AGLI Recortes de Prensa   Lunes 30 Abril 2012

 

No es una recesión: es una depresión en toda regla
@Roberto Centeno. El Confidencial 30 Abril 2012

España ha entrado oficialmente en recesión por el descenso continuado del consumo privado y el frenazo de las exportaciones, según los datos del BdE publicados la pasada semana. Y, lo que es más grave, el Banco de España advierte que lo peor está por llegar. Se trata por tanto de una doble recesión, algo que jamás había ocurrido en nuestro país desde la Guerra Civil. Sin embargo, y como viene siendo habitual, la situación es mucho peor de lo que reflejan los datos oficiales. Para Paul Krugman, “ya no se puede hablar de recesión, España se encuentra en una depresión en toda regla”. Es decir, una grave crisis económica prolongada, profunda y acumulativa, con incrementos anormales del paro, caídas profundas del consumo, la inversión y la riqueza, y cuya duración puede extenderse entre tres y diez años.

Con una tasa de paro oficial del 24,4% y real del 26,5% -sumando los 435.000 “parados desencantados” que la semana de la encuesta no habían realizado búsqueda activa de empleo y que el INE clasifica como inactivos- (una tasa superior a la de EEUU en el peor momento de la Gran Depresión), un 51% de paro juvenil, una población crecientemente empobrecida de la que un 23% vive por debajo del umbral de la pobreza, unos 1,7 millones de hogares con todos sus miembros parados y cuatro de cada diez parados sin subsidio, hablar de recesión supone un engaño a los españoles. Si no se han producido todavía casos graves de hambre es solo debido a la impagable labor de Cáritas y de las órdenes religiosas, que se encuentran literalmente desbordadas, mientras unos sindicatos depredadores y corruptos aún no han ofrecido ni un plato de sopa a un hambriento.

Desesperanza generalizada
La velocidad y la profundidad en la destrucción de la riqueza de las familias jamás había alcanzado la dimensión actual en tiempos de paz: el equivalente a un 50% del PIB desde enero. La pérdida de valor de las empresas del IBEX supera los 100.000 millones de euros desde esa fecha, que se añaden a los 200.000 perdidos desde 2008; la pérdida de valor de las viviendas, 1,5 billones desde 2008 o 400.000 millones, también desde enero. La renta disponible de las familias, el motor fundamental de una economía, despuésde cuatro años ininterrumpidos de caídas, volverá a caer en mas de 40.000 millones de euros en 2012 no solo por el paro, la inflación y la caída de remuneraciones reales, también por la fuerte subida de impuesto sobre la renta, y el aumento brutal de los impuestos sobre el ahorro y el impuesto de bienes inmuebles. Y mientras millones de familias luchan por sobrevivir sabiendo que sus hijos vivirán peor que ellos, Rajoy sigue desaparecido y sin liderazgo.

Y por si este entorno de depresión no fuera ya lo suficientemente dramático, el déficit del Estado en el primer trimestre alcanzó un 1,85% del PIB (el 7,4% en tasa anual, que con el déficit de CCAA y Ayuntamientos supera el 10% del PIB), un 75% más que el año anterior, para financiar gasto corriente, para que las CCAA puedan continuar el despilfarro. Después está la Seguridad Social, porque los ingresos no cubren ya los gastos de la misma y la diferencia está creciendo exponencialmente. Y, además, aunque no cuenta como déficit computable, tenemos el río de dinero para mantener cajas que deberían haber sido cerradas, la última, Caixa Catalunya, que costará 8.800 millones de euros a los contribuyentes, o con una Bankia inviable y, según el FMI, desastrosamente gestionada cuya intervewnción está cantada y nos costará 50.000 millones. ¿Con qué derecho Rajoy saquea el erario público otra vez, gracias a lo expoliado de renta y ahorro de los españoles, en lugar de cerrar las cajas y procesar a los responsables? Es algo intolerable para la nación.

La intervención es la única esperanza posible antes de una revuelta social cada día más cercana. Supondría que España pasaría a ser dirigida por verdaderos profesionales de la economía, no por políticos incompetentes y moralmente corruptos que jamás nos sacarán de la crisis

¿Hasta cuándo piensan estos irresponsables seguir auxiliando a unas CCAA que no están en absoluto comprometidas con la estabilidad presupuestaria? No dicen que van a intervenir las CCAA que no cumplan, ¿pues a qué esperan para intervenir Valencia, Murcia o Castilla La Mancha, que ni cumplen ni van a cumplir?; ¿y qué hay de Andalucía o Cataluña, que ya han anunciado categóricamente que no piensan cumplir, mientras reciben miles de millones del erario público para tapar sus agujeros? Estamos en manos de insensatos que utilizan el dinero de los españoles como si fuera escombro. Y ahora Montoro dice que España necesita endeudarse en 114.000 millones, pagando el 90% más de interés por las letras, con un bono a 10 años al que los seguros de deuda (CDS) dan ya un 50% de posibilidades de impago, a lo que se suman 148.000 millones más por vencimientos de deuda. En total, 262.000 millones o el 25% del PIB.

Estos irresponsables pensaban que las compras de los bancos españoles con el dinero del BCE, del que se están llevando los dos tercios del total de la eurozona, no tenían final, pero resulta que sí. Santander y BBVA no compran más deuda al Tesoro. ¿Quién, entonces, les va a comprar los casi 200.000 millones que faltan para cerrar el año? Aún peor, la rebaja de rating de S&P en dos escalones y con perspectiva negativa, a solo tres peldaños del bono basura, obligará a fondos y bancos internacionales a vender masivamente deuda española. ¿Con qué dinero va seguir financiando entonces Rajoy el despilfarro autonómico y un sistema financiero quebrado?; ¿a qué coste inasumible piensan colocar tan ingente cantidad de deuda? Unos y otros están hundiendo el país para los próximos cien años.

Una pérdida de credibilidad histórica
Frente a todo esto tenemos un Gobierno sin plan ni estrategia alguna, sin cohesión, dedicando sus mejores esfuerzos a apuñalarse los unos a los otros. Ni se plantea recuperar la soberanía económica dividida en 17 pedazos, lo más esencial junto con la recuperación del crédito para superar la crisis. El Ejecutivo es tan cobarde que ni siquiera ha acometido la reforma del BdE, cuyo prestigio está por los suelos, ni destituido a su gobernador, principal responsable junto con Zapatero de nuestra ruina económica. Un Gobierno que ni siquiera se plantea una alternativa energética racional, ni de lucha contra los monopolios, lo que nos lleva a pagar los precios de los productos petrolíferos antes de impuestos, del gas, de la electricidad, de las telecomunicaciones y de los servicios bancarios más caros de Europa. Cualquier gobierno sensato hubiera tomado medidas drásticas de recorte de gastos inútiles, algo sencillo cuando el despilfarro de dinero público supera los 110.000 millones.

Nunca en la historia de las democracias un presidente había perdido tan enorme caudal de credibilidad y de esperanza en tan poco tiempo. Todas y cada una de las afirmaciones de Rajoy, desde “hay que bajar impuestos” a “jamás implantaré el copago” pasando por “tenemos un plan perfectamente diseñado para salir de la crisis” o “no emplearemos un euro de dinero público en rescatar a la banca”, se han demostrado falsas en poco más de 100 días. Ha subido impuestos, ha implantado el copago y no tenía plan alguno. A día de hoy, ya da igual lo que Rajoy diga o prometa: su credibilidad en los mercados es cero, solo las cifras de déficit y paro cuentan, y son desastrosas. Mientras, los mercados empiezan a descontar ya que hasta los grandes bancos tendrán que ser intervenidos y la fuga de capitales se convierte en un torrente. Todo lo demás es música celestial.

La intervención: el único camino
Cada vez resulta más difícil evitar una sensación de desesperación y de impotencia. La casta política, empezando por un Gobierno ineficaz y siguiendo por la oposición (que hace todo lo que está en su mano para desestabilizar el país), los nacionalistas (en chantaje permanente a la nación) y los sindicatos (con su larga tradición de destrucción de empresas) está llevando a España hacia el desastre. Una nación no puede continuar viviendo así año tras año, de promesas vanas e incompetencia manifiesta, viendo como se destruye cada día su riqueza, como la clase media, el gran pilar que ha sostenido el crecimiento de nuestra economía, está siendo eliminada y sin el más mínimo horizonte de esperanza. La intervención es la única esperanza posible antes de una revuelta social cada día más cercana. La intervención supondría que España pasaría a ser dirigida por verdaderos profesionales de la economía, en lugar de por políticos incompetentes y moralmente corruptos que jamás nos sacarán de la crisis.

La intervención supondría que, ante una propuesta a boleo de “recortar” 10.000 millones en Sanidad y Educación, se hubiera implantado la propuesta de Esperanza Aguirre: devolver al Estado Justicia, Sanidad y Educación, lo que hubiera supuesto un ahorro de 48.000 millones, sin copagos ni tasas; la intervención supondría que antes de subir un solo impuesto se acabaría con los 34.000 millones en duplicidades; que antes de subir el gas, la electricidad o los servicios bancarios, se acabaría con los monopolios; que antes de recortar inversiones e investigación se recortaría gasto corriente; que antes de dejar al Estado sin dinero para funcionar correctamente se cerrarían las diputaciones, incluidas las vascas, porque o sobran las Diputaciones forales o sobra el Gobierno Vasco.

En todo caso el diagnóstico es claro: el problema no es el PP, no es el PSOE, no es IU, ni siquiera los nacionalistas. El problema son todos ellos, todas estas mafias legales dedicadas a saquear España, instaladas como casta parasitaria, privilegiada, financiada íntegramente con el expolio a los contribuyentes, con 500.000 cargos de designación política, el doble que Italia y 300.000 más que en Alemania, aparte de los cientos de miles de familiares, amigos y correligionarios, y donde la oligarquía económica está exenta, vía SICAVs, de la mayoría de impuestos. O desmantelamos esa casta o no hay supervivencia posible.

Pérdidas de valor
Nota del Editor 30 Abril 2012

No voy a comentar el artículo de Roberto Centeno, es como la biblia para los cristianos, aunque yo le recordaría que no se olvide de que sin la derogación de todas las leyes lenguas regionales no iremos a parte alguna, y es además la primera medida indispensable que no tiene coste económico (bueno, podría tener coste farmaceútico debido a las crisis de ansiedad de los nazionalistas y aprovechados).

