AGLI Recortes de Prensa   Martes 24 Abril 2012

El PPC defiende la desigualdad entre españoles.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 24 Abril 2012

No sé qué pasa con las sucursales del PP en las Autonomías secesionistas, las llamadas "históricas, como si cada una de las demás no tuviesen historia, ni compartiesen como el resto el legado común de más de cuatrocientos años de España como nación moderna. ¿O alguien me va a negar que Aragón o Castilla no sean Comunidades con un bagaje histórico muy superior y de más trascendencia que por ejemplo El País Vasco o Cataluña? Por eso la actitud del PP es absolutamente incomprensible por dos motivos. El primero porque demuestra un doble mensaje acomodaticio y descaradamente antagónico según el territorio en que deba transmitirse. El segundo, porque ese mensaje es contrario a la "supuesta ideología" y principios que definen a ese partido, sus militantes y que comparten sus votantes.

Resulta vergonzoso escuchar la ponencia del PPC transmitida por su portavoz Enric Millo y que se supone que refrenda su Presidenta regional, Alicia Sánchez-Camacho. En esa ponencia se defiende que Cataluña tenga un trato "diferencial" dentro de la financiación autonómica. Es decir, el PPC ve normal el que existan españoles de primera y de segunda clase porque comparte la idea de que Cataluña es diferente. Habrá que preguntarles si los escasos votantes del PPC comparten su visión tan elitista e insolidaria. También me gustaría preguntarle si dado que consideran a los catalanes merecedores de distinción, si también apoyan entusiásticamente lo de que "Catalonia is not Spain!", pancarta profusamente exhibida en el Camp Nou en cada acontecimiento deportivo.

Me parece que unas personas así, con esas ideas, nunca pueden representar a un partido nacional que dice enorgullecerse de llamarse español y de promover la igualdad de derechos y deberes entre todos los españoles. Nadie que sea capaz de hacer esas declaraciones puede representar al PP, ni siquiera con el apellido de la C de Cataluña. Su comportamiento camaleónico con las posiciones políticas independentistas de CiU, es simplemente inaceptable. Ninguna autonomía tiene preponderancia sobre el resto y a lo que se debe tender es a la unificación política y social y no a la distinción por razones históricas más que discutibles, por razones de lengua o por razones de folclore cultural singular.

Desde hace algún tiempo he visto que Alicia Sánchez-Camacho es una colaboradora habitual del programa "El gato al agua" del canal de televisión de Intereconomía. Sus intervenciones se caracterizan, en mi opinión, por una actitud de pontificación en las que se crea un ambiente de tensión en el resto de colaboradores, no tanto por lo que dice, sino por el cómo lo dice. Aunque esta es una apreciación exclusivamente subjetiva y que seguramente no sea compartida por muchas personas. Sin embargo, les animo a que alguna vez sean testigos de una de esas tertulias.

Lo importante es que el PP debe decidir de una vez si se va a comportar como un partido nacional y no va a copiar al PSOE en una especie de partido federalista, donde las diferentes sucursales de las autonomías nacionalistas separatistas den siempre la voz discordante y a veces indistinguible de los mensajes secesionistas y reivindicativos característicos de ese nacionalismo separatista. Lo importante es que el PP deje de apoyar a quienes se encuentran "incómodos" perteneciendo a España y que no dejan de demostrarlo y difundirlo de todos los modos posibles. El PP debe decidir de qué lado está y si lo de declararse partido nacional, por español, es solo una estrategia de marketing para atraer a una parte del electorado.

Sinceramente creo que el PP lo que debe buscar es la reforma Institucional que acabe con ciertos privilegios como los conciertos forales de El País Vasco y Navarra, para que se cumpla lo que exige la Constitución de la igualdad de todos los españoles, incompatible con esas prebendas "históricas" obsoletas e inaceptables en una democracia real. Cualquier ponencia que se plantee en el sentido contrario debe recibir un rechazo frontal sin paliativos ni matizaciones. Nadie puede considerarse que se merece estar por encima de los demás. Sra. Sánchez-Camacho Pérez, si tuviera usted dignidad política y respeto por sus votantes, presente su dimisión.

La prensa española pierde influencia y es humillada por los blogs y las redes sociales
Francisco Rubiales Periodista Digital 24 Abril 2012

La petición de perdón del rey ante las cámaras es un gran triunfo de la prensa ciudadana, libre y valiente que está copando Internet y un fracaso de los medios tradicionales, que cada día pierden influencia y prestigio ante unos ciudadanos que no soportan ni perdonan el sometimiento mediático a los chorizos y corruptos que se han hecho fuerte en el Estado, ejerciendo muchas veces el poder de manera abusiva, robando y practicando la arbitrariedad, con insoportable impunidad y sin recibir castigo alguno.

Zapatero tuvo que renunciar a ser candidato socialista en las elecciones generales de 2011 porque existe Internet y los blogs y redes sociales crearon un impresionante movimiento de rechazo al inepto presidente socialista. Del mismo modo, el rey Juan Carlos ha tenido que pedir perdón porque Internet se convirtió en un clamor de protesta que puso en peligro la monarquía española. El mundo, afortunadamente, ha cambiado y la opinión pública no es ya un monopolio de editores y periodistas. El ciudadano ha irrumpido en la escena de la comunicación para aportar valentía y verdad, para compensar la cobardía y sometimiento al poder de los medios de comunicación tradicionales.

Si únicamente hubieran existido los viejos medios, los periódicos y las cadenas de radio y televisión, ni Zapatero habría tenido que escapar del primer plano político con el rabo entre las piernas, ni el rey habría tenido que comparecer, compungido y fingiendo arrepentimiento con profesionalidad, ante las cámaras de televisión por su error y falta de sensibilidad al dedicarse a cazar elefantes mientras la sociedad española se arrastra, humillada y asustada, por la pobreza y el estiercol creado por los políticos. Sin una prensa ciudadana libre y pujante en Internet, habrían bastado, como en el pasado, unas llamadas telefónicas a directores de medios desde la Zarzuela y la Moncloa para tapar los dramas que afectaban a Zapatero y al monarca.

