleix Vidal-Quadras www.gaceta.es 11 Marzo 2012

Los únicos que muestran firmeza son los dinamitadores de la unidad.

La reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña para teóricamente hacer ejecutar otra previa del Supremo sobre el derecho de las familias en esa comunidad a escolarizar a sus hijos en la lengua oficial del Estado ha puesto de nuevo en evidencia algunos hechos que sitúan a España a medio camino entre el surrealismo y la postración. Somos el único país del mundo en el que existen parcelas del mismo en las que no es posible recibir la enseñanza obligatoria en la lengua declarada constitucionalmente como común.

Y también somos una prodigiosa excepción en todo el orbe en la medida que partidos nacionales mayoritarios se someten a tan humillante imposición por parte de fuerzas secesionistas. De la misma forma que los nacionalistas han retorcido la Carta Magna y se saltan las resoluciones judiciales despojando a la lengua oficial de su condición de tal –porque oficial en todas partes sólo hay una, las otras son cooficiales en porciones de nuestra geografía–, el actual Gobierno, que tiene mayoría absoluta en las dos Cámaras que encarnan la soberanía nacional, podría perfectamente presentar y hacer aprobar una ley orgánica de utilización de las lenguas en el sistema educativo y en el espacio público que pondría orden de una vez en este asunto.

Al fin y al cabo, tan constitucional es por lo que se ve el modelo de eliminación del español de los separatistas como uno alternativo que estableciera la libertad de elección de lengua vehicular en las aulas. Es una simple cuestión de voluntad política y de claridad de ideas y parece que aquí los únicos que muestran firmeza y determinación son los dinamitadores de la unidad y de los derechos fundamentales, mientras que los que supuestamente deben garantizarlos flojean de remos y de convicciones. Simplemente patético.

Feudalismo
Cristina L. Schlichting La Razón 11 Marzo 2012

No acabo de entender por qué el Gobierno de la Generalidad afirma que la «inmersión» (o sea, el obligar a todo el mundo a estudiar en catalán) es mejor que la pluralidad. En los cantones suizos la gente no se pelea. Se habla italiano, alemán y francés, y a nadie se le ocurre enfadarse por ello. Todo el mundo lo considera un plus. No, no es la lengua la que enfrenta a las personas, sino el uso político de la misma. La realidad es que en Cataluña no se puede aprender en castellano porque el nacionalismo catalán ha decidido que la lengua es su principal arma política y ha decidido uniformar con ella a la ciudadanía. La consecuencia de este empecinamiento cerril es la extirpación de la enseñanza en español de una parte de España. Es decir, el empobrecimiento cultural y la reducción de las libertades.

Sería muy hermosa una Cataluña cuyos alumnos dominasen ambas lenguas perfectamente. Y donde cada cual pudiera elegir la lengua principal de sus estudios, sin ser excluido por ello. Pero sería demasiado civilizado para ser verdad. La consecuencia es que los universitarios catalanes no son duchos en castellano y no pueden acceder a tareas sofisticadas en lengua española. Están condenados a permanecer en su autonomía. Excepto los pudientes, claro: ésos hablan de todo –también inglés y alemán– y así pueden elegir entre salir de Cataluña o heredar su derecho a mandar sobre sus connaturales peor preparados. Es una forma de feudalismo moderno.

Agresiones a nuestra Historia
Fernando García de Cortázar La Razón 11 Marzo 2012

Error de la Transición de Suárez que, salvo excepciones, nadie pondría empeño en reparar, fue entregar a las Comunidades Autónomas la palanca ideológica de la Historia, renunciando el Estado al principal instrumento de nacionalización del imaginario y formación de ciudadanos. En manos regionales, un sistema educativo aparentemente neutro dejó de hacer ciudadanos españoles para hacer catalanes, vascos, andaluces, valencianos, gallegos... Pero en el caso de las comunidades de gestión nacionalista a costa de convertir en antagónicas dichas identidades y siempre con la ayuda de una gigantesca manipulación de los libros de texto. Desde el arranque de la Transición se ha exaltado machaconamente la diversidad de los componentes territoriales y culturales de España hasta llegar incluso a negar la existencia de esa comunidad nacional, que llamamos nación española. Buscando la exclusión de lo común y poniendo el énfasis sólo en lo propio se han multiplicado las agresiones a la Historia que al obsesionarse en destacar o inventar lo singular ha perdido su capacidad de integrar, de igualar y de ofrecer una visión de conjunto que en alguna medida es consustancial a la Historia.

Creo que ahora, en plena crisis no sólo económica, cuando se están tomando tantas medidas que alteran nuestro paisaje social, es necesaria una intervención enérgica del Estado en el ámbito de la transmisión de la Historia para evitar los reinos de taifas y la construcción de identidades regionales insolidarias. En el caso de Cataluña, el nacionalismo va a basarse ahora en la reivindicación de un bienestar económico que no ha sido saqueado por la crisis sino por el expolio de los españoles, por la avidez del fisco español.

Fernando García de Cortázar
Catedrático de Historia de la Universidad de Deusto

Contra las víctimas
Editorial www.gaceta.es 11 Marzo 2012

La manifestación de los sindicatos en el aniversario de los atentados es indecorosa y obscena.

¿Sería siquiera concebible que en Estados Unidos los sindicatos convocaran una concentración el 11 de septiembre y en la Zona Cero, en las Torres Gemelas? ¿Cómo reaccionaría la sociedad norteamericana? ¿No lo considerarían una obscenidad y un agravio a la memoria de quienes perecieron en la masacre?
En España vamos a asistir hoy a una grave afrenta a las víctimas del mayor atentado de nuestra historia, con las movilizaciones convocadas en Madrid por UGT y CC OO. Por enésima vez, los 191 inocentes que perdieron la vida hace ocho años en los trenes de Atocha, vuelven a ser mancillados.

Es como si quienes viajaban en los vagones de la muerte, el 11 de marzo de 2004, hubieran sufrido no uno sino tres atentados. El primero fue el físico, una sangrienta matanza cuya autoría sigue sin estar esclarecida ocho años después, tras una instrucción plagada de lagunas y un juicio que apenas sirvió para responder a los principales interrogantes.

La reciente decisión del fiscal general Torres-Dulce de ordenar la reapertura de diligencias sobre restos de los vagones abre un pequeño resquicio a la posibilidad de que pueda investigarse si hubo obstrucción a la Justicia, al ocultar deliberadamente pruebas.

El segundo atentado fue de carácter moral: la instrumentalización de la tragedia por parte del PSOE para dar un vuelco a las urnas, mediante la intoxicación orquestada entre los días 12 y 14 de marzo, a través de la cadena SER y de la tormenta de sms. Sin prejuzgar nada sobre la autoría –para eso están los jueces–, es obvio que Zapatero no hubiera llegado a La Moncloa si no se hubiera producido la masacre.

Y que la política nacional cambió radicalmente de rumbo, a partir de ese momento conduciendo a España a la vía muerta de la división interna, la crisis económica y el desprestigio internacional. Durante el zapaterismo, tanto el Gobierno como buena parte de la izquierda consideró que, en el fondo, las víctimas debieran limitarse a sufrir en silencio su mala suerte, sin empañar con sus exigencias los planes de los demás, las perspectivas de paz, los disfraces de canallas para convertirlos en demócratas, incluso en santos.

El tercer atentado, también moral, es la instrumentalización de una fecha tan sensible por parte de unas organizaciones espectrales como los sindicatos de clase para unas movilizaciones tan frívolas como injustificadas, después de haber estado callados como muertos mientras se destruía la bonita cifra de tres millones de puestos de trabajo. Llamar, por cierto, huelga a la farsa montada por UGT y CC OO en septiembre de 2010 suena a chiste malo. Al exhibir una indecente insensibilidad con el dolor de las víctimas, las dos centrales sindicales han vuelto a mostrar su auténtico rostro. No les ha importado el dolor ajeno, como no les importa, digan lo que digan, el paro de nadie, porque solamente se ocupan de sus intereses y, en esa perspectiva, no cabe dedicarse a la memoria y a la reflexión sino más bien a la agitación, puesto que nada esperan sacar del respeto a las víctimas.

La memoria de los cientos de trabajadores que perdieron su vida cuando se dirigían diligentemente a sus obligaciones no parece significar nada para Toxo ni para Méndez, no merece ni un minuto más de sosiego, de reflexión de solemne y silencioso recuerdo. Pretenden convertir este 11 de marzo en un día más, en una agitación de diseño. Su trágica insolidaridad, su falta absoluta de respeto jugará en contra de sus intereses. Hace falta, en efecto, un altísimo grado de cinismo para olvidar que en un día como ese son miles de personas las directamente afectadas por el recuerdo y el dolor, y millones los que se estremecerán recordando el momento más siniestro e inexplicable de nuestra historia contemporánea, pero, del mismo modo que los dirigentes socialistas, con Rubalcaba a la cabeza, intentaron utilizar el dolor de esos días terribles para dirigirlo contra un Gobierno que se afanaba en cumplir con sus obligaciones, ahora, los familiares ideológicos del partido que acaba de experimentar una merma espectacular de sus apoyos políticos por su pésima gestión de la crisis, vuelven de nuevo a la carga y tratan de abonar una fecha en sus haberes políticos.

Las víctimas no merecen este ninguneo, pero tal vez el conjunto de los españoles saquemos algo de este gesto indecoroso y obsceno. Tal vez crecerá el número de los capaces de comprender que la lucha sindical no tiene nada que ver con los intereses reales de los trabajadores, que sólo unos líderes atiborrados de suficiencia y de insolidaridad pueden haber cometido tamaña fechoría, sin que ni siquiera se hayan suscitado en sus entumecidas conciencias algunas dudas acerca de la oportunidad de respetar una fecha que, pese a ellos, ha de seguir durante mucho tiempo marcada por el dolor, y también la sospecha.

No hay que ser excesivamente malpensado para ver detrás de esta acción uno de tantos intentos para enterrar los sentimientos y el coraje que suscita ese terrible atentado, para convertirlo en caso cerrado, en materia de riguroso olvido, una estrategia que, no en vano, ha sido seguida con ejemplar dedicación por los Gobiernos de Zapatero, por el Partido Socialista y por toda esa izquierda vocinglera que sólo parece sentir indignación cuando se juzga por prevaricación a un juez a quien tienen, ellos sabrán las razones, como uno de los suyos.

La expulsión de los reptiles
Carlos Dávila www.gaceta.es 11 Marzo 2012

Cientos de miles de Andaluces que han vivido abonados a los diezmos socialistas, que les han arrendado su voluntad, pueden variar el voto ante la eventualidad de que sus mecenas, del fondo de reptiles, se vayan el día 25 a freír espárragos.

Cuarerenta y ocho horas antes de su espectacular victoria en las primeras elecciones autonómicas andaluzas, el entonces candidato, Rafael Escuredo, ofreció una Conferencia de Prensa en el hotel más emblemático de Sevilla: el Alfonso XIII.

Acababa de despedir al secretario general del PSOE, Felipe González, y a su inseparable asesor a la sazón: Julio Feo. La comparecencia, plena de preguntas babosas de quienes ya predecían el triunfo de Escuredo, sólo tuvo dos momentos interesantes; el primero, cuando el aspirante proclamó como su objetivo indisimulable “terminar con la corrupción de un sistema ancestral que tiene a Andalucía a los pies de los caballos”; la segunda, cuando se definió como “socialdemócrata nacionalista andaluz”.

Por hacerlo corto: Escuredo arrasó aquel domingo de un mayo infernal de calor, pero permaneció muy poco en el poder, el tiempo que a Alfonso Guerra le duró la irritación por la autonomía, y no sólo regional, de su compañero de tortilla (ya saben, la foto inicial de los luego prebostes andaluces del PSOE).

Le sustituyó José (Pepote) Rodríguez de la Borbolla, que tampoco tuvo suerte con el leninismo de Guerra: también fue expulsado y a Chaves, ministro de Trabajo con ya dos millones de parados en la calle, le tocó mudarse al Palacio de San Telmo. Escribo “mudarse” porque allí se fue a vivir como un virrey. Después se organizó la marimorena con el boato del presidente y Chaves se cambió a una residencia, se supone más modesta.

¿Qué es “la PSOE”?
Ahora contempla las elecciones del día 25 desde su modesto escaño por Cádiz y, como dicen los clásicos del argot administrativo, “habiendo echado una instancia” para impartir docencia sobre Derecho del Trabajo en la Universidad de Córdoba, en la que, sin duda, puede aportar su impagable experiencia sobre cómo se violan sucesivamente todos los reglamentos de la especialidad.