Pero voy a aprovechar la ocasión para críticar las falsas ideas de otros economistas que estan constantemente hablando del boom del ladrillo, de la bajada imprescindible de los pisos y de esperar más para comprar más barato.

Por las mismas razones, habría que tener el mismo planteamiento con los automóviles, las plazas de garaje, los artilugios informáticos y telefónicos, los restaurantes, en fín con todo el consumo. Y lo que vemos es que la inflacción está subiendo, estamos perdiendo valor adquisitivo, el estado sigue depredando todos nuestros recursos, y andan buscando el modo de que nuestra riqueza desaparezca y con ello desaparezcan sus obligaciones de pago (si, la señora vieja le diría que si hacen funcionar la imprenta de los billetes, nuestra riqueza se esfuma y el estado paga sus deudas con papel impreso).

Por eso, algunos nos alegramos de que la imprenta dejase de estar en manos de los "españoles" profesionales de la política, porque ellos no están sometidos al control ciudadano (dejar una papeleta en una urna cada cuatro años es un insulto a la inteligencia), y ahora pretenden largar una ley de transparencia sin antes derogar todas las leyes sobre lenguas regionales.

No sé que interés tienen esos "expertos" en que bajen los pisos y dejan todo lo demás para que sigan forrándose unos pocos y más los intermediarios.

PD: a ver si los de Manos Limpias presentan una denuncia por prevaricación contra los profesionales de la política que impulsen la ley de transparencia sin antes haber derogado esas leyes malignas de pedofilia lingüistica, y van todos a la cárcel (previa confesión de parte y devolución de los bienes afanados).

En espera de un gran partido liberal español
Francisco Rubiales Periodista Digital 30 Abril 2012

Aunque seguimos afirmando que los partidos políticos tienden a corromperse siempre y que son el principal obstáculo para que exista la democracia y se respete al ciudadano y sus libertades y derechos, creemos también que en España se dan ya todas las condiciones para que surja un Partido Liberal fuerte y capaz de gobernar, que ocupe el gran espacio que existe entre el PSOE y el PP. El liberalismo, cuyas tres esencias son el respeto irrenunciable a los derechos y libertades ajenas, el protagonismo del ciudadano y el miedo a un Estado que necesita estar siempre vigilado y controlado, es portador de valores y recetas que serían extraordinariamente útiles para la actual España en crisis, dividida, con sus ciudadanos marginados y maltratada por el poder político. En esta España casi hundida existirían más diferencias entre ese partido liberal y el PP que las que existen hoy entre el PP y el PSOE, dos partidos que, para desgracia de todos, se parecen en demasiadas cosas, sobre todo en su adhesión a la partitocracia, su desprecio a la verdadera democracia y su despreciable coqueteo con la corrupción.

El retroceso electoral del PSOE y la huida del socialismo español hacia el radicalismo y la extrema izquierda, unidos a la decepción profunda que está causando la derecha española del Partido Popular, que ha abandonado todo atisbo de liberalismo para practicar políticas socialdemócratas y estatalistas, dejan en el espectro político español un amplio y confortable espacio para que lo ocupe un partido liberal, una derecha más clásica, democrática y diferenciada con el PSOE que el actual Partido Popular, demasiado parecido al socialismo en muchos rasgos y comportamientos y demasiado socialdemócrata en muchas de sus actuaciones y enfoques.

El liberalismo es uno de los componentes teóricos del actual Partido Popular, pero es evidente que está relegado y carece del aprecio de Rajoy y de sus colaboradores. Una de las esencias del liberalismo es el apoyo a la libre empresa y a la autonomía del ciudadano, justo lo contrario de lo que está haciendo el gobierno de Rajoy. Otra creencia básica liberal es que el dinero, donde mejor está es en el bolsillo de los ciudadanos, lo contrario de lo que cree Rajoy, que está acribillando con impuestos desorbitados a ciudadanos y empresas.

El liberalismo, dentro del PP, está hoy representado, principalmente, por Esperanza Aguirre, cuya política en la comunidad de Madrid se diferencia en algunos rasgos de la que practica el PP en otras comunidades autónomas y en el gobierno nacional.

El liberalismo es el inventor de la democracia moderna y tiene escasa fe y aprecio por el Estado, que reduce siempre al mínimo y al que le corta las alas, los recursos y las ambiciones para que no sea intervencionista y esclavice a los ciudadanos. El liberalismo se apoya más en la ciudadanía que en el poder público, justo lo contrario de lo que está haciendo el PP en la actualidad.

Objetivamente, en la España actual existirían más diferencias entre un partido autenticamente liberal y el PP que las que separan al PP del PSOE, dos partidos que coinciden en aspectos tan decisivos como la marginación del ciudadano, el desprecio a la verdadera democracia, el culto a la partitocracia, el sometimiento a los mercados, la adhesión al capitalismo, la fácil convivencia con la corrupción y un intervencionismo público que, a veces, llega a subyugar al ciudadano.

En términos de espectro, tanto el PSOE como el PP se han deslizado hacia la izquierda, dejando libre en la derecha un espacio enorme, donde se sentirían muy a gusto millones de los actuales votantes del PP, muchos demócratas que no soportan el intervencionismo corrupto de los partidos y no pocos liberales que hoy se sienten huérfanos y se abstienen de votar por incompatibilidad manifiesta con el Partido Popular.

Voto en Blanco

Fracaso del Estado autonómico: ¿un problema de gestión o de estructura?
Carlos Ruiz Miguel Periodista Digital 30 Abril 2012

Hace mucho tiempo que llevo denunciando el fracaso del Estado autonómico. E igualmente llevo mucho tiempo denunciando que la situación obliga a elegir: Estado social o Estado autonómico. En este blog, lo llevo haciendo al menos desde diciembre de 2010. La situación desde entonces no ha hecho sino empeorar. Y lo peor es que, ante esta situación de colapso, sigue habiendo confusión sobre el diagnóstico: porque frente a la tesis (aquí defendida) de que el problema es que la estructura está mal diseñada, otros aducen que ha habido un problema en la gestión de esa estructura. Y ello por no hablar de las voces que proponen establecer un Estado federal, un camino que, a mi juicio, no lleva a ningún sitio.

I. LA ECONOMÍA OBLIGA A ELEGIR ENTRE ESTADO SOCIAL O ESTADO AUTONÓMICO
En el diario ABC del viernes 27 de abril, Álvaro Delgado-Gal ha publicado un buen artículo titulado "Autonomía en tiempos de penuria". El autor dice esto:

No comprendemos bien qué ha sucedido. Tal vez nos hemos dado un Estado social que no podemos sostener; o quizá sean las autonomías las que resulten insostenibles; o acaso lo insostenible sea el agregado, el conjunto.
El diagnóstico menos equivocado es, casi con seguridad, el último: nos hemos dado un Estado social inviable con la ayuda, o el concurso, o el ímpetu añadido, del esparcimiento territorial.

Es una conclusión que no creo muy lejana de algo de lo que me he venido haciendo eco desde diciembre de 2010 al menos:

Agudos comentaristas han venido advirtiendo de que para hacer frente a esta crisis el Gobierno tenía que sacrificar bien el Estado social bien el Estado autonómico. Después de estar al borde de la suspensión de pagos el 7 de mayo (de 2010), el “decretazo” del gobierno (de Rodríguez) empezó una senda que continúa esta semana: sacrificar el Estado social.

II. DIAGNÓSTICO DE LA CRISIS: ¿PROBLEMA DE GESTIÓN O PROBLEMA DE ESTRUCTURA?
Una vez que la crisis alcanza proporciones de pesadilla, urge diagnosticar su origen. Pero la gran dificultad que nos encontramos es que no hay unanimidad en el diagnóstico.
Algunos hemos defendido que el problema es que la estructura del Estado autonómico es deficiente. En diciembre de 2010 decía yo aquí:

Tarde o temprano habrá que plantearse el futuro del Estado autonómico. Hasta ahora su marcha venía determinada por la tensión entre dos factores: una configuración jurídica deficiente y una dinámica política centrífuga por causa del papel que nuestra ley electoral permite tener a los partidos nacionalistas. Jurídicamente, las comunidades autónomas han ido acumulando más y más competencias que han ido más lejos de lo razonable y lo eficiente. Competencias que, entre otras cosas, han producido una auténtica ruptura de la unidad de mercado. Además, las Comunidades Autónomas han ido creando más y más órganos para hacer lo que ya antes se hacía de modo más eficaz y eficiente por un único órgano nacional. Esta dinámica centrífuga vino facilitada por la labor del Tribunal Constitucional que fue avalando el vaciamiento del Estado. Políticamente, esto ocurre con unos partidos nacionalistas que se definen por su deslealtad a la nación común, cosa que “olvidan” los defensores del proceso de centrifugación de nuestro Estado. En Alemania la descentralización no es ineficiente porque allí no existe la dispersión legislativa en España y porque allí no hay partidos nacionalistas desleales con la nación común.

Otros, por contra, han defendido que el problema no era de estructura, sino que lo que ha ocurrido es que la estructura (buena, según ellos) del Estado autonómico ha estado "mal gestionada". Es la opinión del presidente regional gallego:

El problema no es ni ha sido el sistema autonómico, sino tener un Estado autonómico mal gobernado: no ha habido coordinación, lealtad ni liderazgo.

Creo que esta opinión está equivocada.
Los graves problemas que tiene España en Sanidad, Educación y Justicia son culpa, en parte, de decisiones del Estado central, cierto, pero muchos de esos problemas resultan agravados no por una mala "gestión", sino por el mero hecho de gestionarse descentralizadamente.

Veamos.
- Sanidad.
Es ya un clamor que uno de los problemas es que hay 17 centros de gasto diferentes a la hora de comprar medicamentos y carísimos aparatos técnicos.
Es evidente que si sólo hubiera un único centro de gasto, el precio de compra de los medicamentos y de esos aparatos sería mucho más barato.
El problema, por tanto, es el haber descentralizado esta competencia, no que el ejercicio de la misma esté mal "gestionado".

- Educación.
Es notorio que en España se han multiplicado las Universidades como setas.
Es evidente que si la decisión de crear Universidades dependiera de una instancia nacional no se habrían multiplicado las Universidades existentes como se ha hecho.
El problema, por tanto, es el haber descentralizado esta competencia, no que el ejercicio de la misma esté mal "gestionado".