Por fortuna, la prensa sometida, tras haberse vendido, alineado con alguno de los grandes partidos y renunciado a la verdad, se hunde. El deterioro debe ser fatal cuando Juan Luis Cebrian, uno de los fundadores de "El País", reconoce que ya no cree en la prensa: "Los diarios de papel ya no vertebran la opinión pública", ha dicho.

La importancia y la influencia de los viejos medios de comunicación desciende cada día más, por fortuna para la democracia y para la decencia. El pueblo se siente traicionado por unos medios que se han vendido a la publicidad y al poder, traicionando su deber democrático de aportar verdad y fiscalizar a los grandes poderes con información libre, crítica e independiente. Los ciudadanos más conscientes, ante la sucia traición mediática, acuden a Internet, donde encuentran información valiente, libre y no sometida al poder y al dinero. Y ese abandono creciente de los grandes medios por parte de los ciudadanos está transformando no sólo el panorama informativo mundial, sino también las costumbres y comportamientos de las clases dirigentes, acostumbradas a ser impunes y a cometer todo tipo de fechorías sin tener que pagar por ello.

Los políticos de todo el mundo sienten cada día más miedo ante la prensa cívica y libre que copa Internet, ante la irrupción fascinante y positiva de millones de ciudadanos que, armados con teléfonos móviles y ordenadores, informan con libertad y frescura, poniendo en evidencia el cobarde y sucio sometimiento de muchos periodistas y medios a los partidos políticos y al poder gobernante. Ese periodismo tradicional, cada día más del pasado, ha cerrado los ojos ante fenómenos y dramas que deberían haber denunciado, sobre todo tres: la corrupción galopante que inunda las estancias del Estado; el asesinato de la democracia y su traicionera sustituición por una oligocracia distatorial de partidos políticos; y el abuso, la ineptitud, la inmoralidad y la impunidad con que se ejerce muchas veces el poder político.

Pero ese miedo de los poderosos a Internet y a la libertad de prensa no está generando un cambio positivo en las corruptas e inmorales clases dirigentes que les incline hacia la decencia, sino todo lo contrario. La tendencia a la libertad y a la fiscalización del poder a través de la información está siendo neutralizada con sucios movimientos del poder hacia el control de los medios libres y maniobras orientadas a comprar, marginar, acosar y hasta asesinar a los informadores libres, con tal de silenciar la verdad. La prueba es que cada año son eliminados más periodistas libres y críticos en el mundo, sin que la sociedad llegue a saber quien los ha mandado matar, pero siendo consciente de que en su mayoría fueron víctimas del narcotráfico y de distintas mafias vinculadas al poder.

La degradación de la información ha sido paralela al deterioro y asesinato de la democracia. Los periodistas libres fueron derrotados en las redacciones y sometidos al poder de los editores, flanqueados por los poderosos marketinianos y los publicistas, que se dedicaron a vender impunidad a los clientes a cambio de anuncios bien pagados, aunque para ello tuvieran que acabar con la libertad de información y de prensa. Después de aquella derrota inicial de la libertad, el desastre sobrevino con gran rapidez: los ciudadanos perdieron su derecho fundamental a ser informados verazmente y los poderosos, aliados con editores y dominando medios, se hicieron cada día más impunes, arrogantes y mafiosos. El resultado: la muerte de la democracia, el imperio de la corrupción y el reino de la indecencia, cumpliendose la advertencia de los pensadores clásicos de que "sin una prensa libre, la democracia es imposible" y también aquella otra que establece que el dominio y de los medios de comunicación por parte del poder "es la columna básica de la tiranía".

La democracia y la justicia, arrasadas y prostituidas por los partidos políticos y sus poderosos aliados, están resucitando poco a poco, gracias a la reacción rebelde y decente de millones de ciudadanos que, cansados de ser manipulados, engañados, maltratados y saqueados por los políticos, buscan verdad y libertad en espacios nuevos. Es una guerra en toda regla entre la sociedad y los tiranos, entre los que luchan por un mundo mejor y los que se empeñan en llenarlo de excrementos. La batalla informativa es uno de los escenarios cruciales de esa auténtica guerra mundial en curso.

Francisco Rubiales
Voto en Blanco

Entre el cinismo de Rubalcaba y el descontrol autonómico
EDITORIAL Libertad Digital 24 Abril 2012

Cristóbal Montoro ha asegurado durante el debate de los presupuestos que la administración central ha tenido un déficit del 0,83 por ciento del PIB en el primer trimestre, lo que, en principio, no vendría a desbordar el tope fijado en los Presupuestos Generales del Estado, que lo sitúa para todo el 2012 en el 3,5 por ciento. El dato no es, con todo, nada tranquilizador pues, como han advertido desde el BCE, "parece que no hay margen para tener desviaciones en sentido negativo y siempre es muy importante tener ese margen".

Desgraciadamente, el dato ofrecido por Montoro merece, en realidad, una crítica algo más severa, pues el ministro no ha incluido en él las transferencias a las comunidades autónomas, lo que, en realidad, eleva el desequilibrio del Estado central en el primer trimestre hasta el 1,85 por ciento del PIB, unos 19.696 millones de euros, un 73,2% más respecto al registrado en el mismo periodo de 2011. De seguir, pues, esta tendencia y sin necesidad de "tener desviaciones en sentido negativo", el déficit de la administración central terminaría alcanzando a finales del año el 7,4 por ciento del PIB; es decir, más de dos puntos por encima del 5,3% al que el Gobierno se ha comprometido para el conjunto de todas las administraciones ante sus socios y acreedores.

El tiempo dirá, además, si el considerable aumento de las transferencias a las comunidades autónomas por parte de la administración central será suficiente para que muchos de sus manirrotos gobernantes cumplan su parte en lo que a reducción de déficit se refiere. En cualquier caso, han sido el incremento de estas transferencias a las autonomías y el repunte del gasto financiero los que nos han llevado a que el gasto haya aumentado en un 13,1% en términos de caja, mientras que los ingresos apenas se hayan elevado un 0,5%.