Hoy Andalucía es una región sobre la que muchos albergamos una duda básica: cómo es posible que se nos haya convertido ya en la California española.

Si echamos la vista atrás, encontraremos razones en el proverbial latifundismo tantas veces esgrimido como causante de todos los males del gran atraso, y en tópicos varios, entre los cuales no es el menor el que atribuye a los andaluces una escasa predisposición por el laboreo.

Fuera de estos lugares comunes, los analistas más objetivos hablan y no paran del gran pecado, del gran horror andaluz, y denuncian el tránsito de aquel antiguo régimen sin duda sólo gratificante para unos pocos a otro más amplio que atiende desde hace más de una treintena de años por este apelativo chusco: “la PSOE”.

Y ¿qué es “la PSOE”? Pues “la PSOE” es un conglomerado de intereses, algunos rayanos directamente en la mafiosidad que maneja un partido hegemónico, que en todo este tiempo no ha aceptado ¡ni una sola comisión de investigación! en el Parlamento regional, que, por supuesto, ha controlado férreamente.

En “la PSOE” han participado y participan gentes de todo jaez: desde políticos del partido que, unos tras otros, han vivido opíparamente como duques –nunca mejor dicho– en sus respectivos cortijos a empresarios antiguos y recientes que, o por necesidad y ventura, o por simple oportunismo aprovechón, se han acoplado festivamente al condominio socialista.

“La PSOE” ha construido un régimen copiado íntegramente del que durante muchas décadas edificó el Partido Revolucionario Institucional mexicano (¡ya es un contrasentido denominarse al tiempo revolucionario e institucional) y allí no ha hecho fortuna ni ha podido respirar nadie que no llevara el puño y la rosa en la boca, el primero para acometer a todo lo que se resistía y todavía se resiste a sus dictados, y la rosa para adornar los múltiples saraos que, con dinero público, han celebrado en todos estos años los gobernantes de la Junta de Andalucía.

Datos espeluznantesHoy la región, que ha gozado más que cualquier otra los beneficiosos fondos Feder con los que la UE regó nuestro país tras nuestra llegada a Bruselas, se encuentra, como ha estado siempre, a la cola de España y de la propia Unión.

Sus datos son estremecedores; con dos, basta: según la Encuesta de Población Activa del último trimestre de 2011, el número de parados en Andalucía era de 1.284.500, o sea, el 31,23% de la población: el déficit de este mismo año llegó al 22%, cuando el límite era de sólo el 1,3%.

Y encima: la corrupción, una patología que no ha sido denunciada principalmente por dos factores: el primero, porque mal iban a hacerlo los que han disfrutado y se han enriquecido con ella; el segundo, porque otros que han permanecido callados estaban y están ateridos de miedo o a la espera de que en el reparto les cayera una bagatela.

Ha habido casos extraordinariamente cómicos como el de los cafelitos de Juan Guerra, el hermano del vicepresidente Alfonso, que ocupó un despacho en la Delegación del Gobierno desde el cual realizaba con maestría inaudita un constante tráfico de influencias, hasta el de los pícaros que en los aledaños temporales de la Expo 92 se forraron el riñón con comisiones fantásticas (en Sevilla, se dejó de hablar de la peseta, para negociar con el “pillón”, la moneda irregular del comisario Jacinto Pellón), hasta los más recientes (¿para qué acordarse ya por ejemplo de los Dávila“convolutos” del AVE?) de los ERE falsos (ya su guerrero en la trena) y de ahora mismo de la empresa pública Invercaria, que son, si todo sale bien en apenas 10 días, los que han colmado el vaso de la paciencia y parece que llevarán a “la PSOE” el domingo 25 a las tinieblas exteriores, donde sólo hay mohína y rechinar de dientes.

Mentira, manipulación
En 10 días, Andalucía no sólo se juega el Parlamento, sino la higiene regional, su salud social. Es tal el sucio entramado que ha montado “la PSOE” que somos muchos los que todavía no damos crédito al revolcón electoral en esa fecha.

Los analistas a que me refería líneas arriba sugieren, sin embargo, que la sola proximidad del cambio que se avienta puede ayudar a que algunos, muchos cientos de miles de andaluces, que han vivido abonados a los diezmos socialistas, varíen ahora el voto ante la eventualidad de que sus mecenas que les tenían arrendado el voto se vayan a freír espárragos.

Está por ver, pero es una buena razón para esperar que ese domingo el Partido Popular obtenga una victoria por mayoría absoluta, la única que le da la certeza de gobernar en la región. Toda la estrategia de Rubalcaba, que odia a Griñán, pero que ahora, por ahora, tiene que tragar con su torpeza inigualable, es robar esa mayoría a Javier Arenas, aunque sea por un solo escaño, el que, con seguridad, le ofrecería otra vez –no ha sido la primera– Izquierda Unida.

Todo lo que se le ha ocurrido a la perversa, soez y embarrada factoría que dirige Rubalcaba para arañar esa posibilidad es mentir de nuevo y asegurar, sin ir más lejos, que las cintas que prueban el diseño del fondo de reptiles desde Invercaria han sido objeto de una manipulación. Y se quedan tan tranquilos.

Trienios de vergüenza
Por terminar con otro recuerdo: hace tiempo, en un debate de TVE, se enfrentaban, entre otros, Miguel Herrero Rodríguez de Miñón, cuando era de Alianza Popular y sin duda un patriota español, y Alfonso Guerra.

Esgrimió Herrero un acta del Consejo de Ministros socialista que había modificado groseramente en la pringada cocina del propio Guerra, en una de las intervenciones que, incluso, podrían haber terminado con la inhabilitación del entonces vicepresidente.

Con impudicia inigualable, Guerra, replicó: “Eso es mentira”. “Pero ¿cómo –contestó– dice usted que es mentira si aquí están las dos actas, las pruebas?”. Guerra, con desparpajo de trilero, terminó: “Lo digo yo y es mentira”.

Pues en esas estamos ahora: ante la evidencia, las acusaciones de manipulación, la negativa como todo argumento. El caso no es nuevo: es sencillamente la hoja de ruta que han seguido escrupulosamente los socialistas en todos estos trienios de vergüenza... Urge su expulsión en las urnas.

Revuelta en el PSOE
Francisco Rubiales Periodista Digital 11 Marzo 2012

El profundo deterioro sufrido por el socialismo español bajo Zapatero y Rubalcaba y la pérdida efectiva de poder tras las últimas derrotas en las urnas están provocando una autentica revuelta interna en el PSOE, cuyos dos principales rasgos son la rebelión de muchos militantes contra el aparato, al que acusan de dirigir mal el partido y de impedir toda renovación, y una desbandada de militantes honrados y demócratas, incapaces de soportar los episodios de corrupción y abusos de poder que ha protagonizado el PSOE en los últimos tiempos. Muchos de los que se marchan están tan decepcionados y quemados que jamás regresarán.

Aunque los conflictos internos y las deserciones son fenómenos cuidadosamente ocultados por los partidos, temerosos de que el ejemplo cunda y la organización entre en crisis abierta, hay síntomas suficientes para afirmar que el PSOE está viviendo su crisis más profunda desde que fue legalizado, tras la muerte de Franco.

Los rebeldes acusan a sus dirigentes de haber abandonado las ideas clásicas del socialismo, de haberse convertido en un partido pobre en ideas y propuestas, únicamente preocupado por el poder, de no haber reaccionado con firmeza frente a la corrupción y de haber relajado y debilitado la ética y los comportamientos públicos.

La crisis interna se manifiesta sobre todo en las agrupaciones, donde los debates son intensos y a veces muy tensos, con la militancia dividida entre sumisos al aparato y rebeldes que reclaman un nuevo rumbo y un acercamiento a la sociedad, tras acusar al partido de haberse convertido en insensible a las demandas y deseos del pueblo y de haberse vinculado más a los ricos y a los mercados que a los ciudadanos más desprotegidos.

En las agrupaciones se están viviendo fenómenos interesantes, que denotan la existencia de una crisis profunda en el socialismo, no exenta de enfrentamientos graves y riesgos de ruptura, donde se están produciendo extrañas alianzas entre jóvenes rebeldes que quieren que los viejos cuadros se retiren y dejen espacio a las nuevas generaciones, y otros militantes más preocupados por la regeneración interna, donde no todos son jóvenes.

Fuentes que considero solventes me aseguran que en el PSOE, prácticamente en todas las regiones, pero con especial énfasis en Andalucía, Extremadura, Madrid y las dos castillas, se están produciendo importantes olas de renuncias y abandonos, además de actitudes rebeldes en las agrupaciones, protagonizadas por gente que reclama renovación en los cuadros, la jubilación de los dinosaurios del partidos, un rearme ético y una recuperación de las ideas y los valores tradicionales del socialismo democrático.

Uno de los argumentos esgrimidos con mayor vehemencia por los rebeldes es el abandono de las ideas básicas de la izquierda por el partido, seguido de la acusación al aparato de haberse divorciado de la ciudadanía y de una crítica profunda al liderazgo de Zapatero y de Rubalcaba, al que se considera un sucesor directo de ZP, implicado en su fracasado liderazgo y cómplice de sus errores y desviaciones.

Mis fueentes comentarion que en estos momentos la militancia del PSOE está tan revuelta que votará siempre en contra de lo que proponga el aparato, lo que explica el reciente triunfo de un dirigente del Partido Socialista Madrileño tan quemado y mediocre como Tomás Gómez, de 43 años, sobre Pilar Sánchez Acera, próxima al actual líder socialista Alfredo Pérez Rubalcaba.

Voto en Blanco

Andalucía. Un cambio justo y necesario.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 11 Marzo 2012

Dice Cándido Méndez que la huelga que han promovido es intachable. Me temo que discrepo, si de algo puede calificarse esta inútil, sectaria y manipuladora huelga es de injustificable y tacharla de desleal y que arrastrará el nombre de España por el mismo fango en el que se desenvuelven estos representantes de la subvención, de la hipocresía y del matonismo piquetero violento. Una huelga que se apoya además en una fecha que debería mover al respeto por aquellos trágicos atentados terroristas en los que ciudadanos inocentes fueron asesinados o mutilados sin que aún se conozcan los motivos, ni los autores intelectuales, y se cuestione al único autor juzgado y condenado.

Esta huelga representa el afán revanchista y de crispación de una izquierda incapaz de asumir su derrota electoral y que toma la calle como su teatro de actuación. Da igual que la excusa sea la reforma laboral o la ley del aborto. El objetivo es Andalucía y tratar de no perder el último bastión donde el PSOE, con la aprobación de IU, se ha dedicado a gestionar a su antojo y a colocar a los adictos y fieles en los múltiples puestos ,cargos a dedo y claves en todas las Administraciones de la Comunidad. Los ERE's falsos son solo la punta del iceberg de la corrupción al por mayor y del robo sin tapujos al que se an dedicado elementos bien identificados del partido.

Es por eso que por mucho ruido que hagan los sindicatos, siempre dispuestos a mostrar su cariño y apoyo al PSOE, los ciudadanos que mayoritariamente han votado por el cambio y por otro estilo de Gobierno, no van a seguirles el juego. Solo espero que esa cordura y sensatez sea la que guie a millones de ciudadanos a rechazar este enésimo intento de manipulación y de crispación de una izquierda acorralada y que se ve relegada a un papel no ya secundario, sino en caída libre, obligada a sacar su verdadera cara de violencia, de intransigencia y de desprecio democrático.

Es por eso que los andaluces deberán sopesar muy seriamente si prefieren seguir otros cuatro años más con estos dirigentes socialistas cuyos mensajes solo están basados en mentiras y en demagogias ya desgastadas por más de treinta años de expolio y de gobierno totalitario, que les ha llevado a ser de las regiones más retrasadas de Europa y con la mayor tasa de paro. O por el contrario le otorgan al PP una mayoría absoluta sin reparos, en la certeza de que la verdad y la transparencia serán los motores de un Gobierno que no prometerá lo que no pueda cumplir, y que pondrá orden donde ahora reina el caos, la corrupción y el engaño sistemático.

Es la oportunidad para unos ciudadanos que bajo el tópico habitual del "cachondeo", la fiesta y la jarana, ve como el progreso pasa por delante de ellos y se ven abocados a la miseria y al paro por culpa de unos gestores exclusivamente empeñados en su enriquecimiento personal y en su perpetuación en el poder. Es la oportunidad que se merecen los andaluces y el resto de los españoles. Porque Andalucía en su diversidad dispone de los elementos suficientes para progresar y eliminar la lacra del paro y de la pobreza.

