AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 11 Abril 2012

¿Hay esperanza de reforma autonómica con Rajoy?
EDITORIAL Libertad Digital  11 Abril 2012

Desde hace ya muchísimo tiempo las agencias de calificación de riesgo, diversos analistas nacionales y extranjeros, y nuestros socios comunitarios vienen alertando sobre el lastre que para nuestra recuperación económica constituye el actual modelo autonómico. La propia Faes hizo público también hace ya más de un año un informe presentado por José María Aznar que cuestionaba muy seriamente el diseño del actual Estado Autonómico por su insostenibilidad.

Este lunes, Esperanza Aguirre ha planteado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la necesidad de "revisar todo el Estado de las autonomías de raíz". Para Aguirre es "vitalmente necesario adelgazar el Estado y cortar las duplicidades que se están dando en España". En este sentido, la presidenta madrileña ha propuesto ceder al Estado central las competencias de sanidad, educación y justicia.

Por su parte, el expresidente Aznar, en un acto conmemorativo de la Constitución de Cádiz, ha vuelto a hablar de la necesidad de una "gran política nacional", de "la defensa de la España de todos, más unida que nunca", mientras que, en conversación informal, ha llegado a señalar taxativamente que la "prima de riesgo es consecuencia de la nación", entendiéndose por tal el actual modelo autonómico.

Pues bien. A pesar de todas estas declaraciones, y a pesar también de que la prima de riesgo de la deuda española se ha vuelto a disparar y la bolsa a desplomar, Mariano Rajoy se ha limitado a manifestar que "ni se plantea" el debate sobre el modelo autonómico. Negándose a hacer más declaraciones, el presidente del gobierno ha esquivado a los periodistas, para lo cual ha tenido que salir del Senado por el garaje.

Pocas imágenes como esta dan la impresión de que Rajoy, a pesar de sus apelaciones a la necesidad de reformas, aspira a ser, en realidad, el buen gestor de un insostenible statu quo. Y es que un proyecto de reformas que no incluya de manera prioritaria un profundo cambio del actual modelo autonómico es, lisa y llanamente, una auténtica tomadura de pelo. El despilfarro y la desvertebración a los que nos aboca constituyen un problema demasiado grave como para despacharlo con simples retoques o llamadas a la responsabilidad sin mayores consecuencias. Rajoy ya ha demostrado con hechos que no considera contraproducente para la recuperación económica la subida de impuestos con la que viola, además, los compromisos y principios que su partido enarboló ante los electores. Lo malo es que también está demostrando que quiere rehuir cualquier reforma que pueda soliviantar a los nacionalistas, especialmente a CiU. Y eso, aun a riesgo de hacer inverosímil sus pretensiones de reducción del déficit en las que las comunidades autonómas tienen un papel esencial.

Ante el debate planteado por Esperanza Aguirre, Rajoy, tal y como ya hiciera hace más de un año cuando lo planteó Aznar, prefiere ignorar nuevamente que la falta de contribución de las autonomías al control del déficit y del endeudamiento tiene un origen estructural, que no es otro, precisamente, que el pésimo diseño de nuestro modelo autonómico; un modelo que, entre otras cosas, no hace recaer sobre los gobiernos autonómicos los costes electorales de la recaudación de impuestos pero sí lo beneficios electorales que procura su gasto.

Mucho tendrá que cambiar Rajoy si quiere dar credibilidad a su supuesto afán reformista. Mucho tendrá que cambiar si no quiere convertirse él mismo en un factor esencial de nuestra prima de riesgo.

Autonomías en el punto de mira
El Editorial La Razón  11 Abril 2012

Aunque el acelerón reformista que pegó el presidente Rajoy la tarde del lunes para recortar el gasto público en otros 10.000 millones de euros (7.000 en Sanidad y 3.000 en Educación) no haya impresionado a los mercados bursátiles ni a los de deuda, sí ha sido lo bastante convincente como para mantener a raya movimientos especulativos mucho más agresivos y demoledores. Que la Bolsa española perdiera ayer casi un 3% y que la prima de riesgo superara los 430 puntos no obedece sólo a motivos domésticos, sino que debe analizarse en un contexto europeo negativo, con caídas generalizadas y un encarecimiento de la deuda soberana, sobre todo de la italiana. Carecen del más mínimo rigor, por tanto, los augurios de que España estaría al borde del rescate.

Los responsables de la UE han sido muy explícitos en mostrar su apoyo al plan de Rajoy y ayer mismo el portavoz de la Comisión reiteró que va en la buena dirección, por más que falten algunas incógnitas por despejar, entre ellas los ajustes de las comunidades autónomas. Precisamente la cuestión autonómica centró ayer buena parte del debate político, con advertencias inequívocas del ministro Montoro y del propio presidente del Gobierno hacia las comunidades que no se ajusten a los límites de déficit y de gasto, sin descartar, incluso, la intervención en junio de las incumplidoras. La situación es de extrema gravedad y no caben irresponsabilidades ni poses exhibicionistas de «soberanía» por parte de las autonomías. Le corresponde al Gobierno de la nación, que es el que da la cara en Europa, marcar el ritmo y las reglas del juego.

Y los gobiernos autonómicos están obligados a secundarlas, ya no sólo por lealtad constitucional, sino por imperativo legal. De ningún modo es admisible que unas pocas autonomías, sea por soberbia partidista o por demagogia electoral, pongan en jaque la credibilidad y la estabilidad financiera de toda la nación. Por tanto, se acabó esa política de vuelo gallináceo que han practicado muchos gobernantes regionales, más atentos a subvencionarse el voto que a gestionar con eficiencia. España se halla en una encrucijada histórica y no hay espacio para las frivolidades. El Gobierno ya ha anunciado su voluntad de adelgazar las administraciones, eliminar duplicidades y replantear competencias. Ésta es la tarea que se debe abordar con urgencia, en paralelo con unos presupuestos autonómicos fiables y serios. Y quede para más adelante el debate, más radical y de fondo, planteado ayer por la presidenta madrileña, quien propone que el Estado recupere las competencias en Sanidad, Educación y Justicia. A Aguirre no le faltan coraje ni lucidez para exponer en voz alta lo que mucha gente piensa. Sin embargo, habría que evaluar cuidadosamente los pros, los contras y la oportunidad de hacerlo ahora, con otras urgencias sobre la mesa.

Esperanza Aguirre
Bendito centralismo
Pablo Molina Libertad Digital  11 Abril 2012

El año pasado, la región de Murcia comenzó a prepararse para recibir las competencias en materia de Justicia. Naturalmente lo primero que se hizo fue nombrar a un consejero sin cartera y a su nutrido elenco de altos cargos y asesores para que fueran preparando el terreno de cara a asumir la gestión judicial. Después llegaron las conversaciones con el gobierno de Zapatero para realizar el traspaso de forma ordenada. Todo parecía ir viento en popa hasta que llegó el momento de hacer números. Ahí el navío embarrancó y tras elaborar varias simulaciones matemáticas en una hoja de Excel y comprobar que económicamente el negocio iba a ser ruinoso para las arcas autonómicas, el presidente murciano decidió que donde mejor estaban las competencias de Justicia era en el ministerio del ramo. Acto seguido se cesó al consejero interruptus y se le recolocó en otras responsabilidades administrativas junto con su equipo de asesores, porque tampoco es plan de perjudicar la carrera política de los altos cargos del partido simplemente porque sus valiosos servicios hayan dejado de ser necesarios.

Y, por asombroso que parezca, no ocurrió nada. Los juzgados siguieron funcionando, los abogados continuaron trabajando en sus pleitos y los funcionarios de los tribunales cobrando su nómina a fin de mes. Que es exactamente lo que ocurriría con el resto de competencias troncales que las autonomías tienen transferidas, incluidas Sanidad y Educación, en el caso de que el gobierno las reclamara o los parlamentos regionales renunciaran a ellas. Los hospitales seguirían funcionando, las farmacias continuarían expidiendo medicamentos y los niños acudirían a clase como cualquier otro día.

La única diferencia es que los contribuyentes nos ahorraríamos varias decenas de miles de millones de euros –gracias a las ventajas de las economías de escala frente a los departamentos de gasto fraccionados en 17 compartimentos– y a que la casta autonómica tendría que sufrir un severo régimen de adelgazamiento.