- Justicia.
Es un hecho escandaloso que en España las bases de datos de los Juzgados de las distintas regiones no están interconectadas provocando un deficiente funcionamiento de la administración de justicia.
Es sabido que ello se debe a que cada región ha establecido un sistema informático para esas bases de datos con "autonomía" sobre lo que hacían otras regiones con el resultado de que no hay compatibilidad y no hay interconexión.
El problema, por tanto, es el haber descentralizado esta competencia, no que el ejercicio de la misma esté mal "gestionado".

III. ESTADO FEDERAL: CAMINO A NINGUNA PARTE
En este contexto de crisis hay voces, a veces bien intencionadas, que ofrecen como solución el "Estado federal".
Dejando de lado la cuestión de por qué sustantivamente esto a mi juicio no es correcto, los ejemplos expuestos antes nos muestran que, funcionalmente, esto no es una solución.

¿Hubiera cambiado algo el problema de la Sanidad, la Educación y la Justicia por el hecho de que España fuera, formalmente, un "Estado federal"?
A mi juicio no. Es decir, desde el momento en que esas competencias pertenecieran a "Estados federados" nos encontraríamos ante el mismo problema que hemos sufrido con las autonomías. El problema pura y sencillamente es que hay decisiones y competencias que, económicamente hablando, NO ES BUENO QUE ESTÉN DESCENTRALIZADAS. Y conviene añadir, a este respecto, que quienes defienden el "Estado federal" ni por asomo pretenden que en ese eventual "Estado federal", la educación, la sanidad y la justicia correspondan a la Federación.

A todo ello, se le añade un problema derivado de la situación política actual española. Cito de nuevo a Delgado-Gal:

Los defensores clásicos del federalismo han alegado que el desplazamiento parcial del autogobierno a unidades más pequeñas sirve para educar al ciudadano en las virtudes de la responsabilidad política.
(...)
Por desgracia, la descentralización nos ha sorprendido con el pie cambiado. La contigüidad entre administradores y administrados no ha servido para que los segundos controlen a los primeros, o estos eduquen a aquellos. Lo que ha ocurrido es que unos y otros, administradores y administrados, se han tomado la medida, han comprendido que sus intereses eran momentáneamente complementarios, y se han dedicado al deporte favorito de la socialdemocracia en su tramo descendente: hacerse favores trocando votos por dinero. No niego que el federalismo competitivo u otros esquemas por el estilo pudieran ser buenos también para España. Pero estoy hablando de lo que hay. Y lo que hay, qué le vamos a hacer, es lo único que hay.

IV. EL GOBIERNO RAJOY TIENE LA PALABRA
La necesidad de corregir la estructura del Estado es apremiante.
Y, por eso mismo, resulta hondamente preocupante que el Gobierno Rajoy, ni haya propuesto una reforma constitucional (para cuya aprobación se requeriría el concurso del PSOE) ni haya propuesto a día de hoy ni una sola ley de armonización (para cuya aprobación se basta el PP por sí solo).
Y mientras tanto, seguimos la caída hacia el abismo.

¿Rajoy, más mentiroso que Zapatero?
Alfredo Casquero www.elsemanaldigital.com 30 Abril 2012

Hasta la fecha, casi ni una sola de las promesas electorales efectuadas por el presidente Rajoy, ha sido satisfecha. Todo lo contrario. Donde dijo José Luis, dice Mariano. El escudo protector de la herencia recibida comienza a resquebrajarse, y cada vez protege menos de los embistes socialistas, ufanos porque su herencia acabará en breve con el PP. La situación de la economía española a un paso de la intervención a pesar de los desmentidos oficiales, no permite otra cosa. Eso dicen los sabios economistas del PP. Los recortes afectan en su totalidad al ciudadano, acostumbrado desde siglos a recibir en sus espaldas los fardos del poder. Nos suben los impuestos, la luz, el transporte, nos bajan las prestaciones sanitarias, y un angustioso ronzal prieto y firme, nos conduce de la mano del Gobierno a que cada vez tengamos menos para consumir, y por tanto, menos para crear riqueza.

Que los ajustes son necesarios sólo lo discute Zapatero, cuya cuenta de nubes va relativamente mal, pues la cabeza disipada y la alianza de civilizaciones son malas consejeras para reunir más de tres nubes seguidas. Nadie pone en duda la inmisericorde presión de Merkel y la UE contra España, para que ajuste el déficit, años después de haber dilapidado tanto dinero en obras inútiles y partidos y sindicatos, y empresarios y culturetas amigas y asociaciones variopintas. Mi madre, que es muy lista, dice que España no tiene solución, y lo repite varias veces, erigiéndose en portavoz autorizada de millones de españoles que piensan efectivamente, en que la solución a España no se encuentra ni aquí ni en sus políticos.

Se me ocurren otros lugares donde aplicar la tijera terrible del gobierno del PP, ya apuntadas, antes que tocar servicios y derechos y prestaciones básicas. Ocurre que todo viene a la vez como un torrente cuya fuerza aplastará los brotes verdes de la bienpagá Salgado y cualquier atisbo de recuperación en ciernes. Los diputados son demasiados, en el Congreso y en las comunidades autónomas. Sus prebendas en exceso generosas. Sobran diputaciones, sobran ayuntamientos sobran quizá Comunidades Autónomas, y por encima de todo sobra el exceso de megalomanía de los nacionalistas acostumbrados a las cesiones de los distintos gobiernos centrales de los distintos partidos.

Por si esto no bastara, tras haber llamado durante años traidor a Zapatero por su negociación con ETA, el PP se embarca en una confusa reinserción no explicada convenientemente y que les sitúa en la misma línea de traición, puesto que las medidas propuestas son de idéntica factura que las planteadas por el anterior presidente. Si entonces se dijo que Zapatero había pactado con ETA, ¿se puede ahora decir lo mismo? ¿Podemos decir como dijimos ZETAP, RAJOYETA? ¿Podemos criticar en los mismo términos que ellos hicieron y que nosotros hicimos la política que consiste en conceder a ETA todo lo que pida antes de que cumpla lo que el Estado de Derecho pide que hagan?

Son días confusos. Nadie imaginaba que el PP se situaría en la misma mentira que el PSOE. Nadie pensaba que a Rajoy, se le podría llamar como a Zapatero, mentiroso compulsivo. Hasta la fecha, para desgracia de votantes del centro derecha Rajoy es sinónimo de Zapatero.

Atajo independentista
Editorial ABC  30 Abril 2012

En plena emergencia económica, el chantaje de CiU a Mariano Rajoy es fiel reflejo de la mentalidad propia de un nacionalismo excluyente e insolidario. Artur Mas sabe de sobra que el llamado «pacto fiscal» es un paso decisivo hacia el soberanismo y que resulta inaceptable en términos políticos, jurídicos y financieros. Sin embargo, el presidente de la Generalitat está dispuesto a superar todos los límites cuando amenaza con una consulta popular amparada en una ley autonómica de imposible encaje constitucional. La hoja de ruta está perfectamente trazada y culmina en un referéndum soberanista que planteará sin rodeos la ruptura entre Cataluña y el resto de España. Ni siquiera el «plan Ibarretxe» se había atrevido a llegar tan lejos.

La Constitución tiene como fundamento la soberanía nacional que pertenece al pueblo español, y no la yuxtaposición de supuestos poderes originarios. CiU olvida muy pronto el apoyo del PP catalán a los presupuestos autonómicos, como se puso de manifiesto en el Congreso de los Diputados con la negativa de los nacionalistas a apoyar las cuentas presentadas por el Ejecutivo. Artur Mas considera seriamente un adelanto electoral al servicio de sus intereses partidistas y está dispuesto a llevar el desafío tan lejos como haga falta. Frente a las amenazas de tomar un atajo hacia la independencia, el Gobierno debe cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes , explicando a los ciudadanos de toda España las consecuencias del desafío nacionalista. Dadas las circunstancias, no sirve poner paños calientes ni mirar hacia otro lado para esperar que pase la tempestad.

Responsabilidad autonómica
El Editorial La Razón 30 Abril 2012

Esta semana vence el plazo dado a las comunidades autónomas para que presenten al Ministerio de Hacienda unos presupuestos que no pueden superar el 1,5 por ciento de déficit. Y para recordar a los afectados que no estamos ante un mero ejercicio de voluntarismo ni se trata de hacer brindis al sol, el Gobierno ha reforzado sus facultades de inspección y control mediante la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que entrará en vigor pasado el puente de mayo. Es absolutamente imprescindible para la credibilidad internacional de España que el ajuste autonómico se lleve a cabo con el mayor rigor.

Y es imprescindible porque buena parte del sobrecoste financiero de esta crisis viene dado por la desconfianza que generan en los mercados internacionales las cuentas de las autonomías, como demuestra el hecho de que algunas estén obligadas a financiarse con unos intereses que suponen más del doble de lo que paga el Estado. Lo que se exige a los actuales responsables autonómicos no es, por supuesto, ni fácil ni sencillo, aunque sólo sea porque se parte de una situación general de alegrías presupuestarias, que han rayado en la elefantiasis administrativa, y que lastran gravemente su capacidad de maniobra. Consciente de esas dificultades, es evidente que el Gobierno de la nación tratará de acordar las mejores vías para el cumplimiento del objetivo.

Pero, como vienen reiterando los titulares de Economía y Hacienda, Luis de Guindos y Cristóbal Montoro, respectivamente, la quiebra de una sola comunidad autónoma significaría la quiebra del Estado, puesto que las autonomías son Estado, algo impensable y que el Gobierno no puede consentir. Se pueden discutir las fórmulas de financiación, la viabilidad de los hispanobonos o la prioridad de los ajustes. Hay tiempo, puesto que la Ley de Estabilidad Presupuestaria prevé un plazo de seis meses antes de la intervención forzosa de las cuentas, pero lo que está fuera de lugar es tratar de presentar el asunto como si se tratara de un ataque a las bases del Estado autonómico español, conformado en la Constitución, o frivolizar con supuestos agravios regionales. Ciertamente, el espectáculo vivido durante el debate parlamentario de los Presupuestos no mueve al optimismo, pero la gravedad de la situación económica española, con el paro y la crisis de la deuda como indicadores más evidentes, exigiría de la oposición un ejercicio de responsabilidad alejado del populismo partidista. Es, por supuesto, a los españoles a quienes cabe la mayor parte del esfuerzo para salir adelante y como tal hay que asumirlo. Pero el éxito va a depender, también, del apoyo de nuestros socios comunitarios. Y ese apoyo no será determinante si permanecen las dudas sobre la fiabilidad de las cuentas y la voluntad de cumplir los compromisos adquiridos. En el ajuste autonómico nos jugamos demasiado.