En dos semanas los andaluces tienen en sus manos su futuro. Solo espero que conserven el espíritu de aquellos hombres que proclamaron en Cádiz la primera Constitución de España hace ya 200 años. Esperemos que sepan votar en libertad y que la expresión de ¡Viva la Pepa! no sea la corroboración de la desidia o de la indiferencia ante el futuro. El cambio era necesario y urgente en España, y con mayor motivo es más urgente y necesario en Andalucía.

España / ocho años de los atentados en mdrid
«Intenso dolor» en el recuerdo a las víctimas del 11-M
Las asociaciones vuelven a celebrar por separado sus actos de homenaje, la AVT en El Retiro y el colectivo de Manjón en Alcalá
EP MADRID ABC 11 Marzo 2012

Las víctimas han recordado este domingo en numerosos actos a los 192 fallecidos y miles de heridos de los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid en un aniversario que en esta ocasión coincide con la manifestación convocada por los sindicatos contra la reforma laboral.

El primero de los homenajes era a las 10.00 de la mañana en la madrileña estación de Atocha en un acto organizado por los sindicatos UGT y CCOO y la Unión de Actores. La presidenta de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo, Pilar Manjón, ha dicho hoy que nadie va a utilizar a las víctimas "como ariete contra los sindicatos" y ha considerado compatible el homenaje a las víctimas de los atentados de hace 8 años con la manifestación contra la reforma laboral.

Sobre la decisión del fiscal general Estado, Eduardo Torres-Dulce, de investigar los restos de uno de los trenes que supuestamente estalló en los atentados y que se conserva en un almacén ferroviario, Pilar Majón ha recordado que "es un hecho juzgado 15 veces".
AVT: «El 11M no es un caso cerrado»

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, ha asegurado que su organización no se cansará de repetir que "el 11M no es un caso cerrado" porque "quedan muchos detalles por esclarecer". "Lo recordamos cada año, el 11M es un caso abierto y ahora más que nunca", ha afirmado Pedraza en el acto de homenaje a las víctimas celebrado en el Bosque del Recuerdo, en El Parque del Retiro de Madrid, que ha contado con la presencia del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón.

La presidenta de la AVT ha señalado que "la justicia nunca será completa, o mínimamente reparadora, hasta que no se sepa toda la verdad de los ocurrido aquel terrible día de marzo".
Día europeo de las víctimas

Además, el 11 de marzo es el día Europeo de las Víctimas del Terrorismo y se conmemora la jornada con una serie de actos en Bruselas organizados por la Red Europea de Víctimas, aunque en esta ocasión fueron trasladados al viernes anterior para celebrarlos en día laborable.

La jornada, celebrada bajo el título de 'El rol de las víctimas del terrorismo en la prevención del radicalismo violento', fue inaugurada por la comisaria de Interior, Cecilia Malmström, y en ella intercambiaron su experiencia víctimas de diferentes países como la española Irene Villa, una británica víctima de los atentados del 7 de julio, un italiano víctima de las Brigadas Rojas o el francés Jean Louis Normandin. También asistieron en representación del Gobierno español el subsecretario del Ministerio del Interior, Luis Aguilera, y la directora general de Apoyo a Víctimas del Terrorismo, Sonia Ramos. En su discurso, Aguilera sostuvo que "el recuerdo a las víctimas constituye un acto de justicia hacia quienes encarnan la dignidad y la firmeza de nuestros valores democráticos".

11-M: Un recuerdo empañado por la manifestación contra la reforma laboral
Los atentados del 11 de marzo de 2004 que tuvieron lugar en distintas estaciones de Renfe en Madrid, serán recordados en un aniversario marcado por la manifestación contra la reforma laboral
Ep www.lavozlibre.com 11 Marzo 2012

Madrid.- Un 11 de marzo de hace 8 años, 192 personas perdieron la vida en el mayor atentado terrorista que jamás ha vivido España. En numerosos actos por toda la geografía del país se recordarán a esas víctimas y miles de heridos del 11-M en un aniversario que en esta ocasión coincide con la manifestación convocada por los sindicatos contra la reforma laboral.

Cuando la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) conoció la decisión de UGT y CC.OO. de llamar a los ciudadanos a salir a la calle el día 11 de marzo contra la política laboral del Gobierno de Mariano Rajoy, sólo las palabras "inmorales" e "insensibles" a su dolor salieron de su boca. José Marco Jalle, vicepresidente de la AVT, declaró a LA VOZ LIBRE que "los sindicatos nos insultan manifestándose el 11-M".

Coincidiendo con las manifestaciones por la reforma laboral, las víctimas del 11-M recordarán este domingo en numerosos actos a los 192 fallecidos y miles de heridos de los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid. Las críticas también llegaron desde la clase política, ya que tanto el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, como el del Interior, Jorge Fernández Díaz, pidieron a los sindicatos que cambiaran la fecha de la protesta y les reprocharon empañar con sus reivindicaciones esta jornada de recuerdo a los fallecidos.

Sin embargo, los representantes sindicales decidieron mantener la convocatoria y recordaron que el 11M tampoco se cambian otros acontecimientos como celebraciones culturales o deportivas. Además, antes de la convocatoria consultaron a la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, presidida por Pilar Manjón, quien públicamente ha restado importancia a la coincidencia y ha explicado que la celebración o no de otros actos no cambia el dolor de las víctimas. De hecho, el secretario de UGT Madrid, José Ricardo Martínez, aseguró que miembros de la asociación de Manjón les acompañarían en la cabecera de la manifestación, aunque finalmente este colectivo ha decidido mantener su agenda y dar libertad a sus socios para asistir a la protesta sindical.

SEPARACIÓN DE LAS ASOCIACIONES
Más allá de la polémica con los sindicatos, el 11-M se celebrarán numerosos actos de recuerdo igual que en anteriores ocasiones, aunque también como en otras ediciones, las dos asociaciones mayoritarias --Afectados por el Terrorismo y AVT--, lo harán de forma separada. Pilar Manjón comenzará la jornada asistiendo al tradicional homenaje que UGT y CC.OO. de Madrid, junto a la Unión de Actores, hacen a las víctimas en el exterior de la estación de Atocha con un sencillo acto que culmina con una ofrenda floral. Ya a mediodía, la asociación Afectados por el Terrorismo celebrará su acto central de recuerdo en la plaza Cervantes de Alcalá de Henares. El colectivo ha cambiado la ubicación de este homenaje durante los últimos años para recorrer los municipios más representativos de los atentados. Y a las 18.00 horas acudirá al monumento a las víctimas inaugurado el pasado año en la estación de El Pozo. La asociación de Pilar Manjón también participará en un concierto que inmigrantes rumanos celebran en una iglesia de Coslada y en actos que tendrán lugar en las localidades de Getafe y Fuenlabrada, aunque en este último municipio la cita será ya el lunes 12.

Por su parte, la Asociación de Víctimas del Terrorismo recordará a las víctimas en el Bosque del Recuerdo del Parque del Retiro, en el que 22 olivos y 170 cipreses representan a cada uno de los 192 fallecidos en un espacio de 118 áreas. Este acto arrancará a las 12.00 horas y en él se realizará una ofrenda floral y una suelta de globos blancos en memoria de las víctimas. Además, se guardará un minuto de silencio y la presidenta del colectivo leerá un manifiesto en defensa de la Verdad, Memoria, Dignidad y Justicia de todas las víctimas del terrorismo.

La Comunidad de Madrid también rinde todos los años un homenaje en honor a las víctimas en la Puerta del Sol, frente a la sede del Gobierno regional. Sin embargo, en este octavo aniversario ha decidido aplazarlo hasta el lunes 12 para hacerlo en día laboral y, además, no coincidir con la manifestación contra la reforma laboral.

DÍA EUROPEO DE LA VÍCTIMAS
Además, el 11 de marzo es el día Europeo de las Víctimas del Terrorismo y se conmemora la jornada con una serie de actos en Bruselas organizados por la Red Europea de Víctimas, aunque en esta ocasión fueron trasladados al viernes anterior para celebrarlos en día laborable. La jornada, celebrada bajo el título de 'El rol de las víctimas del terrorismo en la prevención del radicalismo violento', fue inaugurada por la comisaria de Interior, Cecilia Malmström, y en ella intercambiaron su experiencia víctimas de diferentes países como la española Irene Villa, una británica víctima de los atentados del 7 de julio, un italiano víctima de las Brigadas Rojas o el francés Jean Louis Normandin. También asistieron en representación del Gobierno español el subsecretario del Ministerio del Interior, Luis Aguilera, y la directora general de Apoyo a Víctimas del Terrorismo, Sonia Ramos. En su discurso, Aguilera sostuvo que "el recuerdo a las víctimas constituye un acto de justicia hacia quienes encarnan la dignidad y la firmeza de nuestros valores democráticos".

OCTAVO ANIVERSARIO DE LOS ATENTADOS
Las víctimas del 11-M se concentran en Madrid
EFE | MADRID El Correo 11 Marzo 2012

Recordarán a los 191 muertos por la explosión de once bombas en cuatro trenes
Las dos principales asociaciones celebrarán sus actos por separado

Ocho años después de los atentados del 11-M, asociaciones de víctimas y agentes sociales recordarán en la capital a los 191 muertos por la explosión de once bombas en cuatro trenes el 11 de marzo de 2004, una conmemoración que este año coincidirá con una manifestación contra la reforma laboral.

A pesar de la polémica suscitada por la coincidencia del aniversario de los atentados y la convocatoria de los sindicatos de una manifestación contra la reforma laboral, las principales asociaciones de víctimas del terrorismo mantendrán sus actos de homenaje, mientras que el Gobierno regional y el Ayuntamiento de la capital han trasladado la conmemoración institucional al lunes 12.

El primer acto en memoria de las víctimas tendrá lugar a las diez de la mañana en el monumento de la estación de Atocha convocado por los sindicatos UGT y CCOO y la Unión de Actores.

Por separado
A este homenaje asistirán representantes de la Asociación 11-M Afectados de Terrorismo, presidida por Pilar Manjón y mayoritaria entre las víctimas de los atentados de Madrid, que ha lamentado las críticas vertidas a los sindicatos al convocar una protesta. "No elegimos el 11 de marzo, nos lo impusieron, hemos hecho de él nuestro día y así lo mantendremos contra viento y marea (...), pero creemos firmemente que no tenemos propiedad exclusiva sobre esa fecha", señalaba un comunicado de la asociación el pasado viernes.

Contraria a esta postura, la presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, ha criticado que, si bien el octavo aniversario de los atentados será recordado "con el mismo dolor" que en años anteriores, "los sindicatos se han entrometido" en este día de recuerdo para todas las víctimas. "Tienen otros 364 días para manifestarse con todo el derecho del mundo pero el 11 de marzo debe ser de recuerdo para las víctimas", ha dicho Pedraza, quien ha criticado que otros ayuntamientos como el de Barcelona o Valencia también hayan puesto problemas a los actos de homenaje al coincidir con una concentración motera en la capital catalana y la mascletá valenciana.

En Madrid, la AVT recordará a los asesinados en el Bosque del Recuerdo, en el parque del Retiro, donde dará lectura a un manifiesto por las víctimas, en defensa de la verdad, memoria, dignidad y justicia. En el acto, que se celebrará al mediodía, se guardará un minuto de silencio, se hará una suelta de globos blancos y se realizará una ofrenda floral.

Alcalá de Henares acogerá dos actos hoy, convocados por la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, por la mañana, y por Voces contra el Terrorismo, por la tarde.

El acto de la mañana ha tenido un punto de polémica, ya que la asociación presidida por Manjón había solicitado al Ayuntamiento de Alcalá (donde gobierna el PP) hacerlo junto a la estación de Cercanías, en el monumento que recuerda a los 27 alcalaínos asesinados en los atentados de los trenes hace ahora ocho años. En ese lugar, el Ayuntamiento de Alcalá celebrará, a las doce de la mañana, un acto institucional en recuerdo a las víctimas, por lo que la asociación se concentrará en la plaza de Cervantes del municipio.

Los actos institucionales, el lunes
Ya el lunes, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, recordará a las nueve de la mañana a las víctimas del 11-M en la Puerta del Sol, donde una placa homenajea a todos los que trabajaron de forma desinteresada para socorrer a las víctimas.

Un hora después, el Ayuntamiento de Madrid y su alcaldesa, Ana Botella, junto con los representantes de los grupos municipales guardarán un minuto de silencio y depositarán una corona de laurel en memoria de las víctimas en el monumento de la estación de Atocha.