Esto es lo que ha venido a proponer Esperanza Aguirre utilizando el lenguaje que mejor entiende el contribuyente medio, el mismo que prefiere un servicio eficiente sin importarle la filiación administrativa del cirujano o el profesor que debe prestárselo.

Hay quien sostiene que el problema de España no es el peso del sector público, actualmente por debajo de la media de los países europeos, olvidando añadir que esos otros países tienen una productividad muy superior a la española, de tal forma que lo que en el norte de Europa es asumible en términos de coacción estatal en nuestro caso es el camino más directo a la ruina.

Tras treinta años de satanización del centralismo, llegando a la imbecilidad supina de identificarlo con el franquismo –para esta gente los franceses deben ser todos unos fachas–, Esperanza Aguirre ha creído llegado el momento de poner en cuestión el desbarajuste de nuestra descentralización política. Ahora sólo tiene que dar el siguiente paso: convocar a la Asamblea de Madrid en sesión extraordinaria y aprobar la devolución de las competencias de Sanidad y Educación al gobierno, cuyo presidente ya ha dicho que ni en sus sueños más delirantes ha barajado jamás la hipótesis de reclamarlas.

La imagen de los consejeros de Aguirre entregando en los dos ministerios las llaves de los centros sanitarios y educativos, con Tomás Gómez al fondo colgado de una pancarta, haría bajar la prima de riesgo no menos de doscientos puntos en una tacada. Ahí te queremos ver, Esperanza.

Reforma educativa, sanidad y copago sanitario
Juan Vicente Santacreu Estrella Digital  11 Abril 2012

Mientras estoy escribiendo estos pensamientos de ciudadano indignado, Esperanza Aguirre le está plantando cara a Rajoy y al Sistema Autonómico pidiendo que se devuelvan al Gobierno de España las competencias de Justicia, Sanidad y Educación. Total, un ahorro de 48.000 millones de euros al año.

Un buen motivo para crear y apoyar la Plataforma Aguirre, y en Masby, lo vamos a mover.

Se acabó lo que se daba... ¡¡Cuantas veces lo he dicho!!. Esto tenía que ocurrir. ¿No estabas tan contento de que en España fuera todo gratis para todos?... para los unos y para los otros, para negros y blancos, nacionales y autonomistas, moros y cristianos, “mantas” y trabajadores, españoles y protestantes, -también llamados 15-M o antisistema-. Entre unos por tolerancia pasiva y otros por imbecilidad activa, habéis reventado el sistema económico español. ¿Y ahora qué?

España parecía la Sota de Bastos, mejor dicho la Puta de Oros. Pero hasta las putas tienen sus limitaciones y ahora como también las han prohibido, pues ni de putas iremos.

El tema era surrealista: abuelas pidiendo a la Seguridad Social pastillas anticonceptivas, moras pariendo a gastos pagados, niños rumanos con la ortodoncia pagada, “personos” desorientados sexualmente cambiando de sexo gratis, etc. En fin, un verdadero burdel descontrolado.

El problema viene ahora y me temo que me voy a “encabronar” muchísimo. Yo ni he ido de putas, ni me he cambiado de sexo, ni he tomado pastillas anticonceptivas, ni he parido... es más, en 20 años no he utilizado la Seguridad Social porque soy autónomo –y Dios nos concedió a los autónomos el privilegio de nunca enfermar- y llega ahora el PP y me dice que va a poner el copago a los que más trabajamos.

A ver si lo entiendo bien. Los autónomos y los que más trabajamos, aportamos religiosamente todos los meses los mayores impuestos para sufragar la sanidad y la educación a los más desfavorecidos y también, como no, a los sinvergüenzas. Además de impuestos, pagamos más a la Seguridad Social... ¿Y el PP quiere que además paguemos el “copago”? ¿Qué paguemos tres veces a la seguridad social: en impuestos, en medicamentos y en copago?

En educación, más de lo mismo. Por la renta y por ser españoles tenemos menos puntos para elegir colegio. Cualquier emigrante, por ser extranjero tiene más puntos que yo. Si además no somos borregos de “corralito” y queremos que nuestros hijos estudien en español en España, lo tenemos que llevar a un colegio privado.

¿Sigo, o con esto es suficiente?

Políticos del PP, habéis sido elegidos por la derecha y estáis gobernando para la izquierda. Eso Zapatero, aunque muy idiota, jamás lo hizo.

¿Sabéis lo que os digo políticos del PP? ¡¡Iros a la mierda!!

Así lo pienso y así os lo digo

Los verdugos gritan en España
Francisco Rubiales Periodista Digital  11 Abril 2012

En un alarde de cinismo sin precedentes, el PSOE, principal culpable del actual drama español, está empeñado en acosar y derribar al gobierno de Rajoy. No hace muchos días, convocó 50 ruedas de prensa en un sólo día, en toda España, para gritar contra el gobierno de Mariano Rajoy, al que está minando de manera implacable desde la oposición. Esa tarea de desgaste, generalmente lógica en democracia, se convierte en miserable y cínica en España por dos razones fundamentales: la primera es que el país, situado al borde de la ruina y en peligro de ser intervenido por Europa y el FMI, necesita más unidad y esfuerzo colectivo que el ácido político que el PSOE escupe cada día; la segunda es que los socialistas que tanto gritan lo hacen cargados de hipocresía y engaño, pues son ellos los que, con la política torpe, sectaria y corrupta de Zapatero, han llevado a España hasta la dramática situación actual.

Aptovechándose de la torpeza de Rajoy, de sus inexplicables errores y de los complejos acobardados del Partido Popular, el PSOE, comandado por Rubalcaba, un experto en destruir con escasa experiencia en construir, ha adoptado una estrategia lamentable que nada tiene que ver con el consenso y el esfuerzo común que España necesita. La demolición permanente y el uso del ácido en política sólo conducen a dividir, a sembrar odios y a proyectar mundialmente la imagen de una España que, además de estar arruinada, está convulsa, fragmentada y en peligro de estallidos sociales incontrolados.

La Historia ha demostrado hasta la saciedad que el PSOE es más un partido de destrucción que de construcción. Cada vez que ha gobernado ha fracasado, pero cuando ha sido oposición ha utilizado magistralmente su bien engrasado y eficaz aparato de propaganda para acosar a los adversarios e impregnar la sociedad con el recuerdo de afrentas del pasado, argumentos de odio y reivindicaciones imposibles, enardeciendo a los pobres, alimentando el rencor y crispandolo todo.

La verdad cruda de España es que su clase política es la gran culpable de sus desventuras y tragedias. La actuación presente del PSOE confirma que el mayor enemigo de España son sus partidos políticos y los políticos profesionales, incapaces de anteponer el interés general a los suyor propios. La estrategia impuesta al PSOE, en estos tiempos de crisis, por Rubalcaba, tras perder las elecciones contra Rajoy y obtener para su partido unos resultados lamentables, es, precisamente, la menos conveniente para la situación de crisis extrema que atraviesa España. En lugar de pedir perdón por haber conducido el país hacia el endeudamiento salvaje, el despilfarro, la corrupción y el fracaso, los socialistas pretenden ahora dinamitar al nuevo gobierno, elegido mayoritariamente por los españoles y culminar la destrucción del país alimentando el fantasma de la desesperación y el conflicto social, poniendo así el colofón al destructivo y sucio mandato de Zapatero, uno de los peores dirigentes políticos de la España moderna. En lugar de apoyar al gobierno en unas reformas que el mismo PSOE sabe que son imprescindibles para salir de la crisis y que los socialistas habrían tenido que asumir si hubieran ganado las elecciones, las dinamitan y presentan a la sociedad como traiciones. En lugar de arrimar el hombro para afrontar los infinitos problemas del país, se dedican a quebrar las piernas del adversario a patadas, tal vez con la miserable esperanza de heredar pronto los despojos de un país que ellos mismos han llevado hasta el abismo.

¡Zapatero debe ser castigado!

Voto en Blanco

“España es una dictadura legislativa”… y así nos va
S. McCoy El Confidencial  11 Abril 2012

Rendirse a la excelencia ajena suele ser buen ingrediente para cultivar la propia. Igual que de la mediocridad hay que huir como de la peste, frecuentar el talento y aprender de él son condiciones indispensables para la humildad, primero, y el esfuerzo, después. Pues bien, hoy me quito el sombrero ante el articulazo que mi amigo Fernando del Pino ha publicado en su blog (reproducido por Expansión) y que, por estructura y contenido, entra por méritos propios en la categoría de los imprescindibles. “Simplificar” es su nombre. Y el exceso normativo y la inseguridad jurídica como lacras a extirpar en España la tesis que defiende. El entrecomillado que encabeza este post es parte del texto original.