Por qué no es malo que Rajoy esté solo
Alfonso Merlos www.elsemanaldigital.com 30 Abril 2012

¿De verdad es determinante la aportación de los socialistas (que nos han hecho trizas los huesos) y de los nacionalistas (concentrados en rematarnos)?

Tienen razón economistas de primera categoría como Manuel Lagares. El consenso nos ayudaría a recuperar la confianza de los demás y también la confianza en nosotros mismos. Pero en esta España y con estos políticos es imposible. Incluso en una situación ya no de emergencia sino de máxima emergencia.

Definitivamente, las huestes de Rubalcaba están en lo más fácil (el populismo) y en lo más lamentable (el cinismo). Si los socialistas que nos han llevado al actual estado de cosas, desastroso de la A a la Z, están redoblando sus ejercicios de irresponsabilidad y de antipatriotismo, ¿qué puede esperar Mariano Rajoy de ellos? Es más, ¿qué pueden esperar los millones de españoles que están ya echados contra su voluntad en los brazos de la precariedad y la pobreza?

Si el Partido Popular mira al otro lado de la calle en busca de acuerdos de amplia base, casi peor. Lo ve cualquiera, y lo ha desarrollado el catedrático Sosa Wagner: con la que está cayendo, "aquí seguimos contemplando el espectáculo de unos partidos empeñados en aventuras independentistas".

¿Acaso gana Montoro y ganan los ciudadanos si se pactan con los señores que fanfarronean asegurando que en Cataluña no rigen las leyes españolas, o que sacan los fantasmas de los tanques al estilo del ufano Francesc Homs? ¿Esta partida de irredentos de verdad es la que está pensando en ayudar a sacar de la miseria a esas regionees del sur del país donde el paro remonta de largo por encima del 30%?

Ya se sabe. Lo que no puede ser no puede ser, y además es imposible. En este caso Mariano Rajoy ha de saber que lo que no puede ser (esos grandes pactos transversales anticrisis) no es malo. Porque los actores a los que se está reclamando ayuda, sean izquierdistas o segregacionistas, o no quieren o no saben aportar lo que hay que aportar para echarle un cable a España.

Acabemos con desatinadas y estúpidas metáforas como la de la tan traída y llevada soledad de Rajoy. Hoy en España no cabe el pesar ni la melancolía… ni las falacias. ¿Qué falta de compañía puede sentir aquel que ha recibido los avales de la mayoría de la absoluta de sus compatriotas?

www.twitter.com/alfonsomerlos

Momento crucial para las autonomías / Los expertos
ANÁLISIS: ¿Nos hemos excedido en la autonomía?
Andrés Rodríguez-Pose La Razón 30 Abril 2012

- ¿Nos hemos excedido en la autonomía regional?
–A nivel mundial el proceso de transferencia de competencias y recursos desde el Estado se ha justificado tradicionalmente como una forma de permitir a naciones o nacionalidades sin Estado, regiones y municipios preservar y fomentar su identidad. La autonomía regional se concebía como un instrumento para fortalecer la identidad cultural, histórica o lingüística frente a las tendencias homogeneizadoras del Estado central. Pero esta justificación ha dejado paso, en las dos últimas décadas, a una visión tangencialmente distinta. La descentralización se ha vendido como un instrumento para promover el desarrollo económico. De Estados Unidos a China, de México a Indonesia, del País Vasco a las regiones del norte de Italia o Londres, el objetivo de los procesos autonómicos ha sido el de generar lo que Kevin Morgan ha llamado un «dividendo económico».

Esta idea de descentralización como fuente de un «dividendo económico» ha calado tanto en los gobiernos centrales como en los movimientos autonomistas y el avance de la autonomía regional y local ha sido vertiginoso. Si en 1970 los países con una verdadera autonomía política y fiscal se podían contar casi con los dedos de una mano, hoy en día más del 80 por ciento de los países del mundo con más de 15 millones de habitantes tienen sistemas de gobierno descentralizados.

- ¿Cuál ha sido el impacto económico de este proceso?
–Se mire por donde se mire, las investigaciones empíricas más recientes sobre el tema han tenido dificultades a la hora de identificar el supuesto «dividendo económico». En un estudio para 26 países que he realizado junto a Roberto Ezcurra, de la Universidad Pública de Navarra, los resultados muestran que los rendimientos económicos ligados a la autonomía regional han sido escasos. Para los países emergentes la descentralización genera menor crecimiento y menor equidad territorial. En los países desarrollados se trata del mundo al revés: la mayor autonomía regional y local no afecta a la equidad territorial, pero sí daña el crecimiento agregado.

- ¿Quiere decir esto que el proceso descentralizador ha ido demasiado lejos?
–No se trata de una cuestión de umbrales, sino de cómo se ha aplicado el proceso. En muchos países del mundo se ha descentralizado mal: demasiado rápido, sin que hubiese una verdadera demanda de autonomía, traspasando muchas competencias y escasos recursos a gobiernos frecuentemente poco preparados y en marcos de responsabilidad fiscal diluida, que han fomentado el crecimiento de la deuda tanto a nivel nacional como subnacional.

- ¿Tenemos pues que volver a centralizar?
–La experiencia demuestra que una vez que se descentraliza, recentralizar es difícil. Pocos países –Venezuela, Rusia y Serbia– lo han hecho. Y ninguno de ellos es un ejemplo a seguir. La solución pasa por utilizar mejor los niveles de descentralización actuales, capacitando a los gobiernos subnacionales, evitando solapamientos y competencias desleales y, sobre todo, mejorando el sistema de corresponsabilidad fiscal. Pero, ante todo, no hay que olvidar que la autonomía regional no es una panacea económica y que su objetivo primordial debería seguir siendo preservar y promover la identidad regional y local.

Andrés Rodríguez-Pose
London School of Economics e IMDEA Ciencias Sociales

Momento crucial para las autonomías / Los expertos
Lo que no puede ser no puede ser
Isabel Rodríguez Tejedo La Razón 30 Abril 2012

La prima de riesgo sube, la inflación también, y mejor no hablemos de la tasa de paro. Otras cosas bajan, claro que sí. Bajan, entre otras, el valor de los ahorros de las familias, los salarios reales, la calificación de Standard & Poor’s y las previsiones de crecimiento para nuestro país. Y entre tanta subida y bajada, la que no se mueve es Merkel, que sigue diciendo que la disciplina fiscal es innegociable.

Ya no es noticia que aquel 6% de déficit que prometimos ha terminado convirtiéndose en un 8,51%. Las administraciones regionales son las que cargan con la mayor parte de la culpa (de ese 2,51 «de más», casi dos terceras partes han salido del exceso de déficit regional). Que conste que tampoco cumplen el Estado, ni la Seguridad Social, ni los entes locales. Unos más y otros menos, todos han faltado al objetivo de déficit. Pero en cabeza están las comunidades autónomas, y ya van dos años. No cabe duda de que la crisis las ha afectado profundamente, y que Sanidad y Educación (partidas que ellas gestionan) son gastos especialmente sensibles socialmente. También podemos resaltar que su sistema de financiación favorecía comportamientos fiscalmente poco responsables, y que no todas las comunidades se han comportado igual, ni tenían el mismo punto de partida.

Desde Bruselas reiteran que, dado su peso en las finanzas públicas, los malos comportamientos en las comunidades autónomas son peligrosos e instan a que la ley de estabilidad, que entra en vigor en pocos días, se aplique seriamente. Toca pintar números en rojo, decir adiós al déficit estructural salvo en ocasiones excepcionales (nótese que la recesión que sufrimos es una de ésas) y golpearse las cabezas con los techos de gasto. Una característica notable es que las sanciones que puedan derivarse para nuestro país del incumplimiento en materia de estabilidad deberán ser pagadas por la administración responsable, que además deberá someterse a controles extraordinarios. En suma, más disciplina.

En algunas comunidades, los datos históricos de tasas de endeudamiento con respecto a su PIB revelan un uso desproporcionado del crédito. Es algo por lo que, entre otras cosas, tendremos que pagar. No cabe duda de que ya se han hecho ajustes, pero habrá que hacer más. El gasto autonómico va a tener que contenerse. No es el mejor momento, y sin duda será doloroso. Pero parece necesario y, quizá más amargamente, inevitable.

Isabel Rodríguez Tejedo
Profesora de Economía de la Universidad de Navarra

Momento crucial para las autonomías / El impacto de la deuda
El coste de la deuda del Estado equivale el 17% de las cuentas autonómicas
Supera el Presupuesto individual de los ministerios y el volumen emitido ha crecido un 134% en seis años
Borja Carrascosa La Razón 30 Abril 2012

MADRID- España tiene un problema, y ya no es sólo de déficit. El Gobierno tiene claro que el objetivo principal de esta primera Legislatura es la reducción del desvío en las cuentas públicas a los niveles exigidos por Bruselas (5,3% este año y 3% en 2013), pero lo que el Estado no ingresa a partir de los impuestos, de la venta de participaciones industriales y demás mecanismos de captación de capital de que dispone tiene que pedirlo prestado al exterior a un precio cada vez más alto a través de emisiones de deuda pública. Y lo que no capta, se refinancia y se acumula en los cajones elevando el capital que se le debe a los proveedores y demás acreedores privados del erario público.

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el presente ejercicio prevén gastos financieros por valor de 28.876,03 millones de euros, que es el coste –o servicio– de la deuda emitida por el Gobierno central. En resumidas cuentas, es el capital que, previsiblemente, el Estado tendrá que abonar a bancos y fondos de inversión en concepto de intereses por Letras, Bonos y Obligaciones durante este ejercicio, que ha crecido un 5,3% y es una partida que representa el 16,7% de los Presupuestos iniciales conjuntos de las comunidades autónomas (172.974,73 millones de euros).

Puertas cerradas
Las necesidades de financiación de las CC AA son muy elevadas y el Gobierno es consciente de que las puertas del mercado están cerradas para las emisiones de deuda regional. En este contexto, la dependencia de las autonomías del Estado central es total, y lo será aún más. Las subastas de bonos patrióticos han fracasado con niveles de demanda escasos y altos intereses, por lo que el Ministerio de Economía busca la fórmula para captar el capital que necesitan las comunidades sin lastrar las cuentas estatales.