11-M / ENTREVISTA CON ÁNGELES PEDRAZA, PRESIDENTA DE LA AVT
«No les perdono la vida sesgada ni el calvario de aquel día»
Los atentados del 11-M le arrebataron a su hija, pero su lucha por las víctimas la convirtió en presidenta de la AVT. Ahora, ocho años después, batalla con la misma fuerza contra un cáncer
La presidenta de la AVT no perdona a los asesinos de su hija, que hoy tendría 34 años
 Ángeles López La Razón 11 Marzo 2012

Madrid- Ya han pasado ocho años, pero ni siquiera el paso del tiempo consigue mitigar la pena. El 11 de marzo de 2004, Ángeles Pedraza sufría un duro golpe, el peor que la vida puede darte: su hija Miryam, de 25 años, perdía la vida en uno de los trenes afectados por las explosiones. Sin tiempo a un último adiós, a un último beso, a un abrazo... Ése día comenzó una lucha que aún no ha cesado. Y es que, lejos de hundirse, sacó todo el coraje que lleva dentro y que la hace fuerte e inició un camino que la llevó, en 2010, a tomar las riendas de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT).

Pero en esta andadura, Pedraza no esperaba que la vida le asestase otro duro revés: «Tengo cáncer de endometrio». Un hecho desconocido por la mayoría, ya que ella se cuidó muy mucho de que nadie pudiera notarlo. Y, una vez más, tiró de entereza y coraje para batallar en esta nueva lucha. La segunda que le propina el destino.

«Nadie ha podido notarlo porque no he cancelado ni una sola entrevista ni una reunión y, mucho menos, cualquier acto o reunión a los que debía asistir», explica esta mujer, a la que le pueden más sus obligaciones y honrar la memoria de su hija que sus propios problemas. Tanto es así que «gestionaba o contestaba a los medios desde la cama del hospital, en plena sesión de quimio o en los días posteriores al tratamiento, ésos en los que te quedas destrozada».

A los seis meses de llegar a la Presidencia de la AVT, su entorno ya sabía que algo no iba bien. Pese a todo, Pedraza le pidió a los médicos una «tregua diagnóstica», al menos hasta que pasase la manifestación prevista para el 9 de abril del año pasado. Dos meses después de esta marcha le detectaron el cáncer. Desde entonces ya ha pasado dos operaciones, con un mes de diferencia entre ellas, y varias sesiones de quimioterapia. «He superado seis sesiones y el oncólogo me ha dicho que no preciso radio. A priori va bien, pero no puedo descartar nuevas tandas», comenta animada.

Más de medio año entablando una doble lucha, la herida abierta hace ocho años por el asesinato de su hija y, ahora, esta enfermedad. Pero ella lo tuvo claro desde el principio: «Mi vida pendía de un hilo, pero no podía decaer». Pensaba que tras el 11-M había sido fuerte y siempre creyó que no podría enfrentarse a otro trágico golpe, pero no fue así. «Los demás, como yo, siempre podemos», asegura Pedraza. El cáncer es duro, pero la fuerza es mucha.

«No iba a tirar la toalla»
Desde la misma cama en la que atendía a los medios, pronunciándose sobre Bildu o Amaiur, la presidenta de la AVT llegó a contemplar la posibilidad de dedicarse más tiempo... «Hasta que descubrí que no podía ser; que no iba a tirar la toalla por nada del mundo». Todo lo contrario, añade Pedraza, «fue un reto. Decidí hacerme un nuevo cuaderno de bitácora. Algunos días estaría fuera de combate –especialmente tras la quimioterapia– y aquellas jornadas en las que podía trabajar, lo hacía por partida triple para compensar».

Y como si de un relato pormenorizado de su vida se tratase, esta combativa mujer no olvida: «Igual que puedo reproducir cada 11-M, dónde estuve cada minuto, puedo recrear todo el proceso de mi enfermedad, cada prueba, cada voz de un médico, las explicaciones...». Sin embargo, hay algo que no ha podido superar y que le llena de dolor. Llegados a este punto, a Pedraza le invade un profundo sentimiento de tristeza al tratar de explicar que es muy duro «no haber podido contar con el apoyo de mi hija durante este periplo».

Y es que cuesta tanto recordar aquel fatídico día... Son tantos los sentimientos que se remueven y se entremezclan cada 11 de marzo. Para ella, su pequeña Miryam siempre tendrá 25 años. Estaba casada y trabajaba en una gestoría. Cosas de la vida, la hija de Pedraza vívía un piso más abajo que su madre y la noche anterior a los atentados se había despedido de ella porque al día siguiente por la tarde se iba de viaje con su marido a Londres. Y esa imagen, la de su hija con un pequeño neceser atravesando el umbral de la puerta es la que guarda en su retina la presidenta de la AVT.

«Esa mañana me fui al trabajo como cada día, a mi puesto de técnico en El Corte Inglés, a quienes tanto debo por la comprensión mostrada», comienza su relato Pedraza. En su memoria siempre quedarán tres dígitos, los de la hora a la que se produjo una de las explosiones en Atocha. «A las 7:39 horas se produjo una explosión en las vías del AVE. Supuse que era una bomba, pero no lo relacioné con mis hijos. Además, mi hijo se había dormido y no iba con su hermana ese día», recuerda.

Una llamada que no llegó
Entonces no le dio importancia, pero, cada mañana, usaban esas vías para ir a su trabajo. «Tras llegar a la oficina puse la radio y supe que las proporciones de la tragedia eran otras», prosigue Pedraza. Las informaciones hablaban de distintos puntos de detonación y ahí empezó su calvario. Llamó a su hijo y comprendió que, pese a que él estaba bien, su sufrimiento no sería menor: «En ese instante supe que Miryam estaba muerta. De haber tenido un hálito de vida me hubiera llamado».

Y aunque su cabeza sabía ya en ese momento la verdad, su corazón se agarraba a un hilo de esperanza. «Respiré sólo unos minutos y me autoconvencí de que su teléfono no funcionaba porque los inhibidores de frencuencia lo impedían», relata Pedraza, pero «poco después, la señal de su móvil se restableció... y no contestaba. No era propio de ella». Así, sin pensárselo, salió a buscarla desesperadamente. Una carrera que culminó a las tres de la madrugada en Ifema, lugar al que, como si de una broma macabra se tratara, debía acudir a trabajar esa mañana.

«Peregriné, como todos los familiares, por todas las clínicas: desde el Gregorio Marañón hasta el hospital de Guadalajara o Alcalá de Henares»... Pero la historia ya estaba escrita. Y, una vez más, su corazón supo que habían truncado la vida de su hija y con ello, todos sus sueños, entre ellos el de ser madre. También supo que comenzaba un calvario difícil de soportar. «No les perdono la vida sesgada ni el calvario de aquel día, pero, mucho menos, que me dejaran para toda la vida sin ser abuela. Y todo por romper por la mitad un vagón en la calle Téllez».

Y después de este relato, quién no entiende a las víctimas y a esta madre: «No puedo perdonar ni soportar que me miren a la cara los asesinos. Yo puedo mantener la mirada a cualquier persona, pero no a un terrorista que sesga la vida a quien hoy tendría una existencia plena a sus 34 años... mi hija no me lo permitiría y sería más beligerante que yo».

«¿Por qué a mí?»
Ahora, cuando apenas ha dado un paso ganador al frente de las víctimas, le dicen que tiene cáncer y se pregunta ¿por qué a mi?, ¿por qué otra vez después de sesgarme la vida por la mitad? Pero no hay una respuesta, nadie la tiene.

Muchas son las batallas que aún tendrá que pelear Ángeles Pedraza, pero su fortaleza no parece tambalearse. La primera prueba llegó ayer, la noche previa al aniversario de los trágicos atentados. La segunda, hoy, esta noche, cuando ya ha pasado todo. En su ordenada casa y a solas con sus sentimientos. «Prefiero estar sola porque el día de después, tras los actos, es peor que el previo», aclara esta madre, que siempre recordará la noche en que vio salir por última vez a su hija por el umbral de su puerta. También recordará el libro de Antonio Gala que, cada cumpleaños, le regalaba su hija.

Su vida ya no es la misma, y, aunque es una mujer luchadora no es de hierro. En estos ocho años ha aprendido mucho y ha vivido aún más. Precisamente es esta vida, la que le ha tocado, la que le ha enseñado a luchar con uñas y dientes y a denunciar todo aquello que considera injusto. La tristeza y el dolor se quedan de puertas adentro, igual que la debilidad. Su lucha junto a las víctimas es una forma de honrar también a Miryam y ahí, tiene muy claro que no piensa fallar nunca.

El compromiso del fiscal general de investigar los restos de uno de los trenes da esperanzas a las víctimas
Un vagón para buscar nuevas pistas
Ricardo Coarasa La Razón 11 Marzo 2012

MADRID- El «visto para sentencia» del presidente del tribunal del 11-M, Javier Gómez Bermúdez, se escuchó hace ya casi cinco años. Tres más, ocho, se cumplen hoy de los atentados de Madrid. Un doloroso aniversario que volverá a poner de manifiesto la profunda división entre las asociaciones de víctimas y que llega, como casi siempre, acompañado de preguntas para las que, por ahora, no hay todavía respuestas. ¿Quién dio la orden? ¿Qué tipo de dinamita estalló en los trenes? ¿Sólo Zougam puso las bombas en los vagones?

Poco importa que 18 de los 29 procesados por la masacre de Madrid fueran condenados finalmente por el Tribunal Supremo. La insatisfacción de algunas asociaciones de víctimas con la sentencia no ha cicatrizado y, en esta ocasión, su búsqueda de la verdad cuenta con un asidero al que agarrarse. El pasado día 3, el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, desveló que había dado instrucciones de investigar los restos de uno de los vagones del tren que estalló en la estación de Santa Eugenia, que fueron almacenados por una empresa de Madrid, según desveló Libertad Digital.

Renfe procedió poco después de los atentados a la destrucción de la mayoría de los vagones afectados, sin que hasta la fecha se haya aclarado si fue el juez Juan del Olmo, encargado de la investigación, quien dio la orden. Pero no todos siguieron la misma suerte. Según un informe remitido el 30 de julio de 2007 a la Audiencia Nacional, a instancias de Gómez Bermúdez, por el director de Seguridad de la compañía ferroviaria, Manuel Rodríguez Simons (sobre estas líneas), diez vagones fueron desguazados, siete se repararon y seis se consideraron útiles para el servicio. Otro coche del convoy que estalló en la estación Santa Eugenia no fue al desguace, aunque se calificó como «sobrante» (no aprovechable) y se almacenó en el Taller Central de Reparación de Villaverde Bajo, en Madrid. Los restos de este vagón son los que, presumiblemente, la Fiscalía pretende analizar ahora. Sólo uno de los diez coches donde estallaron las bombas fue reparado, precisamente el único donde explosionó una mochila-bomba en Santa Eugenia.

Ocho peritos sin veredicto
Con las muestras tomadas sobre el terreno y analizadas por la Policía Científica, las discrepancias sobre lo que realmente estalló en los trenes sigue vigente. Entre otras cosas, como se encargaron de apuntar los ocho peritos que comparecieron ante el tribunal del 11-M, porque las muestras se lavaron en su día con agua y acetona, lo que redujo notablemente la posibilidad de detectar la composición de los restos analizados.

Hipótesis y suposiciones aparte, lo cierto es que el Tribunal Supremo ya zanjó la cuestión en su sentencia al afirmar que «la conservación y destino de los vagones en cuestión, una vez hechos en ellos todas las pericias que se estimaron necesarias, corresponde a su legítimo propietario (Renfe), que además cuenta con lugares apropiados para ello».

Fuentes de la Audiencia Nacional restan relevancia jurídica al hallazgo de la chatarra perteneciente a uno de los vagones donde se produjeron las explosiones. Sobre todo, porque «al no haber estado custodiados los restos durante todo este tiempo», la validez como prueba sería muy endeble. Además, dudan de la posibilidad de que, transcurrido tanto tiempo, puedan hallarse restos de explosivo en condiciones de ser analizados con garantías.