El arranque es excepcional. “Luego dicen que en España no se lee; desde luego, escribir, se escribe” concluye tras observar la publicación de más de un millón de páginas anuales (¡¡¡1.000.000 al año!!!) de disposiciones en los Boletines tanto del Estado como de las distintas Comunidades Autónomas. Su efecto sobre la productividad interior –y la competitividad externa- es inmediato: “los caprichos del legislador nos obligan a distraernos con asuntos completamente improductivos (…). Este problema es realmente un desastre nacional y nos está carcomiendo poco a poco. A pesar de ello, nuestros políticos siguen sin querer verlo ni darle importancia”.

Demasiadas normas (“que asedian nuestra libertad”), demasiado farragosas (“las leyes se valoran al peso”), demasiado volubles (“lo que imposibilita la planificación a largo plazo y la inversión”), intencionalmente difusas (“no existe el imperio de la ley, existe el imperio de la voluntad del político”) son las cuatro críticas principales que maneja, unas más constatables objetivamente que otras, a las que llega por mor de su experiencia empresarial. Todas encuentran su origen en la falta de contacto con la realidad de quienes han hecho de la política una profesión (¿recuerdan mi post del lunes sobre la necesidad de llevar al matadero a nuestros gobernantes?), esos que “han estado casi siempre en el lado de quien redacta la norma o la hace cumplir; casi nunca en el extremo de quien soporta sus consecuencias”. Chapeau.

Su conclusión no desmerece: “nuestros políticos creen que gobernar es hacer leyes. Pues bien, lo que necesita España es deshacer leyes. No añadir legislación, sino eliminarla; no regular más, sino desregular; no asfixiar la libertad individual, sino darle alas para que cree prosperidad. Si el Gobierno realmente quiere reformar España para salir de esta maldita crisis debería plantearse como uno de sus objetivos reducir drásticamente el número de normas y regulaciones. (…) También debería establecer un plan de simplificación de las normas más relevantes. Ambas medidas devolverían parcelas de poder tomadas coercitivamente a la sociedad civil. (…) Debemos sacudirnos de este yugo”.

Alguno podrá decir que se trata de un análisis superficial que carece de base analítica suficiente. Sin embargo, no es verdad. Un servidor ya recogió allá por julio de 2010 la correlación inversa entre intensidad legislativa y productividad e innovación identificada por los profesores del IE Francisco Marcos y Juan Santaló en un estudio entre 1988-2006 de las distintas comunidades autónomas: “por cada 100% que crecen las disposiciones locales, caen un 80% las solicitudes de patentes de la región y un 3,5% su productividad” (Valor Añadido, Un ejemplo práctico de lo que supone el cáncer autonómico para España, 22-07-2010). Echen cuentas.

Concluíamos entonces que “la ambición por acaparar competencias se ha convertido en un obstáculo para la unidad de mercado y la diferenciación económica como nación (…) Un proceso de difícil vuelta atrás que condena a España a un tiempo de dificultades más extenso que el de otros países de nuestro entorno. (…) Hay una percepción errada de que es el nivel de competencias el que determina la aceptación de los ciudadanos respecto a la clase política regional. Pues no, lo es la buena gestión. Y muchas veces ésta pasa por admitir errores, desandar parte de lo andado y construir la casa desde los cimientos y no desde el tejado. Hace falta determinación y valentía. ¿La habrá? Me temo que no pero por decirlo que no quede”.

Pues eso.

¿Cómo lo han hecho otros?
Juan Velarde Libertad Digital  11 Abril 2012

España no es la única nación que ha experimentado, en los últimos años, choques negativos de muchísima categoría. Ahora mismo contemplamos cómo la crisis actúa sobre el Reino Unido. En el año 2011, el crecimiento de su PIB fue sólo de un 0’5%. O bien en Holanda, donde descendió un 0’4%. Sin embargo otros, como sucede con Suecia y Finlandia han logrado, después de encontrarse en situaciones parecidas, actuar de manera tal que ellos no sólo han dejado atrás la crisis, sino que se convierten en algo así como profesores de lo que se debe hacer. ¿Es, pues, preciso, aprender de ellos?

Tengamos en cuenta que lo han conseguido gracias a una acción decidida en seis ámbitos simultáneos y muy concretos, que sirven precisamente de ejemplo para lo que, actualmente, debemos hacer los españoles. Veamos la relación.

El primero de estos ámbitos fue poner orden en el sector financiero, reorganizando el mercado crediticio para que no presentase situaciones de oscuridad, dejando de proceder de cualquier bolsillo ajeno, e incluso convirtiéndose en prestamistas a países en dificultades. Piénsese esto, en España, concretamente con lo sucedido hasta ahora con las Cajas de Ahorros.

El segundo, abordar sin miedo reformas estructurales esenciales. En España sería el caso de una modificación radical del funcionamiento del mercado de trabajo, prosiguiendo lo ya iniciado por Fátima Báñez.

El tercero fue reducir a medio plazo las cifras del déficit del sector público, precisamente la música que ha comenzado a oírse en el que se podría denominar Presupuesto Montoro para 2012.

El cuarto es el fomento de las exportaciones. Es una cuestión básica que por cierto está unida a la importancia de la educación rigurosa que existe en esos países. Para España es básico salir de un déficit que está situado entre los más altos mundiales, en cifras absolutas y en porcentaje del PIB, del mundo.

El quinto consiste en crear las bases que eliminen todo tipo de trabas para que se incremente la inversión privada en actividades económicas de cualquier índole. En el caso de España aconseja esto un cuidado especial para impedir las dispares disposiciones de las autonomías de tipo intervencionista.

Finalmente, el sexto es la observación de que la tarea había concluido, al contemplar una estabilización del mercado inmobiliario, con incluso una especie de revitalización de la actividad del sector de la construcción, tanto en el ámbito público como en el privado.

Estos seis retos los tenemos los españoles delante. Intentar soslayarlos sería, sencillamente, una temeridad. Pero, desde luego, acometer su superación supone desarrollar una política económica con molestias evidentes para una serie muy amplia de ciudadanos y de entidades. Es preciso que la política económica no se arredre ante las voces de estos grupos, que no tienen, por supuesto, el menor apoyo científico, porque no hay salida por otro lado. Y por supuesto es obligado que los dirigentes de la política económica, como hicieron los suecos y los fineses, persistan en sus acciones, sin dar un paso atrás. Si así hicieran, los laureles, con seguridad, vendrán después.

Las dos opciones de España: austeridad o quiebra
El inevitable desapalancamiento de España se puede afrontar de cuatro formas: con austeridad, elevada productividad, alta inflación o impago.
Raquel Merino Jara. Libre Mercado. Libertad Digital  11 Abril 2012

Hace un par de semanas, el columnista del Financial Times Wolfang Münchau auguraba a España un final fatal en un controvertido artículo. Según nos decía, acabaremos por despeñarnos por el precipicio del impago (default) al estar inmersos en una "trampa de deuda", aun cuando -o, más bien, a causa de- el gobierno llevara a cabo, firmemente, las políticas de austeridad en el gasto prometidas a Bruselas.

A lo largo del citado artículo, leemos una y otra vez el término de apalancamiento y desapalancamiento. La trampa de la deuda a la que Münchau se refiere pone el acento en este fenómeno crediticio. La situación española, efectivamente, es más que dramática. Cuando leemos aquello de que un país habrá de pasar por una recesión en V, W, L o U, no es otra cosa que la idea que se acaba de avanzar. El grado de intensidad y la duración dependerán, primero, de cómo haya sido la burbuja previa y, segundo, de las decisiones políticas que se tomen cuando la crisis emerja.

Efectivamente, son los procesos de apalancamiento y desapalancamiento en la economía, cuestión en la que incide Münchau, los que auspician los booms previos y los despeñamientos posteriores. Una burbuja del sector privado siempre viene de la mano de un fuerte apalancamiento del mismo. En su etapa final, el volumen de deuda en la economía es tan brutal que ya no se puede estirar más la capacidad de endeudamiento de los agentes. La recesión es la etapa subsiguiente en la que se lleva a cabo el desapalancamiento. Otra forma de referirse a estos fenómenos es como expansión y contracción crediticias.