Con todo, y por críticas que merezca el gobierno por no haber afrontado la reducción del déficit con más decisión y por la vía exclusiva de la reducción del gasto, aun peor resulta contemplar el grado de cinismo alcanzado por el principal partido de la oposición: si el lunes -día en que la UE confirmaba que el gobierno de Zapatero había falseado el déficit de 2011 en dos puntos y medio- el PSOE tuvo la desfachatez de llamar a los ciudadanos a "echarse a la calle", este martes Rubalcaba se ha permitido acusar al gobierno de Rajoy de conducirnos a la "quiebra social". Los socialistas no sólo olvidan cínicamente que han sido los principales responsables de la dramática situación en la que estamos, sino que inducen al gobierno a agravarla, ignorándola o afrontándola con medidas contraproducentes.

Y en esas estamos: con un gobierno que no practica lo suficiente los principios que predica, atenazado por una oposición destructiva y las irrefrenables pulsiones al gasto de las autonomías.

Luchar contra el abuso del estado: prioridad
Juan Velarde Libertad Digital 24 Abril 2012

Julio Segura, en Escritura Pública, enero‑febrero 2012, nº 73, ha publicado un brillante artículo centrado esencialmente en la necesaria persecución de la utilización de la información privilegiada. Lo titula "Luchar contra el abuso de mercado: prioridad". Avala, tiene toda la razón, que sobre esto el actual marco normativo comunitario es muy suave, "se encuentra en revisión, habiendo publicado la Comisión Europea con fecha 20 de octubre de 2011, una propuesta de reglamento y de directiva en materia de información privilegiada y manipulación de mercado, incluyendo esta última una regulación sobre sanciones penales aplicables a este campo".

Sano y bueno es todo eso, porque sirve, precisamente, para que la economía libre de mercado actúe. Pero ésta precisa de otras ayudas que, en el caso de España, han pasado a tener una significación creciente. Porque entre nosotros, la yuxtaposición de Estado y Comunidades Autónomas ha dado lugar a una proliferación de disposiciones que, leídas en los diversos Boletines Oficiales, del Estado y de las Comunidades Autónomas, sencillamente abruma. Además, aunque en el Estado se observan ciertos síntomas claros de retroceso en sus empresas públicas, no sucede lo mismo en las Autonomías y en las Corporaciones Locales, donde su número ha progresado de modo espectacular.

Todo esto ha supuesto una ruptura del mercado interior español, y como ha señalado Carlos Sebastián, esa creciente maraña de derecho administrativo frena por fuerza, a través de una conducta de reacción forzosa, la actividad económica. Naturalmente, aumentan también –los estudios en este sentido son apodícticos– los riesgos relacionados con la corrupción, y por lo tanto, se borran las posibilidades de desarrollo.

En el fondo lo que hay que hacer, y es bueno que la Comisión Nacional del Mercado de Valores parece estar dispuesta a ello, es abrir el mercado, impidiendo lo que merece la pena que sea un delito. Otra cosa es que el sector público dé muchos pasos atrás y, como en reuniones, por ejemplo, de AESMIDE ha quedado claro, este avance de lo privado sobre lo público es hasta conveniente.

Luchar contra el abuso del Sector Público, y no digamos contra las empresas públicas, tal como, por ejemplo, reclamaban Walter Eucken, y por supuesto, las Escuelas Austriaca y de Chicago, o como observamos con los datos que ofrece anualmente el Banco Mundial, tiene prioridad clarísima para todo planteamiento sensato de la política económica.

Esto no es con-memoria
J. M. Ruiz Soroa, EL CORREO,  24 Abril 2012

Que el régimen franquista se construyera una historia manipulada y sectaria es hasta comprensible. ¿Cómo, si no, podría intentar legitimarse? Pero que en un régimen democrático se haga lo mismo es algo incomprensible

En 1937 hubo muchos muertos inocentes en Vizcaya, la mayoría de ellos causados por los brutales bombardeos de la aviación franquista sobre villas indefensas como Durango y Gernika. También hubo muertos inocentes (víctimas, las llamaríamos hoy), en los primeros días de aquel año en la villa de Bilbao, cuando la aviación de Mola bombardeó la villa y causo la muerte a seis civiles. Pero también cuando, a renglón seguido, los vecinos y las tropas socialistas en ella acantonadas se dirigieron a las cárceles habilitadas de Ángeles Custodios, El Carmelo, Casa Galera y Larrinaga y masacraron a más de doscientos civiles allí detenidos. Una forma de exterminar que se había puesto ya en práctica los meses de septiembre y octubre de 1936, cuando se asaltaron los barcos-prisión en la ría a la altura de Erandio y se asesinó por decenas a los civiles presos en el ‘Altuna Mendi’ y el ‘Cabo Quilates’, esta vez con la eficaz colaboración de la dotación republicana del acorazado ‘Jaime I’ surto en el puerto por aquellas fechas.

Muchos muertos inocentes ayer y, sin embargo, una sola memoria oficial y hegemónica hoy: la de Gernika. Una memoria sectaria, no por falsa, sino por amputada, no por lo que cuenta sino por lo que calla. Una memoria oficial que es indigna de una democracia.

El régimen franquista usó y abusó del recuerdo de las matanzas de los barcos-prisión y de las cárceles de Bilbao. Persiguió con saña a cualquiera que hubiera estado relacionado con ellas y exhibió a los muertos como mito de justificación propia y como estigma indeleble de los rojo-separatistas. Al tiempo que se prohibía mencionar lo de Gernika, o se creaban versiones falsas sobre su destrucción. Un tiempo de memoria sectaria, al servicio de la causa nacionalcatólica. Cuarenta años durante los cuales el pasado estaba amputado de lo que no convenía al régimen político.

La llegada de la democracia trajo consigo, era obligado, la recuperación de la memoria de los muertos del bando leal a la República. Gernika, que fue desde un primer momento utilizada como símbolo del horror por los gobernantes republicanos, se convirtió en el referente universal de la condena del franquismo y sus aliados. Era justo que así fuera.

Pero en pocos años sucedió algo repugnante: que de nuevo se amputó la memoria. Que la Gernika omnipresente sirvió para ocultar los barcos y las cárceles, que unos muertos inocentes fueron utilizados para esconder a otros que no lo eran menos, que una brutalidad tapó a la otra. Y no se trata de hacer equilibrismo con la Guerra Civil y repartir responsabilidades como si no hubieran sido los militares los que la desencadenaron. No se trata de equidistancia, sino de memoria del horror, y el horror no está bien recordado si se reduce al fragmento que conviene al poder de cada momento.