La verdad jurídica
En ésta, como en otras cuestiones, hay que remitirse a la verdad judicial, la establecida en sentencia firme; en definitiva, al convencimiento al que llegó el tribunal con los hechos y las pruebas sometidas a su consideración. Lo recordaba en declaraciones a LA RAZÓN, horas después del final del juicio, uno de los tres magistrados que formaban la Sala, Alfonso Guevara. «Tratamos de establecer la verdad jurídica, que no tiene por qué coincidir con la verdad. No estuvimos ahí. Tratamos de no equivocarnos, pero si hay otras cosas, eso no lo sabemos. Nos limitamos a deducir la verdad de las pruebas». Y con las que se plantearon en la vista, la Sala llegó a la conclusión de que de ETA no había ni rastro en los atentados (hasta nueve informes policiales descartaron cualquier relación de la banda terrorista con los islamistas). Que la llamada «trama asturiana» para robar los explosivos ni siquiera existió. Que la presencia española en la guerra de Irak no fue la causa del ataque con bombas. Que Al Qaida no dio la orden. Que no se puede saber qué tipo de dinamita estalló en los trenes y que el «extravagante periplo» de la mochila-bomba que pasó desapercibida en El Pozo y vagó durante horas de comisaría en comisaría no implica que el control de los efectos fuese «deficiente».

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco mantiene abierta la causa principal del 11-M. Según indicaron fuentes jurídicas, periódicamente la Policía sigue remitiéndole huellas relacionadas con el atentado que han podido ser finalmente identificadas pero que, por ahora, no permiten abrir nuevas vías de investigación.

El pasado año, dos de las piezas desgajadas del sumario principal terminaron en juicio con resultados dispares. Moutaz Almallah Dabas, casero de la madrileña vivienda de la calle Virgen del Coro por la que pasaron varios implicados en el 11-M, fue absuelto de colaborar con la célula que perpetró los atentados. Unos meses antes, la Audiencia Nacional sí condenó a los islamistas Zohair Khadiri y Djilali Boudsiri a diez y seis años de prisión respectivamente por ayudar a huir a seis autores de los atentados.

Los sindicatos contraprograman los actos de recuerdo
Las críticas vertidas hacia los sindicatos por manifestarse en el aniversario de los atentados del 11-M no han conseguido que CC OO y UGT cambien la fecha de sus movilizaciones para protestar contra la reforma laboral. Los agentes sindicales se excusan alegando que «no quieren provocar» y que consultaron a la Asociación 11-M, presidida por Pilar Manjón, que les dio su aprobación. Otro de sus argumentos es que hoy se juegan todos los partidos de fútbol y no se suspenden ni conciertos ni actuaciones musicales. Finalmente, a las diez de la mañana los sindicatos, junto a la Unión de Actores y dicha asociación rendirán un sencillo homenaje a las víctimas en la plaza de Atocha, que culminará con una ofrenda floral. Después, los líderes sindicales se dirigirán hacia Neptuno, punto de salida de la manifestación, que concluirá en la calle Alcalá.

Esta marcha ha ofendido a la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), que definió a los agentes sindicales como «inmorales» e «insensibles», por lo que no se unirán al acto de Atocha y recordarán a las víctimas del 11-M en el Bosque del Recuerdo del Retiro a las 12 de la mañana. Allí se guardará un minuto de silencio y se leerá un manifiesto en defensa de la verdad, memoria, dignidad y justicia para las víctimas.

Alcaraz denuncia una “utilización vil e injusta” de la fecha
El PSOE se une al insulto a las víctimas

Alberto Lardiés www.gaceta.es 11 Marzo 2012

La AVT asegura que “nos quieren pisotear el día”.

Las principales asociaciones de víctimas del terrorismo están enfadadas. No entienden que los sindicatos hayan elegido hoy, 11-M, fecha de triste y gris recuerdo por motivos dolorosamente obvios, para salir a la calle a protestar contra la reforma laboral aprobada por el Gobierno del PP. Los que sufrieron el hiriente zarpazo del terror, en los atentados de Atocha o en otros, no entran al fondo de la cuestión, a la justicia o no de la citada reforma, sino que simple y llanamente expresan su profundo malestar con el día escogido.

La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, madre de una hija asesinada en los trenes, consideró una “infamia vergonzosa” la celebración de la marcha convocada por los sindicatos y apoyada por el PSOE. En declaraciones a LA GACETA y otros medios, afirmó desconocer la intención que tienen los sindicatos al manifestarse el 11-M, el Día Europeo en Recuerdo a las Víctimas de Terrorismo, pero aseguró que en todo caso se han “equivocado”.

“Me parece una jugada perpetrada por los sindicatos y el PSOE para tapar a las víctimas del terrorismo”, aseguró. “Los más de mil asesinados por los terroristas en España eran como ellos, eran la mayoría trabajadores, pero ¿dónde estaban Toxo y Méndez en los homenajes a los asesinados? ¿Qué habrían dicho si nosotras, las víctimas, hubiéramos convocado una manifestación el primero de mayo?”, se pregunta. “Y más vergonzoso es que, cuando criticamos su fecha, dijeran que aprovecharían para recordar a las víctimas. ¿Por qué homenajean a mi hija 8 años después y no antes?”, añade.

Pedraza, que asegura estar “indignada”, también cree que “nos han querido ocultar y pisotear nuestro día, en que no sólo se recuerda el 11-M”. Y remacha con un deseo: “Espero que hoy haya muchísimas personas en el homenaje a las víctimas que hay en el Retiro y que los medios dediquen sus portadas del lunes a hablar de las víctimas, no de los sindicatos”.

Francisco José Alcaraz, presidente de la asociación Voces Contra el Terrorismo (VCT), también está indignado con la elección de esta fecha por parte de los sindicatos. “Mezclar unas reivindicaciones sindicales con un homenaje como el del día 11-M es una utilización vil e injusta de las víctimas del terrorismo”, argumenta. “La memoria que nosotros reclamamos –agrega– no tiene nada que ver con los fines partidistas de los sindicatos”.

Para el presidente de VCT, que siempre ha reclamado conocer “toda la verdad sobre el 11-M”, la manifestación que hoy recorrerá las calles de Madrid, con los sindicatos y el PSOE al frente, es la muestra de “una sociedad en la que la gente se mueve por intereses económicos, pero deja de lado los valores morales como la justicia, la verdad, la dignidad y la memoria”.

Respecto a la decisión del PSOE de apoyar la protesta –el principal partido de la oposición envía a la portavoz parlamentaria y a tres miembros de su Ejecutiva–, Alcaraz no se sorprende. “El PSOE ha utilizado, utiliza y utilizará siempre a las víctimas para lograr sus objetivos políticos, y por ello si tiene que juntarse con los sindicatos, lo hace”.

Ángeles Domínguez, presidenta de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, una de las más representativas de los que padecieron en sus carnes aquel terrible atentado, considera una “falta de respeto” la utilización de esta fecha por parte de los sindicalistas y socialistas.

En declaraciones a Europa Press, Domínguez sostuvo que el 11 de marzo “es un día para el recuerdo” de todas aquellas personas que no sólo fallecieron en el atentado o sobrevivieron a él, sino de “todos los ciudadanos que se sintieron víctimas”. “Siempre hemos pensado que es un día para el recuerdo. La mayoría de los ciudadanos se sintieron víctimas y es un día para dedicarlo al recuerdo de las víctimas, tanto a los fallecidos como a los que a día de hoy tenemos las secuelas”, enfatizó. Finalmente apostilló: “Hay 364 días al año para hacer la manifestación, es ilógico que coincida, me parece inaceptable.

Conlleva a que quieran que el 11-M se diluya; para nosotros es el día de nuestro aniversario, mucha gente se sintió víctima”. Mientras, la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo, presidida por Pilar Manjón, guarda silencio. En principio, los sindicatos anunciaron que Manjón se manifestaría con ellos, pero luego ella lo desmintió.

Cataluña
“Esperamos que el bilingüismo se aplique antes del próximo curso”
Los padres reclaman celeridad al Tribunal Supremo a la hora de ejecutar las sentencias que ordenan al Gobierno autonómico, literalmente, a adoptar ‘cuantas medidas estime precisas para adaptar el sistema de enseñanza a la nueva situación creada por la declaración de la Sentencia 31/2010 del Tribunal Constitucional que considera también al castellano como lengua vehicular de la enseñanza en Cataluña junto con el catalán’.
Redacción www.vozbcn.com 11 Marzo 2012

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y el abogado Ángel Escolano durante la rueda de prensa de este sábado (foto: LVdB).

El abogado de Convivencia Cívica Catalana que representa a las familias que han llevado a la Generalidad a los tribunales por incumplir con el bilingüismo escolar, Ángel Escolano, ha anunciado que el próximo lunes día 19 presentará un recurso de casación ante el Tribunal Supremo contra el auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) de este jueves. “Esperamos que la resolución del recurso vaya lo más rápido posible, para que el bilingüismo se aplique antes del próximo curso“, ha señalado.

En una rueda de prensa realizada este sábado junto a Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, Escolano ha denunciado que el auto del TSJC, aunque ratifica el derecho a recibir la enseñanza en las dos lenguas oficiales de Cataluña, “contradice” las sentencias del Tribunal Supremo, puesto que estas dejan muy claro que el bilingüismo escolar debe aplicarse a todo el sistema escolar catalán, y no solo a los alumnos cuyos padres lo pidan.

No cabe discusión alguna sobre el auto del Supremo
El jurista ha recordado que el proceso ya se encuentra en fase de ejecución, por lo que no cabe discusión alguna sobre el fondo del asunto, y simplemente cabe aplicarse lo ordenado por el Tribunal Supremo. El recurso de los padres instará al Alto Tribunal a anular este auto del TSJC y a recuperar el emitido en julio pasado -que no se conoció hasta septiembre- en el que se daba a la Generalidad un plazo máximo de dos meses para aplicar literalmente las sentencias del Tribunal Supremo; unas sentencias que ordenan al Gobierno autonómico adoptar ‘cuantas medidas estime precisas para adaptar el sistema de enseñanza a la nueva situación creada por la declaración de la Sentencia 31/2010 del Tribunal Constitucional que considera también al castellano como lengua vehicular de la enseñanza en Cataluña junto con el catalán’.

Escolano ha subrayado que la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán nunca ha sido avalada por el Tribunal Constitucional y ni por el Tribunal Supremo, al contrario, estos siempre han destacado que el español no puede dejar de ser lengua vehicular, lo que, de facto, supone el fin del modelo tal y como se está implementando actualmente.

Ya hay “jurisprudencia consolidada”
El abogado ha indicado que se trata de una doctrina “firme”, porque ya ha sido reiterada por cinco sentencias del Tribunal Supremo, que especifican que el castellano debe ser lengua vehicular, “lengua de uso normal en las aulas, no un medio de refuerzo para cuando algún niño no lo entienda“, como propugna la consejera de Enseñanza, Irene Rigau.

“A efectos jurídicos, al haber ya cinco sentencias que crean una doctrina, se puede considerar una jurisprudencia consolidada, una jurisprudencia que ya se puede alegar como fuente de derecho, es decir, se puede acudir a la Administración con esta jurisprudencia consolidada del Tribunal Supremo y exigir que la educación sea en castellano y en catalán, en los dos idiomas, en la escuela”, ha explicado.

“La Generalidad ha de enmendar la práctica administrativa”
Según Escolano, la inmersión ilegal que está aplicando la Generalidad “no deriva de la ley, deriva de la práctica administrativa de la Generalidad”. “Si aplicamos la ley tal y como está en vigor, incluida la Ley de Educación de Cataluña, el castellano ha de ser lengua vehicular, porque así ha dicho el Tribunal Constitucional que ha de interpretarse”, ha añadido.

Lo más sorprendente es que la propia Generalidad, en sus recursos ante los tribunales, reconoce que el español ha de ser lengua vehicular y asegura que efectivamente lo es, en un modelo de “conjunción lingüística”, pese a no ser cierto. “Si leemos su recurso presentado contra el auto, dice la Generalidad que ya está cumplido porque el castellano ya es lengua vehicular, cosa que la consejera Rigau niega cada día. Por tanto, lo que hay que hacer es que enmienden la práctica administrativa”, ha indicado.

Escolano ha aclarado que la aplicación de la sentencia del Tribunal Supremo deja a la Generalidad que fije “las proporciones” de uso las dos lenguas oficiales, pero siempre con el límite de que el español no quede relegado al de una lengua extranjera.

“Tarde o temprano, se aplicará el modelo de conjunción lingüística”
Por su parte, Rivera ha asegurado que es “cuestión de meses” que el castellano vuelva a ser lengua vehicular junto al catalán en el sistema autonómico de enseñanza, y que, “tarde o temprano, se aplicará el modelo de conjunción lingüística”. Además, ha acusado al presidente autonómico, Artur Mas, y a la consejera Rigau de ser “los responsables directos que, quien quiera estudiar en bilingüe, lo haga en un rincón“.