Los «hispabonos» podrían ser la solución, pero lo cierto es que ni siquiera el Estado central tiene claro que vaya a cumplir los objetivos de financiación para todo el ejercicio a un precio asumible. Si la deuda del Gobierno central se dispara de precio, los «hispabonos» serían mucho más caros.

El capítulo de la deuda pública es el segundo más importante de las cuentas estatales de nuestro país para 2012 –78.898 millones de euros, el 21,79% del total–, sólo superado por el de la Seguridad Social –120.555,72 millones, el 33,29%–. En términos de gasto, los intereses de Letras, Bonos y Obligaciones superan la dotación de todos los Ministerios, excepto el de Empleo, y supondría un coste de 611,7 euros por español.

Una escalada sin freno
La ratio entre pasivo público y PIB ascenderá, según el Ejecutivo, al 82,3% en 2014 (unos 890.000 millones de euros). Es un dato escalofriante, especialmente si tenemos en cuenta que hace sólo cinco años, en 2007, la deuda pública en circulación ascendía al 36,1% del PIB (380.661 millones). En sólo seis años, el endeudamiento público de España se habrá multiplicado por 2,34 o, lo que es lo mismo, se habrá incrementado en un 134% y será el más alto desde que España entró en la UE.

La agencia de calificación Standard & Poor’s (S&P) rebajó el jueves la nota de solvencia para nuestro país en dos escalones, hasta BBB+, y entre los argumentos que dio para este recorte figuran el fuerte aumento de la deuda pública y el descontrol de las cuentas autonómicas. Esta advertencia llega en el peor momento, justo cuando el Tesoro tiene una mayor necesidad de financiación.

A la rebaja de rating se une, además, la escasa afluencia de inversores extranjeros a las subastas del Tesoro. La demanda procede ya casi exclusivamente de las entidades españolas, que ya han avisado al Estado de que no podrán mantener las compras en los niveles actuales. Especialmente, Santander y BBVA, que ya tienen en niveles máximos sus carteras de deuda pública.

LAS CLAVES
El Tesoro tiene que pagar otros 85.444 millones este año
El Tesoro Público tendrá que devolver a los inversores otros 85.444 millones de euros a los inversores en concepto de vencimientos de deuda pública en los próximos ocho meses, después de haber amortizado ya 56.906 millones desde enero. El departamento que dirige Íñigo Fernández de Mesa ya ha captado 71.634 millones en los cuatro primeros meses del ejercicio (el 50,3% del capital que tiene que devolver en todo el año) y las emisiones se han visto beneficiadas de una elevada demanda gracias a las subastas de liquidez del Banco Central Europeo (BCE) de diciembre y febrero. El organismo no realizará, en principio, más inyecciones de capital y no prevé intervenir en el mercado secundario comprando bonos.

142.350
millones de euros tiene que devolver este año el Estado a los inversores en deuda pública española

50,3%
Más de la mitad de los vencimientos de deuda en 2012 ya han sido cubiertos por el Tesoro entre enero y abril

Rajoy, el chapulín colorado
Manuel Martín Ferrand www.republica.com  30 Abril 2012

Sería bueno, y provechoso, averiguar por qué estamos tan cansados los españoles. Dejando aparte los cinco millones seiscientos mil parados que registra la Encuesta de Población Activa, entregados al ocio forzoso, los demás integramos la Nación de menos productividad de toda la Unión Europea. A pesar de ello vamos de fiesta en fiesta, de puente en puente, incluso de acueducto en acueducto como si esto fuera Jauja. No se ven jamones colgando de los árboles y los precios de los productos del consumo básico tienden a crecer más deprisa de lo que decaen los ingresos reales del ciudadano medio. ¿Estaremos atrapados en un delirio colectivo?

Para aportarle un toque surrealista a la penosa realidad nacional, el Gobierno – el mismo Gobierno que prometió pre y poselectoralmente no subir los impuestos – los incrementa en todos los epígrafes, directos e indirectos, en los que ello resulta posible. Hace poco más de dos semanas, el mismísimo titular de Hacienda, Cristóbal Montoro declaró solemnemente que para cuadrar el déficit “no vale cualquier impuesto” y que sería “un profundo error subir el IVA porque traería más recesión”. ¿Nos engañaba entonces, lo hace ahora o ni ahora ni entonces tiene claro por dónde se anda?

El propio Mariano Rajoy, astuto como “El chapulín colorado” – ¿recuerdan? –, fue un crítico enérgico cuando José Luis Rodríguez Zapatero nos subió el IVA. “Es, dijo, un sablazo de mal gobernante”. ¿Ya no lo es?. Entonces, según el gran domador de la gaviota, era una medida “inútil”. Dado que, al parecer, no entra en sus obligaciones de gobernante el explicar a los ciudadanos lo que nos pasa, nos quedaremos sin saber qué extrañas fuerzas – ¿internacionales? – han propiciado que lo inútil se vuelva útil y, además, conveniente y necesario.

La espiral del disparate en que parece haberse instalado Rajoy es tan singular que la otra pata del cuerpo económico del Gobierno, Luis de Guindos, fue capaz la semana pasada, en la conferencia de prensa siguiente al Consejo de Ministros, de anunciar el próximo incremento del tipo medio del IVA sin pronunciar tan doloroso acrónimo. Es, si se quiere ver el lado positivo de la cuestión, todo un alarde de estilo oratorio; pero, más lisa y llanamente, se trata de una ridícula tomadura de pelo a los ciudadanos que padeceremos esa nueva carga cuando llegue el 2.013.

“¡No contaban con mi astucia!”, decía ‘Chespirito’ – Roberto Gómez Bolaños, el genial actor de Televisa que interpretaba disfrazado de saltamontes “El chapulín colorado”, uno de los mejores programas infantiles en la historia de la televisión en lengua española– cuando conseguía burlar a sus adversarios. Tampoco nosotros contábamos con la astucia de Rajoy, el presidente del Gobierno que, como muchos otros de sus acompañantes en la cúpula del PP, parece tener una cierta confusión entre las responsabilidades y funciones de su doble tarea.

Si las apariencias no engañan, Rajoy consumió las dos legislaturas en las que estuvo al frente de la oposición a Zapatero sin enterarse del desmadre contable que, primero Pedro Solbes y después Elena Salgado, imprimieron a las cuentas del Estado. Hasta tal punto llegó su inopia que, después de tomar posesión de las llaves de La Moncloa, manifestó una inmensa sorpresa por los niveles alcanzados por el déficit y la deuda. De ahí sus promesas electorales y su posterior e inmediato incumplimiento.

Incluso en asuntos meramente políticos, distantes de los compromisos económicos que tenemos contraídos con la UE, como es el caso de la estrategia antiterrorista, era imposible contar con la astucia de Rajoy y, en lo que vamos sabiendo con cuentagotas, el titular de Interior, Jorge Fernández Díaz – ¿por sí y ante sí? – ha perpetrado una política penitenciaria que también es contraria a lo previamente anunciado como seña de identidad del PP.

Mal está que el Gobierno, por mucha que sea su mayoría, aleje del Congreso el centro de gravedad de la vida política nacional. Peor parece todavía que, como si España fuera un parvulario, el equipo de Rajoy aparente espasmos improvisadores en lugar de ejecutar medidas solventes, claramente definidas y explicadas a los ciudadanos. Pero lo que ya sale de medida democrática es que, como si todos los contribuyentes fuéramos bobos, cada día conlleve una rectificación de lo apuntado el día anterior.

Si Mariano Rajoy se siente como “El chapulín colorado”, un héroe para la hora de merendar, debe adoptar el uniforme de ‘Chespirito’. Quedaría monísimo.

Un paseo por la izquierda
Demasiados políticos para tan poco pollo
El Trasgo www.gaceta.es 30 Abril 2012

‘Escolar.net’ se limita a colgar vídeos de líderes ‘peperos’ ahora en el Gobierno atacando lo que aplican.

La idea de esta sección es explorar la delirante visión de la realidad que tiene la izquierda y traer de vuelta, a modo de trofeos, los casos más flagrantes de manipulación. Por eso nos desconcierta y frustra infinito Nacho Escolar, que en sus últimas entradas en ‘Escolar.net’ se limita a colgar vídeos de líderes peperos ahora en el Gobierno atacando airadamente lo que ahora no sólo defienden sino aplican. Demoledor, Nacho. Rajoy: “No está en nuestras previsiones subir el IVA”; “La subida del IVA es un disparate”. Cristóbal Montoro: “No rotundo a la subida del IVA”. María Dolores de Cospedal: “Subir el IVA un 2% es como bajar el 2% el salario de los trabajadores”. Y Soraya Sáenz de Santamaría: “La subida del IVA es la puntilla para el comercio, el turismo y la industria”.

Por otra parte, la ‘Prensa adicta’ está pidiendo un Trasgo a gritos, con esos titulares como el de ‘La Razón’, “No a tomar la calle”, sentimiento con el que me solidarizo pero que suena demasiado a consigna para una primera de periódico.

Bueno, yo a lo mío, que además hay mucho que une a la izquierda y la derecha, más de las que parecen a simple vista. Por ejemplo, es primera noticia en ‘La Tercera Información’: “La cifra de políticos en España vuelve a ser noticia”. “Tenemos 445.568 políticos empleados en la Administración pública. Casi el doble del segundo, que es Italia, y 300.000 más que Alemania. También doblamos la cifra de Francia”.

Tengo para mí que si la división entre izquierda y derecha tiene algún sentido es porque unos piensan que el Gobierno puede hacernos felices y otros opinan que no. Vamos, que ver a la izquierda quejarse de que haya tantos políticos se me antoja similar a oír a un liberal lamentando que haya tantos empresarios.
‘El País’ sigue sacando historias de mucha penita de inmigrantes ilegales –ya, los llaman ‘irregulares’, pero también al aborto lo denominan ‘interrupción voluntaria del embarazo’– que van a quedar sin curarse gratis en España. Ahí está Demba Diaw, senegalés de 40 años y enfermo del corazón, que asegura que “si no puedo ir al médico moriré”, o el tunecino Chaouki Smaali (en primera), que dice: “Necesito las pastillas del VIH y no podré pagarlas”. Me rompen el corazón, y de eso se trata.