Que el régimen franquista se construyera una historia manipulada y sectaria es hasta comprensible; un sistema basado en la brutalidad y la represión tiene por fuerza que ir acompañado de una violación sistemática de la verdad histórica. ¿Cómo, si no, podría intentar legitimarse? Pero que en un régimen democrático se haga lo mismo es algo incomprensible.

Estremece escuchar hoy, como se escucha frecuentemente, que se trata sólo de una especie de ley de la compensación histórica, según la cual los muertos inocentes de la derecha española ya recibieron durante treinta años su cuota de memoria y recuerdo, luego ahora toca dar todo el recuerdo a los otros muertos. Estremece porque proclama una especie de naturalidad del sectarismo incluso en cuestiones que afectan a la dignidad humana. Y estremece porque, al final, viene a equiparar al régimen democrático con el régimen franquista: si ellos manipularon la historia, nosotros la manipulamos al revés, pero ambos manipulamos, por los mismos intereses sectarios de construir una historia a la medida de nuestra conveniencia actual. Pero si en algo se diferencia la democracia del autoritarismo es que en ella caben todas las historias, no sólo las que convienen al gobernante de turno.

Naturalmente que los hechos no son iguales, claro que no es lo mismo la destrucción sistemática y fríamente planeada de una ciudad y la matanza llevada cabo en el calor de unos bombardeos. Claro que no son lo mismo un bando y otro. Y así todos los ‘claros’ que se quieran poner. Pero la muerte del niño en Gernika es igual de injusta y lamentable que la del sacerdote de Bilbao, ni más ni menos. Y el fusilamiento nocturno de García Lorca es igual de injusto y repugnante que haber colgado de una grúa hasta la muerte a Gregorio Balparda. Setenta años después, en nuestro recuerdo democrático tienen que entrar ambas muertes, por eso lo llamamos ‘con-memoración’. Y si no, ni es memoria ni es democrática. Es sectarismo, por mucho que disfrazado de memoria políticamente correcta.

La Generalidad deja fuera de un plan millonario para incentivar el comercio a empresas que no rotulen en catalán
El Ejecutivo autonómico aprueba repartir doce millones de euros entre empresas de los sectores del comercio, los servicios, la artesanía y la moda, pero veta a las que solo utilicen el español en sus comunicaciones. El Tribunal Constitucional dictaminó que este tipo de discriminaciones es ilegal.
Alejandro Tercero www.vozbcn.com  24 Abril 2012

La Generalidad continúa discriminando de forma sistemática e impune a los ciudadanos y empresas que optan por utilizar el castellano en Cataluña, contraviniendo de esta forma lo establecido por los tribunales.

Como ya es costumbre, el Gobierno autonómico mantiene el veto a las empresas y entidades que quieran optar a recibir subvenciones si no utilizan, al menos, el catalán en todas sus comunicaciones internas y externas. En los últimos meses, esta marginación ha alcanzado todos los ámbitos imaginables, desde las consultorías para empresas culturales, a la gestión ambiental, pasando por los proyectos de cooperación al desarrollo, los festivales musicales, los profesionales del mundo creativo y artístico, la integración laboral de personas con discapacidad, e, incluso, la lucha contra la pobreza, entre otros.

Doce millones para incentivar el comercio, los servicios, la artesanía y la moda
Este martes, el Diario Oficial de la Generalidad de Cataluña (DOGC) ha publicado ‘las bases que deben regir la concesión de incentivos en el ámbito del comercio, de los servicios, la artesanía y la moda del Consorcio de Comercio, Artesanía y Moda de Cataluña para el año 2012′.

El Ejecutivo autonómico, a través de la Consejería de Empresa y Ocupación, repartirá un total de doce millones de euros, que pueden ser ampliados en el caso de recibir transferencias para este programa por parte del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, en base a un convenio firmado.

Todos los rótulos y documentos de ofertas, al menos, en catalán
Entre las condiciones exigidas a los que quieran optar a las subvenciones, se les obliga a ‘cumplir los requisitos establecidos en los artículos 32.1, 32.3 y 36.4 de la Ley de Política Lingüística’. Estos artículos obligan a las empresas a que ‘la señalización y los carteles de información general de carácter fijo y los documentos de oferta de servicios para las personas usuarias y consumidoras de los establecimientos abiertos al público deben estar redactados, al menos, en catalán’.

La normativa citada también establece que ‘los rótulos e informaciones de carácter fijo y que contengan texto que han de constar en el interior de los centros laborales dirigidos a las personas que trabajen en los mismos deben figurar, al menos, en catalán’.

El TC dictaminó que es ilegal obligar a las empresas a usar una lengua
Sin embargo, esta normativa que la Generalidad impone para poder acceder a las ayudas quedó derogada por la sentencia 31/2010 del Tribunal Constitucional, sobre el Estatuto de Autonomía de Cataluña, que en su fundamento jurídico 22 dictaminó lo siguiente:

‘El deber de disponibilidad lingüística de las entidades privadas, empresas o establecimientos abiertos al público no puede significar la imposición a éstas, a su titular o a su personal de obligaciones individuales de uso de cualquiera de las dos lenguas oficiales de modo general, inmediato y directo en las relaciones privadas, toda vez que el derecho a ser atendido en cualquiera de dichas lenguas sólo puede ser exigible en las relaciones entre los poderes públicos y los ciudadanos’.

De igual forma, la sentencia determinó que es ilegal dar un trato preferente al catalán sobre el español, tal y como ocurre a la hora de conceder estas subvenciones. En concreto, el fundamento jurídico 14 decretó lo siguente:

‘La definición del catalán como lengua propia de Cataluña no puede justificar la imposición estatutaria del uso preferente de aquella lengua, en detrimento del castellano, también lengua oficial en la Comunidad Autónoma, por las Administraciones Públicas y los medios de comunicación públicos de Cataluña’.