“Si tan seguros están de que el 95%, como dicen ellos, de los padres catalanes quieren una educación monolingüe [para sus hijos] ¿por qué no les preguntan a los padres en la inscripción escolar si quieren una educación bilingüe o trilingüe? Si tan seguros están, ¿por qué llevan más de 20 años sin hacerlo? Nosotros estamos convencidos de que la mayoría de padres catalanes quieren un modelo trilingüe como las escuelas a las que llevan sus hijos nuestros presidentes [autonómicos]“, ha manifestado.

El líder de Ciudadanos ha lamentado que Mas haya “amenazado preventivamente” diciendo que con sentencia o sin ella seguirá aplicando la inmersión. “Pero no es obligatorio ser consejero o presidente de la Generalidad”, ha advertido, y ha apuntado que, “si hay que inhabilitar a alguien, es a quien incumple las sentencias”

Acción-represión-acción
Tácticas de guerrilla urbana: un cuento viejo
Fernando Díaz Villanueva www.gaceta.es 11 Marzo 2012

No existe nada parecido al romanticismo espontáneo de las masas que luchan heroicamente por sacudirse el yugo de la opresión. Esa es la mercancía propagandística que los militantes de base, los tontos útiles y los compañeros de viaje compran ávidamente

El primero en hacer el esfuerzo de dejar por escrito el modo de saltar sobre la carótida del podrido Estado burgués fue Lenin. En ¿Qué hacer?, un opúsculo publicado en 1902, el padre de todos los revolucionarios trazó un mapa de ruta exhaustivo que sirvió de guía al Partido Bolchevique, arquetipo de partido-secta integrado por una vanguardia de revolucionarios profesionales que luego serviría como modelo para todos los partidos comunistas del mundo. Cuando este partido se hizo con el poder en Rusia a finales de 1917, los bolcheviques tomaron buena nota de todo lo aprendido en las jornadas de octubre y replantearon el marco práctico de la revolución ideal.

Tal fue el impacto de la Revolución bolchevique que, durante décadas, sus enseñanzas trataron de exportarse sin demasiados frutos a otras partes del globo. El primer lugar donde el leninismo chocó contra la realidad fue la Alemania de entreguerras. Años más tarde, la guerra de España demostró que transitar del capitalismo al socialismo no era tan sencillo como parecía. No en todas partes había Palacios de Invierno, ni acorazados Aurora, ni ministros asustadizos como Kerenski. Las tácticas leninistas, calcadas de la peculiar experiencia rusa, habían fracasado.

Acción-represión-acción
Fue entonces cuando, ya en plena posguerra, la revolución tuvo una segunda juventud. Vino de la mano de los barbudos de Sierra Maestra, que reelaboraron las teorías revolucionarias conforme a los usos guerrilleros que hundían sus raíces en la tradición hispana desde tiempos del Imperio romano. El modelo cubano, que partía de la convicción de que solo desde dentro y mediante la extensión de focos guerrilleros se podía tumbar al sistema, moldeó las revoluciones de los años 60. Casi todas tuvieron lugar en el Tercer Mundo a excepción de una: la algarada juvenil de París en el 68, que, si bien no pasó a mayores en el plano político, si dejó una envenenada herencia que aún colea.

Ahí, en la convulsión del 68 nació la llamada guerrilla urbana. Fue un invento de Carlos Marighella, un revolucionario brasileño que en 1969 redactó, en portugués, el Minimanual de guerrilla urbana. Pronto fue traducido a multitud de idiomas y puesto en práctica mayoritariamente por revolucionarios europeos, aunque en Hispanoamérica tampoco le hicieron ascos. Marighella partía, como Lenin 70 años antes, de que la revolución es algo de minorías muy comprometidas con la causa. Esas minorías serían las encargadas de traer, violencia mediante, el nuevo y luminoso amanecer del socialismo.

El problema es que el enemigo era fuerte y numeroso y la población, por lo general, indiferente a los desvelos revolucionarios. Había que reajustar la técnica de lucha en las ciudades hasta hacerla confluir en muchos aspectos con la guerrilla rural del foquismo preconizada por el Che Guevara. La guerrilla urbana habría de ser rápida, letal y desesperante para las fuerzas de orden público. Generar cierto temor entre la población civil al tiempo que los revolucionarios, víctimas de la represión y las torturas policiales, creasen simpatías en el pueblo. En resumen, la famosa trilogía acción-represión-acción.

Como en la intifada
Con los partidos comunistas de origen leninista aburguesados y viviendo cómodamente a costa del sistema, esos tres pilares han sido el sustento de la acción callejera revolucionaria desde los años 70. En la Unión Soviética entendieron a la primera que aquello les beneficiaba y financiaron alegremente durante años a los grupos de guerrilleros urbanos que, bastante a menudo, degeneraban en organizaciones terroristas como el RAF alemán, el IRA irlandés o la ETA española. La caída del muro de Berlín no hizo desaparecer la guerrilla urbana; bien al contrario, la refortaleció, especialmente entre los grupos más radicales.

En España la guerrilla urbana la hemos padecido con altísima intensidad en el País Vasco, que eso y no otra cosa era la tristemente célebre kale borroka. Sus protagonistas, probablemente sin saberlo y creyéndose como se creen que el mundo empieza con ellos, entroncan con una tradición ya antigua en la izquierda. El planteamiento general es siempre el mismo. Toda guerrilla urbana parte de una protesta previa que es la que le da soporte argumental. No importa el motivo. Los guerrilleros se apuntan a manifestarse contra un tratado de comercio internacional -como sucedió en Seattle en el 99-, contra un vertido de petróleo, contra las bases norteamericanas, contra el traslado de residuos nucleares, contra una guerra en la que Estados Unidos ande envuelto, contra el conflicto en Gaza, contra una cumbre del G-8 o contra cualquier causa perdida que pueda imaginarse. Lo importante es que la causa merezca la manifestación, porque luego todos los actos vandálicos que se sucedan vendrán justificados por ella.

A partir de ahí sus cabecillas lo tienen todo estudiado al milímetro. Lo primero es separarse del cuerpo principal de la manifestación. Hecho esto buscan el enfrentamiento directo con la policía tratando mediante insultos o, directamente, rompiendo escaparates o el mobiliario urbano, que los antidisturbios carguen. Es en ese momento de la carga policial cuando el guerrillero urbano da su do de pecho. A partir de ahí todo está permitido, desde montar barricadas con cubos de basura o coches incendiados hasta devastar todo lo que encuentran a su paso. Eso es la acción, y cuanta más acción, más represión.

La norma dicta que la acción sea fulgurante, algo que, en palabras de Marighella, debe ser “agresivo, de ataque y retirada por el cual preservamos nuestras fuerzas”. Los guerrilleros se organizan para hostigar a la policía por diferentes puntos. Utilizan señuelos para atraer a los agentes a una esquina, mientras otro grupito ataca por otra. Los guerrilleros urbanos siempre combaten en pequeños grupos que van con la cara y la cabeza cubiertas. Al menos en España el pañuelo palestino lo utilizan mucho para taparse el rostro, emulando en eso a los de la intifada, revuelta típicamente urbana que admiran y cuyas lecciones les sirven siempre de inspiración. Ir tapado es fundamental ya que evita posteriores identificaciones en vídeo por parte de la policía.

Y es que todo guerrillero urbano que se precie es un esclavo de la imagen, necesita tanto a los reporteros gráficos como una buena causa por la que salir a la calle a armarla. Es importante que las cámaras de televisión y los fotógrafos de prensa estén ahí para inmortalizar su revolucionaria hazaña. Pero es más importante aún que se esmeren en obtener una buena instantánea para cuando la policía cargue y ellos reciban el porrazo. Esa noche en el telediario y al día siguiente en la portada de los periódicos el retrato será el de un policía deshumanizado por la coraza y el casco sacudiendo sin piedad a un simple muchacho en pantalones vaqueros y con la capucha puesta. Nadie podrá resistirse a la plástica de esa imagen imperecedera. Si la policía se ha visto obligada a emplearse a fondo, el veredicto será inapelable: culpable… la policía, claro. Conocen las debilidades de la sociedad de consumo y las ponen a su servicio.

Una espiral endemoniada
Algunos, además de cobrar in situ, serán trasladados a comisaría, donde quizá pasen unas horas en el calabozo mientras se les identifica. A la parte carcelaria de toda la acción también se le saca partido. Amén de añadir puntos en el carné del revolucionario, la comisaría sirve para, una vez se ha salido, denunciar infames torturas supuestamente infligidas por los agentes. Ese desenlace refuerza la oportunidad de su lucha contra un sistema opresor que solo ellos se atreven a combatir.

Los disturbios y su ineludible corolario de palos se convierten en producto propagandístico de primer orden. Son la coartada para otra manifestación, esta vez de repulsa contra la represión policial y en la que ya no se pide el fin de la guerra o la retirada de las bases, sino la dimisión del alcalde o del ministro del Interior. La causa justa se ha convertido en su causa revolucionaria. Si hay suficientes manifestantes se vuelve a liar tal y como pasa en Grecia, que encadenan disturbios durante semanas enteras. Hemos vuelto al principio, a la acción, que desencadenará una nueva represión y esta otra acción, acaso más violenta, y quizá con un apoyo popular renovado. Es una espiral endemoniada que a veces se reproduce con fidelidad a los textos iniciáticos de los que beben los líderes de esta guerrilla tan urbana como poco espontánea.

Minimanual del guerrillero urbano
El brasileño Carlos Marighella es el padre de la guerrilla urbana. Nacido en 1911, militó durante casi toda su vida en el Partido Comunista de Brasil (PCB) hasta que, cumplidos los 55, se radicalizó, viajó a La Habana y allí parió la idea de trasladar la guerrilla castrista al entorno de las populosas ciudades brasileñas. Tras ser expulsado del PCB fundó la Acción Liberadora Nacional (ALN), integrada por jóvenes revolucionarios para los que preparó una pequeña guía, el Mini-manual do guerrilheiro urbano. El librito en cuestión tuvo un éxito sorprendente, fue traducido a muchos idiomas y se convirtió en la biblia de los revolucionarios de ciudad de todo el mundo. Pero Marighella no pudo verlo; en 1969, poco después de terminar su manual, murió tiroteado por la policía en São Paulo cuando ponía en práctica sus propias teorías.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El castellano no perjudica la salud
José Domingo La Razón 11 Marzo 2012

Los voceros y los responsables políticos del catalanismo se alarman y ponen el grito en el cielo porque algunos padres pretenden incrementar las horas lectivas en castellano en las escuelas catalanas. Les acusan de romper la convivencia.

Vista la furia con la que defienden las virtudes del método de inmersión lingüística obligatoria en catalán resulta incomprensible que la UNESCO no haya aconsejado exportar el modelo a todos los países del mundo y que pedagogos finlandeses no peregrinen a la sede del Departamento de Enseñanza a aprender de tamaña excelencia. Todavía es más extraño que lo más granado de la élite catalana –entre ellos, algunos de sus honorables e ilustres dirigentes– esquiven tan «beatífico» sistema y matriculen a sus hijos en centros docentes franceses, alemanes, británicos e incluso suizos.

Lo que es incuestionable es que las autoridades catalanas han dictaminado que estudiar en castellano es nocivo para el catalán. De ahí su obstinación en evitar que cualquier alumno resulte contaminado por el contacto con materias en español. ¿De verdad es tan lesivo? ¿Acaso instruir algunas horas en castellano atonta? Millones de niños en el mundo cursan sus estudios en este idioma, con el que se identifican, y sus resultados dependen de su esfuerzo y de la calidad del sistema educativo. Los datos de la propia Generalitat desmienten el tremendismo catalanista. Es necesario recordar que la mayoría de los que iniciaron la EGB en el curso 78-79 y siguientes cursaron sus estudios en escuelas bilingües, la inmersión obligatoria comenzó a partir del año 92. Pues bien, la Generalitat convalida automáticamente el nivel C de catalán a quienes terminaron el BUP a partir del curso 88-89, por lo que presume que todas estas personas tienen conocimientos más que suficientes de catalán.

Ninguna norma reconoce el derecho a ser educado en castellano en España. En cambio, el vigente Estatuto de Autonomía de Cataluña sí incluye el derecho –y obligación– de las personas a ser educadas en catalán. El absentismo de los gobiernos de la nación en esta materia ha sido escandaloso. Ha llegado la hora de corregirlo. La Ley debe garantizar la escolarización en castellano también a los catalanes. Quienes quieren lo mejor para sus hijos, que sean educados en catalán y en el idioma nacional de forma equilibrada, no tienen por qué soportar linchamientos ni convertirse en héroes. Debería bastarles con rellenar la hoja de matriculación en un colegio o instituto.