Pues bien, desde finales de 2007, en España hemos pasado a la fase de desapalancamiento privado, asociada a su vez a procesos de deflación de activos (no de precios en general, sino especialmente de activos). Contracción del crédito significa básicamente dos cuestiones. En primer lugar, cesa la concesión indiscriminada de crédito debido a factores varios, como la delicada situación del sector bancario, la creciente morosidad o la caída en la calidad crediticia de los clientes. Y, en segundo lugar, hay esfuerzos masivos de los agentes sobreendeudados durante el boom por liquidar su deuda al tiempo que, lógicamente, éstos dejan de demandar crédito. El volumen de dinero en préstamo que se venía gastando para adquirir activos, bienes de consumo duradero y bienes de consumo más discrecional, y que propició la burbuja, colapsa.

Ha dado comienzo, pues, el proceso de desapalancamiento. Éste tiene una duración media total de alrededor de 7 años. Durante él, la economía se contrae bruscamente en los primeros 3 años, mientras que luego prosigue el desapalancamiento, pero vuelve a crecer en la economía. De acuerdo con un estudio de 45 casos históricos realizado por la consultora McKinsey Global Institute en enero de 2010, existen cuatro formas de desapalancamiento en la economía que se resolverían en esos 7-8 años (ver página 68):

1. Apretarse el cinturón
En estos casos, se devuelve deuda y se consume menos. La economía, o el PIB en términos reales, supera en su ritmo de crecimiento al de la deuda o, directamente, caen los niveles de deuda (aunque el PIB se mantenga más o menos plano). Hallaron 23 casos.

2. Incrementar la productividad
En estos casos, se posibilitaría salir del masivo endeudamiento a partir del fuerte ritmo al que crecería el PIB, al desarrollarse sectores alternativos de la economía con alto potencial. Para España, si nos llevamos por la definición que ofrecen, es impensable salir de la recesión por esta vía en tanto que la tasa compuesta anual del PIB en los años de desapalancamiento (pongamos que del 2007 al 2014 ó 2015) tendría que ser al menos el doble de la que había durante los diez años previos a la crisis (de 1997 a 2007).

Decimos que es poco probable porque las tasas anuales de crecimiento fueron explosivas durante los años del boom y la competitividad de la economía española genera niveles de desempleo del 22%... No es para tirar cohetes. En total, encontraron 3 casos de los 45 estudiados.

3. Alta inflación con devaluación
Cuando la inflación supera el 10% anual significa que en términos reales se está devolviendo menor volumen de deuda, aunque nominalmente sea la misma. Dicho de otro modo, el PIB nominal (la "economía"), influido por la inflación, estará creciendo mucho, por lo que los deudores percibirán más ingresos nominales para poder devolver la deuda. Los acreedores salen muy perjudicados. Encontraron 12 episodios.

En estos casos, el crédito privado ha devenido finalmente también en crédito público, muchas veces, propiciado por uno o varios de los siguientes factores. Costosísimas políticas de estímulo de la demanda y rescates, fuerte caída de la actividad económica y, por ende, de ingresos públicos y gasto social creciente (prestaciones por desempleo).

Los déficits públicos se disparan y la deuda pública, por extensión, también. El endeudamiento público se hace tan insostenible como el privado que propició la crisis. La presión, al final, es tan fuerte que el gobierno acaba impagando con este subterfugio, la devaluación, que tiende a generar inflación, entre otros, al hacer más onerosas las importaciones y más baratos los bienes internos para el extranjero, por lo que aumentan las exportaciones y, por tanto, los precios de esos bienes. Los acreedores son toreados, pues pasan a recibir unidades monetarias con menor poder adquisitivo.

4. Impago
Ejemplos actuales de ello los encontramos en Grecia o Islandia. De nuevo, estamos en una situación equivalente a la anterior en tanto que el apalancamiento máximo ha azotado al sector público de lleno. Como a Grecia no se le permite envilecer su moneda y devaluar (es una competencia de la UE), se opta por la vía del impago como forma de reducir los compromisos. Se realiza a través del canje de la deuda existente por otra con menos nominal y menores intereses al tiempo que se aplazan los cobros. Son equivalentes a las quitas y esperas de las empresas. Los autores hallaron 7 casos.

Crisis financiera
De los 45 casos analizados, 32 derivaron en una crisis financiera. Más abajo, ofrecemos un cuadro ilustrativo del número de casos que cae en cada forma de desapalancamiento.

Las posibles salidas
De todo ello, sacamos varias enseñanzas para España y cualquier otro país en similar situación:

1. Que los años de travesía por el desierto no nos los quita nadie. Sobre el comienzo del desapalancamiento, podemos tener dudas. El familiar empezó en 2008, pero la demanda de crédito fue sustituida por el Estado, que elevó sus déficits por encima del 10%. Zapatero no recibió un toque de atención serio hasta 2010. Hagan las cuentas.

2. Que las salidas son múltiples, y no todas dan los mismos resultados a largo plazo para la economía (no abordaremos esta cuestión aquí).

3. Que en cada caso, la devolución de deuda se resuelve de manera muy distinta: en los dos últimos casos de desapalancamiento analizados se solventa en detrimento de los tenedores de deuda en sentido amplio, incluyendo los saldos de tesorería, que reciben bastante menos en términos reales.

En los dos primeros, se acaba por devolver la deuda razonablemente bien para el acreedor. El primero de ellos, "apretarse el cinturón", las mayores penurias son sin duda para los deudores que adquirieron activos al final del boom. Calculemos qué es más políticamente vendible: que todo deudor, privado o público, devuelva menos, o que nos apretemos el cinturón y trabajemos más por menores ingresos que en el boom mientras los usureros salen ganando.

4. Qué es más previsible en el caso español: la devaluación, estando en Europa, no es a priori posible, aunque no es descartable que nos expulsaran y rápidamente se caminara hacia ello. Que la fuerte productividad, como no se encuentre algún recurso milagroso en territorio patrio (tipo petróleo), ya hemos visto que es ilusoria. Impagar una parte es una posibilidad y apretarse el cinturón otra, al menos, mientras España siga integrada en la Unión Europea.

Mensaje al Gobierno
Aznar cree que la prima de riesgo es "consecuencia" del actual concepto de "nación"
Aznar defiende una España "que ni se diluye, ni se divide" frente a la crisis. Y apunta, en privado, al problema: el actual concepto de "nación".
P. Montesinos Libertad Digital  11 Abril 2012

El día en el que los cimientos del sistema parecían derrumbarse, con los mercados sin dar tregua a pesar del nuevo plan de ajuste del Gobierno, José María Aznar apeló a la política “con mayúsculas” para sacar a España de la crisis y devolverla a la primera división en el contexto internacional. Sus palabras resonaron en el Oratorio San Felipe Neri, allí donde en 1812 los españoles diseñaron la primera Constitución mientras Cádiz era asediada por las tropas francesas.

Si algo quiso dejar claro el expresidente del Gobierno es que es el momento de la política. “España necesita una gran política nacional. Nos sobran políticas con minúsculas. Un proyecto con ambiciones, esperanzas y esfuerzos comunes”, argumentó, ante un auditorio repleto de autoridades nacionales y extranjeras, destacando un influyente cuerpo diplomático de América Latina. El ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, y quienes en su día ocuparon la cartera, como Josep Piqué -ahora actor económico de primer orden-, también ocuparon la primera fila. Ante ellos, Aznar prosiguió: es necesario, dijo, “un impulso nuevo, renovador y reformista, heredero de los principios de Cádiz”.

Una soberanía, recalcó Aznar, “que ni se diluye, ni se divide, ni se resigna, ni se rinde”. Una defensa de la España de todos, más unida que nunca. Y es que “la grandeza” de la Carta Magna liberal, según sus palabras, no es otra cosa que “lo que nos une y nos iguala”. Traducido: “Un proyecto nacional” frente al actual “modelo de mini-estados”, según un miembro de FAES, que abogó por un país vertebrador.

De hecho, el propio Aznar, en una conversación informal sin grabadoras, fue taxativo al afirmar que “la prima de riesgo es consecuencia de la nación”, entendiéndose por tal el actual modelo autonómico. El presidente de honor del PP se quedó ahí, si bien aún matizó que se refería a la falta de cohesión nacional. Fue él mismo, antes incluso de las elecciones, quien llamó a poner el cascabel al gato, en relación a los diecisiete “mini-estados”. Su informe sobre comunidades autónomas alertaba, incluso, de “las dificultades crecientes para seguir anclados en el euro” sino se afrontaba una profunda reforma del modelo.