A pesar de la claridad de la doctrina del Alto Tribunal, el Ejecutivo autonómico sigue defendiendo que este tipo de discriminación es legal. “Tenemos el convencimiento de que lo que hacemos está dentro del marco de la ley y de la interpretación de lo que dice la propia sentencia del Tribunal Constitucional”, señaló el portavoz de la Generalidad, Francesc Homs (CiU), el pasado 27 de marzo preguntado al respecto por LA VOZ DE BARCELONA. Nadie ha impugnado ante los tribunales, todavía, estas órdenes autonómicas.

En manos del enemigo
Félix de Azúa (vía www.vozbcn.com) http://www.jotdown.es/  24 Abril 2012

Con frecuencia oigo decir que es inmoral condenar a todos los políticos por el mal comportamiento de unos pocos. Aunque quienes lo dicen suelen ser políticos, podríamos aceptarlo, pero sería más convincente si los políticos que aún no se han corrompido denunciaran a sus colegas corruptos. No suele suceder, o al menos yo no conozco un solo caso.

En Andalucía un tipo ha estado gastando el dinero del contribuyente en dosis de cocaína capaces de matar un hipopótamo, pero ninguno de sus colegas se había percatado. Iba repartiendo dinero a puñados entre los amigos del partido, pero ningún socialista andaluz lo había advertido. Los subsidios de desempleo iban a parar a sus colegas y ningún responsable lo había señalado. Sin embargo el delincuente, un alto cargo de la Junta, dice que todo el mundo lo sabía.

En Valencia una trama corrupta llega por fin hasta los juzgados, pero sin consecuencias entre los políticos profesionales del partido incriminado. Ni uno solo ha pedido excusas o ha censurado a sus compañeros rufianes. En Las Baleares hay un partido, el de una mujer llamada Munar, que se inscribió en el registro con el propósito explícito de delinquir y en efecto se convirtió en el partido del latrocinio abierto y conocido por toda la sociedad política balear. Ni un solo político dijo nada. Tampoco los de la oposición.

En fin, la impresión es que la totalidad de la sociedad política está corrompida, sea de facto o por su silencio, a la manera de los nacionalistas vascos, cómplices de los crímenes de ETA por su colaboración pasiva.

Una sociedad totalmente corrupta es muy difícil de combatir. No hace muchas semanas escribí que las tramas de corrupción actuales son tan opacas y técnicas que sólo un novelista puede dar cuenta de ellas. Así sucede en Cataluña, donde una corrupción general está perfectamente controlada por las cien familias. ¿Podría con ellas un novelista?

Confieso que me equivocaba porque ha sido un periodista el que ha escrito un reportaje demoledor sobre las tramas de corrupción catalanas, las cuales incluyen a nacionalistas, socialistas, separatistas e incluso al PP. Sólo se salvan los de Ciutadans. El periodista es Manuel Trallero y el libro se titula Música celestial (Debate). La trama delictiva viene descrita a partir del llamado “caso Palau”, es decir, el latrocinio a que se dedicaban Félix Millet y sus secuaces desde la sede del Palau de la Música Catalana. Nadie conoce a ciencia cierta las cifras finales, pero parece que ya vamos por los trescientos millones de euros.

Lo asombroso es que en la minuciosa descripción del sistema y de las corrupciones concretas, expuesto por Trallero con gran detalle, aparecen todos los nombres de la sociedad barcelonesa acomodada, los ricos, los poderosos, sus abogados, sus banqueros, no falta ni uno. La colaboración de políticos, empresarios, leguleyos, inspectores de hacienda, medios de comunicación, jueces, en fin, de la elite catalana, para desvalijar a los contribuyentes es apabullante.

No es un libro para leer por diversión, es un tremendo volumen de quinientas páginas en donde se detalla cada operación, quién cobró y cuánto, cómo se escondía, quién urdía la mentira, cómo se disimulaba, cómo aparecía en los diarios “serios” y en las televisiones nacionalistas. Los lectores barceloneses conocerán a cada uno de los personajes implicados, los cuales van desde columnistas de diario hasta banqueros del catalanismo y grandes familias soberanistas, pero los lectores forasteros apenas si les sonarán un par de personajes. No importa. Lo relevante del libro es que expone con precisión la complicidad de toda la sociedad acomodada y la necesidad de que los partidos políticos garanticen la impunidad de estos truhanes. Parece que no tengan mejor función. Es, en verdad, terrorífico.

Ahora bien, no vaya a creerse que es un trabajo para descubrir tan sólo la ciénaga que oculta el llamado “oasis catalán” y la inmensa corrupción que se envuelve en la bandera catalana (eso todos lo sabíamos), es más bien un trabajo para entender cómo funciona la corrupción generalizada en Cataluña, en Valencia, en Andalucía, en Baleares, en España entera, porque los métodos son los mismos, se imitan los unos a los otros y sólo cambian los nombres.

Así que, en efecto, seguramente hay políticos honrados, pero tampoco me fío de ellos si no se deciden a defender la democracia. Porque lo abyecto de la corrupción es que destruye cualquier intento de hacernos creer que vivimos en un país democrático. La partitocracia no es democracia, como bien lo han sufrido los italianos hasta que ha llegado un tecnócrata europeo para sustituir a los delincuentes. ¿Cuándo nos enviarán uno a nosotros?

El PSC defiende los protocolos lingüísticos que prohíben usar el español a los empleados autonómicos
Una orden interna de la Consejería de Salud establece la obligatoriedad de que médicos y enfermeros utilicen ‘siempre’ el catalán, e insta a esconder los impresos en castellano. Estas directrices se repiten en otras consejerías.
Redacción www.vozbcn.com  24 Abril 2012

La Comisión de Enseñanza y Universidades del Parlamento autonómico de Cataluña rechazó el jueves pasado una propuesta de resolución presentada por Ciudadanos para derogar los protocolos lingüísticos de la Consejería de Enseñanza de la Generalidad que prohíben a los empleados de ese departamento utilizar la lengua española.

Como era previsible, la iniciativa recibió los votos favorables del PP y el rechazo de CiU, ICV-EUiA y ERC. Sin embargo, y de forma sorprendente, el PSC también se opuso a la propuesta, calificándola de “desafortunada y fuera de lugar”. Los socialistas se limitaron a argumentar que “la legislación lingüística aprobada por el Parlamento [autonómico] es clara y meridiana”, obviando que esta ha sido corregida por los tribunales.