José Domingo
Presidente de Impulso Ciudadano y ex diputado del Parlamento de Cataluña

En castellano y en catalán
El Editorial La Razón 11 Marzo 2012

La prueba más evidente de que el conflicto lingüístico en Cataluña raya con lo kafkiano y abunda en cinismo político es que los defensores más acérrimos de la preeminencia del catalán sobre el castellano recurren a los periódicos y a la prosa en castellano para su cruzada, una especie de esquizofrenia propia de la patología nacionalista. Cabría pensar que los tribunales en esta comunidad autónoma están vacunados contra ese mal, pero a juzgar por la sentencia del Tribunal Superior de Justicia, dada a conocer el pasado jueves, es evidente que no. Su pirueta jurídica es más propia de una pista de circo que de la administración judicial. Recordemos el proceso. Hace año y medio, en diciembre de 2010, el Tribunal Supremo estimó la demanda de varias familias catalanas a las que la Generalitat les negó la escolarización en castellano de sus hijos.

El Alto Tribunal sentenció que tanto el catalán como el castellano deben ser lenguas vehiculares de aprendizaje, y no sólo la primera como exige la legislación autonómica. Es decir, el Supremo estableció los límites de la inmersión lingüística que desde hace 30 años se practica en la escuela con manifiesta marginación del castellano. Pasaron los meses y como la Generalitat no se daba por aludida, el Supremo instó al Superior de Cataluña a que velara por la ejecución de la sentencia. Tras un tedioso trabajo de leguleyos que no merece mayor detalle, el tribunal catalán falló la pasada semana con el pasteleo conocido: desaira la decisión del Tribunal Supremo, avala la inmersión lingüística de los nacionalistas y relega el castellano a una lengua para cuya tutela efectiva debe recurrirse al juez. Es decir, cuando una familia desee escolarizar a su hijo en castellano debe pedir el auxilio de la Justicia, lo que es una burla al Estado de Derecho.

Ni que decir tiene que la presión de los nacionalistas sobre el tribunal autonómico ha sido avasalladora, hasta el punto de que la consejera de Educación no se privó en afirmar públicamente que jamás acataría una sentencia que colocara al castellano a la misma altura que el catalán. Los socialistas se han sumado con entusiasmo a esta postura y no consta que Rubalcaba haya expresado su rechazo, de acuerdo a su promesa de defender lo mismo en todas las partes de España. En todo caso, el contencioso no termina aquí y la pelota vuelve al Tribunal Supremo, cuya obligación es velar por los derechos de todos los españoles. Tarea que no sólo incumbe a la Justicia, sino también a los poderes públicos, empezando por el Gobierno de la nación. Por su parte, los nacionalistas deberían recapacitar sobre su fanatismo lingüístico, que les aproxima a quienes en la dictadura franquista arrinconaron el catalán, porque las lenguas no son de los territorios, sino de las personas. Y cuando se trata de la enseñanza, su elección es un derecho inalienable de los padres.

! Y dale con la traca ¡
Nota del Editor 11 Marzo 2012

¿ A ver donde aparece en la CE el deber de conocer lengua regional alguna ? La CE dicta el deber de conocer el español. Quien quiera aprender lenguas regionales, pues como si quiere aprender chino.

España no tiene el deber de enseñar en las lenguas regionales, salvo en la primera etapa para quien lo desee al tratarse de la lengua materna y en
las regiones donde haya. Los españoles tienen el deber de conocer el español y por tanto el estado sólo tiene la obligación de disponer del sistema
educativo en español.

¿Rige la Constitución en Cataluña?
Roberto L. Blanco Valdés La Voz 11 Marzo 2012

En 1951, trece padres de la localidad norteamericana de Topeka presentaron una demanda contra el Departamento de Educación de su ciudad, denunciando la segregación racial a la que sus hijos eran sometidos. Tras un largo pleito judicial, el asunto acabó en el Tribunal Supremo federal, que en 1957 dictó una de las sentencias más decisivas de la historia americana: la del caso Brown frente al Departamento de Educación de Topeka. En ese pronunciamiento judicial, que supuso el principio del fin de la ignominia de la segregación racial, el Supremo no se limitaba, claro está, a dar la razón a los padres recurrentes, sino que establecía una doctrina que debía ser aplicada con carácter general, «a los demandantes y a todos los que se encuentran en una situación similar»: que en el campo de la enseñanza pública no tenía cabida constitucional la doctrina de separados pero iguales.

Cuando nuestro Tribunal Supremo, en sentencias reiteradas, ha fallado a favor de los padres que reclamaban contra la inmersión lingüística en Cataluña, al entender que aquella violaba los derechos de sus hijos derivados del principio constitucional de cooficialidad entre el castellano y las lenguas regionales, tampoco sus magistrados se limitaron a dar la razón a unos concretos recurrentes. Al contrario, el Supremo ordenaba, en aplicación de la clarísima doctrina sentada por nuestro Tribunal Constitucional, que la Generalitat debería tomar cuantas medidas fueran precisas «para adaptar su sistema de enseñanza a la nueva situación creada por la declaración de la sentencia 31/2010, del TCE, que considera también al castellano como lengua vehicular de la enseñanza en Cataluña junto con el catalán».

Y es que, partiendo del elemento basilar de que la definición estatutaria del catalán como lengua propia «no puede suponer un desequilibrio del régimen constitucional de ambas lenguas en perjuicio del castellano», esa sentencia 31/2010, sobre el Estatuto catalán, establecía, entre otros principios, que «el castellano no puede dejar de ser también lengua vehicular y de aprendizaje en la enseñanza» en Cataluña.

En aplicación de tan inequívocos pronunciamientos, el Tribunal Superior de Justicia catalán dictó en julio del 2011 un auto en el que daba a la Generalitat un plazo de dos meses para adaptar el sistema educativo a lo en ellos fijado en materia lingüística. Lo que la Generalitat debería haber hecho en consecuencia no tiene duda alguna: acabar con la inmersión y disponer lo necesario para asegurar la presencia del castellano como lengua vehicular. No lo hizo, aunque carecía de cualquier base legal para justificar su negativa. Ahora cree tenerla: y es que en clara violación de lo dispuesto por el TCE y el Tribunal Supremo, un nuevo auto del Tribunal Superior de Cataluña, aprobado por los pelos (23 a 22), corrige el anterior y deja sin efecto la doctrina del Supremo «en cuanto se refiere al entero sistema de enseñanza en Cataluña».

La Constitución española dispone en su artículo noveno que los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico. Sencillamente no es verdad. En materia lingüística, los poderes públicos de Cataluña pueden pasarse el ordenamiento jurídico por el arco del triunfo.

Choque de Tribunales
JOSÉ ANTONIO PORTERO MOLINA La Opinión 11 Marzo 2012

CATEDRÁTICO DE DERECHO CONSTITUCIONAL DE LA UNIVERSIDAD DE A CORUÑA

En semanas como esta necesitaría varias columnas pero no teman. Como Cicerón, nada diré del taco armado por Ruiz Gallardón con lo de la violencia estructural que disuade a la mujer de su libre decisión de ser madre. Son heroínas que lo pagan caro en su promoción profesional, su actividad laboral, sus salarios y sus relaciones sociales. ¿Para cuándo el año de lactancia, más guarderías dignas y baratas si no gratuitas y, ya puestos, un detalle con los abuelos que no damos abasto? Si se trata de eso, adelante. Nada diré de la huelga general que no es ahora, en este siglo y en este país del primerísimo mundo, el medio adecuado para manifestar el legítimo cabreo que comparto. Ni hablaré de ese pájaro al que ha enjaulado la jueza por lo de los ERE. Ni escribiré de la dación en pago, tímida sí, pero que los socialistas rechazaron de plano, ¿o sólo Zapatero? Y, en fin, callaré sobre la exigencia de ETA al Gobierno francés. De esa gente sólo me interesa su final. Ni su arrepentimiento, ni sus peticiones de perdón a las víctimas, ni sus propuestas ridículas.

Les hablaré del nuevo choque de Tribunales a cuenta del que dicen inexistente conflicto lingüístico en Cataluña. El Tribunal Constitucional declaró inconstitucional en 2010 que el catalán pueda ser de uso preferente en las administraciones públicas aunque lo sea de uso normal, y afirmó que el castellano no puede dejar de ser lengua vehicular y de aprendizaje en la enseñanza. Es doctrina antigua del TC reiterada porque hay quien la ignora.

Resulta que en 2006, ¡ya le vale!, unos padres pidieron a la Generalitat que el castellano fuese lengua vehicular de modo equitativo y proporcional con el catalán en la enseñanza. Desatendida la petición hubo recurso ante la Sala de lo contencioso del TSJC que lo desestimó. Recurrida la sentencia ante el TS, éste reconoció el derecho de las familias, instando además a la Generalitat a adoptar las medidas necesarias para adaptarse a la situación derivada de la sentencia del TC de 2010.

Ante el silencio de la Generalitat las familias pidieron la ejecución de la sentencia y la Sala de lo contencioso del TSJC dio un plazo de dos meses para adaptar el sistema de enseñanza. Recurrido ese auto, el Pleno del TSJC ha reconocido el derecho de los padres, sólo de ellos, a un tratamiento especial pero declara la corrección del actual sistema de enseñanza que, como se sabe, reduce el castellano en los centros a la hora de enseñanza de esa lengua. El asunto continuará pero, de momento, se burla la doctrina del TC y del TS que ya advirtió que, siendo aceptable dar al catalán un trato diferenciado sobre el castellano para enjugar su déficit histórico, lo sea en una proporción razonable que no haga ilusoria o aparente la presencia del castellano como lengua vehicular.

Hay quien sostiene que el TSJC evitó un choque con una sentencia equilibrada porque el déficit del catalán justifica la gran desproporción a su favor en la enseñanza; porque el castellano está garantizado por su superior presencia social y por las familias; porque los escolares catalanes son igualmente capaces en ambas lenguas y porque no hay allí conflicto de lenguas. Es opinable.

Opino que el déficit, si existe, puede ser ya fruto exclusivo de la libertad de los hablantes y no de la coacción; que quien debe garantizar su uso vehicular es la administración educativa que es a quien va dirigida la sentencia; que con una hora de enseñanza la capacidad para manejarse en un idioma será menor que en el otro, como saben los escolares españoles de siempre; que si no hay conflicto es porque rebelarse, como la familias del recurso, resulta muy ingrato. Sostengo desde hace tiempo que Cataluña requiere un trato diferente, inteligente y prudente porque, aunque nacidos para incordiarnos, parafraseo el título del libro de Relaño sobre el Madrid y el Barsa, entre familiares tan íntimos como somos los vínculos no rompen y nos quedan siglos de pasar juntos. El acomodo, la conllevancia, de Cataluña puede, quién sabe, resolverse in extremis, es decir, sin romper, con una reforma constitucional o con un referéndum estilo Quebéc, pero ambos parecen distantes. Mientras tanto seguiremos discutiendo, votando y pleiteando. Como en cualquier familia. Esta vez el TSJC ha metido un gol, pero el partido sigue.

Dentro del juego
La izquierda abertzale está ya en las instituciones y los demás partidos deberían centrar sus esfuerzos en ponerla en el sitio que le corresponde por sus déficits democráticos
KEPA AULESTIA http://www.diariovasco.com 11 Marzo 2012

La comparencia del lehendakari en el Parlamento volvió a suscitar el eterno dilema de 'qué hacer con la izquierda abertzale'
Los partidos corren el riesgo de enredarse en movimientos tácticos y elucubraciones metodológicas para retrasar el próximo éxito de la exBatasuna
La comparecencia del lehendakari López el pasado jueves en el Parlamento Vasco volvió a suscitar el eterno dilema de 'qué hacer con la izquierda abertzale'. Desde hace diez años la política democrática ha venido intercambiándose la respuesta con la Justicia. Garzón ordenó la suspensión total de las actividades de Batasuna en agosto de 2002, tomando la delantera a la aplicación de la nueva Ley de Partidos. Ello permitió que unas siglas se entusiasmaran con la medida, otras la defendieran en nombre de la legalidad y las formaciones democráticas del espectro nacionalista la rechazasen mientras se beneficiaban electoralmente de sus efectos. Diez años después, con la izquierda abertzale legalizada de facto a través de Bildu y Amaiur, nos encontramos a la espera de que el Tribunal Constitucional se pronuncie sobre la inscripción de Sortu en el registro de partidos políticos. Y cuando a la legislatura le quedan meses para concluir, surge el problema de su eventual presencia ante la ponencia parlamentaria sobre la convivencia.