El espíritu de 1996
Aznar regresó a un Oratorio que ya visitó en su día, siendo el primer presidente democrático en pisarlo para ensalzar su importancia simbólica. Y lo hizo para presentar el nuevo informe FAES sobre América Latina, destinado a ensalzar los avances democráticos de la región, pero también para alertar de la desviación de los regímenes más populistas. Pero, en un momento en el que es España la que está al borde del precipicio, todos sus mensajes tuvieron lecturas internas. El expresidente volvió a hacer de embajador del Gobierno, pero su petición de dejar las “minúsculas” en unos días en unos días de evidentes fallos de comunicación por parte de la administración que no pasó desapercibido entre los asistentes.

Para empezar, rememoró “las políticas seguidas en España desde 1996, que generaron empleo, crecimiento, oportunidades para todos y que convirtieron a España en el segundo inversor del mundo y el primero de Europa en América Latina y a las empresas españolas en un ejemplo de inversión y eficacia”. Qué duda cabe, expuso, que “en los últimos años, en buena medida, estos activos se han erosionado”. Y en ello está el Ejecutivo de Mariano Rajoy, continuó.

“El Gobierno se ha puesto manos a la obra para recomponer esos activos esenciales. Pero la tarea no será sencilla y los resultados no serán inmediatos. El daño interno y externo ha sido muy profundo”, destacó un Aznar que pidió ser “tan modestos como ambiciosos” y que llamó a los suyos a tomar firme el timón, tras el lunes negro vivido por parte de Gobierno y PP.

“Modestos para comprender la magnitud del esfuerzo” y “ambiciosos para volver a hacer las cosas bien y fortalecer una comunidad de intereses y de valores de la que tenemos que ser parte activa y nuevamente lo antes posible”. Una reflexión que apuntaló con constantes referencias a la Carta Magna que hoy celebra sus doscientos años y a “la libertad de unos ciudadanos que, conscientes de ser parte de una de las grandes naciones que la historia ha creado, quieren y aspiran a ser, otra vez, una de las mejores democracias del mundo”.

Ya en un ambiente menos rígido, en una recepción posterior con autoridades, se habló de dos mensajes principalmente. El primero, de la particular llamada al orden del expresidente, preocupado -como no podía ser de otra forma- por la escalada de tensión. El segundo, la defensa sin tapujos a una España unida, sin comunidades que bien pudieran parecer Estados, para relajar los mercados y que desde fuera se vuelva a confiar en el país.

La Ley de Transparencia
José Luis Manzanares www.republica.com  11 Abril 2012

La Ley de Transparencia está muy bien como un paso más en la lucha contra la corrupción, pero antes de implementarla, según se dice ahora, deberíamos aplicar los muchos preceptos con los que nuestro ordenamiento cuenta desde siempre para combatir esa lacra. Mejor que crear nuevas infracciones administrativas es castigar las conductas ya tipificadas en el Código Penal. Evitaríamos el riesgo de que la nueva regulación acabe sirviendo para que algunos de esos hechos delictivos dejen de serlo al trazar la línea divisoria con los comportamientos sólo sancionables por la Administración.

Los españoles somos muy proclives a buscar la solución de nuestros males recurriendo al BOE para publicar nuevas fórmulas mágicas. Si el retraso medio de los tribunales en dictar sentencia es, por ejemplo, de seis meses, reduciremos el plazo legal de diez días a cinco, lo que no servirá de nada en la práctica pero acreditará nuestro empeño en corregir el mal. Con tan ingeniosas ocurrencias y el aplauso de unos complacientes medios de comunicación, se puede dar la impresión de que se hace algo más que perder el tiempo y engañar al personal.

Vamos a decirlo de otro modo. Si los señores interventores de las cuentas públicas hubieran cumplido mejor su función –o hubieran podido cumplirla-, no nos encontraríamos con esta corrupción extendida por todo el territorio nacional, desde las Baleares a Galicia y desde Barcelona a Sevilla. Y de tal calidad que regalamos el dinero público antes incluso de que el mangante nos lo pida dos veces. Basta con que el personaje se insinúe. La generosa conducta redundará directa o indirectamente en provecho propio. Mientras más alta sea la posición de ese agraciado, más sólida será la garantía de impunidad para todas las andanzas del dadivoso.

¿Y la Inspección de Hacienda? ¿Dónde estaban sus muy competentes funcionarios? Pues seguramente ocupados con esas declaraciones de la renta en las que la nómina constituye la única fuente de ingresos. Parece que la visibilidad de los signos externos de riqueza varía según quien sea el presunto rico. ¿Y la Fiscalía General del Estado? Pues dedicada fundamentalmente a la persecución de la criminalidad que pudiéramos llamar ordinaria. Todos sabemos que es más fácil perseguir al autor de un asesinato flagrante, o casi, que al corrupto versado en fontanería financiera y apertura de puertas ministeriales, autonómicas o municipales.

Más medios para que funcione mejor lo que ya tenemos. Más Código Penal y menos Ley de Transparencia. Más penas de prisión y menos inhabilitaciones o multas. Y que aquellas se cumplan a su debido tiempo y sin privilegios penitenciarios frente al resto de la población reclusa. La de toda la vida, para entendernos.

La bomba nuclear de Günter Grass
Álvaro Vargas Llosa El Mundo  11 Abril 2012

El problema del poema de Günter Grass ha pasado a ser el problema de Israel. De eso se ha encargado, vaya absurdo, el ministro de Interior israelí, Eli Yishai, a su vez líder de un partido extremista, declarando 'persona non grata' al Nobel alemán y prohibiéndole la entrada a su país, suponemos que con el visto bueno del Primer Ministro, Benjamín Netanyahu.

Empecemos por lo obvio. El poema de Grass es literariamente mediocre, políticamente manipulador y moralmente contraproducente.

Es literariamente mediocre porque no es un poema sino una declaración disfrazada en nueve estrofas sin música, imágenes cautivantes o lenguaje sorprendente.

Es políticamente manipulador porque combina cosas legítimas –criticar que Israel tenga armas nucleares, oponerse a que Alemania venda submarinos aptos para llevar ojivas a modo de reparación por el Holocausto, estar en contra de un ataque preventivo a las centrales nucleares iraníes– con otras groseramente injustas: la confusión entre el gobierno israelí e Israel como país, la acusación de que un bombardeo antinuclear israelí sería el exterminio del pueblo iraní y la extensión de un certificado de buena conducta nuclear a Irán asegurando que "no se ha probado la existencia de una sola bomba", como si no fuese evidente que esa bomba está en camino.

Y es moralmente contraproducente porque, siendo Grass un ex soldado de la Waffen-SS, aunque fuese en tiempos de leva forzosa y por un tiempo muy breve, la manipulación arriba mencionada invalida, a ojos de aquellos a quienes va dirigido el poema-misil, es decir la opinión pública pro israelí en Occidente y los propios israelíes, el argumento, justo e importante, de que los alemanes no deben callar eventuales críticas al gobierno de Tel Aviv por su pasado infamante y de que no debe llamarse "antisemitismo" a toda objeción contra lo que hace el Estado hebreo.

En cualquier caso, esto ya es historia porque ahora el ministro israelí se ha encargado hacer de varias cosas que dejan en segundo plano el pecado original del Nobel germano.

Por lo pronto, ha provocado que en Alemania e Israel salgan en defensa de Grass personas e instituciones que lo habían atacado, desde miembros del gobierno alemán hasta el diario Haaretz, que editorializa de forma contundente llamando "histeria" a la sobrerreacción de Tel Aviv. Y también ha provocado que en la prensa occidental se recuerden los muchos casos de escritores, periodistas o activistas a los que se ha prohibido entrar a Israel por ser críticos con su régimen en años recientes (Noam Chomsky en 2010, Iván Prado el mismo año, Norman Finkelstein en 2008, Peter Hounam en 2004).