Luego, en un momento de lucidez, uno se pregunta: ¿no hay más enfermos en la aldea de donde procede el señor Diaw que merecen mi compasión –y mi dinero– tanto como él?; ¿no debería ocuparse el Gobierno tunecino de la enfermedad de Chaouki Smaali? ¿Tienen los ciudadanos de un país la obligación de trabajar y producir para curar las enfermedades de todo el mundo? Y, si es así, ¿qué sentido tienen las fronteras, y el Estado-Nación y las propias elecciones? ¿Dónde acaba nuestra jurisdicción, cuál es el límite, en qué momento tendremos que plantarnos ante un caso lacrimógeno y decir “lo siento, pero ya no nos queda”?

Me entero, entre otros, por la Cadena SER que “Rubalcaba pide a Rajoy que ‘deje de ser el último mohicano de la austeridad”. A Grecia, Irlanda e Italia les encantará saber que España se ha quedado sola en esto. Aunque quizá la razón esté en la noticia que abre ‘El País’: “Europa diseña un gran plan de inversión para salir de la crisis”. Ya está, el mago va a sacar otro conejito de la chistera, respiremos tranquilos...

Disculpen si introduzco aquí un poco de soez sentido común, de vulgar y desfasada sensatez pero, esa inversión, o la tenían en un depósito oculto y son unos sádicos por no emplearla, o van a volver a darle a la máquina keynesiana que nos ha dejado donde estamos. ¿Un paseo por la izquierda? Pero, ¿hay otra cosa? Izquierda ‘hardcore’ o izquierda baja en calorías, esa es la elección que tiene el votante europeo. Venga, no me voy a quejar que esta vez, seguro, seguro que le sale...

Lo gracioso es que la izquierda mediática, que se ríe a carcajadas al menor tufillo de teoría de la conspiración por parte de la derecha, cree a pies juntillas en la más antiintuitiva y absurda de las conspiraciones aplicada al PP, a saber, que quiere desmantelar el Estado del Bienestar por razones ideológicas. Ay... “Privatizarlo todo” es el titular de una tribuna de Ramón Cotarelo en ‘Público.es’. “Toda la política de privatización es lo que su nombre indica, un expolio de bienes públicos, patrimonio de la colectividad, del común, en beneficio de unos empresarios que, además, suelen ser grupos multinacionales que defraudan a sus propias haciendas y sólo enriquecen a los políticos que han tomado las decisiones y a sus deudos y allegados”.

A ver. Acusar a este o a cualquier Gobierno moderno de “querer” desmontar el Estado del Bienestar es tan idiota como denunciar que el ‘avaricioso’ Bill Gates se está deshaciendo de su fortuna. Porque el Estado del Bienestar es la fortuna del Gobierno; manejar todo ese ingente dinero es lo que permite mandar a unas personas cuya vocación en la vida es, precisamente, mandar. El Estado del Bienestar es su Santo Grial, su fuente de poder, su caramelito.

Llamen torpe al Gobierno del PP y no tendré mucho que objetar; llámenles mentirosos, equivocados, empecinados, derrotistas. Pero no pretenda que crea que conspiran siniestramente para quedarse sin palancas de poder, porque todavía no ha nacido nadie tan tonto.

españoles de la UE, avergonzados
Zapatero y Salgado denunciados por falsedad y daños a la economía
D. CARRASCO www.gaceta.es 30 Abril 2012

"No es serio que un Gobierno haga trampas", dicen fuentes cercanas a Eurostat. La institución respalda el escrito de acusación presentado por Manos Limpias.

La denuncia presentada por el Colectivo de Funcionarios Públicos Manos Limpias contra el ex presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; la ex vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, y el jefe de la Intervención General del Estado, José Alberto Pérez, por falsificar las cuentas del déficit ante Bruselas y por un delito de daños a la economía nacional ha sido respaldada por la oficina de estadística de la Comisión Europea (Eurostat), según manifestaron ayer a LA GACETA fuentes próximas a la institución europea. En otras palabras, “Eurostat apoya el escrito de Manos Limpias contra un fraude masivo realizado por los máximos responsables del anterior Gobierno socialista”, señalan.

Y es que según se desprende del escrito, “Bruselas ha constatado que el Ejecutivo de Zapatero no sólo no cumplió con sus compromisos con los socios europeos, sino que ocultó y falseó la realidad de las cuentas públicas”. Por este motivo, el Gobierno de Rajoy se ha encontrado un agujero extra en el déficit de más de 26.000 millones de euros. En este sentido, funcionarios europeos han señalado que “no es serio que un Gobierno haga trampas”.

De hecho, durante la semana pasada, que fue cuando Bruselas hizo público el fraude masivo, llama la atención el silencio del PP en este asunto. “No se entiende cuando numerosos funcionarios que trabajan en los organismos de la Comisión Europea estaban indignados porque la credibilidad de España estaba por los suelos”, apuntan. En este sentido, “muchos de los que trabajan en las instituciones europeas están avergonzados”, explican.

Todo indica que en el informe que presentó el Ministerio de Economía “se manipularon y se ocultaron liquidaciones negativas”. Esto es, “se contabilizaron como ingresos del Estado 23.000 millones de euros que los entes territoriales tenían que haberle abonado al Estado en 2011 “derechos reconocidos”, pero no se contabilizaron como gastos de comunidades autónomas y ayuntamientos”, manifiesta la denuncia.

En cualquier caso, la acusación considera que tanto Zapatero como Salgado han sido los “inductores necesarios y cooperadores” como perpetrar los presuntos delitos de falsedad en documento público y daños a la economía nacional. Para el primero de ellos el Código Penal fija penas de prisión, multa e inhabilitación por faltar a la verdad en la narración de los hechos o alterar la autenticidad de un documento. La próxima semana la denuncia presentada se convertirá en una querella contra los mismos acusados.

Felipe González critica los nacionalismos en Europa mientras calla sobre los de España
El ex presidente del Gobierno se explaya sobre el daño que hacen los nacionalismos a la UE sin querer mencionar que su tesis es aplicable a España
 www.lavozlibre.com 30 Abril 2012

Madrid.- “El nacionalismo ha sido el virus que ha destruido a Europa durante la primera mitad del siglo XX”. Así comienza Felipe González su artículo que publica este lunes el diario ‘El País, en el que, bajo el título 'Los nacionalismos contra la Unión', el ex presidente del Gobierno señala que “para que haya gobernanza económica y fiscal en la UE hay que ceder soberanía, lo que choca frontalmente con la galopada nacionalista”. Sin embargo, en un singular ejercicio de malabarismo, González no tiene ni una palabra para lo que ocurre en España con este asunto, siendo su tesis totalmente aplicable.

Así, cuando el socialista dice Europa bien podría decir España, pero eso no entra en sus esquemas mentales. “De nuevo galopa esa bestia del nacionalismo insolidario, a lomos de esta crisis global a la que se está respondiendo con un diagnóstico y una terapia equivocados, que cada día nos acercan más a la zona de riesgo para la estabilidad y la supervivencia de la Unión. La resistencia es mayor porque se piensa que esa soberanía que se tiene que ceder no es para compartirla, sino para entregarla a otros que se mueven por sus propios intereses particulares y no por el interés común. La operación exige compromisos de todos y entre todos y la gestión debe ser común, sin imposiciones de directorios nacionales, que irritan y retroalimentan nacionalismos de respuesta”, señala. ¿No sería esta acertada sentencia de Felipe González aplicable a los nacionalismos de España?

“Para enfrentar estos desafíos las Instituciones tienen que funcionar, proveyendo bienes públicos para el conjunto de la Unión, sin condicionamientos de directorios que impongan a los demás sus propias reglas. Los países de la Unión se tienen que comprometer a garantizar la estabilidad presupuestaria, como una regla común, con premios y sanciones para todos; con controles presupuestarios rigurosos y comunes. Parece que los dirigentes europeos han olvidado que el objetivo prioritario de la política económica es el crecimiento sostenible y generador de empleo, mejorando nuestra competitividad en la economía global. Así aseguraremos el bienestar y la cohesión que son nuestras señas de identidad y nuestra palanca para el futuro. Todo lo demás son políticas instrumentales y tienen que estar al servicio de esta prioridad. El nacionalismo rampante hace pensar a la gente que unos u otros estarían a cubierto si actuaran solos, sin tener en cuenta al conjunto. Grave error que nos arrastrará a todos. Cada vez se oyen más las voces de los extremos, cargados de discursos xenófobos y antieuropeístas. Y cada vez recogen más votos”, añade.

El islam en España
350 magrebíes atacan el domicilio de José Anglada, líder de Plataforma por Cataluña
Dazibao-Ñ. Minuto Digital 30 Abril 2012

La casa de José Anglada Rius, líder de Plataforma por Cataluña, sufrió el pasado martes un violento ataque perpetrado por unos 350 magrebíes.

El lunes, varios centenares de norteafricanos y algunos perroflautas se manifestaron vociferantes frente al Ayuntamiento de Vich, donde lanzaron consignas contra Anglada y su formación política. Al día siguiente, los manifestantes apedrearon el domicilio de Anglada rompiendo los cristales de las ventanas, y profirieron insultos hacia él y su esposa, además de amenazas de muerte; los automóviles de la familia y vecinos fueron incendiados, así como contenedores de basura y mobiliario urbano de la zona.

El hecho ha tenido una nula resonancia en la prensa, aunque un concejal comunista de Sarriá-San Gervasio (distrito exclusivo de Barcelona) se ha pronunciado en términos contundentes respecto a la salvaje agresión: “Es el precio de ser fascista”. Y eso lo dice el seguidor de una ideología genocida que ha exterminado a millones de seres humanos, y que muestra su solidaridad con los regímenes basura más abyectos del planeta… como China, Corea del Norte, Cuba o el Irán de los clérigos chiitas.

Los criminales de antaño que sembraron España de chekas, fosas comunes y pulgas, ahora han encontrado unas mesnadas nuevas y fanáticas, pero olvidan que tales huestes castraron y degollaron a todos republicanos que encontraron en su camino en illo tempore.