Poco importa si el país necesita o no esa ponencia para 'convivir'. En una sociedad acostumbrada a la abundancia de artilugios políticos nada parece sobrar en la mesa. La cuestión suscitada por Antonio Basagoiti es cómo mantener a raya a la izquierda abertzale a sabiendas de que, tras los próximos comicios, regresará al Parlamento Vasco. Cómo establecer las reglas de funcionamiento de una subcomisión parlamentaria, que a lo sumo se reunirá media docena de veces, sin que su agenda acabe sometida a los requerimientos de los herederos de Batasuna. Cómo evitar que, incluso antes de que hablen de nuevo las urnas, haya un runrún institucionalizado en Euskadi que incomode la parsimoniosa actitud del Gobierno central en el tema. Los partidos corren el riesgo de enredarse en movimientos tácticos y elucubraciones metodológicas para retrasar el próximo éxito de la izquierda abertzale. Pero azorados a la búsqueda de una estrategia de contención se olvidan de una tarea primordial: identificar en las fallas democráticas que presenta la izquierda abertzale los factores de ventaja con los que juega.

Hay dos principios democráticos que debieran contar más que cualquier otro en el ejercicio de la política; mucho más que ese al que la izquierda aber-tzale y sus voceros recurren cuando reclaman que todos los proyectos tienen que concurrir en igualdad de oportunidades para poder hacerse realidad. Esos dos principios fundamentales son, en primer lugar, que el Estado de Derecho es un todo a asumir íntegramente, aunque sea de manera crítica, puesto que resulta ventajista y nada democrático aceptar algunas de sus reglas y rechazar otras a conveniencia. En segundo lugar, que en democracia nadie puede pretender contar con más peso que el que le brinden los sufragios que obtenga; nadie puede concurrir al diálogo y a la negociación institucionalizada alegando razones históricas, morales o fácticas con el propósito de añadir un plus disuasorio o coercitivo a su representatividad.

No es necesario recordar que la ilegalización de la izquierda abertzale fue debida precisamente a que trataba de complementar el apoyo que obtenía en las urnas con la amenazante cobertura que prestaba al terrorismo etarra. Está claro que la renuncia a la coacción armada dará pie a que los herederos de Batasuna puedan registrarse como partido político. Pero hay otra renuncia que, expresa o implícitamente, le es exigible aun sin ser causa de ilegalización: que deje de hablar de las condiciones de la paz, unas veces como si el «cese definitivo de las actividades armadas» por parte de ETA pudiera ser reversible y otras como si el resto de la sociedad y las instituciones tuvieran que abonar un canon de acceso a la disolución de la banda terrorista a cuenta del Estado de Derecho.

Que la izquierda abertzale se erija en heredera de «cincuenta años de lucha» no solo resulta doloroso para las víctimas por la carga violenta que comporta tal pretensión, es también insultante para un país cuya historia se obstina en narrar desde una épica justificadora del terror como sistema. Pero cuando tan sesgada interpretación del pasado pasa de las proclamas a la mesa de negociaciones en que los sucesores de Batasuna tienden a convertir todo diálogo, no solo se resienten los valores; se resienten también las cuadernas del sistema democrático. Porque tratan de incrementar el peso electoral con argumentos que harían de la izquierda abertzale la fuerza que perpetuaría una peripecia heroica colectiva; fedataria de todo un pueblo que, en justicia, solo podría ser representado por su irreductible autenticidad.

El déficit democrático que presenta la izquierda abertzale no se encuentra únicamente en su negativa a condenar la violencia de ETA o a exigir su desaparición. Está también en su selectiva aceptación o rechazo de las reglas de la convivencia y del Estado de Derecho, como cuando gobiernan instituciones públicas y, al mismo tiempo, cuestionan la legitimidad del poder judicial. Y está en la 'sobrerepresentación' que pretende alcanzar por razones fácticas -los presos-, históricas -el conflicto- o de mérito -la lucha-. Mientras los demás partidos se entretengan calculando cómo restarle ventajas a la izquierda abertzale manteniéndola fuera de juego -cuando en realidad está muy dentro-, perderán la oportunidad de batirse con ella denunciando su falta de homologación democrática de sus particulares reglas y actuando en consecuencia en el terreno de las alianzas.

El acoso al castellano
Más de 500 familias luchan en los tribunales
Cientos de padres se suman a la cruzada emprendida por tres alumnos para que el español sea vehicular en Cataluña
Las familias buscan que la situación se corrija para el próximo curso
Ana Domingo Rakosnik La Razón 11 Marzo 2012

BARCELONA- La Generalitat de Cataluña esgrime que, diga lo que diga la Justicia, no es de recibo modificar todo el sistema educativo de inmersión lingüística para atender a las peticiones de sólo tres familias. Más allá de las consecuencias jurídicas del posicionamiento del Gobierno catalán, lo cierto es que no son sólo tres familias las que han recurrido a los juzgados para que sus hijos puedan educarse tanto en catalán como en castellano, sino más de 500. Así lo aseguró ayer a este diario Ángel Escolano, abogado de Convivencia Cívica y representante de estas familias.

Escolano calcula que en los próximos meses recibirá la resolución de trece procesos judiciales más y en menos de dos años de otros 500. Lo que evidencia de forma objetiva que los que llevan más de seis años batallando en los tribunales para que los derechos de sus hijos sean reconocidos en la práctica y no sólo en el papel no están solos. Una realidad que viene a desmontar, una vez más, los argumentos mediáticos del Ejecutivo catalán en su cruzada contra el castellano.

Pero, de momento, el siguiente paso del letrado y de los demandantes en este largo periplo pasa por recurrir en casación el último autor del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Escolano aseguró ayer que el escrito será presentado el lunes 19 de marzo ante el TS. Y, como avanzó ayer a este diario, el redactado pondrá en evidencia que el TSJC «contradice literalmente al Supremo y a las cinco sentencias firmes de este tribunal que obligan a la Generalitat a que el catalán y el castellano coexistan de forma equilibrada en las aulas».

«La inmersión lingüística es ilegal, así lo ha dictado el Tribunal Supremo», aseveró el letrado para añadir que «lo declara también la propia Generalitat, que en sus escritos judiciales niega «que exista inmersión lingüística en las aulas y defiende de que se trata de conjunción lingüística».

«Miente también el Gobierno catalán, cuando asegura que el Tribunal Supremo ejerce de legislador porque lo que establece en sus fallos es cómo aplicar la Ley, teniendo en cuenta además, la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut de Cataluña», resaltó Escolano. Lo que dictó el Constitucional es que «cuando se habla del catalán como lengua vehicular se ha de entender que necesariamente el castellano también lo es», recordó el abogado. Por lo tanto, no cabe prestar una atención individualizada a los hijos de los demandantes sino que el sistema educativo de Cataluña debe ser bilingüe. En cualquier caso, el TSJC debe ejecutar las sentencias del Supremo, como órgano jurisdiccional inferior que es.

No una materia más
En cuanto a qué medidas deben llevarse a cabo y cómo deben implementarse para que la presencia del castellano en las aulas sea real y efectiva es competencia del propio Gobierno catalán, el único límite radica en que no sea tratado como lengua extranjera, o lo que es lo mismo, que no se imparta como una materia más dos horas a la semana.

Escolano apuntó que pedirá la tramitación preferente del recurso para intentar que la situación esté corregida el próximo curso.

Mar Sicilia: «Sólo pedimos a la Generalitat que se cumpla la Ley»
Madre de una niña
Madre de un niña de cuatro años, Mar Sicilia solicitó, junto a otros padres y por escrito, a la Consejería de Enseñanza que su hija recibiera una educación bilingüe en el colegio concertado de Castelldefels al que asiste. De eso hace casi un año y hasta ahora no ha obtenido respuesta alguna. «Tenemos suerte de poder hablar y estudiar en castellano y catalán, ¿por qué no aprovecharlo?», se lamenta Sicilia y, añade, «mi hija tiene que estudiar en catalán, ¡claro!, pero también en castellano, como lo hice yo, porque no quiero cerrarle oportunidades». Más aun, «estaría de acuerdo en una educación trilingüe», destaca. Sicilia no ha recurrido aún a los tribunales para que su hija vea reconocidos sus derechos lingüísticos, pero no lo descarta. «Haré lo que haga falta para ayudar». «No entiendo lo que está pasando», dice sobre el último auto del TSJC. «Se ha de acatar lo que dicta el Supremo». Y,no de forma individualizada, porque eso sería «una discriminación absoluta». Una exclusión que ya siente por parte de algunas familias y de la propia Administración, que mantiene el silencio. «Parece que lo único que les interesa es el conflicto político y lo que están creando es un problema social», apunta.

E. López-Doriaga: «La actual atención individualizada es un fraude absoluto»
Padre de tres hijos
Catalán, casado con una navarra y padre de tres hijos, Eduardo López-Doriaga lleva años luchando para que sus tres hijos puedan educarse tanto en castellano como en catalán, porque tiene claro que «la lengua es fundamental para desarrollarse laboralmente», entre otros motivos. Su lucha comienza en 2006 ante la Consejería de Enseñanza y hace escasos meses la llevó ante los tribunales. Entre tanto, consiguió que a sus dos hijos menores se les prestara atención individualizada –aunque defiende que todo el sistema debe ser bilingüe– pero comprobó que en Cataluña no existen libros de texto en castellano y que algunos profesores obligaban a los alumnos a responder exclusivamente en catalán. Asume que sus hijos, como escolares, no se beneficiarán de un sistema educativo con dos lenguas vehiculares –su hija mayor, de doce años, estudia en Navarra–, pero como presidente de la Asociación por la Tolerancia no piensa tirar la toalla.


Cataluña
“¿Que un parlamento [autonómico] ha votado mayoritariamente la inmersión? También a principios del siglo XX en Estados Unidos parlamentos con mayorías absolutas votaban leyes que impedían a los negros sentarse en los autobuses junto a los blancos”
Redacción www,vozbcn.com  11 Marzo 2012

Consuelo Santos Neyra, una de las madres cuyos recursos han generado las cinco sentencias del Tribunal Supremo que obligan a la Generalidad de Cataluña a reintroducir el castellano como lengua vehicular escolar junto al catalán, este viernes, durante una entrevista en Catalunya Ràdio:

“Que se introduzcan un par de asignaturas en castellano creo que no es nada horroroso, ni por eso los niños van a dejar de aprender el catalán. [...] Lo que quiero es que mi hija en el colegio vaya a clase y dé un par de asignaturas en castellano, que creo que es la cosa más natural del mundo porque eso es lo que hay en la calle, en la que hay bilingüismo, y la lengua propia de la mitad de los catalanes es el catalán y la de la otra mitad el castellano. Esa naturalidad que hay en la calle, que se lleve a las aulas. ¿Que tienen que cambiar el sistema? Pues que lo cambien porque es un sistema totalmente injusto. [...] Yo nunca pretendo que los demás cambien la lengua cuando yo hablo, igual que no pretendo que los demás me hagan cambiar la lengua a mí cuando sé que los dos nos entendemos cada uno en nuestra lengua.

[...] Yo también tengo mis derechos. ¿Que ha habido un Parlamento [autonómico] que ha votado todo esto [de la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán] mayoritariamente? Muy bien, también a principios del siglo XX en Estados Unidos parlamentos con mayorías absolutas votaban leyes que decían que los negros no podían sentarse en los autobuses junto a los blancos, o los niños de color no podían ir al mismo colegio que los blancos.

[...] No son tres familias [las que han solicitado educación bilingüe], ya, de momento, son 500, y más de 50.000 firmas presentamos hace unos años una ILP solicitando al Parlamento [autonómico] de Cataluña la enseñanza bilingüe, en catalán y en castellano.

[...] Yo quiero que mi hija tenga los mismos derechos que un niño catalanoparlante, que pueda estudiar en su lengua materna, que además es lengua oficial. [El castellano] es la única lengua oficial del Estado y cooficial en Cataluña, no estoy pidiendo que escolaricen a mi hija en swahili. [...] A mí, que el señor Mas me diga que la inmersión lingüística es el mejor sistema y él no haga lo mismo con sus hijos, para mí, eso es de ser un sinvergüenza.

[...] Lo que no puede ser es que aquí estemos como en los años 30 en la América de los blancos y los negros“.



Recortes de Prensa   Página Inicial