El diputado autonómico Daniel Font, portavoz del PSC en esta comisión, consideró que se trataba de una proposición “oportunista”, debido a que el sábado, dos días después de la celebración de la comisión, estaba prevista la celebración de un acto promovido por Ciudadanos para exigir el cumplimiento de las sentencias que ordenan el restablecimiento del bilingüismo escolar. Sin embargo, la propuesta de resolución había sido registrada en el Parlamento autonómico el 24 de enero.

Las reuniones con los padres deben realizarse en catalán
Durante el debate, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, denunció que este tipo de protocolos contradicen lo establecido en la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto, que establece que “de ninguna forma puede haber ninguna prohibición o preferencia” por una de las dos lenguas oficiales. Y lamentó que “la orden de la Consejería de Educación incluso deja muy claro que la única lengua que se puede utilizar, incluso en las reuniones con los padres, ha de ser el catalán”.

Anna Simó (ERC), por su parte, acusó a Ciudadanos de pretender, con iniciativas como esta, “aminorar todavía más” el catalán para convertirla en “una lengua residual” hasta “su desaparición”, y les imputó ser generadores de “odio y confrontación”. Rivera respondió: “Ya sé que contra las religiones es difícil imponer la razón, pero es que algunos parece que pontifiquen desde una religión que respetar a las personas. Unos queremos aplicar una sentencia, otros aplicar una religión”.

Utilizar la mímica con los pacientes, antes que el español
El escándalo de los protocolos de usos lingüísticos de la Generalidad estalló a mediados de enero pasado, cuando se conoció que la Consejería de Salud había enviado un documento a los médicos y enfermeros del sistema autonómico de salud en el que les ordenaba hablar ‘siempre’ en catalán, tanto en sus comunicaciones con los pacientes como entre los propios compañeros de trabajo, algo que es completamente ilegal.

La instrucción -de doce páginas- incluso exige utilizar ‘recursos no verbales y materiales gráficos de apoyo’ con los pacientes castellanohablantes que no entiendan el catalán, antes que pasarse al castellano. Además establece que las historias clínicas deben redactarse en catalán; ordena que la lengua de las reuniones internas, de los actos públicos, de los rótulos, de la megafonía, y del contestador automático debe ser el catalán; y señala que los impresos en castellano ‘no hace falta que estén directamente al alcance del público’, entre otras insólitas directrices.

Recurso contencioso-administrativo
El portavoz de la Generalidad, Francesc Homs (CiU), preguntado en enero pasado por si el Gobierno autonómico pensaba mantener el protocolo, restó importancia a la normativa, reconoció que no es un caso “excepcional” y argumentó que “los protocolos tienen estas cosas”.

La asociación Impulso Ciudadano presentó un recurso contencioso-administrativo contra esta orden de la Consejería de Salud y contra las instrucciones marco emitidas por la Dirección General de Política Lingüística, que se utilizan como referencia en la redacción y adaptación de los protocolos a cada departamento.

Este tipo de protocolos han sido distribuidos por diversas consejerías y organismos de la Generalidad a nivel interno, por lo que Ciudadanos ha presentado propuestas de resolución instando su retirada en las comisiones de Justicia; Bienestar, Familia e Inmigración; Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural; Economía, Finanzas y Presupuesto; Asuntos Institucionales; Medios Audiovisuales; Interior; Cultura y Lengua; y Salud.

El juancarlismo provoca la crisis de la monarquía
Carlos Ruiz Miguel Periodista Digital 24 Abril 2012

Hace catorce meses, el 2 de enero de 2011, el diario Público difundió un reportaje titulado "¿Es posible la tercera República?". El autor de dicho reportaje, Juanma Romero, contactó conmigo para pedirme mi opinión. Confieso que me sentí decepcionado al comprobar que la inmensa mayoría de las respuestas a las numerosas preguntas que me hizo el redactor no fueron publicadas. Ahora, después de que estallaran el "caso Urdangarín" y el escándalo "Corinna-Botswana", me voy a permitir rescatar las respuestas que envié a ese redactor los días 29 y 30 de diciembre de 2010. Creo que alguna de esas respuestas era "profética" y fue lástima que el redactor no la publicara. Pero no me resisto a dejar constancia de lo que escribí ANTES de que estallaran esos escándalos.

I. LO QUE EL DIARIO "PÚBLICO" PUBLICÓ
De todas las preguntas y respuestas que me hizo el redactor de "Público" el reportaje ¿Es posible la tercera República?" apenas publicó brevísimos fragmentos. Fueron estos:

(...)
Como IU, Pastor subraya que hay que presentar la república como "alternativa democratizadora", superando "la nostalgia" de 1931. "La recesión lleva visos de provocar una crisis del sistema político -responde categórico Ruiz Miguel-. Y llegará un momento de plantear responsabilidades y preguntarnos qué hizo la Monarquía para evitar esta situación".
Tesis opuesta a la de Cruz, Rueda Laffond, León o Gurrutxaga.
A medio camino, el sociólogo de la UCM Armando Fernández Steinko, autor de Izquierda y republicanismo (Akal, 2010): "Las crisis
sirven para poner en práctica cosas asumidas previamente. No son un buen momento para hacer avanzar una identidad compleja como la republicana. Aunque también abren oportunidades, pues en un proyecto republicano economía y política están al servicio del bien común, de los ciudadanos".

(...)
"Hay poca demanda social" para acabar con la Monarquía, certifica Carlos Ruiz Miguel, catedrático o constitucionalista de la Universidad de Santiago. "Está fuera de la agenda política, de las demandas de los partidos y de la sociedad", remacha Sandra León, politóloga de la Fundación Alternativas.

II. LO QUE ME PREGUNTARON Y LO QUE CONTESTÉ
Sin embargo, como dije, el autor de ese reportaje me sometió a un exhaustivo interrogatorio. Creo que, a la vista de los acontecimientos actuales, merece la pena recordar lo que opiné antes de que estallaran los escándalos "Urdangarín" y "Corinna-Botswana".
Sugiero especial atención a las respuestas 3, 6, 8, 10, 15.