Yishai ha contribuido, asimismo, con su matonería a convertir lo que era un debate sobre Grass y sus posturas extremas en una discusión sobre si Israel es una democracia a la usanza occidental o un gobierno que, so pretexto de estar en guerra, aplica un tipo de censura política mas propia de sistemas impresentables. El historiador israelí Tom Segev, un detractor de Grass, ha llegado a decir en Der Spiegel que declararlo 'persona non grata' sitúa a Israel "en la proximidad de regímenes fanáticos como Irán", precisamente lo que el poema de Grass pretendía al establecer una equivalencia moral entre el estado hebreo y el régimen repugnante de Jamenei y Ahmadinejad.

Pero quizá el efecto más contradictorio de la sobrerreacción gubernamental, desde el punto de vista israelí, es hacer muchísimo más difícil el eventual bombardeo a las centrales nucleares iraníes. Si Tel Aviv atacara a Irán inmediatamente después de esta polémica que ha dado la vuelta al mundo y a remolque de la prohibición a Grass de ingresar a Israel, la repulsa mundial sería mucho mayor de la que se habría dado de otro modo. De eso es consciente, suponemos, el sector más sofisticado del gobierno israelí, lo que implica que este episodio opera ahora a modo de freno sobre las acciones del gobierno. Atacar a Irán inmediatamente después del poema ya era complicado; atacar a Irán después de esta sobrerreacción es mucho más costoso, pues legitimaría, a ojos de medio mundo, los argumentos manipuladores de Grass.

Si Netanyahu quiere manos más libres en el futuro inmediato en lo que respecta a Irán, debe revertir la decisión del ultraortodoxo líder de Shas, que representa la cara menos presentable de su país y de su propio gobierno. El único beneficiario es Ahmadinejad.

Rajoy rechaza iniciar un debate sobre el despilfarro que genera el Estado autonómico
El presidente del Gobierno, que compareció en el Senado, se mostró a favor del actual modelo competencial de las CC.AA. "que no es el generador de la crisis"
Ep www.lavozlibre.com  11 Abril 2012

Madrid.- Sólo dos horas después de que Esperanza Aguirre le solicitase una revisión del actual Estado autonómico, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha mostrado a favor de "un modelo consagrado en la Constitución", y que según el jefe del Ejecutivo, "no es el responsable de la falta de credibilidad en España". Durante su comparecencia en el Pleno del Senad, Rajoy ha defendido la reforma laboral impulsada por el Gobierno, y ha comprobado que el PSOE no arrimará el hombro para salir de situación de crisis económica que padece España: "Con ustedes es muy difícil llegar a acuerdos", espetó Rajoy al portavoz del PSOE en el Senado, Marcelino Iglesias.

Mariano Rajoy, ha asegurado que por su parte "ni se plantea ni se discute" un debate sobre el modelo territorial español. "Estoy a favor de un sistema consagrado en la Constitución", ha dicho el presidente en su réplica a la senadora de UPN, Amelia Salanueva. "Por mi parte, ni se discute ni se plantea un debate en relación con el mismo", ha añadido. A continuación, y también al hilo de lo planteado por Salanueva, el presidente ha compartido con ella la necesidad de que todas las administraciones se sumen al esfuerzo para reducir el déficit, "una prioridad básica y capital en la que todos los españoles nos jugamos mucho".

El presidente del Gobierno, durante su comparecencia en el Senado, ha criticado al PSOE por apoyar la huelga general del 29 de marzo cuando el PP se opuso abiertamente a la que convocaron los sindicatos al expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero en septiembre de 2010. El portavoz del PSOE en la Cámara Alta, Marcelino Iglesias, preguntó a Mariano Rajoy si el Gobierno se replanteará la reforma laboral tras la huelga general. El jefe del Ejecutivo ha recordado a Iglesias que el PSOE dijo que no convocaba la huelga pero que sí participaría de forma individual y que estudiaría la manera de que los senadores renunciaran a la parte proporcional de su retribución para secundar el paro. "No sé si lo han hecho ya", ha ironizado Rajoy, tras pedir un poco de "seriedad" a la oposición porque es "muy difícil" llegar a acuerdos con el PSOE, un partido que recibió el apoyo del PP en los momentos de "extrema dificultad" del mes de agosto para reformar la Constitución y que ahora no apoya la Ley de Estabilidad.

Rajoy ha pedido a Iglesias que no actúe como si no hubiera sido Gobierno y le ha recordado que el Partido Socialista hizo dos reformas laborales sin el acuerdo con los agentes sociales que le acabaron costando una huelga general. El presidente del Gobierno ha recordado que el PP presentó 71 enmiendas a la reforma laboral del PSOE y que no se aceptó ninguna. "Yo haré lo posible e imposible para aceptar las sugerencias de su grupo que sirvan para mejorar el proyecto", ha indicado, tras asegurar que escuchará con "mucha atención" las aportaciones que puedan ser positivas. Con todo, Mariano Rajoy ha confiado en que la reforma, aunque no tenga efectos en "24 horas", sirva para crear empleo en cuanto la actividad comience a moverse, ya que las dos que hizo el PSOE solo han servido para que el PP haya tenido que hacer otra reforma al llegar al poder.

Informe: La Radio en Andalucía
La Junta cierra las emisoras que emitían esRadio
Javier Somalo Libertad Digital  11 Abril 2012

Tras las pasadas elecciones autonómicas en Andalucía la Junta se ha apresurado a cerrar o apremiar el cese de actividad de las emisoras de radio que emitían la programación de esRadio en la región. En cuestión de días han llegado a nuestras oficinas en Madrid miles de quejas en forma de correos electrónicos o llamadas telefónicas preguntando por el repentino silencio de la emisora que escuchaban cada día. Sevilla, Cádiz, Granada, Córdoba, Huelva, Málaga,Torredelmar y Almería han emitido la señal de esRadio en Andalucía aportando profesionalidad y servicio público con espacios informativos locales y regionales. Sin ir más lejos, esta Semana Santa, el equipo de Sevilla, dirigido por Carlos Morillas, retransmitió en directo por segundo año consecutivo la Madrugá sevillana, en un evento radiofónico de seis horas. Otras emisoras, como la de Córdoba, se ponen como ejemplo en otros medios, como ocurrió recientemente en un reportaje de Canal Plus.

Todas ellas recibieron antes de las elecciones cartas avisando del cierre pero el resultado electoral del 25 de marzo ha sido la clave para que la Junta haya pisado el acelerador. Ahora esRadio no se puede escuchar por emisión convencional en Andalucía.

Más allá del falso e interesado debate sobre las mal llamadas "radios piratas" interesa ahora describir el panorama radiofónico denominado "legal" en Andalucía. Cuando se habla de ilegalidad o de irregularidad jamás se alude a la Administración y a cómo ejerce su monopolio en la concesión de licencias habilitantes para la radiodifusión, cuando las conceden.

En España, el espacio radioeléctrico pertenece al Estado y se administra de forma pública por ser, dicen, “un bien escaso”. Le corresponde a las Comunidades Autónomas su gestión a través de concursos públicos para la obtención de licencias que habilitan a un medio de comunicación a emitir legalmente por un periodo de tiempo determinado.

El 70% públicas, el 30% privadas
¿Cómo es ese espectro radioeléctrico en Andalucía? En el caso que nos ocupa, el de la radiodifusión, el siguiente gráfico resume bien el estado de la cuestión:

Para empezar, el 69,7% de las radios andaluzas está en manos públicas. Esto supone 497 emisoras de las 713 que operan con licencia en la comunidad. Si el espectro radioeléctrico es "un bien escaso" y la Constitución –también y más concretamente la sentencia de TS sobre el antenicidio– consagran la pluralidad informativa bastaría con que se retiraran las emisoras públicas o se redujeran al mínimo indispensable para que el "bien" radioeléctrico estuviera más repartido.

De esas 497 emisoras públicas andaluzas, 106 corresponden a Canal Sur, ente que engloba a Canal Sur Radio, Canal Fiesta y Radio Andalucía (también Canal Flamenco, pero de momento emite sólo por Internet), todas ellas presentes en las ocho provincias y con diales distintos.

Otras 83 frecuencias corresponden a RNE, que engloba Radio 1, Radio Clásica, Radio 3 y Radio 5 Todo Noticias. El resto, 308 emisoras, son, como dice la Junta, "explotadas por los ayuntamientos" y las analizaremos en esta misma noticia, más adelante.