Que tres centenares de magrebíes asalten con tanto cuajo el domicilio de un representante de los ciudadanos es grave; que la presa se muestre silente es vergonzoso, pero que la clase política reaccione con tanta tibieza es, sobre todo, peligroso para el futuro.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

ETA, parados...
Víctimas de España
Pedro de Tena Libertad Digital 30 Abril 2012

Como ahora casi nadie estudia latín es imposible que una gran mayoría sepa que la palabra víctima no tiene nada que ver con vencida/o. Tiene que ver, eso sí, con sacrificio que, a su vez, enlaza con el horizonte de lo sagrado: hacer lo sagrado. Uno no se explica por qué los partidos no son lo que dicen ser ni dicen lo que piensan ni hacen lo que dicen. Lo cierto es que con cada mentira o cada nueva interpretación de palabras que las alejan del sentido primitivo, se produce una legión de víctimas que creyeron lo que se les dijo. Frente a las políticas degradantes de Zapatero respecto a las víctimas de ETA –Peces Barba, qué vergüenza –, se alzaba la postura coherente del Partido Popular. En esta semana, de un solo plumazo, un anuncio inexplicado del ministro del Interior –si no implica cambio alguno para qué se anuncia–, vuelve a machacar la confianza cosechada en las urnas hacia el proyecto de Rajoy. Las víctimas se sienten nuevamente sacrificadas. Pero, ¿por algo sagrado, que puede decirse y explicarse? No. Por algo oscuro y hediondo que hiela la sangre como profetizó una madre intuitiva.

Pero no son las de los asesinos etarras, que álguienes se empeñan en que no cumplan la ley sin que muchos sepamos por qué, las únicas víctimas de esta España victimaria, que pare camadas de sacrificados de manera incesante. Aquí tenemos las víctimas del paro, más de cinco millones y medio, la cuarta parte andaluces, que tienen que soportar encima que sus verdugos políticos, el anterior gobierno del PSOE y unos sindicatos que calientan las calles para una futura revuelta, en un ejercicio de cinismo sin límites y en un abrazo definitivo al irracionalismo, desvíen las responsabilidades hacia el actual gobierno. Debería darles vergüenza salir de casa habiendo dejado como han dejado a este país, como ha dicho quedándose corta la ministra portavoz. En realidad, Zapatero, Rubalcaba y demás deberían estar siendo, cuando menos, investigados por una Comisión parlamentaria por su actuación antes y durante la crisis que ha causado millones y millones de víctimas. Es irritante que, encima, inyecten en las venas de España su propaganda negra contra el gobierno del PP, que tendrá sus culpas, pero desde luego no ésa.

Y luego están los millones de víctimas, cada vez menos informadas y críticas, que sufren la falta de respeto por parte de los gobernantes, de los partidos, de las grandes y medianas empresas, de muchos profesores, de no pocos jueces... Faltos de respeto y convertidos en carne de cañón por quienes gobiernan hoy haciendo cosas diferentes a las que dijeron harían, de unos partidos que practican la irracionalidad del poder ocultando los hechos y sus intenciones, de las grandes y medianas empresas que cogen el dinero de los consumidores y corren sin cumplir sus contratos, de muchos profesores para los que los alumnos son sacos vacíos de dignidad e inteligencia, bultos a los que hay que rellenar de ideologías, jueces que permiten que condenados anden libres por la calle por decisiones corruptas... Millones de víctimas institucionales de una España cuyo Estado, que debería ser su defensor, se convierte en verdugo o cómplice o, en todo caso, como aquel personaje de Borges, Bioy y Ocampo, en propagador de la infamia de que la causa de su sufrimiento es la fatalidad, no los verdugos.

El terrorista exquisito

Guipúzcoa y San Sebastián, feudos de Bildu en el País Vasco, encabezan los niveles de riqueza en Euskadi
EIG. Redacción. Vitoria. Periodista Digital 30 Abril 2012

Según la Estadística de Renta Personal y Familiar elaborada por el Instituto Vasco de Estadística (Eustat), en colaboración con las Diputaciones Forales de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa, la renta personal media de los residentes en Euskadi en el año 2009 se sitúa en 19.631 euros, un 13% más que tres años antes. La población guipuzcoana, que hace unos meses situó al filoterrorismo de Bildu en los puestos clave de su territorio, es la que dispone de una mayor renta personal, 20.270 euros anuales, seguida por Álava con 19.657 euros y Vizcaya con 19.241 euros.

El municipio vasco con una mayor renta personal media es Laukiz (Vizcaya), con 29.128 euros. En Álava, el municipio con una renta personal más alta es Arrazua-Ubarrundia, con 27.608 euros, y en Guipúzcoa, el de mayor renta personal es Mutiloa, con 24.804 euros. Por el contrario, con menores rentas personales están Lanciego (Álava), con 12.668 euros, Errezil (Guipúzcoa), con 15.129 euros, y Lanestosa (Vizcaya), con 11.958 euros.

La renta personal en las tres capitales vascas supera el promedio de Euskadi. En primera posición se encuentra Donostia-San Sebastián, con 23.054 euros; le sigue Bilbao, con 20.081 euros y, por último, Vitoria, con 19.980 euros.

Análisis: "El bildutarra exquisito"
El hombre trabaja con el mimo de los antiguos artesanos, con la precisión de quienes están acostumbrados a domeñar todas esas piezas, tuercas, maquinarias, instalaciones y sistemas que a muchos, entre los que me encuentro, nos resultan tan insondables como ariscas. Mientras mantiene el parachoques de mi coche bien sujeto con una mano, con la otra busca cómo acceder a la bombilla del foco delantero y, al mismo tiempo, me detalla, intercalando su relato con tenues espasmos de esfuerzo, detalles de su trabajo.

Le gusta hablar y le comento mi sorpresa por el hecho de que tanto su taller como el de su vecino, dedicado a reparar carrocerías, se encuentren repletos de vehículos, algo que se pensaría poco habitual en los tiempos que corren. “Los coches de fin de semana me van a dejar sin fin de semana”, me dice sonriendo mientras esgrime un destornillador eléctrico como si se tratara del puntero de un catedrático.

En mi ignorancia, le interrogo sobre “los coches de fin de semana”, pues jamás había escuchado tal expresión, a pesar de que llevo casi tres décadas conduciendo.
“Hay muchas familias que tienen dos automóviles”, me explica con paciencia y como revelando un misterio que es conocido por todo el mundo. “Uno lo utilizan habitualmente los días laborables para llevar a cabo las tareas cotidianas, ir al trabajo, hacer las compras, acompañar a los niños al colegio… ya sabe, para hacer todas esas cosas que solemos hacer todos los días. Luego están lo que yo llamo ‘coches de fin de semana’. Éstos suelen ser más lujosos, se cuidan más y con más esmero, se limpian con detalle y suelen tener muy pocos kilómetros, y son los que estas personas utilizan para las escapadas del fin de semana a la segunda residencia, a esquiar o a visitar a los abuelos. Pero, claro, estos vehículos también exigen un mantenimiento importante, porque, al no utilizarse demasiado, es conveniente revisar sus niveles y la presión de los neumáticos, sobre todo. Y nosotros, encantados, claro”.

Se limpia las manos con un trapo repleto de grasa y me mira con la paciencia amable de quien sabe que su interlocutor se encuentra en un territorio ajeno que le resulta absolutamente incomprensible. “Ya ve que no es tan difícil reparar un faro”, me dice mientras me entrega las llaves del coche, y ante mi insistencia por abonarle la reparación, añade: “No se preocupe, se lo cobraré la próxima vez que vuelva. Lo mejor de los coches es que… se estropean”. Y se aleja, feliz, riéndose en silencio y limpiándose dos chorretones de aceite de la cara.

Salgo del taller, situado en el Paseo de Errondo de San Sebastián, dándole vueltas al tema de los “coches de fin de semana” y pensando que la misma sociedad que realiza esta escabrosa, petulante e innecesaria exhibición de poderío económico es la misma que ha colocado a los proetarras de Bildu al frente de la Diputación Foral de Guipúzcoa o del Ayuntamiento donostiarra. Hay en este territorio, y en el resto del País Vasco, una profunda obscenidad ética en el hecho de que una colectividad enriquecida, acomodada, mimada y consentida, que representando el 5% de la población española recibe casi el 40% de las ayudas sociales que se distribuyen en el país, sitúe en la cima de su entramado institucional a un puñado de proetarras asilvestrados, fanáticos antisistema e independentistas seducidos por la violencia.

Es como si a la izquierda “kokotxera” o al ultranacionalismo que viste de Prada, tan habituales en este país, les privara rebozarse en la barbarie. Pero la estupidez nunca es novedosa. Porque a estos bildutarras de “coche de fin de semana”, mariscada en las sociedades gastronómicas machistas y escapada elegante los “finde”, ya les bautizó el escritor Tom Wolfe en 1970 con el apelativo devastador de “radical chic”. El autor de “La hoguera de las vanidades” se inventó este título para describir en un relato inolvidable una lujoso fiesta dada por un puñado de intelectuales neoyorquinos enriquecidos, liderados por el músico Leonard Berstein, para “dialogar” con los portavoces de los Panteras Negras y para “entender los puntos de vista de las clases inferiores y de sus movimientos de rebeldía.”

No sé si el filoterrorismo exquisito pretende tanto. Pero un abogado bilbaíno, a su manera, me definió muy expresivamente lo que sucedió en Guipúzcoa en las pasadas elecciones municipales: “En Donostia han ganado los pijos. Como siempre”.

Florencio Domínguez, Periodista experto en temas sobre terrorismo
"ETA fabricaba las bombas 'prêt à porter' en Francia porque aquí no las sabían hacer"
Sostiene en su nuevo libro que la banda precipitó su final por reclutar a jóvenes inexpertos en la cantera de la kale borroka
JOSÉ MARI REVIRIEGO | BILBAO. El Correo 30 Abril 2012

LA PUBLICACIÓN
Título. 'La agonía de ETA'. Una investigación inédita sobre los últimos días de la banda.
Editorial. La esfera de los libros. Está ya disponible en las librerías.

SUS FRASES
ARMAMENTO
«La banda intentó hasta en tres ocasiones derribar con un misil el avión del presidente Aznar»

INFILTRADOS
«La seguridad desemboca en una obsesión y el miedo a los 'topos' acaba paralizando a ETA»

VIDA EN LA CLANDESTINIDAD
«Hay quejas a la dirección por romper parejas de activistas al mandarlas a comandos distintos»

Florencio Domínguez Iribarren profundiza en las claves que han propiciado el final del terrorismo en su nuevo libro, 'La agonía de ETA'. Experto en temas vinculados a la banda y columnista de EL CORREO, sostiene que el desenlace podía haber sido otro mucho más «terrible», si los terroristas hubieran consumado su plan de atentar contra Aznar con un misil antiaéreo hace diez años.
- La capacidad operativa de ETA parece muy mermada, según Interior. ¿Se está desarmando?
- No, desarmada no. Está debilitada. Como mínimo, si no lo ha incrementado, dispone de todo el arsenal que tenía durante el último año. De todas las armas que robó en octubre de 2006 en Francia no se habrán recuperado ni la mitad. Y robaron 250 pistolas y revólveres.