1· ¿Cree que hay demanda social de cambio de la forma de gobierno?
- La pregunta es equívoca si entendemos que hoy en día la "monarquía" no es una "forma de gobierno", sino una "forma de Estado". Creo que hay poca demanda social de cambio de "forma de Estado" y hay una difusa demanda de cambio de "forma de gobierno".
Dado que el rey no ejerce ya el poder ejecutivo, la monarquía parlamentaria no es una "forma de Gobierno".
La "forma de Estado" alude, entre otras cosas, al modo en que se configura la representación externa del Estado.

2· ¿Por qué el republicanismo no cuaja?
- Creo que porque no acierta a presentar la diferencia que ofrecería respecto a la forma de Estado actual.

3· ¿Qué tipo de factores son los que pueden desgastar a la Monarquía?
- En mi opinión, sobre todo, dos. Uno sería la ruptura territorial de España. No puede haber "Reino de España" si deja de existir "España". El otro sería la eventual implicación de la monarquía en conductas reprochables.

4· ¿Qué condiciones se tienen que dar para que el debate republicano germine?
- Yo creo que las condiciones se dan ahora. Básicamente, estamos asistiendo a una crisis global, que ya no sólo es económica, sino
política. Porque el sistema político establecido en 1978, por un lado, ha sido una de las causas de la crisis económica actual y, por otro, no puede formar parte de la solución ya que tiene un coste económico insoportable en la presente situación.

5· ¿Estamos ante un agotamiento del sistema del calibre del que propició la proclamación de la II República?
- A mi juicio, el sistema actual está aún más agotado que el de la Constitución de 1876 cuando se proclamó la II república. La diferencia no está tanto en el agotamiento del sistema jurídico, cuanto en el consenso de ciertas elites en mantenerlo.

6· Cuando habla del coste del sistema, ¿se refiere al coste del sistema autonómico, que ya es insostenible?
- Por supuesto el coste autonómico es insostenible. Ahora, por ejemplo, se demuestra que es un error que la Constitución no prohiba
la fusión de Comunidades autónomas, con el ahorro que ello conllevaría. Pero la quiebra afecta a todas las administraciones. La
Administración local, los municipios, se puede decir que o está en quiebra técnica o al borde de la misma. Las llamadas "administraciones autónomas", como las Universidades, otro tanto de lo mismo. Incluso la administración central tiene muchos órganos, costosos e inútiles. Por ejemplo: ¿cuanto cuestan y para qué sirven los "Consejos Económicos y Sociales" nacionales y autonómicos?

7· ¿El caldo de cultivo que podría darse debería ser semejante al que llevó a la II República?
- Considero que no tiene por qué ser semejante. De hecho, uno de los problemas actuales que puede desatar la crisis terminal del sistema, como son los nacionalismos, eran un problema bastante menos importante en 1931 y no creo que fuera entonces una de las causas relevantes de la proclamación de la II República.

8· ¿Cree que los nacionalismos pueden contribuir a ese colapso del sistema? ¿Los nacionalismos periféricos o el español también?
- El nacionalismo español hoy en día no existe. Pero los nacionalismos periféricos están contribuyendo, sin duda, no sólo al colapso
político, sino también económico, del sistema por su propensión a crear estructuras administrativas copiadas de las del Estado.

9· ¿Qué debemos aprender de las dos experiencias republicanas previas?
- Que no se puede sacrificar la realidad a la consecución de una ideología.

10· ¿Cómo puede penetrar con más fuerza en el discurso de los partidos?
- A través de la exigencia de máxima ejemplaridad en la política.

11· ¿Qué efecto tiene la crisis (si hace que ese debate se desinfle o no)?
- Como he dicho antes, me parece que la crisis económica puede tener un papel decisivo pues lleva visos de provocar una crisis del sistema político.

12· ¿qué síntomas percibe de que la actual crisis económica puede acabar alcanzando a la monarquía?
- ¿Síntomas? En sentido estricto, ninguno. Pero llegará el momento de plantear las responsabilidades de la situación. Y entonces las
pregunta serán: ¿qué hizo la monarquía para evitar que llegáramos a esta situación? y ¿se habría llegado a esta situación si hubiera
habido una república?

13· ¿Cómo afecta la poca transparencia de las cuentas de la Casa del Rey?
- Afecta poco porque los medios no conceden relevancia a la cuestión.

14· ¿Hay un cambio generacional? ¿Los jóvenes son más republicanos, mientras que los mayores están más aferrados a la monarquía?
- Se podría decir que los jóvenes son menos afectos a la monarquía, pero no por ello son más afectos a la república. Hay una peligrosa despoliticización en la juventud. Y al hablar de "despoliticización" no me refiero a tomas de posición en cuestiones concretas o de detalle, sino al modo de juzgar si la gestión política afecta positiva o negativamente al bien común. Se está perdiendo la idea de "bien común" y sin esta idea previa no puede cuajar, a mi juicio, un debate entre monarquía y república.

15· ¿Existe o no el llamado juancarlismo? ¿Habrá más desafección cuando llegue al trono el príncipe Felipe? ¿Se ha generado una imagen de la Corona como mito, como icono, como tabú? ¿Existe ese tabú en España y no en otros países (caso del Reino Unido)? ¿Por qué?
- Sin duda sí existe el "juancarlismo".

No habrá "desafección" sino que habrá un cambio de titularidad de los afectos. La "afección" al "juancarlismo" existe en una cierta base social, de cada vez más edad, pero también en una importante elite económica y política. El príncipe, junto con Letizia, creo que tienen más afecto entre los jóvenes, pero me temo que no tiene, y difícilmente tendrá, la oportunidad de tener complicidades con esa elite económica y política.

La Corona no puede dejar de ser mito o icono, porque si no sería tal. Pero no tiene por qué ser un tabú. El hecho cierto es que numerosas cuestiones relativas a la Corona son un tabú mediático, lo cual se explica por la complicidad de esa elite económica y política a la que me he referido. Esa complicidad, por cierto, también existen en monarquías como la británica o la holandesa.