La confusión generalizada es que el "servicio público" lo prestan sólo los medios de comunicación públicos cuando no es así. La mayoría de las emisoras privadas ofrecen tanto o más servicio público que los entes estatales, autonómicos o locales. Cualquier parrilla de cualquier emisora privada informa cada hora sobre la situación meteorológica, el estado del tráfico nacional, regional y local, atiende a las Instituciones Públicas ofreciendo cualquier comunicación de interés, difunde teléfonos de emergencia o de consulta y cubre meticulosamente las agendas culturales. De hecho, los pliegos de los concursos para conseguir licencias obligan a atender al servicio público. ¿Son necesarias entonces casi 500 emisoras públicas sólo en Andalucía?

Casi el 57% de las privadas está en manos de Prisa
Pero, ¿qué ocurre en el ámbito privado? De esas 713 emisoras con licencia sólo 216 están en manos privadas. Son las que consiguen ganar los concursos públicos que convoca la Junta. Hasta hoy sólo se han convocado en los años 1984, 1989, 2003 y 2007 y casi siempre se han adjudicado las licencias muy superado el plazo legal y con un largo expediente de irregularidades. Baste decir que el concurso convocado en 2007 –en el que esRadio estaba presente y no obtuvo licencia alguna– se resolvió en el año 2011.

Cuatro concursos en 30 años. Cualquier empresa radiofónica surgida, por ejemplo, en la década de los noventa tenía sencillamente prohibido operar de forma directa. Lo que les sucede a las empresas que se presentan a concurso también es fácil de resumir: el 56,48% de las emisoras privadas que operan en Andalucía pertenece al Grupo Prisa (SER convencional, 40 Principales, M-80 Radio, Cadena Dial, Radiolé y Máxima FM), 122 de las 216 que exhiben el nihil obstat. El resto queda distribuido de la siguiente forma: COPE (19), Kiss (12), Uniprex (37), Vocento (18), Unedisa (1) y otras (7). ¿Qué queda pues, del pluralismo informativo consagrado en la Constitución e invocado por el Tribunal Supremo a raíz del caso antenicidio?

El entramado municipal (308 licencias)
La Junta de Andalucía ha asignado nada menos que 308 frecuencias distintas en las ocho provincias para el desarrollo de radios de ámbito municipal. Analizar el panorama radiofónico de los 771 ayuntamientos andaluces es tarea casi imposible. Pero sí se puede hacer una aproximación fijándonos en una red llamada EMA-RTV y en su cadena OLA (Onda Local de Andalucía) que representa buena parte de esas 308 frecuencias aunque no todas. La Asociación de Emisoras Municipales y Comunitarias de Andalucía (EMA-RTV) es, según rezan sus estatutos "un proyecto andaluz de comunicación para el empoderamiento ciudadano". Además dice ser "una asociación sin ánimo de lucro para la mejora de la comunicación pública local andaluza".

En teoría engloba a unos 100 ayuntamientos y en lo que a radiodifusión se refiere OLA constituye toda una cadena pública con contenidos comunes “de obligada emisión”, que son precisamente los de carácter informativo. Recomendamos escuchar algunos ejemplos de boletín informativo emitidos por OLA.

Parrilla de OLA. En rojo las franjas de programación de emisión obligatoria.
Para hacerse una idea del tipo de servicio público que ofrece esta cadena basta echar un vistazo a su organigrama: su Junta Directiva "emerge de los municipios asociados". En el momento de la consulta por este periódico todos ellos seguían apareciendo como alcaldes del PSOE e IU. Tras las municipales de 2011 el panorama cambió pero la red de radios locales sigue emitiendo el mismo contenido. Otro dato de interés es la formación del llamado Consejo Asesor, compuesto por personalidades de renombre socialista como Antonio Rodríguez Almodóvar, comisario de la Expo 92; Manuel Ángel Vázquez Medel, ex Presidente del CAC andaluz o Ana María Ruiz Tagle, esposa de Rafael Escuredo, el primer presidente de la Junta de Andalucía.

Otra red andaluza de emisoras de radio y televisión es la denominada AIERTA (Asociación Independiente de Emisoras de Radio y Televisión de Andalucía) y que emite programas de televisión principalmente en ayuntamientos gobernados por el PP. Durante un tiempo, la red AIERTA emitió contenidos informativos televisivos producidos por LDTV. Pero en el panorama que nos ocupa, el radiofónico, parece insignificante a juzgar por la ausencia de datos sobre una posible red de emisoras de FM.

Sin embargo, a través de esta plataforma sí parece que se da cobertura a cadenas nacionales como sería el caso de Radio Ronda con la cadena COPE a través de la Sociedad Municipal de Comunicación. Aún en el caso de que este ejemplo estuviera más extendido, el propietario de las licencias seguiría siendo el ayuntamiento, privando así a las empresas privadas de ese bien tan “escaso” que es el espacio radioeléctrico.

nacionalismo
McDonald´s se suma a la cesión frente al nacionalismo y retira la palabra España de sus carteles
 Minuto Digital  11 Abril 2012

McDonald´s ha lanzado una nueva campaña de marketing para promocionar que sus restaurantes permanecerán abiertos las 24 horas del día.

Para ello, la empresa ha instalado por ciudades de toda España, una serie de mensajes publicitarios insertados en las marquesinas de los autobuses. En los mensajes a nivel nacional pone “En España, volver antes de las 3 no es salir. Es ir a cenar”, mientras que en Cataluña, en lugar de poner España, el cartel reza: “Aquí, volver antes de las 3 no es salir, es ir a cenar”.

Los carteles dicen y expresan exactamente lo mismo, pero en las marquesinas de Cataluña no dice “España” sino “aquí”.

trabajo
Inglés y alemán son los idiomas más demandados por las empresas
 Minuto Digital  11 Abril 2012

El 100 por cien de las ofertas de empleo que demandan perfiles de secretarias, solicitan como condición indispensable un buen nivel de inglés, según los datos recogidos por la consultora Secretary Plus.

Como segundo idioma más demandado, se encuentra el alemán. Un 30 por ciento de las ofertas lo solicitan. Del mismo modo, otros idiomas requeridos son, por ejemplo, el francés y el portugués.

Asimismo, en los últimos años se está detectando una demanda de idiomas como chino, o algún otro idioma cuyo conocimiento es menos extendido, como el polaco o hindú. El motivo es que, actualmente, hay muchas empresas que están intentando implantar sus servicios en otros países y el puesto requiere, por tanto, trabajar con clientes y proveedores de estos países.

Perfil afterhours
Entre las habilidades y competencias que las empresas más demandan en sus ofertas de empleo en puestos de secretariado, se encuentran: habilidad de comunicación e inteligencia emocional.

Otro dato destacable de Secretary Plus es que uno de los perfiles más demandados en la actualidad por parte de las empresas es el denominado perfil afterhours, un puesto que cubre las horas de trabajo fuera del horario estándar de oficina, sobre todo en empresas que disponen de mucho trabajo.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
La gran reforma
ALBERT RIVERA ABC CAtaluña  11 Abril 2012

EL Gobierno de Mariano Rajoy, en poco más de 100 días, ha abordado con urgencia diferentes reformas y recortes para intentar salir de la profunda crisis económica en la que nos encontramos. Es evidente que el nuevo gobierno parece ser consciente que la situación es límite y la pelota financiera de las administraciones públicas y del sector privado es prácticamente imposible de pagar. Pero, es preocupante que al gobierno no le haya temblado el pulso para subir los impuestos a las clases medias o aprobar una amnistía fiscal para los defraudadores contra el programa electoral del PP, y no haya propuesto la gran reforma - junto a la reforma financiera- que debe hacer viable este país económica y políticamente: La reforma del estado.

El modelo autonómico que hemos desarrollado durante 30 años, a golpe de pacto entre cúpula de partidos mayoritarios y nacionalistas, junto con el mantenimiento de estructuras duplicadas como las diputaciones o casi 9000 ayuntamientos - y también 41 consejos comarcales en el caso de Cataluña- o la proliferación de aeropuertos, trenes o universidades de bolsillo, o entes de radio televisión pública deficitaria en cada pueblo, provincia o autonomía tiene mucho que ver con la España insostenible que tenemos hoy. Si le añadimos que esta España hecha a retales la ha gobernado y la gobierna una partitocracia que ha hecho de la política un modus vivendi, que utiliza nuestras instituciones y nuestra democracia para servir a sus partidos por delante del interés general de los ciudadanos, nos encontramos enfrente con la cruda realidad: Un país cerca de la quiebra.