- En su libro, recuerda que el IRA vendió dos misiles a ETA cuando negociaba con el Gobierno británico su desaparición.
- Lo curioso del IRA es que los compró cuando estaba negociando con las autoridades británicas, que interpretaron esa maniobra como un intento de presión. Pero esos misiles, que procedían del Este, estaban deteriorados en origen de manera intencionada. Lo que no se pudo confirmar es si el deterioro fue obra de los servicios de inteligencia británicos o rusos. Tras el acuerdo de paz de Irlanda del Norte, el IRA vendió los dos misiles a ETA, sin saber que estaban estropeados.

- ¿El curso de los acontecimientos podría haber cambiado bruscamente de haber utilizado ETA esos misiles antiaéreos?
- Se produjeron tres intentos de derribar el avión del entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, en los primeros meses de 2001. Uno en Foronda, desde un pueblo cercano; otro en Loiu; y el tercero parece que en Hondarribia. Hubiera sido un golpe terrible. No sólo por la muerte del presidente, sino por la amenaza que supondría para la seguridad del espacio aéreo. Además, daría a ETA una capacidad de presión como nunca había tenido.

- Históricamente, la banda se ha rearmado en el Este. Comenta que ETA político-militar compró armas detrás del Telón de Acero con la ayuda de Ilich Ramírez, conocido como 'El Chacal' o 'Carlos'.
- Los 'polimilis' recibieron armas a partir de 1981 por sus relaciones con 'Carlos'. Algunas partidas se las proporciona la STASI (el servicio alemán de inteligencia de la antigua RDA) y también desde Rumanía.

La reinserción
- 'El Chacal' reveló en su último juicio, en 2011 en París, que uno de sus enlaces en los 'polimilis' era Luc Edgar Groven, alias 'Lucas'. Este hombre, natural de Bélgica y fallecido el año pasado, trabajó en su última etapa como jefe de prensa del Consorcio de Aguas Bilbao-Bizkaia, en una responsabilidad en la que destacó por su profesionalidad, trato afable y absoluta discreción sobre su pasado. ¿Un militante de ETA tenía entonces menos problemas para reinsertarse que ahora?
- Él se reinsertó en su día y lo hizo a conciencia, manteniendo una actitud crítica hacia su pasado como miembro de ETA-PM, donde tuvo un papel clave en las conexiones con 'El Chacal'. Entonces, los desmarques con la violencia también eran públicos. Hay que recordar las fotografías de las ruedas de prensa de ETA-PM y de sus viajes, yendo en tren a Madrid para presentarse ante los tribunales. Ellos sí asumieron la renuncia a la violencia de manera individual. Quienes tenían causas pendientes se pusieron a disposición de la Audiencia Nacional. Fueron juzgados y, en su caso, condenados. Pero, por esa separación del terrorismo, el Gobierno les aplicaba indultos. Ese proceso de los 'polimilis' afecta negativamente a la ETA actual, que no quiere comparaciones con aquellos 'arrepentidos'. De todas formas, la sociedad ha cambiado y ahora es más difícil aplicar esa misma generosidad.

- Con sus miembros en la clandestinidad, ¿cómo es la vida hoy de un activista de ETA? Dice que son muy dados a «la paranoia».
- La cuestión de la seguridad es fundamental en una organización clandestina. Eso desemboca en obsesiones. El miedo a la infiltración les acaba paralizando. Cuando ETA se da cuenta de su crisis, a partir de 2002, trata de blindarse. Para ir a una cita hay que establecer un circuito de seguridad y contravigilancias. Eso le obliga a hacer tal cantidad de burocracia que le deja sin personal para los atentados.

- Cuenta que la dirección llegó a elaborar listas negras con los nombres de posibles 'satorrak' (topos).
- Que los ha habido, es evidente. Pero a lo mejor no había tantos. Los suficientes para contribuir a la eficacia de las fuerzas de seguridad y los suficientes para incentivar la obsesión y la búsqueda de traidores en el seno de ETA.

- Tras el cese del chantaje, ¿cómo se financian los activistas?
- Renunciaron a la extorsión hace más de un año. La documentación intervenida a Mikel Antza revelaba que el presupuesto anual de ETA rondaba los dos millones de euros. Eso era en 2004.

- ¿Cuántos integrantes tenía entonces ETA?
- A finales de 2002 eran 517 en libertad y 514 en prisión. Cuatro años más tarde, según la documentación de 'Thierry', la banda funcionaba con medio millón de euros, sin compras de armamento. Ahora ronda el medio centenar de militantes. En su presupuesto dividen los gastos en tres apartados: para vivir, transporte y casa. Por seguridad, se ven obligados a practicar el corte, el salto. Cada cierto tiempo cambian. Dejan la casa, queman el coche y compran uno nuevo. ¿Si hoy ETA tiene ahorros e inversiones no detectadas? En su día se investigó en Suiza, aunque sin resultados.

- ¿Los etarras pueden conciliar una vida sentimental, familiar, en la clandestinidad? En el libro recuerda que la dirección decidió separar a las parejas con hijos porque era un riesgo para la seguridad, tras el arresto de la pareja formada por Mikel Albisu, 'Antza', y Soledad Iparragirre, 'Anboto'.
- Una organización terrorista está compuesta sobre todo por gente joven, al menos en los escalones más bajos. Ahí no suele haber cargas familiares; como mucho relaciones de pareja o noviazgos. En los años setenta y ochenta, los dirigentes vivían con sus familias en Francia, a la vista. Hoy, a cuenta de los sucesivos desmantelamientos de las cúpulas, los jefes son jóvenes. Hay cartas en las que miembros de ETA se lamentan de que la dirección haya mandado a los dos integrantes de la pareja a comandos distintos o a estructuras separadas.

En la prehistoria
- En un capítulo habla de cómo ETA reinterpreta la historia del País Vasco de forma peculiar.
- No se sabe quién es el ideólogo. Se trata de un conjunto de material de formación, intervenido en 2004, que incluye una explicación tan singular como que «la historia de Euskal Herria es la prehistoria».

- La banda confiesa su rechazo a los avances de Roma porque, «al construir calzadas, rompía el aislamiento de Euskal Herria». ¿Han vuelto a emplear los terroristas ese argumento para atacar el TAV?
- Para atacar la autovía de Leizaran.

- En su opinión, el declive de ETA se produce por una combinación de factores: «ETA y su entorno minusvaloraron la capacidad del Estado, se equivocaron en su diagnóstico sobre las instituciones europeas y fueron abandonados por la sociedad vasca».
- Hay una actuación policial que contiene la ofensiva de ETA salida de la tregua de 1999. ETA pierde la iniciativa, pero espera remontar. Sin embargo, comete un error organizativo al centrar el reclutamiento en gente procedente de la violencia callejera. La renovación masiva en las canteras de la kale borroka ha sido contraproducente para ETA. Eran jóvenes sin preparación. Presumiblemente, se convirtió además en una vía de infiltración policial. El nivel terrorista se devaluó hasta el punto de tener que realizar servicios centralizados de fabricación de bombas para enviar artefactos 'prêt à porter'. Muchos comandos no sabían fabricar bombas. Por tanto, había que hacerlas en Francia y enviarlas aquí sólo con la indicación de cuál es el botón de 'on-off'.

la región
El municipio que honra a un terrorista se niega a izar la bandera de España
ÁNGEL LEÓN. BARCELONA www.gaceta.es 30 Abril 2012

Santa Coloma de Cervelló no quiere que ondee la enseña de la Nación en el balcón consistorial. Desde el 2002 tiene dedicada una calle al terrorista Vendrell, condenado por el asesinato de Bultó.

El Pleno municipal de Santa Coloma de Cervelló (Barcelona) ha rechazado la moción presentada por el Partido Popular (PP) para que la bandera de España ondee en el exterior del edificio consistorial y se cumpla lo dispuesto por la Constitución y por la Ley 39/81, que regula la exhibición de los símbolos del Estado.

Al votarse el pasado jueves la propuesta del PP se produjo un empate, al registrarse un voto contrario de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) frente al voto favorable de los populares, mientras se abstenía el resto de grupos municipales, entre ellos el Partido Socialista de Cataluña (PSC), CiU y la plataforma de izquierdas Progrés –controlada por Iniciativa por Cataluña-, que gobierna el consistorio.

Después de recurrir al voto de calidad del alcalde -que se abstuvo- y de una segunda votación, el resultado de empate se mantuvo y, en aplicación del Reglamento Orgánico Municipal, se desestimó la moción por no reunir la mayoría simple del Pleno.

Según ha manifestado a LA GACETA.ES el concejal del PP en Santa Coloma de Cervelló, Javier Belloso, el resultado de la votación –con 11 abstenciones- responde a una estrategia premeditada del resto de grupos municipales para evitar infringir frontalmente la ley y evitar las consecuencias de un desacato.

El PP argumentaba en su moción que la ausencia de banderas en la fachada del edificio consistorial vulnera la legislación vigente, además de no facilitar una correcta identificación del ayuntamiento a los vecinos de Santa Coloma. En su propuesta también hacía notar que, a pesar de que no se exhiba enseña alguna normalmente, sí que se izan las banderas autonómica y municipal el 11 de septiembre de cada año con motivo de la celebración de la Diada Nacional de Cataluña.

Se da la circunstancia de que Santa Coloma de Cervelló –situada en la comarca del Bajo Llobregat, con una población de 8.000 habitantes- es el único municipio de toda España que tiene una calle dedicada a un terrorista. Se trata de Jaume Martínez Vendrell, condenado por la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo por complicidad en el asesinato del empresario catalán José María Bultó, ocurrido en 1977.

El caso se remonta al año 2002, cuando el ayuntamiento colomense decidió dedicarle una calle en la Colonia Güell (dependiente de Sta. Coloma de Cervelló), lugar donde nació este miembro del grupo terrorista Ejército Popular Catalán (EPOCA) -embrión de lo que más tarde sería Terra Lliure-. Esta organización armada fue responsable de los asesinatos de José María Bultó, en 1977, y del ex-alcalde de Barcelona Joquín Viola, en 1978. En ambos casos se utilizó un método especialmente cruel: adosar al pecho de las víctimas una bomba-lapa.
Recortes de Prensa   Página Inicial