16· ¿Cómo puede hacerse el cambio constitucionalmente? ¿Hay miedo a un referéndum?
- El cambio a través de la Constitución de 1978 es virtualmente imposible. Yo no creo que haya miedo a un referéndum. Es algo peor:
hay miedo al debate, tanto por los escasos militantes activos por el monarquismo o el republicanismo, porque ese debate obligaría a
clarificar muchas cosas en ambos bandos que esos bandos no quieren y, en algunos casos, no saben clarificar. En cualquier caso, si se produce una crisis terminal del sistema, habrá que convocar Cortes Constituyentes.

17· ¿Cree verdaderamente factible que en un plazo medio el sistema colapsaría de tal modo que haría inevitable la convocatoria de Cortes Constituyentes?
- Creo que el sistema ya ha colapsado. A mi juicio, existen muchos artículos de la Constitución que en este momento sólo son papel.
Ocurre que algunos tienen temor, a la vez que intereses, en que el modelo no cambie. Pero el hecho es que el modelo en aspectos
esenciales ya no es viable: valga por todos el caso del TC.

18· ¿Por qué se sigue asociando República con izquierda?
- Porque la izquierda asocia la República a sí misma, sobre todo simbólicamente. En el momento en que la izquierda apostara por una III República con la bandera nacional (que fue, por cierto, la de la I República) y no se obstinara en revivir los símbolos de la II
República, creo que el republicanismo empezaría a ser algo "transversal". Precisamente por eso, creo que los defensores del
"juancarlismo" son los primeros interesados en que la república quede simbólicamente asociada a la izquierda.

19· Para que la derecha se sume al proyecto republicano, ¿basta con despojar a la República de sus símbolos tradicionales?
- No sé si basta. Pero sin duda esto sería la condición "sine qua non" para que eso ocurriera. A partir de ahí, creo que el debate sería
posible porque existiría un terreno común que, ahora, no existe.

20· ¿No es la propia concepción de una jefatura del Estado no monárquica la que repugna a la derecha?
- No necesariamente. No todas las presidencias republicanas son iguales. No es lo mismo la alemana que la norteamericana. Creo que una presidencia como la norteamericana tiene un gran atractivo en el pensamiento liberal y conservador que forma el núcleo básico de la derecha.

Casi 20.000 millones de euros
El déficit del Gobierno central alcanza el 1,85% hasta marzo
Como dijo Montoro, los números rojos del Estado central llegaban al 0,83% en marzo, pero la cifra se duplica tras las transferencias a las regiones.
LIBRE MERCADO Libertad Digital 24 Abril 2012

El Estado registró en el primer trimestre de este año un déficit de 19.696 millones de euros en términos de Contabilidad Nacional, el 1,85% del PIB, lo que supone un aumento del 73,2% en comparación con la cifra del mismo periodo del año anterior, según los datos presentados por la secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás.

Esta cifra esconde una cierta contradicción con lo anunciado por Cristóbal Montoro en el debate de los Presupuestos Generales del Estado en el Congreso, en el que ha asegurado que el déficit del Estado alcanzó el 0,83% en marzo. La diferencia de algo más de un punto entre el dato del ministro de Hacienda y el total se debe al adelanto en las transferencias autonómicas y a la Seguridad Social, según ha explicado la secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás.

Sin tener en cuenta estas circunstancias y haciendo una comparación en términos homogéneos, el déficit del Estado fue en el primer trimestre un 11% inferior al registrado en igual periodo del año anterior y equivaldría al 0,83% del PIB, según la secretaria de Estado.

Los tres primeros meses del año no son significativos, ya que los gastos están condicionados por un aumento de devoluciones y por el adelanto de transferencias corrientes por un importe global de 7.684 millones a las comunidades autónomas y a la Seguridad Social.

En cualquier caso, la cifra total es muy elevada para un primer trimestre y no sólo porque implica un incremento del 73% respecto a los datos de 2011. Hay que tener en cuenta que el objetivo para el conjunto de las administraciones públicas en 2012 es del 5,3%. Si se repitiera el 1,85% durante los cuatro trimestres del año, sólo el déficit del Estado sería del 7,4% (cuando su objetivo es del 3,5%).

Como explica el Gobierno, esta cuenta hay que hacerla con muchas precauciones, porque puede que haya gastos que no vayan a repetirse o ingresos que todavía no hayan sido imputados, pero sí puede servir como indicador de cómo van las cosas. También es cierto que si se toma sólo el 0,83% y se multiplica por cuatro la cifra que sale es del 3,32%, por debajo del 3,5% que tiene como objetivo el Estado central para este año.

Pagos e ingresos: los pagos se situaron hasta marzo en 43.162 millones de euros, un 21,6% más, mientras que los ingresos sumaron 23.466 millones de euros, lo que supone una caída del 2,7% en comparación con el mismo período de 2011.

En términos de caja (considerando los ingresos y pagos efectivamente realizados): el Estado tuvo un déficit de 12.820 millones frente al saldo negativo de 9.161 millones de marzo de 2011, lo que supone un aumento del 39,9 % que el Ministerio de Hacienda subraya que no debe considerarse indicativo de la evolución que pueden seguir las cuentas públicas a lo largo del ejercicio.

Recaudación por impuestos directos: fue de 20.044 millones, un 3,7 % menos que la cifra de 2011, mientras que la correspondiente a los impuestos indirectos fue de 19.486 millones, un 7,4 % menos.
IRPF: alcanzó unos ingresos de 19.644 millones, inferiores en un 0,1 % a los del mismo periodo de 2011, con lo que se ralentiza la caída de lo recaudado con el impuesto de la renta gracias a que las retenciones del trabajo aumentaron el 6,8 % en marzo.

Impuesto de sociedades: tuvo un saldo negativo de 313 millones, debido a que la recaudación fue menor a las devoluciones.
IVA: generó 14.318 millones, el 9,1 % menos, como consecuencia también del mayor ritmo de reembolsos.

Impuestos especiales: recaudaron 4.425 millones, un 2,2 % menos, principalmente por el descenso del 5,5 % en la recaudación del impuesto sobre hidrocarburos -como consecuencia del menor consumo de carburantes- y por la caída del 5,4 % de la recaudación del impuesto sobre el alcohol, si bien la procedente del tabaco aumentó el 1,6 %.

******************* Sección "bilingüe" ***********************



Recortes de Prensa   Página Inicial