Las reformas que plantea el gobierno serán insuficientes y gozarán de nula legitimidad moral si no se refunda el estado, basándose en una eficiente prestación de servicios de las administraciones al ciudadano -no del ciudadano a las administraciones- recuperando así la proporcionalidad entre impuestos pagados y servicios recibidos, y en una exigencia de responsabilidad política pero también civil y/o penal a quien gestiona mal el dinero de todos. La reforma más dura y valiente que debe abordar este gobierno es la reforma contra los poderosos que no son otros que los socios fundadores del club de la partitocracia y especialmente los compañeros de partido.

Albert Rivera es presidente de Ciutadans.

El consejo editorial
El Estado centrífugo
vicente lozano El Mundo  11 Abril 2012

Este nuevo ataque de los mercados va contra la raíz del Estado, contra la configuración autonómica de la nación. Mejor dicho, contra el mal uso que han hecho los políticos de Estado autonómico. Después de meses de reformas más o menos profundas, desde luego nunca vistas en años de democracia, los inversores consideran ahora que el mal en España está en la descentralización de la Administración que ha traído la España de las autonomías.

Así lo corrobora que la situación financiera empezara a recrudecerse tras la derrota -o vana victoria- del PP en las elecciones andaluzas y el nerviosismo se incrementara al ver que los Presupuestos Generales del Estado no hacían nada por reducir el aparato estatal -central, autonómico, local y empresas públicas- mientras caían considerablemente las inversiones en I+D, educación e infraestructuras.

Hoy, Esperanza Aguirre ha propuesto a Mariano Rajoy que el Gobierno central recupere las competencias de Justicia, Sanidad y Educación, que ahora tienen las comunidades autónomas. Considera que con ello se podrían ahorrar unos 48.000 millones de euros.

Tres consideraciones de urgencia sobre esta cuestión.
1. Si es cierto que las duplicidades en la gestión de la Justicia, la Sanidad y la Educación generan unas ineficiencias de 48.000 millones -el 4,8% del PIB- como dice Aguirre, los mercados tienen toda la razón cuando nos castigan por ello.

2. Creo que el problema con las autonomías no es de competencias, sino de eficiencia. Lo importante es que la gestión de los servicios sea prudente, ahorradora y no despilfarradora. En principio, da igual que la administración de los hospitales de una comunidad autónoma dependa de un consejero autonómico o de un delegado regional del ministerio de Sanidad. Lo que importa es que uno u otro gestionen de verdad con criterios económicos.

3. Además, la propuesta de Aguirre puede ser bien intencionada, pero es inviable en estos momentos. Sencillamente porque España es el único estado desarrollado del mundo -sea éste federal, confederal o como queramos llamarlo- en el que dos regiones de su territorio -mejor, partidos hegemónicos de esas regiones- quieren separarse del resto. No hay forma de recentralizar competencias y servicios si CiU y la izquierda independentista, en Cataluña, y PNV y la izquierda abertzale, en el País Vasco, no se unen al proyecto. O que alguien me explique cómo se podría conseguir.


Fijó su libertad en diciembre de 2008 y un mes después la aplazó hasta 2017, pero el Constitucional considera que su excarcelación era ya firme
La Audiencia no aplicó a tiempo la «doctrina Parot» a un etarra «liberado» por el TC
R. Coarasa La Razón  11 Abril 2012

MADRID- La Audiencia Nacional acordó, en noviembre de 2008, no aplicar la «doctrina Parot» (instaurada casi tres años antes por el Supremo) al etarra José María Pérez Díaz y aprobar su salida de prisión para el 15 de diciembre de ese mismo año. Casi un mes después, y alertada por la prisión de Burgos (donde el terrorista, condenado en 1989 a 196 años de prisión, cumplía la pena), la Sala Segunda de la Audiencia rectificó y fijó una nueva fecha de licenciamiento, el 16 de noviembre de 2017, resultante de la aplicación de la «doctrina Parot».

El etarra continuó en prisión, pero el Tribunal Constitucional (TC) le ha dado ahora la razón al estimar que la primera fecha de licenciamiento era firme y no podía ser modificada. Así consta en la sentencia en la que el Alto Tribunal acepta uno de los motivos esgrimidos en el recurso de amparo presentado por Pérez Díaz, al entender que la Audiencia vulneró, al alterar su fecha de excarcelación, su derecho a la tutela judicial efectiva. Se trata de la primera resolución que se hace pública relacionada con la «doctrina Parot», que por ahora ha avalado la excarcelación de otros dos etarras, José Ignacio Gaztañaga y Juan María Igarataundi, y la permanencia en prisión de 28 más (el TC debe todavía pronunciarse sobre otros 32 recursos).

Asesinato de un guardia civil
Pérez Díaz fue condenado por el asesinato, en 1986, de un guardia civil en Zarauz (Guipúzcoa). La sentencia del Pleno del Constitucional, acordada por unanimidad y de la que ha sido ponente el magistrado Luis Ortega, recuerda que el 7 de octubre de 2008 la prisión de Burgos pidió el licenciamiento definitivo del terrorista para el 15 de diciembre de 2008, «de conformidad con los criterios anteriores» a la «doctrina Parot» establecida por el Supremo el 28 de febrero de 2006. Según la misma, los beneficios penitenciarios que otorgaba el Código Penal de 1973 debían aplicarse sucesivamente sobre cada una de las condenas, y no sobre el máximo legal de 30 años de permanencia en prisión, lo que suponía de hecho la prolongación de la fecha de excarcelación.

Una semana después, el 15 de octubre, la prisión de Burgos se dirigió de nuevo a la Audiencia Nacional para recordarle que la propuesta de excarcelación del etarra se había realizado sin tener en cuenta «la doctrina Parot». Pero la Sala, tras recibir del centro penitenciario la información relativa a las redenciones acumuladas por el etarra, y con el visto bueno de la Fiscalía, informó el 19 de noviembre a favor del licenciamiento de Pérez Díaz para el 15 de diciembre de 2008. Esa decisión, además, no fue recurrida.

Sólo un día después, el 20 de noviembre de 2008, desde la prisión de Burgos se remitió un nuevo escrito a la Audiencia Nacional para cerciorarse de si debía liberar al etarra un mes después o aplicarle la «doctrina Parot». En esta ocasión, la llamada de atención surtió efecto y la Sala, tras oír al Ministerio Fiscal, dictó un nuevo auto el 11 de diciembre de 2008 (cuatro días antes de la fecha prevista para la salida de la cárcel de Pérez Díaz, a la que había dado su visto bueno) que retrasaba la excarcelación al 16 de noviembre de 2017, aplicando, ahora sí, la «doctrina Parot».

Tutela judicial efectiva
El etarra siguió en prisión, pues el Tribunal Supremo inadmitió su recurso de casación en octubre de 2009, por lo que decidió recurrir en amparo al Tribunal Constitucional alegando, entre otros motivos, la vulneración a su derecho a la tutela judicial efectiva. Según su defensa, el tribunal no podía «hacer desaparecer, sin mediar explicación, las redenciones obtenidas y aprobadas por autorización judicial firme».

El Ministerio Fiscal se opuso a las pretensiones del etarra, argumentando que la resolución de la Audiencia Nacional no era «equiparable» a una sentencia o auto de refundición de condenas.

Sin embargo, el Pleno del TC estima la demanda de amparo al entender que el principio de seguridad jurídica y el derecho a la tutela judicial efectiva impiden a los tribunales «revisar el juicio efectuado en un caso concreto», pues de otro modo, añade, la protección judicial «carecería de efectividad». El TC concluye que se modificó una resolución judicial firme (la que fijó la excarcelación en diciembre de 2008) «sin mediar recurso legal», lo que vulneró el derecho a la tutela judicial efectiva del etarra, ya en libertad.

«¡Venga, buenas tardes!»
La jueza de la Audiencia Nacional Ángela Murillo cortó en seco las denuncias de torturas del etarra Jon Kepa Preciado, juzgado ayer por la colocación de un coche bomba el 1 de julio de 2003 frente a la sede de Iberdrola en Bilbao. «¡Venga, venga, venga! ¡Buenas tardes!», espetó Murillo al etarra cuando éste intentó «aprovechar» su turno de palabra para «decir lo que quería decir», informa Ep.

Recortes de Prensa   Página Inicial